Вы находитесь на странице: 1из 1

Monseñor Juan Antonio Reig Plà, en su Carta pastoral "Llamar a las cosas por su nombre", de 25 de setiembre de 2014, afirmaba con rotundidad que un católico no puede votar en conciencia a ninguno de los partidos políticos representados en ese momento en el Parlamento nacional. Y los denominó, comenzando por el partido en el gobierno, el Partido Popular, "estructuras de pecado". De forma semejante se han expresado otros obispos, como Monseñor José Ignacio Munilla o Monseñor Gerardo Melgar. A la luz de nuestras conclusiones, se puede contemplar claramente cuánta razón tienen estos Obispos. Pero más allá de lamentarnos, creemos que es hora de reaccionar.

Votar en conciencia supone primero formar la conciencia, para poder escoger de acuerdo con el verdadero bien. Y los criterios que proponemos son algunos de los más importantes para explicitar los principios no negociables. Ésta sería la base, el mínimo, que todo político debería defender y especialmente los políticos cristianos; y la base, el mínimo, que los electores debemos tener en cuenta para no dar nuestro apoyo a los partidos que violan uno o más de estos principios.

tras una cuidadosa elaboración y numerosas consultas hemos pretendido realizar una guía de orientación del voto, que plasme la posición real de cada partido frente a los principios innegociables según el Magisterio de la Iglesia Católica. Nuestro procedimiento ha sido analizar los principios no negociables y concretarlos en unos cuantos criterios que se desprenden de ellos; y luego, analizar a la luz de estos principios y criterios los idearios, programas y prácticas de los partidos políticos más significativos del panorama español.

Guí[

prá]ti][

para votar en conciencia

(con una conciencia formada)

Monseñor Juan Antonio Reig Plà , en su Carta pastoral "Llamar a las cosas por su

Para ampliar información:

www.votarenconciencia.drupalgardens.com

Somos un grupo de católicos de diversas regiones de España, sacerdotes y seglares, teólogos, historiadores, filósofos, sociólogos, economistas, educadores, comunicadores, líderes pro-vida, profesionales de diversos ramos, padres y madres de familia, misioneros, todos comprometidos con el testimonio público de nuestra fe, buscando ser fieles a la doctrina social de la Iglesia y a nuestro Señor Jesucristo.

Ofrecemos nuestra reflexión a todos los católicos y personas de buena voluntad que quieran usar la recta razón sin prejuicios ni partidismos. Sabemos que nuestra síntesis y nuestro análisis son limitados y perfectibles, pero cada uno de nosotros ha aportado, desde la buena fe, diversas visiones y sensibilidades para llegar a un resultado lo más ecuánime posible, tras muchas horas de trabajo. Cada decisión está respaldada por argumentos y ha sido ponderada. Aun así, seguimos abiertos a comentarios y sugerencias, y en lo sucesivo queremos seguir actualizando nuestro trabajo.

Nos gustaría ser un modesto estímulo para la reflexión de los católicos sobre su grave responsabilidad en la sociedad y en la política. Y para ello presentamos nuestro trabajo, que quisiéramos que tuviese la mayor difusión y sea un acicate para que cada vez más cristianos se formen en la doctrina social de la Iglesia y den testimonio de la Verdad en la sociedad.

Sin duda, en el momento de tener que votar haríamos muy bien en tener por encima de todo presentes los Diez Mandamientos y la voluntad de Dios. Y mucho mejor nos iría a todos como nación si así lo hiciésemos. Nosotros ya hemos dado el paso. ¿Te animas?