Вы находитесь на странице: 1из 7

DEFINICION:

La curatela es un encargo de administración hecho por la potestas política (Pretor) de un


patrimonio privado, cuyo titular Sui Juris púber, tiene limitada su capacidad de obrar. Se
entendía por ella un cargo público que obligaba a una persona designada por la ley o por
el magistrado a dirigir la administración de los bienes de un sui iuris púber e incapaz de
ejercer por sí solo sus derechos. En un principio no hubo curatela testamentaria, sino
exclusivamente legítima o dativa, pero si el paterfamilias nombraba curador testamentario
a persona bajo su potestad, el pretor confirmaba ese nombramiento
La curatela pude ser legítima, cuando la ley la otorga al agnado más próximo y a falta de
éste a los gentiles; o bien puede ser honoraria, cuando el magistrado, a falta de curador
legítimo, hace las designaciones.
Por disposición de las Doce Tablas, se da un curador a las personas púberas y "sui iuris"
afectadas de locura o interdictas por prodigalidad. Después esta curatela fue extendida a
los sordos, mudos, "mente capti" y a los enfermos graves. Comúnmente se da también
curador a los menores de veinticinco años y excepcionalmente a los pupilos.
Cuando los locos tenían un intervalo lúcido se consideraban como plenamente capaces,
no siendo así, son nulos sus actos sin distinguir si hacen mejor o peor su condición.
Mientras el loco tiene intervalos lúcidos, el curador conserva su título, pero pierde sus
funciones, para asumirlas en cuanto vuelva a manifestarse la locura.
La curatela podía considerarse legítima, cuando la ley la otorgaba al agnado más próximo
y si este faltaba a los gentiles; o bien podía considerarse honoraria, cuando el magistrado,
a falta de curador legítimo, hace las designaciones
Como menciona Ventura Silva en su libro Derecho Romano, la curatela “era la protección
de patrimonios necesitados de vigilancia por incapacidad de su titular
La curatela es un sistema de protección y guarda de las siguientes personas y es la
institución jurídica creada por el amparo de la persona y los bienes del mayor de edad
incapacitado.
Los emancipados cuyos padres fallecieron o quedaren impedidos para el ejercicio de la
asistencia prevenida en la ley.
Los que obtuvieron el beneficio de la mayoría de edad.
Los declarados pródigos.
Las personas a quienes la sentencia de incapacitación coloquen bajo esta forma de
protección en atención a su grado de discernimiento.
La curatela no tendrá otro objeto que la intervención al curador en los actos que los
menores o pródigos no puedan realizar por sí solos.
Los actos jurídicos realizados sin la intervención del curador, cuando esta sea necesaria,
serán anulables. (En España: actos que diga la sentencia, si no se aplica el art. 271 del
Código Civil Español)
Etimológicamente la palabra «curatela» nació de la combinación de dos palabras:
«curador» y «tutela». Y proviene del curatore del latín que significa "Quien tiene encargo,
cuidado u oficio

Curatela en el Derecho Romano


Si bien existió una ambigüedad en cuanto a la terminología utilizada para denominar las
enfermedades mentales en el Derecho Romano (furiosus y demens, y a
veces, insanus, fatuus, lunaticus o mente captus), al cuidador de este tipo de personas de
lo denominaba curator (curador) y era similar a la función del tutor, su capacidad se
circunscribía a administrar el patrimonio del furiosus, custodiarlo y salvaguardarlo.
"Institución destinada a la custodia o protección de bienes necesitados de administración
y vigilancia" (Derecho Romano, Historia e Instituciones,Ramiro Castaño).
Como excepción, si el demens demostraba poseer sus capacidades al menos por unos
momentos podía realizar actos jurídicos en el intervalo lúcido. Si recuperaba su salud
psíquica también podía recuperar su capacidad jurídica una vez demostrada su buena
salud.

En Perú la curatela se otorga a los enfermos o débiles mentales, sordomudos que no saben
expresarse y débiles seniles, a los pródigos, ebrios, toxicómanos, malos gestores o a
quienes sufren la interdicción civil. El curador podrá en algunos casos representarlos y en
otros, simplemente asistirlos
a) Curatela de los Pupilos.
El impúbero en tutela puede por excepción tener un curador en los siguientes casos: 1)
Cuando el tutor logra excusarse temporalmente da lugar al nombramiento de un curador,
que sólo administra; si hiciere falta autorizar, entonces se procede a nombrar un tutor
especial. 2) Cuando ha sido rechazada una excusa al tutor y éste apela al magistrado
superior, mientras se resuelve su apelación se da un curador al pupilo. 3) Cuando el tutor
sostiene un proceso contra su pupilo. 4) Cuando un tutor es incapaz, aun siendo fiel, se le
adjunta un curador.
b) Curatelas Especiales.
Fuera de los casos comunes, había curatelas especiales:
1) Como la que se da al impúbero que está en tutela, para ciertos actos en los cuales el
derecho antiguo le daba un tutor "praetorius" (cuando había un proceso entre el tutor y el
pupilo).
2) Como la del "alieni iuris" que tiene bienes adventicios cuya administración le ha sido
quitada al padre.
3) También es una curatela especial la que se da por el magistrado al simplemente
concebido llamado a una sucesión.
4) Finalmente las curatelas propuestas para la administración de los bienes de un cautivo,
de una herencia yacente o de un deudor insolvente.
La ley de las XII tablas organizó la curatela únicamente para los incapacitados
accidentales: los a) furiosi sin intervalos lúcidos y los b) prodigi, después por
disposiciones del pretor se protege a los mente capti, los sordos, los mudos, así como
los incapacitados de otro orden.

-Cura furiosi: La ley decenviral se ocupó de los furiosi y decidió que el loco sui iuri y
púber, es decir que no tuviera ni la protección del jefe de familia ni la del tutor, se
sometiese a la curatela legítima de los agnados.

-Cura prodigi: La ley de las XII tablas consideraba prodigo a aquella persona que no era
capaz de llevar cuenta y limite de sus gastos, sino que se arruina dilapidaban y
malgastando sus bienes heredados de la sucesión ab intestato del padre.

-Cura mente capti: A los disminuidos en su capacidad.

El derecho romano hizo distinción entre el furiosi y el mente capti. El primero era el
completamente privado de razón, tuviera o no intervalos lúcidos, en tanto que el
segundo era el poseedor de un poco de inteligencia o de facultades intelectuales
escasamente desarrolladas. Pero al ocuparse la ley decenviral únicamente del furiosus
sui iuris y púber (sin la protección, consecuentemente, de un paterfamilias o de un
tutor), determinó que quedara sometido a la curatela legítima de los agnados y, en
subsidio, de los gentiles, quedando claro que desde el momento mismo de la
manifestación de la locura en el púber sui iuris se abrían las puertas a la curatela sin la
necesidad de previo decreto de interdicción judicial.

- Cura minorum XXV annis: Después de la Segunda Guerra Púnica, al incrementarse la


actividad mercantil surge otro tipo de curatela, la cura minorum XXV annis. Con
anterioridad los púberes entre 12 y 25 años podían hacer todo tipo de negocio jurídico.
Como consecuencia de su corta edad frecuentemente salían perjudicados por su
inexperiencia y se publicó una ley, lex laetoria, en el 200 a.C. que estableció la
posibilidad de que se pudieran rescindir los negocios celebrados por menores de 25 años
cuando hubieran sido engañados.

Los restantes dementes y pródigos no estaban en curatela, lo cual se explicaba por la


finalidad de la curatela en aquellos tiempos, no encaminada a proteger los intereses de
los incapaces, sino los de la familia agnada

RESEÑA HISTORICA:

La Institución de La Curatela fue conocida en Atenas, pero donde se le reconoce como


parte del ius civiles es en Roma, figurando en La Ley de las XII Tablas. En esa época se
sometía a curatela a una persona que devenía en incapaz; colocándose por tanto bajo
curatela a los "furiosos y pródigos". En primer término comprendía a los dementes; se
amplió luego los locos, imbéciles e incapacitados perpetuamente, mas adelante se
comprendió a los insensatos, sordos, mudos, etc. que no podían desempeñar
sus negocios.
El pródigo era la persona que habiendo sucedido al padre intestado, disipaba los bienes
paternos.
Al no existir la legislación referente a los hijos menores instituidos por testamento del
padre y los emancipados, obligó a los pretores a nombrarles curadores, en caso de
disipación. Hubo asi curadores legítimos dados a lo agnados que procedían de las XII
Tablas, y curadores honorarios dados por el pretor.
La Curatela en Roma surge como una necesidad de cuidar la persona y los bienes de los
mayores de edad incapaces y de los púberes y las mujeres hasta los 25 años, los que por
su edad no podían defender sus intereses
La Curatela es, según nuestra legislación, una institución supletoria de amparo familiar.
Etimológicamente algunos señalan que proviene del latín curo que significa "cuidar" o
"cuidador", y por tanto tiene otros significados como cuidar, administrar, dirigir, etc.
Guillermo Borda, tratadista argentino, la define de la siguiente manera: "se llama curatela
a la representación legal de los incapaces mayores de edad, tratase de dementes,
sordomudos que no saben darse a entender por escrito o penados; y a la administración de
cierto bienes abandonados o vacantes".
El jurista Arturo Yungano indica que "la curatela es inherente a la incapacidad de mayores
de edad; y se da curador al mayor de edad incapaz de administrar sus bienes; agregando
que son incapaces de administrarlos el demente, aunque tenga intervalos lúcidos, y el
sordomudo que no sabe leer ni escribir.
Considera que si un mayor de 14 años bajo tutela es declarado incapaz, se sustituirá
aquella por la curatela sin perjuicio sin perjuicio de la identidad de las reglas.
Prescribe que las leyes sobre la tutela de los menores se aplicaran a la curaduría de los
incapaces, sin olvidar que en la tutela hay un menor que llegara a la mayoría de edad y
con ello a la libre administración y disposición de sus bienes; en cambio, en la curaduría
hay un enfermo, siendo obligación principal del curador procurar que aquel recupere su
capacidad.
Señala que existe una curatela general- testamentaria, legítima o dativa- y otra especial,
a lo que hay que agregar tutela emergente de la curatela; la curatela de los inhabilitados
y la curatela a los bienes (YUGANO).
La profesora Josefina Amézquita de Almeida señala que: "las guardas son institucionales
establecidas por la ley con el propósito de proteger a las personas y los bienes de los que
por alguna razón no tienen capacidad o no pueden dirigirse a sí mismos, o administrar
competentemente sus negocios".
Para el efecto, la ley prevé que en estos casos se deben discernir las guardas a algunas
personas que tengan plena capacidad para que puedan dirigirlos y representarlos. Las
guardas solo atañen a las personas naturales y son muy comunes en el campo del Derecho
de Familia.
Las guardas revisten dos formas: la tutela y la curatela. La primera se relaciona con los
impúberes, y la segunda con los mayores declarados incapaces.
En toda guarda hay dos clases de sujetos: a) los activos, y b) los pasivos. Las personas
que ejercen la guarda son los sujetos activos y se llaman tutores o curadores, y en general,
guardadores.
Los incapaces sometidos a las guardas son los sujetos pasivos y se llaman pupilos.
Los tutores se dan para los impúberes; y los curadores, para los púberes y demás personas
incapaces.
A los guardadores se les impone a cargo a favor de los pupilos, para que sean
representantes legales y los encargados de la dirección, crianza y educación de los
pupilos. Por tanto, los guardadores deben ser personas capaces de administrar sus propios
bienes (AMÉZQUITA DE ALMEIDA).
Héctor Cornejo Chávez sostiene que "la curatela es una figura protectora del incapaz no
amparado, en general o para determinado caso, por la patria potestad ni por la curatela, o
de la persona capaz circunstancialmente impedida, en cuya virtud se provee a la custodia
y manejo de los bienes o intereses de dicha persona y eventualmente a la defensa de dicha
persona y al restablecimiento de su salud o normalidad".
El profesor Óscar Requejo indica que "el curador es la persona física capaz, que suple la
falta de capacidad de ejercicio de un mayor de edad".
La definición del maestro Cornejo Chávez es interesante ya que actualmente la curatela
no solamente protege a la persona y a los bienes de los incapaces mayores de edad, sino
también administra los bienes de menores de edad sujetos a la patria potestad, cuyos
padres tienen intereses contrarios a los de los hijos o éstos adquieren bienes cuya
administración de los bienes de los hijos. También la curatela procede en el caso de los
menores sujetos a tutela.
La curatela, en toda su amplia gama de posibilidades, consiste en un derecho
de carácter personal que, evidentemente, tiene –de acuerdo con las circunstancias-
consecuencias patrimoniales.[2]
La curatela presenta analogías y diferencias con la patria potestad y la tutela. En efecto,
las tres instituciones son consideradas como instituciones del Derecho de Familia de
carácter eminentemente tutelar, cuya finalidad es proteger la persona y los bienes del
menor de edad en el caso de patria potestad y la tutela, y de la persona mayor de edad
incapaz, en caso de la curatela, y específicamente los bienes de los menores cuyos padres,
por algunas de las causas señaladas en el Código Civil o el Código de
los Niños y Adolescentes, no pueden o no deben hacerlo
CLASES DE CURATELA:
A. Curatela Típica.- Es aquella instituida exclusivamente para incapaces mayores de
edad y que atribuye al curador funciones relativas al cuidado de la persona y el patrimonio
del curado, con mayor o menor acento en una u otra función. Comprende tres grupos:
a) Curatela de personas que se encuentran privadas de discernimiento o que sufren
retardo o deterioro mental, asi como sordomudos, ciegosordos y ciegomudos que no
saben expresarse de manera indubitable.
b) Curatela de pródigos, malos gestores, ebrios habituales y también toxicómanos.
c) Curatela de condenados a pena que lleva anexa la interdicción civil.
http://www.monografias.com/trabajos88/derecho-romano-tutela-
curatela/derecho-romano-tutela-curatela.shtml#curatelaa

http://www.monografias.com/trabajos68/curatela/curatela.shtml#resenahisa#ixzz5ItkM0b2E

http://www.monografias.com/trabajos68/curatela/curatela.shtml#resenahisa