Вы находитесь на странице: 1из 5

La obra “Pedro Páramo” se trata de una novela que pertenece al género narrativo.

A lo largo de la novela se van narrando una serie de sucesos acompañados de


diálogos y descripciones. La narración se caracteriza por ser en prosa y con
personajes y situaciones reales y ficticias.
Esta obra pertenece a la Narrativa Contemporánea, siendo la obra que, de alguna
manera, simboliza el Realismo Mágico, porque la técnica que utiliza Juan Rulfo es
mezclar la realidad con la fantasía. Al mostrar el realismo, describe a la sociedad tal
como se presenta y lo mágico es representado por almas.
Juan Rulfo sitúa la obra en el siglo XX. Los novelistas de dicho siglo se caracterizan
por su innovación. No siguieron la misma norma, los mismos criterios ni los mismos
temas, sino que innovaban constantemente. De esta manera, se van a dar novelas
psicológicas, policiales, autobiografías, existencialistas y otras muchas de diversos
estilos.
En la época de la obra Pedro Páramo, ocurrieron muchos hechos, tanto históricos
como científicos, etc. Entre todos estos hechos, destacan notablemente los conflictos,
las guerras y la reorganización mundial. Desde comienzos del siglo hasta los años
40, en Europa se están dando una serie de conflictos que originarían muertes, crisis
y un temor del hombre hacia el hombre mismo. Por ejemplo, se dio la Primera Guerra
Mundial (1914-1918), la Revolución Rusa (1917), la Guerra Civil Española (1936) y la
Segunda Guerra Mundial (1939-1945).
Juan Rulfo tiene un estilo literario propio. Es cierto que a veces incorporen algunas
secuencias innecesarias, pero hay que destacar su elaboración minuciosa y cuidada,
que se caracteriza por una gran sobriedad y por la condensación de vocablos.
Juan Rulfo utiliza un lenguaje en el que combina perfectamente la lengua basada en
las raíces populares con la lengua estética. Su obra está repleta de vocablos
mejicanos y vulgarismos, de gran fuerza evocadora, que sumerge al lector en el
ambiente de Comala sin que éste se dé cuenta. Otras características de la obra seria
la gran moderación al expresar los sentimientos, la hondura sugeridora y la fuerza
poética.
El nivel de lenguaje que es utilizado en “Pedro Páramo”, es el lenguaje regional,
siendo éste el lenguaje del pueblo en México.
Por otro lado, las figuras literarias más utilizadas son la polisíndeton, la hipérbole,
el símil y el paisaje
En cuanto a la estructura narrativa, se deberían mencionar los siguientes
elementos: el entrecruzamiento de historias, el desorden cronológico de las
secuencias, la narración sincopada, la constante interrupción de historias y los
bruscos flashes. Estas características constituyen una exquisitez y una gran
perfección técnica, una gran innovación en las técnicas narrativas, que dan una
nueva, activa y apasionante actitud al lector.
El propósito este hecho quedó aclarado por Juan Rulfo, quien confesó que su
intención había sido la de impregnar al lector de la historia de un vivir colectivo, de la
relatividad del tiempo humano y de la vecindad entre la vida y la muerte, temas
centrales en la novela, cuya reflexión detenida por el lector es la única clave para el
entendimiento de la obra.
En la obra “Pedro Páramo” no se presenta la secuencia narrativa lineal, sino, el flash-
back y el racconto, porque mientras se va leyendo la novela nos damos cuenta de
que hay momentos en que todo retrocede al pasado (Flash-back) y también hay
momentos de los recuerdos que se tienen (racconto).
Analizando la descripción, sobresalen las siguientes características: la frugalidad, la
sobriedad y, sobre todo, una intensidad narrativa con gran fuerza evocadora.
Del mismo modo, cabe mencionar los extraordinarios monólogos, en especial los
enunciados por el personaje de Susana San Juan, quien en su locura
recuerda hechos de su historia de amor con Florencio. Los diálogos mantienen la
forma de expresión típica de la obra: son sobrios y breves. No se emplean más
palabras de las estrictamente necesarias.
Por otro lado, analizando el narrador, hay que mencionar que Juan Rulfo emplea en
esta obra el Perspectivismo Múltiple, esto se muestra cuando los personajes han
vivido un mismo hecho o circunstancia y cada uno narra lo sucedido.
La historia se desarrolla en un ambiente Rural, el cual es Comala. Al parecer, el lugar
es una síntesis de muchos pueblos de la tierra de Rulfo, y sus características son
comunes a todos ellos: el caciquismo, la desesperación, el calor sofocante, la
despoblación, etc.
Juan Preciado, tras prometerle a su madre que después de su muerte acudiría a
Comala, decide ir a Comala, pueblo donde vivió y nació su madre y en el que, al
parecer, vive hoy en día su padre, llamado Pedro Páramo.

En Comala, Juan se encuentra con un arriero llamado Abundio, quien le guía


por el pueblo de Comala. Juan empieza a hablar con el arriero y, gracias a él, se
entere de que Pedro Páramo, su padre, está muerto. Además, también se entera de
la maldad de su padre y de que tuvo muchos hijos con mujeres distintas, uno de los
cuales era el propio arriero. El arriero le dice a Juan que el pueblo es un tanto desierto
y, señalando al horizonte, le explica que todas esas tierras pertenecían a su padre,
llamadas “Media Luna”. Cuando Juan se va a separar de Abundio, éste le pregunta
si quiere seguir con él el camino o prefiere quedarse en Comala. Juan le dice que
quiere quedarse en el pueblo y el arriero le recomienda un lugar donde pueda
hospedarse, la casa de Eduviges Dyada.

Al llegar a la casa de Edugives, parece como si ésta le estuviera esperando a


Juan. La señora dice que ya sabía que iba a llegar Juan puesto que se lo había dicho
su madre, Doloritas. Sin embargo, Juan le dice que su madre está muerta. Eduviges
le informa a Juan acerca del pasado de sus padres y de cómo Dolores, su
madre, toma la decisión de abandonar a su padre e irse a vivir con su hermana
Gertrudis, ya que Dolores ama más a su hermana que a Pedro (al principio no, pero
luego se desengaña) . Edugives le pregunta a Juan haber cómo había sabido de su
casa, y Juan le dice que gracias a Abundio. Eduviges dice que Abundio era una
persona muy buena, pero que ya está muerta. A la noche, ambos se van a sus
respectivas camas. Juan duerme en el suelo porque a Edugives no le ha dado tiempo
de hacerle la cama y le dice que al estar cansado ser dormirá rápido. A la noche, que
era lluviosa, Juan escucha un grito aterrador como de muerte y despierta asombrado,
es en ese momento cuando llega una persona llamada Damiana Cisneros quien le
hace saber a Juan que Eduviges es otra alma, una “muerta viviente” (como Abundio).

Poco después de este hecho, Juan conoce a una pareja de hermanos


llamados Dorotea y Donis que viven en una casa en ruinas de la cual no salen nunca
porque, al parecer, habían practicado el incesto. Juan les hace saber a ellos que el
pueblo se encontraba solo y vacío, y Dorotea le dice a Juan que en el pueblo hay
almas muertas que están “castigadas”.

Cuando Juan se encontraba en la casa de Edugives, ésta le había contando


que Pedro Páramo tuvo un hijo llamado Miguel Páramo, que había heredado de su
padre la maldad, había violado a muchas mujeres y había cometido algunos
asesinatos (por ejemplo, había matado al hermano del cura y violado a la sobrina del
mismo). Un día, éste salió al pueblo llamado Contla, en busca de su enamorada, pero
no logró llegar a donde ella ya que en el camino a Contla, Miguel tuvo un accidente,
puesto que su caballo (Colorado) lo tiró, resultando Miguel muerto. Miguel, en forma
de ánima visita a Eduviges, y allí se da cuenta que ha perdido la vida.

Las noticias del fallecimiento de su hijo llegan pronto a don Pedro Páramo,
que empieza a preparar el funeral de su hijo. Para eso, pide al cura de la Iglesia,
Rentería, que de la misa, para despedir a su hijo. El padre Rentería aceptó dar la
misa, aunque no dio el perdón a Miguel. El padre Rentería tenía un odio especial
hacia Miguel. Miguel había asesinado a su hermano y violado a su sobrina, por lo que
no le concedió el perdón de Dios. Para conseguir el perdón de Dios, Pedro Páramo
intenta sobornar al padre Rentería. El padre Rentería, acepta el soborno, pero esto le
provoca un conflicto moral, carga un sentimiento de culpa porque se da cuenta de
que sólo presta sus servicios como sacerdote a los ricos, negándoselos a los pobres
(aparece el caciquismo en la figura del cura).De este modo, podemos llegar a afirmar
que la culpa de que Comala sea un pueblo “muerto viviente”, donde habitan las
ánimas, es del padre Rentería, porque no le ha concedido el perdón de Dios.

A continuación se lleva a cabo la muerte de Juan Preciado. Quiere regresar y


no hace ningún movimiento para conseguirlo, se deja llevar. Tiembla y se retuerce de
miedo; lo ahogan y lo matan los murmullos.

Ya en la tumba, Juan Preciado habla con Dorotea de las almas que penan.
Juan Preciado le dice que los que lo mataron a él fueron los murmullos, ella le contesta
que se estaba haciendo el vivo; él ya traía la muerte consigo. A partir de morirse o de
darse cuenta de que está muerto, Juan Preciado abandona la narración y es un simple
receptor de la historia de Dorotea , quien se convierte en narradora y la historia se va
a centrar más en Pedro Páramo.

En fragmentos anteriores, Pedro Páramo recuerda un poco de su niñez, al


mismo tiempo que va desarrollando su carácter, porque el suceso que más influyo y
cambió a Pedro fue la muerte de su padre, Lucas Páramo, que iba de invitado a una
boda. Poco de después de la muerte de su padre, muere la madre de Pedro, por lo
que Pedro finalmente hereda la Media Luna, que se encuentra de deudas.

Desde el comienzo de la obra, en los fragmentos en los que se hacía


referencia a la niñez de Pedro Páramo, siempre se nombraba a Susana San Juan,
última esposa de Pedro Páramo y de quien él está enamorado toda la vida. Todo lo
referente a ella es narrado en forma de monólogo interior tanto en boca de ella como
de Pedro Páramo. El padre de Susana, Bartolomé San Juan, se la lleva de Comala
cuando ella es una niña, pero Pedro Páramo la busca hasta que la
encuentra. Finalmente, consigue casarse con ella y el padre de Susana se queda
trabajando en las minas, lejos de la Media Luna. No obstante, no consigue la
felicidad con Susana, ya que ella está loca y se pasa el día soñando en su vida de
casada, vida que no ha tenido. Muchas veces, Susana hace referencia a Florencio,
su supuesto marido y cuenta sus encuentros con él.

Después de heredar la “Media Luna”, Pedro se hace muy amigo de un hombre


que había trabajo con su padre, Fulgor Sedano. Fulgor siente cierto odio hacia Pedro,
ya que había visto el crecimiento de Pedro, y en muchas ocasiones había escuchado
a su padre quejarse de cómo era Pedro de joven. La misión de Fulgor era conseguir
sacar adelante las deudas que tenía Pedro en “la Media Luna”. Pronto Fulgor se da
cuenta de que Pedro es una persona muy lista ya que consigue pagar las deudas y
conservar su tierra, aunque lo hace a base de engaños, sobornos y asesinatos.

Un día aparece un hombre al que le conocían como “el


Tartamudo” preguntando por Pedro Páramo. “El tartamudo” se encarga de informar
a Pedro del asesinato de Fulgor por unos revolucionarios, y que éstos iban hacia
Comala, para echar a Pedro Páramo de sus tierras.
Pedro Páramo decide esperar a los revolucionarios y, finalmente, éstos llegan
a su tierra. Antes de llegar los revolucionarios, manda a buscar a otro hombre llamado
“el Tilcuate”, que llega a ser su sirviente. Los revolucionarios le explican a Pedro que
han montado una revolución contra el gobierno y todos los propietarios de tierra, por
considerarlos unos ladrones. Los revolucionarios lo que necesitan es un patrocinador
para su rebelión. Pedro les de 300 hombres y 100mil pesos, el doble de dinero que
los revolucionarios querían. Pedro manda a Damasio (el Tilcuate) con los
revolucionarios, para que éste, junto con sus hombres, derroten y asesinen a los
revolucionarios. Lo que hace es comprar la contrarrevolución para mantener él las
riendas de la revolución en sus tierras.

Finalmente, Susana muere. Mientras tanto, la gente, que no sabe lo que ha


pasado, celebra fiestas mientras las campanas tocan por la muerte de Susana.
Pedro Páramo promete vengarse: dice: "Me cruzaré de brazos y Comala morirá de
hambre". Así ocurre, Comala se va quedando sin gente y Pedro Páramo, se interesa
cada vez menos por las cuestiones del exterior.

Un día Abundio, el arriero, va a la Media Luna a pedirle dinero para enterrar a


su esposa y hiere de muerte a Pedro.

Debo empezar explicando mi opinión respecto a la novela de Juan Rulfo. En un primer momento
(en la primera lectura), la novela no me gustó, puesto que no me enganché en la lectura, debido,
sobre todo, a la complejidad de la misma. Sin embargo, tras rastrear varias páginas webs e
informarme sobre aspectos importantes para la compresión de la obra (también me valió la
explicación de Eva), la lectura me enganchó. Por eso, considero que es una obra de una notable
complejidad, pero lo cual no quiere significar que sea una obra mala, sino todo lo contrario. La
complejidad de la obra demuestra la innovación, tanto técnica como estilística, que experimentó
Juan Rulfo en la obra, inventando una manera nueva de hacer literatura (escribir novelas),
rompiendo con lo que hasta entonces estaba vigente. Creo una nueva figura del narrador, el
narrador no es el mismo durante toda la obra, sino que va cambiando la voz narrativa. La influencia
y la repercusión de la obra a sido tal que autores como Borges o García Márquez han alabado a
la obra y al autor.
Por otro lado, al parecer, Juan Rulfo se ha inspirado en varios aspectos de su vida a la
hora de escribir la obra. Comala parece ser una fusión de muchos territorios que él visitó. Además,
en la obra también presente la revolución mexicana que marcó la vida de Juan Rulfo; por ejemplo,
un personaje (padre Rentería) se va a la "Revuelta de los Cristeros" donde Juan Rulfo perdió a
su padre.
Otro hecho que justifica el valor de la obra es que ésta es considerada como la novela que
simboliza a la perfección lo que significa el “realismo mágico”. En la obra se narran cosas irreales,
de otro mundo, como si fueran reales.
A lo largo de la lectura de la obra, muchas veces el lector se siente perdido, no entiende
lo que está leyendo. Sin embargo, en una segunda lectura, poco a poco las cosas se van
aclarando y realmente la lectura engancha, aunque sigue siendo difícil porque tienes que saber
qué narrador está hablando, a qué historia se refiere…
En conclusión, la obra, al final, me ha dejado un buen sabor de boca porque es algo que,
hasta ahora, no había leído y a lo que no estaba acostumbrado.