Вы находитесь на странице: 1из 12

INTRODUCCIÓN

VIVIR LA NAVIDAD

En medio de un mundo tan convulsionado por el que vamos pasando todos, también es
verdad que recibimos muchas noticias buenas y alentadoras. Son tantas estas buenas
noticias que podemos afirmar que el mundo, a pesar de las bombas, los atentados, las
muertes, los secuestros y guerras, sigue siendo un paraíso para vivir y para seguirlo
embelleciendo. Las muchas y buenas noticias nos hacen creer que el mundo no es un
desierto con algunos oasis, sino un oasis con algunos desiertos.

Y la gran buena noticia en toda la historia de la humanidad es la Encarnación del Hijo


de Dios, Jesucristo. Jesús asume nuestra pobreza, nuestra debilidad, para anunciarnos el
mensaje del amor de Dios que nunca se cansa de llamarnos a la salvación. Dios se hace
hombre para que el hombre pueda llegar a Dios. Es el gran significado y mensaje que
nos trae la Navidad.

La Navidad no es un día, ni una novena; tampoco es un mes ni una buena temporada. La


Navidad, sobre todo es, una forma de vivir nuestra vida; es una sana y limpia actitud del
corazón y del pensamiento. Es bueno celebrar la Navidad en este tiempo, en este mes de
diciembre, pero es mucho mejor todavía, vivir la Navidad.

Sí..., vivamos la Navidad como verdaderos hermanos, como amigos, como familia,
como buenos vecinos y como excelentes seguidores de Jesús que se hace niño débil para
fortalecernos a todos en la paz y el amor. ¡Alegrémonos, amigos, porque Jesús, el
Salvador, está entre nosotros!

¡FELIZ NAVIDAD!

ORACIONES PARA TODOS LOS DÍAS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (Se puede entonar un
villancico).

ORACIÓN A DIOS PADRE


(La reza el que anima la Novena).

Benignísimo Dios de infinita caridad que nos amas tanto, que nos has dado en tu Hijo
Jesús, nuestro hermano, la mejor y mayor prenda de tu inagotable amor. Te damos
infinitas gracias por tan inmenso beneficio. En retorno, te ofrecemos Padre bueno y
misericordioso, el esfuerzo continuo y sincero de amarnos como hermanos y hacer de
este mundo un espacio más justo, alegre y tolerante, donde reine el amor, la
comprensión y la paz. Concédenos Padre, tu ayuda para poderlo realizar. Por Jesucristo
Nuestro Señor. Amén. (Padre Nuestro y Gloria).
ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
(Preferentemente la reza una madre de familia).

Soberana María, que por tus grandes virtudes, y especialmente por tu humildad y
sencillez, mereciste que Dios te escogiera por madre suya. Te suplicamos que dispongas
nuestros corazones para que Jesús, tu adorado Hijo, nazca en nosotros y en todos los
hombres del mundo entero. Entra en nuestros hogares como Reina y tierna Madre.
Bendice y guarda a nuestros familiares y amigos. Toma parte en nuestras alegrías,
endulza nuestras amarguras y llévanos siempre en tus brazos maternales hasta la
presencia de tu querido Hijo Jesús. Amén. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria).

ORACIÓN A SAN JOSÉ


(Preferentemente la reza un padre de familia).

Bondadoso y Santísimo José, esposo de María y padre de Jesús, Dios quiso asociar tu
misión a la de María. Participaste como ella en las mismas penas y alegrías, trabajos y
descansos, ilusiones y esperanzas. Ayuda y fortalece a todos los padres de familia para
que realicen con alegría la gran responsabilidad de educar y formar a sus hijos,
ofreciéndoles lo mejor de ellos mismos. Santísimo José, modelo de esposo y padre de
familia, intercede por nosotros y por todos nuestros hogares para que en fervor y alegría,
sean las madres María, los padres José y sus hijos imiten a Jesús de Nazaret. Amén.
(Padre Nuestro, Ave María y Gloria).

ORACIÓN AL NIÑO JESÚS


(Preferentemente la reza un niño o niña).

Niño Jesús, estamos celebrando esta Navidad en tu nombre y recordando que esta fiesta
es la presencia de tu amor en nuestra vida, en nuestra familia, en la Iglesia y en el
mundo entero. Queremos que esta novena nos prepare, y sobre todo nos comprometa a
vivir como verdaderos hermanos, que nos dé valor para arrancar el rencor, los
resentimientos, el mal genio, el egoísmo y todo aquello que nos esclaviza y no nos
permite ser feliz ni hacer felices a los demás. ¡Oh Niño Jesús! Enséñanos a comprender
que donde hay amor, alegría, justicia y paz, allí estás tú, y donde tú estás presente
siempre es Navidad. Amén. (Padre Nuestro y Ave María).

DÍA PRIMERO
NAVIDAD ES PERDONAR

1. Lectura Bíblica: Mateo 18, 21 – 22


“Entonces Pedro se acerco a Jesús y les dijo: Señor, ¿Cuántas veces debo perdonar
las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces? Jesús le contestó: No digas siete
veces, sino hasta setenta veces siete”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.
2. Mensaje para el primer día.
En el año de 1981 el Papa Juan Pablo II sufrió un atentado contra su vida. Una vez
recuperado, el Papa fue a la cárcel y se entrevisto con Alí Agca, quien realizó dicho
atentado. Y en la cárcel el Papa ofreció su mano, un abrazo y una palabra de perdón.
¡Que gran perdón!.
Sirve este mensaje para que cada uno de nosotros se esfuerce por alejarse de los
resentimientos, rencores y odios que envenenan nuestra vida. Mucha gente viaja
con frecuencia al pasado doloroso y vive muy resentido por la ofensa que le
cometieron. Así no se puede disfrutar de tantas maravillas del hoy. Somos capaces
de distanciarnos del resentimiento y del rencor si estamos más unidos a Dios y si
crecemos en la comprensión, porque quien tiene a Dios ama y quien ama comprende
y no lleva cuentas del mal.
El rencoroso y resentido nunca podrá ser feliz. Siempre se hará daño pensando en la
ofensa o ultraje recibido. Todos viviríamos mejor si aprendemos a pedir perdón y a
perdonar. El perdón y la comprensión nos hacen mas humanos y mejores
seguidores de Jesús, quien nos enseña a perdonar ilimitadamente.
Esta Navidad es una buena oportunidad para reconciliarnos y perdonarnos
mutuamente. Esfuérzate en perdonar la ofensa de tu esposo (a), hermano (a), amigo
(a):
 Porque sin perdonar no vas a gozar de paz, serenidad y alegría.
 Porque Dios siempre te perdona a ti. Dios es misericordioso y quiere que tu
también lo seas.

3. Compromiso: Orar por aquella persona que me ha ofendido, desearle lo mejor


y esforzarme por olvidar la ofensa recibida.

DIA SEGUNDO
NAVIDAD ES ALEGRARSE

1. Lectura Bíblica: Filipenses 4, 4 – 7.


“Alégrense en el Señor en todo tiempo. Les repito: Alégrense y den todos muestras
de un espíritu muy comprensivo. El Señor está cerca. No se inquieten por nada. En
cualquier circunstancia recurran a la oración y a la súplica, junto a la acción de
gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que es
mucho mayor de lo que se puede imaginar, les guardará su corazón y sus
pensamientos en Cristo Jesús”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.

2. Mensaje para el segundo día.


Es realmente impresionante y conmovedor el mensaje de la carta a los Filipenses,
sobre todo cuando se sabe que quien la escribe, el apóstol Pablo, está preso. Es que
se trata de una alegría que brota como una fuente de la paz interior, de la amistad y
cercanía con Dios. Es la alegría del corazón que esta lleno de la presencia de Dios.
Navidad es la explosión de la alegría. El ambiente de nuestros hogares, de las calles,
la ciudad y de los centros comerciales, cambian. Se llenan de adornos navideños y
de luces multicolores. Todo eso es una profunda invitación para que también se den
cambios en nuestros corazones y así, todos vivamos alegres. La alegría, que brota
de una conciencia en paz, es muy necesaria hoy en medio de un mundo en tensión y
con muchos problemas.
Pero ojo, no es la alegría pasajera que da el aguardiente, la vulgaridad, la fiesta con
infedilidad, el vicio y la inmoralidad, que después dejan amarguras y tristezas en el
corazón. Es la alegría que nos trae Jesús con su sencillez, con la paz que regala a
cada uno de nosotros. Es la alegría que nos da cunado nos reconciliamos en el
hogar y con el enemigo, cuando somos amigos del cariño, de la ternura, de la verdad
y de la unidad que nos hacen eliminar la incomprensión, el engaño y las divisiones.
Es la alegría que nos llega cuando compartimos generosamente con el más
necesitado, porque hay mas alegría en dar que en recibir.

3. Compromiso.
Regalar un poco de alegría a las personas que tengo cerca: en mi familia, en el
barrio, en el lugar de trabajo. Llevar consuelo al triste y hacerlo en nombre de
Jesús.

DIA TERCERO
NAVIDAD ES COMPARTIR

1. Lectura Bíblica: Hechos de los Apóstoles 2, 42 – 46.


“Acudían asiduamente a la enseñanza de los Apóstoles, a la convivencia, a la
fracción del pan y a las oraciones...
Todos los creyentes vivían unidos y compartían todo cuanto tenían... Acudían
diariamente al Templo con mucho entusiasmo y con un mismo espíritu y compartían
el pan en sus casas, comiendo con alegría y sencillez”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.

2. Mensaje para el tercer día.


Hoy en nuestras ciudades se utiliza mucho el “sacar la tarjeta roja”. Esta tarjeta hay
que mostrarla al egoísta, al que solo piensa en él y nunca en los demás. Navidad es
tiempo propicio para sacar tarjeta roja a la tarjeta roja, dedicándonos a sobresalir en
el juego de la vida cultivando actitudes de generosidad, de solidaridad y de un
verdadero compartir en nombre de Jesús niño que quiso compartir su vida con
nosotros.
La palabra de Dios nos invita a dar y a darnos a compartir. Cuando nos dedicamos a
compartir en la vida, en el hogar y en el trabajo, todos ganamos. Compartir no es
solo invitación para lo material, también espiritualmente es mucho lo que se puede
compartir: el perdón, el servicio desinteresado, el amor, el diálogo, el cariño.
Aceptemos ahorrar la luz y el agua cuando estas escasean, pero nunca limitemos la
capacidad ilimitada de compartir todo lo que somos y tenemos. La generosidad y el
compartir son los tiquetes para viajar al país de la amistad, del amor y de la
felicidad. Amar es compartir y Dios ama al que da con alegría.

3. Compromiso.
Compartir un beso, una caricia, un detalle sorpresa, un saludo emocionado,
con los miembros de mi familia.
DIA CUARTO
NAVIDAD ES COMPRENDER

1. Lectura Bíblica: Mateo 7, 1 – 5.


“No juzguen y no serán juzgados; porque de la manera que juzguen serán
juzgados y con la medida que midan los medirán a ustedes. ¿Por qué vez la
pelusa en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo? ¿Cómo te atreves a
decir a tu hermano: Déjame sacarte esa pelusa del ojo teniendo tú una viga en el
tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga que tienes en el ojo y así verás mejor
para sacar la pelusa del ojo de tu hermano”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.

2. Mensaje para el cuarto día.


Que lindo mensaje nos trae la novena para este día: Navidad es comprender.
Siempre que me alejo de juzgar y de criticar a mis semejantes y trato de
comprenderlos en sus fallas y errores, es Navidad. La comprensión es otro
nombre del perdón, de la misericordia y del amor. El que ama de verdad a las
personas trata de disculparlas cuando caen, se equivocan u obran mal. La
persona comprensiva siempre encuentra disculpas para las fallas y errores de los
demás.
En vez de criticar, juzgar y condenar, es mejor comprender y excusar. La
comprensión es otro regalo que nos trae la Navidad. Aprendemos a ser
comprensivos cuando tenemos en cuenta nuestras propias fallas y errores. Así
entendemos los errores de los demás.
Una gran mujer española del siglo XVI, que se llama Santa Teresa de Jesús dice
en uno de sus muchos escritos: “Procuremos siempre mirar las virtudes y cosas
buenas que vemos en los otros y tapar sus defectos con nuestros grandes
pecados”.
Gran consejo de Santa Teresa para esta Navidad.
La Navidad nos recuerda que Jesús vino al mundo no para condenarlo sino para
salvarlo con todo su amor. Cuando crecemos en la comprensión nos hacemos
instrumentos de la paz que nos trae Jesús. La comprensión nos ayuda a ser
tolerantes con las fallas y errores propios y de los otros.

3. Compromiso.
Esforzarme por comprender a los otros en sus errores, equivocaciones y
fallas; y cuando yo reciba perdón y comprensión esforzarme para
corregirme y mejorar. No abusar del perdón recibido.

DIA QUINTO
NAVIDAD ES DIALOGAR

1. Lectura Bíblica: Marcos 3, 13 – 15


“Entonces Jesús subió al cerro y llamó a los que El quiso y vinieron a El. Así
constituyo a los Doce dicípulos, para que estuvieran con El y para enviarlos a
predicar, dándoles poder para echar a los demonios”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.

2. Mensaje para el quinto día.


Jesús nos dá enormes lecciones de profundo calor humano. Hoy nos invita a
reflexionar sobre el diálogo. Jesús eligió a unos amigos y les abrió su intimidad
y les dialogó de su vida y de la vida del Padre Dios misericordioso con todos.
Jesús elige a unos hombres egoístas y hasta ignorantes y los llama sus amigos.
Así nos invita a ser personas abiertas, dialogantes y amigos de los demás.
Los hombres no somos “Islas”, sino que estamos creados para comunicarnos con
los demás, porque cuando dialogamos nos enriquecemos mutuamente.
Navidad nos invita a dialogar, a comunicarnos y a conocernos alrededor del
pesebre. El diálogo es un arte que puede aprenderse en cualquier etapa de la
vida. Ojalá papá y mamá enseñen a dialogar a los hijos desde pequeños. Que
cada niño encuentre en el hogar un espacio cálido y amoroso para poderse
expresar y comunicar con libertad. Hoy hace mucha falta el diálogo familiar.
Ese diálogo sencillo, humilde y profundamente sincero. Ese diálogo es el
secreto para encontrar las soluciones a los problemas y conflictos que surgen en
nuestros hogares. El diálogo sana heridas y fortalece la vida de familia y de
amistad.
En este quinto día de nuestra novena navideña pidamos al Niño Jesús que nos de
capacidad de dialogar, de acercarnos al otro sin prejuicios y sin prevenciones.
DIALOGAR, SI. DIALEGAR, NO.

3. Compromiso.
Robarle tiempo a la televisión para invertirlo en el diálogo con los miembros
de mi familia.

DIA SEXTO
NAVIDAD ES AMAR

1. Lectura Bíblica: 1 Corintios 13, 4 – 8


“El amor es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el
importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se deja
llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo
injusto y siempre le agrada la verdad. El amor disculpa todo; todo lo cree, todo
lo espera, todo lo soporta. El amor nunca pasará”.

Palabra de Dios
Te alabamos Señor.

(En este momento se puede escuchar el canto “Amor sin límites” del cantautor
español José Luis Perales).
2. Mensaje para el sexto día:
¿Qué mas se podrá decir ante este mensaje de la palabra de Dios que nos trae el
Apóstol San Pablo? No existe en la tierra nada mas grande y bello que el amor,
pero un amor con las características que acabamos de ver. Amar significa salir
de si mismo para dar y darse sin condiciones y sin interés. El verdadero amor
comprende al otro, lo acepta, lo acoge y lo perdona infinitamente.
El amor supera en valor a todas las demás cosas. De verdad, que grande es el
amor y que poco lo vivimos los hombre s de hoy. En esto a veces somos muy
ciegos. Es muy triste saber que tenemos una gran capacidad para amar y
generalmente la limitamos a muy poquito dejándonos llevar por el egoísmo. La
Navidad es la fiesta del amor por excelencia; del amor divino y del amor
humano que Jesús en su encarnación lo divinizó. El amor busca el bien del otro.
Jesús nos ama hasta el extremo y por eso El quiere nuestro bien y lo mejor para
nosotros.
Pidamos para todos nosotros en este sexto día de la novena de aguinaldo que
Jesús aumente nuestro amor a los familiares, amigos y conocidos. Es necesario
que este amor sincero a Dios, a nuestros semejantes y a nosotros mismos
aumente en lo que resta del año el 16% en cada uno de nuestros corazones.

3. Compromiso.
Mostrar mi amor a Dios con la oración y el amor a mis semejantes con
detalles llenos de cariño, comprensión y estima.

DIA SEPTIMO
NAVIDAD ES FORTALECER LA VIDA FAMILIAR

1. Lectura Bíblica: Lucas 2, 41 – 51.


“Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la pascua y
cuando cumplió 12 años, fue también con ellos para cumplir con este precepto.
Al terminar los días de la fiesta, mientras ellos regresaban , el niño Jesús se
quedo en Jerusalén sin que sus padres lo notaran. Creyendo que se hallaba en el
grupo de los que partían, caminaron todo un día y después se pusieron a
buscarlo entre todos sus parientes y conocidos. Pero no lo hallaron y
prosiguiendo su búsqueda, volvieron a Jerusalén. Después de tres días lo
hallaron en el Templo, sentado en medio de los maestros de la Ley,
escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían quedaban
asombrados de su inteligencia y de sus respuestas. Al encontrarlo se
emocionaron mucho y su madre le dijo: “Hijo ¿por qué te has portado así? Tu
padre y yo te buscábamos muy angustiados”. El les contestó: “¿Y por qué me
buscaban. No saben que tengo que estar donde mi Padre?”. Pero ellos no
comprendieron lo que les acababa de decir. Volvió con ellos a Nazaret, donde
vivió obedeciéndoles. Su madre guardaba fielmente en su corazón todos estos
recuerdos”.

Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.
2. Mensaje para el séptimo día.
El hogar de Nazaret está compuesto por Jesús, María y José. La vida de esta
sagrada familia es un oasis de paz, armonía y comprensión. Sin embargo, el
texto de la Biblia que leímos nos muestra que se rompen la paz y la armonía
familiar; el dolor, el sufrimiento y la preocupación se apoderan de María y José
por la perdida del Niño Jesús. Este hogar se parece a nuestros hogares, por que
hoy también vivimos conflictos, problemas o dificultades de todo tipo. En
cualquier convivencia humana surgen estas cosas y aceptarlas de entrada nos
hace realistas. Pero vamos a detenernos para aprender de la actuación de María
y José; lo que ellos hacen y realizan ante problemas y conflictos.
María y José se disponen a buscar a Jesús. Ponen todo de su parte para volver a
recuperar la paz familiar: buscan en la caravana, buscan entre los parientes y
amigos; desandan el camino realizado y por fin van al templo. Hacen todos los
esfuerzos que ellos están en capacidad de realizar.
En segundo lugar, María pregunta a Jesús “¿Por qué has hecho esto con
nosotros?”. Esta pregunta muestra la angustia y el dolor de un corazón de madre
herido por la conducta inexplicable del hijo. Pero ojo. María no acusa sino que
pide una aclaración. María habla desde su dolor y manifestar su herida es signo
de profunda confianza hacia su hijo. Es decir que el segundo paso de María es
abrirse al diálogo sincero como camino para acercarse a su hijo Jesús. María
dialoga con amor y buscó la cercanía de corazones; es decir, dialogó de corazón
a corazón, con el corazón en la mano.
Y por último, dice el evangelio que María no entendió la respuesta del hijo pero
que todo lo guardó en su corazón. Lo guarda en el corazón para seguir
meditando, para continuar orando todo a la luz de la fe.
Tres pasos de María que pueden ayudarnos hoy a solucionar los problemas del
hogar y seguir fortaleciendo la unidad familiar. Primero, todos debemos poner
de nuestra parte para solucionar los conflictos y problemas. Segundo, buscar el
diálogo abierto y sincero; de corazón a corazón; preguntar, pero sin pelear ni
acusar, ni juzgar. Tercero, continuar meditando y orando ya que Dios, el amigo
que nunca falla, nos ayuda e ilumina en el camino.

3. Compromiso.
Cultivar cada vez mas el diálogo en mi familia. No dejarme vencer por los
problemas sino contar con la ayuda de mi familia y que ellos cuenten
conmigo.

DIA OCTAVO
NAVIDAD ES SER GENEROSO Y SOLIDARIO

1. Lectura Bíblica: Romanos 12, 4 – 8.


“Tomen el ejemplo de nuestro cuerpo: es uno aunque conste de varios miembros;
pero no todos tienen la misma función. Lo mismo nosotros, con ser muchos
formamos un solo cuerpo en Cristo y dependemos unos de otros. Así, pues,
sirvamos cada cual con nuestros diferentes dones... Así mismo, debes dar con la
mano abierta, presidir con dedicación y en tus obras de caridad, mostrarte
sonriente”.
Palabra de Dios.
Te alabamos Señor.

2. Mensaje para el octavo día:


La generosidad, el servicio y la solidaridad le dan mucho sentido a nuestra vida.
Estas palabras resumen la esencia de la verdadera religión que es amar y servir a
Dios amando y sirviendo a los demás.
Y somos tan ricos! Tenemos y somos tan importantes que podemos aportar
nuestro granito de arena a la Iglesia, al barrio, a la sociedad, a nuestro querido
país. Así como la mano, el pie, el ojo, el corazón, etc., aportan lo mejor de ello
para que todo el cuerpo tenga vida, cada uno de nosotros debe aportar sus dones
y cualidades para que el hogar, la familia tenga mas vida. Todos, absolutamente
todos podemos aportar algo de manera generosa y solidaria. Nadie es inútil en
este mundo. Todos de una u otra manera podemos ayudar para aliviar la carga de
los otros.
¡Animo! Muchos necesitamos de tu alegría, de tu sonrisa, de tu amor de tu
saludo cariñoso, de tus palabras de consuelo y fortaleza, de todo lo bueno y
noble que hay en tu corazón. Ser generoso y solidario es servir y hoy quien no
vive para servir no sirve para vivir. Otro gran mensaje de Navidad es que Jesús
vino a servir y no a ser servido. Seamos como Jesús, el gran servidor de todos y
quien siendo Dios infinito y eterno se encarno en una naturaleza limitada e
inmortal. Pasó toda su vida sirviendo y haciendo el bien. Seamos como Jesús:
un decidido servidor de nuestros hermanos, de nuestros familiares, amigos,
vecinos y compañeros de trabajo. Aunque algunos no te comprendan o se
aprovechen de tu entrega permanece alegre en tu servicio amoroso y
desinteresado. Sigue viviendo y mirando solo a Jesús y a tu conciencia.

3. Compromiso.
Ayudar con mi dinero, con mi tiempo, con mi servicio, o con mi oración
para que Jesús sea mas conocido, para que los hombres no mueran de
hambre, para que no maten a los niños en el seno materno.

DIA NOVENO
NAVIDAD ES DIOS CON NOSOTROS

1. Lectura Bíblica: Mateo 1, 21 – 23


“Dará a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús, porque El salvará a su
pueblo de sus pecados. Todo esto ha pasado para que se cumpliera lo que había
dicho el Señor por boca del profeta Isaías: Sepan que una Virgen concebirá y
dará a luz un hijo y los hombres lo llamarán Emmanuel, que significa “Dios con
nosotros”.

Palabra de Dios
Te alabamos Señor.
2. Mensaje para el noveno día.
Siempre para los creyentes la Navidad es el encuentro gozoso con el nacimiento
de Jesucristo, quien vino a salvarnos y mostrarnos el amor de Dios Padre. La
Palabra Emmanuel es una expresión judía que significa “Dios con nosotros”.
Nada mas y nada menos que este es el gran acontecimiento de toda la historia de
la humanidad: que en Jesús Dios puso su casa, su vivienda, su habitación entre
nosotros. ¡Que gran noticia!.
Hoy no debemos extrañarnos de los profundos problemas que vivimos en
nuestros hogares y en nuestra sociedad. Todo esto porque no hemos tomado
consciencia que Dios está con nosotros y nosotros no estamos con Dios. Todo
sería mejor y viviríamos más felices si constantemente celebramos y vivimos la
Navidad; es decir, descubrir que Dios está conmigo y yo estoy con El. Cuando
Dios está con nosotros y nosotros con El necesariamente nuestra vida cambia. Y
siempre que cambiamos para mejorar es Navidad. Cuando somos más
comprensivos y sabemos perdonar de corazón, sin guardar rencor, es tiempo de
Navidad.
Es feliz Navidad, es Dios con nosotros, cuando sonríes y llevas alegría al que
está triste. Es feliz Navidad, es Dios con nosotros cuando guías al extraviado y
generosamente compartes con los más pobres y necesitados. Cuando eres
generoso y solidario con aquellos pobres que no hacen pesebre porque viven en
él durante los 365 días del año.
Es feliz Navidad, es Dios con nosotros, cuando renuevas tu amor, tu amistad,
cuando eres sincero y desinteresado. Es feliz Navidad, es Dios con nosotros
cuando estrechas y fortaleces los lazos de unidad familiar.
Donde hay peleas constantes, envidias, rivalidades, egoísmos, odios y mentiras
no es feliz Navidad. Navidad, Dios con nosotros, es tiempo propicio para
cambiar, para mejorar las relaciones con Dios y con mis semejantes.

¡Feliz Navidad!

3. Compromiso.
Compartir con amor un aguinaldo, un regalo, un mercado con una familia o
una persona mas necesitada que yo. Y hacerlo en nombre de Jesús, el gran
regalo de Dios para nosotros.
GOZOS PARA TODOS LOS DIAS

Dulce Jesús mío, mi niño adorado,


Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

1. Oh sabiduría suma
de un Dios tan humano 4. Ábranse los cielos
que al nivel del hombre y llueva de lo alto
te hiciste su hermano. bienhechor rocío
Oh Niño Divino ven para como riego santo.
enseñarnos a vivir unidos Ven hermoso niño,
y a ser solidarios. ven Dios humanado.
Luce, hermosa estrella
2. Del débil, auxilio; brota, flor del campo.
del doliente, amparo;
consuelo del triste 5. Ven, que ya María
luz del desterrado. previene sus brazos,
Vida de mi vida, do su niño vean
mi dueño adorado, en tiempo cercano.
mi constante amigo, Ven, que ya José,
mi divino hermano. con anhelo sacro
se dispone a hacerse
3. Oh lumbre de oriente, de tu amor sagrario.
sol de eternos rayos,
que entre las tinieblas 6. Rey de las naciones
tu esplendor veamos. Emmanuel preclaro,
Niño tan precioso, de Israel anhelo,
dicha del cristiano, pastor del rebaño.
luzca la sonrisa Niño que apacientas
de tus dulces labios. con suave callado,
ya la oveja arisca,
ya el cordero manso.

¡Ven, Salvador nuestro,


Por quien suspiramos!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!