Вы находитесь на странице: 1из 88

Página

Esta traducción fue hecha sin fines de lucro.


Es una traducción de fans para fans.
Si el libro llega a tu país, apoya al escritor comprando su libro.
También puedes apoyar al autor con una reseña, siguiéndolo en sus
redes sociales y ayudándolo a promover su libro.
¡Disfruta la lectura!

2
Página

Staff
MODERADORA
Cande34

TRADUCCIÓN
Bliss
Meri
Isa’s Coldness
Cande34

CORRECCIÓN
Meri

REVISIÓN FINAL
Karen’s

DISEÑO
3

Isa’s Coldness
Página

Índice
Dedicatoria Página 5
Sinopsis Página 6
El jefe Página 7
Los emails Página 15
La asistente Página 19
La asistente Página 24
El jefe Página 29
El jefe Página 32
Los emails Página 35
La asistente Página 37
Los emails Página41
La asistente Página 42
La asistente Página 47
El jefe Página 51
La asistente Página 52
Los emails Página 58
El jefe Página 60
El jefe Página 65
La asistente Página 71
Los emails Página 78
La asistente Página 80
4

Los emails (Bueno, el “final”) Página 83


Próximo libro Página 86
Página

Autora Página 87

Dedicatoria

Para Nicole London.


Esto es por los interminables Emails que me
enviaste mientras laborabas en tu horrible
trabajo cada día.
Honestamente puedo decir que odio tu
trabajo (y a tu jefe) más que tú.

5
Página

Sinopsis
Definitivamente no se suponía que le llegara ese correo...
Asunto: Mi jefe.
¿Ya te he dicho hoy que odio a mi jefe?
Sexy como el infierno o no, este pretencioso, arrogante, ESTÚPIDO me
pidió que recogiera su ropa al segundo en que atravesé la puerta. Luego
me dijo que necesitaba llevar su Jaguar a un autolavado que estaba a
dieciséis kilómetros fuera de la ciudad, pero antes tenía que estar en
una fila sin fin para comprar una especie de reloj de edición limitada de
cientos de dólares.
Honestamente no puedo esperar a ver la mirada en su rostro dentro de
dos meses cuando le diga que renunciaré a su compañía y que puede
besar mi trasero. BESAR. MI. TRASERO.
Todas esas antiguas fantasías sobre él besándome con su "boca de
perfección" o inclinándome sobre mi escritorio y llenándome con su
polla terminaron. TERMINARON.
Tu mejor amiga,
Mya.
PD: Por favor dime que tu día va mejor que el mío...

Asunto: Re: Mi jefe.

No, no me has dicho que odias a tu "jefe" hoy, pero viendo que me has
enviado este correo directamente, lo sé ahora...
Sí, te pedí que recogieras mi ropa al segundo en que llegaste a trabajar
hoy (¿dónde está?), y te dije que llevaras mi Jaguar a un autolavado y
que recogieras mi reloj de mil dólares. (Gracias por tomarte cinco horas
para hacer algo que podía ser logrado en dos).
No tienes que esperar dos meses para ver la mirada en mi rostro
cuando me digas que renunciarás. Estoy de pie fuera de tu oficina en
este mismo instante. (Abre la puerta).
Sin comentarios sobre tus "fantasías", aunque dudo que "terminaran".
Tu jefe,
Michael.
6

PD: Sí. Definitivamente mi día va mucho mejor que el tuyo...


Página

El Jefe
Michael
Manhattan, Nueva York

La última vez que mi rostro fue mostrado en la primera plana de


un tabloide, el titular era al menos un poco cierto. Lo que estaba mirando
actualmente en este momento era más que exagerado, incluso para
alguien con una reputación escandalosa y sexual como la mía.
Playboy CEO de Leighton Publishing deja a una mujer
llorando en el vestíbulo del hotel después de horas de sexo
escandaloso en el balcón.
Revisé las páginas del National Enquirer1, recorriendo los detalles
de la llamada "fuente de confianza" mientras resistía la necesidad de
rodar los ojos. Según ellos, yo había tenido relaciones sexuales con esta
mujer en el penthouse de un hotel y simplemente la había sacado para
poder acostarme con alguien más. Y según la mujer que había inventado
claramente esta historia de mierda, dijo que mis palabras exactas para
ella fueron: "Gracias por dejarme joder tu coño. Es hora de meterlo en
alguien más. Puedes irte sola.”
No se mencionó el hecho de que esta misma mujer fue
recientemente condenada por mentir a un gran jurado en un caso de
robo, pero la prensa amarilla nunca se interesa en la verdad. Sólo quieren
vender periódicos.
Me las arreglé para ir a través de todo el artículo sin una reacción,
pero no pude evitar reírme de la última línea: Los rumores ahora están
mencionando que el CEO 'travieso' se dedica al sexo con dos mujeres
diferentes cada día de la semana. Al parecer, mantiene un horario privado
para su vida sexual.
Negué.
7
Página


1 National Enquirer: es un tabloide estadounidense publicado por American Media
Inc. (AMI). El periódico es conocido por sus artículos relacionados con las
celebridades.

Sólo es una mujer diferente para cada día de la semana...


Tirando la revista a la basura, recordé enviar un texto genérico a
las mujeres que planeaba ver esta semana. Estaba Lisa el martes, Mariah
el miércoles, Hannah el jueves y Tiffany el viernes.
Michael: Espero verte esta semana.
Sus respuestas llegaron en sucesión exacta.
Lisa: Espero verte también :)
Mariah: No puedo esperar a follarte de nuevo...
Hannah: Hazme saber si quieres cambiarlo a un día anterior :)
Tiffany: En cualquier momento :)
Con unos minutos de sobra hasta mi reunión de las seis, puse una
caja de novelas potenciales de primera plana en mi escritorio. Hice dos
tazas de café y abrí nuevos blocs de notas. Entonces esperé
impacientemente a mi asistente ejecutiva.
Había renunciado a que llegara temprano a cualquier cosa porque
siempre iba con cinco minutos de retraso. Ella literalmente vivía al otro
lado de la calle del edificio y nunca dejaba de sorprenderme con sus
excusas sin fin de por qué no podía ser puntual.
A las seis y diez decidí darle el beneficio de la duda. Quince minutos
después de las seis, me pregunté si mis pensamientos anteriores de que
era la ayudante más incompetente que había tenido eran verdad, ya las
seis y veinte cedí y llamé a su escritorio.
—¿Sí, señor Leighton? —respondió en el primer cuadrilátero.
—¿Olvidaste que se supone que debemos discutir las selecciones
de invierno hoy? —pregunté—. Sabes lo que siento respecto las cosas que
necesitan llegar a tiempo.
—¡Cierto! ¡Lo siento mucho! Me dediqué a estos informes, pero
estoy en camino.
Colgó y en cuestión de minutos entró en mi despacho llevando una
caja de novelas asignadas. Lo puso en mi escritorio y se sentó frente a
mí.
—Espere. —Levantó la mano—. Antes de empezar, ¿puedo
preguntarle algo personal?
8

—No.
—¿Y si es algo importante?
Página

—No puede ser importante si es algo 'personal', porque no tienes


derecho a saber nada de mi vida personal.

—¿Es realmente tan malo como todos los tabloides dicen? —Alzó
una ceja—. Como, ¿cuándo puede encontrar tiempo para dormir con
tantas mujeres si siempre está aquí trabajando?
Podría haber jurado que le dije que no...
Le di una mirada en blanco.
—Merezco saber con qué tipo de hombre estoy trabajando —dijo,
cruzando los brazos—. Especialmente si ese hombre quiere que
mantenga la verdad escondida sobre lo difícil que es trabajar para él.
—¿Estás amenazando con chantajearme?
—No. —Sonrió—. Sólo quiero saber si su vida sexual es tan
emocionante como la prensa lo hace parecer. De hecho, creo que es muy
caliente, y fuera del registro, estoy totalmente dispuesta a mirar más allá
de la política de no-fraternización si alguna vez quiere probarme —bajó
la voz—. Puedo ser traviesa en el dormitorio, también. Puedo dejar que
tengas mi coño, y puedes dejarme abandonada en el vestíbulo del hotel
después si eso es lo que quieres.
Jesús...
—¿Podemos por favor empezar con el trabajo? —Rodé los ojos—.
Necesito tus ideas sobre los títulos que te asignaron para que podamos
enviarlos a la comercialización mañana.
—¿Entonces, después de eso puedo irme?
No, después de eso puedo “despedirte”...
—Sí. —Me aclaré la garganta—. ¿Qué opinas de lo último de
Grisham?
—¿Su último qué?
—Su último libro. —Señalé la caja que había traído, la copia
avanzada de The Whistler—. Fue uno de los tres libros de intriga que
debías leer este mes.
—Oh, sí. —Cogió la tapa dura y volteó a través de sus páginas—.
Pensé que estaba muy bien. Muy legal, muy intrigante.
—¿Puedes ser un poco más específica que eso?
—Me gustó mucho la portada del libro. —Pasó sus dedos por la
cubierta—. Realmente me atrajo a la historia con ella, ¿sabes? Esta
imagen de los barcos atracados en un mar anaranjado de la puesta del
9

sol era absolutamente cautivadora. Creo que el artista gráfico


definitivamente merece un premio.
Página

Silencio.

—Volveremos a los thrillers —dije finalmente—. También se supone


que debes leer cinco novelas románticas. ¿Cuál recomendarías más?
—Bueno —dijo, inclinándose hacia delante y sirviéndose una taza
de café—. Fue una elección difícil, y me refiero a una opción muy difícil,
pero... de todos los increíbles que me asignaron, creo que amé el que
terminó en un felices para siempre.
—Todas las novelas románticas terminan en felices para siempre,
Penélope. —Sentí que mi presión arterial subía—. Eso es lo que lo
convierte en un puto romance.
—¿De verdad? Guau. Nunca lo supe. ¡Así que supongo que los he
amado a todos!
La miré apretando la mandíbula. Siempre pensé que estaba en el
lado incompetente desde el mismo día en que comenzó, desde el momento
en que dijo: “Entonces, ¿es una editorial literaria y solo pública libros? ¿Por
qué no películas?” Y de alguna manera, había conseguido mirar más allá
de eso. ¿Pero esto? Esto era una mierda y ella era mucho peor que
cualquiera de mis otros ayudantes fallidos y despedidos
—¿Has leído alguno de los libros de la lista, Penélope?
—No, pero sólo porque no sabía que tenía que hacerlo
personalmente. —Sorbió su café—. Quiero decir que los libros fueron
leídos, pero nunca dijiste que yo era la persona que realmente tenía que
leerlos.
—¿Qué demonios dices?
—Estoy diciendo que estoy trabajando muy inteligente aquí.
Contraté a una asistente virtual y le pagué un par de dólares para leerlos
todos. Ah, y envié algunos de ellos a algunos bloggers de libros en
Facebook que sigo. Les gusta, viven totalmente para este material de
lectura así que probablemente tendrán esos ARCs2 hechos aún antes.
¿Puedes creer que en realidad disfrutan de la lectura?
—Déjame entender esto... —Traté de mantener mi voz tranquila—.
¿Te contraté para ser mi asistente ejecutiva y tú subcontrataste a otras
personas para hacer todo tu trabajo?
—No todo mi trabajo. Sólo las cosas que no quiero hacer. Quiero
decir, de vez en cuando, voy a leer una página o dos para mantener mi
cerebro fresco, pero la lectura no es realmente lo mío. Y sólo me dio un
mes para leer diez libros. Diez, señor Leighton... Técnicamente es un
10

trabajo duro y podría demandarlo.


Página


2 ARC (Advanced Reader Copy): Es una copia final pero aún no oficial distribuida de
forma gratuita.

—Esto es un jodido... —Me detuve—. Esta es una editorial.


Publicamos libros, y lo primero que preguntamos en tu solicitud es si los
libros son "lo tuyo".
—Oh, mentí sobre esa parte, pero sólo esa parte. Todo lo demás
que escribí fue honesto, sobre todo la parte de querer trabajar para un
sexy CEO para variar.
—Penélope... —Retuve un gemido. No necesitaba perder más
tiempo con esto—. Puedes salir como el infierno de mi despacho ahora.
—¿De verdad? —Se levantó sonriendo—. Esperaba que saliéramos
de aquí temprano. Mi programa favorito es en una hora. Sabes, tal vez
deberías pedirme que revise programas de televisión... estoy segura de
que te impresionaría de esa manera. —Se encogió de hombros y se dirigió
a la puerta—. ¡Te veo mañana!
Al segundo en el que salió de mi oficina, envié un correo electrónico
a mi asesor Brad.

Asunto: Dile a HR que despidan a mi asistente ejecutiva.


Ahora.
Ahora mismo.
Michael Leighton,
CEO, Leighton Editorial

Me acerqué a mi gabinete de bebidas y lo desbloqueé, sirviéndome


un muy necesitado trago de whisky. Lo terminé y rápidamente me serví
otro. Mientras estaba quemando el camino por mi garganta, el tono de
llamada de Brad sonó en mi teléfono celular.
—¿Sí? —respondí.
—¿Quieres adivinar lo que estoy viendo ahora mismo?
—Depende de si voy a ganar un premio por hacerlo bien o no.
—Estoy mirando la portada de Page Six3 con una foto de ti, sin
duda, no modificada. Definitivamente eres tú y uno de tus relojes
ridículamente caros con un puro cubano entre los labios.
—Suena como una foto muy buena. Siéntate libre de enviarme una
11

copia.
Página


3 Page Six: revista, fuente para noticias de celebridades, chismes, entretenimiento,
cultura musical, fotos, vídeo y más.

—Oh, pero esa no es la mejor parte de esta foto. La mejor parte son
las tres mujeres vestidas de bikini con el cabello desordenado que
literalmente se ven como si todas te hubieran jodido. ¿Al menos te
gustaría adivinar el titular?
—Todavía no has mencionado un premio. ¿Hay premio?
—Playboy CEO Se Acuesta Con Tres Rubias Pechugonas en
Belice. ¿Qué tienes que decir, Michael?
—No mucho. —Caminé hacia mi escritorio e hice clic en la foto que
me envió por correo electrónico—. Hicieron un trabajo brillante con el uso
de la aliteración en el título, sin embargo. Deben haber contratado
finalmente un editor competente.
—Dios, Michael... —Inhaló y suspiró—. ¿Tenemos motivos para
amenazarlos con la retractación y la difamación, o es esto cierto?
—Es parcialmente cierto.
—¿Qué parte?
—La parte de que estuve en Belice.
—Por favor, deja de joder conmigo.
—Bien. —Sonreí—. Sólo me 'acosté' con dos de las rubias
pechugonas. No tres.
—Oh, sólo dos. Eso es muy reconfortante. Y supongo que te deben
una disculpa. No. ¿Algo más?
—Sí. El artículo dice que estoy usando un Rolex en la foto. No he
usado un Rolex en más de cinco años.
—Ugh —gimió—. Estoy usando cien mil dólares de nuestra cuenta
de relaciones públicas para evitar que se publique esto el viernes.
También les envío de doscientos a trescientos cincuenta mil dólares
adicionales para que no mencionen tu nombre ni hagan viral tu fotografía
durante los próximos dos meses.
—Gracias.
—Por favor, no lo hagas. Voy a necesitar una lista de todo lo que
has hecho en los últimos ocho meses para que pueda limpiar con
antelación. Y ya sabes, para alguien que planea llevar su compañía al
público en los próximos dos años, creo que deberías intentar limpiar tu
12

imagen mucho más y permanecer fuera de la prensa. De lo contrario, los


únicos inversores que atraerás seremos tú y yo.
—Anotado. —Serví otro trago de whisky—. ¿Recibiste mi correo
Página

electrónico sobre la necesidad de una nueva asistente ejecutiva?


—¿Otra? Ésta es la número siete.

—Ocho. Sin embargo, todavía tienes que enviar a una competente.


Tal vez si utilizas una agencia de detección diferente, o al menos déjame
sentarme en algunas de las entrevistas...
—No. Te diré lo que haré. Pero sólo si haces algo por mí. —Estaba
en silencio, así que continuó—. ¿Podrías mantener tu pene en los
pantalones durante los próximos doce meses y tratar de no joder a nadie?
¿Doce meses?
—¿Nadie?
—NADIE. Na-die. —Enunció cada sílaba—. Por lo menos alguien
que sin duda llamará la atención sobre ti y tus formas desafortunadas e
insaciables. Y eso incluye a todas las mujeres que has alineado para esta
semana. Tus ayudantes pueden no haber sabido lo que significan esos
pequeños puntos azules en tu calendario digital, pero yo lo sé. Cancélalos
todos ahora mismo. Puedes dormir con quien quieras de nuevo después
de que seas públicamente exitoso.
Dudé durante un largo rato, pero me di cuenta de que lo que decía
era perfecto para el bien de la compañía y de mi imagen.
—Bien —dije por fin, enviándoles de mala gana un mensaje “Algo
surgió. Voy a tener que reprogramar”, de cancelación y me acerqué a mis
ventanas.
—No voy a usar nuestra agencia asociada para encontrar a su
nueva asistente. Voy a manejar esto personalmente. ¿Hay algún requisito
para terminar?
—Contratar a alguien que sea capaz de leer un libro es un buen
comienzo. También prefiero a alguien de diez a quince años mayor que
yo, casado o ya comprometido, lo suficientemente sumiso como para
completar tareas sin sarcasmo, educación en la Ivy League, y alguien que
sepa decir la maldita hora.
—Sí, está bien. Vamos a poner la descripción de trabajo con esas
palabras exactas y veamos el día de campo que tendrá la prensa con ello.
—Estoy dispuesto a eliminar la parte de la Ivy League si es una
universidad con buena reputación. No me declino por nada más.
—Veremos. —Definitivamente estaba rodando los ojos, y podía
decir que estaba a punto de darme su infame conferencia sobre la
contratación de leyes y entrevistas a ciegas, así que le gané.
13

»Sólo consígueme la mejor persona para el trabajo. Voy a esperar


el tiempo adecuando para que trabajes en ello. Y en realidad, sólo
consigue a alguien que te impresione, porque si ese es el caso, sé que esa
Página

persona me impresionará.

—Ahora, finalmente piensas inteligente —dijo—. Dame seis


semanas. Voy a monitorear a todo el mundo y asegurarme de que el
próximo asistente ejecutivo que tengas sea alguien que va a durar más
de un año.
—Gracias, Brad. —Colgué, queriendo sentirme optimista, pero con
mi historial, sabía que las probabilidades de que empleara la misma
asistente ejecutiva durante un año eran muy pocas. Al igual que sabía
que las posibilidades de que pasara doce meses sin joder a alguien eran
demasiado increíbles para completamente comprender.
Lo intentaría sin embargo...

14
Página

Los Emails
Mya
Asunto: Editorial de Manhattan Busca Asistente Ejecutivo

Así que... ¡Estoy bastante segura de que este anuncio de empleo es


para ese CEO "sexy" que a veces vemos en todos los tabloides!
Debes aplicar definitivamente para esto. Serías perfecta. Echa un
vistazo al archivo adjunto a continuación.
Tu mejor amiga,
Amy
---Mensaje reenviado---
Ejecutivo de alto nivel en Leighton Publishing busca un asistente
ejecutivo altamente competente y profesional. Requisitos y sueldo
adjunto a través de pdf a continuación. Envíe currículum(s) e información
de contacto a Brad.Collins@LeightonPublishing.com.

• Licenciatura de una institución universitaria acreditada


(maestría preferida).
• Un mínimo de cinco (5) años de experiencia trabajando para
ejecutivos corporativos de alto nivel.
• Pasión por la literatura.
• Capacidad para trabajar bajo estrés y por lo menos 50-60
horas a la semana.
• Capacidad para bosquejar avisos sin errores y comunicados
de relaciones públicas por una noticia del momento.
Salary&Benefits@LeightonPublishing.pdf
15
Página

Asunto: Re: Editorial de Manhattan Busca Asistente Ejecutivo


No puede ser. No hay manera de que un tipo como ese publicara
un trabajo como éste en Craigslist, ¿verdad? ¡Y en que enorme sueldo
para ese rango!! ¡O.D.M!
Espera. ¿Pensé que él era el CEO "travieso"? ¿No es así como lo
llaman?
Tu mejor amiga,
Mya
PD: definitivamente aplicaré. :-)

Asunto: Re: Re: Editorial de Manhattan Busca Asistente


Ejecutivo
"Travieso." "Sexy." Lo mismo. ¿Y quién sabe? ¿Tal vez está
desesperado?
De acuerdo con Page Six y su ex asistente ejecutiva, no puede
mantener un asistente por más de dos meses. Afirma que era "realmente
exigente" y le pidió que hiciera "trabajo duro".
Por otra parte, estoy segura de que la verdadera razón por la que
ninguna mujer le rodea es porque todas están distraídas por lo grande
que es su polla.
(Si te contratan, por favor averigua lo grande que es)
Su mejor amiga,
Amy

Asunto: Re: Re: Re: Editorial de Manhattan Busca Asistente


Ejecutivo
El tipo Brad del anuncio me acaba de llamar y me dijo que estuviera
en Leighton Publishing el próximo viernes para una entrevista. UNA.
¡ENTREVISTA!
¡Deséame suerte!
Tu mejor amiga,
16

Mya
Página

Asunto: ¿Conseguiste el trabajo?

¡No he oído nada de ti en dos semanas! ¡Ninguna de las dos estamos


así de ocupadas estos días y te alojas justo al otro lado del pasillo! ¿Qué
pasó?
¿Conociste a Michael Leighton durante la entrevista?
Tu mejor amiga (¿De verdad tenemos que seguir firmando así en
todos los correos electrónicos como si todavía fuéramos adolescentes?)
Amy

Asunto: Re: ¿Conseguiste el trabajo?


Lo siento, he estado inundada con una lectura masiva y pre-
investigación. (No preguntes.) ¡Pero sí! Me contrataron. ¡Al. Segundo! El
tipo Brad (asesor de Leighton) incluso duplicó la oferta de salario inicial
en medio de nuestras negociaciones.
Técnicamente conseguí "ver" al señor Leighton hasta esta mañana
cuando fui a firmar oficialmente el papeleo y no te miento, el hombre es
el hombre más sexy que he visto en mi vida. Manos abajo.
Me hizo mojar después de estrecharme la mano y decir las
palabras, "Bienvenida a mi compañía, Mya." Eso honestamente fue todo
lo que se necesitó...
Sexy como siempre o no, estoy decidida a durar mucho más tiempo
que todos sus otras asistentes. No puede ser tan malo, ¿verdad?
Tu mejor amiga (Sí. Es la tradición firmar de esta manera :)),
Mya

17
Página

Un Año Después

18
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, New York

Me tropecé en el resplandeciente vestíbulo de Leighton Publishing,


balanceando una pequeña caja de archivos en una mano y una carpeta
de informes en la otra. Llegaba más de una hora antes, pero sabía que
no sería suficiente para mi jefe.
Tomando el ascensor directamente a la planta superior, rodé los
ojos a los números de oro iluminando las puertas. Michael Leighton
insistió en tener todo el piso de arriba para sí mismo, y sólo permitía el
acceso de las secretarias humildes cuando teníamos una reunión por la
mañana como hoy. O, cuando era demasiado perezoso para viajar por el
tramo de escaleras, entonces llamaba y decía: “Sube a mi oficina”.
En el segundo en que las puertas se abrieron, me dirigí hacia la
enorme sala de conferencias que estaba justo en frente de su oficina. Abrí
las puertas y golpeé las luces, bajando la pantalla del proyector mientras
me abría paso por la habitación.
Puse cuadernos y bolígrafos en cada silla, y luego llamé al servicio
de desayuno.
—Quinta Avenida de Catering — respondió una mujer al primer
tono—. ¿Cómo puedo ayudarle esta mañana?
—Hola, es Mya London de Leighton Publishing —le dije—. Me
preguntaba a qué hora iba a llegar su entrega...
—Está en el ascensor ahora, señorita London —interrumpió ella,
con una ligera sonrisa en su voz—. Sabemos cómo se siente su jefe sobre
el tiempo. No se preocupe.
19

—Gracias. —Terminé la llamada y telefoneé al agente literario que


debía llegar a una reunión separada más tarde hoy, haciéndole saber que
Página

sólo tendríamos tiempo para una discusión de veinte minutos. Luego le


envié un correo electrónico a cada miembro del personal como un

recordatorio para llegar a la sala de juntas por lo menos diez minutos


antes.
Tan pronto como cliqué para enviar el mensaje, un correo
electrónico de Sr. Leighton apareció en mi pantalla.

Asunto: Lo Que Necesito Hoy.


Café de Dean & DeLuca. El nuevo libro de Mary Kubica. Informe
del anuncio. Confirmaciones de hotel para el próximo sábado por la
noche, dos. Informes de ingresos del tercer trimestre. Itinerario de viaje
para enero. Archivos para la reunión de las 3 en punto en mi escritorio
al mediodía.
Michael Leighton,
CEO de Leighton Publishing

Nunca hubo ningún punto en responder a su primer correo


electrónico del día. Cien por ciento retórico y doscientos por ciento
grosero, siempre los enviaba exactamente a las siete y siempre estaban
compuestos de frases de tipo staccato. Nunca había un "Hola", "Buenos
días", o un mero "Espero que todo esté bien hoy". El idiota ni siquiera
decía "Por favor".
E incluso cuando terminé todo en sus ridículas listas en tiempo
récord, en lugar de decir: "Gracias", tuvo la audacia de decir: "De nada".
—No, no, no. —Recogí un plato de panecillos de plátano al segundo
en el que la asistente de catering los puso abajo—. Mi jefe es
extremadamente alérgico a estos. ¿Puedes reemplazarlos por los de
arándanos? —Rápidamente miré las otras cosas que estaba empezando
a hacer, asegurándome de que nada más fuera sospechoso.
—¿Seguro que quieres que los reemplace? —Sonrió—. Morirá
mucho más rápido si no lo hago.
—Estoy segura —dije—. No estoy tratando de matarlo... todavía.
Se echó a reír y se llevó los pasteles dañinos, y antes de que pudiera
llamar a Dean & DeLuca para pedir su café caro, me envió otro correo
electrónico.
20

Asunto: Tiempo.
Página

Llegaste a trabajar dos minutos tarde ayer, y un minuto tarde para


la reunión del mediodía. No dejes que suceda de nuevo hoy.
Michael Leighton

CEO de Leighton Publishing

Comencé a responder con "Jodéte tú y tu obsesión con el tiempo,


egoísta idiota", pero no iba a dejar que me enfadara hoy. Le envié un breve
"Ok", ordené su café, y me deslicé a través de mi bandeja de entrada,
buscando correspondencia de cualquiera de los innumerables trabajos
que había solicitado recientemente, pero todo lo que vi era spam.
Ugh...
Marcando a mi conductor personal, el mejor beneficio que vino con
ser su asistente ejecutivo, le rogué que buscara el café para mí. Y luego
le dije algo que comprara lo que luciera "muy bonito" en ese café y lo
agregara a la cuenta de compra.
—¿Está segura de eso, señorita Londres? —preguntó.
—Absolutamente. —Colgué. Solo debía usar la "tarjeta de crédito
del CEO" para el café y las comidas del Sr. Leighton, pero como había
sido cada vez más malo conmigo en los últimos meses, la había estado
usando en lo que sea que se me ocurrió. Muy bien se lo podía permitir.
El repentino sonido del ascensor que paraba en el piso me hizo
echar un vistazo por la habitación una vez más, haciéndome que me diera
cuenta de que otro día con él recién comenzaba.
—Buenos días —le dije mientras varios miembros del personal
comenzaban a llenar la habitación y tomar sus asientos designados—. Es
bueno verlos a todos hoy.
Todos ellos me ofrecieron sus habituales "Holas" cálidos y ligeras
miradas de simpatía a cambio.
—Gracias a todos por haberse anticipado —dije—. Como todos
saben, este mes va a ser extremadamente ocupado en lo que respecta a
nuestra lista frontal de publicaciones, y hoy se les preguntará qué libros
les gustaría presentar de sus departamentos y cuánto del presupuesto
les gustaría gastar en la promoción de cada título.
El señor Leighton de repente entró en la habitación mientras
hablaba, volviendo la cabeza de cada mujer de la mesa. Vestía un
impecable traje azul marino de tres piezas y una corbata a juego, y los
diamantes de su nuevo reloj de diseñador brillaban contra la suave luz
de la habitación.
21

Sus hermosos ojos se encontraron con los míos mientras seguía mi


breve introducción, y por una fracción de segundo me recordé lo
absolutamente precioso y cautivador que era.
Página

Su rostro estaba impecablemente esculpido con penetrantes ojos


de color almendra que me clavaban quieta en cualquier momento que

estuviéramos solos. Sus labios parecían hechos a mano para besarse, su


cabello negro siempre estaba lo suficientemente largo como para que una
mujer pasara sus dedos por él, y la forma en que sus trajes se ajustaban
consistentemente a sus músculos invadió mis sueños más veces de lo
que me importaba admitir.
Cuando terminé de hablar, me miró fijamente, dándome la familiar
mirada que me lanzaba en algunas ocasiones. Una que todavía debía
descifrar. Era un cruce entre la forma en que se veía en mis fantasías
cuando estaba enterrando su cabeza entre mis muslos, y cuando me
estaba pidiendo que me quedara tarde después del trabajo. Una mirada
que decía que no podía ser tan horrible jefe como a menudo lo parecía.
—Puede tomar asiento ahora, señorita London —dijo—. A menos
que quiera que pasemos el resto de esta reunión de dos horas mirándola.
Fantasía finalizada…
Me senté en mi silla. Solo escuchaba a medias mientras él paseaba
por la habitación y condescendientemente preguntaba a los miembros del
personal uno por uno, solicitando actualizaciones de novelas de clientes,
horarios de publicaciones y preocupaciones de presupuesto. Y mientras
dirigía su veneno al miembro del personal que estaba junto a mí, me
quedé mirando su perfecta boca. Después, discretamente saqué mi
teléfono debajo de la mesa y le envié a Amy un correo electrónico.

Asunto: Me Pregunto Si Él Come Coño...


Actualmente estoy mirando su boca mientras él (sorpresa,
sorpresa) está siendo un completo idiota y diciéndole al personal todas
las cosas que quiere que rehagan, y el pensamiento sólo cruzó mi mente.
Como, sus labios son más que increíbles, y si pudiera mantenerlos
cerrados sería mucho más sexy, pero me pregunto si alguna vez los pone
en uso detrás de puertas cerradas...
Tu mejor amiga,
Mya
PD: Si me dice que llego "un minuto" o un mero "dos minutos" tarde
una vez más...

Su respuesta fue inmediata.


22

Asunto: Re: Me Pregunto Si Él Come Coño...


Página

Probablemente no. Si es algo como lo que dices, es probable que


sea de los que toma en el dormitorio. Quiero decir, estoy segura de que

es un buen follador, pero no puedo ver a un chico caliente como él usando


su lengua para otra cosa que el sarcasmo.
Tu mejor amiga,
Amy
PD: ¿Por qué no has envenenado su desayuno todavía?

—¿Señorita London? —La profunda voz del señor Leighton me hizo


levantar la vista desde mi teléfono.
—¿Sí?
—La reunión de la mañana ha terminado ahora. Siéntese libre de
dejar mi sala de juntas con todos los demás.
Me mordí la lengua y me puse de pie, forzando una sonrisa
mientras me dirigía hacia la puerta.
—Oh, ¿y señorita London? —Se acercó a mí antes de entrar en el
pasillo.
—¿Sí?
—Estaba a punto de irse sin tus archivos para nuestra reunión del
viernes. Estoy seguro de que los necesitará si planea hacer su trabajo
asignado de vez en cuando. —Me entregó mi carpeta masiva—. De nada.

23
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, New York

El viernes se suponía que era el mejor día de la semana, un día que


estaba entre las horas finales de una semana de trabajo y la libertad,
pero el señor Leighton lo hizo mi peor día por todo el año.
Insistió en encontrarnos en la sala de juntas a las tres en punto
hasta las siete en punto.
Y luego, siempre se sentaba en la cabeza de la mesa, lo cual sería
normal si estuviera en una reunión, pero éramos las únicas dos personas
en el salón y siempre había varios asientos entre nosotros.
Hoy, él estaba usando mi traje favorito —uno negro de tres piezas
con una corbata azul marino para acentuar el color. Sus gemelos,
decorados con las iniciales “ML”, estaban destellando bajo la luz del
cuarto, y juro que, por la manera en que estaba mirándome, quería
follarme.
—¿Planeas quedarte mirándome durante la reunión entera, o por
fin te gustaría empezar?
Levantó una ceja.
Bastardo...
—Me gustaría empezar.
—Bien. —Abrió su carpeta—. ¿Qué piensas de lo último de
Grisham?
—Absorbente. —Busqué entre mis notas—. Me recuerda lo que me
hizo enamorarme de su escritura en la era de A Time to Kill
—Sentí lo mismo. —Escribió algunas palabras—. ¿Crees que vale
la pena para que encabece lista para el siguiente trimestre?
—Es John Grisham, esa ni siquiera debería ser una pregunta —
dije—. Aunque, en un mundo perfecto diría que no. Pero solo porque su
24

siguiente libro es mucho más comercial y creo que podríamos hacer


muchísimo por ese.
Sus labios se curvaron brevemente en una sonrisa, pero no la dejó
Página

quedarse.
—¿Qué novela de romance te gustaría recomendar?

—Un segundo... —Pasé por otra página de mis notas—. Castrando


a su Jefe.
—¿Disculpa? —Sus ojos se encontraron con los míos—. ¿Qué libro
acabas de decir?
—Casting a su Jefe.
Me entrecerró los ojos antes de escribir mi sugerencia.
—¿Algo en particular que sobresalió? ¿Partes favoritas?
—Probablemente cuando el jefe idiota se redime y deja de tratar a
la protagonista como mierda... —murmuré bajo mi aliento, pero entonces
me aclaré la garganta—. El realismo fue genial. La protagonista era una
directora de películas y aprendí mucho sobre Hollywood mientras leía.
—¿Y sobre tu sección Young Adult? —Siguió por los veinte géneros
que se me asignaron para leer, haciendo preguntas de consulta aquí o
allá, pero como era usual, nunca dejó que nuestra conversación se saliera
del tema o que se pusiera remotamente personal.
Cuando terminamos las recomendaciones de libros, cambiamos al
ingreso del mes en libros electrónicos y los ajustes publicitarios, y para
cuando decidió que era “libre de irme”, eran las nueve en punto.
Nueve. En. Punto.
—¿Señor Leighton? —dije mientras me ponía el abrigo.
No respondió. Todavía estaba escribiendo, mirando abajo a su
papel.
—¿Señor Leighton? —repetí con un poquito más de frialdad en mi
voz, suficiente para hacer que finalmente levantara la mirada hacia mí.
—¿Sí?
Vacilé, odiando el hecho de que algo tan simple como que sus ojos
se encontraran con los míos fuera suficiente para hacer que mis bragas
se humedecieran.
—Este es el decimoquinto viernes consecutivo que me mantiene
pasadas las seis.
—No, este es el decimoquinto viernes consecutivo que el trabajo te
mantuvo pasada las seis. Si trabajaras más a lo largo de la semana,
entonces tal vez serías capaz de irte más temprano.
—De todas formas —dije, manteniendo mi voz firme—, voy a tener
que irme a las seis en punto los viernes como todos, para que pueda
disfrutar un fin de semana completo. Si no estoy fuera de aquí a las seis,
voy a descontar el tiempo de mi hora de llegada el lunes y empezar desde
allí.
25

Bajó su bolígrafo y se reclinó en su silla.


—¿Puedes repetirlo?
—Como hoy. —Recogí mi cartera y la colgué sobre mi hombro—.
Página

Hoy me voy a las nueve en punto, lo cual es tres horas pasando lo


aceptable por la sección 83B en el manual de la compañía. Así que, el

lunes, llegaré tres horas pasado mi horario normal, alrededor de las once
en punto. También…
—Vas a llegar aquí a las ocho en punto —me cortó, su voz más
profunda de lo usual—. Y vas a quedarte en estas reuniones de los viernes
hasta que tengamos el trabajo hecho, porque por eso se te paga tan
generosamente.
—No, no lo haré. —No iba a retractarme—. Lo veré el lunes a las
once en punto, señor Leighton.
—Asegúrese de traer un bolígrafo para firmar sus informes porque,
antes que nada —dijo, mirándome de arriba abajo—, no es como
cualquier otra persona aquí... eres asalariada, no pagada por hora. Y por
tu contrato y la sección 89B en el manual de la compañía, las reuniones
de los viernes pueden ir tan tarde como las once en punto dependiendo
de la temporada, así que técnicamente, he estado haciéndote un favor
desde el día que empezaste a trabajar aquí. —Hizo una pausa—. De nada.
»Es más —continuó—, si quiere hablar sobre seguir reglas a la
letra, podemos fácilmente discutir cómo ha estado usando mi tarjeta de
crédito para comprar cosas para usted misma. Cosas como regalos caros
y desayunos en Dean & DeLuca, suministros innecesarios de oficina de
las tiendas más caras en la Quinta Avenida y un puñado de otras cosas
personales que no recuerdo haber autorizado. Creo que cualquier otro
jefe diría que eso, técnicamente es robar, y que es un motivo para el
despido inmediato, ¿no?
se levantó lentamente y se acercó a mí, haciendo que mi corazón
corriera a un kilómetro por minuto.
—Además, podríamos ponernos realmente técnicos y discutir cómo
usas tu auto asignado para manejar por lugares no relacionados con el
trabajo los de semana con tu mejor amiga. Su nombre es Amy, ¿correcto?
Mis mejillas nunca habían estado tan calientes, y luché por decir
una sola palabra. Antes de que pudiera salir con una refutación, él dio
un paso tan cerca que nuestros pechos estaban tocándose. Luego deslizó
su mano en el bolsillo de mi abrigo y sacó mi teléfono celular, golpeando
detener en mi aplicación de “grabar a conversación” —claramente
dándose cuenta que estaba esperando atrapar sus modales de idiota en
una grabación para uso futuro.
Sonriendo, me regresó el teléfono.
—La veo el lunes, señorita London. Ocho en punto.

***
26

Dos horas después...


—Entonces, déjame aclararlo. —Amy me sirvió una copa de vino en
Página

su apartamento más tarde esa noche—. ¿Literalmente te mandó un email


diciendo que cambió de idea y que necesitas ir a trabajar a las seis de la

mañana en punto el lunes? ¿Y crees que es porque te quejaste por salir


tarde hoy?
—Definitivamente esa es la razón. —Acabé el vino de un trago—.
Es como si me presionara a propósito o hiciera cosas para meterse bajo
mi piel por gusto. Sabe exactamente cómo enojarme, y por alguna razón,
todavía no puedo leerlo. No entiendo por qué.
—Es un estúpido, esa es la razón. —Me sirvió otra copa—. Te dije
que empezaras a mantener registro de todos esos autoritarios emails con
trabajo que te envía. Empieza a resaltar en los que sea más rudo y menos
profesional.
—Eso no funcionará —dije, rápidamente bebiéndome la copa nueva
y alcanzando la botella—. Es extremadamente profesional en la
comunicación. Además, no puedes interpretar su tono por un email, y
ningún jurado en sus cabales leería algo en las cortas oraciones que me
envía.
—Bueno, ¿has tratado con grabar tus reuniones como te dije hace
semanas? ¿Guiándolo en una conversación que le haga decir algo
cuestionable?
Negué, rehusándome a decirle que había descubierto ese intento
fácilmente hace horas.
—Mi única esperanza es un empleo nuevo. Solo voy a postergarlo
hasta que uno de esos otros lugares me llame finalmente.
—Sabes, podrías solo renunciar mañana y gastar todo el tiempo
extra que has acumulado. Tienes, ¿qué? ¿Seis semanas pagadas por
todas esas horas extras locas que has trabajado?
—Siete.
—¡Ves! ¡Y ni siquiera te has tomado un día por enfermedad! Podrías
al menos usar uno de esos. Y mientras estás en ello...
La detuve, asintiendo mientras sugería interminables opciones,
pero sabía que nunca podría seguir ninguna. Amy estaba demasiado lejos
de la cultura corporativa y no entendía las políticas de trabajo interno o
la imagen más grande.
Si el señor Leighton fuera cualquier otro jefe, felizmente tomaría el
día por enfermedad en cualquier momento que se me antojara, pero si
empezaba a hacer eso ahora, no tendría nada más. No solo eso, sino que
él parecía como del tipo de pendejo que en realidad enviaría a alguien a
revisión y vería si realmente estaba enfermo. Del tipo que en realidad
intentaría “vengarse” si descubría que estaba mintiendo.
—¿Sabes qué? —le dije a Amy—. Voy a aplicarme diez veces más y
trabajar súper duro mientras lo evito tanto como sea posible. Sin
27

importar cuán cabrón sea conmigo, permaneceré profesional y nunca


dejaré que me vea quebrarme, hasta que pueda gritarle cuando
finalmente me vaya.
Página

—Bien, seguro. —No se veía convencida, pero sonrió—. Bien por ti.
En el peor de los casos, al menos todavía tienes un asiento cercano a uno
de los hombres más atractivos de la ciudad y puedes seguir usando su

rostro para tus fantasías hasta que renuncies. ¿Cuán grande dijiste que
era su polla?
—Enorme. —Era más que innegable. Había atestiguado su erección
en alguna reunión aquí o allá, lo había visto cruzar y descruzar las
piernas bajo la mesa de la sala de juntas—. Estaré segura de darle una
mirada más profunda antes de irme.
—Por favor, hazlo. Por el bien de ambas. —Giró hacia el televisor—
. Vale, tu jefe ya no existe más por el resto de nuestro fin de semana.
Hablemos de algo más. Lo antes posible.

28
Página

El Jefe
Michael
Manhattan, New York

Salí del ascensor el lunes siguiente por la tarde, notando que las
luces seguían encendidas en la sala de juntas. Confundido, me dirigí a
cerrarlas, pero vi a Mya sentada sola al final de la mesa. Estaba
flanqueada por varias cajas de archivos y sosteniendo una de mis mejores
plumas de diseñador entre sus dientes.
La miré mientras ojeaba a través de su cuaderno, recordando cómo
había intentado una vez encontrar muchas formas para deshacerme de
ella cuando empezó. Como realmente traté de conseguir que se fuera.
Nunca fue personal, y nunca porque ella fuera horrible. En
realidad, era la mujer más inteligente que había conocido, la mejor
asistente ejecutiva que había contratado, pero su desafortunado error era
ser sexy como el demonio. Más allá de sexy como el demonio.
Absolutamente impresionante, sus claros ojos avellana
complementaban perfectamente su largo cabello castaño y labios
hinchados y rosados. Su risa ligera y ronca era lo suficientemente sexy
para atraer la atención de cualquier hombre, y poseía un interminable
guardarropa de vestidos ajustados a sus curvas que en realidad esperaba
ver todos los días.
Durante meses, quería ver su boca de listilla envuelta firmemente
alrededor de mi polla. Quería doblar su culo sobre mi escritorio y llenar
su coño con mi pene mientras la cogía por detrás, pero sabía mejor que
nunca que no haría realidad esa fantasía.
Hubo sólo unas pocas veces en las que había sido descuidado,
cuando dejé que mis miradas se prolongaran por ella un poco demasiado,
o cuando llevaba un tono particular de vestido que dejaba poco a la
imaginación.
Tosiendo, de repente alzó la vista y me notó mirando desde la
29

puerta. Sus mejillas se ruborizaron y se aclaró la garganta.


—¿Puedo ayudarle en algo, señor Leighton?
—No recuerdo haberle dado mi permiso para venir a mi piso hoy.
Página

—Eso es porque no lo hizo. —Se encogió de hombros—. ¿Y?

—Y, a menos que me oiga personalmente decir las palabras: “Entre


en mi despacho” o “Sí, tiene permiso para sentarse en mi sala de juntas
y hacer su trabajo”, su culo está invadiendo este espacio.
—Oh, ¿en serio? —Se encogió de hombros nuevamente. Luego sacó
su teléfono celular y sonrió, golpeando el "grabar" en esa maldita
aplicación de conversación—. ¿Podría repetir lo que estaba diciendo,
señor Leighton? Es decir. ¿Michael Leighton, de Leighton Publishing?
Particularmente que "su culo está invadiendo" este espacio...
Cerré la puerta, caminando inmediatamente a mi oficina.
En el segundo en el que encendí las luces, Brad se volvió del
armario de bebidas y levantó una botella de champán.
—¡Felicitaciones! —La desabrochó, dejando caer la espuma
espumosa sobre la alfombra.
—¿Cuál es la ocasión? —Me quité la chaqueta y me senté detrás de
mi escritorio.
—Tres cosas, en realidad. —Sirvió dos vasos y se acercó,
entregándome uno—. Primero, el más obvio, has tenido el mejor año para
cualquier editor en el país. Dos, has pasado un año entero sin aparecer
en la portada de un tabloide o involucrarte en ningún escándalo sexual.
—Eso no debería ser un logro, Brad.
—Lo es cuando se trata de ti. Créeme.
Traté de pensar en la tercera cosa y decírsela antes, pero no tenía
idea de lo que podía ser.
—Y tres... —dijo—. Parece que has hecho lo imposible. Has
mantenido la misma asistente ejecutiva durante más de un año. Puedes
darme las gracias un millón de veces más tarde por encontrar a Mya
London.
Me tragué mi bebida de golpe ante el sonido de su nombre y rodé
los ojos. Estaba pensando en caminar de regreso a esa sala de juntas y
decirle que se inclinara sobre la silla.
O tal vez debería joder con ella sobre la mesa... No. El piso…
—Um. ¿Hola? —Brad agitó su mano delante de mi cara—. ¿Estás
ahí, Michael?
—Mis disculpas. ¿Qué estabas diciendo?
—Estaba diciendo que es bastante irónico que la única vez que
encuentres a una ayudante que dure un año, ella decida marcharse. —
Se rio—. Loco, ¿verdad? Me aseguraré de que encontremos a alguien tan
bueno cuando salga.
30

—¿Qué? ¿Qué quieres decir con que se va?


Bebió de golpe su bebida.
—Me puso como referencia para algunos trabajos para los que ha
Página

recibido entrevistas y han dejado los mensajes de voz pidiéndome que


llame y responda algunas de sus preguntas. —Sacó su teléfono—.
Hablando de eso, necesito programarlos mañana en algún momento.

—¿Qué compañías? —Mi sangre estaba hirviendo repentinamente.


—Los habituales ladrones de grandes empleados. —Rio de nuevo—
. Apple, Microsoft y Amazon.
—¿Y por qué diablos no…? —Cambié mi tono—. ¿Por qué no me
utilizó como referencia?
¿O incluso jodidamente me dijo que se iba?
Se encogió de hombros.
—Probablemente asumió que estás muy ocupado y no tendrías
tiempo de llamar a la gente. O tal vez asumió correctamente que yo soy
la mejor opción.
Cambió de tema y empezó a hablar sobre las proyecciones del
próximo trimestre, pero sólo pude escuchar a medias. Estaba furioso ante
la audacia de Mya de pensar en irse.
Le estaba pagando más del doble de lo que pagué a cualquiera de
mis anteriormente asistentes ejecutivas —merecidamente claro, y el
paquete de beneficios se adaptó específicamente para ella; el día que
descubrí que amaba y prefería la versión en tapa dura de las novelas, le
agregué un mandato al contrato donde recibía quinientos dólares en
libros de tapa dura al mes para cualquier librería que quisiera. ¿El día
que descubrí que no tenía su propio coche y estaba tomando un taxi de
ida y vuelta al trabajo y conferencias? Añadí un mandato a su contrato
que le dio acceso ilimitado a su propio coche privado y conductor por la
ciudad. (Ningún otro asistente ejecutivo en el edificio había tenido su
propio auto de la ciudad, y me había asegurado de que nadie más en la
compañía supiera de este arreglo. Incluso Brad.) Y el día que me enteré
de que realmente quería ser una asistente profesional y, finalmente, subir
a las filas de CEO de una empresa algún día, pensé que había encontrado
un socio de negocios altamente potencial para el futuro.
Pero ahora, no estaba tan seguro. ¿Añadiendo eso al hecho de que
ni siquiera me dijo que estaba considerando irse?
Eso era jodido.
Eso era la guerra.
—Así que estuve pensando. —Brad seguía balbuceando—. Si
ponemos más de una inversión en la producción de audio para el segundo
trimestre del próximo año…
—¿Cuánto le ofrecen las otras compañías como sueldo? —Lo
corté—. ¿Están pagando mucho más de lo que nosotros le pagamos?
—¿Qué? —Retrocedió—. ¿Has oído algo de lo que dije en los últimos
cinco minutos?
31

—En absoluto. —Ni siquiera intenté fingir lo contrario—. ¿Cuánto


le ofrecen? —Parpadeó.
—En realidad, ni siquiera respondas eso —dije—. Envíeme esas
Página

preguntas de las compañías, y cualquier otra nueva que consigas. Seré


su referencia...

El Jefe
Michael
Manhattan, New York

—Aquí está cada reporte que pidió, su lista frontal del mes que
viene, y su café. —Mya bajó una taza y un montón de carpetas frente a
mí la siguiente tarde.
Estaba usando un brillante vestido azul que se aferraba a sus
caderas y exponía el frente de sus pechos, y mi polla había estado dura
al segundo que la vi esta mañana.
Incluso durante su presentación a los internos hace horas, me
había quedado quieto en el salón de juntas y traté de enfocarme en algo
más mientras las palabras dejaban su seductora boca, pero no sirvió de
nada. Los pensamientos de doblarla sobre cada superficie de mi oficina
solo estaban poniéndose peor cada día.
—¿Le gustaría algo más, señor Leighton? —Se ajustó la correa de
su expuesto sujetador, me sacudió de mis pensamientos.
—¿Qué tal el reporte de Danbury? —pregunté.
—Lo hice.
—¿Los archivos de Porterfield?
—Lo hice hace semanas.
—¿Tienes los títulos de la lista negra de…?
—¿Faith Sarandon siendo contratada y firmada? —Me cortó y
cruzó los brazos—. Sí. Como tengo todos los catálogos restantes de la
lista negra de los otros veintidós autores que me pidió que consiguiera.
Están muy felices por su llamada generosidad. ¿Algo más?
—En realidad, sí. —Ignoré la manera que había dicho ‘generosidad’
y abrí el cajón de mi escritorio. Saqué su carpeta personal y lo puse en la
mesa—. Estaba mirando tu contrato de empleo y asegurándome que
estuviera al día. Estás actualmente afiliada por dos años más. ¿Eso
32

todavía es correcto?
—Por todo lo que sé —sonrió—, eso sería cierto.
—Entonces, ¿nada ha cambiado y eres bastante feliz trabajando
Página

aquí?

—Seguro. —Apartó la mirada de mí y se aclaró la garganta—. ¿Es


todo lo que necesita de mí, señor Leighton? Tengo toneladas de trabajo
para hacer hoy. Tenemos la reunión de Somerstein al mediodía.
Recogí un bolígrafo y deslicé el contrato a lo largo del escritorio.
—Hice un ajuste salarial al contrato. Si firmas, puede ser
procesado tan pronto como este viernes.
Recogió el papel y finalmente me miró, sus deslumbrantes ojos
avellana encontrándose con los míos.
—Yo um… ¿le importa si lo miro más tarde?
—Sí me importa. Míralo ahora.
Apretó los labios, pero no dijo ni una palabra. Pasó por los papeles,
deteniéndose en la página del salario y sus ojos se ampliaron.
—Esto es... —Parpadeó algunas veces—. Es un claro aumento.
—Lo es. —Estreché los ojos—. Creo que deberías firmarlo.
—Espere un minuto... agregó una clausula incompleta —dijo,
leyendo suavemente—. Yo, Mya London, estoy de acuerdo en permanecer
en Leighton Publishing por un mínimo de cuarenta y ocho meses, y a
menos que renuncie, nunca daré oportunidad alguna a una empresa
rival.
—Hay un set de bolígrafos frente a ti. Yo prefiero el negro.
Bajó los papeles y retrocedió.
—Necesito tiempo para pensar en esto.
—¿En qué necesitas pensar exactamente? —Estaba más allá de
confundido—. La oferta es el triple de lo que estás actualmente
recibiendo, lo cual es algo, ya que estás actualmente haciendo el doble
que cualquier otro asistente ejecutivo aquí hace.
—Supongo que no me gusta comprometerme con algo a menos que
no esté cien por ciento segura que sea al menos bueno y de alguna forma
placentera para mí.
—Definitivamente será más que ‘buena’ y extremadamente
placentera para ti.
—¿Se está refiriendo a este trabajo, señor Leighton?
—¿A qué más estaría refiriéndome?
Silencio.
—Um... —Se aclaró la garganta, tomando otro pequeño paso
atrás—. Seguramente usted mismo no firma contratos solo leyéndolos
una vez.
33

—Lo haría si fuera un contrato como este.


Murmuró algo bajo su aliento que no pude pillar, y luego el teléfono
en mi escritorio sonó.
Página

Manteniendo los ojos trabados en los de ella, respondí.


—¿Sí? —respondí.

—Hola. —Era Brad—. Estoy contento de atraparte antes de la


reunión de Somerstein. Acabo de recibir una llamada de la Corporación
Hilton y me dieron tu línea directa, así que trata se estar disponible para
sus preguntas en unas horas. Ya les dije que Mya era asombrosa, pero
necesitan una segunda referencia y más directa. Quieren detalles que no
tengo, así que trata de ser específico.
—Definitivamente haré eso. —Colgué, todavía mirando a Mya—.
Entonces, ¿cuánto tiempo necesitarías para repasar mi propuesta?
—Un par de meses debería ser suficiente.
—¿Meses? —Apreté la mandíbula.
—Sí. —Me miró—. Meses. Trabajar para usted por un período
extendido de tiempo es mucho en que pensar.
Silencio.
—Bien. —Recogí los papeles y los regresé a mi cajón—. Puedes
largarte de mi oficina ahora.
Sacudió la cabeza y bajó la mirada a mis pantalones, sonrojándose
antes de irse del cuarto.
Me senté en mi silla y sacudí la cabeza. Estaba confundido y
enojado por el hecho de que no solo me había mentido en la cara, sino
que además estaba rehusándose a admitir que estaba mirando otros
trabajos. Eso, y que todavía se estuviera metiendo bajo mi piel con sus
mentiras sexys.
Entones otra vez, si quería jugar juegos, yo podría hacer lo mismo...

34
Página

Los Emails
Mya
Asunto: Reporte#235 Del Comportamiento De Pendejo
(¿Puedes Creer Que Todavía Estoy Manteniendo La Cuenta?)
Hoy se suponía que le diéramos vueltas a los títulos literarios de
ficción que serían introducidos en primavera. Le envié por email mis
mejores elecciones LA SEMANA PASADA, pero ya que él “no recuerda,”
me pidió que REHICIERA el reporte entero de 200 páginas en una hora.
¡Una hora!
Por supuesto, hice más de una copia de esto, por lo que realmente
no tuve que rehacerlo, pero que le den.
Que le den duro.
Tú mejor amiga,
Mya
PS: ¿Es triste que, dejando a un lado el comportamiento de
pendejo, todavía hace que mis bragas se humedezcan más de una vez a
la semana?

Asunto: Re: Reporte#235 Del Comportamiento De Pendejo


(¿Puedes Creer Que Todavía Estoy Manteniendo La Cuenta?)
¡Escribiste mal! ¡Estamos en el reporte #335 del comportamiento
del pendejo, no en el #235! :) ¡Y BRAVO por hacer copias! ¡Qué manera
de pensar inteligente!
¡Ugh, no puedo esperar hasta que renuncies! Quiero decir, donde
sea que termines después, probablemente no obtendrás todos esos
beneficios desmesurados, pero no tendrás que tratar con él así que es
más que una justa compensación.
Tú mejor amiga,
Amy
35

PS: No, pero solo porque todavía estas tristemente soltera.


Página

Asunto: Su Polla tiene que tener al menos veintitrés


centímetros... (Al menos)
Esto va a sonar completamente descabellado, pero juro que este
hombre estaba duro como una piedra durante mi presentación entera
hoy. Como si tuviera que estarlo, y tuvo que saber que yo estaba robando
miradas de eso, porque se sentó en la parte de atrás del cuarto,
reclinándose con sus piernas ampliamente abiertas, y mantuvo los ojos
sobre mí el tiempo entero.
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Su Polla tiene que tener al menos veintitrés


centímetros... (Al menos)
Borras estos emails, ¿cierto? LOL. Tomaré tu palabra por los
veintitrés centímetros. Estoy segura que no se ganó su reputación
anterior de playboy por nada...
¿Tal vez puedas darle una gran patada a su polla de veintitrés
centímetros antes de renunciar?
Enfócate en irte y empieza a limitar estos emails que complementan
a él y a su polla.
(De otro modo, puedes empezar a creer subconscientemente que
deberías estar allí. O_o).
Tú mejor amiga,
Amy

36
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, New York

No podía creer que el señor Leighton tuviera la audacia de


ofrecerme un contrato extendido después de la manera que me trató, no
podía creer que hubiera incluido una mención de esto en cada uno de
sus emails desde el día que sacó el tema.
Mientras me quedaba mirando fuera de la ventana del vehículo del
trabajo, decidí que necesitaba decirle que en realidad estaba buscando
otro lugar de trabajo. Que no era personal, pero que necesitaba irme a
algún lugar donde realmente sería apreciada.
Y en algún lado donde él no fuera una distracción...
Al segundo que el conductor estacionó frente a Leighton
Publishing, mi teléfono vibró con su usual email mañanero.

Asunto: Lo Que Necesito Hoy.


Café. El nuevo libro de Stephen King. Los reportes para la reunión
de las dos. Tu firma en el contrato de extensión de empleo.
De nada.
Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

Suspiré. Había hecho lo mejor para evitar la última línea de todos


sus pedidos de trabajo, simplemente sin abordarlo vía email o
simplemente diciendo necesito más tiempo para pensarlo si sacaba el
tema durante una de nuestras reuniones. Y aunque la tensión sexual
entre nosotros estaba en los niveles más altos de lo que había estado
antes, no podía permitir dejar que aquello nublara mi juicio.
37

Su autoritaria sensualidad no era una razón suficientemente


buena para quedarme, y las probabilidades de que tuviéramos sexo eran
escasas. (No es que tener sexo con él era una razón suficientemente
buena para quedarme tampoco.)
Página

Después de asegurar una copia del libro más nuevo de Stephen


King de Barnes & Noble y una taza de su caro café favorito, corrí dentro
del edificio y me dirigí hacia su oficina.
Golpeé su puerta cinco veces y esperé su familiar ¿Sí?, antes de
abrir la puerta.
Al segundo que entré, sentí sus profundos ojos marrones mirando
cada movimiento mío, y traté de no hacer contacto visual mientras me
acercaba y ponía el libro y el café en su escritorio.
—¿Tiene algo en mente, señorita London? —Esperó a que lo mirara,
y finalmente me rendí—. ¿Hay alguna razón en particular de por qué está
mascullando en este momento?
—No, señor Leighton. Es solo que… —Decidí ser honesta, para
finalmente terminar con esto—. No estoy interesada en firmar el contrato
de extensión.
Levantó su ceja.
—¿Te refieres a ahora, o jamás?
—Jamás. —Retrocedí, esperando su reacción, pero no hubo
ninguna. Su rostro permaneció estoico y simplemente tomó su café y
tomó un largo sorbo.
—Bastante justo —dijo—. Gracias por decírmelo. Después de que
se instales en su oficina, necesito que recoja mi ropa de Midtown. Debería
haber quince trajes y veinte camisetas a mi nombre.
¿Qué demonios?
—¿Quiere que recoja algo más?
—En absoluto.
Forcé una sonrisa y me dirigí hacia la puerta.
—Gracias por ser comprensivo sobre el contrato, señor Leighton.
—Cuando quiera, señorita London.
Dejé su oficina y tomé los escalones por mi cuenta, rápidamente
imprimiendo los reportes de para las dos así podría guardar tiempo, ya
que tengo una nueva misión de ropa. Mientras estaba engrapando el
primer set de hojas, mi teléfono vibró con un nuevo email de él.

Asunto: Algo Más que Necesito Hoy.


Mi Jaguar necesita ser lavado. Llévalo al lugar que me gusta en
Nueva Jersey, a diez millas pasando el puente.
Michael Leighton
38

CEO, Leighton Publishing

¿Está hablando en serio?


Página

Dejé caer los reportes al piso, apenas teniendo una chance para
releer el mensaje para ver si mis ojos estaban jugándome bromas o no,
porque me envió otro email.

Asunto: Y También...
Olvidé recoger un reloj en particular que ordené hace semanas de
camino al trabajo esta mañana. Tendrás que hacer fila en Audemars
Piguet en la Calle 57th al mediodía para asegurarte de que lo reciba hoy.
Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

Cerré de un portazo para evitar gritar. Caminé de un lado a otro


algunas veces antes de responderle con un seco Ok. Luego me dirigí al
aparcamiento privado.
Tomé las llaves de la caja de seguridad y traté lo mejor para no
pensar en él usándolos para dejar rasguños mayores contra su coche, y
rápidamente me deslicé detrás del volante. En lugar de dirigirme
inmediatamente a la tintorería, llevé su Jaguar a un paseo de media hora
primero.
Me tomé mi tiempo en manejar por las calles de la ciudad,
deteniéndome por café de diez dólares y cargando cinco copas por mérito
de su tarjeta cada vez. Divisé una hermosa bufanda de cachemira a
través de un escaparate en Macy’s y corrí dentro para comprarlo en todos
los veinticinco colores.
De camino afuera, noté una nueva línea de moda en la tienda
cercana de lencería, así que tomé su preciosa tarjeta de crédito y compré
diez conjuntos de bragas y sostenes caros.
Que le den...
Todavía sintiéndome insensata y mucho menos profesional de lo
que me había sentido en mi vida, recogí su ropa y la arrojé en el asiento
trasero. Manejé por el Puente George Washington y me senté en la parte
de atrás de una cafetería por media hora.
Revisé mi email y vi que mi jefe bastardo me había mandado un
correo otra vez.

Asunto: Tiempo.
Me rehúso a creer que toma de tres horas a cuatro recoger una
orden de trajes y un reloj.
Incluso considerando que lleve a lavar mi carro, debería estar de
vuelta aquí ahora.
Michael Leighton
39

CEO, Leighton Publishing


Página

Inmediatamente lo borré y noté que había varios otros emails


nuevos en mi bandeja de entrada.
Emails que de verdad quería ver.

Apple, Microsoft, y Amazon enviaron mensajes, todos positivos y


personales que todo se leía como: ¡Felicidades! ¡Lo has logrado hasta la
ronda final de entrevistas! Simplemente necesitamos verificar su
información y referencias. Más tarde, haremos una decisión interna detrás
de puertas cerradas.
Casi salté de mi asiento, gritando por mi libertad pendiente. Sabía
que no había manera en el infierno que no recibiría una oferta formal de
al menos uno de esos trabajos, y ya que todavía estaba esperando
escuchar de los veinte más, me sentía más animada de lo que me sentí
en mi vida. Me sentía como si pudiera renunciar de Leighton Publishing
justo ahora y dejaría el Jaguar de Michael en medio de Nueva Jersey par
que lo encuentre por sí mismo mañana.
Tomó todo de un minuto para mí darme cuenta que no era así de
atrevida. Eso, y que necesitaba una manera de regresar a la Cuidad de
Nueva York.
Molesta, descargué toda mi frustración en un largo y ridículo email
para Amy, y por su aviso previo, lo borré al segundo que golpeé enviar.

Asunto: Mi jefe.
¿Ya te he dicho hoy que odio a mi jefe?
Sexy como el infierno o no, este pretencioso y arrogante ESTÚPIDO
me pidió que recoja su ropa al segundo que atravesé la puerta. Luego me
dijo que necesitaba llevar su Jaguar a un lavado de autos que estaba
dieciséis kilómetros fuera de la ciudad, pero solo después de que
necesitara estar en una fila sin fin para comprar una especie de reloj
limitado de cientos de dólares.
Honestamente no puedo esperar a ver la mirada en su rostro dentro
de dos meses cuando le diga que renunciaré a su compañía y que puede
besar mi trasero. BESAR. MI. TRASERO.
Todas esas antiguas fantasías sobre él besándome con su “boca
perfecta” o inclinándome sobre mi escritorio y llenándome con su polla
ya terminaron. TERMINARON.
Tú mejor amiga,
Mya.
PD: Por favor dime que tu día va mejor que el mío...
40
Página

Los Emails
Mya

Asunto: Mi email.
¿Recibiste mi email de esta tarde?
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Mi email.


No... ¿Qué email?
Tú mejor amiga,
Amy

Asunto: Re: Re: Re: Mi email.


El que decía sobre mi jefe y toda la mierda que me pidió que hiciera
hoy. :-( Te lo volvería a enviar, pero lo borré...
Él es tan ridículo, Amy.
¿Puedo llamarte en veinte minutos cuando regrese a la oficina?
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Re: Re: Re: Mi email.


Por supuesto. Estaré esperando.
Tú mejor amiga,
Amy
41
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, New York

Me desplomé en la silla de mi oficina minutos después de devolver


el Jaguar del señor Leighton al garaje. Sin embargo, no me molesté en
traer nada de su limpieza en seco. Si quería esos trajes, podía bajar al
garaje y cogerlos él mismo.
Ahora, más que nunca, había una gran parte de mí que quería
empacar todas mis cosas y nunca volver. Sin embargo, sabía que no
podía dejar este lugar sin primero decirle personalmente que se jodiera.
Había ganado más que eso.
Cuando finalmente dejé ir suficiente rabia, cogí mi teléfono de
escritorio y marqué el número de Amy.
—¡Hola! —respondió en el primer tono—. ¿Te sientes mejor?
—No, en absoluto. —Suspiré—. No sé si voy aguantar dos meses
más, Amy. Realmente no lo sé.
—Puedes hacer esto —dijo—. Este es sólo un mal día y estoy segura
de que cuando llegues a casa más tarde te sentirás diferente. No dejes
que te llegue. —Hubo un sonido repentino y fuerte en su trasfondo—.
¡Ugh! Déjame volver a llamarte, Mya. Los vecinos están siendo ridículos
con su música hoy.
Terminó la llamada antes de que pudiera decir adiós, y escuché un
ping en mi bandeja de entrada segundos más tarde, sabiendo que me
había enviado uno de sus habituales "Mantén la Calma" correos
electrónicos.
42

Abrí mi email esperando ver algo inspirador, pero en el segundo vi


la línea de asunto y el remitente mi mandíbula cayó al suelo.
Página

Asunto: Re: Mi jefe.

No, no me has dicho que odias a tu "jefe" hoy, pero viendo que me
has enviado este correo directamente, lo sé ahora...
Sí, te pedí que recogieras mi ropa al segundo en que llegaste a
trabajar hoy (¿Dónde está?) Y te dije que llevaras mi Jaguar a un lavado
de autos y que recogieras mi reloj de miles de dólares. (Gracias por
tomarte cinco horas para hacer algo que podía ser logrado en dos).
No tienes que esperar dos meses para ver la mirada en mi rostro
cuando me digas que renunciarás. Estoy de pie fuera de tu oficina en este
mismo instante. (Abre la puerta).
Sin comentarios sobre tus "fantasías", aunque dudo que
"terminen".
Tu jefe,
Michael.
PD: Sí. Definitivamente mi día va mucho mejor que el tuyo...

¡Oh. Mi. Jodido. Dios!


Sentí que todo el color se desprendía de mi cara, y juro que no
respiré durante más de un minuto.
Negué en absoluta incredulidad, rehusándome a aceptar que le
había enviado mi discurso a él en vez de Amy. Actualicé la pantalla de mi
computadora una y otra vez, esperando que fuera algún tipo de broma.
Un golpe fuerte y repentino llegó a la puerta y mi corazón casi se
cayó de mi pecho, pero no me levanté. No hice un solo movimiento.
El golpe llegó de nuevo, mucho más fuerte esta vez, y oí su voz.
—¿Señorita London? —llamó de nuevo.
Me levanté despacio de mi escritorio y miré hacia afuera por la
mirilla. El señor Leighton estaba mirando hacia su reloj, su cara todavía
imposiblemente perfecta y sin defectos. Sus labios apretados en una
enojada línea plana.
Levantó la mirada de su reloj y miró a través de la mirilla, dejando
que sus ojos se encontraran con los míos.
Salté de la puerta y pensé en mis opciones. Podía abrir y escuchar
43

todo lo que tenía que decir, o podía salir por la puerta de salida de mi
oficina.
Fue una obviedad.
Página

Cogí mi abrigo, mi computadora portátil y apagué mi ordenador.


Entonces salí corriendo por el portón lateral y tomé el ascensor hasta
abajo donde mi coche asignado estaba esperando.
Mi conductor me miró sospechosamente mientras literalmente
corría por el garaje, pero no protestó cuando le rogué que se diera prisa
y me llevara a casa.
No esperé a que abriera la puerta para mí o me deseara un buen
día cuando llegamos. Prácticamente salté del coche y corrí directamente
a mi edificio, yendo derecho hacia el lugar de Amy.
—¿Amy? —llamé a su puerta—. ¡Amy!
—¡Ya voy! —Abrió inmediatamente y me tiró dentro—. No hay
necesidad de golpear en mi puerta así, Mya. ¿Qué demonios te pasa?
—Creo que me han despedido.
—¿Qué? ¿Por qué piensas que te han despedido? O lo hizo o no lo
hizo.
—De acuerdo, de acuerdo. No me han despedido todavía, pero estoy
bastante segura de que me va a despedir. Definitivamente va a
despedirme. Oh Dios, oh Dios, oh Dios...
—Mya, baja la velocidad. —Puso sus manos en mis hombros—.
Habla nuestro idioma, lentamente. Muy lentamente.
—Le envié accidentalmente uno de mis correos electrónicos donde
me quejaba, uno donde me quejaba y era cien por ciento para ti.
—¿Era peor que la que me enviaste ayer por la mañana?
—Mucho peor. Le mencioné mis fantasías sobre su polla en este...
lo llamé un idiota y le dije que solía querer que me doblara sobre su
escritorio.
El rostro de Amy se puso rojo también, y abrió la boca para decir
algo, pero el sonido de mi teléfono sonando nos llamó la atención.
Lo saqué de mi bolsillo y casi lo dejé caer al ver el nombre del señor
Leighton en mi pantalla. Sin saber qué hacer, lo arrojé al sofá.
—¿Es él? —preguntó Amy. Sólo podía asentir—. ¿Planeas
contestar?
—No. —Lo miré fijamente hasta que fue al buzón de voz. Pero
44

entonces volvió a sonar. Y otra vez.


Rodando los ojos, Amy cogió mi teléfono y presionó "responder"
Página

antes de arrojármelo a mí.


—¿Hola? —hablé, mi voz era básicamente un susurro.

—Hola, señorita London. —El sonido de mi nombre cayendo de su


boca me hizo sentarme—. ¿La atrapé en un mal momento?
Sacudí la cabeza como si pudiera verme.
—¿Está ahí, señorita London? —Su voz profunda envió calor a
través de mi cuerpo—. ¿La atrapé en un mal momento?
—Realmente no...
—Bueno. ¿Dónde está ahora mismo?
—Oh, um... —Miré a Amy por ayuda, pero ella estaba sonriendo,
como si esta mierda fuera realmente divertida—. Acabo de correr hacia la
sala de copias.
—¿Así que aún está en el edificio?
—Podría decir eso.
—Le vi en su auto de la ciudad hace media hora. —Había una
sonrisa en su voz—. Definitivamente no está en el edificio ahora mismo.
—Sí, bueno... ¿Hay algo que necesite de mí ahora mismo?
—En realidad —dijo, su voz aún más profunda, más sexy—, fui a
su oficina esta tarde porque tenía que discutir algo privado y muy
importante que nos incube, pero la perdí de alguna manera. Así que,
necesito que vaya al trabajo una hora antes mañana para poder tener
esta conversación privada e importante. ¿Puede hacer eso?
Asentí, ligeramente encendida por la forma en que había dicho la
palabra «privado».
—Señorita London —repitió—. ¿Puede hacer eso?
—Sí...
—Bueno. La veré por la mañana. —Terminó la llamada, y una copa
de vino fue empujada inmediatamente en mi mano a través de Amy.
Mierda. Mierda. Mierda...
Ella intentó hacer lo mejor para distraerme del error épico de hoy
haciéndome ver los espectáculos terribles de Netflix y dejándome estar en
su sofá por horas, pero era inútil.
Me desperté dos veces en el medio de la noche, esperando que todo
45

esto fuera algún tipo de mal sueño. Y por un momento, parecía que
realmente lo era, hasta que revisé mi teléfono y vi que el señor Leighton
me había enviado un mensaje minutos antes de la medianoche.
Página

Asunto: Mañana.

Llegue una hora antes de lo normal. No lo olvide. (Yo no lo haré.)


Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

46
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, Nueva York

No hubo email de “Lo Que Necesito Hoy” de él esta mañana, ni un


pedido de último minuto por café, novelas recién lanzadas, o el desayuno.
Mientras me dirigía a la oficina una hora más temprano como él
pidió, noté que su Jaguar no estaba en su espacio designado. De alguna
manera aliviada, tomé el ascensor a mi piso y destrabé mi oficina;
insegura de si debería empezar a organizar mis cosas por un próximo
final o no.
Lo que sea que él decidiera para traer a colación mi email, supe
que iba a tener que elegir entre tres opciones cuando respondiera. Plan
A: Negar. Negar. Negar. Plan B: Negar más. Negar más. Negar más. Plan
C: Tragarme mi orgullo, admitir que estuve mal, y esperar que no me
despida porque no he recibido una oferta de trabajo oficial de cualquier
otra parte todavía.
Tiene que ser el Plan A...
Justo mientras estaba por sentarme, el teléfono de mi escritorio
sonó y el número de su oficina apareció en la pantalla. Tomando un
profundo aliento, tomé el auricular.
—¿Sí, señor Leighton?
—Ven a mi oficia. —Colgó sin una sola palabra, dejándome
confundida.
Trabé mi cartera en mi cajón y tomé los escalones, golpeando tres
veces hasta que su familiar ¿Sí? me saludó y me hizo abrir la puerta.
47

Estaba sentado en su silla, su espalda encarándome. Al sonido de


mis tacones chasqueando contra el suelo, giró; sus profundos ojos
marrones encontrándose con los míos.
Página

Hoy su traje era uno que no había visto antes, uno gris oscuro que
complementaba perfectamente el nuevo reloj de plata en su muñeca. El

reloj que demasiado recientemente me había hecho hacer fila para


conseguirlo.
—Toma asiento. —Me señaló para que me siente frente a su
escritorio.
Me senté y él levantó su café, tomando un largo sorbo.
—Sabe, señorita London. —Enfatizó cada sílaba de mi apellido—.
Honestamente pensé que usted y yo estábamos en mejores términos,
especialmente después de nuestro trabajo juntos por todo un año. Pero
parece que estuve claramente equivocado.
Se veía como si estuviera esperando algún tipo de explicación
referida a mi email, y yo todavía no estaba segura si quería ir por el Plan
A, el B, o el C. como si pudiera sentir que estaba sopesando mis opciones,
sus labios se curvaron en una sonrisa engreída.
Traté de apartar mi mirada, incluso por un segundo, pero no pude
apartar la mirada de él en absoluto.
—¿Vas a decir algo? —preguntó—. ¿O vas a seguir sentada allí
como si no tuvieras idea de lo que estoy hablando?
—¿Esto es por lo que me fui temprano ayer? —Me decidí por el Plan
A—. Me estaba sintiendo un poquito enferma, esto es todo.
—Esto es sobre un email particularmente inapropiado donde haces
una mención sobre mí follándote.
Mis mejillas estaban en llamas y supe que él no iba a evitar esto en
lo absoluto.
—Lo siento —dije, las palabras salieron disparadas—. No tenía idea
de que accidentalmente había…
—Además esto es sobre —mencionó, cortándome mientras
levantaba su mano—, yo, posiblemente teniendo que ir a recursos
humanos y presentar una queja. Una queja de acoso sexual.
¿Qué?
Lentamente levantándose, caminó frente a su escritorio,
manteniéndome fijada en el asiento con su mirada enojada, poniéndome
tan húmeda con cada ligero lametón de sus labios.
»El acoso sexual es una ofensa muy seria aquí en Leighton
48

Publishing, señorita London. —Me miró de arriba abajo—. He despedido


gente por ofensas mucho menos indignantes, y técnicamente debería
estar haciendo lo mismo con usted justo ahora, lo cual sería más que
justo. —No me dejó meter ni una palabra—. Especialmente ya que no
Página

creo que entienda completamente por qué fue tan ofensivo lo que hizo.
—Lo entiendo... —Mi voz era un susurro.

—¿Oh, de verdad? —Levantó una ceja—. ¿Puedes imaginar si yo


accidentalmente envío un email similar a alguien sobre ti de la manera
que hiciste conmigo?
No respondí.
—Déjame poner esto en perspectiva. —Se inclinó, tan cerca que sus
rodillas estaban tocando las mías—. Si yo le envío un email
“accidentalmente”, y que diga que he querido sentar su coño en mi boca
desde que empezaste a trabajar aquí… o que he querido doblar su trasero
sobre mi escritorio y follarla hasta que me rogara que me detenga cada
vez que usaba un vestido oscuro en particular, ¿no cree que necesitaría
ser reprendido de alguna forma?
Estaba sin habla por sus palabras, y no estaba segura si estaba
simplemente dándome un ejemplo o si realmente había pensado en mí
de la manera que yo había pensado en él.
—Respóndeme, Mya. —La manera que mi nombre cayó de sus
labios me hizo tomar aire—. ¿No crees que habría un alboroto con
consecuencias serias?
—Tal vez.
—¿Tal vez? No, definitivamente. —Se ajustó su corbata—. De
hecho, habría tal alboroto que supongo el departamento de Sistemas
sería forzado a revisar todos los emails que había enviado con cualquier
aparato de la compañía ya que nada enviado a un servidor de la compañía
es realmente borrado. De hecho, probablemente tendrían que investigar
y ver si esta era una ofensa de una vez o de un patrón particularmente
interesante...
Sentí mi mandíbula caer y luché por mantener mis labios cerrados.
—Quiero decir —dijo, viéndose serio de alguna forma—.
Dependiendo de lo que encuentren, tendrán que dirigirse a mí
personalmente y evaluar los daños. Y si la persona de que estaba
hablando sobre ‘follar’ en mis emails lo quisiera, estoy seguro que podría
hacer mi vida muy miserable.
Silencio.
Recogió una carpeta de su escritorio y lentamente lo puso en mi
regazo —de algún modo encendiéndome incluso más sin siquiera
tocarme.
—Trescientos sesenta y siete emails entre tú y tu mejor amiga,
49

Amy.
¿Eso es todo?
Página

—Son solo de este mes. —Su voz estaba entrecortada—. No tuve


tiempo para leer más que algunos de ellos, pero asumo que no estaremos

viendo a ninguno más de aquellos en nuestra base de datos de Sistemas.


¿O sí?
—No. —Sacudí la cabeza.
—Bien. Hice que los borraran permanentemente. De nada. —Se
levantó y ojeó su reloj—. Aquellos archivos Roberto son necesitados antes
de nuestra reunión de la mañana con Lockwood. —Se acercó a la puerta
y la sostuvo abierta, esperando a que me vaya.
Evitando su mirada, me levanté y me dirigí al recibidor.
—Oh, y una última cosa, señorita London —mencionó, haciéndome
mirar sobre mi hombro.
—¿Sí?
—Que conste, respecto a tu email con el tema Me Pregunto Si Come
Coños... —Me miró de arriba abajo—. Sí que como coños, y si alguna vez
fuera a comer tu coño... si ese pensamiento hubiera sido lo bastante sucio
para pasar por mi mente y si ciertas circunstancias entre nosotros fueran
diferentes, no serías capaz de caminar por días después de que acabase
contigo...

50
Página

El Jefe
Michael
Manhattan, New York

Había leído cada email que saqué del departamento de información.


Cada. Uno.
Fueron fáciles de conseguir ya que aparentemente su amiga y ella
etiquetaban a todos en consideración a mí como “Reporte del
Comportamiento del Cabrón,” “Mi Jefe,” o “Este Hombre Hoy...”
Era bastante obvio que me “odiaba” y casi me arrepentí en
desquitar mi frustración sexual con ella, demandándole demasiado. Casi.
Su mente estaba tan malditamente cerca de ser tan obscena como
la mía cuando llegaba al sexo, y era ligeramente gratificante saber que la
atracción no era unilateral, incluso si había poco que pudiera hacer por
ello.
Nunca había mezclado el negocio con el placer antes, y no iba a
empezar ahora. Solo necesitaba superar ocho horas de nuestras
reuniones hoy sin pensar en lo que había visto en sus emails, sin pensar
en el hecho de que tal vez no era mezclar negocios con placer si ella se
empeñaba como el infierno en irse pronto.
Si iba a ‘permitirle’ irse pronto, eso es.
Joder...
51
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, New York

Asunto: Lo Que Necesito En Dos Horas


Los archivos Lexington. Los papeles de transferencia de la compra
de Lerner y Taylor. Tu informe de la lista principal. Las notas de la
reunión de esta tarde.
Michael Leighton
CEO de Leighton Publishing

Cerré su email y suspiré. Estaba empezando a desear que


simplemente me hubiera despedido. Desde esa reunión en su oficina hace
dos días, había sido dos veces más mandón. Dos veces más insoportable.
Había dado todo de mí para no salir de la reunión de todo el equipo
cuando a propósito me puso en aprietos y me hizo varias preguntas sobre
un libro que él sabía no había tenido la oportunidad de leer aún. Luego
otra vez cuando me reprendió frente a todos por entregar informes
incompletos que ni siquiera serían necesitados por otras cuatro semanas.
No había manera que fuera a completar cada objetivo de su más
reciente email en dos horas, así que ni siquiera iba a intentarlo. Tomé el
trabajo que ya había terminado y me dirigí a su oficina, enviándole a Amy
un email en el camino.
No me importaba si él encontraba este mensaje en el servidor de la
compañía o no.

Asunto: Jefe Horrible + Típico Comportamiento de Cabr*n + Día


Largo = Vino. ¡Inmediatamente!
Dejaré el trabajo temprano hoy. ¿Puedo pasarme y beber vino en
tu casa por la noche?
52

Tú mejor amiga,
Mya
Página

Su respuesta vino en segundos.

Asunto: Re: Jefe Horrible + Típico Comportamiento de Cabr*n


+ Día Largo = Vino. ¡Inmediatamente!
Por Supuesto.
Partiré ahora y compraré tu favorito.
Tú mejor amiga,
Amy

Al segundo que las puertas del ascensor se abrieron, me dirigí


directamente hacia su oficina y no me molesté en tocar.
Abrí la puerta y lo vi leyendo un libro en su escritorio.
—¿Puedo ayudarla con algo, señorita London? —Levantó la mirada
hacia mí.
—Aquí está mi informe de la lista principal. —Estampé una gran
carpeta de papeleo en su escritorio—. El informe Lexington, el que logré
terminar de todas formas, debería estar en tu casilla de mensajes en
minutos.
—No necesitabas venir aquí para decir eso. Solo debiste haberme
enviado un email... —Su mirada bajó a mis labios, pero luego estrechó
los ojos hacia mí—. Sabes que odio cuando la gente viene a mi oficina sin
permiso.
—Odia muchas cosas. —Me encogí de hombros—. Tal vez debería
solo aprender cómo tratar con ellas como todos los demás. Traeré mis
notas de la reunión de esta tarde aquí cuando termine, sin tocar, ya que
probablemente tendré que traerle un almuerzo tardío, y luego terminaré
oficialmente por el día.
—No. —Dio la vuelta a una página de su libro—. Sólo crees que has
terminado por el día. Necesito que te quedes hasta las ocho en punto hoy.
—No puedo —dije firmemente—. Tengo planes.
—Lo sé —replicó, bajando su novela—. Tus planes implican
quedarte aquí hasta las ocho en punto.
—Señor Leighton... —Lo miré justo a los ojos—. Con todo el respeto,
aunque no merece ninguno después de la manera que me ha tratado esta
semana, no me quedaré hoy. No tengo tiempo. Y en realidad, ¿sabe algo
más? —Golpeé la carpeta que acababa de poner en su escritorio al suelo,
enviando cientos de papeles de informes sueltos al piso—. No voy a
recoger eso, y no voy a hacer algo más hoy. Me voy a casa. Ahora.
—Señorita London... —Apretó los dientes—. No me haga…
—¿Qué? ¿Despedirme? Por favor hágalo. —Me alejé de él y corrí de
53

su oficina con la sangre hirviendo y la frustración en alto todo el tiempo.


Furiosa, fui a mi oficina y cerré de un portazo. Entré en mi portal
de planificación y envié cancelaciones de email por el resto de mis
Página

reuniones. Además, envié a Recursos Humanos un mensaje que


confirmaba que me iba temprano por “razones personales” y que si podía
solicitar tiempo libre adicional en los días que vienen.

Me aseguré que todos los emails estuvieran revisados, y luego


apagué mi computadora y cerré todas las carpetas en mi escritorio.
Mientras me deslizaba en mi abrigo, mi puerta se abrió de golpe y
Michael entró furioso en mi oficina.
—¿Va a un lado? —siseó, apretando la mandíbula—. ¿No escuchó
lo que dije cuando estábamos arriba?
—Sí. —Recogí mi bufanda—. ¿No escuchó lo que yo dije? Me. Voy.
Puede quedarse allí y amenazarme con sus miradas todo lo que quiera,
pero me voy a casa.
—Mya... —Cerró la puerta y la trabó, luego dio un paso hacia mi
escritorio—. No voy a pedirte que te quedes otra vez.
—Bien. —Me encogí de hombros—. Entonces eso hace mucho más
fácil para mí irme. —Colgué mi cartera sobre mi hombro y me dirigí hacia
la puerta de al lado, pero él sujetó mi codo y me giró rápidamente para
encararlo.
—¿Por qué estás siendo tan jodidamente difícil? —Presionó su
frente contra la mía—. De verdad necesito que te quedes aquí conmigo
hoy...
—Entonces necesito que me des una razón que valga la pena para
hacerlo.
Repentinamente sus labios se estrellaron contra los míos y sus
brazos fueron alrededor de mi cintura, sus dedos hábilmente desatando
el cinturón de mi abrigo. Manteniendo su boca contra la mía, abrió las
solapas y empujó el abrigo de mis hombros y hacia el suelo.
Mordiendo mi labio inferior, deslizó su mano por mi vestido,
lentamente arrancándome las bragas empapadas.
Me besó hasta que estuve sin aliento, suavemente empujándome
contra mi escritorio.
Dejando ir brevemente mis labios, empujó todas mis carpetas y
papeles al suelo. La línea de mi oficina empezó a sonar, e inmediatamente
tiró el teléfono al suelo, también.
Sin decir una palabra, me tomó por la cintura y me levantó,
plantándome firmemente en la cara de mi escritorio. Las mejillas
desnudas de mi trasero golpearon el metal frío y jadeé mientras captaba
la vista de su polla endurecida a través de sus pantalones.
—Extiende las piernas para mí—ordenó.
El sonido de la gente hablando fuera de mi oficina me hizo querer
saltar, pero puso las manos contra mi estómago y miró fijamente mis
ojos.
54

»No podrán escucharnos —susurró—. Haz lo que te dije que


hicieras. Ahora.
Lentamente separé las piernas y él aflojó su corbata, manteniendo
Página

su mirada entre mis muslos.

Dio un paso entre mis piernas y presionó su pulgar contra mi


inflamado clítoris, aplicando solo la presión suficiente para hacerme
gemir.
—Necesito que me prometas que no vas a gritar —dijo—. Lo
escucharán...
Asentí, incapaz de responder mientras se inclinaba y chupaba mi
clítoris en su boca.
—¿Puedes prometer eso, Mya?
—Yo... —Asentí otra vez, respirando lentamente mientras él
soplaba contra mi piel—. Sí... prometo que no… gritaré cuando me
folles...
—No me estaba refiriendo a cuando te folle. —Levantó su cabeza,
sonriendo con suficiencia—. Tengo que comer tu coño primero. —De
repente me tomó por los tobillos y me jaló más cerca al borde del
escritorio, rápidamente posicionando mis piernas sobre sus hombros.
Sin desperdiciar otro segundo, enterró su cabeza entre mis piernas
y presionó su boca en mi coño, enviando cada nervio de mi cuerpo a una
sobre marcha. Su lengua se lanzó contra mi clítoris despiadadamente y
grité cuando deslizó dos dedos gruesos dentro de mí, mientras él gruñía.
Mis manos fueron a su cabello, sujetándolo fuerte mientras le
rogaba clemencia, pero siguió torturándome con placer. Entre gemidos,
amenacé con gritar, pero él solo se rio y las caricias de su lengua se
volvieron más poderosas.
Mientras sus manos sujetaban firmemente mis piernas contra su
boca, me sentí al borde de un orgasmo, sentí mi cuerpo entero empezar
a temblar.
—Michael, yo... yo... —Luché para sacar otra palabra de mi boca.
Mi cuerpo se convulsionó contra el escritorio, forzándome a romper mi
promesa y gritando tan sonoramente que estaba segura que todos en el
piso podían escucharme.
Lo sentí presionar sus dedos contra mi boca, lo escuché ordenarme
que esté callada, pero cerré los ojos y lancé la cabeza hacia atrás
perdiendo todo el control.
No estaba segura de cuánto tiempo seguí temblando, o si algunos
de mis compañeros me escucharon, pero cuando abrí los ojos otra vez,
mis piernas todavía estaban alrededor de Michael, y él estaba mirándome
fijamente.
Pensé que iba a decir algo, encontrar una manera de romper
nuestro intenso silencio, pero simplemente removió mis piernas de sus
hombros y desabotonó sus pantalones. Mis ojos se ampliaron tanto como
55

pudieron mientras sacaba su polla, y me di cuenta que era más grueso y


más dotado de lo que había imaginado.
Página

Sonrió por mi reacción impactada, inclinando mi mentón con las


puntas de sus dedos.
—Dóblate sobre el escritorio.

Jadeé.
—¿Qué?
—Me escuchaste. —Tomó mis manos y me jaló hacia arriba. Luego
tomó mis caderas y me giró espalda arriba—. Dóblate sobre el puto
escritorio.
Lentamente y cuidadosamente, presioné mi pecho contra el metal.
Escuché el sonido de sus pantalones golpeando el suelo, el sonido
de él abriendo un condón.
Desde atrás, despacio empujó mi vestido hasta mi cintura.
Abofeteando mi trasero, lentamente deslizó su gran polla dentro de
mí, centímetro a centímetro.
Gimiendo, me esforcé para mantener mi equilibrio mientras me
ajustaba a su impresionante longitud.
Cuando estuvo completamente dentro, tomó un puñado de mi
cabello y jaló mi cabeza hacia atrás hasta que nuestros ojos se
encontraron, susurrando:
—¿Es así como te follaba en tus fantasías?
No tuve oportunidad para responder. Empujó dentro de mí
implacablemente, manteniendo una mano en mi cabello y abofeteando
mi trasero cada vez que gritaba.
Mordió mi hombro cuando decía su hombre, mientras cerraba los
ojos una vez más y me daba cuenta que él era diez veces mejor en la
realidad que en cualquier fantasía que alguna vez había preparado.
Soltó mi cabello y deslizó una mano hacia mis pechos, apretándolos
mientras susurraba:
—He querido sentir tu coño en mi polla desde que empezaste a
trabajar aquí...
Jadeé, incapaz de responder mientras mis piernas comenzaban a
temblar otra vez.
—Michael... Michael...
—Mya... Mya... —Me imitó, una ligera sonrisa en su voz.
—Yo... yo... —Me sujeté del borde del escritorio mientras
abofeteaba mi trasero de nuevo. Susurró mi nombre mientras los
temblores seguían construyéndose dentro de mí, y lo escuché decir:
—Espera por mí. —Pero ya estaba allí.
Mi coño latió de placer y otro orgasmo arrasó por mi cuerpo,
dejándome floja y jadeante contra el escritorio. Dejándome preguntando
cuánto tiempo me había follado.
56

Sosteniéndome firme, encontró su propia liberación segundos más


tarde, y luché para respirar.
Página

Los dos permanecimos enredados, y besó la parte de atrás de mi


cuello.
—¿Estás bien? —preguntó suavemente.

Asentí.
—¿Puedo dejarte ir ahora?
—No.
Soltó una risa baja y me sostuvo contra él por más tiempo,
esperando hasta que le diera el permiso para dejarme ir. Besando la parte
de atrás de mi cuello una vez más, lentamente salió de mí y lanzó el
condón en la basura. Luego envolvió sus brazos a mí alrededor y me giró
por lo que me sostuve contra el escritorio.
Como si pudiera decir que era incapaz de funcionar completamente
por mi cuenta, reajustó mi vestido y me ayudó a ponerme el abrigo. Luego
corrió sus dedos por mi cabello y me miró antes de recoger mis tacones
y ayudarme a deslizarme en ellos.
—Deberías llamar a tu chofer ahora —dijo suavemente, recogiendo
el teléfono de escritorio del piso y pasándomelo—. Te acompañaré abajo.
Asentí y llamé a mi chofer, mirando a Michael ponerse sus
pantalones y ajustando su corbata.
Sus ojos nunca dejaron los míos, y tan pronto mi chofer dijo:
—Estaré abajo en cinco. —Colgué.
Michael me pasó mi cartera y me tambaleé en mis tacones mientras
trataba de caminar, ganándome una sonrisa cómplice y sexy de él. Me
jaló contra su costado y agradecidamente me acompañó hacia los
ascensores de carga para que nadie nos viera.
Evité mirarlo mientras tomamos el ascensor. Estaba en completo y
total shock ya que realmente lo había follado, que el hombre destacado
en todas mis fantasías había sido puesto en vergüenza por el real.
Cuando salimos juntos, estuve inmediatamente confundida de por
qué el cielo se había oscurecido tan rápidamente.
Michael me acompañó justo hasta la limusina y abrió la puerta
trasera, esperando a que me metiera. Se veía como si esperara que yo
diera algo, pero por cualquier razón, solo podía pensar en una cosa.
—Gracias por ser tan comprensivo, señor Leighton —dije, sin
querer darle al chofer algún tipo de impresión sobre que demonios había
pasado entre nosotros.
—¿Por entender qué, señorita London?
—Que no iba a quedarme hasta las ocho en punto hoy. Estoy
contenta que pudiéramos llegar a ese acuerdo.
Una lenta sonrisa se extendió por su rostro y miró su reloj.
—Creo que está extremadamente mal informada ahora, señorita
57

London. Son las nueve en punto. —Tomó una última mirada hacia mí y
cerró la puerta—. La veo el lunes.
Página

Los Emails
Mya
Asunto: Dormí con él.
Como que de verdad dormí con él...
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Dormí con él.


“¿De verdad” dormiste con quién? ¿Con el chico de la cita a ciegas?
*¿Y por qué estás hablándome con una nueva cuenta de Gmail?
Tú mejor amiga,
Amy

Asunto: Re: Re: Dormí con él.


Mi jefe...
*Historia súper larga.
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Re: Re: Dormí con él.


¿Qué MIERDA? ¿Estás JODIDAMENTE LOCA, MYA?
¿¿¿Qué demonios está mal contigo???
(¿Cómo fue, sin embargo...? :) )
*Me gustan las historias súper largas.
Tú mejor amiga,
Amy
58

Asunto: Re: Re: Re: Re: Dormí con él.


Página

Fue el mejor sexo que he tenido alguna vez en mi vida.

No creo ser capaz alguna vez de dejar de reproducirlo en mi mente.


Y no creo que pueda regresar a trabajar el lunes y mirarlo con rostro serio
después de esto...
Estaré en tu casa a las cinco.
Tú mejor amiga,
Mya

59
Página

El Jefe
Michael
Manhattan, Nueva York

Mi fin de semana pasó en un borrón, enfatizado por reproducciones


mentales follando a Mya en su oficina. Honestamente, nunca había
pensado en la misma mujer después de haber tenido sexo, pero cuanto
más intentaba no pensar en Mya, más imágenes de ella retorciéndose
contra mis labios venían a mi mente. Más imágenes de ella inclinada
sobre el escritorio y diciendo mi nombre invadían cada pensamiento.
No solo eso, sino que hoy no había oído de ella. No había contestado
mi mail de "Lo que necesito hoy" con su usual "Bien", y ya estaba
retrasada por más de dos horas. Creí que estaba intentando usar la
mierda de "Me quedé hasta tarde el viernes así que llegaré tarde el lunes",
por lo que decidí no pensar en eso.
Intenté distraerme lo mejor que pude hasta nuestra reunión de las
dos, porque ella sabía que lo mejor no era perder un día de trabajo por el
próximo mes desde que era temporada de adquisición.
Mientras estaba leyendo la pila más reciente de acuerdos de libros
aprobados, llegó un suave golpe a mi puerta.
—¿Sí? —Aparté mis papeles, esperando ver a Mya, pero solo era
Brad y un camarero.
—Buenos días —dijo Brad mientras se acercaba a mi escritorio—.
Quería venir más temprano e invitarlos a Mya y a ti a un almuerzo tardío
si no es molestia.
—No me molesta —mentí, diciéndole al camarero que pusiera la
comida en mi escritorio.
60

—¿Fin de semana salvaje? —preguntó Brad.


—No. ¿Qué te hace preguntar eso?
Página

—Te ves tenso, como si no hubieras dormido en días o estuvieras


estresado por algo. O tal vez es... —Se detuvo, soltando un suspiro

exasperado—. ¿Estás por decirme una historia para los tabloides? —


Sacudió la cabeza—. Ibas tan bien, Michael. Tan bien...
—No. —Rodeé los ojos—. Y no estoy tenso. Si quieres saber, no
dormí bien anoche y aún tengo que atravesar una sesión de tres horas
contigo y Mya que comienza en cualquier momento.
—Hablando de Mya... —comenzó a decir, pero lo interrumpí.
—Es alérgica al ajo —le dije al camaro, levantando la canasta de
pan que había colocado—. ¿Puedes reemplazarlo con pan de trigo?
—Sí, señor.
—Y esto. —Le señalé la botella de jarabe de caramelo que había
traído—. Pensará que es avellana y tendrá un ataque de tos si toma un
sorbo. Tómalo y trae jarabe de chocolate en su lugar.
—Sí, señor. —Recogió los ofensivos objetos y se dirigió a la puerta—
. Vuelvo enseguida.
Brad alzó sus cejas, viéndose completamente confundido.
—¿Siempre haz memorizado las preferencias de comida de tu
asistente?
—Solo de las que duran más de un año.
—Ah. —Se rio—. Bueno, como estaba diciendo, Apple y Microsoft
llamaron para decirme que aún no has regresado sus llamadas sobre su
referencia, así que realmente necesitas hacerlo en algún momento de esta
semana. Planeas darle una buena recomendación, ¿verdad?
Mi teléfono sonó antes de que pudiera abordar esa pregunta.
—¿Sí? —respondí.
—Buenos días, Sr. Leighton —dijo una voz suave—. Soy Shelby de
Recursos Humanos. Lamento estar notificándole tan tarde, su asistente
ejecutiva llamó más temprano y presentó un aviso por una semana de
licencia por enfermedad.
—¿Una semana?
—Sí, señor. ¿Quiere que cubra su espacio con un empleado
eventual durante este tiempo?
—No, gracias. —Colgué y me recliné en mi silla. Mya nunca usó la
61

licencia por enfermedad, incluso cuando estaba enferma de verdad.


Había venido a incontables reuniones tosiendo y estornudando cuando
probablemente debería haberse quedado en casa, así que no estaba
Página

seguro de si estaba usando nuestra reciente cita como ventaja, o si de


alguna manera se había enfermado mortalmente en cuestión de cuarenta
y ocho horas.

—¿Michael? —Brad intentó llamar mi atención—. ¿Michael?


Lo ignoré, sacando mi teléfono y enviándole un email a Mya.

Asunto: Licencia por enfermedad.


Será mejor que tengas una maldita nota del doctor...
Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

Su respuesta fue inmediata.

Asunto: Re: Licencia por enfermedad.


¿Y si no la tengo?
Mya London
Asistente Ejecutiva del CEO de Leighton Publishing

Asunto: Re: Re: Licencia por enfermedad.


Si no la tienes, te sugiero que llames a RR.HH. ahora mismo y
anules tu “licencia por enfermedad” desde que sé que es falsa. Luego te
sugiero que aparezcas mágicamente en mi oficina en la próxima hora así
podemos prepararnos para la ronda de adquisiciones de autores de la
semana que viene.
Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

Asunto: Re: Re: Re: Licencia por enfermedad.


Oh, es verdad. La semana que viene es muy importante...
Probablemente también estaré enferma la semana que vine.
62

(Probablemente seguiré ”recuperándome” de algo.)


Tal vez si me voy por un tiempo verás lo difícil que en verdad es mi
trabajo. Tal vez entonces me apreciarás más.
Página

Mya London

Asistente Ejecutiva del CEO de Leighton Publishing

Asunto: Re: Re: Re: Re: Licencia por enfermedad.


No estarás “probablemente enferma” la semana que viene.
Traerás tu trasero a trabajar.
(No lleva dos semanas recuperarse de ser propiamente follada.)
Te apreciaría mucho más si vinieras a trabajar hoy...
Michael Leighton
CEO, Leighton Publishing

Cerré mi bandeja de entrada, sin esperar su respuesta. Levanté la


vista y noté a Brad mirándome como si hubiera visto un fantasma.
—¿Qué? —dije.
—Follaste a Mya, ¿verdad?
—¿Disculpa?
—Me oíste. —No se retrajo—. Dormiste con ella… dormiste con ella
y es por eso que no has llamado a esas compañías. Es exactamente por
eso que no quieres que se vaya.
—No es por eso que no quiero que se vaya.
—¿Entonces estás admitiendo la parte de follarla?
—No —dije, negándolo y pasando incontables minutos intentando
calmarlo. Sabía que tendría un paro cardíaco si sabía la verdad.
Cuando me aseguré de que estaba convencido, saqué las carpetas
para la reunión de hoy para que los dos pudiéramos ocuparnos de esto
solos.
Mientras comenzaba a organizar sus propias carpetas, abrí una
nueva pestaña en mi buscador y busqué una florería local para poder
ordenar unas flores que digan “mejórate” para Mya, así podría enviarle
una nota más directa de “trae tu trasero a trabajar”.
63

Escogí un ramo de lirios de siete capas, ya que una vez había


mencionado amarlas en una reunión de novela, y estaba a mitad de
camino de la pantalla de compra cuando me detuve.
Página

¿Qué diablos estoy haciendo?


Cerré la pantalla y agarré mi bolígrafo.

Definitivamente podía sobrevivir a una semana sin su ayuda si


quería seguir con juegos. Estaba bastante seguro de que podía hacer su
trabajo incluso mejor que ella.
No podía ser tan difícil.

64
Página

El Jefe
Michael
Manhattan, New York

Una semana de “baja por enfermedad” después...

Asunto: Mi Jefe...
Todavía no puedo creer que follé a mi jefe la semana pasada...
¿Crees que se volvería loco si no voy por enferma por una segunda
semana?
Tu mejor amiga,
Mya
PS: ¿Es triste que desesperadamente quiera follarlo otra vez?

Asunto: Re: Mi Jefe...


Todavía no puedo creer que no hayas aprendido a revisar dos veces
a quién le estás enviando estos emails...
Sí, “él” se pondría bastante furioso si no volvieras por enfermedad
por una segunda semana.
Tu jefe,
Michael
65

PS: No es para nada triste, considerando que él quiere follarte otra


vez también.
Página

Di enviar a mi correo y aparté mi teléfono. No había aparecido al


trabajo esta mañana, sin dar aviso a Recursos Humanos en absoluto,

pero no me atrevería a archivar una crítica o siquiera tanto como


regañarla verbalmente. Casi había enloquecido por la pasada semana al
intentar hacer todo lo que ella hacía normalmente para mí, y estaba
empezando a preguntarme si de verdad era un jefe tan terrible como ella
decía.
Incluso en este momento, mientras estaba sentado en la mesa
frente a una autora que estábamos intentando adquirir, estaba a
segundos de decir: ¿Sabes qué? No siento como si perteneciera aquí ahora,
y pedirle que reprogramara. Estaba muy tentado de manejar a casa de
Mya para abordar esa última nota de “PD” en su email.
Además, me estaba arrepintiendo de mantener esta reunión
después de la cena en lugar de en mi oficina. De hecho, la única razón
de que hubiera programado una reservación en este restaurante de cinco
estrellas, era porque hace tres meses había escuchado a Mya decirle a
alguien que deseaba poder permitirse cenar aquí algún día. Por supuesto,
negaría ese hecho si alguna vez preguntaba, pero ya que ella ni siquiera
estaba aquí esta noche, no veía un punto de estar aquí tampoco.
—Así que... —La autora frente a mí, una linda rubia a la mitad de
los treinta se aclaró la garganta—. Si firmo con Leighton Publishing, voy
a necesitar algunas promesas de ustedes.
—¿Qué tipo de promesas, señorita Sutherland?
—Bueno, necesitaré que promuevan mi libro.
—Promovemos todos los libros.
—Bueno, lo sé. Es por eso que su reputación es tan genial, pero
esa es solamente el nivel básico de promoción. Quiero que me prometan
un acuerdo para una película dentro de dos años, seis cifras adelantadas
para cada libro futuro que escriba, y quiero una gira mundial en las
mejores tiendas de libros.
—Este es su libro debut...
—Lo sé. Y podría completamente auto publicar esta cosa en
Amazon y tenerlo publicado en cinco segundos. Aun así, aquí estoy,
tomando un riesgo con ustedes y ofreciéndoles el próximo aplastante
éxito de ventas del New York Times en bandeja de plata.
Rodé los ojos y tomé un gran sorbo de vino. Comencé a cambiar de
tema, pero ella empezó a hablar sobre qué actores y actrices preferiría
para leer sus audiolibros, los cuales “mejor” le prometimos, así que
66

fácilmente apagué su voz.


Esta era usualmente la parte donde Mya entraría y les diría a los
autores que tengan expectativas realistas, la parte donde mi frágil hilo de
Página

paciencia usada era más delgado y tendría que disculparme para buscar
más café. Sin ella aquí, estaba a minutos de romperme y decirle a esta
mujer que cerrara la jodida boca y que lo olvide.

—¿Sabes a qué me refiero? —La voz de la señorita Sutherland


interrumpió mis pensamientos—. ¿No odias cuando Hollywood cambia
los libros a películas, pero cuando se desnudan son las mejores partes?
Honestamente no puedo firmar un acuerdo con ustedes a menos que
prometan que eso no me pasará a mí.
—Señorita Sutherland... —Traté de mantener el fastidio fuera de mi
voz—. Las oportunidades de que Hollywood tome su libro debut, el cual
es un maldito libro de cocina lleno con recetas de bagres, es tan
jodidamente baja que…
—Lamento llegar tarde. —El sonido de la voz de Mya me detuvo de
decir otra palabra. Vestida con un vestido de cóctel corto y negro
exponiendo sus largas piernas, se veía absolutamente deslumbrante. Sus
labios estaban pintados de un brillante y atractivo rojo, y su cabello
estaba apilado a lo alto de su cabeza en una linda bola de rizos flojos.
Se acercó a la señorita Sutherland y la saludó de mano, y luego me
articuló “Detente” mientras se sentaba.
—Creo que lo que el señor Leighton está tratando de decir… —Mya
encaró a la señorita Sutherland—… es que deberíamos enfocarnos en
hacer todo lo que podamos en el ámbito de la cocina para este libro. Luego
discutiremos ideas para su siguiente colección de recetas para que
aseguremos su catálogo futuro con nosotros tan fuerte como pueda ser.
La miré fijamente y permanecí en silencio por el resto de la reunión,
apreciando cuán suavemente manejaba el resto de la conversación.
Al momento que terminamos, la señorita Sutherland estaba
firmando el contrato y deseándonos a ambos lo mejor. Cuando nos
levantamos para irnos del restaurante, presioné la mano contra la parte
baja de la espalda de Mya y noté cómo intentó no reaccionar.
Al segundo que la señorita Sutherland fue engullida en su taxi, Mya
levantó la mirada hacia mí.
—De nada. —Sonrió con suficiencia.
—Gracias. Lo aprecio —dije, mirándola de arriba abajo una vez
más—. Te ves bastante bien para haber estado ‘enferma’ por una semana.
No respondió. Simplemente se quedó mirándome, y tomó cada onza
de control para no tomar su mano y jalarla hacia mi vehículo por la
noche.
—¿Planeas venir al trabajo mañana o vas a mantenerme en
67

suspenso?
—Todavía no estoy segura. Depende de cómo me sienta cuando me
Página

despierte, o de si quiero que veas incluso más lo que me haces pasar, lo


difícil que hacer todo por ti mismo. —Sostuvo una mano en alto para la

limusina y se estacionó en frente—. Pero debo decirlo, estoy feliz de que


finalmente me dijeras aquella preciosa palabra referente a mi trabajo.
—¿Qué palabra?
—Gracias.
No dije nada. Solo miré mientras su chofer abría la puerta de atrás
y la señaló para entrar.
Me deslicé a su lado antes de que él pudiera cerrar la puerta.
—¿Pero qué…? —Abrochó su cinturón—. ¿Qué estás haciendo?
—Chofer, suba el cristal de privacidad por favor. —Esperé a que el
chofer dividiera el coche—. Mya London, ¿realmente piensas que por
haber follado no te despediré?
—Michael Leighton —dijo, imitándome—. Sé que no me despedirás
y no tiene nada que ver con el hecho de dormir juntos.
—No hemos ‘dormido juntos’, hemos follado.
—Bien. —Bajó la voz—. Follado. Pero sé que no te atreverás a
despedirme.
—¿Te gustaría apostar?
—No con un hombre que sabe que soy la mejor maldita asistente
que jamás ha tenido.
Sonreí, incapaz de elaborar un contra argumento por eso. Antes de
poder devolver el disparo, la voz del chofer llegó por el intercomunicador.
—Señorita London, ¿todavía va al AMC en Times Square?
—Sí, Archer. Gracias.
Corté el botón del parlante.
—¿Qué hay en el AMC en Times Square?
—Tengo una cita con un completo y total caballero. —Apartó la
mirada de mí, como si estuviera de alguna forma avergonzada—. Estaba
arreglada hace semanas. No quería ser ruda y cancelarlo en el último
minuto.
—¿Cuál es su nombre?
68

—No es de tu interés. —Giró para mirarme otra vez—. Y a menos


de que quieras ser la tercera rueda, ¿vas a hacer que Archer te lleve de
vuelta a tu Jaguar mientras nosotros estamos en la película? Vamos a
Página

necesitar la limusina para ir a cenar más tarde, y sin ofender, pero no


eres buena compañía para cenar.
—¿Cuál es su nombre? —repetí.

—Taylor —respondió—. ¿Te gustaría saber dónde trabaja y cuantos


años tiene, también?
—Me gustaría. Dime.
—Es analista para estudios ABC, y tiene veintisiete. ¿Feliz?
—Es demasiado joven para ti —dije—. Y en esa edad no tiene algún
rango de verdad en esa compañía. Pues hacerlo mejor que eso.
—¿Te refieres a ti mismo?
—No, yo soy el mejor —dije—. Pero puedes al menos hacerlo mejor
hasta darte cuenta de eso.
Estrechó los ojos hacia mí, pero no dijo nada más.
»Y si este es el chico del email con el tema referido: ‘Ha Pasado Una
Semana Y Todavía No Ha Llamado O Escrito Un Mensaje En Absoluto’,
entonces probablemente ya sabes que tengo razón. Ningún hombre en
sus cabales esperaría una semana para llamarte, al menos que sea tu
jefe, claro está.
Sus mejillas se volvieron brillantemente rojas y su mandíbula cayó.
—Aquí estamos, señorita London —dijo su chofer, estacionando
frente al teatro.
Mya desabrochó su cinturón y esperó a que abriera la puerta.
Caminé hacia adelante y sostuve la puerta del teatro para ella,
siguiéndola mientras caminaba hacia la esquina de boletos.
—Solo recogeré dos boletos —me dijo—. De verdad no vas a
seguirnos al teatro, ¿cierto?
—No, pero esperaré hasta que de verdad él aparezca si no te
importa.
—Sí me importa.
—Vaya mierda.
—Bien. —Recogió los boletos del vendedor y la seguí hasta un sillón
de los salones privados del teatro. Sacó su teléfono de su cartera y sonrió
a la pantalla—. Dice que está en el tráfico, pero estará aquí en veinte
minutos. Me aseguraré de contarte todo sobre nuestra noche mañana en
el trabajo ya que estás tan preocupado.
69

—No estoy para nada preocupado, pero gracias por confirmar que
irás al trabajo mañana.
Página

—¿No estás preocupado de que él vaya a compararte?

—Hemos discutido esto. Nadie se compara a mí. —Sonreí—. Y lo


sabes. Además, sabes que no tienes deseos de follarlo esta noche porque
estoy dispuesto a apostar que todavía estás pensando en follarme a mí.
Esta es o una cita sin sentido la cual estás demasiado temerosa de
cancelar, un ardid para ponerme celoso, o ambos.
Se sonrojó y bajó la mirada a su teléfono.
Quince minutos pasaron y no levantó la mirada otra vez.
Simplemente refrescaba la pantalla de su teléfono una y otra vez.
Miré mi reloj. La sesión estaba programada para empezar en diez
minutos y su cita no se presentaba.
Su teléfono vibró de repente en su regazo y sonrió, tocando la
pantalla. Lo sostuvo en alto en su cara, su sonrisa desvaneciéndose por
segundos.
Escribió algunas palabras, y luego me miró.
—Dijo que algo se presentó así que... bien. Puedes empezar y
hacerme sentir como mierda ahora. Lo he extrañado del trabajo, así que
ahora puedes aplicarlo a mi vida personal supongo.
—¿De qué estás hablando?
—Sabes, decirme cuán estúpida fui por invitar a un chico que
previamente me plantó dos veces, en lugar de permitirle pedirme salir. Y
luego puedes decirme cuán estúpida fui por desperdiciar mi tiempo
vistiéndome, tratando lo mejor para ponerte celoso…
La corté con un beso, suavemente mordiendo su labio inferior
hasta que gimió. Hasta que dejó de hablar y se entregó.
—Vámonos.

70
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, Nueva York

Me senté quieta en el asiento de pasajero del Jaguar de Michael


mientras conducía, todavía en shock de que hubiera demandado pasar
el resto de la noche conmigo. Le había pedido al conductor que nos lleve
de regreso al restaurante para recuperar su auto, para asegurarse de que
tuviéramos completa privacidad por el resto de la noche.
No estaba segura del por qué, pero cuando me miró en un
semáforo, no pude evitar pensar que una parte de esto se sentía correcto.
Que cuando no estaba siendo mi jefe, incluso por un segundo, era más
que agradable.
—Será bastante difícil conseguir una reservación a esta hora en la
ciudad de Nueva York —dije, rompiendo el silencio finalmente.
—No necesitamos reservación a donde vamos.
—Tomaré tu palabra en esto, pero para que conste, necesito
disculparme de antemano.
—¿Por qué?
—Porque como estás asumiendo que me gustará a donde vamos,
en vez de ser un caballero y preguntarme —dije—, soy bastante
quisquillosa con la comida y alérgica a un montón de cosas.
—Estoy al tanto. —Giró a la derecha en la luz—. No te gusta la
comida de mar, solo comes pollo si está preparado de cierta manera, eres
intolerante a la lactosa y aun así comes ciertos tipos de queso, y si
quisieras, podría analizar una lista entera de tonterías al azar que
71

parecen hacerte mal por alguna razón. —Me miró—. ¿Te gustaría que lo
hiciera?
Negué, anonadada.
Página

—Bien —dijo—. No pregunté porque no tengo que hacerlo, porque


contrario a lo que puedas pensar de mí, te presto atención. ¿Me darás la

oportunidad de ser amable o pasarás la noche actuando como si


estuviéramos en la oficina?
—Te daré una oportunidad…
—Bien. —Puso su mano en mi muslo expuesto—. Porque he estado
intentando muy duro no follarte desde que apareciste en la cena esta
noche, así que en el segundo que quieras que deje de intentarlo, por favor
no dudes en hacérmelo saber.
Me ruboricé y me recliné en el asiento, permaneciendo callada el
resto del camino mientras conducíamos por las calles bordeadas de nieve.
Treinta minutos después, estacionó en el giró de un rascacielos. El
valet se acercó a su auto y caminó a mi lado para abrirme la puerta.
Presionó su mano en la parte baja de mi espalda, y mientras el
portero abría la puerta para nosotros, bajó la mirada hacia mí y susurró:
—¿De verdad usaste ese vestido para ponerme celoso?
—Depende. ¿Funcionó?
—Mucho. —Me guio por el corto tramo de escalones hacia un
elevador de cristal que enfrentaba las brillantes luces de Manhattan.
Hicimos todo el camino hasta el último piso, y al segundo en que
las puertas se abrieron, un mesero nos recibió y nos indicó que lo
siguiéramos a una habitación privada.
Una chimenea ardía cálidamente en una esquina, y solo había una
mesa en el centro que enfrentaba el suelo con los ventanales.
El mesero sonrió y tomó nuestra orden del vino antes de
desaparecer.
—¿Este lugar normalmente es preparado para cenas privadas? —
pregunté.
—Para nada. —Me miró—. Pero no creo que a ninguno de los dos
le gustaría ser vistos juntos ahora, considerando nuestra relación.
—Sí, no quisiera que la gente piense que dormí con el “Jefe
Travieso” o el CEO de los tabloides para conseguir mi trabajo.
—Tampoco yo. —Se veía entretenido—. ¿Cuándo volverás a
trabajar en verdad?
72

—¿Te refieres a cuándo consigues follarme de nuevo?


—No, voy a follarte esta noche —dijo—. De verdad, ¿cuándo
volverás al trabajo?
Página

—Una vez que admitas que me necesitas mucho más de lo que


crees, y una vez que te disculpes por ser tan rudo conmigo durante el
último año que he trabajado para ti.
—¿Y si no lo hago?
—Bueno, dejando a un lado el increíble sexo, tengo tres semanas
más de licencia por enfermedad y unos muy generosos días de vacaciones
de los que puedo hacer uso. De hecho…
—Te necesito y lo lamento. —Sus palabras salieron
atropelladamente—. Y de verdad necesito que regreses para ayudarme,
hasta que “renuncies”, claro está…
Sabía que quería que dijera que no renunciaría, que al menos
consideraría quedarme, pero una linda cita y sexo caliente de oficina o
no, dejaré Leighton Publishing al segundo que recibiera una propuesta
de trabajo que valga la pena.
Por suerte, el mesero regresó antes de que pudiera decir algo, y los
dos ordenamos lo mismo. Pasta con pollo y queso suizo.
Para mi sorpresa, Michael llevó nuestra conversación de la cena
lejos del trabajo y el sexo. Por horas hablamos de todo lo que teníamos
en común, lo cual, por alguna razón, era mucho más de lo que pensé.
Y aunque se estaba comportando como un completo caballero,
cada vez que nuestros ojos se encontraban, era seguro que estaba a
segundos de sugerir que lo dejaría follarme de una vez.
A las tres de la mañana, el mesero nos dijo que no podía mantener
el lugar abierto un segundo más, así que Michael me ayudó con mi abrigo
y nos aventuramos a la ciudad. Me sostuvo contra su costado mientras
la nieve caía sobre nosotros, y caminamos todo el camino hasta la pista
de patinaje en Rockefeller Plaza.
Agarré el barandal y por varios minutos observamos a las parejas
y familias intentando mantener el equilibrio sobre el hielo.
—¿Puedo preguntarte algo personal? —Miré a Michael.
—Sí.
—¿Alguna de esas historias en los tabloides el año pasado fue
verdad?
—Algunas de ellas.
73

—Oh. —Fruncí el ceño—. ¿De verdad?


—¿Qué me estás preguntando realmente, Mya?
Página

—¿Hay alguna razón por la que no has estado involucrado en una


por un tiempo?

—Sí… Porque no he hecho nada de lo que solía hacer por un largo


tiempo. —Arrastró su dedo contra mis labios—. Le prometí a mi asesor
que reduciría mis "actividades" por el bien de la empresa volviéndose
pública en el futuro. —Hizo una pausa—. También resulta que
accidentalmente contraté a una cautivadora y sexy distracción
trabajando en el piso de abajo.
—En otras palabras, dormiste con tus fanáticas habituales en
privado.
—Lo intenté —admitió—, pero honestamente estaba demasiado
atraído por alguien más para desperdiciar mi tiempo en otras personas.
—No te creo. —Me ruboricé—. No hay manera en que no hayas
dormido con nadie desde que comencé a trabajar para ti.
—Deberías, y no lo he hecho. —Corrió sus dedos por su cabello—.
No tengo razón para mentirte. Incluso intenté deshacerme de ti cuando
apenas comenzaste dado que eras una distracción, pero claramente eso
no funcionó.
—¿Eras malo conmigo a propósito al principio para hacer que
renuncie?
Sonrió, confirmándolo en silencio.
—Eso es tan… —No podía creer que pudiera verse tan sincero
mientras decía eso—. Es tan jodido.
—Lo fue.
—No, lo es. —Lo miré a los ojos—. Aún actúas como si estuvieras
intentando que renuncie.
—Firma la extensión y seré mucho más amable.
—¿Qué tal si primero me tratas mejor y consideraré pensar en ello?
—¿Qué tal ambas? —Gentilmente me empujó contra el barandal—
. En verdad no he sido "malo" contigo en los últimos seis meses.
¿Demandante? Sí. ¿Ligeramente irrazonable con la planificación y
molesto contigo por negarte a firmar mi contrato? Tal vez.
—Definitivamente.
—Está bien —dijo—. Pero no he sido "malo" contigo.
—¿Sólo has hecho lo mejor para mantenerme fuera de tu vista y
74

lejos de ti, porque estabas pensando en tenerme tanto como estaba


pensando en tenerte?
Página

—Exacto. —Una sonrisa cruzó su rostro—. Solo estaba


protegiéndome.

Solté una carcajada, sintiendo sus labios en los míos a los


segundos, sintiendo sus brazos rodear mi cintura y acercarme.
—¿Puedo llevarte a casa y follarte ahora? —susurró contra mi
boca—. ¿O necesitamos hacer algo más para que veas que en verdad me
gustas?
—Podemos… —Me sonrojé ante sus últimas cuatro palabras—.
Podemos hacer lo primero que dijiste.
***
Michael abrió la puerta de su generoso penthouse, llevándome
dentro de su habitación con vista a la ciudad. Al segundo en que cerró la
puerta detrás de nosotros, sus labios estaban en los míos y sus brazos
alrededor de mi cintura.
—No puedo quedarme contigo esta noche —susurré—. Tengo que
irme en una hora.
—¿Una hora? —Bajó la cremallera al costado de mi vestido—. ¿Qué
te hace pensar que terminaré contigo en una hora?
—Nada, pero mi jefe está bastante obsesionado con que esté a
tiempo en mi trabajo, y ya son las cinco de la mañana. Si estoy más de
un minuto tarde, me enviará un email y actuará como si fuera el fin del
mundo.
Se rio fuerte y arrancó mis bragas.
—Creo que estará más que dispuesto a hacer una excepción en este
caso.
Moví mis manos a su pantalón, tirando de su cremallera.
—No estoy tan segura de eso. Puede ser bastante idiota a veces.
—¿En serio? —Sus pantalones golpearon el suelo y me besó más
duro, atrapando mi labio inferior entre sus dientes. Bajó mi vestido por
mis hombros, y luego me empujó a la cama.
—Muy en serio. —Sonreí mientras trepaba a la cama junto a mí,
mientras metía uno de mis pezones a su boca—. Estaría muy sorprendida
si llegara tarde al trabajo hoy.
—Lo hará. —Agarró mis manos y me giró encima de él. Se puso un
condón y lentamente me posicionó sobre su endurecida polla,
75

ordenándome en silencio que bajara sobre esta.


Me tomé mi tiempo, llenándome con él poco a poco, y cuando
estuvo completamente dentro de mí, entrelacé mis manos con las suyas
Página

y me mecí contra él.

—Mierda… —suspiró mientras intentaba acelerar mi ritmo,


mientras él agarraba mis caderas y me obligaba a desacelerar.
Liberando su mano derecha de la mía, acercó mi cabeza y cubrió
mi boca con la de él, besándome hasta que estuve casi sin aliento.
Presionó sus dedos más profundo en mi piel, controlando el
movimiento de mis caderas. Susurró mi nombre contra mis labios, y mis
músculos se tensaron mientras sentía su polla palpitar dentro de mí.
—Mierda, Mya… —Me sostuvo firmemente mientras se corría, y
sentí ondas familiares de placer atravesarme al mismo tiempo.
Jadeando sin control, mi cuerpo entero se aflojó y colapsó contra
su pecho.
Cerré mis ojos, esperando que me dejara recuperar el aliento, pero
rápidamente me alejó y me volteó sobre mi estómago.
Confundida, pero demasiado cansada para preguntar qué estaba
haciendo, mantuve mis ojos cerrados y gruñí. Lo siguiente que sentí fue
su boca contra mi espalda, dejando besos ligeros en un suave camino por
mi columna. Hasta mis nalgas.
Ambas.
—Ahí —dijo, golpeando mi trasero y volteándome—. Ahora puedes
decir oficialmente que he besado tu trasero.
Soltamos una incontrolable carcajada, y acomodó una almohada
bajo mi cabeza.
—¿Estás bien? —preguntó—. ¿Necesitas algo?
—Agua… Y un gran recorrido por tu apartamento más tarde.
—Bien. Definitivamente podemos hacer eso. —Besó mi frente y se
fue.
Me quejé mientras intentaba estirar mis piernas y me las arreglé
para girar sobre mi costado. Miré alrededor de la habitación por mi bolso,
ubicando mi teléfono destellando la luz azul de un nuevo mail desde el
bolsillo. Pensando que era Amy con una emergencia, aparté las sábanas
y salí de la cama.

Asunto: Lo que necesito hoy.


76

Tú en mi oficina para una reunión a las diez.


Michael Leighton
Página

CEO, Leighton Publishing

¡Qué demonios!
Me volteé de inmediato, encontrándome de frente con Michael.
—¿En verdad esperas que sea capaz de llegar al trabajo y tenga
reunión contigo a las diez hoy?
—Sí. —Me empujó hacia la cama—. Tengo algunas fantasías
propias que me gustaría que cumplamos en mi oficina…

77
Página

Los Emails
Mya
Asunto: Reporte de Sin comportamiento De Pendejo #15
(Acostúmbrate A Esta Nueva Cuenta De Gmail)
Me trajo flores hoy. Lilas blancas y frescas de mi florista favorita.
(Una florista de la que no recuerdo alguna vez haberle dicho...)
Pero entonces me pidió que firmara esa renovación otra vez.
¿Tal vez no es tan de malo después de todo? ¿O esto es el sexo
hablando?
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Reporte de Sin comportamiento De Pendejo #15


(Acostúmbrate A Esta Nueva Cuenta De Gmail)
Es. Solo. El. Sexo. Hablando.
¡Por favor!
(Pero admitiré que el que te envíe flores y buscar tu café cada
mañana es un lindo y necesario cambio... Todavía es el sexo hablando
sin embargo. :) )
Tú mejor amiga,
Amy
78

Asunto: Apple Acaba de Rechazarme...


Página

Apple acaba de llamarme y dijo que no podrán ofrecerme un empleo


basado en las “amplias conversaciones con mi referencia.” ¿Crees que
Brad dijo algo negativo sobre mí? :(
PD: Google acaba de llamarme y dijo la misma cosa...
Tú mejor amiga,
Mya

Asunto: Re: Apple Acaba de Rechazarme...


Lo lamento tanto, Mya. Estoy segura que solo significa que vas a
llegar a trabajar en una de las otras compañías y será mucho mejor
adecuado para ti.
Dudo extremadamente que Brad dijera algo negativo sobre ti, no
obstante. Te ha querido desde tu primera entrevista y prácticamente
piensa que eres la razón de que el señor Leighton se haya vuelto un
ejecutivo mejor. ¿Por qué no le preguntas lo que dijo?
Tú mejor amiga,
Amy
PD: Bueno, ¡ya no usaremos más Google! ¡Lo cambiaré a Bing en
este mismo momento!

Asunto: Re: Re: Apple Acaba de Rechazarme...


Llamé a Brad en mi descanso para almorzar. Dijo que no tuvo nada
más que elogios para mí cuando Apple y Google llamaron. Luego dijo que
Michael fue la última persona con quien hablaron todas las compañías.
No puedo creer que tratara de sabotearme a mis espaldas...
Especialmente ahora que estamos durmiendo juntos. :(
Tú mejor amiga,
Mya
79
Página

La Asistente
Mya
Manhattan, Nueva York

Moví las caderas contra el rostro de Michael una mañana, gimiendo


mientras él deslizaba su lengua contra mi clítoris una y otra vez. Sus
manos estaban agarrando mis muslos, sujetándome mientras yo
empezaba a temblar.
—Oh Dioooooos, oh Dioooos... —grité, sujetándome a la pared
detrás de él mientras me venía en sus labios.
Cerrando los ojos, sentí mis piernas aflojarse, lo sentí moviéndome
a su regazo. Cuando finalmente dejé de temblar, me levantó y me cargó
hacia el sofá de su oficina. Lo sentí limpiando entre mis piernas con una
tela calentita, y luego se fue a su baño privado.
Regresó unos segundos después y se sentó mi lado, corriendo los
dedos por mi cabello.
—Espero que disfrutaras eso —dije suavemente, apartando su
mano—. Estoy bastante segura que es la última vez que te permitiré
follarme.
—¿Discúlpame?
—¿Estabas saboteando mi carrera a mis espaldas esperando que
eventualmente firmase tu contrato de largo plazo? ¿Honestamente
pensabas que de alguna forma podrías usar el hecho de tener sexo, o el
hecho de gustarme para frenarme de ir a otra compañía?
Levantó su ceja, teniendo la audacia de verse confundido.
—Apple me llamó ayer y dijeron que siguieron con otro candidato
80

porque mi jefe, es decir tú, no fue capaz de darme una recomendación


estelar suficiente para su compañía. —Me levanté, previniendo que me
jalara hacia él—. Google dijo la misma cosa. Y justo esta mañana, recibí
Página

dos llamadas de voz de Amazon y de Microsoft, tres de otras compañías,


y estoy segura que cuando vaya abajo para escucharlos, me dirán la
misma cosa.

—Mya...
—No. —Negué—. Lamento si alguna vez pensé que había siquiera
una ligera oportunidad de que los dos pudiéramos resolver esto cuando
me fuera de tu compañía, y lamento si alguna vez pensé que eras algo
más que un cabrón pomposo y egoísta, porque claramente todavía lo eres.
—¿Sexy como el infierno o no?
—Sí. Sexy como el infierno o… —Me detuve—. Ese no es el punto
de lo que estoy tratando de decir. Puse mi aviso con Recursos Humanos
antes de venir aquí, así que altamente sugiero que lo aceptes, y altamente
te sugiero que me des un infierno de paquete de ‘despedida’ porque no
me verás otra vez.
—¿Ya has terminado de hablar?
—Sí. —Aceché hacia la puerta, pero él me atrapó por detrás y me
giró.
—Nunca te sabotearía, Mya. —Limpió una de mis lágrimas
perdidas con las puntas de sus dedos—. Por supuesto, profundamente
quise que te quedaras, pero no tenía nada sino cosas agradables para
decir sobre ti. Hasta dije que serían estúpidos si no te contrataban, pero…
—¿Pero? —Lo miré—. ¿Pero qué?
—Pero si pensaban que los salarios bajos que estaban ofreciendo
eran bastante buenos para ti, necesitaban incrementarlos
exponencialmente o avanzar con alguien más. Pensé que merecías más.
—¿Eso es todo?
—No —dijo, mirándome a los ojos—. Además, necesitaba
personalmente hacer entrevistas a cada uno de los CEOs por mí mismo.
Necesitaba asegurarme que cada uno era bien calificado para ti, y que
quien sea con quien trabajaras después ya estuviera casado.
Abrí la boca para preguntarle si iba en serio, pero me iluminó.
—Sí —dijo, sonriendo con suficiencia—. Sí, ‘de verdad’ necesitaba
hacer eso.
—¿Qué tienen que ver los CEOs casados, Michael? ¿Y si no tengo
interés en verte después de que renuncie?
—Lo tienes, así que ni siquiera vamos a entretenernos en esa línea
81

de conversación. —Rodó los ojos—. Si el CEO ya está casado, no tendré


que preocuparme por ‘esto’ pasándote en tu siguiente lugar de trabajo, y
yo puedo estar en cierto modo menos celoso.
Página

—Qué egoísta de ti. —No podía creerle, pero por alguna razón no
pude evitar la sonrisa que estaba formándose en mi cara.

—Estoy bastante seguro que cuando escuches a los mensajes de


voz de Amazon, Microsoft, de las otras compañías, estarán ofreciéndote
un infierno de trato. —Ahuecó mi rostro en sus manos—. Al menos, eso
es lo que todos me dijeron ayer.
—Todavía no hay excusa de que interfieras con mi búsqueda de
trabajo y que insistieras en que tú serás mi referencia sobre Brad.
—Estoy seguro que sí. —Me besó—. Y ahora que no hay
oportunidad en el infierno de que firmes mi contrato de extensión a largo
plazo, y que con suerte te has dado cuenta que no estoy saboteándote,
¿qué te parece salir conmigo a largo plazo en su lugar?
—Tendré que pensar en eso. —Le devolví el beso—. Depende de lo
que estés ofreciendo...

82
Página

Los Emails
(Bueno, El “Final”)
Mya
Un año después...

Asunto: Mi jefa
¿Te he contado que amo a mi jefa hoy?
Cien por ciento brillante y muy amable con todo el mundo, no me
hace ir a recoger su ropa limpia, hacerle café, y no me hace hacer nada
que mis anteriores jefes (sí, en plural) solían hacer.
Tengo dos reuniones hoy y puedo decir que estoy esperando por
ellas, porque las dos envuelven cosas que disfruto.
Estoy segura que puedo acostumbrarme a esto.
Tu novia,
Mya

Asunto: Re: Mi jefa


No, no me has dicho que amas a tu jefa hoy, pero viendo que
técnicamente eres tu propia jefa, espero que siempre sea el caso.
Tu jefe en Microsoft era peor de lo que yo nunca fui. (De hecho,
estoy orgulloso de ti porque dejaras de trabajar para ese lugar después
83

de tres meses.)
Si una de las reuniones a las que te refieres es la que es en mi
Página

oficina donde estaremos follando, está bien saber que lo disfrutas.


No estoy seguro si me acostumbraré alguna vez a esto.

(¿Cuándo piensas cambiar tu firma de correo?)


Michael Leighton,
CEO, Leighton Publishing

Asunto: Re: Re: Jefa


Ahora.
Te veo en cinco minutos.
Mya London,
CEO, London Publishing

84
Página

Página
85

Próximo libro
"Reclínate y abre tus piernas
para mí..."
Ser doctor en Nueva York
nunca ha sido fácil.
Especialmente para alguien
como yo, que tiene un
consultorio privado y un
equipo incompetente que
insiste en dejarme para
reemplazarlos.
En los últimos seis meses, he
realizado un papanicolao, tres
"exámenes de mamas", y entré
al quirófano en varias cirugías
reconstructivas. (Esto sería
aceptable si todavía estuviera
interesado en medicina
general, pero no lo estoy. Se
supone que sea un
maldito psicólogo...)
Cuando mi equipo finalmente
recobró el sentido y decidió
traer a alguien más competente
al consultorio el mes pasado,
me entusiasmé.
Hasta que me di cuenta de que nuestro nuevo "doctor" era nada más y
nada menos que la mujer con la que se supone me encontraría para
cenar hace dos semanas. La misma mujer que me plantó con nada más
que un "ya no puedo encontrarme contigo, lo siento", después de que
acordáramos pasar nuestras charlas en linea a la realidad.
No he olvidado ninguna de las fantasías indecentes de las que me
habló, y nunca eliminé nuestros mensajes sucios. Y si piensa que voy a
actuar como un "profesional" y pretender que esa mierda nunca pasó, le
espera otra cosa...
86
Página

Autora
Whitney G. es una veinteañera optimista obsesionada con
viajar, con el té, y un buen café. También es una escritora
bestseller del New York Times y el USA Today de algunas
novelas contemporáneas, y la cofundadora de The Indie Tea,
un blog de inspiración para escritores de romance indie.
Cuando no está chateando con sus fans por su pagína de
facebook, puedes encontrarla en su web
http://www.whitneygbooks.com o en su instagram:
@whitneyg.author. ( Si no esta en una de esas dos,
probablemente este encerrada escribiendo otra loca historia.)

87
Página

Traducido, corregido y
diseñado por…

http://miracle-of-books.foroweb.org
88
Página