You are on page 1of 124

1

UNIVERSIDAD NACIONAL
“SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO”
FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS
POLÍTICAS

Aspectos teóricos básicos.

Mag. Ricardo Sánchez Espinoza

Huaraz, abril del 2011


1
2

SUMARIO
Introducción
PRIMERA UNIDAD: EL CONOCIMEINTO
1.1. Conceptuación
1.2. Niveles del conocimiento
1.2.1. El conocimiento empírico
1.2.2. El conocimiento filosófico
1.2.3. El conocimiento teológico
1.2.4. El conocimiento científico
Autoevaluación
Bibliografía
SEGUNDA UNIDAD: GENERALIDADES DE LA EPISTEMOLOGÍA
2.1. Consideraciones generales
2.2. Etimología y conceptos de epistemología
2.3. Epistemología vigente
2.4. Ramas de la epistemología
2.5. Tareas de la epistemología
2.6. Clases o categorías de epistemologías
2.7. Utilidad de la epistemología
Autoevaluación
Bibliografía
TERCERA UNIDAD: LA CIENCIA COMO CONOCIMIENTO INSERTO EN EL PROCESO
SOCIAL
3.1. Conceptuación de la ciencia
3.2. Características de la ciencia
3.3. Requisitos de la ciencia
3.4. Estructura de la ciencia
3.5. Objetivos de la ciencia
3.6. Importancia de la ciencia
3.7. Naturaleza de la ciencia
3.8. Clasificación de las ciencias
3.8.1. Clasificación de Mario Bunge
3.8.2. Clasificación de Jean Piaget
3.8.3. Clasificación de I. Andréiev
3.8.4. Clasificación de m. B. Kedrov y A. Spirkin
3.8.5. Clasificación de Julio Sanz Elguera
3.8.6. Clasificación de Sierra Bravo
Autoevaluación
Bibliografía
CUARTA UNIDAD: EL MÉTODO CIENTÍFICO
4.1. Aspectos generales
4.2. Conceptuación
4.3. Características
4.4. Importancia del método científico
4.5. Objetivos del método científico
4.6. Etapas del método científico
4.7. Reglas de eficiencia del método científico
Autoevaluación
Bibliografía
QUINTA UNIDAD: LA TEORÍA CIENTÍFICA
5.1. Conceptuación:
5.2. Importancia de la teoría
5.3. Características de la teoría científica
5.4. Objetivos de la teoría científica
5.5. Tipos de teoría científica
3

Autoevaluación
Bibliografía
SEXTA UNIDAD: CORRIENTES EPISTEMOLÓGICAS CONTEMPORÁNEAS
6.1. El racionalismo crítico de Karl R. Popper
6.1.1. Su vida y sus obras
6.1.2. El falsacionismo de Karl Popper
6.1.3. Planteamientos resaltantes de la epistemología de Karl Popper
6.2. Thomas s. Kuhn y la estructura de las revoluciones científicas
6.2.1. Aspectos generales:
6.2.2. La epistemología histórica de Kuhn.
6.2.3. Las revoluciones científicas – paradigmas científicos
6.3. Imre Lakatos y la metodología de los programas de investigación científica
6.3.1. Aspectos generales de Lakatos
6.3.2. Los programas de investigación científica de Lakatos
6.4. Filosofía analítica – neopositivismo
6.4.1. Aspectos generales
6.4.2. El círculo de Viena
6.4.3. Principios fundamentales
6.5. La ciencia según el Materialismo Dialéctico
6.5.1. Teoría del conocimiento.
6.5.2. Que comprende la ciencia, según el materialismo dialectico.
6.6. La Epistemología Genética de Jean Piaget
6.6.1. Aspectos generales
6.6.2. La Epistemología Genética
6.7. la teoría crítica
6.7.1. Generalidades
6.7.2. Antecedentes
6.7.3. Conceptuación
6.7.4. Principales características de la teoría crítica
6.7.5. La teoría crítica y sus críticas
6.7.6. Representantes
Autoevaluación
Bibliografía
4

INTRODUCCIÓN

Sin lugar a dudas, la característica esencial de este tercer milenio lo constituye la revolución
científica –tecnológica; el cual se debe en gran medida al auge de las investigaciones en todas y
cada una de las ciencias y, también al surgimiento de nuevas disciplinas científicas acorde con los
requerimientos del hombre en procura de la solución de sus más apremiantes problemas y la
búsqueda de su bienestar.

Cabe indicar que la ciencia y la tecnología constituyen elementos esenciales para comprender
las sociedades contemporáneas como la nuestra.

Las instituciones educativas del nivel superior tiene la función primordial de difundir los
diferentes avances de la ciencia. Es en este contexto que debe divulgar los fundamentos teóricos
de la actividad científica.

Como parte de la asignatura, en este trabajo se plantea y argumenta contenidos vinculados


con los fundamentos teóricos de la ciencia los cuales actúan como un todo y hacen inteligible la
realidad cultural en que se desenvuelven las sociedades. La dilucidación de esa relación supone un
nuevo e interesante desafío para la comprensión de la investigación científica. Para ello, se han
revisado, en primer lugar, las complejas relaciones que se establecen entre ellas.

La epistemología como rama de la filosofía y teoría de la ciencia constituye una disciplina


filosófica que provee de los lineamientos teóricos fundamentales para entender la investigación
científica, en tal sentido, es necesaria su enseñanza en el nivel universitario y en el superior en
general.

Los capítulos que presentamos contienen aspectos teóricos fundamentales de la


epistemología los cuales pretenden llegar a los estudiantes universitarios como instrumento útil y
práctico que le introduzca en los lineamientos de la epistemología como tal.

Los contenidos del presente trabajo se dividen en cuatro capítulos que comprenden:

Capítulo I : El conocimiento

Capítulo II : Generalidades de la Epistemología

Capítulo III : La ciencia como conocimiento inserto en el proceso social,

Capítulo IV : El Método científico,

Capítulo V : La Teoría científica y

Capítulo VI : Las corrientes epistemológicas Contemporáneas.

Los docentes.
5

PRIMERA UNIDAD: EL CONOCIMIENTO

Al finalizar esta unidad es estudiantes estará en las condiciones de:

 Describir y explicar los conceptos y niveles del conocimiento.

PROLOGOMENOS

El conocimiento es un proceso histórico, cuyo desarrollo va de lo desconocido hacia


lo conocido, del conocimiento limitado, aproximado e imperfecto de la realidad hasta su
conocimiento profundo, preciso y completo.

En el proceso del trabajo el hombre se enfrentó a la naturaleza y, al transformar sus


fuerzas y someterlas al servicio de sus propios intereses, la fue conociendo
progresivamente. Este es un proceso donde el desarrollo de las capacidades humanas
impulsa la producción material y ésta, a su vez, estimula la formación de nuevas
capacidades y habilidades, que sistematizados condiciona socialmente el conocimiento del
hombre, ligándolo a la historia del desarrollo humano.

1.1. CONCEPTUACIÓN

Según V.G. Afanasiev, citado por Avila Acosta1 "el conocimiento consiste en la
asimilación espiritual de la realidad, indispensable para la actividad práctica, en el proceso
del cual se crean los conceptos y las teorías. Esta asimilación refleja de manera creadora,
racional y activa los fenómenos, propiedades y las leyes del mundo objetivo, y tiene una
existencia real en forma de sistema lingüístico".

El conocimiento es el reflejo activo y orientado de la realidad objetiva y de sus leyes


en el cerebro humano. La fuente del conocimiento la constituye la realidad que circunda al
hombre y que actúa sobre él. El hombre no sólo percibe los objetos y fenómenos del
mundo, sino que influye activamente sobre ellos, transformándolos.

El Conocimiento es la infinidad de datos e información que la especie humana ha ido


adquiriendo sobre la Naturaleza y sobre sí mismo. El conocimiento científico es un
subconjunto del conocimiento humano.

La teoría del conocimiento del materialismo dialéctico, sostiene2 que:

a) Existen casos que no dependen de nuestra conciencia, de nuestras sensaciones.

b) No existe absolutamente ninguna diferencia entré el fenómeno y la cosa en sí. Lo


que realmente existe es la diferencia entre lo que es conocido y lo que aún se
desconoce.

c) En teoría del conocimiento hay que razonar dialécticamente, es decir, no


considerar que nuestro conocimiento es acabado e inmutable, sino que está en
constante movimiento: de la ignorancia al saber, de lo incompleto a lo completo,
de lo inexacto a lo exacto.

1
AVILA ACOSTA, R.B (2001). Metodología de la Investigación. Lima: Estudios y Ediciones, Pág. 18.
2
Ibid. Pág. 17.
6

1.2. NIVELES DEL CONOCIMIENTO

- científico
- empírico
- filosófico
- teológico

1.2.1. El conocimiento empírico

Cervo Bervian3 indica que: “El conocimiento empírico, también llamado vulgar,
es el conocimiento popular, obtenido por azar, luego de innúmeras tentativas. Es
ametódico y asistemático.

El hombre común, sin formación, tiene conocimiento del mundo material


exterior en el cual se halla inserto y de un cierto número de hombres, sus semejantes,
con los cuales convive. Los ve en el momento presente, se acuerda de ellos, prevé
lo que podrán hacer y ser en el futuro. Tiene con ciencia de sí mismo, de sus ideas,
tendencias y sentimientos. Cada cual se aprovecha de la experiencia ajena. Mediante
el lenguaje, los conocimientos se transmiten de una persona a otra, de una
generación a otra.

A través del conocimiento empírico, el hombre común conoce los hechos y su


orden aparente, tiene explicaciones concernientes a las razones de ser de las cosas
y de los hombres, todo ello logrado a través de experiencias cumplidas al azar, sin
método y mediante investigaciones personales cumplidas al calor de las
circunstancias de la vida; o valido del saber de otros y de las tradiciones de la
colectividad; e, incluso, extraído de la doctrina de una religión positiva”.

El conocimiento empírico está íntimamente ligado a las prácticas de los


individuos y nos posibilitas tener ideas previas o teorías de sentido común sobre la
mayor parte de los fenómenos a los que tenemos acceso regularmente. Entre las
limitaciones del conocimiento empírico encontramos la superficialidad,
conformándose con lo aparente o figurado.

El conocimiento empírico se aquel que se adquiere a través de las actividades


cotidianas de los hombres. Se caracteriza porque no sigue un orden preestablecido
en su aprendizaje y tampoco no requiere alguna especialización de nivel superior.

Kelle – Kovalzon4 manifiesta que el conocimiento empírico “A diferencia de


la ideología y de la ciencia, la conciencia común no se eleva hasta la interpretación
teórica de la realidad, sino que está limitada por los marcos de la experiencia
práctica, se afirma en las tradiciones, costumbres, hábitos, etc., mientras que la
conciencia común se integra con:

a) la experiencia práctica, del trabajo y los conocimientos empíricos


necesarios para efectuarlo;
b) las normas morales, el derecho consuetudinario, las ideas sobre el mundo

3
CERVO A.L. y BERVIAN P.A (1995). Metodología Científica. Brasil: McGRAW-HILL INTERAMERICANA S.A.,
pág. 05.
4
KELLE Y KOVALZON (1962). Formas de conciencia social. Argentina: Lantauro, págs. 62-63.
7

circundante, la vida cotidiana o ‘sabiduría popular’,


c) la creación artística popular, que desarrolló en forma estética la experiencia
vital.
d) La conciencia común ha alimentado en todas las épocas el desarrollo de
las diversas formas de la conciencia social.”

En conclusión podemos afirmar que el conocimiento empírico se basa en las


experiencias acumuladas a lo largo del desarrollo social. Constituye la infinidad de
información que el hombre adquiere en su contacto con la naturaleza y con la
sociedad.

1.2.2. El conocimiento filosófico

Al respecto Cervo A.L. y Bervian P.A5 indican: “El conocimiento filosófico se


distingue del científico por el objeto de investigación y por el método. El objeto de las
ciencias son los datos próximos, inmediatos, perceptibles por los sentidos o por los
instrumentos, pues, siendo de orden material y físico, son por eso susceptibles de
experimentación (método científico experimental). El objeto de la filosofía está
constituido por realidades inmediatas, no perceptibles por los sentidos, las cuales,
por ser de orden suprasensible, traspasan la experiencia (método racional).

El orden natural del procedimiento es, sin duda, partir de los datos materiales
y sensibles (ciencia), para elevarse a los datos de orden meta empírico, no sensibles,
razón última de la existencia de los entes en general (filosofía). Se parte de lo
concreto material hacia lo concreto supramaterial, de lo particular a lo universal.

La filosofía procura comprender la realidad en su contexto más universal. No


da soluciones definitivas para un gran número de interrogantes. Habilita, pues, al
hombre en el uso de sus facultades para ver mejor el sentido de la vida concreta.

El conocimiento filosófico es el resultado de una investigación totalizadora,


radical y valiosa de la realidad, efectuada por aquellos que poseen una actitud
filosófica de carácter académico.

1.2.3. El conocimiento teológico

Cervo A.L. y Bervian P.A6 “Dos son las actitudes que se pueden tomar frente al
misterio. La primera, es intentar penetrar en él con el esfuerzo personal de la
inteligencia. Mediante la reflexión y el auxilio de instrumentos, se procura obtener el
conocimiento que será científico o filosófico.

La segunda actitud consistirá en aceptar explicaciones de alguien que ya tiene


develado el misterio. Implicará siempre una actitud de fe frente al conocimiento
revelado.

El saber mítico-religioso tiene una pretensión totalizante, en tanto subsume la


explicación de todos los fenómenos en la verdad de sus principios. La característica
fundamental es su carácter dogmático ya que sustenta su validez en la autoridad del
dogma y de quien lo transmite. El conocimiento es verdadero por la autoridad que
emana de las fuentes que revelan la verdad (La Biblia, El Corán, el I Ching, por citar
las más famosas) o la autoridad de los intérpretes de esas fuentes (los sacerdotes,

5
CERVO A.L. y BERVIAN P.A. Op. Cit. págs. 8-9.
6
Ibid. Págs. 9-10.
8

chamanes, sacerdotisas, gurúes). El conocimiento mítico-religioso muchas veces


puede contradecir la lógica, en el sentido que se cree que es verdad algo que
lógicamente no es posible. También puede relativizar los datos que se obtienen a
través de los sentidos como ilusorios o como apariencias engañosas.7

Este conocimiento revelado ocurre cuando, sobre algo oculto o un misterio, hay
alguien que lo manifiesta y alguien que pretende conocerlo.

Se entiende por misterio todo lo que es oculto en cuanto provoca la curiosidad


y lleva a la búsqueda. El misterio es lo oculto en cuanto sugerido. Puede estar ligado
a datos de la naturaleza, de la vida futura, de la existencia de lo absoluto, para
mencionar apenas algunos ejemplos.

Aquel que recibe la manifestación tendrá fe humana, si el revelador es algún


hombre, y tendrá fe teológica, si es Dios el revelador.

La fe teológica siempre está ligada a una persona que revela a Dios. Para que
esto acontezca, es necesario que la persona que conoce a Dios y que vive el misterio
divino lo revele al hombre. Afirmar, por ejemplo, que tal persona es Cristo, equivale
a explicitar un conocimiento teológico”.

El conocimiento teológico no requiere de la experiencia factual ni de la


demostración lógica de sus verdades. El sujeto debe adherirse afectivamente y
emocionalmente a una verdad que se presenta a sí misma como indiscutible
(evidente) y absoluta y que no requiere la demostración de sus afirmaciones.

1.2.4. El conocimiento científico

El conocimiento científico va más allá del empírico: por medio de él, trascendido
el fenómeno, se conocen las causas y las leyes que lo rigen. Es metódico.

Conocer verdaderamente, es conocer por las causas. Por ejemplo, saber que
un cuerpo abandonado a sí mismo cae, que el agua sube en un tubo en el que se ha
hecho el vacío, etc. no constituye conocimiento científico; sólo lo será si explican tales
fenómenos relacionándolos con sus causas y con sus leyes.

El conocimiento científico es resultado de una investigación selectiva, metódica


y sistemática de la realidad, denomina investigación científica. Es decir, es un
conocimiento fruto de la actitud científica que poseen ciertos hombres frente a la
realidad.

Según José Yuni y Claudio Urbano8 el conocimiento científico es producto de la


actividad intelectual de naturaleza racional mediante la cual se contrastan modelos
sobre el fenómeno bajo estudio con algún tipo de evidencia empírica, mediante
sucesivas operaciones de demostración y prueba (lógica o empírica). Para ser
aceptado como verdadero este tipo de conocimiento requiere la correspondencia de
los argumentos con una evidencia externa; correspondencia que sea admisible tanto
lógica como empíricamente.

El conocimiento científico tiene carácter convencional ya que tanto los métodos

7
YUNI, José y URBANO, Claudio (2006). Técnicas para investigar. Recursos metodológicos para la
preparación de proyectos de investigación. Argentina: Brujas, pág. 20.
8
Ibid. Pág. 20
9

que se siguen para producir saberes, como los lenguajes que utiliza para
comunicarlos obligan a todos los sujetos a respetar las convenciones de uso. En
algún sentido, el conocimiento científico es producto de una serie de reglas a las que
debe someterse el sujeto que desee conocer la realidad utilizando esta modalidad de
conocer.9

Simard10 al referirse al conocimiento científico afirma: “Conocemos una cosa de


manera absoluta, dice Aristóteles, cuando sabemos cuál es la causa que la produce
y el motivo por el cual no puede ser de otro modo; esto es saber por demostración;
por eso, la ciencia se reduce a la demostración”.

De ahí las características del conocimiento científico11:

1. Es cierto, porque sabe explicar los motivos de su certeza, lo que no ocurre


con el empírico;

2. Es general, es decir, conoce en lo real lo que tiene de más universal, válido


para todos los casos de la misma especie. La ciencia, partiendo de lo
individual, busca en él lo que tiene en común con los demás de la misma
especie;

3. Es metódico, sistemático. El sabio no ignora que los seres y los hechos están
ligados entre sí por ciertas relaciones. Su objetivo es encontrar y reproducir
este encadenamiento. Lo alcanza por medio del conocimiento de las leyes y
principios. Por eso, la ciencia constituye un sistema.

Además, son características de la ciencia la objetividad, el desinterés y del


espíritu crítico.

Se puede decir que la ciencia es un sistema de proposiciones rigurosamente


demostradas, constantes, generales, ligadas entre sí por las relaciones de
subordinación relativas a los seres, hechos y fenómenos de la experiencia. Es un
conocimiento apoyado en la demostración y en la experimentación. La ciencia sólo
acepta lo que ha sido probado. Sigue el método experimental con sus diversos
procesos de los cuales nos ocuparemos adelante. 12

El conocimiento científico tiene que hacer uso de las siguientes categorías: las
hipótesis, los conceptos, los juicios, los raciocinios, las teorías y las leyes, veamos:

 Hipótesis: Es una conjetura que expresa una proposición acerca de cuál es


la solución de un problema teórico o práctico.
 Concepto: Es una abstracción, una generalización de las cualidades
generales y esenciales de los objetos y fenómenos del mundo exterior en la
mente del hombre sin que éstos descarten la persistencia de lo singular en
lo particular.
 Juicio: Constituye una relación de conceptos a través de los cuales se dice
algo de algo de alguien, afirmando o negando con distintos grados de
conocimiento.
 Raciocinio: Es un conocimiento generalizado, tiene un carácter más

9
Ibid. Pág. 20.
10
SIMARD, Emile (1961). Naturaleza y alcance de método científico. Madrid: Gredos, Pág. 19.
11
CERVO A.L. y BERVIAN P.A. Op. cit. Pág. 6.
12
Ibid. pág. 6.
10

complejo que los juicios y que los conceptos utiliza la inducción y la


deducción como formas de procedimiento. El razonamiento inductivo hace
generalizaciones a partir de un cierto número de casos estudiados y el
razonamiento deductivo hace afirmaciones particulares a partir de los juicios
generales.
 Teoría: Sistema de un saber generalizado, explicación sistemática de
determinados aspectos de la realidad. La teoría se halla indisolublemente
ligada a la práctica.
 Ley: Es el más alto grado de conocimiento producto del proceso de
investigación. Es la conexión interna u esencial de los fenómenos que
condicionan el desarrollo de la naturaleza y la sociedad.
11

AUTOEVALUACIÓN

1. Es el conocimiento popular, obtenido por azar, luego de innúmeras tentativas. Es


ametódico y asistemático
A) Conocimiento filosófico
B) Conocimiento científico
C) Conocimiento teológico
D) Conocimiento empírico
E) N.A.
2. El Conocimiento científico, se basa esencialmente en:
A) Realidades no perceptibles
B) La experiencia sensible
C) El Método Científico
D) El conocimiento teológico
E) N.A.
3. Es el tipo de conocimiento que posee un carácter explicativo del sentido y destino del
hombre; su pretensión es de índole universal, busca una visión global de lo que existe.
A) Conocimiento filosófico
B) Conocimiento emocional
C) Conocimiento racional
D) Conocimiento científico
E) Conocimiento empírico-técnico
4. Es (son) la (s) categoría (s) que el conocimiento científico hace uso:
A) Hipótesis
B) Juicio
C) Teoría
D) Ley
E) Todas las anteriores
5. Sistema de un saber generalizado, explicación sistemática de determinados aspectos de
la realidad.
A) Ley
B) Raciocinio
C) Juicio
D) Teoría
E) Hipótesis

BIBLIOGRAFÍA

 AVILA ACOSTA, R.B (2001). Metodología de la Investigación. Lima: Estudios y


Ediciones.
 CERVO A.L. y BERVIAN P.A (1995). Metodología Científica. Brasil: McGRAW-HILL
INTERAMERICANA S.A.
 KELLE Y KOVALZON (1962). Formas de conciencia social. Argentina: Lantauro.
 SIMARD, Emile (1961). Naturaleza y alcance de método científico. Madrid: Gredos.
 YUNI, José y URBANO, Claudio (2006). Técnicas para investigar. Recursos
metodológicos para la preparación de proyectos de investigación. Argentina: Brujas.
12

SEGUNDA UNIDAD: GENERALIDADES DE LA EPISTEMOLOGÍA

Al finalizar esta unidad es estudiantes estará en las condiciones de:

 Comprender el significado de la Epistemología, sus ramas, tareas, utilidad e


importancia.

1.1. CONSIDERACIONES GENERALES

La epistemología, como disciplina filosófica, trata sobre los fundamentos y métodos


del conocimiento científico. En la filosofía antigua, principalmente en Platón y Aristóteles,
existen ya reflexiones epistemológicas. Algunos autores consideran que su fundador es
John Locke (1632-1704), el cual, en su Ensayo del Conocimiento (1690), trata
sistemáticamente del origen, esencia y certeza del conocimiento humano; otros sostienen
que el auténtico fundador de esta rama filosófica es Enmanuel Kant (1724-1804), puesto
que en su Crítica de la Razón Pura da la base del conocimiento científico.

El filólogo e historiador Jan Frans Willems (1793-1846) habló de la Crítica como parte
de la filosofía, Ciencia de la existencia, fuentes y criterios de la verdad. Desirve Mercier
(1851-1926), quien escribió Teoría del Conocimiento Cierto (1885), Del Fundamento de la
Certeza (1889) y Criteriología General o Tratado General de la Certeza (1899), entre otras,
sostuvo que la "verdad es una relación representativa", pues la verdad está en descubrir la
correspondencia de la representación de la mente con el objeto representado. En la
criteriología general, aborda la certeza y trata de los problemas fundamentales sobre la
certeza: su existencia; y en la criteriología especial o aplicada, examina los casos
particulares.

El valor indiscutible de la Criteriología de Mercier está, de todos modos, en haber


suscitado un interés vivo y eficaz por el estudio de los diversos y complejos problemas
criteriológicos, mostrando que la gnoseología y la epistemología escolásticas pueden
realmente hacer frente a la crítica positivista y neokantiana.

James Frederick Ferrier (1808-1864) en su obra Institutes of Metaphysic (1854)


expone la doctrina mediante teoremas concatenados y la articula en tres partes:

 Una epistemología, o teoría del saber;


 Una gnoseología, o teoría del no saber; y
 Una ontología.

Sustenta que toda la construcción se funda en que cierto conocimiento, que todo ser
inteligente tiene de sí mismo, es la condición gracias a la cual puede él conocer también
las demás cosas.

James Mark Baldwin (1861-1934) pretende entender el término de epistemología, en


el sentido del origen, naturaleza y límites del conocimiento, y, gnoseología, como el análisis
sistemático de los conceptos empleados por el pensamiento para interpretar el mundo,
comprendiendo en ella la crítica del arte de conocer considerando su valor ontológico.

Jakob Friedrich Fries (1773-1843) cree poder reducir la gnoseología y, en general,


toda la filosofía a una ciencia de la experiencia psicológica. Su objetivo final era establecer
un sistema de filosofía como ciencia evidente, mediante la auto-observación, puesto que,
para él, la crítica de la razón es una ciencia experimental que se basa en la auto-
conservación. A pesar de este planteamiento psicológico, atribuye al conocimiento un valor
13

objetivo, presuponiendo sin mayor problema que los contenidos síquicos coinciden con el
objeto. Combate la distinción entre lo subjetivo y lo objetivo como psicológicamente
infundada; el objeto de nuestra intuición es, sin más, el objeto existente.

Otros consideran la gnoseología como una teoría abstracta o a priori del


conocimiento (origen, naturaleza y límites de las facultades cognoscitivas), y la
epistemología como un estudio a posteriori del conocimiento (análisis de los principios,
leyes e hipótesis científicas). Así, Epistemología, acorde con su acepción etimológica,
equivaldría a Filosofía de las Ciencias, y, Gnoseología, a criteriología. Jorge Hegel (1770-
1831) considera que el conocimiento no puede ser rectificado sino mediante el
conocimiento.

Cotidianamente se ha calificado como temas básicos de la epistemología los


referidos al origen, naturaleza y valor del conocimiento. Hoy en día se preocupa por tratar
las cuestiones de carácter analítico y valorativo referidas a la estructura y justificación de
la ciencia.

1.2. ETIMOLOGÍA Y CONCEPTOS DE EPISTEMOLOGÍA

El vocablo epistemología procede del griego (e p i s J e m h) que significa ciencia


(conocimiento) y de logos, tratado; tratado de la ciencia. Viene a ser la teoría, la filosofía
de la ciencia. En Inglaterra y Alemania se la utiliza para significar la parte de la lógica
llamada Crítica, o también Criteriología; por tanto, conocer su objeto, extensión e
importancia. Significa, pues, ciencia del método y causas del conocimiento, especialmente
con referencia a sus límites y validez. En sentido más amplio, crítica, discusión o examen
de las ciencias, de su valor, de su alcance, etc.

La epistemología es el estudio de la producción y validación del conocimiento


científico. Se ocupa de problemas tales como las circunstancias históricas, psicológicas y
sociológicas que llevan a su obtención, y los criterios por los cuales se lo justifica o invalida.
Es conocida como "la rama mayor de las Ciencias13.

La epistemología es la doctrina de los fundamentos y métodos del


conocimiento científico. También conocida como gnoseología, su objeto de estudio es
la producción y validación del conocimiento científico. La epistemología analiza los
criterios por los cuales se justifica el conocimiento, además de considerar las
circunstancias históricas, psicológicas y sociológicas que llevan a su obtención14.

La epistemología se diferencia de la teoría del conocimiento o gnoseología que


estudia al conocimiento como fenómeno espiritual, pues la epistemología lo trata como
resultado de la actividad espiritual, en la diversidad de las ciencias. Es, pues, el estudio de
las ciencias en cuanto constituyen realidades que se observan, describe y analizan.

Pablo Cazau15 lo define como la disciplina que estudia la ciencia, entendida ésta en
su doble aspecto de actividad (la investigación), la docencia (la aplicación práctica) y el
producto de esa investigación (el conocimiento científico).

13
WIKIPEDIA. la enciclopedia libre. Epistemología. Disponible en: http://es.wikipedia.org/ wiki/
Ciencia_del_conocimiento. Recuperado 10/12/2008.
14
http://definicion.de/epistemologia/
15
CAZAU, Pablo. La epistemología. Disponible en: http://www.galeon.com/pcazau/artep_ epis.htm.
Recuperado 09/08/2007.
14

Según, Mario Bunge16, la epistemología es la rama de filosofía que estudia la


investigación científica y su producto, el conocimiento científico.

La epistemología es una disciplina filosófica que estudia a las ciencias y tecnologías,


analiza cómo son sus productos, sus procesos de investigación, la sistematización de sus
conocimientos; por tanto, para su estudio y comprensión, es necesario partir de cono
cientos científicos y tecnológicos. La epistemología se ha convertido en un punto de
contacto entre la filosofía, las ciencias y las tecnologías. De modo que, a mayor desarrollo
de las ciencias les corresponde mayor desarrollo epistemológico. A cada nueva ciencia
que aparece le corresponde una nueva epoistemología.17

El objeto o referente de la epistemología es la totalidad de las ciencias y técnicas. O


sea, tanto las ciencias formales, fácticas, básicas y aplicadas, como las técnicas. Estas
últimas abarcan no solamente a las ingenierías y las biotécnicas, sino también a las
disciplinas que yo llamo sociotécnicas, tales como el derecho, la administración de
empresas y la macroeconomía normativa18.

De acuerdo con Byron, Browne y Porter19 la epistemología es la teoría filosófica que


trata de explicar la naturaleza, las variedades, los orígenes, los objetos y los límites del
conocimiento científico.

Como esboza Lino Aranzamendi20 en todos casos, la epistemología es la parte de la


ciencia que tiene como objeto (no el único) hacer un recorrido por la historia del sujeto
respecto a la construcción del conocimiento científico; es decir, la forma cómo éste ha
objetivado, especializado y otorgado un status de cientificidad al mismo; significando, el
reconocimiento que goza este tipo de conocimiento por parte de la comunidad científica.
Aquella que estudia las génesis de las ciencias, que escudriña cómo el ser humano ha
transformado o comprendido su entorno por la vía de métodos experimentales o
hermenéuticos en la necesidad de explicar fenómenos en sus causas y sus esencias.
Relacionar la epistemología con la génesis de los conocimientos científicos, permite
reconoceré en ella los diferente alcances que tiene este tipo de conocimiento en las
instituciones de la sociedad, los saberes ideológicos de la época, el impacto y
transformación cultural causado por un conocimiento que a veces se abstrae de la realidad.

Según Ulises Toledo Nickels21 Feyerabend, considera a la epistemología como


Etnografía Cognitiva, que desplaza la atención centrada en la dimensión racional de la
ciencia para enfocarla en el contexto histórico y sociocultural. Su trabajo da -a veces- la
impresión de un análisis ejecutado por un etnógrafo que se afana en comprender los
elementos simbólicos y -en general- la forma de vida que han desarrollado los nativos del
mundo occidental en la estructuración de una peculiar cosmovisión.

16
BUNGE, Mario (1980). Epistemología. Barcelona: Ariel, pág. 13
17
LAVADO, Lucas (2008). Epistemología. Lima: Fondo Editorial de la UPGV, pág.21.
18
BUNGE, Mario (1998). Vigencia de la filosofía. Lima: Fondo Editorial de la UPGV, pág. 58.
19
BYRON, W.F.; BROWNE, E. y PORTER, R. (1986). Diccionario de historia de la ciencia. Barcelona: Herder,
pág. 192.
20
ARANZAMENDI, Lino (20008). Epistemología y la Investigación Cualitativa y Cuantitativa en el Derecho.
Arequipa-Perú: ADRUS S.R.L., pág. 26.
21
TOLEDO NICKELS, Ulises. La Epistemología según Feyerabend. Artículo disponible en:
http://www.moebio.uchile.cl/04/feye.htm. Recuperado 09/12/2008
15

Jean Piaget define a la epistemología en dos momentos: uno, como “el estudio de la
constitución de los conocimientos validos” y el otro como “el estudio del paso de los estado
de mínimo conocimiento a los estados de conocimiento más riguroso”22.

Rosental Iudin23 considera que el término epistemología se emplea en la filosofía


burguesa británica y norteamericana; es menos frecuente en la francesa y alemana.

Raúl Pérez Arca24 ensaya algunas conceptuaciones en torno a la epistemología:

 Disciplina filosófica que trata de los problemas científicos que rodean la teoría del
conocimiento. (Es una parte central de la filosofía)
 Disciplina frecuentemente identificado con la filosofía de la ciencia, abocado al
análisis y reflexión crítica sobre la investigación científica y su producto, el
conocimiento. Bien podría afirmarse que es ciencia de las ciencias.
 Es la disciplina que explica el proceso que sigue la mente humana para:

 Construir el determinado conocimiento.


 Determinar la naturaleza de los conceptos científicos.
 Analizar el método científico.
 Determinar el concepto y tipos de explicaciones
 Diferenciar los tipos de razonamientos.
 Analizar los conceptos de la realidad, la verdad y su relación con la ciencia.
 Discutir el problema del progreso científico.
 Reflexionar sobre el rol práctico, social y político de la ciencia.
 Comprender mejor la actividad científica y aclarar los conceptos clave que la
caracterizan.
 Entender la actividad científica, conocer la racionalidad del trabajo científico y
aprender a trabajar conforme a esa racionalidad.

Por otra parte, en el mundo académico se suelen utilizar los términos epistemología,
gnoseología, teoría del conocimiento y filosofía de la ciencia como sinónimos. Sin embargo,
de acuerdo con Reyes (1988), el término más cercano a epistemología es filosofía de la
ciencia, debido a que la palabra griega episteme se refiere no a cualquier forma de
conocimiento, sino aproximadamente a lo que hoy se entiende por ciencia. De otra parta,
Ferrater Mora (1994) considera que si bien existe diferencia entre los conceptos antes
citados, durante los últimos años, por influencia de la literatura filosófica anglosajona, el
término epistemología se usa de manera amplia para referirse a la teoría del
conocimiento.25

1.3. EPISTEMOLOGÍA VIGENTE

La epistemología vigente que se enseña en las universidades se caracteriza por los


siguientes aspectos26:

22
PIAGET, Jean (1969). “La epistemología y sus variedades”. En Logique et connaissance scientifique, Ed.
Gallimard, Paris, págs. 18-19
23
ROSENTAL – IUDIN (1973). Diccionario Filosófico. Argentina: Universo, pág. 144.
24
PÉREZ ARCA, Raúl (2011). Epistemología. Breve visión dialéctica. Lima: Editorial Universitaria de la UNE,
Págs. 30-31.
25
BERNAL, César A (2010). Metodología de la Investigación. Colombia: Pearson, 3era. edic., pág. 25
26
LLANOS VILLAJUAN, Marino (2009). Epistemología de las Ciencias Sociales. Lima, Fondo Editorial de la
UNMSM, págs. 9-10
16

1° Históricamente, la epistemología como disciplina oficialmente constituida y como


una carrera profesional, como dice Mario Bunge, nace en el famoso Círculo de
Viena en 1927, el cual era un círculo de filósofos positivistas. A esta epistemología,
proveniente del Positivismo Lógico desde la década del sesenta del siglo pasado,
se la conoce con la denominación de la Concepción Heredada. La vigencia de
ella, según Frederick Suppe (1974), termina a fines de 1960. Es a partir de este
año que se somete a una revisión, evaluación y crítica, total y permanentemente,
hasta la actualidad.

2° Posteriormente, uno de los epistemólogos más grandes del siglo XX, Karl Popper,
presenta su epistemología, consistente fundamentalmente en una crítica
sistemática a la epistemología positivista. Luego, aparece la concepción
epistemológica de Imre Lakatos como una crítica tanto a la epistemología
positivista, así como a la epistemología popperiana.

3° Después, aparecen las críticas frontales muy impactantes de Thomas Kuhn, Paul
Feyerabend, Willar Van Orman Quine, etc., hechas a las concepciones
epistemológicas de positivismo Lógico y Karl Popper.

4° Finalmente, a la epistemología de la concepción Heredada, se suman los aportes


de Popper y Lakatos; así como los de Kuhn, Feyerabend, Quine, Nagel, Bunge y
otros. En tal sentido, podemos considerarla como la Concepción Clásica de la
epistemología. Esta epistemología es la que se enseña en todas partes
actualmente, con una inclinación más o menos hacia un autor u otro. En ese
contexto, esta epistemología es la epistemología vigente, porque en la práctica no
hay otra.

1.4. RAMAS DE LA EPISTEMOLOGÍA

Las ramas de la epistemología según Mario Bunge27 son:

a. Lógica de la ciencia, o' investigación de los problemas lógicos y metalógicos


concernientes a la lógica requerida por la ciencia, así como a la estructura lógica
de las teorías científicas;
b. Semántica de la ciencia, o investigación (análisis y sistematización) de los
conceptos de referencia, representación, contenido (o sentido), interpretación,
verdad, y afines, que se presentan en la investigación científica o metacientífica;
c. Teoría del conocimiento científico a diferencia de otros tipos de conocimiento
(técnico, tecnológico, artístico, moral, filosófico, etc.);
d. Metodología de la ciencia, o estudio del método general de la investigación
científica así como de los métodos o técnicas particulares de .las ciencias
particulares;
e. Ontología de la ciencia, o análisis y sistematización de los supuestos y
resultados ontológicos (metafísicos) de la investigación científica (p. ej., el
postulado de legalidad);
f. Axiología de la ciencia, o estudio del sistema de valores de la comunidad
científica;
g. Ética de la ciencia, o investigación de las normas morales que cumplen o
quiebran los investigadores científicos;
h. Estética de la ciencia, o estudio de los valores y cánones estéticos de la
investigación científica.

27
BUNGE, Mario (1980). Op.cit. pág. 24.
17

1.5. TAREAS DE LA EPISTEMOLOGÍA

De acuerdo, a Hans Reinchenback, citado por Faustino Beraún Barrantes28 la


epistemología es el substituto lógico del proceso real del pensamiento, es la reconstrucción
racional del conocimiento, que no es otra cosa que la forma en la cual los procesos del
pensamiento son comunicados a otras personas en lugar de la forma en la que ellos son
subjetivamente elaborados. Para H. Reinchenback, las tareas de la epistemología son las
siguientes:

1. La Tarea Descriptiva, entendida como la descripción del conocimiento: ¿Cuál es


la significación de los conceptos usados en el conocimiento?, ¿Cuáles son los
presupuestos contenidos en el método científico? ¿Cómo sabemos si un
enunciado es verdadero y si lo sabemos de manera absoluta?.
2. La Tarea Crítica.- Estudia como el conocimiento científico es juzgado respecto a
su validez y confiabilidad. Esta tarea también es denominada Análisis de la
Ciencia o Lógica de la Ciencia. Es el campo de estudio de la teoría de silogismo,
la teoría del carácter tautológico de las fórmulas lógicas, el problema del
razonamiento inductivo, etc.
3. La Tarea de la Orientación.-Analiza el sistema de conocimiento en su
interconexión con decisiones ligadas entre sí; una decisión incluye a otras, y
aunque somos libres para elegir la primera no somos libres respecto a aquellas
que las siguen. Las cuestiones epistemológicas no son de carácter veritativo sino
que pueden ser explicadas por decisiones arbitrarias, sin embargo, la parte
objetiva del conocimiento debe ser liberada de los elementos volitivos por el
método reducción, transformando la tarea de orientación de la epistemología en
tarea crítica.

1.6. CLASES O CATEGORÍAS DE EPISTEMOLOGÍAS

Según jean Piaget (1970), la epistemología o teoría del conocimiento se clasifica en


tres categorías29:

 Epistemologías metacientíficas: Han consistido, en todos casos, en una


reflexión sobre las ciencias, ya en parte construidas e inventadas por los mismos
autores de las subsiguientes reflexiones. Todos ellos han superado en mayor o
menor medida las ciencias, aunque salieron d éstas. En estas epistemologías,
existe supremacía del conocimiento científico sobre cualquier otro tipo de
conocimiento y, por ello, sólo aceptan el conocimiento científico como el único
conocimiento válido.
 Epistemologías paracientífica: No reflexionan acerca de las condiciones del
pensamiento para alcanzar una teoría más general del conocimiento, sino que se
esfuerzan en partir de una crítica, ante todo restrictiva de la ciencia, para
fundamentar, al margen der sus fronteras, un conocimiento de diferente forma.

Para los representantes de esta corriente epistemológica, afirma Piaget (1970),


la ciencia resulta cada vez menos objetiva y más simbólica a medida que va de
lo físico a lo psíquico, pasando por lo vital.

 Epistemologías científicas: Se denominan así, no porque estas sean más

28
BERAÚN BARRANTES, Faustino (2006) La epistemología: Ramas y Tareas. Artículo disponible en
http://www.faustinoberaunbarrantes.blogspot.com/2006/11/la-epistemologia-ramas-y-tareas.html.
Recuperado 12/01/2009.
29
BERNAL, César A (2010). Op.cit. págs. 25-26
18

ciertas que las anteriores, sino porque su fundamento es la explicación del


conocimiento científico y no pretenden el conocimiento general. Esta categoría
de epistemología surge del interés de las ciencias como consecuencia de crisis
propias de las ciencias en evolución, que puede llevar a una constante revisión
de sus principios e instrumentos de conocimiento.

1.7. UTILIDAD DE LA EPISTEMOLOGÍA

Bunge30 considera que la epistemología es útil porque permite:

a) Desenterrar los supuestos filosóficos (en particular semánticos, gnoseológicos y


ontológicos) de planes, métodos o resultados de investigaciones científicas de
actualidad.
b) Dilucidar y sistematizar conceptos filosóficos que se emplean en diversas ciencias,
tales como los de objeto físico, sistema químico, sistema social, tiempo,
causalidad, azar, prueba, confirmación y explicación.
c) Ayudar a resolver problemas científico-filosóficos, tales como el de si la vida se
distingue por la teleonomía y la psique por la inespacialidad.
d) Reconstruir teorías científicas de manera axiomática, aprovechando la ocasión
para poner al descubierto sus supuestos filosóficos.
e) Participar en las discusiones sobre la naturaleza y el valor de la ciencia pura y
aplicada, ayudando a aclarar las ideas al respecto e incluso a elaborar políticas
culturales.
f) Servir de modelo a otras ramas de la filosofía – en particular la ontología y la ética
– que podrían beneficiarse de un contacto más estrecho con las técnicas formales
y con las ciencias.

30
BUNGE, Mario. Op.cit. págs. 26-27.
19

AUTOEVALUACIÓN

1. La Epistemología estudia:
A) La naturaleza de la ciencia
B) La estructura de la ciencia
C) Desarrollo de la ciencia
D) Clasificación de la ciencia
E) Todas las anteriores
2. Rama de la epistemología que se encarga del estudio del sistema de valores de la
comunidad científica.
A) Metodología de la ciencia
B) Lógica de la ciencia
C) Estética de la ciencia
D) Ética de la ciencia
E) N.A
3. Es la tarea de la epistemología que estudia como el conocimiento científico es juzgado
respecto a su validez y confiabilidad.
A) Tarea de la orientación
B) Tarea crítica
C) Tarea descriptiva
D) Tarea de consistencia
E) N.A.
4. Marcar la afirmación falsa respecto a la utilidad de la epistemología planteada por Mario
Bunge:
A) Desenterrar los supuestos filosóficos
B) Ayudar a resolver problemas técnicos - tecnológicos
C) Servir de modelo a otras ramas de la filosofía
D) Dilucidar y sistematizar conceptos filosóficos
E) Reconstruir teoría científicas, de manera aproximada
5. según Piaget es una clase o categoría de epistemología que se caracteriza no porque
sea más cierta, sino porque su fundamento es la explicación del conocimiento científico
y no pretenden el conocimiento general.
A) Epistemologías paracientíficas
B) Epistemologías científicas
C) Epistemologías metacientíficas
D) Epistemologías regionales
E) N.A.
20

BIBLIOGRAFÍA

 ARANZAMENDI, Lino (20008). Epistemología y la Investigación Cualitativa y


Cuantitativa en el Derecho. Arequipa-Perú: ADRUS S.R.L.
 BERAÚN BARRANTES, Faustino (2006) La epistemología: Ramas y Tareas. Artículo
disponible en http://www.faustinoberaunbarrantes.blogspot.com/2006/11/la-
epistemologia- ramas-y-tareas.html.
 BERNAL, César A. Metodología de la Investigación. Colombia: Pearson, 3era. edic.,
 BUNGE, Mario (1980). Epistemología. Barcelona: Ariel.
 BUNGE, Mario (1998). Vigencia de la filosofía. Lima: Fondo Editorial de la UPGV, pág.
58.
 CAZAU, Pablo. La epistemología. Disponible en: http://www.galeon.com/pcazau/artep_
epis.htm. Recuperado 09/08/2007.
 LAVADO, Lucas (2008). Epistemología. Lima: Fondo Editorial de la UPGV, pág.21.
 LLANOS VILLAJUAN, Marino (2009). Epistemología de las Ciencias Sociales. Lima,
Fondo Editorial de la UNMSM.
 PÉREZ ARCA, Raúl (2011). Epistemología. Breve visión dialéctica. Lima: Editorial
Universitaria de la UNE.
 PIAGET, Jean (1969). “La epistemología y sus variedades”. En Logique et connaissance
scientifique, Ed. Gallimard, Paris.
 ROSENTAL – IUDIN (1973). Diccionario Filosófico. Argentina: Universo.
 TOLEDO NICKELS, Ulises. La Epistemología según Feyerabend. Artículo disponible en:
http://www.moebio.uchile.cl/04/feye.htm.
 WIKIPEDIA. la enciclopedia libre. Epistemología. Disponible en: http://es.wikipedia.org/
wiki/ Ciencia_del_conocimiento. Recuperado 10/12/2008.
21

TERCERA UNIDAD: LA CIENCIA COMO CONOCIMIENTO INSERTO EN EL


PROCESO SOCIAL

Al finalizar la unidad los estudiantes estarán en condiciones de:

 Comprender la naturaleza y estructura de la ciencia destacando la importancia y


limitaciones de la ciencia en el proceso de desarrollo social.

3.1. CONCEPTUACIÓN DE LA CIENCIA:

Los seres humanos nos hemos enfrentado siempre al desafío, teórico y práctico a la
vez, de acrecentar nuestros conocimientos y de transformar la realidad circundante y así
hemos ido acumulando saberes sobre el entorno en el que vivimos. Este conjunto de
conocimientos que las personas tenemos sobre el mundo, así como la actividad humana
destinada a conseguirlos, es lo que denominamos ciencia (deriva del latín "scire" que
significa: saber, conocer; su equivalente griego es "sophia", que significa el arte de saber).
No obstante el título de ciencia no se puede aplicar a cualquier conocimiento, sino
únicamente a los saberes que han sido obtenidos mediante una Metodología, el método
científico, y cumplen determinadas condiciones.

Entendemos por conocimiento el saber consciente y fundamentado que somos


capaces de comunicar y discutir; se corresponde con el término griego "episteme" y se
distingue así del conocimiento vulgar o "doxa" que es simplemente recordado y que no
podemos someter a crítica. Actualmente se considera que el conocimiento es un proceso,
en oposición a la consideración de la filosofía tradicional que lo concebía como algo
estático (las formas inmanentes pero permanentes de Aristóteles, el idealismo cartesiano,
la teoría de la armonía preestablecida de Leibnitz, las categorías a priori de Kant...). Así lo
que caracteriza a la ciencia actual no es la pretensión de alcanzar un saber verdadero sino,
como afirma Popper31, la obtención de un saber riguroso y contrastable: "La ciencia debe
conseguir estructurar sistemáticamente los conocimientos en función de unos principios
generales que sirven de explicación y poseen a aquéllos, dando una coherencia general y
claridad inexistente anteriormente".

Y es que la ciencia no debe perseguir la aparente meta de que sus respuestas sean
definitivas, ni siquiera probables; antes bien, su avance se encamina hacia una finalidad
infinita: la de descubrir incesantemente problemas nuevos, más profundos, más generales,
y justificar nuestras respuestas.

Marx señalaba: al nacer, la ciencia no sólo transforma la realidad sino al propio


investigador, por lo tanto se puede aseverar que no existe ciencia de manera aislada sino,
que la ciencia es parte de la actividad social. Aníbal Ponce en su obra «Educación y Lucha
de Clases» indica que el conocimiento y la ciencia surgen del manejo del poder y está
administrado por quienes lo poseen. De esta concepción se deduce que la investigación y
el conocimiento han surgido ligados al poder, por esta razón existen distintas versiones de
lo que es ciencia y estas poseen, un trasfondo ideológico.

Ezequiel Ander Egg 32define a la ciencia como “Un conjunto de conocimientos


racionales, ciertos o probables, que obtenidos de una manera metódica y verificados en su
contrastación con la realidad se sistematizan orgánicamente haciendo referencia a

31
POPPER, Karl (1985). La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos, pág. 68.
32
ANDER EGG, Ezequiel (1971). Introducción a las Técnicas de Investigación Social. Buenos Aires: Humanitas,
pág. 15.
22

objetivos de una misma naturaleza, cuyos contenidos son susceptibles de ser


transmitidos”.

La ciencia “constituye un sistema de conocimientos verdaderos, adquiridos por los


hombres, acerca de la realidad que nos circunda. Dispone de ciertos métodos,
procedimientos y modos de conocimiento científicamente fundamentados y prácticamente
verificados”.33

El filósofo de la ciencia, Mario Bunge34 al referirse a la ciencia señala: “...ese


creciente cuerpo de ideas llamado “ciencia”, que puede caracterizarse como conocimiento
racional, sistemático, exacto, verificable y por consiguiente falible”.

El destacado profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Restituto Sierra


Bravo35 en su libro Técnicas de Investigación social precisa que la ciencia viene a ser un
conjunto sistemático de conocimientos sobre la realidad observable, obtenidos
mediante el método científico.

Según esta última definición son tres los elementos esenciales de la ciencia, que
configuran su naturaleza: Un contenido, un campo de actuación y un procedimiento o
forma de actuar.

La ciencia en referencia a su contenido está conformada básicamente por un


conjunto de conocimientos sobre la realidad, en forma de términos y enunciados. Las ideas
de este conjunto se hallan interrelacionadas entre sí y forman lo que se denomina teoría.

Mario Bunge36 precisa que la ciencia no es simplemente un cuerpo de conocimientos,


sino que es una actividad de investigación, es una actividad que se da además en una
sociedad, se da en el curso de la historia, etc. Es decir, que hay un aspecto conceptual,
hay un aspecto empírico, hay un aspecto social y un aspecto histórico. Hay que tener en
cuenta cuando se quiere caracterizar el concepto de ciencia. Y aquí han fallado
precisamente los filósofos que han pretendido definir la ciencia o el concepto de ciencia en
un solo renglón. Es como decir “el elefante es orejudo”. Esto es cierto pero no basta. Pues
bien, la ciencia es un objeto tan complejo como un elefante.

Partiendo de la concepción materialista dialéctica, Andréiev37 sostiene que la ciencia


representa al mismo tiempo un fenómeno espiritual, en tanto que forma de conciencia
social y un fenómeno material cuando deviene fuerza productiva directa; la ciencia es un
determinado sistema de conocimientos, pero también un proceso dialéctico en desarrollo
incesante de obtención de conocimientos; la ciencia es instrumento gnóstico y trasformador
progresivo de la realidad , pero además es el resultado d determinada actividad de
numerosas generaciones de hombres, etc. La ciencia incluye los datos de la práctica
acumulados por la humanidad y verificados; contiene también leyes, fórmulas y teoremas,
los conceptos, categorías e ideas son también importantísimos elementos de la ciencia, los
cuales se agrupan a su vez, formando diferentes teorías y sistemas de conocimientos.

Chenokov, citado por Andréiev38, sostiene que la ciencia, es un sistema armónico, no


contradictorio lógicamente, históricamente en desarrollo, de conocimientos humanos

33
ANDRÉIV, I (1979). La Ciencia y el Progreso Social. Moscú: Progreso, pág. 13.
34
BUNGE, Mario (1973). La investigación científica. Barcelona: Ariel, pág. 7.
35
SIERRA BRAVO, Restituto (1991). Técnicas de Investigación social. Madrid: Paraninfo S.A., pág. 17.
36
BUNGE, Mario (1998). Op. cit. pág. 25.
37
ANDRÉIEV, I. (1979). Op. cit. Págs. 11,13.
38
ANDRÉIEV, I(1979). Op. cit. Pág. 11
23

acerca del mundo, de los procesos objetivos que discurren en la naturaleza y en la


sociedad, de su reflejo en la vida espiritual de los hombres, un sistema formado cobre la
base de la práctica socio histórica de la humanidad.

Por otro lado, la ciencia se puede definir desde varios puntos de vista,39 enfatizando
o poniendo de manifestó sus diferentes características esenciales en cada caso, entre las
definiciones podemos distinguir:

1) La ciencia desde el punto de vista de su génesis


2) La ciencia desde el punto de vista de sus objetivos
3) La ciencia desde el punto de vista del método
4) La ciencia desde el punto de vista de la verdad

1) La ciencia desde el punto de vista de su génesis.-

Desde este punto de vista, presenta tres dimensiones:

i) Ciencia como proceso, o sea como investigación, que consiste en una


secuencia finita, sistemática y ordenada de actividades encaminadas a resolver
algún problema cognoscitivo, que tiene lugar bajo ciertas condiciones
históricas, sociales, culturales, económicas, políticas, etc. Esta es una
dimensión diacrónica y dinámica porque se da en y a través del tiempo.
ii) Ciencia como producto o resultado de la investigación, o sea ciencia como
conocimiento, que puede consistir en datos, hipótesis y problema; en el mejor
de los casos, puede tomar forma de leyes y teorías. Esta es una dimensión
sincrónica y estática, porque la verdad y el conocimiento no ocupan espacio,
ni tiempo, y una vez formulados en el lenguaje, solo admiten análisis lingüístico,
semántico, lógico o matemático.
iii) Ciencia como tecnología, o sea como aplicación del conocimiento para la
solución de problemas extracientificos, tales como los problemas económicos,
de salud, de educación, de ecología, de defensa, etc. Esta dimensión es
diacrónica y dinámica, porque se da también en y a través del tiempo, bajo
ciertas condiciones históricas, sociales, culturales, económicas, políticas, etc.

Es decir C = < I, C, A >

La ciencia podemos definirla como un triplo compuesto por investigación,


conocimiento y aplicación del conocimiento, para la solución de problemas
extracientíficos. De estos tres componentes, el tercero no es indispensable para
que una disciplina o teoría sea científica, pues, puede faltar, como en la teoría de
la relatividad, las geométricas de n dimensiones y en muchas otras teorías
matemáticas y lógicas.

2) La Ciencia desde el punto de vista de sus objetivos.-

La ciencia tiene objetivos generales y objetivos específicos. Los objetivos


generales de la ciencia son:

1.- La resolución de problemas cognoscitivos o la resolución de


problemas extra científicos. La resolución de problemas cognoscitivos
consiste en describir, explicar, demostrar, refutar, etc. En cambio, la
resolución de problemas extra científicos consiste en resolver

39
LLANOS VILLAJUAN, Marino (2009). Op. cit., págs.13-35
24

problemas económicos, de salud, de comunicación, de transporte, de


educación, de ecología, etc.

2.- La búsqueda de verdades generales o universales. Las verdades


universales o generales son los principios, leyes y teorías, precisamente
de valides universal. Por lo tanto, es objetivo de la ciencia la búsqueda
de principios, leyes y teorías de valides universal.

En consecuencia, una disciplina que no resuelve ningún problema ni cuando


menos problemas cognoscitivos, o no es disciplina científica o es una protociencia,
una ciencia aun en astado primitivo o primario en su desarrollo.

Los objetivos específicos de la ciencia son dos: uno intrínseco y otro


extrínseco.

1.- Los objetivos intrínsecos de la ciencia son la explicación y la


predicción. Cuando se habla de explicación en la ciencia no se trata de
cualquier explicación, porque el hombre común y corriente también da
explicaciones sobre cuestiones cotidianas, sino las explicaciones
científicas son explicaciones de validez universal, porque se basan en
leyes y teorías. Las predicciones son conocimientos por anticipado de
algo que aún no se descubre o de algo que recién se producirá en el
futuro.

2.- El objetivo extrínseco de la ciencia consiste en que la ciencia debe


servir de instrumento o medio para satisfacer necesidades del hombre,
para solucionar los grandes problemas que aquejan a la humanidad con
la mayor ventaja posible frente a cualquier otra alternativa, es decir, en
el menor tiempo posible, al menor costo posible, con la mayor eficacia
posible y con el mayor alcance posible. Estos problemas son como los
económicos (en la agricultura, ayudando a obtener el mayor volumen
de resultados posibles, con la ayuda de veterinarios y zootecnistas; en
la industria alimentaria produciendo conservas, embutidos etc.).; de
salud, descubriendo vacunas y fármacos en general para prevenir y
curar enfermedades, que aquejan a la humanidad como el cáncer, el
sida, osteoporosis, diabetes, etc.; de comunicaciones, que de hecho, ya
ha logrado unir a todo el mundo, a través de diversos medios como los
de la electrónica e informática; de transporte, permitiendo trasladar no
solo la información sino personas y cosas, en el menor tiempo posible,
en el mayor volumen posible, y relativamente, al menor costo posible,
etc.

3) La ciencia desde el punto de vista del método.-

Los principales problemas que se han planteado en torno al método


científico son:

1. No existe método científico.


2. a) ¿Hay métodos universales válidos para todas las ciencias? ¿Hay algún
método universal, o sea, valido para toda investigación científica?

b) En el supuesto de que hubiera algún, o algunos métodos universales,


válidos para todas las ciencias, ¿Para que servirán tales métodos?
25

3. ¿Cuáles son las condiciones necesarias y suficientes para que un método


sea considerado método científico?, o simplemente, ¿Cuándo un método
es científico? o ¿Qué es un método científico?

4) La ciencia desde el punto de vista de la verdad.-

Se parte de la digresión y precisaremos algunos conceptos previos.

A. Las formas de las proposiciones científicas

Desde el punto de vista de su forma gramatical y forma lógica, hay


cuatro clases de proposiciones en la ciencia, que son las siguientes:

o Singulares
o Existenciales
o Universales y
o Estadísticas

Todas las formas posibles que pueden tomar las proposiciones


científicas son estas cuatro, o bien, formas derivadas por combinación
a partir de estas formas básicas.

B. Las concepciones filosóficas tradicionales de la verdad

Entre las concepciones filosóficas tradicionales más importantes


acerca del concepto de verdad tenemos a la semántica, la de
correspondencia, la pragmática, la coherentista, la consensualista,
la fenomenología, la ontología y la deflacionista.

B.1. La concepción de la verdad.

A esta concepción de la verdad podemos hacerle las


siguientes observaciones:

 No reconoce ni distingue la verdad para los cuatro tipos de


proposiciones, que antes hemos presentado. Consecuentemente,
discute solo el caso de las proposiciones universales.
 Según A. Tarski, si P es una proposición universal y P se define
como una conjunción lógica de proposiciones singulares p1,p2…..,
pn es verdadera, si y solo si podemos determinar la verdad de cada
una de las proposiciones singulares P . Como, lógicamente, el
conjunto de todas las proposiciones singulares de los que consta P
es un conjunto infinito, esta definición solo es válida para los
lenguajes formalizados. Así, Tarski nos dice que su famosa
convención:

(T) “P” es verdadera si y solo si P; ni las ejemplificaciones de


esta son definiciones de verdad, sino solo pueden ser considerados
como definiciones parciales de verdad.

Por lo tanto, la concepción semántica de la verdad de Tarski


no sirve – al menos directamente – para definir el concepto de
verdad en las siguientes fácticas.
26

B.2. Concepción de la verdad como correspondencia.

Se distingue brevemente dos versiones: la de Aristóteles y la


de Wittgenstein.

En su famosa definición de la verdad:

“Decir que lo que es, es; o decir que lo no es, no es, es decir
la verdad; decir que lo que es no es, o decir que lo que no es, es;
es decir una falsedad”

Aristóteles confunde el nivel ontológico con el nivel


semántico. En otras palabras, confunde el nivel del lenguaje con el
nivel de las cosas. Es más aun, confunde el nivel del lenguaje con
el nivel del metalenguaje, dando lugar a la aparición de paradojas.

Según Ludwig Wittgenstein, una proposición P es verdadera


con respecto a un hecho H, si y solo si existe un isomorfismo
estructural entre la estructura de la proposición P con la estructura
del hecho H.

Esta concepción ha sido objeto de críticas lapidarias desde


todos los frentes, porque ¿Qué sentido tiene establecer
isomorfismos entre las partes o estructuras de dos cosas
absolutamente heterogéneas e incomparables? Se ha demostrado
que eso es imposible.

Obviamente, tampoco en esta concepción se distingue las


cuatro formas básicas de las proposiciones científicas.

B.3. La concepción pragmática de la verdad.

Según esta concepción, si una teoría o una proposición


científica es verdadera entonces es útil.

 En esta definición condicional de la verdad, según M. Bunge, los


pragmatistas confunden verdad con valor.
 Esta definición pragmatista de la verdad es muy fácil de refutar
mediante el MODUS TOLLENS, porque si fuera correcta,
entonces valdría también para una teoría como la teoría de la
relatividad, por ejemplo:

Si la teoría de la relatividad es verdadera entonces es útil (o


sea, tiene aplicación). Es un hecho que la teoría de la relatividad no
es útil (aun, porque todavía no tiene ninguna aplicación). En
consecuencia, la teoría de la relatividad no es verdadera.

Conclusión que obviamente es falsa y absurda, razón por la


cual la concepción pragmática de la verdad es incorrecta y
equivoca, pues tiene consecuencias falsas y absurdas como esta.

B.4. Concepción coherentista de la verdad.


27

En esta concepción podemos distinguir dos periodos: el


primero, de Francis Bradley (1846 - 1924) y de Brand Blanshard
(1982 - 1956), y el segundo, de Nicholas Rescher.

Según Bradley, para que haya verdad, tiene que haber


coherencia o, como también sostiene, interconexión o coordinación
entre todos los elementos, o partes del todo (o dentro de todo); pero
Bradley afronta problemas como:

 No define que entiende por coherencia: ¿consistencia, relación


de deducibilidad, de causalidad, de compatibilidad?
 Asimismo no nos dice que entiende por “elemento” o “parte”, cuál
es su naturaleza o referente.
 Finalmente, afirma que hay una unidad y una identidad entre la
verdad, lo real y lo ideal.

De esta manera, esta concepción resulta totalmente vaga,


oscura e inútil para la ciencia.

En la segunda versión correspondiente a Nicholas Rescher,


este nos dice que:

“Una proposición [o un sistema de proposiciones] es


verdadera, si y solo si es coherente con una base de datos”.

Y que para que esto sea así, la base de datos debe ser
perfecta, ideal y óptima.

Pero N. Rescher ni aclara ni nos demuestra:

 Cuando se afirma que una proposición fáctica es coherente.


Como Bradley, no sabe, o no nos dice, que entiende por
“coherente”.
 Así mismo, tampoco, señala cuando se dice que una base de
datos es perfecta, ideal u óptima.

B.5. Concepción consensualista de la verdad.

El representante más claro, directo e importante de la


concepción de la verdad como consenso, o concepción consensual
de la verdad, es Jurgen Habermas.

Charles S. Peirce se considera como otro filosofo que inicio


esta concepción, pero realmente este último a lo que más se dedico
fue al estudio de la significación y la semiótica.

Habermas mismo tampoco trata directa y propiamente al


problema de la verdad, sino su interés está centrado, más bien, en
el estudio del discurso y el habla: y solo tangencialmente como un
caso particular trata de la verdad.

Habermas nos dice: “en que consiste la fuerza generadora


de consenso de un argumento, es decir, que es aquello que
28

conduce a un consenso “racionalmente motivado”, a un consenso


fundado. ¿Bajo qué condiciones nos sentimos justificados a pasar
de B a W?”

Como se verá, Habermas no trata únicamente el problema


que nos interesa:

¿Bajo qué fundamento o justificaciones los científicos pasan


a partir de una serie finita de proposiciones singulares a una
proposición universal o ley?

O, en otras palabras:

¿Cómo se establece la verdad de proposiciones universales


(o leyes universales)?

Habermas también trata del problema de cómo se establecen


principios y normas de acción.

Habermas, obviamente, como un buen conocedor de la


inexistencia de la inducción a partir de Popper, cree que a partir de
B se pasa a W por un consenso generado por el peso de
argumentos de los científicos dentro de su comunidad.

En el presente trabajo, nosotros admitimos que en el caso del


establecimiento de la verdad de leyes universales de la ciencia hay
algo de consenso y convención, pero obviamente, no se reduce
solo a eso, sino las leyes de la ciencia serian arbitrarias, lo cual es
falso.

El error obvio de Habermas y de todos aquellos, que


sostienen la concepción consensualista de la verdad es no darse
cuenta y no reconocer que en la ciencia no solamente hay
proposiciones verdaderas de la forma universal, sino también hay
proposiciones singulares, existenciales y estadísticas. Así, es
absolutamente falso y sin sentido sostener que la verdad de las
proposiciones singulares se establece por consenso. Por ejemplo,
la verdad de las proposiciones:

La tierra gira del Este al Oeste

Plutón gira en sentido contrario a todos los demás planetas.

¿Qué sentido tiene que decir que establecen por consenso?

Así pues, Habermas no dice nada acerca de la verdad de los


otros tres tipos de proposiciones, que antes se distinguió.

B.6: Concepción fenomenológica de la verdad.

Husserl sostiene que el intelecto capta lo dado tal como es en


forma “Perfecta”, “definitiva” y “absoluta”. Sostiene que tenemos
una “percepción pura” de lo dado, o las esencias; por ejemplo, la
29

percepción de lo verde tal como es, en forma perfecta, absoluta y


definitiva. Obviamente, aquí no está refiriéndose a la percepción
sensible o empírica. Pues bien, si no se trata de la percepción
empírica quedan solo dos alternativas: o bien se trata simplemente
de una cuestión de memoria, o sea, de formarse una idea – clara y
nítida - , a partir de las experiencias pasadas. Si es así, estaríamos
simplemente frente a un psicologismo o subjetivismo. Si se trata de
“percepción”, o captación de ideas puras, o ideas en sí, en este
caso estaríamos frente a una especie de platonismo.

De esta manera, Husserl señala que:

“La verdad es la coincidencia, la identidad, una concordancia


entre lo mentado y lo dado como tal” 40

Aquí una observación critica que se le puede hacer a su


pretendencia definición de la verdad:

 ¿Qué es “lo mentado”? ¿A que alude? Pues lo mentado es


psicológico, es subjetivo; por lo tanto, varia de individuo a
individuo.
 “Lo dado” tal como está concebido es un rasgo gnoseológico –
ontológico, que proviene de Kant y los positivistas, según el cual,
el hombre tiene la capacidad de captar en forma evidente a
través de la intuición algo de la realidad, tal como es en forma
uniforme, igual e invariable – o sea, neutral - , lo cual,
actualmente es falso, porque todo conocimiento esta siempre
condicionado culturalmente. Por lo tanto, lo dado no existe.

B.7. Concepción ontológica de la verdad.

Esta concepción que se encuentre en parte en Martin


Heidegger y en los coherentistas como Francis Bradley, es
simplemente equivoco, pues identifica la verdad con una cosa, tales
como el “ser”, “lo ideal”, “Dios”, etc.

C. Definición del concepto de verdad para las ciencias fácticas.

Partimos del planteamiento señalado por Marino Llanos41, quien


precisa que en primer lugar, como indica las proposiciones solo pueden
ser de una de las siguientes cuatro formas básicas: singulares,
existenciales, universales y estadísticas. En segundo lugar, cada una
de las primeras tres formas, a su vez, pueden ser predicativas o
relacionales. Por lo tanto, para definir el concepto de verdad en las
ciencias fácticas será suficiente con definir el concepto de verdad para
cada una de las tres primeras formas en las formas predictivas y
relacional, luego el concepto de verdad para las proposiciones
estadísticas. De tal modo que, cualesquiera otras formas de
proposiciones científicas, serán el resultado de la combinación de estas
formas básicas.

40
HUSSERL, Edmund (1967). Investigaciones lógicas. Madrid: Revista de Occidente, Tomo I, pág. 15.
41
LLANOS VILLAJUAN, Marino (2009). Op. cit. Págs. 30-35.
30

 Características esenciales de la verdad en las ciencias fácticas

De las cuatro formas básicas de proposiciones verdaderas que hay en


la ciencia, singulares, existenciales, estadísticas y universales,
toda la carga de la crítica y caracterización recae esencialmente solo
en la última forma, es decir, en las proposiciones universales, y solo
raramente en las proposiciones estadísticas (en tanto estas sean
leyes).

Las características esenciales de la verdad científica (de las


proposiciones universales y estadísticas legaliformes) en las ciencias
fácticas, son las siguientes:

1. General.- Es decir, es universal o estadística. Con respecto a la


generalidad de las proposiciones universales no es necesario
ninguna aclaración. En cambio las proposiciones estadísticas, si las
merecen. Pues cuando se afirman que las proposiciones estadísticas
de la ciencia son proposiciones generales, nos referimos a las
proposiciones estadísticas legaliformes. Es decir, nos referimos a las
leyes estadísticas de la mecánica cuántica, de la termodinámica
estadística, de la genética, etc. Estas proposiciones estadísticas
legaliformes también son universales, o sea, generales, en el
siguiente sentido. Todas las leyes de la mecánica cuántica y
termodinámica estadística son válidas en todo espacio y tiempo y
todas las leyes de la genética son valida en todo el espacio
(geográfico) y tiempo terrícolas.
2. Hipotética.- En la ciencia, del hecho de contrastar una hipótesis
universal, sometiéndola a las pruebas cruciales más difíciles
posibles, no se ha podido sin embargo encontrar ningún caso que la
refute, por el contrario, todos los casos la han confirmado, de donde
se concluye que la hipótesis es verdadera para todos los casos
posibles. Es decir, se parte del hecho de que, efectivamente, se ha
comprobado que vale universalmente. Los filósofos y científicos
tradicionales dirían que en este caso, se concluye así por inducción.
Pero, a partir de las críticas acertadas y lapidarias de Karl Popper, se
sabe que no existe tal especie de inducción, como una inferencia
valida. Entonces, ¿a título de que o porque se concluye que si vale
para algunos, vale para todos? Pues, solo hipotéticamente, hasta
mientras nadie encuentre un contraejemplo. Esto es, la hipótesis
universal, así postulada como la ley, en el fondo, hablando
estrictamente, seguirá siendo una hipótesis. Seguirá teniendo
carácter hipotético, porque como señala Popper, es imposible
verificar o demostrar la verdad de proposiciones universales.
3. Condicionales.-Asimismo, en la contratación de toda hipótesis
universal, se parte del hecho de que no se haya podido encontrar
ningún caso para el cual no se cumpla, se pasa a la conclusión de
que se cumple para todos los casos solo condicionalmente. Es decir,
solo bajo la condición de que se considera verdadera hasta mientras
nadie encuentre ningún contraejemplo.
4. Provisional.- Asimismo, en la contratación de toda hipótesis
universal, se parte del hecho de que no se haya podido encontrar
ningún caso que no la confirme, se establece que es verdadera solo
provisionalmente y nunca definitivamente, porque no es lógicamente
imposible que se puede encontrar un contraejemplo. Por lo tanto, de
31

aquí también podemos concluir, a modo de corolario, que toda


verdad científica es revisable, corregible y perfectible.
5. Refutable.- Toda hipótesis universal confirmada es refutable por dos
razones: Primero, porque su negación no es contradictoria, sino es
una proposición existencial, que puede ser verdadera si se
encontrara un contraejemplo. Segundo, porque no es lógicamente
imposible encontrar un contraejemplo, tal que, si se encontrara,
empleando la ley de modus tollens la hipótesis quedaría
automáticamente refutada.

3.2. CARACTERÍSTICAS DE LA CIENCIA

La base para plantear las características de la ciencia es la de aceptar que esta posee
dos aspectos que le son inherentes: El quehacer científico (Método científico) y el
conocimiento científico (Teoría científica). De las relaciones de estos aspectos se
desprende que la ciencia se caracteriza por:

 Ser dinámica.
 Fundarse en procedimientos racionales y objetivos.
 Tener un conjunto de conocimientos obtenidos metódicamente.
 Tener un sistema teórico.
 Perseguir un alto grado de seguridad.
 Buscar la justificación de sus resultados mediante la verificación que permita
una aceptación universal.

Según el filósofo de la ciencia latinoamericano Mario Bunge42 la ciencia se


caracteriza porque:

1. Es más verdadera que cualquier modelo no científico del mundo. La ciencia no


pretende ser verdadera ni, por tanto, final, incorregible y cierta, como, en
cambio, hace la mitología.
2. Es capaz de probar, sometiéndola a contrastación empírica, esa pretensión de
verdad.
3. Es capaz de descubrir sus propias deficiencias.
4. Es capaz de corregir sus propias deficiencias, o sea, de construir
representaciones parciales de las estructuras del mundo que sean cada vez
más adecuadas.

- Características específicas de las ciencias empíricas

1) Es objetiva, es decir que:

 Concuerda aproximadamente con su objeto, al buscar la verdad fáctica.


 Verifica la adaptación de las ideas a los hechos.

2) Es fáctica, es decir, parte de los hechos, los respeta .hasta cierto punto y
siempre vuelve a ellos. Sus enunciados se denominan, también, empíricos.

3) Es analítica y especializada, porque estudia los problemas específicos,


descomponiéndolos en sus elementos. Trata de entender la situación total en
términos de sus componentes. Sin embargo, esta especialización no excluye

42
BUNGE, Mario (1973). Op. cit. pág. 46.
32

la formación de áreas interdisciplinarias (biofísica, bioquímica, cibernética,


investigación operacional).

4) Persigue la claridad y la precisión en sus enunciados, es decir:

 Los problemas se formulan de manera clara.


 Parte de nociones que parecen claras y las complica, purifica y e-
ventualmente las rechaza.
 Define la mayoría de sus conceptos, a excepción de los llamados conceptos
primitivos o axiomas.
 Crea lenguajes artificiales, inventando símbolos con significados
determinados por medio de las llamadas reglas de designación.
 Procura medir y registrar los fenómenos.

5) Elabora conocimientos, conjeturas y sistemas conceptuales para su difusión


y verificación o examen de la experiencia.

6) Elabora pautas generales. Inclusive en la fase descriptiva ignora el hecho


aislado, pues estos datos son manipulados y convertidos en piezas de
estructuras teóricas. El lenguaje científico contiene más términos generales que
se refieren- a clases de hechos. Sólo así se adentra en -lo concreto, para captar
la esencia de las cosas". -La- culminación del trabajo de la ciencia es la
explicación en términos de leyes o enunciados generales.

7) Sus enunciados son predictivos, es decir, trascienden los hechos de la


experiencia para imaginar cómo pudo haber sido el pasado y cómo podrá ser
el futuro. Esta predicción es la mejor forma de poner a prueba las hipótesis;
caracterizadas por su perfectibilidad antes que por su certeza.

8) Es abierta, es decir no reconoce barreras a priori que limiten el conocimiento.


Inclusive todo conocimiento fáctico es refutable para la ciencia.

9) Es útil, porque busca la verdad para beneficio de la humanidad. Este papel


social de la ciencia es la justificación de todos los esfuerzos que realiza el
hombre dentro de la ciencia.

Por su parte, Díaz y Heler43 anotan las siguientes características:

a) Saber crítico y fundamentado. Debe justificar sus conocimientos y dar


pruebas de su verdad.
b) Sistemático. El conocimiento científico no consiste en conocimientos dispersos
e inconexos, sino en un saber ordenado lógicamente que constituye un sistema
que permite relacionar hechos entre sí. Las interrelaciones entre los
conocimientos es lo que da sentido a las TEORÍAS (formulaciones que
pretenden explicar un aspecto determinado de un fenómeno), que se
estructuran en LEYES y se representan mediante MODELOS (representaciones
simplificadas de la realidad que muestran su estructura y funcionamiento).
c) Explicativo. La ciencia formula teorías que dan lugar a leyes generales que
explican hechos particulares y predicen comportamientos. Son conocimientos
útiles.

43
DÍAZ, E.; HELER, M (1985). El conocimiento científico. Buenos Aires: Eudeba, pág. 72.
33

d) Verificable. Se centra en fenómenos susceptibles de ser comprobados


experimentalmente o al menos contrastados experiencialmente (de manera que
demuestren su adecuación, su utilidad).
e) Metódico. Los conocimientos científicos no se adquieran al azar, sino que son
fruto de rigurosos procedimientos (observación, reflexión, contrastación,
experimentación, etc.).
f) Objetivo. Aunque actualmente se reconoce la dificultad de una objetividad
completa incluso en el ámbito de las Ciencias Naturales.
g) Comunicable. Debe utilizar un lenguaje científico, unívoco en términos y
proposiciones, y que evite las ambigüedades.
h) Provisorio. La concepción de verdad como algo absoluto debe ser abandonada
y substituida por la certeza, considerada como una adecuación transitoria del
saber a la realidad. El saber científico está en permanente revisión, y así
evoluciona.

3.3. REQUISITOS DE LA CIENCIA

Se puede afirmar que una disciplina, para ser considerada ciencia debe reunir como
mínimo los siguientes requisitos44 :

1. Un objeto de estudio, es decir, un campo específico de cuyo análisis y estudio


se consagra. Es cierto que, como se ha manifestado, hay áreas interdisciplinarias,
pero aún en este caso, el objeto de estudio está conformado por el área que se
ha constituido en algo específico.
2. Un sistema teórico construido, es decir un conjunto de conocimientos que
constituye su sistema conceptual, propio.

En este caso, también, alguna teoría puede tener aplicación en otra ciencia, pero
esto no enerva su origen. Este sistema conceptual está formado: por leyes,
principios, clasificaciones, axiomas, teoremas, conceptos, lenguaje científico, etc.

3. Métodos de investigación que, dentro del quehacer científico, sean de aplicación


eficiente. Inclusive, en este caso, determinado método de investigación puede
tener aplicación en otra u otras ciencias, pero con otros métodos forman un
conjunto que permite la investigación en forma específica.

REQUISITOS DE LA
CIENCIA

MÉTODOS DE
SISTEMA TEÓRICO INVESTIGACIÓN
OBJETO DE ESTUDIO
(Sistema conceptual) (Para las distintas
(Campo de acción) ciencias)
propio)

3.4. ESTRUCTURA DE LA CIENCIA

En la epistemología contemporánea hay consenso en señalar que la ciencia está por


dos elementos básicos:

44
RODRÍGUEZ, Walabonso (1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Rarpa, pág. 13.
34

1) Un elemento descriptivo, proveniente de la toma de contacto directo con el


objetivo que se conoce.

2) Un elemento lógico, racional, con el cual se adquiere nuevos conocimientos y se


explica o comprende los objetivos que han sido presentados por la descripción.
Es la explicación.

Tomando en cuenta los dos elementos señalados, el conocimiento científico


completo responde a dos interrogantes: al ¿Cómo? y al ¿Por qué?. La descripción
responde a la pregunta ¿Cómo es el objetivo?; y la explicación (y comprensión) responde
a la pregunta ¿Por qué es así el objeto?. Es cierto que estos dos elementos intervienen
también en el conocimiento común y corriente. La diferencia es de grado, pues mientras
en el conocimiento de la vida cotidiana la relación entre los dos elementos o aspectos es
puramente espontánea e ingenua, en el conocimiento científico esta relación es sistemática
y universal. Precisamente por ello se dice que es su estructura y esencia.

Siguiendo a Rodríguez Rivas45, la ciencia presenta una estructura integrada por la


teoría, la investigación científica y el método científico.
a) Teoría científica o sustantiva es el sistema de hipótesis debidamente
verificadas, de leyes científicas y de principios de fundamentación y organización,
que constituyen la expresión más alta del saber científico.
b) La investigación científica es el tratamiento de hechos particulares formulados
como problemas para la investigación; es el análisis sistemático de sectores
circunscritos de la realidad.
La teoría científica se configura y se perfecciona a partir de los resultados de la
investigación, la que a su vez es orientada y amplificada por la misma teoría
científica.
c) Los métodos de investigación científica son ciertos modelos de pensamiento o
procedimientos que emplea la investigación científica.

La investigación científica para el adecuado planteamiento y definición de sus


problemas, para elaborar hipótesis adecuadas, para derivar de las hipótesis las
variables necesarias, para verificar el grado de certeza de la información, emplea
un método de la investigación.

3.5. OBJETIVOS DE LA CIENCIA

Según Restituto Sierra Bravo46, la ciencia posee cuatro objetivos principales que
vienen a ser:

1. Describir la realidad, para saber cómo es, qué elementos la forman y cuáles son
sus características.
2. Explicar la realidad, llegar a establecer cómo se relaciona sus distintas partes o
elementos y por qué es como es la realidad.
3. Predecir. Por una parte si la ciencia logra saber cómo es un sector de la realidad
y los factores que la explican, entonces, está en condiciones de prever los
acontecimientos que tendrán lugar en dicho sector de la realidad.

45
RODRÍGUEZ RIVAS, Miguel y RODRÍGUEZ (1996). Técnicas y diseño de la investigación Científica. Lima:
UNMSM, Pág. 8.
46
SIERRA BRAVO, Restituto (1984). Ciencias Sociales. Epistemología, lógica y Metodología. Madrid:
Paraninfo, Págs. 7-8.
35

4. Actuar. Por otra parte, el mismo conocimiento del cómo y por qué de un sector de
la realidad, faculta también para actuar, da poder para transformar esa realidad e
influir en ella, en mayor o menor grado.

Spirkin, A. y B. Kedrov47 indican que respecto a los objetivos que persigue la ciencia,
al describir enunciamos las características distintivas que hacen que un objeto de estudio
se diferencie de otros en el universo, al explicar decimo el porqué del objeto, es decir, la
razón por la cual está en el universo, ya sea que haya sido construido por el hombre y al
predecir eventos sobre el objeto, dilucidamos su evolución probable.

Por otro lado, Maurice Duverger48 señala que todo avance científico comprende dos
elemento: 1° la búsqueda y observación de los hechos; 2° el análisis sistemático de los
mismos. Sin el segundo elemento, la observación y la búsqueda resultan empíricas y sin
el primero el análisis sistemático queda reducido a un razonamiento filosófico. El fin último
de toda ciencia es formular leyes, es decir, unas relaciones constantes entre fenómenos.
Pero la formulación de leyes no constituye el único fin de todos los trabajos científicos,
incluso en las ciencias de la naturaleza. El descubrimiento de las leyes sólo es posible, en
realidad, en los sectores más avanzados de la investigación, que en las ciencias sociales,
todavía subdesarrolladas, son poco numerosos.

Explicar
la
realidad

Describir OBJETIVOS
la DE LA Predecir
realidad CIENCIA

Actuar

La ciencia tiene dos tipos de objetivos: cognoscitivos y pragmáticos49.

Considerada desde la perspectiva cognoscitiva, la ciencia pretende la obtención y


el aumento del conocimiento de su respectivo campo temático, para lo cual emplea un
instrumental metodológico que posibilita formular hipótesis, leyes, teorías, y someterlas a
contrastación sistemática. La ciencia, examinada desde esta perspectiva, se orienta por
los ideales de la coherencia y la objetividad. Pretende que sus proposiciones se articulen
orgánicamente; no se interesa en el enunciado de proposiciones aisladas entre sí, sino en
conjuntos de proposiciones coherentemente ligadas. Además, aspira a que tales
proposiciones sean válidas objetivamente, independientemente de las preferencias,
prejuicios o intereses del investigador. Desde el punto de vista pragmático, la ciencia ha
mostrado ser un poderoso instrumento de control y predicción de los objetos de su campo

47
SPIRKIN, A. B. KEDROV (1987). Qué es la ciencia. México: Quinto sol, S.A., pág. 13.
48
DUVERGER, Maurice (1998). Métodos de las ciencias sociales. México, pag. 17.
49
SILVA SANTISTEBAN, Luis. (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. Lima: Universidad de Lima Págs.
32-33.
36

temático; haciendo posible así múltiples aplicaciones tecnológicas.

Vale decir que la ciencia es un producto de la actividad humana destinado a satisfacer


el deseo de comprender y dominar progresivamente el mundo.

3.6. IMPORTANCIA DE LA CIENCIA

Con fines didácticos podemos subrayar como importancia, lo siguiente50:

1) Permite el desarrollo de la humanidad. La ciencia cumple una función social,


por cuanto está al servicio de la humanidad con visitas a lograr su desarrollo.
Históricamente, está demostrado que la ciencia ha permitido acelerar el desarrollo
de la humanidad, más que cualquier otra disciplina o actividad.

2) Hace posible una aproximación al conocimiento de la realidad. La ciencia es


creación humana con el objeto de lograr el conocimiento de la realidad. Cuando
una ciencia se configura como tal, el objetivo de su estudio, así como los
fenómenos y objetivos que hay en él son avizorados a grandes rasgos; pero a
medida que se avanza en su estudio, se logra percibirlo cada vez con mayor
exactitud, tanto en sus detalles o aspectos constitutivos cuanto en su dimensión y
complejidad.

3) Caracteriza la sociedad de una determinada época. La ciencia es programable


o priorizadle en función a los requerimientos del hombre en procura de la
consecución de su bienestar a la solución de sus problemas. A esta situación se
agrega los grandes descubrimientos que se logran en el seno de una determinada
ciencia. Precisamente estos logros y sociedad en una etapa de su
desenvolvimiento. Por ejemplo, la década del cuarenta de nuestros siglo está
caracterizada por el invento y la aplicación de la bomba atómica; nuestra década
esta signada por el auge de la Informática.

4) Posibilita la relación del hombre con la naturaleza. La ciencia ha nacido y se


desarrolla basado en el interés del hombre por comprender y vencer a la
naturaleza.

50
RODRÍGUEZ, Walabonso. (1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Rarpa, Págs. 18-19.
37

Posibilita la
relación del
hombre con la
naturaleza

IMPORTANCIA DE LA CIENCIA
Caracteriza la
sociedad de
una
determinada
Haceépoca.
posible
una
aproximación
al
conocimiento
de la realidad

Permite el
desarrollo de la
humanidad

3.7. NATURALEZA DE LA CIENCIA

La ciencia es uno de los modos de conocimiento que engendra el hombre, junto con
otros como el religioso, el mítico, el artístico, etc. Es pues una de las formas a través de las
cuales el ser humano individual y socialmente, se acerca a develar al mundo, a
comprenderlo y también a transformarlo.

El vocablo ciencia derivado del latín Scientia, alude al conjunto de conocimientos


ciertos y racionales sobre la naturaleza de las cosas o de sus condiciones de existencia.

Así la ciencia a decir de Bunge51 elabora reconstrucciones conceptuales de la


realidad, los que no son modelos únicos, sino son modelos parciales y provisionales
sometidos a permanente crítica externa e interna.

Modo de
conocimiento

CIENCIA
REALIDAD
Conjunto de
conocimientos

3.8. CLASIFICACIÓN DE LAS CIENCIAS

3.8.1. Clasificación de Mario Bunge:

A) Ciencias formales: En la que se encuentran la Lógica y la Matemática.


Se caracterizan por ser racionales, sistemáticos y verificables, pero no son
objetivos, no nos dan informaciones acerca de la realidad: simplemente no
se ocupan de los hechos. La lógica y la Matemática tratan de entes ideales;

51
BUNGE, M. (1989). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos aires: Siglo XX, Pág. 47.
38

estos entes, tanto los abstractos como los interpretados, sólo existen en la
mente humana. A los lógicos y matemáticos no se les da objetos de
estudio: ellos construyen sus propios objetos.

La Lógica y la Matemática son ciencias deductivas. El proceso constructivo


se limita a la formación de los puntos de partida (axiomas). En Matemática
la verdad consiste, en la coherencia del enunciado dado con un sistema
de ideas admitido previamente: por esto la verdad de la Matemática no es
absoluta, sino relativa a ese sistema, en el sentido de que una proposición
que es válida en una teoría puede dejar de ser lógicamente verdadera en
otra teoría.

B) Ciencias Factuales: Comprendido por las ciencias naturales (Física,


Química, Psicología individual, Geología, Biología, Zoología, etc. y las
ciencias Sociales (Sociología, Psicología, Lingüística, Historia, Derecho,
Economía, etc.)

El conocimiento fáctico, es racional y esencialmente probable. Mientras


que en las ciencias formales se demuestran o prueban, las ciencias
fácticas verifican (confirman o disconfirman) hipótesis que en su mayoría
son provisionales. La demostración es completa y final; la verificación es
incompleta y por ello temporaria.

Actualmente, Mario Bunge52, plantea la existencia de las ciencias


biosociales o híbridas, como alternativa al planteamiento de Las falsas
dicotomías: Ciencia natural, ciencia social.

Esa presunta dicotomía entre las ciencias naturales y las ciencias sociales,
según Bunge, es radicalmente falsa, porque hay ciencias mixtas. Estas
son las ciencias biosociales: la psicología, la antropología, la demografía,
la epidemiología, la geografía, la bioeconomía, la lingüística, y varias otras.

Por ejemplo, la lingüística es una ciencia biosocial compuesta de varias


ramas. La psicolingüística se ocupa de estudiar cómo generamos y
entendemos expresiones lingüísticas. La sociolingüística estudia la
manera en que el contexto social influye sobre los hablantes, y de esta
manera sobre la lengua.

Según Bunge Los primeros estudios de sociolingüística fueron hechos en


Londres. Mostraron las grandes diferencias de pronunciación del inglés,
entre gente de distintos lugares. Algunas de estas diferencias
correspondían a diferencias sociales. Por ejemplo, aún hoy día la gente
modesta habla Cockhey, dialecto que no es la lengua canónica que habla
la Reina, recuerden Uds. la famosa comedia Pygmalion, de George
Bernard Show.

Hay entonces disciplinas que figuran en la intersección de las ciencias


sociales con las ciencias naturales. Hay ciencias que son especificaciones
sociales, tales como la sociología, la economía, la politología y la historia.

52
BUNGE, M. (1998). Vigencia de la Filosofía. Págs. 163-164.
39

Sociología
CCSS Economía
Politología
Historia
Antropología
Híbridas Demografía
Epidemiología
Geografía
CCNN
Lingüística
Psicología

3.8.2. Clasificación de Jean Piaget: 53

 Ciencias Nomotéticas: Son aquellas que intentan llegar a establecer


“leyes”, algunas veces en el sentido de relaciones cuantitativas
relativamente constantes y expresables en forma de funciones matemáticas,
pero también a la manera de hechos generales o de relaciones ordinales,
de análisis estructurales, etc. traduciéndose por medio del lenguaje ordinario
o de un lenguaje más o menos formalizado.

Cada una de estas disciplinas contiene investigaciones acerca de


fenómenos que se desarrollan conforme a la dimensión diacrónica, es decir,
que implican una historia. Así, la lingüística estudia, entre otras cosas, la
historia de las lenguas; la llamada psicología genética se ocupa del
desarrollo del comportamiento, etc. esta dimensión histórica, cuya
importancia es fundamental en muchos casos, relaciona, pues, algunos
sectores de las ciencias nomotéticas con las ciencias históricas.

 Ciencias históricas: Tienen por objeto reconstruir y comprender el


desarrollo de todas las manifestaciones en la vida social a través del tiempo;
ya se trate de la vida de los individuos, cuya acción ha dejado huellas en
esta vida social, ya de sus obras, de las ideas que han tenido una influencia
duradera, de las técnicas y de las ciencias, de las literaturas y de las artes,
de la filosofía y de las religiones de las instituciones, de los cambios
económicos o de otro tipo y de la civilización en general. La historia abarca
todo aquello que tiene importancia para la vida colectiva, tanto en sus
sectores aislados como en sus interdependencias.
 Ciencias Jurídicas: Ocupan una posición muy diferente debido a que el
derecho constituye un sistema de normas en la que una norma se distingue,
por su misma obligatoriedad, de las relaciones más o menos generales
buscadas por las ciencias nomotéticas bajo el nombre de leyes.
 Ciencias Filosóficas: Conocida como disciplinas filosóficas, las considera
particularmente difícil de clasificar, debido a que en los autores que se
dedican a ellas reina cierto desacuerdo respecto al alcance, la extensión e
incluso a la unidad de las ramas que conviene reunir bajo ese término.

La filosofía se propone alcanzar una coordinación que tenga en cuenta no sólo


los conocimientos adquiridos y la crítica de esos conocimientos, sino también las
convicciones y valores múltiples del hombre en todas sus actividades; sobrepasa las

53
CISE-PUCP. (1997). Epistemología y Educación. Págs.36-38.
40

ciencias positivas y las sitúa con relación a un conjunto de evaluaciones y de


significados que se extiende desde la praxis hasta la metafísica propiamente dicha.

CLASISFICACIÓN DE LAS CIENCIAS SEGÚN JEAN


Ciencias Nomotéticas: Intentan establecer
"Leyes". Emplea el lenguaje ordinario o de un
lenguaje más o menos formalizado.

Ciencias históricas: Su finalidad es reconstruir y


comprender el desarrollo de todas las
PIAGET manifestaciones en la vida social a través del tiempo

Ciencias Jurídicas: El Derecho constituye un sistema


de normas

Ciencias Filosóficas: la filosofía se propone


alcanzar las convicciones y valores múltiples del
hombre en todas sus actividades.

3.8.3. Clasificación de I. Andréiev:


El principio materialista dialéctico de investigación de la estructura y
clasificación de las ciencias, elaborados por los clásicos del marxismo-leninismo,
constituye el fundamento científico de la división de todas las ciencias principalmente
en dos grandes grupos: ciencias naturales, que estudian diferentes aspectos y
campos de la actividad material (física, química, biología, matemáticas y otras, y las
ciencias más particulares desprendidas) y ciencias sociales, que estudian
diferentes aspectos y esferas de la vida de la sociedad humana (historia, economía
política, lingüística, estética, etc.) 54

CIENCIAS NATURALES: Física, química, biología,


CLASIFICACIÓN DE LA

matemáticas, etc.
CIENCIA SEGÚN
ANDRÉIEV

CIENCIAS SOCIALES: Historia, economía polpitica,


linguística, estética, etc.

3.8.4. Clasificación de M. B. Kedrov y A. Spirkin

Las ciencias se clasifican en: Naturales, sociales y filosóficas, cada una de las
cuales está conformado por una compleja relación. Las líneas gruesas, indican las
relaciones de primer grado, las líneas punteadas indican las conexiones de segundo
grado, estos se hallan en nexo con las tres ramas de las ciencias. En el primer caso,
las ciencias técnicas (ciencias agropecuarias) están en contacto entre las ciencias
naturales y las ciencias sociales, y la matemática, que se halla en convergencia entre

54
ANDRÉIEV, I (1979). La ciencia y el Progreso social. Moscú: Progreso, Pág. 23
41

las filosofías (en especial la lógica). La proximidad entre la matemática y la lógica, se


debe a que las primeras expresan el aspecto general cuantitativo, (magnitud,
número, estructura, figura, función, conjunto, etc.) de los hechos naturales y sociales.
Entre las tres ramas fundamentales está la psicología, que tiene relación con las
ciencias naturales (actividad nerviosa superior), con las ciencias sociales (la
pedagogía) y con la filosofía (la lógica: ciencia del pensamiento).

En el mismo diagrama se puede observar el objetivo de la ciencia, que consiste


en el estudio de la naturaleza, el comportamiento social y el pensamiento.

Rodríguez Rivas y Rodríguez Sosa55 señalan que en la tipología propuesta por


M.B. kedrov y A. Spirkin, que empieza por establecer clases de ciencias
considerando su objeto de estudio. Así, se distingue la clase de las ciencias naturales
(Física, Química...., Biología), cuyo objeto de estudio es la naturaleza inorgánica y
orgánica; la clase de las ciencias humanas (ciencias sociales y filosóficas), cuyos
objeto de estudio son la sociedad y el pensamiento; y, mediando entre ambas clases,
las ciencias que tienen como objeto al hombre en cuanto participa de la naturaleza y
de la sociedad y es portador de la razón (Biología Humana, Psicología). Consideran,
además, que la vinculación entre ciencias naturales y ciencias filosóficas permite
distinguir a las ciencias matemáticas, y que el nexo entre las ciencias naturales y las
ciencias sociales, nexo que pivota en la producción, son las ciencias técnicas
(Cibernética Automática, ciencias químico-tecnológicas, ciencias agropecuarias, por
ejemplo). Aunque muy sugerente, esta clasificación carece de eficacia porque sus
conceptos ordenadores no son unívocos ni excluyentes. Parece ser el resultado de
una defectuosa concepción de la estructura y función de la ciencia, lo que resalta
cuando distingue el tipo de ciencias técnicas, cuyo estatuto es ambiguo y hasta
contradictorio in nomine, aunque es, desde luego, operante distinguir entre
investigación científica básica e investigación científica aplicada. Considerando las
motivaciones y objetivos de la investigación científica; lo que no autoriza a denominar
ciencia básica o aplicada a las proposiciones producto de estos tipos de
investigación, puesto que la investigación aplicada no produce ciencia sino
tecnología.

55
RODRÍGUEZ RIVAS, Miguel Ángel y RODRÍGUEZ SOSA, Miguel Ángel (1986). Op. cit. págs. 20-21
42

DESARROLLO MÁS
I. OBJETO

LAS LEYES DEL

GENERALES.
- LA

LA CIENCIA
NATURALEZA
Inorgánica.
Orgánica
- EL HOMBRE
es decir LA
SOCIEDAD y el
PENSAMIENTO
(humano)

Técnicas
II.
CIENCIA Matemática
S
NATURAL

Dialéctica
ES
Física
Química,
Sociales Filosóficas

Humanidades

3.8.5. Clasificación de Julio Sanz Elguera56:

CIENCIAS
APLICADAS
CIENCIAS PURAS O TEÓRICAS
 Computación
 Estadística
ABSTRACTAS  Matemática
 Lógica
O FORMALES
 Mecánica  Teoría de
 Óptica Juegos
 Astrofísica  Ing.
 Astronomía mecánica
Ciencias  Física de las  Ing. Eléctrica
partículas  Ciencia de
Físicas elementales los materiales

Química Ing. Química


 Zoología  Medicina
 Botánica  Farmacia
 Microbiología  Odontología
 Bioquímica  Enfermería
Ciencias  Genética  Nutrición
 Biología  Tecnología
Biológicas molecular Médica
 Veterinaria

56 SANZ, Julio (1987). Introducción a la ciencia. Lima: Amaru, Pág. 121


43

Ciencias  Geología  Ing.


 Glaciología geológica
CIENCIAS Naturales Ciencias  Paleoclimato-  Ing. de
de la tierra logía minas

 Sociología  Trabajo
REALES O  Antropología social
 Arqueología  Demografía
FÁCTICAS  Historia  Economía
 Economía Política
 Ciencia Política  Lingüística
Ciencias  Lingüística aplicada
 Derecho  Psicología
Sociales  Educación clínica,
educativa,
etc.
 Derecho
 Educación

3.8.6. Clasificación de Sierra Bravo:

Sierra Bravo Restituto, citado por Velásquez57, plantea la siguiente


clasificación:

Por su objeto, las ciencias se pueden dividir en ciencias físico-naturales,


ciencias humanas y ciencias sociales.

En las primeras la realidad observable a quien se refieren está constituida por


toda la naturaleza, universo sensible o mundo, excepto el hombre y su sociedad, que
son, respectivamente, el objeto y la realidad observable peculiar de las ciencias
humanas y sociales.

Otra clasificación importante de las ciencias es la que las divide en nomotéticas


e ideográficas.

Las primeras son las que estudian el aspecto regular y repetitivo de los
fenómenos, con el fin de hallar las leyes (nomos) de aquí su nombre.

A ellas pertenecen las ciencias sociales por lo general: La sociología, la


economía, la política, etc.

En cambio las ciencias ideográficas versan principalmente sobre cosas o


fenómenos únicos, singulares, no múltiples y repetidos como las nomotéticas. El
ejemplo que suele señalar como típico de estas ciencias es la Historia.

57
VELÁSQUEZ FERNÁNDEZ, Ángel y REY CÓRDOVA, Nérida (s/f). Metodología de la Investigación Científica.
Lima: San Marcos, Pág. 44-45
44

También se distinguen las ciencias sincrónicas de las diacrónicas. Las


primeras señala Galtun, tratan de fenómenos que tienen lugar en cualquier sitio del
espacio, pero dentro de un intervalo relativamente corto de tiempo, mientras que las
segundas tratan de fenómenos que tienen lugar en cualquier punto del tiempo pero
dentro de una región limitada de espacio.

Por último, se tienen las ciencias empíricas que versan sobre la realidad
observable, y las ciencias no empíricas, las Matemáticas y la Lógica, también
llamadas ciencias puras o formales, pues su objeto no es una realidad del mundo
determinado.
45

Lectura Seleccionada

A continuación presentamos el artículo de EVANDRO AGAZZI titulado “ciencia y Sociedad”,


el cual ilustra la relación existente entre la ciencia y la sociedad.

La ciencia como producto social

Las discusiones actuales acerca de las relaciones entre ciencia y ética pueden comprenderse
adecuadamente tan sólo si se tienen en cuenta otros debates que han caracterizado los decenios
precedentes, y que han hecho referencia a dos grandes temas: el de las relaciones entre ciencia
y sociedad, y el de la neutralidad de la ciencia. En ambos casos se trata de un debate animado
en parte por propósitos polémicos, dirigidos a “desenmascarar” a la ciencia (como se ha dicho
a menudo), a quitarla de su pedestal de investigación desinteresada de la verdad, de resorte
generoso del progreso humano, para mostrar todos sus compromisos y dependencias respecto
a las fuerzas, incluso las menos nobles, que operan en el contexto social. La polémica ha ido tan
lejos que ha llegado a presentar como una mistificación aquel modelo de ciencia en cuanto
saber objetivo y riguroso que hemos bosquejado en el capítulo anterior. Los resultados de tales
debates, incluso en sus aspectos más polémicos, no han sido infructuosos, y por eso es oportuno
que aquí sean examinados sucintamente los problemas en juego, tratando de delinear una
visión más equilibrada que nos permita sacar a la luz de un modo mejor el tema central de este
volumen. Comenzaremos por tanto con el examen de las relaciones entre ciencia y sociedad,
pasando a discutir en el capítulo siguiente la cuestión de la neutralidad de la ciencia.

La tesis de la dependencia social de la ciencia ha ido adquiriendo una presencia cada vez
más fuerte, al menos desde el punto de vista cuantitativo, a causa de la concurrencia de dos
factores culturales de inspiración muy diversa los cuales, sin embargo, se han encontrado (en
cierto sentido, accidentalmente) actuando en el mismo espacio de tiempo. El primero está
representado por la tradición del llamado pensamiento marxista “no ortodoxo”, o sea, el
desarrollado especialmente en los países de Europa occidental. Mientras la ortodoxia “oficial”
soviética reivindicaba para el marxismo el título de filosofía científica (en oposición a la ideología
burguesa), en Occidente los marxistas reconocían con más facilidad que el marxismo mismo era
una ideología; aunque, ateniéndose a la teoría de Marx y Engels, afirmaban que la ideología es
la expresión de las estructuras concretas y materiales de la sociedad y abarca en ella misma
todos los productos de la actividad intelectual, incluida también la ciencia. Como veremos mejor
seguidamente, el objetivo de esta forma de comprensión entraba dentro de un programa de
lucha política: por un lado, se trataba de arrebatarle a la ciencia aquella imagen de conocimiento
objetivo que le confería una posición de superioridad respecto al pensamiento ideológico; por
otro lado, se atacaba a la ciencia en cuanto puntal de la sociedad capitalista y corresponsable
de sus delitos. En sustancia, aun conteniendo también un aspecto de contestación del valor del
conocimiento científico (plano epistemológico), la línea marxista insistía en la dependencia
social, muy en especial sobre el terreno de las actividades, aplicaciones, y compromisos con el
poder (plano pragmático), tendiendo además a identificar ciencia y tecnología. Justamente por
eso, como se verá, estuvo activamente presente en el debate acerca de la neutralidad de la
ciencia, tomando posición obviamente contra tal neutralidad.

Mientras el neomarxismo europeo desarrollaba estas tesis en los años sesenta (de forma
típica, si bien no exclusivamente, a través de la Escuela de Francfort, o de los escritos de autores


Tomado de: AGAZZI, Evandro. El bien, el mal y la ciencia. Madrid, Editorial Tecnos, 1996. pp. 47-62.
46

como Goldmann y Althusser en Francia), y en los años setenta las revertía en la polémica sobre
la neutralidad de la ciencia, el mundo angloamericano comenzaba precisamente en aquellos
decenios a desarrollar la concepción sociologista de la ciencia, que desde entonces no ha cesado
de extenderse.

El momento de nacimiento de esta concepción se puede situar en la publicación (1962) del


volumen de Thomas Kuhn La estructura de las revoluciones científicas, que rápidamente suscitó
amplios debates, y contrastaba ya fuera con la epistemología tradicional del empirismo lógico
o con el planteamiento popperiano. Aunque Kuhn ha mantenido siempre una figura profesional
de historiador de la ciencia y no tanto de filósofo de la ciencia, y ciertamente ha atenuado las
tesis más radicales de aquel volumen, el éxito de tales tesis se explica fácilmente a partir del
hecho de que representan la extensión explícita, también al campo de la ciencia, de aquella
sociología del conocimiento, la cual, suficientemente extendida y académicamente influyente,
no se había atrevido hasta entonces a atacar, por así decirlo, la dimensión del conocimiento
científico.

En el terreno epistemológico más técnico el debate entre kuhnianos y popperianos dominó


los años sesenta, inscribiéndose asimismo en el clima determinado por el estudio del “segundo
Wittgenstein” (cuyas Investigaciones filosóficas se habían publicado póstumamente en 1953), e
igualmente alimentaba las controversias sobre la inconmensurabilidad de las teorías científicas,
provocando además el desarrollo de la epistemología de Lakatos y Feyerabend. Ya en este
debate entre epistemólogos surgieron las consecuencias del hecho de afirmar una dependencia
demasiado fuerte de la ciencia con respecto al contexto social: relativismo radical, antirrealismo,
desaparición de la noción de verdad y del concepto mismo de objetividad científica, y disolución
de los criterios aptos para establecer una preferencia no sólo de una teoría científica en relación
a otra, sino incluso de las formas de conocimiento científico respecto de las pseudo ciencias.
Estas tesis, que pueden parecer paradójicas en los escritos intencionalmente iconoclastas y
provocadores de un Feyerabend, se han convertido después, a partir de los años setenta, en el
objeto de tratamientos sistemáticos, y actualmente constituyen un sólido bloque en la así
llamada producción “metacientífica”.

Como puede verse, esta tendencia no viene motivada por preocupaciones ideológico–
políticas, habiéndose traducido en una serie de afirmaciones estrictamente epistemológicas,
además de haber alimentado un conjunto de investigaciones sociológicas e históricas sobre la
ciencia. En todo caso, es un hecho que, a causa de la fuerte presión cultural del marxismo en
Europa y de la también fuerte presencia académica de la sociología en el mundo
angloamericano, esta epistemología sociologista ha gozado de un favor excepcional durante
cerca de treinta años. Hoy el influjo cultural del marxismo se ha desvanecido, y quizás también
la sociología es menos influyente que ayer, pero está fuera de dudas que esta tendencia es
todavía predominante.

Naturalmente, no existe razón alguna para considerar negativamente un hecho de este


género, pero es preciso también darse cuenta de ciertas implicaciones. En sí mismo ha sido
ciertamente positivo introducir la dimensión histórica y social en la comprensión de la ciencia, y
también es útil someter a estudio sociológico la empresa científica, pues las informaciones que
se pueden obtener son siempre interesantes e iluminadoras. Otra cosa, sin embargo, sería
pretender reducir el conocimiento científico a nada más que un producto social. Es éste el error
de una buena parte de la epistemología sociologista, la cual en efecto no ha sido nunca capaz
de mostrar el nexo causal entre las condiciones sociales de un ambiente y una época dados, y,
por ejemplo, la forma de las leyes naturales enunciadas en ellos, además de no poder explicar
47

la aceptación transcultural de los contenidos del conocimiento científico (cuya validez. Por tanto,
no aparece “relativizada” respecto a la formación social dentro de la cual han sido producidas).

Desde el momento en que las preocupaciones de este volumen no son de naturaleza


epistemológica, no nos demoraremos en discutir las tesis de la epistemología sociologista, sino
que nos limitaremos a esquematizar la que, a nuestro juicio, constituye una visión más
equilibrada de las relaciones entre ciencia y sociedad. En ella hay lugar para una valoración del
impacto de la sociedad sobre la ciencia e igualmente del impacto inverso, así como también se
trata de reconocer a los individuos, no menos que a la sociedad, un papel correcto en la
construcción de la ciencia. Una razón ulterior que nos ahorra aquí un tratamiento extenso del
problema es el hecho de que ciertos nudos cruciales del mismo serán contemplados en el
capítulo siguiente (cuando se discuta sobre la neutralidad de la ciencia en cuanto saber). Más
adelante también habrá ocasión de presentar ampliamente las razones que muestran con más
fuerza los límites de la concepción sociologista, cuando se exponga (en particular en el capítulo
VI) la tesis de la fuerte autonomía del sistema científico–tecnológico, el cual llega de hecho a
modificar la estructura social según sus propias exigencias internas. La visión que sostenemos
es la de una relación sistémica entre ciencia y sociedad, y de ella se tratará extensamente en el
capítulo XII.

Una correcta apreciación de las relaciones entre ciencia y sociedad es algo fundamental en
la concepción de este libro. De hecho, dentro de una visión puramente sociologista de la ciencia
se hace inútil todo discurso ético y todo discurso sobre responsabilidades: si la ciencia, es
solamente un producto social, entonces ya expresa ella misma la ética de una sociedad y, por
consiguiente, no tiene sentido ni juzgarla ni regularla. Y también, por otro lado, no se ve de qué
manera y por parte de quién se podría llevar a cabo un juicio moral de la sociedad misma. Pues
la problemática moral sólo puede tener sentido si se llega a establecer una configuración
específica, y en buena medida autónoma, de la ciencia y de la técnica respecto a la sociedad, y
si además, en la empresa científica y tecnológica se reconoce asimismo el papel de los individuos
y de sus propias opciones. Obviamente, este sentido no podrá por menos que tomar en
consideración también los condicionamientos sociales de la ciencia, sin infravalorar no obstante
que entre éstos se hallan igualmente las exigencias expresadas específicamente por los
componentes éticos y valorativos presentes en la sociedad.

Razones internas de una interpretación social de la ciencia

Sería demasiado simplista creer que el punto de vista tradicional, y en cierto sentido
popular, que describe románticamente la ciencia como el producto del trabajo de individuos
excepcionales, sea solamente la proyección de una perspectiva individualista sobre la historia y
la cultura. Más allá de este componente innegable, hay efectivamente otra razón que se refiere
a la naturaleza misma de la ciencia. Podemos decir que, hasta el siglo pasado, la ciencia se
concebía como un arca en la cual el hombre realizaba preguntas a la Naturaleza y la obligaba a
darle respuesta. El conjunto ordenado de estas respuestas constituía la riqueza creciente del
conocimiento científico. Dentro de esta óptica era casi obvio ver desarrollarse el “diálogo” entre
el hombre y la Naturaleza como una especie de confrontación entre dos partners, y se daba
también por descontado que los secretos más importantes, celosamente defendidos por esta
Esfinge, podían ser extraídos solamente por algún Edipo excepcionalmente genial que de tanto
en tanto aparecía en la historia. En otros términos, una proposición científica válida se veía como
una enunciación llevada a cabo por un hombre singular de una vez por todas, recibiendo su
valor de verdad de la Naturaleza misma y no sobre la base de un cierto consenso por parte de
otros individuos.
48

Como se ha aclarado ya antes, este modo de pensar ha sido profundamente modificado


por la crisis de la ciencia moderna, acaecida entre el final del siglo pasado y el comienzo del
nuestro. Se perdió la confianza de que la ciencia pudiera estar en contacto directo con la
Naturaleza, y la validez objetiva de las proposiciones científicas ya no se colocó en su
correspondencia fiable con las “facciones” de la Naturaleza, sino más bien en el consenso
intersubjetivo de la comunidad científica. La objetividad científica venía a identificarse de tal
modo con la intersubjetividad científica (con todos los aspectos complejos y para nada banales
implicados en esta noción, y que ya hemos considerado). Es claro que de esa manera la ciencia
no puede ser contemplada como una empresa individual, pues más bien será preciso
considerarla como una empresa que, en su más intrínseca naturaleza, es necesariamente
colectiva. El adjetivo “colectivo” o “comunitario” no quiere decir ya “social”, pero nos dirige
claramente en esta dirección. Es más, para aquellos autores que distinguen un “microcontexto”
social de la ciencia (constituido cada vez por el ámbito de la colectividad científica restringida,
en cuyo seno se desarrolla una cierta investigación), y un “macrocontexto” (representado por el
ambiente sociocultural más amplio en donde se sitúa en conjunto la investigación científica),
este carácter colectivo o comunitario es ya expresión de una dimensión social en sentido propio.

Mientras las consideraciones precedentes hacen referencia a la estructura noética o


cognoscitiva de la ciencia, otra perspectiva concerniente más bien a la práctica corriente de la
ciencia hace evidente también su carácter colectivo. En efecto, pues la investigación científica
contemporánea implica siempre y cada vez más la colaboración de numerosas personas,
especialmente en el campo experimental. Por ejemplo, no hay experimento de un cierto relieve
en la física moderna que pueda realizarse por una sola persona, pues se exigirá el concurso de
un grupo de especialistas actuando de modo coordinado, que realizará un seguimiento día y
noche durante mucho tiempo; especialistas a los que toca la tarea de interpretar las diversas
características que se manifiestan haciendo uso de sus diversas competencias científicas. Este
estado concreto de cosas se refleja fielmente en la literatura científica: es casi imposible
encontrar en nuestros días un artículo científico debido a un solo autor, ya sea que se trate de
una contribución en el campo de la Física, o bien de la Química, la Biología, la Medicina, la
Psicología, o incluso de las Ciencias Sociales.

Esto ocurre asimismo en el caso de las aportaciones de carácter teórico que ciertamente se
adaptan mejor a ser la obra de un sólo individuo. También en este caso la mayor parte está
escrita por más de un autor, y, de todas formas, las referencias a la literatura especializada
indican siempre que el trabajo en solitario es imposible en la ciencia actual. Un hecho tal se hace
también más claro si consideramos la naturaleza interdisciplinar de la investigación
contemporánea, pues no sólo partes diferentes de una misma disciplina están implicadas casi
inevitablemente en cada progreso de la ciencia, sino que la aportación simultánea de nociones
y procedimientos sacados de disciplinas distintas se impone cada vez más frecuentemente en
los programas científicos más comprometidos de nuestros días. En dos palabras, nadie puede
ignorar el trabajo hecho por los demás, lo cual convierte cada resultado científico en producto
de un esfuerzo colectivo.

No creemos necesario desarrollar ahora una argumentación complementaria respecto a


cuanto se ha dicho hasta aquí, exponiendo las razones externas de una interpretación social de
la ciencia. Tal temática, de hecho, constituye el núcleo central de los argumentos larga e
insistentemente presentados en la amplia literatura (a la que antes hemos hecho referencia) en
la cual se expresa la interpretación “sociologista” de la ciencia. Por lo demás, tendremos ocasión
de volver a hablar de ello profusamente en el contexto del análisis sobre la neutralidad de la
ciencia.
49

La conciencia del impacto de la sociedad en la ciencia

Si la sociedad ha sido inducida a tomar conciencia de sus vínculos con la ciencia,


especialmente a causa del hecho de que esta última ha incidido profundamente en su desarrollo,
no es menos cierto que la ciencia en el momento presente es cada vez más consciente de los
suyos con la sociedad.

Esta conciencia no habría podido surgir en los tiempos en los que la ciencia era casi
completamente una empresa individual, llevada adelante por personas más o menos aisladas, o
a lo más por círculos restringidos de pocas personas pertenecientes a una comunidad científica
cerrada (la cual, por tanto, se encontraba bastante aislada del resto de la sociedad). Hacia el final
del siglo XVIII e inicios de XIX la situación cambió radicalmente, cuando la revolución industrial
se abrió camino en Europa, es decir, en el momento en que el producto tecnológico de la ciencia,
a causa de sus aplicaciones industriales, llegó a ser de interés general.

La primera valoración crítica de este hecho, llevada a cabo de modo sistemático y explícito,
fue introducida por la filosofía marxista (los positivistas se habían limitado esencialmente a la
consideración de los efectos beneficiosos del progreso científico en la sociedad y en la cultura).
Para el marxismo la ciencia es principalmente un factor de la producción, constituyendo un
ingrediente esencial del modo moderno de producción de bienes y mercancías. Después, según
el marxismo, este modo de producción determina la “estructura”, el carácter intrínseco de cada
sociedad, del cual dependen todos los demás elementos, sean institucionales, jurídicos,
económicos, sociales, o culturales. Por esto, resulta casi automático afirmar que cada sociedad
posee el tipo de ciencia que corresponde a su modo de producción.

No obstante, un límite de la perspectiva marxista se encuentra en el hecho de que el


condicionamiento social de la ciencia no depende únicamente de su implicación en la
producción. En realidad, un ambiente cultural y social mucho más amplio ejerce su influjo sobre
el crecimiento de la ciencia, con todos sus componentes de naturaleza filosófica, metafísica,
religiosa, ética, e institucional. Esta circunstancia ha sido subrayada también por algunos
representantes de la concepción “sociologista” de la ciencia ya recordados al comienzo, entre
los cuales estaría el propio Kuhn.

Con todo, se ha de observar de modo general que estos estudiosos han puesto más el
acceso sobre las condiciones materiales e institucionales de la sociedad, mientras otros grandes
historiadores de la ciencia del pasado han sido más sensibles los nexos entre la ciencia y el resto
del ambiente cultural y espiritual que la circunda (basta solamente recordar el nombre de
Alexandre Koyré). Sus reconstrucciones resultan a menudo más convincentes que las de los
actuales sociólogos de la ciencia, los cuales, justamente porque se interesan por factores más
generales y “externos”, acaban por no tomar en consideración de modo suficiente aquellos
elementos más específicamente intelectuales, que, a fin de cuentas, resultan a su vez más
“próximos” a la empresa científica, y por tanto más persuasivos y significativos.

Los individuos y la sociedad en el trabajo científico

Deseamos analizar ahora una razón ulterior por la que no es posible afirmar que la ciencia
sea nada más que un producto social, y a tal fin se ha de reconsiderar el papel que los individuos
singulares desempeñan en el interior de la ciencia. El punto de vista tradicional que atribuía a
los genios, a los gigantes del intelecto, todo el mérito del progreso científico, aunque fuera
50

ciertamente exagerado, contenía un precioso elemento de verdad: la ciencia, como las artes, la
filosofía, la literatura, es una construcción del hombre y se basa, por consiguiente, en su poder
creativo. Ahora bien, la creatividad es un don individual y no una característica social. En efecto,
pues la creatividad personal puede permanecer inexpresada, frustrada u obstaculizada, si faltan
las condiciones sociales y culturales que le son favorables; pero esto no significa en ningún
modo que tales condiciones sean capaces de producir por sí mismas el descubrimiento y la
invención de algo nuevo. Tenemos justamente, en cada campo de la civilización y la cultura
humanas, numerosos ejemplos de grandes hombres cuyas realizaciones han superado
enormemente las humildes y muy desfavorables condiciones sociales y culturales en las cuales
habían nacido y crecido. De otro lado, legiones enteras de personas dotadas normalmente,
provistas de una excelente formación académica y situadas en condiciones óptimas para
desarrollar su trabajo, son capaces tan sólo de llevar a cabo trabajos aceptables de rutina sin
ningún valor excepcional. Esto quiere decir que, incluso si numerosas conquistas científicas de
largo alcance han sido preparadas por muchas condiciones previas y por conocimientos
acumulados cada vez progresivamente, es verdad sin embargo que ha sido necesario un acto
excepcional e imprevisible de la intuición personal, un acto de auténtica creatividad individual,
para lograr unificar los elementos útiles aislados, ignorando las informaciones redundantes, y
organizar en una imagen de síntesis, unificante, coherente y verificable, aquellos elementos
separados que no sugerían por sí mismos (y menos aún imponían) tal síntesis. Pero no sólo esto,
sino que la mayor parte de los descubrimientos científicos o de las teorías revolucionarias han
tenido su origen en alguna reflexión que algún espíritu particularmente perspicaz ha
desarrollado acerca de un pequeño detalle olvidado, o sobre un punto de vista erróneo
aceptado como indiscutible por la comunidad científica de su tiempo, o ciertamente lanzando
y desarrollando una idea en profundo contraste con el paradigma aceptado colectivamente.

Una consecuencia importante de este hecho es que se debe dejar siempre un espacio libre
a la creatividad personal y que, bajo este aspecto, la libertad de investigación es una condición
necesaria para la vida de la ciencia. Esto implica también que, si la investigación científica fuera
completamente de tipo prefijado, aplicativo, o únicamente dirigida hacia objetivos de utilidad,
estaríamos condenando a la ciencia a morir. Lo que aquí expresamos no está en contradicción
con el deber, que también incumbe a la ciencia, de compensar a la sociedad por los costes que
ésta sufraga para promover la actividad científica. Sobre todo porque, en verdad, no se quiere
excluir que una parte no despreciable de la investigación científica pueda y deba ser dirigida a
objetivos socialmente útiles, pues lo que se quiere afirmar solamente es que no toda
investigación científica ha de ser conducida con vistas a un tal reembolso. En segundo lugar (y
esto es incluso más importante), porque es del interés de la sociedad misma preservar la
creatividad, la iniciativa personal, la actitud crítica, y la libertad de espíritu, ya que son energías
todas que resultan preciosas en campos numerosos y diferentes, y que son favorecidas desde
el desarrollo de una libre investigación científica pura. El deber de compensación referido debe
ser contemplado como una responsabilidad de la ciencia, más que como una obligación suya.
Ahora bien, como es sabido, la responsabilidad concierne en último término a los individuos, y,
más exactamente, a los individuos libres. Efectivamente, pues la responsabilidad puede sólo
brotar de una voluntad libre, consciente y reflexiva, y no puede ser la consecuencia de
constricciones predeterminadas.

Técnica y Sociedad

En este momento es útil observar que cuanto hemos venido sosteniendo sobre las
relaciones entre ciencia y sociedad no puede ser repetido sin rectificaciones importantes al pasar
a considerar las relaciones entre técnica y sociedad. Sin embargo, no deseamos ahora desarrollar
un análisis separado a tal propósito, ya que lo que se dirá en capítulos sucesivos clarificará
51

suficientemente, también respecto a este tema, los aspectos de afinidad y de diferencia entre
ciencia y técnica. Baste por el momento señalar que la técnica resulta ser un producto social en
una medida mayor que la ciencia. Esto puede ser ya evidente si se considera el hecho de que
las diversas civilizaciones y culturas han producido, a lo largo de la historia, técnicas propias y
autóctonas bastante más diferenciadas entre ellas que los respectivos conocimientos científicos
(en otros términos, lo que significa que la técnica es bastante más dependiente del contexto
social que la ciencia). Además, mientras el conocimiento científico se difunde y arraiga más o
menos inalterado de un contexto social a otro, la técnica muestra tal transferibilidad a un nivel
mucho más reducido y problemático. Con todo, hay que observar que la técnica cuanto más
impregnada de ciencia está (o sea, como se verá mejor a continuación, cuanto más se transforma
en tecnología), asume tanto más fácilmente los caracteres de transculturalidad mostrados por
la ciencia, llegando ella misma a autonomizarse ampliamente respecto del contexto social. Justo
el hecho de que, en la mayor parte de las discusiones sobre este asunto, ciencia, técnica, y
tecnología, hayan sido confundidas –hasta el punto de ser consideradas a menudo una sola y
misma cosa– ha inducido el proyectar sobre la ciencia aquella estrecha dependencia de la
sociedad que puede ser razonablemente afirmada a propósito de la técnica (aunque no de
forma absoluta). En particular, los impactos de la tecnología sobre la sociedad han constituido
un tema largamente discutido y estudiado, también fuera del contexto marxista, al que nos
hemos referido con más frecuencia hasta el momento.
52

AUTOEVALUACIÓN
1. Elemento de la ciencia constituido por reglas y procedimientos:
A) Campo de Acción
B) Metodología
C) Marco teórico
D) Objeto de estudio
E) N.A.
2. Elemento de la ciencia constituido por conocimientos sobre la realidad en forma de
términos y enunciados:
A) Campo de Acción
B) Metodología
C) Marco teórico
D) Objeto de estudio
E) N.A.
3. Clasifica a la ciencia en puras (teóricas) y aplicadas:
A) Kedrov –Spirkin
B) Andréiv
C) Julio Sanz
D) Mario Bunge
E) Jean Piaget
4. Clasifica a la ciencia en formales y factuales:
A) Kedrov –Spirkin
B) Andréiv
C) Julio Sanz
D) Mario Bunge
E) Jean Piaget
5. Todo conocimiento científico puede ser superado o cambiado, es decir es:
A) Verificable
B) Sistemático
C) Metódico
D) Falible
E) Comunicable

BIBLIOGRAFÍA

 AGAZZI, Evandro (1996). El bien, el mal y la ciencia. Madrid: Tecnos. ANDRÉIV, I


(1979). La Ciencia y el Progreso Social. Moscú: Progreso.
 ANDER EGG, Ezequiel (1971). Introducción a las Técnicas de Investigación Social.
Buenos Aires: Humanitas.
 BUNGE, Mario (1973). La investigación científica. Barcelona: Ariel.
 BUNGE, M. (1989). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos aires: Siglo XX.
 BUNGE, M. (1998). Vigencia de la Filosofía. Lima: Fondo Editorial de la UPGV
 CISE-PUCP. (1997). Epistemología y Educación. Lima: CISE-PUCP
 DÍAZ, E.; HELER, M (1985). El conocimiento científico. Buenos Aires: Eudeba.
 DUVERGER, Maurice (1998). Métodos de las ciencias sociales. México
 LLANOS VILLAJUAN, Marino (2009). Epistemología de las Ciencias Sociales. Lima,
Fondo Editorial de la UNMSM, págs
 POPPER, Karl (1985). La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos.
 RODRÍGUEZ, Walabonso (1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Rarpa.
 RODRÍGUEZ RIVAS, Miguel y RODRÍGUEZ (1996). Técnicas y diseño de la
investigación Científica. Lima: UNMSM.
 RODRÍGUEZ, Walabonso. (1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Rarpa.
 SIERRA BRAVO, Restituto (1991). Técnicas de Investigación social. Madrid: Paraninfo
S.A.
53

 SIERRA BRAVO, Restituto (1984). Ciencias Sociales. Epistemología, lógica y


Metodología. Madrid: Paraninfo.
 SANZ, Julio (1987). Introducción a la ciencia. Lima: Amaru.
 SILVA SANTISTEBAN, Luis. (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. Lima:
Universidad de Lima.
 SPIRKIN, A. B. KEDROV (1987). Qué es la ciencia. México: Quinto sol, S.A
 VELÁSQUEZ FERNÁNDEZ, Ángel y REY CÓRDOVA, Nérida (s/f). Metodología de la
Investigación Científica. Lima: San Marcos.
54

CUARTA UNIDAD: EL MÉTODO CIENTÍFICO

Al finalizar esta unidad es estudiantes estará en las condiciones de:

 Interpretar y distinguir las distintas etapas y/o reglas del Método Científico.

1.1. ASPECTOS GENERALES

A lo largo de la historia, el hombre se ha enfrentado a un sinnúmero de obstáculos y


problemas para desentrañar los secretos de la naturaleza, tanto para vivir con ella, como
de ella en “perfecta” armonía. Para superar esos problemas ha empleado muy diversas
estrategias, las cuales dieron paso a la formalización de procedimientos que, en última
instancia, no son sino el propio método científico.

La filosofía de la ciencia (epistemología) funda el método científico para excluir todo


aquello que tiene naturaleza subjetiva y, por lo tanto, no es susceptible de formar parte de
lo que denomina conocimiento científico. En última instancia, aquello que es aceptado por
el sentido común propiamente dicho y, por ello, adquiere carácter de generalmente
aceptado por la comunidad científica y la sociedad.

La investigación es la base de la elaboración de la teoría científica y el recurso para


su comprobación Y mejoramiento. Pero esta investigación supone el uso del método
científico como una herramienta de la cual depende la eficacia de su ejecución. Es cierto
que el método no sustituye al investigador, pero con ello el ejecuta su labor, pone en
marcha su creación original, en procura de la solución de los problemas que se le
presentan.

1.2. CONCEPTUACIÓN

Para nuestro estudio, el método científico está constituido por un conjunto finito de
reglas que se aplican a efectos de lograr eficacia en el ciclo entero de la investigación en
el marco de cada problema del conocimiento científico.

Mario Tamayo y Tamayo58 “…define el método científico en función de los


procedimientos o técnicas que se utilizan para resolver los problemas planteados. Uno de
los objetivos básicos del método científico es llegar a la comprensión de los fenómenos o
hechos que se estudian”.

El método es un procedimiento para tratar un problema o un conjunto de problemas.


El método científico, como método, es un procedimiento de actuación general seguido en
el conocimiento científico; como todo procedimiento se concreta en un conjunto de trámites,
fases y etapas. Es la manera sistematizada especial en que se efectúan el pensamiento y
la investigación de índole reflexiva.

El método científico consiste en formular cuestiones o problemas sobre la realidad


del mundo y los hombres, con base en la observación de la realidad y la teoría ya
existentes, en anticipar soluciones a estos problemas y en contrastadas o verificar con la

58
TAMAYO y TAMAYO (1998). El proceso de la investigación científica. México: Limusa, Pág. 142
55

misma realidad estas soluciones a los problemas, mediante la observación de los hechos
que ofrezca, la clasificación de ellos y su análisis.

Ernest Nagel59 indica que “La práctica del método científico consiste en la persistente
crítica de las argumentaciones, a la luz de los cánones probados para juzgar la
confiabilidad de los procedimientos por los cuales se obtiene los datos que sirven como
elementos de juicio y para evaluar la fuerza probatoria de esos elementos de juicio sobre
los que se basan las conclusiones”. Se refiere, a la rigorización lógica del proceso
metodológico y a la evaluación de la calidad de estudio; a la aplicación del método, más no
al mismo concepto de método.

Por otro lado, el método científico es un procedimiento científico que consiste en


formular cuestiones o problemas sobre la realidad del mundo y los hombres, con base en
la observación de la realidad y la teoría ya existentes, en anticipar soluciones a estos
problemas y en contrastar o verificar con la misma realidad estas soluciones a los
problemas, mediante la observación de los hechos que ofrezca, la clasificación de ellos y
su análisis.60

El Método Científico, es el procedimiento instrumento de la ciencia adecuado para


tener esa expresión de las cosas, gracias al cual es posible manejar, combinar y utilizar
esas mismas cosas. Además nos permite comprobar si una hipótesis dada merece el rango
de ley. (Ramón Ruiz. El Método científico y sus etapas en: http://www.aulafacil. com/cursos
enviados/Metodo-) Cientifico.pdf. México 2007. Pág. 06

El método científico es el procedimiento planteado que se sigue en la investigación


para descubrir las formas de existencia de los procesos objetivos, para desentrañar sus
conexiones internas y externas, para generalizar y profundizar los conocimientos así
adquiridos, para llegar a demostrarlos con rigor racional y para comprobarlos en el
experimento y con las técnicas de su aplicación.

A través del método científico se genera el conocimiento científico. La característica


principal del método científico es su replicabilidad, que está al servicio de la producción de
consenso dentro de la comunidad científica. Es decir, que cualquier otro investigador,
cuando analiza el mismo fenómeno, obtendría los mismos resultados.

Según Isaac Asimov, citado por Roberto Avila Acosta61, el método científico, en su
versión ideal, consiste en:

1. Detectar la existencia de un problema.

2. Separar luego y desechar los aspectos no esenciales.

3. Reunir todos los datos posibles que incidan sobre el problema, mediante la
observación simple y experimental.

4. Elaborar una generalización provisional que los describa de la manera más simple
posible: un enunciado breve o una formulación matemática. Esto es una hipótesis.

59
NAGEL, Ernesto (1981). La Estructura de la Ciencia. Barcelona: Paidós Ibérica, Pág. 25
60
SIERRA BRAVO, Restituto (1998). Ciencias Sociales. Epistemología, lógica y Metodología. Madrid:
Paraninfo, Pág. 20
61
AVILA ACOSTA, R.B. (2001). Op.cit. Págs. 25-26.
56

5. Con la hipótesis no se pueden predecir los resultados de experimentos no


realizados aún. Ver con ellos si la hipótesis es válida.

6. Si los experimentos funcionan, la hipótesis sale reforzada y puede convertirse en


una teoría o una ley natural.

El método científico es único, tanto en su generalidad como en su particularidad. Al


método científico también se le caracteriza como un rasgo característico de la ciencia, tanto
de la pura como de la aplicada; y por su familiaridad puede perfeccionarse mediante la
estimación de los resultados a los que lleva mediante el análisis directo. Otra característica
es que, no es autosuficiente: no puede operar en un vació de conocimiento, si no que
requiere de algún conocimiento previo que pueda luego reajustarse y reelaborarse; y que
posteriormente pueda complementarse mediante métodos especiales adaptados a las
peculiaridades de cada tema, y de cada área, sin embargo en lo general el método científico
se apega a las siguientes principales etapas para su aplicación:

1. Enunciar preguntas bien formuladas y verosímilmente fecundas.


2. Arbitrar conjeturas, fundadas y contrastables con la experiencia para contestar a
las preguntas.
3. Derivar consecuencias lógicas de las conjeturas.
4. Arbitrar técnicas para someter las conjeturas a contrastación.
5. Someter a su vez a contrastación esas técnicas para comprobar su relevancia y
la fe que merecen.
6. Llevar a cabo la contrastación e interpretar sus resultados.
7. Estimar la pretensión de la verdad de las conjeturas y la fidelidad de las técnicas.
8. Determinar los dominios en los cuales valen las conjeturas y las técnicas, y
formular los nuevos problemas originados por la investigación.

Descrito desde otro punto de vista, podemos decir que el método científico es el
medio por el cual tratamos de dar respuesta a las interrogantes acerca del orden de la
naturaleza. Las preguntas que nos hacemos en una investigación generalmente están
determinadas por nuestros intereses, y condicionadas por los conocimientos que ya
poseemos. De estos dos factores depende también la “clase” de respuesta que habremos
de juzgar como “satisfactoria”, una vez encontrada.

El método científico es la lógica general62 empleada, tácita o explícitamente para


valorar los méritos de una investigación. Es, por tanto, útil pensar acerca del método
científico como constituido por un conjunto de normas, las cuales sirven como patrones
que deben ser satisfechos si alguna investigación es estimada como investigación
responsablemente dirigida cuyas conclusiones merecen confianza racional.63

1.3. CARACTERÍSTICAS

Haciendo un análisis de la definición del método científico, distinguimos las siguientes


características64 :

1) Está constituido por un conjunto de reglas.- En primer lugar, el método


científico es regulativo, está expresado en forma de reglas claramente
enunciadas, de modo tal que su aplicación sea comprensible. En segundo lugar,
muchos tratadistas han señalado las reglas del método científico, incluso sin el

62
La Lógica estudia las Leyes del Raciocinio (inductivo, deductivo y analógico) o las Leyes de la Razón.
63
ORTIZ, Frida y GARCÍA, María del Pilar (2005). Metodología de la Investigación. Pág. 53-55.
64
RODRÍGUEZ, Walabonso(1991). Acerca de la Ciencia. Págs. 30-32
57

membrete expreso de científico. El punto importante es que el esquema del


método científico consiste en la formulación de las reglas, las mismas que, en
armonía con lo planteado deben ser observados en todo trabajo que tenga la
calidad de científico. Por ello, el estudio de las reglas se efectúa en tema especial.

2) El objetivo del método científico es lograr eficacia.- De la observancia de las


reglas que prescribe el método científico depende, en mucho, el éxito del trabajo
del investigador científico. Esto no quiere decir, como se ha expresado ya; que el
método sustituya al investigador, pero su manejo adecuado podrá depararle
resultados satisfactorios.

El investigador, frente al problema que estudia, el mismo que es una


consecuencia -no simple sumario- de los datos de la experiencia, tiene, por un
lado, la teoría que sirve de sustento para el conocimiento del problema. Y, por
otro lado, está el conjunto de reglas acerca de cómo ha de realizar una
investigación que sea realmente científica.

3) Se aplica en todo el proceso de la investigación científica.- En este punto hay


que destacar la diferencia del método científico con los métodos específicos de
investigación científica. Es que mientras aquél propone las reglas para todo el
proceso de la investigación científica, éstos son utilizados en alguna fase de la
investigación, de acuerdo con la naturaleza y magnitud del problema en estudio.
Hay pues un método científico y un conjunto de métodos de investigación
científica, estableciéndose una relación de género a especie, puesto que estos
reúnen los aspectos básicos de aquél y entre los métodos de investigación se
distinguen las reglas establecidas para el tratamiento de temas específicos de
una determinada ciencia. Es cierto, sí que algún método utilizado en la
investigación de un tema, debido a la eficacia de los logros alcanzados y por su
similitud con la esencia teórica, puede ser utilizado en otros temas de la misma
ciencia, incluso de otras ciencias.

4) El método científico trasciende a las doctrinas filosóficas.- Existen


observaciones en el sentido que los planteamientos básicos que aparecen sobre
el método científico no son sino la expresión de la tesis positivista; y que no se
toma en cuenta el pensamiento dialéctico, pese a que éste tiene "concepciones
más certeras". Se señala que el método dialéctico, a diferencia de los enfoques
de "filosofías burguesas" toma en cuenta la naturaleza ontológica del objeto de
estudio, la misma que se rige por las leyes del desarrollo de la dialéctica. Sobre el
particular, hay que aclarar lo siguiente. En primer lugar, el método científico no se
supedita a los planteamientos de las diversas corrientes filosóficas, especialmente
porque su aplicación es en el trabajo científico, no filosófico. La ciencia es
radicalmente diferente de la filosofía, precisamente por la naturaleza de sus fines.

En segundo lugar, los defensores del método dialéctico reclaman, en forma similar
a sus observaciones, la generalidad del mismo dentro del universo de la ciencia;
y sostienen que el método científico debe ser tal, sólo si es compatible con la
posición dialéctica. Ahora bien, el hecho de que el método científico no esté
supeditado a la dialéctica no significa que sea incompatible con las exigencias del
método dialéctico.

5) El método científico es un derrotero para el desarrollo de la ciencia.- El


método científico se aplica teniendo siempre presente el criterio de relevancia. Es
cierto que no siempre el incremento de los conocimientos Científicos es
considerable en toda época, como sí lo es cuando -hay revolución científica. Pero
58

en todas las tareas habituales llamadas de "ciencia normal" la comunidad


científica se esfuerza por confirmar o comprobar las teorías científicas, antes que
el simple esfuerzo de refutación.

Del mismo modo, entre las características de la ciencia también encontramos:

a. Se basa en la teoría científica: Es decir su origen y finalidad es la teoría, o un


conjunto de conocimientos sistemáticos.

El método científico es el estado actual de las ciencias, es en primer lugar,


un método teórico en su origen y en su fin. Con ello se quiere decir que su punto
de partida es, en general, una teoría previa o un conjunto racional y sistemático
de ideas sobre la realidad de que se trate. Esta teoría debe ser normalmente la
fuente de los problemas que formula el método científico.

Es también su fin, porque de los resultados de la observación e inducción


empíricas realizadas, se deben deducir nuevos principios que reformen,
completen o confirmen las teorías iniciales. Además, también es necesaria la
teoría para observar la realidad. Los hechos de por sí son muchos y nada dicen si
no se sabe interpretarlos y se va a ellos con ideas y enfoques previos.

b. Es empírico: Porque es la experiencia su fuente de información y el medio para


dar respuesta a los problemas que se plantean.

Que la fuente de información y de respuesta del método científico es la


experiencia, quiere decir que la ciencia -a efectos de la prueba en que consiste-
toma sus datos y funda sus conclusiones en la observación ordenada y
sistemática de la realidad.

c. Tiene como fundamento la duda científica: Por cuanto no existe ninguna teoría
o conocimiento que se constituya en verdad absoluta y que no pueda someterse
a la duda científica.
d. Es inferencial: Es inductivo y deductivo a la vez, es decir, es un proceso inductivo
cuando luego de analizar un conjunto de hechos concretos particulares se llega a
conclusiones generales, y es un proceso deductivo cuando luego de analizar las
teorías generales, arribamos a conclusiones específicas.

Es inductivo en cuanto procede mediante la clasificación sistemática de los


datos, por medio de la observación, con el in de determinar las uniformidades o
regularidades que presentan.

Su deducción consiste en la derivación de conceptos o enunciados, no de la


observación de la realidad como la inducción sino de otros conceptos o
enunciados establecidos anteriormente.

e. Es problemático-hipotético: Porque se basa en situaciones problemáticas, y en


posibles respuestas a dichas situaciones problemáticas.

El método científico es problemático-hipotético, en cuanto se basa en la


formulación de problemas, cuestiones o interrogante s sobre la realidad y en
adelantar conjeturas o soluciones probables a dichas cuestiones.

f. Es autocrítico: En tanto se corrige y reajusta a sí mismo en forma permanente.


Se adapta al proceso de la investigación.
59

El Método Científico debe someter constantemente a crítica o examen y


juicio, todas sus fases, operaciones y resultados, o lo que es lo mismo, a contraste
y verificación; debemos entender que en ningún caso los logros del método
científico son definitivos y que siempre están sujetos a la revisión, que pueden
derivar de nuevos descubrimientos y puntos de vista científicos.

g. Es circular: Porque se desenvuelve en una interacción continua entre la teoría y


la práctica. Además los principios se prueban mediante datos empíricos y éstos
se analizan o interpretan sobre la base de aquellos
h. Es analítico-sintético: Porque estudia la realidad separando e integrando
alternativamente los elementos empíricos y teóricos.
i. Es preciso: Se orienta a obtener conocimientos, objetivos y perfectos ya que con
la exactitud es uno de los rasgos de la ciencia.
j. Es selectivo: En un doble sentido. Primero entre la multiplicidad de aspectos de
los fenómenos, debe concentrar su observación en los más relevantes, y segundo,
entre la masa de datos recogidos debe procurar detectar en el análisis de los más
significativos por tener influjo predominante.

Frente a ellas, lo que caracteriza al método científico es65:

1) La ordenación y disposición conjunta de dichos caracteres.


2) El tener un campo único de acción, que es la realidad observable.
3) El admitir, en último término, como fuente de información y de prueba sobre
esta realidad exclusivamente la experiencia.

1.4. IMPORTANCIA DEL MÉTODO CIENTÍFICO

Mario Bunge destaca la importancia del método científico al proponer una forma de
concepción de la ciencia:

La ciencia es una disciplina que utiliza el método científico con la finalidad de hallar
estructuras generales (leyes)"66

La afirmación de Bunge nos permite señalar como el criterio de demarcación entre la


ciencia y lo que no es ciencia es que un proceso de investigación es científico si y sólo si
se usa el método científico. Esto es, en toda tarea de investigación científica, es el uso del
método científico el que le da seriedad a su quehacer en procura del resultado que tenga
las características científicas.

El método científico proporciona el marco general dentro del cual el investigador


científico desarrolla sus actividades de descubrimiento científico. Pero esto no quiere decir
que el método científico contenga reglas definitivas, inconmovibles; todo lo contrario, sus
reglas son provisionales, sujetas a revisiones y adecuaciones a la naturaleza del problema
en estudio. Esta posibilidad de modificaciones es la expresión de su elasticidad; pero
contiene ciertos marcos de referencia que son observados en todos los trabajos científicos
complementándose Con las reglas de los métodos específicos de la investigación
científica. Esta complementariedad significa que si las reglas del método científico son
insuficientes, igualmente devienen en insuficientes las de los métodos especiales por ser
prolongaciones de aquél en ramas específicas. Pero en este caso, las reglas del método
científico contienen normas para la detección de sus propias deficiencias y para introducir

65
AVILA ACOSTA, R.B. (2001).Op.cit. Pág. 27
66
BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Pág. 24
60

los correctivos necesarios, como el caso de reemplazar las hipótesis de trabajo por otras.
67

El Método Científico está constituido por un conjunto de pasos o etapas bien


establecidas que posibilitan dirigir el proceso de investigación de forma óptima, de modo
que permita alcanzar su propósito, el conocimiento científico, de la manera más eficiente.
Es un rasgo característico de la ciencia: donde no hay método científico no hay ciencia.
Pero no es autosuficiente por cuanto no puede operar en un vacío de conocimientos sino
que requiere algún conocimiento previo que pueda luego reajustarse y elaborarse. Además
tiene que complementarse mediante procedimientos especiales adaptados a las
peculiaridades de cada tema.

Método científico es la forma organizada, sistemática y sistémica de estudiar el


mundo circundante para llegar al conocimiento y comprensión de los objetos, fenómenos
y procesos que lo constituyen.

El método científico es la estrategia de la investigación científica, afecta a todo el


proceso de la investigación y es independiente del tema de estudio aunque la ejecución
completa de cada paso o etapa dependerá del tema en estudio y del estado de
conocimiento respecto a dicho tema.

Al señalar la importancia del método científico, hay que acentuar, también, la


trascendencia de la investigación científica y el papel que cumple en el desarrollo de la
ciencia, que a su vez repercute en el desarrollo de la humanidad. Es que existen razones
poderosas para el desarrollo del conocimiento científico, especialmente las siguientes:

1) La urgencia que tiene el hombre de dominar la realidad, tanto natural como social.
El dominio de la naturaleza se viene logrando cada vez en mayor magnitud,
precisamente basado en el avance del conocimiento científico y consecuentemente,
lo tecnológico. Asimismo el dominio de la realidad social (aquélla íntimamente
vinculada con los factores telúricos y biológicos pero surgidos como consecuencia
del trabajo, el crecimiento demográfico, etc.) también es preocupación dentro del
campo científico, especialmente el relacionado con la superación de la conta-
minación ambiental, el hambre, las enfermedades, etc. y sigue dentro de la prioridad
en las investigaciones científicas. Pero, el término "dominio social" no supone la
manipulación social, reñido con las cuestiones ético-valorativas, sino de algo que
está relacionado con la planificación social.

2) La urgencia de comprenderlo real, de encontrar explicaciones acerca de los


problemas aún no resueltos satisfactoriamente. Esta tarea está íntimamente
relacionada con el deseo de saber que tiene el hombre y que ya Aristóteles
señalaba: ''Todo hombre, por naturaleza, apetece saber". Y esto es inseparable de
la condición humana. A esta necesidad se coadyuva con la investigación científica
en la que se hace uso del método científico”.68

1.5. OBJETIVOS DEL MÉTODO CIENTÍFICO

El método científico cumple un rol importante dentro de la investigación científica, es


decir, en el quehacer científico.

67
RODRÍGUEZ, Walabonso (1991). Op.cit. pág. 32
68
Ibíd. Págs. 32-33
61

Dentro de esta perspectiva, su aplicación tiene doble justificación:

1) Objetivo pragmático.- Las reglas del método científico son aplicadas para la
Construcción del sistema teórico de la ciencia. Es su objetivo fundamental. Aun
cuando sus reglas no son infalibles pero útiles, el método científico es:

a) Adecuado para alcanzar las metas en la ciencia.

b) Adecuado para construir los modelos conceptuales de las estructuras de las


cosas con la mayor verdad posible.

c) Útil al permitir una aproximación a la verdad.

2) Objetivo teorético.- El método científico permite la convalidación y la


comprobación de sus propias reglas mediante las siguientes acciones:

a) Hace posible la convalidación de los presupuestos de las reglas es decir la


confirmación de coherencia entre la regla y las leyes existentes.

b) Permite la comprobación o confirmación de que la regla dada es coherente con


otros miembros del conjunto de reglas.

El objetivo teorético del método científico se puede sintetizar con Bunge


en que "una regla está justificada teóricamente si y sólo si es a la vez fundada
y sistemática”.

Los dos objetivos señalados, en conjunto, apuntan a una finalidad última del método
científico: Su papel en el incremento del conocimiento científico, a través del análisis de los
problemas relevantes y cuya solución no se logra por simple experiencia inmediata.

La aplicación del método científico hace que el trabajo científico sea un proceso auto
correctivo. No apela a ninguna revelación o autoridad especial aun cuando éstas contengan
apreciaciones consideradas indudables definitivas e infalibles.

La justificación pragmática del método científico comporta su característica circular,


pues, de un lado, se selecciona los datos para elaborar ciertos principios; pero, de otro
lado, se analiza el material empírico tomando como base ciertos principios.69

1.6. ETAPAS DEL MÉTODO CIENTÍFICO

Las etapas de la investigación -aplicación del método científico varían de una ciencia
a otra, inclusive de un problema a otro. De allí la existencia de propuestas diversas sobre
el particular. Estas propuestas no son excluyentes, pues dependen de la perspectiva desde
la cual se lo enfoca. Por este hecho, su aplicación no es universal.

Reconociendo la variedad y las limitaciones que se han anotado sobre las etapas de
la aplicación del método científico, sólo con fines de información y debido a su difusión, se
transcribe a continuación las propuestas hechas por Dewey y por Bunge:

69
COHEN MARRIS Y NAGEL. Ernesto (1978). El método científico y la duda sistemática. En Lectura, de Teoría
de la Ciencia, por Justo Avellaneda. Pág. 214
62

a) Etapas del proceso dé resolver un problema según Dewey70.- Para el filósofo y


educador norteamericano John Dewey, las etapas de la aplicación del método científico
son cinco:

1) Percepción de una dificultad.

2) Identificación y definición de la dificultad

3) Soluciones propuestas para el problema: Hipótesis.

4) Deducción de las consecuencias de las soluciones propuestas.

5) Verificación de las hipótesis mediante la acción.

b) Bunge71 distingue las siguientes etapas de la aplicación del método científico:

1) Enunciar preguntas bien formuladas y verosímilmente fecundas.

2) Arbitrar conjeturas, fundadas y contrastables con la experiencia, para contestar las


preguntas.

3) Derivar consecuencias lógicas de las conjeturas.

4) Arbitrar técnicas para someter las conjeturas a contrastación.

5) Someter a su vez a contrastación esas técnicas para comprobar su relevancia y la


fe que merecen.

6) Llevar a cabo la contrastación e interpretar sus resultados.

7) Estimar la pretensión de verdad de las conjeturas y la fidelidad de las técnicas.

8) Determinar los dominios en los cuales valen las conjeturas y las técnicas, o formular
los nuevos problemas organizados por la investigación.

Bunge, para esquematizar el proceso planteado, presenta el siguiente gráfico.

CUERPO DE
CONOCIMIENTO
DISPONIBLE

PROBLEMA
HIPÓTESIS

CONSECUENCIAS NUEVO CUERPO


CONTRASTABLES DE
ESTIMACIÓN CONOCIMIENTOS
DE
HIPÓTESIS

NUEVO
TÉCNICAS DE PROBLEMA
CONTRASTACIÓN EVIDENCIA

70
DEWEY John.- Logic(1948): The Theory of Inquire. Pág. 34
71
BUNGE, Mario. (1973). La investigación científica. Pág. 25
63

“Podrían mencionarse tres etapas generales del método científico72:

 Planteamiento del Problema, en esta etapa se ubica la duda o interrogante del


investigador, el cual inicialmente percibe la dificultad para determinar el carácter de un
objeto o un acontecimiento inesperado. El investigador efectúa observaciones que le
permiten definir su dificultad con mayor precisión.
 Formulación de Hipótesis, las denominaremos soluciones propuestas para el
problema. A partir del estudio de los hechos el investigador formula conjeturas acerca
de las posibles soluciones del problema, es decir plantea respuestas tentativas al
problema o interrogante de la investigación.
 Verificación de la Hipótesis, el investigador pone a prueba cada una de las hipótesis,
buscando hechos observables que permitan confirmar si las consecuencias que
deberían seguir se producen o no; con este procedimiento puede determinar cuál de las
hipótesis concuerda con los hechos observados y si da una solución al problema. En
esta etapa es cuando realmente el investigador inicia su proceso de investigación, el
cual comprende dos sub - etapas:

1. Planificación: en esta etapa el investigador debe pensar en cómo se va a llevar a


cabo el estudio, lo cual incluye precisar lo siguiente:

 Tipo de investigación a realizar.


 Variables: definición y operacionalización.
 Población, muestra, muestreo
 Técnicas e instrumentos de recolección de datos
 Procedimiento a seguir para la recolección de datos
 Técnicas de análisis estadístico que se van a emplear
 Cómo se realizará el procesamiento de los datos
 Recursos necesarios: humanos, físicos, materiales y financieros

2. Ejecución: comienza cuando se inicia la recolección de los datos y comprende:

 Recolección de los datos


 Elaboración
 Análisis de los datos y conclusiones de la investigación

En definitiva, el método científico podemos sintetizarlo en los siguientes pasos73:

1. Observación:

Detectas un problema (enigma, desafío o reto que plantea algún aspecto de la


realidad empírica) al observar la naturaleza accidental o intencionadamente. Repites
las observaciones para analizarlas y poder separar y desechar los aspectos
irrelevantes para el problema. Reúnes todos los datos que posibles que incidan en
ese problema que te has planteado. Es un proceso de observación sagaz y minuciosa
de la naturaleza. Puede de ser de forma directa o indirecta usando instrumentos.

72
UCLA.EDU.VE.//www.ucla.edu.ve/dmedicin/departamentos/medicinapreventivasocial/SEB/
investigación/investigacion.pdf. Extraído el 15/07/2009
73
DEISMO. Qué es el método científico. Extraído de: http://deismo.iespana.es/metodo cientifico.htm
64

2. Hipótesis:

Una vez recogidos todos los datos elaboras una explicación provisional que describa
de la forma más simple posible. Puede ser un enunciado breve, una formulación
matemática, etc. Esta sería una primera inducción.

3. Predicción:

A partir de la hipótesis realizas predicciones de lo que tendrías que encontrar bajo


determinadas condiciones en el caso de que fuera cierta. Las predicciones pueden
hacer referencia a un fenómeno o dato que tengas que encontrar y se refieran al
futuro (resultado de un experimento, observación del movimiento de un cuerpo
celeste) o que haga referencia al pasado (fósiles) y que podemos llamar
retrodicciones. Es un proceso de deducción. Se formula en un enunciado de la forma
"si la hipótesis H es cierta, entonces tendrá que ocurrir el suceso X o tendremos que
encontrar el hecho Y".

4. Verificación:

Vemos lo que ocurre en posteriores observaciones. Para ello sometes a prueba


(contrastas) tus predicciones en base a posteriores observaciones o experimentos.
Nos ponemos a buscar si el hecho Y es efectivamente cierto que se presenta en la
realidad o si el proceso X ocurre o puede ser causado.

En este proceso las predicciones (X e Y) pueden ser confirmadas (cuando se


cumplen) o falsadas (cuando no se cumplen). La llamada falsación (Popper) consiste
en proponer predicciones que si se cumplen refutan nuestra hipótesis. Por supuesto,
tanto confirmación como falsación son probabilísticas y siempre implican un margen
de error. Hay que recordar que en ciencia no se habla de pruebas o refutaciones
absolutas y por eso se insiste en la idea de provisionalidad .En este proceso estamos
suponiendo que:

 La predicción deducida a partir de la hipótesis ha sido correctamente realizada.


 El experimento o las observaciones han sido realizados correctamente.

5. Replicación:

En este momento estamos otra vez en un proceso de inducción porque después de


producir más observaciones revisamos nuestra hipótesis inicial. Rechazas, modificas
o mantienes tu hipótesis en base a los resultados volviendo al punto 3, las
predicciones. Así mismo este proceso es público y se da a conocer (es público) para
que otros puedan duplicarlo. Si nuestras predicciones se cumplen nuestra hipótesis
se refuerza. Tras ser repetidamente contrastada con éxito por diversos grupos de
científicos, nuestra hipótesis pasa a ser una TEORÍA científica. A partir de ese
momento podemos intentar ampliar nuestra teoría para que pueda abarcar más
fenómenos naturales.

1.7. REGLAS DE EFICIENCIA DEL MÉTODO CIENTÍFICO

En principio, el método científico es un conjunto de reglas tendentes a obtener


eficacia en su aplicación. Por tanto, interesa señalar las principales reglas. Al respecto,
Bunge, ha especificado las más importantes reglas, que, si bien es discutible su aplicación
en todas las ciencias, pero sí en el caso de las ciencias empíricas o factuales. Estas reglas,
las más importantes, son cinco:
65

Regla 1.- Formular el problema con precisión y, al principio, específicamente,

Regla 2.- Proponer conjeturas bien definidas y fundadas de algún modo, y no


suposiciones que no comprometen en concreto, ni tampoco ocurrencias sin
fundamento visible.

Regla 3.- Someter las hipótesis a contrastación dura, no laxa.

Regla 4.- No declarar verdadera una hipótesis satisfactoriamente confirmada;


considerarla, en el mejor de los casos, como parcialmente verdadera.

Regla 5.- Preguntarse por qué la respuesta es como es, y no de otra manera.

Acerca de las cinco reglas señaladas, hay "que señalar los siguientes:

1) No existe la pretensión de que sean infalibles ni de no necesitar ulterior


perfeccionamiento. Su formulación ha sido tarea de investigadores científicos de
todos los tiempos y es de esperar que sean aún perfectibles.

2) No son las únicas reglas. Han sido formuladas muchas otras que complementan
a las señaladas; algunas han sido sustituidas, y, en el futuro, se cristalizarán otras
nuevas reglas además de las señaladas.

3) Las reglas señaladas y otras que se formulen no- podrán sustituir a la inteligencia
y el trabajo reflexivo del científico. Existen tareas que no están orientadas por
reglas, como la capacidad de formular preguntas fecundas y sutiles, la de
construir teorías de mayor consistencia, la de conducir contrastaciones empíricas
finas y originales.

"La Metodología científica es capaz de dar indicaciones y suministra de hecho


medios para evitar errores; pero no puede suplantar a la creación original, ni
siquiera ahorramos todos los errores." 74

4) De las cinco reglas señaladas, la primera y la última son de aplicación general


en todas las ciencias. En cambio, las demás son de mayor aplicación en las
ciencias empíricas.

Sin embargo, las reglas aportadas por Mario Bunge, citado por Luis Piscoya
Hermoza75, presentan una dificultad con relación al propósito descrito. Esta consiste en
que ellas se refieren principalmente a la investigación científica sobre eventos, hechos o
acontecimientos, esto es, a la investigación de carácter empírico sin responder a la
naturaleza de la investigación en matemática y en lógica que es esencialmente
conceptual.

Así, de manera inmediata, la regla 4 ofrece una dificultad muy clara a la investigación
en lógica, y matemática al referirse de manera exclusiva a hipótesis de carácter empírico,
pues sólo de éstas podría tener sentido hablar de su verdad en términos parciales. En
efecto, si pensamos en la investigación matemática, es muy claro que no tendría sentido
decir Que una proposición Que ha sido demostrada como teorema, como la que afirma que
toda ecuación de segundo grado es soluble, es parcialmente verdadera, pues se puede

74
BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Pág. 27
75
PISCOYA HERMOZA, Luis (1987). Investigación científica y educacional. Un enfoque epistemológico. Lima:
Pág. 33
66

afirmar enfáticamente y sin ningún riesgo que tal proposición es verdadera y que la prueba
matemática que aparece en los textos da garantía suficiente de ello. Y son irrelevantes y
lo único que importa en la corrección lógica de la prueba que se ha dado.

La regla 3 tiene la misma limitación de la regla 4 debido a que la contrastación en el


sentido de confrontar una hipótesis con la evidencia de los hechos sólo tiene validez para
la investigación empírica. Como dijimos antes, las hipótesis de la lógica y la matemática
están sujetas propiamente a prueba o demostración, pero no a contrastación, al menos si
admitimos el significado que casi unánimemente el pensamiento epistemológico con-
temporáneo adscribe a tales términos.

La regla 2 es tan restringida como las anteriores, pues recomienda proponer


conjeturas que comprometan en algo concreto y que posean un fundamento visible. Esto
fácilmente nos sugiere pensar en las investigaciones empíricas en las que tiene sentido
hablar en términos sensoriales de fundamento visible. Es claro que esto no se cumple en
las investigaciones lógicas y matemáticas en las que en la mayor parte de los casos están
en juego objetos muy abstractos y fundamentos nada intuitivos como los que proporcionan
los espacios de infinitas dimensiones.

Las reglas 1 y 5 sí son compartibles tanto por la investigación científica sobre hechos
como por la que tiene un carácter conceptual en tanto que no contienen ningún concepto
que las restrinja a uno de esos dos ámbitos. La necesidad de formular problemas con pre-
cisión y de revisar los resultados no es privativa de un tipo especial de investigación
científica. En cambio las reglas 2, 3 y 4 constituyen el elemento diferencial, pues, tal como
han sido formuladas por Bunge, sólo tienen vigencia para la investigación científica de
carácter empírico.

Lo procedente significa que el intento realizado por Bunge y otros epistemólogos de


cimentar la unidad de la ciencia en el aquí denominado método científico general enfrenta
dificultades que proceden de las diferencias fundamentales que existen, en cuanto a
método de prueba se refiere, entre las ciencias empíricas que tratan sobre hechos o
acontecimientos, y las ciencias formas como la matemática y la lógica que tratan de objetos
abstractos y que validan sus proposiciones por medios puramente formales o
conceptuales.

Algunos pensadores han tratado de salvar la dificultad sosteniendo la tesis que afirma
que la ciencia es necesariamente un conocimiento del mundo material y que la lógica y la
matemática pura no son ciencias en sentido estricto debido a que sus proposiciones no
proporcionan conocimientos de hechos sino expresan relaciones formales o estructurales
entre objetos de naturaleza también formal que pueden tener símiles o no en el mundo
material. De esta manera sería irrelevante que el método científico general, expresado en
reglas como las anteriores, no se cumpla en la matemática y en la lógica, pues ellas no
serían propiamente ciencias.

La lógica y la matemática pura según este punto de vista son instrumentos que sirven
a las ciencias propiamente dichas proporcionándoles los lenguajes exactos y rigurosos que
éstas necesitan para expresar con precisión las propiedades del mundo real. Esta posición
filosófica es interesante y su desarrollo ha generado, como subproducto, importantes
contribuciones al conocimiento del dominio que es propio de la lógica y de la matemática.
Empero, es un planteamiento discutible ya que puede esgrimirse buenos argumentos para
apoyar la tesis opuesta que sostiene que la lógica y la matemática son ciencias en sentido
estricto y no meros instrumentos de otras disciplinas. Es suficiente por ahora referirnos a
la experiencia histórica que muestra el carácter autónomo de la investigación matemática
que ha producido teorías y resultados, frecuentemente muchos años antes de que a
67

alguien se le ocurra usarlos para expresar propiedades del mundo real. Un ejemplo es el
conocimiento de los números irracionales, que se remonta a los pitagóricos y que por
centurias no sirvieron para expresar ninguna propiedad material. Otro más reciente lo
constituyen las geometrías no-euclidianas que se conocieron a mediados del siglo pasado
sin que hubiera ninguna necesidad detectable de ellas en la física o en la técnica de su
tiempo.

Es nuestro punto de vista que la unidad de la ciencia puede ser buscada en aspectos
de ella que no tengan que ser identificados necesariamente con los métodos de
investigación.

De lo dicho se deduce que la caracterización del método científico general que ofrece
Bunge corresponde realmente a la naturaleza de la investigación en ciencias factuales y
no en ciencias formales, como son la lógica y la matemática. Sin embargo, esto no significa
que de ninguna manera pueda hablarse de método científico general, pues nosotros lo
hemos venido haciendo a pesar de que éramos conscientes de las limitaciones que ello
entrañaba. Las razones que hemos tenido han sido dos: en primer lugar, aunque
sostenemos que hay limitaciones para hablar de método científico general, aceptamos que
las reglas propuestas por Bunge abarcan la mayor parte de los diferentes tipos de investi-
gación científica y sólo cuentan con las excepciones que hemos señalado, y en segundo
lugar, por comodidad pedagógica para la exposición. Consecuentemente seguiremos
hablando en nuestra exposición de método científico general, pero en un sentido débil
debido a que sabemos que sólo las reglas 1 y 5 son completamente generales y no así las
otras. Esto conlleva que las afirmaciones que formulemos y que dependan de las reglas 2,
3 Y 4 sólo tendrán plena validez respecto de las ciencias empíricas y sólo en situaciones
excepcionales, que de producirse señalaremos expresamente, pretenderán cumplirse
también para el campo de la investigación en ciencias formales”. 76

76
Ibíd. Pág. 34
68

AUTOEVALUACIÓN
1. En relación al Método Científico, marcar la afirmación falsa:
A) Está constituido por un conjunto de reglas
B) El objetivo del método científico es lograr la eficacia
C) Está compuesto por un conjunto de proposiciones
D) Se aplica en todo el proceso de la investigación científica.
E) El método científico trasciende a las doctrinas filosóficas.
2. En relación a las reglas del Método científico:
1) Plantear conjeturas bien definidas y fundadas.
2) Someter las hipótesis a contrastación dura, no laxa.
3) Formular el problema con precisión
4) No declarar verdadera una hipótesis satisfactoriamente confirmada.
El orden correcto es:
A) 1, 2, 3 y 4
B) 3, 1, 2 y 4
C) 2, 3, 1 y 4
D) 4, 3, 2 y 1
E) 4, 2, 3 y 1
3. Para Mario Bunge las cinco reglas del método científico planteadas, ¿Cuál de ellos son
de aplicación general a todas las disciplinas científicas?
A) La primera y segunda regla
B) La tercera y cuarta regla
C) La cuarta y quinta regla
D) La primera y quinta regla
E) todas las reglas son aplicables
4. Según Bunge el criterio de demarcación entre la ciencia y lo que no es ciencia es que
un proceso de investigación es científico cuando:
A) Se basa en el estudio de realidades concretas
B) Se fundamenta en teorías científicas
C) Emplea el método científico
D) Posee objeto de estudio
E) Todas las anteriores
5. Es la etapa del método científico en donde el investigador pone a prueba cada una de
las hipótesis, buscando hechos observables que permitan confirmar si las
consecuencias que deberían seguir se producen o no.
A) Formulación del problema
B) Formulación de la hipótesis
C) Planteamiento de objetivos
D) Verificación de hipótesis
E) contrastación del problema
69

BIBLIOGRAFÍA

 AVILA ACOSTA, R.B.(2001)Metodología de la Investigación. Lima: Estudios y Ediciones


R.A.
 BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Barcelona: Ariel.
 BUNGE, M. (1980). Epistemología. Barcelona: Ariel
 BUNGE, M. (1981). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires: Siglo XX
 BUNGE, M. (1998). Vigencia de la Filosofía. Lima: Fondo editorial de la Universidad Inca
Garcilaso De la Vega
 COHEN MARRIS Y NAGEL. Ernesto (1978). El método científico y la duda sistemática.
En Lectura, de Teoría de la Ciencia, por Justo Avellaneda.
 DEISMO. Qué es el método científico. Extraído de: http://deismo.iespana.es/metodo
cientifico. htm
 DEWEY John. Logic (1948): The Theory of Inquire.
 NAGEL, Ernesto (1981). La Estructura de la Ciencia. Barcelona: Paidós Ibérica.
 ORTIZ Frida, GARCÍA Maria del Pilar (2005). Metodología de la Investigación. México:
Limusa.
 PISCOYA HERMOZA, Luis. (1987) Investigación científica y educacional. Un enfoque
epistemológico.
 RODRÍGUEZ, Walabonso (1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Edit: RARPA
 SIERRA BRAVO, Restituto (1998). Ciencias Sociales. Epistemología, lógica y
Metodología. Madrid: Paraninfo.
 TAMAYO y TAMAYO (1998).El proceso de la investigación científica. México: Limusa.
 UCLA.EDU.VE.//www.ucla.edu.ve/dmedicin/departamentos/medicinapreventivasocial/
SEB/ investigación/investigacion.pdf. Extraído el 15/07/2009
70

QUINTA UNIDAD: LA TEORÍA CIENTÍFICA

Al finalizar esta unidad es estudiantes estará en las condiciones de:

 Conocer y explicar los fundamentos teórico- epistémicos que conforman las teorías
científicas.

5.1. CONCEPTUACIÓN:

En un sentido general la Teoría puede ser entendido como una “Construcción


intelectual que el hombre realiza en su intento de encontrar una explicación al resultado de
su trabajo filosófico, científico, incluso tecnológico, alrededor de algún estado de cosas
problemático”. 77

 “Una teoría es un conjunto de fórmulas del cálculo de predicados (con identidad),


cerrado respecto de la deducción en ése cálculo”78.
 “Una teoría científica puede ser definida como un sistema hipotético-deductivo de
enunciados o proposiciones. Se dice que es de carácter hipotético debido a que
las proposiciones básicas o axiomas son postuladas, esto es, ellas mismas no son
demostradas o probadas dentro de la teoría. Son hipótesis que se justifican en
última instancia porque sus consecuencias lógicas son verdaderas de una manera
claramente determinada.” 79
 “La teoría científica es el conjunto sistemático de proposiciones acerca de un
conjunto de hechos.”80
 “Una teoría es un sistema de leyes científicas; un entramado lógico de relaciones
invariantes que, a la vez, generaliza y explica sistemáticamente las formulaciones
legales” 81
 Podemos afirmar que un conjunto de proposiciones científicas lógicamente ligadas
entre sí, de tal modo que entre ellas existen relaciones de deducibilidad, es una
teoría científica. Un sistema de hipótesis, que da una explicación aproximada de
un sector de la realidad.
 Teoría es un conjunto de proposiciones ligadas; un sistema de hipótesis científicas
de naturaleza deductiva, que se desprenden de los respectivos teoremas. Es un
sistema porque se trata de una cadena de proposiciones conceptualmente
unificadas e integradas; son hipótesis científicas porque son un conjunto de
enunciados verificados o verificables; son explicaciones aproximadas de la
realidad porque dan razón de los nexos inherentes a las cosas; y son deductivas
porque de sus premisas o axiomas se derivan los teoremas del sistema teórico.82

Es un sistema porque se trata de una cadena de proposiciones conceptualmente


unificadas e integradas. Hipótesis científica, debido a que es un conjunto de enunciados
verificados como verificables, probadas como probables; unas de gran capacidad
explicativa y predictiva de nuevas hipótesis y nuevos hechos y, otras, simplemente,
suposiciones probables. Explicación aproximada de la realidad, puesto que da razón, no
exactamente, sino plausible y adecuadamente, más o menos acerca de las relaciones de

77
RODRÍGUEZ, Walabonso (1991). Op.cit. Pág. 63
78
BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Pág. 487
79
PISCOYA HERMOZA, Luis. (1987) Op.cit. Pág. 53
80
NAGEL, Ernesto (1968). Op.cit. Pág. 68
81
ASTI VERA, Armando (1968). Metodología de la Investigación. Buenos Aires: Kapeluz, Pág. 85
82
SOLIS ESPINOZA, Ciro (1962). Elementos de Epistemología. Lima: I.R.Erly.
71

dependencia fácticamente existentes. Hipotético deductivo, debido a que las hipótesis


deducen a partir de otras sus premisas, las mismas que deben ser contrastadas por medios
lógicos y fácticos.”83

“En ciencia, se llama teoría también a un modelo para el entendimiento de un


conjunto de hechos empíricos. En física, el término teoría generalmente significa una
infraestructura matemática derivada de un pequeño conjunto de principios básicos capaz
de producir predicciones experimentales para una categoría dada de sistemas físicos. Un
ejemplo sería la "teoría electromagnética", que es usualmente tomada como sinónimo del
electromagnetismo clásico, cuyos resultados específicos pueden derivarse de las
ecuaciones de Maxwell.

Para que un cuerpo teórico dado pase a ser considerado como parte del
conocimiento establecido, usualmente se necesita que la teoría produzca un experimento
crítico, esto es, un resultado experimental que no pueda ser predicho por ninguna otra
teoría ya establecida.”84

Según Hawking85 en (Una breve historia del tiempo), "una teoría es buena si satisface
dos requerimientos: debe describir con precisión una extensa clase de observaciones
sobre la base de un modelo que contenga sólo unos cuantos elementos arbitrarios, y debe
realizar predicciones concretas acerca de los resultados de futuras observaciones".
Procede luego a afirmar: "Cualquier teoría física es siempre provisional, en el sentido que
es sólo una hipótesis; nunca puede ser probada. No importa cuántas veces los resultados
de los experimentos concuerden con alguna teoría, nunca se puede estar seguro de que
la próxima vez el resultado no la contradirá. Asimismo, se puede refutar una teoría con
encontrar sólo una observación que esté en desacuerdo con las predicciones de la misma."

5.2. IMPORTANCIA DE LA TEORÍA

La importancia de la teoría se sintetiza en lo siguiente.86

☺ Constituye una explicación racional: Esta explicación se hace, ya sea de


hechos, objetos, pero también de los procesos que han sido materia de
descripción.
☺ Orienta la Investigación: La función principal de la teoría es delimitar el campo
de los hechos que deben ser estudiados. Cada ciencia y/o disciplina mantiene
su atención sobre algunos aspectos de un hecho o fenómeno determinado.
☺ Ofrece un sistema conceptual y de clasificación: La ciencia, la filosofía,
incluso la tecnología, están constituidas por conocimientos, organizados de
acuerdo a ciertos criterios. El conjunto de éstos se denomina sistema conceptual.
☺ Permite la predicción de los hechos: La forma más correcta y natural de la
predicción es la “extrapolación de lo conocido a lo desconocido”, en base a la
idea: “Dados las condiciones X se producirán los resultados Y”. En el campo

83
SOLIS ESPINOZA, Ciro (2007). Inicio en Epistemología. Filosofía y teoría de la ciencia. Págs. 157-158.
84
WIKIPEDIA. La enciclopedia libre. Teoría. Extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/Teor% C3%ADa.
Consultado el 10/09/2009.
85
STEPHEN William Hawking CBE (Oxford, 8 de enero de 1942) es un físico, cosmólogo y divulgador científico
del Reino Unido. Es miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y
de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Fue titular de la Cátedra Lucasiana de
Matemáticas (Lucasian Chair of Mathematics) de la Universidad de Cambridge hasta su jubilación en 2009.
Entre las numerosas distinciones que le han sido concedidas, Hawking ha sido honrado con doce
doctorados honoris causa y ha sido galardonado con la Orden del Imperio Británico (grado BCE) en 1982,
con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989 y con la Medalla Copley en 2006.
86
RODRÍGUEZ, Walabonso (1987). Op.cit. págs. 64-65.
72

científico, el grado de precisión de las predicciones hechas por extrapolación


está en función del desarrollo de cada ciencia.
☺ La teoría señala áreas no exploradas del conocimiento: La sistematización
de la teoría y su manejo consiguiente, permite entrever las áreas aún no
exploradas. Estas lagunas pueden presentarse en problemas relativamente de
fácil solución, como también en asuntos de mayor magnitud.

5.3. CARACTERÍSTICAS DE LA TEORÍA CIENTÍFICA

 Es un sistema, es decir, un cuerpo unitario, un conjunto orgánico de enunciados o


proposiciones.
 Es un sistema de hipótesis y conceptos. De éstos, las hipótesis son formuladas
por deducción y los conceptos son generalizaciones empíricas obtenidas, en su
mayoría, por inferencia inductiva.
 Se trata de una explicación o conocimiento provisional que, a pesar de ser un
sistema, está sujeta a verificación por ser inherente a ella una constante
evaluación y reajuste.
 Sugiere la búsqueda de informaciones que no son suministradas por los sentidos.
 Sirve para hallar el sentido o interpretación.
 Es puramente racional; no trabaja con elementos efectivos como la ideología.
 Tomando en cuenta la jerarquía de las teorías, la científica está formada por los
de nivel referencial y predictivo.

Por otro lado, en la ciencia, a un conjunto de descripciones de conocimiento se le


llama teoría solamente cuando tiene una base empírica firme, esto es, cuando87:

1. Es consistente con la teoría pre-existente en la medida en que ésta haya sido


verificada experimentalmente, aunque frecuentemente mostrará que la teoría pre-
existente es falsa en un sentido estricto,
2. Es sostenida por muchas líneas de evidencia en vez de una sola fundación,
asegurando de esta manera que probablemente, si no totalmente correcta, por lo
menos es una buena aproximación,
3. Ha sobrevivido, en el mundo real, muchas pruebas críticas que la podrían haber
falsificado,
4. Hace predicciones que pueden algún día ser utilizadas para falsificarla, y
5. Es la mejor explicación conocida, en el sentido de la Navaja de Ockham, de entre
la infinita variedad de explicaciones alternativas para los mismos datos.

Esto es verdad de tales teorías establecidas como la teoría de evolución, relatividad


especial y general, mecánica cuántica (con una mínima interpretación), tectónica de placas,
etc.

Al respecto, Mario Bunge sintetiza las características señaladas con la siguiente


afirmación:

“Ningún conjunto de conjeturas se considera como teoría científica factual si no


constituye un sistema hipotético-deductivo propiamente dicho, si no suministra explicación
y previsión y si no es contrastable.”

5.4. OBJETIVOS DE LA TEORÍA CIENTÍFICA

87
WIKIPEDIA. La enciclopedia libre. Op.cit.
73

a) Sistematizar los conocimientos, estableciendo las relaciones lógicas entre las


entidades consideradas inconexas, así como explicar las generalizaciones
empíricas deduciéndolas de las hipótesis de mayor jerarquía.

b) Explicar los hechos mediante las hipótesis que impliquen las proposiciones que
expresen esos hechos.

c) Incrementar el conocimiento deduciendo nuevas proposiciones de las premisas,


tomando en cuenta la información de mayor relevancia.

d) Reforzar la contrastabilidad de la hipótesis en base al control don las demás


hipótesis del sistema.

e) Orientar la investigación. Se cumple mediante el planteamiento o la reformulación


de problemas científicos interesantes, con sugerencias sobre la recolección de
nuevos datos que no serían entrevistos sin la inspiración de la teoría, todo ello
orientado a nuevas líneas enteras de investigación.

f) Ofrecer un mapa de un sector de la realidad. Esto se logra mediante una


representación (o modelo) de objetos reales y no un simple sumario de datos.

5.5. TIPOS DE TEORÍA CIENTÍFICA:

Teorías Científicas Formales y Empíricas

 Teorías Científicas Formales: Se distinguen porque son sistemas en los que la


verdad de las proposiciones derivadas sólo radica en el hecho de que hayan sido
demostradas de manera lógicamente correcta, es el caso de las teorías lógicas y
matemáticas.
 Teorías Científicas Empíricas: Se caracterizan porque son sistemas en los que
la demostración lógica no es suficiente para afirmar la verdad de las proposiciones
derivadas, pues, es además necesario contrastar a éstas con los hechos reales
para decidir si éstos las confirman o refutan. En caso de no resultar refutadas por
los hechos sino corroboradas o confirmadas por ellos se considera que las
proposiciones derivadas son verdaderas o, en términos más estrictos,
empíricamente verdaderas. Las teorías empíricas a su vez pueden ser de tres
clases: naturales (teorías físicas y biológicas), sociales (teorías sociológicas, las
económicas, las lingüísticas, las históricas, las de la antropología cultural, etc.) y
psicológicas (diferentes ramas de la psicología: aprendizaje, motivación, etc.)
 Teorías científicas formales y empíricas

Las teorías científicas, en general, teniendo en cuenta la forma como se


establece la verdad de sus proposiciones se dividen en teorías científico-formales
y teorías científico-empíricas a las que llamaremos en atención a la brevedad
simplemente teorías formales y teorías empíricas. Las teorías formales se
distinguen porque son sistemas en los que la verdad de las proposiciones
derivadas sólo radica en el hecho de que hayan sido demostradas de manera
lógicamente correcta, es el caso de las teorías lógicas y matemáticas. Las teorías
empíricas se caracterizan porque son sistemas en los que la demostración lógica
no es suficiente para afirmar la verdad de las proposiciones derivadas, pues es
además necesario contrastar a éstas con los hechos reales para decidir si éstos
las confirman a las refutan. En caso de no resultar refutadas por los hechos sino
corroboradas o confirmadas por ellos se considera que las proposiciones
74

derivadas son verdaderas o, en términos más estrictos, empíricamente


verdaderas.

De acuerdo a la anterior, el problema de la verdad, en el sentido de la


correspondencia con la realidad, sólo se plantea en las teorías empíricas y es
decisivo tener presente que sin embargo en estas teorías la exigencia de
contrastación no se impone a los axiomas, llamados también en este caso
hipótesis básicas, sino a las consecuencias lógicas de los mismos. La razón por
la que los axiomas de una teoría empírica, suficientemente significativa, no
pueden ser contrastados con los hechos es que contienen conceptos o términos
denominados teoréticos debido a que se refieren a objetos y propiedades que no
son directamente observables. Un término teorético, por ejemplo, es “electrón” en
razón de que designa un objeto que no es directamente observable y que sólo
conocemos su existencia por medio de las consecuencias observables que se
desprende de los axiomas que contienen el referido término. Por tanto, un
concepto teorético es una construcción teórica de algo que no se puede conocer
directamente sino sólo por las consecuencias observables que se desprenden de
la postulación del axioma que contiene el referido término. Consecuentemente,
son las proposiciones derivadas, que expresan efectos observables, las que de
ser verdaderas nos permiten mantener la teoría o, en caso contrario, rechazarlas.

Hemos dicho ya que las teorías formales más importantes son las lógicas y
las matemáticas. Las teorías empíricas a su vez pueden ser de tres clases:
Naturales, sociales y psicológicas. Las teorías empíricas naturales comprenden
las físicas y las biológicas. Dentro de las sociales se encuentra las teorías
sociológicas. Dentro de las sociales se encuentran las teorías sociológicas, las
económicas, las lingüísticas, las históricas, las de la antropología cultural, etc.
Dentro de las teorías empíricas psicológicas se encuentran las diferentes ramas
de la psicología, como la psicología del aprendizaje, la psicología de la motivación,
etc. Sin embargo, habría que señalar, como una limitación de esta clasificación,
las teorías que se originan en la investigación interdisciplinaria, como las que
integran la psicolingüística, y todo ese reglón representado por la Cibernética que
ha permitido formular teorías que, por ejemplo, presentan el sistema nervioso
como circuitos de transmisión de señales.
75

AUTOEVALUACIÓN

1. Las teorías científicas<s constituyen un sistema de leyes científicas, debido a que:


A) Son un conjunto de enunciados verificados como verificables
B) Sus hipótesis se deducen a partir de otras premisas, debiendo ser contrastadas
C) Establece una cadena de proposiciones conceptualmente unificadas e integradas
D) Constituye una explicación aproximada de la realidad.
E) N.A.
2. Las teorías científicas constituyen un sistema hipotético, en razón a que:
A) Son un conjunto de fórmulas de cálculo de predicados cerrados respecto de la
deducción de éste cálculo.
B) Son un conjunto de enunciados probados como probables
C) Es un sistema de hipótesis que da una explicación aproximada de un sector de la
realidad
D) Sus proposiciones básicas son postuladas. Sus consecuencias lógicas son
verdaderas de una manera claramente determinada
E) N.A.
3. No constituye una característica de las teorías científicas:
A) Sugiere la búsqueda de informaciones que no son suministradas por los sentidos.
B) Es un sistema de hipótesis y conceptos
C) Es puramente empírico; trabaja con elementos efectivos como la ideología.
D) Es un sistema, es decir, un cuerpo unitario, un conjunto orgánico de enunciados o
proposiciones.
E) N.A.
4. En relación a la importancia de las teorías científicas, indicar la afirmación falsa:
A) Señala las etapas de la investigación científica
B) Constituye una explicación racional
C) Señala áreas no exploradas del conocimiento
D) Permite la predicción de los hechos
E) Ofrece un sistema conceptual y de clasificación
5. Son el tipo de teorías científicas que para afirmar la verdad de las proposiciones
derivadas requieren contrastar a éstas con los hechos reales para decidir si éstos las
confirman o refutan.
A) Teorías científicas formales y empíricas
B) Teorías científicas formales
C) Teorías científicas empíricas
D) A y B
E) T.A.

BIBLIOGRAFÍA

 ASTI VERA, Armando (1968). Metodología de la Investigación. Buenos Aires: Kapeluz.


 BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Barcelona: Ariel.
 NAGEL, Ernesto (1968). La Estructura de la Ciencia. Buenos Aires: Edit. Paidós.
 PISCOYA HERMOZA, Luis. (1987) Investigación científica y educacional. Un enfoque
epistemológico. Lima: Amaru editores
 RODRÍGUEZ, Walabonso.(1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Edit: RARPA.
 SOLIS ESPINOZA, Ciro (2007). Inicio en Epistemología. Lima: San Marcos.
 SOLIS ESPINOZA, Ciro (1962). Elementos de Epistemología. Lima: I.R.Erly
 WIKIPEDIA. La enciclopedia libre. Teoría. Extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/
Teor% C3%ADa. Consultado el 10/09/2009.
76

SEXTA UNIDAD: CORRIENTES EPISTEMOLÓGICAS CONTEMPORÁNEAS

Al finalizar esta unidad es estudiantes estará en las condiciones de:

 Precisar las principales tesis de las diferentes corrientes epistemológicas contemporáneas;


estableciendo semejanzas y diferencias entre ellas.

6.1. EL RACIONALISMO CRÍTICO DE KARL R. POPPER

6.1.3. Su vida y sus obras

Karl Popper es el filósofo e intelectual más influyente y respetado de la filosofía


de la ciencia en la segunda mitad del siglo XX, destacándose por las fuertes críticas
que realiza al positivismo lógico en su primera versión. En relación a ello declaró lo
siguiente: no compartía la metodología inductivista como vía de acceso al
conocimiento científico, afirmaba que la observación siempre está impregnada de
teoría y estableció como criterio de demarcación científico la "Falsabilidad".

A pesar de estas diferencias con la edición inicial del Círculo de Viena


compartió algunos puntos básicos de la Concepción Heredada (Received View).

Su pensamiento se difundió con un importante auge en la década de los


cincuenta y de los sesenta en los Estados Unidos, y a continuación en el resto del
mundo, constituyéndose en referencial para la mayoría de los epistemólogos.

El punto de partida de la reflexión filosófica de Popper estriba en la importancia


atribuida a las teorías científicas, así como la contrastación negativa con la
experiencia, por la vía de la falsación. Popper afirma que "las ciencias empíricas son
sistemas de teorías; y la lógica del conocimiento científico, por tanto, puede
describirse como una teoría de teorías...La filosofía de la ciencia, entonces, queda
planteada como disciplina metateórica o metacientífica, cuyos objetos principales de
reflexión son las teorías científicas, y no las ideas, ni los universales, ni los hechos
más simples y elementales" .88

En la corriente popperiana la razón científica funciona a base de construir


sistemas peculiares de conocimiento del mundo, a objeto de poder explicar los
fenómenos con la meta final de dominar la naturaleza, lo que equivale en muchos
casos a transformarla; y el instrumento fundamental para cumplir con esa labor son
las teorías.

En este sentido, desarrolla la tesis de que todo conocimiento está impregnado


de teoría, llegando a admitir la existencia de disposiciones innatas en el conocimiento
humano. Con el mismo énfasis que Popper destaca la primacía de las teorías
científicas sobre los hechos empíricos en su explicación de la ciencia, también
emerge su rechazo por el criterio positivista de verificación y de la conexión
establecida entre verificación y significado; y en contraposición propuso el criterio de
falsabilidad (posibilidad de falsar o refutar una teoría). Por eso la ciencia consiste no
sólo en confirmación, sino en pruebas para ver si las hipótesis son falsables.

88
ECHEVERRIA, Javier (1989). Introducción a la Metodología de la Ciencia. Barcelona: Barcanova.
77

Popper distinguió la ciencia verdadera, formada por teorías susceptibles de ser


demostradas falsas, poniendo a prueba sus predicciones, de las seudociencias, que
no son refutables.

Siguiendo su criterio de demarcación (la falsabilidad), Popper sugirió que tales


pruebas debían estar dirigidas a poner de manifiesto los aspectos falsos o
equivocados de las teorías, las que no son el resultado de la síntesis de numerosas
observaciones (posición inductiva), sino más bien son conjeturas creadas por los
investigadores para explicar cualquier problema y que deben ponerse a prueba a
través de confrontaciones con la realidad para su posible refutación. Lo anterior fue
el origen de la versión popperiana del método científico denominado hipotético -
deductivo. Entonces, la ciencia progresa por medio de conjeturas o refutaciones,
siendo la demostración de la falsedad de una hipótesis una deducción lógicamente
válida, en atención de que parte de un enunciado general y se confronta con uno o
varios hechos particulares.

Una teoría será científica si puede ser falsada por medio de la experiencia (en
el caso de las teorías empíricas) o por medio de su contradictoriedad interna (en el
caso de las teorías lógicas y matemáticas). En esta corriente las teorías no son nunca
verificables empíricamente, pero si han de ser contrastables con ella.

Estas ideas de Popper dejan explícitamente planteado su rechazo al


inductivismo: "La ciencia no consiste en una colección de observaciones de las
cuales inferimos leyes o hipótesis, sino en un examen crítico de hipótesis destinado
a eliminar las que conduzcan a conclusiones falsas.”89.

Asimismo, elaboró la noción de probabilidad en sentido lógico y no estadístico,


defendiendo la idea tendencial de probabilidad. La probabilidad lógica de un
enunciado es complementaria con su grado de falsabilidad: Al comparar el grado de
falsabilidad de dos enunciados, también se puede afirmar que uno es más probable
lógicamente que el otro, cuando tiene menor grado de falsabilidad. Una teoría que
no es falsable de ninguna manera, porque no prohíbe ningún acontecimiento
empírico, tiene un grado de falsabilidad igual a cero y, por tanto, su probabilidad
lógica es 1; y viceversa, las teorías o los enunciados científicos más falsables son los
menos probables lógicamente. Lo cual no quiere decir que este último tipo de
enunciados o de teorías no sean científicas, sino todo lo contrario. Las teorías que
tienen probabilidad lógica 1 no dan ninguna información sobre la empíria: las teorías
empíricamente preferibles, en el sentido de que son plenamente científicas, son
aquellas cuyo contenido empírico es muy alto, y por consiguiente su probabilidad
lógica muy baja90.

Por otra parte, es relevante destacar el carácter evolucionista de la teoría


popperiana acerca del conocimiento, el cual se manifiesta de dos maneras91:

1. Todo conocimiento es siempre un proceso que parte de un problema, ensaya


soluciones, elimina los errores encontrados y descubre una solución. Ésta
es, a su vez, el planteamiento de un nuevo problema, o de una serie de
problemas.

89
FERRATER, José (2001). Diccionario de Filosofía. Tomo III. Barcelona: Editorial Ariel.
90
ECHEVERRIA, Javier (1989). Op.cit.
91
FERRATER, José (2001). Op.cit.
78

2. El conocer, siendo reacción a problemas, es una actividad de todos los


organismos, los cuales incorporan esquemas en términos de los cuales se
enfrentan justamente con problemas.

Otra de las ideas más discutidas de Popper es la llamada Teoría de los Tres
Mundos: el mundo de las cosas materiales, el de los objetos físicos o de los
estados físicos (primer mundo); el mundo subjetivo de los procesos mentales, de
los estados de conciencia, o quizá de las disposiciones conductuales para actuar
(segundo mundo); y el mundo de los productos de la actividad de organismos
(tercer mundo). Este último mundo, en particular es el de los productos humanos
(productos culturales), aunque resultante de las actividades, intencionales y no
intencionales, de sujetos, tiene su propia estructura y sus propias leyes, siendo
por tanto, un mundo objetivo: de contenidos objetivos del pensamiento,
especialmente del pensamiento científico y poético y de las obras de arte92.

Aunque el estudio del "tercer mundo" puede arrojar luz sobre el segundo, y
aunque no ocurre lo inverso, el tercer mundo es un producto natural del animal
humano.

El conocimiento objetivo se desarrolla mediante la interacción entre nosotros


y el tercer mundo.

 La sociedad abierta y sus enemigos

Popper escribió dos obras en las que criticaba las visiones totalitarias y
deterministas de la historia: La sociedad abierta y sus enemigos (1943) y La
miseria del historicismo (1944/45). En dichas concepciones, inauguradas por
Platón y reelaboradas por Hegel y Marx, se concibe que todo devenir histórico
posee un sentido y una meta preestablecida de antemano o que el curso de los
acontecimientos se rige por principios y leyes inexorables, de una manera fatalista.
Este determinismo histórico subyace tanto en las prácticas del comunismo
ortodoxo como en las perpetradas por el nazismo y los fascismos. Para Popper el
error estriba en concebir a las sociedades como algo cerrado que sigue un curso
de acontecimientos exógeno a las acciones de los hombres, meros espectadores
de un devenir que no pueden transformar.

Frente a esta concepción, Popper ampara una explicación abierta de la


historia y de la sociedad, en la cual el futuro no tiene puertas cerradas ni horizontes
prefijados, estando abierta a una continua confrontación y sujeta a una crítica y a
unos cambios endógenos, es decir, que se producen desde su interior.

El modelo de sociedad cerrada, que es propio de los totalitarismos, es


usado sutilmente incluso por la misma teoría crítica, que se pretende
emancipatoria y en la cual se deja translucir una especie de sentido de "profecía"
histórica. En una conversación llevada a cabo en la BBC de Londres entre M.
Marcuse, H. Lubasz y otros, Popper dirigirá su airada crítica a la escuela de
Frankfurt.

 Conjeturas y refutaciones. El desarrollo del conocimiento científico

Karl Popper describe como se dio ese giro: “Después del derrumbe de
Imperio austriaco se habría producido una revolución en Austria: el aire estaba

92
FACSO. http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/moebio/23/hernandez.htm.
79

cargado de lemas e ideas revolucionarias, y de nuevas y a menudo audaces


teorías. Entre las teorías que me interesaban, la teoría de la relatividad de Einstein
era, sin duda, la más importante. Otras tres eran la teoría de Marx, el psicoanálisis
de Freud y la llamada psicología del individuo, de Alfred Adler…Las otras tres
teorías que he mencionado eran también muy discutidas entre los estudiantes por
aquel entonces… Durante el verano de 1919 comencé a sentirme cada vez más
insatisfecho con esas tres teorías, la marxista de la historia, el psicoanálisis y la
psicología del individuo; comencé a sentir dudas acerca de su pretendió carácter
científico. Mis dudas tomaron al principio la siguiente forma simple: ¿Qué es lo
que no anda en el marxismo, el psicoanálisis y la psicología del individuo? ¿Por
qué son tan diferentes a las teorías de Newton y especialmente a la teoría de la
relatividad? …yo sentía que esas tres teorías, aunque se presentaban como
ciencias, de hecho tenían más elementos en común con los mitos primitivos que
con la ciencia; que se asemejaban a la astrología más que a la ciencia.93”

Los argumentos que plantea Popper son:

“Hallé que aquellos de mis amigos que eran admiradores de Marx. Freud y
Adler estaban impresionados por una serie de puntos comunes a las tres teorías,
en especial su aparente poder explicativo. Estas teorías parecían poder explicar
prácticamente todo lo que sucedía dentro ele los campos a los que se referían. El
estudio de cualquiera de ellas parecía tener el efecto de una conversión o
revelación intelectuales, que abría los ojos a una nueva verdad oculta para los no
iniciados. Una vez abiertos los ojos de este modo, se veían ejemplos
confirmatorios en todas partes: el mundo estaba lleno de verificaciones de la
teoría. Todo lo que ocurría la confirmaba. Así, su verdad parecía manifiesta y los
incrédulos eran, sin duda, personas que no querían ver la verdad manifiesta, que
se negaban a verla, ya porque estaba contra sus intereses de clase, ya a causa
de sus represiones aún "no analizadas" y que exigían a gritos un tratamiento. Me
pareció que el elemento más característico de esa situación era la incesante
corriente de confirmaciones y observaciones que "verificaban" las teorías en
cuestión; y este aspecto era constantemente destacado por sus adherentes. Un
marxista no podía abrir un periódico sin hallar en cada página pruebas
confirmatorias de su interpretación de la historia; no solamente en las noticias,
sino también en su presentación —que revelaba el sesgo clasista del periódico—
y, especialmente, por supuesto, en lo que el periódico no decía. Los analistas
freudianos subrayaban que sus teorías eran constantemente verificadas por sus
"observaciones clínicas". En lo que respecta a Adler, quedé muy impresionado por
una experiencia personal. Una vez, en 1919, le informé acerca de un caso que no
me parecía particularmente adleriano, pero él no halló dificultad alguna en
analizarlo en términos de su teoría de los sentimientos de inferioridad, aunque ni
siquiera había visto al niño. Experimenté una sensación un poco chocante y le
pregunté cómo podía estar tan seguro. "Por mi experiencia de mil casos",
respondió; a lo que no pude evitar de contestarle: "Y con este nuevo caso,
supongo, su experiencia se basa en mil y un casos"...lo que yo pensaba era que
sus anteriores observaciones podían no haber sido mucho mejores que esta
nueva; que cada una de ellas, a su vez, había sido interpretada a la luz de
"experiencias previas" y, al mismo tiempo, considerada como una confirmación
adicional. "¿Qué es lo que confirman?", me pregunté a mí mismo. Solamente que
un caso puede ser interpretado a la luz de una teoría. Pero esto significa muy
poco, reflexioné, pues todo caso concebible puede ser interpretado tanto a la luz
de la teoría de Adler como de la de Freud. Puedo ilustrar esto con dos ejemplos

93
POPPER, Karl R. (1983). Conjeturas y refutaciones. El desarrollo del conocimiento científico. Buenos Aires:
Paidós, Pág. 58.
80

diferentes de conductas humanas: la de un hombre que empuja a un niño al agua


con la intención de ahogarlo y la de un hombre que sacrifica su vida en un intento
de salvar al niño. Cada uno de los dos casos puede ser explicado con igual
facilidad por la teoría de Freud y por la de Adler. De acuerdo con Freud, el primer
hombre sufría una represión (por ejemplo, de algún componente de su complejo
de Edipo), mientras que el segundo había hecho una sublimación. De acuerdo con
Adler, el primer hombre sufría sentimientos de inferioridad (que le provocaban,
quizás, la necesidad de probarse a sí mismo que era capaz de cometer un crimen),
y lo mismo e! segundo hombre (cuya necesidad era demostrarse a sí mismo que
era capaz de rescatar al niño). No puedo imaginar ninguna conducta humana que
no pueda ser interpretada en términos de cualquiera de las dos teorías. Era
precisamente este hecho —que siempre se adecuaban a los hechos, que siempre
eran confirmadas— el que a los ojos de sus admiradores constituía el argumento
más fuerte en favor de esas teorías. Comencé a sospechar que esta fuerza
aparente era, en realidad, su debilidad.”94

6.1.4. El falsacionismo de Karl Popper

El falsacionismo, refutacionismo o principio de falsabilidad planteado por


Popper indica que constatar una teoría significa intentar refutarla mediante un
contraejemplo. Si no es posible refutarla, dicha teoría queda corroborada, pudiendo
ser aceptada provisionalmente, pero nunca verificada. Dentro del falsacionismo
metodológico, se pueden diferenciar el falsacionismo ingenuo inicial de Popper y el
falsacionismo sofisticado de la obra tardía de Popper y la metodología de los
programas de investigación de Imre Lakatos.

El problema de la inducción nace del hecho de que nunca podremos afirmar


algo universal a partir de los datos particulares que nos ofrece la experiencia. Por
muchos millones de cuervos negros que veamos nunca podremos afirmar que "todos
los cuervos son negros". En cambio si encontramos un solo cuervo que no sea negro,
si podremos afirmar "No todos los cuervos son negros". Por esa razón Popper
introduce como criterio de demarcación científica el falsacionismo.

Popper en realidad rechaza el verificacionismo como método de validación de


teorías. La tesis central de Popper es que no puede haber enunciados científicos
últimos, es decir, que no puedan ser contrastados o refutados a partir de la
experiencia. La experiencia sigue siendo el método distintivo que caracteriza a la
ciencia empírica y la distingue de otros sistemas teóricos.

Para Popper la racionalidad científica no requiere de puntos de partida


incuestionables, pues no los hay. El asunto es cuestión de método. Aunque la ciencia
es inductiva, en primera instancia, el aspecto más importante es la parte deductiva.
La ciencia se caracteriza por ser racional, y la racionalidad reside en el proceso por
el cual sometemos a la crítica y reemplazamos nuestras creencias. Frente al
problema de la inducción Popper propone una serie de reglas metodológicas que nos
permiten decidir cuándo debemos rechazar una hipótesis.

Popper propone un método científico de conjetura por el cual se deduce las


consecuencias observables y se ponen a prueba. Si falla la consecuencia, la
hipótesis queda refutada y debe entonces rechazarse. En caso contrario, si todo es
comprobado, se repite el proceso considerando otras consecuencias deducibles.
Cuando una hipótesis ha sobrevivido a diversos intentos de refutación se dice que

94
POPPER, Karl R. (1983). Op.cit. Pág. 59-60.
81

está corroborada, pero esto no nos permite afirmar que ha quedado confirmada
definitivamente, sino sólo provisionalmente, por la evidencia empírica.

Por otro lado, La tesis central de Karl Popper es el refutacionismo, una postura
mediante la cual este pensador busca establecer una demarcación entre lo que es
ciencia y lo que no lo es: son científicos aquellos enunciados que pueden ser
refutados. Contraponiendo al intento de confirmar las propias teorías el intento de
refutarlas, deduce su teoría: que lo que define el carácter científico de una teoría es
su contrastabilidad, y lo que define a ésta es la refutabilidad, y que una teoría es
científica y significativa sólo si es en principio incompatible con algunos fenómenos
observables. La falsabilidad de una hipótesis implica más que un cambio
terminológico frente a la verificabilidad inductivista: implica que toda conjetura se
mantiene siempre en conjetura, aunque esté corroborada, pues no puede ser
necesariamente falsada ni necesariamente corroborada. La fundamentación de la
refutabilidad como criterio lleva al desarrollo de una nueva concepción de ciencia y
de teoría científica.

Aunque no podamos justificar racionalmente nuestras teorías, y ni siquiera


probar que son probables, podemos criticarlas de forma racional y objetiva, buscando
y eliminando errores al servicio de la verdad, distinguiendo así entre teorías mejores
y peores.

Podemos decir que la tesis central de Karl Popper es el refutacionismo, una


postura mediante la cual este pensador busca establecer una demarcación entre lo
que es ciencia y lo que no lo es: son científicos aquellos enunciados que pueden ser
refutados.

La falsabilidad popperiana significó un golpe de muerte para el positivismo


lógico. Pero ¿qué es el concepto de falsación en Popper? consiste en: si
conseguimos demostrar mediante la experiencia que un enunciado observable es
falso, se sigue deductivamente que la proposición universal es falsa.

Contraponiendo al intento de confirmar las propias teorías el intento de


refutarlas, deduce su teoría que lo que define el carácter científico de una teoría es
su contrastabilidad, y lo que define a ésta es la refutabilidad, y que una teoría es
científica y significativa sólo si es en principio incompatible con algunos fenómenos
observables.

La falsabilidad de una hipótesis implica más que un cambio terminológico frente


a la verificabilidad inductivista: implica que toda conjetura se mantiene siempre en
conjetura, aunque esté corroborada, pues no puede ser necesariamente falsada ni
necesariamente corroborada.

La fundamentación de la refutabilidad como criterio lleva al desarrollo de una


nueva concepción de ciencia y de teoría científica. Esto abre la racionalidad de las
ciencias, a partir de Popper, a una racionalidad más amplia.

El equívoco tiene un gran potencial de aprendizaje. El crear conocimiento, el


producir conocimiento tiene la premisa de Ensayo-Error.

Los falsacionistas optan resolver los problemas mediante una conjetura audaz
aunque pronto resulte falsada porque esa es la manera en que podemos aprender
de nuestros errores; y al descubrir que nuestra conjetura era falsa habremos
aprendido mucho sobre la verdad y habremos llegado más cerca de esta”.
82

El falsacionismo de Popper se sostiene en dos cosas: en las conjeturas


atrevidas y en la crítica libre o la discusión crítica.

La filosofía que está detrás es el racionalismo crítico: todo puede y debe


someterse a la crítica. Este recurso a la crítica se lleva a cabo por medios lingüísticos,
esto es, con argumentos y contrastaciones.

El falsacionismo en contraposición al inductivismo, reconoce las limitaciones


de la inducción y la subordinación de la observación a la teoría.

 La Refutación y la inducción:

La concepción heredada del de la ciencia, impulsada sobre todo por los


patrocinadores del Círculo de Viena y el neopositivismo en general sostenía una
concepción de la ciencia basada en la inductivismo.

Un razonamiento inductivo parte de premisas singulares y llega a una


conclusión general, y por ese motivo esta conclusión es probable, no segura.

Por ejemplo, si observamos tres cuervos negros (enunciados singulares),


podemos concluir que todos los cuervos son negros (enunciado general), pero
esta conclusión no es segura, pues no hemos podido ver todos los cuervos
posibles.

Si en lugar de haber visto tres cuervos negros vemos cien, la conclusión se


hace más segura, pero sigue siendo igualmente probable. Esto es lo que Popper
llama el problema de la inducción (“el problema de Hume”), es decir, si está o no
justificado lógicamente concluir con certeza una conclusión general a partir de
observaciones singulares.

Popper considera que no está justificado este paso inductivo: con él sólo
llegamos a conclusiones probables, y siguiendo ese camino llegamos a una
situación donde hay muchas teorías planteadas, y todas ellas probables, con lo
cual no se produce ningún progreso en el conocimiento.

Para que el progreso en el conocimiento ocurra, debemos ir descartando


aquellas teorías que fueron refutadas, y para refutar teorías necesitamos un
razonamiento deductivo, es decir, un razonamiento que, a diferencia de la
inducción, tiene una conclusión segura o necesaria.

Por ejemplo, tomamos como premisa esta hipótesis: "Todos los cuervos son
negros", y como segunda premisa "este cuervo no es negro" (resultado de una
observación). Concluimos entonces, con seguridad, que es falso que todos los
cuervos sean negros, con lo cual la teoría habrá quedado refutada. A esta
concepción del método científico Popper la llama teoría del método deductivo de
contrastar.

Esto es muy importante porque, a partir de allí, Popper traza una frontera,
un límite entre lo que debe considerarse ciencia y lo que no. Este criterio de
demarcación es el criterio de refutabilidad, según el cual habrán de considerarse
científico aquellos enunciados que sean refutables (no que sean refutados, porque
en ese caso ya no forman parte más del cuerpo de la ciencia).
83

De acuerdo a este criterio demarcatorio, el interés principal del científico no


debe consistir en defender su teoría sino en intentar atacarla, refutarla por todos
los medios. Intentar demostrar que se equivoca. Esto equivale a decir que el
científico debe estar en un estado de duda –autocuestionamiento- permanente.

Siguiendo su criterio de demarcación (la falsabilidad), Popper sugirió que


tales pruebas debían estar dirigidas a poner de manifiesto los aspectos falsos o
equivocados de las teorías, las que no son el resultado de la síntesis de
numerosas observaciones (posición inductiva), sino más bien son conjeturas
creadas por los investigadores para explicar cualquier problema y que deben
ponerse a prueba a través de confrontaciones con la realidad para su posible
refutación. Lo anterior fue el origen de la versión popperiana del método científico
denominado hipotético - deductivo. Entonces, la ciencia progresa por medio de
conjeturas o refutaciones, siendo la demostración de la falsedad de una hipótesis
una deducción lógicamente válida, en atención de que parte de un enunciado
general y se confronta con uno o varios hechos particulares.

Una teoría será científica si puede ser falsada por medio de la experiencia
(en el caso de las teorías empíricas) o por medio de su contradictoriedad interna
(en el caso de las teorías lógicas y matemáticas). En esta corriente las teorías no
son nunca verificables empíricamente, pero si han de ser contrastables con ella.

Estas ideas de Popper dejan explícitamente planteado su rechazo al


inductivismo: "La ciencia no consiste en una colección de observaciones de las
cuales inferimos leyes o hipótesis, sino en un examen crítico de hipótesis
destinado a eliminar las que conduzcan a conclusiones falsas" 95

De la misma forma, elaboró la noción de probabilidad en sentido lógico y no


estadístico, defendiendo la idea tendencial de probabilidad. La probabilidad lógica
de un enunciado es complementaria con su grado de falsabilidad: Al comparar el
grado de falsabilidad de dos enunciados, también se puede afirmar que uno es
más probable lógicamente que el otro, cuando tiene menor grado de falsabilidad.
Una teoría que no es falsable de ninguna manera, porque no prohíbe ningún
acontecimiento empírico, tiene un grado de falsabilidad igual a cero y, por tanto,
su probabilidad lógica es 1; y viceversa, las teorías o los enunciados científicos
más falsables son los menos probables lógicamente. Lo cual no quiere decir que
este último tipo de enunciados o de teorías no sean científicas, sino todo lo
contrario. Las teorías que tienen probabilidad lógica 1 no dan ninguna información
sobre la empíria: las teorías empíricamente preferibles, en el sentido de que son
plenamente científicas, son aquellas cuyo contenido empírico es muy alto, y por
consiguiente su probabilidad lógica muy baja96.

Por otra parte, es relevante destacar el carácter evolucionista de la teoría


popperiana acerca del conocimiento, el cual se manifiesta de dos maneras
(Ferrater 2001 - III):

1. Todo conocimiento es siempre un proceso que parte de un problema,


ensaya soluciones, elimina los errores encontrados y descubre una
solución. Ésta es, a su vez, el planteamiento de un nuevo problema, o de
una serie de problemas.

95 FERRATER, José. 2001. Diccionario de Filosofía. Tomo III. Barcelona: Editorial Ariel.
96
ECHEVERRIA, Javier. 1989. Introducción a la Metodología de la Ciencia. Barcelona: Barcanova.
84

2. El conocer, siendo reacción a problemas, es una actividad de todos los


organismos, los cuales incorporan esquemas en términos de los cuales
se enfrentan justamente con problemas.

Otra de las ideas más pugnadas de Popper es la llamada Teoría de los Tres
Mundos: el mundo de las cosas materiales, el de los objetos físicos o de los
estados físicos (primer mundo); el mundo subjetivo de los procesos mentales, de
los estados de conciencia, o quizá de las disposiciones conductuales para actuar
(segundo mundo); y el mundo de los productos de la actividad de organismos
(tercer mundo). Este último mundo, en particular es el de los productos humanos
(productos culturales), aunque resultante de las actividades, intencionales y no
intencionales, de sujetos, tiene su propia estructura y sus propias leyes, siendo
por tanto, un mundo objetivo: de contenidos objetivos del pensamiento,
especialmente del pensamiento científico y poético y de las obras de arte.

Aunque el estudio del "tercer mundo" puede arrojar luz sobre el segundo, y
aunque no ocurre lo inverso, el tercer mundo es un producto natural del animal
humano.

Lo que Popper97 supone pensamiento objetivo lo desarrolla en la idea de los


tres mundos; el mundo consta de tres sub-mundos antagónicamente distintos: el
primero, es el mundo físico o de los estados físicos; el segundo, es el mundo
mental o de los estados mentales; el tercero, es el de los inteligibles o de las ideas
en sentido objetivo, el mundo de los objetos de pensamiento posibles: el mundo
de las teorías en sí mismas y sus relaciones lógicas, de los argumentos y de las
situaciones problemáticas tomados en sí mismos".

El desarrollo de la teoría de los tres mundos en Popper, nos muestra una


distinción entre lo que es el mundo en sí, el mundo subjetivo y el mundo objetivo;
el mundo en sí permanece en sí, en un lenguaje Kantiano, como el noúmeno, que
es incognoscible al hombre, de él solo podemos estudiar los fenómenos; el
segundo mundo de las concepciones individuales de pensamiento, mundo
totalmente subjetivo, por su dependencia exclusiva de la mirada del hombre y el
tercer mundo es un mundo objetivo por su validación Intersubjetiva de las
concepciones inicialmente de carácter individual.

El conocimiento objetivo se desarrolla mediante la interacción entre nosotros


y el tercer mundo.

6.1.3. Planteamientos resaltantes de la epistemología de Karl Popper

En Mardones98, se presenta un resumen a manera de tesis sobre la concepción


de ciencia de Karl Popper, a continuación se presenta un resumen de las diecisiete
tesis expuestas:

1. Todo conocimiento científico es hipotético o conjetural


2. El crecimiento del conocimiento, y en especial del conocimiento científico,
consiste en aprender de los errores que hayamos cometido.
3. Lo que podemos llamar método de la ciencia consiste en aprender
sistemáticamente de nuestros errores; en primer lugar atreviéndose el
hombre de ciencia a cometerlos, es decir proponiendo nuevas teorías y en

97
POPPER, Karl R. Conocimiento objetivo. Madrid: Tecnos, 1982, pág. 148
98
MARDONES, J. M (1991). Filosofía de las ciencias humanas. Barcelona: Anthropos. págs. 166-168.
85

segundo lugar, buscando sistemáticamente los errores cometidos, es decir


realizar una búsqueda de errores mediante la discusión crítica y el examen
crítico de las ideas, propias y ajenas.
4. Entre los argumentos más importantes usados en la discusión crítica están
los argumentos derivados de los controles experimentales.
5. Los experimentos son guiados constantemente por la teoría, por semi-
ideas teóricas de las que el propio experimentador no es consciente.
6. La llamada objetividad científica consiste únicamente en la aproximación
crítica; en el hecho de que si tuviéramos prejuicios respecto a nuestra
teoría favorita, cualquiera de nuestros amigos o de nuestros colegas (o,
falta de estos, alguno de los científicos de la generación siguiente) estará
ansioso por criticarnos, es decir, por refutar, si puede, nuestra teoría
favorita.
7. Este hecho puede animarnos a intentar refutar nosotros mismos nuestra
propia teoría; es decir, puede imponer sobre nosotros una cierta disciplina.
8. No obstante, sería un error pensar que los científicos son más "objetivos"
que el resto de la gente. Lo que nos hace tender a la objetividad no es la
objetividad o el desinterés del científico particular, sino la propia ciencia o
lo que podríamos llamar la cooperación, al mismo tiempo amigable y hostil,
entre los científicos, es decir, su presteza para criticarse recíprocamente.
9. Hay que añadir una justificación metodológica del dogmatismo y los
prejuicios de los científicos particulares. Puesto que el método de la ciencia
consiste en la discusión crítica, es extremadamente importante que las
teorías criticadas sean defendidas tenazmente. En efecto, solo de este
modo podemos saber cuál es su poder real; y solo si las críticas encuentran
resistencia, conoceremos plenamente la fuerza de una argumentación
crítica.
10. La parte fundamental que tiene en la ciencia las teorías, o hipótesis, o
conjeturas, hace así que sea importante distinguir entre teorías
controlables, o falsables, y teorías no controlables o no falsables.
11. Solo es controlable una teoría que afirme o implique que ciertos
acontecimientos concebibles no acaecerán de hecho. El control consiste
en intentar, con todos los medios de que podemos disponer, hacer que
sucedan precisamente aquellos acontecimientos que la teoría dice que no
pueden suceder.
12. Se puede decir, pues, que toda teoría que pueda ser sometida a control
veta que sucedan ciertos acontecimientos. Una teoría habla de la realidad
empírica solo en la medida en que le impone límites.
13. Por consiguiente, toda teoría que pueda ser formulada así: "tal y tal cosa
no sucede". Por ejemplo, la segunda ley de la termodinámica puede ser
formulada: o existe una máquina de movimiento continuo del segundo tipo.
14. Ninguna teoría puede decirnos nada sobre el mundo empírico a menos
que, en principio, sea capaz de entrar en colisión con el mundo empírico;
eso significa exactamente que debe ser refutable.
15. La controlabilidad tiene grados: una teoría que afirme mucho y por lo tanto,
asuma riesgos más grandes, se puede controlar mejor que una teoría que
afirme muy poco.
16. Análogamente, los controles pueden ser graduados, según sean más o
menos severos. Por ejemplo, los controles cualitativos son por lo general
menos severos que los cuantitativos, y los controles de las predicciones
cuantitativas más precisas son más severos que los controles de las
predicciones menos precisas.
17. El autoritarismo en la ciencia iba unido a la idea de fundamentar, es decir,
probar y verificar las teorías. El enfoque crítico va unido a la idea de
someter a controles, o sea, de intentar refutar o falsar, las conjeturas.
86

De lo expuesto por Mardones, se puede deducir el siguiente comentario con respecto


a la objetividad en Popper: el conocimiento nunca puede asimilarse como definitivo e
inmodificable, es una actitud objetiva del hombre de ciencia analizar todo conocimiento
científico, desde su carácter conjetural; la actitud del científico debe ser siempre la de
aventurar conjeturas riesgosas y ponerlas a prueba, una vez que Popper comparte con
Kant que el hombre no descubre leyes en la naturaleza, sino que impone sus leyes a la
naturaleza, a través del método deductivo, en la formulación de hipótesis.

Es de analizar la tesis seis en detalle "la llamada objetividad científica consiste


únicamente en la aproximación crítica" la denota como un comportamiento del hombre con
respecto a las teorías y no se enfoca a determinar la objetividad en la teoría misma, como
lo representa Popper en la tesis de los tres mundos, que referencia el mundo objetivo,
como el mundo construido de teorías por el hombre. Tal consideración corrobora la
ambigüedad de Popper con respecto al concepto de objetividad, el cual es confuso y no
claro ni en su determinación, ni en su definición.

La tesis ocho expone99 "... sería un error pensar que los científicos son más
"objetivos" que el resto de la gente", enfocando que la objetividad se determina por "la
presteza para criticarse recíprocamente"; tal afirmación es una muestra adicional, de la
relación que se hace de objetividad con el comportamiento del científico, comportamiento
que puede enmarcarse en el mundo dos, es decir un mundo subjetivo, pues bajo lo
expuesto por Popper el único mundo objetivo es el mundo tres. Culmina con la tesis
diecisiete de donde se desprende que los intentos por verificar positivamente la teoría son
subjetivos y pertenecen a la epistemología tradicional, mientras que la postura crítica
pertenece a la epistemología actual (popperiana) y responden a un comportamiento
objetivo.

6.2. THOMAS S. KUHN Y LA ESTRUCTURA DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS

6.2.1. Aspectos Generales:

Thomas Kuhn (1922), físico de profesión, es uno de los más destacados


protagonistas de la llamada “nueva filosofía de la ciencia”. En su conocida e
importante obra “La estructura de las revoluciones científicas” plantea un estudio
histórico de la ciencia, pues sostiene que es indispensable tal aproximación para
entender no sólo cómo se han desarrollado las teorías científicas, y por qué en ciertos
momentos determinadas teorías han sido aceptadas en vez de otras. En tal sentido
centraliza su atención en aspectos psicosociales de la comunidad científica, es decir
en el ámbito sociológico de la praxis científica y su influencia en la formulación y
aceptación de teorías científicas100.

6.2.2. La epistemología histórica de Kuhn.

Sin duda alguna Thomas Kuhn, construyó en su obra publicada en 1,962 la


Estructura de las revoluciones científicas, una visión diferente y reveladora de lo que
hasta entonces se tenía sobre el progreso científico. Aunque en la actualidad, sus
principales postulados están siendo puestas en tela de juicio; como es el caso de los

99
IbId. Pág. 168
100
GUTIERREZ P. Gabriel (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. México: Harla; II tomo, pág. 125.
87

conceptos: paradigma e inconmensurabilidad.101 Sin embargo, en respuesta a las


críticas, ha corregido y ampliado su teoría, indicando que toda ciencia se perfila a lo
largo del tiempo con las aportaciones de la comunidad científica que contribuye no
sólo con nuevos conocimientos acumulativos, sino también a cambios cualitativos.
Es decir, nuevos cambios de perspectiva con la creación de nuevos paradigmas que
abren nuevos horizontes a la ciencia, concebida, por tanto, como algo abierto y en
evolución.

Pero veamos mejor, algunos de sus principales principios para luego explicar
algunas perspectivas paradigmáticas en el ámbito contable. La postura Kuhniana,
parte esencialmente de tres estadios: Ciencia normal, anomalías y revolución
científica. Pero esto, implica plantear algunas interrogantes, que muy bien pudiera
servir como punto de partida para entender mejor éstas consideraciones: ¿Cuál es
la naturaleza de la ciencia normal?, ¿Qué es un paradigma?, ¿Qué son las
anomalías? y por último ¿Qué significa una revolución científica?.

En primera instancia, ciencia normal “significa investigación basada firmemente


en una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad
científica particular reconoce durante cierto tiempo, como fundamento para su
práctica posterior.”102 O sea, es una teoría aceptada que resuelve los problemas
científicos del mundo, en cuyas bases se regulan los experimentos y observaciones
de la realidad. Esto presupone la duración finita de la teoría aceptada hasta el
momento en que ya no pueda resolver ciertos problemas científicos; entonces se
producirá periodos de crisis o anomalías.

Pero hay algo más, como la ciencia normal son realizaciones científicas,
entonces su eficiencia de resolver las anomalías dependerá de la plausibilidad de los
paradigmas, ya que estos son “ejemplos aceptados de la práctica científica actual,
ejemplos que incluyen al mismo tiempo ley, teoría, aplicación e instrumentación y
proporcionan modelos de los que surgen tradiciones particulares de la
investigación”103 dentro de una comunidad científica. Por lo tanto, “los hombres cuya
investigación se basa en paradigmas compartidos están sujetos a las mismas reglas
y normas para la práctica científica. Este compromiso y el consentimiento aparente
que provoca, son requisitos previos para la ciencia normal, es decir, para la génesis
y la continuación de una tradición particular de la investigación científica.”104

De esta particularidad, nos concierne apuntar que la ciencia normal está


cohesionado al concepto de paradigma, es decir, se relaciona con ésta. Un
paradigma por tanto, no solo se limita a la explicación, sino que llega hasta la
predicción de los hechos. Esto quiere decir que un paradigma, es más que una teoría;
es una guía metodológica, porque implica reglas y normas para seleccionar y resolver
problemas científicos.

Sin embargo, para el concepto moderno “un paradigma es aquello que los
miembros de una comunidad científica, y solo ellos, comparten; y a la inversa, es la

101
Al respecto, Masterman hizo notar a Kuhn de que el término paradigma es utilizado en su obra al menos de veintidós
modos distintos. No obstante, Thomas Kuhn, incluyo una posdata a su obra ya publicada, en la cual se rectifica
introduciendo un nuevo término, el de Matriz Disciplinar, por paradigma. Entiende por matriz, al conjunto de ideas
ordenadas de varias formas, cada uno de los cuales requiere una posterior especificación. Y por disciplinar, explica,
que es la posesión común de quienes practican una disciplina particular. [Véase: MASTERMANN, Margaret. The
nature of a paradigm, en growth of knowledge, s/e]
102
KUHN, Thomas. La estructura de las revoluciones científicas. México: FCE, pág. 33
103
Idem. pág. 34
104
Ibid. pág. 34
88

posesión de un paradigma común, lo que constituye a un grupo de personas en una


comunidad científica, grupo que de otro modo estaría formado por miembros
inconexos.”105 Dicho de manera más pedagógica “un paradigma es lo que comparten
los miembros de una comunidad científica y, a la inversa una comunidad científica
consiste en unas personas que comparten un paradigma”106

En derivación de lo antes dicho, se declara que un paradigma para su desarrollo


debe solucionar toda clase de enigmas (problemas), de lo contrario se llegaría a un
estado de anomalía. Puesto que ningún paradigma podría ya resolver
completamente los problemas a que se enfrenta la comunidad científica, de tal
manera que los investigadores se van alejando de las reglas y normas útiles para la
investigación impuestas lícitamente por este paradigma. Y en consecuencia se inicia
la transición a una crisis, adoptando para ello otro paradigma que sea capaz de
resolver el problema.

En efecto, “una vez alcanzado el status de paradigma, una teoría científica se


declara inválida sólo cuando se dispone de un candidato alternativo para que ocupe
su lugar”107 porque rechazar “un paradigma sin remplazarlo con otro, es rechazar la
ciencia misma”108 es ahogarse en un mar de ilusorios discursos, en vez de buscar el
rompimiento epistemológico para explicar mejor la realidad, o sea con más
objetividad. En todos los casos es rechazar la esencia misma del nuevo espíritu
científico.

En ese contexto, todas las crisis concluyen con la aparición de un candidato a


paradigma y con la lucha subsiguiente para su aceptación. Empero, la transición de
un paradigma en crisis a otro nuevo del que pueda surgir una nueva tradición
científica (ciencia normal), está lejos de ser un proceso acumulativo, puesto que no
es una articulación o una ampliación del antiguo paradigma; si no una reconstrucción
del campo, a partir de nuevos fundamentos, reconstrucción que cambia alguna de
las generalizaciones teóricas más elementales del campo, así como también,
muchos de los métodos y aplicaciones del paradigma. En otras palabras es una
revolución científica.109

6.2.3. Las revoluciones científicas – Paradigmas Científicos

Los Paradigmas Científicos: Las teorías vigentes en una época adquieren


una categoría de “paradigmas”, de modelos que orientan a la comunidad científica
en la selección de problemas que considera relevantes, así como en la construcción
de explicaciones y predicciones de los hechos a estudiar.

Un paradigma es:

 Un logro abierto que deja aún por hacer todo género de investigaciones.
 Un logro aceptado que se trata de extender y explotarlo, admitido por un
grupo cuyos miembros ya no tratan de rivalizar con él o de crear nuevas
alternativas.
 Un logro que no necesita ser permanente, pues es reemplazado por otros
u otros incompatibles con él.

105
KUHN, Thomas. Theory – change as structure – chrange. Págs. 141-165.
106
KUHN, Thomas. Op. cit. pág. 271.
107
Ibidem. pág. 128
108
Idem. pág. 131
109
Ibid. págs. 138-139
89

 Un logro no sólo de cuerpo teórico, sino también de métodos y técnicas de


conocimiento científico.
 Un logro que se basa en una concepción del mundo ubicada en una época
histórica específica.

Los Paradigmas tienen las siguientes funciones en lo que respecta al trabajo


científico:

 Determinan los problemas que deben ser investigados.


 Seleccionan los hechos relevantes para la investigación.
 Diseñan el instrumental Metodológico que debe emplearse.
 Proponen los mecanismos explicativos y predictivos que estiman
pertinentes.
 Establecen las normas para la codificación y decodificación del
conocimiento obtenido y publicado, que se pone a disposición tanto de los
que aspiran a incorporarse a la comunidad científica, como de los que ya
forman parte de ella.

Los paradigmas representan una idea aceptada por un consenso en una


comunidad científica. Sarramona110 explica este concepto en base a las palabras
de Kuhn, “son realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante
cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad
científica”. Pero puede añadirse que no obstante su provisionalidad, la construcción
de teorías o modelos científicos- paradigmas- significa un signo de madurez en el
desarrollo de cualquier campo científico; puesto que las teorías científicas sirven de
guía para las investigaciones y, por tanto, permiten el desarrollo de la denominada
“ciencia normal”. Un paradigma sólo será reemplazado por otro, puesto que un
rechazo sin alternativa sería “rechazar la ciencia misma.

En las ciencias sociales contemporáneas podríamos señalar como ejemplos de


paradigmas la teoría económica neoclásica, la teoría sociológica y antropológica
estructural-funcionalista, la teoría psicoanalítica de la personalidad y la teoría
marxista del desarrollo histórico.

6.3. IMRE LAKATOS Y LA METODOLOGÍA DE LOS PROGRAMAS DE


INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

6.3.1. Aspectos Generales de Lakatos

Lakatos, junto con Karl R. Popper, Thomas S. Kuhn y Paul Feyerabend, es uno
de los principales representantes de lo que se conoce como filosofía de la ciencia
pospositivista o posempirista, es decir, la filosofía que supone una crítica a la filosofía
de la ciencia del positivismo o empirismo lógico (principalmente, del Círculo de Viena)
para el cual, dicho en términos muy generales, la ciencia se caracteriza -a diferencia
de las especulaciones sin sentido de la metafísica- por hacer inferencias lógicas o
generalizaciones inductivas a partir de observaciones que están libres de toda teoría.
Por su parte, el pospositivismo o posempirismo cuestiona la existencia de
observaciones ‘puras’ con independencia de toda teoría y, en cambio, considera que
para entender a la ciencia se debe estudiar no tanto su estructura lógica o su relación
con la experiencia sino su historia y la forma en que efectivamente la practican los
científicos.

110
SARRAMONA, Jaime (1990) Tecnología Educativa: una valoración crítica. Barcelona: CEAC, pág. 12.
90

Lakatos nació el 9 de noviembre de 1922 en Hungría. Su verdadero nombre


fue Imre Lipschtitz, pero, para evitar la persecución nazi en contra de los judíos, lo
cambió a Imre Molnár. En efecto, de los cerca de 750, 000 judíos que vivían en
Hungría en los años cuarenta 550, 000 murieron en los campos de concentración.
Entre ellos, la madre y abuela de Lakatos.

Lakatos consiguió estudiar en la Universidad de Debrecen y se graduó en 1944


en matemáticas, física y filosofía. Después de la Segunda Guerra se convirtió en un
activo comunista.

Además, se volvió a cambiar de nombre, quizá inspirado en el general Géza


Lakatos, quien estuvo a cargo del gobierno húngaro antes de que los alemanes
tomaran el poder. En 1947 obtuvo un puesto en el Ministerio de Educación, pero,
debido a que se alejó de la doctrina estalinista que los soviéticos habían impuesto en
todo el “bloque socialista”, fue arrestado en 1950. En 1953 salió de la cárcel y sólo
consiguió trabajo como traductor de escritos en inglés al húngaro. Gracias a ello tuvo
la oportunidad de entrar en contacto con la filosofía de la ciencia anglosajona o
analítica, diferente a (y para él mejor que) la marxista que conocía. En 1956 ocurrió
una revuelta en Hungría en contra de la dominación soviética, sin embargo, después
de dos días ésta terminó siendo disuelta. Ante el temor de ser arrestado nuevamente,
Lakatos voló a Austria y después a Inglaterra, donde consiguió una beca para
estudiar un doctorado de filosofía en Cambridge. En 1960 ingresó a la Escuela de
Economía de Londres como ayudante de Popper y en 1969 se convirtió en profesor
de la misma, donde continuó enseñando filosofía e historia de la ciencia hasta su
muerte.

En vida sólo publicó algunos artículos, pero después de su muerte sus


discípulos y colaboradores editaron tres libros con sus principales escritos: Pruebas
y refutaciones, La metodología de los programas de investigación científica y
Matemáticas, ciencia y epistemología (todos ellos publicados por la editorial española
Alianza Editorial, de Madrid).

Se puede afirmar que el principal objetivo de Lakatos fue encontrar un criterio


de demarcación o que sirviera para distinguir a la ciencia de lo que no es ella:
ignorancia, superstición y seudociencia. La importancia de este criterio radica en que
en el nombre de la ciencia se pueden cometer y se han cometido numerosas
atrocidades (como él pudo comprobar en Hungría, donde, primero, los nazis
persiguieron a los judíos basándose en su supuesta inferioridad racial y, después, la
doctrina marxista llegó a ser considerada ciencia infalible, frente a la cual no se
admitía ninguna teoría diferente).

De manera más particular, a Lakatos le interesaba -aceptando que los seres


humanos siempre podemos equivocarnos o que nunca podemos estar seguros de
haber alcanzado la verdad absoluta encontrar un criterio o una serie de criterios que
sirvan para evaluar y aceptar o rechazar de modo racional a las teorías científicas.
En efecto, en la ciencia a cada momento surgen teorías nuevas, muchas de las
cuales parecen incompatibles entre sí pues parten de principios diferentes y ¿cuándo
es racional abandonar una teoría para aceptar otra?, ¿en qué podemos basarnos
para ello? Lakatos nos dice que las observaciones no sirven para probar o demostrar
que las teorías son verdaderas pues las observaciones son siempre particulares
mientras que las teorías son universales (no porque se haya observado muchas
veces que las cosas ocurren de cierto modo podemos afirmar que siempre han
ocurrido y ocurrirán así).
91

Por otro lado, la observación tampoco sirve para refutarlas, pues ella depende
de las teorías y puede ser reinterpretada para que concuerden con éstas.

De hecho, en la ciencia real no se busca, simplemente, probar o refutar teorías


aisladas sino que se trabaja con conjuntos de teorías que constituyen programas de
investigación, los cuales indican qué problemas deben ser resueltos y cómo deben
serlo. El progreso científico se basa en que los científicos aceptan una conjunto de
principios que les sirven de guía y que, por consiguiente, buscan proteger a toda
costa. En efecto, sólo abandonan sus principios cuando surge un programa de
investigación mejor, esto es, cuando surge uno que permite explicar hechos que los
programas anteriores no pueden y permite descubrir y predecir hechos nuevos,
incluso, sorprendentes a la luz del conocimiento existente; por tanto, llega un
momento en que se vuelve irracional y deshonesto no aceptar el nuevo programa
(igual que lo sería aferrarse al geocentrismo -la teoría de que la Tierra es el centro
del universo- después de la que ha mostrado la física moderna).

En resumen, Lakatos nos dice que el comportamiento racional es posible


porque aceptamos ciertos principios que nos sirven de guía y que, aunque tengan
ciertos defectos, tratamos de defender mientras no disponemos de otros mejores,
pues no podemos partir de la nada ni poner en cuestión todo a la vez: los cambios
sólo pueden ser parciales y poco a poco. Procediendo de este modo no podemos
estar nunca seguros de que estamos progresando, sin embargo, es completamente
racional suponer que sí lo estamos haciendo.”111

6.3.2. Los programas de investigación científica de Lakatos.

Antes de iniciar a explicar ¿Qué es un programa de investigación?, Hagamos


un poco de historia: Frente a la polémica epistemológica protagonizadas por dos
ilustres maestros, Karl Raimund Popper y Thomas Kuhn, a cerca de la falsabilidad
de las teorías y los desplazamientos de paradigmas respectivamente, aparece el
filósofo Imre Lakatos con sus programas de investigación, orientado a reconciliar
aunque no de manera ecléctica éstas dos posturas. No obstante, Lakatos, forma
parte de un grupo de epistemólogos postpopperianos, no hay que olvidar que Lakatos
fue discípulo de Popper; sin embargo, construyó sus argumentos
independientemente de ambos epistemólogos.

Pero veamos mejor la tesis central de Popper, para poder abordar al


pensamiento Lakatiano. En ese sentido, para Popper el progreso científico radica en
aprender de nuestros errores y a través de ello conseguir el aumento de nuestros
conocimientos. Es decir, al poner de manifiesto nuestros errores, nos hace
comprender las dificultades del problema que estamos tratando de resolver y es así
como se llega a adquirir un conocimiento más profundo y, a estar en condiciones de
proponer soluciones más maduras.112

Consiguientemente, el objeto de la ciencia es la falsación de sus teorías y esto


presupone por tanto el crecimiento del desarrollo científico por refutación de
teorías.113 Bajo este contexto, la tesis popperiana se opone a los argumentos de Kuhn

111
HARADA OLIVARES, Eduardo y TRONCOSO LÓPEZ, María de la Luz. Honestidad, racionalidad y ciencia:
la filosofía de la ciencia de Imre Lakatos. En revista unam.mx. Publicado en LUX, Nos. 551-552, agosto-
septiembre de 2005, págs... 143-144.
112
POPPER, Karl. El desarrollo del conocimiento científico: conjeturas y refutaciones. Buenos Aires: Paidós,
pág. 1-4
113
POPPER, Karl. La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos págs. 2-6
92

que hemos hecho referencia anteriormente; en ese sentido, el progreso científico


poperiano es acumulativo y teleológico.

Bajo este contexto, Lakatos propone un nuevo perfil epistemológico basado en


los programas de investigación. Coincide con Popper, en cuanto a su oposición a la
hegemonía de las teorías sin críticas; Sin embargo, señala Lakatos, que éste se
equivoca al demandar una refutación despiadada. En cuanto a Kuhn, considera que
tiene derecho a no criticar una teoría que se desarrolla; pero comete el error de
exceptuar a todo el campo. No obstante, Lakatos, acepta la tesis histórica de Kuhn,
afirmando que “la filosofía de la ciencia sin la historia de la ciencia es vacía; la historia
de la ciencia sin la filosofía de la ciencia es ciega.”114

Un programa de investigación científica puede ser definido por una sucesión


de teorías e hipótesis y se compone de tres partes, fundamentalmente: i) un núcleo
tenaz: ii) la heurística negativa y iii) la heurística positiva Convencionalmente el
núcleo tenaz es irrefutable por decisión de la comunidad científica y para que no se
lo toque los científicos que adscriben al mismo crean una serie de hipótesis auxiliares
que conforman el cinturón protector.

La heurística negativa prohibe que el modus tollens sea aplicado al núcleo


tenaz. Las refutaciones deben ser resueltas en el cinturón protector de hipótesis
auxiliares y la metodología permite crear, suprimir y/o modificar hipótesis que
articuladas lógicamente con el núcleo tenáz le permitan al programa ser fructífero en
la predición de nuevos hechos.

La heurística positiva sugiere cómo cambiar y desarrollar las versiones


refutables del programa y que modificaciones hacerle al cinturón protector.

Lakatos define dos tipos de programa:

1. progresivo: cuando su desarrollo teórico se anticipa a su desarrollo


empírico, es decir que la teoría conduce al descubrimiento de nuevos
hechos, sobre todo de aquellos hechos hasta el momento desconocido.

2. regresivo (estancado o degenerado): cuando su desarrollo teórico va detrás


de su desarrollo empírico y por lo tanto necesita de explicaciones post-hoc.

En consecuencia, “un programa de investigación consiste en reglas heurísticas,


unas de carácter negativo, en cuanto nos dicen que caminos de investigación hay
que evitar, y otras positivas, toda vez que indican los caminos que hay que seguir.”115
Por consiguiente, pueden considerarse a éstos programas de investigación, como un
conjunto de teorías relacionadas entre sí, y en proceso de desarrollo con dos
componentes fundamentales: El núcleo duro y un cinturón heurístico.

Pero ¿Qué incidencia tiene esta postura epistemológica en el conocimiento


contable? Responder esta pregunta, por tanto, será el cometido de los párrafos
siguientes. Las primeras manifestaciones de la aplicación Lakatiana a la contabilidad,
lo hace el insigne profesor Richard Mattessich. En efecto, para Mattessich existen
tradiciones de investigación contable que adoptan algunas comunidades, mejor
dicho, a partir del cual orientan sus investigaciones. Para ello, presenta “dos
cuestiones en primer lugar, que en contabilidad como en cualquier otra disciplina,

114
LAKATOS, Imre. Historia de la ciencia y sus reconstrucciones racionales. Pág. 11
115
LAKATOS, Imre. Criticism and the methodology of research programes. pág. 132
93

existen diferentes tradiciones de investigación que compiten ente si y no hay un único


paradigma dominante, y en segundo lugar, que es el más importante, cada tradición
de investigación constituye una red entera de elementos teóricos, y que de alguna
forma compiten entre sí, pero de una forma más moderada y secundaria [...]”116 que
deben evolucionar conforme se va superando el elemento teórico matricial.

Los Programas de Investigación Científica “Consisten en una sucesión de


teorías relacionadas entre sí, de manera que unas se generan partiendo de las
anteriores. Estas teorías que están dentro de un PIC comparten un núcleo firme o
duro (NF). El núcleo firme está protegido por un Cinturón protector (CP) que consiste
en un conjunto de hipótesis auxiliares que pueden ser modificadas, eliminadas o
reemplazadas por otras nuevas con el objetivo de impedir que se pueda falsar el
núcleo firme. Dentro de un PIC hay una heurística negativa y una heurística positiva.
La positiva sirve de guía e indica como continuar el programa, mientras que la
negativa prohíbe la refutación del núcleo firme. Cuando un PIC se enfrenta a
anomalías empíricas que teóricamente no ha podido predecir se reemplaza por un
PIC rival. En el caso de que no haya un PIC rival que conserve los elementos no
refutados del PIC anterior, y a la vez tenga soluciones para las nuevas anomalías, el
PIC se queda en etapa regresiva hasta que se recupera. Los PIC pueden ser
degenerativos, cuando el programa no predice fenómenos nuevos por mucho tiempo;
o progresivos, cuando el programa tiene éxito.

En Pruebas y refutaciones expuso que la teoría de Karl Popper según la cual


la ciencia se distingue de las demás ramas del conocimiento porque las teorías
pueden ser "falsadas" al establecer sus creadores unos "falsadores potenciales" es
incorrecta, ya que toda teoría (como la de Newton, la cual estudió en profundidad),
nace con un conjunto de "hechos" que la refutan en el mismo momento que es
creada.

Esto le llevaba a considerar que la ciencia era incapaz de alcanzar la "verdad",


pero sugirió en su programas de investigación científica, que cada nueva teoría era
capaz de explicar más cosas que la anterior, y sobre todo, de predecir hechos nuevos
que nadie antes ni siquiera se había planteado (como el cometa Halley que regresó
exactamente el mismo año en que había sido calculado utilizando la teoría de
Newton). Aunque esto no le distanciaba mucho de su amigo y colaborador Paul
Feyerabend. Una de las obras más importante es su obra sobre el Falsacionismo
sofisticado.”117

El Programa de Investigación Científica “es una estructura que sirve de guía a


la futura investigación tanto de modo positivo como negativo”. La heurística
negativa de un programa conlleva la estipulación de que no se pueden rechazar ni
modificar los supuestos básicos subyacentes al programa, su núcleo central. Está
protegido de la falsación mediante un cinturón protector de hipótesis auxiliares,
condiciones iniciales, etc. La heurística positiva está compuesta por líneas
maestras que indican cómo se puede desarrollar el programa de investigación. Dicho
desarrollo conllevará completar el núcleo central con supuestos adicionales en un
intento de explicar fenómenos previamente conocidos y de predecir fenómenos
nuevos. Los programas de investigación serán progresistas o degeneradores

116
MATTESSICH, Richard. Paradigms, research traditions and theory nets of accounting. págs. 205-206
117
WIKIPEDIA. La Enciclopedia Libre. Imre Lakatos. Extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/
Imre_Lakatos. Consultado 11/08/2009
94

según consigan o no conducir al descubrimiento de fenómenos nuevos. Podemos


explicar los conceptos más importantes del siguiente modo:

 Núcleo central: es la característica definitoria de un programa. Toma la


forma de hipótesis teóricas muy generales que constituyen la base a partir
de la cual se desarrolla el programa. Es infaltable, y no se le pueden atribuir
las deficiencias explicativas de un programa.
 Cinturón protector: laberinto de supuestos que envuelve al núcleo central.
Consta de hipótesis auxiliares explícitas que completan el núcleo central, de
supuestos subyacentes a la descripción de las condiciones iniciales y de
enunciados observacionales.
 Heurística negativa: exigencia metodológica de que el núcleo central
quede intacto y no sea vea afectado por el desarrollo del programa. El
científico debe decidirse por un programa y “tener fe” en su núcleo.
 Heurística positiva: indica las líneas de investigación, lo que se puede (y
se debe) hacer. Es un “conjunto parcialmente articulado de sugerencias, o
indicaciones sobre cómo cambiar y desarrollar las “variantes refutables” del
programa de investigación, cómo modificar y refinar el cinturón protector
“refutable”. Junto a estas hipótesis auxiliares, incluye el desarrollo de
técnicas matemáticas y experimentales adecuadas.

Se debe permitir que un programa desarrolle su potencial. Por eso, al principio,


las confirmaciones son más importantes que las falsaciones. Sólo cuando el
programa es sólido y está consolidado tiene importancia la falsación. Por otro lado,
un programa de investigación debe descubrir “nuevos fenómenos”. El programa se
puede modificar, siempre que esta modificación no sea “ad hoc”, es decir, siempre
que la modificación parezca razonable y verosímil. Las modificaciones han de ser
comprobables. Los cambios en el cinturón protector son convenientes y expresan la
naturaleza “viva” de la teoría. La comparación entre programas debe tomar como
criterio su progreso o fecundidad y su degeneración. Con todo, estos criterios no son
absolutos y es difícil predecir qué programa será más efectivo, cuál sobrevivirá y cuál
desparecerá. No se puede decir cuál es “mejor”. Esto se puede hacer “sólo
retrospectivamente”. 118

6.4. FILOSOFÍA ANALÍTICA – NEOPOSITIVISMO

6.4.1. Aspectos Generales

El empirismo lógico (también denominado positivismo lógico) sostiene que un


enunciado es cognitivamente significativo sólo si, o posee un método de verificación
empírica o es analítico. Sólo los enunciados de la ciencia empírica cumplen con el
primer requisito, y sólo los enunciados de la lógica y las matemáticas cumplen con el
segundo. Los enunciados típicamente filosóficos no cumplen con ninguno de los dos
requisitos, así que la filosofía, como tal, debe pasar de ser un supuesto cuerpo de
proposiciones a un método de análisis lógico de los enunciados de la ciencia.

6.4.2. El Círculo de Viena

El grupo original formó el llamado Círculo de Viena, un grupo de científicos y


filósofos iniciado en 1924 por Moritz Schlick; posteriormente, Rudolf Carnap sería el

118
BOULESIS. filosofía, deliberación y pensamiento. Extraído de: http://www.boulesis. com/didactica/
apuntes/?a=135,consultado 12/07/2009.
95

continuador y líder. La mayoría de los componentes del Círculo de Viena emigraron


a otros países a partir de 1933, a raíz de la llegada al poder del nazismo.

Como antecedentes, en el Manifiesto del Círculo de Viena se mencionaban


personalidades como Locke y Hume, mientras otros como Karl Marx (por su
tratamiento científico de la historia), Leibniz (por sus matemáticas y su lógica)
también se consideraban precursores, pero sin contar con su metafísica. El
positivismo del siglo XIX también es considerado una influencia, aunque con matices.
Hay que recordar que, para los positivistas del siglo XIX, "sólo lo dado es real" [cita
requerida]. Para los empiristas lógicos, esta proposición simplemente carece de
sentido [cita requerida].

Otras influencias poderosas fueron la metodología empírica desarrollada


durante y después de la mitad del siglo XIX, así como la lógica simbólica. Entre los
desarrolladores de la primera, están hombres de ciencia como Helmholtz, Ernst
Mach, Henri Poincaré, Pierre Duhem y Boltzman. Entre los desarrolladores de la
segunda están, entre otros, Frege, Russell y Whitehead, Giuseppe Peano y el primer
Wittgenstein.

En el Círculo de Viena se encontraban, entre otros: Rudolf Carnap (Mayo 18,


1891 - Septiembre 14, 1970), quien proclamaba la superación de la metafísica
mediante el análisis lógico del lenguaje (véase La superación de la metafísica
mediante el análisis lógico del lenguaje); Kurt Gödel (28 de de abril de 1906 - 14 de
enero de 1978) quien formuló el famoso teorema de incompletitud; David Hilbert (23
de Enero de 1862 - 14 de Febrero de 1943) el famoso redactor de Los problemas
futuros de la Matemática; y otros como Herbert Feigl, Philipp Frank, Hans Hahn, Carl
Gustav Hempel, Karl Menger, Richard Von Mises, Otto Neurath, Hans Reichenbach,
Moritz Schlick y Friedrich Waismann. En Inglaterra, Sir Alfred Jules Ayer (Octubre 29,
1910 - Junio 27, 1989) fue el más importante representante de esta corriente (véase
Lenguaje, verdad y lógica).

6.4.4. Principios Fundamentales

El empirismo inductivo –bajo cánones identificados con la palabra positivismo-


se convierte en la más influyente interpretación del conocimiento científico en el siglo
XX, reaccionando contra el conocimiento especulativo y propugnando el
conocimiento riguroso, sometido a reglas de validación fundadas en la experiencia
constatable (Principio de verificabilidad)

El Círculo de Viena produjo un buen número de tesis epistemológicas, entre las


que cabe destacar:

 Criterio de demarcación: lo que distingue al conocimiento científico de


otros es su verificabilidad con respecto a los hechos constatables; así, la
verificación empírica constituye el criterio específico de demarcación entre
ciencia y no ciencia.

Según el positivismo lógico el criterio que la filosofía necesita es el criterio


de verificación o de verificabilidad, el cual dice: "Sólo se conoce el significado
de una proposición cuando se conoce cómo puede ésta ser verificada."

El mencionado principio de verificación ha provocado muchas discusiones.


En efecto, para que el principio pueda ser utilizado es necesario que
96

previamente se precise qué se entiende por verificación y por verificado. Hay


varias opiniones al respecto.

 Inducción probabilística: la producción de conocimiento científico


comienza por los hechos evidentes susceptibles de observación,
clasificación, medición y ordenamiento. Dado que un conjunto de todos los
datos de una misma clase escapa a las circunstancias de tiempo/espacio
del investigador, el proceso de generalización de observaciones particulares
tiene que apoyarse en modelos de probabilidad.
 Lenguaje lógico: los enunciados serán científicos solo si pueden ser
expresados a través de símbolos y si pueden ser relacionados entre sí
mediante operaciones sintácticas de un lenguaje formalizado.
 Unificación de la ciencia: todo conocimiento científico estará identificado
mediante un mismo y único patrón. En sentido epistemológico y
metodológico, no se diferencian entre sí los conocimientos científicos
adscritos a distintas áreas. Existe una única Filosofía de la Ciencia, un único
programa de desarrollo científico para toda la humanidad.

Para que la filosofía cumpla con su tarea de determinar el significado de las


proposiciones necesita disponer de un criterio que le indique bajo qué condiciones
una proposición merece ser calificada como significativa. Este cuestionamiento no
afecta a las proposiciones formales porque ellas no ofrecen información acerca de la
realidad. El problema queda referido únicamente a las proposiciones de contenido
informativo.

La consecuencia inmediata que de este principio se deriva es que las


proposiciones metafísicas quedan descalificadas como significativas puesto que
ninguna de ellas puede ser verificada experimentalmente. Adviértase que los
neopositivistas no están afirmando que las proposiciones metafísicas sean falsas.
Ellos dicen algo más radical: las proposiciones metafísicas carecen de significado y,
por esto, no son auténticas proposiciones; solamente son pseudoproposiciones.

El mencionado principio de verificación ha provocado muchas discusiones. En


efecto, para que el principio pueda ser utilizado es necesario que previamente se
precise qué se entiende por verificación y por verificado. Hay varias opiniones al
respecto.
97

6.5. LA CIENCIA SEGÚN El MATERIALISMO DIALÉCTICO. 119

6.5.1. Teoría del conocimiento.

 El proceso del conocimiento.

El concepto de lo científico, según el materialismo dialéctico, se deriva


a partir de sus categorías elaborados para este propósito; las mismas que
hacen necesario abordan antes el proceso del conocimiento. Es decir, es
menester la gnoseología correspondiente.

El conocimiento es un proceso constante, contradictorio e inacabable,


que en su profundización infinita refleja y reproduce la imagen de las
múltiples formas de la existencia de la materia.

La materia, dice Lenin, es una categoría filosófica que sirve para


designar la realidad objetiva que se refleja en las sensaciones del hombre,
realidad que es desde siempre independiente de su Yo, su conciencia, su
pensamiento.

Se trata de una imagen cognoscitiva de las formas de la materia, esto


es, su reflejo superior humano mediante la actividad de la conciencia y no
meramente contemplativo o pasiva; y no únicamente de carácter sensorial,
neuropsíquico, sino esencialmente lógico-ideal inherente al pensamiento
que tiene como función damos el contenido objetivo de la realidad.

La conciencia comprende o envuelve: la sensación, la percepción y el


pensamiento. La imagen se da a través de todas ellas; pero, sólo el último,
el pensamiento, refleja la realidad de modo no material a base de la
abstracción. El conocimiento teórico, que es el más refinado y complejo, es
un sistema de abstracciones que el hombre puede lograr de la realidad.

La imagen y el objeto reflejado, sin embargo, no coinciden ni podrán


corresponderse jamás plenamente; debido a que la realidad es
independiente de todas las formas de conciencia, y porque el pensamiento,
y con ello el conocimiento, no pueden agotar o cubrir las profundidades
infinitas de las cosas. Por supuesto, cuando Lenin habla de la imagen en
términos de copia, calca o fotografía, hay que entender que lo hace en
sentido figurado y afán didáctico, y no porque lo sea en algún sentido
material; pues, ella no posee en ninguno de sus aspectos, ni por asomo,
nada que se parezca a las propiedades de las cosas. Corresponde al
materialismo vulgar, la afirmación de que el pensamiento consiste en una
especie de ondas físicas que el cerebro humano las emite; tesis que es
ajena al materialismo dialéctico.

La imagen cognoscitiva, por otra parte, no es otro objeto constituido


absolutamente diferente de las cosas, como no es tampoco un símbolo a

119
LENIN, V.I. Materialismo y Empiriocriticismo; Edit. Progreso. LENIN, V.I. Cuadernos Filosóficos; en Obras
Completas; Academia de las Ciencias de la URSS. MARX, C. y ENGELS, F. Obras Escogidas; 3 Tomos; Edit.
Progreso. MARX, C. Miseria de la Filosofía Edit. Progreso. MARX, C. El Capital; T.I. Cartago. ENGELS, F.
Dialéctica de la Naturaleza; Fuente Cultural. ENGELS, F. El Anti-Duhring; Grijalbo. VOSTRIKOV, V. Teoría
del Conocimiento del Materialismo Dialético. Sudamérica; Caracas. ILIENKOV, V. Del Ascenos del
Conocimiento a lo Concreto; FCP.
98

través del cual se conocen las mismas; sino únicamente el reflejo subjetivo
de esa realidad que es objetiva.

Quiere decir que la imagen contiene dos aspectos opuestos y al mismo


tiempo, recíprocamente implicantes: uno, el lado objetivo, dado por la
realidad reflejada como contenido del pensamiento que no depende de las
representaciones, percepciones, ni del propio pensamiento; y, otro, el
subjetivo, que sí corresponde a las experiencias del sujeto, por el hecho de
que cualesquiera que fuese dicha imagen el hombre es quien lo forma
mediante su conciencia y sus particulares vivencias modos de actividad y
proyección hacia el objeto. El conocimiento en su conjunto, siempre se
encuentra en trance de balance entre estos dos componentes en que;
muchas veces, el uno pesa más que el otro. Pero, es un proceso en avance,
una aproximación infinita del pensamiento hacia la realidad inagotable.

Por eso, como afirma Vostrikov, el "reflejo de la naturaleza en el


pensamiento del hombre debe ser entendido no en "forma inerte", no en
"forma abstracta", no carente de movimiento, no carente de contradicciones,
sino en el eterno proceso del movimiento, en el surgimiento de las
contradicciones y en su solución".

 La dialéctica del conocimiento

El conocimiento es un proceso dialéctico que recoge o expresa la


dialéctica de la materia. El movimiento, la contradicción y los cambios
cualitativos ocurren en el terreno firme de esa realidad. El pensamiento no
hace sino tomarlos mediante una penetración activa y reflejar los nexos y
leyes que la rigen.

Esa dialéctica del conocimiento que sigue a la dialéctica objetiva del


mundo material, tiene lugar mediante un proceso que es de lo concreto
sensorial a lo abstracto, y de lo abstracto a lo concreto en el
pensamiento.

Dice Marx, que "lo concreto es concreto porque aúna numerosas


definiciones y constituye la unidad de lo múltiple. Por ello aparece en el
pensamiento como un proceso de unión, como un resultado y no como un
punto de partida, aunque en la realidad si lo es y, debido a ello, también lo
es de la contemplación y de la representación". En este párrafo se entiende
claramente cuál es el significado del concepto de lo "concreto", y se
distingue las demás instancias que asumen el desarrollo de la imagen
cognoscitiva y el papel desempeñado por la "abstracción" en la dialéctica
del conocimiento.

Concreto, quiere decir la unidad de lo múltiple, la conjunción de las


diversas aristas, la unión de los aspectos más distintos en un todo.

En el proceso dialéctico, la imagen cognoscitiva cambia. El


conocimiento concreto-sensorial al abstracto, y éste se eleva a lo
concreto en el pensamiento; el primero, es una afirmación, el segundo, una
negación, y el último, la negación de la negación.

Lo concreto sensorial. La totalidad de propiedades y características


contenidas en la unidad de lo múltiple que es la realidad, al reflejarse en la
99

actividad sensitiva y perceptiva del hombre, constituye la primera instancia


del conocimiento; y en este sentido, sirve de punto de partida a la
contemplación viva y la representación.

Es la fase del conocimiento empírico en que el objeto es aprehendido


en la multiplicidad de sus propiedades; sin embargo, la imagen cognoscitiva
tiene carácter difuso porque dichas peculiaridades no aparecen dentro de
unas concatenaciones precisas, y su unidad es captada empíricamente
pudiendo confundirse en ella lo casual y lo necesario, lo singular y lo general,
el fenómeno y la esencia.

La contemplación viva, la intuición sensible, la percepción y la


representación reflejan todos esos aspectos de las cosas, mas sin
diferenciarlos o distinguirlos, aunque lo general, como dice Kopnin, aparece
en la imagen sensorial como dato empírico, a modo de algo que es similar
o idéntico para una serie de objetos.

Lo abstracto en el conocimiento. La segunda fase del conocimiento


en ascenso es la abstracción; consiste en la elaboración de conceptos y
definiciones, a partir de la retención de algunas propiedades que son
separadas o apartadas de las infinitas particularidades que comporta lo
concreto sensorial, y luego generalizadas a todos y cada uno de los
objetos de la clase correspondiente. Pero, además, consiste en el
descubrimiento a través de dichos conceptos y definiciones, de nuevas
facetas, aspectos y relaciones esenciales que no son accesibles a la
observación.

Sin embargo, la abstracción no es una especie de estación definitiva


del, conocimiento, ni su función es llegar a la plenitud del mismo. Puesto que
ella se separa del objeto, en cierto modo, termina alejándose, apartándose,
simplificando y esquematizando la realidad, por lo que todo ello constituye
su gran debilidad cognoscitiva. No obstante, es un paso necesario debido a
que nada podría aprehenderse por el pensamiento sin la elaboración de este
tipo de conceptos y definiciones que refieren, por ejemplo, la materia en
general, la producción, el átomo, la célula, etc., en general. Todos ellos
abstracciones científicas, correctas, que reflejan el mundo objetivo más
plenamente y llegan hasta aquello que era inaccesible a la percepción.

Por eso, lo abstracto está más cerca de la realidad (esencia) y leyes


inherentes; pero también más lejos de ella porque la relación con las cosas
se tiene a través de la actividad sensorial.

Lo concreto en el pensamiento. Es la fase superior del conocimiento


teórico que se considera que expresa el cuadro o la estructura de la realidad,
y es del más alto valor científico. Por eso, es la aprehensión cognoscitiva
profunda y en cuyo contenido ya no aparecen los aspectos sensoriales
directos del objeto, sino sus propiedades y nexos esenciales elaborados por
la abstracción, como síntesis y trama de un sistema de conceptos.

Es decir, como dice Marx, los hechos empíricos se han desvanecido


hasta el punto de alcanzar formulaciones puramente lógicas; o el
pensamiento se ha separado de lo concreto sensorial y se ha desligado de
ello para elevarse a lo concreto conceptual a través del conocimiento
abstracto. Por ejemplo, los electrones que giran alrededor del núcleo del
100

átomo no son cosas observables; no obstante, su existencia es aprehendida


por el poder de la abstracción, lo que es puesto de manifiesto por medio de
ecuaciones matemáticas y otras elaboraciones teóricas que corresponden
al nivel de lo concreto en el pensamiento.

Lo concreto en el pensamiento, es el conocimiento elevado de lo


empírico general (nivel de las leyes fácticas) a otro teórico (nivel de las leyes
teóricas), en que lo universal se vincula con lo singular, los hechos; la
necesidad lógica e histórica de las relaciones esenciales con la casualidad
de los fenómenos y la unidad de los aspectos con la identidad de los
contrarios.

Esta sucesión en las fases del conocimiento, no debe verse, sin


embargo, como un proceso lineal sino dialéctico de ascenso y retorno, de
contradicción y superación, de cambio y de conservación.

6.5.2. Que comprende la ciencia, según el materialismo dialectico.

1) La ciencia comprende lo empírico como lo teórico.

a. A nivel de proposiciones. La distinción entre los enunciados


científicos, ya existía en el materialismo dialéctico y corresponde,
evidentemente, a lo que hoy se hace entre las proposiciones factuales
y teóricas, diferenciación que no es exclusiva del convencionalismo ni
del falsacionismo.

La distinción se refiere a que las proposiciones empíricas


expresan hechos, Como la unidad de lo múltiple aprehendida por la
sensación y la percepción, y avanzan a la generalización de algunas
propiedades y relaciones hasta formular determinadas leyes fácticas.
Por otra parte, las proposiciones abstractas son los enunciados
científicos que han dejado el plano sensorio u observable y contienen
una síntesis de conceptos organizados en sistemas de nivel lógico-ideal
que llegan expresar leyes teóricas. Estas últimas son la abstracción de
abstracciones, es decir, "lo concreto en el pensamiento".

La ciencia, por tanto, está constituida de proposiciones factuales


como teóricas. Un enunciado como "el calor dilata los cuerpos", o la ley
que expresa la presión de los gases, tienen carácter fáctico; mientras
que las proposiciones referidas a la ley de Newton sobre la gravitación
universal mediante una fórmula matemática, o las ecuaciones de Bohr,
son abstracción de abstracciones.

Por otra parte, las proposiciones teóricas tienen carácter general,


pero se conectan con las particulares; de tal modo que la conexión entre
lo universal y lo singular, muestra que la ciencia es un constante
ascender desde la unicidad de los hechos hasta la máxima generalidad
de la ley, y viceversa, un descender para la verificación de la misma.

Así, pues, la ciencia incluye lo que es experimental y lo que no es;


en otros términos, no sólo lo que es objeto de laboratorio es materia
científica sino también las hipótesis que no son susceptibles de
verificación actual, muchas de las cuales acaso nunca lo sean. Además
las teorías, no son posibles de experimentación directa, sino
101

únicamente las proposiciones particulares que se derivan de los


grandes enunciados teóricos.

b. A nivel de las fases de elaboración del conocimiento. En la fase


empírica del conocimiento tienen lugar la observación, la descripción, la
clasificación de los hechos y un cierto grado de generalización, cuyos
resultados factuales constituyen, sin lugar a dudas, proposiciones
científicas. Pero la plenitud de éstas últimas, sólo es alcanzable con la
formulación de sistemas o leyes teóricas de nivel puramente lógico
mediante simbologías que como en la axiomática, o la física teórica, la
alta abstracción ha evaporado todo lo que es directamente observable.

No se puede negar la validez científica de muchas disciplinas


taxonómicas y descriptivas, aunque no hayan alcanzado el nivel teórico
de otras más desarrolladas; ni tampoco se puede restringir la ciencia a
la suma de teorías e hipótesis de alta abstracción. Debe tenerse
presente, lo empírico es un conocimiento limitado que no obstante
revestir gran contenido sensorial, tiene una forma racional y expresión
lógica; y que lo teórico, es una profundización que nos lleva a la
estructura de la realidad por ser una abstracción de abstracciones
lógicamente organizadas.

2) La ciencia es teoría y praxis.

La teoría es una de las formas de relación del hombre con las cosas
del mundo material, proceso en que el hombre se proyecta sobre el objeto,
no para cambiarlo sino aprehenderlo por el pensamiento y reflejarlo. La
praxis es la interacción en que la realidad objetiva queda modificada por la
acción de aquél, y él mismo, agente transformador, también se modifica.

Quiere decir, la ciencia no sólo es la teoría o el conjunto de


proposiciones que explican la realidad, sino que en ella aparece también
comprendida su práctica; esto es, la utilización y la aplicación del
conocimiento. De este modo, el transformar o modificar las cosas, es al
mismo tiempo conocer y hacer. Toda tecnología en este sentido, es
científica; y no puede admitirse la dicotomización que suele hacerse, en
ciencia y tecnología, como si fuesen dos estancos separables, a no ser por
una comodidad pragmática y nada más.

La práctica antecede históricamente a la formación de la teoría; ésta


no puede constituirse sino por aquella. El hombre, manipulando las cosas y
dándolas formas diversas para adaptarlas a su servicio fue tomando
conciencia de ellas. La teoría nació de ese percatamiento y preguntarse por
qué y cómo son las mismas.

La teoría, que a veces parece separarse de la práctica, no es más que


una fase avanzada de la ciencia en que el pensamiento se sustrae de las
cosas para mejor acometer su construcción y volver sobre ella con su
impulso de transformar, experimentar, confrontar y actuar. Pero a este nivel
científico, la teoría antecede a la práctica, le señala rumbos y determina el
curso de su acción.

Por otra parte, la práctica es el criterio de verdad. La teoría no puede


demostrar su veracidad dentro de ella misma. La corrección lógica es
102

necesaria a la ciencia y es su requisito, pero eso no fundamenta su contenido


cognoscitivo. Un armazón lógicamente construido a base de inferencias más
rigurosas, no sólo que puede ser vacuo; también es posible de contener los
disparates más grandes de la fantasía. Por eso, es necesario que el
pensamiento salga de sí mismo, trascienda su propio circuito para
contrastarse con los hechos y la realidad. La práctica dirá si la teoría
sustentada es verdadera.

3) El conocimiento científico es objetivo.

Esto es, independiente del hombre, de su voluntad y sentimiento, en


una palabra, de la subjetividad. Es decir, el conocimiento es un proceso que
refleja la materia en sus distintas formas por encima de los pareceres, gustos
y opiniones particulares del sujeto, ya que expresa algo que es en sí y por
sí. Consecuentemente, la ciencia tiene fundamento objetivo y sus
proposiciones tienen validez para todos, puesto que el pensamiento no hace
sino poner de manifiesto las múltiples aristas de la realidad, objetivamente;
por lo mismo, sin que el contenido cognoscitivo dependa de lo subjetivo del
agente cognoscente. Por eso, no existe una ciencia personal, nacional ni
extranjera.

Otra cosa muy diferente es el hecho de que el hombre trata de penetrar


las profundidades de la realidad mediante sus actividades subjetivas,
aprehendiéndolas y asimilándolas en distintos grados, no materialmente,
sino por la abstracción. La sensación, la percepción y el pensamiento obran
activamente sobre el objeto, y no pasivamente, como una "tabula rasa" que
espera llenarse de contenido cognoscitivo. y de ahí también el hecho de que
en muchas proposiciones científicas, particularmente en las ciencias
sociales, pesan distintamente los momentos objetivo y subjetivo del
conocimiento; y según una condicionalidad histórica en que la ciencia se
revela como pasos crecientes que se aproximan a expresar la verdad
absoluta, sin lograrla jamás.

Conviene referir que la tesis convencionalista, falsacionista o poperista


y toda la orientación neo-positivista confrontan el problema de la objetividad
de las ciencias; precisamente, porque parten de afirmar que la realidad es
subjetiva, algo que sólo se da en sus sensaciones y percepciones.

4) El conocimiento científico es relativo y a la vez absoluto.

La ciencia tiene por finalidad establecer la verdad, pero ésta para el


materialismo dialéctico no es algo estático, tal y cual lo ofrece la versión de
Aristóteles como una correspondencia entre el pensamiento y el objeto. Por
el contrario, es un proceso que, sólo a través de la progresión del
pensamiento en la aprehensión teórica de las cosas, cada vez con mayor
profundidad, se va poniendo de manifiesto como verdad objetiva.

La "verdad objetiva", según Lenin, es independiente del hombre y la


humanidad; por tanto, el conocimiento científico, en la medida que la refleja,
como lo estable e invariable de las propiedades y concatenaciones
esenciales de la materia, es absoluto; es decir, el contenido cognoscitivo,
que a lo largo del proceso siempre queda y permanece, con la característica
de que lo inmodificable en unas condiciones varía en otras, haciéndose por
ello, al mismo tiempo, relativo, transitorio o pasajero.
103

Por eso, en la ciencia nada es definitiva, acabada e intemporal, como


lo prueba la historia de las ciencias. Lo que parece establecido y consagrado
como conocimiento para siempre, o verdades eternas, lo es a la vez
mudable y sustituible. Pero no a la manera como cree Popper, o los
neopositivistas Ayer, Feyereband, Russel, Duhem, etc., según un
relativismo que acaba con los visos de toda objetividad científica. Para este
relativismo subjetivista, todo es refutable hasta el punto de que nada queda,
o ya no es admisible la existencia de conocimiento alguno.

Lo absoluto y lo relativo del conocimiento científico, debe


entenderse como dos formas de la verdad objetiva que van
desarrollándose en el curso de un proceso inacabable. La profundización en
los distintos niveles del objeto, es tal que, por un lado, en cada momento de
su movimiento añade algo nuevo y distinto, consecuentemente, con la
modificación de todo lo tenido por consagrado hasta entonces; y, por otro,
retiene o arrastra consigo todo lo adquirido y es positivo, asimilándolo
dialécticamente. Lo absoluto, es lo que tiene validez dentro de los límites
mantenidos por su condicionalidad histórica; lo relativo es esto mismo, lo
que cambia y avanza en el desarrollo del conocimiento.

5) El conocimiento científico incluye tanto proposiciones verificadas


cuanto enunciados probables.

El conocimiento científico comprende no únicamente proposiciones


probadas, Corno sostenía el justificacionismo, sino también las probables,
sin que por ello éstas terminen en el mero falibilismo; los enunciados ciertos
pueden contener aspectos errados que sólo se revelan posteriormente y el
error es también susceptible de encerrar facetas de verdad. Si debemos
aceptar el aporte de los convencionalistas y falsacionistas, en el sentido de
que la lógica ha probado que juicios falsos tienen consecuencias verdaderas
e inversamente juicios verdaderos llevan a conclusiones falsas, éstos son
los puntos a favor del materialismo dialéctico que se había adelantado hace
mucho tiempo. Unos y otros, lo probado y lo probable, lo cierto y lo errado,
en su valor cognoscitivo existen juntos o coexisten y se transforman en sus
recíprocos contrarios, pero no sin dejar algo permanente y válido, pero al
mismo tiempo circunscritos a la condicionalidad histórica de su desarrollo.
La teoría del éter, por ejemplo, fue declarada falsa con el nuevo desarrollo
de la física; no obstante, "ella sirvió para explicar muchos fenómenos, y en
la actualidad hay la tendencia a revivirla, aunque bajos otros marcos
científicos.

Lo probable, no se constituye independiente de algún fundamento


objetivo, sino que descansa sobre elementos probados que le sirven de
sustentáculo desde un lado hacia otro. No solamente que estos extremos,
de hechos probados y probables, pueden originarse mutuamente, sino que
ambos representan grados de aproximación y progresión en exactitud en la
marcha del conocimiento científico hacia niveles más complejo y profundos.
La física y la matemática contemporáneas, trabajan con la teoría de las
probabilidades, que declararlas ficciones de la mente sería invalidarlas.

6) En la ciencia se vinculan lo necesario y lo casual.

Por una parte, las legalidades internas que rigen los procesos
objetivos, se abren paso en medio del azar, según dice Engels; es decir, la
104

necesidad brota del concurso de múltiples casualidades, y es posible de


expresión a nivel de la teoría! científica como tendencia o ley probabilística.
Un rayo es una contingencia, lamentable o hecho casual para aquél que
ha sufrido su efecto; pero el estudio de sus factores determinantes y las
condiciones atmosféricas existentes para su producción instantánea,
mostrarán que el fenómeno tenía que generarse necesariamente en aquél
lugar y en ese tiempo. Estas relaciones constituyen una ley empírica
obtenida mediante el cálculo estadístico.

7) La ciencia comprende lo universal como lo particular.

En realidad, ella constituye un trajinar constante entre la alta


generalidad de las leyes teóricas y la tarea continua y ocupación permanente
con los hechos que son singulares o individuales. Si la ciencia se quedase
en el mero limbo de la abstracción de abstracciones, ella se rezagará o se
volverá mera especulación. Para vivificarse y crecer en su poder explicativo
de las distintas formas de la materia, tiene que bajar hacia los eventos,
fenómenos y cosas particulares. Pero, asimismo, tiene que elevarse desde
ellos, a partir de los datos y superar la simple empiria, tramontar los límites
de lo observable, para reflejar la estructura de la realidad; y sólo así no se
convertirá en puro factualismo o empirismo ateórico, sin capacidad para
prever nuevos hechos y formular novedoso s hipótesis.

8) La ciencia comprende tanto lo hipotético como lo verificado.

No sólo lo comprobado o confirmado es materia científica, como


sostiene el justificacionismo, sino también lo hipotético, lo no verificado. La
verificación y toda corroboración de una teoría siempre conducen a nuevas
hipótesis y campos nunca avistados, ni sospechados. De allí la necesidad
de una imaginación científica, como capacidad de barruntar lejanos
horizontes y conjeturas fecundas. Ahora bien, si éstas son racionales y
fundadas, esto es, si engarzan en el cuerpo de conocimientos existentes,
reciben el nombre de "hipótesis científicas". Es más; la ciencia opera mucho
más con tales hipótesis, hasta el punto que los convencionalistas y
falsacionistas creen firmemente que lo científico se encuentra constituido
únicamente de suposiciones audaces y libremente convenidas por la
comunidad científica; que las contrastaciones las eliminan, sin que ninguna
de las mismas, según afirman, realmente haya sido alguna vez
"conocimiento" en el sentido estricto de la palabra.

La hipótesis es un sistema de proposiciones que argumenta la


probabilidad de una suposición; es decir, una forma lógica o enunciado que
establece una conclusión de índole problemático, cuya formulación
corresponde a: "si p entonces q"; es decir una proposición condicional. Por
eso, si lo no verificado aliado de lo corroborado es científico, no quiere decir
también que lo no verificable tenga ese carácter. Las cuestiones
inverificables son extracientíficas.

9) La ciencia es a la vez histórica y lógica.

El proceso lógico del conocimiento que va de lo abstracto a lo concreto


corresponde al del desarrollo histórico real, como manifiesta Ilienkov. En
otras palabras, la lógica del pensamiento expresa la dinámica de los
fenómenos o los objetos, que son históricamente variables, en conceptos
105

generales. Ambos caminos, lo histórico y lo lógico, que aparentemente


pueden distanciarse o constituir rumbos independientes, se vinculan
indisolublemente sin que lo último siga exactamente al primero, es decir, el
curso de la vida histórica. La operación lógica retiene, organiza y sistematiza
lo esencial, lo Fundamental de ese movimiento, y eso es su tarea. Lo
accidental y lo secundario en la marcha de los procesos, se eliminan para
conservar en el conocimiento científico las líneas principales de su
desarrollo.

Por eso, si se conocen las leyes que rigen los hechos en su historia,
esto es, si la aprehensión cognoscitiva refleja la estructura interna de la
realidad objetiva, tanto más en su Forma superior y desarrollada, se estará
en condiciones de reconstruir el pasado; pero, asimismo, será posible prever
el futuro. La ciencia, en este sentido, es anuncio y predicción de un curso
histórico en el porvenir.

10) La ciencia es a la vez inductiva y deductiva, analítica y sintética.

La ciencia está lejos de todo inductivismo empirista que propugna el


justificacionismo y, por supuesto, del neo-justificacionismo. Engels dice, en
su Dialéctica de la Naturaleza, cuan y "que poco Fundada es la pretensión
de la inducción de ser la única Forma o al menos la predominante del
descubrimiento, científico, la termodinámica da un ejemplo sorprendente" ...
"Cien mil máquinas no lo han demostrado mejor que una sola" . Tampoco
es deductivista a la manera popperiana y sus seguidores disimulados, con
Franca exclusión de cualquier generalización a partir de hechos.

Pero, el método científico no es la inducción, ni la deducción,


aisladamente, sino inductivo-deductivo bajo una unidad dialéctica que
resuelve la discusión tradicional. Ambos procesos se realizan al mismo
tiempo, en contradicción dialéctica e incluyéndose recíprocamente. El paso
de lo concreto sensible al conocimiento abstracto, se vale de la
inducción, pero a la vez y de modo indisoluble, de la deducción.

El hombre sólo puede abordar los hechos desde conceptos previos y


sU expresión es también en conceptos, lo cual no niega el antecedente de
la práctica para la Formación de la teoría; únicamente quiere decir que
cuando se induce, se deduce, y ninguna de estas operaciones inferenciales
tienen lugar en la mente vacía o la "tabula raza" del empirismo. La ideas
iniciales contienen ya deducciones, que hacen posible las inducciones, de
tal modo que el resultado contiene el comienzo y la evolución que lleva hacia
la novedad.

La abstracción es una síntesis que incluye el análisis de los hechos;


así como la abstracción de la abstracción la síntesis de las síntesis, el nivel
de la teoría científica, que lo es en la Forma de leyes y definiciones analíticas
y sintéticas a la vez.

Lo concreto superior es una síntesis, un sistema, como expone


Ilienkov, que "no solamente no pierde nada del hecho de la progresión
dialéctica, no deja nada detrás de ella, sino que ella lleva consigo todo lo
adquirido y se recoge sobre ella misma a medida que se enriquece". No se
trata de procesos inductivos sino dé análisis-síntesis. Según sostienen los
marxistas, cuando Marx estudió el modo de producción capitalista, su
106

operación científica no lo llevó a cabo comparando y generalizando las


diversas Formas alcanzadas en los diferentes países; lo que hizo es estudiar
el nódulo superior y desarrollado que se daba en Inglaterra, desbrozando en
sus elementos esenciales y necesarios, que los sintetizó mediante la
abstracción en una teoría científica. Esta comprensión del funcionamiento
de la realidad capitalista y de sus leyes internas, permitió no sólo explicar
las modalidades de su existencia actual; sino también las Formaciones
económicas anteriores. Para ello, contó con toda la tradición de la economía
política clásica inglesa como teoría previa, conservada y negada,
dialécticamente, en el referido análisis.

11) La ciencia estudia a la vez la esencia y el fenómeno.

Según Aristóteles la ciencia estudia la esencia, y sus preguntas


correspondientes son: "qué es" o "en qué consiste" una cosa. La modernidad
trajo con Galileo, en la Física, y con Kant, en la Filosofía, la restricción de su
objeto sólo a los Fenómenos y no a la esencia, pues ésta quedó como
competencia única de la metafísica.

Sin embargo, para el materialismo dialéctico son objetos del estudio


de la ciencia la esencia como el Fenómeno. Cuando se alcanza conocer la
estructura de las cosas y se formulan las leyes que rigen los hechos
naturales, debe decirse que Se trata de un conocimiento esencial; pero al
mismo tiempo es un saber Fenoménico.

Fenómeno es lo que se nos aparece o muestra, y esencia lo


imprescindible de las notas de un objeto, aquello que hace que una cosa
sea lo que es, de tal modo que si faltase alguna de ellas el objeto deja de
serio que es. Fenómeno y esencia, por tanto, no son dos aspectos
separados sino que forman una unidad indisoluble. Por ejemplo, nosotros
apreciamos un gato siamés que se ofrece a nuestros sentidos
fenoménicamente; entre sus características tenemos que es digitígrado,
felino, carnívoro, notas esenciales que si la privamos de alguna de ellas, el
objeto deja de ser gato.

6.6. LA EPISTEMOLOGÍA GENÉTICA DE JEAN PIAGET

6.6.1. Aspectos Generales

¿Qué es el Conocimiento? ¿Cómo llegamos a él? son preguntas que han


guiado múltiples investigaciones a partir las distintas ciencias y filosofías. El
conocimiento ha sido relacionado con el fenómeno de la conciencia desde
perspectivas filosóficas como la fenomenología120. Desde una perspectiva tradicional
el conocimiento se he estudiado como una relación de sujeto/objeto; la función del
sujeto es aprender al objeto, y la del objeto es la de ser aprehensible y aprendido por
el sujeto. Su interés consiste en elucidar el acto de conocer, cual es la esencia del
conocimiento, cual es la relación cognoscitiva entre el hombre y las cosas que lo
rodean. A pesar de que es una operación cotidiana, y que apelamos a ella -tal vez-
sin preocupaciones, no existe un acuerdo acerca de lo que sucede cuando
conocemos algo. Este tema ha propiciado el que filósofos, como los llamados

120
HESSEN, Johannes (1994; 2004). Teoría General del Conocimiento: investigación fenomenológica
preliminar. Teoría del Conocimiento. Editorial Panamericana, Bogotá Colombia. Págs. 15
107

científicos sociales apelen a distintas técnicas para dar cuenta de cómo se concibe
el conocimiento121 y, a su vez generar teorías acerca de ello.

La forma de nombrar y significar las relaciones sujeto/objeto han sido debate y


pugnas entre e intra disciplinas y teóricos. No es de nuestro interés recorrer cada una
de estas discusiones, sino más bien introducir brevemente a modo de reflexión una
de estas posturas que, causando revuelo e invitando a mirar y examinar el
conocimiento, como interacción, con la acción del sujeto sobre el objeto, es decir por
procesos constructivos fue eje de controversias y hallazgos.

6.6.2. La Epistemología Genética

Estudia el origen y desarrollo de las capacidades cognitivas desde su base


orgánica, biológica y genética, encontrando que cada individuo se desarrolla a su
propio ritmo. Describe el curso del desarrollo intelectual desde la fase del recién
nacido hasta la etapa adulta.

Piaget indica que el aprendizaje es una reorganización de estructuras


cognitivas consecuencia de procesos adaptativos al medio, asimilación de la
experiencia y acomodación de las mismas.

Piaget en su propuesta Epistemológica deja de preguntarse ¿Qué es el


conocimiento? Re-estructurando la pregunta plantea en qué consiste que un
individuo x incremente su conocimiento sobre un fenómeno. La pregunta que orienta
a Piaget en todo su trabajo científico es la relación con la formación y desarrollo del
conocimiento en los seres humanos122 Para Piaget la psicogénesis, de la formación
de conceptos es un instrumento que permite comprender como evoluciona el
conocimiento. Así que, el conocimiento debe ser estudiado como un proceso y no
como un estado, en otras palabras que se estudie como verbo y no como sustantivo.
Y déjenme recordar un punto aquí muy importante según este análisis y es que Piaget
rechaza adjudicar un inicio estático, especifico o como le quieran llamar al desarrollo
cognoscitivo. El objetivo de esta propuesta epistemológica era esclarecer la
naturaleza de las categorías básicas del pensamiento científico de la investigación123.
Piaget, utilizando la lógica matemática como metáfora, aspira dar cuenta de esa
conformación de nuestro conocimiento, intento además explicar el sistema
cognoscitivo a través de la teoría biológica para explicar la fundamentos de la lógica
y de la matemática124. Para Piaget, el papel que juega la biología es que, ese
conocimiento que estamos buscando -el cómo- se desarrolla aparece precisamente
en un organismo biológico, del cual no puede desasociarse125. Aquí se le presta
mayor atención a como ese sujeto cognoscente estructura su mundo… lo que le

121
Por ejemplo si la pregunta de ¿cómo es posible el conocimiento?, un filósofo, como Kant argumentaría
que: la posibilidad radica en las formas puras de la intuición sensible; estas formas son a priori y relativas
al espacio y al tiempo. Corresponde al sujeto organizar todo el conocimiento posible y ordenarlo
mediante dichas formas puras. Aludiendo que este conocimiento es de índole innato, que Piaget arguira
que es mediante la experiencia y actividad que se cosntruye.
122
ROSAS, Alberto & SEBASTIAN Cristina (2001). Solistas. Piaget, Vygotsky. Maturana: constructivismo a
tres voces. Ediciones Aique. Argentina pág. 10
123
GARDNER, Howard (1982; 1987). Jean Pieget: Psicólogo, educador y Epistemólogo Genetista. Arte
Mente y Cerebro: una aproximación cognitiva a la creatividad. Editorial Paidos, España. Pág. 32
124
Según lo expuesto por Rolando García en Hacia una lógica de las significaciones, Piaget aspiraba a traves
del uso de la lógica matemática, a desarrollar un proyecto de un algebra genética. Ver pág. 131 de Hacia
una lógica de las significaciones
125
PIAGET, Jean & García Rolando (1987; 1997) Lógica y Epistemología Genética. Hacia una Lógica de las
Significaciones. Editorial Gedisa, España. Págs. 117-118.
108

rodea y esto lo hace por medio de la acción, por medio de la estructuración, en otras
palabras su lógica. Esta lógica a la que accede Piaget por medio de la metáfora,
logico-matematica, para articular el proceso de estructuración y cognición no es de
índole a priori, innatas, o recibidas de la sola experiencia, sino que son construidas
por ese sujeto. En otras palabras ese sistema cognoscitivo no está dado en la
experiencia, sino lo que está dado en la experiencia son las actividades que hemos
agrupado en lo que el denomina complejo cognoscitivo126

La Epistemología Genética de Piaget, resumida por su colaborador Rolando


García127 en el libro Hacia una Lógica de las Significaciones, sostiene las siguientes
tesis: primero, hay una continuidad entre los procesos puramente biológicos en el
niño recién nacido y el tipo de acciones organizadas que marcan el verdadero
comienzo de los procesos cognoscitivos. Segundo, no obstante la gran diferencia
estructural entre sistemas biológicos y cognoscitivos es que, ambos sistemas tienen
como fuente común la Adaptación de un organismo biológico al medio que lo rodea,
a través de los procesos de asimilación y de acomodación que realizan funciones
similares. Tercero, tanto la evolución de los sistemas biológicos como de los
sistemas cognoscitivos son ejemplo de una evolución de sistema abiertos que
interactúan con el ambiente. García (1987; 1997) asegura que ninguna de estas tesis
implica negar la particularidad de cada uno de los campos biológico o cognoscitivo,
y que lo que se observa en uno de los sistemas, no explica el comportamiento en el
otro dominio.

Desde los inicios de la epistemología genética, no es la estructura la que


caracteriza la evolución, si no las funciones. El motor de la evolución, no importa
dónde; lo constituyen las propiedades funcionales y no las estructurales. Como es
bien sabido, uno de los principios básicos de la posición de Piaget es la continuidad
entre los procesos orgánico y cognoscitivo, basada en el hecho de que ambos
procesos involucran una adaptación del organismo a su ambiente. Piaget ha dado
con frecuencia importancia, al hecho de que existe una adaptación global de los
organismos vivientes a su ambiente, y que los desarrollos biológicos e intelectuales
son sólo partes específicas de esta adaptación.

¿Cómo ocurre esta adaptación? Piaget insiste en que, ambos casos, la


adaptación involucra un equilibrio entre la asimilación y la acomodación. La
naturaleza del equilibrio es evidentemente diferente en uno y en otro caso y conduce
a tipos bastante diferentes de estructuras, pero existe una continuidad funcional entre
la asimilación orgánica y la intelectual. Por tanto, existe un proceso de estructuración
cognoscitiva. En consecuencia la teoría da la mayor importancia al verbo
"estructurar", más que al sustantivo "estructura". En este proceso activo de
estructuración, tanto en el nivel orgánico como en el cognoscitivo, las estructuras a
las que se llega no forman un continuum. El proceso de equilibrio de las estructuras
debe denominarse además como procesos de equilibracion maximixadora,
entrecortados por desequilibrios. Vemos entonces que una de las críticas señaladas
a Piaget, de que sigue una noción evolutiva lineal, se pone en debate, por lo que
hemos expuesto, en palabras del propio Piaget. El sistema, ya sea orgánico o

126
GARCIA, Rolando (2000). Planteo constructivista del problema del conocimiento. El conocimiento en
Construccion. Editorial Gedisa. Barcelona, España. págs. 53
127
Ibidem págs. 117-118.
109

cognoscitivo, salta, por así decirlo, de una estructura a otra a intervalos


discontinuos.128

Los conocimientos derivan de la acción, no como simples respuestas


asociativas, sino en un sentido mucho más profundo: la asimilación de lo real a las
coordinaciones necesarias y generales de la acción. Conocer un objeto es, por tanto,
operar sobre él y transformarlo para captar los mecanismos de esta transformación
en relación con las acciones transformadores. Conocer es asimilar lo real a
estructuras de transformaciones, siendo estas estructuras elaboradas por la
inteligencia en tanto que prolongación directa de la acción.

Por otro lado, a Epistemología Genética, constituye la ciencia que se encarga


de estudiar el desarrollo del conocimiento, a pesar de que hay tres tipos de
conocimiento Piaget se dedica exclusivamente a uno de ellos q es el conocimiento
válido. Estos, se diferencian por las relaciones que mantiene el sujeto con el objeto.
El conocimiento Místico es cuando no hay una distinción entre el sujeto y el objeto,
por ende este último no es comprobable, por lo tanto no se puede verificar si existe
o no. El conocimiento Metafísico, si bien hay una diferenciación entre el sujeto y el
objeto, ya q el sujeto tiene la capacidad de razonar acerca del objeto, pero éste objeto
no es comprobable, por ende no se puede verificar. Como mencionamos antes,
Piaget se dedica al conocimiento válido y a los otros dos los descarta ya que afirma
que no son conocimientos sino son solamente creencias. En cambio en su
conocimiento válido, el sujeto está claramente distinguido del objeto y este objeto es
comprobable.

El objeto de estudio de Piaget es sólo un recorte del psiquismo, y él se encarga


de estudiar al Sujeto epistémico. O bien, estudiar cómo se van desarrollando las
categorías del conocimiento a medida que el bebé nace para convertirse luego en un
sujeto epistémico. Estas categorías son variadas por ejemplo como se va a formar la
capacidad de clasificar, ordenar o seriar, como se forman las correspondencias, la
noción de número, la noción de conservación de la sustancia, noción de tiempo,
espacio, velocidad, etc.

La posición Epistemológica que postula Jean Piaget, es decir su punto de vista


acerca de la posición del sujeto y el objeto es el Constructivismo donde lo innato del
sujeto aporta ciertas características pero luego hay que mantener cierta interacción
con el mundo físico y con el mundo social para poder ir construyendo las categorías
del conocimiento. Otras posiciones epistemológicas son el Innatismo-racionalista que
sostiene que la capacidad racional es innata y a medida que la persona madura va
obteniendo la capacidad para comprender las diferentes categorías. Otra es el
Empirismo donde el conocimiento está basado en los sentidos y que las relaciones
objetivas entre los datos también se imprimen en el cuerpo. Otro punto de vista es el
Convencionalismo el cual se basa en las relaciones lógicas pero el problema es que
no se construye el conocimiento.

Piaget la pregunta que se hace es como un sujeto pasa de un estado de menor


conocimiento válido a un estado de mayor conocimiento válido y así convertirse en
un sujeto epistémico. El método de estudio lo utiliza para poder separarse de la
Epistemología clásica y de esta forma crear una epistemología científica que pueda
ser verificable o refutable, pero para poder llegar a este tipo de epistemología Piaget
debe crear una Psicología Genética para tener un peso experimental y poder crear

128 Piaget, Jean (1975; 2000) Algunos aspectos del desarrollo de las estructuras sensorio-motrices
perceptivas y espaciales. La equilibracion de las estructuras cognoscitivas: problema central del
desarrollo. Editorial Siglo XXI. México. Págs. 87-122
110

su método de estudio. La Psicología que usaba en ese momento era la P.


experimental donde el método que se usaba era el Introspeccionismo, y Piaget veía
este método que tenía una inesterilidad en sus resultados. En la filosofía se usaba el
método reflexivo, y lo único que se hacía era reflexionar acerca de diferentes ciencias
pero no se oponían a nada. Piaget creía q esto era un modo de plantear los
problemas pero no se hacía nada para resolverlos. En consecuencia no se puede
hablar de conocimientos. El método que utiliza Piaget es el clínico-crítico o
psicogénetico, entiendo a la psicogénesis como él estudia de cómo evoluciona la
capacidad de razonar en el chico. Por lo que permite que una persona tenga un
mayor acceso a las categorías del conocimiento a medida que va construyendo sus
conocimientos.

El método trata de no caer en lo especulativo y hay que basarse para que del
exterior (observable) podamos inferir que pasa dentro del sujeto (oposición al
empirismo). Otra característica de este método es la lógica del error (oposición al
positivismo o conductismo) por que este método no se contenta con tomar respuestas
correctas e incorrectas sino seguir el proceso que mantuvo el niño por el cual se
equivocó de esta manera y no de otra. Piaget toma al sujeto como si fuera activo en
lo que concierne al conocimiento.

 Construcción de la epistemología genética

Piaget prosiguió durante largos años el gran proyecto que lo fascinaba


desde el principio de su carrera: el de poder establecer “una especie de
embriología de la inteligencia” 129. Estudiando así, con enfoques y métodos
diversos, a través de la confrontación entre estudios de distintos horizontes
y de especialidades diferentes, la evolución de la inteligencia desde la más
tierna infancia, Piaget llegó a formular su famosa hipótesis de un
“paralelismo” entre los procesos de elaboración del conocimiento individual
y los procesos de elaboración del conocimiento colectivo, es decir entre la
Psicogénesis y la historia de las ciencias130.

Esta hipótesis suscitó vivas controversias que trascendieron con


mucho las fronteras de la región de Ginebra y el ámbito específico de la
psicología. Desde el punto de vista heurístico, tiene sin embargo una
fecundidad extraordinaria: no sólo inspiró la enorme producción científica del
Centro Internacional de Epistemología Genética, cuyos trabajos ocupan
actualmente 37 volúmenes, sino que también dio un nuevo impulso al debate
de fondo sobre la educación inspirada en Piaget, sobre todo en los Estados
Unidos de América131.

El Piaget psicólogo ya había proporcionado al educador una serie


importante de datos experimentales en apoyo de los métodos activos,
preconizados igualmente por Montessori, Freinet, Decroly y Claparède132.
Con sus trabajos sobre los estadios del desarrollo de la inteligencia ya había
incitado a los maestros a adaptar mejor sus intervenciones pedagógicas al

129
1976. “Autobiographie” [Autobiografía]. En: G. Busino, (ed).: “Les sciences sociales avec et après Jean
Piaget” [Las ciencias sociales con y después de Jean Piaget]. Cahiers Vilfredo Pareto. Revue européenne
des sciences sociales (Ginebra), vol. 14, Nº 38/39, pág. 10
130
PIAGET, J; GARCÍA, R. 1983. Psychogénèse et historie des sciences [Psicogégenis e historis de las
ciencias]. París, Flammarion.
131
Véase Copeland, 1970; Elkind, 1976; Furth, 1970; Gorman, 1972; Schwebel y Raph, 1973.
132
En esta serie de cien “Pensadores de la educación” figuran los perfiles de Montessori. Freinet, Decroly
y Claparède.
111

nivel operatorio alcanzado por el alumno. Ahora bien, el Piaget epistemólogo


proponía otro punto de vista y sugería descentrarse de alguna manera del
alumno, de su nivel, de sus dificultades, de sus habilidades particulares para
abrirse más al contexto cultural y tener en cuenta los diversos recorridos y
trayectorias históricas de los conceptos que se propone estudiar o hacer
estudiar.

En particular, el postulado básico de la psicoepistemología genética


según el cual la explicación de todo fenómeno, sea físico, psicológico o
social, debe buscarse en su propia génesis y no en otra parte ha contribuido
a dar un nuevo papel a la dimensión histórica tanto en la práctica pedagógica
como en la reflexión sobre la educación. Toda teoría, todo concepto, todo
objeto creado por el hombre fue anteriormente una estrategia, una acción,
un gesto. De este postulado básico nace entonces una nueva norma
pedagógica: si, para aprender bien, es necesario comprender bien, para
comprender bien es preciso reconstruir por sí mismo no tanto el concepto u
objeto de que se trate sino el recorrido que ha llevado del gesto inicial a ese
concepto o a ese objeto. Además, este principio puede aplicarse tanto al
objeto del conocimiento como al sujeto que conoce, de ahí la necesidad de
desarrollar paralelamente a todo aprendizaje una metarreflexión sobre el
proceso mismo de aprendizaje133.

 La doble lectura del constructivismo genético

Los hechos y las teorías del constructivismo genético de Piaget, y


sobre todo su descripción de los estadios del desarrollo de la inteligencia y
de los conocimientos científicos, han sido objeto de lecturas muy diferentes
según el tipo de concepción, expresa o tácita, que cada lector tuviera de la
cultura, objetivo último, es innegable, de toda empresa educativa.

Entre estas diversas concepciones, cabe reconocer dos tendencias


principales: una que entiende la cultura como una suerte de edificio que se
construye progresivamente según un procedimiento bien programado y otra
que la considera más bien una especie de red dotada de cierta plasticidad y
de una capacidad de autoorganización y, por consiguiente, cuyo proceso de
construcción o de reconstrucción se puede provocar o facilitar pero no
dominar totalmente134.

Lo interesante es que ambas tendencias hacen referencia al


constructivismo genético de Piaget, precisamente a su teoría de los
estadios, pero le dan interpretaciones que se ubican en niveles diferentes,
uno más concretamente psicológico y el otro más propiamente

133
A este respecto, y aunque no parezcan haber tenido relación directa con la psicología de Piaget, excepto
naturalmente en Ginebra, las diversas tendencias, cada vez más numerosas, que utilizan las biografías
educativas o las historias de vida como instrumento pedagógico podrían considerarse un corolario
particular de este principio (véase, por ejemplo, Dunn, 1982; Ferrarotti, 1983; Josso, 1991; Pineau y
Giobert, 1989; Sarbin, 1986). Del mismo modo, y aunque su origen sea distinto (Flavell, 1976), la
corriente cada vez mayor de investigaciones e intervenciones pedagógicas vinculadas con el
metaconocimiento puede situarse también en esta misma dirección (véase Noël, 1990; Weinert y Kluwe,
1987; y también Piaget, 1974a, 1974b).
134
FABBRI, M.D.; MUNARI, A. (1984a). “Piaget anti-pedagogo?” [¿Piaget antipedagogo?] Quaderni
racionalisti (Padua), págs. 4-5.
112

epistemológico, interpretaciones que en la práctica pedagógica han


terminado por oponerse radicalmente.

La primera, la que se sitúa principalmente al nivel de la psicología del


niño, da al concepto de estadio el sentido de un escalón, una etapa precisa
y necesaria en la construcción del edificio de la cultura, etapa determinada
por la naturaleza misma, casi biológica, del proceso de crecimiento y que,
según se entiende, representa un logro estable y sólido sin el cual toda
construcción posterior sería imposible. Típica de esta posición es, por
ejemplo, la utilización de “pruebas” al estilo de Piaget para legitimar de forma
más “científica” las prácticas de orientación y selección escolares
encaminadas a jerarquizar a la vez el sistema y las prácticas educativas en
niveles considerados como “homogéneos” y cada vez más difíciles de
alcanzar.

A esta primera interpretación del constructivismo genético de Piaget


se opone la segunda, que se ubica más bien en el plano de la reflexión
epistemológica y para la cual el concepto de estadio debe interpretarse más
bien como una especie de estructuración o reestructuración repentina,
parcialmente imprevisible, siempre tradicional e inestable, de una red
compleja de relaciones que vinculan, en un movimiento continuamente
cambiante, cierto número de conceptos y operaciones mentales. Un ejemplo
típico de esta segunda posición –que recuerda claramente la de Kuhn
(1962)– es el abandono de toda forma rígida de programación y de
uniformización en la práctica pedagógica en beneficio de un esfuerzo
especial por crear contextos encaminados a favorecer el surgimiento de las
formas de organización de los conocimientos que se desea ver aparecer135.

Estas dos posiciones, aunque opuestas, suelen encontrarse juntas en


las diversas regiones (tanto en el sentido propio como en el figurado) del
complejo y heterogéneo mundo de la educación. A veces una prevalece
sobre la otra, según el momento histórico concreto, las tradiciones locales,
los factores económicos y las fuerzas políticas en juego.

Sin embargo, la segunda parece tener una mayor difusión


actualmente, tal vez menos dentro de las instituciones escolares que en la
práctica educativa extraescolar, y sobre todo en las estrategias de formación
de los responsables de empresas, posiblemente a causa de los nuevos
desafíos que un medio cada vez más interconectado e imprevisible impone
a la organización de las actividades humanas11.

De manera que, el Piaget “psicólogo” dejó una huella evidente en las


prácticas escolares, sobre todo en lo que se refiere a la educación de la
primera infancia, y si el Piaget “político” de la “educación” sin duda
contribuyó a promover movimientos de coordinación internacional en
materia de educación, el Piaget “epistemólogo”, por su parte, influye
actualmente en empresas educativas que se sitúan en ámbitos que no había
imaginado. He aquí un signo innegable de la riqueza de las consecuencias

135
MUNARI, A. (1990d). “Lo sviluppo dell'intelligenza: una equilibrazione maggiorante?” [¿El desarrollo de
la inteligencia: equlibración mayorante] En: D. Barnabei et al. The brain and intelligence, natural
andartificial [El cerebro y la inteligencia, natural y artificial]. Bologna, Ed. L'inchiostroblu, págs. 111- 119.
113

teóricas y las sugerencias concretas que su obra puede ofrecer todavía a


los educadores.

6.8. LA TEORÍA CRÍTICA


6.8.1. Generalidades

En términos generales, caracteriza a la “Teoría crítica” el rechazo por la


justificación de la realidad sociohistórica presente por considerarla injusta y opresora
(“irracional”), postulando en su lugar, la búsqueda de una nueva realidad más racional
y humana.

Horkheimer, Adorno y Marcuse definieron a la “Teoría crítica” como el opuesto


a la “Teoría tradicional”. Para comprender este enfoque es necesario retroceder en
el tiempo hasta Platón. Desde una perspectiva platónica, la teoría tradicional puede
concebirse como:

1. Pura contemplación (separada de toda praxis)


2. Desinteresada
3. Opera por derivación a partir de principios generales y últimos
4. Presupone identidad e inmediatez (sujeto-objeto) y adecuación (concepto-
cosa)

Estas formas fueron rechazadas por la Escuela de Francfort, e incluso


rechazaron también a Hegel respecto a su identificación del sujeto-objeto, racional-
real, concepto-realidad (teoría de la identidad). En parte aceptaban cierto
irracionalismo en la historia, pero no al punto de Kierkegaard, o de Nietzsche o
Bergson: en síntesis, nunca se alejaron de los procedimientos racionales de acceso
a la realidad. La racionalidad crítica, se eleva pues, en un punto intermedio entre el
idealismo de la razón hegeliano y el irracionalismo. Se trata de una teoría que aspira
a denunciar la irracionalidad en la historia y en la sociedad.

El positivismo, también estará en la mira de los teóricos críticos: no compartirán


la idea de identificar conocimiento con la ciencia, ni considerar a ésta como todo
conocimiento objetivo. Porque simplemente, esto supone atenerse a los hechos
desechando cualquier forma de valoración, ya sea positiva o negativa.

Para enfocar la realidad desde una perspectiva crítica es necesario dejar de


lado tanto la posición hegeliana que pretende identificar lo racional con lo real, como
el positivismo, que considera a los hechos como el único aspecto de la realidad. En
cualquiera de estos casos, se produce una absolutización de los hechos, que
promueve su aceptación, descartando de plano, la mirada crítica.

Según Ritzer, la teoría crítica es el producto de un grupo de neomarxistas


alemanes que se sentían insatisfechos con el estado de la teoría marxista y, en
particular, con su tendencia hacia el determinismo económico.

La Escuela de Frankfurt fue fundada oficialmente el 23 de febrero de 1923, en


Frankfurt, Alemania, como Instituto de Investigación Social (Instituto für Sozial
Forschung), institución cultural independiente aunque asociada a la Universidad de
Frankfurt, creada en los años veinte por un grupo de intelectuales burgueses
ideológicamente marxistas, pero no militantes de ningún partido. Con la llegada al
poder de los nazis en la década de los años treinta, sus principales figuras emigraron
de Frankfurt a Nueva York en un instituto asociado a la Universidad de Columbia,
para reestablecerse finalmente en Europa, en los años 50. Fue innovadora al
114

inaugurar una dirección nueva para la investigación. Rechazando la posibilidad de


un positivismo marxista, los miembros de esta escuela han tratado de desarrollar una
"teoría crítica" de la sociedad.

Dagman y Pahre, haciendo presente la hibridación y recombinación de


disciplinas científicas que caracteriza a algunas escuelas de ciencias sociales,
permiten conocer a los principales exponentes de la Escuela de Frankfurt mostrando
la variedad disciplinaria que los inspira. Casi todas las grandes figuras de la Escuela
de Frankfurt han retomado varias disciplinas formales: Max Horkheimer (filosofía,
sociología y psicología social), Theodor Adorno (filosofía, sociología, psicología,
crítica cultural y musicología), Erich Fromm psicoanálisis y psicología social, y Franz
Neumann y Otto Kirchheimer (ciencia política y derecho); y lo mismo puede decirse
de la segunda generación de la escuela de Frankfurt, que incluye entre otros a Arkadij
Gurland (economía y sociología), Jürgen Habermas (filosofía, sociología, filosofía
lingüística y filosofía de la ciencia) y Claus Offe (ciencia política y sociología). Estos
investigadores escaparon de la esterilidad característica de numerosos marxistas
mediante la búsqueda de inspiración fuera del marxismo.

La escuela adopta la forma de crítica, pero su meta última es revelar con mayor
precisión la naturaleza de la sociedad. La crítica a la que hace mención su nombre,
presenta varias vertientes: la primera consiste en la crítica de la sociedad occidental
capitalista y consumista contemporánea, y la segunda, en la de las ciencias sociales,
especialmente de la sociología norteamericana imperante de tipo empirista y
positivista. Por su parte Ritzer agrega la presencia de una crítica a la teoría marxista,
del positivismo, de la sociología, de la sociedad moderna y de la cultura.

La investigación social propuesta por la teoría crítica se propone como teoría


la sociedad investigada como un todo, por lo que rechaza los intentos de crear
sociologías especializadas en sectores de la sociedad, por encontrarse desviadas de
la comprensión de la sociedad como totalidad interrelacionada. Ritzer, citando a
Friedman dice que la Escuela de Frankfurt centró focalmente su atención en el reino
cultural, apuntando sus críticas hacia lo que sus teóricos denominaban la "industria
de la cultura", hacia las estructuras racionalizadas y burocriatizadas (por ejemplo, las
cadenas de la televisión) que controlan la cultura moderna, preocupación que refleja
un mayor interés por el concepto marxista de "superestructura" que por los elementos
económicos. La industria de la cultura que produce lo que convencionalmente se ha
denominado una "cultura de masas", se define como "una cultura manipulada... falsa,
no espontánea y opuesta a la verdad”.

6.7.2. Antecedentes

Entre las décadas del 30 y 60 emergen las “Teorías Críticas” como un


movimiento de intelectuales, vinculados institucionalmente (Centro de Estudios
Culturales de la Universidad de Birmingham, Escuela de Frankfurt) que compartieron
“el esfuerzo por desarrollar el conocimiento de la sociedad de su época sobre la base
de una propuesta teórica de corte multidisciplinario y con fuerte inspiración marxista”

La Escuela de Frankfurt fue una muy importante concentración de destacados


intelectuales alemanes que compartieron una aproximación teórica de carácter crítico
y un pensamiento social progresista, entre ellos se destacaron: Theodor Adorno, Max
Horkheimer, Herbert Marcuse, Erich Fromm, Walter Benjamín.
115

El nuevo instituto mantuvo una asociación libre con la Universidad de Frankfurt


y abrió para los académicos alemanes de izquierda una puerta para el estudio del
marxismo político y económico a nivel universitario.

El instituto solo empezó a transformarse en escuela cuando Horkheimer fue


nombrado director en 1930. Horkheimer era un filósofo por formación, centrado en la
tradición alemana y hegeliana, y se había acercado solo dubitativamente hacia el
marxismo. Diversas características comunes integraban a los heterogéneos
miembros del instituto:

 Interés teórico práctico por el marxismo.


 Oposición al concepto de razón ilustrada y a la idea de progreso que surge
en el siglo XVIII.
 Rechazo del neopositivismo.
 Concepción de la filosofía como teoría crítica de la sociedad.
 Rechazo de la pura especulación filosófica, dedicándose al conocimiento de
lo que ellos llaman el mundo de la vida.

En América Latina, las Teorías Críticas erigen un espacio de sospecha que


interroga la localización de la generación del conocimiento y los conceptos de
desarrollo y modernidad. De esta manera, cuestiona el poder hegemónico
occidental-capitalista, en relación con la subalternidad Latinoamericana, y su
concepto de modernidad que ha llegado a constituir un mecanismo de manipulación
del poder y violencia epistemológica. Así, se genera un intersticio favorable al
surgimiento de voces disidentes que esperan el inicio de un proceso de
democratización universal.

6.7.3. Conceptuación

La Teoría Crítica describe a un conjunto de teorías en distintos campos del


pensamiento -estética, artes, antropología, sociología y especialmente filosofía- que
influenciados primeramente por una relectura creativa del marxismo se proponían
crear un modo de mirar de la realidad que fuera eminentemente revolucionario y
transformador. Por ello la teoría crítica debería ser un enfoque que más que tratar de
interpretar debiera poder transformar el mundo. Por ello, los pensadores de esta
tradición son eminentemente transdiciplinares y por ello aquí los llamamos
pensadores más que filósofos. Esta orientación a la transformación es lo que
caracteriza a la teoría crítica en oposición a la teoría tradicional.

Lo que caracteriza a la “Teoría crítica” el rechazo por la justificación de la


realidad sociohistórica presente por considerarla injusta y opresora (“irracional”),
postulando en su lugar, la búsqueda de una nueva realidad más racional y humana.
La Teoría Critica de la sociedad es una teoría desarrollada por los miembros de la
Escuela de Frankfurt orientada a desarrollar un cambio radical de la sociedad, en
contradicción con la "teoría tradicional" con la cual se denomina a las corrientes
positivistas o puramente contemplativas.

Tal como se mencionara inicialmente, las teorías críticas son multidisciplinarias,


en tanto se proyectan en diferentes áreas de las Ciencias Sociales, llegando a
constituir un cuerpo teórico desde donde posicionarse para realizar una
interpretación histórico-social de América Latina y desde donde hacer emerger
nuevas propuestas situadas al margen de lo hegemónico que superen lo denominado
“pastiche” entendido como réplica disminuida de lo dominante.
116

6.7.4. Principales características de la teoría crítica

a) Dialéctica Negativa

Adorno niega que sea posible una total conceptualización de la realidad.


Hegel recupera la identidad en la síntesis final, aun cuando la negación es
parte esencial del su dialéctica. De esta manera, se justifica la identidad en
tanto es racional. Si la dialéctica hegeliana es una dialéctica positiva, en
contraposición, Adorno propone una dialéctica negativa, a través de la cual
afirmará que no todo lo real es totalmente racional.

Para Adorno, la dialéctica positiva, adquiere la relevancia de una ideología


porque su requiere que el sujeto se adecue a la realidad e incluso someterse
a ella en la práctica haciendo eterno instante presente y inhibiendo cualquier
acción transformadora (revolucionaria).

b) La utopía

Se rechaza la posibilidad de construir una utopía positiva en tanto no es


posible determinar cómo habría de ser el futuro. Lo que sí es posible es
establecer como “no debe ser”, lo cual, alcanza, en efecto, para poder criticar
el presente.

c) Mediación

Mientras que en la teoría tradicional se pretende la inmediatez entre el sujeto


y el objeto, en la teoría crítica, se firmará que todo conocimiento está
determinado por mediaciones, porque la producción teórica no puede existir
independientemente de los procesos sociohistóricos y económicos dentro
de los cuales han surgido. Esto significa que el contexto histórico determina
el objeto y la finalidad de toda investigación de manera tal que ninguna teoría
puede ser “imparcial” sino que está signada por diferentes intereses aun
cuando una objetividad aparente oculta su inevitable carácter ideológico.
Además, el investigador, tampoco puede sustraerse de manera radical,
siempre será parte mima del objeto social investigado.

De acuerdo a esta perspectiva podría decirse que la especialización de la


ciencia transforma el objeto en algo abstracto que conduce, en definitiva, a
ocultar la realidad. Pero una visión totalizadora (concepto tomado de
Lukácks) podrá transfomar en crítica a la teoría, develando sus aspectos
ideológicos.

d) Praxis

La teoría crítica rechazó el principio de “no valoración” como criterio de


objetividad teórica que había defendido Weber. Para Marcuse, el problema
de la objetividad histórica requiere juicios de valor, lo que implica estar al
servicio de la emancipación humana y derivar en una praxis liberadora.

En síntesis, los dos polos de la teoría crítica son razón y praxis.

6.7.6. La teoría crítica y sus críticas


117

a) Crítica a la sociedad burguesa.

Estamos ante teóricos marxistas que, a través de análisis e


investigaciones sociológicas, combaten las estructuras de la moderna
sociedad capitalista y sus manifestaciones culturales sobre un fondo de
categorías marxistas. Es obvio que no puedan evadirse de un innato espíritu
de rebeldía, que se traduce en crítica implacable hacia unas instituciones y
fuerzas que han podido degenerar en la corrupción nazi. Su crítica social
converge en una crítica de la conciencia burguesa y tiende hacia la
transformación socialista de las relaciones de producción y de todo el
aparato estatal mediante la revolución. Sin embargo, más adelante, esta
teoría crítica ya no defenderá la revolución. Es sabido que los críticos de
esta escuela soñaban con alumbrar una sociedad nueva en que
desapareciesen la violencia, el terror, la injusticia y la pobreza, incidiendo en
la utopía.

b) Crítica al Marxismo.

La escuela de Frankfurt desarrolla una crítica al marxismo dogmático


de la época estalinista. Esto significaba un rechazo al marxismo como
sistema acabado, cerrado y perfecto. Se buscaba un marxismo abierto y sin
dogmatismos, que inspirara la labor hacia la exploración de nuevos
planteamientos para construir un socialismo que evitara degradaciones
totalitarias. A pesar del abandono de muchos principios esenciales de la
teoría marxista ( el potencial revolucionario de la clase obrera y la dictadura
del proletariado; la lucha de clases como motor de la historia y la
subestructura económica como centro de cualquier análisis social) , los
teóricos de la escuela mantenían la validez del socialismo como único medio
de superar la barbarie capitalista y contribuyeron a revitalizar la teoría
marxista, abriendo nuevos caminos en su interpretación.

c) Crítica de la filosofía tradicional.

La teoría crítica lleva consigo la crítica de la filosofía tradicional, de


toda metafísica, teología y verdadera religión. Por influencia marxista, los
teóricos de la escuela de Frankfurt tienen a la metafísica y a religión como
superestructuras ideológicas que surgen como reflejos de los sistemas de
opresión feudales y de la burguesía. El ateísmo, común en ellos, da por
buena la superficial explicación de que las creencias religiosas se mantienen
como restos de las antiguas mitologías, lo mismo que las mitologías griegas.

d) Crítica de la razón.

La teoría crítica tiene como especial característica la crítica de la


razón, y con ello del racionalismo burgués de la ilustración y de nuestra
sociedad tecnocrática. Este hecho consiste en sostener que la razón
humana ha sufrido en la sociedad burguesa de consumo una honda
transformación. Ha quedado instrumentalizada, reducida a ser instrumento
de ciertos fines que la desvían de su propio objetivo del saber y la
prostituyen, haciéndola servir a la dominación sobre los hombres. Con ello
ha degenerado en razón práctica y utilitaria, lo que ha traído consigo la
degeneración de la cultura humana, que ha quedado tecnificada y
mecanizada. Se precisa una crítica subversiva para deshacer esa cultura
artificiosa y retomar una nueva vía que restablezca la auténtica dimensión
118

de la racionalidad, ahora desviada en su orientación hacía lo técnico, y la


vuelva a su propio camino como autónoma y emancipadora.

6.7.6. Representantes

1) Horkheimer

Una de las aportaciones principales de Horkheimer es la distinción


entre teoría tradicional y teoría crítica. Esta distinción obedece a la
necesidad de una comprensión teórica de las transformaciones que se están
produciendo en las sociedades desarrolladas. Concretamente, las formas
de dominación y de manipulación de la conciencia en las sociedades
capitalistas.

 Teoría tradicional

Pretende presentarse y permanecer al margen de la realidad social y


adjudicarse un valor neutral. La teoría tradicional, o pensamiento
burgués, ha intentado separar el trabajo teórico específico de la reflexión
acerca de la naturaleza, contribuyendo a reproducir y no a transformar, el
proceso de producción social.

 Teoría crítica

Reconoce y asume su condición histórica. Se considera como un


elemento más del proceso revolucionario y examina de qué modo los
argumentos, categorías y planteamientos de una teoría expresan el orden
social existente.

La teoría crítica se vale de la categoría de totalidad para situar los


fenómenos de la realidad con la que se enfrenta en el marco global que
les corresponde. Situarlos significa verlos en la dimensión económica,
social, histórica y política.

Finalmente, la teoría crítica añade a la función de criticar las relaciones


sociales existentes la tarea de enseñar cómo aproximarse al horizonte de
la emancipación.

2) Adorno

Dialéctica de la Ilustración y Dialéctica negativa

Adorno comparte algunas ideas fundamentales con el resto de la


Escuela de Francfort:

 El pensamiento debe ser puesto en relación con las condiciones sociales


del momento.
 Nuestra perspectiva debe cambiar a favor de la esperanza de que las
cosas puedan ser de otra manera.
 La Dialéctica de la Ilustración recoge un planteamiento crítico respecto a
las consecuencias que ha tenido el pensamiento ilustrado y la hegemonía
del progreso técnico en la configuración de las sociedades capitalistas.
Adorno aborda cómo los ideales ilustrados de progreso, emancipación y
119

dominio sobre la naturaleza han conducido a situaciones opuestas: la


explotación del hombre y la servidumbre tecnológica.
 Frente al carácter conciliador y positivo de la dialéctica hegeliana, Adorno
propone una dialéctica negativa, que excluye toda conceptualización
definitiva y que rescata el valor radical de las contradicciones como único
camino para erradicar la voluntad de dominio autoritario sobre las cosas
y, por extensión, sobre los hombres.

3) Aportaciones de Habermas

Habermas ha introducido nuevos elementos discursivos en el


esquema heredado como forma de intentar dar solución a los problemas de
sus predecesores. Su objetivo es elaborar una crítica social que integre
teoría y práctica en una forma de racionalidad explicativa y justificadora.

Una de sus aportaciones más relevantes está relacionada con el


concepto de interés. El interés está ligado al conocimiento y a la razón, de
ahí que se puedan distinguir tres tipos de intereses vinculados a tres tipos
de ciencias:

 El interés técnico, que se corresponde con las ciencias empírico-


analíticas.
 El interés práctico, que se corresponde con el dominio de las ciencias
histórico-hermenéuticas.
 El interés emancipatorio, que dirige la tarea de las ciencias sociales
críticas: el psicoanálisis y la crítica de las ideologías.

En los últimos años Habermas viene elaborando y revisando una


teoría denominada teoría de la acción comunicativa. Se trata de un
planteamiento que toma el consenso y las condiciones ideales de diálogo
como ideas regulativas para profundizar en las democracias de los países
occidentales.
120

AUTOEVALUACIÓN

1. En relación a los planteamientos epistemológicos de Kuhn, indicar la afirmación falsa:


A) El conocimiento científico no se da por acumulación de conocimientos, sino que es
una actividad histórico social desarrollada por una actividad de científicos.
B) La ciencia normal es aquella concepción que tienen en consenso una comunidad
científica dada: Es la recuperación de la experiencia científica.
C) La transición de un paradigma en crisis a otro nuevo, está lejos de ser un proceso
de acumulación de un paradigma anterior.
D) La característica de la ciencia debe ser una actitud crítica, además de que el
conocimiento no puede ni debe ser aceptado como algo finito, acabado, sino con el
carácter de una conjetura (hipótesis).
E) El paso de un paradigma a otro se da por medio de una “revolución científica”.
2. En relación a los planteamientos epistemológicos indicados, la afirmación falsa es:
A) Popper propone el falsacionismo, recomendando a la ciencia el método hipotético
deductivo. Es decir, la ciencia no elabora enunciados ciertos a partir de datos, sino
que propone hipótesis que somete a conjeturas.
B) Según Kuhn, la estructura de las revoluciones científicas se puede clasificar de
descriptiva. Presenta la ciencia bajo un enfoque histórico y sociológico.
C) El Racionalismo crítico indica que un enunciado es cognitivamente significativo sólo
si, o posee un método de verificación empírica o es analítico, tesis conocida como
"del significado por verificación".
D) La historia de la ciencia, según Lakatos, muestra que ésta no avanza sólo falsando
teorías con hechos. La ciencia no evalúa una teoría aislada, sino un conjunto de
ellas que conforman los programas de investigación científica.
E) Bunge es un destacado defensor del realismo científico y de la filosofía exacta. Tiene
su postura contraria a las pseudociencias, entre las que incluye al psicoanálisis, la
homeopatía y la microeconomía neoclásica (u ortodoxa)
3. El criterio de demarcación de la ciencia y pseudociencia, a través del principio de
verificabilidad; la inducción probabilística, la unificación de la ciencia y el uso del
lenguaje lógico son fundamentos de la corriente epistemológica del:
A) Racionalismo crítico
B) Teoría crítica
C) Historicismo científico
D) Neopositivismo
E) El Materialismo dialéctico
4. Es el principio epistemológico que indica que constatar una teoría significa intentar
refutarla mediante un contraejemplo. Si no es posible refutarla, dicha teoría queda
corroborada, pudiendo ser aceptada provisionalmente, pero nunca confirmada.
A) Principio de verificabilidad
B) Principio de unidad de la ciencia
C) Principio de falsabilidad
D) Principio de la inducción probabilística
E) N.A.
5. Conjunto de teorías en distintos campos del pensamiento -estética, artes, antropología,
sociología y especialmente filosofía- que influenciados por una relectura creativa del
marxismo se proponen crear un modo de mirar de la realidad que fuera eminentemente
revolucionario y transformador.
A) Teoría del racionalismo crítico
B) Teoría crítica
C) Historicismo científico
D) Teoría del materialismo dialéctico
E) Filosofía analítica
121

BIBLIOGRAFÍA

 BOULESIS. Filosofía, deliberación y pensamiento. Extraído de: http://www.boulesis.


com/didactica/ apuntes/?a=135,consultado 12/07/2009.
 ECHEVERRIA, Javier (1989). Introducción a la Metodología de la Ciencia. Barcelona:
Barcanova.
 FABBRI, M.D.; MUNARI, A. (1984a). “Piaget anti-pedagogo?” [¿Piaget antipedagogo?]
Quaderni racionalisti (Padua).
 FACSO. http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/moebio/23/hernandez.htm.
Consultado el 10/08/2009.
 FERRATER, José (2001). Diccionario de Filosofía. Tomo III. Barcelona: Ariel.
 GARCIA, Rolando (2000). Planteo constructivista del problema del conocimiento. El
conocimiento en Construccion. Barcelona, España: Gedisa
 GARDNER, Howard (1982; 1987). Jean Pieget: Psicólogo, educador y Epistemólogo
Genetista. Arte Mente y Cerebro: una aproximación cognitiva a la creatividad. España:
Paidos,
 GUTIERREZ P. Gabriel (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. México: Harla;
2 tomos.
 HARADA OLIVARES, Eduardo y TRONCOSO LÓPEZ, María de la Luz. Honestidad,
racionalidad y ciencia: la filosofía de la ciencia de Imre Lakatos. En revista unam.mx.
Publicado en LUX, Nos. 551-552, agosto-septiembre de 2005.
 HESSEN, Johannes (1994; 2004). Teoría General del Conocimiento: investigación
fenomenológica preliminar. Teoría del Conocimiento. Colombia: Panamericana,
 KUHN, Thomas. La estructura de las revoluciones científicas.
 LAKATOS, Imré (1989). La Metodología de los programas de investigación científica.
Madrid: Alianza.
 MARDONES, J. M (1991). Filosofía de las ciencias humanas. Barcelona: Anthropos,
 PIAGET, Jean & García Rolando (1987; 1997) Lógica y Epistemología Genética. Hacia
una Lógica de las Significaciones. España: Gedisa,
 PIAGET, J; GARCÍA, R. 1983. Psychogénèse et historie des sciences [Psicogégenis e
historis de las ciencias]. París, Flammarion.
 PIAGET, Jean (1975; 2000) Algunos aspectos del desarrollo de las estructuras
sensorio-motrices perceptivas y espaciales. La equilibracion de las estructuras
cognoscitivas: problema central del desarrollo. México: Siglo XXI.
 POPPER, Karl.R. (1985). La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos.
 POPPER, Karl R. (1983). Conjeturas y refutaciones. El desarrollo del conocimiento
científico. Buenos Aires: Paidós.
 POPPER, Karl R (1982). Conocimiento objetivo. Madrid: Tecnos.
 ROSAS, Alberto & SEBASTIAN Cristina (2001). Solistas. Piaget, Vygotsky. Maturana:
constructivismo a tres voces Argentina: Aique.
 WIKIPEDIA. La Enciclopedia Libre. Imre Lakatos. Extraído de:
http://es.wikipedia.org/wiki/ Imre_Lakatos. Consultado 11/08/2009
122

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

 ANDER EGG, Ezequiel (1971) Introducción a las Técnicas de Investigación Social. Buenos
Aires: Humanitas.
 ANDRÉIV, I.(1979). La Ciencia y el Progreso Social. URSS: Edit. Progreso
 ARANZAMENDI, Lino (2008). Epistemología y la Investigación Cualitativa y Cuantitativa
en el Derecho. Arequipa-Perú: ADRUS
 AVILA ACOSTA, R.B.(2001)Metodología de la Investigación. Lima: Estudios y Ediciones R.A.
 BUNGE, M. (1973). La investigación científica. Barcelona: Ariel.
 BUNGE, M. (1980). Epistemología. Barcelona: Ariel
 BUNGE, M. (1981). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires: Siglo XX
 BUNGE, M. (1998). Vigencia de la Filosofía. Lima: Fondo editorial de la Universidad Inca
Garcilaso De la Vega
 CERVO A.L. y BERVIAN P.A.(1995) Metodología Científica. Brasil: Edit. McGRAW-HILL
INTERAMERICANA S.A.
 CHALMERS, A.F. (1986). ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? Madrid: Siglo XXI
 CISE-PUCP. (1997). Epistemología y Educación. Lima: PUCP-Facultad de Educación.
 COHEN MARRIS Y NAGEL. Ernesto (1978). El método científico y la duda sistemática. En
Lectura, de Teoría de la Ciencia, por Justo Avellaneda. Lima.
 CHÁVEZ CALDERÓN, Pedro (1998). Historia de las doctrinas filosóficas. México: Pearson
Educación
 DEWEY John.- Logic(1948): The Theory of Inquire.- Ed. Holt. N.Y.,.
 DÍAZ, E.; HELER, M. (1985). El conocimiento científico. Buenos Aires: Eudeba.
 ECHEVERRIA, Javier (1989). Introducción a la Metodología de la Ciencia. Barcelona:
Barcanova.
 FERRATER, José (2001). Diccionario de Filosofía. Tomo III. Barcelona: Editorial Ariel.
 FEYERABEND, P.K. (1974). Contra el método. Barcelona: Ariel.
 GAIRÍN, Joaquín. (1987). Proyecto docente de Organización Escolar. Barcelona: UAB
 GARCIA, Rolando (2000). Planteo constructivista del problema del conocimiento. El
conocimiento en Construcción. Barcelona, España: Editorial Gedisa
 GUEVARA GÁLVEZ, Bladimiro(2002). Curso de epistemología. Filosofía y teoría de la
ciencia. Lima: Edic. Pensamiento y acción.
 GUTIERREZ P. Gabriel (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. México: Harla; 2
tomos
 KEDROV-SPIRKIN.(s/f) La ciencia.(s/e)
 KELLE Y KOVALZON (1962). Formas de conciencia social. Argentina: Lautaro.
 KUHN, T.S. (1975). Segundos pensamientos sobre paradigmas. Madrid
 KUHN, T.S. (1987). La estructura de las revoluciones científicas. México: FCE
 LAKATOS, I (1989). La Metodología de los programas de investigación científica. Madrid:
Alianza.
 MARX, C.1976. “El Capital”, en La Acumulación Originaria. T.I. FCE (Ed.). México, D.F.
 MARX, C.1975. “Introducción General a la Crítica de la Economía Política (1857). Pasado
y Presente (Ed.). Buenos Aires.
 MARX, C.1975. “El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte”. Alianza (Ed.). Madrid.
 MARDONES, J. M. (1991) Filosofía de las ciencias humanas. Barcelona: Anthropos,
 MATTESSICH, Richard. Paradigms, research traditions and theory nets of accounting. Pp. 205-
206
 NAGEL, Ernesto (1968). La Estructura de la Ciencia. Buenos Aires: Edit. Paidós.
 NAGEL, Ernesto (1981). La Estructura de la Ciencia. Barcelona: Edit. Paidós Ibérica.
 PÉREZ ARCA, Raúl (2011). Epistemología. Breve visión dialéctica. Lima: Editorial
Universitaria de la UNE.
 PÉREZ GÓMEZ, Ángel (1978). Epistemología y Educación. Salamanca: Ed. Sígueme
 PIAGET, J; GARCÍA, R. 1983. Psychogénèse et historie des sciences [Psicogégenis e historis
de las ciencias]. París, Flammarion.
 POPPER, K.R. (1985). La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos.
 POPPER, Karl R. (1983). Conjeturas y refutaciones. El desarrollo del conocimiento científico.
Paidós, Buenos Aires, Pág. 58.
 PISCOYA HERMOZA, Luis. (1987) Investigación científica y educacional. Un enfoque
epistemológico. Lima: Amaru editores
123

 REALE, Giovanni y ANTISERI, Dario. Historia del pensamiento filosófico y científico.


Barcelona- España: Herder. Tomo III.
 REICHARDT, Ch.S; COOK, Th.d. (Coord.) (1986). Métodos cualitativos y cuantitativos en
investigación evaluativa. Madrid: Morata
 RODRÍGUEZ, Walabonso.(1991). Acerca de la Ciencia. Lima: Edit: RARPA
 RODRÍGUEZ RIVAS, Miguel y RODRÍGUEZ. (1996) Técnicas y diseño de la investigación
Científica. Lima: Edit. UNMSM
 ROJAS SORIANO, Raúl. (1992). Método para la investigación social: Una propuesta
dialéctica. México: Plaza y Valdez
 ROSENTAL Iudin. (1973) Diccionario Filosófico. Argentina: Edit. Universo
 RUSSELL, Bertan (1969). La perspectiva científica. Barcelona: Ariel
 SANZ, Julio. (1987) Introducción a la Ciencia. Lima: Amaru Editores.
 SARRAMONA, Jaime (1990) Tecnología Educativa: una valoración crítica. Barcelona:
CEAC
 SILVA SANTISTEBAN, Luis. (1984). Metodología de las Ciencias Sociales. Lima:
Universidad de Lima.
 SIMARD, Emile (1961). Naturaleza y alcance de método científico. Madrid: Gredos.
 SIERRA BRAVO, Restituto (1991). Técnicas de Investigación social. Madrid: Paraninfo S.A.
 SIERRA BRAVO, Restituto (1984). Ciencias Sociales. Epistemología, lógica y Metodología.
Madrid: Paraninfo
 SHULMAN, L.S. (1986). "Paradigmas y programas de investigación en el estudio de la
enseñanza: una perspectiva contemporánea". En WITTROCK, Mc C. (dir). La investigación
de la enseñanza I. Barcelona: Paidós.
 SOLIS ESPINOZA, Ciro.(s/f) Elementos de Epistemología. Lima: Edic. I.R. Erly
 TAMAYO Y TAMAYO (1998).El proceso de la investigación científica. México: Limusa.
 TEJEDOR, F.J. y VALCÁRCEL, A.G. (1996). Perspectivas de las Nuevas Tecnologías en
Educación. Madrid: Narcea.
 VALDERRAMA MENDOZA, Santiago (s/f) Pasos para elaborar proyectos y tesis de
Investigación Científica. Lima: Edit. San Marcos.
 VELÁSQUEZ FERNÁNDEZ, Ángel R. (s/f) Metodología de la Investigación Científica. Lima:
edit. San Marcos.
 VON CUBE, F. (1981). La ciencia de la educación. Barcelona: CEAC.

DIRECCIONES ELECTRÓNICAS

WIKIPEDIA. la enciclopedia libre. Epistemología. Disponible en: http://es.wikipedia.org/ wiki/


Ciencia_del_conocimiento. Recuperado 10/12/2008.

http://definicion.de/epistemologia/

CAZAU, Pablo. La epistemología. Disponible en: http://www.galeon.com/pcazau/artep_ epis.htm.


Recuperado 09/08/2007.

BERAÚN BARRANTES, Faustino (2006) La epistemología: Ramas y Tareas. Artículo disponible


en http://www.faustinoberaunbarrantes.blogspot.com/2006/11/la-epistemologia-ramas-y-
tareas.html. Recuperado 12/01/2009.

DEISMO. Qué es el método científico. Extraído de: http://deismo.iespana.es/metodo cientifico.htm

WIKIPEDIA. La enciclopedia libre. Teoría. Extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/Teor% C3%ADa.


Consultado el 10/09/2009.

WILIPEDIA. La Enciclopedia Libre. Imre Lakatos. Extraído de:http://es.wikipedia.org/wiki/


Imre_Lakatos. Consultado 11/08/2009

BOULESIS. Filosofía, deliberación y pensamiento. Extraído de: http://www.boulesis.


com/didactica/apuntes/?a=135,consultado 12/07/2009.