Вы находитесь на странице: 1из 7

Las 15 debilidades de una persona

Como ya os comentábamos hace un tiempo en el artículo de ejemplos de fortalezas


personales, cada fortaleza tiene su propio antónimo, es decir, su debilidad que debe ser
conocida para evitar que nos perjudique en nuestra vida. Por ello vamos a enunciar las
15 debilidades de una persona que deberán ser tenidas en cuenta para evitar caer en
ellas y, en caso de hacerlo, superarlas con la máxima eficiencia que nos sea posible.

Qué son las debilidades para una persona

Podríamos definir las debilidades de una persona como todo aquello en lo que
realmente no destaca o falla. Sin duda, se trata de todo lo contrario a las fortalezas. Si
bien éstas aportaban lo bueno y el sentido más optimista, las debilidades se quedan con
el lado opuesto. Hay que reconocer que son los defectos que pueden marcar a cada
individuo. Pero aún así, podemos centrarnos en ellas, estudiarlas y cambiarlas. Porque
no debemos dejar que las debilidades controlen nuestra vida. Como bien decimos, son
unos aspectos ligeramente negativos, que influyen en nuestro comportamiento pero
también en el que mostramos hacia los demás. Para que haya un cambio, debemos hacer
un trabajo de autoconocimiento.

Las fortalezas y debilidades de todo ser humano


Antes de nada es importante que tengamos en cuenta que todo ser humano tiene tanto
fortalezas como debilidades, y es que esa es una de las razones por las que somos
simples seres humanos que nos dejamos llevar por los sentimientos e incluso nuestra
mentalidad cambia con el paso del tiempo.

Esto significa que, para poder construirnos de una forma más adecuada y mejorar como
seres humanos, es importante que tengamos en cuenta cuáles son las principales
debilidades de una persona de manera que, a partir de ahora, podáis actuar sobre ellas
con el objetivo de corregir todos los defectos que formen parte de vuestra personalidad.

Eso sí, está claro que la personalidad no es algo que se cambia de forma sencilla con tan
sólo chasquear los dedos, sino que requiere de mucho tiempo y sobre todo de una gran
concienciación, pero en cualquier caso, todos los pasos que demos en el sentido
positivo, es decir, en aquel que nos ayude a dejar atrás nuestras debilidades, sin duda
serán beneficiosos para nuestra vida, ya que nos ayudarán a mantener una mejor
relación tanto con las personas de nuestro entorno como también nos sentiremos más
orgullosos de nosotros mismos y de nuestras capacidades.

Conoce las principales 15 debilidades de una persona


Dicho esto vamos a analizar las 15 debilidades de una persona, las cuales destacan por
ser contrarias a las fortalezas que debemos alcanzar.
El comportamiento abusivo

Una persona que abusa de los demás al final tan sólo recibe a cambio abuso, y por
supuesto también es una forma de demostrar las inseguridades y las propias
incapacidades personales.

Generalmente, tras el abuso existen multitud de problemas, algunos de ellos


relacionados con su miedo al sentirse inferior al resto de personas que hay a su
alrededor.

El comportamiento apático

La apatía es un mal que nos empuja al adormecimiento y a la lentitud a la hora de


evolucionar, rompiendo por completo nuestras posibilidades de emprendimiento y
nuestra capacidad para poder gestionar nuestra propia vida y conseguir la energía
necesaria para querer hacer siempre nuevas cosas e incluso asumir nuevos retos con el
objetivo de seguir creciendo.

El comportamiento cobarde

No hay que confundir la cobardía con el miedo, sino que se refiere a la incapacidad
de hacer frente a nuestras responsabilidades o incluso a las situaciones en las que se
presenta algún tipo de riesgo o suponen un estrés para nosotros.

La persona cobarde se oculta siempre que puede y huye de los problemas, con lo cual
sufre el hecho de que esos problemas siempre le van a perseguir y le acosarán con lo
que tendrán un efecto negativo sobre él.

El comportamiento egoísta

Una persona egoísta es aquella que se preocupa únicamente por su propio bien, es decir,
antepone su bien individual por encima del bien común, lo cual hace que las personas
que hay a su alrededor acaben perdiendo la confianza e incluso las ganas de estar a su
lado.

La antipatía

Ahora pasamos a la antipatía, otra debilidad destacada que difícilmente va a conseguir


que su entorno se vuelque con ella. Básicamente, una persona antipática cae mal desde
el principio y, aunque se le dé la oportunidad, sigue creando una mala sensación en las
relaciones.

Sin embargo, una persona con carisma denota una mayor fortaleza y las personas que
hay a su alrededor tienen una mayor tendencia a confiar en él y en creer en sus ideas
gracias al gran entusiasmo que desprende.

La anulación de la creatividad
La creatividad es un don que tiene el ser humano, y es precisamente a partir de ella que
aparece la curiosidad y la necesidad de crear y disfrutar de cosas nuevas. La
creatividad es necesaria para poder avanzar y evolucionar tanto como personas
como con respecto a nuestro entorno y desde la perspectiva social, de manera que si
carecemos de ella tan sólo tendremos la posibilidad de seguir los pasos de otras
personas sin poder crear nuestro propio futuro.

La dificultad para concentrarnos

La incapacidad para concentrarnos es conocida como dispersión, y básicamente no es


que sea una debilidad propiamente dicha pero, teniendo en cuenta el modo en que se
desarrolla la sociedad, básicamente supone una mayor tardanza a la hora de conseguir
resultados. Sin embargo, en el caso de que exista simultaneidad de procesos, una mente
menos concentrada y más dispersa tendrá mayor capacidad para conseguir un mejor
desarrollo.

Por esa razón en este sentido quizás no nos podríamos centrar exclusivamente en el que
la dispersión sea una debilidad propiamente dicha, salvo por el hecho de que la mayor
parte de acciones que tenemos que enfrentar en la sociedad actual nos exigen más
concentración que dispersión.

La dificultad para ser ordenados

Otra debilidad es la dificultad para ser ordenados, es decir, esa persona que tiene
problemas para poder administrar su propia vida y su entorno, situación que puede
llegar incluso a crearnos muchos inconvenientes en el día a día.

La falta de confianza

También tenemos la falta de confianza que es uno de los factores que más
negativamente nos puede afectar en nuestro día a día, ya que actúa en nuestra contra
dificultando los cualquier proceso y sobre todo impidiendo la determinación.

Una persona con falta de confianza será una persona que carece de la capacidad
suficiente como para sacar a relucir sus capacidades reales y solucionar los problemas a
los que se enfrenta cada día.

La falta de honestidad

La falta de honestidad es otra de las debilidades que puede tener una persona, y es que
debemos ser conscientes de la importancia que tiene la confianza dentro de en nuestra
sociedad, la cual, una vez se rompe, difícilmente se puede volver a recuperar.

Una persona débil es aquella que tiende a mentir o tergiversar las cosas, y debemos ser
conscientes de que la principal afectada va a ser ella misma.

La falta de humildad
Por otra parte tenemos también la soberbia que básicamente es una muestra clara de que
la persona padece diversas inseguridades y se siente frágil con respecto al resto de la
sociedad. Básicamente se entiende la falta de humildad como un mecanismo de defensa
a través del cual se busca aparentar confianza cuando en realidad no existe.

La falta de paciencia

También es importante que evitemos la premura, es decir, la falta de paciencia, otro de


los problemas habituales que padecemos en la actualidad y que nos hacen débiles.

Tendemos a querer conseguirlo todo rápidamente y tal cual lo necesitamos, y no somos


capaces de dar tiempo a las cosas incluso aunque esto nos garantice que el resultado
será más óptimo.

La falta de puntualidad

Aunque quizás no es tan negativa como otras debilidades que estamos analizando en
esta ocasión, la impuntualidad también es una clara muestra de que la persona no es
capaz de organizar su propia vida.

Se puede deber a que se trata de una persona desordenada o perezosa, pero en cualquier
caso este aspecto perjudicará a terceros, pero sobre todo nos acaba perjudicando más a
nosotros mismos.

La indiferencia

En cuanto a la indiferencia, se trata de otra debilidad puesto que se basa en la ausencia


de empatía. Es una muestra de egoísmo y crueldad en la que la persona valora mucho
más su propio bienestar por encima del bienestar de terceras personas.

Una persona indiferente también acabar recibiendo ese mismo trato por parte de
aquellos que hay a su alrededor, pero no se traduce haciendo desaparecer la empatía de
estas personas, sino que poco a poco lo van dejando de lado y realmente pierden el
interés debido a las muestras de egoísmo y a su comportamiento que puede llegar a ser
incluso insultante para con los demás.

La irresponsabilidad

Finalmente también tenemos la irresponsabilidad como otra de las principales


debilidades, y es que hay personas que tienen dificultad para hacerse responsables de las
consecuencias que tienen sus propias acciones, lo cual también afectará negativamente
tanto a las personas que hay a su alrededor como a sí misma.

Debilidades personales profesionales


¿Cuál es tu mayor debilidad?. Sin duda, es una pregunta que no siempre se sabe
responder de manera correcta. Porque los defectos personales también los llevamos al
campo profesional. Por ejemplo, el ser desorganizados o impuntuales, pueden
generarnos bastantes problemas en el trabajo. De ahí que siempre es necesario saber
cuáles son nuestros defectos y trabajar en ellos para poder mejorarlos.

En una entrevista de trabajo nos preguntarán por nuestros defectos. No hace falta
ni que los memoricemos ni que digamos lo peor de nosotros mismos, porque podrían
perjudicarnos de cara al puesto de trabajo. Tampoco debes mencionar ningún tipo de
debilidad que esté dentro de tu vida personal. Es mejor no hablar directamente sobre
esos defectos, que tienes, pero que estás mejorando. Siempre se suele mencionar eso de:
“…Soy muy perfeccionista”, o “Soy muy trabajador”. No te conviene porque los
entrevistadores están cansados de escuchar siempre lo mismo y pueden anotarlo como
algo negativo, aunque no sea tu intención al decirlo.

Ejemplos de debilidades para entrevista laboral

 Como debemos ser sinceros, si tu problema es la impuntualidad, puedes


mencionarlo pero de manera bien estudiada. Podrás comentar que eres un poco
impuntual pero que gracias a tener una agenda electrónica, con sus alertas, ya
has podido subsanar dicho problemilla.
 Para los despistados, no está de más que también hagan mención de su debilidad
pero siempre amparándose en que las aplicaciones de los dispositivos
electrónicos han mejorado mucho ese defecto personal.
 Si eso de trabajar en equipo no era lo tuyo y te generaba indiferencia, entonces
puedes mencionar que puedes aprender mucho a escuchar diferentes opiniones
para conseguir mejores resultados.
 Comenta que solías ser un poco desorganizado, pero que has seguido una serie
de pautas (que tendrás que exponer brevemente) para cambiarlo. Esto equivale a
que hay un esfuerzo por superar dicha debilidad y el entrevistador lo tendrá muy
en cuenta.

Recuerda que admitir los defectos personales, nos darán más credibilidad. Algo que
la empresa va a valorar. Pero eso sí, intenta preparar tus argumentos, tal y como hemos
señalado en los ejemplos. Ya que no es bueno señalar los que estén directamente
relacionados con el puesto al que optas y comentarlos de manera directa, sin
explicación.

Cómo identificar mis defectos personales

Nos resulta mucho más sencillo el ver defectos en otras personas que en nosotros
mismos. Cuando algo nos molesta de otras personas, podemos sacar algo bueno de todo
ello. Porque podremos ir anotando esas acciones que no nos gustan. Por ejemplo,
cuando vemos que una persona es apática con nosotros o quizás, egoísta. ¿Nos
molesta?, ¿haríamos nosotros lo mismo?. Pues seguro que no.

De este modo, podremos ir anotando cada una de ellas e interiorizándola para no


cometerla de igual manera. Es una forma de ir mejorando nuestros defectos y de
convertirnos en mejores personas. Así que, a modo de resumen, hay que admitir que
para poder llegar a conocernos realmente, necesitamos de las demás personas. De
una manera indirecta, nos harán entender todas las virtudes y los defectos que anidan en
nosotros.

Test debilidades
Debes tomar un papel y lápiz. Tendrás que anotar la letra que va con tu palabra elegida.
Lo haremos en forma horizontal. Una vez completo el test de debilidades, miraremos
cuál es la letra que más domina y leeremos lo que corresponde a dicha letra. Sencillo,
¿no?.

1 A) Ruidoso B) Mandón C) Poco Animado D) Soso


2 A) Indisciplinado B) Antipático C) Poco entusiasmo D) Implacable
3 A) Repetidor B) Resistente C) Resentido D) Evasivo
4 A) Olvidadizo B) Honrado C) Exigente D) Temeroso
5 A) Interrumpe B) Impaciente C) Inseguro D) Indeciso
6 A) Imprevisible B) Frío C) Poco comprometido D) Impopular
7 A) Descuidado B) Terco C) Difícil para contentar D) Vacilante
8 A) Tolerante B) Orgulloso C) Pesimista D) Insípido
9 A) Iracundo B) Argumentador C) Sin Motivación D) Melancólico
10 A) Ingenuo B) Nervioso C) Negativo D) Desprendido
11 A) Egocéntrico B) Adicto al trabajo C) Distraído D) Ansioso
12 A) Hablador B) Indiscreto C) Susceptible D) Tímido
13 A) Desorganizado B) Dominante C) Deprimido D) Dudoso
14 A) Inconsistente B) Intolerante C) Introvertido D) Indiferente
15 A) Desordenado B) Manipulador C) Moroso D) Quejica
16 A) Ostentoso B) Testarudo C) Escéptico D) Lento
17 A) Emocional B) Prepotente C) Solitario D) Perezoso
18 A) Atolondrado B) Mal genio C) Desconfiado D) Sin ambición
19 A) Inquieto B) Precipitado C) Vengativo D) Poca Voluntad
20 A) Variable B) Astuto C) Comprometedor D) Crítico

 Si la mayoría de tus respuestas cuenta con la letra A: Quieres hacer las cosas
de una manera divertida y puedes hablar de todos los temas, sin ningún tipo de
pudor. Pero entre tus máximas debilidades, se encuentra la desorganización.
Además, eres un poco ingenuo y confiado. Si puedes delegar el trabajo en otras
personas, mucho mejor. No eres de los que se quedan con los detalles, a no ser
que estos te interesen. Debes ser más puntual todavía y un poco más organizado.
 Por el contrario, si la mayoría de las respuestas son con la letra B. Te gusta
tener el control sobre todas las cosas. Eres un tanto dominante así como mandón.
Cuando las personas no hacen las cosas como te gustan, entonces tu humor
cambia radicalmente. No te gusta la gente perezosa o vaga, ni tampoco los que
no son leales. Debes mejorar el tener en cuenta la opinión que te den los que te
rodean.
 Si la mayoría de las respuestas es C: Quieres hacerlo todo de manera correcta.
Eres responsable y además, te fijas en los detalles. Te suelen dar grandes bajones
y tienes mucha melancolía. Hay que destacar que otra de tus debilidades es tu
rencor. Lo que ocurre es que te gusta la vida ordenada y cumplir, así como
respetar las normas. Te gustan las personas serias y odias a los superficiales e
impuntuales. Cuentas con una naturaleza sensible.
 Si has obtenido mayor número de respuestas D: Quieres mantener la paz a
toda costa. Eres una persona agradable aunque entre tus debilidades personales
se encuentra la falta de compromiso así como de energía. Cuando nadie quiere
ayudarte te sientes solo y te vendrás abajo, pero lo cierto es que cuentas con la
virtud de ser una persona tranquila. Si las demás personas t