Вы находитесь на странице: 1из 4

“MAESTRÍA EN CIENCIA CON MENCIÓN EN GESTIÓN DE RIESGOS

DE DESASTRES Y RESPONSABILIDAD SOCIAL”

IDENTIFICACIÓN Y ANÁLISIS DE DESASTRES


SIGNIFICATIVOS DE ORIGEN NATURAL Y DE
ORIGEN ANTROPOGÉNICO REGISTRADOS EN EL
MUNDO, EN LA REGIÓN Y EN EL PAÍS”

PARTICIPANTES : Salas Ramos, Rocío Alessandra


Sánchez Zárate, Kemmer Emely
Silva Andia, Ronald Steve

CURSO : Fenomenología del Territorio peruano


UNIDAD : I
FECHA : 23 de Abril de 2018

LIMA - 2018
Eventos en otros países

Evento de origen natural, generados por procesos de geodinámica interna

Terremoto en Japón

Con fecha 11 de marzo de 2011, a las 14:46:23 horas, se suscitó un terremoto de magnitud 9,0
Mw seguido de tsunami, con olas de hasta 10 metros. Tuvo como epicentro un punto en el
océano Pacífico, a 130 kilómetros de Sendai, o 373 kilómetros de Tokio, Japón; a una
profundidad de 32 kilómetros. Duró aproximadamente 6 minutos, siendo el terremoto más
potente sufrido en Japón. Posteriormente, el volcán Karangetang de Indonesia hizo erupción.

Siendo Japón un país expuesto a terremotos y tsunamis, se ha invertido billones de dólares en


medidas de prevención y reducción del riesgo. El Sistema de Alerta de Terremotos de Japón
emitió un aviso a los medios de comunicación del país un minuto antes del evento, lo cual
permitió la evacuación de muchas personas. Asimismo, se tenía construido un muro marino de
12 metros alrededor del 40% del litoral, sin embargo, las olas pasaron por encima de estos,
destruyéndolos.

El tsunami puso en alerta a varios países de la costa del Pacífico, entre ellos Perú. El estado de
California, en Estados Unidos se vio afectado, destruyéndose puertos y playas, embarcaciones y
algunos edificios; asimismo, se registraron inundaciones en Hawai y en Oregon.

En Perú se registraron olas de 15 y 40 centímetros de altura, por lo cual se mantuvo la alerta de


tsunami. Por otra parte, en Chile 280 casas fueron afectadas en Puerto Viejo, sin pérdida de
vidas humanas.

Ilustración 1 Japón posterior al tsunami

El terremoto dejó 15893 personas fallecidas, 2556 personas desaparecidas y 6152 heridos en
Japón, encontrando también que más del 90% de los fallecidos murieron ahogados, siendo en
su mayoría personas mayores de 60 años. Debido al horario del evento, alrededor de 100000
niños fueron separados de sus familias, y 236 quedaron huérfanos. De las personas fallecidas,
se tuvo 378 estudiantes de los niveles primario y secundario, y 158 estudiantes desaparecidos.
Se tiene un estimado de diez billones de dólares en daños, considerando las 45700
construcciones destruidas y 144300 afectadas por el terremoto y sobretodo el posterior
tsunami. Entre ellos, 300 hospitales se vieron afectados y 11 destruidos. Asimismo, 230000
automóviles fueron afectados.

Japón contaba con 51 centrales nucleares, de las cuales 11 se vieron afectadas después del
terremoto. Entre ellas la central Fukushima I, debido a una falla del sistema de refrigeración, por
lo cual se tuvo que evacuar a la población que estaba 20 kilómetros a la redonda.

El acceso a agua potable se perdió en más de 1.5 millones de casas, reduciéndose hasta 1 millón
después de 10 días del evento. La comunicación se vio afectada, mediante líneas celulares y
teléfonos fijos. El internet se restableció gradualmente.

Evento originado por acción humana o antropogénico


Bombardeos en Hiroshima y Nagasaki

En 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, el presidente Harry Truman ordenó el ataque
sobre Japón, los cuales se efectuaron el 6 de agosto sobre Hiroshima y el 9 de agosto sobre
Nagasaki, dejando como resultado 246000 personas fallecidas y 130000 heridas. Muchos de los
fallecidos murieron por patologías atribuidas al envenenamiento por radiación, sólo la mitad
murió durante los bombardeos. Posteriormente, se relacionaron 231 casos de leucemia y 334
casos de otros tipos de cáncer.

Con el bombardeo, Japón anunció su redición, terminando la Segunda Guerra Mundial.

Hiroshima y Nagasaki fueron escogidos por su importancia industrial y militar. Se buscaba


obtener un gran efecto psicológico sobre Japón así como el reconocimiento internacional del
armamento nuclear.

Ilustración 2Hiroshima antes del bombardeo


Ilustración 3Hiroshima después del bombardeo

Treinta minutos después del bombardeo, cayó una lluvia negra llena de polvo, hollín y partículas
altamente radioactivas, contaminando zonas remotas más allá de los 1,6 kilómetros del radio
total de destrucción. Asimismo, provocó incendios en toda la región. Se estima una pérdida de
12,1 kilómetros cuadrados, completamente destruidos.

En mayo de 1949, el parlamento japonés declaró a Hiroshima como “Ciudad de paz” y a Nagasaki
como “Ciudad de la cultura internacional”.

Afortunadamente, este ha sido el único ataque con bombas nucleares efectuado, considerando
las consecuencias inmediatas sobre la población y los efectos tardíos en los sobrevivientes.
Existen muchos debates sobre si fue necesario el uso de las bombas, considerando que Japón
estaba listo para rendirse y una demostración de la potencia de las bombas sobre un territorio
no poblado hubiera sido suficiente para evitar las bajas civiles.

De esta forma, es posible comparar que independientemente del origen de un desastre, los
daños pueden ser muy grandes, y dependerá de la organización y resiliencia de la población y
su gobierno para recuperarse y adoptar medidas de prevención, reducción y preparación ante
el riesgo de desastres.