Вы находитесь на странице: 1из 43

Iom Kipur

El día del perdón.

»» Iom Kipur: ¡Todo lo que necesitas saber!


»» Aprendiendo a perdonar.
»» Iom Kipur y el secreto para una vida feliz.
»» Por qué odiaba Iom Kipur.
»» Iom Kipur: El día para hablar con Dios.
»» El sabor de los recuerdos: Iom Kipur.
Copyright © 2016 por AishLatino.com
Todos los derechos reservados

Preparado con en Jerusalem


por el Staff de AishLatino.com.
CONTENIDO
Iom Kipur: ¡Todo lo que necesitas saber! 5

Aprendiendo a perdonar. 11

Iom Kipur y el secreto para una vida feliz. 17

Por qué odiaba Iom Kipur. 23

Iom Kipur: el día para hablar con Dios. 27

El sabor de los recuerdos: Iom Kipur. 33


IOM KIPUR:
¡TODO LO QUE
NECESITAS SABER!
Es el día más sagrado del año judío. ¡Deberíamos saber
qué estamos haciendo y hacerlo bien!

POR RAV SHRAGA SIMMONS

ÁNGEL POR UN DÍA

¿Qué son los “ángeles”? Los ángeles son seres completamente


espirituales, que tienen el objetivo exclusivo de servir a su
Creador.

En Iom Kipur, cada judío se asemeja a un ángel. Como explica


el Maharal de Praga:

“Todas las mitzvot que Dios nos ordenó [en Iom Kipur] están
diseñadas para remover, en la mayor medida posible, la relación de
una persona con el mundo físico hasta que la persona se asemeje a
un ángel”.

5
IOM KIPUR - AISHLATINO

Así como los ángeles (por así decirlo) se paran derechos, así
también nosotros pasamos la mayor parte de Iom Kipur parados
en la sinagoga. Y así como los ángeles (por así decirlo) se visten
de blanco, así también nosotros acostumbramos a vestirnos de
blanco en Iom Kipur. Así como los ángeles no comen ni beben,
de la misma forma, nosotros no comemos ni bebemos.

CINCO ASPECTOS

Hay cinco áreas físicas de los cuales nos apartamos en Iom


Kipur. Ellas son:

1. Comer y beber
2. Lavarnos
3. Aplicarnos aceites o lociones en la piel
4. Tener relaciones maritales
5. Usar zapatos de cuero

A lo largo del año, pasamos nuestros días enfocados en la comida,


el trabajo, las posesiones materiales superficiales (simbolizadas
por los zapatos) y los placeres superficiales (simbolizados por
los aceites). En Iom Kipur, reorganizamos nuestras prioridades
de acuerdo a lo que realmente importa en la vida.

Como Rab Eliahu Dessler escribe:

“En Iom Kipur el poder de la ‘inclinación negativa’ es disminuido.


Por lo tanto, nuestro anhelo de elevarnos espiritualmente se reafirma,

6
Iom Kipur: ¡Todo lo que necesitas saber!

después de haber estado latente como resultado del efecto del pecado
en el alma. Este rejuvenecimiento de las intenciones le da derecho
a la persona a ser considerada de manera especial y ser perdonada”.

TESHUVÁ Y PERDÓN

Luego del pecado del becerro de oro, Moshé le rogó a Dios que
perdonara al pueblo. Finalmente en Iom Kipur, la expiación fue
conseguida y Moshé bajó el segundo conjunto de Tablas desde
el Monte Sinaí.

Desde aquél día en


adelante, cada Iom Kipur “Si bien Iom
ha traído consigo un poder
Kipur expía las
especial para limpiar los
errores del pueblo judío transgresiones en
(tanto individualmente contra de Dios, esto
como colectivamente) y no incluye los males
dejar la pizarra en blanco. cometidos en contra de
otros seres humanos”.
Si bien Iom Kipur expía las
transgresiones en contra de
Dios, esto no incluye los
males cometidos en contra de otros seres humanos. Es por esto
que la costumbre judía universal —en algún momento antes
de Iom Kipur— es disculparse y buscar el perdón de cualquier
amigo, pariente o conocido a quien podamos haber dañado o
insultado durante el último año.

7
IOM KIPUR - AISHLATINO

EL AYUNO MISMO

El ayuno de Iom Kipur comienza con la puesta del sol y dura


25 horas, hasta el siguiente anochecer.

En la tarde previa a Iom Kipur, es una mitzvá especial comer


una comida festiva.

Para poder hacer tu ayuno más fácil en general, durante el día


anterior, trata de comer algo cada dos horas. En la comida
festiva, come una porción moderada de comida para no acelerar
el proceso de digestión. Tampoco tomes café o bebidas cola,
porque la cafeína es un diurético. Los que acostumbran tomar
mucho café pueden también evitar el temido dolor de cabeza
disminuyendo lentamente la cantidad de café consumido
durante la semana anterior a Iom Kipur.

Generalmente después de comer nos da más sed, así que cuando


termines la comida festiva, deja un tiempo extra antes de la
puesta del sol para beber. También, beber agua tibia con azúcar
puede ayudar a estar menos sediento durante el ayuno.

EN CASO DE ENFERMEDAD

Si alguien está enfermo, y un doctor opina que ayunar puede


ponerlo en peligro, el paciente debe comer o beber pequeñas
cantidades.

8
Iom Kipur: ¡Todo lo que necesitas saber!

El paciente debe tratar de comer sólo 28 gramos (una onza) y


esperar nueve minutos antes de comer nuevamente. Una vez
que hayan pasado nueve minutos, puede volver a comer esta
pequeña cantidad, y así sucesivamente a lo largo del día.

En cuanto a beber, él debe tratar de beber menos de lo que el


Talmud llama “meló lugmav”, la cantidad que llenaría la mejilla
inflada de una persona. Si bien esta cantidad varía entre persona
y persona, es aproximadamente 35 ml (un poco más que una
onza de líquido) y debe esperar nueve minutos antes de volver
a beber.

¿Por qué consumir pequeñas cantidades hace una diferencia?


En la ley judía, el acto de “comer” es definido como “consumir
cierta cantidad en cierto período de tiempo”. De otra manera,
no es comer, es “picar”, lo cual, a pesar de que también está
prohibido en Iom Kipur, es menos severo cuando la salud está
en juego.

La razón para todos estos tecnicismos es porque comer en Iom


Kipur está considerado como una de las prohibiciones más
serias en la Torá. Así que, aunque hay lugar para ser menos
severo en ciertas situaciones, aún así tratamos de minimizarlo.

Nota que comer y beber son tratados como actos independientes,


lo que significa que el paciente puede comer y beber al mismo
tiempo durante esos nueve minutos, y las cantidades no se

9
IOM KIPUR - AISHLATINO

suman. Habiendo dicho esto, si estas pequeñas cantidades


son insuficientes, el paciente puede incluso comer y beber
regularmente. En tal caso, la persona no hace Kidush antes de
comer, pero si recita birkat hamazón, ‘la bendición después de la
comida’, insertando el párrafo de “yaalé veyavó”.

¿Y qué pasa en un caso en el cual la opinión del paciente


discrepa con la del doctor? Si el paciente está seguro que debe
comer para prevenir peligro a su salud, entonces nos apoyamos
en su palabra, incluso si el doctor está en desacuerdo. Y en la
situación opuesta —si el paciente se niega a comer a pesar de
las advertencias del doctor— entonces convencemos al paciente
de que coma, ya que es posible que su juicio esté afectado por
la enfermedad.

¡Les deseo un ayuno fácil y un Iom Kipur significativo!

10
APRENDIENDO A
PERDONAR
Cinco formas de perdonar este Iom Kipur.

POR SARA DEBBIE GUTFREUND

Pasó justo antes de mi primer examen en la universidad. Abrí


el pequeño refrigerador, tomé una botella de agua de la caja
que compartía con mi compañera de cuarto y la bebí mientras
miraba mis apuntes por última vez. Mientras la bebía, mi
compañera entró y mi miró completamente horrorizada.

“¿Estás bebiendo de la botella que tiene una X?”, dijo,


arrojándose sobre mí para agarrar la botella.

“¿Qué X? ¿De qué hablas?”, pregunté.

“Puse algo en esa botella que me ayuda a dormir. No tuve la


oportunidad de decirte, pero por eso puse esa X grande en ella”,
explicó.

Miré a mi compañera, una niña tímida y estudiosa de una

11
IOM KIPUR - AISHLATINO

ciudad sobre la que jamás había oído. El primer día, mientras


estábamos sentadas en nuestro cuarto, me dijo: “Eres la primera
judía que conozco”. Siendo yo de Nueva York, el comentario
me pareció absurdo, pero ella era la primera católica religiosa
que se hacía amiga mía y mi ignorancia también le debe haber
extrañado.

Traté de reconciliar sus plegarias nocturnas y sus afiches


espirituales con la idea de que había puesto drogas en una
botella de agua mineral. Bajé la mirada hacia mis notas y la
volví a mirar. Podía escuchar la voz del profesor resonando en
mi mente: No hay recuperatorios para este examen.

“Lo siento”, dijo suspirando.

Cerré mi cuaderno y me paré. Me sentía bien, pero estaba


empezando a ponerme nerviosa. Y enojada. “¿Cuánta droga
pusiste?” pregunté, poniendo la silla en su lugar.

“Te vas a quedar dormida”, dijo con convicción.

“Tengo un examen en diez minutos. Tengo que hacerlo. ¡No


puedo creer que hayas hecho algo así!”. Me puse mi chaqueta.
“Marqué la botella, te lo iba a decir”, musitó.

“Sí, pero no me dijiste. Ahora voy a fracasar por tu culpa.

Azoté la puerta detrás de mí mientras escuchaba su última

12
Aprendiendo a perdonar

súplica: “Lo siento mucho, pero no deberías ir. Te quedarás


dormida allí”.

De alguna manera terminé el examen, luchando para


mantenerme despierta. Por fortuna era de selección múltiple y
pude aprobar. Después, cuando me acosté y finalmente dormí,
sentí la primera llama de resentimiento recorrer todo mi ser. Y
me pregunté cómo toleraría el resto del año con una compañera
de cuarto como ella. Durante un par de semanas hice lo mejor
que pude para ignorarla, más allá de un par de frases aquí y
allá. Yo continué con mi vida y ella con la suya. Pasé las botellas
de agua a mi escritorio. Me quedé despierta hasta tarde y me
levanté temprano.

Hasta la víspera de Iom Kipur...

Estaba saliendo del cuarto cuando mi compañera elevó la


mirada hacia mí, por sobre sus libros.

“¿Por qué estás bien vestida? No es el Shabat judío aún”.

Me paré con la mano en el picaporte y me miré en el espejo.


Me vi con mi cárdigan blanco. Vi el majzor en mi mano y
luego vi mi cara, enojada, esquiva, resentida. Miré hacia el piso.
Estoy tan avergonzada de mí misma, advertí. Ni siquiera puedo
mirarme en el espejo. De repente me di cuenta lo difícil que debe
ser vivir conmigo. Mi alarma suena todos los días antes del
amanecer. La luz sobre mi cama que mi compañera de cuarto

13
IOM KIPUR - AISHLATINO

no podía tocar durante Shabat. Mi presumido grupo de amigas


que visitaban los sábados por la noche sin siquiera saludarla.
Mi naturaleza engreída que se demostraba en mi vestuario de
marca y en mi impaciencia. Volví a levantar la mirada, hacia el
espejo, y pensé: es difícil vivir conmigo.

“No, esta es otra festividad”.


“Piensa en Iom Kipur Es Iom Kipur. Estoy a
como un mirador en la punto de pedirle perdón a
cima de una montaña Dios y ni siquiera puedo
que has escalado mirar a mi compañera de
durante todo el año”. cuarto a los ojos. Es Iom
Kipur. Estoy a punto de
rezar durante horas. A
punto de ayunar. A punto
de rogar por mi vida. Y ni siquiera puedo mirarme en el espejo.

Apoyé mi majzor en mi escritorio y me senté. Miré a mi


compañera de cuarto y abrí la boca para disculparme, pero las
palabras no salían. Ni siquiera sabía lo que decir. Nos sentamos
por un momento mientras el sol comenzaba a bajar y yo empecé
a entrar en pánico. Iom Kipur estaba a punto de comenzar y yo
ni siquiera podía hablar.

Pero mi compañera pareció percibir mi lucha. “Está bien”, dijo.

“Lo siento”, le dije finalmente.

14
Aprendiendo a perdonar

“Lo sé, está bien. ¿Tu luz queda prendida para esta festividad
también?”, preguntó mirando hacia la lámpara junto a mi cama.

“Sí. Gracias. Gracias por ser una compañera tan buena”. Ella
sonrió mientras yo me apuraba a salir.

Es Iom Kipur. Un tiempo para perdonar y aceptar el perdón.


Un tiempo para relajarse y dejarse llevar.

He aquí cinco caminos para perdonar:

1. Mírate en el espejo. Reconoce que es difícil vivir contigo,


que tienes imperfecciones y limitaciones con las que los demás
tienen que lidiar todo el tiempo. Perdona las debilidades de los
demás al igual que pasas por alto tus propios errores.

2. Piensa en grande. Piensa en Iom Kipur como un mirador en


la cima de una montaña que has escalado durante todo el año.
Ve los días y sus momentos desplegados frente a ti. Prepárate
para ver esta gran imagen de tu vida. Tus mayores objetivos.
Tus creencias. Ve a cada persona en tu vida como parte de
esa imagen. ¿Qué lección has aprendido de ella, incluso si
aprenderla fue una experiencia dolorosa? ¿Qué mensaje te está
enseñando Dios al poner a esta persona en tu vida?

3. Di algo. Pedir perdón no requiere una carta larga ni un


discurso planeado con meticulosidad. A menudo con sólo “decir
algo” alcanza. Lo que sea. Lo siento. Volvamos a comenzar.

15
IOM KIPUR - AISHLATINO

Quiero que hablemos. Es ese primer paso lo que socava el


resentimiento arraigado.

4. Rompe el ciclo. En ocasiones, la dinámica de nuestra relación


con las personas que amamos no es buena. Incluso si sientes
que tienes razón, rompe la dinámica. Deja de tener la misma
discusión una y otra vez. Ten la valentía para dejar la culpa de
lado y decir: comencemos de nuevo. “Locura no es hacer lo
mismo una y otra vez esperando un resultado diferente, locura
es hacer lo mismo una y otra vez sabiendo muy bien el resultado
que obtendrás”. Anónimo.

5. Perdona a la vida. En ocasiones sentimos resentimiento


hacia otras personas por circunstancias de nuestra propia vida.
Es más fácil culpar a las personas que enfrentar nuestras propias
desilusiones. Necesitamos ir un paso más allá. Necesitamos
perdonar a Dios por todas nuestras frustraciones y nuestros
desafíos. Perdonarlo por ocultar Su rostro cuando más lo
necesitamos. Perdonarlo por las ocasiones en que aparentemente
nos abandonó por completo. Cambiar nuestra actitud y decir
gracias. Por la vida. Por otra oportunidad. Por el mismísimo
regalo del perdón. Golpear incesantemente en la puerta que se
cierra en Iom Kipur. Dios quiere perdonarnos y que nosotros
perdonemos.

16
IOM KIPUR Y EL
SECRETO PARA UNA
VIDA FELIZ
La conexión entre la envidia y el día más sagrado del
año.

POR RAV BENJAMÍN BLECH

¿Quieres saber cuál es el secreto para tener una vida feliz?

Extrañamente, podemos derivar la respuesta de Iom Kipur, el


día que parece estar dedicado a privarnos de todo placer. Pero
para entender bien la respuesta, debemos entender primero el
propósito fundamental de este último día de los 10 días de
arrepentimiento.

No es coincidencia que la cantidad de días designados por


la tradición judía para la introspección y el crecimiento se
corresponda exactamente con la cantidad de mandamientos
que Dios esculpió en las Tablas de la ley que nos dio en el
Monte Sinaí. Recordemos que estos 10 mandamientos son el
resumen perfecto de la receta para vivir con rectitud.

17
IOM KIPUR - AISHLATINO

Los 10 días desde Rosh HaShaná hasta Iom Kipur nos brindan
la oportunidad de separar un día para cada una de las categorías
a las que se alude en el Decálogo.

Comenzamos nuestra travesía espiritual en los dos primeros


días de Rosh HaShaná, enfatizando nuestro compromiso
con los dos primeros mandamientos. Enfatizamos nuestra
dedicación a la existencia de Dios, así como a su unicidad: “Yo
Soy Hashem tu Dios” y “No tendrás otros dioses delante de
Mí”, al tocar el shofar y reconocer su reinado y juicio Divino.

Con cada día que pasa continuamos la progresión de los 10


mandamientos hacia niveles cada vez más altos. La secuencia
del Decálogo —explican nuestros rabinos— está basada en la
hipótesis divina de que cada paso que damos en un programa
espiritual de perfeccionamiento, nos permite elevarnos cada
vez más. Así como el entrenamiento físico lleva al dominio de
tareas más arduas y extenuantes, nuestro código moral avanza
con desafíos cada vez mayores y más exigentes.

El décimo y último mandamiento “No codiciarás”, que


requiere que controlemos no sólo nuestras acciones y palabras
sino también nuestros pensamientos, es claramente el más
intimidante y difícil de todos. Sin embargo, dado que nos insta
a eliminar la envidia y dado que intenta convencernos de lo
tonto que es que pasemos la vida acumulando más y más de las
cosas que otros poseen, es casi con seguridad el más relevante
de los mandamientos en nuestro tiempo.

18
Iom Kipur y el secreto para una vida feliz

“No codiciarás” corresponde a Iom Kipur, el décimo y último


día de los 10 días de arrepentimiento. Y merece ser el centro de
nuestra atención durante Iom Kipur, porque sólo dominando
su mensaje podemos ansiar alcanzar la autorealización y la
felicidad.

¿Qué es, después de todo, lo que hace que tanta gente se sienta
fracasada? En un nivel superficial, la conjetura es que estamos
deprimidos porque necesitamos cosas que no poseemos. La
verdad es que no es así. Nuestra obsesión por adquirir riqueza
tiene mucho menos relación con nuestros deseos personales
que con nuestro rechazo a tener menos que los demás. Tenemos
que enfrentar la verdad de que, como lo expresa Frank Ross,
“no es tanto lo que no tenemos, sino lo que tienen los demás lo
que genera la infelicidad”.

Un estudio sicológico fascinante prueba el punto. La siguiente


pregunta se le planteó a una muestra representativa de personas:
¿Preferirías ganar $100.000 dólares cuando todos ganan $50.000
o $200.000 cuando todos los que te rodean ganan $400.000?
El estudio dejó en claro que la pregunta asumía que el costo de
vida y de los bienes era el mismo. Una persona racional elegiría
la segunda opción, en la que ganaría más dinero pero menos
de lo que ganarían quienes la rodean. Así, ¡tendría el doble de
dinero para gastar! Pero la mayoría de las personas eligió la
primera opción. ¡El factor más importante era simplemente ser
más rico que el resto!

19
IOM KIPUR - AISHLATINO

Esa es la razón por la cual una industria que mueve miles de


millones a nivel mundial tiene como objetivo la propagación
sistemática de la envidia, la aceptación del décimo mandamiento,
que ahora es “Codiciarás”. El nombre de la industria es la
publicidad. Su objetivo, como lo admite con franqueza el gurú
B. Earl Puckett, es este: “Nuestro objetivo es hacer que los
hombres y las mujeres sean infelices con lo que tienen”.

Las modas cambian después de unos meses. Lo que en un


momento está de moda, al siguiente ya es viejo. Una semana
eres un paria si no usas un cierto tipo de zapatillas. A la semana
siguiente eres obsoleto y raro si no te pasaste a otra marca. ¿Por
qué tienes que tener siempre otra cosa? Porque las grandes
empresas necesitan consumidores. Entonces, los consumidores
tienen que aprender a necesitar cosas en lugar de tener que
satisfacer sus necesidades reales.

No es ningún secreto a qué emoción apelan los anuncios


comerciales. Gucci tuvo el coraje suficiente para admitirlo
cuando llamó “Envidia” a un nuevo perfume que introdujo
al mercado. Es destacable que lo que la Torá identificó como
la causa humana básica del sufrimiento —el pecado de la
envidia— se haya convertido en el sentimiento que la era de la
publicidad desea que abracemos.

¿Cuántas veces al día se nos dice que “no seamos felices con
lo que tenemos” porque los demás tienen más? Thomas Clapp
Patton, en su libro Envy Politics, nos revela la asombrosa cifra.

20
Iom Kipur y el secreto para una vida feliz

Un norteamericano promedio ve aproximadamente unas 3.000


publicidades al día. Los periódicos de las grandes ciudades
tienen entre un 70 y un 90 por ciento de publicidades en lugar
de noticias. El mensaje subliminal es siempre el mismo: tanto
si lo necesitas como si no, no dejes de tener lo que tienen los
demás.

Si el deseo de algo está basado en una necesidad, entonces la


satisfacción de ese deseo trae alegría. Sin embargo, si el objetivo
es simplemente poseer lo que tienen los demás, entonces,
estamos destinados a la desilusión y a una insatisfacción aún
mayor. Siempre hay alguien que tiene un poco más, lo suficiente
al menos para despertar en nosotros una cantidad de envidia
que no nos deja estar satisfechos con lo que tenemos.

Un estudio publicado en Psychological Science confirmó algo que


deberíamos haber reconocido intuitivamente. “Las cosas que
nos enseñan a creer que nos harán felices, como tener un carro
nuevo cada año y comprar los últimos gritos de la moda, no
nos hacen felices realmente. Por el contrario, comprar artículos
de lujo tiende a ser un ciclo infinito de competitividad en el
que los vecinos tienen un carro bonito y ¡BUM!, de repente tú
también quieres uno.

Entonces, ¿cuál es el secreto de la verdadera felicidad? La fe


en un poder supremo está bien arriba en la lista. El optimismo
basado en la creencia en Dios, vale más que un millón de
dólares en el banco. El sentimiento de valor propio enraizado

21
IOM KIPUR - AISHLATINO

en un compromiso a una vida vivida con valores, brinda mucha


más satisfacción que cantidades ilimitadas de cosas que llenan
nuestros armarios.

¿La conclusión? Las recompensas espirituales obtenidas a través


de una visión religiosa son mucho mayores que los beneficios
expuestos seductoramente ante nosotros en los comerciales con
los que somos bombardeados a diario, con sus encantadoras y
falsas promesas.

Es por eso que necesitamos tanto a Iom Kipur, para reacomodar


nuestras prioridades. Es un día en el que demostramos que
podemos dominar nuestras necesidades físicas. Elegimos rezar
en lugar de comer. Elegimos la comunión con Dios en lugar
de más dinero. No usamos nuestras joyas ni adornos para que
nadie envidie las posesiones de los demás. No nos concentramos
en las cosas que deseamos y no nos pertenecen, sino en las
bendiciones que Dios ya nos ha dado y que pueden brindarnos
tanta alegría si tan sólo las apreciamos.

Es por eso que, irónicamente, el día de Iom Kipur, con todas


sus privaciones, nos enseña el significado real de la felicidad y
la satisfacción.

22
POR QUÉ ODIABA
IOM KIPUR
Iom Kipur me hacía sentir como un fraude, pero este
año es diferente.
POR ELIANA CLINE

Yo odiaba Iom Kipur. Cada año, después de escuchar el shofar


y de volver rápido a casa para comer, daba secretamente un
gran suspiro de alivio. Finalmente había terminado —toda la
miseria, el mal humor y el miedo— hasta el año siguiente. Y
más adelante, cuando terminaba Pésaj, comenzaba nuevamente
con la cuenta regresiva hasta el temido día que se asomaba en
el horizonte.

Odiaba Iom Kipur porque me hacía sentir como un fraude.


Golpeaba mi pecho durante todo el día enumerando mis pecados
y prometiendo arrepentimiento, pero en mi corazón, sabía que
apenas terminara el ayuno todo continuaría igual. No creía en
la posibilidad de cambiar; sentía que no merecía realmente la
vida y que nunca sería capaz de redimirme. Entonces, pasaba el
día entero ansiosa esperando a que terminara, odiándome por
ser un fraude de tal magnitud.

23
IOM KIPUR - AISHLATINO

Pero este año es diferente. Por alguna oscura razón, estoy ansiosa
de que llegue Iom Kipur. No me preparé como “debería haberlo
hecho”, ya que no tengo / no me hice / no encontré / no creé el
tiempo para hacer un recuento espiritual y reflexionar. Me dejé
estar y no aproveché el poder de los 10 días de teshuvá. Pero
por alguna razón, no temo a que llegue el día. ¿Por qué no?

Durante este año he recibido muchas bendiciones en mi vida


y he sido más proactiva que nunca. Todavía me siento culpable
por las muchas horas que desperdicié, pero definitivamente fui
más productiva con mi tiempo. Leí más y compré menos, pese
a que igualmente dormí demasiado.

Pero lo más importante de todo es que este año sí vi destellos de


mi propia gloria. Me vi en algunos momentos siendo compasiva,
capaz y poderosa. Me vi siendo una amiga comprensiva, una
esposa amorosa y un alma abierta. Me vi conectándome con las
personas en momentos de fragilidad y quiebre, de alma a alma.
Empujé los límites que yo misma me había fijado en base a mi
percepción de lo que era posible, volví a retomar las relaciones
que había abandonado y realicé tareas que me creía incapaz de
hacer.

También vi mi pequeñez. Vi mi tendencia a ser crítica y fría,


así como mi capacidad para ser dura y cruel. He visto el dolor
que he causado a otros y a mí misma con esas actitudes; la
tristeza, la depresión, la hostilidad. Vi mi aletargamiento, mi
desconexión y mi autocompasión.

24
Por qué odiaba Iom Kipur

Pero este año, mi oscuridad está yuxtapuesta con mi luz. Me doy


cuenta que el cambio es realmente posible. No estoy destinada
al aislamiento, a la maldad y a la insignificancia.

Este Iom Kipur puedo sentir el dolor por no estar en un estado


de conexión y puedo asumir responsabilidad por mis decisiones.
Puedo decirle a Dios: “Esta no soy yo”, y decirlo en serio. Estoy
arrepentida; no por miedo,
sino por un deseo genuino
de conexión, amor y
trascendencia. Ponerme en
“Este Iom Kipur
contacto con mi potencial puedo sentir el dolor
interno me ha permitido por no estar en un
sentir tristeza por mis estado de conexión
elecciones pasadas. y puedo asumir
responsabilidad por
El Talmud enseña que
en Iom Kipur somos mis decisiones”.
comparados a los ángeles,
pero nunca entendí
realmente la comparación hasta ahora. En Iom Kipur todas
las responsabilidades y tareas diarias son removidas; es un
día en el que trascendemos lo físico y vivimos absolutamente
concentrados en el objetivo. Como si fuésemos ángeles, en Iom
Kipur tenemos una sola misión: rezar, pensar y conectarnos con
Dios y nuestra alma.

Con esto viene una sensación de libertad y serenidad, una

25
IOM KIPUR - AISHLATINO

sensación de alegría producto de cumplir con nuestro propósito


más elevado.

Y hay alegría porque, no importa cuán lejanos y desconectados


estemos, siempre podemos volver. Independientemente de la
cantidad de capas que nos envuelvan y de la cantidad de ira
que nos consuma, no estamos atascados. Todavía existe una
posibilidad.

Estoy excitada por el año entrante, esperanzada por el


crecimiento que me espera y ansiando celebrar durante Sucot
el amor y la conexión que ha sido restablecida.

26
IOM KIPUR: EL DÍA
PARA HABLAR CON
DIOS
Lo que tenemos que hacer en Iom Kipur es disculparnos,
no arrepentirnos.
POR RAV DOVID ROSENFELD

Hace unos veinte años, cuando nació nuestro segundo hijo,


vivíamos en un complejo habitacional en Baltimore con muchas
otras familias judías ortodoxas jóvenes.

Siempre que una familia era bendecida con un hijo, las otras
le preparaban cenas para dos semanas. En aquella ocasión,
agradecimos mucho por haber sido receptores de esa bondad,
que también habíamos hecho muchas veces antes y muchas
después.

Una noche, durante esas dos extenuantes semanas, la cena


no llegó. Resultó ser que la mujer que se había ofrecido para
prepararnos la cena esa noche lo olvidó. Por supuesto, cuando
se le pidió que preparara la cena ella aceptó, pero apenas colgó
el teléfono se olvidó por completo.

27
IOM KIPUR - AISHLATINO

La verdad, en ese momento no nos importó mucho. Descubrimos


que, al cocinar para los demás, las personas tienden a cocinar
de más para no correr riesgos. Como resultado, durante esas
dos semanas básicamente nos inundaron con una cantidad tal
de comida que ya no sabíamos qué hacer con ella. Al final, no
recibir otra olla llena de pollo y arroz fue un alivio que nos
permitió atacar nuestra creciente colección de sobras.

Sin embargo, la pobre mujer que se olvidó de nosotros


no encontraba consuelo. Estaba mortificada por haber
decepcionado a una familia judía en un momento de necesidad.

Desde ese momento, durante todos los años que nos quedamos
en Baltimore, mi esposa notó algo extraño en ella. La mujer
básicamente comenzó a evitar a mi esposa, asegurándose de
no volver jamás a estar cara a cara con ella. Estaba demasiado
avergonzada (en su mente) por habernos defraudado tanto.

Ahora bien, estoy bastante seguro de que esa mujer nunca


repitió el error. Sin lugar a dudas, ella compró una agenda y
comenzó a atar hilos en sus dedos, comenzó a escribir notas
en el refrigerador, etc. ¿Quién quiere volver a pasar semejante
vergüenza?

Pero ella no logró hacer una cosa: confesarse ante las personas
que había defraudado (o, al menos, que creyó haber defraudado).
En lugar de hacerlo, simplemente evitó a mi esposa, sin siquiera
darle la oportunidad para que le explicara lo intrascendente que

28
Iom Kipur: El día para hablar con Dios

había sido todo el asunto para nosotros. Ellas se habrían reído


juntas y habrían continuado sus vidas felices. Sin embargo,
esta mujer se alejó y mi esposa, por su parte, tampoco se sintió
cómoda como para acercarse a ella.

Tendemos a pensar
que el arrepentimiento
“Lo que hacemos
es el equivalente a las
resoluciones de año nuevo: en Iom Kipur no es
una oportunidad para arrepentirnos, sino
corregir nuestros errores disculparnos. El
del pasado y comenzar arrepentimiento es
desde cero. Este año será sólo la demostración
mejor, será distinto. No
de que tu disculpa
repetiremos los mismos
errores e indiscreciones fue sincera”.
del año pasado. Y nunca
tendremos que volver
a tolerar la incomodidad de vivir con las consecuencias de
nuestros errores.

Pero eso es sólo una parte de ello. El arrepentimiento no sólo


implica introspección y crecimiento, implica también reparar.
Significa enfrentar a quien has defraudado (y esto incluye
también a Dios) para pedirle perdón y enmendar la relación.

Maimónides describe la obligación de confesar de la siguiente


manera: “[La persona debe decir] ‘por favor, Dios, he pecado,

29
IOM KIPUR - AISHLATINO

transgredido, y me rebelé ante Ti haciendo tal y cual cosa…’”


(Leyes de arrepentimiento 1:1). Tienes que erguirte y hablar
con Dios, así como con todas las personas que hayas defraudado.
Debes retornar a Él y pedirle perdón. Arreglarás tu futuro
también, pero primero tienes que arreglar tu pasado.

Lo que hacemos en Iom Kipur no es arrepentirnos, sino


disculparnos. En la sinagoga recitamos la confesión (vidui) diez
veces durante el día. Nos paramos ante Dios y decimos: “Lo
siento, esto es lo que he hecho…”. Por supuesto, disculparnos
sin intentar mejorar a futuro no sirve de mucho, pero debemos
comenzar pidiendo disculpas, parados frente a Dios. El
arrepentimiento es sólo la demostración de que tu disculpa fue
sincera.

Al comienzo de sus Leyes de arrepentimiento, Maimónides


escribe:

Todos los mandamientos de la Torá —tanto los positivos


como los negativos—, si una persona transgrede uno de ellos,
consciente o inconscientemente, cuando se arrepiente y desea
enmendar su pecado, está obligada a confesarse ante Dios,
bendito sea Él.

En una obra supuestamente sobre arrepentimiento,


¡Maimónides no menciona en ningún lugar el arrepentimiento
en sí! Prácticamente lo pasa por alto, enfocándose por completo
en nuestra obligación de confesar. De nuevo, la razón es que la

30
Iom Kipur: El día para hablar con Dios

esencia de Iom Kipur no son las resoluciones personales ni la


introspección, sino pararse y hablar con nuestro Creador.

Debemos decirle a Dios quiénes somos, en dónde estamos en


la vida y las cosas que necesitamos mejorar. Y, naturalmente,
debemos efectivamente mejorar, asumiendo que nuestras
palabras son sinceras.

Todos sabemos lo difícil


que es estar cara a cara “La esencia de
con una persona que
hemos defraudado. ¿Cómo
Iom Kipur no son
rompemos el hielo? ¿Quién las resoluciones
sabe cómo reaccionará? personales ni la
introspección, sino
Preferiríamos pasar el pararse y hablar
resto de la vida evitando a con nuestro
nuestras víctimas en lugar
de volverlas a ver.
Creador”.

Felizmente, con Dios es


distinto. Dios es amoroso y paciente y espera ansiosamente
nuestra disculpa. “Dios no avergonzará a un corazón roto y
humillado” (Salmos 51:19).

A diferencia de lo que ocurre con las personas que hemos


defraudado, disculparnos ante Dios es bastante fácil y la
disculpa es bien recibida. Además, Él de todas maneras sabe

31
IOM KIPUR - AISHLATINO

lo que hicimos. El arrepentimiento comienza con la disculpa.


Habla con la persona que has defraudado, discúlpate por tus
errores y la mejora vendrá a continuación.

32
EL SABOR DE LOS
RECUERDOS: IOM
KIPUR
Recetas para antes y después del ayuno.

POR SILVIA GINERMAN

La comida de la víspera de Iom Kipur es una mitzvá (precepto)


tan importante como el ayuno mismo. Según el Talmud, “todo
aquel que come en la víspera de Iom Kipur y ayuna en Iom
Kipur se le considera como si hubiera ayunado dos días”. En
la mesa, la familia come silenciosa y pacíficamente. Cada uno
debe prepararse con serenidad para el día más solemne del año.

Procuramos servir alimentos suaves al paladar, que no provoquen


sed, para hacer más llevadero el ayuno.

Para esta comida, sugerimos un plato de pollo asado con kniches


de papa y kugel de fideos dulce. Para terminar, servimos onik
leicaj (torta de miel) con un vaso de rico té.

Se debe comenzar el ayuno cuando aún es de día, antes de la

33
IOM KIPUR - AISHLATINO

puesta del sol y prolongarlo hasta la noche siguiente, luego de


la aparición de tres estrellas medianas juntas.

Se encienden las velas, pronunciando las bendiciones adecuadas


y se va al Templo de manera tal que se llegue antes de la puesta
del sol para compartir la oración del Kol Nidre.

Dijeron los Sabios: “Una voz sale del Cielo al finalizar Iom
Kipur, diciendo: ‘Ve y come con alegría tu pan, pues todos tus
pecados han sido perdonados por Dios’.

Al volver al hogar, serviremos primeramente té con torta de


miel y luego, la comida para la que recomendamos el tzimes
(guisado) de papas y ciruelas con pequeñas albóndigas de carne.

***

MASA BUENA (PARA LOS KNICHES DE PAPA)

Hay recetas que nos salvan de todos los aprietos. Que si no te


da el tiempo. Que si estás cansada. Que si quieres salir rápido
de la cocina. Todo vale y hay que considerar la posibilidad de no
contradecirse. Este comentario es oportuno, ya que la receta que
te convido en esta página, es especial para todas las ocasiones.
Recuerdo que la hacía mi abuela cuando la mesa donde amasaba
me llegaba a la altura de mis ojos. ¿4 o 5 años tendría? Con esta
masa, hacía de todo: kniches de papa, kniches de cebolla, las
pascualinas, los pasteles, los pastelitos y los kreplaj de carne

34
El sabor de los recuerdos: Iom Kipur

que nos deleitaban a todos. De los kreplaj te cuento que los


hacía con tal rapidez y todos tan parejitos, que me parece verla
todavía con su enorme delantal blanco y la olla humeante de
agua hirviendo esperando su obra de arte. Entre los recuerdos
del paladar y de mi memoria, juntos con los sentimientos, me
entenderás por qué llamo a esta masa “masa buena”.

INGREDIENTES:

• 2 tazas de harina
• 3 cucharaditas de polvo de hornear
• 1⁄2 cucharadita de sal
• 1⁄2 taza de agua hirviendo
• 1⁄2 taza de aceite
• Fécula de maíz, cantidad necesaria

ELABORACIÓN:

Ponemos en un bol la harina, polvo de hornear y sal y


mezclamos. En la taza de medida, ponemos el agua hirviendo
y el aceite y lo volcamos todo junto sobre los ingredientes
secos. Mezclamos bien y formamos la masa. La espolvoreamos
con fécula de maíz y estiramos. Seguimos espolvoreando con
fécula y algo de harina, doblamos y estiramos nuevamente. Así
procedemos 3 veces, si queremos una masa hojaldrada, como
para pastelitos, la tapa de los pasteles y los kniches. Para la base
de pasteles o para kreplaj, no vale la pena hojaldrar, porque no
lucirá. Simplemente la estiramos y espolvoreamos hasta que

35
IOM KIPUR - AISHLATINO

tenga buen cuerpo para trabajarla.

FREEZER: Dependiendo del relleno que tenga, es una masa


buena para conservar.

***

KNICHES DE PAPA

Los kniches de papa son ese tipo de bocados que nos encanta.
Son como paquetitos rellenos, y el arte está en darle forma
redonda, como un medallón. Tanto como guarnición de una
porción de pollo o pescado, o más pequeñitos, en el copetín,
siempre son bienvenidos.

También podemos hacerlos en forma de shtrudel, quiere decir,


arrollados largos que luego cortaremos en porciones para servir.

INGREDIENTES:

• 1 receta de “Masa buena” (ver receta anterior)


• 1⁄2 kg de papas
• 2 tazas de cebolla picadísima y rehogada
• Sal y pimienta
• Yema para pintar la masa
• Semillas de sésamo para rociar

ELABORACIÓN:

36
El sabor de los recuerdos: Iom Kipur

Preparamos la Masa buena como indica la receta y la estiramos


bien fina formando un rectángulo. Cocinamos las papas peladas
y hacemos un puré, al que agregamos la cebolla picadísima y
rehogada, sal y pimienta blanca, a gusto. Mezclamos bien y
distribuimos una parte del puré sobre un borde de la masa,
arrollamos dos veces y cortamos la masa a lo largo, formando de
esta manera un arrollado largo. Procedemos así hasta que se nos
acabe la masa y el puré. Podemos pintarlos con yema, rociarlos
con sésamo y cocinarlos así, como arrollados, pinchados con un
tenedor grueso, cada 5 cm, marcando las porciones.

Para hacer los kniches pequeños, cortamos los arrollados cada


5 cm y cerramos la abertura de la masa por arriba, hundiendo
el dedo y por abajo, uniendo los bordes.

Pintamos con yema, rociamos con sésamo y cocinamos en


horno moderado, hasta que queden bien dorados.

¿Viste qué fácil que es hacerlos?

FREEZER: Podemos conservarlos hasta 3 meses.

***

KUGEL DE FIDEOS DULCE

Nunca podré terminar de definir si se trata de un plato de

37
IOM KIPUR - AISHLATINO

entrada, un plato caliente o un postre. Porque para la entrada es


rico frío, pero es dulce; como plato caliente... podría ser, y como
postre, también: frío, tibio o caliente. Lo comemos a toda hora.

INGREDIENTES:

• 1⁄2 kg de nidos de fideos gruesos


• 4 huevos
• 2 cucharadas de azúcar rubia
• 1 cucharada de azúcar blanca
• 1 cucharadita de canela en polvo
• 1 cucharadita de sal
• 1 taza de vino dulce
• 1 taza de pasas de uva
• 1⁄2 taza de pasas de ciruela tiernas picadas

ELABORACIÓN:

Cocinamos los fideos en agua hirviendo con 1 cucharadita de


sal,

hasta que estén “al dente” (como dicen los italianos y queda
clarísimo). Escurrimos y ya tenemos pronta la mezcla que te
cuento:

Ponemos en un bol los huevos y los batimos apenas hasta


espumarlos. Agregamos el azúcar rubia y el azúcar blanca,
canela, vino, pasas de uva y de ciruela.

38
El sabor de los recuerdos: Iom Kipur

Mezclamos bien y volcamos en este batido, los fideos recién


colados. Revolvemos suavemente con cuchara de madera y
volcamos toda la preparación en un molde de horno aceitado.
Cubrimos con papel aluminio sujetándolo bien en los bordes y
cocinamos en horno moderado, durante 30 minutos.

Cuando lo retiramos del horno, lo dejamos tapado 10 minutos


y luego levantamos el papel aluminio, con cuidado de no
quemarnos con el vapor que levanta.

FREEZER: Podemos conservarlo hasta 2 meses.

***

TORTA DE MIEL (ONIK LEICAJ)

En toda ocasión que deseemos ver a nuestra familia feliz,


“endulzada”, serviremos esta torta. Esta receta es de Mashe
(mi suegra), que perfecciona la que aprendí de mi madre. Sale
“todavía” mejor. Ahora es para ti.

INGREDIENTES:

• 4 huevos
• 1 taza de azúcar
• 1 taza de miel
• 1⁄2 taza de aceite

39
IOM KIPUR - AISHLATINO

• 1 taza de café fuerte


• 4 tazas de harina
• 3 cucharaditas de polvo de hornear
• 1⁄2 taza de pasas de uva
• 1⁄2 taza de nueces picaditas

ELABORACIÓN:

Batimos los huevos hasta que estén espumosos, agregando el


azúcar, miel, aceite y café. Incorporamos de a poco la harina
mezclada con el polvo de hornear, pasas de uva y nueces.
Mezclamos bien con cuchara de madera, hasta lograr una
mezcla floja bien homogénea y volcamos toda la preparación en
una tortera de 28 cm de diámetro, forrada con papel manteca.

Cocinamos en horno moderado, hasta que esté pronta y


dejamos enfriar en el mismo molde.

Luego desmoldamos y convidamos con el deseo de que quienes


nos rodean, se sientan felices.

FREEZER: Podemos conservarla durante 4 meses.

***

TZIMES DE PAPAS Y CIRUELAS (FLOIMEN TZIMES)

Cuando vi delante de mí un plato servido a lo “idishe mame”,

40
El sabor de los recuerdos: Iom Kipur

quiero decir, bien completo, me entiendes, ¿verdad? ¡con papas


dulces! ¡oy vey!, me dije. Qué hago yo con esto, si me lo sirvió
justamente mi suegra, el día que me recibió en su casa por
primera vez. Pensé: Silvia, estás frita. O lo comés, o lo comés.
Pero, ¿sabés? desde el primer bocado, me sedujo de tal forma,
que la relación con Mashe (mi suegra) se me hizo dulce como
el tzimes, hasta el día de hoy. Pruébalo con tu nuera, o con tu
suegra, o con quien quieras tener una dulce relación.

INGREDIENTES:

• 1 kg de papas
• 1 taza de pasas de ciruela descarozadas
• 1 taza de pasas de uva
• 2 cucharadas de azúcar rubia
• 1 taza de azúcar blanca (para hacer el caramelo... ¡¡porque
lleva caramelo!!) (¡no me pongas esa cara!)
• 2 cucharadas de jugo de limón (o algo más si te gusta un
poquito más ácido)
• Optativo: Agregar presitas de pollo o pequeñas albóndigas
de carne

ELABORACIÓN:

Ponemos en una cacerola las papas peladas y cortadas en


cubos del tamaño de una nuez, en agua y una cucharadita de
sal. Cuando comienzan a ablandarse, agregamos las pasas de
ciruela y de uva y el azúcar rubia.

41
IOM KIPUR - AISHLATINO

Dejamos cocinar a fuego suave hasta que esté todo cocido.


Mientras tanto, doramos en una sartén presitas de pollo o
croquetas pequeñas de carne picada. Cuando están prontas,
las ponemos en la cacerola y volcamos por encima el caramelo
que hicimos con la taza de azúcar y apenas de agua para
humedecerla. Dejamos la cacerola tapada para concentrar los
sabores, continuando con fuego suave.

Agregamos el jugo de limón y probamos para empezar a


deleitarnos con este magnífico sabor.

Si no ponemos carne ni pollo, simplemente terminamos la


preparación con todos los ingredientes, dejamos reducir el
líquido a fuego suave y quedará perfecto.

***

Estas recetas fueron extraídas del libro “El Sabor de los Recuerdos”
de Silvia Ginerman.

42
Si deseas aprender más sobre
Iom Kipur visita

Todos los derechos reservados.

AishLatino © 2016

Prohibida su venta o distribución.

43