Вы находитесь на странице: 1из 11

El estrés y su salud

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede provenir de


cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o
nervioso.

El estrés es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños


episodios el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o
cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede
dañar su salud.

Consideraciones
El estrés es un sentimiento normal. Hay dos tipos principales de estrés:

 Estrés agudo. Este es estrés a corto plazo que desaparece rápidamente. Puede
sentirlo cuando presiona los frenos, pelea con su pareja o esquía en una
pendiente. Esto le ayuda a controlar las situaciones peligrosas. También ocurre
cuando hace algo nuevo o emocionante. Todas las personas sienten estrés agudo
en algún momento u otro.
 Estrés crónico. Este es el estrés que dura por un período de tiempo prolongado.
Usted puede tener estrés crónico si tiene problemas de dinero, un matrimonio
infeliz o problemas en el trabajo. Cualquier tipo de estrés que continúa por
semanas o meses es estrés crónico. Puede acostumbrarse tanto al estrés crónico
que no se de cuenta que es un problema. Si no encuentra maneras de controlar el
estrés, este podría causar problemas de salud.
EL ESTRÉS Y SU CUERPO
Su cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen
que su cerebro esté más alerta, causar que sus músculos se tensionen y
aumentar su pulso. A corto plazo, estas reacciones son buenas porque pueden
ayudarle a manejar la situación que causa el estrés. Esta es la manera en que su
cuerpo se protege a sí mismo.

Cuando tiene estrés crónico, su cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay
peligro. Con el tiempo, esto le pone en riesgo de problemas de salud, incluyendo:

 Presión arterial alta

 Insuficiencia cardíaca

 Diabetes

 Obesidad

 Depresión o ansiedad

 Problemas de la piel, como acné o eczema


 Problemas menstruales

Si usted ya tiene una condición de salud, el estrés crónico puede hacer que sea
peor.

SIGNOS DE DEMASIADO ESTRÉS

El estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales. Algunas


veces posiblemente no se dará cuenta de que estos síntomas son ocasionados
por el estrés. Aquí hay algunos signos de que el estrés le puede estar afectando:

 Diarrea o estreñimiento

 Mala memoria

 Dolores y achaques frecuentes

 Dolores de cabeza

 Falta de energía o concentración

 Problemas sexuales

 Cuello o mandíbula rígidos

 Cansancio
 Problemas para dormir o dormir demasiado

 Malestar de estómago

 Uso de alcohol o drogas para relajarse

 Pérdida o aumento de peso

Alarmantes cifras entregó el estudio “Chile Saludable”, realizado por Fundación


Chile junto a Gfk Adimark.

El informe presenta que el porcentaje de chilenos estresados aumentó de un 22%


a un 42% en cuatro años (entre el 2012, cuando comenzó la medición, hasta el
2016).

La razón de esto es explicado por Olaya Cambiaso, directora de alimentación


saludable de Fundación Chile: “La vida moderna implica una reducción del tiempo
libre, que se asocia con malos hábitos alimenticios, como el desorden en los
horarios de las comidas o privilegiar el sabor por sobre las características
saludables de los alimentos. En cierto sentido, el estrés también está relacionado
con el nivel de esfuerzo que la gente hace por superar esos obstáculos para tener
una vida más agradable”.

En relación con esto, el estudio detalla que un 61% de las personas no practica
ningún deporte, y un 50% no duerme bien o que no descansa la mayoría de las
noches. En cuanto a la intención de buscar una solución, 60% de los encuestados
afirmó tener interés en llevar una estilo de vida más saludable, y un 71% incluso
está incentivado con hacer ejercicio, si contara con las oportunidades necesarias.

La 5ta versión del estudio “Chile Saludable” analiza también otros temas como el
efecto sobre la salud de los productos marinos, y las oportunidades de desarrollo
para aumentar el consumo de éstos en el país
La depresión en Chile

La última Encuesta Nacional de Salud destaca que un 17,2% reconoce síntomas


depresivos, con un número importante de casos en mujeres. Un reciente informe
de la OMS identifica a Chile con más de 800 mil personas mayores de 15 años
con depresión.

La última Encuesta Nacional de Salud destaca que un 17,2% reconoce síntomas


depresivos, con un número importante de casos en mujeres. Un reciente informe
de la OMS identifica a Chile con más de 800 mil personas mayores de 15 años
con depresión.

Datos de la Organización Mundial de Salud (OMS), indican que más de 300


millones de personas en el mundo, padecen de este tipo de trastornos.

El Ministerio de Salud define la depresión como “una enfermedad que se


caracteriza por tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades
con las que normalmente disfruta, así como por la incapacidad para llevar acabo
las actividades cotidianas, que se mantiene, al menos dos semanas”. El National
Institute of Mental Health norteamericano, define la depresión como “cuando una
persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el
desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno como para
quienes se preocupan por él o ella. La depresión es una enfermedad común pero
grave y la mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar”.

La Tercera, cita al Informe “Depresión y otros Desórdenes Mentales Comunes” de


la OMS, para identificar que en Chile, 844.253 personas mayores de 15 años
sufren de depresión, mientras que más de un millón de personas tiene ansiedad.
El mismo informe, identifica una mayor prevalencia de las mujeres (5,1%) por
sobre a los hombres (3,6%).

El informe de la OMS se desarrolló en base a datos entregados por el Ministerio


de Salud, como la última Encuesta Nacional de Salud (2009-2010) en la que un
17,2% reconoció síntomas depresivos (no depresión) donde también se ve una
amplia brecha entre hombres y mujeres: 8,5% y 25,7% de prevalencia
respectivamente. Al revisar la encuesta, es posible ver que el grupo etario 25-44 y
45-64 es el que más destaca, con más del 19% cada uno; mientras que en el nivel
educacional bajo se ve un mayor porcentaje (20,8%) en relación con el alto
(11,8%). La publicación de La Tercera, citando al Ministerio de Salud, destaca que
en Chile, el “16% del total de días solicitados por licencias médicas es por
depresión”.

Para Mariane Krause, profesora de la Escuela de Psicología de la Pontificia


Universidad Católica de Chile y Directora del Instituto Milenio para la Investigación
y Personalidad (MIDAP), “la depresión aqueja a personas de todas las edades y
condiciones sociales, sin distingo. Pero se concentra en edades y sectores de la
población donde confluyen las condiciones de entorno con vulnerabilidades, que
tienen que ver tanto con la historia de la persona, como con la presencia actual de
condiciones de estrés psicosocial”.

Es importante por ello, tener claridad de qué es la depresión, cómo identificarla y


cómo ayudar a alguien que lo padece.
Identificación

Es importante señalar que la depresión es una enfermedad, por lo que debe ser
diagnosticado por un profesional capacitado.

La “Guía de intervención mhGAP” de la OMS, parte del programa de acción


mundial para superar las brechas en salud mental, señala los trastornos
prioritarios que se deben evaluar y que puede ser evaluada como depresión:

Poca energía, fatiga, problemas de sueño o apetito.

Estado de ánimo triste o ansioso en forma persistente, irritabilidad.

Falta de interés o de placer en actividades que solían ser interesantes o


placenteras.

Múltiples síntomas sin causa física definida (por ejemplo, dolores y malestares,
palpitaciones, aletargamiento)

Dificultades para llevar a cabo su trabajo usual, actividades escolares, domésticas


o sociales.

Según la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas


Relacionados con la Salud, décima revisión (CIE-10), la depresión está catalogada
en estos tipos:

Episodio depresivo leve.

Episodio depresivo moderado.

Episodio depresivo grave sin síntomas psicóticos.

Episodio depresivo grave con síntomas psicóticos.

Otros episodios depresivos.

Episodio depresivo sin especificación.

Los episodios depresivos típicos, de acuerdo al CIE-10, son: “humor depresivo,


pérdida de la capacidad de interesarse y disfrutar de las cosas, disminución de su
vitalidad que lleva a una reducción de su nivel de actividad y a un cansancio
exagerado, que aparece incluso tras un esfuerzo mínimo”.

La depresión como enfermedad, puede coexistir con otras patologías. El National


Institute of Mental Health norteamericano identifica tres al menos, las cuales
pueden presentarse antes de la depresión, causarla, y/o ser el resultado de esta,
aunque puede diferir según la persona:

Los trastornos de ansiedad, tales como el trastorno de estrés postraumático, el


trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la fobia social, y el trastorno
de ansiedad generalizada

El abuso o la dependencia del alcohol o de otras sustancias

Enfermedad cardiaca, derrame cerebral, cáncer, VIH/SIDA, diabetes, y la


enfermedad de Parkinson.

Depresión en mujeres

Como las cifras lo señalan, las mujeres son más prevalentes a tener una
depresión que los hombres, y particularmente en una etapa como el embarazo,
pueden aparecer con mayor frecuencia debido a los cambios hormonales que
tienen.

El sitio BebesyMás destaca algunas depresiones que suelen identificarse con


mujeres, como son:

Depresión durante el embarazo: Los cambios hormonales, químicos, que se


generan y cambian con los estados emocionales intensos de la madre, también
llegan al bebé. Es importante realizar un diagnóstico temprano y correcto.
Depresión postparto: Los síntomas de esta son:

Sentimientos de angustia y tristeza.

No puede salir de la situación en la que se encuentra.

Falta de interés por las actividades que antes realizaba.

Mucho sueño o insomnio, mucha hambre o falta de apetito.

Falta de interés por el bebé y todo lo relacionado con él, no conecta con el bebé.

Sentimientos de incapacidad para cuidar a su bebé.

Extrema preocupación en su cuidado.

Tiene retraimiento y falta de comunicación.

Tener pensamientos catastróficos o suicidas.

Ayuda a una persona con depresión

El Ministerio de Salud, desarrolló una lista de tips para ayudar a una persona con
depresión, en torno al Día Mundial de la Salud de este año, entre lo que destacan:

Ofrézcale ayuda directamente y escúchela sin juzgarla.

Anímele a buscar ayuda profesional y ofrézcase para acompañarle a los controles


de salud.

Apoye el tratamiento con medicamentos, recordando los horarios y monitoreando


que cumpla con ellos.

Las personas con depresión pueden tener dificultad para realizar sus actividades
cotidianas y seguir horarios regulares. Apóyelas en eso.

Si una persona con depresión piensa en hacerse daño a sí misma o ya se ha


dañado intencionalmente, acompáñelo/a. Pida ayuda a los servicios de
emergencia (131), a Salud Responde (600 360 7777) o a un profesional de su
centro de salud. Además procure esconder medicamentos, venenos, objetos
afilados y armas de fuego.
Cuídese usted también. Acompañe dentro de sus posibilidades. No necesita
resolver ni hacerse cargo de todos los problemas de su amigo/a o familiar
deprimido/a. Procure buscar formas de relajarse y seguir haciendo las cosas que
le gustan.

Lo más importante es buscar ayuda profesional.


INTRODUCCIÓN

Actualmente el estrés y la depresión ,es un tema común en investigaciones


psicológicas, fisiológicas y laborales, debido a las condiciones ambientales,
sociales, personales y económicas a las que nos enfrentamos cotidianamente, en
las cuales se hacen presentes diferentes eventos que pueden considerarse
estresantes y depresivos . Por ello, es importante saber identificar adecuadamente
la presencia de estos, A continuación daré a conocer como se vive el estrés y la
depresión en Chile y sus cifras según la O.M.S
Conclusión

En este trabajo puedo concluir las alarmantes cifras que se dan actualmente en
chile relacionadas con la depresión y el estrés , además de darme cuenta que las
mayores cifras se encuentran en mujeres , es necesario tratar de vivir una vida
equilibrada o en lo posible de la medida para evitar sufrir de estos trastornos.