Вы находитесь на странице: 1из 4

Termita

Termita es un tipo de composición pirotécnica de polvo de aluminio y un óxido metálico, el cual


produce una reacción que es altamente exotérmica, conocida como reacción termita. El
aluminio es oxidado por el óxido de otro metal, comúnmente por óxido de hierro (herrumbre).

Los productos de la reacción química son: óxido de aluminio más hierro elemental libre y una
gran cantidad de calor. Los reactivos normalmente se pulverizan y mezclan con un aglomerante
para mantener el material sólido y prevenir su separación.

2 Al + Fe 2 O3 → Al 2 O3 + 2 Fe

La reacción es usada para la soldadura aluminotérmica frecuentemente utilizada para unir rieles
ferroviarios. Se pueden usar algunos otros óxidos metálicos, tales como óxido de cromo, para
generar metal elemental.

La termita cúprica se produce usando óxido de cobre y es usada para crear uniones eléctricas en
un proceso llamado "cadwelding". Algunas mezclas parecidas a la termita son usadas como
iniciadores pirotécnicos como en los fuegos artificiales.

2 Al + 3 CuO → Al 2 O3 + 3 Cu

Historia
La termita fue descubierta en 1893 y patentada en 1895 por un químico alemán, el doctor Hans
Goldschmidt. Consecuentemente, la reacción es llamada "reacción de Goldschmidt" o "proceso
Goldschmidt". El doctor Goldschmidt estaba inicialmente interesado en producir metales muy
puros evitando el uso de carbón en el proceso de fundición, pero pronto se percató de su
utilidad en la soldadura.

La primera aplicación comercial fue soldar tramos de vías ferroviarias en Essen, en 1899.
Usos militares
Las granadas de termita son usadas como dispositivos incendiarios para destruir rápidamente
equipo enemigo. También son usadas por fuerzas aliadas para destruir sus propios equipos
cuando están en peligro inminente de ser capturados. Debido a la dificultad de encender la
termita de hierro estándar, unida al hecho de que arde prácticamente sin llama y a su pequeño
radio de acción, es raramente usada en sí misma como un compuesto incendiario.

Se emplea más comúnmente con otros ingredientes para elevar sus efectos incendiarios. El
Thermate-TH3 es una mezcla de termita y aditivos pirotécnicos, los cuales se han demostrado
superiores a la termita estándar para propósitos incendiarios. Su composición en peso es
generalmente 68,7% de termita, 29% nitrato de bario, 2% de azufre y 0,3% de aglomerante. La
adición de nitrato de bario incrementa los efectos térmicos, creando llamas ardientes y
reduciendo significativamente la temperatura de ignición. Aunque el propósito primario del
Thermate-TH3 es como elemento incendiario, puede soldar y unir superficies metálicas.

Un uso militar clásico de la termita es desmantelar piezas de artillería y ha sido usada para este
propósito desde la Segunda Guerra Mundial. La termita puede inutilizar permanentemente
piezas de artillería sin el uso de cargas explosivas y por tanto se puede usar con cierto sigilo. Hay
diversas maneras de hacerlo.

El método más destructivo es soldar el arma arrojando una o más granadas de termita en la
recámara, cerrándola rápidamente. Ello hace imposible que el arma sea recargada. Un método
alternativo es insertar una granada por la boca del arma, inutilizando el cañón. Otro método
más es usar la termita para soldar el mecanismo de elevación del arma, haciendo imposible que
apunte correctamente.

La termita fue usada por el eje y los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Las bombas
incendiarias usualmente consistían en docenas de bombas puestas en racimo, llenas con
proporciones pequeñas de termita encendidas por magnesio. Las bombas destruyeron ciudades
enteras debido al fuego violento que resultaba de su uso. Las ciudades con construcciones de
madera eran especialmente susceptibles. Aquellas bombas incendiarias eran usadas
primordialmente durante los bombardeos nocturnos. Las bombas estratégicas eran difíciles de
usar por la noche, lo que creó la necesidad de destruir objetivos sin la necesidad de tener
precisión.

Usos civiles

Termita reaccionando para soldar un riel ferroviario.


Después de esto el hierro líquido fluye dentro del molde
alrededor del perfil de la vía.

La reacción de termita puede tener diversos usos. Fue


usada originalmente para reparar y soldar in situ ruedas
de ferrocarril en donde la reparación puede tener lugar
sin quitar la pieza de su ubicación original. Puede ser
usada para el corte rápido o soldadura de rieles sin
requerir de equipo pesado.
A la reacción de la termita, cuando se usa para la purificación de menas, se le conoce como
proceso termita o reacción aluminotérmica. Una adaptación de la reacción, usada para la
obtención de uranio puro, fue desarrollada como parte del Proyecto Manhattan en el
Laboratorio Ames bajo la dirección de Frank Spedding. Algunas veces es denominado Proceso
Ames.

La termita cúprica, bajo el nombre comercial de CADWeld, es usada para unir alambres de cobre
para formar conexiones eléctricas.

Caso de las torres gemelas:


El calor liberado por la reacción entre polvo de óxido de hierro y polvo de aluminio habría sido
suficiente como para derretir, debilitar el acero estructural de las torres gemelas, y además para
hacer que durante el desescombro en los meses siguientes se encontrara metal fundido.

La necesidad de plantear un dispositivo incendiario viene motivada principalmente por varios


hechos:

 Poco antes del derrumbe de la Torre Sur, se observó una sustancia con apariencia amarillo-
anaranjada brillante caer. Esta sustancia es identificada como hierro fundido, producto de la
reacción de termita. Sin embargo, es probable que estuviera relacionada con un sistema de
alimentación ininterrumpida que estaba presente en dicho piso.

 Algunas fotografías tomadas durante el desescombro muestran cortes en las columnas a 45°.

 La presencia de metal fundido durante meses entre los escombros.

 En ningún video se escuchan en ningún momento explosiones que puedan relacionarse


directamente con el derrumbe de los edificios.

 En un informe de la FEMA donde se analizó el acero, presentó una difusión de azufre. En el


informe, la FEMA hace notar que la difusión de azufre en el acero produce una disminución de
la resistencia del acero.
Estos elementos, en especial los dos últimos, son los que se llevaron a postular la reacción de
termita como el material utilizado para demoler controladamente las torres. La termita no es un
explosivo, por tanto, no generaría sonido de explosiones. Actuaría transfiriendo el calor
generado durante la reacción a las columnas de acero, presuntamente cortándolas limpiamente,
como se ve en algunas fotografías, y se supone que dejaría como residuo hierro fundido.

Sin embargo, iniciar una reacción de termita es difícil, ya que se requieren altas temperaturas
para hacerlo. Teniendo en cuenta que se encontró una difusión de azufre entre el acero
recuperado, se analizó, y en vez de termita, ahora sería «termato», un derivado de la termita
que incluye azufre entre sus componentes, que reacciona a menores temperaturas. De esta
forma, el azufre encontrado en los análisis sería una prueba del uso de esta mezcla y se habría
usado para debilitar el acero, en vez de para cortarlo, al dejar que el azufre se difundiera en el
acero.

Posteriormente, en el 2009, se analizaron polvo proveniente de las torres gemelas, Las


conclusiones fueron que el material analizado era «nano-termita», una termita cuyos granos de
polvo habrían sido reducidos a tamaños nanométricos, dejando de lado la idea del termato. De
esta forma, la mezcla se vuelve más «potente», es decir, es capaz de liberar su energía en menor
tiempo. Esta capa de «nano-termita» de apenas un milímetro de espesor, se aplicaría sobre las
columnas directamente como si fuera pintura.

La nanotermita habría servido como agente de ignición para detonar explosivos más
convencionales como C4 o HMX, en la destrucción de los edificios. También hay evidencia de
termato (azufre más termita y posiblemente en la forma de termato TH-3) y probablemente con
la intención de debilitar miembros estructurales críticos.

A pesar de diversas teorías, hay preguntas que no se han podido responder sobre el uso de nano-
termitas en la destrucción de los edificios, por lo tanto, aún es tema de investigación.