You are on page 1of 2

ARÁCNIDOS, CARACTERÍSTICAS Y

CLASIFICACIÓN
Los Arácnidos, Arachnida, son una clase dentro del filo de los Artrópodos. Se
integran dentro del subfilo de los Quelicerados, que comparten con los
Picnogónidos, arañas de mar, y los Merostomados, cangrejos de herradura.
Incluyen más de 100.000 especies y entre los animales más comunes de esta
clase se encuentran por ejemplo las arañas, los escorpiones, los murgaños, las
garrapatas, los ácaros y las arañas camello.

La mayoría de los arácnidos que viven actualmente lo hacen en hábitats


terrestres. Sin embargo, algunos de ellos son capaces de vivir en agua dulce o
en ambientes marítimos fuera de zonas pelágicas.

Características de los arácnidos

Uno de las características presente en los arácnidos es que todos ellos poseen
ocho patas y además dos pares de apéndices, normalmente alrededor de la
boca. En algunas especies las dos patas delanteras se han modificado para
adquirir funciones sensoriales y en otras especies los apéndices se han
desarrollado tanto que pueden confundirse con patas. El primer par de apéndices
se conocen como quelíceros y son los que dan nombre al subfilo de los
Quelicerados. Sus funciones están generalmente relacionadas con la
alimentación y la defensa contra depredadores. El segundo par de apéndices se
llaman pedipalpos y se han adaptado a la locomoción, alimentación y funciones
reproductivas.

Los arácnidos se diferencian de otros artrópodos en que no presentan ni antenas


ni alas. Su cuerpo, además, está dividido en dos tagmas conocidos como
cefalotórax y abdomen respectivamente.

Como todos los artrópodos, los arácnidos presentan un exoesqueleto y tienen


una estructura interna de tejido parecido a cartílago al que los músculos están
unidos. Para su locomoción, la mayoría extienden sus extremidades mediante el
impulso hidráulico generado por la presión de su hemolinfa. Algunos, sin
embargo, sí poseen músculos capaces de extender las articulaciones de sus
extremidades.

Respiración

La respiración de los arácnidos se realiza a través de las tráqueas, sistemas de


tubos que conectan la superficie exterior del animal con los órganos internos. En
algunos casos se puede realizar también a través de pulmones en libro. Sin
embargo, se sabe que el sistema traqueal de los arácnidos ha evolucionado a
partir de estos pulmones en libro por lo que no se puede considerar homólogo al
de otros artrópodos.

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio de los arácnidos varía según las necesidades de la


especie. Los que tienen un buen sistema traqueal no necesitan transportar
oxígeno en la sangre y tienen un aparato circulatorio muy reducido. Las especies
algo más grandes como las arañas y escorpiones disponen de hemocianina para
el transporte de oxígeno.