Вы находитесь на странице: 1из 4

DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL

CONSTITUCIONAL
EL SISTEMA ANTICORRUPCIÓN SE FORTALECE CUANDO SE
RESPETAN LA CONSTITUCIÓN Y LOS DERECHOS
FUNDAMENTALES

1. La lucha contra la corrupción será más efectiva, rápida, exitosa e


irreversible si se constitucionaliza.

2. Siguiendo el orden constitucional y el respeto a los derechos


fundamentales la lucha contra la corrupción será victoriosa y sin
retrocesos.

3. La justicia mediática, es decir, la justicia de las Redes Sociales que


ocultan rostros e identidades, no es justicia; es un linchamiento de
grupos y personas anónimas que ocultan sus verdaderas
intenciones.

4. La prisión preventiva es una medida excepcional. No se puede


hacer abuso de ella.

5. Quitar la libertad a una persona es una medida necesaria e


indispensable, cuando hay evidencias comprobadas de peligro de
fuga u obstaculización de la justicia.

6. El respeto a la Constitución y a los Derechos Fundamentales que


ella protege nos convierte en un país en el que impera el Estado de
Derecho. Es decir, la vida política y social de un país civilizado.

7. La justicia de las muchedumbres no es justicia. Recordemos que la


muchedumbre apoyó y aplaudió cuando se liberó a Barrabás y se
condenó a muerte a Jesús. La pasión no ayuda a la justicia; antes
bien, se convierte en un obstáculo.

8. Los Jueces Constitucionales actuamos con razonabilidad,


ponderación, proporcionalidad y respeto a los derechos humanos,
siguiendo los parámetros establecidos por la Constitución Política
del Perú, la ley, el Tribunal Constitucional, la Corte Interamericana
de Derechos Humanos y los demás tribunales y organismos
supranacionales de defensa de los derechos humanos.

9. La sentencia dictada en el caso Humala fortalece el sistema


anticorrupción, al establecer que las autoridades encargadas
de investigar, denunciar, procesar y sancionar actúen en el
marco de la Constitución y de la Ley, para evitar procesos que
tengan que anularse, que se procese a inocentes y que los
corruptos tengan argumentos para eludir la justicia.

10. Los miembros del Tribunal Constitucional somos elegidos por el


Congreso de la República por mayoría calificada. Los Magistrados
no actuamos por cálculo político ni interés partidario.

11. El Tribunal Constitucional es autónomo, independiente y ajeno a


toda presión e interés políticos. No me alejaré jamás de ese
principio.

12. Toda persona humana tiene derecho a un juicio imparcial en el que


se respeten sus derechos fundamentales. Hasta el condenado a
muerte tiene derecho, antes de que se le aplique la pena, a
atención médica, a ser visitado por un sacerdote de su confesión si
lo pide y a un último deseo. Todo ser humano tiene derecho a la
defensa.

13. Somos un país que lucha por avanzar a un estadío superior de


desarrollo que es la sociedad sustentada en el Estado
Constitucional de Derecho.

14. Seamos racionales, y sin pretender criticar a la Fiscalía, es preciso


señalar que no se ha formulado, aún, una acusación fiscal. No hay,
aún, un caso. En el momento que la Fiscalía acuse el Poder Judicial
estudiará y podrá iniciar el juicio.

15. Si hay amenaza de fuga comprobada el Poder Judicial puede


actuar rápidamente en defensa de la legalidad y el debido proceso.
16. El Tribunal Constitucional NO HA JUZGADO Y NO JUZGA casos
penales. Ello le corresponde al Poder Judicial, basándose en la
investigación, en la acusación fiscal y en la prueba de cargo y de
descargo ofrecida y actuada por las partes.

17. La sentencia ha retrotraído al ex presidente Ollanta Humala y a la


ciudadana Nadine Heredia a la situación de comparecencia
restringida, que tenían antes. Para que sean investigados y
juzgados en libertad restringida.

18. La libertad es inherente a la persona humana especialmente la


libertad personal. Por ende, quitar la libertad a una persona es la
última medida que se debe adoptar, siempre que existan hechos
comprobados.

19. Ningún juez puede dejar de evaluar y valorar las pruebas de


descargo del acusado. No hacerlo es violar el derecho a probar, el
derecho de defensa, el derecho a la tutela procesal efectiva y el
derecho a un debido proceso.

20. Tenemos que fortalecer las instituciones del Estado en la lucha


contra la corrupción. La mejor forma de hacerlo es actuar dentro de
la Constitución y los debidos procedimientos. No hacerlo debilita la
lucha contra la corrupción.

21. El Tribunal Constitucional no seguirá el camino fácil: lavarse las


manos, seguir la rabia entendible de un sector de peruanos o en el
afán de ser popular abstenerse de cumplir su deber de velar por la
constitucionalidad y la defensa de los derechos fundamentales.

22. Les pido a todos que estudien la Sentencia del Tribunal


Constitucional. Algunas personas no han leído la sentencia y
opinan por lo que han oído o expresan un punto de vista político.

23. Si el Tribunal Constitucional no actúa de acuerdo a la Constitución


y a la defensa de los derechos fundamentales los agraviados
acudirán a instancias internacionales a defender sus derechos. Eso
daña la imagen del Perú y debilita la lucha contra la corrupción.
24. Los magistrados no actuamos buscando votos ni intereses políticos
partidarios. Nuestro interés es hacer Justicia Constitucional.

25. Corrupto también es el que miente sobre una sentencia que ni


siquiera ha leído y mucho menos estudiado.

26. La experiencia internacional de los últimos años ha demostrado


que existen miles de personas dedicadas en algunos países y, el
Perú no es la excepción, a producir linchamientos mediáticos y a
mentir. Es lo que se ha denominado la post-verdad y, también, las
fake news. Le pido a los ciudadanos y a los periodistas que eviten
como “verdades” el linchamiento en las redes que no son otra cosa
que los juicios mediáticos.

27. Todos los peruanos decentes rechazamos la corrupción que no


tiene signo político y sí tiene rostro. Pero, ese rechazo y esa lucha
debe hacerse correctamente para que los éxitos sean irreversibles.

28. Los corruptos no deben alegrarse con la sentencia del Tribunal


Constitucional que actúa en defensa de la Constitución y los
derechos fundamentales. Si los procesos son conducidos dentro de
esos parámetros todos ganaremos.

29. A los magistrados del Tribunal Constitucional no se nos ha elegido


para ser populares. Se nos ha elegido para hacer Justicia
Constitucional. Es nuestro deber actuar en defensa de los
principios constitucionales y los derechos fundamentales.

30. Las organizaciones criminales han usado y usan las leyes para
intentar aprovechar la legalidad a su favor distorsionando su
espíritu, carácter y sentido. El Tribunal Constitucional no permitirá
jamás que la Constitución y el debido proceso sean manipulados
por nadie.

Lima, 29 de abril de 2018

Ernesto Blume Fortini


Magistrado Presidente