Вы находитесь на странице: 1из 8

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS

CARRERA DE ENFERMERIA

TRABAJO AUTONOMO

PERTENECE A:

VANESSA TENORIO RUGEL

CATEDRA: ENFERMERIA CLINICOQUIRURGICO


DE ADULTO

DOCENTE: LCDA. CARMEN SUQUITANA

4TO AÑO 8VO SEMESTRE

AÑO LECTIVO

2017 - 2018
Biopsia pulmonar

La biopsia pulmonar consiste en la obtención de una pequeña porción de tejido


del pulmón y su posterior estudio al microscopio.

Existen diferentes técnicas para la obtención de la muestra de tejido pulmonar


que se dividen en cerradas y abiertas. El médico empleará cada una de ellas
atendiendo a las características o circunstancias clínicas del enfermo.

Biopsia por punción: esta es una de las técnicas cerradas y también se la


conoce como biopsia transtorácica o percutánea. La introducción de la aguja de
biopsia para la obtención de la muestra es guiada mediante una técnica de
imagen, en concreto una TAC (tomografía computarizada) o una radiografía
fluoroscópica. El procedimiento se lleva a cabo con anestesia local.

Biopsia transbronquial: también es una técnica cerrada y en este caso la


biopsia se realiza a través de un fibrobroncoscopio, que es un tubo flexible,
largo y delgado dotado de un sistema de obtención de imágenes en
movimiento (video) y de instrumental quirúrgico con el que se obtiene la
muestra de tejido. El fibrobroncoscopio se introduce por la boca y se hace
llegar hasta los pulmones a través de los bronquios.

Entre las técnicas abiertas está la biopsia toracoscópica: consiste en introducir


un endoscopio a través de una abertura quirúrgica practicada en la pared
torácica. También se conoce esta técnica como biopsia por cirugía torácica
asistida por vídeo. El instrumental quirúrgico con que está dotado el
endoscopio permite, además de obtener muestras de tejido, realizar
intervenciones terapéuticas como la extirpación de nódulos. Esta técnica se ha
de llevar a cabo con anestesia general. La técnica abierta por antonomasia es
la biopsia abierta: se realiza una incisión en el tórax y a través de ella se
obtiene una muestra de tejido.
Un estudio rápido de la muestra puede llevar a realizar una intervención
quirúrgica más extensa con objeto de extirpar porciones anatómicas grandes,
como un lóbulo pulmonar. Se realiza con el paciente hospitalizado y bajo
anestesia general. La práctica de una biopsia pulmonar obedece a diferentes
razones y su finalidad es fundamentalmente diagnóstica. Éstos son algunos
ejemplos:

 Para estudiar una anomalía que se ha detectado en una exploración


radiológica (radiografía o TAC).
 Para diagnosticar alguna enfermedad pulmonar, incluidas las
infecciones.
 Para intentar aclarar la causa de una acumulación de líquido en los
pulmones para la que no se tiene explicación.
 Para diagnosticar o descartar un cáncer bronquial o pulmonar.
 Para determinar el estadio (grado de propagación) de un tumor maligno.

La elección de una u otra de las técnicas de biopsia se basará en factores


como el tipo de problema, la localización de la lesión y las características
clínicas del paciente.

Antes de la biopsia

La biopsia pulmonar es un procedimiento para el que el enfermo ha de dar su


consentimiento por escrito tras haber sido informado de manera clara y
pormenorizada respecto al mismo. Por tanto, el enfermo está en su derecho de
solicitar cuanta información o aclaraciones necesite. Antes de someterse a una
biopsia pulmonar al enfermo le realizarán análisis, que como mínimo incluirán
un hemograma completo y un estudio de la coagulación.
También se le preguntará si está siguiendo tratamiento con medicamentos
como antiagregantes, anticoagulantes o antiinflamatorios, y probablemente se
le indicará que suspenda su toma unos días antes de la biopsia. Igualmente se
le preguntará por posibles alergias a medicamentos o sustancias como el látex,
el yodo, o los anestésicos, sean locales o generales.

Si se trata de una mujer se le preguntará si está embarazada o sospecha que


puede estarlo. Si no se lo preguntaran, la mujer informará al médico de ello. La
biopsia pulmonar puede realizarse tanto de forma ambulatoria como en
régimen de ingreso hospitalario. Ello dependerá de la técnica de biopsia
elegida y del estado del enfermo. Igualmente se podrá realizar con anestesia
local o general.

En el caso de una biopsia por punción:

 El enfermo se desnudará y se quitará todos los objetos que lleve


puestos y que puedan estorbar.
 Probablemente se le pondrá una vía intravenosa.
 Se le colocará en la posición más adecuada para la práctica de la
biopsia: sentado o acostado.
 Cuando se le administre el anestésico local sentirá un pinchazo y una
leve sensación punzante.
 Se le pedirá que permanezca inmóvil durante el procedimiento, que no
tosa y que no respire cuando se le indique.
 Se le realizará una pequeña incisión a través de la que se introducirá la
aguja para biopsia y puede sentir una molestia o presión cuando se le
introduzca la aguja en el pulmón.
 Una vez tomada la muestra de tejido, se ejercerá presión en la zona de
incisión para evitar el sangrado y se cerrará la herida con sutura o
bandas adhesivas.

Si la biopsia es transbronquial:

 Es probable que se le administre oxígeno durante el procedimiento a


través de un tubo o una mascarilla facial.
 También es probable que se le administre un sedante.
 Se le administrará un anestésico en aerosol para adormecer la parte
posterior de la garganta y evitar las arcadas a que daría lugar el avance
del fibrobroncoscopio. Este aerosol tiene un sabor amargo que el
enfermo puede mitigar aguantando la respiración mientras se lo
administran.
 Durante el procedimiento no podrá tragar saliva. Ésta se le retirará
periódicamente de la boca mediante un aspirador.
 Quizás experimente una cierta molestia en el momento de introducirle el
fibrobroncoscopio.
Si la biopsia es toracoscópica:

 El procedimiento es a todos los efectos una intervención de cirugía


mayor.
 Se practicarán una o más incisiones en el tórax del enfermo, tanto para
introducir el toracoscopio como otros instrumentos quirúrgicos
necesarios.
 Una vez localizada la zona de biopsia, se tomarán una o más muestras
de tejido que serán analizadas de urgencia. Si el resultado de este
análisis indica la existencia de una enfermedad maligna, como un
cáncer, es posible que se realice una intervención más extensa y que se
extirpe una mayor masa de tejido pulmonar o incluso un lóbulo pulmonar
completo.
 Es probable que tras la realización del procedimiento se dejen
insertados en el tórax del enfermo tubos para drenar el aire o los líquidos
que hayan podido quedar tras la intervención.

Si se realiza una biopsia abierta:

El procedimiento es similar al de la biopsia toracoscópica, con la diferencia de


que la herida quirúrgica es más amplia, dado que en este caso la visualización
de los pulmones por parte del médico es directa y no a través del toracoscopio.

Los cuidados que el enfermo recibirá después de la biopsia dependerán del


tipo de biopsia que se le haya practicado y de la anestesia que haya recibido.
Si la anestesia es general, el enfermo permanecerá en observación en la sala
de recuperación hasta que su presión arterial, pulso y respiración se estabilicen
y recupere por completo la conciencia. Tras esto será trasladado a su
habitación en el hospital hasta que se le dé de alta. Si el enfermo recibió
anestesia local, se le dará de alta cuando su presión arterial, pulso y
respiración se estabilicen.
Si la biopsia se realizó con fibrobroncoscopio el paciente puede llegar a
experimentar molestias en la garganta, como irritación y dolor al tragar, que
puede aliviar haciendo gárgaras o con pastillas balsámicas. Tras la práctica de
una biopsia transbronquial, el personal sanitario indicará al enfermo que tosa
suavemente y escupa para poder observar la apariencia de las secreciones,
que pueden ser sanguinolentas. Después de una biopsia por punción es normal
que en la zona de punción se experimente dolor para el que se
prescribirán analgésicos. El enfermo deberá tomar los que se le indiquen y no
otros; debe tener en cuenta que determinados analgésicos pueden incrementar
el riesgo de que se produzcan hemorragias.

Riesgos de la biopsia pulmonar

Si para la práctica de la biopsia se utiliza una técnica abierta, es decir, que se


realiza una intervención quirúrgica con anestesia general, pueden presentarse
las complicaciones propias de este tipo de procedimiento, las principales de las
cuales son la pérdida de sangre o la formación de coágulos, el dolor y las
infecciones. En caso de biopsia mediante técnica cerrada, se utiliza sedación
suave y/o anestesia local. Las complicaciones que pueden presentarse son:
neumotórax (acumulación de aire en la cavidad pleural que puede dar lugar a
un colapso pulmonar), sangrado en el pulmón biopsiado e infecciones. Otros
posibles riesgos estarán en relación con el estado de salud del enfermo, por lo
que éste deberá mantener una buena comunicación con el médico a fin de
prevenirlos.

FIBROBRONCOSCOPIA

La fibrobroncoscopía (FBC) es un procedimiento endoscópico que permite


visualizar la vía aérea por dentro, tomar biopsias o realizar tratamientos locales.

¿Por qué se realiza una fibrobroncoscopía?


La FBC es de gran utilidad en el estudio y tratamiento de las enfermedades
respiratorias. Sus principales indicaciones son:

 Antecedentes de sangramiento de vía aérea.


 Estudio y tratamiento de tumores pulmonares.
 Estudio de enfermedades infecciosas pulmonares.
 Control de pacientes trasplantados pulmonares.
 Terapias endobronquiales: prótesis (stent) y láser.
 Sospecha de aspiración de cuerpo extraño.

¿Qué preparación requiere?

 Ayuna de 6 horas.
 Suspender el uso de aspirina o anticoagulante por lo menos 48 horas
antes (debe consultarse con su médico tratante).
 Si es portador de una enfermedad cardiovascular, debe ser autorizado
por su médico.
 No suspender su tratamiento con broncodilatadores.
 Concurrir acompañado y con los exámenes solicitados.

¿Cómo se efectúa?

La fibrobroncoscopía se realiza en un pabellón de cirugía y se somete a un


protocolo de anestesia local o sedación por un anestesista, según el tipo de
procedimiento a realizar o sus antecedentes médicos. Se aplica anestesia local
por la nariz para adormecer la zona, luego se introduce el endoscopio por la
fosa nasal y se avanza, pasando por las cuerdas vocales, por lo que es muy
importante que el paciente no intente hablar. Se anestesia la tráquea y los
bronquios y se revisa la vía aérea. Si procede, se realiza biopsia y cultivos.
Durante todo el examen se monitoriza la oxigenación. Una vez concluido el
procedimiento, el paciente es trasladado a una sala de recuperación de
anestesia para verificar efectos indeseados.

¿Pueden existir complicaciones?

La fibrobroncoscopía es un procedimiento que puede presentar complicaciones


de tipo local por el endoscopio. Las más frecuentes son: obstrucción bronquial,
sangramiento leve y disfonía. También pueden existir complicaciones
asociadas a las condiciones médicas previas del paciente, como hipertensión
arterial y arritmias; por esta razón en estos casos se solicita la autorización de
su médico tratante.