You are on page 1of 2

El Garantismo Penal.

LA LEY Y EL JUICIO PREVIO.


La garantía penal se encuentra en el art. 18: “ningún habitante de la nación puede ser
penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso.”
Sintetizado, quiere decir que “no hay delito ni pena sin ley anterior”.
También se encuentra en dos artículos del Pacto de San José de Costa Rica:
- Art. 7 sobre el Derecho a la libertad personal.
1. Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personales.
- Art. 8 sobre las garantías judiciales.
1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un
plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial,
establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación
penal formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones
de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter.
2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia
mientras no se establezca legalmente su culpabilidad.

Debe existir ley del congreso antes al hecho del proceso, entendiéndose que tal hecho
es la conducta humana que coincide con la figura legal de la incriminación, o sea, aquí
se consagra la irretroactividad de la ley penal. La sentencia debe estar fundada en ley.

EL PROCESO PENAL.
El proceso penal es la rama del derecho que más injerencia tiene sobre la persona,
porque puede resultar la privación de la libertad como resultado final.
Hay un querellante, y una víctima (el particular damnificado). Un fiscal acusa, y hay un
defensor legal que puede ser un abogado público o privado.
Existe también el derecho a la defensa en juicio (el Estado aporta un abogado).
El proceso penal no tiene que ser entendido como instrumento para penar, sino “para
conocer si se debe penar o no”.
La privación de la libertad durante el proceso solamente es constitucionalmente viable
para asegurar que el imputado no obstruya el proceso ni eluda su comparecencia, y
ésta privación debe motivarse en suficientes razones preventivas que se relacionen con
el fin del proceso penal; la duración de la privación de la libertad debe ser
razonablemente breve.
El juicio penal debe tener un plazo razonable.
Respecto de la pena, no hay pena sin culpabilidad, en tanto que la responsabilidad
penal implica que el sujeto condenado haya ejecutado culpablemente un acto
prohibido; la pena es personal, o sea que no se transmite a terceros.

DEBIDO PROCESO.
- 1er llamado a indagatoria (derecho a ser oído). Involucra al derecho de darle al
acusado clara y detallada información de que se lo está acusando.
Se debe controlar la CONGRUENCIA: Se puede condenar solamente por lo que
se acusaba en la indagatoria (no se puede acusar a una persona de hurto y en la
sentencia condenarla por homicidio).
Si va cambiando la carátula a lo largo de la causa, se debe volver a llamar a
indagatoria.
Las garantías del Debido proceso se encuentran en el art. 18 CN.
Juicio previo. “Ningún habitante de la nación puede ser penado sin juicio previo.”
Intervención de un Juez Natural. Son jueces que están antes del hecho de la causa.
Nadie puede ser juzgado por jueces especiales.
Ley anterior (irretroactividad de la ley). El juicio previo debe estar fundado en una ley
anterior que concuerde con la conducta que dio lugar al hecho de la causa.
Inviolabilidad de la defensa en juicio. No se puede negar la defensa en juicio de la
persona y los derechos. Si no cuenta con un abogado, el Estado deberá asistirle con
uno.
Declaración contra sí mismo. “Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo”.

DOBLE INSTANCIA. DELITOS CONSTITUCIONALES.


En el proceso penal no puede existir la instancia única. Al contrario, tal como T.I con
jerarquía constitucional lo ordenan, se ha de poder recurrir el fallo ante juez o tribunal
superior, y de este modo que revise el caso una persona distinta a la que dictó la
sentencia. De ello se desprende que ha de existir instancia doble (o múltiple, más de
una).
El tribunal de segunda instancia, al que recurre solamente el imputado para que se
mejore su situación penal, no puede empeorar su situación.
Los delitos constitucionales son:
Art. 15. Esclavitud, en argentina no hay esclavos.
Art. 22. El pueblo no gobierna sino a través de sus representantes
Art. 29. El congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni a las legislaturas
provinciales ni gobernadores de provincias, facultades extraordinarias, ni la suma del
poder público.
Art. 36. Actos de fuerza contra el orden institucional y el sistema democrático
Art. 119. Traición contra la Nación, tomar armas contra ella o unirse a sus enemigos.
El más llamativo de estos delitos es el del art. 29, que tiene una fuerte raíz histórica, en
cuanto incrimina conductas que fueron propias del período de tiranía de Rosas.
Hay prohibiciones constitucionales en materia penal. Así: están abolidos los tormentos
y los azotes; está abolida la pena de muerte por causas políticas; está abolida la
confiscación de bienes; las cárceles serán sanas y limpias, para seguridad y no para
castigo.
Tormentos y azotes, cárceles limpias y muerte por causa política, en el art. 18.
Confiscación de bienes en el art. 17.

POLÍTICA CRIMINAL.
Es la manera en que reacciona la sociedad frente a los actos delictivos.