Вы находитесь на странице: 1из 130

ISSN: 2524-9592

Publicación digital Nº 4 - septiembre de 2016

Sarmiento y la educación El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza

La Casa de Huérfanas: La primera escuela para mujeres


Artigas. El oberá pacarai
en la ciudad de Buenos Aires (1755-1810)

La avenida 9 de Julio,
Los dilemas y debates sobre las estatuas de Sarmiento
retrato de una ciudad demolida

Sarmiento y el Observatorio astronómico de Córdoba Lucha contra el tráfico ilícito


de bienes culturales
Caricatura sobre Domingo Faustino Sarmiento publicada en la revista El Mosquito.
“La Locura. Estatua ejecutada por el escultor José M. Gutiérrez”.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 301198.
SUMARIO Publicación digital Nº 4: septiembre de 2016

MÁRMOL Y BRONCE
(Por Nicolás Gutierrez)

El recuerdo de Sarmiento
–Los dilemas y debates sobre sus
estatuas–
06
ANTES Y DESPUÉS
(Por Matías Aizenberg)

La avenida 9 de Julio,
retrato de una ciudad demolida 20
ANIVERSARIOS
(Por Esteban Ierardo)
A 160 años de su fallecimiento:
El señor que resplandece
–Artigas. El oberá pacarai–
34
ALUSIVO

46
Los documentos de septiembre
–Domingo Faustino Sarmiento y la educación–
(Por María Teresa Fuster)

Ojos al norte

58
–Sarmiento y el Observatorio astronómico
de Córdoba–
(Por Susana Roggiani de Calvo)

La muerte de Sarmiento
(Por Omar López Mato) 68
De Paraguay a Buenos Aires y a la eternidad 70
Honor y gratitud
–El cincuentenario de su fallecimiento– 74
Relaciones peligrosas
–El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–
(Por Claudio Chaves) 76
Sarmiento y la máquina de hacer helados
(Por Daniel Balmaceda) 86
La Casa de Huérfanas
–La primera escuela para mujeres en la ciudad
de Buenos Aires (1755-1810)–
(Por María Teresa Fuster) 90
POLICIALES

108
(Por Marcelo
Emilio Daniel
Perina El Haibe)
en Club del Progreso
Lucha contra
“Pensar el historia
en la tráfico ilícito
a partir del
desegundo
bienes culturales
centenario”

DISCURSOS Y CONFERENCIAS
Discurso de Raúlen
Emilio Perina R.Club
Alfonsín, en la provincia de
del Progreso
San Juan el 11 de septiembre de 1984. 118
“Pensar en la historia a partir del
El segundo
peronismo.
centenario”
Una mirada al interior de una cultura política.
(Por Luciano de Privitellio) 122
Nuestros números anteriores

1era. edición: mayo 2016

PRESIDENTE DE LA NACIÓN
Mauricio Macri

MINISTRO DEL INTERIOR,


OBRAS PÚBLICAS Y VIVIENDA
Rogelio Frigerio

SECRETARIO DEL INTERIOR


Sebastián García De Luca

DIRECTOR DEL ARCHIVO GENERAL


DE LA NACIÓN
Emilio Leonardo Perina

2da. edición: junio y julio 2016

EDITOR
Emilio Leonardo Perina

REDACTORES PRINCIPALES
María Teresa Fuster
Claudio Chaves
María Jaeschke

DISEÑO
María Jaeschke
3ra. edición: agosto 2016
CORRECCIÓN DE TEXTOS
Paulo Manterola

Número 4: septiembre de 2016


ISSN: 2524-9592

COLABORADORES
DE ESTA EDICIÓN
Matías Aizenberg
Daniel Balmaceda
Marcelo Daniel El Haibe
Para leerla online: Nicolás Gutierrez
www.issuu.com/legadolarevista Esteban Ierardo
Para descargarla: Omar López Mato
www.mininterior.gov.ar/agn/publicaciones.php Luciano de Privitellio
www.agnargentina.gob.ar/revista.html Susana Roggiani de Calvo

Leandro N. Alem 246 C1003AAP - CABA


Fotografía de tapa: Teléfono: (54 11) 4339-0800 int. 70902
Niñas izando la bandera en la escuela profesional N°3, E-mails: revistadigitalagn@mininterior.gob.ar
24 de mayo de 1943.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 48324. revistadigitalagn@gmail.com
EDITORIAL
En este número homenajeamos a Domingo Faus- Además, recordamos el discurso de Raúl Alfon-
tino Sarmiento. El dossier abarca tanto la docu- sín un 11 de septiembre de 1984 en San Juan
mentación existente en el Archivo sobre su figura donde reflexionaba sobre el prócer. Asimismo
así como los festejos realizados en todo el país buceamos en la figura de otro patriota oriental:
en el cincuentenario de su muerte. También brin- Gervasio Artigas. Iniciamos también en este nú-
damos información que divulga la creación del mero una nueva sección sobre el tráfico ilícito de
observatorio astronómico en Córdoba por parte bienes culturales con aportes de la División de
del prócer; damos a conocer ciertas peculiarida- Protección del Patrimonio Cultural de interpol
des de la estatua realizada por Rodin ubicada Argentina con el fin de concientizar sobre el cui-
en el barrio de Palermo y del desembarco de sus dado y la protección de los bienes que hacen a
restos. Pero, fundamentalmente, en este número nuestra historia e identidad.
enfatizamos sobre el papel de Sarmiento en la Por último, pero no menos importante en la sec-
educación y sobre su proyecto de país. Relacio- ción Conferencias reflexionamos junto a Privite-
nado con esto suministramos información sobre llo sobre el devenir del primer peronismo en la
la educación de la mujer durante la colonia, un historia de nuestro país.
tema poco conocido. Completamos este home-
naje con un interesante artículo de Balmaceda
sobre los alimentos preferidos de Sarmiento.

Emilio L. Perina

Actos por el cincuentenario de su muerte, 20 de septiembre de 1938.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24800.
MÁRMOL Y BRONCE

El recuerdo de Sarmiento
–Los dilemas y debates sobre sus estatuas–
por Nicolás Gutierrez*

La fisonomía de nuestro prócer y educador, física e interior, fue muy particular.


Los saltos paradigmáticos, como sucede habitualmente, generan aversión o
resistencia y la transformación acaecida en el seno de las bellas artes no fue
la excepción. Esto quedó de manifiesto en los monumentos a Sarmiento. El
monumento concebido por Rodin, sufrió un especial rechazo, lo cual no dejó
entrever el verdadero valor que esta obra artística tiene, así como las de los
demás escultores. Para ellos, gloria y honor, honra sin par.

D
omingo Faustino Sarmiento, el san- momento en que dio su último aliento. Re-
juanino polifacético, fue indudable- sulta llamativo, pero el recuerdo en la esta-
mente uno de los hombres públicos tuaria que sus compatriotas tributaron en
decisivos en la formación de la joven Argen- su honor fue motor de acalorados debates
tina. Apasionado como pocos por el progre- que ocuparon las destacadas páginas de los
so de su amado país, fue un hombre con una diarios y tema inevitable de discusión en
personalidad única: arrogante, impulsivo, ve- clubes y bares. El dilema planteado, casi de
hemente, confiado de sí mismo pero, al mismo manera inconsciente, era si la representa-
tiempo, sensible y honesto. Su pensamiento ción conmemorativa en la escultura pública
–plasmado en sus escritos o exteriorizado en debía ser realista o simbolista. Analizare-
sus acciones– fue en gran medida dual. “Ci- mos, entonces, cuatro esculturas del educa-
vilización y barbarie”, lema de Facundo (su dor y estadista, en pares por cada uno de
obra más reconocida), fue la visión que Sar- estos dos estilos mencionados: las de Rodin
miento tenía de su nación en el camino hacia y de Zonza Briano, que se hallan ambas en
el progreso. la ciudad de Buenos Aires, y las de Víctor de
Esa dicotomía que lo caracterizó en Pol, ubicadas en las ciudades de San Juan y
cuerpo y alma, lo acompañó más allá del de Rosario.

* Es contador público y vive en Bahía Blanca. Es escritor e investigador. Es autor de Mármol y


Bronce: escultura de la Ciudad de Buenos Aires (Olmo Ediciones, 2015).

Página anterior: Estatua de Sarmiento en Palermo, obra de Rodin.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24840.

7
Inmortalidad en bronce

El 17 de septiembre de 1888, apenas transcu- que siguieron, Cané y Rodin tendrían un inter-
rridos cinco días de su deceso, fue presentado cambio epistolar épico.
un proyecto en el Concejo Deliberante de la La estatua de Sarmiento fue fundida en
ciudad de Buenos Aires para erigir un monu- bronce en el año 1899 en la fundición artística
mento en memoria de Sarmiento. Un año des- Leblanc-Barbedienne de París. El 10 de febrero
pués, una ley nacional convalidó el pedido y del año siguiente, partió desde el puerto francés
se constituyó una comisión Organizadora, de Le Havre en el vapor Paraguay y arribó a nues-
presidida por el doctor Aristóbulo del Valle. tras costas en el mes de marzo. Un mes después,
Eduardo Schiaffino, que también integraba la la estatua fue conducida a su emplazamiento por
comisión, fue decisivo en la elección del artista un carro especial tirado por seis yuntas de bue-
encargado de ejecutar la obra: Auguste Rodin. yes. La Ley 3.801 estableció que este sería en el
El artista francés, para aquel entonces, ya era Parque Tres de Febrero. Era lógico el sitio: aquel
una figura reconocida en el mundo del arte. espacio fue antes conocido como Palermo de San
Nacido en París en el año 1840, estudió en la Benito y había sido la residencia de su enemigo
escuela de Beauvais y en la de Artes Decorati- político número uno, el brigadier Juan Manuel
vas. Fue también discípulo de Albert Carrier- de Rosas. Luego de la batalla de Caseros, derrota
Belleuse. En 1884 recibió el título de caballero definitiva de Rosas, las propiedades del Restau-
de la Legión de Honor y, al tiempo del encargo rador fueron confiscadas y su residencia pasó a
argentino, ya había esculpido alguna de sus formar parte del acervo estatal. Siendo Sarmien-
obras más gloriosas, como La era de bronce, El to presidente, el 27 de junio de 1874, se aprueba
pensador, El beso y Los burgueses de Calais. la ley por medio de la cual se define su destino
Del Valle finalmente dio el visto bueno y el para parque público. Y, para complementar el
contrato con Rodin fue firmado en Francia el escarmiento a su antiguo propietario, se propu-
30 de noviembre de 1895; los trabajos fueron so que el paseo se denominara Parque Tres de
valuados en 75.000 francos. La comisión le Febrero, fecha en la que se libró la batalla de Ca-
otorgó amplias libertades a Rodin para hacer seros en el año 1852. Sobre los cimientos demo-
los cambios que considerara beneficiosos para lidos (otro 3 de febrero, el de 1899) del caserón
el conjunto, en lo referente a la alegoría del ba- de Rosas, fue levantado el pedestal de Sarmiento.
samento. A su vez, el contrato establecía que, El acto de inauguración del monumen-
una vez aprobado el modelo en yeso, ya no se to al gran maestro sanjuanino fue pactado
podían exigir al artista nuevos cambios, con para el 25 de mayo de 1900. Fue un evento
la libertad para este de perfeccionar su obra. indudablemente maravilloso. Comenzó por
Estos postulados, que figuran en los artículos la mañana, con un desfile de escolares en la
7° y 8° del contrato, fueron decisivos para el Plaza de Mayo, en donde la Casa Rosada
resultado final de la obra. había sido decorada con lamparitas incan-
En 1896, Del Valle falleció sorpresivamen- descentes. Se celebró un tedeum en la iglesia
te y fue Miguel Cané quien lo reemplazó en la de la Merced y, luego del mediodía, conti-
presidencia de la comisión. Durante los años nuaron con la inauguración del monumento.

8 - LEGADO - La revista del AGN


Arriba izquierda: Retrato de Miguel Cané y de Auguste Rodin
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 8589 y 299757.
Arriba derecha: Homenaje a Sarmiento en el Parque Tres de Febrero por el aniversario de su muerte (Día del Maestro),
11 de septiembre de 1964.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 283336.
Centro: Recibos firmados por Rodin a Marcó del Pont, representante de la Comisión del monumento a Sarmiento.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sala VII, Fondo Miguel Cané. Legajo 2205.

9
Las banderas decoraban los edificios y los ár- y estallado en las páginas de diarios y revis-
boles circundantes a la estatua y una inédita tas. El disgusto fue generalizado y las críticas
multitud se agolpó a lo largo de las avenidas se centralizaron en la falta de parecido al Sar-
Alvear (actual del Libertador) y Sarmiento. miento que todos habían conocido. Entre las
Asimismo, hubo desfile de la guardia nacio- voces que se alzaron en las hojas de la pren-
nal y del ejército de línea, de la brigada de sa, se encontraron las de Paul Groussac y la
marina y de la de tierra, quienes desplegaron del propio nieto de Sarmiento, Augusto Belín
un total de 10.000 efectivos. En cuanto a los Sarmiento.“¡Ese largo cuerpo desmadejado,
discursos, los disertantes fueron únicamente con su pierna dislocada y a la rastra; ese crá-
tres: el entonces presidente de la Nación, Ju- neo dolicocéfalo que aplasta el ángulo facial,
lio Argentino Roca; el ministro Miguel Cané, esa boca fruncida, esos ojos hundidos y par-
presidente de la comisión, y el ministro de padeantes que han perdido sus lentes!”, dijo
Relaciones Exteriores de Chile. Cané dijo al Groussac. Con el mismo énfasis, el nieto de
iniciar su alocución: Sarmiento, si bien no dejó de reconocer el ge-
nio artístico de Rodin, también cargó contra
Helo ahí, señores, tal como lo ha concebido el rostro en bronce de su abuelo de la siguien-
la imaginación del artista. Más que reprodu- te manera: “Esa cabecita de cráneo raquíti-
cir la figura que aún vive en el recuerdo de co, esos labios finos y crispados, esa melena
las generaciones presentes, la del anciano de abundante, para no tomar sino lo mas salien-
paso lento y fatigado, que llevaba inclinada te de las equivocaciones, son imperdonables”.
la pesada cabeza llena de ideas, el escultor Por su parte, Eduardo Schiaffino salió a de-
ha querido simbolizar en el movimiento del fender la obra de Rodin. El pintor distinguía
cuerpo, en la energía de la actitud, en la idea- la necesidad que tiene el artista de estudiar, no
lización misma de la fisonomía y en la inten- solo su fisonomía física sino, por sobre todas
sa expresión de la mirada, la vida extraordi- las cosas, su fisonomía moral, en especial para
naria del héroe cuya gloria debía cantar su los hombres públicos que serían recordados
vigoroso cincel. Arriba, la acción, el ímpetu en la estatuaria monumental:
viril y avasallador; abajo, en la alegoría, en
esa figura genial que aparta las nubes con sus En cuanto al parecido individual que des-
brazos fuertes y elegantes para surgir, esplén- orienta en el primer momento a algunos de
dida, entonando un himno a la luz, el triunfo los que abrieron esta nueva caja de Pando-
definitivo, tras la larga lucha contra la igno- ra –la llamamos así porque motivó el escape
rancia, contra el vicio, contra la barbarie y de varias tonterías que se esparcieron en el
el crimen! ambiente– existe aquél de índole especial que
estriba en el carácter fisonómico, en la cons-
El discurso de Cané, que enfatizaba los cáno- trucción anatómica del individuo. Nadie de
nes artísticos que inspiraron a Rodin, no fue los que conociera a Sarmiento, o examina-
casual: desde varios días antes, los rumores ron en su vida, algunas de sus fotografías,
sobre la fisonomía del gran maestro habían co- vacilará en reconocer a primera vista a nues-
menzado a circular como reguero de pólvora tro grande hombre. ¿No es acaso bastante?

ta del AGN
Tan intensos fueron los debates que el inten- Hidra, aquella serpiente de múltiples cabezas,
dente Adolfo Bullrich solicitó al jefe de la poli- se retuerce agonizante a sus pies. El legado de
cía que dispusiera de una custodia permanente Sarmiento se encuentra resumido en esa figura
hasta que la situación se pacificara. Por suerte, alegórica: la educación, principio indispensa-
los ánimos se calmaron en los meses siguientes ble para que un pueblo emerja de las tinieblas
a la inauguración y, finalmente, ninguno de to- de la ignorancia y así alcance el progreso, fue
dos esos presagios vandálicos ocurrió. su gran lucha.
El monumento comienza con un pequeño En el reverso del pedestal se haya repre-
basamento revestido en granito rojo lustrado sentado el escudo nacional. El sol se eleva so-
extraído de la cantera del señor Juan A. Grego- bre la enseña patria, simbolizada por el gorro
rini de la ciudad de Tandil. Sobre este se eleva frigio que se sostiene en lo alto de la pica mien-
un segundo basamento, cincelado por Rodin tras dos manos se hermanan en un saludo. Dos
en mármol de Carrara. Sobre el frente, se en- lazos de laureles y motivos decorativos com-
cuentra la figura de Apolo, representado en plementan el altorrelieve. El escudo fue suma-
la plenitud de su edad. El dios griego se abre mente elogiado e, incluso, el pintor e historia-
paso mientras alza enérgicamente sus dos bra- dor Schiaffino propuso que este fuera adopta-
zos, venciendo con su luz las tinieblas de la do como escudo oficial, a lo cual se opuso su
ignorancia. A su vez, la ponzoñosa figura de colega Ernesto de la Cárcova.

Inauguración de la estatua de sarmiento en el Parque 3 de Febrero, 25 de mayo de 1900. Observe el gran control poli-
cial y al fondo, la obra aún cubierta.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24839.

11
La figura de Sarmiento corona el monu- volúmenes y de la luz era motivo de preocu-
mento. Viste traje de época y carga sobre su pación para él, y su Sarmiento cumple con
hombro una capa, que se extiende en ondu- todos estos requisitos. El hombre público, el
laciones sobre su espalda. Lleva con su mano luchador de las ideas y del conocimiento, de
izquierda un documento. Su actitud es de la abnegación: estos son los valores que de-
avance: su pie izquierdo se extiende por so- finen los rasgos de Sarmiento, que observa
bre su figura, al tiempo que su pie derecho se detenidamente hacia al futuro, con la con-
arrastra pesadamente hacia atrás. Natural- vicción que lo caracterizó en vida, pero sin
mente, la representación fisonómica de Sar- dejar de evidenciar el cansancio, fruto de la
miento no es realista; a Rodin le preocupaba lucha que libró permanentemente.
exaltar el interior de sus retratados, los ras- El Sarmiento de Rodin, el único que reali-
gos y la inteligencia que definían su persona- zó por encargo para América, continúa avan-
lidad, el conjunto de valores que defendían, zando hacia el progreso, convencido de que la
su pensamiento y su acción. El juego de los luz triunfará sobre las tinieblas.

Inauguración de la estatua de Sarmiento en el Parque 3 de Febrero, 25 de mayo de 1900.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Álbum aficionados. Inventario 213651.

12
Profeta en su tierra

El axioma popular de que “nadie es profeta públicos de La Plata (fue el responsable de los
en su tierra” tiene su excepción en la figura tigres dientes de sable que custodian las esca-
de Sarmiento. Los sanjuaninos siempre es- leras de acceso al museo). Ese mismo año re-
timaron al gran maestro como a uno de sus trató a Sarmiento; de Pol fue el único escultor
hijos más encumbrados y, por ello, no debió que lo retrató en vida. De sus manos, también
extrañar que los homenajes en su memoria surgieron el mausoleo de Sarmiento en el ce-
fueran suscriptos sin demora alguna. De este menterio de la Recoleta, la Cuadriga que co-
modo, el 6 de septiembre de 1893, los señores rona el edificio del Congreso de la Nación, la
Andrés Garramuño y Eliseo Guardiola soli- estatua de Trejo y Sanabria en la Universidad
citan al poder ejecutivo provincial para que de Córdoba, el mausoleo del obispo León Fe-
este arbitre los medios para erigir un monu- derico Aneiros en la catedral metropolitana,
mento en homenaje a Sarmiento. La idea fue el monumento a Aberastain en San Juan y el
aceptada de inmediato y, el 11 de aquel mes, busto de Figueroa Alcorta en la Casa Rosada,
al recordarse un nuevo aniversario de su paso entre otras tantas obras.
a la eternidad, fue colocada la piedra funda- En mayo de 1899, ya se encontraba listo el
mental de su futuro memorial en la plaza 25 yeso de la estatua y, casi un año después, esta
de mayo de la ciudad capital. Posteriormente, fue fundida en bronce en la fundición artística
el 20 de junio de 1897, Abraham Vidart, por de Garzia. De Pol bautizó a su grupo escultórico
aquel entonces presidente de la Cámara de Se- bajo el nombre de “Sarmiento educacionista”.
nadores, presentó un proyecto de ley para le-
vantar estatuas a Sarmiento, Guillermo Raw-
son y Salvador María del Carril. El proyecto
se convirtió en ley el 21 de julio de aquel año
e, inmediatamente, se creó una comisión inte-
grada por Rafael Igarzábal, Enrique Godoy,
Domingo Morón y Carlos Doncel. Este últi-
mo era, por aquel entonces, el gobernador de
la provincia de San Juan.
Igarzábal, durante el mes de noviembre
de ese año, firmó el contrato artístico con el
escultor Víctor de Pol. Nacido en Venecia en
el año 1865, de Pol estudió en la Real Acade-
mia de Bellas Artes de Lucca y en la Academia
de Bellas Artes de Florencia, donde tuvo de
maestro a Augusto Passaglia. Fue discípulo
de Giulio Monteverde. En el año 1887, arri-
bó a la Argentina, convocado por el ministro
José Ramos Mejía para decorar el edificio del
Monumento a Sarmiento en San Juan, su provincia natal.
museo de Ciencias Naturales y otros edificios AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 31770.

13
14 - LEGADO - La revista del AGN
Como podemos deducir, fue representado en La plaza 25 de mayo, escenario del aconteci-
su faz de maestro. Sentado en un sillón, viste miento, fue decorada acorde al clima festivo
un saco abrochado. Su rostro, reflexivo, sereno del evento con luminarias a gas. El acto fue
pero al mismo tiempo riguroso, revela el carác- multitudinario y contó con la presencia de las
ter del gran educador. Sus ojos miran hacia el delegaciones de las escuelas normales y del co-
horizonte con la misma determinación que lo legio nacional, de representantes de todas las
caracterizaba en vida. Sobre su regazo se en- provincias y del poder ejecutivo y legislativo
cuentra abierto un libro. A su izquierda, se en- provincial y nacional, así como de legaciones
cuentra un niño que lo observa y escucha aten- extranjeras y del regimiento 4° de infantería.
tamente. Asimismo, acaricia paternalmente a También estuvieron presentes su autor, Víctor
una niña que se ubica a su costado derecho, la de Pol, y familiares de Sarmiento (entre ellos,
cual también porta un libro abierto. El conjun- su hermana María del Rosario y su nieto Au-
to mide 3 metros de alto y pesa 2 toneladas. A gusto Belín Sarmiento). Se pronunciaron en el
diferencia de la obra de Rodin, la estatua eje- acto: Aureliano Gigena, ministro de gobierno;
cutada por De Pol, si bien contempla el carác- David Chávez, gobernador de la provincia de
ter psicológico de Sarmiento, es una obra que San Juan; el intendente Agustín Cabeza; Dal-
se ajusta al retrato real del sanjuanino. Por este miro Balaguer, por la cámara de diputados
motivo, fue aceptada unánimemente y su autor de la Nación; el coronel Carlos Sarmiento,
recibió las felicitaciones por la lograda figura. en nombre del ejército, y Arturo de la Rosa
La inauguración del monumento final- Ponte, en nombre del centro sanjuanino. Los
mente se concretó el 17 de noviembre de 1901. festejos incluyeron fuegos artificiales y bailes.

Página anterior: Inauguración del monumento “Sarmiento educacionista” de Víctor de Pol en San Juan, 17 de
noviembre de 1901.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24988.
Arriba: Festejos en la inauguración del monumento a Sarmiento, 17 de noviembre de 1901.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24989.

15
ta del AGN
Presente en Rosario

En el año 1904, Arcelia Delgado de Arias fue de Amuchástegui, en nombre de la comisión,


nombrada directora de la Escuela Normal de Damián Candioti, en representación del mi-
Maestras de la ciudad de Rosario, institución nistro de Instrucción Pública, Silvio Francesi,
creada el 20 de abril de 1879. La profesora estudiante del Colegio Nacional, Clotilde Re-
porteña, que había arribado a la ciudad san- monda, estudiante de la Escuela Normal, y El-
tafecina en 1888, fue la primera educadora ar- vira Montes, de la asociación del profesorado.
gentina en ocupar el cargo de rectora de aque- Luego, las escuelas rosarinas desfilaron para
lla institución educativa. Hasta aquel entonces, el público presente. La nota de color la dio el
la escuela había sido conducida por las docen- pequeño Julio Horacio Gómez, tataranieto de
tes estadounidenses que llegaron a nuestra pa- Sarmiento, que dio una paleada de tierra sobre
tria de la mano de Sarmiento. la piedra fundamental.
Para honrar la memoria del gran educa- Finalmente, la inauguración de la estatua
dor argentino, Arcelia promovió, en 1905, el se llevó a cabo el 20 de noviembre de 1911.
proyecto de erigir un monumento a Sarmien- Con el propósito de que el acto fuera multitu-
to en la ciudad de Rosario. Se conformó una dinario, el gobierno decretó día feriado para
comisión directiva integrada por miembros aquella jornada. A los pies del monumento,
del plantel docente de la misma escuela y formaron guardia el regimiento 11° de infan-
presidida por el doctor Nicolás E. Amuchás- tería junto a su banda. También brindaron su
tegui. Los fondos necesarios para la erección música la banda de la policía y el coro de los
del monumento fueron recaudados median- batallones escolares, formado por 800 niños
te suscripción pública y a través de festivales vestidos con el uniforme de la Sociedad Spor-
organizados por la propia escuela. El Estado tiva rosarina. En el palco oficial, se ubicaron
nacional también sumó a la iniciativa 25.000 las autoridades nacionales y provinciales de
pesos. Para la selección del artista que lleva- los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales.
ría a cabo la obra, se desarrolló, en el año Asimismo, se hicieron presentes algunos fami-
1908, un concurso de maquetas, del que resul- liares de Sarmiento (entre ellos, su nieto Au-
tó ganador Víctor de Pol, convertido definiti- gusto Belín Sarmiento y sus bisnietas Eugenia y
vamente en el retratista oficial de Sarmiento. Luisa Belín Sarmiento), el propio Víctor de Pol,
La piedra fundamental fue colocada el 31 representantes de las provincias y las autorida-
de octubre de 1909 en la plaza Santa Rosa, en- des educativas y miembros de la comisión eje-
tre las calles San Juan y Corrientes. El edificio cutiva junto a la directora de la escuela, Arcelia
de la Escuela Normal de Maestras, inaugurado Delgado de Arias.
en el año 1897, se halla lindante a la plaza. El doctor Nicolás Amuchástegui, en su
El acto, como de costumbre, fue multitudi- discurso inicial, dijo:
nario. Se inició con la entonación del himno
nacional, para luego continuar con la lectura El pueblo de Rosario reclamaba un símbolo
del acta por parte del escribano Rufino Alegre. como este. Le era ya una necesidad sentida.
Lo procedieron los discursos de rigor a cargo Una mujer por cierto no vulgar, concibió

Página anterior: Inauguración del monumento a Sarmiento en Rosario, 20 de noviembre de 2011.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 89012.

17
en hora inspirada la idea de hacerlo realidad. cos. El rostro severo, razonado y reflexivo deja
Un artista genial, fiel intérprete de Sarmiento y translucir el carácter del gran escritor y educa-
de esa idea, vació en el bronce y esculpió en el dor que fue a lo largo de sus días.
mármol toda una apoteosis. Y hoy podemos ad-
mirar este magnífico altar patrio el que se dará Regreso al impresionismo
a la posteridad por los tiempos de los tiempos.
Para finalizar este estudio, y con el resultado
El conjunto escultórico se compone de un basa- en tablas entre las estatuas realistas e impre-
mento escalonado sobre el que se alza el pedestal sionistas dedicadas a la figura de Sarmiento,
revestido en granito gris. Al frente del conjunto citamos la obra de Zonza Briano, emplazada
se emplaza un altorrelieve en mármol que repre- en los jardines del Instituto Bernasconi del ba-
senta a una figura masculina que alza enérgica- rrio Parque Patricios.
mente, con su mano derecha hacia lo alto, una Félix Fernando Bernasconi fue un comer-
antorcha encendida. A sus pies, se sitúa un libro ciante y filántropo suizo nacido en el año 1860.
abierto con la inscripción ABC. Este relieve, de En su testamento, escrito en el año 1905, dejó
temática similar al Apolo venciendo las tinieblas plasmado su deseo de donar parte de su for-
del monumento de Rodin, es una alegoría del tuna al Consejo Nacional de Educación para
luchador. En el costado izquierdo, se ubica una la construcción de un palacio-escuela para los
figura femenina en bronce que, en pose sedente, niños pobres de los barrios del sur de la ciudad
viste una larga túnica y cruza sus piernas. A un de Buenos Aires. La muerte lo sorprendió en
costado de ella, se ubican unas tablas, sobre las el año 1914 y su voluntad testamentaria sería
cuales apoya su brazo derecho: una representa- cumplida correctamente. El Consejo eligió al
ción de la ley. En el costado derecho, se emplaza arquitecto Juan Waldrorp (hijo) para el diseño
otra figura femenina en bronce. Vestida de igual monumental del inmueble, el que habría de eri-
forma, lleva un libro abierto sobre su regazo. girse en la quinta El Edén de Parque Patricios,
Junto a ella se encuentra un globo terráqueo: finca de ocho hectáreas que había albergado
una alegoría de la educación. Por último, en la al perito Francisco Pascasio Moreno. En 1918,
parte dorsal del basamento se halla el escudo Waldrorp diseñó un edificio de estilo neorrena-
de la ciudad de Rosario, fundido en bronce. El centista en cuatro plantas y, el 26 de septiem-
pedestal, que es decorado con lazos de laureles, bre de 1921, se colocó la piedra fundamental.
se corona con la figura de Sarmiento. De pie, Al mismo tiempo, una comisión integrada por
en actitud pensativa, extiende su pie izquierdo Enrique Rodríguez Larreta, Ángel Gallardo y
por sobre el basamento. Lleva su mano derecha Ángel de Estrada se encargó de las obras es-
hacia el mentón, enfatizando su carácter de pen- cultóricas para decorar el edificio. Entre ellas,
sador e ideólogo. Su brazo izquierdo se extien- fue adquirida la estatua de Sarmiento, ejecu-
de hacia su espalda. Luce un sobretodo cruzado tada en yeso por Pedro Zonza Briano. Nacido
abrochado. El retrato de Sarmiento en su edad en Buenos Aires en 1886, Zonza Briano inició
madura, como las demás esculturas de De Pol sus estudios en la Sociedad Estímulo de Bellas
en las que personificó al gran maestro, se ajusta Artes, para luego continuarlos en París. En la
a los rasgos fisonómicos que lo caracterizaron ciudad de las luces se deslumbró con el arte de
en vida, sin dejar de lado sus rasgos psicológi- Rodin y sus obras le resultaron de gran inspi-

18
ración. En 1914, ejecutó el Cristo situado en el Zonza Briano indudablemente se concentra
cementerio de la Recoleta. en el rostro del sanjuanino. El desmesurado
La estatua de Sarmiento fue exhibida du- hueso frontal y sus pobladas cejas le conceden
rante el mes de diciembre de 1918 en el Sa- a su obra una fuerte expresión, resumida en
lón Nacional de Bellas Artes de Retiro y re- las cavidades oculares, que se llenan de som-
cibió excelentes críticas. Ya habían transcurri- bra gracias al efecto de sus cejas. La fortale-
do dieciocho años desde la inauguración del za de sus convicciones y de sus creencias se
Sarmiento de Rodin; la apreciación y el gusto encuentran atesoradas en ese rostro expresi-
artístico de las autoridades, de los críticos y, vo, de cráneo, ojos y labios excedidos. En los
por sobre todo, del público en general ya había primeros meses del año 1919, la estatua fue
asimilado las nuevas tendencias de los genios fundida en bronce y, el 11 de septiembre del
de las bellas artes. mismo año fue emplazada temporalmente en
Sarmiento, en pose sedente, emerge del la plaza Vicente López. Finalmente, la estatua
bloque inacabado, testimonio del enérgico ca- fue trasladada a los jardines del Instituto Ber-
rácter que supo definirlo como hombre de ac- nasconi, que fue inaugurado oficialmente el
ción. Vestido con ropa de época, el trabajo de 22 de octubre de 1929.

Día del Maestro. Homenaje a Sarmiento en el Instituto Bernasconi, 10 de septiembre de 1970. En el centro se observa
la obra de Zonza Briano.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 305708.

19
20 - LEGADO - La revista del AGN
ANTES Y DESPUÉS

La avenida 9 de Julio,
retrato de una ciudad demolida
por Matías Aizenberg

La primera apertura de la emblemática avenida porteña se dio en 1937, luego


de un abrupto proceso de demoliciones y desalojos, y ante la protesta de
comerciantes y vecinos.

E
n la década del 30, Buenos Aires era Asimismo, el ruido de la ciudad ocurría en
una urbe convulsionada, en donde el centro, no solo por los ecos de su floreciente
distintos actores sociales disputa- vida nocturna, sino porque la municipalidad,
ban su derecho a la ciudad. Al tiempo que con el apoyo del presidente Agustín Justo, ha-
miles de migrantes internos intentaban in- bía decidido implementar las obras monumen-
sertarse en la metrópolis para adaptarse a tales plasmadas en distintos proyectos desde la
la incipiente industrialización, sectores más década de 1880 en adelante. Efectivamente, en
consolidados se asentaban en los barrios del unos pocos años, Buenos Aires vivió una vo-
oeste, luego del proceso de extensión del rágine de demoliciones en nombre de la mo-
damero y de la subdivisión de los lotes en dernidad, en donde el resonar de la piqueta no
la gran especulación de las primeras déca- dejaba oír las voces de los damnificados por el
das del siglo. Allí, consolidaron sus ámbitos derrumbe de su casa, comercio o incluso iglesia.
de pertenencia alrededor de los espacios de Esas demoliciones fueron producto del ensan-
sociabilidad como clubes, plazas, iglesias y che de la avenidas Belgrano y Corrientes (toda-
especialmente las sociedades de fomento, vía hoy muchos la llaman “calle”) pero, sobre
ámbito político de organización y de recla- todo, de la traza de la avenida Norte-Sur (hoy,
mo del período. 9 de Julio), sobre la que nos extenderemos.

Últimos trabajos en la avenida 9 de Julio a seis días de su inauguración.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4379.

21
Historia de la avenida Norte-Sur

Luego de la capitalización de Buenos Aires ha- da nacional, sumado al aporte del tesoro nacio-
cia 1880, las tradicionales familias que hege- nal de un millón doscientos mil pesos anuales.2
monizaban el poder político consideraron que Con la crisis de 1890, el proyecto se debili-
el paso de la aldea a la gran metrópolis debía tó, pero volvió a la discusión en 1895, cuando
seguir ciertas pautas de modernización. Parte de se confeccionó un plano oficial del municipio y
este proceso fueron los proyectos de apertura de se aprobó un plan para oxigenar la trama colo-
una zona residencial del parque del Retiro hacia nial. Por entonces, su mayor defensor fue el ar-
el norte, la construcción de un nuevo puerto (un quitecto y concejal Juan Antonio Buschiazzo,
polémico e inadecuado proyecto de Eduardo quien justificó la ubicación de la avenida Nor-
Madero), la reconversión de lugares insalubres te-Sur sobre la importancia de unir la estación
como mataderos, cementerios o basurales en Constitución con la avenida Alvear y promo-
parques públicos (influencia del higienismo fi- vió la apertura de una nueva calle al demoler
nisecular) y la apertura de avenidas y bulevares. “solo” el centro de las manzanas. Esta idea te-
Este último aspecto revestía una gran nía un fin económico (se evitaría comprar la
complejidad ya que se haría sobre la ciudad totalidad de las fincas e intervenir las facha-
antigua, lo que implicaba la expropiación de das), pero también higiénico (se demolería el
decenas de propiedades individuales y una se- fondo de las casas, donde se ubicaban las letri-
rie de conflictos que se verían agravados por nas y sumideros).3
los cambios en la coyuntura política así como De todas formas, el proyecto recién reflotó
económica, ya que estas obras significaban un en el Plan Bouvard de 1907 y, finalmente, hacia
gran endeudamiento del Estado. 1912, se aprobó la ley nacional 8.855 de expro-
Durante la intendencia de Francisco Seeber piación de los terrenos con el fin de construir una
(1889-1890), se planteó la ley 2.698 para la avenida central de 33 metros de ancho y la edi-
apertura de avenidas y plazoletas, que declaraba ficación de inmuebles de “arquitectura especial”,
de utilidad pública las propiedades que fuesen cuya venta serviría para solventar las obras, jun-
necesarias ocupar para la ejecución de las obras. to a un empréstito tomado por la municipalidad
A pesar de la corta extensión de su mandato, este y un aporte del gobierno nacional. El intendente
empresario de la construcción, propietario de la Joaquín de Anchorena pretendía inaugurar el
empresa Las Catalinas en Retiro, promovió esta primer tramo de la avenida hacia 1916, para la
ley que implicaba, entre otras intervenciones, la celebración del centenario de la independencia,
apertura de 30 metros de ancho de una avenida pero dificultades económicas y políticas obsta-
que, partiendo de la calle Pavón, terminaba en el culizaron la obra. El inicio de la Gran Guerra,
Paseo de Julio (Leandro N. Alem) entre las calles sumado a la crisis política de los últimos años del
Cerrito, Lima, de las Artes (Carlos Pellegrini) y conservadurismo en el poder, pospusieron una
Cambaceres (Bernardo de Irigoyen).1 Para esta intervención urbana de tal trascendencia. No
y otras obras, se declararon de utilidad pública obstante estas dificultades, en los años sucesivos,
las propiedades particulares necesarias para su y con el avance progresivo, errático y disconti-
ejecución, en un ambicioso proyecto de expro- nuo de las expropiaciones y demoliciones por
piaciones que le implicaría a la municipalidad to- parte de la municipalidad, una imagen decadente
mar deuda de hasta 20 millones de pesos mone- se iría plasmando en el centro porteño.
De la idea original al proyecto definitivo

Llegados los años 30, bajo el gobierno fraudu- Centenario (Figueroa Alcorta), Corrientes y,
lento de Agustín Justo (1932-1938), se multi- sin dudas, la que despertó mayor expectativa y
plicaron las obras públicas como parte del mo- polémica: la apertura de la avenida 9 de Julio.4
delo de mayor intervención estatal tras la crisis De Vedia, por lo menos en el discurso ofi-
de principios de década. Esto se vio reflejado, cial, aparecía emparentado en la gesta de los
especialmente, en la gestión de Manuel Fresco intendentes “hacedores”. La obra de ensanche
en la provincia de Buenos Aires (1936-1940) y de las avenidas era descripta como la continua-
en la de Mariano de Vedia y Mitre (1932-1938) ción de una política que había comenzado con
en la ciudad capital. Las obras en esta última Bernardino Rivadavia en 1827 y extendida por
incluyeron la segunda etapa del proyecto Ca- Torcuato de Alvear, artífice entre otras obras
sas Baratas, la refacción de numerosas plazas de la apertura de la Avenida de Mayo, y pro-
y lo que dejaría una impronta de ejecutividad ponía al intendente de Justo como el que com-
a la gestión: la cuestión de las avenidas. Los pletaba la trilogía.
ensanches eran un tema de debate y, desde la Los debates acerca del modo de ejecución de
expansión del tejido urbano y el incremento de la avenida 9 de julio ya llevaban varios años. Sin
la población, su necesidad se había hecho más embargo, para esta época, estos llegaron a una
imperiosa; a tal punto que, desde 1909, se ha- conclusión y los planes se convirtieron en planos.
bían propuesto más de 150 ensanches. La ges- Para ello, sería fundamental la figura de Carlos
tión de Vedia decidió concentrarse en aquellas María Della Paolera.5 Este arquitecto fue nom-
más relevantes, como el trazado de la Costane- brado como director del Plan de Urbanización
ra Norte y el de la avenida Juan B. Justo (con el bajo el auspicio socialista y ya había esbozado
entubamiento del arroyo Maldonado) y el en- distintos proyectos de intervención en el dame-
sanche de las avenidas Vértiz (del Libertador), ro urbano en tiempos en que la expansión de la

Cartel que anuncia las obras en la avenida.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4420.

23
ciudad no podía verse aislada del crecimiento del del edificio de Obras Públicas. En medio de
Gran Buenos Aires. Della Paolera, quien además una fiebre constructiva (el 9 de noviembre se
era sobrino de Buschiazzo, expuso un sistema inaugura el subte C, 6 días después se inicia
de arterias norte-sur y este-oeste que comunica- la torre ministerial), el edificio se realiza lla-
rían a la capital con el municipio de Tigre por mativamente en tiempo récord (138 días). Pero
el norte y con la ciudad de La Plata por el sur. para ese entonces, Della Paolera ya había pen-
En torno al debate que entabló principal- sado en un cambio drástico en la traza de la
mente con Fermín Beretervide y Ernesto Vau- avenida, lo que va a dejar al flamante edificio
tier acerca de las características de la avenida, en una obra aislada e incoherente.
por un lado se planteó la altura de su trazado, Contemplando las dificultades ante la
para lo cual estos arquitectos planteaban la ne- construcción de la línea C de subtes, y adu-
cesidad de hacer una avenida subterránea para ciendo la necesidad de una mayor circulación
evitar las intersecciones con otras arterias. A su y espacios verdes, Della Paolera plantea una
vez, siguiendo en parte el proyecto de 1912 se “avenida parque” y propone la expropiación
esbozaba la construcción de distintos edificios completa de las manzanas. Eso implicaba un
cívicos que circundaran el nuevo trazado. En- cambio drástico respecto al plan original: en
tre 1934 y 1936, los proyectos de Della Paolera lugar de 33 metros la arteria pasaría a tener
incluirán modificaciones según la coyuntura, y 140 metros de ancho, y contaría con distintas
en paralelo con la ejecución de dos obras sobre playas subterráneas. Asimismo, la fuente de
la misma traza: el edificio de Obras Públicas y financiación dejaría de ser la venta de los te-
la línea C de subterráneos. En consonancia con rrenos sobrantes, lo que implicaba un mayor
el “eje cívico”, en 1934 comienzan las obras endeudamiento por parte del fisco.

El ingeniero Della Paolera (de moño y bigotes) inaugurando la Exposición de Urbanismo, 25 de octubre de 1932.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 102161.

24
Empleados municipales defienden el gomero en Cerrito 271.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4428.

Una obra polémica

El proyecto fue criticado desde distintos vér- dificaciones con el poder legislativo pero, en vez
tices: por lo oneroso de la obra, por su com- de eso, pasó por encima esta intermediación.
plejidad y costo político y por privilegiar la Aun con un Concejo Deliberante más concilia-
estética sobre la practicidad. En este sentido, dor a partir de 1936, ante la progresiva retira-
Bereterbide coincidía en la necesidad de circu- da socialista, la intendencia ejecutó sus obras
lación, pero creía que al preferir la traza de di- con autonomía, en un contexto de derechos
versos carriles y plazas se había privilegiado la restringidos e ilegitimidad política. Tampoco
cuestión paisajística en lugar de promover una consultó la emisión de un crédito de 30 millo-
solución más práctica a través de una vía más nes de pesos para afrontar los juicios de expro-
elevada o subterránea. Respecto de la cuestión piación y desalojo, ni esperó la correspondiente
política, la intendencia debía conciliar las mo- autorización para la construcción del Obelisco.

25
Edificio en venta por demolición.
Fotografía extraída del libro 9 de Julio, leyes, ordenanzas, decretos, estudios, datos, informes respecto a
su construcción.
Las tensiones del ejecutivo municipal con La polémica encontró férreos defensores
el Concejo Deliberante llevaron a que el se- del nuevo proyecto en diarios como La Nación
cretario de Obras Públicas, Amílcar Razori, (propiedad del intendente) y El Mundo. Este úl-
acudiera al cuerpo de concejales para justificar timo celebró el inicio de las obras ante lo que
el nuevo proyecto: “Es inadmisible y sería pe- describía como “un baldío, un paraíso de quin-
queño creer que el Departamento Ejecutivo al calleros y baratijeros”.7 En un editorial de fines
encarar esta magna obra no hubiera pensado de abril, el mismo diario esbozaba que la ejecu-
en el progreso urbano de la ciudad de Buenos ción de la obra representaba una tercera funda-
Aires y hubiera tenido únicamente el propósito ción de Buenos Aires. Allí defiende el cambio en
de avasallar a este honorable Cuerpo”. Para el ancho de la avenida frente a la “anacrónica”
explicar que no se había subvertido la medida ley de 1912, y justificaba “los atajos” del poder
original de 33 metros de ancho, Razori adu- ejecutivo frente a las críticas que recibía:
jo que, en realidad, esa medida correspondía
a los 28 metros de la calzada principal y de las ¿Triquiñuela? Tal vez. Pero cuando se con-
dos veredas de 2.5 metros cada una; el resto templen los resultados de esta política, cuan-
correspondía a las calles Pellegrini y Cerrito, do los habitantes de esta ciudad se vean en
a los jardines circundantes y a dos calzadas de posesión de ese enorme espacio libre no ha-
8.50 metros que la ley original había destinado brá nadie que quiera renunciar a él, ni nadie
a loteo para sostener la obra, pero que ahora que se atreva a suprimirlo. Siempre hay tiem-
podrían entrar en conflicto por las playas sub- po de modificar una ley, es más barata y más
terráneas construidas.6 fácil que modificar una avenida.8

26 - LEGADO - La revista del AGN


Espectáculo y literatura

En marzo de 1937, comenzaron las demolicio-


nes definitivas para trazar el primer tramo en-
tre las calles Tucumán y Bartolomé Mitre, con
el fin de ser inaugurado para el Día de la Raza.
Los avisos de desalojo fueron inmediatos y los
derrumbes tardaron apenas dos meses. A pesar
de las protestas, los propietarios e inquilinos
fueron expulsados.
Roberto Arlt, cronista ineludible de la
época, describe en sus Aguafuertes la fascina-
ción de los porteños por el polvo y el ruido que
levanta la ansiada modernidad:

A lo largo de las aceras, hileras de camiones


de acero. […] Cargan escombros y muebles.
Netamente. Paisaje de evacuación. […] Nu-
bes de arena como en el desierto africano,
en el centro de Buenos Aires. Demoliciones
en la calle Cangallo. En Carlos Pellegrini. En
Sarmiento. Edificios despanzurrados. […]
El obelisco en pie, en medio de una ciudad arrasada.
Martilleo opaco de picos en el ladrillo. Sordo AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4419.
en el cemento. Metálico en las vigas. Apa-
gado en los tabiques. Acuático en las palas. dando al descubierto las entrañas del edificio.
Cinco calidades de martilleo y los papanatas Entonces advertimos que no era una casa lo
deleitándose en la demolición.9 que se demolía, sino un hogar, la residencia de
una familia, un lugar para nacer y morir.10
Otro escritor contemporáneo que describió la
vorágine de la Buenos Aires de entonces fue Para Arlt, en cambio, la destrucción de lo viejo
Ezequiel Martínez Estrada quien en La cabe- era un gran espectáculo ya que
za de Goliat critica el afán de la ciudad por
reinventarse constantemente, destruyendo la el hombre desea lo nuevo. […] De ahí la re-
huella que la había forjado: pugnancia que experimentan hacia el pasado
la mayoría de los seres normales, porque el pa-
Los demoledores borran su propio pasado, sado es siempre la negación del hoy. […] Tres
arrasando con el Pasado, y se construyen un manzanas de edificios han sido cercenados de
monumento en lugar del que derriban […] la superficie de la ciudad. […] Ver destruir es el
Mientras dura la agonía de la demolición espectáculo que más gusta presenciar al hombre
y se desarma brutalmente y con cuidado lo porque su instinto le dice que tras de lo que se
que se hizo con esperanza y fervor, van que- ha destruido tiene que levantarse algo nuevo. 11

LEGADO - La revista del AGN - 27


Trabajando en la 9 de Julio, 24 de agosto de 1937.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Noticias Gráficas. Inventario 4384.

La gran transformación

“7 manzanas.12 138 propiedades. De un piso,


de dos pisos, de tres, de otros muchos, algu- La avenida nueve de julio va a inaugurarse
nas que fueron lujosas y que a duras penas se después de dejar un reguero de intereses heri-
mantienen en pie, otras nacidas ya humildes, dos, después de haber levantado mil protes-
esperan resignadamente la acción de la pique- tas […] Y de pronto, en una fiebre de angus-
ta”.13 Así describía la municipalidad la demoli- tia y velocidad que no responde a ninguna
ción de los inmuebles, como si tan solo fueran necesidad real se vulneran los derechos y los
moles de cemento, ladrillos acumulados sin intereses individuales más respetables.
más razón que la obstinada pervivencia de lo
antiguo y lo obsoleto. El veloz avance en los Frente a esa denuncia, el secretario de Obras
trabajos llevó a que el conflicto se extendiera a Públicas justificaba la forma de ejecución de la
la calle, con los frentistas al pie de la protesta. obra, retomando a un referente del urbanismo
Mientras en la crónica municipal las familias de la época, Martín Noel quien, a su vez (decía
desalojadas habrían aceptado las viviendas el funcionario), basaba su teoría en Le Corbu-
provisorias dotadas por el gobierno, las de- sier. Así, expresaba que, en toda transforma-
mandas de los damnificados se incrementaban. ción de una gran ciudad, existían dos métodos:
El diario Noticias Gráficas describía: el quirúrgico y el clínico, y que, si bien en los

28
barrios periféricos todavía podía utilizarse el tuvieron tres semanas para abandonar su pro-
clínico, en el nutrido centro porteño debía ha- piedad, acosados por la policía como garantes
cerse una “obra de cirugía” con métodos más de la “utilidad pública” del terreno y cada vez
radicales y decisivos.14 más aislados entre el polvo de una ciudad des-
En los meses de abril y mayo de ese mismo vencijada. Según el diario Noticias Gráficas,
año se multiplicaron las demoliciones y la Ase-
soría Letrada Municipal comenzó los juicios de el desalojo de la zona expropiada se hace
expropiación de las propiedades que afectaban “manu militari”, todos los ocupantes no han
la traza. En el caso de los comercios, la inten- sido notificados al mismo tiempo por la justi-
dencia ofreció la mudanza a otros lotes para cia, y por lo tanto, no se les vencen al mismo
mantener, en su mayoría, el asiento céntrico; tiempo los veinte días de plazo. La munici-
aunque, en varios casos, cambió drásticamente palidad […] destroza la acera (y después dice
su ubicación en dirección a los barrios. Frente que) se debe desalojar ahora mismo porque
a esta directiva, los comerciantes se organiza- su casa corre peligro de derrumbamiento.
ron y realizaron sucesivos paros de activida-
des, “como acto de protesta por inesperado, Asimismo, el diario denuncia que “no existe tal
sorpresivo e inmediato desalojo municipal” oposición entre los intereses privados respetables
(como se ilustra debajo en la fotografía). y el interés público, y no puede concebirse la opo-
A pesar de todo esto, el desalojo se rea- sición sino en un régimen dictatorial en que el Es-
lizó en pocos días y los propietarios apenas tado es un Dios cruel que se devora a sus hijos”.15

En marzo de 1937 los comerciantes comenzaron una serie de protestas frente a los desalojos, e incluso fueron recibi-
dos por el presidente Justo.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4415.

29
De la piqueta a la topadora

Finalmente, como se había planeado, el 12 de En medio de un clima festivo, y frente a


octubre de 1937, se inauguró el primer tramo las críticas recibidas por los atropellos que
de la avenida 9 de Julio. Desde el decreto de eje- había generado la obra, el discurso inaugural
cución y el inicio de los juicios de expropiación, del presidente Agustín Justo intentó ubicar a
se tardaron 7 meses en realizar la obra. A tres su gobierno en el camino de la legalidad y de
turnos, trabajaron 1500 obreros diariamente; la institucionalidad. Por ello, decidió retomar
se extrajeron y transportaron para la traza de la una frase de Sarmiento cuando este dejaba su
avenida Costanera Norte 240.000 metros cúbi- gobierno en 1874:
cos de tierra, se utilizaron 10.000 toneladas de
cemento, 3000 de hierro, 35.000 metros cúbi- Los hombres levantan sobre cimientos
cos de arena y 40.000 de piedra. Se plantaron sólidos la casa para sus hijos, y como los
decenas de Jacarandás y palos borrachos y se otros seres constructivos, abandonan ins-
diseñaron dos playas subterráneas con capaci- tintivamente esta solicitud cuando carecen
dad para 1000 coches.16 Aquel 12 de octubre, de libertad o no sienten que el provenir
la avenida fue ornamentada con los colores pa- está seguro para su progenie. Signo es hoy,
trios y unos 150 músicos tocaron el himno y pues, de la confianza pública en la solidez
distintas marchas militares. Por la noche, se rea- de nuestras instituciones y de la libertad de
lizaron bailes populares con varias orquestas en que gozan, el empleo de dinero en casas que
las pistas instaladas para la inauguración. sonríen al pasante.17

Bailes populares en la noche de la inauguración de la avenida.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 138019.

30
La fiebre de las demoliciones arrasa la ciudad.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4430.

A poco de ser demolida la última medianera del Teatro del Pueblo, sus artistas dejaban un sutil mensaje.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 4404.

31
Más allá del sentido en que se funda esta dió la traza hasta Caseros al sur y Santa Fe
cita, paradójicamente, aquellas casas erigidas al norte. Con Cacciatore en la intendencia, y
seis décadas atrás, serían parte de los escom- como parte del brutal plan de demoliciones de
bros que la nueva ciudad estaba dejando atrás. la dictadura, se incluyó a la avenida en el plan
Junto a ellas, otros sitios ligados a la historia y de autopistas y se avanzó fuertemente sobre el
a la cultura popular quedaban en el recuerdo, barrio Constitución y más lentamente sobre
como la iglesia San Nicolás de Bari (en donde Retiro, obra recién concluida durante la ges-
se estima que se izó por primera vez la bandera tión del menemismo, con Jorge “Topadora”
nacional), el circo del popular payaso Frank Domínguez, en 1996.
Brown o el primer Teatro del Pueblo. Los reta- 107 años habían pasado de aquel primer
zos de la ciudad vieja dejaban paso, conflicti- plan de apertura. Una franja entera de ciudad
vamente, a una urbe moderna. había sido dejada atrás y ahora el susurro de
La extensión de la 9 de Julio continuaría sus antiguos habitantes se perdía entre el rui-
años después bajo distintas administraciones. do del tráfico vehicular, el paso apurado de los
Con el primer peronismo se inauguró el tra- oficinistas y el relato de un guía turístico a un
mo hasta la avenida Belgrano y, recién en la grupo de japoneses sobre “la avenida más an-
primera mitad de la década de 1970, se exten- cha del mundo”.

Inauguración de la 9 de Julio. 12 de octubre de 1937.


Fotografía extraída de la memoria del Poder Ejecutivo Nacional (1932-1938) (Volumen 5).

32
Primeros vehículos que pasaron por la 9 de julio, octubre de 1937.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Noticias Gráficas. Inventario 4404.

NOTAS
1. Archivo General de la Nación su construcción, y el estudio de 11. Arlt, Roberto: “Nuevos as-
(AGN): Biblioteca Celesia, Leyes Magdalena Dell´Oro Maini: “9 pectos de las demoliciones”, en
sancionadas, Congreso Nacio- de Julio, un itinerario simbólico diario El Mundo, 28 de junio de
nal-Cámara de Senadores, 1889, por la ciudad. Espacio, estado y 1937.
p. 1122. política en los años 30”.
12. En realidad fueron cinco y no
2. AGN: Ob. cit., artículos 1, 2, 5 y 6. 6. Exposición del secretario de siete las manzanas inauguradas
Obras Públicas, Amílcar Razori, ese año.
3. Exposición ante el Concejo por acerca de las formas de financia-
parte de Buschiazzo; biblioteca miento y de ejecución de la ave- 13. Descripción hecha por la mu-
Esteban Echeverría de la Legisla- nida, en 9 de Julio, leyes, orde- nicipalidad en el libro citado (p.
tura de la ciudad de Buenos Aires, nanzas, decretos, estudios, datos, 33).
Inventario 10.122, pp. 526 a 530. informes respecto a su construc-
ción (pp. 128-130). 14. Exposición de Amílcar Razo-
4. Para más información sobre la ri frente al Concejo Deliberante,
gestión de Vedia y Mitre, véase: 7. Diario El Mundo, 5 de marzo en Op. cit., 138.
AGN: Biblioteca Celesia, Poder Eje- de 1937.
cutivo Nacional, 1932-1938, Volu- 15. Diario Noticias Gráficas, 16
men V, Policía y Municipalidad. 8. Diario El Mundo, 28 de abril de abril de 1937.
de 1937.
5. Respecto del proyecto de Della 16. Cifras extraídas del diario La
Paolera se toma la extensa de- 9. Diario El Mundo, 19 de abril Nación, 11 de octubre de 1937.
scripción que él mismo realizó de 1937.
en un libro publicado por la mu- 17. AGN, Sala VII, Catálogo
nicipalidad en 1938: 9 de Julio, 10. Martínez Estrada, Eze- Presidentes Argentinos, Fondo
leyes, ordenanzas, decretos, estu- quiel: La cabeza de Goliat, Ma- Agustín P. Justo, legajo 3277,
dios, datos, informes respecto a drid, EGEA, 2001, p. 75. documento 19.

33
A 160 AÑOS
DE SU
FALLECIMIENTO

El señor que resplandece


–Artigas. El oberá pacarai–
por Esteban Ierardo*

Quieren que todo se emancipe del puño espa-


ñol. Que oprime los espíritus. Andrés La Torre
está al mando. Y La Torre recuerda las órde-
nes del Protector de los Pueblos Libres. Y un
oriental disfruta la suave calidez de una brisa
pasajera. Otro, acaricia su caballo; otro, en si-
lencio, ensimismado y con una tenue sonrisa
colgándole de los labios, evoca los colores de
la mujer que dejó en un lejano campamento. Y
la tierra misteriosa, la Madre, piensa entre las
plantas y la firmeza de las piedras.
Y se desata una inesperada tormenta. Una
tempestad hecha de dardos letales, de cientos
de balas. Los puñales de fuego silban con in-
diferencia antes de destrozar los pechos; antes
Artigas en la meseta, óleo de Carlos María Herrera.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas.
de perforar las caras y los cráneos. Y ocho-
Inventario 230705. cientos valientes hijos de la Banda Oriental
se desploman entre salpicados regueros de

E
n el cielo, las nubes galopan entre al- sangre. No hacen tiempo para recordar el úl-
godones. Y los vientos soplan, indife- timo amanecer. En Tacuarembó, solo quedan
rentes a los corazones humanos que quinientos orientales que pueden recordar
palpitan abajo. Los pechos que laten son los su suelo y el grito de Asencio, el primer grito
de mil trescientos buscadores de la libertad de oriental de libertad. Son ahora prisioneros del
su tierra, del suelo oriental. Quieren que sean ejército portugués que invadió su patria y los
libres los hombres y mujeres de su patria. Su atacó por sorpresa. Dentro de su alma sufrida,
patria: los ríos y bosques, las llanuras y ro- corren las imágenes y los recuerdos de la últi-
cas, el pasado y el presente vivo de un pueblo. ma visión del líder, del caudillo, del Protector.

* Es licenciado en Filosofía por la UBA. Escritor, docente y filósofo. Profesor de la UBA. Ha pu-
blicado numeros libros de ensayos y obras de ficción.

34 - LEGADO - La revista del AGN


Esteban Ierardo

De José Gervasio de Artigas, el que no traicio- Caciques indígenas brotan de la espesura


na, el que no defrauda, el que señala por donde del bosque chaqueño para ofrecerle sus flechas
cabalga la esperanza. Unos pocos sobrevivien- y sus vidas al Protector. Pero el hombre con
tes que escaparon de la masacre le relatan al la llamarada libre entre los párpados, atisba
Protector el día de la larga muerte. aquellos pájaros, esos negros pájaros que se
Poco después, llega la confirmación de descuelgan desde un cielo oscuro, solo pobla-
que Fructuoso Rivera, al frente del gobierno do con cenizas de estrellas. La ladera hacia la
en Montevideo, ha firmado un armisticio con cima se derrumba. No es el tiempo aún para
los lusitanos. Artigas confiaba en Rivera. Rive- celebrar la libertad en una cumbre desnuda.
ra lo ha defraudado. Lo mismo que Ramírez Artigas debe cabalgar solo hacia el horizon-
tras la batalla de Cepeda.1 Y el Protector de te. Pero lo acompañan su ordenanza, el negro
los Pueblos Libres se reúne con los delegados Ansina y dos sargentos. Luego de semanas de
de Corrientes y Misiones, los territorios que veloz cabalgata, logran dejar atrás a la van-
aún lo apoyan. Se consuma el último Congreso guardia de Ramírez, que los persigue. Final-
convocado por Artigas, el día 24 de abril de mente, en lontananza, cabrillean los fusilazos
1820. La asamblea sanciona el Pacto de Ava- de verde de la selva paraguaya. Allí, gobierna
los, donde se pondera, una vez más, la forma el doctor José Gaspar Rodríguez, el supremo
federal de gobierno. Así, en su artículo quin- dictador de Paraguay. El Protector imagina su
to, se dispone que “las provincias de la Liga inminente cabalgata hacia Asunción, el cora-
no pueden ser perjudicadas en la libre elec- zón paraguayo. Y ya cabalga. No llora. Flota
ción ni en su administración económica según de pensamientos secretos. Aún lo acorralan las
los principios de la federación”.2 muchas caricias que sus manos sembraron en
Luego de la unidad política federal entre el rostro de la tierra.
la Banda Oriental, Corrientes y Misiones, se
acuerda darle batalla a Ramírez, el caudillo El 19 de junio de 1764, José Gervasio Artigas
entrerriano. Una vez más, el coraje arde en el nació en Montevideo. Su padre, Martín José
Protector. Otros bravos acompañan su firme Artigas, fue cabildante real y capitán de mi-
puño de fuego de líder federal. Pero la sangre licias. Por sus servicios al rey, le fueron entre-
triste de muchos guerreros caídos va pintando gadas numerosas hectáreas de fértiles tierras
el derrumbe final en las batallas de Yuquerí, que consolidaron la economía familiar. José
Mocoretá, Sauce de luna, las Osamentas. Los Gervasio Artigas recibió su primera educación
hombres mueren. Mas otros emergen tras las de los padres franciscanos del colegio de San
huellas de los muertos. En las memorias de un Bernardino. Gustaba del placer de cabalgar
gaucho, el gaucho Cáceres, se asegura que “era por las llanuras y cuchillas de la Banda Orien-
tal el prestigio de Artigas entre aquella gente, a tal. Su personalidad era vigorosa, predispuesta
pesar de verse perseguido incesantemente en su a la acción física, pero también inclinada a la
tránsito salían los indios a pedirle su bendición reflexión. Sus padres le auguraron un destino
y marchaban con él como en procesión con sus religioso. El joven optó por las labores cam-
familias, abandonando sus casas, sus vaquitas, pestres. Se encargó de la administración de la
sus ovejas” (Aguirre et al., 2000: 136-37). estancia paterna El Sauce. En la proximidad

LEGADO - La revista del AGN - 35


El señor que resplandece –Artigas. El oberá pacarai–

de la tierra, el bisoño Artigas descubriría no descubrieron su propia valía, un estímulo para


solo la geografía de su patria, sino también el una futura acción independentista. En 1808,
paisaje espiritual de los humildes gauchos que Napoleón invadió España. En la llamada farsa
habitaban la campaña. de Bayona, la corona se transfirió de manos de
Ávido de independencia, a los 18 años, re- Fernando VII a José Bonaparte. La resistencia
nunció a las propiedades familiares y se dedicó española fue organizada por la Junta de Sevi-
a arriar tropillas de vacunos y de caballos ha- lla. Pero, en 1810, aquel frágil organismo de
cia la frontera portuguesa. Se convirtió en con- gobierno se derrumbó al caer la urbe sevillana
trabandista de ganado. Sus habilidades para en manos galas. Había llegado la oportunidad
eludir y humillar la persecución de las auto- para la liberación de España, para demoler su
ridades coloniales le granjearon fama en toda asfixiante monopolio económico y acceder a
la provincia oriental. El propio virrey Olaguer la libertad de comercio, bajo la famosa “más-
Feliú advirtió que era mejor atraer al rebelde cara de Fernando”; en Buenos Aires, el 25 de
personaje al bando del orden establecido antes mayo de 1810 (y tras un cabildo abierto tres
que continuar persiguiéndolo. Así, le ofreció días antes), se constituyó una junta de gobier-
la jerarquía militar de teniente del cuerpo de no independiente. Su secretario, Mariano Mo-
Blandengues. reno, convocó a Artigas. Como consta en el
En el año 1805, el almirante Nelson derro- Plan Revolucionario de Operaciones del autor
tó de manera inapelable a los españoles (alia- de la Representación de Hacendados, al capi-
dos entonces de los franceses) en la batalla de tán de Blandengues, José Gervasio Artigas, y al
Trafalgar. Esto abrió a Gran Bretaña el cami- capitán de Dragones, José Rondeau, se le con-
no hacia las colonias de la América hispana. cedían “facultades amplias. Concesiones, gra-
Al año siguiente, estalló la primera invasión cias y prerrogativas”: ya que, de esta manera
británica a Buenos Aires. Artigas combatió en “harán en poco tiempo progresos tan rápidos
las calles de la gran ciudad-puerto del Río de que antes de seis meses podría tratarse de for-
la Plata. La resistencia fue organizada por el malizarse el sitio de la plaza de Montevideo”.3
capitán de navío Santiago de Liniers. Los sol- El 25 de febrero de 1811, cien hombres se
dados de las casacas rojas fueron derrotados. reunieron en los campos de Asencio Grande,
Artigas recibió el encargo de llevar el anuncio cerca de la desembocadura del Río Grande.
de la victoria al gobernador de Montevideo, Dirigían a los paisanos Pedro Viera y Venancio
Pascual Ruiz Huidobro. En el viaje a través de Benavidez. Sus gargantas se hermanaron para
las aguas del río descubierto por Juan Díaz de proferir el famoso grito de Asencio, el “vencer
Solís, su embarcación naufragó. Mediante sus o morir”.4 Ese lema se imprimió también en
habilidades como nadador, el mensajero logró la espada y en la voluntad de Artigas. El 18
arribar hasta la costa. de marzo de ese mismo año, en Las Piedras,
Luego, llegaría la debacle de una segunda el Gran oriental derrotó a mil doscientos vete-
invasión a Buenos Aires, consumada por los ranos soldados españoles. Artigas puso luego
hijos de la tierra de Shakespeare y de famosos sitio a Montevideo, junto a las tropas de Bue-
corsarios. La soberanía española sobrevivía ai- nos Aires conducidas por José Rondeau. El go-
rosa. Pero los nativos de Buenos Aires, que pu- bernador Elío, convertido en nuevo virrey del
dieron derrotar a los soldados del rey Jorge III, Río de la Plata tras la expulsión de Baltasar

36 - LEGADO - La revista del AGN


Esteban Ierardo

Hidalgo de Cisneros, ordenó la expulsión de la independencia absoluta de estas colonias”, y


ciudad de todos los sospechosos de simpatizar que “ellas estén absueltas de toda obligación
con los rebeldes. Nueve religiosos franciscanos de fidelidad a la corona de España y la fami-
fueron expulsados; entre ellos, se encontraba lia de los borbones” (Aguirre et al., 2000: 14).
el cura José Monterroso, quien luego actuaría Mientras Buenos Aires aún alentaba proyectos
como diligente secretario de Artigas. monárquicos,5 Artigas arremetió con encono
Buenos Aires no deseaba concentrar de- contra toda tentativa de regresión a una situa-
masiados recursos en la lucha con los realistas ción prerrevolucionaria. La constitución debía
de Montevideo. Prefería atender a su endeble garantizar “a las provincias unidas una forma
Ejército del Norte; pero tampoco podía desa- de gobierno republicano” y “no admitir otro
tenderse porque Montevideo podría oficiar de sistema que el de la Confederación para el
plataforma para un peligroso ataque español pacto recíproco con las provincias que forman
contrarrevolucionario. Manuel de Sarratea, nuestro estado”.6 Los diputados orientales fue-
comisionado por la ciudad-puerto argentina, ron rechazados. La propuesta “artiguista” de
influyó fuertemente para concertar un armis- una confederación, de un plexo de provincias
ticio con Elío durante el Primer Triunvirato de independientes unidas bajo un gobierno na-
Buenos Aires, instituido en 1811. Aquí comen- cional, era inaceptable para las pretensiones
zó el resquemor de Artigas hacia la orgullosa de concentración del poder político de los di-
ciudad que venció a los ingleses, resquemor rigentes porteños. Los acres muros de la dis-
que luego crecerá hasta convertirse en abierto tancia entre el gran oriental y Buenos Aires se
repudio mutuo. ensanchaban.
Poco después del cabildo Abierto del 22 Elío recuperó el control de la Banda Orien-
de mayo de 1810, y después de la constitución tal y la mitad de la provincia de Entre Ríos.
de la Primera Junta de gobierno patrio, su se- La situación era inaceptable para el orgullo
cretario Mariano Moreno envió una circular oriental. Había que abandonar todo cobijo
al interior en la que se invitaba a las provin- bajo las armas españolas. Había que emigrar.
cias a que enviasen representantes para unir- Comenzó entonces el célebre éxodo oriental.
se a la junta según su orden de llegada. Uno Una caravana de seis mil personas hilvanó un
de los propósitos de la ampliación de la junta serpenteante camino hacia el norte. Durante
gubernamental era acordar una nueva forma meses cabalgaron, con la frente en alto y en
de gobierno. Era este el inicio de un largo pro- un mismo torrente humano, mujeres y hom-
ceso de fallidas tentativas para la concreción bres, gauchos, militares, hacendados, indios,
de una constitución que rigiera sobre la am- negros, niños y ancianos. Luego de quinientos
plitud del territorio del antiguo virreinato del kilómetros de tenaz marcha, se establecieron
Río de la Plata. en el campamento de Ayuí. En las proximida-
En el año 1813, fue convocada una asam- des de Concordia, Entre Ríos y, tras restable-
blea legislativa. En el Congreso de las Tres cer un nuevo sitio de Montevideo, Artigas se
Cruces, se sancionaron las instrucciones de los retiró del cerco. En enero de 1814, en Buenos
Representantes de la Banda Oriental para esa Aires, se creó una nueva magistratura para la
reunión legislativa. Encabezados por Artigas, unificación del poder ejecutivo, el Directorio
los orientales exigían en primer término “la Supremo, que sería ejercido por primera vez

LEGADO - La revista del AGN - 37


El señor que resplandece –Artigas. El oberá pacarai–

por Gervasio Posadas, sobrino del intrigante Villa Purificación. Andresito y Lavalleja esta-
Carlos María de Alvear.7 El director supremo ban entre los lugartenientes más destacados
se lanzó contra la peligrosa energía federal ar- del Protector.
tiguista. En un oficio, se refirió al jefe oriental Tras la invasión portuguesa de la Provin-
como un “infame privado de sus empleos, ene- cia Oriental en 1811, el saqueo del ganado se
migo de la Patria. […] Se recompensará con había incrementado. En esta actividad depre-
seis mil pesos al que entregue la persona de dadora, participaron las tropas españolas, las
don José de Artigas vivo o muerto” (Aguirre et de Buenos Aires y los gauchos orientales que
al., 2000: 52). no encontraban otra forma de subsistencia. La
El 12 de marzo de ese mismo año, el go- mortandad creciente del ganado vacuno favo-
bernador de Corrientes, el porteño José León recía a los estancieros y a los comerciantes, que
Domínguez, fue depuesto. La provincia co- acumulaban miles de cueros para lucrar luego
rrentina se integraba a la llama libertaria de con su exportación. Ante el desorden y empo-
Artigas. Posadas decidió entonces un cambio brecimiento de la campaña, Artigas reaccionó
de táctica: envió comisionados para negociar con el revolucionario Reglamento de Tierra
con el Protector de los Pueblos Libres. Al mes (llamado puntualmente “reglamento proviso-
siguiente, firmaron un tratado donde, en el ar- rio para el fomento de la campaña y seguridad
tículo 3.°, se aclaraba la enfática independen- de sus hacendados”, del 10 de septiembre de
cia de la Banda Oriental del Uruguay. Pero esta 1815). La aspiración revolucionaria de Artigas
reclamada libertad política no debía ser con- era radical, no se contentaba solo con la ruptu-
fundida con un proceso separatista, con una ra política con la corona española. La indepen-
escisión de las Provincias Unidas, ya que “esta dencia debía colmarse con contenidos sociales
independencia no es una independencia nacio- igualitarios. Se debía buscar que “los más infe-
nal; por consecuencia, ella no debe considerar- lices fueran los más privilegiados”.
se como bastante para separar de la gran masa A cada hombre de humilde condición se
a unos ni otros pueblos, ni a mezclar diferencia le entregaría una legua y media y de cien a
alguna en los intereses de la revolución”.8 La cuatrocientas cabezas de ganado. Las tierras y
confederación propuesta con anterioridad en el ganado surgirían de la expropiación de los
las instrucciones de los diputados orientales a “emigrados, malos europeos y peores america-
la Asamblea Legislativa de 1813, no era una nos”; la confiscación afectaría principalmente
unión entre estados independientes (lo cual a los hacendados partidarios del bando porte-
sería el sentido más riguroso o estricto de la ño, a los que se habían adueñado fraudulenta-
unión confederada), sino una unidad federa- mente de terrenos y a los grandes propietarios
tiva entre provincias fuertemente autónomas españoles. Cada beneficiario por la concesión
que aceptaban la pertenencia a la unidad ma- de tierras debería “formar un rancho y dos
yor de la nación que las contenía y definía. El corrales en el término preciso de dos meses”
tratado fue categóricamente rechazado por (Aguirre et al., 2000: 82). Si no se cumplía con
Posadas. La abierta repulsa entre orientales y este requisito, los terrenos se donarían “a otro
porteños recuperó su quemante vehemencia. vecino más laborioso y benéfico a la provin-
En 1815, Artigas era el indiscutido conductor cia”. De esta forma, se evitaría la acumulación
de la Banda Oriental desde la recién fundada de la tierra a fin de impedir el surgimiento

38 - LEGADO - La revista del AGN


Esteban Ierardo

de un sistema de testaferros manipulado por respetaba la independencia de cada provincia


grandes terratenientes. Así, cada beneficiario o estado cohesionado bajo una constitución en
solo poseería “una suerte de estancia” que no común. Tras la búsqueda de la libertad política
podría enajenar ni vender. artiguista, también existía un vigoroso funda-
La pretensión de Artigas era mutar mu- mento económico. La Banda Oriental era una
chos negros libres, zambos, indios y criollos unidad geográfica y social, diferente al resto
pobres a una nueva clase de pequeños hacen- de las provincias unidas del Río de la Plata.
dados propietarios. El reglamento ambiciona- Y, además, poseía independencia económica.
ba eliminar el saqueo de ganado y aumentar Sus puertos de Colonia, Maldonado y Mon-
la riqueza agrícolo-ganadera. Esta meta era tevideo, su vasta y profunda costa atlántica,
indispensable para la recuperación económica todo le permitía una directa comunicación co-
de la Banda Oriental. Pero, a su vez, su innova- mercial con Europa. Así, bajo la conducción de
dor propósito era mejorar la condición social Artigas, la Banda Oriental se habría puesto al
del gauchaje empobrecido. La revolución no frente de la causa federal porque “ella tenía la
era solo libertad para una burguesía mercantil, única salida al mar libre de Buenos Aires, ella
ilustrada y ambiciosa. Era también la distribu- podría ofrecer puertos para la exportación de
ción del oro de la vida digna entre el pueblo.9 productos del litoral e interior argentinos”.13
Pero el seductor magnetismo del federalismo
La trascendencia histórica de Artigas se entre- artiguista trascendía las motivaciones políticas
tejió fuertemente con la doctrina federal. En la y económicas, se difundió a través de él. Y Ar-
segunda mitad del siglo XVIII y a comienzos tigas creció en el reconocimiento popular por
del siglo XIX, los Estados Unidos no era to- el brillo de su nobleza ética.
davía el epítome de la rapacidad imperialista; El 15 de mayo de 1815, el jefe español Joa-
su política irradiaba entonces una saludable quín de Pezuela le envió una carta en la que le
luminosidad pionera. Bolívar encontró en el proponía: “Por lo mismo cuente VS y sus oficia-
gobierno republicano federal estadounidense les y tropas con los premios a los que se han he-
el faro que iluminaba el camino de las liber- cho acreedores y, por lo pronto, con los auxilios
tades políticas.10 La sanción de la constitución y cuanto pueda necesitar...”. El 28 de julio del
de los Estados Unidos de 1787 fue el corolario mismo año, el jefe de los orientales respondió
del pensamiento político de Hamilton en los con convicción: “Yo no soy vendible ni quiero
artículos de El Federalista.11 En 1815, el direc- por mi empeño más que ver libre a mi nación
tor supremo Martín de Pueyrredón desterró a del Poderío Español” (Aguirre et al., 2000: 59).
los Estados Unidos a Manuel Moreno, French, En la antigüedad, Yugurta, el rey de Libia,
Chiclana y Manuel Dorrego, personajes vincu- había creído descubrir un poder que ningún
lados con una incipiente ideología federal en la hombre resiste: el oro del soborno. “Todos los
ciudad de Buenos Aires. Dorrego,12 principal hombres tienen su precio”, sentenció célebre-
líder de esta tendencia, pudo observar in situ el mente. Verdad exacta e inapelable como la de
sistema político norteamericano. Su posterior las matemáticas para muchos. Pero hay hom-
regreso al Río de la Plata significaría una conti- bres que son extraordinarios por trascender
nuidad del ideario federal del norte y de su in- las ordinarias debilidades humanas. Artigas no
cierta gestación en el sur. En el federalismo, se tenía precio. No usufructuaba en su favor el

LEGADO - La revista del AGN - 39


El señor que resplandece –Artigas. El oberá pacarai–

poder. En el cuartel de Villa Purificación reci- ciudadano sin aceptar la honra con la que el
bió una carta de Martín José Artigas, su padre, año pasado me distinguió el cabildo” (Luna,
quien vivía en la miseria. Los enemigos de su 1967: 63). Asimismo, manifestó la voluntad de
hijo arrasaron su hacienda, saquearon sus ca- enseñar a los paisanos la virtud a un bando
bezas de ganado. Ahora solo pedía que se le que dirigió al pueblo acampado en Ayuí el 12
enviaran unas vacas para comer. Artigas po- de diciembre de 1811, luego de la captura de
dría haber satisfecho el pedido paterno, pero el unos delincuentes comunes: “Si aún queda al-
apetecido ganado era propiedad colectiva. El guno mezclado entre vosotros que no abriga
caudillo envió entonces una carta al cabildo de sentimientos de honor, patriotismo y humani-
Montevideo para solicitar que se le entregaran dad, que huya lejos del ejército que deshonra y
a su padre unas cuatrocientas reses, dado que en el que será de hoy en más escrupulosamente
“todo el mundo sabe que él era un hacenda- perseguido” (Luna, 1967: 64). Artigas no iba
do de crédito antes de la revolución y que, por a someterse a ninguna opresión exterior o a la
efecto de ella misma, todas sus haciendas han facilidad seductora del vicio, de la traición o de
sido consumidas y extraviadas” (Aguirre et al., la acción miserable: “Esclavo de mi grandeza,
2000: 80-81). Artigas evitó adueñarse del pa- sabré llevarla a cabo siempre dominado de mi
trimonio público para satisfacer intereses pri- justicia y razón. Un lance podrá arrebatarme la
vados familiares. vida, pero no envilecerme. El honor ha forma-
El cabildo montevideano entendió la si- do siempre mi carácter. El reglará mis pasos”
tuación crítica de otros miembros de su fa- (Luna, 1967: 65).
milia, de su esposa e hijo. Se les otorgó una En su Leviatán, Hobbes pensaba que los
pensión generosa. Pero Artigas envió una car- cuerpos se mueven con un impulso inercial.
ta a los cabildantes en la que solicitaba que la De manera semejante, la propensión humana
pensión no resultara gravosa a “nuestro esta- al egoísmo y la maldad es constante. Tiende a
do naciente”, que se le entregan a su esposa repetirse. Solo una acción exterior (la espada
e hijo solo cincuenta pesos. Y agregaba: “No de un monarca o de una asamblea de gobier-
ignora VS mi indigencia y en obsequio a mi no con la concentración total de los poderes)
patria ella me empeña a no ser gravoso y sí podría quebrar la lineal proyección humana
agradecido” (Aguirre et al., 2000: 90). Artigas hacia valles escabrosos. Pero Artigas quebró el
alentó también la formación de una biblioteca inercial deslizamiento del hombre hacia la ve-
pública. Y su sensibilidad ante la trascenden- leidad mediante la energía moral: “La energía
cia de la educación lo impulsó a pregonar la es el recurso de las almas grandes. No hay un
consigna: “Sean los orientales tan ilustrados solo golpe de energía que no sea marcado con
como valientes”. un laurel” (Luna, 1967: 65). La energía ética se
El 24 de febrero de 1816, Artigas recibió expresa como sereno triunfo sobre las flaque-
del cabildo el título de “capitán general de la zas humanas, y como poder de un pueblo: “La
provincia y padre de la libertad de los pue- grandeza de los orientales es solo comparable
blos”. A esto, él respondió: “Los títulos son los a su abnegación en la desgracia, ellos saben
fantasmas de los estados, [...] enseñemos a los acometer y desafiar los peligros y dominarlos;
paisanos a ser virtuosos. Por lo mismo he con- y resisten la imposición de sus opresores, y yo
servado para el presente, el título de un simple al frente de ellos marcharé donde primero se

40 - LEGADO - La revista del AGN


Esteban Ierardo

presente el peligro” (Luna, 1967: 75).  El líder vivir. Los frutos de su pequeña chacra, como
auténtico no convierte a los pueblos en alimen- su pensión, él los entregaba a los indios, a los
to para la voracidad de su ego. Por el contra- humildes. Al enterarse de esta actitud, Francia
rio, los dirige hacia su cima más alta. le retiró el auxilio. En 1840, murió el dictador.
En el año 1820, el destino de Artigas como Sobre Artigas se extendió una bruma de
conductor de los pueblos orientales se extin- sospecha. Los nuevos gobernantes lo llamaron
guía. Pancho Ramírez, aliado con el caudillo “bandido” y ordenaron que fuera engrillado y
santafecino Estanislao López, enfrentó al poder encarcelado.14 En 1845, Carlos Antonio López
porteño en la batalla de Cepeda. Venció y fir- (padre del célebre Francisco Solano López) asu-
mó luego el Tratado de Pilar, donde se incluían mió el poder. López admiraba al vencedor de
cláusulas secretas que favorecían al caudillo Las Piedras. Le devolvió la libertad y lo alojó
entrerriano. Ramírez eludía la autoridad del en Ibiray, cerca de Asunción. Allí, en los últimos
capitán general de la Banda Oriental. Sin am- cinco años de su vida, lo visitaron el general
bages, Ramírez le manifestó a Lucio Mansilla: José María Paz, un médico francés, un ministro
“Si Artigas no acepta, lo hecho, lo pelearé”, a lo brasileño, un emisario de Rosas y su hijo José
que el gran oriental, luego, le contestó: “Usted María, que le traía la proposición de Fructuoso
ha elegido el choque de las armas y yo estoy Rivera (convertido en presidente del Uruguay)
resuelto a resistirlas” (Aguirre et al., 2000: 131). de volver a su patria. Artigas no aceptó.
Artigas fue derrotado por su antiguo su-
bordinado entrerriano. Comprendió entonces La historiografía liberal argentina, Bartolomé
que se había apagado su liderazgo. Muchos Mitre y Vicente Fidel López, forjaron la le-
querían seguirlo hasta el final, pero este com- yenda del Artigas “antisocial”, representante
prendió que su vendaval de protagonismo his- de una democracia “bárbara”. Los dirigen-
tórico se había alejado. Marchó hacia el exilio tes e intelectuales de Buenos Aires no podían
paraguayo. Al principio, se alojó en el conven- comprender la dimensión integral del gran
to de la Merced, en Asunción. El doctor Fran- oriental. Artigas fue la encarnación de un ideal
cia nunca lo recibió: desconfiaba del caudillo político de democracia y federación. En este,
emigrado. Pero, al mismo tiempo, lo respetaba. el discurso y la vida se amalgamaron en una
Francia lo enviaría a una selvática morada cer- radiante cohesión. Como los sabios antiguos,
ca de la frontera con Brasil, a la lejana aldea Artigas fue un genuino individuum (un sujeto
de Curuguaty. El villorrio se distinguía por la no dividido entre sus palabras y sus acciones).
producción de yerba mate, y por un anillo ve- La unidad de una personalidad auténtica irra-
getal donde se erguían cedros y lapachos. En- dia liderazgo y estimula el despertar de fuerzas
tre árboles y plantas irradiaban su fascinante colectivas. La persona deviene ser íntegro, bri-
magnetismo los yaguaretés y el canto de va- llante. Los indios guaraníes que lo conocieron
riados coros de aves. Allí, Artigas vivió veinte en Curuguaty percibieron la singularidad del
años. Solo acompañado por el negro Ansina Artigas no dividido. Por eso, lo llamaron oberá
y los campesinos e indios guaraníes. Vivía en pacarai: el señor que resplandece.
la pobreza. Labraba la tierra. Era granjero. La personalidad radiante es armoniosa
Recibía una magra pensión de 32 pesos men- integración. También es integración sin vio-
suales. Pero Artigas necesitaba muy poco para lencia la lógica intrínseca del federalismo que

LEGADO - La revista del AGN - 41


El señor que resplandece –Artigas. El oberá pacarai–

predicaba Artigas. Diversas regiones, provin- la particularidad de las tierras, los pueblos y
cias y tradiciones locales integradas en la uni- sus tradiciones. El federalismo de Artigas fue
dad superior de un Estado federal y nacional. el intento de fundir de manera armoniosa la
La federación es la coexistencia igualitaria de idea y el suelo. Pero sus manos no alcanzaron
lo distinto. Es respeto mutuo entre lo diferente. a modelar la idea federal en la arcilla del pro-
Para que las distintas expresiones de lo distinto pio tiempo y el propio hogar. Desvanecida la
se respeten entre sí, debe existir un reconoci- idea, las manos del líder se reencontraron con
miento de la igual dignidad de cada parte. La la tierra en su simple desnudez. En sus últimos
historia de Artigas fue la lucha desigual por años, la acción de Artigas fue esencialmente el
el reconocimiento de una misma dignidad entre trabajo del suelo, el arar, el cultivar, el ayudar a
los diferentes latidos de la federación. El federa- la tierra en su fertilidad. Solo superficialmente
lismo puede ser solo retórica política o un siste- puede hablarse de una muerte de Artigas en el
ma impuesto por las circunstancias históricas o destierro, en el exilio. El desterrado es el sin
geográficas, o puede ser también el emergente de tierra; el exiliado es el que perdió el lazo de co-
la percepción de la dignidad de lo particular, de municación con una tierra, con un hogar. Arti-
la particularidad de un pueblo y de su tierra. El gas nunca abandonó la tierra y su dignidad, la
apego a la propia tierra no es mecánico determi- salud de lo terrestre. Aquí, es inevitable el re-
nismo, es la vivencia de una legalidad no escrita cuerdo de Lucio Quincio Cincinato, el romano
que contempla el valor de lo telúrico, el fulgor que trabajaba la tierra cuando Roma lo llamó
único de la tierra de los padres. De la patria. para que se hiciera cargo de sus ejércitos, que
Desde sus diversos caminos, la ética clásica volvió a ella luego de cumplir su labor como
y la cristiana exigen la adecuación de la acción líder y conductor de un esfuerzo colectivo.
a un orden divino preexistente. El iusnatura- El Artigas que se realizó desde el traba-
lismo (los principales exponentes de esta co- jo en la tierra y no desde la acumulación del
rriente griega fueron Spinoza y Kant) demanda poder recuerda, efectivamente, la ética de los
que la ley positiva sea continuación de una ley primeros romanos. Pierre Grimal, en un estu-
natural universal. La ética artiguista, por su dio sobre Virgilio, observa con lucidez que los
parte, es la fusión de un proyecto político de romanos fueron auténticos patriotas, austeros
la libertad con la percepción y valoración de la y probos, cuando se forjaron labrando el suelo,
singularidad de cada tierra. mediante su propio sudor y su propio trabajo
La doctrina federal no nace de estructu- amoroso volcado sobre la tierra fértil. La pro-
ras racionales apriorísticas y atemporales. La funda corrupción se inició entre los hijos de la
lógica pluralista de un federalismo real es la Ciudad Eterna, cuando abandonaron la agri-
percepción de una ley no formal encarnada cultura y se fascinaron con la vida cómoda de
en cada tierra y en su valor independiente. El las ciudades y la acumulación de bienes mobi-
federalismo genuino no brota de una lógica liarios.15 La pérdida de la tierra, del suelo, con-
instrumental del poder, o de un Dios autor de duce a la desaforada obsesión por los bienes
las leyes, es la respuesta (dentro de la histo- exteriores, los títulos y las riquezas. El sujeto
ria) a la dignidad específica de un suelo, y de se complace ahora en retener y ostentar, en ser
un pueblo que se forja sobre él. Lo federal es fachada, exterioridad reluciente, porque ya no
así integración de una idea política general con puede labrar y modelar la tierra, ni a sí mismo.

42 - LEGADO - La revista del AGN


Esteban Ierardo

Artigas no pudo cristalizar en su tiempo nó con arengas y palabras bravas, y la frente


el principio federal que respeta la dignidad e que ardió siempre con la franqueza del sol del
independencia de las distintas tierras; debió mediodía. Y el pensamiento terrestre le dice al
dejar de ser federal desde la idea, pero siguió anciano: “Ella está cerca, vendrá por ti con su-
siéndolo con la simple sinceridad de las manos. surros tiernos como los de tu madre, cuando
Ese era el Artigas que entregaba los frutos del eras niño”. “Déjeme recibirla como en los vie-
suelo por él cosechados a los más humildes, jos tiempos”, pide solamente el hombre de los
a los pobres; el labrador que daba, entregaba, escasos pelos albos. Y le dice a su hermano, a
distribuía; el que no hacía del alimento, del la fidelidad con forma humana, al negro Ansi-
fruto, un bien propio, sino un don común, un na: “No debo morir en la cama sino montado
acto de comunidad en la igualdad; el que daba sobre mi caballo. Tráigame al Morito que voy
un último acto político consumado mientras a montarlo”.
apoyaba firmemente los pies en la tierra que Y llega otra noche, otra selva de estrellas
nutría y daba energía y temple a los hombres. en el torso negro del infinito. Y llega otro grito
Un acto que transforma al individuo en pre- del sol que saluda a los árboles, al rocío y al
sencia franca, luminosa, resplandeciente. Los aire que frota a los seres. Y, de nuevo, el pen-
guaraníes comprendieron este proceso que no samiento de humedad, agua y barro, le sube
entendieron muchos historiadores y observa- por el cuerpo, por las entrañas. Ahora, el avi-
dores de época. Artigas, el oberá pacarai, el se- so es más claro, más nítido: “Ella ya está muy
ñor que resplandece, el brillo que surgía del que cerca, te recibirá con la ternura de la madre
promovió que todos los hombres participaran por el hijo”. “Sí, ya lo sé. Creo que no estoy
por igual de los bienes generosos de la tierra. para montar a Morito. Mejor caminaré. Antes
de recibirla, déjeme acariciarla a usted un poco
Y allí juega el sol con su disco de luz. Los pája- más, por última vez...”.
ros renuncian a un tiempo de vuelo para pensar Y avanza con su rama. Todos los que ya
entre las ramas. Pocos pelos blancos brotan de la se fueron de su pueblo, sus bravos orientales,
cabeza del hombre anciano, donde duermen mu- vienen para acompañarlo, para estar a su lado.
chas tormentas. El hombre saborea un mate que Vienen los ríos, las rocas, las llanuras que lo
le preparó el negro Ansina, el servidor de fidelidad vieron cabalgar valiente, noble y sencillo. Vie-
inquebrantable. Su cuerpo avejentado se enfunda nen los gritos de las batallas, las proclamas
en un poncho paraguayo. Sus piernas son aho- que dictaba a Monterroso. Viene Andresito.
ra frágiles. Una gruesa rama le ayuda a caminar. Vienen los indios a los que respetó y que lo
Las luces del día acarician a Ibiray. La bó- vieron brillar. Todos lo acompañan. Todo quie-
veda de un cielo caliente le habla a las plantas re estar con él, porque nunca traicionó. Porque
y los animales con palabras hechas con sua- fue la nobleza vestida de hombre. Porque, aho-
ves pétalos de aire. Y el hombre avanza con ra, como antes, es generoso como la tierra que
su rama. Se detiene y escucha un pensamiento, acaricia. Que ahora acaricia.
terroso, húmedo, de la tierra, de la Vieja Ma- Y resplandece, José Gervasio de Artigas. Y
dre, que le sube por los tobillos, y las piernas seguirá brillando, entre el tiempo y los surcos
endebles, y el pecho acostumbrado a los lati- del suelo, aun cuando ya sus ojos se hayan ce-
dos de un corazón noble, y la garganta que tro- rrado por última vez.

LEGADO - La revista del AGN - 43


NOTAS
1. Como se aclarará luego, Francis- Tucumán en 1816. El 22 de abril de vincia Oriental del Uruguay […] es
co Ramírez, el líder de la provincia 1819, bajo el Directorio Supremo de una parte integrante del Estado de-
de Entre Ríos, a pesar de ser lugar- Pueyrredón, se sancionó una consti- nominado Provincias Unidas del Río
teniente de Artigas, actuó de manera tución de carácter unitario. Durante de la Plata. Su pacto con las demás
independiente y alentó una actitud la sanción de esta constitución, que provincias es el de una estrecha e
conciliadora con Buenos Aires, que sería drásticamente rechazada por el indisoluble Confederación ofensiva
no podía ser aceptada por el Protec- y defensiva. Todas las provincias
interior, se realizaron gestiones secre-
tor de los Pueblos Libres. Ramírez tas para acelerar la venida del prínci-tienen igual dignidad, iguales privi-
murió en 1821, cuando, en una ro- pe Luca, francés pariente del Duque legios y derecho y cada una de ellas
mántica actitud, se lanzó a la carga de Orleans, para que se convirtiera renunciará al proyecto de subyugar
contra superiores fuerzas de su ene- en monarca de las Provincias Unidas. a otra” (Luna, 1967: 67-68). Este
migo López (pretérito aliado durante es otro documento que avala que
la batalla de Cepeda), para defender 6. Véase el libro de Gisela Aguirre y la propuesta de Artigas era la inte-
a su amante, la bella Delfina (De Mi- otros (Planeta, 2000). gración, bajo el sistema federal, con
guel, 1999: 49-81). el resto de las Provincias Unidas del
7. Por diversas razones Carlos María Río de la Plata y no su separación.
2. El texto original del tratado se en- de Alvear fue un modelo de político
cuentra en el Archivo Nacional de arribista y obsesionado con el poder. 9. La aplicación del Reglamento fue
Montevideo, Uruguay. Se encuentra De familia acomodada, viajó al Río altamente conflictiva. Produjo una
incluido en el libro de Gisela Aguirre de la Plata en 1812, en la fragata in- gran conmoción social en la Banda
y otros (Planeta, 2000). glesa George Canning, junto a José Oriental. Incluso algunos estancieros
de San Martín. Sus relaciones con que adscribían al bando artiguista
3. Véase el libro de Mariano Moreno el futuro vencedor de Chacabuco vieron amenazados sus derechos de
(Plus Ultra, 1993). y Maipú y libertador de Argentina, propiedad. Los campesinos arrenda-
Chile y Perú, sería tensa. En 1815, tarios dejaron de pagar sus rentas y
4. Tras el famoso grito de Asencio, Carlos María de Alvear se convirtió los gauchos sin tierra se abalanzaron
los paisanos inflamados por el cla- en director supremo, alto cargo que sobre las estancias, incluso sobre tie-
mor revolucionario ocuparon las perdería luego por sus intrigas y des- rras de algunos grandes propietarios
villas de Mercedes y de Santo Do- manes. Alvear fue el jefe del ejército ligados a la causa independentista.
mingo Soriano. Luego cayeron otros argentino en la batalla de Ituzain- Esta conmoción en el interior de la
poblados como Colla, Maldonado, gó en 1827, durante la guerra con Banda Oriental se vincula a su vez
Paso del rey, Santa Teresa y San José; Brasil. Su actuación como estratega con la condición esencialmente rural
y, más allá del río Uruguay, Guale- militar fue pésima; una de sus más del movimiento revolucionario arti-
guay, Gualeguaychú y Arroyo de la desgraciadas órdenes consistió en guista; tal como lo manifiesta Tulio
China. Esta rápida propagación del enviar inútilmente a una muerte Halperín Donghi: “La revolución
movimiento revolucionario oriental segura al coronel Brandsen y su re- artiguista es entonces esencialmente
hizo que el impulso independentista gimiento de caballería al ordenarle un alzamiento rural; en ella el des-
llegara pronto hasta los muros de la toma imposible de una fortaleza plazamiento de las bases del poder
Montevideo. brasileña. Murió en Nueva York, de la ciudad al campo que se da en
actuando como ministro plenipo- un proceso paulatino y casi secreto
5. Uno de los proyectos monárqui- tenciario de Rosas. Sobre la relación en todo el Río de la Plata a lo largo
cos era solicitar al protectorado por- entre Alvear y san Martin, donde de la primera década revolucionaria,
tugués asistencia de Gran Bretaña, se evidencia la turbiedad de Alvear, alcanza una intensidad excepcional y
a través de la Infanta Carlota de la puede verse el libro de Agustín Pérez conduce a conflictos abiertos que en
Casa Braganza; otra posibilidad era Pardella (Planeta, 2000). otras partes logran ser soslayados”
el restablecimiento de una monar- (1994: 80).
quía incaica. Estas maniobras eran 8. Poco después de la sanción de
alentadas por la logia masónica en las instrucciones para los diputados 10. Como es sabido, Bolívar aspiraba
Buenos Aires y siempre eran defendi- orientales a la Asamblea Legislativa a una gran unión federal de los es-
das alegando la debilidad de la revo- de 1813, Artigas y José Rondeau, tados americanos. En el momento de
lución en el Río de la Plata y la nece- jefe de las fuerzas de Buenos Aires, abocarse a una organización federal
sidad de apoyo externo. Estas tenta- firmaron la convención de la pro- de Venezuela, su modelo directo fue
tivas monárquicas fueron discutidas vincia oriental del Uruguay, en cuyo el sistema político norteamericano.
en sesiones secretas del Congreso de artículo primero se dice: “La pro- En el discurso pronunciado por Bo-

44 - LEGADO - La revista del AGN


lívar ante el Congreso de Angostura, avale un gobierno representativo, el análisis entre las páginas 279 a
el 15 de febrero de 1819, manifies- equilibrio y la separación de pode- 315 del libro de Halperín Donghi
ta: “… el ejemplo de los Estados res, y los principios de la federación. (Siglo XXI, 1994) que destaca la
Unidos por su peregrina prosperidad Véase el libro de Alexander Hamil- gran influencia de los factores eco-
era demasiado lisonjero para que no ton (FCE, 1943). nómicos en la política revoluciona-
fue seguido. ¿Quién puede resistir al ria artiguista.
atractivo victorioso del goce pleno y 12. Dorrego fue considerado por
absoluto de la soberanía, de la inde- Martín de Pueyrredón como un es- 14. Las nuevas autoridades del go-
pendencia, de la libertad? […] Mas pecial peligro contra sus proyectos bierno paraguayo, luego de la muer-
por halagüeño que parezca en efecto monárquicos. Fue puntualmente des- te de Francia, enviaron una orden
este magnífico sistema federativo, terrado a Cuba, aún bajo el dominio al comandante de Curuguaty que
no era dado a los venezolanos go- español. Un destino que podía impli- decía: “Los representantes de la re-
zarlo repentinamente al salir de las car una muerte segura. Pero, tras su- pública por muerte con esta fecha
cadenas” (Blanco-Fombona, 1983: perar novelescas peripecias, Dorrego del excelentísimo señor dictador de
75-76). logró llegar a los Estados Unidos. A la república prevenimos a Vmo. que
su regreso, en 1820, y luego de reci- inmediatamente al recibo de esta
11. El federalismo es la matriz de bir una amnistía, su prestigio creció orden ponga la persona del bandi-
la constitución republicana y fede- hasta convertirse en gobernador de do José Artigas en seguras prisiones
ral norteamericana. La obra sur- la provincia de Buenos Aires y acti- hasta otra disposición de este go-
gió como una serie de artículos de vo promotor del federalismo en esta bierno provisional” (Aguirre et al.,
periódico publicados por Publio ciudad, partidaria en su mayoría de 2000: 143).
durante el debate en torno al texto un gobierno concentrado, “unitario”
constituyente norteamericano. Una y autoritario sobre el resto de las 15. Grimal, Pierre: “La agricultura en
de sus consecuencias fue el paso de provincias. Manuel Dorrego fue co- la vida romana”, en Virgilio o el se-
la Confederación (entre las antiguas bardemente fusilado por las intrigas gundo nacimiento de Roma, Buenos
trece colonias) a una Unión Fede- del partido unitario en 1828. Véase Aires, Eudeba, 1987, pp. 111-123.
ral. La obra, inicialmente publicada el libro de Lily Sosa de Newton (Plus Aquí se destaca cómo la pérdida de
en 1780, tuvo como autores a Ha- Ultra, 1967). los valores dimanados del cultivo
milton, Madison (que llegaría a ser preocupó a Catón y, de ahí, la redac-
presidente de los Estados Unidos) y 13. Barrán, José P. y Benjamín ción de su tratado sobre la agricultu-
Jay (futuro gobernador del estado Nahum: Bases económicas de la ra; y al emperador Augusto que, por
de Nueva York). En los artículos se revolución artiguista, citados en esta razón, estimuló a Virgilio a recu-
debate sobre los motivos a favor o el libro de Gisela Aguirre y otros perar los valores telúricos mediante
en contra de una constitución que (Planeta, 2000). Véase también el las Bucólicas y las Geórgicas.

BIBLIOGRAFÍA
Aguirre, Gisela et al.: “José Gerva- Grimal, Pierre: “La agricultura en Luna, Félix: Los caudillos, Buenos
sio Artigas”, en Colección de grandes la vida romana”, en Virgilio o el se- Aires: Jorge Álvarez, 1967.
protagonistas de la historia argenti- gundo nacimiento de Roma, Buenos
na, Buenos Aires, Planeta, 2000. Aires, Eudeba, 1987. Moreno, Mariano: Plan revolucio-
nario de operaciones, Buenos Aires,
Blanco-Fombona, Rufino: El pen- Halperín Donghi, Tulio: Re- Plus Ultra, 1993.
samiento vivo de Bolívar, Buenos Ai- volución y Guerra. Formación de
res, Losada, 1983. una elite dirigente en la Argentina Pérez Pardella, Agustín: José de
criolla, Buenos Aires, Siglo XXI, San Martín, Buenos Aires: Planeta,
De Miguel, María Esther: “Ramí- 1994. 2000.
rez”, en Lafforgue, Jorge (edit.): His-
toria de caudillos argentinos, Buenos Hamilton, Alexander et. al: El fe- Sosa de Newton, Lily: Dorrego,
Aires, Eudeba, 1999. deralista, México, FCE, 1943. Buenos Aires: Plus Ultra, 1967.

LEGADO - La revista del AGN - 45


Transcripción:
Buenos Aires, 12 de abril de 1870
Mi estimada amiga:
Llegaron por fin nuestras viajeras, sin novedad aunque después de una larga y por tanto penosa travesía.
Las señoritas han agradado a las pocas personas que las han visto. Yo estoy contentísimo con ellas; y me prometo que
ellas lo estarán bien pronto con el país.
Llegan en Semana Santa en que nada se hace ni aun pasear. Pasada la subsiguiente se pondrán en marcha para San Juan,
a donde…
Fragmento de la carta de Domingo Faustino Sarmiento a Mary Mann donde le comenta la llegada de maestras nortea-
mericanas. Buenos Aires, 12 de abril de 1970.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Fondo Biblioteca Nacional Nº 764.
Izquierda: arriba: Retrato de Mary Mann; abajo: Retrato de Horace Mann.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346544 y 275200.
ALUSIVO

Los documentos de septiembre


–Domingo Faustino Sarmiento y la educación–
por María Teresa Fuster

D
omingo Faustino Sarmiento falleció bles de la extraordinaria aventura de trasladar
el 11 de septiembre de 1888 a los 77 a nuestro país a decenas de abnegadas maes-
años en la ciudad de Asunción (Pa- tras que fueron vitales para la transformación
raguay). Su trayectoria fue intensa y variada; de la educación en Argentina. Nos referimos
trascendental para la historia argentina. a Mary Tyler Peabody, quien se casó en 1843
Fue político, filósofo, escritor, pensador, con el famoso educador norteamericano Ho-
periodista, estadista, militar y educador. Incan- race Mann1.
sable en sus actividades, ocupó los más altos Sarmiento visitó a Horace Mann en su
cargos políticos: fue gobernador de la provin- casa de West Newton durante su primer viaje
cia de San Juan entre 1862 y 1864 y presidente a los Estados Unidos en 1847. En esa ocasión
de la República Argentina entre 1868 y 1874. conoció a Mary. Entre ellos nació una amis-
Al dejar el cargo de primer mandatario fue ele- tad que se prolongó en el tiempo; mantuvie-
gido senador por su provincia, San Juan, entre ron una correspondencia regular durante más
1874 y 1879, en ese último año se desempeñó de veinte años. En reiteradas ocasiones, en sus
como ministro del Interior durante la presiden- cartas, Sarmiento la llama “su ángel protector”
cia de Nicolás Avellaneda. y de hecho lo fue, por la ayuda que le brindó
De todo el abanico de las múltiples activi- en sus proyectos.
dades que Domingo F. Sarmiento desempeñó, en Sarmiento sostenía la importancia de la
la memoria colectiva se destaca luminosamente educación popular se proponía que todo habi-
su papel en la educación. Instantáneamente su tante de la República Argentina supiera leer y
nombre nos remite a escuelas y maestros. escribir. En una carta del 19 de marzo de 1866
Y tanto el nombre de Sarmiento como la a Mary Mann, lo expresa de la siguiente forma:
palabra “maestros” a su vez nos llevan a una
mujer norteamericana que ejerció una influen- Acabo de recibir de Buenos Ayres la lámina
cia decisiva sobre él y fue una de las responsa- de la Escuela de una ciudad rural que se ha

LEGADO: La revista del AGN - Pág. 47


construido. ¡Vea que bella es! Es mejor que llegó al país la primera maestra llamada Mary
la mía de San Juan; pero no tan grande. Gorman, a quien Sarmiento pensaba destinar
Le incluyo (con cargo de devolución a San Juan; sin embargo, ante la inestable si-
ambos) mi discurso en el Senado en tuación política, la joven se negó a partir, por
Buenos Ayres en 1858, sosteniendo lo cual la destinaron a una escuela primaria en
el proyecto de ley, que al fin produjo Buenos Aires.5
el movimiento en que hoy entra todo La Escuela Normal de la ciudad de Para-
el país de edificar escuelas. En el verá ná fue pionera en la formación de educadores
como desde entonces las escuelas son para la Nación. El decreto del 13 de junio de
para mí fundamento de la República.2 1870 estableció que la escuela comenzaría sus
actividades en el edificio donde había funcio-
Su sueño comenzó a plasmarse con la lle- nado el gobierno de la Confederación. Final-
gada al país de las primeras docentes nor- mente, un 16 de agosto de 1871, comenzaron
teamericanas y Mary Mann fue un eslabón las clases en la primera Escuela Normal del
fundamental para esto. Ella fue la encarga- territorio. Tanto su director como el plan-
da de ayudar a Sarmiento a elegir las mejo- tel docente estaba formado íntegramente por
res candidatas3, tarea que les llevaría mu- maestras venidas de los Estados Unidos. El pri-
cho esfuerzo y años de realización. mer director fue George Stearns quien, con su
La preparación de maestros locales era esposa Julia Adelaida Hope, también maestra
fundamental para este monumental pro- normal, organizaron la institución.6
yecto: El país necesitaba escuelas normales.
Para tal fin, se precisaba contar con personal
capacitado en pedagogía, buenos formado-
res de docentes que supieran organizar es-
tos establecimientos de una manera efectiva.
El 13 de abril de 1866, tres años antes
de la llegada de la primera maestra al país,
escribía a su querida amiga:

Recién pude contraerme a contestar


su estimable del 1 relativa a las dos in-
teresantes jóvenes que me recomienda
para que vayan a San Juan a iniciar la
grande obra de la educación pública…4

Cuando por fin vió la luz la Ley N° 1869 del


6 de octubre de 1869, que disponía la crea-
ción de dos escuelas normales ubicadas en
Paraná y en Tucumán, Sarmiento comenzó
a hacer realidad su plan de traer maestros Mary Elizabeth Gorman de Sewall, la primera maestra
en llegar al país.
desde los Estados Unidos. Ese mismo mes AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346559.

48
La célebre “Casa de la Confederación”, lugar donde comenzó a funcionar la Escuela Normal de Paraná, Entre Ríos,
agosto de 1921.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 86382.

George Stearns venía con las mejores re-


comendaciones. El 2 de enero de 1869 Mary
Mann escribía a Sarmiento:

Tengo el placer de presentar a George A.


Stearns de Nueva York quien va a su repú-
blica para asumir la dirección de la Escuela
de Paraná que Ud. ha organizado. Confío
mucho en que el Sr. Stearns probará ser una
ayuda eficiente en la gran obra de la educa-
ción nacional que Ud. ha instituido…7

Stearns organizó y dirigió el Normal por cinco


años, en el curso de los cuales falleció su es-
George Albert Stearns.
posa. En 1876, regresó a su país y dejaría un AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 34659.
imperecedero recuerdo de su labor.

49
Escuela Normal de Jujuy, 1887.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346580.

Muchos de estas abnegadas maestras No solo ingresaron bajo la presidencia de


que trabajaron en el Normal de Paraná Domingo F. Sarmiento, sino también bajo los
como Clara J. Armstrong, Sarah M. Boyd, gobiernos de Nicolás Avellaneda y Julio A.
Mary E. Conway, Sarah Chamberlin de Ec- Roca. Las últimas maestras llegaron al país
cleston y Jennie E. Howard, entre otras per- en 1898. No se sabe con precisión la cantidad
manecieron solo un tiempo en la ciudad exacta de maestras y maestros norteameri-
para ocupar otros destinos dentro de la en- canos que vinieron, por carencia de fuentes,
señanza, pues Paraná era solo el principio. pero se calcula un número cercano a cien.9
Un año después, en 1872, se organizó una Muchas de ellas permanecieron solo un tiem-
Escuela Normal en Tucumán dirigida por un po en el país, otras toda la vida, pero todas
hermano de Stearns; en 1873, en Concepción del dejaron a su paso una huella imborrable.
Uruguay; en 1878, en Catamarca; en 1879, en Finalmente, el sueño de Sarmiento al-
Rosario y San Juan; y en 1884, en las provincias canzó su culminación cuando, el 8 de julio
de La Rioja y Jujuy, por mencionar solo algunas.8 de 1884, bajo el gobierno de Julio A. Roca
Las maestras y maestros norteamerica- se sancionó la Ley de Educación Común
nos llegaron al país entre 1869 y 1898 se ins- N°1420 que estableció en su artículo 2°: “La
talaron en Mendoza, San Juan, Catamarca, instrucción primaria debe ser obligatoria,
La Rioja, Jujuy, Tucumán, Córdoba, Corrien- gratuita, gradual...”, y en su artículo 5°: “La
tes, Concepción del Uruguay, Goya, Esquina, obligación escolar supone la existencia de la
Paraná, Rosario, Buenos Aires, La Plata, Mer- escuela pública gratuita al alcance de los ni-
cedes, Azul, Dolores y San Nicolás. ños en edad escolar”.10

50
La Escuela Normal de la ciudad de Paraná, la primera Escuela Normal del territorio, agosto de 1935.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 81298.

Colegio Nacional de Corrientes, diciembre de 1919.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 88615.

51
Jeannie Elizabeth Howard. Mary Elizabeth Conway.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346545. AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346571.

Personal de la Escuela Normal de Tucumán, en 1876. Frances Wall de Thome en el grupo del Observatorio As-
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346539. tronómico de Córdoba.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 346547.

52
Les ofrecemos un listado de algunos de estos abnegados maestros y maestras que vinieron al
país entre 1869 y 1898:

• George Stearns (director del Normal de • Emma Nicolay de Caprille (enterrada en el


Paraná). Cementerio de la Recoleta).
• Julia Adelaida Hope de Stearns (docente • Isabel King (docente en Corrientes, Goya y
del Normal de Paraná). Concepción del Uruguay).
• John Williams Stearns. • Rachel King.
• Mary Elizabeth Conway. • Rosa Lark.
• George Lane Roberts (director del Normal • Louise Daniels.
de Paraná). • Annette Emily Haven.
• Jeannie Elizabeth Howard (docente en Co- • Serena Frances Wood.
rrientes, Córdoba y San Nicolás).11 • Emily Eccleston de Campbell.
• Frances Howard. • John Eccleston.
• Leyla Turney (docente en Córdoba y Co- • Margaret Luise Collord.
rrientes). • Mary Elizabeth Collord.
• Harriet Jenness. • Mary Jane Stevens.
• Ruth Wales. • Catherine Grant de Hope.
• Mary Ann Gillies de Greaven. • Elizabeth Boyer Coolidge.
• Clara Gillies de Bischoff. • Minnie Armstrong de Ridley.
• Clara Allyn de Benitz. • Amy Wade (docente en Catamarca y San
• Sara Atikinson (docente en San Juan). Juan).
• Florence Atkinson (docente en San Juan). • Susan Wade de Hibbert.
• Frances Allyn de Morgan (docente del • Agnes Trégent o Trageant.
Normal de Paraná). • Sara Harrison (trabajó en San Juan, Azul,
• Sara Chamberlain de Eccleston (precurso- Catamarca y, finalmente, regresó a San Juan como
ra de los jardines de infantes en Argentina). directora).
• Clara Jeannete Amstrong (docente del • Adele Ellis.
Normal de Paraná, Directora del Normal de Cata- • Alcinda Morrow de Whitson.
marca y posteriormente del de San Juan). • Laura Haven de Hodges.
• Frances Armstrong de Besler (docente en • Sarah Hindale Strong.
San Nicolás). • Nyra Kimball de Goldney.
• Frances Wall de Thome (se casó con • Berenice Avery.
el fundador del Observatorio Astronómico de • Harriet Jenness.
Córdoba). • Marta Graham de Dudley (docente de Jar-
• Sarah Boyd de Jackson Camp. dín de infantes).
• Abigail Nancy Ward. • Charles Dudley.
• Arvilla Cross. • Jane Hunt.
• Edith W. Howe. • Cora Hill (docente en San Juan y luego en
• Kate Newall de Doggett. Mercedes, provincia de Buenos Aires, donde orga-
• Sarah Cook. nizó el Normal).
• Mary Olive Morse. • Ione Hill (docente en Mercedes).
• Teodora Gay de Schlosser. • Annette Doolittle.
• Mary Elizabeth Gorman de Sewall. • Lucy Doolittle.
• Mary Olstine Graham (dirigió y organizó • Antoniette Choate de Richardson.
la Escuela Normal de San Juan y la de La Plata). • Sara Lobb o Loeb.
• Mary Kay de Macmillan. • Virginia Allen Vinney Disosway.
• Frances A. Nyman. • Mary O. Morse (directora de la Escuela
• Mary Jane Youmans. Normal de Mendoza).

53
Sarmiento en el Archivo

Notablemente, entre la documentación custo- En el Departamento de Fotografía, se pue-


diada por el Archivo General de la Nación so- den hallar documentos referidos a los docen-
bre su persona, en soporte papel, se destaca la tes a quienes Domingo F. Sarmiento invitó a
correspondencia que mantuvo con Mary Mann trasladarse a nuestro país a fin de organizar las
entre 1862 y 1884. Esta se puede hallar en el escuelas en distintas provincias. Asimismo, se
Fondo Biblioteca Nacional. Si bien abordan una encuentran daguerrotipos y fotos de Sarmien-
variedad de temas como la guerra del Paraguay, to, de los edificios educativos que fundó, de sus
la obra de Sarmiento Facundo: Civilización y monumentos y de los homenajes en su nombre
Barbarie y la situación política Argentina, en- como, por ejemplo, la conmemoración del cin-
tre otros, el tema predominante es la educación cuentenario de su fallecimiento, entre otros.
como base del progreso de los pueblos. Por su parte, en el Departamento de Cine,
Además se conserva correspondencia de Audio y Video es posible hallar también docu-
otra temática con personalidades de su tiempo mentos fílmicos periodísticos y documentales
como José Mármol y Lucio V. Mansilla y con sobre los festejos realizados a través del tiempo
su hijo Dominguito. También existe documen- en su memoria. Toda la documentación es de
tación oficial y hasta su testamento. libre consulta.

Partida de bautismo de Sarmiento. (Archivo de la Iglesia Parroquial de la Ciudad de San Juan).


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 25937.

54
Humilde casa en la localidad puntana de San Francisco del Monte de Oro donde Sarmiento en 1828, a los 17 años, fundó
por primera vez una escuela, con alumnos de más de 20 años.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24851.

NOTAS
1. Horace Mann (1796-1859) 6. Guevara, Tristán E: Las N°1 de Buenos Aires véase:
es considerado en los Estados maestras norteamericanas que Roggiano de Calvo, Susa-
Unidos como el “padre de la trajo Sarmiento, Córdoba, Ins- na: Y dio sus frutos. Las pri-
escuela pública”. tituto de intercambio cultural meras egresadas de la escuela
argentino-norteamericano, Buenos Aires, Olmo, 2012; y
2. AGN, Fondo Biblioteca Na- 1954. Roggiano de Calvo, Susa-
cional, Cartas de Sarmiento a Para un análisis de las leyes na: Recorriendo un largo ca-
Mary Mann (Tomo I). y políticas educativas rela- mino. Los primeros 70 años
cionadas con profesionales de la Escuela Normal N°1,
3. Sarmiento optó por selec- extranjeros, véase: Gaviola, Buenos Aires, Olmo, 2015.
cionar preferentemente muje- Viviana “Políticas educativas;
res para la tarea educativa por el ejercicio de la docencia por 9. Guevara, Tristán E.: 0b. cit.
varias razones. La de mayor docentes extranjeros”(2010) p.14.
peso, posiblemente, haya sido Versión online: goo.gl/ymxr2c
que los salarios de las mujeres 10. El texto completo de la Ley
eran considerablemente más 7. Cita tomada de Valle- se encuentra disponible en:
bajos que los de los varones. man, Barry L: Mi estima- http://www.bnm.me.gov.ar/
do Señor. Cartas de Mary giga1/documentos/EL002646.
4. AGN, Fondo Biblioteca Na- Mann a Sarmiento (1865- pdf
cional, Cartas de Sarmiento a 1881), Buenos Aires, Edito-
Mary Mann (Tomo I). rial Victoria Ocampo, 2008. 11. Jennie E. Howard plasmó
p. 273. sus experiencias en Argentina
5. Crespo, Julio: Las maes- en el libro que fue traducido
tras de Sarmiento, Buenos Ai- 8. Para un estudio completo al español como En distantes
res, Grupo Abierto, 2008. de la Escuela Normal Superior climas y en otros años.

55
Fragmento de la carta de Domingo Faustino Sarmiento a Mary Mann donde le comunica la muerte de su hijo Domin-
guito en la guerra del Paraguay. Nueva York, 13 de diciembre de 1866.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Fondo Biblioteca Nacional Nº764.

56
Fragmentos del testamento de Domingo Faustino Sarmiento.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sucesiones. Legajo 8340.

57
58
Ojos al norte
–Sarmiento y el Observatorio astronómico de Córdoba–
por Susana Roggiani de Calvo*

Este trabajo está basado en la creación del Observatorio Astronómico de


Córdoba, hecho poco conocido, y en las circunstancias que rodearon la
figura de Benjamin Apthorp Gould, el científico norteamericano elegido
por Sarmiento para encarnar el proyecto. El material que incentivó esta
investigación se halla en una serie de cartas de Mary Mann a Domingo
Faustino Sarmiento entre 1842 y 1875.

E
n sus años de exilio en Chile, Sarmiento días, era un lugar de reunión para personajes re-
se desempeñó como periodista y como levantes de la cultura que Mary trató de vincular
maestro; el entonces ministro Manuel con Sarmiento: Waldo Emerson (escritor, filóso-
Montt lo nombró director de la Escuela Nor- fo y poeta), John Howard Raymond (presidente
mal. Fue allí donde publicó sus escritos sobre el del Vassar College, destacado por sus ideas de
padre Aldao y, en 1845, Facundo. En esa época, progreso para la educación de las mujeres), Hen-
también viajó a Europa, impulsado por el mismo ry Barnard (reformador de las escuelas públicas,
Montt para que se informara sobre la enseñan- reorganizador del sistema escolar y editor del
za. En Londres, conoció el Seventh Annual Re- American Journal of Education, y dos herma-
port de Horace Mann, un informe sobre educa- nas de Mary que también estaban relacionadas
ción que se elevaba a la Junta de Massachussets. con el objeto de estas reuniones: una de ellas se
Entusiasmado por su lectura, viajó a los Estados dedicaba a la educación en jardines de infantes
Unidos para conocer al autor y escuchar sus ex- y la otra (Sophia), dibujante e ilustradora de li-
periencias. Así, en 1847, se encontró en Boston bros infantiles, era la esposa del poeta Nathaniel
con Mann y su esposa Mary, ambos dedicados a Hawthorne.
la enseñanza. Las entrevistas con Horace se rea- En 1851, Sarmiento volvió a su patria,
lizaban en francés y Mary obraba como traduc- donde se desempeñó al año siguiente en la ba-
tora. El hogar de los Mann, en el que estuvo dos talla de Caseros junto a Justo José de Urquiza.

* Es maestra egresada de la Escuela Normal de Profesoras en Lenguas Vivas N.º 1 Roque Sáenz
Peña. Ejerció su profesión mientras cursaba la carrera de Medicina de la UBA, de la que egresó en
1959 y se doctoró en 1964. Su tesis de Doctorado obtuvo el premio Tobías del Bienio 1965/67.
Asimismo, es licenciada en Antropología Social de la UBA.
Ha publicado dos libros relacionados a la historia de la Escuela Normal.

Observatorio astronómico de Córdoba en Bosque Alegre.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 202395.

59
Ojos de cielo –Sarmiento y el Observatorio astronómico de Córdoba–

Una vez comenzada la organización nacional, que aquella otra obra también podría publicar-
la constitución de 1853 consagró la educación se en Civilización y Barbarie. Pero, en 1868, se
para todos. Sarmiento fue su firme y práctico publicó el libro bajo el título Vida en la Repu-
defensor. Ocho años después, Sarmiento era blica Argentina en los días de los tiranos, sugeri-
nombrado gobernador de San Juan, donde do por el editor del periódico Atlantic Monthly,
introdujo la instrucción obligatoria. En 1864, William Dean Howell (Velleman, 2005: 47).
el entonces presidente Bartolomé Mitre, nom- En 1865, Sarmiento escribió Vida de Lin-
bró a Sarmiento ministro plenipotenciario en coln con un preliminar de treinta y siete pági-
los Estados Unidos. A su llegada a dicho país, nas en las que el autor, por un lado, criticaba
se enteró del fallecimiento de Horace Mann y la cultura latinoamericana o la conquista espa-
concurrió a un homenaje póstumo. Este suceso ñola y, por otro, alababa la sociedad del norte.
reanudó la relación de Sarmiento con la fami- A propósito de esta obra, decía Mary Mann:
lia Mann y su comunicación epistolar con la “… por favor dígale al Señor Mitre, de mi par-
viuda. En este segundo período de su estancia te, que es un libro espléndido para un hombre
en los Estados Unidos, el afán de Mary por dar que no es norteamericano (28 de noviembre de
a conocer los escritos educativos y literarios de 1865, citada en Velleman, 2005: 37). A su vez,
Sarmiento no había decaído; solía enviarlos a cuando el libro estaba por publicarse, Sarmien-
periódicos y a publicaciones relacionadas con to le escribió unas consideraciones a Aurelia,
la educación. En 1842, Facundo se tradujo al hija de Vélez Sarsfield, protectora y consejera
francés. Sarmiento consideraba que la difusión de su conducta política, con quien tuvo una
de este tipo de literatura, fuertemente política, larga relación amorosa:
podía ser importante para que se conociera la si-
tuación del país. Así se lo mencionó en una carta Leerá Vd. la vida de Lincoln y verá Vd. que
a su amigo Frías el 29 de noviembre de 1849: este su amigo en 1859 creo, sosteniendo en
el senado lo que Lincoln sostenía con las
La influencia de la prensa francesa es sobera- mismas palabras […] Es Mann, es Lincoln
na entre nosotros. A Rosas nos acabole pu- que salen a mi defensa en los dos puntos en
blicando las inepcias que se hace decir en su que he pretendido ejercer la autoridad de la
favor en el Courrer du Havre i en la Presse doctrina, educación y constitución (citado en
[sic]. El Facundo o Civilización i Barbarie en Velleman, 2005:39).
1849 ha sido publicado con láminas en ale-
mán (Barrenechea, 1997: 89). En 1868, el escritor y educador recibió la noti-
cia de que había sido electo como presidente de
La traducción al francés de su obra literaria la Argentina, por lo que tuvo que regresar. La
tuvo difusión, pero Sarmiento pensó que en in- figura de Sarmiento se relaciona inmediatamen-
glés tendría más éxito. En septiembre de 1866, te con la educación, la lucha contra el analfabe-
le propuso a la viuda de Mann la traducción del tismo y, como consecuencia, con la creación de
libro. En esta, colaboró un joven estudiante de escuelas. Para él, la dirección de estos sistemas
Astronomía llamado Arthur Searle. Mary, al mis- de gobierno “reposa sobre aquella verdad que
mo tiempo, trabajaba con otra biografía escrita la constitución puede ser asegurada por la difu-
por su amigo, la de Aberastain. Ella le sugirió sión de una instrucción general”. Pero la exten-

60
Foto poco difundida de Sarmiento riéndose.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24700.

sión del país y su despoblación acentuaban la Sarmiento había observado, en sus viajes
dificultad de las soluciones. En 1869, la corrien- a los Estados Unidos, la dicotomía entre el
te migratoria había alcanzado a cien mil perso- norte y el sur: el primero representaba la civi-
nas, personas que pertenecían en su mayoría a lización, la riqueza, el conocimiento, mientras
una clase de pequeños comerciantes, artesanos, que el segundo era el signo de la barbarie, la
obreros; con familias que en su gran mayoría pobreza y la ignorancia. Esa diferencia se po-
desconocían el idioma, era importante dar un día salvar, como lo había propuesto Horace
sentido de integración y nacionalidad a los hijos Mann, con la educación, llevando educadores
nacidos en este territorio. La escuela y el idioma del norte hacia el sur. Este pensamiento, cohe-
parecían la solución para homogeneizar a la po- rente con el del propio Sarmiento, era el mo-
blación. El respeto por los símbolos y las fiestas tor que impulsaría un cambio posible para el
patrias, con la presencia de los padres, lograron país: la llegada de docentes desde los Estados
dar una identidad común. Unidos hasta la Argentina.

61
62
El Observatorio

En su correspondencia con Mary Mann, ade- bía sido discípulo de Carl Gauss y era director
más de presentarse como un educador, Sar- del observatorio Dudley en Albany. Cuando
miento aparecía interesado por las ciencias Sarmiento y Gould se contactaron, el doctor
y, fundamentalmente, por la creación de un se mostró entusiasmado por la posibilidad de
observatorio que se situaría en la provincia viajar a la Argentina. Gould buscaba entre las
de Córdoba, influido por el observatorio que personas adineradas lo necesario para poder
había conocido en su estancia en Chile. En al- viajar, aunque se sentía muy afligido porque
guna de sus cartas, narró las dificultades del temía que su proyecto pudiera fracasar por la
contrato del astrónomo que estaría a cargo falta de dinero. En 1868, desde Cambridge,
del emprendimiento, un reconocido científico Mary visitó a la familia Gould y le informó
norteamericano, y relató las idas y vueltas del a Sarmiento que “Gould cuenta que se ve for-
Congreso para la aprobación de los gastos, zado a quedar en Filadelfia la próxima sema-
negociaciones que se extendieron desde 1865 na y no puede volver hasta el próximo 1 de
hasta 1871. Ya concluida su presidencia, le de- junio” (Velleman, 2005: 239) y que le parecía
cía a Félix Frías el 5 de enero de 1875: difícil que fuera a Nueva York porque se había
roto una pierna. Los trámites se demoraban. Al
He salido, sin embargo, a la meta y lo doctor le habían ofrecido la presidencia de una
que Vd. admirará y mas he salido sano y universidad y una cátedra en otra.
salvo, sino estimado por todos, respeta- El 19 de enero de 1869, Gould estaba es-
do de mis adversarios, e imponiendo al perando que el Congreso diera su conformidad
fin silencio, con la verdad y los hechos. y la subvención. Para su actividad en el obser-
Se han necesitado los puños de Hércules vatorio necesitaría cuatro asistentes entrenados.
para tener el timón de nave tan imagi- Según la señora Mann, el doctor tenía un espíri-
nable; y hace un año que Mr. Gould del tu de trabajo que capacitaba y contagiaba a sus
conservatorio me escribía, admirado, de- ayudantes, con quienes tenía una vinculación
cía de ecuanimidad tal para hacer frente afectiva. Sin embargo, después de tres meses de
a las borrascas que se sucedían sin in- espera, ansioso por llevar a cabo la empresa as-
terrupción y que habrían sobrado para tronómica, Gould pareció dejarse invadir por el
quebrantar el ánimo de diez esforzados pesimismo, convencido de que la ley del Congre-
luchadores (Barrenechea, 1997:182). so no autorizaría la subvención para el proyecto.
A medida que pasaba el tiempo, los ayu-
Por su parte, frente a la posibilidad de insta- dantes que estaban siendo entrenados, al no
lar un observatorio en la Argentina, en una tener una respuesta firme, se habían ido. Por
de sus cartas, la señora Mann le manifestaba otro lado, Bartolomé Mitre había desestimado
que creía que sería útil que se entrevistara con el proyecto del observatorio en Córdoba por-
el Dr. Benjamin Apthorp Gould, cuya esposa que, según su parecer, tendría que hacerse en
(Mary Quincy) era su amiga. El astrónomo ha- Buenos Aires. Las noticias no eran alentadoras.

El telescopio astrográfico para tomar fotografías estelares del Observatorio astronómico de Córdoba, noviembre de 1912.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 138290.

63
Ojos de cielo –Sarmiento y el Observatorio astronómico de Córdoba–

Sarmiento y el Gould compartían ideas En sintonía con las directrices que quería
políticas similares y, además, una creencia: la imprimir Sarmiento a su gobierno en cuanto a
masonería. Sarmiento había entrado a la logia la educación, a la ciencia y al progreso, el mis-
Unión Fraternal en Chile en 1854. De regreso mo año de la inauguración del observatorio y
en Buenos Aires, fundó la suya propia: Unión también en la provincia de Córdoba, se dio ini-
del Plata, de la que fue su primer orador. En cio a la Exposición Nacional de Industrias y de
1882, ingresó a la logia Obediencia de la Ley las Artes. Al respecto de este hecho, el entonces
13 y, más tarde, fue Gran Maestro de la logia de expresidente dijo: “Agrupamos aquí por prime-
Libres y Aceptados. Ambos eran masones por ra vez los elementos que revelan nuestro modo
el rito escocés, lo cual estrechaba aún más sus del ser presente y los que mediante el trabajo
vínculos. Cuando fue elegido presidente, se dijo prometen medios de subsistencia para millones
que renunció a la masonería, pero el discurso de habitantes en lo futuro”.
que dio no da cuenta de esa decisión. Por su Allí, se mostraban adelantos de la tecnolo-
parte, Gould recibía ayuda económica de ellos gía agrícola e industrial, productos de todas las
para el observatorio. provincias y de países de América y de Europa.
Finalmente, el 12 de octubre de 1869, fue- Para facilitar el desplazamiento de los visitan-
ron aprobados los fondos para el observatorio. tes, se tendieron rieles (para un tranvía) y un
Sarmiento recomendó a Gould, instalado en alambre carril que fueron levantados al finali-
Baltimore, que encargase el instrumental nece- zar la exposición. Para hacer la exposición más
sario en Europa. Para 1871, el doctor y su fa- atractiva, se diseñaron jardines con fuentes, sur-
milia ya estaban ubicados en Córdoba y, lue- tidores, juegos de agua y lagos con alcantarillas
go de una larga espera, Sarmiento inauguraba para el riego. Los jardines y las quintas tenían
el Observatorio Nacional Argentino con estas nombres para diferenciarlos. Una vez finaliza-
palabras: “Yo digo que debemos renunciar al da, en enero de 1872, se remataron todas las
rango de Nación o al título de país civilizado existencias de la exposición, incluidos los quios-
si no tomamos nuestra parte en el progreso y cos de madera ensamblados traídos desde el ex-
en el movimiento de las ciencias naturales”. Su terior, las estatuas y los elementos decorativos.
creación y sus contribuciones a la ciencia fueron
obra de dos personajes que creyeron en la im-
portancia de la ciencia para el país.
En 1874, Gould sufrió la pérdida de dos de
sus hijas y de su suegra, y viajó a los Estados
Unidos. A su regreso definitivo a su país natal,
en 1885, lo sucedió uno de sus discípulos, John
Thome quien contrajo matrimonio con Frances
Angeline Wall, una de las famosas maestras nor-
teamericanas que trajo Sarmiento. Él vivió en
el país hasta su muerte, así como su sucesor el
Dr. Charles D. Perrine. Debido a la nacionalidad
de sus directores, a este período se lo denomina
Instrumento de pasos Bamberg, abril de 1925.
“de los norteamericanos”. AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 138292.

64
Aparato ubicado en la sala del Observatorio astronómico de Córdoba, enero de 1927.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 138294.

La tecnología

Hasta esa época, el llamado Observatorio Na- El observatorio luego pasó a pertenecer
cional Argentino había hecho uranometría,1 a la Universidad de Córdoba y se modificó su
grandes catálogos estelares, catálogos astro- nombre como Observatorio Astronómico de la
gráficos y fotografías del cielo de Córdoba y Universidad Nacional de Córdoba. En determi-
la Carta General Argentina. El telescopio del nadas épocas, se quiso que pasara a la ciudad
observatorio medía 76 cm. Bajo la dirección de Buenos Aires; pero, de las instituciones que
de Perrine, se dio inicio a la Astrofísica. Mucho se desprendieron de este (la oficina meteoroló-
más adelante, el 5 de julio de 1942, durante la gica argentina, las determinaciones de longitud
dirección del Dr. Gaviola, se inauguró un tele- geográficas del país, la información de la hora
scopio reflector de 1.5 m de diámetro (apoda- oficial y la uniformidad de los patrones de me-
do “el monstruo”), construido enteramente en didas), solamente pasó a la ciudad de Buenos
el país e instalado en Bosque Alegre. Con este, Aires la Oficina Meteorológica Nacional.
se continuaron los estudios astrofísicos sobre Mary Mann, Sarmiento, el astrónomo
estrellas, cometas y objetos nebulosos, obser- Gould y los demás personajes conformaron
vaciones fotométricas y espectroscópicas, tan- un gran mural donde la idea que dominaba en
to en el país como en toda América.2 el trasfondo era la de Civilización o barbarie,

65
Galaxia NGC 1365 a 50 millones de años luz.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 280126.

cuya traducción y prefacio sería el final de la país. En aquel mural se encuentra también re-
tarea de la señora Mann, quien quiso descu- presentado el mapa estelar del Dr. Gould, que
brir la antinomia y, por qué no, el complemen- podemos asimilarlo con las ideas de progreso
to de estos dos conceptos que limitan el desa- para la educación. La apoteosis, en aquel mo-
rrollo cultural de las naciones. Sarmiento los mento, fue la concreción del observatorio para
aunó en su personalidad, pero trató de superar Sarmiento y la finalización de la traducción de
esta dicotomía para lograr el progreso de su Facundo para Mary Mann.

66
NOTAS Y BIBLIOGRAFÍA
1. La uranometría es un atlas Sarmiento-Frías, Buenos Ai- Historia Argentina Nacional
estelar creado por el astró- res, UBA-Instituto de Filología y Regional, San Juan, 30 de
nomo alemán Johann Bayer, y Literatura Hispánicas “Dr. septiembre de 2005 [consulta-
quien adoptó las cartas de Amado Alonso”, 1997. do el 18 de agosto de 2016],
doce constelaciones grabadas disponible en: goo.gl/KgeaMo
en placas de cobre. El nom- Boixadós, María Cristina:
bre deriva de Urano que, en la “Una ciudad en exposición. O´Donnell, Pacho; García
mitología griega, es el dios del Córdoba 1871” [consultado Hamilton, José I. y Pigna,
cielo. el 25/08/2016], disponible en: Felipe: Historia confidencial,
goo.gl/RNVRsM Buenos Aires, Planeta, 2005.
2. Cabe destacar, el trabajo
de investigación, tan rico y Delgado, Edmundo Jor- Roggiani de Calvo, Susana:
ameno, de Minitti y Paolan- ge: “Gran exposición 1871”, Recorriendo un largo camino,
tonio, en su libro citado en Diario de Cuyo, San Juan, 12 Buenos Aires, Olmo, 2015.
la bibliografía que ha mere- de septiembre de 2013.
cido un premio internacional. Velleman, Barry: Mi esti-
A ellos mi agradecimiento. Minniti, Edgardo y Pao- mado señor. Cartas de Mary
lantonio, Santiago: “Un Mann a Sarmiento (1865-
Barrenechea, Ana María sanjuanino de dimensión as- 1881), Buenos Aires, ICA-
y otros: Epistolario Inédito. tronómica”, XIII Congreso de NA, 2003.

Observatorio astronómico de Córdoba en Bosque Alegre.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 280114.

67
La muerte de Sarmiento
por Omar López Mato*

Sarmiento, momentos después de morir. Retratado por el fotógrafo Manuel de San Martín en Asunción, capital de
Paraguay.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24674.

E
l 28 de mayo de 1886, Sarmiento se se hacía. Al ver alejarse la ciudad de Buenos
embarcó una vez más hacia el Paraguay. Aires, murmuró con una triste sonrisa
No era el mismo que había estado un “Morituri te salutant”, la despedida de los
año antes: estaba afónico y había perdido peso, gladiadores.
pero no había extraviado su temple. “¡Ah! Si En Asunción se alojó en el hotel Cancha So-
me hicieran presidente, les daría el chasco de ciedad, en tierras que fueran de madame Lynch1.
vivir diez años más”. Sarmiento estaba muy entusiasmado constru-
De todas maneras, muchas ilusiones no yendo una casa isotérmica traída de Bélgica.

1. Elizabeth Alicia Lynch, conocida usualmente como Madame Lynch (1833-1886). Fue la amante irlan-
desa de Solano López.

* Es Médico, escritor e investigador de historia y de arte. Autor de más de 20 libros sobre temas
históricos. Es columnista del diario La Prensa y colabora para diversos medios gráficos y televi-
sivos. Conduce, junto a Emilio Perina,Tenemos Historia por Radio Concepto.
El texto de este artículo fue extraído de su libro La Patria enferma (Sudamericana, 2010).

68
Vencida la tos, el viejo estadista recuperó “Siento que el frío del bronce me invade
sus fuerzas y trabajó incansablemente. Plantó los pies”, se le escuchó decir.
árboles, asistió a los obreros en la búsqueda de Murió a las 2:15 del 11 de septiembre.
agua, escribió artículos, jugó con sus nietos y Muerto ya, el ministro García Mérou –en
hasta salió de picnic con la familia. Para colmo compañía del fotógrafo Manuel de San Martín–
de su felicidad, llegó Aurelia Vélez. A ella retrató al difunto, como era costumbre de la
le había escrito: “Venga, juntemos nuestros época. El escultor Víctor de Pol tomó su máscara
desencantos para ver sonriendo, pasar la vida”. mortuoria. Los tres médicos de cabecera se
Aurelia vino en compañía de su hermano encargaron de embalsamar el cadáver.
Constantino y de su sobrina Manuela. A Mucho se ha discutido si Sarmiento
ella, Sarmiento le enseñó a leer con un viejo murió reconciliado con la religión. Una carta,
ejemplar del Facundo. Fue su última alumna. fechada en 1874, a su amigo José Posse, dice
Tanta actividad lo resintió. Para agosto, textualmente: “Hubiera deseado que a la hora
su palidez impresionaba. Alarmados por de la muerte estuvieses por aquí para verme
el deterioro, llamaron a su nieto Julio y morir sacramente y reconciliado con la Iglesia”.
requirieron los servicios de su médico, el Dr. Sin embargo, sus enfrentamientos con monseñor
Lloveras, que no estaba en condiciones de Aneiros continuaron por varios años más.
viajar. La noticia de su gravedad se difundió, Se sabe que, mientras Sarmiento
las cartas llovían, todos querían saber cómo agonizaba, el padre Antonio Scarella2 fue
estaba el sanjuanino. Él les contestaba a todos, llamado para auxiliarlo. El cura, conducido
pero sus ojos se llenaban de lágrimas: se estaba por dos ordenanzas, se dirigió al hotel Cancha
despidiendo de sus amigos, de la gente que lo Sociedad. Al llegar, debió esperar veinte
quería, que lo admiraba. minutos, al cabo de los cuales uno de los
El doctor Andreussi lo visitaba a diario, doctores anunció la muerte del expresidente.
dando precisas instrucciones: nada ni nadie debía ¿Había llamado Sarmiento al sacerdote
alterarlo. Pero aún así, el sanjuanino se exaltaba —como sospechaba el mismo Scarella— o aca-
por pequeñeces. Aurelia debía volver a Buenos so uno de su séquito esperaba que, con el úl-
Aires. Se despidieron como dos viejos amigos, timo aliento, Sarmiento se reconciliara con la
sabiendo que nunca más se volverían a ver. religión? Aníbal Ponce cuenta que el prócer,
El Dr. Andreussi lo asistió junto al Dr. adelantándose a alguna debilidad o posible des-
Hassler. Ante la gravedad del paciente, y dada varío, le dijo, a sus familiares y amigos: “Yo he
su importancia, se sumaron a la consulta respetado sus creencias sin violentarlas jamás.
los doctores Candelón (que hizo un retrato Devuélvanme ese respeto. Que no haya sacer-
pormenorizado de estos días finales), Hoskina, dotes junto a mi lecho de muerte. No quiero
Vallory y Morra. Juntos diagnosticaron una que por un instante de debilidad pueda com-
lesión orgánica al corazón de pronóstico prometer la dignidad de mi vida”.
ominoso. Sarmiento se preparó para morir y le ¿Llamó Sarmiento a un sacerdote o alguien
pidió a su nieto que lo sentase en el sillón “para lo hizo en caso de que se arrepintiera de su
ver amanecer”. Nunca más pudo ver el sol. ateísmo? Eso, solo Dios lo sabe.

2. Testimonio del padre, citado en el diario El Pueblo del 21 de agosto de 1938.

69
De Paraguay a Buenos Aires
y a la eternidad

Desembarco de los restos de Sarmiento en el antiguo muelle de pasajeros, Buenos Aires, 21 de septiembre de 1888.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Álbum N°12 aficionados. Inventario 213523.

L
uego de que Domingo Faustino Sar- La ciudad recibió al educador con un gran
miento falleciera en tierras guaraníes, homenaje. El féretro fue escoltado por una
al igual que su hijo Dominguito, sus multitud hasta el cementerio de la Recoleta.
restos partieron hacia Argentina a bordo del La procesión recorrió las calles principales
ariete torpedero Maipú de la Armada. de la capital. Veinte mil niños, dirigidos
En su camino, el féretro fue descendido del por el Dr. David de Tezanos Pinto (1849-
buque para recibir homenajes en las ciudades 1934), arrojaron flores al paso del féretro.
de Formosa, Corrientes, Paraná, Rosario y Multitudinario fue el acompañamiento y
San Nicolás. Finalmente arribó al puerto de numerosos los disertantes que lo despidieron.
Buenos Aires el 21 de septiembre de 1888, en Tomaron la palabra: el vicepresidente de la
el día que da comienzo a la primavera. República Carlos Pellegrini, Eduardo Wilde,

Pág. 70 - LEGADO: La revista del AGN


Ariete torpedero Maipú, 1880.
Gentileza de la Fundación Histarmar (www.histarmar.com.ar).

Ariete torpedero Maipú, plana mayor, 1888, Fiume, Austria.


Gentileza de la Fundación Histarmar (www.histarmar.com.ar).

71
Desembarco de sus restos y su sepulcro en la recoleta

Aristóbulo del Valle, Paul Groussac y Agustín que lo cubría. Sin embargo, nunca regresaría
P. Justo, entre muchos otros. a su lugar original, por lo que la hornacina
La inhumación se efectuó provisoriamen- se halla desde aquel tiempo vacía. Actual-
te en la tumba de Dominguito y luego su fére- mente, el busto del educador sanjuanino se
tro se trasladó al mausoleo familiar.La tumba encuentra en el Museo Histórico Sarmiento
fue diseñada por el mismo Sarmiento, autori- en el barrio Belgrano.
zada por el presidente Miguel Juárez Celman Por último, el Poder Ejecutivo Nacional,
y ejecutada por el escultor Victor de Pol. por medio del Decreto 3039 del año 1946, de-
El mausoleo está compuesto por un ba- claró a la tumba de Sarmiento como Sepulcro
samento cuadrado sobre el que se alza un Histórico Nacional. La única modificación de
obelisco coronado por la figura de un cón- importancia desde aquel entonces fue la de
dor con sus alas plegadas, sosteniendo en retirar todas las placas de bronce adosadas al
sus garras un libro en cuyo frente se lee la obelisco, las que fueron colocadas en la pared
frase: “Civilización y barbarie”. A su vez, contigua. A partir de allí, no hubo mayores
dos placas en bronce se hallan colocadas en cambios.
el pedestal. La primera exhibe la figura de
Mercurio y se haya grabada la siguiente fra-
se: “Una América toda - Asilo de los Dioses
todos - Con la lenguas, tierras y ríos - Li-
bres para todos”. La segunda placa recrea
una escena en la cual Sarmiento es rodeado
por un grupo de niños que lo escuchan aten-
tamente. Lleva la leyenda On ne tue point
les ideés (las ideas no se matan), frase que el
propio Sarmiento pintó, el 19 de noviembre
de 1840, en los baños de Zonda.
En tiempos de su inauguración y hasta el
año 1908 aproximadamente, el monumento
se complementaba con el busto de Sarmien-
to, ubicado sobre una pequeña plataforma
que se aposta en el frente del basamento a la
altura del nacimiento del obelisco. También
su retrato en el que vestía uniforme militar,
había sido concebido en el año 1887 por el
propio Victor de Pol. Sarmiento le tenía un
gran cariño a esa obra de arte, la cual le ha-
bía sido regalada por sus familiares en su úl-
timo cumpleaños.
El busto fue retirado por su nieto, Augus-
El escultor Victor de Pol. De fondo, se observa un busto de
to Belín Sarmiento, con la finalidad de llevarlo Sarmiento. Buenos Aires, noviembre de 1925.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas.
a Francia para que fuera mejorada la pátina Inventario 87503.

72
Mausoleo de Domingo Faustino Sarmiento en el Cementerio de la Recoleta. Las placas de bronce que estaban adosadas
al obelisco, en la actualidad se hallan en una pared contigua y el busto fue retirado y nunca repuesto.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 24860.

73
En el cincuentenario de su muerte, gran concentración de alumnos ante el monumento a Sarmiento en Palermo. 20 de
septiembre de 1938.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24788.

Niños abanderados de las escuelas de Capital hicieron entrega de ofrendas florales al pie del monumento a Sarmiento
en Palermo. 20 de septiembre de 1938.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24773.
Honor y gratitud
–El cincuentenario de su fallecimiento–

En el cincuentenario de su muerte, alumnas de diferentes escuelas de la Capital Federal hicieron entrega de ofrendas
florales al pie del monumento a Sarmiento en Palermo. 20 de septiembre de 1938.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 24776.

E
l 20 de febrero de 1938, Roberto Ortiz maestros de distintas escuelas de la República.
asumía la presidencia de la República Tras escucharse los acordes del himno nacio-
Argentina. Ese mismo año, el 11 de nal, se entonó el himno a Sarmiento, obra del
septiembre, se cumplían cincuenta años desde compositor Corretjer. Luego, el presidente y el
el fallecimiento de Domingo F. Sarmiento. Or- ministro de Educación brindaron discursos en
tiz, que estaba llevando a cabo reformas en la su memoria.
enseñanza, decidió realizar una serie de actos Ese mismo día, en el Parque Tres de Febre-
y homenajes para conmemorar el fallecimiento ro, cincuenta mil escolares desfilaron con flores
de quien es considerado el mayor promotor de en sus manos ante el monumento a Sarmiento.
la educación en nuestro país. Con tal fin, se En todos los establecimientos educativos del
creó una Comisión de Homenaje que organi- país, se realizaron charlas, homenajes y pues-
zaría dichas jornadas en toda la nación. tas de flores en sus monumentos. Se fundieron
El inicio de los festejos fue el 10 de sep- medallas conmemorativas y se editaron publi-
tiembre en el Teatro Colón con la presencia caciones en el marco de los actos. Además, ese
del presidente Ortiz y de las más altas autori- mismo año, abriría sus puertas el Museo His-
dades nacionales. Al evento, fueron invitados tórico Sarmiento en el barrio Belgrano.

75
Relaciones peligrosas
–El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–
por Claudio Chaves

Sarmiento conoció a Urquiza al incorporarse a las fuerzas militares que el


gobernador entrerriano organizaba para derrocar a Juan Manuel de Rosas.
Entusiasmado con ese movimiento, el primero solicitó participar en este y
se entrevistó con Urquiza en noviembre de 1851, en cuatro oportunidades,
narradas por el sanjuanino en su libro Campaña en el Ejército Grande.
El presente artículo se orienta a describir las idas y vueltas del sanjuanino
en su relación política con Urquiza que determinaron la muerte del general.

E
l entrerriano no le caía simpático a cripción de Urquiza revela su antipatía: “Alto,
Sarmiento, y posiblemente fuera recí- gordo, de facciones regulares, no revela astu-
proco. Algunos ejemplos ciertamente cia, energía ni sutileza sino el guiñar el ojo iz-
graciosos observados por el sanjuanino, con quierdo que es la pretensión más que la mues-
algún rencor, evidencian esta relación tormen- tra de sagacidad”.1
tosa. Cada vez que Sarmiento salía de los en- Apenas incorporado al ejército, Sarmiento
cuentros con Urquiza, se acercaba el secretario mantiene una breve discusión con el general,
del general y lo amonestaba seriamente, pues quien le reprochó el desmedido gasto en una
él exigía el uso del cintillo punzó. Sarmiento se imprenta que, además, pesaba demasiado y
negaba a portarlo, aunque no lo decía a viva complicaba la marcha ligera de las tropas. Ur-
voz. Sin embargo, le preocupaba que Urquiza quiza mortificaba a Sarmiento. La altanería del
no le dijera nada sino que, por el contrario, escritor molestaba y, al mismo tiempo, divertía
se manifestara íntimo y cordial; el secretario al entrerriano. En una ocasión, le mandó a de-
salía y aparecía una y otra vez alarmado por el cir por su secretario que los escritos y la pren-
nuevo enojo de Urquiza. Así, siempre, durante sa jamás habían asustado a Rosas −como alar-
los cuatro encuentros. La situación inquietaba deaba Sarmiento−; por el contrario, lo habían
al sanjuanino, que no se explicaba este juego hecho más fuerte, lo cual lo hizo enloquecer de
un tanto peligroso. Si bien es cierto que Urqui- furia. Esto mismo le diría, algún tiempo des-
za exigía a su gente el uso de la divisa punzó, pués, Alberdi en sus cartas de Quillota. En otra
el caudillo entrerriano solía hacer ese tipo de oportunidad, Urquiza, delante de Sarmiento,
“bromas” y más aún con Sarmiento, de quien acusó a los unitarios de alcahuetes y desleales.
conocía sus opiniones sobre el gauchaje rural. El sanjuanino lo miró y el general dijo: “No lo
En esos encuentros, Urquiza le encargó a digo por ofenderlo, hombre, yo soy su amigo.
Sarmiento la edición y publicación del boletín Usted es un patriota honrado. Y yo lo quiero
del ejército. Allí, en el libro de marras, la des- mucho a usted”.2

76
Claudio Chaves

Causa cierta sorpresa, al tratarse de Sar- Este también fue el núcleo de discusión
miento, la crítica que asume como suya acerca con Alberdi, quien compartía la idea de Ur-
de la soltería del entrerriano y de las tres que- quiza de que no hay vencedores ni vencidos
ridas que traía consigo. En su libro, pone en y que la Argentina se hace con todos, con lo
boca de Vicente López estos comentarios: “No puesto. En el mismo orden de ideas, censuró
está amarrado por la familia que aquieta las el Acuerdo de San Nicolás por haber sido rea-
pasiones, y no sé lo que va a suceder en Buenos lizado con hombres a los que denominó como
Aires cuando el general venga y muestre esta “carcomas del palo que están royendo”. Y, no
llaga de sus costumbres”.3 Buenos Aires no se contento con lo ya enunciado, reprobó la elec-
convulsionó por estas costumbres. ción de diputados al Congreso Constituyente
Luego del triunfo, Sarmiento se apartó en igual cantidad para todas las provincias,
de Urquiza y se marchó a Chile por razones pues afirmaba que el número de candidatos
que él mismo explicó en una carta dirigida elegidos debía ser proporcional a la población
al caudillo desde Yungay y también en las de la provincia que representara. “Desengáñe-
dirigidas a Juan Bautista Alberdi, conoci- se, general. Constituirá la república como ha
das como “las ciento y una”. Le reprochó impuesto la cinta colorada, conservando los
a Urquiza varias cosas: el ocultamiento a gobernadores de Rosas, disuelto el gobierno de
los gobernadores del enorme poder consti- Buenos Aires, y hecho cuanto se le ha ocurrido
tuido por él, tanto en lo económico como a patadas. ¿Hasta cuándo durará su Constitu-
en lo político pues, de haberlo sabido, esos ción impuesta?”.5
hombres “egoístas” se hubieran sumado a
la patriada y en ese caso no hubiera habido Ideas rupturistas
un Caseros: Rosas se habría marchado sin
guerrear; la institución del cintillo punzó de El 11 de setiembre de 1852, la provincia de
uso obligatorio (Sarmiento solía descalifi- Buenos Aires, por medio de una insurrección
carlo como un trapo rojo y representativo militar, se separó del resto del país sin partici-
de la mazorca y de la barbarie), y −quizás el par de los debates sobre la Constitución. Una
más importante− la política adoptada para seguidilla de gobernadores asumió la conduc-
con los gobernadores. ción de la provincia insurrecta: Valentín Alsi-
Según las palabras del propio Sarmiento: na, Pastor Obligado y Bartolomé Mitre, entre
otros. Sarmiento retornó en 1854, año en que
Las provincias necesitaban una satisfacción. Justo José de Urquiza se elevaba a la presiden-
Permanecían, aún después del triunfo, opri- cia de la Confederación Argentina. Una vez
midas por los mismos caudillos que les ha- instalado, se puso al frente del periódico El
bía impuesto Rosas. La más trivial política Nacional, fundado por Vélez Sarsfield, un pe-
aconsejaba dejar a estos caer por el peso de riódico de batalla que defendía las posiciones
las circunstancias, o notificarles su separa- porteñas frente a la Confederación. Su labor
ción, garantiéndoles la vida, la propiedad y periodística le hizo ganar muchos –y podero-
la libertad misma. Teníamos poder para eso sos– enemigos pero, al parecer, no le impor-
y mucho más.4 tó. Fue la forma que Sarmiento había elegido
como estilo de vida.

77
Relaciones peligrosas –El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–

La situación política entre la Confedera- prosperarían: la comisión se reunió de todas


ción y Buenos Aires se tensó peligrosamente a formas e introdujo las reformas que, oportu-
raíz de la ley de Derechos Diferenciales, un in- namente, fueron elevadas.6
tento del interior para ahogar económicamen- En 1860, con Bartolomé Mitre como go-
te al puerto de Buenos Aires que fracasaría. bernador de Buenos Aires, el sanjuanino fue
En 1856, Sarmiento asumió la dirección de lo nombrado ministro de Gobierno y Relaciones
que a futuro sería llamado Departamento de Exteriores de la provincia. Y, el 9 de julio de ese
Escuelas y, al año siguiente, sería elegido sena- mismo año el presidente Derqui y el ex presi-
dor dado que la provincia ya contaba con su dente Urquiza se encontraron en Buenos Aires
Constitución y sus cámaras. para asegurar la unión nacional. Sarmiento y
En octubre de 1859, la Confederación y Urquiza volvieron a verse para la inauguración
Buenos Aires entraron en guerra en la que se de la Escuela Superior de Catedral al Norte,
desencadenó la batalla de Cepeda. El general aunque el entrerriano ignoraba la carta que el
Urquiza, nuevamente en campaña, venció a otro había enviado unos días antes a su amigo
los porteños comandados por el general Bar- José Posse: “Hay que hacer desaparecer de la
tolomé Mitre. En el ejército de Buenos Aires, escena política a esta raza de seres intermedia-
estaba alistado Sarmiento como jefe de Esta- rios entre el despotismo y la libertad, entre la
do Mayor de la reserva con el cargo de te- barbarie y el progreso…”.7
niente coronel, quien se opuso al Pacto de San
José de Flores. Dicho pacto, autorizaba a Bue- Cuyo sangriento
nos Aires a revisar la Constitución de 1853.
Pero, finalmente, aceptaría formar parte de la La provincia de San Juan parecía cobijar en su
convención del Estado de Buenos Aires, en- seno a una banda de facinerosos que no repara-
cargada del examen de la Constitución fede- ban en medios para hacer triunfar sus designios.
ral, para la incorporación de Buenos Aires a Tras el crimen de Nazario Benavidez, en octubre
la Confederación. de 1858, el ministro del Interior Santiago Derqui
En la primera sesión, Sarmiento descar- asumió la intervención de la provincia y nombró,
gó toda su artillería contra la Constitución de el 24 de enero de 1859, al coronel José Antonio
Paraná y planteó disolver la convención de Virasoro, oriundo de Corrientes, como goberna-
la cual él participaba, pues “al momento de dor provisorio. No era este militar un político
la sanción no había prensa libre en el país, en el sentido cabal del término: trataba a la ci-
los pueblos no la discutieron, fue mandada a vilidad como a soldados en el cuartel. No sabía
obedecer desde un campamento, en un cuar- persuadir, ordenaba, gritaba. Dueño de una per-
tel general de un ejército”. Asimismo, reiteró sonalidad exaltada, algo fanática, y de un carác-
su oposición, ya manifestada en “las ciento y ter irascible que raramente controlaba, electrizó
una” a Alberdi, sobre el absurdo de que Bue- la atmósfera de la provincia con sus caprichos y
nos Aires, en la oportunidad del Congreso violencias. Una vez instalado en San Juan, se ro-
de Paraná, hubiera enviado dos diputados al deó de amigos correntinos que ocuparon los más
igual que Jujuy. No correspondía, según lo en- importantes cargos políticos, así como también
tendía Sarmiento, ahora, discutir esa Consti- de algunos extranjeros, en su mayoría españoles e
tución. Sin embargo, sus ideas rupturistas no italianos.

78
Claudio Chaves

La imprudencia de su conducta exacerbó, aún mano Pedro y un grupo de diez colaboradores.


más, los ánimos en contra de su gestión. Y la La tranquilidad provinciana fue horriblemente
reacción no se hizo esperar. sacudida por este absurdo e injustificable cri-
El grupo opositor −conformado por Anto- men que vino a ahondar las diferencias entre
nino Aberastain, Saturnino Laspiur y Amado los tres referentes políticos. Virasoro, como go-
Laprida, entre otros−, que mantenía comuni- bernador, había actuado a favor del entonces
cación directa con el gobierno de Buenos Ai- presidente, del cual era amigo desde tiempos
res por medio de Sarmiento, a su vez ministro pasados. No había dudas de que era un hecho
de Mitre, comenzó a actuar. También, entre irracional promovido por sanjuaninos partida-
los federales, había disidentes que observaban rios de Mitre y su ministro Sarmiento. Los tra-
con disgusto el gobierno de Virasoro. De telón bajos de Bartolomé por separar a los dos jefes
de fondo, lo que ocurría era una sorda lucha provincianos parecían desvanecerse, al menos
por la candidatura presidencial que sucedería en los primeros momentos, por la acción terro-
a Urquiza. Virasoro sostenía a Derqui y los li- rista de sus amigos.
berales aspiraban a que fuera Salvador María Ante la crisis provincial, el presidente en-
del Carril. De todos modos, y por decisión de vió una nueva intervención a San Juan. En esta
Urquiza, el presidente fue Derqui. oportunidad, Derqui desoyó la sugerencia de
En ese sentido, Virasoro quedó bien plan- Urquiza de nombrar interventor a Benjamín
tado en San Juan, aunque algo desairado con Virasoro, hermano de los muertos. Este dispa-
el entrerriano: el coronel aspiraba a la vicepre- rate hubiera sido trágico para la provincia y
sidencia que Urquiza le daría a Pedernera. A también para el mandatario. De haber acep-
modo de venganza, enfurecido, Virasoro ajus- tado dicha propuesta, la venganza se habría
tó los términos represivos y envió a la cárcel enseñoreado de San Juan y Derqui habría pa-
a Manuel José Lima y a Antonio Aberastain, gado ese gigantesco error político. De modo
quienes luego fueron desterrados. Esta manio- que fue el general Juan Saá, gobernador de San
bra causó enorme malestar en la interna del Luis, quien fue enviado como interventor en el
gobernador;8 algunos de sus funcionarios pre- conflicto, acompañado de representantes por-
sentaron la renuncia. Aberastain le escribió a teños. Estos renunciaron antes de ingresar a la
Sarmiento el 3 de noviembre de 1860: “Parece provincia al conocer el espíritu del interventor.
que Virasoro se ha vuelto loco. Ya no conoce Para los hombres de Buenos Aires, Juan
freno”.9 Ese mismo mes, Mitre, Derqui y Ur- Saá era un salvaje y un bruto. No había aspec-
quiza enviaron una carta conjunta al correnti- to de su personalidad digno de ser rescatado.
no, mediante la cual le solicitaban su renuncia El joven y culto Vicuña Mackenna, amigo de
a la provincia. Derqui ya no podía defenderlo, Mitre, le escribió a este años después:
y Urquiza y Mitre coincidían en su aversión.
Así lo confirma Mitre en una misiva a Urquiza: Creo no haber contado a usted que a princi-
“Usted, me decía en San José que era un hom- pios de 1862, conocí aquí al salvaje Saá. No
bre con instintos de tigre que no podía mandar he visto jamás un bruto semejante. Llévolo
pueblos sin cometer violencias”.10 a comer un día a casa de mi tío F. Ovalle y
No obstante, la decisión llegó tarde: ese a un amigo común de ambos, a quién usted
mismo día caía asesinado José Virasoro, su her- conoce, Urigar Carfias, y tócome asiento a

79
Relaciones peligrosas –El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–

su lado. A poco andar comenzó a soltar los y procuró soliviantar a las provincias interio-
botones de su chaleco y a respirar como una res. Nuevamente, la guerra. Urquiza marchó al
bestia sofocada. No pudo concluir la comida combate sin entusiasmo; ya no caminaba jun-
y salió al patio a respirar. Se conocía que la to a Derqui y, de hecho, el frente federal del
pampa le hacía falta y lo ahoga comer entre interior estaba quebrado. Ante esta situación,
manteles.11 Urquiza no deseaba el triunfo pues, si vencía,
el mérito sería del primer mandatario que, por
Como era de esperar, cuando Saá ingresó a la ley, era también el comandante en jefe del ejér-
provincia, reprimió rápida y enérgicamente la cito y el que negociaría las condiciones de paz
revuelta subversiva. Detuvo y fusiló a su prin- o de rendición. Entonces, se retiró del campo
cipal cabecilla, el doctor Aberastain, sin juicio de batalla. Mitre, al vencer en Pavón, derrotó a
previo y por la espalda. Sin embargo, el nuevo Derqui, y también a Urquiza. De esta manera,
asesinato no quebró la débil unidad alcanzada el entrerriano se sacaba a su enemigo interno a
por los dos jefes provincianos. Mitre, entonces, un costo muy alto. Es posible que Urquiza ya
escribió a Urquiza con la intención de separar pensara en retornar en el próximo turno.
lo que recién se había unido y lo invitó a mu- Lo cierto es que la Presidencia de Mitre
dar de opinión respecto de lo acaecido en San (consecuencia directa de Pavón) fue la señal de
Juan y así lograr una condena rápida y enér- una fundamental decisión política de toda la
gica del asesinato para el interventor, no sin argentina. Una vez tomada la decisión política
antes darle tranquilidad al marcarle las dife- primaria a favor de la expansión económica y
rencias que mantenía con Derqui “a causa del de la integración del país en la comunidad y los
modo distinto de ver en lo que respecta a la mercados internacionales, era posible la adop-
política sobre San Juan”.12 Urquiza, conocedor ción de múltiples decisiones secundarias…14
de las intenciones de Mitre, respondió: “No es Es decir, una rápida integración al merca-
cierto que haya desinteligencias entre el Señor do mundial, a una velocidad que solo podían
Presidente y yo a propósito de los sucesos de imprimirle los porteños. Y fue en esa misma
San Juan. No importa que conociese la mucha oportunidad en que Sarmiento le envió una fe-
resistencia que su administración inspiraba; no roz misiva a Mitre donde le decía:
por ello disminuye a mi juicio la responsabili-
dad de sus cobardes matadores”.13 Necesito ir a las provincias. Usted sabe mi
doctrina. Los candidatos están hechos de
Hacia lo salvaje antemano. No trate de economizar sangre
de gauchos. Este es un abono que es preci-
La guerra era inminente. Buenos Aires no ha- so hacer útil al país. La sangre es lo único
bía ingresado a la Nación como lo habían es- que tienen de seres humanos. No deje cica-
tipulado los acuerdos del 11 de noviembre y trizar la herida de Pavón. Urquiza debe des-
del 6 de junio respecto de su incorporación aparecer de la escena, cueste lo que cueste.
automática una vez aceptadas las reformas Southampton o la horca.15
porteñas por la legislatura nacional. Por el
contrario, se declaró en rebeldía, levantó ejér- Esto no era otra cosa que lo que había antici-
citos contra lo convenido en aquellos pactos pado en sus debates con Alberdi y en la carta

80
Claudio Chaves

citada a Urquiza. La patria debía organizarse como diplomático en los Estados Unidos para
con la gente decente, sostenía Sarmiento, y Ur- sacarlo del país. Este pasó por Chile y Perú,
quiza debía marchar al exilio. Ante semejante en donde participó de un congreso americano
declaración y voluntad de acción, Mitre resis- convocado por Perú frente al ataque español a
tió nombrarlo en algún cargo; de todos modos, las islas Chinchas. Mitre lo desautorizó, pues
partió en la columna que se dirigió a Córdo- la Argentina nada tenía que hacer en el Pacífi-
ba al mando del general Wenceslao Paunero, co. Sarmiento asistió igual; luego, se instaló en
quien lo nombró auditor de guerra. La furia los Estados Unidos.
de Sarmiento para con los hombres del inte-
rior era de tal magnitud que Paunero le escri- Juegos de roles
bió a Mitre: “Me ha sido preciso restringir a
Sarmiento pues sus puntas de déspota jacobino A comienzos de 1867, la sucesión presidencial
si se las deja correr es capaz de convertirse en se presentó como el asunto político más im-
el Carrier16 de las provincias”. No obstante, le portante por resolver. El mitrismo en el poder
otorgó treinta hombres y, con ellos, Sarmien- comenzó a mostrar fisuras y, si su jefe no era
to se apoderó de la gobernación de San Juan, capaz de mantener la unidad y hallar un candi-
puesto que ostentaría durante dos años. dato aceptable por todas las tendencias, estas
En La Rioja, los conflictos con Chacho desinteligencias lo expondrían a una derrota.
Peñaloza, a quien Sarmiento consideraba un La tarea, compleja, se embrollaba aún más ya
salvaje y un bárbaro, prepararon un escenario que eran muchos los que en su partido preten-
que conduciría a su asesinato por parte de las dían la presidencia.
fuerzas nacionales y a pesar de haberse rendi- El mitrismo había sufrido su primera es-
do. Para Sarmiento, una república moderna no cisión en 1862, cuando Adolfo Alsina se ha-
podía fundarse con masas alzadas, sino con la bía negado a apoyar el proyecto de federa-
clase culta capaz de anular la insurgencia. In- lización de la provincia de Buenos Aires. Al
sistió, entonces, ante Mitre sobre la necesidad apartarse, buscó en los sectores rurales una
de anular al Chacho y, finalmente, el presidente representatividad que estaba ausente desde la
lo nombró director de guerra. Con el cargo en desaparición del federalismo rosista. Cinco
sus manos, las acciones militares terminaron años después, y con los pesares de la guerra
por agotar al Chacho hasta que se rindió de- sobre sus espaldas, Mitre –alejado de Bue-
finitivamente. Y fue en esas circunstancias en nos Aires, pues se hallaba en los campos de
que ocurrió su muerte y degollamiento. Sar- batalla– observaba con preocupación cómo
miento le informó a Mitre: “He aplaudido la hombres de su partido iniciaban las primeras
medida precisamente por su forma. Sin cortar- evoluciones en la búsqueda del premio mayor,
le la cabeza a aquel inveterado pícaro y poner- la presidencia: Rawson, Elizalde, Sarmiento,
la a la expectación, las chusmas no se hubieran Taboada, Paunero y el mismo Adolfo Alsina,
aquietado en seis meses”. entre otros, pugnaban por instalarse en la gri-
El crimen del Chacho generó un enor- lla de candidatos. Sin embargo, ellos no eran
me malestar, aun en las filas mitristas, razón los únicos. Del interior emergió una vez más,
por la cual el presidente condenó el asesinato como una esperanza renovada, la figura gas-
del caudillo riojano y lo designó a Sarmiento tada de Urquiza.

81
Relaciones peligrosas –El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–

A fines de 1867, ante la crisis que vivía su del liberalismo porteño. Debido a la terquedad
partido, Mitre envió una carta a José María de Mitre, no lo logró, y Sarmiento fue presi-
Gutiérrez, redactor del diario La Nación, con dente. ¿Podría haber hecho otra cosa? Es difí-
el objetivo de precisar su opinión sobre las cil asegurarlo. En 1867, la guerra del Paraguay
candidaturas. Se la conoció como la carta de era una chuza clavada en su pecho. Las críticas
Tuyú-Cué. En esta, el general se dedicó a des- subían desde su propio partido; por su futuro
calificar a Urquiza, a Alberdi, también a Alsi- y por su reputación, debía acallarlas. Su can-
na y, en menor medida, a Sarmiento. De esta didato era Elizalde pues, como canciller, era la
forma, quedaba bien posicionada la figura de cara responsable de la guerra en ese gobierno.
Elizalde que era, en definitiva, el candidato ele- De ser presidente, la matanza de paraguayos y
gido por Mitre. Sin embargo, y más allá de las de soldados argentinos quedaría convalidada
candidaturas, la carta penetró en un problema para el futuro y Mitre cubriría así sus espaldas.
de mayor jerarquía. “El candidato es el partido Mitre ansiaba, lógicamente, le sucediera
liberal. ¿Quién lo ha de representar en el go- en el cargo un ciudadano que continuase su
bierno? He aquí la primera cuestión. Del mé- política internacional y nadie mejor para el
todo que se adopte para resolver la cuestión, caso que el doctor Elizalde. Más la opinión
depende no solo el acierto sino la vida misma pública del país, que había visto con tanto des-
del partido…”. Mitre escribió su carta no solo agrado el estallido de la guerra, no podía mirar
para definir un candidato sino, fundamental- con simpatía al candidato oficial, al candidato
mente, para plantear la unidad del partido: “Yo brasilero, como popularmente se le llamó para
diría que el candidato mejor no sería aquel que aludir a su matrimonio con una hija del diplo-
más me gustase o le gustase a otro, sino aquel mático Leal.18
que reuniese el mayor número de voluntades
de nuestro partido. Porque de no proceder así, Nuevos enemigos, nuevos amigos
sus enemigos más compactos y disciplinados
podrían alcanzar el triunfo tomándonos dise- El general Arredondo, en combinación con
minados. Porque el triunfo de esa fracción de Lucio Mansilla (que se hallaba en el frente de
nuestro partido, solo podría dar origen a un batalla), impulsó la candidatura de Sarmien-
gobierno raquítico…”. Luego enumeraba las to. La idea resultó buena y oportuna. Las am-
tres candidaturas liberales: Sarmiento, Alsina y biciones del sanjuanino eran bien conocidas,
Rawson quienes, al buscar alianzas para alcan- siempre se consideró con derecho al cargo. Su
zar la presidencia, “lo único que logran es di- emergencia al plano electoral puso en eviden-
vidir el partido. […] Así, en lugar de desplegar cia la fractura del mitrismo como fuerza de
su bandera, nuestro partido ha desplegado tres empuje nacional, lo cual lo condenaba a su
banderitas y desplegará cuatro o cinco antes de desaparición. Sarmiento se convirtió, enton-
entenderse. […] En tales condiciones, el parti- ces, en su sepulturero. Mitre comprendió que
do liberal debe ser derrotado”.17 ya no contaba con masa crítica como para
La carta de Tuyú-Cué no buscó destruir la imponer un candidato; político de fino olfato,
candidatura de Urquiza, a la que denominaba sufrió en carne propia aquel dicho de que no
reaccionaria e imposible, sino que fue un inten- hay peor astilla que la del mismo palo. Y el
to, casi desesperado, por preservar la unidad sanjuanino fue una astilla superlativa.

82
Claudio Chaves

Sarmiento, en esa situación, expresó el ño; el presidente respondía desde El Nacional,


equilibrio justo entre el liberalismo porteño, el periódico en el que escribía. Entre ambos, se
interior y el ejército. Su presidencia fue un giro acusaban mutuamente de las atrocidades co-
hacia las provincias, en un principio, imper- metidas y las responsabilidades individuales en
ceptible pero, con el correr de los meses, adqui- la batalla de Pavón. En medio de todas aque-
rió mayor visibilidad. Sarmiento tuvo como vi- llas gruesas imputaciones, en un discurso en el
cepresidente a Adolfo Alsina. Esta alianza fue Senado del 19 de junio de 1868 que al parecer
un paso gigantesco en dirección contraria a lo apuntaba sobre el asesinato del Chacho Peña-
que se esperaba del sanjuanino. Sus denuestos loza, Mitre dijo del sanjuanino: “La ejecución
contra la ruralidad y el hombre de campo aún de un preso o prisionero, sea o no delincuen-
ensombrecían el ambiente aunque, en aras de te político, sea bandolero o beligerante, yo la
la presidencia, estaba dispuesto no solo a olvi- califico de tal y me ratifico en esta palabra. Es
dar lo escrito y firmado, sino hasta su fecha de un asesinato, porque todo hombre que no es
nacimiento de ser necesario. Por su parte, seis muerto por sentencia de su juez natural está
años después de la ruptura con el liberalismo mal muerto; y porque, aunque pueda serlo con
mitrista, Alsina nada tenía en común con ellos motivo, no lo es con justicia y con legalidad.” 21
ni con los sectores sociales afines a Mitre. Aho- A comienzos del año 1869, no está clara
ra, Alsina asumía la representación que antaño aún la dirección que tomará Sarmiento. Sin em-
había tenido el federalismo rosista y Sarmiento bargo Urquiza ya había entendido hacia don-
se aliaba con él. de debía llevar su brújula. Comprendiendo, en
A los pocos días de haber sido proclama- soledad, que su figura se apagaba, el retroceso
da la fórmula vencedora, Francisco Beiró le debía ocurrir en orden o, en todo caso, no que-
comunicó a Urquiza desde Buenos Aires que dar tan aislado de la dirección que llevaban los
había conferenciado con Mansilla y que este le nuevos vientos políticos. Por su parte, el pre-
había dicho que “su partido, el de Sarmiento, sidente concluyó que si no ampliaba su base
se encuentra dividido en tres y lo expresan tres de sustentación política quedaría expuesto al
periódicos: La Patria: Mansilla y Arredondo poder del mitrismo; con Alsina no alcanzaba
inclinados a romper con Mitre; La Tribuna: para frenar a los ultras. Pensó, entonces, en Ur-
va para el lado donde el sol más calienta; El quiza. Midió las posibilidades de un acuerdo y
Nacional: intenta recostar al partido con Mi- al fin aceptó la invitación que le había hecho el
tre”.19 En otra, fechada unos días después, le entrerriano de llegarse hasta sus tierras.
contaría que se había reunido con Arredondo, El primer movimiento lo hizo Urquiza: le
quien le había dicho que el acercamiento con había obsequiado “el bastón que usara en el
Mitre todavía no estaba arreglado.20 ejercicio de la primera magistratura y un go-
Apenas asumido Sarmiento, aparecieron rro de dormir, interpretado como un presagio
en las calles de Buenos Aires carteles impresos de que puede tener un sueño tranquilo, pues
por el mitrismo, en los cuales podía leerse acer- ninguna amenaza le vendrá del litoral”.22 Asi-
ca del nuevo presidente: loco, maniático, ani- mismo, el ministro del Interior, Dalmacio Vélez
mal en dos patas y peludo, entre otras cosas. Sarsfield, tuvo un rol fundamental en el acer-
Luego, continuaron las violentas diatribas des- camiento. En una carta al entrerriano de mayo
de el diario La Nación, del cual Mitre era due- del 1869 le escribió:

83
Relaciones peligrosas –El acuerdo entre Sarmiento y Urquiza–

He sabido general, que VE ha recomendado propuestos, fue uno, convulsionar las provin-
a los senadores y diputados de esa provincia cias que creían afectas a Sarmiento especial-
que ayuden al gobierno nacional en todo lo mente la de Entre Ríos. Deshacerse por todos
que sea posible. Nunca consejo más oportuno los medios posibles de VE. En caso que fallara
y previsor que el de VE. El general Mitre se ha esto o que no pudiera practicarse, al regreso
puesto a encabezar una posición en unión con de Sarmiento a Buenos Aires con cualquier
los Taboada, con el objeto, como lo dice cla- pretexto, se le declaraba loco, y previo un re-
ramente de que el presidente mude de minis- conocimiento de médicos, se lo encerraría en
terio, es decir que lo ponga a él y a los suyos.
23
el Hospicio de San Buenaventura.25

Desde ese momento, todo condujo a un encuentro Más allá del disparate de encerrar en un hospi-
entre los dos hombres. Solo era cuestión de opor- cio al presidente que, por otro lado, una juicio-
tunidad. En los ambientes políticos, se sospecha- sa junta de médicos no hubiera tenido reparo
ba que algo se estaba organizando entre estas dos en hacer, lo cierto es que los ultrafederalistas
fuerzas. Esto desesperaba al mitrismo tanto como entrerrianos coincidían con los ultralibera-
al ultrafederalismo de Entre Ríos. Un posible les porteños. La política de un acuerdo entre
acuerdo fortalecería a Sarmiento y a la nueva ten- Sarmiento y Urquiza era un giro tan extraor-
dencia del gobierno central y era una nueva “trai- dinario hacia la pacificación y la unión que los
ción” de Urquiza que el federalismo entrerriano ya extremistas no pudieron comprenderlo.
no podía procesar. Los ultras entrerrianos toma-
ron, entonces, la decisión de alzarse y acabar con el Barbarie
gobierno de Urquiza, pues no estaban de acuerdo
con el giro emprendido por su jefe. La idea consis- Finalmente el día del encuentro llegó: el 3 de fe-
tía en detener al caudillo y obligarlo a marcharse brero de 1870, Sarmiento descendió del buque
del país; algunos hablaban de suicidarlo. Así fue Pavón en el puerto de Concepción del Uruguay
como el ministro del Interior volvió a escribir a y recorrió las filas de militares ataviados de rojo
Urquiza: “Debo decirle, general, alguna cosa re- punzó. Más allá de las chicanas de ocasión y de
servada. Por lo que he oído, VE no debe estar sin la picaresca criolla, y luego de las sucesivas en-
una buena guardia en su casa”.24 En otra carta, trevistas que ambos hombres mantuvieron, Sar-
desde Rosario, un tal Pedro Larrosa le informaba: miento manifestó que ahora se sentía presidente
de todos los argentinos. Una etapa sangrienta
Por un amigo (Profesor de música en el Co- se cerraba por voluntad de estos dos hombres.
legio que dirijo) que asistió en Buenos Aires Sin embargo, el rencor anidaba en un sector ex-
a sesión de masones donde se trató exclusi- cluyente de la política nacional y, a los pocos
vamente de política, del viaje del Presidente meses, haría sentir toda su cólera. El abrazo
a Entre Ríos, sosteniéndose la idea de que si de Urquiza con Sarmiento, que cerraba viejas
el Presidente buscaba la alianza de las pro- heridas, no fue perdonado. El caudillo federal,
vincias que iba a visitar para echarse en sus padre de la organización nacional y del nuevo
brazos y emanciparse del dominio de Buenos acuerdo, fue asesinado en su casa de San José.
Aires, debían ponerse a todo trance los me- Luego, Sarmiento intervendría la provincia.
dios necesarios para evitarlo. Entre los varios El odio volvía una vez más a escena.

84
NOTAS
1. Sarmiento, Domingo Faus- 10. Mitre, Bartolomé: Archi- Aires, El Ateneo, 1965, p. 96.
tino: “Campaña en el Ejército vos del general Mitre, Biblio-
Grande”, en Obras Completas teca de La Nación (tomo VII), 18. Astengo Rivero, Agustín:
(t. XIV), Buenos Aires, Univer- Buenos Aires, 1911, p. 142. Juárez Celman. 1844-1909,
sidad Nacional de la Matanza, Buenos Aires, Guillermo Kra-
2001, p. 78. 11. Astengo Rivero, Agustín: ft, 1944, p. 130.
Hombres de la organización
2. Ibídem, p. 159. nacional, Retratos Literarios, 19. AGN, Fondo Urquiza: Sala
Buenos Aires, Del Jockey VII, 1773, D. 58. 8 de septiem-
3. Ibídem. p. 97. Club, 1937, p. 139. bre de 1868.

4. Sarmiento, Domingo Faus- 12. Mitre, Bartolomé: Ob. cit., 20. AGN, Fondo Urquiza: T.
tino: Cartas Quillotanas, Bue- p. 142. 312, Sala VII, 1774, D. 23. 26
nos Aires, Losada, 2005, p. de septiembre de 1868.
269. 13. Ibídem, p. 146.
21. Gálvez, Manuel: Vida de
5. Ibídem, p. 277. 14. Ferns, Harry S.: Gran Bre- Sarmiento. El hombre de au-
taña y la Argentina en el si- toridad, Buenos Aires,Tor,
6. Sabsay, Fernando L. y Anto- glo XIX, Buenos Aires, Solar, 1957, p. 313.
nio J. Pérez Amuchástegui: La 1979, p. 327.
sociedad argentina. Génesis 22. Palcos, Alberto: Historia
del Estado argentino, Buenos 15. Sabsay, Fernando: Histo- Argentina Contemporánea.
Aires, La Ley, 1973, p. 366. ria económica y social argen- 1862-1930 (tomo I), Academia
tina (tomo II), Buenos Aires, Nacional de la Historia, Buenos
7. Galvez, Manuel: Vida de Omega, 1969, p. 285. Aires, El Ateneo, 1965, p. 114.
Sarmiento. El hombre de au-
toridad, Buenos Aires, Tor, 16. Jean-Baptiste Carrier fue 23. AGN, Fondo Urquiza: Sala
1957, p. 234. un hombre de la Revolución VII, 1781, D. 256, Vélez Sars-
francesa que llevó la violencia field a Urquiza. 28 de mayo de
8. Pisarello Virasoro, Roberto del Estado terrorista a límites 1869.
y Emilia E. Menotti: Los Vira- jamás vistos.
soro en la organización nacio- 24. Ibídem.
nal, Buenos Aires, Depalma, 17. Palcos, Alberto: Historia
1997, p. 389. Argentina Contemporánea. 25. AGN, Fondo Urquiza: Sala
1862-1930 (tomo II), Academia VII, 1788, D. 97, Pedro Larrosa
9. Ibídem, p. 390. Nacional de la Historia, Buenos a Urquiza. 18 de enero de 1870.

85
Primera página de la carta del yerno de Urquiza, Simón Santa Cruz, a Justo José de Urquiza, 23 de enero de 1870.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sala VII, Fondo Urquiza, N° 1788, folio 136 y 137.
Sarmiento y la máquina de hacer helados
por Daniel Balmaceda*

T
an goloso como impaciente, Domingo Con el anzuelo de las magníficas empanadas
Faustino Sarmiento ha marcado dife- de doña Carmen, el sanjuanino acudió a la
rencias con muchos de sus contempo- casa de los Avellaneda pero, antes de entrar,
ráneos que consideraban las comidas diarias percibió el perfume de su ex. Dijo: “Acá hay
como un mero trámite. A continuación, ofrece- olor a mi mujer”. Pegó media vuelta y se fue
mos algunas de sus anécdotas vinculadas con sin saludar. Y sin probar bocado. Esa vez logró
los alimentos: controlar su pasión por las empanadas.
El sanjuanino contaba que, al volver de la La crema de vainilla fue uno de los postres
escuela, hacía una incursión en la cocina: to- preferidos por nuestros compatriotas del siglo
maba un pan y lo lanzaba sobre el caldo de XIX. Esta clásica receta fue modificándose con
puchero para luego pescarlo. Una vez obtenida el tiempo. Según los recetarios, hacia 1880 se
la presa, debía huir a toda velocidad de Tori- preparaba de la siguiente manera:
bia, la cocinera zamba que le lanzaba el cucha-
rón de madera. El goloso aclaró que, en varias 1) Mézclese a un litro de buena leche, una
oportunidades, Toribia dio en el blanco. libra de azúcar y póngasela al fuego.
Por sus ideas respecto de la alimentación, 2) Cuando empiece a hervir, añádasele doce
fue criticado. Cuando planteó la necesidad de yemas de huevo y seis claras bien batidas por
incorporar verduras a la dieta diaria, en la dé- separado, y la ralladura de la película de dos
cada de 1860, se burlaron de él y lo llamaron limones.
el “come pasto”. 3) Revuélvase esta mezcla a un fuego vivo,
En otra de las microhistorias de Sarmiento hasta que aparezca en la superficie un almí-
estuvo involucrada la primera dama, Carmen bar verde.
Nóbrega de Avellaneda, quien tenía muy buena 4) Échesele, entonces, en una budinera que
mano para las empanadas caseras. Su talento previamente se habrá untado con mantequi-
fue aprovechado en cierta oportunidad en que lla, y póngasele al horno con un calor mode-
urdió un plan para reconciliar a Sarmiento con rado y cocción rápida.
su mujer, Benita Martínez Pastoriza. La pareja 5) En el momento que la masa comience a
se había distanciado luego de que Benita des- despegarse de las paredes de la budinera,
cubriera ciertas actividades clandestinas de su échesele rociando una copita del mejor vino,
marido en compañía de Aurelia Vélez Sarsfield. tomando por medida las de Oporto.

* Es periodista y escritor; miembro titular y vitalicio de la Sociedad Argentina de Historiadores


y miembro de la Unión de Cóndores de las Américas. Escribió más de 10 libros. Autor del blog
Historias Inesperadas que se publica en la página web de lanacion (http://blogs.lanacion.com.ar/
historia-argentina/).
El texto de este artículo forman parte de su libro La comida en la historia argentina, recientemen-
te publicado por Editorial Sudamericana.

87
Sarmiento y la comida

El admirador número uno de la crema de vai- en las principales casas de todas las ciudades.
nilla fue Sarmiento. A tal punto que la tradi- Ampliando un poco el texto del autor de Una
ción sostiene que fue él quien le dio el nombre excursión a los indios ranqueles diremos que el
definitivo al plato: ambrosía. La palabra se cilindro era un balde de madera (con el mismo
usaba para definir la comida que disfrutaban diámetro en la base y en la boca) y contenía
en el Olimpo griego. La ambrosía, entonces, en su interior otro cilindro, de estaño. Afuera
era el postre digno de los dioses. presentaba una gran manivela de hierro con
Para el final, dejamos una historia obteni- mango de madera. Las que existían en el país
da de un documento que hallamos en el Archi- habían sido importadas de España. El dato que
vo General de la Nación, gracias a la inestima- omitió Mansilla –o, tal vez, lo desconocía– era
ble ayuda de María Podestá. que en el espacio donde se colocaba el hielo, la
Hubo un tiempo en que el granizo, tam- nieve o los copitos de granizo también se ponía
bién llamado pedrisco, era una excelente noti- sal con el fin de bajarle la temperatura. A me-
cia para los niños porteños, quienes se lanza- dida que uno giraba con la manivela, iba con-
ban a recoger la mayor cantidad posible por- gelándose el interior del cilindro de estaño. Era
que era la oportunidad de tomar helado. El es- necesario abrirlo para quitar el helado que se
critor, diplomático y dandy Lucio V. Mansilla, pegaba a las paredes y repetir el proceso hasta
nacido en 1831, recordaba el entusiasmo que que todo el contenido se hubiera congelado.
generaba el granizo del verano entre los chicos: En 1870, el viaje del presidente Sarmiento
a Entre Ríos con el fin de reunirse con Justo
El asunto tenía magia y llevaba varios pasos. José de Urquiza fue uno de los hechos crucia-
Primero, la diversión de salir corriendo por les de su mandato, ya que el encuentro tendría
el patio a juntar todo el granizo que fuera serias repercusiones políticas. El anfitrión dis-
posible y llevarlo de prisa, antes de que se puso una serie de medidas para brindar al san-
derritiera hasta la cocina. Allí había un cilin- juanino un recibimiento apoteótico. La emble-
dro de madera que tenía adentro otro más mática fecha de la cumbre sería el 3 de febrero,
pequeño de metal, en el cual se había colo- aniversario de la batalla de Caseros en la que
cado leche crema batida con huevos, azúcar, el entrerriano venció a Rosas. A pedido de Ur-
vainilla y cacao. […] En el cilindro más gran- quiza, el 23 de enero llegó al Palacio San José
de se colocaba el granizo, de manera tal que una máquina de helados. La remitía su yerno
cuando se girara violentamente la manija ex- Simón Santa Cruz (casado con Juana, una de
terior del aparato, el cilindro pequeño girara las hijas reconocidas por el prolífico caudillo),
al tiempo que se enfriara y transformase la junto con una nota que comenzaba diciendo:
crema, en una sustancia muy fría que la gen- “Mi respetado Señor: mando mi sirviente con
te de la época llamaba “helado” y era justo la máquina de hacer helados y las sales y áci-
que así lo hicieran porque mas frío que el dos necesarios”. Por eso, estamos en condicio-
granizo no había nada, en el tórrido verano nes de sospechar que en el histórico encuentro
de la vieja Buenos Aires. entre Urquiza y Sarmiento, en el caluroso fe-
brero de 1870, estas dos figuras se refrescaron
El aparato que describe Mansilla se lla- con unos helados hechos con la máquina de
maba “heladera” y se había puesto de moda Santa Cruz.

Pág. 88 - LEGADO: La revista del AGN


Arriba: Heladero, febrero de 1950.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Noticias Gráficas. Inventario 7158.
Abajo: Desfile de la heladería Laponia, Buenos Aires 1940.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 143155.

89
Niñas cantando el Himno Nacional en un asilo.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Álbum Aficionados N°25. Inventario 214161.
La Casa de Huérfanas
–La primera escuela para mujeres en la ciudad de Buenos Aires
(1755-1810)–
por María Teresa Fuster

La Casa de Niñas Huérfanas desempeñó un papel social de gran impor-


tancia en la sociedad porteña. Fue la única entidad en su tiempo que se
ocupó de la situación de la mujer carente de apoyo familiar u económi-
co. Gracias a su existencia cientos de mujeres pudieron tener un lugar
en la sociedad; les ofreció enseñanza de calidad y hasta especializada.
Nadie en la Casa era analfabeta y afirmar esto, en una sociedad donde
hasta algunos integrantes de la elite no sabían leer ni escribir, cobra aún
mayor trascendencia.

A
partir del siglo XVI, se comenzó a educara a la mujer. Consideraban que, dentro
considerar como un valor la enseñan- de las variadas responsabilidades que ellas de-
za de primeras letras. La educación tentaban, se encontraba la de educar a sus hi-
dejaba de ser exclusiva de la aristocracia para jos y la de administrar los bienes del marido;
extenderse a una masa más amplia de la po- por lo tanto, era necesario que obtuvieran ins-
blación, incluso a la mujer, quien había perma- trucción para lograr dichos objetivos.
necido por siglos relegada de ella. Si bien los En el siglo XVII, se consolidó esta idea y
conventos habían brindado a algunas un lugar hasta con pensamientos más rupturistas en
propicio en donde instruirse, esto se limitaba relación con la mujer, como el de fray Benito
a aquellas que podían acceder a la vida reli- Jerónimo Feijoo, quien planteaba que “no hay
giosa, la cual no era para todas.1 Sin embargo, desigualdad en las capacidades de uno y otro
lentamente, la sociedad se inclinaba hacia su sexo, […] no es menos hábil el entendimiento
inclusión en esta materia. de las mujeres que el de los hombres aún para
La importancia de la educación, cómo y las ciencias más difíciles”.4 Para él, ambos géne-
dónde impartirla, qué contenidos enseñar, si ros estaban igualmente capacitados para el co-
la mujer debía obtener o no educación, si la nocimiento y echaba por tierra así la arraigada
instrucción debía ser diferenciada entre sexos, idea de inferioridad intelectual de la mujer.
todos fueron temas que comenzaron a ser cen- A medida que transcurría el siglo XVIII,
tro de animadas controversias entre los pensa- el siglo de las luces, y se daba mayor trascen-
dores de la época como Juan Luis Vives2 y fray dencia a la ampliación del saber, se creó –de
Luis de León3, quienes dentro del pensamiento manera indirecta– una mayor conciencia de la
hispano difundieron la importancia de que se importancia de la educación de la mujer.

91
Grupo de alumnas en el taller de corte y confección, Escuela Profesional de mujeres N°3.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 48325.

Era habitual, para entonces, que niñas de social son distintos. Cada uno, según su con-
clase alta aprendieran en sus hogares enseñan- cepto, estaban destinados a esferas diametral-
zas rudimentarias de lectura, escritura y has- mente opuestas, el hombre era para la esfera
ta algunas –cuyos padres, por lo general, eran pública, con funciones políticas y económicas,
comerciantes– eran instruidas en matemáticas. y la mujer para la esfera privada con funciones
Más importancia se otorgaba, por supues- netamente domésticas.6 A pesar del contenido
to, al aprendizaje de las labores consideradas misógino, siempre presente, se comprendió la
femeninas, como costura, bordado, cocina y necesidad de incluir a la mujer en la educación.
manualidades, que las preparaban para el rol En algunos conventos, beaterios y casas
de esposas y madres. Rousseau, por ejemplo, particulares, comenzaron a reunirse grupos
sostenía que, “toda la educación de las muje- reducidos de jovencitas con el fin de reci-
res debe ser relativa a los hombres. Compla- bir instrucción en la lectura y escritura. Di-
cerlos, serles útiles, hacerse amar y honrar por cha instrucción estaba limitaba a las clases
ellos, criarlos de jóvenes, cuidarlos de ancia- pudientes, quienes podían pagar profesores
nos…”.5 En el capítulo V de Emilio, dedicado particulares. La enseñanza brindada en los
a la educación de Sofía, si bien reconoce que institutos –por lo general, religiosos o admi-
hombres y mujeres son biológicamente igua- nistrados por el clero– continuaba orientada
les, sostiene que su raciocinio y su proyección a los varones.7

92
María Teresa Fuster

La educación de la mujer en el Río de la Plata

Carlos III, el monarca ilustrado por excelen-


cia, en la Real Cédula del 14 de agosto de
1768,8 resaltó a la importancia de fomentar
la educación en sus reinos, con la apertura de
escuelas gratuitas para niños y niñas. Con re-
lación a las niñas expresaba que “el principal
objeto de las escuelas es la labor de manos
pero si alguna muchacha quisiera aprender a
leer tendría igualmente la maestra la obliga-
ción de enseñarla…”.9 Si bien el decreto era
muy limitado, evidenciaba una preocupación
creciente de la Corona por impartir educa-
ción, incluyendo a las mujeres, por más que
esta se tratara de la instrucción en labores de
manos más que del incremento de saberes.
Es interesante que, en el Río de la Plata,
ubicado en una zona marginal del Imperio es-
pañol y con una población relativamente esca-
sa, funcionara (doce años antes de las dispo-
siciones del rey Carlos III) un establecimiento
que se dedicara a la enseñanza de la mujer. No
era obra de alguna dama caritativa o de una
dedicada beata que reunía niñas para su ense-
ñanza, ni de institutrices que ofrecían educa- Nota sobre una cautiva remitida al Colegio de huérfanas, 17
de abril de 1812.
ción a hijas de gente adinerada, sino que era AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sala X 6-6-2
esta una institución que se ocupaba de brindar
educación de manera organizada a mujeres po- La enseñanza no fue su único fin; el objetivo
bres, ricas, esclavas y libres por igual. central de su existencia fue la ayuda a la mu-
La institución a la que nos referimos co- jer, especialmente a aquellas desamparadas.
menzó su labor educativa unos treinta años Dicha ayuda abarcaba trabajo, albergue, edu-
antes del colegio para niñas huérfanas –con- cación, religión y salud, entre los más impor-
siderado pionero de la educación femenina tantes. Pero, a pesar de la trascendencia que
en el virreinato– fundado en Córdoba por el tuvo para la sociedad porteña de su tiempo,
obispo fray José Antonio de San Alberto en las sombras del olvido la cubrieron.
1782.10 La Casa de Huérfanas de San Miguel Fue una institución notable con varia-
había abierto sus puertas en la ciudad de Bue- das aristas. No fue una casa de recogidas, de
nos Aires un 21 de septiembre del año 1755. reclusión o de castigo, tampoco un conven-
Fue de gran importancia para la ciudad y re- to o un monasterio, aunque mantuvo cier-
conocida y valorada por todos los vecinos. tas similitudes con instituciones de ese tenor.

93
Albergó tanto a niñas muy pequeñas como diezmaban la población. La religiosidad de su
a adultas y ancianas; mujeres españolas de principal promotor, don Juan Alonso González
sangre “limpia”, así como “chinas”, negras y y Aragón, así como de otros importantes ve-
mestizas la habitaban. Muchas eran pupilas; cinos de la ciudad que conformaron esta aso-
otras, alumnas externas que pagaban para su ciación caritativa, los llevó a brindar cristiana
educación. La gran mayoría eran huérfanas sepultura a estos cuerpos.
de padre y madre; otras, huérfanas de afecto; La Hermandad se fundó a imagen y seme-
muchas ilegítimas, otras desclasadas; algunas janza de otras existentes en las ciudades de Sevi-
de sangre hidalga, pero reducidas a la pobreza lla, Cádiz y Málaga. De hecho, sus constituciones
o al infortunio. Sin importar su edad, clase o o reglas fueron similares a las de sus pares de la
historia particular, todas las internas tenían en península. En la solicitud que Juan Alonso Gon-
común el desamparo y el abandono. Muchas zález y Aragón elevó a las autoridades seglares
vieron transcurrir sus días en esta casa, pero y religiosas para fundar esta cofradía expresó:
un número considerable conseguiría insertar-
se en la sociedad gracias a la ayuda brindada Si concede la licencia que pedimos y como
por el establecimiento. Algunas tomaron votos pedimos para la fundación de dicha Her-
religiosos; otras, fueron adoptadas o lograron mandad aprobando el instituto que será el
regresar con sus familias biológicas, y hasta que arriba llevo referido y es el mismo que
varias de ellas tuvieron la posibilidad de for- está en uso en las ciudades de Sevilla y Cádiz,
mar sus propias familias. en los Reinos de España y al presente en la
Al ser tan amplias sus funciones, la insti- ciudad de Santiago de Chile.11
tución puede ser estudiada desde diversos án-
gulos. En este breve trabajo, analizaremos su En poco tiempo, se convirtió en una de las más
aporte a la educación femenina pues, detrás de influyentes y reconocidas asociaciones de la
sus muros, funcionó una escuela de primeras le- ciudad de Buenos Aires durante el siglo XVIII,
tras, para mujeres abierta al público, la primera no solo por la importante labor benéfica que
en su género en la ciudad de Buenos Aires. desarrolló, sino por el prestigio y reconoci-
miento público que daba pertenecer a esta.12
La Hermandad de la Santa Caridad La historiadora Susan Socolow calculó que,
por lo menos, el 22% de los comerciantes más
La Casa de Huérfanas fue una obra de la Her- poderosos del virreinato había sido miembro
mandad de la Santa Caridad. Nació en la ciu- de ella para fines del siglo XVIII.13 Y, si bien
dad de Buenos Aires en 1727, con el fin piado- la fundación de este tipo de hermandades era
so de atender las necesidades de los desampa- por lo general laica, el fin religioso las moti-
rados y de los pobres. En un principio, se dedi- vaba, lo cual las convertía en un instrumento
có activamente al entierro de muertos pobres importante para la iglesia en lo que refería a la
o ajusticiados, de los cuales nadie se ocupaba. propagación y al mantenimiento de la fe. Eran,
Este era un problema realmente grave en ese sin lugar a dudas, manifestaciones palpables
tiempo, pues los cadáveres abandonados en las de la religiosidad que envolvía el espíritu de ese
calles porteñas eran foco de enfermedades que tiempo en el que la religión ocupaba un lugar
rápidamente se convertían en epidemias que importante de la vida diaria.14

94
María Teresa Fuster

La Hermandad de la Santa Caridad fue


la primera en ocuparse de la labor social en
esta lejana región de la corona española. Pero,
como las obras de caridad parecían ser exclu-
sivas de la iglesia, las autoridades religiosas
comenzaron a poner trabas a la labor de en-
terramiento emprendida por los miembros de
esta asociación, lo cual los llevó a dirigir su
acción benéfica a otro grupo desatendido de la
sociedad: la mujer.
En el año 1755, por iniciativa de la auto-
ridad máxima de la Hermandad, el Hermano
Mayor –cargo que, en ese momento, era ejer-
cido por un rico comerciante gaditano llama-
do Francisco Álvarez de Campana–, se fundó,
al lado de la iglesia de San Miguel Arcángel,
la Casa de Huérfanas. Álvarez de Campana
aportó el capital necesario para la obra de tal
manera que, el 21 de septiembre de ese mismo
año, la institución pudo abrir sus puertas y re-
cibir a las primeras pupilas.15
A los pocos años, ampliaron sus funciones, Placa ubicada en el interior de la Iglesia San Miguel Arcán-
gel en el barrio de San Nicolás.
pues algunas habitaciones del establecimiento
comenzaron a albergar a mujeres enfermas
de la vecindad, lo que dio origen al primer zález Islas, hijo del ideólogo de la Hermandad,
“hospital de mujeres” de la ciudad. Junto con Juan Alonso González y Aragón.18 Este sacer-
el hospital de hombres –o San Martín, como dote, desde la fundación de la Casa en 1755 has-
también se lo conocía–, fueron los primeros ta su fallecimiento en 1801,19 se ocupó de todo
centros de salud en Buenos Aires.16 La labor lo relacionado a ella. Era él quien decidía todo,
del hospital de mujeres fue incansable; los más desde su organización y funcionamiento hasta
prestigiosos médicos de la ciudad trabajaron la admisión de internas, su administración y
en él, tales como Miguel O’Gorman, Agustín manejo económico. Dichas funciones muchas
Fabre y Cosme Argerich. Y aún pervive en el veces implicaron conflictos con los sucesivos
actual hospital Rivadavia ya que este tiene su hermanos mayores quienes, por elección inter-
origen más remoto en la vieja institución crea- na, ejercían la autoridad máxima de la cofra-
da por la Hermandad de la Santa Caridad.17 día.20 Por otro lado, una rectora nombrada por
la Junta de la Hermandad –y en algunos casos
La Casa solo por el capellán– se ocupaba de los asun-
tos domésticos dentro de la institución, como
La institución estaba dirigida y administrada llevar las cuentas diarias, encargarse de las
por el capellán mayor, el presbítero José Gon- provisiones y de la disciplina de las internas.

95
La Casa de Huérfanas –La primera escuela para mujeres en la ciudad de Buenos Aires (1755-1810)–

De los registros que poseemos, entre 1755 y trices o acompañantes de señoras (de hecho,
1822 (período en el cual la administración de la muchas huérfanas fueron requeridas para esas
Casa estuvo en manos de la Hermandad de la funciones) y, por supuesto, para poder adorar
Santa Caridad), el establecimiento tuvo seis rec- a Dios mediante el dominio de la lectura de
toras de las cuales solo una de ellas fue religiosa. libros píos.21 A propósito de esta, el Hermano
Es interesante destacar que las fuentes Mayor Juan José Lezica, el 16 de Septiembre
mencionan que dos huérfanas criadas y educa- 1795, mencionó que si:
das allí llegaron a ocupar el cargo de rectoras:
una nombrada en 1785 por el capellán, llama- proporciona un beneficio al Publico esto es
da María Tadea Matallana; y la otra, en 1801 porque debiendo estar las Niñas bien ins-
por los hermanos mayores, de nombre Juana truidas en todas las ocupaciones y ministe-
de Sanginés. Esta última ejerció sus funciones rios propios de una mujer para gobernar una
hasta el fin de la administración de la Herman- casa a la que fuesen capaces de imponer y
dad de la Santa Caridad en el año 1822, cuan- enseñar a la familia y de esta forma se trans-
do la institución pasó a manos de la Sociedad fiere al publico la buena educación que tu-
de Beneficencia por decisión del gobernador de bieron en el Colegio.22
Buenos Aires, Martín Rodríguez.
El Dr. José González Islas, autoridad máxi- La perspectiva que tenían las huérfanas al en-
ma de la institución, era un hombre de perso- trar era que ese sería su lugar en el mundo has-
nalidad fuerte, genio difícil y de una religiosi- ta el fin de sus días, salvo que fueran solicitadas
dad extrema que rayaba el fanatismo. Sus deci- en matrimonio o por alguna familia caritativa
siones tenían fuerza de ley dentro de los muros de la ciudad para vivir o trabajar con ellos.
de la Casa. Las fuentes mencionan en repetidas La institución contaba con una escuela pú-
oportunidades su carácter y genio violento de blica que brindaba instrucción tanto a las in-
tal manera que siempre debía ser obedecido ternas como a las mujeres de la ciudad. Según
sin réplica. Dirigía con mano férrea. Los cas- una fuente (citada por Vicente Quesada), José
tigos corporales, imaginamos, no debían estar González Islas:
ausentes dentro del establecimiento dado el te-
mor y hasta terror que –según mencionan las cedió sus viviendas aplicándolas a un salón
fuentes– algunas internas sentían por el cape- que servía antes de hospital a doce pobres,
llán mayor: la sola mención de su nombre las para que se recojieren doce huérfanas que
intimidaba. buscó y solicitó a establecer tan piadosa casa
Como el principal propósito de la Casa creciendo más y más el número de dichas
de Huérfanas era albergar a niñas y mujeres huérfanas fabricó viviendas con altos y ba-
desamparadas, brindándoles asilo y conten- jos, corredores y patios haciendo capaz di-
ción –mientras se procuraba su reinserción en cho colegio de 300 huérfanas apartando una
la sociedad–, la educación era prioritaria. La gran sala para escuela pública de niñas de
institución brindaba armas a las internas para afuera, que siendo útil al vecindario y tam-
que pudieran desempeñarse en un futuro como bién a las mismas maestras que con el esti-
esposas y madres, en el supuesto de que fueran pendio de cuatro reales mensuales subvienen
solicitadas en matrimonio, así como institu- algún tanto a la casa.23

96
Iglesia San Miguel Arcángel, Bartolomé Mitre y Suipacha, a fines del siglo XIX.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Witcomb. Inventario 728.

El establecimiento comenzó con doce inter- una cantidad indefinida pero, según las creen-
nas, aunque esta cantidad debería ser tomada cias, una cantidad perfecta de almas necesi-
con reserva dado que el número doce parece tadas de protección, una cantidad bendecida
ser más que nada simbólico: la fuente men- por Dios. Sea como fuere, real o simbólico el
ciona que el hospital también contó al prin- número de alumnas, el establecimiento co-
cipio coincidentemente con doce enfermas. menzó con algunas huérfanas y el número
Recordemos que este número es muy simbóli- ascendió rápidamente hasta las trescientas,
co: doce tribus de Israel, doce apóstoles, doce que era el tope, incluyendo a las alumnas
signos del zodíaco, doce meses del año; quizás externas que abonaban una módica suma
fuese utilizado en este caso para representar mensual de cuatro reales para ser instruidas.

97
Niñas premiadas, 8 de diciembre de 1798.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sala IX, N° 684.

98
María Teresa Fuster

Una gran sala fue empleada como aula de la iban por turnos a dar de comer a las enfer-
escuela, por lo que podemos ver que el nú- mas internadas en el hospital para ayudar a
mero de alumnas no era despreciable. las huérfanas asignadas como enfermeras.
Las jóvenes que entraban en calidad de Al parecer, eran muchas las mujeres interna-
huérfanas se diferenciaban del resto de las das pues, en algunas oportunidades, se solici-
alumnas por su vestimenta. Existía una gran taba a las damas de la ciudad que colabora-
variedad de orígenes entre las integrantes; ran en la atención de las enfermas. Durante el
muchas habían pertenecido a clases sociales almuerzo en el refectorio escuchaban lectura
altas, pero venidas a menos. Otras llevaban de libros religiosos; la lectura era asignada a
el estigma de la ilegitimidad o eran expósi- una huérfana diferente cada semana, lo cual
tas. No todas eran españolas, muchas eran muestra que todas sabían leer. Terminado el
mestizas o negras. Sin embargo, el trato, la almuerzo, descansaban hasta las dos de la
educación y el trabajo eran indiferenciados tarde, volvían al coro a rezar el rosario y lue-
para todas ellas. Las jóvenes españolas de go regresaban a sus tareas, trabajo manual o
sangre limpia tenían, por supuesto, más po- asistencia a clases. Esto se prolongaba hasta
sibilidades de reinsertarse en la sociedad (ya el atardecer. Las asignadas nuevamente visi-
fuera adoptadas por alguna familia o solici- taban a las enfermas. Rezaban el rosario por
tadas en matrimonio) que las pertenecientes tercera vez, en esta oportunidad en la iglesia
a castas o las que tenían el estigma de la ile- y con la asistencia de los vecinos de la ciudad,
gitimidad. No obstante, dentro de la institu- aunque no eran vistas por estos ya que la cere-
ción, todas eran iguales. monia la escuchaban ocultas tras una celosía.
Después, llegaba la hora de confesarse y hacer
examen de conciencia. “Lo demás de la noche
Lo cotidiano hasta cenar lo pasan en lección espiritual y
demás procesos que hazen. Concluida la cena
La vida que llevaban en la Casa no era fácil: en que se lee igualmente media hora. Como a
implicaba un régimen de trabajo arduo y ago- las nueve se toca silencio y reposo. Cada ocho
tador. La Junta de Temporalidades que visitó horas tienen comunión. […] Ayunan todos los
el Colegio el 20 de Septiembre de 1775, pre- viernes y sábados del año y en los primeros
sentó un interesante informe sobre las acti- por la noche”.24 Así era una jornada habitual
vidades que las huérfanas desempeñaban, lo en la Casa de Huérfanas. Todas las pupilas
cual nos brinda una idea de cómo transcu- colaboraban de alguna u otra manera en la
rrían sus días. administración y el funcionamiento de la ins-
Dicho informe menciona que las huérfa- titución. Previamente a que, en el año 1777, la
nas se levantaban apenas despuntaba el alba, corona les otorgara una subvención,25 la con-
concurrían a misa, dedicaban algunas horas tribución monetaria que entraba gracias a los
al rezo del rosario y luego –todavía muy tem- trabajos de las internas permitió que la obra
prano en la mañana– se presentaban en la fá- continuara.
brica, donde elaboraban dulces, hilaban, co-
sían, o en el colegio, aquellas que aún estaban
educándose. Antes de la hora del almuerzo,

99
La Casa de Huérfanas –La primera escuela para mujeres en la ciudad de Buenos Aires (1755-1810)–

La Escuela “colegio”, lo cual también muestra que la en-


señanza era algo característico de ella y que,
Algo notable en esta institución era que algu- en el imaginario de los vecinos de Buenos Ai-
nas mujeres eran entrenadas no solo para ta- res, se relacionaba a la casa con la enseñanza.
reas sencillas, como costura y cocina, sino tam- Según una fuente inédita citada por Vicente
bién para trabajos más especializados como Quesada, cuando se inauguró la Casa, lo pri-
cuentas, administración, enfermería, canto, mero que hizo el capellán fue seleccionar a tres
música y docencia. Una junta realizada por mujeres desamparadas pero instruidas, de bue-
la Hermandad de la Santa Caridad en el año na cultura y hábitos decentes, para que ocupa-
1797 consideró las actividades que eran nece- ran el cargo de maestras.27
sarias que desempeñaran algunas huérfanas: Con relación a la cantidad de niñas y
mujeres que albergaba la institución, no con-
Individuas que necesita el Colegio y Hospital tamos con muchos registros. En los legajos
para desempeñar las obligaciones del núme- existentes sobre los archivos de la Herman-
ro de Huérfanas dad de la Santa Caridad, solo se encuentra
1 Rectora una lista –que data del 16 de febrero de
1 Vicaria 1792– en la que se dan a conocer los nom-
2 torneras bres de 107 mujeres que habitaban la Casa
2 enfermeras en calidad de huérfanas, pero no ofrece de-
2 Maestras de Escuela Pública y Costura talle de la cantidad de alumnas externas.
2 Maestras de Escuela Pública y Costura Otro dato con el que contamos es una nota
para las Colegialas de septiembre de 1796 en la que el Hermano
2 Maestras para amasar Mayor Tomás Antonio Romero le reclama al
1 Para Sacristana virrey la necesidad de formar constituciones
1 Para Ayudanta para el colegio:
1 Enfermera Mayor y 3 Ayudantas
Además se necesita 1 portera y que diaria- En primer lugar no deberá haber en el Co-
mente pasen al Hospital 6 huérfanas de edad legio sino sesenta Niñas Huérfanas, pero
para ayudar a las enfermeras a cuyo número por ahora y hasta que llegue este número se
se agrega otro igual de sirvientas. No se in- conservarán las que en él hay. En segundo,
cluyen las necesarias para el Coro y demás las dichas sesenta Niñas Huérfanas han de
correspondientes al Culto.26
ser Españolas limpias de toda raza de negro,
mulato u otra casta para que de esta for-
Es interesante notar que se requirieran seis ma puedan aspirar y proporcionárseles un
huérfanas para desempeñar la tarea de ense- matrimonio correspondiente a su calidad u
ñanza. Esto demuestra la importancia que se entrar en un Monasterio sin reparo, ni im-
le daba a ese aspecto dentro de la actividad pedimento alguno. En tercero, de las otras
desarrollada en la Casa de Huérfanas y el castas o humilde nacimiento solo habrá vein-
considerable número de alumnas que tenía la te, las cuales deberán estar subordinadas a
institución. De manera indistinta, en las fuen- la Rectora y demás personas que manden y
tes, se la nombra tanto como “casa” o como sugetas a servir en todo lo que se les orde-

100
María Teresa Fuster

ne en el Colegio. En quarto, no alternarán Por otro lado, a las alumnas externas a


ni se asociarán en la Escuela ni en ningún la casa que concurrían al colegio se las de-
acto, o Ministerio con las Niñas Huérfanas, signaba como colegialas, diferenciándolas
porque estas se han de tratar separadamente de las huérfanas que estaban internadas.
y con distinción, siendo solamente aquellas Las personas pudientes pagaban cuatro reales
para servir en la Casa, sin embargo de que al mes por la instrucción de sus hijas y tam-
las Niñas deben también servirse mutuamen- bién, en algunos casos, los vecinos enviaban a
te. En quinto, no se admitirán en el Colegio sus sirvientas o esclavas a aprender junto con
por el perjuicio que puede traer a la educa- sus hijas. Colegialas y huérfanas no se mezcla-
ción de las Niñas Huérfanas, criadas de las ban en las clases; a lo sumo, algunas sirvientas
casas particulares, a que les enseñen labores. o esclavas estudiaban junto con las huérfanas.
Se han de despedir las esclavas que hayan y Había maestras específicas para las colegialas
aunque no lo sean, siempre que sean de cual- y otras para las huérfanas. Sin embargo, no to-
quier otra casta vaja, porque las colegialas das las colegialas pagaban su enseñanza; algu-
deben ser de sangre limpia de Españoles.28 nas estudiaban gratuitamente, “de limosna”.30
Según los libros de cuentas que se conservan,
Un aspecto interesante de esta nota de Romero costaba mucho a las autoridades del estable-
es el hecho de pretender que estuvieran sepa- cimiento cobrar esos cuatro reales mensuales.
radas las mujeres españolas de las mujeres de Las notas y los reclamos por parte de estas
otras castas; indica que, por lo general, estaban para el pago de esa mínima cuota son constan-
juntas tanto en las tareas religiosas como en tes en sus registros.
las labores y la enseñanza. El propósito de los La Casa se mantenía principalmente con
hermanos mayores era convertir la institución donaciones, las cuales eran considerables. Por
en un albergue más elitista, instancia a la que ejemplo, para 1766, se registró una suma total
se oponía el capellán González Islas. Como sa- de 8.032 pesos de donaciones recibidas. No
bemos, hasta la muerte del sacerdote en 1801, obstante, la venta de lo producido por las huér-
la Junta de la Hermandad no pudo influir en la fanas −hacían trabajos de costura, algunos muy
Casa ni en el Colegio, por lo que esta actitud finos, que eran bien pagados por las damas de
que podríamos llamar “democrática” continuó la ciudad; elaboraban escapularios, guantes, así
en el establecimiento, como es lógico, dentro como dulces y otras confituras muy requeridas−
de los parámetros sociales de la época. y su labor docente en el colegio externo también
Si bien no podemos precisar en que año constituía una parte importante de los ingresos.
abrió la escuela pública –las fuentes guardan Según el testimonio de vecinos de renombre, las
silencio en este aspecto–, podemos afirmar internas se mantenían “solo con el esfuerzo de
que al menos para la década de 1770 ya es- sus manos”. Una afirmación algo exagerada,
taba en pleno funcionamiento, como lo prue- pero que evidenciaba que eran productivas, la-
ba el informe del Cabildo eclesiástico del 14 boriosas y que su aporte no era menospreciable.
de agosto de 1775; según este, la institución La enseñanza elemental en ese tiem-
ofrecía “la más bella educación e instrucción po estaba orientada, en primer térmi-
en religión, buenas costumbres y útiles manu- no, a la lectura y luego, en una etapa más
facturas”.29 avanzada, a la escritura y a la aritmética.

101
Detalle de los gastos del colegio de niñas huérfanas firmado por su rectora Juana Josefa Sanguinez en enero de 1808. Ella
ejerció sus funciones hasta el fin de la administración de la Hermandad de la Santa Caridad en el año 1822.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Sala IX, N° 691.

102
Algunas cartas que se conservan (de puño y le- huérfanas trabajaban como maestras: Josepha
tra de las huérfanas) muestran que la escritu- Zarco, la maestra mayor, que contaba en ese
ra no había sido descuidada en su caso. Como momento con 51 años; Manuela Josepha Ceba-
mencionamos, existen registros de por lo menos llos, de 25 años, que enseñaba a las colegialas,
dos huérfanas que llegaron a ocupar el cargo de e Isabel Conse, de 24 años, que se desempeña-
rectoras. Ambas se ocupaban de llevar el regis- ba como maestra segunda. Posiblemente, en el
tro y las cuentas de los gastos corrientes de la censo, no se mencionaran de manera específica
Casa, lo cual pone de manifiesto la habilidad las que se dedicaban a la enseñanza de cocina.32
que tenían en aritmética y en contabilidad. Ade- Por otro lado, María Jacinta Paniagua, quien
más, solían rendir informe a los hermanos ma- para el año 1800 contaba con unos 51 años,
yores de la cofradía mediante correspondencia había entrado a sus 15 años en la institución y,
regular. Los escritos que se conservan de las rec- desde que tenía alrededor de 25, servía como
toras muestran un buen nivel de escritura por maestra y secretaria de la rectora. Sumamente
los rasgos, prolijidad y dominio de la expresión. agotada, un día decidió escribirle al virrey que
Como el método de enseñanza utilizado “no tengo ninguna hogaza de sosiego, […] pues
en ese tiempo era la copia de sentencias reli- el rato que me sobra de la enseñanza lo he de
giosas, podemos suponer que era también el ocupar en apuntar cuentas de gastos y recivos
empleado en la institución para enseñar el arte que también soy secretaria”.33 Esta maestra le
de la escritura. Primero se enseñaba la lectura, reclamaba a las autoridades de la Hermandad
y es lógico pensar que esta sería limitada dado algunos días de descanso ya que no había para-
que el acceso a libros era difícil. Vidas de san- do nunca de trabajar en sus 26 años de servicio.
tos y catecismos era lo que estaba al alcance La música era otra de las materias que se
de sus manos. Se puede decir que el aprendi- dictaban en la Casa. Por ejemplo, el 27 de mayo
zaje de la lectura y de la escritura en la mujer de 1801, se pagó al maestro Bernardo Pintos 26
tenía como fin principal reforzar el conoci- pesos por enseñar a tocar el clave a dos niñas
miento y entendimiento del mensaje cristiano. durante los meses de marzo y de abril y, el 9 de
La lectura para ellas fuera de los libros píos era octubre de ese mismo año, una cantidad similar
sospechosa para los miembros del clero, quie- por la misma tarea y al mismo maestro, pero
nes por lo general la desanimaban. para los meses de agosto y de septiembre.34 Las
Podemos conjeturar que se usaban cartillas clases de música eran un programa regular para
o silabarios para aprender primeras letras. Aun- algunas internas que evidenciaban habilidad en
que no se sabe mucho al respecto, era un método este arte: no solo era un adorno en la educación
corriente en aquel tiempo. El método alfabético de una señorita, sino una forma de adoración.
era el utilizado desde la antigüedad: primero se Como las funciones de las huérfanas incluían
unían letras, luego sílabas que se deletreaban tareas religiosas, el aprendizaje del canto y de
y finalmente palabras. Si bien para la segunda instrumentos en las misas y ceremonias era par-
mitad del siglo XVIII comenzaron a introducir- te de su tarea y de su devoción. El dominio de
se cambios en la metodología de enseñanza, no un instrumento, como el clave o clavicordio, era
podemos pensar que en un lugar tan distante considerado prioritario en este sentido y justifi-
como el Río de la Plata las innovaciones ya hu- caba el gasto elevado del pago a estos maestros
bieran llegado.31 Según el padrón de 1778, tres para la enseñanza de las huérfanas.

103
Placa instalada en el interior de la Iglesia San Miguel Arcángel donde dice en latín que allí están alojadas las cemizas de
José González Islas.

Palabras finales

El aporte que realizó la Casa de Huérfanas a la Revalorizó, de esta manera, el rol econó-
educación fue notable. Y lo que es más, brin- mico y social de la mujer en la sociedad de su
dó educación sin prejuicio de castas; negras y tiempo. Le dio educación básica a la mujer y,
chinas tuvieron acceso a educación de calidad, además, la capacitó para desempeñarse en ta-
pues era la misma que recibían las niñas de ca- reas más especializadas como la contabilidad,
sas acomodadas. las matemáticas, la docencia, la salud –como
Las oportunidades que se le ofrecían a la enfermeras o parteras–, en trabajos textiles,
mujer en ese tiempo eran muy pocas: casarse, música, canto, etc.
entrar a un convento, trabajar de sirvientas o De tan grande aporte a la educación feme-
prostituirse. Allí se agotaban todas sus posibili- nina, poco se conoce hoy. Lo único que se con-
dades. Casarse, para la mujer de condición ile- serva en la actualidad como recuerdo tangible de
gítima o expósita, era imposible prácticamen- la existencia de la Casa y Colegio de Huérfanas,
te. Y, si no era española y pertenecía a alguna además de unos pocos registros escritos, es una
casta, la situación era aún peor. El destino de placa en la iglesia de San Miguel Arcángel de
una mujer en esas condiciones era incierto. La esta ciudad que reza en latín: “Aquí yace el sa-
Casa de Huérfanas brindó una alternativa de cerdote y Doctor en Teología Don José González
vida para cientos de mujeres; no solo posibilitó Islas quien, lleno del celo de la religión, fundó
a algunas de ellas casarse, sino que les brin- y levantó el primero en esta ciudad, la Cofradía
dó un lugar seguro en el cual poder vivir y, a de la Caridad, el Hospital de Mujeres enfermas,
muchas de ellas, los mecanismos para poder un Colegio para Niñas Huérfanas y este Templo
defenderse en una sociedad hostil. dedicado a San Miguel Arcángel”.

104
NOTAS
1. Para una consideración de los con- Francisco: “Dos propuestas de la para ejercitarse en obras de piedad.
ventos y de la educación femenina, ilustración para la educación de la Para que su establecimiento sea legí-
véase: Cátedra, Pedro M.: Lectu- mujer: Rousseau versus Mary Wolls- timo ha de hacerse con la licencia del
ra femenina en el claustro (España, tonecraft”, en revista A parte Rei, n.° Rey y del Obispo diocesano sin cuyo
siglos XIV-XVI). Paris, École des 50, Madrid, 2007. requisito deben impedirlo bajo su res-
Chartres, 1999. ponsabilidad las justicias de los pueblos
7. Existen muchos trabajos referidos - Ley 6 Tit. 2 Lib. 4 y Ley 12 Tit. 12
2. Juan Luis Vives nació en Valen- a la enseñanza en la América hispana, Lib. 12 Nov. Rec.” (París, 1863, p. 458).
cia en 1492 y falleció en Brujas en pero el campo de estudio de la educa-
1540. De pensamiento aristotélico, ción de primeras letras en el Río de la 15. AGN, IX, 6-8-3, Hermandad de
amigo de Desiderio Erasmo y Tomás Plata durante el período colonial ha la Santa Caridad (1794 –1796).
Moro, este pensador fue uno de los sido poco trabajado y mucho menos 16. Para un estudio más detallado del
máximos exponentes del humanismo el estudio relativo a la educación de hospital de mujeres, véase: Ruiz Mo-
renacentista. Véase: Vives, Juan Luis: la mujer. reno, Aníbal: Historia del hospital
Tratado de la Enseñanza, Madrid, de mujeres (desde su fundación hasta
Edición de la Lectura, 1923; “La 8. La Real Cédula se refería especí- 1852), Buenos Aires, j. Castagnola,
instrucción de la mujer cristiana” en ficamente a la administración de los 1941.
Vives, Juan Luis: Obras completas, bienes de los jesuitas tras su expul-
Madrid, Lorenzo Riber, 1947. sión de todo el reino de España en 17. El hospital de mujeres permane-
1767. Dentro de estos bienes, ocupa- ció en manos de la Hermandad de
3. Fray Luis de León nació en Belmon- ban un lugar de importancia los esta- la Santa Caridad hasta 1822 cuan-
te alrededor de 1527 y falleció en El blecimientos educativos administra- do, por disposición del gobierno de
Madrigal en 1591. Es considerado dos por la Compañía de Jesús. Rivadavia, pasó a ser propiedad del
uno de los escritores más importan- Estado, pero administrado por la
tes del renacimiento español. Su obra 9. Archivo General de Nación Sociedad de Beneficencia. Este pri-
más conocida es La perfecta casada. (AGN), IX, 24-9-9, Reales Cédulas y mitivo hospital, que funcionaba en
En el período renacentista la edu- Decretos. las actuales calles Esmeralda y Bar-
cación de la mujer fue considerada Véase también: Martínez Tornero, tolomé Mitre, pasó a ocupar en 1876
aceptable y hasta algunas pudieron Carlos: Carlos III y los bienes de los el terreno en el que se yergue hoy
obtener más que una preparación bá- jesuitas. La gestión de las tempora- en las calles Sánchez de Bustamante
sica, pues se destacaron en las ciencias lidades por la Monarquía borbónica y General Las Heras. En 1887, fue
y fueron reconocidas por sus amplios (1767-1815), Alicante, Universidad formalmente inaugurado como hos-
saberes. Por ejemplo, doña Beatriz de de Alicante, 2010, pp. 97-101. pital Rivadavia, nombre con el que
Galindo (1465-1535), apodada “la se lo conoce en la actualidad. Véase:
latina” por su vasto conocimiento de 10. Para un estudio de la obra del AGN: Instituciones de la Sociedad
esa lengua, fue elegida por la reina de obispo San Alberto, véase: Gato de Beneficencia y Asistencia Social
Castilla Isabel la Católica como pre- Castaño, Purificación: La edu- (1823-1952) (tomo I), Buenos Aires,
ceptora de sus hijos. La soberana esta- cación en el virreinato del Río de la 1999, p. 69.
ba muy consciente de la importancia Plata. Acción de José Antonio de San
de una instrucción adecuada para sus Alberto en la audiencia de Charcas 18. Don Juan Guillermo González y
herederos como detentores a futuro (1768- 1810), Zaragoza, Diputación Aragón (1687-1768) había tomado
del poder y eligió cuidadosamente a General de Aragón, 1990. los hábitos religiosos en 1734, tras
la instructora de sus hijos. Para un enviudar de su esposa doña Lucía Is-
detallado análisis de su figura, véa- 11. AGN, VII, 2524, Constituciones las y Alba.
se: de Arteaga, Almudena: Beatriz de la Hermandad de la Santa Caridad.
Galindo, la latina. Maestra de reinas. 19. Don José González Islas falleció
Madrid, Algaba, 2007. 12. Usaremos de manera indistinta e el 17 de enero de 1801 en la chacra
intercambiable los términos “cofra- de los Remedios. Al parecer, en ese
4. Feijoo, Benito Jerónimo: “Dis- día” y “hermandad” ya que tal es así momento, estaba en compañía de su
curso XVI. Defensa de las mujeres”, como lo hacen las fuentes consultadas. sobrino fray Bartolomé Viera. Véa-
en Teatro Crítico Universal (tomo I), se: AGN, IX, 31-7-8, Justicia 1800-
Madrid, 1726. Texto tomado de la 13. Socolow, Susan: Los mercade- 1801, Leg. 42, Expdte. 1222.
edición de Madrid 1778 realizada res del Buenos Aires virreinal: familia
por D. Joaquín Ibarra, p. 139. y comercio, Buenos Aires, De La Flor, 20. Para conocer el desarrollo de es-
1991, p. 116. tos conflictos, véase: Fuster, María
5. Rousseau, Jean-Jacques: Emilio Teresa: “Orfandad y caridad en el
o la Educación, Madrid, Alianza, 14. Según las define el Diccionario Ra- Buenos Aires colonial”, Buenos Ai-
1997, p.545. zonado de Legislación y Jurisprudencia res, Bubok, 2012. También disponi-
de Joaquín Escriche, son “congregacio- ble en: http://www.bubok.com.ar/
6. Ibídem, p. 542. nes o hermandades que forman algunas libros/192865/Orfandad-y-Caridad-
Véase también: Fuster García, personas con autoridad competente en-el-Buenos-Aires-Colonial.

105
NOTAS
21. AGN, IX, 6-8-3, Hermandad de sión de la Junta de la Hermandad, 19 todologías de enseñanza como la
la Santa Caridad (1794-1796). de Febrero de 1797. sustitución del método alfabético
por el silábico fonético, el apren-
22. Ibídem. 27. Quesada, Vicente: “Breve ins- dizaje simultaneo de la escritura
trucción de la fundación de la Santa y la introducción de material di-
23. Véase Quesada, Vicente: “Co- Caridad, colegio de niñas huérfanas dáctico en las clases como juegos,
legio de huérfanas: breve instrucción y hospital de pobres enfermas de ilustraciones, etc. Para un análisis
de lo que ha ocurrido en este colegio esta ciudad de Buenos Aires”, en más detallado de este proceso de
desde el año de 77 por julio que vino Revista de Buenos Aires, año VII, renovación en la enseñanza, véase:
el Capellán de España”, en Revista octubre de 1870, Buenos Aires, pp. Calvo Fernández, Vicente: “La
de Buenos Aires (tomo XXIII), Bue- 166-167. renovación de los métodos de en-
nos Aires, 1870, pp. 313-362. 28. AGN, IX, 6-8-1, Hermandad de señanza en la lectura en España de
la Santa Caridad (1790-1792): in- finales del siglo XVIII a comienzos
24. AGN, IX, 6-7-9, Hermandad de forme de la rectora de la Casa de del XIX: la figura de Vicente Na-
la Santa Caridad (1754-1792). Niñas Huérfanas, doña Francisca harro”, en Revista Complutense de
González, al Hermano Mayor, don Educación, volumen 24, n.º 1, Ma-
25. Por Real Cédula del 17 de marzo Martín José de Altolaguirre, con drid, 2003, pp. 211-225.
de 1777, el rey concede ayuda eco- fecha del 16 de febrero de 1792.
nómica a la Casa de Huérfanas que Véase también: AGN, IX, 6-8-3, 32. AGN, IX, 9-7-6, Padrón de Bue-
consiste en la administración de la carta de Tomás Antonio Romero al nos Aires: ciudad y campaña, 1778.
Estancia de las Vacas en la Banda virrey, 1796.
Oriental y 8000 pesos de subvención. 33. El registro de las edades en ese
Esta ayuda se logra gracias a gestio- 29. AGN, IX, 6-7-9, Hermandad de período no es exacto ni preciso. La
nes realizadas por el Dr. José Gonzá- la Santa Caridad (1754-1792). referencia de las fuentes a las edades,
lez Islas en España. Véase: AGN, IX, por lo general, debe ser tomarlo con
24-8-3, Reales Cédulas, Foja 52. 30. Ibídem. reservas.

26. AGN, IX, 6-8-4, Hermandad de 31. Para la segunda mitad del XVIII, 34. AGN, IX, 6-8-6, Hermandad de
la Santa Caridad (1796-1798): deci- comenzaron a proponerse nuevas me- la Santa Caridad (1800-1801).

Patronato de la Infancia, c. 1920.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 151003.

106
BIBLIOGRAFÍA
aavv: Historia de las mujeres. Del orígenes de la beneficencia en la social: caridad, beneficencia y polí-
Renacimiento a la Edad Moderna. ciudad de Buenos Aires”, en revis- tica social en Buenos Aires. Siglos
Los trabajos y los días (tomo V), ta Bibliographica Americana, n.º 8, XVII a XX, Buenos Aires, Prome-
Madrid, Santillana, 1993. Buenos Aires, 2012. teo, 2000.

Archivo General de la Nación Fray Luis de León: La perfecta ca- —: “La infancia en el Río de la Pla-
(AGN): Instituciones de la sociedad sada. Madrid, Taurus, 1987. ta: ciudad y campaña de Buenos
de beneficencia y asistencia social Aires (1780-1860), en Cuadernos
(1823-1952) (tomo I), Buenos Ai- Fuster García, Francisco: “Dos de Historia Regional, n.° 20, Luján,
res, 1999. propuestas de la ilustración para 1998.
la educación de la mujer: Rousseau
Abaroa, Elena Gallego: “La versus Mary Wollstonecraft”, en —: Historia de la familia en el Río
Educación de las mujeres en los dis- revista A parte Rei, n.º 50, Madrid, de la Plata, Buenos Aires, Sudameri-
cursos ilustrados”, en revista Colec- 2007. cana, 2004.
ción Mediterráneo Económico Nº
9, Cajamar, Instituto de Estudios Gato Castaño, Purificación: La Newland, Carlos: “La educación
Socioeconómicos de Cajamar, 2006. educación en el virreinato del Río elemental en Hispanoamérica en el si-
de la Plata. Acción de José Anto- glo XVIII: permanencia y cambio en
Almudena de Arteaga:  Beatriz nio de San Alberto en la audiencia un entorno colonial”, en Boom, Al-
Galindo, la latina. Maestra de rei- de Charcas (1768- 1810), Diputa- berto Mario y Mariano Narodows-
nas. Madrid, Algaba, 2007. ción General de Aragón, Zaragoza, ki (comps.): Escuela, historia y po-
1990. der: miradas desde América Latina,
Calvo Fernández, Vicente: “La Buenos Aires, Miño y Dávila, 1997.
renovación de los métodos de en- González Fasani, Ana María:
señanza en la lectura en España de “El espíritu cofradiero en el Buenos Rousseau, Jean-Jacques: Emilio
finales del siglo XVIII y comienzos Aires colonial. Siglos XVII-XVIII”, o la Educación, Madrid, Alianza,
del XIX: la figura de Vicente Na- en Zapico, Hilda Raquel (coord.): 1997.
harro”, en Revista Complutense de De prácticas, comportamientos y
educación, volumen 24, n.º 1, Ma- formas de representación social en Ruiz Moreno, Aníbal: Historia
drid, 2003. Buenos Aires. Siglo XVII-XIX”, del hospital de mujeres, Buenos Ai-
Bahía Blanca, Universidad Nacional res, J. Castagnola, 1941.
Esteban, León y Martín Ramón del Sur, 2006.
López: Las escuelas de primeras le- Socolow, Susan: Los mercaderes
tras según Vives. Estudio, iconogra- Londoño Vega, Patricia: “La del Buenos Aires virreinal: familia y
fía y textos, Valencia, Universidad educación de las mujeres durante la comercio, Buenos Aires, De la Flor,
de Valencia, 1993. época colonial”, en Boletín Cultural 1991.
y Bibliográfico, Volumen XXI, n.°
Feijoo, Benito Jerónimo: “Dis- 37, Colombia, Universidad de An- Torre Revello, José: “Lecturas
curso XVI. Defensa de las mujeres”, tioquia, 1996. indianas”, en Tesaurus, boletín
en Teatro crítico universal (tomo del instituto Caro y Cuervo, tomo
I), 1726. El texto fue tomado de la Martínez, Bernabé Bartolomé: XVII, n.º 1, Colombia, 1962.
edición de Madrid de 1778 por D. Historia de la educación en España
Joaquín Ibarra, a costa de la Real y América. Siglos XVI-XVIII, Ma- Solari, Manuel Horacio: Histo-
Compañía de Impresores y Libre- drid, Fundación Santa María, 1993. ria de la Educación Argentina, Bue-
ros. En esta nueva impresión están nos Aires, Paidós, 1949.
puestas las adiciones del suplemen- Martínez Tornero, Carlos A.:
to en sus lugares. Carlos III y los bienes de los jesui- Villalba Pérez, Enrique: Conse-
tas. La gestión de temporalidades cuencias educativas de la expulsión
Fenelon, Francois: La educación por la Monarquía borbónica (1767- de los jesuitas de América, Madrid,
de las niñas, Madrid, Espasa Calpe, 1815), Alicante, Universidad de Ali- Universidad Carlos III, 2003.
1919. cante, 2010.
Zuretti, Juan Carlos: La ense-
Fuster, María Teresa: “La Her- Moreno, José Luis (comp.): La ñanza y el cabildo de Buenos Aires,
mandad de la Santa Caridad: los política social antes de la política Buenos Aires, FECIC, 1984.

107
Conmutadores telefónicos. Departamento de Policía. Agosto de 1934.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 58747.
POLICIALES

Lucha contra el tráfico ilícito


de bienes culturales
por Marcelo Daniel El Haibe*

E
l robo, el expolio y el tráfico ilícito de sos se apoderaban de los objetos culturales por
bienes culturales no es un fenómeno re- su valor material o representativo. Un ejemplo
ciente. Ya en los albores de la historia notorio de la actividad ilícita en la antigüedad
de la humanidad se practicaban estas violentas la podemos observar en la cultura egipcia, cu-
y destructivas acciones de manera constante y yos arquitectos trataron de evitar este tipo de
más allá de los límites geográficos de poder. Si acciones construyendo pasadizos, puertas fal-
bien los pueblos primitivos no tenían un desa- sas y trampas para resguardar los tesoros del
rrollo conceptual acabado de las ciencias so- faraón. Lamentablemente, en la actualidad
ciales como la psicología y la sociología, puede subsisten tanto los saqueos y destrucciones, en
hoy encontrarse el fundamento de sus terribles caso de guerra, así como el robo y la sustrac-
conductas en estas ciencias. Los objetos de ción de objetos de arte dentro de una misma
culto funcionan en cualquier tipo de sociedad ciudad o país.
como elemento de cohesión y pertenencia. Tal es el caso de la destrucción de la mayor
Durante las invasiones, muchos pueblos escultura de Buda del mundo tallada en la roca
vencedores se llevaban consigo a mujeres y de una montaña hace 1500 años en la provin-
hombres fuertes como esclavos, además de los cia de Bamiyan, Afganistán. Entre el 2 y el 4
objetos de valor y aquellos a los que la comuni- de marzo de 2001, los talibanes emplearon mi-
dad les rendía culto, como botín de guerra para siles antiaéreos, tanques y dinamita para des-
exhibirlos en sus propias tierras. En el caso de truir la escultura de 55 metros de altura. Tam-
que las dimensiones de esos objetos impidie- bién fue destruido el pie del coloso, esculpido
ran su traslado procedían irremediablemente a en una gigantesca pared de roca en el siglo V,
su demolición. Las sustracciones y los saqueos época en la que Afganistán era uno de los cen-
no solo se producían como consecuencia de la tros de la civilización budista, antes de la intro-
invasión de un pueblo a otro, sino que, dentro ducción del Islam en la región en el siglo VII.
de una misma cultura, habitantes inescrupulo- Varios países, entre ellos algunos musulmanes,

* Es abogado (UBA) con posgrados en Gestión Cultural (UNTREF) y en Patrimonio y Turismo


Sustentable (UNESCO). En la actualidad, se desempeña como comisario inspector y jefe del
Departamento de Protección del Patrimonio Cultural dependiente de la Dirección General de
Coordinación Internacional de la Policía Federal Argentina (INTERPOL).

LEGADO - La revista del AGN - 109


condenaron la acción y manifestaron su pre- Al tratarse de información reservada a
ocupación porque a partir de la destrucción servicios policiales y judiciales, se consideró
de los monumentos budistas y preislámicos conveniente que todos los ciudadanos pudie-
podría iniciarse una “limpieza étnica” del te- ran tener acceso a esa base de datos con el fin
rritorio.1 La función principal de este tipo de de transparentar el comercio legal de bienes
comportamiento dañino es justamente el de culturales. Así, se creó una página de internet
quebrantar la voluntad del pueblo mediante la (www.interpol.gov.ar) que puede ser consul-
destrucción de los elementos de cohesión, para tada sin ningún tipo de restricción, en la cual
despojar de sus tradiciones y costumbres a los se aloja la primera base de datos interactiva
vencidos y así someterlos hasta sus fibras más del mundo. Los ciudadanos pueden utilizar los
íntimas, tanto en lo material (libertad de trán- formularios publicados, completarlos y enviar-
sito, reunión, etc.) como en lo espiritual (liber- los por el mismo medio que para solicitar el
tad de pensamiento). De esta forma, se anula el pedido de secuestro de una obra robada. Ade-
sentimiento de unidad social y los individuos más, cuenta con información actualizada del
son más fáciles de dominar. régimen legal vigente, consejos para prevenir
los robos y pasos a seguir en el caso de que un
Organización Internacional de Policía Crimi- hecho de este tipo ocurra.
nal (INTERPOL) Esta publicación cumple con los requisitos
y recomendaciones que establece el convenio
Desde 1947, la INTERPOL se abocó a la lucha de UNIDROIT (Instituto Internacional para
contra el tráfico ilícito de bienes culturales. Es la Unificación del Derecho Privado) sobre la
esta una tarea compleja ya que las institucio- restitución internacional de objetos robados
nes competentes no cuentan con un inventario o exportados ilegalmente, celebrado en Roma
de bienes culturales. Resulta muy difícil tener el 24 de Junio de 1995, ratificado por la ley
datos concretos de la magnitud de los robos 25.257 del 21 de julio de 2000, y la conven-
de obras de arte, de documentos históricos ción de la UNESCO sobre las medidas que
y de piezas arqueológicas y, dada la falta de deben adoptarse para prohibir e impedir la
información aportada por los países, es poco importación, la exportación y la transferencia
factible que se llegue a contar con estadísticas de propiedades ilícitas de bienes culturales, ce-
precisas a nivel global. lebrada en París el 14 de Noviembre de 1970
En 1998, se comenzó a trabajar en la idea (XVI reunión de la Conferencia General de
de aportar alguna solución al problema, junto la UNESCO), ratificada por la ley 19.943 del
con la Secretaría de Cultura de la Nación Ar- año 1973. El artículo 4.°, inciso 4.°, de la ley
gentina y con el Consejo Internacional de Mu- 25.257, menciona con carácter indicativo las
seos (ICOM). Fue así como en el año 2000 se características que debe poseer un comprador
firmó un acuerdo de colaboración e intercam- de una obra de arte para ser considerado como
bio de información que culminó con la crea- “comprador de buena fe”; entre otras cosas,
ción de una base de datos nacional de objetos se requiere que haya consultado alguna base
robados en nuestro país ya que, hasta dicha fe- de datos sobre objetos culturales robados a la
cha, no se disponía de información clasificada que razonablemente pueda acceder y en la que
ni estadísticas sobre este tipo de hechos. pueda comprobar los antecedentes de la pieza.

110 - LEGADO - La revista del AGN


Página que detalla los libros de historia que pertenecían a la biblioteca de la Fragata Escuela Presidente Sarmiento, 1897.
AGN. Dpto. Docs. Escritos. Inventario General de la Fragata Escuela Presidente Sarmiento.
Antes del Convenio de UNIDROIT y de la poder dar una respuesta institucional y orga-
publicación de la base de datos de libre acceso, nizada al tráfico ilegal de bienes culturales. Su
era muy común en Argentina que muchas per- actividad consiste principalmente en:
sonas adquirieran bienes culturales sustraídos • registrar todos los bienes culturales sus-
sin saberlo y sin tener la posibilidad de con- traídos en el territorio nacional;
sultar algún registro confiable. El comprador • llevar el registro de museos, salas y otras
asumía un riesgo muy alto ya que podía ser en- instalaciones donde se exhiban objetos que in-
gañado en su buena fe, al comprar una obra de tegren la categoría de Patrimonio Cultural;
arte robada, y ser pasible de una acción civil o • realizar estadísticas sobre sustracciones
penal por parte de su legítimo dueño. Dado el y hallazgos de bienes culturales;
caso, el comprador debería restituir el objeto y • transmitir solicitudes de secuestro de
perdería el dinero invertido. Actualmente, con bienes denunciados por robo;
una sencilla operación se reduce notablemente • proyectar convenios con organismos pú-
el peligro de perder el dinero invertido en una blicos y privados;
operación de este tipo. • informar a la comunidad sobre las tareas
Hoy en día, contamos también con una realizadas y efectuar las recomendaciones para
herramienta muy poderosa para combatir evitar este tipo de delitos;
el tráfico y el saqueo de bienes culturales: la • archivar las circulares emitidas por la
transmisión rápida y eficaz de la información. OIPC-INTERPOL sobre los bienes culturales
Para medir la rapidez de la transmisión sustraídos en los países que son miembros;
de información, se tiene en cuenta el tiempo • actualizar el sitio web del Departamento
que transcurre desde ocurrido el hecho delicti- INTERPOL en lo referido a la protección del
vo hasta publicado el pedido de secuestro del patrimonio cultural; y
objeto, tanto a nivel nacional como interna- • realizar investigaciones de los delitos re-
cional. Para considerar que el trámite fue rea- lacionados con el patrimonio cultural público
lizado satisfactoriamente, no deberían pasar y privado (control de catálogos y páginas web
72 horas entre un evento y otro. La eficacia de galerías de arte, sitios de subastas, etc.).
hace referencia a la cantidad y calidad de datos
transmitidos. Es necesario contar con fotos e Medidas preventivas para el tráfico ilícito de
imágenes (preferiblemente en color) así como bienes culturales
también con las medidas y el peso del objeto y
toda descripción que pueda utilizarse. Solo a partir del conocimiento acabado de las
circunstancias en que se producen los delitos
Sección Centro Nacional de Protección del Pa- contra el patrimonio cultural podemos abor-
trimonio Cultural del Departamento INTER- dar la problemática del tráfico ilícito de bienes
POL en Argentina2 culturales, si se considera que la respuesta debe
ser multidisciplinaria, global y mancomunada.
La sección Centro Nacional de Protección del Se le llama “multidisciplinaria” porque abarca
Patrimonio Cultural fue creada en noviembre distintas actividades del conocimiento huma-
de 2002, con posterioridad a la publicación de no, es decir, arqueólogos, paleontólogos, mu-
la base de datos de la INTERPOL con el fin de seólogos, archivistas, historiadores, biblioteca-

112 - LEGADO - La revista del AGN


rios, etc., ya que el objeto del delito coincide ladrón, que puede ser ocasional o profesional.
con el objeto de estudio de estas disciplinas. Los ladrones profesionales hacen un estudio de
También debe ser global: el delito contra mercado y saben de antemano cuales son las
los bienes culturales trasciende las fronteras deobras de arte o documentos que van a llevarse.
los países; las sustracciones de objetos cultu- Esta distinción es importante para la in-
rales se producen en un país o región y, rápi- vestigación del delito y de la posible ubica-
damente, son trasladadas al exterior para su ción y restitución de las obras a sus dueños o
venta y colocación. De esta manera es como al Estado al que pertenecen. En el caso de los
los delincuentes intentan evitar la intervención ladrones ocasionales, las obras de arte son nor-
de la justicia. Es muy común que el robo de malmente colocadas en un mercado de pulgas
las obras de arte producidas en nuestro país o en galerías de menor categoría y, a medida
aparezca a la venta en casas de subasta de Eu- que pasa el tiempo, van pasando a las galerías
ropa o de Estados Unidos al poco tiempo de de mayor jerarquía en el mercado. Por otro
ocurrido el hecho delictivo. Por último, se dice lado, es probable que los profesionales ya ten-
que es mancomunada porque, para tener éxito, gan un comprador antes de cometer el delito;
se deben unir fuerzas y se debe actuar en forma en el caso contrario, pueden ser guardadas por
articulada y conjunta entre las disciplinas an- largos períodos en algún depósito hasta que la
tes mencionadas y las diferentes estructuras del noticia sobre el hecho desaparezca y la obra
Estado: policía nacional y provincial, Direc- pueda colocarse.
ción General de Aduanas (DGA), ministerios o Por último, están los compradores que
secretarías de Cultura, instituciones culturales.pueden ser calificados de buena o mala fe. Este
concepto está desarrollado en el Código Civil.
Identificar a los actores implicados Sobre la restitución internacional de objetos
culturales robados o exportados ilegalmente,
Los traficantes adquieren los objetos a bajo la ley 25.257 establece en el artículo 4.°, inciso
precio y los trasladan a los centros urbanos, ya 4.°: “… a fin de determinar si el poseedor ha
sea dentro de un mismo país (capitales de pro- ejercido la debida diligencia, se considerarán
vincias, capital federal) o a otras ciudades del todas las circunstancias de la adquisición, in-
exterior (New York, París, Madrid, Londres, cluyendo la naturaleza de las partes, el precio
Tokio). En estos últimos casos, los precios tie- abonado, si el poseedor ha consultado un re-
nen un salto cualitativo y quienes se apropia- gistro de objetos culturales robados razona-
ron ilegalmente del bien multiplican su valor, blemente accesibles, así como toda la demás
en ocasiones, por cien. información pertinente y documentación que
Los coleccionistas cierran el círculo por hubiera podido obtener y si el poseedor ha
ser los consumidores finales de los bienes cul- consultado con entidades accesibles o realiza-
turales. Son, en realidad, los promotores del do cualquier otro trámite que una persona ra-
tráfico ilícito: comerciantes inescrupulosos que zonable hubiera realizado en estas circunstan-
ocultan su codicia y ambición detrás de un su- cias”. Esta distinción es importante ya que los
puesto interés en proteger la cultura. Pero lo compradores considerados de buena fe tienen
que provocan con su demanda es justamente derecho a una compensación justa y razonable
su destrucción si bien el primer eslabón es el al momento de efectuarse la restitución.

LEGADO - La revista del AGN - 113


Exposición de pinturas.
AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Fondo Caras y Caretas. Inventario 4766.
Concientización En este sentido, tanto las fuerzas policiales
así como la DGA reciben instrucción y actua-
Es imperativo que los alumnos de las escuelas lización permanente por parte de otros orga-
primarias y secundarias tomen conciencia del nismos del Estado de acuerdo con sus propias
valor de los objetos culturales nacionales, de la competencias sobre identificación y diferen-
historia común que nos identifica como Estado ciación de los objetos muebles comunes de los
independiente y de las culturas precolombinas que no lo son. Por ejemplo, los cursos imparti-
que habitaron nuestro suelo. En muchas oca- dos por el Instituto Nacional de Antropología
siones, observamos con tristeza el resultado del y Pensamiento Latinoamericano3 enseñan a
vandalismo que sufren algunos monumentos distinguir entre objetos arqueológicos y meras
históricos o sitios arqueológicos con grafitos o artesanías que, en ocasiones, los traficantes uti-
inscripciones de cualquier índole. El daño que lizan como modus operandi para llevarlos al
sufre nuestro patrimonio cultural tiene su base exterior y aprovecha el parecido entre uno y
en el desconocimiento de las personas que rea- otro. De la misma manera, el Museo Argentino
lizan estos actos de la trascendencia de los ob- de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia4
jetos culturales y de su significado más allá de ofrece capacitaciones para diferenciar objetos
su materia. Por ello, es necesario enseñar a las paleontológicos de minerales comunes o rocas
generaciones futuras la verdadera importancia que, a simple vista, parecen semejantes.
de los objetos históricos y generar, a partir de
ese conocimiento, el sentimiento de pertenen- Inventariado. Descripción de los bienes cultu-
cia a la sociedad y el respeto a la cultura que rales en diferentes soportes.
nos identifica.
LADRÓN OCASIONAL La falta de inventarios de los bienes cultura-
Capacitación de las fuerzas policiales, de segu- les supone una ventaja para los delincuentes
ridad y otros organismos del Estado y los traficantes. Cuando se produce un robo
de un bien cultural, independientemente de
Todas las fuerzas policiales nacionales y pro- que ocurra en un domicilio particular o en un
vinciales deberían tener dentro de su estructu- museo, se debe efectuar la denuncia lo más rá-
ra un cuerpo especializado en el tráfico ilícito pido posible y colocar el pedido de secuestro
de bienes culturales. Ante la existencia de un en la base de datos nacional e internacional.
delito, no es igual el tratamiento que deben Este proceso se dificulta cuando el damnifica-
recibir los objetos muebles fabricados en serie do carece de una fotografía del objeto o de su
(como puede ser una computadora o un elec- descripción detallada.
trodoméstico) que las obras de arte, los obje- En la actualidad, cualquier persona o
tos arqueológicos o paleontológicos o los do- institución del mundo puede consultar la
cumentos históricos. La diferencia sustancial base de datos internacional de la INTER-
es que estos últimos son únicos, irrepetibles e POL. Para ello, luego de enviar sus datos a
irreproducibles; podrán hacerse copias, pero través de Internet, se le facilitará una clave
nunca serán iguales al original. Entonces, los de registro. Para consultar la base de datos
delitos y las personas involucradas en estos de Argentina, visite el siguiente sitio web:
también son particulares. www.interpol.gov.ar. 5

115
Difusión del régimen legal vigente

La legislación argentina se remonta a principios Constitución nacional, es concurrente con las


del siglo pasado cuando, el 26 de febrero de facultades de los gobiernos locales (provincia-
1913, el Congreso de la Nación sancionó la ley les o municipales), quienes conservan los pode-
9.080, que regula las investigaciones científicas res de policía e imposición sobre estos lugares,
y protege los yacimientos y objetos localizados siempre y cuando, no interfieran con la finali-
en el suelo del país. Unos años después, el 29 de dad del establecimiento.
diciembre de 1921, el Poder Ejecutivo nacional
procedió a reglamentar dicha ley mediante un Otras formas de recuperación
decreto. Asimismo, la ley 17.711 del año 1968
introduce modificaciones de distinta índole en Por el reconocimiento del damnificado y por el
el Código Civil. En relación a los bienes arqueo- reconocimiento de terceros. Una persona reco-
lógicos, incorpora principios normativos y, en el noce o sospecha que una pieza de valor históri-
nuevo artículo 2.339, establece que: “Las cosas co o cultural está siendo o ha sido ilegalmente
son bienes públicos del Estado general que for- comercializada. En general, estos casos se dan
ma la Nación, o de los Estados particulares de con los bienes culturales de las iglesias que no
que ella se compone, según la distribución de fueron inventariados; entonces, cuando son
los poderes hecha por la Constitución Nacio- sustraídos, no se denuncian y solo pueden re-
nal…”. Por otro lado, el artículo 2.340, inciso cuperarse por la identificación de los feligreses.
9.º, aclara y incluye entre los bienes públicos Por el abandono del objeto cultural sus-
“las ruinas y yacimientos arqueológicos y pa- traído. Esto ocurre en algunos casos en los que
leontológicos de interés científico”. la trascendencia de la noticia y la indignación
Esta ley modifica la 9.080 y cambia funda- de la sociedad presionan sobre los autores del
mentalmente la titularidad del dominio públi- hecho que, con el fin de no ser atrapados, se
co sobre las ruinas y yacimientos arqueológi- deshacen del objeto.
cos, los cuales (a partir de ese año) se encuen- Por ejemplo, es el caso de la escultura de
tran bajo jurisdicción provincial o nacional, de mármol del artista José Belloni, denominada
acuerdo al lugar en donde se localicen. Desde Juventud. Esta fue robada de una plaza de Pa-
ese momento, algunas provincias dictaron le- lermo a las 48 horas de ser colocada y, dos días
yes locales de protección arqueológica e, inclu- después, fue encontrada en un volquete ubica-
so, debe destacarse que algunas de las consti- do en Villa Luro (marzo de 1997). Otro caso
tuciones provinciales incorporaron preceptos es el de una escultura de pequeñas dimensiones
destinados a la preservación e investigación del de Rodin: Las manos. Fue robada del Museo
patrimonio cultural de las provincias. Asimis- Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y lue-
mo, el Estado Nacional aún conserva su juris- go abandonada en un comercio cercano a la
dicción en aquellos lugares que adquiera por zona de Retiro.
compra o por cesión de las provincias y sean Un empleado de la policía o de la aduana,
declarados “establecimientos de utilidad en el con diversas funciones dentro de su institución,
territorio de la República”. Dicha jurisdicción, no debe tener necesariamente conocimientos
de acuerdo con el artículo 75, inciso 30, de la específicos sobre los bienes culturales, la his-

116
toria del arte, arqueología, paleontología o dena del tráfico: la comercialización y coloca-
cualquier otra disciplina vinculada a la cul- ción de dichos bienes.
tura. En este sentido, el empleado de segu- Por ello, al publicar un objeto robado en una
ridad debería contar con una computadora base de datos accesible a todos los ciudadanos, no
con acceso a Internet para poder consultar solo se cumple la ley 25.257, artículo 4.°, inciso
en la base de datos si ese objeto tiene algún 4.° (en cuanto a que, antes de adquirir una obra
impedimento legal, mediante el reconoci- de arte, el comprador debe consultar una base de
miento directo de la fotografía publicada y datos accesible para verificar si no existe impedi-
de su descripción. Sin fotografía, sería im- mento judicial), sino que también se otorga más
posible el reconocimiento y ese objeto obte- transparencia al mercado de las obras de arte y se
nido ilegalmente podría cruzar rápidamente brinda más seguridad jurídica al negocio comer-
las fronteras y ser subastado legalmente en cial. Por su parte, Argentina cuenta desde el año
cualquier parte del mundo sin posibilidad de 2002 con la primera base de datos del mundo
recuperarlo. de obras de arte robadas absolutamente públicas
(porque otros países la tenían, pero eran secretas).
Difusión de la sustracción de bienes culturales La Secretaria General de la INTERPOL modificó
a través de Internet u otros medios el carácter secreto que tenía la base de datos en
el mes de agosto de 2009, fecha a partir de la
La difusión de imágenes de objetos robados que adquirió carácter público (con restricciones
por parte de los estados o, al menos, la existen- ya que hay que registrarse para poder consultar).
cia de una base de datos accesible a todos los En los números siguientes de esta revis-
ciudadanos es fundamental para disminuir el ta, se detallarán los operativos que han sido
tráfico ilícito de bienes culturales. Es el méto- realizados para la recuperación de documen-
do más adecuado y fácil de utilizar para cortar tación histórica, con la colaboración del Ar-
uno de los eslabones más importantes de la ca- chivo General de la Nación.

NOTAS
1. Islamabad, Pakistán, agencia 5752. Correo electrónico: tural y de ahí se ingresa a la sección
ANSA, AFP y AP (marzo 2001). patrimoniocultural@interpol. en donde se despliegan trece ítems:
Para más información, véase: gov.ar. y www.interpol.gov.ar 1. Legislación, 2. Instrucciones en
goo.gl/2whwss; goo.gl/cNwQm2 caso de robo, 3. Formularios, 4.
3. Sitio web: Casos recientes, 5. Prohibición de
2. La sección Centro Nacio- http://www.inapl.gov.ar/inicio.htm contratar, 6. Publicaciones de robo,
nal de Protección del Patrimo- 7. Obras recuperadas, 8. Objetos
nio Cultural del Departamento 4. Sitio web: recuperados sin identificar, 9. Casos
INTERPOL-PFA se encuentra http://www.macn.secyt.gov.ar/ significativos, 10. Personas busca-
en la calle Cavia 3350, piso 2.°, cont_Gral/home.php das, 11. Libros antiguos y contem-
de la Ciudad Autónoma de Bue- poráneos, 12. Secretaría de Cultura
nos Aires (CP1425). Teléfono: 5. Una vez en el ítem Programas, se de la Nación, 13. Base interna-
(011)4346-5750. Fax (011)4346- ingresa al link de Patrimonio Cul- cional de obras de arte robadas.

117
DISCURSOS

“ Venimos a honrar a uno de los hombres


que más ha hecho por nuestra patria”
–Discurso del entonces Presidente de la Nación, Dr. Raúl R.
Alfonsín, en la provincia de San Juan el 11 de septiembre de 1984–

El Dr. Raúl R. Alfonsín brindando uno de sus discursos.


Fotografía extraída del libro Discursos Presidenciales, publicado por la Secretaría de información pública en abril de 1985.

118
Discurso del Dr. Raúl R. Alfonsín, en la provincia de San Juan el 11 de septiembre de 1984

S
eñor gobernador de la Provincia de San egoísmos, que pueden estar exclusivamente
Juan, señor vicegobernador, señor in- vinculados a intereses sectoriales, es la armo-
tendente municipal, señor arzobispo de nía que reclama una actitud solidaria que per-
la provincia de San Juan, autoridades nacio- mite que cuando el presidente de la Nación se
nales, provinciales y municipales, sanjuaninas estreche en un abrazo con un gobernador de
y sanjuaninos: otro partido político, esa sea una fiesta de la
Es muy importante para el presidente de convivencia democrática.
la Nación este viaje a la Ciudad de San Juan. Sarmiento fue el hombre que luchó contra
Es muy importante porque venimos a honrar el despotismo; fue el hombre de la lucha por
a uno de los hombres que más ha hecho por la justicia y por la libertad; fue el hombre que
nuestra patria. luchó por la dignidad humana y no se quedó
Venimos a honrar a Domingo Faustino exclusivamente en su prédica argentina.
Sarmiento. Hace cien años llegó en su último Fue el mensajero de América latina.
viaje a esta noble tierra sanjuanina. Venía car- Para él, el único Nuevo Mundo fue el que
gado de años, cargado de luchas; sin duda, se plantó en Europa, convencido de que aquí
con algunas desilusiones en su alma, pero ve- nos esperaban destinos de grandeza que nos
nía como anduvo siempre, sin resentimientos. permitían superar, incluso, los mejores ejem-
Venía a dar su último saludo a la tierra plos del Viejo Mundo.
que lo vio nacer; y no venía solo el maestro, Fue el luchador por la causa de los pue-
pues desde luego fue el maestro por antono- blos de América latina. Fue el hombre que,
masia, pero a veces me parece que recortamos con visión extraordinaria, recogió la posta de
injustamente la figura de Sarmiento, cuando los libertadores San Martín y Bolívar, para
lo vinculamos exclusivamente a esa actividad lanzarse a la lucha de la integración de nues-
superior que hizo que lo recordáramos fun- tros pueblos.
damentalmente como el Maestro de América. Fue el luchador por la causa de los pue-
En que Sarmiento fue muchas cosas más; yo blos de América latina. Fue el hombre que,
no quiero decirles en este acto, porque se me con visión extraordinaria, recogió la posta de
ocurre que hace falta decirlo aquí: Sarmiento los libertadores San Martín y Bolívar, para
fue el hombre de la democracia. lanzarse a la lucha de la integración de nues-
Pero sabía perfectamente que había que tros pueblos.
terminar con los antagonismos estériles para Por eso, el mensaje de Sarmiento es un
marchar hacia adelante y hacer la patria gran- mensaje de hoy, es el mensaje de siempre, será
de de la democracia. el mensaje del futuro.
Pero sabía perfectamente que había que En primer lugar, por lo que hizo por la
terminar con los antagonismos estériles para educación en nuestro país, porque fue un re-
marchar hacia adelante y hacer la patria gran- volucionario en su tiempo y aun hoy sigue
de de la democracia. siéndolo, pero además también, por sus virtu-
Era buscador de armonías, que no se dan des de estadista, por su concepción humanista
nunca espontáneamente, que reclaman y re- y por su sentido latinoamericano.
quieren el esfuerzo de cada uno, que es la su- Tenemos que aprender a honrar a nues-
peración de banderías, la superación de los tros próceres, no con criterios superficiales,
Discursos

no con el homenaje del día festivo y nada mo que ustedes ponen de manifiesto, son las
más. La única manera de honrar a nuestros instituciones de la democracia que consagra
próceres es procurar desentrañar el significa- el gobierno provincial; es la Constitución Ar-
do de sus vidas y, consecuentemente, seguir el gentina que les permite votar por diputados
ejemplo que nos han brindado. provinciales, que a su vez eligen a los senado-
Hemos venido demasiado abajo los ar- res de la Nación.
gentinos. Somos un pueblo extraordinario, En este conjunto de cosas lo que nos hace
sin problemas religiosos ni raciales, tenemos más dignos, porque nos sentimos partícipes en
una geografía rica. la vida política y sabemos que somos artífices
Es tiempo de que cada uno se dé cuen- de nuestro propio destino. Es este conjunto
ta de que más vale tender la mano al compa- maravilloso de instituciones de la democracia
triota, aunque piense distinto, que pelearnos lo que ha permitido que hoy pueda humilde-
estérilmente, porque así no construiremos la mente llegar aquí, a esta ciudad de San Juan,
Argentina. un presidente para decirles: tienen razón, la
Viene el presidente a San Juan y viene a lucha de ustedes es legítima.
saludar a un pueblo sufrido que ha debido so- Es cierta la necesidad de federalismo: ha-
portar en estos años pasados quizás el mayor brá que construir “El Tambolar”.
peso de los desaciertos económicos que se vi- Tenemos que decirles también, como es-
vieron aquí, en Cuyo, como si hubieran elegi- peramos hacerlo dentro de pocas horas al
do la zona donde hundir sus raíces la miseria postergado Jáchal, que habrá que realizar los
y la pobreza. últimos estudios para, de una vez por todas,
No viene el presidente a decirles con jac- aprovechar las posibilidades que nos brinda
tancia que ha solucionado este u otro proble- el río Jáchal para el riego de la zona.
ma. Viene, por el contrario, a felicitar a los Tendremos que decirles a las mujeres y
sanjuaninos y a las sanjuaninas, porque ellos a los hombres de San Juan, y particularmen-
con su participación, con sus esfuerzos, son te de Jáchal, que es necesario trabajar en la
los que están saliendo adelante. ruta 150.
La participación que reclamaba Sarmien- Ellos saben que su grandeza estuvo vincu-
to es la que acá se pone de manifiesto. Decía lada al paso hacia Chile.
Sarmiento que el patriotismo se fundamenta Tendremos que ir a decirles que tienen ra-
en la voluntad de participar de cada uno en zón en su reclamo. Vamos a hermanarlos de
la actividad social que le corresponda, y este nuevo con la república hermana de Chile y
mensaje, sin duda, ha prendido en el pueblo florecerá el Cono Sur de América latina.
sanjuanino, porque después de tanta miseria, Les diremos que el gobierno y el pueblo
después de tanta postergación y después de de San Juan han logrado que se reconozcan
tanta pobreza, ha sabido empinarse sobre su sus derechos en materia de vivienda, porque
responsabilidad y está ya andando una ruta, aquí ha venido, a instancias del señor gober-
transitando un camino que lo ha de sacar rá- nador, el presidente del Banco Hipotecario a
pidamente de esta postración. firmar el convenio que corresponda a la reali-
Y es el reclamo de ustedes, es el federalis- zación de viviendas y obras sanitarias.

120
Discurso del Dr. Raúl R. Alfonsín, en la provincia de San Juan el 11 de septiembre de 1984

Todas éstas son cosas que tienen en cuen- poco tiempo estaremos de nuevo entre los pri-
ta los justos reclamos del pueblo sanjuanino, meros países de la Tierra.
las van consiguiendo cada uno de ustedes. Nada se va a lograr sin esfuerzo; la situa-
Vamos a ocuparnos porque ustedes han gol- ción es seria, la crisis es penosa, pero tenemos
peado las puertas de la Nación, porque han nuestras manos para salir adelante. Que nadie
reclamado con justicia y con razón. suponga que sin esfuerzo vamos a construir el
Vamos a enviar rápidamente una ley al país de los grandes. ¿Quién lo ha hecho en el
Congreso de la Nación, para establecer la mundo? ¿Qué ejemplo puede dar alguien, de
Junta Nacional de la Minería, a los efectos pueblos que han llegado a la cima de su reali-
de lograr un precio sostén adecuado. Pero no zación sin esfuerzo?
vamos a poner la sede de esa Junta Nacional Lo vamos a hacer entre todos y vamos a
de la Minería en el obelisco; la sede será la repartir como conviene ese esfuerzo.
ciudad de San Juan. Es por eso que no hemos aceptado recetas
Del mismo modo, el Departamento de que nos venían a decir que de nuevo la varia-
Minería y toda la estructura correspondiente ble de ajuste tenía que ser el salario, y en el or-
del Banco Nacional de Desarrollo vinculada a den económico teníamos que ir a la recesión.
la minería, también tendrá su sede en la ciu- Hemos perdido muchos meses para con-
dad de San Juan. vencer de que éste no iba a ser el camino
Y porque lo ha querido el gobierno y que iba a seguir la Nación Argentina, pero
porque lo ha querido el pueblo sanjuanino, más vale perder tiempo en la discusión con
vamos a terminar con la injusticia en Calin- los grandes del Norte, que entregarnos a los
gasta, explotando de nuevo las posibilidades grandes del Norte.
del sulfato de aluminio. No somos un pueblo agresivo, no decimos
Les agradezco mucho, sanjuaninos, la cali- nuestras palabras con vanidad, pero sí somos
dez de esta bienvenida. Trabajen para que cada un pueblo con convicciones y tenemos la fir-
vez que se encuentren hombres de la democra- meza de sostener esas convicciones. En conse-
cia argentina esto sea realmente una fiesta de la cuencia, sanjuaninos: del mismo modo en que
convivencia democrática. Recién cuando ma- cada uno de ustedes lucha para realizar su pro-
temos dentro de nosotros mismos al violento pio destino; del mismo modo en que cada uno
o al sectario que llevamos, podremos decir que de ustedes lucha para superar los problemas
realmente tiene vigencia la democracia. de la región, yo sé también que aquí en San
Mientras tanto trabajemos para mejorar- Juan, en Mendoza, en todo Cuyo, en la Pata-
nos, trabajemos para prevenirnos, pongamos gonia, en el Noroeste y en el Nordeste, en toda
los objetivos bien altos. la extensión de la República, hay un pueblo
No los vamos a alcanzar de inmediato, que, de una vez por todas, ha decidido hacer la
es cierto, pero les aseguro que con la ayuda Argentina que soñaron nuestros mayores, y lo
de Dios y el esfuerzo del pueblo argentino, en vamos a lograr.

Este discurso pertenece al libro Discursos Presidenciales, publicado por la Secretaría de informa-
ción pública en abril de 1985. Contiene la recopilación de discursos, mensajes y conferencias de
prensa efectuadas por el señor presidente de la Nación, doctor Raúl Ricardo Alfonsín, desde el 8
de septiembre al 7 de diciembre de 1984.
CONFERENCIAS

Conmemoración del 17 de octubre, en 1947.


AGN. Dpto. Docs. Fotográficos. Inventario 153493.

En el Museo Larreta se lleva a cabo un pro- de cien años y llega hasta el presente, cuando el
grama de conferencias y debates: Un siglo de país trata de definir un nuevo rumbo.
conflictos culturales y políticos, coordinado El 24 de octubre a las 19 horas, como cie-
por los historiadores Luis Alberto Romero y rre del ciclo, será el turno de Natalio Botana
Ana Leonor Romero. El ciclo tiene lugar una quien hablará sobre la experiencia de la nueva
vez por mes entre mayo y octubre; su entrada democracia: realizaciones y deudas.
es libre y gratuita. A continuación, exponemos lo que fue la
Como parte de la celebración del bicente- conferencia que brindó Luciano de Privitellio
nario de la Independencia y en el marco del en el marco del programa. Es importante seña-
centenario de este museo, los destacados espe- lar que este texto integrará el volumen Confe-
cialistas Paula Bruno, Luis Alberto Romero, rencias del bicentenario. Un siglo de conflictos
Luciano de Privitellio, María Sáenz Quesada y sociales y políticos que será editado por Luis
Carlos Altamirano expusieron su visión sobre Alberto Romero y Ana Leonor Romero y pu-
las corrientes principales y los grandes temas blicado por la Asociación de Amigos del Mu-
de un debate que se ha desarrollado a lo largo seo Larreta.

122
El peronismo.
Una mirada al interior de una cultura política.
por Luciano de Privitellio

Una difundida versión del pasado argentino valencia democratizadora. Tampoco es difícil
inscribe al primer peronismo (1946-1955) enumerar acciones oficiales que prueban esta
como un hito más de una historia que esta- postura y, como sabemos, no son pocos los que
ría caracterizada por la irrupción de sucesivos han identificado al peronismo con un despotis-
momentos democratizadores. Cada uno de es- mo o una dictadura.
tos momentos daría lugar a una apertura del En síntesis, ambas versiones del pasado se
sistema político a través de la incorporación apoyan en una serie de datos que en ocasiones
de algún sector de la población que hasta ese son ciertos y en otras parciales, cuando no fal-
momento habría estado excluido. sos. Si recorremos los trabajos que los historia-
El primero de estos momentos se identifica dores han realizado sobre la primera mitad del
con la reforma electoral de 1912 y la victoria siglo XX argentino, podríamos hacer un listado
de la UCR en 1916, que en el imaginario his- de los múltiples procesos que nos permiten en-
tórico remite a una democratización de la po- tender hasta dónde estas versiones caricaturiza-
lítica por la vía de la incorporación de la clase das encorsetan las múltiples complejidades de
media o del pueblo a secas, según diferentes la vida histórica en una simple lógica binaria. El
versiones. El segundo, se asocia con el pero- par antes-después (los parteaguas serían 1912
nismo, que implicó una nueva ola democrati- y 1946) se correspondería así con una lógica
zadora a partir de la incorporación a la vida moral negativo/positivo y otra supuestamente
política de los trabajadores, de las mujeres o, explicativa, inclusión/exclusión.
en ocasiones, de las masas populares. Pero, más allá de la discusión de todos esos
Aunque desde un punto de vista puramente matices, es la propia organización de la histo-
descriptivo esta mirada sobre el pasado reconoce ria política de la primera mitad del siglo XX,
tantos errores como aciertos específicos, en tér- como una sucesión de momentos democratiza-
minos generales, es correcto admitir que el radi- dores que suponen una mayor participación,
calismo y el peronismo fueron parte de procesos la que debe ponerse en discusión. Del mismo
de ampliación de la participación en la política modo, adjetivar a un gobierno con palabras
en general y en las elecciones en particular. como “autoritario” o “despótico” apenas si
Otra versión del pasado, tan vigorosa ayuda a comprenderlo.
como la anterior, aunque por lo general opues- En ambos casos, se elude poner el foco
ta a ella, insiste en cambio en el carácter au- sobre un problema central: ¿cuál es la natura-
toritario y hasta despótico del peronismo. En leza del régimen político al que, eventualmen-
este caso, se trata de destacar las trabas que te, se estarían incorporando nuevos actores o
el peronismo impuso a una participación po- se estaría calificando como autoritario? ¿Es
lítica abierta y plural, para negarle cualquier igual antes o después de 1946? Estas son las

123
Conferencias

preguntas que organiza esta comunicación: si Por lo principios sociales que Perón ha esta-
admitimos que es cierto que el peronismo in- blecido
corpora a muchas personas a ciertas prácticas
de la política y que, al mismo tiempo, toma de- La idea de democracia (tal como fue consagra-
cisiones que son reñidas con un ejercicio plural da, por ejemplo, por la ley electoral de 1912) se
de la política, ¿de qué política estamos hablan- sustenta en dos conceptos complementarios: el
do? La sola enumeración de una serie de me- ciudadano y el pueblo soberano. Estos dos con-
didas no alcanza para comprender el sentido ceptos, que irrumpen con la Revolución fran-
de las mismas; el inventario, aún detallado, no cesa, resuelven lo que el historiador Francois
dice demasiado sobre las concepciones políti- Furet ha identificado como el gran problema
cas que las respaldan. de la filosofía política moderna: cómo pensar
El peronismo no supuso una simple am- la sociedad una vez que los seres humanos son
pliación, ni tampoco una mera deriva autori- definidos como individuos. En efecto: la idea
taria de la política que lo precedió. Tampo- moderna de ciudadanía se corresponde con un
co puede ser pensado como un momento de individuo poseedor de razón y por eso igual
apertura en una especie de historia heroica de a todos los demás ciudadanos. Como sostiene
una democracia argentina siempre igual a sí Pierre Rosanvalón, la radical concepción de la
misma. Por el contrario, el peronismo modifi- igualdad política, de una verdadera isocracia
có sustancialmente los modos de visualizar y en la cual cada ciudadano aporta de modo
de comprender la política, el poder, el gobier- igualitario a la construcción y la legitimidad
no y su legitimidad, lo cual a su vez reformuló del poder constituye la creación más relevan-
la idea de qué es un ciudadano y qué la socie- te que la Revolución francesa lega a la demo-
dad. El peronismo no inventó, pero sí cristali- cracia moderna. Pero, al mismo tiempo, toda
zó una serie confusa de ideas, sentimientos y persona adquiere la condición de ciudadano
valores hasta conformar una cultura política solo en tanto es miembro de una comunidad,
original. Esto no quiere decir que los conteni- un colectivo al que se atribuye un carácter so-
dos de esta visión sean igualmente originales: berano y al que se denomina pueblo. El pueblo
por el contrario, el peronismo hizo propio un es un sujeto colectivo al que, sin embargo, se le
abanico de ideas y convicciones que circula- atribuyen características y voluntades que son
ban en ámbitos nacionales y extranjeros y que distintas a la simple suma de sus componentes.
ya eran poderosos y relevantes en los años Por ejemplo, la reforma de 1912 inten-
que siguieron a la Primera Guerra Mundial. Si ta preservar de un modo radical la naturale-
la novedad no puede ser hallada tanto en los za individual de la ciudadanía al aislar a los
contenidos concretos, sí puede serlo, en cam- electores en un gabinete de votación o cuarto
bio, en la particular amalgama que constru- oscuro donde permanecen sin comunicación
yó y, especialmente, en su conversión en una con el entorno social. Durante los debates, casi
postura oficial y probablemente mayoritaria. todos los legisladores insistieron en esta rela-
Su fortaleza está fuera de dudas, tanto que ha ción entre el procedimiento de votación y la
dejado innumerables rastros que pueden ser consagración de un ciudadano/individuo inde-
reconocibles incluso en los lenguajes políticos pendiente. Pero esos mismos legisladores tam-
de nuestros días. poco dudaron en sostener la existencia de un

124
El peronismo. Una mirada al interior de una cultura política.

alma de la nación, es decir, un conjunto de va- Primera Guerra Mundial tensó más aún este
lores e ideas comunes que están más allá de los equilibrio, hasta romperlo. Toda la concepción
intereses y deseos de esos mismos individuos. individualista de la ciudadanía, con la consi-
De esta forma, aún cuando suele denominarse guiente abstracción de la condición social, fue
democracia liberal al régimen consagrado por atacada desde flancos muy diversos.
la ley Sáenz Peña, no es correcto sostener que En la Argentina, el peronismo se hizo car-
esto significa que se trata de una simple opción go de esta crisis imponiendo una nueva forma
por una única vía individualista. Por el contra- de mirar a la sociedad y la política basada en
rio, se trata de la postulación de una armonía anclajes sociales. La pieza clave de todo este
entre el individuo y una comunidad que es algo andamiaje es la puesta en cuestión de la idea
más que la suma de todos los individuos, en individualista y abstracta de la ciudadanía.
otras palabras, entre el ciudadano y el pueblo. Como quedó claro no solo en el texto de la
¿Cómo dar cuenta de una sociedad en la Constitución de 1949, sino también en el deba-
que muchas formas de desigualdad subsisten te que antecedió a su aprobación, la sociedad
y otras se crean mientras, al mismo tiempo, se ya no podía ser imaginada sobre los dos polos
convierte a la igualdad en principio integra- complementarios ciudadano y pueblo. La ten-
dor de esa misma sociedad? La abstracción sión entre la figuración abstracta, igualitaria e
extrema que subyace en la figura del ciuda- individualista que soporta esta visión con la
dano es la consecuencia natural de este dile- idea comunitaria de pueblo, fue reemplazada
ma. Los ciudadanos pueden ser considerados por otra que hacía, en principio, de la familia
iguales, pero a condición de que se ignoren los la base de toda organización social. Pero no fue
atributos sociales de esos mismos individuos, la familia la única introducción de una sustan-
atributos que, naturalmente, los distinguen de cia en la concepción de lo social; otras cuatro
modo evidente. Ninguna institución de la de- figuras alcanzaron estatuto legal o constitucio-
mocracia moderna incorpora este principio de nal como imaginarios complementarios de lo
forma más notoria que el sufragio universal: social: los niños, los ancianos, los trabajado-
a cada ciudadano le corresponde un voto, sin res y las mujeres. Aunque fuera en un senti-
mayor referencia a su poder o fortuna. Por esa do positivo, es decir, para atribuir derechos, la
misma razón, durante el siglo XIX, como lo se- nueva figuración invocaba desigualdades que,
ñala Rafaelle Romanelli, la mayor parte de los a partir de criterios muy diferentes (etarios,
sistemas electorales aplicados deben ser pen- naturales, económico-sociales), daban cuenta
sados en el seno de una contradicción perma- de una sociedad también desigual. Ya no nos
nente entre la voluntad abstracta de igualdad encontramos frente a un mundo de ciudada-
y el imperativo de dar sustancia política a una nos iguales, sino más bien frente a uno donde
sociedad que en tantos otros terrenos no pue- distintas capas de desigualdad, derivadas de la
de ser figurada como una simple sumatoria de pertenencia a uno o varios de estos colectivos,
individuos iguales. La queja constante contra definían la naturaleza de la nueva ciudadanía.
los criterios puramente aritméticos de la for- El modo en que esta idea pasó al universo
mación de la representación política a través de la política quedó muy claro durante los de-
del voto son el claro ejemplo de esta dificul- bates por la aprobación del sufragio femenino.
tad. La crisis de convicciones desatada por la En este caso, es muy evidente que no se trataba

125
Conferencias

de incorporar a la mujer porque se la conside- la utiliza en cambio en el par masa-conductor.


rara como un individuo que, en virtud de la ¿Qué es una masa? No se trata de una catego-
abstracción de su condición de tal, se equipa- ría original. Desde finales del siglo XIX autores
raba a los hombres. Por el contrario, la mujer como Gustave le Bon la habían convertido en
siguió siendo definida, al igual que en décadas eje de sus reflexiones sobre la sociedad demo-
anteriores, por su condición de madre, esposa crática. La masa presupone una crítica radical
y jefa del hogar. Su mundo siguió siendo el que a la idea de individuo racional y autónomo,
desde el siglo anterior se definió como el de la una de las formas en que muchos intelectuales
domesticidad, en oposición al espacio público, dieron cuenta del proceso de ampliación de la
fundamentalmente masculino. Y es justamente participación política, un fenómeno imposible
eso lo que celebraron los legisladores peronis- de ignorar desde fines del siglo XIX. A veces
tas: la irrupción de la domesticidad en el ám- entendidas como un sujeto en sí mismo, en
bito político, ya que consideraban que eso ten- este caso asociadas a grupos populares, a veces
dría un efecto regenerador en la política. Esta como un comportamiento atribuible a cual-
idea se consagró cuando el partido oficialista quier actor social una vez que actúa de forma
decidió organizar a las mujeres en una rama grupal, la masa es la contrapartida lógica del
aparte, manteniendo la división de género en ciudadano: no es individual, sino grupal; no la
su organización. Por otra parte, esto explica la define la razón, sino los sentidos; no actúa en
aparente paradoja de un régimen político que, función de discursos elaborados, sino de imá-
a la vez que equiparaba los derechos políti- genes; no las convence la razón, sino la belle-
cos de las mujeres con los de los hombres, en za; no les interesan las instituciones, sino los
cambio, mantuvo la subordinación de la mujer héroes-conductores. La masa no es viril, adjeti-
en el ámbito del derecho civil. El sufragio fe- vo insistentemente asociado a la idea de indivi-
menino no fue la equiparación de un derecho duo y de ciudadanía anteriores, sino femenina.
entre iguales, sino la concesión de un derecho Aunque su presencia en la escena pública es
a quién era diferente en otros planos. Es el fin considerada ineludible, las consecuencias de
de la abstracción de la idea de ciudadanía, que esta presencia pueden ser ambiguas: su condi-
ahora, se asocia con una condición que excede ción no depende demasiado de ellas mismas,
a la imagen de un individuo abstracto igual a sino de la calidad del conductor de esa masa
los demás. y de su capacidad para imponerle una doctri-
na. Es el conductor quien es capaz de convertir
A la gran masa del pueblo una masa potencialmente peligrosa o anárqui-
ca, en una virtuosa u orgánica.
El otro vocablo que consagra el cambio en la
concepción de ciudadanía que irrumpe con el Perón, Perón, gran conductor
peronismo se resume en la palabra “masa”.
Pese a que tendemos a suponer que su significa- Una gráfica común durante el primer peronismo
do remite de un modo neutral a una multitud, mostraba a un Perón claramente reconocible
en rigor, desde fines del siglo XIX, el vocablo recortado sobre el cielo, casi cubriéndolo por
incluye una serie de valencias asociadas a él. completo, al tiempo que de su figura una serie
La palabra “masa” rara vez aparece sola; se de rayos en forma de luz alumbraban a una mul-

126
El peronismo. Una mirada al interior de una cultura política.

titud de rostros cuyos rasgos tan básicos como de modificaciones normativas, que comienzan
similares sugieren la masa por sobre cualquier en 1947 con la concesión del sufragio femenino
individualidad. La igualdad radical de la masa, y culminan en 1951 con la consagración de una
tiene su correlato en la desigualdad también ra- nueva ley electoral, intentaron dar forma a la
dical que la separa de la figura del conductor. relación entre el voto y la concepción peronista
La conducción como ejercicio de la autoridad de la política. Como hemos sostenido, junto con
no se vincula con ninguna figura institucional; Sabrina Ajmechet, fue la reforma de 1951 la que
por el contrario, es asociada explícitamente con terminó de revelar el modo en que el peronismo
un arte que algunos individuos poseen y otros, concebía la relación entre el sufragio, el poder
sencillamente, no. Por eso, a diferencia del prin- y la sociedad. La imposición de un sistema de
cipio republicano de la autoridad, el lugar del circuitos uninominales (cada circuito elige a un
conductor no es intercambiable. Ni siquiera por único diputado por simple mayoría), sumado
el resultado de una elección. La de 1946, por a una alevosa práctica de gerrymandering allí
ejemplo, demostraría que las masas ya saben donde la victoria del candidato oficialista podía
perfectamente cuál es la actitud que deben to- correr peligro, determinó una radical modifica-
mar ante las urnas, y han actuado así porque su ción del sentido del voto.
conductor ha hecho de ellas, previamente, una Dado que la masa orgánica se asocia con
masa orgánica y por tanto virtuosa. Perón no un líder capaz de conducirla, una elección debía
podría haber sido más claro sobre cómo enten- convertir esa convicción en instituciones políti-
día esta relación: la palabra que utilizaba reite- cas. Y, frente a una realidad en la que un 30%
radamente en sus clases de conducción política de los electores se negaban a comprender las
era orden, ya que es la capacidad de ordenar y maravillas de la nueva Argentina peronista, la
de ser obedecido lo que señala la existencia de única solución posible fue impedir que sus vo-
un verdadero conductor. Es el éxito y la eficacia, tos encontraran la posibilidad de transformar-
en última instancia, lo que distingue a un con- se en diputados. El sistema de lista incompleta
ductor de quien no lo es. La elección es apenas vigente o uno de representación proporcional
un trámite: nada de la legitimidad del conduc- atentaba contra ese objetivo. En cambio, con
tor tiene que ver con el sufragio, como, en ri- el nuevo régimen electoral, el comicio de 1951
gor, nada tiene que ver con ninguna otra figura dejó al 33% de los votantes opositores con
institucional. Aún antes de su primera victoria 14 diputados contra 135 del peronismo; la de
en febrero de 1946, Perón ya era el conductor 1954 los redujo a 12. No se trataba de una cá-
de las masas argentinas y es justamente por esa mara mayoritaria –condición de la cual el pero-
razón que su orden fue obedecida y produjo la nismo gozaba desde 1946– sino de una cámara
victoria. peligrosamente cercana a la unanimidad. Cabe
recordar que esto solo valía para Diputados, ya
El pueblo entero está unido y grita de corazón: que en el Senado jamás se sentó un solo legis-
¡Viva Perón! lador opositor: solo la provincia de Corrientes,
donde triunfó la oposición, podría haber elegi-
Pero, aún así, las elecciones se mantuvieron, por do dos senadores no peronistas en 1946, pero
lo que siguieron siendo la forma de promover a una oportuna intervención federal terminó con
las autoridades. Es por eso que una larga serie la elección de dos senadores oficialistas.

127
Conferencias

Esta virtual exclusión de la oposición de negativa e incluso antidemocrática. El parla-


los ámbitos legislativos tiene una explicación mento, la prensa independiente y los partidos
clara en la concepción de la relación entre la opositores pagaron el costo de esta convicción.
masa y el conductor, según la cual la voluntad
de los primeros se expresa de modo absoluto y Para que reine en el pueblo el amor y la igualdad
sin matices en la voz del segundo. La voluntad
popular no es el resultado de una sumatoria. En El peronismo sustentó la virtud del conductor
ese sentido el peronismo no fue innovador, pero en la eficacia y, si esa eficacia no se expresaba de
agregó que esa voluntad tampoco se crea a tra- una vez en la pura aritmética del voto, se expre-
vés de un debate entre voces diversas. La voz del saría entonces en la conformación de unas cá-
pueblo, que a veces se identifica con la palabra maras en las que la unanimidad de voces debía
doctrina, es la voz del líder y cualquier otra voz replicar la imagen gráfica de Perón y la masa a
que se exprese solo tiene por resultado obturar la que nos hemos referido unas líneas más arri-
la identidad entre masa y conductor. ba. La voz del conductor es indistinguible de la
Por cierto, este imperativo no se limitaba a voz del pueblo; por eso, si existen voces diso-
los espacios legislativos: la deliberación tampo- nantes, la solución es evitar su expresión.
co era virtuosa en el espacio público. Todos los La existencia de una innegable ampliación de la
rituales del régimen se orientaron a escenificar participación sustentada en una visión sustancial
la relación directa, nunca mediada, entre el con- de la sociedad, sin embargo, tuvo como correlato
ductor y la masa. Por esa razón, las concentra- la exclusión de cualquier clase de oposición, en
ciones masivas en las plazas tenían un rol tal este caso, un tercio de los votantes, fueran estos
vez más importante que las propias elecciones hombres o mujeres, de las instituciones de go-
en el imaginario político peronista, ya que allí bierno. La tensión entre pluralismo y unanimi-
se producía de modo natural lo que definían dad, inherente a la idea democrática de la política
como un diálogo entre el pueblo y su líder. El desde el siglo XIX, encontró en el peronismo una
tenso diálogo que se produjo durante el famo- solución drástica, al eliminarse uno de sus polos.
so Cabildo Abierto en el que Perón se negó a No creemos que este sea un problema parti-
aceptar la candidatura a vicepresidente de Eva cular de la historia política y electoral argentina.
Duarte reclamada por la multitud reunida a los Por el contrario, se trata de uno de los problemas
pies del escenario es un ejemplo extremo de esta centrales de las democracias modernas. Tampoco
idea. En contraste, cualquier mecanismo capaz el peronismo fue especialmente original al plan-
de obturar esta relación directa inmediatamente tear sus soluciones. En 1942, cuando Perón era
es concebido como una práctica negativa: así se aún un oficial desconocido, un militante de Forja,
explican las dificultades que el gobierno de Pe- Arturo Jauretche afirmaba: “La cosa es sencilla: se
rón impuso tanto a los partidos opositores, que nos quiere hacer pasar por democracia el manteni-
rara vez pudieron expresarse en la calle con li- miento del Parlamento, la justicia, las instituciones,
bertad, como a la prensa independiente a la que en una palabra, lo formal que el régimen maneja.
acalló mediante el uso de recursos diferentes. Para nosotros la democracia es el gobierno del pue-
Si el líder es la expresión única de la volun- blo, con o sin Parlamento, con o sin jueces”. El pe-
tad del pueblo, cualquier acción que cuestione ronismo encontró una respuesta a este problema.
su expresión no puede sino ser considerada Una respuesta exitosa, sin dudas.

128

Похожие интересы