Вы находитесь на странице: 1из 2

ACELERACIÓN POSITIVA

El concepto aceleración, no tiene que ver con ir moviéndose rápido. Es un concepto


que en muchas ocasiones ha sido mal utilizado en la vida real, sin embargo, su
significado en física es muy diferente. Es muy común escuchar que se utiliza este
concepto para indicar que un objeto se mueve a gran velocidad lo cual es
incorrecto. El concepto aceleración se refiere al cambio en la velocidad de un
objeto. Siempre que un objeto cambia su velocidad, en términos de su magnitud o
dirección, decimos que está acelerando.
La Enciclopedia Encarta 2008 explica que la aceleración, se conoce también como
aceleración lineal, y es la variación de la velocidad de un objeto por unidad de
tiempo. La velocidad se define como vector, es decir, tiene módulo (magnitud),
dirección y sentido. De ello se deduce que un objeto se acelera si cambia su
celeridad (la magnitud de la velocidad), su dirección de movimiento, o ambas cosas.
Si se suelta un objeto y se deja caer libremente, resulta acelerado hacia abajo. Si
se ata un objeto a una cuerda y se le hace girar en círculo por encima de la cabeza
con celeridad constante, el objeto también experimenta una aceleración uniforme;
en este caso, la aceleración tiene la misma dirección que la cuerda y está dirigida
hacia la mano de la persona.
La aceleración es la razón de cambio en la velocidad respecto al tiempo. Es decir,
la aceleración se refiere a cuan rápido un objeto en movimiento cambia su
velocidad. Por ejemplo, un objeto que parte de reposo y alcanza una velocidad de
20 km/h, ha acelerado. Sin embargo, si a un objeto le toma cuatro segundos en
alcanzar la velocidad de 20 km/h, tendrá mayor aceleración que otro objeto al que
le tome seis segundos en alcanzar tal velocidad.
La aceleración resulta ser positiva si el objeto aumentara su velocidad. Cuando el
objeto aumenta la velocidad, entonces la velocidad final sería mayor que la inicial
por lo que al restarlas para determinar la diferencia, la misma sería positiva. Por el
contrario, si el objeto disminuye la velocidad, entonces la aceleración sería negativa.
La velocidad final sería menor que la inicial y por tanto la
diferencia entre ambas sería negativa. En ambos casos, si la
velocidad aumenta o disminuye, decimos que el objeto está
acelerado. Sin embargo es muy común utilizar la palabra
desaceleración para referirnos a la aceleración negativa.
El signo de la aceleración indica la dirección de la misma. Una
aceleración positiva indica que la aceleración es en dirección
al movimiento del objeto. La aceleración negativa indica que
la misma es en dirección opuesta al movimiento del objeto. En
próximas lecciones profundizaremos más en este aspecto.
Si ocurriera que la velocidad final y la inicial son iguales, entonces la aceleración
sería igual a cero. Para que la velocidad final y la inicial sean iguales, el objeto
tendría que moverse con velocidad constante. Por lo tanto, los objetos que se
mueven con velocidad constante tienen una aceleración igual a cero.
Ahora, imagina un auto que se mueve alrededor de
una pista circular. Si el chófer mantiene el velocímetro,
digamos que en 20 mph, el auto se estaría moviendo
con rapidez constante; pero su velocidad no lo sería.
Recuerda que aceleración se refiere a un cambio en
la magnitud o en la dirección de la velocidad. Si el auto
se mueve en una pista circular, la dirección de la
velocidad cambia constantemente con la posición del
auto en la pista. Por tal motivo, decimos que aunque
la magnitud de la velocidad sea constante (la rapidez),
la dirección de la velocidad no lo es. Por tanto, el auto estaría acelerando.
La unidad para medir la aceleración según el Sistema Internacional de Medidas es
el metro por segundo cuadrado (m/s²). Recuerda que el cambio en la velocidad se
mide en m/s y al dividir esta unidad por el tiempo en segundos resulta (m/s)/s o
m/s².

Cuando conocemos la aceleración de un objeto, y esta es uniforme, podemos


determinar su velocidad al cabo de un intervalo de tiempo. Para ello, resolveremos
la ecuación de la definición de aceleración para la velocidad final.
En la naturaleza se producen diversos movimientos. Uno de ellos, la caída libre, ha
sido un movimiento que siempre ha causado interés entre los hombres de ciencia.
Ellos han estudiado el movimiento de caída de cuerpos próximos a la superficie de
la Tierra y han comprobado que cuando se deja caer un objeto, una piedra por
ejemplo, desde cierta altura, su velocidad aumenta; es decir, su movimiento es
acelerado.