Вы находитесь на странице: 1из 2

EL UNIVERSO

El concepto de universo tiene su origen en el vocablo latino universus y suele


utilizarse como sinónimo de mundo cuando se decide hacer referencia al conjunto
de todos los elementos creados. Por otra parte, un universo describe a varios
individuos o piezas que poseen uno o más rasgos que se toman en consideración en
el marco de un trabajo de perfil estadístico.

Otra definición posible de universo es aquella que lo aborda como todo lo que se
puede apreciar de forma física. En este sentido, se incluyen las múltiples
apariencias y versiones de la materia y la energía, las leyes físicas que las
gobiernan, y la totalidad del espacio y del tiempo.

El componente principal del universo son las galaxias, que pueden apreciarse a
simple vista como puntos de luz a lo largo y ancho del cielo. Los científicos suelen
discriminarlas en diversas categorías y hablan entonces de las galaxias locales
(unidas gravitacionalmente a la Vía Láctea, donde se encuentra el Sistema Solar) y
las galaxias exteriores. El sistema solar, formado por varios planetas, gira en torno
a una estrella común, el Sol, la cual los atrae con una fuerte potencia gravitatoria,
consiguiendo así que éstos realicen siempre el mismo camino y que no choquen
entre sí.

Resulta interesante comentar también que el planeta Tierra es apenas una parte del
Sistema Solar, apenas una de las cientos de miles de millones de galaxias que
conforman el universo, y que tiene alrededor de 100 mil millones de estrellas.

En este sistema solar no sólo existen planetas cerca de la Tierra, sino también
satélites, asteroides, cometas y otros planetas más pequeños (planetas enanos),
los cuales orbitan también en torno al Sol. Además, alrededor de este sistema
existen millones y millones de todo tipo de estrellas (enanas, pulsares, múltiples,
supergigantes y agujeros negros).

Desde el comienzo del Universo hasta hoy se han producido muchos cambios en él,
y se intuye que posiblemente esto lleve a un final seguro, aunque las posturas al
respecto son diversas y, como es de esperarse, opuestas entre sí. No podemos
saber si en un futuro lejano el Universo va a existir tal cual hoy lo concebimos,
porque en realidad los avances en los conocimientos científicos respecto a su
destino parecen casi nulos comparados con los millones de finales aleatorios que
puede tener este sistema.

TEORÍAS SOBRE EL ORIGEN Y EL FIN DEL UNIVERSO

Existen dos teorías firmes absolutamente opuestas con respecto al verdadero


origen del Universo; estas son la teoría creacionista (cuyas bases se encuentran en
la explicación bíblica del principio, donde todo es obra de un dios) y la evolucionista
(que intenta buscar explicaciones basadas en estudios fehacientes y que no asume
nada sin haberlo probado con rigurosidad).

La teoría más aceptada respecto al surgimiento del universo es la conocida con el


nombre de Big Bang, la cual habla de una suerte de estallido donde toda la materia
y la energía universal observable se hallaban concentradas en un punto de
densidad infinita. Tras esta gran explosión, según se cuenta, el universo comenzó a
atravesar un período de expansión que aún no ha concluido.