Вы находитесь на странице: 1из 8

RECONOCIMIENTO DE LOS ANIMALES ENFERMOS

INTRODUCCION
El control de las enfermedades de los animales y la promoción y protección
de su salud son componentes esenciales de cualquier programa eficaz de
mejora y producción animal. A pesar de los notables adelantos técnicos para
el diagnóstico, la prevención y el control de enfermedades animales, la
situación generalmente mala de la sanidad animal en los países en desarrollo
causa pérdidas económicas sustanciales y sigue siendo un obstáculo
importante para el incremento de la productividad ganadera.

Debido a la actual preocupación por un desarrollo económico sostenible, se


presta mayor atención a otras enfermedades que también afectan a la
productividad ganadera, como la helmintiasis, las enfermedades nutricionales,
los trastornos de la reproducción, efe.

La eficacia en el control de las enfermedades depende inicialmente de que se


reconozcan oportuna y exactamente, y de una sólida capacidad de diagnóstico
a través de una vinculación eficaz de los trabajos entre los laboratorios y los
servicios de campo. Las emergencias provocadas por brotes de importantes
enfermedades infecciosas demuestran la necesidad de establecer, reforzar y
mejorar tales servicios de diagnóstico.

Debería prestarse igualmente una atención particular al desarrollo de un


sistema eficaz de información sobre enfermedades animales.

El incremento general en el movimiento de los animales y de los productos


animales más allá de las fronteras nacionales subraya la importancia de una
cooperación internacional la prevención y el control de las enfermedades
animales.

La mayoría de los servicios de sanidad animal de los países en desarrollo no


presentan hasta ahora una infraestructura técnica y administrativa adecuada
para desempeñar las tareas y funciones que son necesarias para un control
eficaz de las enfermedades animales y la protección del consumidor.

En numerosos países en desarrollo hay escasez de personal veterinario


especializado, así como una incorrecta utilización de los servicios. El
problema se agrava a causa de infraestructuras veterinarias deficientes;
El organismo posee varias barreras que desempeñan un papel importante en la
defensa contra patógenos. La primera de ellas es la piel, la cual es una barrera
absoluta contra los gérmenes en tanto se encuentre sin daños. También son
barreras externas las pilosidades nasales, las cuales impiden el paso de agentes
extraños y las mucosas, ya que están humedecidas constantemente y producen
substancias antimicrobianas.

Barreras externas de defensa contra patógenos.

Los agentes patógenos que logran entrar al cuerpo se encuentran con la


segunda línea de defensa, consistente en varios tipos de células fagocíticas del
cuerpo, que aprisionan y destruyen los elementos patógenos.

Segunda barrera de defensa contra patógenos.

La tercera y última línea de defensa como respuesta a la presencia de una


substancia extraña (antígeno) son los anticuerpos o inmunoglobulinas,
proteínas producidas por ciertas células corporales llamadas linfocitos.
Existen dos tipos de linfocitos: T o del timo, encargados de la inmunidad
celular y B encargados de la inmunidad humoral (anticuerpos específicos
circulantes en la sangre).

Tercera barrera de defensa contra patógenos, donde las células madre de la


médula ósea que maduran en el timo y en la sangre, se transforman en
linfocitos T o B respectivamente.

La inmunidad puede ser del tipo pasiva o activa, la inmunidad pasiva se


refiere a aquella que se obtiene de forma externa.

Ejemplos de inmunidad pasiva: animal recién nacido que recibe los


anticuerpos de la madre a través del calostro materno. En los humanos el feto
recibe los anticuerpos de la madre a través de la placenta.
La inmunidad activa es aquella inducida como respuesta a la presencia de un
antígeno (substancia extraña), el antígeno puede ingresar en forma natural al
cuerpo o ser introducido por medio de una vacuna.
La vacuna consiste en aplicar el antígeno atenuado de modo que no cause
enfermedad, pero que active la respuesta inmunológica del cuerpo y así estar
preparado en caso de la entrada de un patógeno.
Para la prevensión de enfermedades no sólo es necesario una buena respuesta
inmunológica por parte del animal, sino que también es necesario realizar los
manejos para la prevención y control de enfermedades:

1) Prevención: manejos necesarios para impedir el desarrollo de una


enfermedad:

Cuarentena: separación temporal de animales recién adquiridos y que puedan


estar incubando una enfermedad, de modo de que si es efectivo, la presenten
fuera del rebaño.

Vacunación: aplicación de antígenos que actúan de forma inmediata contra la


enfermedad que se quiere prevenir, esto pone al animal en alerta creando sus
propios anticuerpos.
Nutrición: un animal bien alimentado estará en buenas condiciones para
enfrentar una enfermedad.

El medio ambiente en que se desarrolla el animal debe ser higiénico, ya que la


suciedad y las malas condiciones generales son medios atractivos para los
agentes patógenos y vectores de ellos.
La vigilancia constante de los animales es la mejor forma de detectar a tiempo
cualquier factor que desencadene una enfermedad.

2) Control: si las medidas de prevención no fueron suficientes para impedir la


insidencia de alguna enfermedad, es necesario el rápido control de élla antes
de que alcance un desarrollo incontrolable:

Entre las medidas de control encontramos:


Aislación de los animales enfermos, esto puede ser a nivel predial, zonal,
regional e incluso del país.

Para poder enfrentar una enfermedad lo primero es identificarla, identificar el


foco que la ha causado (vectores y ambiente) y eliminarlo.
Una vez identificada la enfermedad se puede realizar un plan de manejo
por medio de medicamentos.

Si la enfermedad no tiene control, la única forma de


impedir el contagio es el sacrificio del animal.

3) Erradicación: Una vez que la enfermedad se encuentra bajo control y sólo


son pocos los animales que la presentan, es recomendable su completa
erradicación. Cada predio tiene que evaluar su situación y optar por el
sacrificio de los animales o manejarlos en forma separada de modo de irlos
reemplazando, medida menos efectiva por mantener un foco dentro del
predio.