You are on page 1of 12

Portularia

ISSN: 1578-0236
portularia@uhu.es
Universidad de Huelva
España

Carbonell-Cutillas, Mª-Carmen; García-Longoria, Mª-Paz


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores
Portularia, vol. XII, núm. 1, 2012, pp. 17-27
Universidad de Huelva
Huelva, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=161024645003

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Biblid [1578-0236 (2012) XII-1, 17-27]

Análisis de las relaciones interpersonales


y los conflictos en los centros residenciales
para mayores
Analysis of Interpersonal Relationships and
Conflicts in Residential Facilities for the Elderly
Mª-Carmen Carbonell-Cutillas, Mª-Paz García-Longoria
Universidad de Murcia. España
Resumen abstract
El estudio parte de la premisa que el actual horizonte The study starts from the premise that the current
demográfico, económico y social nos conducirá, inevita- demographic, economic and social horizon, will lead,
blemente, a la utilización del recurso residencial, entre inevitably, to the use of residential facilities, among
otros, como medio de atender las necesidades de de- others, as a way of attending the dependency needs
pendencia de la población mayor. Consideramos, asi- of the elderly. The study contends residential facilities
mismo, que en los Centros Residenciales se establecen for the elderly creates a context for the occurrence of
unas relaciones que, en ocasiones, generan conflictos de interpersonal relationships and daily conflicts, which
convivencia que, a su vez, pueden afectar a la calidad de in turn, can affect the quality of life of the elderly.
vida de los mayores y al clima residencial. Es por ello que This article presents the most remarkable results of a
nuestro artículo presenta los resultados más notables de qualitative research that was carried out in residential
una investigación cualitativa que se ha llevado a cabo en facilities for the elderly in the Region of Murcia. Our
residencias de personas mayores de la Comunidad Au- approach includes an analysis interpersonal relation-
tónoma de la Región de Murcia. El objetivo primordial ships and conflicts among institutionalized elderly, as
fue conocer y analizar las relaciones interpersonales y los well as strategies or methods of conflict resolution.
conflictos entre mayores institucionalizados, así como, The results show that interpersonal relations among
los efectos en la convivencia y en el clima residencial. En elders in this context are few and limited and often
este sentido, los resultados obtenidos ponen de mani- lead to conflicts related to the elderly’s lack of inter-
fiesto que las relaciones interpersonales que mantienen est, motivation, and egocentrism associated to a need
las personas mayores en el ámbito residencial son limi- for attention and a denial of their situation. Profes-
tadas. Asimismo, hemos podido constatar que la fre- sionals face the conflicts with different strategies and
cuencia con la que surgen conflictos relacionados con la negotiation styles, even with impositions. It could be,
convivencia es notable. Esta situación puede ser debida then, necessary to provide both professionals and the
a una falta de interés y de motivación de los mayores e elderly with a specific training in conflict management
incluso a la apatía y al egocentrismo, todo ello asociado and communication strategies.
a una necesidad de atención y a una negación de la si-
tuación que provoca, a su vez, unas relaciones tensas
que entorpecen la convivencia normalizada Como con-
secuencia, los profesionales afrontan los conflictos con
diferentes estilos y estrategias de negociación. Por tan-
to, sería eficaz dotar a los profesionales y a las personas
mayores de una formación específica en gestión de con-
flictos y estrategias de comunicación.

palabras claves keywords


Personas mayores; Relaciones interpersonales; Conflic- Elderly; Interpersonal Relations; Conflicts in Elderly
tos en Centros Residenciales; Estrategias de Resolución Residential Facilities; Conflict Resolution Strategies.
de Conflictos.

Recibido: 2011.05.25. Revisado: 2011.09.09. Aceptado: 2012.03.30. Publicado: 2012.05.01.

Correspondiencia: Mª Carmen Carbonell-Cutillas. Facultad de Trabajo Social. Departamento de Sociología y Política So-
cial. Campus de Espinardo. Universidad de Murcia. Murcia. España. Tfno. (00-34) 868888419. E-Mail. carmencc@um.es

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


DOI:10.5218/prts.2012.0030
Mª-Carmen Carbonell-Cutillas • Mª-Paz García-Longoria

Introducción

El estudio de los conflictos entre la población y la sociedad en su conjunto. (Montoro, 1999: 89-
mayor residente en centros residenciales, puede lle- 112)
varse a cabo desde una perspectiva positiva y cons- En la presente investigación se consideró que
tructiva, que tenga como finalidad fortalecer sus uno de los factores que influyen o determinan el
relaciones interpersonales y reducir, al máximo, los impacto que el internamiento de personas mayores
efectos negativos del internamiento en residencias, en residencias va a producir en su bienestar, en su
tanto en las personas mayores como en sus fami- calidad de vida y en la calidad asistencial, son las
lias. Mantener la autonomía —la propia capacidad relaciones interpersonales y los mecanismos utiliza-
para controlar, afrontar y tomar decisiones sobre la dos para la resolución de conflictos, surgidos en el
vida diaria— es un objetivo primordial del enveje- contexto de los centros residenciales de atención a
cimiento activo. Una de las formas de promover el personas mayores.
envejecimiento activo es aumentar o promover las
capacidades y las relaciones interpersonales de la Consideraciones previas sobre el conflicto
población mayor.
Según Rodríguez, P. (1999, citado en el Libro Con carácter previo al análisis de las relaciones
Blanco de Atención a la Dependencia, 2004: cap. V, interpersonales y de los conflictos de las personas
pág. 105), la residencia se define como Centro geron- mayores, deviene preceptivo introducir al lector en
tológico abierto de desarrollo personal y atención so- el contexto específico de nuestro estudio y en la de-
ciosanitaria interprofesional en el que viven temporal limitación tanto conceptual como organizacional
o permanentemente personas mayores con algún grado que nos ocupa.
de dependencia. La variedad de investigaciones sobre el conflicto
Se trata del principal recurso del Sistema Público hacen que se haya convertido en un campo de estu-
de Servicios Sociales destinado a cubrir las necesi- dio de interés en las ciencias sociales pero que, a su
dades de alojamiento de las personas mayores con vez, presenta cierta complejidad en el momento de
algún grado, o no, de dependencia. Son centros o abordarlo.
establecimientos públicos o privados que cubren las Desde la perspectiva basada en las relaciones hu-
necesidades sanitarias, sociales y culturales de las manas y en los estilos de comportamiento ante el
personas mayores. Como indica Delgado (2004: conflicto (Perrow, 1986, citado en Alzate, 1998: 86)
211): la organización de cada residencia se plantea los se expone que la naturaleza y calidad de las relaciones
objetivos a conseguir para la mejor atención de los ma- que existen en el centro de trabajo juegan un papel fun-
yores…. Ello se consigue ofreciendo una atención damental a la hora de determinar características tales
integral, es decir, biológica, psicológica y social a como la motivación del trabajador, la satisfacción de-
las personas que en ellas conviven. Esta perspecti- rivada del trabajo, el nivel de absentismo y abandono,
va múltiple asume que la naturaleza y calidad de la relación entre superiores y subordinados y, en defi-
las relaciones que existen en el centro de conviven- nitiva la productividad y el éxito de las organizaciones
cia, juegan un papel fundamental a la hora de de- mismas.
terminar características tales como la motivación de Es desde esta concepción desde dónde aborda-
la persona, la satisfacción con la vida, el nivel de mos nuestro estudio. Entendemos que una residen-
participación o de abandono, la relación entre los cia de personas mayores es una organización en la
estamentos jerárquicos del centro y, en definitiva, el que su éxito se verá afectado por la naturaleza y la
éxito de las organizaciones mismas. calidad de las relaciones personales que en él tie-
El reto que plantea el crecimiento del servicio nen lugar, al tiempo que esa naturaleza y calidad de
de residencias para mayores consiste fundamental- las relaciones están directamente influidas por los
mente en el nivel de calidad que puedan ofrecer en conflictos interpersonales y los modos o maneras de
cuanto alojamiento institucional colectivo. Es por gestionarlos.
ello de interés, desde el punto de vista de la política Respecto al análisis de los conflictos que se
social, el examinar aquellos factores que influyen o producen en las residencias de personas mayores,
determinan el impacto que dichas residencias van a hemos de tener en cuenta las aportaciones de Ar-
producir, tanto sobre los residentes y su calidad de madans, experta en el tema que nos ocupa. Como
vida, como sobre las expectativas de sus familiares resultado de un proyecto de investigación en me-

18 Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores

diación realizado en residencias de personas mayo- ción de conflicto puesto que analizar las consecuen-
res de Cataluña y del País Vasco, la autora concluye cias del mismo puede resultar tan genérico e inde-
que se pueden condensar en tres grupos (conflictos de terminado que nos arriesgamos a estar reflexionando
relaciones personales, conflictos de recursos y conflic- sobre cuestiones completamente diferentes. Pondy
tos estructurales). Los conflictos de valores, intereses, (Pondy, 1967, citado en Fernández-Ríos, 1999:29),
adaptación y poder, se han considerado por separado realiza una clasificación de las definiciones de con-
pero cada uno de ellos atraviesa los tres grandes grupos flicto resaltando cuatro variables que delimitarían
primeros y se proyecta en ellos, como cuatro pequeños el concepto utilizado, esto es, las condiciones pre-
caminos que van a confluir en tres caminos principales vias que generan el conflicto, los estados afectivos
(Armadans, 2008: 88). o emocionales de las partes, las percepciones y los
En este sentido hemos de destacar que reconoci- aspectos comportamentales de la relación.
dos autores señalan la importancia de introducir la Para realizar el análisis de las relaciones inter-
mediación como proceso de gestión y resolución de personales y los conflictos de las personas mayores
conflictos en situaciones de dependencia y, en con- institucionalizadas, estimamos que es necesario des-
creto, con personas mayores. Pilar Munuera afirma tacar la complementariedad de estas variables. Con
que son necesarias las intervenciones que ayuden a re- ello, partimos de que una definición operativa del
solver los conflictos que se le plantean a las personas conflicto, en nuestro caso, debe contemplar desde
que viven inmersas en situaciones de dependencia (Mu- las condiciones que lo generan, es decir, el contex-
nuera, 2006: 3). Armadans incide en la necesidad to y el clima de convivencia de las residencias de
de implementar programas de mediación destinados personas mayores; las emociones de las partes y las
y orientados a gestionar una resolución alternati- percepciones individuales y colectivas sobre el con-
va de los conflictos tanto en centros de tiempo libre flicto, es decir, la adaptación a la vida residencial y
de mayores como en centros residenciales. Según la los sentimientos de pertenencia y apoyo social y,
autora, estos servicios promoverán la calidad de vida y como no, íntimamente relacionado con lo anterior,
un envejecimiento óptimo”. Asimismo, confirma que la dinámica de las relacionales interpersonales.
los conflictos que tienen las personas mayores activas Sintonizamos, por tanto, con el concepto que
en su vida cotidiana tienen que ver especialmente con el nos aporta la teoría de conflictos (Entelman, 2002:
área de relaciones sociales, la comunicación y el apoyo 75). El autor define el conflicto como una especie
social que reciben de otros (Armadans, 2007: 10-11; del género relación social, es decir, como una secuencia
2008: 115). de conductas recíprocas, cuya diferencia con ese géne-
Desde nuestra perspectiva, el contexto residen- ro reside en la incompatibilidad de los objetivos de los
cial es especialmente relevante para la mediación actores que las realizan. Tal sucesión de conductas es,
por ser un espacio privilegiado de estudio ya que, obviamente, un proceso dinámico.
en consonancia con las conclusiones del estudio Re- Asimismo, coincidimos con Herrman en señalar
sidencias de Ancianos: análisis sociológico (Barenys, que el conflicto está afectado por diferentes variables
1991: 141-154), la naturaleza y la calidad de las rela- (2006:19-59): contexto, personales y del problema.
ciones interpersonales que en ellos se originan están El contexto residencial tiene mucha importancia en
mediatizadas por una variable de “relación impuesta el desarrollo y en el abordaje de los posibles con-
o forzosa”. Es decir, las personas mayores institu- flictos. Nos referimos tanto a la organización (resi-
cionalizadas “no eligen” a sus compañeros. Viven, dencias de personas mayores) como al medio en el
conviven, cohabitan y se relacionan con personas, que está inserta (comunidad). La apertura de cana-
a priori, totalmente desconocidas con las que se ve- les adecuados de información y de comunicación,
rán “obligados” a compartir costumbres, valores, la permeabilidad y accesibilidad a la toma de deci-
emociones, motivaciones, actividades, espacios, re- siones, por medio de cauces efectivos, la existencia
cursos, alojamiento; en definitiva…sus “modos de de unas normas consensuadas de funcionamiento,
vida”, su vida o el final de su vida. de unas actividades y programas compartidos y, en
definitiva, una mayor participación en el funciona-
Concepto de conflicto miento diario de la residencia tendrán un efecto po-
sitivo en la ausencia de conflictividad.
En cuanto a las definiciones del conflicto utiliza- Las variables personales hacen referencia a las
das en las ciencias sociales, Fernández-Ríos (1999: características de las personas mayores. Hay diferen-
26) apunta que es necesario trabajar con una defini- cias en el tipo de conflictos y en la forma en que

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236 19


Mª-Carmen Carbonell-Cutillas • Mª-Paz García-Longoria

se abordan, en función de la edad y el sexo, pero substanciales (económicos, recursos), de procedi-


sobre todo guarda relación con las motivaciones, las miento o psicológicos. A continuación señala los
creencias y de sus expectativas. Asimismo, es nece- conflictos estructurales, causados por estructuras
sario analizar la capacidad de las personas mayores opresivas de relaciones humanas, como la escasez
institucionalizadas para analizar gestionar los pro- de recursos físicos o autoridad, condicionamientos
blemas de convivencia, sus habilidades de comuni- geográficos, temporales, estructuras organizativas,
cación y de relación y, entre otros, la existencia de que promueven, con frecuencia, conductas conflic-
prejuicios y estereotipos. tivas. Los conflictos de valores son otro de los ti-
Las variables relativas al problema hacen referen- pos enumerados que están causados por sistemas de
cia al tipo de conflicto: de relación, de intereses, de creencias incompatibles, o percibidos como incom-
valores y creencias, pero su intensidad guarda rela- patibles, puesto que las personas pueden vivir juntas
ción también con la forma en que se presenta y con en armonía con sistemas de valores muy diferentes,
las emociones que están presentes, consciente o in- las disputas de valores surgen cuando unos inten-
conscientemente. tan imponer, por la fuerza, un conjunto de valores
La finalidad de nuestro trabajo es utilizar el con- a otros.
flicto como mecanismo transformador de situacio- La segunda tipología de conflictos a la que nos
nes conflictivas en situaciones de aprendizaje y de referimos es la de Redorta (2004) que describe quin-
intercambio en las que todos ganen. Ello permitirá a ce tipos de conflictos: de recursos escasos, de poder,
las personas mayores comprender y gestionar posi- de autoestima, de valores, estructurales, de identi-
tivamente las situaciones conflictivas derivadas de la dad, normativos, de expectativas, de inadaptación,
convivencia residencial haciendo uso de la coopera- de información, de intereses, atributivos, de relacio-
ción, del reconocimiento mutuo y de las habilidades nes personales, de inhibición y de legitimación.
de comunicación. En definitiva, utilizando los prin-
cipios y objetivos de la mediación. Material y Métodos

Tipología de los conflictos Con la presente investigación se pretendió,


fundamentalmente, realizar la delimitación de la
Consideramos oportuno clarificar las tipologías conflictividad en el ámbito de las relaciones inter-
que utilizamos en nuestro estudio para el análisis y personales de las personas mayores que viven en
la categorización de los conflictos en las residencias residencias. Igualmente se pretendió conocer las
de personas mayores. La tipología de conflictos está formas habituales de resolución de conflictos en
profusamente desarrollada. A efectos del presente estas instituciones. Se determinaron, por tanto, los
trabajo, utilizaremos las de dos destacados autores siguientes objetivos de investigación:
de la mediación. Por una parte, la que realiza Moore
1. Conocer las relaciones interpersonales que
(1995: 63), que alude a los problemas de relación,
existen entre los mayores institucionalizados
las discrepancias acerca de los datos (información),
que no presentan deterioro cognitivo.
los intereses incompatibles, las barreras estructura-
les y las diferencias de valores. Define el autor cin- 2. Analizar los conflictos interpersonales que
co tipos diferentes de conflicto. En primer lugar los son ocasionados por la convivencia residencial
conflictos de relación. Se deben a fuertes emociones de las personas mayores cognitivamente váli-
negativas, percepciones falsas o estereotipos, a es- das y las implicaciones en el funcionamiento
casa o falsa comunicación, o a conductas negativas diario del Centro.
repetitivas. Ello puede conducir a conflictos irreales 3. Delimitar las orientaciones individuales e
y a una espiral de escalada progresiva del conflicto institucionales que presentan los profesiona-
destructivo. En segundo lugar los conflictos de in- les/técnicos para la resolución de conflictos,
formación. Se trataría de una falta de información intentando conocer las predisposiciones hacia
para decidir correctamente o informaciones insufi- determinados estilos para gestionar los conflic-
cientes o incorrectas. En tercera posición enumera tos.
los conflictos de intereses. Resultan cuando una o
más partes creen que para satisfacer sus necesida- El estudio se concibió con un muestreo no pro-
des, deben ser sacrificadas las de un oponente. Los babilístico, es decir, respondió a criterios estructu-
conflictos de intereses ocurren acerca de cuestiones rales y de oportunidad, obedeciendo a criterios de

20 Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores

disponibilidad, accesibilidad y voluntariedad. La 50-100 personas válidas. Está ubicada en el entor-


muestra obedeció a relaciones previamente estable- no rural de la ciudad de Murcia. La tercera es una
cidas, puesto que buscábamos tener representados residencia privada-concertada con capacidad para
en nuestro estudio a determinados técnicos o pro- 100-150 entre personas válidas y asistidas, ubicada
fesionales de los distintos centros residenciales de en Cartagena. La cuarta es una residencia privada-
la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, concertada con capacidad para más de 150 personas
así como distintos tipos de usuarios de los centros. válidas y asistidas, ubicada en una zona costera Mur-
Se seleccionaron un número de residencias de la cia. La quinta es una residencia privada-concertada
Región de Murcia que resultase representativo y por con capacidad para 100-150 personas válidas y asis-
ello estimamos oportuno que la muestra estuviese tidas, ubicada en el casco urbano de una población
constituida por siete residencias de la Región de de la Región de Murcia. La sexta es una residencia
Murcia, por considerar que es una representación privada con capacidad para menos de 50 personas
razonablemente ajustada. Según el directorio dispo- válidas, próxima a una zona costera de la Región de
nible en la página Web de la Comunidad Autónoma Murcia. Y, por último, la séptima es una residencia
(www.carm.es), el número de centros era de 40 en- privada con capacidad para 50-100 personas válidas
tre propios y concertados y que según el Informe y asistidas, ubicada en una zona residencial en el en-
2008 (IMSERSO, 2008), con datos para Murcia de torno periurbano de la Región de Murcia.
2007, es de cincuenta. En total los profesionales seleccionados repre-
El estudio incluyó dos fases, en la primera se en- sentaban a un total de 850 residentes.
trevistó individualmente al grupo de profesionales/ En la segunda fase, los dos grupos de discusión
técnicos de centros residenciales. En la segunda fase estuvieron compuestos por nueve personas cada
se realizaron los grupos de discusión. uno, seis mujeres y tres hombres, de 70 a 85 años.
En la primera fase, la selección de personas ex- Las variables estudiadas en dichas fases fueron:
pertas a entrevistar fue de veinticuatro. En su elec-
1. Relaciones interpersonales que mantienen las
ción se controlaron criterios tales como:
personas mayores en los centros residenciales
1. Experiencia en intervención con personas
2. Tipo de conflictos o problemas suelen pro-
mayores institucionalizadas en residencias
ducirse entre los mayores que conviven en la
2. Representación de los distintos colectivos residencia
de profesionales/técnicos. Es decir, inclusión
3. Efectos del conflicto en la convivencia de los
de los psicólogos, los trabajadores sociales, los
centros.
auxiliares y los directores de residencias.
4. Forma en que los profesionales/técnicos
3. Representación de los tres tipos de residen-
abordan los conflictos
cias: públicas, privadas y privadas-concertadas
Con este diseño se quiso reflejar la diversidad de
4. Representación de los distintos tamaños de
situaciones en que se hallan las personas mayores
residencia: hasta cincuenta plazas; de cincuen-
que viven en los centros residenciales atendiendo a
ta a cien; de cien a ciento cincuenta y más de
las diversas tipologías, a la pluralidad de profesiona-
ciento cincuenta
les que actúan en dichos contextos y a la variedad de
5. Representación de los distintos tipos de pla- personas que en ellos viven y conviven.
zas residenciales: válidos, asistidos y psicoge-
riátricas. Resultados
6. Representación de distintos tipos de hábitat:
rural, urbano y periurbano Para abordar los resultados obtenidos en nuestro
estudio de una forma organizada y que resulte eficaz
Con estos criterios se seleccionaron las siguien- para el lector, se presentarán estructurados según las
tes residencias: La primera es una residencia pública variables de análisis descritas con anterioridad, es
con capacidad para más de 150 personas entre váli- decir, relaciones interpersonales de los residentes,
dos, asistidos y plazas psicogeriátricas. Está ubicada tipología de conflictos interpersonales, efectos del
en una pedanía de Murcia, a ocho kilómetros del conflicto en la convivencia de los centros y forma en
centro de la ciudad. La segunda es una residencia que los profesionales/técnicos abordan los conflic-
privada, católica y no concertada con capacidad para tos de los mayores.

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236 21


Mª-Carmen Carbonell-Cutillas • Mª-Paz García-Longoria

Relaciones Interpersonales nes se limitan a compartir espacios, no sin ciertos


problemas y, a su vez, forman grupos por afinidad
Como ya expuso Barenys (1991: 151)…para es- bien de carácter, bien de aficiones.
tablecer relaciones, los individuos deben sentirse moti- …aunque muchos y muchas no coinciden hay
vados; deben comunicar, no simplemente cambiar pala- que hacer lo posible por pasar… ¡Cada uno va
bras y frases circunstanciales. a su aire! Cada uno habla y tiene unas maneras
distintas. (Grupo de discusión de personas ma-
Relaciones interpersonales escasas yores).
En este sentido los resultados que hemos obte-
nido confirman las conclusiones de la citada auto- Relaciones interpersonales en función del sexo
ra respecto a su estudio “Residencias de Ancianos.
Análisis Sociológico”. Las relaciones interpersonales Otra característica que hemos de destacar y que
que mantienen las personas mayores en el ámbito se deriva del análisis de contenido de las entrevistas
residencial son escasas y limitadas, atendiendo a y de los grupos de discusión, es que la formación de
criterios circunstanciales y, como ya se expuso con grupos en las residencias es en función del sexo. Es
anterioridad, nos conducen a ultimar que este tipo decir, es difícil que se relacionen hombres y mujeres,
concreto de relaciones interpersonales son fruto de tal vez podríamos deducir que los mayores reprodu-
una convivencia “forzosa”, es decir, los individuos cen la educación y las costumbres tradicionales de
no presentan, en principio, características afines de su infancia y juventud. Los profesionales intentan
personalidad, preferencias, modos de vida, costum- fomentar las relaciones interpersonales entre hom-
bres o gustos que incentiven y fomenten las rela- bres y mujeres mediante talleres y actividades pero
ciones interpersonales como modo de integrarse de no consiguen que esas relaciones tengan un carácter
manera satisfactoria y efectiva en un grupo humano más permanente de amistad y de relación.
de amistad. Resulta de gran dificultad que las perso- Asimismo, en cuanto a la interacción y relaciones
nas mayores establezcan vínculos estables de amis- que se llevan a cabo según los espacios comunes,
tad. Según los resultados obtenidos, los profesiona- podemos resaltar que los hombres suelen utilizar
les estiman que la causa es la falta de interés en la los espacios exteriores de los Centros Residenciales
vida cotidiana de la residencia, es decir, las personas para entablar amistad y las mujeres los espacios in-
mayores no asumen su situación y la rechazan. teriores, pudiendo ser un indicio representativo de
los roles tradicionales atribuidos a los dos sexos re-
Son muy limitadas, en general siempre tenemos lacionándose con la esfera laboral y pública de los
la sensación de que no se conocen mucho entre hombres y la esfera doméstica y privada en la que
ellos. (Director. Residencia privada-concertada. las mujeres del siglo pasado han tenido que desen-
Cartagena) volverse vitalmente.
…es como una negación de la situación (…) Hay grupos diferenciados de hombres y de muje-
piensan que no les merece la pena relacionarse res… Las mujeres con las mujeres y los hombres
con nadie. (Directora y Trabajadora Social. Re- en la terraza con la partida y las mujeres en el
sidencia privada-concertada.). salón con la tele y pocos grupos de mujeres hay en
Nuestra investigación, por tanto, pone de ma- la terraza, ¡es una cosa bárbara!…, es el hombre
nifiesto que las relaciones que se establecen entre al bar y la mujer al salón.. (Trabajadora Social.
los miembros de los grupos, que ellos mismos crean Residencia privada-concertada).
por afinidad, son limitadas, no sólo por el número Los hombres ahí fuera y las mujeres dentro del sa-
elevado de demencias sino por la falta de interés o lón”. (Director. Residencia privada-concertada).
la escasa motivación para cultivar una relación de
amistad. Algunos profesionales valoran que la causa
es, además de la falta de motivación y de interés, la Dificultades de integración para los recién llegados
negación de la situación, es decir, que muchos de Por otra parte, como señalaba Barenys, al foras-
ellos “vienen a morir”. tero que llega a la residencia le es imposible entrar
Esta escasez de relaciones interpersonales se pone inmediatamente en el mundo de las relaciones inte-
de manifiesto, igualmente, a lo largo del discurso de rindividuales de los ancianos (op.cit. pag.151). En
las personas mayores. Manifiestan que sus relacio- consonancia con esta afirmación, coincidimos en

22 Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores

expresar que la integración de nuevos miembros en que surgen conflictos de relación es notable. Una de
los grupos ya creados comporta cierta dificultad. Los las causas que todos los entrevistados manifiestan es
mayores no favorecen la entrada de otros individuos por la falta de comunicación interpersonal. Esta fal-
en sus grupos. ta de comunicación entre los residentes para afron-
tar las situaciones de la vida diaria provocan esas
…eso no hay forma de alterarlos, incluso los
fricciones o roces constantes por motivos, aparen-
hombres son más abiertos a la hora de relacionar-
temente, sin importancia que pueden entrañar otras
se con otros o de acoger a alguien nuevo. Mira,
motivaciones como por ejemplo, envidias, celos, de-
las mujeres son más cerradas, no quieren lo nue-
seo de notoriedad y, en general, problemas generali-
vo. (Director. Residencia privada-concertada.
zados de convivencia derivados, como ya indicamos
Cartagena)
en párrafos anteriores, de la incompatibilidad de
personalidades y del carácter forzoso y continuo de
Tipología de los conflictos la relación. Los profesionales afirman que algunos
residentes mantienen una guerra continua, es decir,
Respecto a nuestro objetivo de analizar la tipo-
peleas, gritos, y en ocasiones hasta empujones en el
logía de conflictos interpersonales que son ocasio-
ascensor, en los pasillos, en el comedor, en la sala de
nados por la convivencia residencial de las personas
la televisión etc.
mayores y las implicaciones en el funcionamiento
diario del centro, hemos encontrado que, en su ma- … se dedican a criticar todo lo que hacemos…
yoría, no se trata de grandes conflictos sino de pe- por lo general, tienen mucha envidia.” (Grupo
queños altercados y disputas diarias y continuas. de discusión de personas mayores. Residencia
Al analizar las entrevistas de los profesionales y privada-concertada.).
la del grupo de mayores encontramos que, por lo
… hasta que me planté y yo le dije ¡Lo que tengas
general, los problemas y los conflictos que surgen
que decirme, dímelo a la cara, para que yo te oiga
en las residencias, salvo algunas excepciones, no son
y te pueda contestar! (Grupo de discusión de
graves. Todos coinciden en manifestar que suelen
personas mayores. Residencia privada-concer-
ser tonterías o nimiedades, aunque, como posterior-
tada. Los Alcázares).
mente veremos, esas pequeñeces afectan y alteran la
convivencia cotidiana.
Conflictos por el uso de recursos.
Por tonterías, yo creo que son por tonterías, “se
les mete una cosa en la cabeza”, no se llevan bien En una gran proporción se trata de conflictos de
y se discute por algunas cosas que no les parecen recursos, Redorta (2004). En este caso los conflic-
bien de la convivencia. (Grupo de discusión de tos son motivados por el reparto de un bien que las
personas mayores. Residencia privada-concer- partes perciben como no suficiente para satisfacer
tada.) las necesidades que se encuentran en disputa. Se
trata de conflictos en los que se compite por algo
Por otra parte, y, atendiendo a las tipologías de
que se considera necesario por ambas partes pero
conflictos expuestas, los principales resultados ob-
que no puede ser satisfecho. Pueden ser debidos,
tenidos fueron los siguientes:
como señala el autor citando a Davelco (1996) bien
por decrecimiento de la cantidad y calidad de los
Conflictos de relaciones personales.
recursos, bien por el incremento de la población, o
Respecto a los conflictos de relación y de rela- bien de forma estructural por la desigualdad en el
ciones personales sistematizados, entre otros, por acceso a los recursos. No se trata aquí, exclusiva-
autores como Moore (1994) y Redorta (2004) que mente, de acceso a recursos materiales, sino también
existen entre los mayores institucionalizados, pode- de necesidades psicológicas que tienen que ver con
mos concluir, como ya indicase, hace dos décadas necesidades afectivas o de atención. En el caso de
la referida autora Barenys, el individualismo y la de- las residencias para mayores puede tratarse de la lu-
bilidad de las vinculaciones personales constituyen un cha por obtener una habitación considerada idónea
terreno abonado para que surjan conflictos de relación o tal vez por utilizar siempre de forma preferente
en las residencias de ancianos (Barenys, 1991:153). ciertas instalaciones o el mobiliario y equipamiento
Efectivamente, hemos constatado que en las re- del centro, o por ser atendido por el personal de una
sidencias de personas mayores la frecuencia con la forma especial, distinta a otros.

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236 23


Mª-Carmen Carbonell-Cutillas • Mª-Paz García-Longoria

En principio, las disputas son por el uso de los El problema siempre es en la habitación. Con la
espacios comunes, es decir, la utilización del espa- habitación, con los compañeros de habitación
cio adquiere un significado importante en el mundo siempre, es el problema que siempre surge, ¡es que
relacional del mayor, hasta el punto de llegar a uti- si uno tiene el mando, que si no me lo deja! ¡Que
lizar algún tipo de agresión física o verbal para de- si se levanta y enciende la luz me molesta¡ sobre
mostrar su propiedad. Los profesionales coinciden todo son esos problemas. (Trabajadora Social.
en afirmar que la percepción de los mayores sobre Residencia privada-concertada).
los espacios comunes es peculiar y que, difícilmente
pueden hacerlos entender que el uso y la utilización
Conflictos de valores
son comunes. Incluso afirman que llegan a delimitar
su territorio ocupando los sillones con sus pertenen- Otra categoría de conflicto que debemos siste-
cias para que nadie más pueda utilizarlos. matizar, como resultado de nuestra investigación, es
respecto a los conflictos de valores. Según Redorta,
Sobre todo en cuanto a compartir las instalacio-
(2004) y Moore (1994), la diferencia de valores en-
nes o los espacios, no se entiende el sentido de la
tre las personas no crea, necesariamente, conflictos,
propiedad que tienen. El salón es de todos y todos
pero pueden aparecer cuando estas diferencias se
tienen derecho a ocupar un sillón u otro, no, pues
perciben como insostenibles y tienden a polarizar a
no, ellos piensan que ese sillón es suyo y nadie
los grupos en torno a ellos.
lo puede ocupar. Es suyo. Si se tienen que levan-
Los profesionales manifestaron con rotundidad
tar a algo, al baño, lo ocupan con lo que pillan,
que la base de la mayor parte de los conflictos y de
con cachivaches, para que los otros no se sienten.
las escasas relaciones interpersonales que se dan en
Si alguien se sienta lo levantan rápidamente y lo
las residencias se encontraba en las grandes diferen-
echan del sillón a gritos y si me apuras a bastona-
cias que los mayores tenían en cuanto a costumbres,
zo o a golpe limpio. (Directora y TS. Residencia
valores o status social.
privada-concertada).
Dependen de muchos factores, de la formación
Otra de las manifestaciones de los conflictos de
cultural que tengan, de sus valores, de los des-
recursos radica en la convivencia en el ámbito mas
engaños que han llevado en la vida, a veces es la
privado, como el dormitorio. Las habitaciones son
situación esa de decir “vengo a morir, sin ilusión
un espacio reducido y según los profesionales es su
de ninguna clase” y resulta difícil motivarlos…
mundo íntimo y personal. Al tener que compartir-
en general hay apatía o falta de interés…. (Di-
lo con otra persona puede llegar a surgir un senti-
rector. Residencia privada).
miento de “invasión del espacio vital”. Ante ello, los
mayores reaccionan con problemas y discusiones
haciendo patente la incompatibilidad de caracteres Conflictos de poder
para permanecer mucho tiempo compartiendo, con
personas ajenas, sus pertenencias más preciadas. Asi- Los profesionales coinciden en que la génesis
mismo, nos han comentado que también existen más de los conflictos de poder se encuentra en la identi-
problemas entre las mujeres que entre los hombres. dad grupal. En este caso se trata de crear bases para
Hemos encontrado que, en algunos casos, como más establecer la jerarquía y la dominación social para
adelante veremos, el hecho de gozar del privilegio de satisfacer la necesidad de tener impacto, control o
no compartir dormitorio se convierte en una de las influencia sobre otra persona o grupo. El conflicto
formas con las que los profesionales “advierten” para puede afectar no solo a esas personas sino a toda
poder manejar algunos conflictos. Para las personas la red social en la que se apoyan por lo que el con-
mayores institucionalizadas el dormitorio se convier- flicto se convertirá, fácilmente, en una “lucha” entre
te en su casa, es su espacio vital privado donde tienen grupos de personas mayores residentes. Grupos que,
sus cosas y su santuario. Los profesionales aseguran como se deriva de nuestra investigación, son cerra-
que no pueden alcanzar la estabilidad y el equilibrio dos y no admiten interferencias de funcionamiento.
en los dormitorios compartidos, puesto que en algu- Asimismo, hemos de destacar que los grupos que
nos casos los cambios son constantes por la frecuen- las personas mayores crean por afinidad de gustos o
cia con la que surgen las peleas entre los que ocupan preferencias utilizan el espacio como signo de iden-
la misma habitación. tificación espacial, es decir, siempre se reúnen en el
mismo sitio, una esquina, una mesa determinada…
no permitiendo que otros residentes puedan utilizar,

24 Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores

para otra cuestión determinada, ese mismo lugar o paz (Director. Residencia privada-concertada.
espacio. Cartagena).
Son niños, hay grupos, lo mismo que en el colegio Mira con eso lo que pretenden es sentirse distin-
hay exclusivas, este grupo que no se junta con el tos, quieren protagonismo. Es el sentido de victi-
otro, pues en esto es igual, hay un grupo que es mismo. (Trabajadora Social. Residencia priva-
de la salita y ahí no dejan entrar a otras. Hay da-concertada).
otro grupo que son los del porche, y son ellos nada
más. Si a alguna se le ocurre entrar se forma “la
Los efectos de los conflictos en la convivencia co-
marimorena” (Director. Residencia privada).
tidiana

Según los profesionales/técnicos y los propios


Conflictos de intereses
mayores, los problemas, los conflictos o las disputas
Los conflictos de intereses Moore (1994), resul- entre los ancianos institucionalizados provocan ma-
tan cuando una o más partes creen que para satisfa- lestar, generándose, en multitud de ocasiones y cir-
cer sus necesidades, deben ser sacrificadas las de un cunstancias, unas relaciones tensas que entorpecen
oponente. Los conflictos de intereses ocurren acerca la convivencia normalizada en un clima distendido.
de cuestiones substanciales (económicos, recursos), Nos comentan que tienen una gran rigidez mental
de procedimiento o psicológicos. Esta categoría de que les impide razonar y asumir parte de la respon-
conflictos está estrechamente vinculada a los con- sabilidad, a pesar de que en ocasiones son ellos los
flictos de poder (Armadans, 2007) en los conflictos más perjudicados.
de intereses destacan dos aspectos: los diversos motivos Los escasos vínculos relacionales que las perso-
que se encuentran contrapuestos y las necesidades, de- nas mayores son capaces de establecer, así como, los
seos y aspiraciones incompatibles. Estas necesidades conflictos de convivencia cotidiana que acabamos de
y deseos, podemos avanzar que, en gran medida, exponer, impiden en algunos momentos el normal
consisten en obtener un reconocimiento personali- desarrollo de actividades y de talleres programados.
zado e individual y no pasar desapercibido siendo Si tienen algo en contra de alguna persona son ca-
uno más del conjunto de personas que allí reside. paces de no entrar a la sala de actividades y con ello
Es decir, las causas que los profesionales atribuyen prefieren quedarse solos y apartados del resto.
a estos conflictos son por la necesidad de las per- Por lo tanto, los profesionales de las residencias
sonas mayores de reclamar atención personalizada coinciden en señalar que lo que es un día de acti-
que en muchas ocasiones les lleva a asumir el rol vidades normales y cotidianas se puede convertir,
de víctima. Las personas mayores institucionaliza- literalmente, en una “batalla campal”.
das necesitan sentir que no hay otra persona más
Afecta mucho a la paz y sobre todo a la convi-
importante que ellos y, además, quieren sentir que
vencia porque lo verbalizan, se dan empujones y
se preocupan y se desviven por sus necesidades e
bastonazos en la cabeza o donde pillan, entonces,
intereses personales.
por la cuenta que te trae, llevas mucho cuidado
Asimismo, el simple hecho de compartir mesa en
y tenemos que estar siempre atentos. Hay poca
el comedor, e incluso aunque no compartan mesa,
tranquilidad. (Director. Residencia privada-
compiten por ser los primeros en ser servidos o ser
concertada).
los primeros en entrar al comedor. Según los pro-
fesionales son como niños, que se fijan en todo lo En general, los profesionales han revelado que la
que hacen los demás comensales y a partir de ahí convivencia diaria se gestiona con paciencia y ha-
comienzan los problemas. Estas disputas suelen po- blando con ellos, puesto que es la única forma de
nerse de manifiesto con agresiones verbales, llegan- conjugar esas situaciones para que no afecten mu-
do, en ocasiones, a adoptar forma física (empujo- cho al resto de residentes, es decir, intentan “poner
nes, bastonazos…). paz”, ya que opinan que es necesario convivir y ha-
cerlo lo mejor posible.
Hacen unas colas para entrar al comedor que te
asustarías, tienes que abrir la puerta diez minu-
tos antes, se arremolinan en la puerta quejándose
y protestando. Se empujan hasta con los anda-
dores, se pelean, se gritan y no hay quien ponga

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236 25


Mª-Carmen Carbonell-Cutillas • Mª-Paz García-Longoria

Forma en que los profesionales abordan los con- cerrasen tanto a lo que ellos consideran que es así
flictos y que no se cierren la mente que no todo el mundo
es igual que ellos. (Trabajadora Social. Residen-
Las estrategias usadas por los profesionales/técni-
cia privada-concertada)
cos son informales, van desde la negociación, la me-
diación e, incluso, la imposición de reglas o normas.
Conclusiones y discusión
Uso de métodos formales de resolución de conflictos
En cuanto a la utilización de los métodos forma- Podemos concluir que los conflictos interper-
les de resolución de conflictos (Reglamento de Ré- sonales que se generan entre la población anciana
gimen Interno), todos expresan que, salvo escasas institucionalizada tienen su origen en las limitadas
excepciones, es decir, conflictos interpersonales gra- relaciones interpersonales que son capaces de man-
ves, no son útiles y que no suelen aplicarlos. tener. Nuestro trabajo pone de manifiesto que esa
falta de relaciones personales satisfactorias puede
No solemos sancionar a los residentes. Tenemos ser debida a una falta de interés y de motivación de
nuestro Reglamento de Régimen Interno. Tenemos ti- los mayores e incluso a la apatía y al egocentrismo,
pificadas las distintas faltas, leves, graves, muy gra- todo ello asociado a una necesidad de atención y a
ves pero… no nos sirve de nada. (Directora y Traba- una negación de la situación.
jadora Social. Residencia Privada-Concertada.) Asimismo, consideramos que hay una falta de
cultura de cooperación y de participación de esta
cohorte de edad, es decir, que la sociedad en la que
Uso de medidas informales de resolución de conflictos
se ha desenvuelto la mayor parte de su vida familiar,
Se trata de vías alternativas para la resolución de laboral o productiva les ha negado la oportunidad
los conflictos, pero basadas en la lógica, no en al- de desarrollar estos principios vitales que creemos
ternativas de tipo técnico. Hablar con la familia del necesarios para cultivar unas relaciones interperso-
residente, fomentar las relaciones interpersonales, nales de calidad. De tal forma que, a pesar de que
tratar de conciliar los intereses contrapuestos, etc. los cauces de participación en las residencias de
son las medidas más utilizadas por los profesionales. personas mayores están debidamente establecidos,
Ellos mismos afirman que no son definitivas pero en la realidad, son infrautilizados y necesitarían una
que poco a poco van solucionando esos obstáculos reformulación y una revisión profunda para minimi-
de convivencia y de relaciones diarias. zar las consecuencias negativas que puedan suponer,
También manifiestan que si hay algún tipo de pri- para los ancianos y para las familias, la experiencia
vilegio, es decir, habitación individual, les dicen que de vivir y convivir en una residencia.
esa situación va a acabar y les ponen un compañero A su vez, hemos justificado que los conflictos no
de habitación. A otros, que tienen permiso para salir se resuelven con los métodos formales establecidos
por la mañana y volver por la tarde, les dicen que es a tal efecto en los centros, es decir, con el Reglamen-
posible que al día siguiente este “la puerta cerrada”. to de Régimen Interno. Por el contrario, los conflic-
Es decir, funcionan con premios y castigos. tos que se abordan con tales mecanismos formales
De forma unánime, todos los profesionales/téc- son excepciones. Por lo tanto, hemos de señalar
nicos y los mayores coincidieron en la necesidad de que seria oportuno y viable implementar programas
fomentar las relaciones interpersonales de los an- de mediación para la resolución de conflictos con
cianos mediante un programa de sensibilización en la finalidad de mejorar la convivencia y dotar a los
mediación, que incluyese técnicas de comunicación mayores de nuevas herramientas a la hora de afron-
y habilidades sociales. Respecto a la viabilidad, con- tar sus relaciones y los conflictos derivados de ellas.
sideraron que era posible aunque no iba a ser una Los profesionales se ven forzados a utilizar técnicas,
tarea fácil, dada la escasa participación que ostenta para las cuales, la mayoría, no ha recibido una for-
este colectivo. A su vez, también nos han indicado mación específica que pueda favorecer y facilitar su
que con una estimulación adecuada es posible la labor. Esta necesidad de formación en mediación y
participación. resolución de conflictos que hemos detectado podría
Sería interesante. Que se hicieran charlas y de- mejorar de forma notable el clima de convivencia en
más y después entrenarlos en las habilidades so- las residencias de personas mayores pues dotaría a
ciales. Sería interesante la verdad para que no se los profesionales de un procedimiento sistematizado
de intervención en conflictos interpersonales y a los

26 Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236


Análisis de las relaciones interpersonales y los conflictos en los centros residenciales para mayores

mayores de unas habilidades de relación y comuni- Armadans, I. (2008). Proyecto de Investigación y De-
cación que facilitarían su adaptación al centro y me- sarrollo: “Medimayor”. Madrid: Ministerio de Tra-
joraría su convivencia cotidiana satisfactoriamente. bajo y Asuntos Sociales.
En este sentido coincidimos con las aportaciones de Barenys, M.P. (1991). Residencias de ancianos: Análi-
Barrera, Malagón y Sarasola (2007: 79) quienes ex- sis Sociológico. Barcelona: Fundació Caixa de Pen-
ponen, que toda situación inesperada y sobrevenida sions
tiende a provocar ansiedad en aquellos que la viven… Barrera, E., Malagón, J.L. y Sarasola J.L., (2007). “Me-
Esta ansiedad y tensión es lanzadera para los conflic- diación Intergeneracional y Personas Mayores”. Por-
tos y genera multitud de situaciones que pueden reque- tularia: Revista de Trabajo Social, 7 (1-2), 75-83
rir de la intervención del mediador. Igualmente, Már- Delgado, A. (2004). “Calidad de Vida de las Personas
mol, Méndez, Quesada, Rodríguez y Varas (2010: Mayores: El Internamiento”. Portularia: Revista de
176) apuntan que las personas mayores dependien- Trabajo Social, 4, 209-218
tes se ven afectadas también en su estado de ánimo; Entelman, R. F., (2002). Teoría de Conflictos: Hacia un
circunstancia que a su vez los conforma como un nuevo paradigma. Barcelona: Gedisa
colectivo muy susceptible de creación de conflic- Fernández-Ríos, M. (Coords). (1999). Aspectos posi-
tos en donde no los hay, por lo cual necesitan una tivos y negativos del conflicto. En J. F. Morales, F
herramienta como la mediación que les ayude a hacer y Yubero, S. (1999). El grupo y sus conflictos (pp.
grata su vida y sus relaciones sociales… Como ya ex- 25-46). Cuenca: Ediciones de la Universidad de
pusimos con anterioridad, este trabajo empírico se Castilla-La Mancha.
plantea desde una visión constructiva del conflicto Herrman, M.S. (Ed). (2006). Handbook of Mediation.
interpersonal y nuestro supuesto de partida, respec- Bridging Theory, Research, and Practice. Oxford:
to a los mayores, es que serán lo que la sociedad y Blackwell Publishing.
los responsables políticos, profesionales y técnicos, IMSERSO (2004). Libro Blanco de Atención a la De-
que trabajan junto a ellos, quieran que sean. Una so- pendencia. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asun-
ciedad no puede mantenerse al margen de las nece- tos Sociales
sidades de su población en general, pero en especial IMSERSO (2008). Las Personas Mayores en España,
de las necesidades de su población anciana. Estas Informe 2008. Madrid: Ministerio de Trabajo y
necesidades incluyen el fomento de las relaciones Asuntos Sociales.
interpersonales como vía principal para hacer de la Mármol, A.; Méndez, G.; Quesada, M.J.; Rodríguez,
vejez un momento agradable a la vez que activo y M. y Varas, R. (2010). Servicio de Mediación In-
productivo, en la medida en que ello sea posible. tergeneracional (MEDINT). En Sarasola, J.L.; Ma-
Como propuesta final de nuestro trabajo pode- lagón, J.L. y Barrera, E. (Coords). Mediación: Ela-
mos avanzar la siguiente hipótesis de trabajo para boración de Proyectos. Casos Prácticos. Madrid:
futuras investigaciones: La convivencia forzosa en- Tecnos, 175-204
tre personas mayores institucionalizadas en centros Montoro, J. (1999). Factores determinantes de la ca-
residenciales y las escasas e improductivas relacio- lidad del cuidado asistencial institucional a perso-
nes interpersonales que son capaces de establecer, nas mayores y/o con discapacidad. Papers. Revista
son una fuente de conflictos cotidianos que, salvo en de Sociología, 57, 89-112
casos excepcionales, no se afrontan ni resuelven con Moore, C. (1995). El proceso de mediación. Métodos
la aplicación del reglamento de régimen interno. prácticos para la resolución de conflictos. Buenos
Aires: Granica.
Referencias bibliográficas Munuera, P. (2006). Mediación en situaciones de de-
pendencia: Conceptos claves y marco jurídico rele-
Alzate, R. (1998). Análisis y resolución de Conflictos. vante. Acciones e investigaciones Sociales, Nº extra
Una perspectiva psicológica. Bilbao: Universidad 1: 262
del País Vasco. Redorta, J. (2004). Cómo analizar los conflictos. La
Armadans, I. (2007). Envejecimiento y calidad de tipología de conflictos como herramienta de media-
vida: análisis de los conflictos en personas mayores ción. Barcelona: Paidós Ibérica
“activas” y en la convivencia en centros de tiempo
libre. Revista Multidisciplinar de Gerontología, 17
(1), 7-12

Portularia Vol. XII, Nº 1, [17-27] issn 1578-0236 27