Вы находитесь на странице: 1из 8

Corporación Universitaria Minuto de Dios

Facultad de Ciencias Humanas y Sociales- Departamento de Filosofía


Estudios en Filosofía
Filosofía de la Guerra
Ensayo segundo corte
Profesor: Juan Francisco Manrique
23 de Octubre de 2014
Laura Marcela Vargas Hernández

EL ENTENDIMIENTO Y EL ÁNIMO COMO FUNDAMENTOS DEL


RECLUTAMIENTO DE SOLDADOS Y GENERALES PARA LA GUERRA

Documentales como la historia de las cosas, Obsolescencia programada comprar, tirar,


comprar y documental 9.70 son algunos referentes a la hora de investigar acerca de la verdad
del capitalismo. John thackara, Serge Latouche, Warner Philips y la periodista colombiana
Victoria Solano son personas que en la actualidad han realizado importantes reflexiones
acerca del tema de la obsolescencia programada y de la entrada del TLC como política
capitalista a Colombia , qué es, cómo se organiza, las vicisitudes que se presentan, entre
otros. Todos dado su contexto y pensamiento abordan la problemática desde perspectivas
diferentes, ofreciendo de este modo, diversas respuestas.

Un tema que resulta destacable, es el de la obsolescencia programada, En este ensayo, el


propósito será, realizar una comparación entre la concepción desde sus inicios y la
concepción actual. La intención con este objetivo es mostrar, que la perspectiva de actual es
más amplia, pues revela el impacto ambiental y el impacto a las finanzas personales, a nuestro
modo de ver, un aspecto importante…

Muchas veces los pensadores, que se detienen en el problema del capitalismo, se enfocan en
las desventajas mas notorias como la separación de clases sociales, concentración del poder
en manos del capitalista y la desentralizacion del poder. Sin embargo, pocos de ellos se
detienen en otras características que no atañen a la economia, pero que influyen en igual o
mas medida en los asuntos del capitalismo. Los documentales la Historia de las cosas y la
obsolescencia programada, trabaja estos detalles y los presenta como partes fundamentales
de una problemática actual, aquí ahondaremos en esos detalles.

1
Para iniciar, miraremos la definición de obsolescencia programada “hace referencia a la
determinación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo tal
que después de un periodo de tiempo calculado por el fabricante, este se torne obsoleto, inútil
o inservible”1. Termino que se remonta a 1932 cuando en medio de la gran depresión Bernard
London propuso que la obsolescencia programada fuera ley, esto con el fin de lucrarsen de
la sociedad. En el documental la historia de las cosas ahonda . Maquiavelo considera que los
soldados deben ser personas preferiblemente de la misma ciudad, pues el autor considera que
la guerra no debe ser utilizada como un medio de vida, sino que debe ser más un ejercicio
que mantenga un balance entre la voluntad y la obligación. Esta idea deviene, del poco
aprecio que muestra Maquiavelo hacia aquellos hombres que se dedican a la guerra, llamados
mercenarios, que cobran por esa labor. Para el autor, no es indicado utilizar mercenarios en
la guerra, pues muchas veces no se conforman con haber ganado el combate y tienden a
asediar los países que los contrataron, saqueando las ciudades y matando personas. Esto se
explica, porque son personas que no saben qué hacer en tiempos de paz, como su ejercicio
es la guerra, es necesario prolongar ésta el tiempo posible.
Maquiavelo, por lo anterior, considera que los soldados deben ser del mismo pueblo, y si esto
no es posible por el poco número de hombres, escoger personas que tengan otras labores por
las cuales, después de que acabe la guerra, deseen volver a sus tierras. Cuando una persona
tiene otro oficio, no considera la guerra como eje central, por tanto, en cuanto acaba lo que
hace es volver a su oficio habitual.

Podemos ver, que esta es la primera característica que plantea Maquiavelo, es decir, que los
soldados sean de la misma ciudad, si se puede, y que además, tengan otro oficio al cual
dedicarse, para evitar inconvenientes como los nombrados anteriormente con los
mercenarios. Seguido a este primer punto, Maquiavelo plantea que en la medida de lo
posible, sería preferible, escoger soldados que pertenecieran a climas templados, esto porque
se mantiene un equilibrio entre la valentía y la prudencia. Los de tierras frías tienden a ser
cobardes y los de tierras calientes tienden a ser temerarios e imprudentes. Sin embargo, en
dado caso, que el número de soldados sea poco, se tendrán que reclutar de todos los climas.

2
Así mismo, considera que para el reclutamiento de la infantería, es mejor reclutar
campesinos, pues estas personas están acostumbradas a condiciones de incomodidad, por
tanto, el dormir en el piso o someterse a condiciones incomodas, no lo afectará. Para la
caballería, recomienda a las personas de la ciudad, pues ellos pueden mantener a los caballos
y pueden ser más agiles con estos.

De igual modo, considera que es mejor reclutarlos entre las edades de 17 a 40 años, y que
estos deben ir siendo revocados. Esto es importante, pues Maquiavelo considera que si se
establece un tiempo mínimo, se evita el problema de que la guerra sea tomada como un oficio,
además de que las personas que están en el mando no se enceguecen, de tal forma, que se
consideren indispensables. Ligado a este punto, está el hecho de que los generales sean
anónimos, por tanto, no son punto ni de odios ni de amores, es decir, no se presentarían
situaciones en las cuales alguien no quiera trabajar con x persona porque le cae mal, o al
contrario, deje de hacer sus labores como acto de protesta cuando sacan al general que tenían
por el aprecio que le tenían.

En lo anterior, hemos podido evidenciar varios aspectos que destaca Maquiavelo para reclutar
personas, que resulten idóneas para emprender la guerra, ganarla y a pesar de ello, poder
seguir su camino y sus labores. No obstante, también podemos evidenciar que si bien, no se
profundiza en el tema de la corporalidad de los soldados, entendiendo, sin embargo, que estos
tienen que ser valientes, fuertes entre otras, tampoco profundiza en aspectos intelectuales o
si se puede decir, mentales.

Con Clausewitz encontramos otro análisis totalmente diferente, que si bien, se relaciona en
algunas partes con el discurso de Maquiavelo, se enfoca en características como las
intelectuales y las anímicas. Esto resulta interesante, pues entre los autores leídos para el
curso, Clausewitz proporciona un buen discurso con respectos a estas características,
centrando el perfil del soldado, no tanto en su parte física, sino en su parte espiritual.

En el capítulo tercero del libro de Clausewitz, denominado De la Guerra, el autor intenta


mostrar las virtudes que pertenecen al ‘genio bélico’. Clausewitz en muy enfático en la

3
importancia que le da al entendimiento, como parte fundamental de la guerra. Hay que
aclarar, que existen ejércitos de pueblos toscos y el ejército de personas instruidas; el autor
considera que es preferible aquel ejército de un pueblo instruido, pues en aquel, sus soldados
serán personas con un entendimiento claro y estable.

Clausewitz considera que es necesario enfocar virtudes como lo son el entendimiento, el


valor y el ánimo hacia un punto en el cual coexistan y no se contradigan, de esta forma
mantendrán una estabilidad que le permitirá tanto al soldado como al general emprender
acciones que los beneficien en la guerra.

Las cualidades del guerrero por tanto, son el valor, y en este punto, Clausewitz identifica dos
tipos de valor, primero el valor hacia el peligro personal, y segundo el valor entendido como
sentimiento, por ejemplo, el amor a la patria, la ambición, etc. Para el autor, debe existir una
combinación entre estas, lo que dará como resultado, el valor perfecto. Así mismo, el soldado
debe tener una fortaleza física, pero también debe tener un sano entendimiento.
Es importante el entendimiento y el ánimo porque con estas dos virtudes se puede controlar
aspectos que pueden resultar caóticos. Si bien, es innegable que el azar hace parte de la
guerra, en esto concuerdan todos los estudiosos del asunto, para Clausewitz, aquel que posea
un buen entendimiento, es capaz de convivir sanamente con el azar y la incertidumbre. Es
claro que no todo se puede controlar, pero si se puede anticipar ciertas cosas debido a la
experiencia y a la práctica.

Hay algo que es de suma importancia, y esto es el tema de la decisión. Todo aquel que haga
parte de la guerra, se las tiene que ver con enfrentar decisiones y asumirlas. Por tanto, aquel
que posee un entendimiento claro y estable, es capaz de tomar decisiones en momentos de
tensión, de forma rápida pero también correcta. Pues muchos pueden tomar decisiones
apresuradamente y eso no garantiza que sean las mejores, se trata muchas veces de suerte
cuando se acierta en este tipo de situaciones. El general, en mayor medida, debe ser un lector
de su entorno y combinar esta lectura con sus experiencias y saberes, con ello puede prever
cosas y aprovechar las circunstancias.

4
La acción y decisión, por tanto, implica responsabilidad. Y es el comandante quien más
responsabilidad tiene, pues de él depende el modo de proceder de sus soldados. Esto conlleva
a otro punto que atañe al comandante, y es que en el está ofrecer la iniciativa a los soldados
cuando los ánimos están bajos. El comandante tiene que saber incitar a sus soldados para que
sigan la lucha. Cuando van perdiendo, o cuando matan a muchos de sus hombres y los
compañeros tienen que ver los cuerpos ensangrentados, depende del comandante animarlos
y tranquilizarlos. Por tanto, el comandante no sólo convive con su ánimo, sino que tiene que
manejar el ánimo de quienes se acercan a comentar como se sienten. Esta situación implica
una estabilidad en el ánimo del líder, además del entendimiento claro y despejado de dudas.

El soldado se encuentra sometido a grandes situaciones de peligro, esfuerzo físico,


sumándole a esto el hecho de que tenga que luchar con el azar y la incertidumbre, lo cual le
exige un grado de fuerza en el ánimo y en el entendimiento. De igual forma Clausewitz
aborda el tema de la energía y la importancia en entender que la finalidad que está detrás de
toda guerra es la ansiedad de fama, todo aquel que emprende una acción bélica tiene como
fin alcanzar la fama. Aunque existen otros valores, el de la fama, es sin duda, aquel que
mueve más el ánimo de los soldados, y por el cual, se emprenden acciones donde se deja toda
la energía, con tal que alcance dimensiones gigantescas que puedan ser recordadas.

Así mismo, se encuentran la firmeza y la constancia, la primera referida a sucesos de corto


plazo, la segunda referida a situaciones que tienden a extenderse por más tiempo. Estas
últimas requieren un grado de fe.

La importancia del entendimiento, estriba, en que es necesario que el soldado tenga un grado
de dominio sobre sí mismo, es decir se pueda autocontener. En este punto, Clausewitz nos
proporciona cuatro perfiles de diferentes personas, y muestra cuáles son sus cualidades y
debilidades para la guerra. En primer lugar, están lo que él denomina flemáticos o indolentes.
En segundo lugar los sentimentales, en tercer lugar los que se inflaman con rapidez y por
ultimo aquellos que se contienen pero que alcanzan un grado de violencia al final. Dice
Clausewitz respecto a estos:

5
Si echamos un vistazo a la variedad de los seres humanos en relación al ánimo, encontramos
en primer lugar aquellos que poseen muy poca movilidad del mismo, y a los que llamamos
flemáticos o indolentes.
En segundo lugar a los muy agitados, pero cuyos sentimientos nunca superan cierta fuerza, y
a los que conocemos como hombres sentimentales, pero tranquilos.
En tercer lugar, a los muy excitables, cuyos sentimientos se inflaman con rapidez, sino poco
a poco, pero cuyos sentimientos alcanzan gran violencia y son mucho más duraderos. Estas
son las personas con pasiones enérgicas, profundas y ocultas. (Clausewitz, 2005, pp. 55)

De igual forma expresa que todos ellos tiene sus puntos débiles y fuertes para emprender la
guerra. Por ejemplo, los indolentes son personas difíciles de hacerles perder el equilibrio, sin
embargo no está relacionado con el ánimo, sino con su falta de fuerza. No obstante, pueden
ser beneficiosos en la guerra debido su estabilidad. Los segundos, mientras se encuentran
excitados por pequeñas cosas, muchas veces, se sofocan con aquellas que encierran un ámbito
más grande. “Las personas de este tipo muestran una viva actividad a la hora de ayudar a un
solo infeliz, pero la desgracia de todo un pueblo tan sólo los entristece, no los mueve a la
acción” (Clausewitz, 2005, pp. 56). Los terceros por tener fuertes impulsos pocas veces se
mantienen estables, pero, si se controla su ánimo, son buenos para poner en puestos bajos,
dado que estos puestos enfrentan situaciones que muchas veces duran poco tiempo. Los
cuartos, debido a su estabilidad son fáciles de manejar, y cuando llega su momento de
explotar, también resultan adecuados para ataques contundentes. No obstante, hay que dejar
claro que estas personas también pueden llegar a perder el control.

También es importante, que el comandante sepa manejar el suelo y el espacio en los cuales
se da la guerra, para ello no sólo tiene que saber entender el terreno en el que se mueve, sino
que le exige un ejercicio de imaginación, es decir, en la medida de sus experiencias, el general
es capaz de asimilar terrenos e imaginar cómo podrían ser o a qué condiciones tendrían que
enfrentarse. Es importante volver sobre la relevancia que tiene el entendimiento en
Clausewitz, una persona con buen entendimiento y un ánimo equilibrado puede garantizar
buenos resultados en la guerra. Por tanto, son estas virtudes claves primordiales para saber
escoger al soldado o general.

6
Clausewitz a mi modo de ver es importante, porque ofrece una reflexión más amplia en
cuanto a cómo deben ser los soldados y generales, por tanto no es una exposición centrada
en la corporalidad de la persona, sino que abarca aspectos como el entendimiento y el ánimo.
Estos resultan interesantes, pues la guerra también implica si se puede decir un ejercicio
racional que incluye decisiones metodológicas, así mismo, tiene que ver con sentimientos y
pasiones que se encuentran involucrados, por tanto resulta acertado el hecho de que se tenga
que saber manejar esas pasiones y relacionarlas de manera adecuada y armoniosa con el
entendimiento, el soldado eficiente, será aquel, que además de mantenerse fuerte, ser valiente
y prudente, también sepa convivir con sus pasiones y mantenga su entendimiento estable. Es
decir, aquel que logre un equilibrio entre ánimo y entendimiento.

Maquiavelo aunque genera reflexiones acertadas, a mi modo de ver, dejo de lado este aspecto
en el cual profundiza Clausewitz, por tanto, se podría decir que el perfil que ofrece para el
modo en cuál se debe reclutar a los soldados resulta incompleta, pues a pesar de que la
corporalidad es uno de los aspectos más importantes, la parte mental también influye sobre
el modo de proceder de las personas. De nada serviría tener un soldado fuerte, que no supiera
contenerse o un general astuto, que sin embargo ante una situación extrema se descontrolara
y no fuese capaz de tomar decisiones acertadas e inmediatas, porque son estas las que más
apremian en un asunto como la guerra. Por esto considero que la perspectiva de Clausewitz
en comparación con la de Maquiavelo es más indicada y más acertada para pensar el
problema de la guerra hoy en día, esto sin querer decir, que las reflexiones de Maquiavelo
tengan que ser desechadas o sean incorrectas, esta conclusión es acerca del tema especifico
del perfil de los soldados y generales. Con respecto a temas como la organización, no
podemos negar que los aportes de Maquiavelo interfieren en las reflexiones de hoy en día.
Por tanto, no se trata de dejar de lado a uno y alabar a otro, se trata más de relacionar a los
autores de modo tal que las perspectivas sobre la guerra se acrecienten y encierren más
aspectos para pensarla.

Bibliografía

7
 Clausewitz, C. (2005): De la Guerra. Trad. Carlos Fortea, Editorial: La Esfera de los
Libros, S.L., 2005.
 Maquiavelo, N. Del Arte de la Guerra.

Оценить