You are on page 1of 6

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE SANTO DOMINGO.

(UASD)

ASIGNATURA:
Hidrografía General de la Isla, y su Importancia Educativa.

AULA DE POSTGRADO:
N.º6
TEMA:
Informe de Lectura (1): El Agua en la Tierra.

FACILITADOR (A):
Dr. Ricardo González Marrero.

MAESTRANTE:
Lic. Angel Luis Pérez Herrera.

FECHA:
14 de julio del 2018,
Recinto S.F.M, República Dominicana.
El Agua en la Tierra y su Importancia para la Vida.
El agua es el componente natural más común en el planeta, es el solvente
universal, ya que sustancias tan diferentes como la sal, el azúcar, el alcohol y el
aire se disuelven fácilmente en ella; esto la hace un medio muy adecuado para
transportar los nutrientes en los seres vivos, por tal razón es la fuente de toda la
vida en la Tierra. El agua en estado líquido es sinónimo de vida y abundancia por
su gran importancia en la diversidad de cultivos vitales para la alimentación del
hombre.

Sobre el origen del agua en la Tierra existen numerosas hipótesis acerca de


cómo el agua se pudo haber acumulado en la superficie terrestre en el transcurso
de 4,6 millones de años en cantidad suficiente como para generar los océanos
que conocemos en la actualidad. Una de la más aceptada es el enfriamiento del
mundo, provocando la desgasificaron los componentes volátiles de una
atmósfera dotada de presión suficiente para la estabilización y retención del agua
en estado líquido.

A lo largo de millones de años el agua a dibujado los paisajes y escenarios de la


vida sobre la superficie de nuestro planeta., el agua existe en forma sólida (hielo),
gaseosa (vapor de agua) y liquida que podemos observar en océanos, ríos,
nubes, lluvia y otras formas de precipitación en frecuentes cambios de estado. A
pesar de todo hay lugares donde el agua es sumamente escasa, de forma que;
el agua condiciona la vida de todos los seres humanos que viven en zonas
desérticas. A partir de la dependencia del agua se han desarrollado diferentes
formas de vivir, diferentes sistemas económicos, una inmensa variedad cultural
y distintas formas de ver la realidad del mundo.

En el planeta tierra el 70% de su superficie está cubierta por agua y sólo 30% es
tierra firme. El 97% del agua de nuestro Planeta es agua salada y se encuentra
en mares y océanos. El agua dulce, de los casquetes polares, glaciares, ríos y
lagos, y la contenida en la atmósfera, representa solo el 3% del total. Del total de
agua dulce en el mundo, más del 68% está “atrapada” en forma de hielo. Otro
30% del agua dulce se encuentra en el suelo. Los ríos y lagos son la fuente de
la mayoría del agua dulce superficial que usan las personas, en definitiva, menos
del (1%) del agua es acta para el consumo humano. Los ríos constituyen una
inmensa red que recoge y distribuye el agua dulce es clave para la vida, su
conservación y explotación racional son esenciales para que el ser humano
pueda habitar nuestro planeta.

La distribución de esta agua dulce es muy desigual, las zonas áridas y semi-
áridas del globo que suponen el (40%) de la superficie terrestre recogen solo el
(2%) del agua de lluvia, este desequilibrio baja mas con el aumento de población
por lo que las predicciones hablan de que el acceso a aguas potables será en el
futuro focos de conflictos bélicos. La lluvia es el principio y el final del ciclo del
agua, un ciclo infinito que determina como es la vida en nuestro planeta.

La presencia de agua tanto en la tierra como en la atmosfera es la que configura


los diferentes ecosistemas. En función de la cantidad de lluvia podemos afirmar
que existen dos mundos; el húmedo y el seco, el mundo de las lluvias es el de
los bosques los cuales son las fábricas de oxigeno del planeta, en torno al agua
la naturaleza ha construido sus escenarios más asombrosos, la vida sobre la
tierra es de gran diversidad y con el tiempo la naturaleza se adapta y sobrevive.

El desierto es el resultado de la degradación y el deterioro de las zonas húmedas,


el clima provoca que un (30%) de la superficie terrestre pueda considerarse
desértica y donde el agua es sumamente escasa, pero este porcentaje crece
gracias a la acción directa del ser humano con la deforestación y la sobre
explotación agraria destruyen los ecosistemas hasta convertir la tierra fértil en
una árida extensión de arena.

Según estudios del Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente,
en el 2025 dos de cada tres personas viviremos en países con escases
moderada o severa de agua, puesto a que estamos alcanzado el límite de
extracción de agua dulce pero el consumo no deja de aumentar. Este hecho
unido a los efectos imparable del cambio climático esta provocando que las
zonas áridas sean cada vez más grandes y las personas que habitan estas zonas
vean su futuro amenazado.

La cantidad de hielo almacenada en los polos mantiene la salinidad y el nivel de


mar en los niveles que hace posible la vida tal como la conocemos hoy, pero la
actividad humana esta provocando un aumento en la temperatura global y puede
provocar la peor de las catástrofes naturales. Es necesario que el hombre
considere nuestro planeta como un ser vivo de cuya salud depende nuestra
supervivencia, debemos ser conscientes de que todo esta relacionado hasta el
punto de que la tala de los bosques tropicales puede ocasionar a medio plazo
desastres naturales en otras partes del globo terrestre.

La deforestación, la explotación agrícola, el efecto invernadero y los vertidos de


materiales tóxicos incontrolados han demostrado que la acción irresponsable del
hombre tiene un efecto catastrófico en el entorno que lo rodea. Por suerte aun
quedan rincones en el planeta a salvo de la acción devastadora del ser humano,
lugares donde el agua condiciona el modo de vida de sus habitantes. Las selvas
tropicales encierran una gran biodiversidad, en Sudamérica miles de especies
vegetales componen un ecosistema prodigioso. El hombre ha estudiado todos y
cada uno de los seres vivos que lo componen, pero mucho antes de que la
ciencia descubriera que las selvas son las farmacias del planeta sus habitantes
ya habían aprendido a beneficiarse de las asombrosas propiedades de muchas
especies vegetales.

La naturaleza ha creado un sinfín de escenarios diferentes en los que se


desarrolla la vida y en todos ellos el agua a sido la herramienta que, durante
millones de años a dado forma a las rocas, rediseñado las montañas y ha
dibujado las costas. El agua es un dios de dos caras, su cara amable y una feroz
con una capacidad destructora ilimitada, la fuerza de este elemento es
ingobernable y el ser humano lo sabe desde hace milenios. El agua es por tanto
vida y muerte, en todos los rincones del mundo encontramos diferentes formas
de interpretar la vida y en todas ellas el agua juega un papel decisivo. La
naturaleza es un elemento sagrado y el agua forma parte fundamental de ella,
todas las culturas han creado leyendas, ritos y liturgias en las que el agua es
protagonista, el hombre solicita a sus dioses la lluvia en tiempos de sequía y la
protección ante ciclones, torrentes o sunamis.

Pero incluso en el desierto la lluvia es capaz de despertar la vida, como ocurre


en el Gobi, que se transforma una alfombra de pasto y de flores. Es un regalo
que la naturaleza brinda unos pocos días al año y que permite que los pocos
seres humanos que aquí viven olviden por unos momentos que habitan unos se
los lugares mas inhóspitos de la tierra.
Las Mayores Cuencas Hidrográficas del Mundo.

Las cuencas de los grandes ríos son las zonas más habitadas del planeta, una
Cuenca Hidrográfica es toda área de influencia de un río con sus afluentes o todo
el territorio cuyas aguas fluyen hacia un mismo cuerpo de agua. Las cuencas
son necesarias para apoyar el hábitat de plantas y animales, y que proporcionan
agua potable para las personas y la vida silvestre. También ofrecen la
oportunidad para la recreación y el disfrute de la naturaleza.

En el Continente Americano se encuentra la cuenca del rio Amazonas, es la


mayor cuenca hidrográfica del mundo. A los 7.000km de cauce del río drena una
superficie total de 6’14 millones de km2 (más de la mitad de lo que ocupa el
continente europeo). Su cuenca se extiende por Brasil, Venezuela, Colombia,
Ecuador, Perú y Bolivia.

En África tenemos la Cuenca del río Congo, la mayor cuenca del continente
africano aloja el segundo mayor río de África, nacido en el lago Bangweulu.
Ubicada en el corazón del continente, la cuenca drena una superficie de 3’73
millones de km2, y se extiende por la Rep. Democrática del Congo, la Rep. Del
Congo, la Rep. Centroafricana, Zambia, Angola, Tanzania, Camerún y Gabón.

En Asia encontramos la Cuenca del Mar Caspio ubicado en Asia lo que puede
dar una idea de sus dimensiones), cerca de su límite con Europa, este mar
interior es el lago más grande del mundo. Su cuenca tiene una superficie de 3’63
millones de km2 repartidos entre Rusia, Kazakstán, Georgia, Azerbaiyán,
Armenia, Turquía, Irán, Uzbekistán y Turkmenistán.

En Europa la cuenca hidrográfica del rio volga, con una superficie de 1 350 000
km², es la 18ª mayor del mundo y riega un tercio de la Rusia europea, reuniendo
un gran mosaico de pueblos y, desde la II Guerra Mundial, una parte importante
de las actividades industriales de Rusia.

En Oceanía, la cuenca del Murray–Darling es una gran área geográfica en el


interior del sureste de Australia. Su nombre deriva de sus dos principales ríos, el
río Murray y el río Darling. La cuenca, que drena alrededor de un séptimo de la
masa de tierra australiana, es una de las áreas agrícolas más significativas en
Australia.
Las Cuencas Hidrográficas de República Dominicana.

En República Dominicana las cuencas hidrográficas son divididas en


subcuencas y microcuencas, dependiendo del orden de importancia del patrón
de drenaje de que se trate. Su extensión superficial se obtiene por la delimitación
de las divisorias de agua entre una y otra cuenca hasta cerrar toda el área. En
nuestro país existen 30 grandes cuencas, 17 cuencas costeras y 18 subcuencas
principales.

Según el orden de importancia que las mismas representan, las cuencas y


subcuencas identificadas como prioritarias son las formadas por los ríos Yaque
del Norte, Yaque del Sur, Yuna, Nizao, Camú, Ozama, Isabela, Las Cuevas,
Artibonito, Higuamo, Maguaca, Chacuey, Macasía, Guayubín, Nizaíto y Nigua,
que engloba una población superior a los 5 millones de habitantes, y posee un
total de 14 presas, (6 son hidroeléctricas) y 88 acueductos. Además, cabe
resaltar que en su territorio se encuentran 50 áreas protegidas que incluyen
parques nacionales, reservas científicas, áreas de nacional de recreo, cinturón
verde, refugios de vida silvestre, reservas forestales y reservas biológicas, entre
otros.

El hombre siempre necesitara agua para poder vivir, en el futuro crearemos


nuevos escenarios y nos adaptaremos a nuevas situaciones para conseguir
acceder a ella.