Вы находитесь на странице: 1из 233

1

ASIGNATURA
COMÚN

HUMANISMO INTEGRAL
E-Book
AUTOR:
MSC. Patricio Hinojosa Muñoz
guido.hinojosa@cu.ucsg.edu.ec
patriciohinojosa@hotmail.com

Versión: 001
Fecha: Julio del 2014
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

MISIÓN La ampliación del conocimiento o la razón, y la


profundización de la experiencia, mediante el Humanismo
Integral, en la Universidad.
2

El Humanismo Integral es reconocido en la Universidad


Católica de Santiago de Guayaquil, como un valor
VISIÓN
fundamental en el proceso de formación de las personas,
realizado en diálogo con las ciencias, las profesiones y la
vinculación con la sociedad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Contenido

Pág.

PARTE I ...............................................................................................................................7 3
INTRODUCCIÓN A LA ASIGNATURA ............................................................................. 7
Descripción de la Asignatura ................................................................................................ 12
Objetivos de la Asignatura .................................................................................................... 14
Destinatarios ......................................................................................................................... 16
Pre-Requisitos ....................................................................................................................... 16
Modalidad ............................................................................................................................. 16
Metodología para el estudio de la Asignatura ...................................................................... 17
Duración................................................................................................................................ 18
Inicio ..................................................................................................................................... 18
Evaluación y requisitos para la aprobación de la Asignatura ............................................... 18
Equipo Docente..................................................................................................................... 18
Bibliografía básica de la Asignatura ..................................................................................... 19
Bibliografía Complementaria de la Asignatura .................................................................... 19
PARTE II ............................................................................................................................20
UNIDAD 1: CORPOREIDAD Y SEXUALIDAD .............................................................. 20
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................ 20
TEMA 1: El cuerpo (Burgos, 2008) ....................................................................................... 21
1.1. La persona: alguien corporal.......................................................................................... 21
1.2. Otras visiones ................................................................................................................. 24
1.3. Dualismos ...................................................................................................................... 25
1.4. Monismos....................................................................................................................... 27
1.5. ¿Cómo es el cuerpo humano? ........................................................................................ 28
1.6. La actividad corporal y su relación con el yo ................................................................ 31
1.7. La dimensión antropológica del cuerpo:........................................................................ 33
1.8. La belleza (del hombre y de la mujer): .......................................................................... 34
1.9. El contacto corporal buscado. ........................................................................................ 35
TEMA 2: Mapa estructural de la persona humana (Reflexiones sobre la persona) ............... 38

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

2.1. Descripción-concepto de persona. (Burgos) .................................................................. 38


2.2. La estructura de la persona. (htt) ................................................................................... 39
2.3. El diagrama de la persona. ............................................................................................. 39
TEMA 3: La sexualidad ......................................................................................................... 41
3.1. Introducción a la sexualidad. ......................................................................................... 41
3.2. El hecho sexual y el problema que plantea. ................................................................... 42
3.3. Significados humanos fundamentales de la sexualidad. ................................................ 44
3.4. Reflexión espiritual sobre la sexualidad. ....................................................................... 46 4
ACTIVIDADES ..................................................................................................................... 48
RESUMEN ............................................................................................................................. 50
MAPA CONCEPTUAL ......................................................................................................... 51
BIBLIOGRAFIA .................................................................................................................... 53
UNIDAD 2: LA LIBERTAD Y EL SENTIDO DE LA VIDA ............................................ 54
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................. 54
TEMA 4: La libertad postmoderna (Llano) .......................................................................... 54
4.1 Libertad-de:.................................................................................................................... 55
4.2 Libertad-para:................................................................................................................. 56
4.3 Libertad de sí mismo: .................................................................................................... 57
TEMA 5: El miedo a la libertad. (Fromm) ............................................................................. 57
5.1. Significado de la libertad para el hombre moderno: ...................................................... 58
5.2. Libertad y espontaneidad: .............................................................................................. 59
TEMA 6: La leyenda del Gran Inquisidor (htt2) .................................................................... 64
TEMA 7: El hombre en busca de sentido. (Frankl V. ) ......................................................... 64
7.1 Internamiento en el campo. ............................................................................................ 67
7.2 La vida en el campo. ...................................................................................................... 68
7.3 Después de la liberación. ............................................................................................... 68
7.4 Conclusión ..................................................................................................................... 69
7.5 Conceptos básicos de Logoterapia. (Frankl V. ) ............................................................ 69
ACTIVIDADES ..................................................................................................................... 76
MAPA CONCEPTUAL ......................................................................................................... 79
BIBLIOGRAFIA .................................................................................................................... 81
UNIDAD 3: LA COMUNIDAD SOCIOPOLÍTICA ........................................................... 82
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................. 82
TEMA 8: El Individualismo Contemporáneo (La era del vacío) ........................................... 83

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

8.1 Narciso o la estrategia del vacío: ................................................................................... 83


8.2 La moda y el imperio de lo efímero:.............................................................................. 85
8.3 La seducción de las cosas: ............................................................................................. 86
8.4 La tiranía de la publicidad. ............................................................................................ 87
8.5 El crepúsculo del deber .................................................................................................. 87
8.6 La felicidad light. ........................................................................................................... 88
8.7 La moral individual. ....................................................................................................... 89
8.8 Conclusión: .................................................................................................................... 89 5
TEMA 9: El Colectivismo ...................................................................................................... 92
TEMA 10: El Personalismo ................................................................................................... 93
10.1. Noción de persona a lo largo de la historia: ............................................................. 95
10.2. Los nombres de la modernidad: conciencia, sujeto, yo ............................................ 97
10.3. Noción contemporánea de persona........................................................................... 97
10.4. ¿Qué significa ser persona? ...................................................................................... 99
10.5. Principales notas fenomenológicas: ....................................................................... 101
10.6. La dignidad de la persona....................................................................................... 103
10.7. La naturaleza humana............................................................................................. 104
ACTIVIDADES ................................................................................................................... 107
RESUMEN ........................................................................................................................... 110
MAPA CONCEPTUAL ....................................................................................................... 111
BIBLIOGRAFIA .................................................................................................................. 112
UNIDAD 4: UN NUEVO ROSTRO DEL AMOR ............................................................ 113
INTRODUCCIÓN ............................................................................................................... 113
TEMA 11: Definir el amor y el enamoramiento (El mito del amor romántico). ................. 113
11.1Definir el amor ............................................................................................................. 113
11.2Enamorarse .................................................................................................................. 117
11.3El mito del amor romántico ......................................................................................... 125
TEMA 12: Las fronteras del yo y la dependencia (La catexia)............................................ 128
12.1. La dependencia ....................................................................................................... 133
12.2. Catexia sin amor ..................................................................................................... 142
12.3. El “auto sacrificio” ................................................................................................ 148
12.4. El amor no es un sentimiento ................................................................................ 154
12.5. El trabajo de atender ............................................................................................... 158
13.1Los riesgos de la pérdida ............................................................................................. 172

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

13.2Los riesgos de la independencia .................................................................................. 175


13.3Los riesgos de asumir compromisos ............................................................................ 181
13.4Los riesgos del enfrentamiento .................................................................................... 193
TEMA 14: Amor y disciplina............................................................................................... 199
14.1El amor es disciplinado ................................................................................................ 199
14.2El amor respeta la individualidad ................................................................................ 204
TEMA 15: La familia, luz de la sociedad. ........................................................................... 215
15.1La fundación de la familia: noviazgo y matrimonio. ................................................... 215 6
15.2La comunidad humana esencial ................................................................................... 220
15.3La formación del sujeto ............................................................................................... 221
15.4El lugar de la existencia ............................................................................................... 226
RESUMEN ........................................................................................................................... 232
MAPA CONCEPTUAL ....................................................................................................... 232
BIBLIOGRAFIA .................................................................................................................. 233

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

PARTE I
INTRODUCCIÓN A LA ASIGNATURA

El ¿Por qué? Y el ¿Para qué? Del Humanismo Integral

Presentamos el MATERIAL DE ESTUDIO de la cátedra de Humanismo Integral, en el


7
Sistema de Educación a Distancia (SED). Esta asignatura, pertenece a los primeros ciclos de

todas las Carreras de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, incluido el Sistema de

Educación a Distancia.

Desde su fundación la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil ha integrado

siempre la acción educativa en la tradición humanista que tiene su centro en la dignidad de la

persona y, por tanto, en el desarrollo integral de todos los que la forman, especialmente de los

estudiantes. Esto se refleja en diversos artículos del Estatuto, en los cuales se proclaman la

dignidad de la persona y el estudio del Humanismo, que tiene un puesto destacado entre las

diversas asignaturas que se imparten en la Universidad.

Esta preocupación la incorpora, por su parte, el modelo pedagógico que organiza y hace

operativo el proceso de enseñanza aprendizaje. Este modelo está formado por varios dominios

entre los cuales se distingue el Humanismo, para que la formación sea integral, lograda mediante

la articulación correcta y sinérgica de lo humano con lo científico y lo técnico profesional.

La persona y su dignidad son reconocidas y valoradas en su integralidad de unicidad,

interioridad, corporeidad y esencial dimensión comunitaria, interpersonal y social. Esa

integralidad la rescata en su racionalidad de la mera y reductora concepción animal. Es una

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

racionalidad que surge como expresión de varios principios integrados: la corporeidad en lo

físico, la mente en lo síquico, y el espíritu con su capacidad de inteligencia para conocer la

verdad, con la voluntad para buscarla y el amor como impulso vital y cooperación con los demás.

Esta integralidad se distribuye metodológicamente para el aprendizaje en la vertiente que

denominamos directamente más personal y en la vertiente social. Veamos brevemente algunos

puntos de cada una de estas vertientes. 8

En cuantos se refiere al aspecto personal, se desarrollará en la Unidad 1, la dimensión

sicofísica, que plantea la pregunta de si lo físico y síquico, mente o cerebro, alma y cuerpo, son lo

mismo o hay alguna diferencia entre ellos, si bien están articulados en una misma unidad. Esto

se encuentra en relación directa con la corporeidad y sexualidad, donde lo corpóreo participa de

la dignidad del yo personal. No se trata de que “tengo un cuerpo” como si fuera un objeto o

instrumento. Soy un cuerpo con toda su subjetividad o espiritualidad en una unidad. De igual

modo la sexualidad humana que abarca a toda la integralidad de la persona, varón o mujer, donde

los sexos son complementarios, no iguales en todo.

En la Unidad 2, se desarrollarán los temas de la libertad y el sentido de la vida.

Básicamente, la idea de que hay una libertad interior que conlleva la capacidad de querer, y una

libertad exterior o libertad de hacer. La gran pregunta es, ¿con qué valores o experiencias se

vincula la libertad? De esta integralidad y dignidad se desprende “el imperativo categórico de

afirmar a la persona por sí misma y nunca como un medio” (Guerra, 2012). Ella, como sostiene

Burgos, se distingue de las cosas por mostrarse como ente capaz de autodeterminación y, por

tanto, como fin. (Burgos, 2008).

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Sin embargo, esta integralidad y fin de sí misma está afectada por falencias graves que se

derivan de la forma que han tomado los procesos socioculturales en que está inserta, lo que

plantea la necesidad urgente de hacerlos reversibles en sus aspectos negativos, mediante la acción

misma de las personas, que al desarrollarse influyen a la vez en ellos. Estas falencias han puesto

de relieve el problema fundamental de nuestro tiempo: lo humano e inhumano en que se

desenvuelven hoy las personas humanas, también el deterioro ecológico y social. 9

En términos más concretos, se da una reducción de la integralidad de la persona y su

dignidad cuando lo sicofísico queda restringido a meros mecanismos materiales. De igual modo,

la corporeidad tan mermada hoy en su valoración por la instrumentalización que el marketing

hace de ella para otros fines de producción y consumo. En este sentido, una antigua canción de

Joaquín Sabina, que conserva su vigencia, retrata bien la sensibilidad de la época actual en su

trivialidad y deterioro de la cultura. Canta el autor: “Que voy hacer yo, si me gusta el “güisqui”

sin soda (así en el original), el sexo sin boda, las penas sin pan” (GSS).

En cuanto se refiere al sentido de la vida (Frankl, 2004), veremos que está muy afectado

hoy por el vacío existencial, como resalta V. Frank, surgido de la fuerte erosión de lo ontológico,

respecto al fundamento de la vida misma, de donde emergen los brotes de relativismo y

escepticismo que caracterizan la cultura contemporánea.

Por otra parte, en la Universidad se constata una falencia de la sociedad en su complejidad

que junto a positivos avances en términos de bienestar económico, ensanchamiento de la

educación y posibilidades de conocimiento, se ha dado un retroceso, en profundidad, con

respecto al humanismo integral. Este retroceso está calificado como el gran problema de lo

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

humano e inhumano de la sociedad en muchos aspectos o dimensiones que la forman. Se trata de

un problema estructural a nivel de la sociedad global que enmarca esta situación. Este deviene de

los subsistemas económicos, jurídicos y políticos que configuran la estructura o sistema social,

los cuales son necesarios para la organización funcional de la sociedad pero conllevan riesgos

para lo humano, al haberse constituido autorreferenciales a sí mismos, como sujetos, dejando más

bien en órbita a la persona y su dignidad. Este es el tema de la Unidad 3. 10

Finalmente en la Unidad 4 abordaremos el tema de la Comunidad Familiar, pero con un

nuevo rostro del amor, puesto que se pretende lograr que nuestros estudiantes reconozcan la

integralidad de la familia, como una comunidad de realización sexual, afectiva, reproductiva,

educativa y como la institución básica de la sociedad. Dado el caso de que en esta urdimbre

social tiene lugar el proceso de configuración de los individuos o personas como seres humanos,

a cuyos servicios se deben desarrollar las relaciones y sistemas sociales, en los que nunca la

persona debe quedar reducida a un mero servicio o instrumento de ellos.

El programa de Humanismo Integral tiene carácter interdisciplinar puesto que las

temáticas y problemas son analizados desde diferentes enfoques técnicos específicos y

especializados. Es por esta razón que hemos querido respetar las fuentes directas de donde

tomamos nuestro material de estudio y a lo largo del e-book, se irán haciendo referencias a dichas

fuentes, pero directamente desde la red, ya que el material está disponible en su totalidad en el

Internet, especialmente en el blog creado para esta finalidad (hiucsg.wordpress.com). Nosotros

citaremos las direcciones desde las cuales se puede acceder a los contenidos que se usarán.

Algunos son libros completos, pero también tenemos papers, artículos, etc. que los estudiantes

deberán descargar o estudiarlos directamente desde el lugar citado.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Las imágenes que ilustran todo este trabajo han sido sacadas del Internet. Todas se

encuentran hipervinculadas con la dirección de donde se las ha tomado, de tal manera que, en

muchos casos, también sirven como material complementario al tema que se está tratando, ya que

se ha procurado, en la medida de lo posible, tomar imágenes que estén relacionadas con el tema

en mención. 11

El programa se mueve metodológicamente en una dinámica teórico-práctica, donde las

situaciones de vida y los conceptos o categorías teóricas, se interrelacionan con miras a una re

significación y práctica de la realidad desde la perspectiva humanista, de modo que el estudiante

al avanzar en su propio desarrollo, haga a su vez reversibles, como se ha indicado, lo negativo de

los procesos socio-culturales, que son los que inciden en la distorsión y deterioro de la

integralidad y dignidad de la persona humana.

Con esta dinámica motivadora, para superar contradicciones que limitan el crecimiento

personal, el programa busca actuar como dispositivo de potencia, cognitiva, emocional y práctica

de los estudiantes que lo siguen, para que se sientan estimulados a la acción que los lleve a ser

más (como personas y comunidad), para servir mejor. En esta perspectiva podemos resaltar que

el Humanismo Integral deviene en una lógica de potenciación que libera las energías del

estudiante, haciéndose sujeto de su propio desarrollo, para ser más y tener la fuerza para serlo. El

programa puede constituirse también en una matriz humanista referencial que enmarca el

quehacer científico, técnico y pedagógico en cuanto a su repercusión en lo humano.

Como resumen de esta introducción, podemos hacer nuestra la aseveración de Paul Ricoeur:

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

“La persona como fuente de dignidad y derechos humanos es el


mejor candidato para sostener los combates jurídicos,
económicos y sociales desde el humanismo”. “Yo prefiero,
continua, decir persona, y no conciencia, sujeto o yo”. (Ricour).

Estas son algunas de las razones que justifican la formación de nuestros universitarios en

el Humanismo Integral y las razones por las cuales se le da una gran importancia a esta

asignatura, que esperamos sea del agrado de nuestros estudiantes y se constituya en un punto de
12
partida para su crecimiento personal y comunitario.

Descripción de la Asignatura

La Asignatura de Humanismo Integral intenta abarcar metodológicamente la totalidad de

la persona, para lo cual se consideran dos vertientes: la personal y la social. Es así que para la

primera se han asignado dos unidades, en las cuales se trabajarán los temas de la Corporeidad y

Sexualidad y La Libertad y Sentido de la vida. Mientras que para la segunda vertiente se han

asignado otras dos unidades: la Comunidad Sociopolítica y el Nuevo Rostro del Amor.

Como se menciona en la Introducción, en esta primera unidad se plantea la reflexión de si

lo físico y lo psíquico, mente o cerebro, alma o cuerpo son lo mismo o guardan algún tipo de

relación en la integración de la unidad. Esto se manifiesta de manera muy especial en el aspecto

de la sexualidad, donde lo corpóreo participa de la dignidad del yo personal. Somos cuerpo, con

todo el valor de la subjetividad y la espiritualidad de la unidad; de manera muy especial en la

sexualidad, que abarca toda la persona y que muestra la complementariedad (no uniformidad) de

los sexos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En la segunda unidad se trabajarán los temas de la Libertad y el Sentido de la vida, como

hechos humanos fundamentales, que muestran la trascendencia de la persona, tanto en sí mismo

como en su apertura a lo infinito y a la eternidad.

En la tercera unidad se construirán los escenarios del Individualismo y Colectivismo, en

contraste con el Personalismo, planteándose el gran problema de lo humano e inhumano y todas 13

las implicaciones que tiene esto en la vida actual; como es el hecho de que en muchos casos hay

que reconocer que en realidad no somos protagonistas en la construcción de nuestras vidas.

Finalmente en la cuarta unidad nos enfocaremos en el tema de la familia, como espacio

privilegiado en la construcción de la totalidad de la persona, pero también el lugar de destrucción

de la persona, cuando no existe la base y la estructura suficiente que le permita enfrentar la fuerte

corriente despersonalizante que nos rodea y que nos ataca por todos los medios, promoviendo las

“vidas adosadas”, como forma de relación.

Toda la asignatura gira en torno a la realidad que vivimos en nuestro mundo actual y se

pretende hacer desde aquí una lectura crítica y comprometida que se plasme en proyectos reales y

concretos, que en muchos casos podrían llegar a ser incluso terapéuticos, por todo el proceso de

“sanación” interior que implicarían. En cada unidad se irán mostrando las diversas actividades a

realizarse, las cuales tendrán un carácter de vivencial y práctico, para que puedan cumplir con los

objetivos propuestos en esta cátedra.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Objetivos de la Asignatura

MACRO-GENERAL

Establecer, desde la perspectiva del Humanismo Integral, la resignificación y práctica de

la integralidad de la persona y su dignidad en las diferentes dimensiones que la configuran, para

realizar el cuidado completo de sí, con las practicas correspondientes de cada una de ellas, de 14

modo que se haga reversible en la persona, la incidencia de los aspectos negativos de dichos

procesos socio-culturales.

CONTENIDO OBJETIVOS RESULTADOS DEL


ESPECÍFICOS APRENDIZAJE

1. Construye escenarios donde


predominan la complementariedad
Realizar una re significación de los sexos y realización en la
del valor del cuerpo y de la pareja de los tres niveles de
sexualidad en clave profundidad del amor frente a otros
I. personalista, que expresa la donde el desajuste es mayor con las
complementación consecuencias de uno y otro para la
CORPOREIDAD intersubjetiva de los sexos y vida integral de cada uno de ellos.
Y SEXUALIDAD los tres niveles de profundidad 2. Analiza comparativamente los
del amor en el encuentro escenarios construidos y señala cuál
sexual de pareja, para una de ellos es más adecuado para el
maduración mayor de la desarrollo integral.
persona y felicidad conyugal 3. Comunica a la Universidad y
plena. sociedad las ventajas de la
complementariedad y realización del
amor que propone el Humanismo
Integral para el desarrollo pleno de
la sexualidad.

 Señalar acciones de las 1. Construye escenarios con


personas que, a impulsos de situaciones sociales donde las
su autodeterminación, personas eligen, ante diversas
vinculan la libertad a valores alternativas de acción, las más
que ayudan al desarrollo vinculadas a desarrollo integral.
integral. 2. Justifica mediante la argumentación

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pertinente el valor de la libertad y su


 Demostrar mediante incidencia en el desarrollo de las
II. situaciones de vida que en alternativas elegidas frente a las
toda circunstancia existencial otras descartadas.
LIBERTAD Y es posible la construcción de 3. Destaca y analiza los factores o
SENTIDO DE LA sentido para avanzar, como recursos descubiertos, así como la
VIDA. expresión de la estructura forma de organización que
interna auto trascendente que configuraron modos de sentido para
es constitutiva de toda salir adelante.
persona o grupo social. 4. Comunica a la Universidad y
sociedad las ventajas de la libertad 15
vinculada a valores y las alternativas
de sentido construidas y las formas
cómo se llevaron a la práctica.

Señalar las diferencias 1. Construye escenarios de la sociedad


III. existentes entre los enfoques actual donde predominan el
del individualismo individuo, el colectivismo o el
LA COMUNIDAD contemporáneo, colectivismo o personalismo.
SOCIOPOLÍTICA personalismo, precisando a la 2. Interpreta analíticamente las formas
vez las diferentes formas de sociales identificadas en los
sociedad que se deriva de cada escenarios, resaltando su ventaja o
uno de ellos. desventaja para una sociedad
humanista.
3. Comunica a la comunidad
universitaria los beneficios del
Humanismo para la convivencia
social.
1. Construye dos escenarios familiares:
uno adornado de las características
Reconocer la familia en su de la familia como comunidad
IV. integralidad, como una integral y otro donde adolece de
comunidad de realización alguna de ellas.
UN NUEVO sexual, afectiva, reproductiva, 2. Interpreta analíticamente desde el
ROSTRO DEL educativa y como la institución humanismo integral las
AMOR básica de la sociedad. repercusiones de uno y otro
(Comunidad escenario en relación con el
familiar) desarrollo de la familia.
3. Comunica los escenarios, con sus
ventajas y desventajas, a la
comunidad universitaria y a la
sociedad.

Humanismo Integral
Destinatarios

Desde sus inicios, la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil ha integrado su

acción educativa a la tradición humanista, abierta a la trascendencia y teniendo en el centro la

dignidad de la persona y su desarrollo integral. Fieles a esta herencia, el programa está destinado
16
a todos los estudiantes de todas las carreras de la Universidad en sus modalidades Presencial y a

Distancia.

Pre-Requisitos

Los estudiantes que se integren al programa de Humanismo Integral tienen como

prerrequisitos:

 Estar inscritos en la Universidad.

 Disposición para trabajar en su autoconocimiento y en la búsqueda de su formación

personal, de manera responsable y coherente.

 Interés por la lectura y reflexión.

 Tener constancia para el cumplimiento de las tareas encomendadas periódicamente.

 Capacidad de investigación.

 Compromiso con su medio y con la sociedad.

Modalidad

La Cátedra de Humanismo Integral se impartirá según la modalidad normal de los

estudios a distancia que tiene la UCSG. Esto es, a través del uso de la Plataforma Moodle, en la
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

cual se irán colocando periódicamente los documentos y trabajos que se irán realizando a lo largo

del período. Este proceso se complementa con Conferencias en línea sobre temas específicos.

Metodología para el estudio de la Asignatura

La metodología que se usa para el estudio de esta asignatura está basada en tres momentos

que constituyen el proceso completo de aprendizaje.


17
1. Proceso de adaptación e interpretación del aprendizaje: que es el que se realiza al

comienzo, partiendo de la Prueba de diagnóstico y los temas de introducción a la materia,

además de los Foros iniciales de Bienvenida e incluso el de Cafetería, a fin de revisar los

conocimientos y saberes previos, además de las experiencias y expectativas que tienen los

estudiantes, como base para el proceso de aprendizaje de los temas propuestos.

2. Proceso de acomodación, desarrollo de modelos pragmáticos y de sistema de

significados: que se realiza a base a la presentación de los distintos temas a trabajarse y

el despliegue de estrategias y actividades que permitan el aprendizaje significativo, tales

como material de lectura, audiovisual y la elaboración de trabajos personales y/o grupales

en base a propuestas de material entregado periódicamente a través de la Plataforma

Moodle de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, el cual debe ser leído y

trabajado dentro de los plazos establecidos a través de los medios normales. Dichos

trabajos pueden ser de distintos tipos: cuestionarios, resúmenes, elaboración de ensayos,

construcción de escenarios, presentación de Power Point o Prezi, intervenciones y aportes

en los Foros, entre otros.

3. Proceso de asimilación y pensamiento comprensivo: que consiste en actividades de

refuerzo, aplicación, profundización y verificación del aprendizaje desarrollado. Puede

ser a través de los Foros o con actividades y reportes especiales.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Duración

La duración total del proceso abarca 16 semanas, más dos de exámenes: uno final y el

supletorio, en el caso de no completar los puntos requeridos para la aprobación. La nota nunca

será menos de 7, sin redondeos.

Inicio 18

De acuerdo a la malla curricular del estudiante. Normalmente en mayo u octubre, según

sea el semestre A o B.

Evaluación y requisitos para la aprobación de la Asignatura

Las calificaciones de todos los trabajos tutoriales o cualquier otra actividad serán sobre

10. De todo lo realizado durante el período se hará un promedio. Los Foros constituirán una sola

nota promediándolos todos con las otras actividades.

Al final del proceso se deberá rendir un Examen Final Presencial, en el cual se evaluarán

los aspectos teóricos de la asignatura.

En caso de no alcanzar la nota mínima requerida para aprobar la asignatura, deberá

presentarse a la Evaluación Presencial Supletoria, que reemplazará a la nota de la Evaluación

Presencial Final; es decir, se ponderará al 70%, manteniéndose el 30% del Proceso Tutorial

obtenido.

Equipo Docente

El autor de este material es el Lcdo. Patricio Hinojosa Muñoz, MSc. Profesor de Filosofía,

graduado en la Universidad del Salvador (Buenos Aires-Argentina). Tiene una Licenciatura en

Ciencias Humanas y Religiosas de la Universidad Técnica Particular de Loja, un Diplomado y

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

una Maestría en Ciencias de la Educación y Liderazgo Educativo por la misma Institución

Educativa. Tiene más de 25 años de experiencia como docente, habiendo ejercido su profesión a

todo nivel y cumpliendo con diversas responsabilidades administrativas en las distintas entidades

educativas en las cuales ha laborado.

Actualmente es Docente de Humanismo Integral en las Modalidades Presencial y a


19
Distancia de la UCSG y miembro del equipo de investigación y trabajo del Departamento de

Humanismo Integral de la Universidad

Bibliografía básica de la Asignatura


 Burgos, J. M. (2013). Antropología: Una guía para la existencia. Madrid: Colección
Albatros. 5ta. Edición

 http://es.scribd.com/doc/19150113/Karla-Mollinedo-de-Boy-Reflexiones-Sobre-La-
Persona-en-Juan-Manuel-Burgos
 http://www.personalismo.net/persona/sites/default/files/fdp-reflex.pdf
 http://www.estudioteca.net/bachillerato/filosofia/dualismo -y-monismo/
 http://books.google.com.ec/books?id=xpU4UevpLFoC&pg=PA276&lpg=PA276&dq=nive
l+de+afectividad+en+el+dialog
 http://books.google.com.ec/books?id=xpU4UevpLFoC&pg=PA73&source=gbs_toc_r&c
ad=4#v=onepage&q&f=false
 http://es.scribd.com/doc/15775656/Peck-Scott-La-Nueva-Psicologia-Del-Amor

Bibliografía Complementaria de la Asignatura


 Cohen, D. (2013). Homo Economicus: El profeta (extraviado) de los nuevos
tiempos. Madrid: Editorial Ariel.
 Lipovetsky, G. (2003). La era del vacío: ensayos sobre el individualismo
contemporáneo. Barcelona: Editorial Anagrama
 Moreno, M. (1997), Diccionario de Pensamiento Contemporáneo, Editorial San
Pablo, Madrid.
 Monedo de Boy, K. Reflexiones sobre la persona en Juan Manuel Burgos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

PARTE II

UNIDAD 1: CORPOREIDAD Y SEXUALIDAD

20
INTRODUCCIÓN

El primer tema de esta primera unidad se basará en la antropología que desarrolla el autor

español Juan Manuel Burgos, el cual logra realizar una síntesis muy adecuada de lo que

actualmente se conoce como personalismo, ya que su obra gira en torno a una antropología

integral, la cual se constituirá para nosotros en el punto de partida y la base sobre la cual

trabajaremos toda nuestra asignatura.

Como consecuencia de esta concepción de la persona, surge la reflexión que se hace en

torno a las diferentes doctrinas y posturas filosóficas, que van a sostener que la persona está

constituida por uno (Monismos) o dos (Dualismos), arges (ἀρχή) o principios constitutivos.

Y finalmente, se complementará este acercamiento a la persona, mediante el estudio de un

aspecto muy específico y de gran importancia, que es su sexualidad, la cual en palabras del autor

que vamos a estudiar en este tema, el P. Italo Gastaldi, “es una de las coordenadas

fundamentales del ser y del quehacer del hombre, demasiado olvidada en otros tiempos y muy

poco reflexionada en los actuales” (Gastaldi).

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 1: El cuerpo (Burgos, 2008)

1.1. La persona: alguien corporal

El cuerpo es la primera manifestación de la persona. Veo una figura que se acerca,

distingo un perfil conocido y digo: es Javier. Javier es todo, la persona completa en todas sus

dimensiones, pero lo primero que aparece ante mí, que la pone de manifiesto y me la hace
21
presente es su cuerpo. La persona humana es totalmente impensable sin el cuerpo hasta el punto

de que algunos filósofos, como Marías, la han descrito como “alguien corporal” (Marías, pág.

135). Pero ¿qué es el cuerpo? Podemos preguntarnos.

El cuerpo es ante todo la dimensión física, orgánica o material de la persona. Mis manos,

mis pies, mi corazón tienen una medida, un volumen un perfil y un tamaño. Si me corto, sangro

y, si me doy un golpe, me duele el contacto brusco con la materia. El cuerpo es mi dimensión

material y cuando muera desaparecerá. La dimensión orgánica del cuerpo es evidente y por eso

no vale la pena insistir en ella. Lo que interesa es recalcar otro aspecto a primera vista mucho

menos manifiesto y que, incluso, puede sorprendernos: el cuerpo humano, aunque es orgánico y

material, no es un “objeto físico o una cosa, sino la mediación psicofísica o psicomundana. Es la

superficie de contacto de la subjetividad con el cosmos” (Choza, 1995, pág. 134), o, dicho de

manera más radical, es una dimensión de la persona y, por eso, posee un componente subjetivo y

personal.

Una primera aproximación a esta idea la podemos obtener desde un punto de vista

negativo, a partir de la imposibilidad de separarlo de la persona. En cuanto una parte del cuerpo

se separa de la persona, deja de existir como tal cuerpo. Una mano cortada no es una mano y un

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

cuerpo muerto no es un cuerpo humano; lo fue, pero ya no lo es y por eso se corrompe. Aquí

encontramos ya indicios de ese carácter personal del cuerpo.

Desde un punto de vista positivo podemos expresar esta idea diciendo que el hombre es

un ser corporal, es decir, que la existencia humana no es comprensible ni pensable sin el cuerpo.

En cualquier acción humana (externa o interna) está implicada la corporalidad. Un modo de 22

expresar este hecho es afirmar: “yo soy cuerpo”, pero resulta más preciso y menos ambiguo

decir: yo soy corporal. Es decir, yo, persona, sujeto espiritual con conciencia de mí mismo, soy,

al mismo tiempo e inseparablemente, una realidad corporal. El cuerpo forma parte de mi ser, no

es una materia externa que utilizo o un instrumento que empleo para los fines que me interesan.

El cuerpo soy yo, mis manos son yo, mi cerebro soy yo, aunque yo soy más que mis manos, mi

cerebro o mis músculos. El cuerpo es mi dimensión orgánica-material pero, por eso mismo, tiene

una dimensión subjetiva y espiritual.

“El cuerpo humano, explica Ferrer, participa simultáneamente de la condición subjetiva y

de la objetividad mundana. A través de él, el sujeto está inserto en el mundo y sometido a sus

leyes y condicionamientos externos” (Ferrer, pág. 138)1. Mouniers lo ha explicado de manera

particularmente bella.

“No puedo pensar sin ser, ni ser sin mi cuerpo; yo estoy expuesto por él a mí
mismo, al mundo, a los otros; por él escapo a la soledad de un pensamiento que
no sería más que no sería más que pensamiento de mi pensamiento. Al impedirme
ser totalmente transparente a mí mismo, me arroja sin cesar fuera de mí en la
problemática del mundo y las luchas del hombre. Por la solicitación de los
sentidos me lanza al espacio, por su envejecimiento me enseña la duración, por su

1
Ferrer indica también que hay que evitar una visión instrumental del cuerpo como su fuera externo al yo. El hombre no tienen o
posee simplemente un cuerpo, sino que él mismo es corporal. En un sentido similar se expresan Marías, Wojtyla, Mounier, Lucas,
Ingarden y muchos otros.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

muerte me enfrenta con la eternidad. Hace sentir el peso de la esclavitud, pero al


mismo tiempo está en la raíz de toda conciencia y de toda vida espiritual. Es el
mediador omnipresente de la vida del espíritu” (Mounier, 1997, pág. 22).

Esta presencia permanente de la corporalidad hace, por otro

lado, que el hombre no sea ni auto transparente ni completamente

opaco para sí mismo. En otras palabras, nuestra autoconciencia es


23
real y poderosa, pero oscura. La razón es que el hombre no puede

objetivar su cuerpo como algo totalmente externo a su conciencia

porque toma conciencia de sí precisamente a través del cuerpo; por

eso siempre habrá rincones de sombra en nuestra auto mirada ya que no podemos volvernos

completamente sobre nosotros mismos. Ahora bien, esto no es una limitación que el cuerpo

impone a la persona sino uno de los modos en los que la persona se constituye puesto que, como

el hombre es consciente de sí a través del cuerpo, si éste faltase el hombre sería auto transparente,

es decir, no existiría.

La integración radical entre cuerpo y persona no solo se activa en el hombre adulto, sino

en todas las etapas de la vida. En este sentido, la evolución de los niños resulta particularmente

interesante porque permite ver con claridad cómo desarrollo personal y corporal están

intrínsecamente ligados. El niño que logra alzarse y empezar a caminar inicia una nueva relación

con el mundo y amplía enormemente su campo vital, y, cuando no solo camina sino que logra

controlar y dominar su cuerpo, abre ante sí la posibilidad de interaccionar con el mundo y las

personas de una manera controlada. Esto significa, en otras palabras, que empieza a ser libre,

porque, como señala Wojtyla,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

“La capacidad de objetivar el cuerpo y de emplearlo en la acción es un elemento


importante de la libertad personal (…). El hombre como persona se posee a sí
mismo en el aspecto somático en la medida en que posee su propio cuerpo y se
domina a sí mismo al dominar el propio cuerpo” (Wojtyla, pág. 236).

En resumen, el cuerpo es la dimensión material. Orgánica de la persona, su primera

manifestación y su faceta más externa, pero también tiene un carácter subjetivo, psíquico y hasta

espiritual. El cuerpo no es ni una cosa, ni un instrumento al modo platónico, es el mismo hombre


24
en su apariencia externa, la frontera física de la persona, el horizonte entre el mundo material y el

misterio del yo personal (Guardini, 1963). Por eso se le debe un respeto ya que es la epifanía de

la persona. Tocando un cuerpo tocamos a la persona, acariciando un cuerpo acariciamos a la

persona, despreciando un cuerpo despreciamos al hombre o a la mujer que son ese mismo cuerpo.

1.2. Otras visiones


La relación entre cuerpo y persona que acabamos de describir es relativamente reciente y

supone una reivindicación de la corporalidad frente a una cierta depreciación que ha sido moneda

común a lo largo de la historia. El personalismo ha pretendido resaltar el valor del cuerpo sin

dañar a la unidad de la persona, pero no siempre se ha logrado mantener filosóficamente esa

unidad. La relación entre el cuerpo y la persona, o entre el alma y la materia, ha estado sujeta a lo

largo de la historia a muchas interpretaciones y no todas han sido correctas o equilibradas. En

algunos casos se ha primado excesivamente lo espiritual sobre lo corporal, en otros, como el

marxismo, ha sucedido lo contrario, y en otros se han primado las dos cosas pero ha salido

perjudicada la unidad. Veamos ahora algunas de las posturas más importantes.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

1.3. Dualismos2
Las posturas dualistas han explicado al hombre a través de su división en dos realidades

separadas: la materia y el espíritu. Se trata, ciertamente, de una doctrina incorrecta, pero se puede

decir que tiene una buena “justificación” porque resulta realmente sorprendente que en el hombre

convivan de manera armoniosa dos realidades, el espíritu y la materia, que son, en principio, tan
25
antitéticas que han permitido a Ortega, con hermosa expresión, definir al hombre como “un

centauro ontológico (ya que) media porción de él está inmersa, desde luego, en la naturaleza,

pero la otra parte trasciende de ella” (Ortega y Gasset, 1997, pág. 34).

Existen muchas modalidades de dualismo. Un ejemplo

paradigmático de dualismo espiritualista lo proporciona Platón.

“También nosotros, afirma en el Gorgias, en realidad quizá

estamos muertos. También yo he escuchado decir a los sabios

que nosotros, ahora, estamos muertos y que el cuerpo es para nosotros una tumba” (Platón).

Para Platón, lo esencial del hombre es el espíritu, el alma, hasta el punto de que considera que las

almas preexisten a los cuerpos en algún lugar y, solo tierra. Este encerramiento es un mal. Una

condena de la que el alma debe librarse mediante la purificación para retornar a su perfecta

situación inicial.

La filosofía platónica impresionó mucho a los primeros teólogos cristianos porque

afirmaba con nitidez la espiritualidad y la inmortalidad del alma y porque su visión de la

liberación del alma del cuerpo coincidía en parte con algunas prácticas ascéticas. Por eso,

2
Hay algunas reflexiones interesantes sobre diversos dualismos y monismo en R. Spaemann, Lo natural y lo racional, Rialp,
Madrid 1989, pp. 21 y ss

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

corregida de su elemento no cristiano –la preexistencia de las almas- fue asimilada y sostenida

por buena parte de los Padres de la Iglesia. De esta manera se logró un instrumento de primera

calidad para elaborar teológicamente el mensaje cristiano pero se introdujo también de manera

solapada un cierto espiritualismo y una visión negativa del cuerpo que tardó tiempo en

desaparecer y que se puede encontrar por ejemplo, en textos que manifiestan un cierto

rechazo del matrimonio o de la sexualidad. Esta perspectiva, sin embargo, se opone al 26

cristianismo, que es una religión de la encarnación, de un Dios hecho carne. Por eso

resultó providencial, para corregir el rumbo, la asunción del aristotelismo, con su carga

biológica y realista, que santo Tomás realizó audazmente en el siglo XVIII.

Otro ejemplo característico de dualismo lo proporciona la

filosofía de Descartes. Su búsqueda de una certeza matemática al modo

de las ciencias experimentales le condujo a través de la duda universal

al “cogito” (“Pienso, luego existo”) como punto inicial de su filosofía.

Pero, una vez sentado este principio, no logró reconectar ese centro

espiritual con el mundo material y externo, que había sido previamente

cuestionado de modo radical. De resultas el hombre quedó dividido en dos “sustancias”: la “res

cogitans” (espíritu) y la “res extensa” (materia) conectadas entre sí solo de manera externa a

través de la glándula pineal situada en el cerebro. En una línea aunque desde perspectivas

diversas y propias se sitúan Leibniz y Malebranche.

Para Leibniz, el cuerpo y el alma son dos sustancias distintas pero, al contrario de lo que

sucedía en Descartes, no interactúan entre sí, sino que siguen procesos separados e

independientes aunque paralelos de acuerdo con su teoría sobre la armonía preestablecida.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Malebranche, por su parte, en línea con su ocasionalismo, considera

que el cuerpo y la mente evolucionan de manera separada e

independiente pero se relacionan a través de la mediación de un ser

divino que interviene en aquellas ocasiones en que la mente influye

sobre el cuerpo.

27
1.4. Monismos.
Otro modo histórico de resolver el problema de la relación alma-cuerpo ha sido el de

anular uno de los miembros de la ecuación. Es evidente que, eliminando o reduciendo al máximo

bien la corporalidad bien la espiritualidad, se resuelve el desaparece el problema de explicar la

unidad. Según el elemento que se elimine, esta opción conduce a monismos de tipo espiritualista

o materialista.

En los últimos siglos han prevalecido sobre todo los monismos de tipo materialista,

favorecidos por el avance espectacular de las ciencias experimentales y de la técnica que

condujeron a una hipervaloración del mundo físico-material3.

Las ciencias experimentales se impusieron como el modelo de ciencia por excelencia y el

método científico se impuso a su vez como el único método válido de conocimiento.

Consecuentemente, los saberes que no podían adaptarse a ese método y las realidades a las que

no se podía aplicar –los saberes humanistas, en general- perdieron interés e importancia y, en los

casos extremos, se dudó de su validez o se rechazó incluso su mera existencia. Un ejemplo

paradigmático de esta postura lo ofrece el conductismo. Una visión reduccionista de la psicología

3
No se trata, sin embargo, de un fenómeno totalmente nuevo. Basta recordar a los atomistas griegos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

que intenta limitarse lo más posible a los aspectos cuantificables y medibles del comportamiento

humano negando y rechazando cualquier explicación que implique una dimensión interior y

transcendente.

Junto al conductismo se podría situar también el biologismo de Monod (el hombre es

biología), otros tipos de cientificismo o el marxismo. En cualquier caso se trata de 28

reduccionismos de diverso tipo que, cegados por un aspecto material de la persona, pierden de

vista la complejidad y la trascendencia4. La irrupción de la posmodernidad, que ha remarcado la

complejidad del hombre y la incapacidad de la razón de abracar la riqueza de lo real, ha

permitido superar el racionalismo cientificista de la modernidad y ha puesto en crisis a muchos

materialismos teóricos. Hoy en día, sin embargo y favorecido por las comodidades de la sociedad

del bienestar, está muy extendido un materialismo práctica entendido como conducta de vida en

la que la dimensión espiritual está debilitada o ausente.

1.5. ¿Cómo es
el cuerpo
humano?

Cuerpo humano y
cuerpo animal

Un primer modo de profundizar en la comprensión del cuerpo humano es establecer una

comparación entre el cuerpo de los hombres y el de los animales porque resulta muy iluminadora.

Que ambos son muy distintos lo podemos comprobar, por ejemplo, en la valoración que los

hombres y los animales dan a los cadáveres. Un documental de la televisión, duro pero real,

4
Un excelente análisis de algunos reduccionismos de tipo fundamentalmente psicológico lo proporciona V. Frankl, La idea
psicológica del hombre, Rialp, Madrid 1999.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

reflejaba cómo unos cachorros de león se comían literalmente a un miembro de su misma camada

con el que habían estado jugando momentos antes pero que había sido matado pro un león macho

adulto. Esto, evidentemente, es impensable entre los hombres porque, entre otras razones y

diferencias entre el cuerpo del hombre y del animal no se limitan solamente a este aspecto, sino

que se manifiestan en la misma estructura corporal. Aunque compartimos con los animales

aspectos biológicos relevantes, las estructuras somáticas son muy diferentes 29

Probablemente, la principal característica que diferencia el cuerpo humano del cuerpo de

los animales es la no especialización. Todos los animales tienen cuerpo perfectamente

preparados para llevar a cabo determinadas tareas. Basta pensar, por ejemplo, en el oso

hormiguero, en el tiburón, la jirafa o el guepardo. Cada uno de estos animales supera

completamente al hombre en alguna actividad específica. El hombre, sin embargo, gracias a su

falta de especificidad, tiene una flexibilidad que, puesta al servicio de la inteligencia y la libertad,

y mediante el uso de instrumentos adecuados, le permite realizar mejor que los animales las

mismas tareas: nadar, desplazarse velozmente, alcanzar objetos elevados, sumergirse hasta

profundidades insospechadas o incluso volar. Por eso se puede decir que la no especialización del

cuerpo humano es en cierto sentido como la libertad corporal o la base corporal de la libertad. Si

el hombre tuviera un cuerpo muy definido solo podría realizar determinadas tareas y su libertad

se vería seriamente coartada. Podemos pensar, aunque sea un absurdo, en un hombre con cuerpo

de topo o de hormiga. Por muy potente que fuera su inteligencia o su libertad, jamás lograría

medida cuando, por accidente u otras causas, el cuerpo sufre lesiones graves como en el caso de

las personas tetrapléjicas. El conflicto entre lo que desearían hacer y lo que de hecho pueden

hacer se convierte en una frustración constante muy difícil de sobrellevar.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

También el hombre se diferencia de los animales en el tiempo que tarda en llegar a la

edad adulta, aspecto que está relacionado con la no especialización. Los cuerpos de los animales

son muy definidos, de modo que todo lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer está ya

determinado genéticamente. Su desarrollo consiste fundamentalmente en activar sus instintos.

Los animales superiores ya requieren un periodo de aprendizaje pero en el hombre ese tiempo es

máximo puesto que implica procesos muy complejos de coordinación de sus habilidades 30

motóricas, perceptivas y cognitivas.

La no especificación, de todos modos, se conjuga con la existencia de estructuras

corporales especiales que solo se dan en el hombre y hacen de él uno animal atípico. Algunos de

ellas son el bipedismo, el particular campo de disposición visual de los ojos, la colocación de los

órganos sexuales que implica una relación sexual cara a cara única en el reino animal, la

asimetría funcional del cerebro, etc. Una de las estructuras corporales exclusivas del ser humano

más importante son las manos que, en cierto sentido, se pueden definir como la manifestación

específica de la no especificidad porque no sirven concretamente para nada pero, por su

peculiarísima estructura, sirven para todo. De ahí que hayan recibido una atención especial por

parte de los filósofos, que se han referido a ellas como “instrumento de instrumentos” o también

como “instrumento inespecífico”. También se puede hacer referencia a la estructura vocal, que es

singular y sofisticada (labios, dientes, cuerdas vocales, etc.) y permite al hombre emitir sonidos y

palabras y crear los lenguajes (Polo, 1993).

Este conjunto de cualidades nos permite concluir que el cuerpo humano es distinto del

animal y, si quisiéramos poner de relieve el elemento central de todas estas características,

podríamos afirmar, siguiendo a Yepes, que, desde el punto de vista estructural, el cuerpo humano

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

se diferencia del animal en que “está configurado para cumplir funciones no orgánicas” (Yepes,

pág. 32), es decir, para permitir que la persona exprese y desarrolle sus posibilidades psíquicas y

espirituales a través de la corporalidad.

1.6. La actividad corporal y su relación con el yo

Otro aspecto importante del cuerpo humano es su actividad. El cuerpo no es algo inerte ni
31
meramente exterior, es una realidad viva, con una cierta autonomía y leyes propias. El estudio

detallado del funcionamiento del cuerpo corresponde, de todos modos, a la medicina y a otras

ciencias. Desde una perspectiva filosófica lo que nos interesa es constatar de modo sumario una

serie de cuestiones.

La primera y fundamental es que existen diversos niveles de actividad biológica y

corporal en los que el yo, a través de su voluntad, influye de manera distinta:

 En algunos niveles, esa intervención es mínima: (algunos tipos de reflejos,

circulación de la sangre, digestión, procesos hormonales, reacciones instintivas ante

estímulos, etc.). En estos casos, el cuerpo, bajo el control del sistema nervioso autónomo,

responde a los estímulos de manera independiente de la voluntad;

 En otros niveles intermedios, la relación cuerpo-mente es mayor. Hay procesos

semicontrolados por la persona como la respiración y hay otros que dependen totalmente

del sujeto como la actividad motórica, la parte externa de la alimentación, etc.

También es importante recalcar que nunca se dan procesos ni meramente corporales ni

meramente espirituales. Ambos se necesitan mutuamente y se influyen de modos muy diversos.

Los procesos más inferiores-biológicamente hablando- necesitan que la persona esté viva para

que se produzcan ya que, cuando muere, cesan al cabo de muy poco tiempo, lo que significa que

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

no son autónomos de manera completa. Y al revés, los procesos psíquicos y espirituales necesitan

siempre una base corporal. Para pensar el cerebro debe funcionar correctamente. Resulta

dramático comprobar las terribles consecuencias que puede tener un ictus cerebral. En unos

minutos tenemos ante nosotros “otra persona “: con dificultades para razonar; etc. De igual modo

necesitamos que los ojos funcionen correctamente para poder ver y hay problemas de tipo

meramente biológico o químico que puede alterar el comportamiento (la falta de serotonina, por 32

ejemplo, produce depresiones).

La relación entre cuerpo y yo, por otro lado, no se limita a una mera necesidad recíproca; es

algo misterioso y profundo que nace de las múltiples y escondidas relaciones que existen entre la

subjetividad humana y los diversos niveles de la corporalidad5. Las necesidades, alegrías y males

de uno de los elementos se transmiten de manera oculta pero decisiva a las expectativas y

posibilidades del otro. Estar sano, poder desplegar de manera controlada y eficaz las

posibilidades del cuerpo, sentir el placer del bienestar corporal es una situación que todos

deseamos y que nos contribuye eficazmente al bienestar global de la persona y a su actitud ante la

vida: el “mens sana in corpore sano” del que hablaban los clásicos. La enfermedad, por el

contrario es un lastre duro de llevar y perjudica toda nuestra actividad: nos sentimos viejos,

cansados, a la defensiva frente al mundo supera.

Pero no solo el cuerpo influye en el alma, también sucede lo contrario. La influencia de

las enfermedades mentales en algunos aspectos de la actividad corporal es algo conocido6 pero

existen caminos todavía más ocultos aunque reales. Todos conocemos o hemos oído hablar, por

5
Este tema está bien tratado por J. Mouroux, Sentido cristiano del hombre, Palabra, Madrid 2001, pp. 73-119.
6
Cfr. K. Jaspers, Psicopatología general, FCE, México 1996, pp.269 y ss.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ejemplo, de personas que “han renunciado” a vivir porque los seres queridos y los amigos que les

rodeaban han fallecido y consideran que ya no tienen nada que hacer en la tierra. El organismo de

algunas de esas personas podría vivir durante más tiempo, incluso años, pero influido

misteriosamente por la decisión del sujeto se consume rápidamente y se extingue.

33
1.7. La dimensión antropológica del cuerpo:

Por último vamos a considerar lo que hemos denominado dimensión antropológica del

cuerpo y que podemos definir como la relación que establecemos con nuestro cuerpo y con el de

los demás. Es un aspecto esencial de la vida que tiene multitud de facetas. Apuntaremos ahora

algunas de las más importantes.

El rostro: En los rostros de los demás

descubrimos su intimidad, su actitud ante

nosotros, su estado de ánimo. Es “el centro de

organización de toda la corporeidad” (Marías,

Antropología metafísica, pág. 132), afirma Marías, como el resumen de la persona. La cara es el

espejo del alma, dice con razón el refrán, y también se suele afirmar que, a partir de cierta edad,

el hombre es responsable de su rostro porque allí queda fijada su crispación o su alegría, su

actitud desenfadada o tensa, el cansancio de la vida, la desesperación o la esperanza 7. Por eso

en el rostro, y, especialmente en los ojos, encontramos a la persona. De ahí la trascendencia de

las miradas. Miradas agresivas o miradas de odio, de fascinación o sorpresa, de recelo o

7
Lévinas ha desarrollado de manera especial el análisis del rostro humano insistiendo en su dimensión ética: “El rostro es lo que
no se puede matar, o, al menos, eso cuyo sentido consiste en decir: “No matarás” (E. Lévinas, Ética e infinito, A. Machado
Libros, Madrid 2000, p. 72. Cfr. También E. Lévinas, Totalidad e infinito. Ensayo sobre la exterioridad, Sígueme, Salamanca
1995, especialmente, pp. 207-233).

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

indiferencia. Podemos despreciar a alguien con nuestra mirada o, todavía más, no mirándolo,

como si no existiera o quisiéramos reducirlo a la nada, mientras que los enamorados, por el

contrario, no pueden más que mirarse fijamente porque buscan penetrar en el alma del otro a

través de sus ojos. Por eso mismo, una mirada directa de un desconocido nos alerta puesto que

parece pretender una intimidad a la que no tiene derecho y la evitamos cuando, por casualidad

estamos a obligados a compartir un espacio limitado (un ascensor, una mesa) porque no 34

deseamos ni sabemos compartir una intimidad que la mirada parecería sugerir.

1.8. La belleza (del hombre y de la mujer):

Es otra de las dimensiones esenciales

del cuerpo. Fascinante y arrebatadora, ha

inspirado a los artistas de todos los tiempos y

puede marcar la vida de las personas e incluso

influir en el destino de la historia, como nos

enseñan Helena de Troya o Cleopatra. La

belleza marca, en principio, para bien, pero no necesariamente si no se la sabe integrar

armónicamente en el conjunto de la vida. Una persona hermosa siempre crea un espacio especial

a su alrededor: atrae, levanta pasiones, admiración, enciende sentimientos encontrados. Tiene el

mundo a favor pero también puede ser convertida en un mero objeto de admiración o deseo y

sucumbir al peso de su belleza. Marilyn Monroe no es el único caso. Y lo contrario sucede con la

fealdad, especialmente en el caso de las mujeres. Puede ser una rémora constante que, sin ningún

motivo profundo más allá del meramente físico, dificulte la relación social y lastre la vida 8. Las

8
Sobre la especial relación de las mujeres con la belleza tanto desde un punto de vista histórico como en nuestra sociedad cfr. G.
Lipovetsky, La tercera mujer, Anagrama, Madrid 1999, pp. 93-180, y J. Marías, La mujer y su sombra, Alianza, Madrid 1987, pp.
95-105.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

habilidades y capacidades físicas también pueden influir en la vida de modo similar a la belleza,

quizá en ese caso especialmente en los hombres. Tener reflejos, fortaleza, habilidades, sobresalir

en el deporte, abre o cierra campos de la existencia, conforma actitudes seguras o agresivas o, por

el contrario, débiles y timoratas y, en ocasiones (las estrellas del deporte, por ejemplo), proyecta a

las personas por caminos únicos y privilegiados.

35

El vestido: Es otro fenómeno –específicamente humano en este caso-

relacionado con el cuerpo. Nos vestimos para protegernos del medio

ambiente pero también por otros motivos: para ocultar nuestra intimidad

corporal porque no queremos que nuestro cuerpo, y especialmente los

órganos sexuales, estén visualmente disponibles para cualquiera: es la

realidad del pudor que se ha vivido en todas las culturas9. Y nos vestimos también para mostrar

nuestra manera de ser, para adornarnos y realzar determinados aspectos de nuestro cuerpo, para

seducir o para llamar la atención10.

1.9. El contacto corporal buscado.

…No el choque incontrolado, el encontronazo. Es muy

importante porque pone en relación especialmente directa y profunda a

las personas: una caricia, un beso, no son sustituibles por otro tipo de

relación. Y a pesar de ser “físicas” o “corporales” son particularmente

profundas porque permiten acceder de una manera misteriosa al a

intimidad del sujeto. Se acaricia a quien se quiere: a la madre o a la persona que se ama, y se

9
Sobre la interpretación del pudor cfr. K. Wojtyla, Amor y responsabilidad, cit., pp. 211-230: “Metafísica del pudor”.
10
Cfr. Es muy interesantes el sugerente ensayo de Marañón sobre la función cultural del vestido en G. Marañón, Vocación y ética
y otros ensayos, Espasa-Calpe, Madrid 1981.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

acaricia también a aquellos seres que parecen necesitar vitalmente de la ternura: los niños,

afectivos y frágiles, inocentes y confiados.

Cada parte del cuerpo tiene, además, un significado propio. No significa lo mismo besar

en los labios que besar en la frente o en la mejilla; a su vez, hay modos y modos de besar: con

afecto, con delicadeza, con pasión, con indiferencia o con una traición como Judas. La 36

importancia del contacto corporal también se vislumbra de modo doloroso cuando no es deseado

sino impuesto. El drama de una paliza, de una violación no afecta solo al cuerpo sino al alma.

Todos estos aspectos y otros que se podrían añadir, tienen su reflejo en lo que se

denomina lenguaje corporal Cfr (Davis, 1998). Mediante el cuerpo comunicamos infinidad de

mensajes no verbales: inquietud, desasosiego, rechazo o atracción. Es un tipo de mensaje a veces

más cierto que las palabras pues al cuerpo, en determinadas circunstancias, le resulta más difícil

mentir que a la mente. Todos hemos pasado por la experiencia de ver a una persona que miente

ponerse colorada o a otra que dice estar tranquila pero que se agita moviendo nerviosamente

manos o piernas. Una manifestación especialmente hermosa del lenguaje corporal es la danza, en

la que se despliegan artísticamente unificadas la belleza del cuerpo y su capacidad de

comunicación. El baile es más bien el resultado de una necesidad expresiva y está unido a la

música: la alegría de moverse, de sentirse vivo, dinámico y libre, de notar el propio cuerpo y ser

capaz de dominarlo, de atraer al hombre o a la mujer mediante movimientos corporales, son

algunos de los elementos que el baile pone en juego de manera única.

Por último, un aspecto importantísimo en la antropología del cuerpo es la diferenciación

entre el cuerpo del hombre y de la mujer: Cfr. (Lucas, 1999, pág. 211)

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

1) El cuerpo del hombre y de la mujer son distintos de

manera profunda, no solo superficial. Nos diferenciamos no

solo en el tamaño, la fuerza o los órganos sexuales, sino en

la estructura ósea, la actividad hormonal, las características

del pelo, la capacidad de coordinación motórica o la

acciones corporales –la belleza, la sexualidad, la capacidad 37

física, el sentido de determinadas gestos o acciones- no

tienen el mismo valor ni significan lo mismo en un hombre

o una mujer (Marías, Antropología metafísica), como lo menciona Marías en el libro al que se

hace referencia en los capítulos XIX y XX: “La figura viril de la vida humana” y “La figura

femenina”.

2) Pero aún hay más. No sólo el cuerpo y determinadas acciones y dimensiones corporales

difieren en el caso del hombre y de la mujer, sino que la relación global con su cuerpo es distinta.

La del hombre es más instrumental: emplea el cuerpo para hacer cosas, desea que funcione bien,

que esté a punto, que no falle, pero no está muy pendiente de él ni lo observa detenidamente ni lo

analiza con detalle. Le dedica las energías justas para un buen funcionamiento y una presentación

adecuada.

La mujer, sin embargo, se identifica más con su cuerpo. Hay una base física ligada a la

sexualidad que lo impone de manera ineluctable. La menstruación, con su correspondiente

actividad hormonal y las consecuencias que desata, afecta y altera el cuerpo de la mujer cada

mes; y el embarazo la modifica corporalmente de una manera esencial tanto externa como

internamente. Pero no se trata solo de una cuestión hormonal, sino antropológica: la mujer, por

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

decirlo de algún modo, es más su cuerpo y por eso

dedica tanta atención y cuidado a todas y cada una de

sus partes ya que es dedicación a ella misma, algo que,

si lo realizara el hombre, se entendería como pérdida

de tiempo o afectación. Y quizá, y para concluir, el

ejemplo más ilustrativo de todos sea la importancia 38

relativa de la belleza en el hombre y en la mujer. En ambos es importante, pero en el caso de la

mujer resulta más decisiva y relevante tanto para su autoestima personal como para sus

posibilidades de relación social.

TEMA 2: Mapa estructural de la persona humana (Reflexiones sobre la


persona)

2.1. Descripción-concepto de persona. (Burgos)

El autor (Burgos), reconoce que es imposible y limitante tratar de definir exacta y

absolutamente a la persona, pero esto no significa que no pueda realizar un trabajo sistemático

para destacar sus rasgos esenciales. Burgos presenta a la persona humana como un ser

pluridimensional y transcendente. Dicho con sus propias palabras:

“La persona es un ser digno en sí mismo pero necesita entregarse a los demás
para lograr su perfección, es dinámico y activo, capaz de transformar el mundo
y de alcanzar la verdad, es espiritual y corporal, poseedor de una libertad que
le permite auto determinarse y decidir en parte no sólo su futuro sino su modo
de ser, está enraizado en el mundo de la afectividad y es portador y está
destinado a un fin trascendente” (Mollinedo de Boy).

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

2.2. La estructura de la persona. (htt)

Se debe entender a la persona en su globalidad, es decir, integrada por el

conjunto de las dimensiones que la conforman. Tomando en cuenta dos

principios fundamentales:

1. Estas cualidades o capacidades no son posibles de ubicar en un lugar determinado de la


39
persona y

2. Son autónomas e independientes.

Burgos va a plantear que la estructura de la persona es posible entenderla mejor, si se

considera la interrelación que se produce entre las dimensiones: corpórea, psíquica y espiritual

con la afectiva, cognitiva y dinámica. Considerando siempre que ninguna de ellas agota a la

persona, ya que esta no es la suma de sus partes y además existen otros factores que la

enriquecen, tales como su cultura, su historia personal, su ambiente, etc.

2.3. El diagrama de la persona.11

Burgos realiza un diagrama de la persona, basado e inspirado en muchos otros autores,

tales como Harman, Scheller o el mismo Frankl, pero exclusivamente con fines didácticos, para

facilitar la exposición de sus dimensiones, según la antropología personalista. En él se busca

describirlos elementos esenciales que caracterizan al ser personal pero el diagrama no pretende

exhaustividad ni busca un rigor formal, ya que sólo toma sentido pleno en el contexto de la

filosofía personalista que estamos estudiando.

Lo primero que hay que destacar es que en este diagrama no existen dualismos de ningún

tipo. La estructura cuerpo-mente-espíritu, se ve enriquecida por la dimensión afectiva (capacidad


11
http://www.personalismo.net/persona/sites/default/files/fdp-reflex.pdf, Pág. 59, Nº 6

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

de amar o el corazón), la cual es situada en lo más representativo de lo que se puede reconocer

como “específicamente humano”.

La explicación más detallada del diagrama es posible encontrarla en la cita del texto

mencionado. Y nos permitimos invitar a nuestros estudiantes a que la lean, para que entiendan la

profundidad de este concepto y puedan comprender mejor la complejidad del misterio de la 40

persona humana, que no se agota en una sola dimensión, sino que posee muchas más, que deben

ser respetadas y comprendidas, para entender mejor la riqueza de nuestra naturaleza y de nuestro

ser de personas humanas.

YO

Espiritual 1 2 3

Psíquico 4 5 6

Corporal 7 8 9

Conocimiento Dinamismo Afectividad


(Intelecto) (Acción) (Sentimiento)

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 3: La sexualidad

En este tercer tema vamos a realizar una reflexión filosófica y cristiana sobre la

sexualidad, centrada en la persona. Vamos a tomar como texto de estudio algunas de las partes

del libro “Sexualidad”, de los autores Ítalo Gastaldi, SDB. y Julio Perelló, que se encuentran

disponibles en el blog de Humanismo Integral: hiucsg.wordpress.com


41

3.1. Introducción a la sexualidad.

Genitalidad y Sexualidad: el término “genitalidad” se refiere a la base biológica y orgánica de

la sexualidad. Las pulsiones y gestos cuya finalidad es la realización de la cópula humana. En

tanto que “sexualidad” tiene un sentido más amplio, va más allá de la genitalidad, pues abarcaría

todas las expresiones del ser humano como varón o mujer

El desafío de la revolución sexual: en el momento actual vivimos una situación

muy distinta a la que se vivía hace poco más de un siglo, especialmente en

materia de sexo.

Movimiento pendular: se ha pasado de un “oscurantismo” sexual a una “liberación

desenfrenada”. Tiene mucho que ver con todo esto la sociedad de consumo en la que vivimos,

junto con el materialismo y hedonismo reinantes. Se ha vaciado al sexo de significado humano,

desvalorizándolo y despersonalizándolo. Se lo ha hipergenitalizado, menguando el aspecto de

amor que debe existir en la base.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Aunque no todo es tan negativo, ya que a partir de la sexualidad, se ha pasado a una mejor

comprensión de la dimensión integral de la existencia humana, como lenguaje, comunicación e

incluso valor autónomo.

La Iglesia: trata de discernir, por ejemplo, el núcleo de las exigencias evangélicas, de la

envoltura cultural que las condiciona. Como que se busca una “reconciliación” entre sexualidad y 42

cristianismo. Se ha ido dejando de lado un cierto maniqueísmo, para buscar una mejor

comprensión de la sexualidad, enmarcada en el Plan de Dios-Amor sobre el hombre y la mujer.

3.2. El hecho sexual y el problema que plantea.

La existencia corpórea del hombre nos

permite afirmar que somos una unidad psicosomática.

No “tenemos” un cuerpo. “Somos” cuerpo, o mejor

dicho somos un “yo corporizado”, pero no un “cuerpo

objetivo”, sino el cuerpo como yo lo vivo o capto. Un

cuerpo que goza de la dignidad del yo personal. El medio que usamos para relacionarnos

diferenciarnos de lo que nos rodea.

La bisexualidad: la esfera biológica y el aspecto psicológico de nuestra sexualidad va

mucho más allá que la genitalidad. Todo nuestro cuerpo es “sexuado” por los cromosomas

sexuales que están en nuestro código genético. Además está el aspecto hormonal, que influye

notablemente en nuestra vida.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En cuanto a lo psicológico, es indiscutible que existe una diferenciación entre el

comportamiento del hombre y de la mujer. Aunque no resulte tan sencillo establecerlo de manera

absoluta, ya que la cultura juega un papel muy importante. Algunos autores consideran que en

realidad la persona es sexualmente neutra y que es la historia y el medio los que van

determinando los comportamientos.

43

Aunque anatómica y fisiológicamente los cuerpos y las mentes del varón y de la mujer

están equipados para diferentes situaciones. Sin embargo actualmente todas las funciones se

comparten y las actitudes varían más bien en razón del temperamento personal y no del sexo.

Planteamiento del problema: si resulta que la sexualidad va más allá de ser un asunto genético

u hormonal, ¿qué es lo que insinúa la diferencia sexual? ¿Cuál es su significado humano?

Diversas interpretaciones de la sexualidad:

a. Cientista, materialista y agnóstica: sólo interesan los mecanismos anatómico-

fisiológicos del sexo (lo genital) y un uso higiénico de la función sexual.

b. Hedonista: conseguir el máximo placer sexual, al margen de toda norma social, moral o

religiosa.

c. Antropológico-Cultural: las normas sexuales son relativas, porque se originan en la

sociedad y cultura.

d. Personalista: Considera la sexualidad como un aspecto esencial y fundamental de la

persona, pero no el más elevado en la jerarquía de valores; un aspecto que es necesario

integrar y desarrollar en el conjunto de valores que comparten la personalidad. Se trata

de poner la sexualidad al servicio de las relaciones interpersonales. Esta visión

personalista recibe más luz y consistencia cuando se inserta en la concepción cristiana

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

del hombre y su destino. En pocas palabras: “La persona es sexual y el sexo es personal”

“No interpretar al hombre en función del sexo, sino interpretar el sexo en función del

hombre”.

Reducir la persona al sexo es tan necio como

reducirla al hígado, al páncreas o al pulmón. Si se 44

reduce la sexualidad a genitalidad, además de

degradarlo se favorece una actitud de rechazo, de odio

al cuerpo y en los que aspiran a la castidad se van

gestando comportamientos neuróticos ocasionados por la represión.

En una palabra, hay que avanzar más allá de la realidad biológica del macho y de la hembra

para llegar a una relación entre hombre y mujer verdaderamente humana., Hay que integrar

equilibradamente los aspectos biológicos, sicológicos, morales, sociales y cristianos, en la

persona sexuada. Según como trabajemos el sexo, podremos hacernos primordialmente machos

y hembras en un mundo animalizado…, o varones y mujeres en un mundo humanizado.

3.3. Significados humanos fundamentales de la sexualidad.


a) Introducción

La Intersubjetividad y el Amor: el hombre es un ser para el encuentro. Nos hacemos hombres

amando al otro, promoviendo al otro, olvidándose de sí para buscar la felicidad del otro. Por eso

hay que aclarar lo que significa la palabra “AMOR”; como encuentro de dos o más personas, que

viven la unidad. Se presentan dos aspectos importantes:

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Amor-deseo (eros): tendencia anhelante del bien del otro, empapada de sentimiento, que busca al

otro para tenerlo para sí. Es el deseo y atracción. En el fondo es un amor egocéntrico, que debe

evolucionar hacia el Amor-don (ágape), que es el amor gratuito, desinteresado que busca al otro

por el otro, no anula al “eros”, sino que lo fortalece y lo clarifica, haciéndole descubrir el

verdadero valor de la persona amada.

45

b) Tres niveles en el diálogo del amor.


(1) Genitalidad: se refiere directamente a los órganos de la generación y a los actos que la

acompañan. Se trata de la atracción sexual biológica. Pero en el caso del ser humano esta función

biológica es también un signo real y eficaz de lo personal. Se trata de la unión y la entrega mutua.

Si lo convertimos en instrumento de placer o compra-venta, defraudamos su valor de signo. Al

reducir el amor a su aspecto físico y corporal lo relegamos al dominio de la biología, de la

endocrinología.

(2) Afectividad: a este nivel lo llamaremos “eros”. Es la

atracción sexual sicológica. La orientación afectiva de un sexo

al otro, ese deseo sensible del otro sexo; esa proyección hacia

el otro no tanto para engendrar con él sino para estar con él. En

este nivel entran en juego los valores de atracción, que ponen

en marcha las riquezas emocionales del individuo. Es la llamada al espíritu a través del cuerpo. El

“eros” tiene que evolucionar hacia el “ágape”, la entrega desinteresada, la oblatividad, para llegar

a la plenitud de la relación sexual: tiene que evolucionar hacia la espiritualidad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

(3) Espiritualidad: es el nivel de la comunión profunda, que

incluye el descubrimiento de la originalidad de la otra existencia,

incluye el respeto absoluto de la persona del otro, de su libertad, de

su proyecto de vida, e incluye el deseo de promover al otro, de

ayudarlo a realizarse. Incluye la auténtica ternura, no es erotismo (en

sentido peyorativo) sino deseo de que el otro sea más plenamente él. Ya no se ama por lo que 46

tiene, sino por lo que es.

3.4. Reflexión espiritual sobre la sexualidad.

Apertura a la Trascendencia: la sexualidad implica una apertura a la

trascendencia de Dios, ya que el deseo sexual aspira a una plenitud

infinita y absorbe todo el ser de la persona, aunque finalmente lo

“desilusiona”, porque no lo deja plenamente saciado (como toda

experiencia humana), lo cual lo remonta a la única posibilidad de lograrlo, que es la comunión

con Dios.

Es que amar a una persona es amar el secreto que ella oculta y revela. El sexo promete lo

que no puede dar, pero abre una puerta misteriosa que va más allá de él mismo y puede ofrecer el

pleno y total goce del corazón en Dios. Pues cuando dos personas se aman caminan juntos en la

misma dirección. Siendo Dios el punto de partida y de llegada de dicho camino.

a) La sexualidad como absolutamente buena y una vocación al amor: la pareja humana, creada

por Dios, es su imagen perfecta, porque es amor y comunicación amorosa. Nuestra capacidad de

amar es un signo de nuestra misteriosa semejanza con este Dios-Amor. Por lo tanto, al ser obra

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

divina es absolutamente buena: “Dios quiso ser escritor: su prosa es el varón, su poesía la mujer”

(Napoleón).

Por todo esto, la sexualidad es en el Proyecto de Dios, una vocación al amor, una

posibilidad de apertura y encuentro con el “otro”. Varón y mujer no son creados uno junto al otro,

sino el uno para el otro.

47

b) La igualdad de los sexos: aunque en la Biblia haya resabios

machistas, que reflejan la cultura patriarcalista de la época, en el

Génesis se dice que la mujer posee la misma naturaleza del varón:

“Es carne de mi carne” (Gen.2,23), creada también a imagen y

semejanza de Dios como “una ayuda adecuada” (Gen.2,18). De tal manera que el antifeminismo

está superado desde la Biblia misma.

También en el Nuevo Testamento se da al varón un papel preponderante, pero el mismo

Pablo reconoce que “la cosa está en discusión” (1Cor.11,16). Y en Gálatas 3, 28 reconoce la

igualdad de hombre y mujer. De todos modos, todos estos son lenguajes y elementos socio-

culturales, no son el mensaje en sí. La “inferioridad social” manifestada en la Biblia es un residuo

cultural no un dato inspirado. Hay que ser capaces de distinguir lo que es un contenido teológico

auténtico y lo que es propio y exclusivo de la cultura semita en evolución constante.

Es en Jesús, en sus palabras y más aún en su comportamiento para con la mujer en donde

debemos buscar el mensaje final de Dios para nosotros.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ACTIVIDADES

Actividad 1: Foro
48

Consigna de la actividad:

Lea el contenido del documento EL CUERPO, tomado del libro: “Antropología: una guía para

la existencia”, de Juan Manuel Burgos. El cual se encuentra a su disposición en las páginas 21 a

38 del presente E-BOOK y responda el siguiente cuestionamiento en el espacio de Foro, abierto

para su intervención:

¿Qué importancia le damos a nuestro propio cuerpo? ¿Es suficiente lo que conocemos de él?
¿Por qué es fundamental que conozcamos mayores detalles de la dimensión antropológica de
nuestro cuerpo y qué podemos hacer al respecto?

Actividad 2: Elaboración del diagrama de la persona según Burgos

Consigna de la actividad:

De acuerdo a lo que hemos aprendido con el filósofo y antropólogo contemporáneo Juan

Manuel Burgos, sobre la complejidad de la persona humana y sus múltiples dimensiones,

construiremos nuestro escenario de personas humanas, estudiantes de la UCSG, miembros de

esta sociedad y en esta época concreta.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La idea es descubrir las distintas dimensiones que nos integran, para respetarlas y tratar de

desarrollarlas de manera armónica e integral, porque en nuestro medio, lamentablemente sucede

todo lo contrario.

El trabajo consiste en ir llenando cada uno de los espacios que forman el Diagrama de la

Persona según Burgos, con situaciones concretas en donde se debería ir desarrollando ese aspecto 49

de nuestra persona, cruzando las variables horizontales y verticales. Por ejemplo, en el Cuadrante

1, podría pensar en todas aquellas actividades que realizo para adquirir un mayor Conocimiento

de los aspectos Espirituales, tales como lecturas, videos, conversaciones, etc.

En el Cuadrante 2, qué hago para desarrollarme espiritualmente; en el 3 qué aspectos afectivos

cultivo en materia espiritual, por ejemplo prácticas devocionales; y así con cada cuadrante.

Termina la actividad elaborando una carta a sí mismo, en la cual se diga con objetividad

cómo se siente consigo mismo, recalcando sobre todo sus valores y aspectos positivos.

Insumos de la actividad:

Nuestra propia experiencia, partiendo de la reflexión y análisis personales.

Formato de entrega: Diagrama elaborado en Word o Excel.

Criterio de evaluación: Cumplimiento de las especificaciones solicitadas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Actividad 3:

Realizar los siguientes trabajos, tomados del texto guía de este tema: “Sexualidad”:

1. Realice las actividades de las páginas 7 y 8 del Documento complementario del


Documento 2 (Fragmento del libro “Sexualidad” de Italo Gastaldi)

Insumos de las actividades: Texto guía “Sexualidad”. 50


Formato de entrega: Tarea trabajada en Word, con las siguientes características: portada con

datos generales del estudiante, tamaño de fuente: 11, Fuente: Arial. 3cm de margen por lado.

Criterio de evaluación: Claridad de las ideas.

RESUMEN
Tema 1: El ser humano puede ser concebido como una realidad compuesta por

uno o dos elementos fundamentales o arjé (principio). Dependiendo de la

postura que se adopte ante esta posibilidad, surgirán las respectivas actitudes y

consecuencias de esta decisión.

Históricamente el Monismo y el Dualismo tienen sus representantes y sus principios

específicos, pero cada uno de nosotros podemos y debemos asumir nuestra propia manera de

concebir a la persona humana. Es posible partir de cualquiera de ellos, pero no podemos

restringirnos a estas concepciones, puesto que son reduccionistas. Nuestra postura debe ampliar

dichos conceptos, con la idea de PERSONA y todo lo que esto implica.

Según Burgos, la naturaleza de la persona humana tiene una condición especial que marca

una diferencia esencial con todos los seres que la rodean, es su condición de libertad; la cual, si

bien no es absoluta, es propia de todas las personas, sin importar tiempos ni lugares. Por otra

parte, plantea la existencia de una cualidad de trascendencia que le permite relacionarse con el

“absolutamente Otro” y que pone de manifiesto la complejidad de la naturaleza humana, la cual

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

debe ser abordada desde diferentes aspectos que la integran de manera armónica y

complementaria. Estos diferentes aspectos se entrecruzan para conformar la totalidad de la

persona.

Por otra parte, la sexualidad es mucho más que genitalidad, porque implica la totalidad de

la persona y lo ideal es que lleguemos a descubrir su dimensión integral, que va desde la relación

de pareja hasta la apertura a la trascendencia, porque lo que está implicado es el tema del amor y 51

la corporeidad que debe tenerse en cuenta. Es muy importante que se reflexione sobre la

dimensión divina que tiene para la persona el hecho de amar a otra persona, para poder

dimensionar de manera más adecuada esta capacidad que está a nuestra disposición.

MAPA CONCEPTUAL

Cultura Historia personal Ambiente Otros

Espiritu PERSONA Afectividad


al

Psíquico Dinamismo

Corporal Conocimiento

La persona es el centro de nuestro trabajo y está condicionada por la cultura,


la historia personal, el ambiente y otros. A su vez, está integrada por múltiples
aspectos que debe ir desarrollando de manera armónica y equilibrada, esto es su
espíritu, lo psíquico y lo corporal, lo cual implica conocerse mejor, actuar en
consecuencia y desarrollar el aspecto afectivo en cada uno de los mencionados
aspectos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Sexualidad y El desafío de la
genitalidad revolución sexual

Existencia corpórea
52

Bisexualidad Introducción

Sexo Intersubjetividad
Amor y amor
Planteamiento del
problema
El hecho sexual y Significados
el problema que humanos
Niveles en el
plantea fundamentales
diálogo
Diversas Apertura a la
interpretaciones Trascendencia Reflexión
espiritual
Una vocación al La igualdad de los
amor sexos

Para poder entender mejor la relación entre Sexo y Amor, es necesario enfocar el
aspecto de la genitalidad y el desafío de la revolución sexual. También es importante
que se vea en su totalidad el hecho sexual y el problema que se plantea al respecto,
esto es nuestra existencia corpórea, la bisexualidad y las diversas interpretaciones
que se pueden dar al respecto. Todo esto enfocado desde sus significados humanos,
que implican una intersubjetividad y diferentes niveles en el diálogo interpersonal.
Para finalmente iluminarlo todo con el aspecto espiritual, que implica una apertura a
la trascendencia, una vocación al amor y una aceptación de la igualdad de los sexos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

BIBLIOGRAFIA
 http://books.google.com.ec/books?id=xpU4UevpLFoC&pg=PA11&source=gbs_toc_r&cad=4
#v=onepage&q&f=false
 Burgos, Juan Manuel, Antropología: una guía para la existencia, Colección Albatros, 3ra
edición, 2008, España,
 Vicente y J. Choza, Filosofía del hombre. Una antropología de la intimidad (4ª ed.), Rialp,
Madrid 1995
 E. Mounier, El personalismo, Acción Cultural Cristiana, Madrid 1997 53
 R. Guardini, Mundo y persona. Ensayos para una teoría cristiana del hombre, Guardarrama,
Madrid 1963.
 J. Ortega y Gasset, Meditación sobre la técnica, Santillana, Madrid 1997, p. 34.
 Platón, Gorgias, 439 a.
 L. Polo, ¿Quién es el hombre?Rialp, Madrid 1993; cap. VIII: El lenguaje y la cultura
 R. Lucas, El hombre, espíritu encarnado. Compendio de filosofía del hombre, Sígueme,
Salamanca 1999
 J. Marías, Antropología metafísica, cit., cap. XIX y XX: “La figura viril de la vida humana” y
“La figura femenina”.
 F. Davis, La comunicación no verbal, Alianza, Madrid 1998.
 http://www.personalismo.net/persona/sites/default/files/fdp-reflex.pdf

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

UNIDAD 2: LA LIBERTAD Y EL SENTIDO DE LA VIDA

INTRODUCCIÓN 54

El tema de la libertad es muy amplio y se presta a mucha

reflexión y análisis. En esta unidad vamos a trabajar sobre este

tema utilizando diferentes autores, los cuales son debidamente

citados, para poder seguir en su pensamiento original lo que ellos

sostienen sobre este punto de tanta importancia en nuestra vida.

Los textos que se van a utilizar en la presente unidad son muy amplios, por cuya razón se

ha elegido apenas unos pocos capítulos o temas de los mismos, lo cual se irá señalando, conforme

se vaya profundizando en el trabajo.

TEMA 4: La libertad postmoderna (Llano)


Se dan tres sentidos diferentes de libertad: libertad-de, libertad-para y libertad de sí

mismo.

Los cuales se corresponden con tres etapas históricas: pre moderna, moderna y postmoderna,

respectivamente. El término evolucionará de manera positiva sólo cuando supere los anteriores

estadios y conserve sus hallazgos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

4.1 Libertad-de:
Me siento libre cuando puedo hacer lo que desee: libertas a

coactione (libres de toda coacción). Es una libertad innata. Nadie puede

dejar de ser libre, lo cual implica una gran responsabilidad, porque

resulta más fácil que otros decidan por mí. En el desenlace del as

deliberaciones intervienen las principales potencias del alma, a las cuales


55
no se les presta la debida atención o en el otro extremo, pueden llegar a

impedir el ejercicio de la libertad verdadera, cuando se les da excesiva importancia.

Esta libertad tiene un tinte de individualismo, pero en sus orígenes no lo tenía, porque

precisamente en la polis griega, éste era el distintivo entre el ciudadano y el esclavo.

En el cristianismo se trata de la tensión que se da entre ser miembro de la Ciudad terrena y al

mismo tiempo de la Ciudad divina, ya que a veces las exigencias de una de ellas parecerían

contraponerse con las de la otra.

Pero esta libertad penetrada de sentido personal, se convierte en individualismo, cuando

se deja influenciar por el estoicismo, el cual parecería asemejarse con el cristianismo en el

sentido de la búsqueda de la serenidad interior, paciencia ante las dificultades, aceptación

resignada de la muerte; pero en realidad sus esencias son diametralmente opuestas, ya que en el

cristianismo es el amor (caritas), mientras que en el estoicismo es la indiferencia (ataraxia), sólo

se responde de los propios actos, lo que suceda en torno a uno lo tiene sin cuidado.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Esta libertad de decisión, en un principio era positiva, en cuanto encaminada a la

perfección de la persona y al servicio de la comunidad. Luego se vuelve negativa al convertirse

en una libertad individualista (estar libre de obstáculos externos para hacer lo que yo quiero).

Esta será el patrón sobre el cual se diseñará la libertad contemporánea. Su esquema es

muy sencillo y coincide con lo que se suele entender simple y sencillamente por libertad. El 56

principal obstáculo sería el ejercicio que hacen de ella los demás: “Tu libertad termina donde

comienza la de los demás”. Es la guerra de todos contra todos. La solución sería el “contrato

social” de Hobbes. Se cede parte dela libertad por la seguridad.

Pero el costo de esta libertad es la imposibilidad de vivir una comunidad. Es lo que

sucedió en la Revolución Francesa, muy opuesto a lo acontecido en la Revolución americana, en

la cual fue fuerte el sentido de pertenencia a una comunidad y el anhelo de participar en un

autogobierno. Es el antecedente del siguiente sentido.

4.2 Libertad-para:
Es la libertad positiva. Es cuando el ciudadano se considera

miembro de pleno derecho de una comunidad política, cuyo poder radica

en la libertad concertada de los ciudadanos, esencia de la democracia. Y

al mismo tiempo está la exigencia de auto-realización. Pero ésta también

se puede volver negativa cuando se convierte en dogmática, porque yo

tengo el deber moral y el compromiso civil de dar de mí lo mejor, pero nadie puede exigirme que

triunfe en la vida. Su fracaso se puede ver con claridad en el progreso social ininterrumpido que

nos prometían la ciencia y la tecnología y que ha llevado a un siglo XX, que es el más sangriento

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

de la historia de la humanidad y destrucción del medio ambiente, con un distanciamiento cada

vez mayor entre ricos y pobres.

4.3 Libertad de sí mismo:


Tiene sus orígenes en los antiguos griegos, para quienes lo

maravilloso late en el fondo de todo. Se trata de la libertad

emocional, como deseo inteligente enmarcado en el seno de una comunidad auténtica, en la cual 57

la persona sienta las cosas tal como son, no como apariencias sino como manifestación de hábitos

que proceden de una libertad conquistada, cual hazaña existencial de gran envergadura, imposible

de alcanzar con las propias fuerzas, siendo necesaria la ayuda de los otros y del Otro. Consiste en

“amar una sola cosa”, centrarse en una sola finalidad, pero sin perder de vista a los que lo rodean.

Es el “Carpe diem” (libre intensidad de la hora presente) del que no vive sólo para sí y que está

libre de toda traba existencial para lanzar su vida hacia metas más altas.

TEMA 5: El miedo a la libertad. (Fromm)

El tema de la libertad ha sido enfocado de manera

moderna, clara y precisa por Erick Fromm. A

continuación vamos a compartir este material, tomado del

libro que aparece citado. Recomendamos la lectura

completa del mismo, por su profundidad e interés, pero

para nuestro curso, sólo tomaremos los que consideramos

de mayor interés y actualidad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En el primer subtema, se ha transcrito al pie de la letra lo que el autor dijo y en el otro tema se

pondrá un breve resumen de las ideas más importantes. El texto completo se podrá leer en la

referencia ya mencionada.

5.1. Significado de la libertad


para el hombre moderno:
58
El hombre moderno se ha liberado de

los vínculos exteriores que le hubieran

impedido obrar y pensar de acuerdo con lo

que había considerado adecuado. Ahora sería

libre de actuar según su propia voluntad, si

supiera lo que quiere, piensa y siente. Pero no

lo sabe. Se ajusta al mandato de autoridades anónimas y adopta un yo que no le pertenece.

Cuanto más procede de este modo, tanto más se siente forzado a conformar su conducta a la

expectativa ajena. A pesar de su disfraz de optimismo e iniciativa, el hombre moderno está

abrumado por un profundo sentimiento de impotencia que le hace mirar fijamente y como

paralizado, las catástrofes que se le avecinan.

Considerada superficialmente, la gente parece llevar bastante bien su vida económica y

social; sin embargo, sería peligroso no percatarse de la infelicidad profundamente arraigada que

se oculta detrás del infierno de bienestar. Si la vida pierde su sentido porque no es vivida, el

hombre llega a la desesperación. Nadie está dispuesto a dejarse morir por inanición psíquica,

como nadie moriría calladamente por inanición física. Si nos limitamos a considerar solamente

las necesidades económicas, en lo que respecta a las personas “normales”, si no alcanzamos a ver

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

el sufrimiento del individuo automatizado, entonces no nos habremos dado cuenta del peligro que

amenaza a nuestra cultura desde su base humana; la disposición a aceptar cualquier ideología o

cualquier “líder” siempre que prometan una excitación emocional y sean capaces de ofrecer una

estructura política, y aquellos símbolos que aparentemente dan significado y orden a la vida del

individuo. La desesperación del autómata humano es un suelo fértil para los propósitos políticos

del fascismo. 59

5.2. Libertad y espontaneidad:

El hombre moderno ha logrado liberarse de todos los vínculos que en un tiempo le

otorgaban seguridad y significado a su vida, pero esto, al contrario de

lo que esperaba, lo que le brinda es impotencia e inseguridad. No

soportamos el aislamiento, porque estamos como desamparados ante

un mundo que le inspira miedo.

Este aislamiento ha producido un quebrantamiento de la unidad del mundo, ya no hay un

punto firme para la orientación. De aquí que se siente abrumado por la duda acerca de sí mismo y

del sentido de la vida. Esta es una libertad que la llamará el autor: “negativa”, que en realidad lo

que ha hecho es sacrificar la integridad del yo individual, pero que le trae nuevas cadenas.

Fromm plantea la posibilidad de que exista un estado de libertad positiva, en el que el individuo

vive como yo independiente, pero sin aislarse, es decir vivir libremente, pero unido al mundo a

los demás hombres y a la naturaleza.

Esta libertad es posible alcanzarla realizando su propio yo, es decir siendo lo que

realmente es. Para la filosofía idealista esta autorrealización sólo puede alcanzarse por medio de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

la intuición intelectual, lo cual ha traído como consecuencias una división de la personalidad,

suprimiendo la naturaleza y conservando la razón. Lo cual hace que finalmente ésta también se

vuelva cautiva. Esta realización no se alcanza sólo por el pensamiento, sino por la personalidad

total del hombre, que se debe expresar. Este es el problema: la espontaneidad.

Ésta es la actividad libre del yo e implica el ejercicio de la propia y libre voluntad, lo cual 60

implica primeramente la aceptación de la personalidad total y la eliminación de la distancia entre

naturaleza y razón, sin reprimir partes esenciales del yo, siendo plenamente transparentes.

Algunos ejemplos de espontaneidad:

 Los artistas: cuyos pensamientos, emociones y acciones son la expresión de su yo y no la

de un autómata.

 Los niños pequeños, que tienen la capacidad de sentir y pensar lo que realmente es suyo,

lo cual se manifiesta en lo que dicen y piensan y en las emociones expresadas en sus

rostros.

 Los propios de cada uno: como consecuencia de contemplar un paisaje, haber concebido

una idea, o en el nacimiento de un amor hacia alguien, etc.

Uno de los componentes fundamentales de tal espontaneidad es el amor, pero no un

amor como disolución del yo en otra persona, o como posesión del otro, sino como afirmación

espontánea del otro, como unión del individuo con los otros, sobre la base de la preservación del

yo individual.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

El otro componente es el trabajo, pero no como la actividad compulsiva dirigida a evadir

la soledad, tampoco como relación con la naturaleza, sino como creación, como actividad

plenamente humana, porque el yo es fuerte en la medida en que es activo.

Lo que suele suceder es que actuamos y creamos, no para satisfacción propia sino con el

propósito de vender nuestra mercadería. El valor lo tiene el producto terminado y no la 61

satisfacción inherente a la actividad creadora. Interesa el producto y no el proceso. La realización

del individuo por medio de la actividad espontanea es la que le dará un verdadero significado a la

vida, que consiste precisamente en el acto mismo de vivir.

La libertad positiva, como realización del yo, implica la afirmación plena del carácter

único del individuo. Todos nacemos iguales, pero también distintos. Esto implica un respeto

supremo a la peculiaridad del propio yo y al de los demás. Esto es un logro supremo de la cultura

humana y es precisamente lo que hoy está en peligro.

El carácter único del yo no contradice de ningún

modo el principio de igualdad, el cual sostiene que todos

nacemos iguales, porque participamos del as mismas

calidades humanas fundamentales y compartimos el destino

esencial de todos los seres humanos, poseyendo por igual el

mismo inalienable derecho a la felicidad y a la libertad. Esto

también implica que nuestras relaciones son de solidaridad y

no de dominación o sumisión.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La libertad positiva también implica el principio de que no existe poder superior al del yo

individual; que el hombre representa el centro y el fin de la vida y cuya realización constituye un

fin que no puede ser subordinado a otros propósitos. Un verdadero ideal. En este sentido es

importante reconocer la diferencia que existe entre los ideales genuinos y ficticios. Los primeros

expresan el deseo de algo que todavía no se ha realizado, pero que es deseable para el desarrollo 62

y la felicidad del individuo. Pero además que favorezca el desarrollo y la libertad y la felicidad

del yo. Considerándose ficticios aquellos fines que son compulsivos e irracionales que, si bien

subjetivamente representan experiencias atrayentes, en realidad resultan perjudiciales para la

vida.

Esto nos lleva a otro problema: el del sacrificio. Se puede afirmar que existen dos tipos

completamente distintos de sacrificio. Aquel que se da como afirmación extrema de la propia

individualidad, que aunque es trágico y amargo, supone siempre un ilimitado anhelo de

integridad espiritual y que es distinto al que profesa el fascismo, en el cual se promueve el

sacrificio por sí mismo, aniquilándose el yo en sumisión a un poder superior. Este es una

perversión del sacrificio verdadero.

Libertad y anarquía: la dificultad surge de considerar la posibilidad de una anarquía, si se

considera que se debe obrar espontáneamente y que no existe una autoridad superior a la persona.

Pero esto no es así, si se considera a la libertad como el ideal de desarrollar y expandir el yo.

La tesis de este autor es que la libertad posee un doble significado para el hombre

moderno; éste se ha liberado de las autoridades tradicionales y ha llegado a ser un individuo;

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pero, al mismo tiempo, se ha vuelto aislado e impotente, tornándose el instrumento de propósitos

que no le pertenecen, extrañándose de sí mismo y de los demás. En este sentido la libertad

positiva se identifica con la realización plena de las potencialidades del individuo, así como con

su capacidad para vivir activa y espontáneamente. Esto se halla en conexión directa con los

cambios económicos y sociales, que permitirán al hombre llegara ser libre, realizando su yo.

63

La democracia ha jugado un papel muy importante en la adquisición de todas estas

conquistas humanas en materia de libertad y espontaneidad. Sin embargo se está aún muy lejos

del ideal, que sería el establecimiento de un sistema económico racional que sirva los fines de la

comunidad; reemplazando la manipulación que se hace de las personas por la cooperación activa

e inteligente, extendiendo el principio del gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo,

desde la esfera política formal hasta la económica. Esta participación debe entenderse no sólo en

el acto formal de votar, sino que incluye la actividad diaria, el trabajo y las relaciones con los

demás.

Se triunfará sobre las fuerzas del nihilismo tan sólo si se logra infundir en los hombres

aquella fe que es la más fuerte de las que sea capaz el espíritu humano, la fe en la vida y en la

verdad, la fe en la libertad, como realización activa y espontánea del yo individual.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 6: La leyenda del Gran Inquisidor (htt2)

La Leyenda transcurre en Sevilla en la

peor época de la Inquisición. Jesús vuelve a su

gente después de XV siglos. La noche anterior

habían ardido en la hoguera cerca de cien herejes


64
por orden del Inquisidor mayor. Jesús camina por

Sevilla, la gente lo reconoce, cura enfermos e

incluso resucita a una niña en el atrio de la

Catedral. Llega el Inquisidor mayor y con sólo

levantar un dedo la muchedumbre que le teme, se

dispersa y hace arrestar a Jesús. Por la noche va a

visitarlo al calabozo y comienza a enumerar una serie de reproches a la inserción de Jesús en la

historia del hombre. Estos reproches se centran principalmente en la sobreestimación que hiciera

Jesús de las capacidades humanas. (Mosto)

TEMA 7: El hombre en busca de sentido. (Frankl V. ) 12

INTRODUCCIÓN 13

El Dr. Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples

padecimientos, más o menos importantes: "¿Por qué no se suicida usted?" Y muchas veces, de las

respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son

los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos

12
http://www.youtube.com/watch?v=vGbqXdehAfw
13
Extracto de la Introducción de la obra citada, Elaborada por Gordon W. Allport

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una

urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la

logoterapia, que es la versión original del Dr. Frankl del moderno análisis existencial.

En esta obra, el Dr. Frankl explica la experiencia que le llevó

al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho 65

tiempo, en los bestiales campos de concentración, él mismo sintió en

su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. Sus padres,

su hermano, incluso su esposa, murieron en los campos de

concentración o fueron enviados a las cámaras de gas, de tal suerte

que, salvo una hermana, todos perecieron. ¿Cómo pudo él —que

todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío,

brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio—, cómo pudo aceptar que la

vida fuera digna de vivirla ? El psiquiatra que personalmente ha tenido que enfrentarse a tales

rigores merece que se le escuche, pues nadie como él para juzgar nuestra condición humana sabia

y compasivamente.

En el campo de concentración, todas las circunstancias conspiran para conseguir que el

prisionero pierda sus asideros. Todas las metas de la vida familiar han sido arrancadas de cuajo,

lo único que resta es "la última de las libertades humanas", la capacidad de "elegir la actitud

personal ante un conjunto de circunstancias". Esta última libertad, admitida tanto por los antiguos

estoicos como por los modernos existencialistas, adquiere una vivida significación en el relato de

Frankl.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En el siguiente tema trabajaremos con esta obra, extrayendo de ella las ideas más

importantes, que nos ayuden a entender mejor el sentido de nuestra propia vida, iluminada por la

experiencia de este autor y su doctrina.

El resumen del libro que presentamos a continuación, lo hemos tomado de la autora

Quendy Nicolle Recinos Mendoza 66

http://www.upa.edu.mx/ciquincenasliterarias-

aportacion7/Quendy%20Recinos_El%20hombre%20en%20busca%20del%20sentido.pdf

La presente obra es de corte autobiográfico, de lo que vivió el médico psiquiatra Víctor

Frankl en los campos de concentración nazi, en la segunda guerra mundial. Nos cuenta como fue

privado de su libertad y la familia; sometido a trabajos forzados, que rebasan la imaginación de lo

sádico durante más de cuatro años. Las múltiples decisiones que debe tomar en el campo y post-

campo, le llevan a colocarse de frente con la idea del suicidio, y hallar por él mismo el sentido de

la vida, su vida; única e irrepetible.

Toma la decisión de quedarse con sus padres en Viena en vez de irse visado a Estados

Unidos; aun sabiendo que el futuro de sus vidas en la Europa de los 40´s era incierto. Deportados

a Auschwitz, se separa de su madre y su esposa, días después ve morir a su padre. El desplome

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

del ánimo durante el tiempo que permaneció en Auschwitz le hizo ver el suicidio como una

opción, pero era algo trivial de llevar a cabo, ya que el prisionero promedio terminaría muerto de

todas maneras. Esta obra no trata de enfatizar los horrores que se vivieron en los campos de

concentración donde él permaneció y vivió en carne propia dichos maltratos; esta obra se enfoca

en el prisionero desde el punto de vista psicológico, donde Frankl puede clasificar -al prisionero-

en tres fases: Primera fase: Internamiento en el campo, Segunda fase: La vida en el campo y 67

Tercera fase: Después de la liberación. Su obra, una pieza magnífica digna de leer una y otra vez,

donde el narrador no pierde la objetividad y se remite únicamente a los hechos, mostrándolos tal

y cómo sucedieron y permite que el lector en automático sienta empatía por dichos

acontecimientos.

7.1 Internamiento en el campo.

[…] “Los mejores de entre nosotros no regresaron a casa”. Cabe

resaltar tres puntos importantes en esta obra. Uno de ellos se

encuentra dentro de la Primera fase y es el Síntoma del shock,

donde lo incierto los hacía digerir cada momento en el instante, con

la constante pregunta ¿y ahora qué sigue? Desde que llegaron a

Auschwitz, fueron despojados de todo cuanto cargaban. Confundidos

por el recibimiento de un destacamento de reclusos que se veían

bien, hablaban todos los idiomas de Europa, daban la bienvenida a los recién llegados, lo cual

infundía cierta esperanza en los prisioneros que arribaban a la estación. Desnudos -los

prisioneros-, rapados, hambrientos, cansados; tuvieron que acostumbrarse sobre la marcha a cada

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

acontecimiento, y se perdía el temor a la muerte, bien se podía haber asumido la postura pasiva,

cual oveja al matadero.

7.2 La vida en el campo.

Lo segundo a mencionar, se encuentra dentro de la Segunda fase y es la Apatía. Como

prisionero llegabas a ver como “normal” los múltiples horrores que se suscitaban en el lager.
68
Podías ver cómo alguien era golpeado a más no poder por un soldado, a un enfermo de tifus en

sus últimos días y no sentir la más mínima compasión. La ley del más fuerte reinaba en tu

corazón y sólo querías salvar tu pellejo, porque eso es lo que eras, un esqueleto con pellejos

pegados a tus huesos. La ausencia de sentimentalismos y la continua hambre eran constantes que

hacían que te preguntaras: ¿Vale la pena seguir viviendo así?, ¿Qué hice para que el destino se

tornara tan gris? Y muchas más preguntas, que trataban de justificar el suicidio. Aun así nacía

adentro de ti la esperanza que sí valía la pena seguir viviendo, porque algún día (no sabías

cuando) saldrías y volverías a besar a tu madre y a tu padre, y volverías a reír y a comer con tus

amigos. Esa esperanza te mantenía con vida. […] “Quien tenga un porqué para vivir podrá

superar casi cualquier cómo”[…].

7.3 Después de la liberación.

Y por último El Desahogo, que se da durante la Tercera fase, que es la constante del

prisionero, de desahogarse de diferentes maneras de todo lo vivido, durante el tiempo de encierro;

debido a que esta etapa es después de la liberación. El prisionero regresando a su lugar de origen,

lo único que hallaba era ruinas sobre ruinas. En otros casos (el digerible en mi opinión) podía

encontrar a un vecino, quien le informaba la suerte que fue de aquellos que dejó tras la

deportación. En el mejor de los casos, reunirse con un familiar y contar por largas horas todo lo

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

vivido. Era una decisión constante la postura que tomaría ahora -el prisionero- frente a la vida,

ahora con su libertad. Podía desquitarse con quien se plantara enfrente, o recoger los pedazos de

su vida y reconstruir todo de ese momento en adelante.

7.4 Conclusión
69
El hombre en busca del sentido, es una obra que logra hacernos reflexionar sobre nuestros

valores, propósitos y planes. ¿Podemos ver hacia el futuro y respondernos a nosotros mismos qué

queremos ser, y cómo hacer para lograrlo? Porque, el hombre, en verdad, es el ser que siempre

decide lo que es.

7.5 Conceptos básicos de Logoterapia. (Frankl V. )

 Logos: (palabra griega) que equivale a sentido, significado, propósito y palabra.

 Terapia: (griego therapeia) curación, tratamiento.

 Logoterapia: tratamiento para encontrar significado y sentido a la vida. Está centrado en el

sentido. A diferencia del Psicoanálisis, corriente de Sigmund Freud, la Logoterapia mira más

bien hacia el futuro, es decir al sentido y los valores de la persona. El Psicoanálisis es más

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

introspectivo y retrospectivo que la Logoterapia, ésta es prospectiva. Al aplicar la Logoterapia

el paciente se enfrenta con el sentido de su propia vida y debe confrontar su conducta con ese

sentido de la vida. Víctor

 Frankl, en la Logoterapia, se basa en la voluntad de sentido, mientras que Freud, en el

Psicoanálisis, se basa en la voluntad del placer, y Alfred Adler en la voluntad del poder.
70
 La voluntad de sentido: La búsqueda, por parte del hombre, del sentido de su vida constituye

una fuerza primaria y no una racionalización secundaria. Éste sentido es único y específico.

Veamos algunas formas de plantearlo.

o El hombre es capaz de vivir e incluso de morir por sus ideales y valores.

o Nosotros no inventamos el sentido de nuestra vida, sino que lo descubrimos.

o El hombre es libre para elegir entre aceptar o rechazar una oportunidad que la vida le

plantea. Hay libertad para aceptar o rechazar el sentido de la vida.

o No se debe procurar, exclusivamente, servir a dios. Se debe actuar con el objetivo de la

santidad y eso nos llevará a servir mejor a dios.

 La frustración existencial: El hombre es capaz de mal-lograr su voluntad de sentido, en cuyo

caso la Logoterapia habla de frustración existencial. El término existencial admite tres

significados distintos:

o Existencia misma: específicamente humana

o Sentido de la existencia

o Voluntad de sentido: el afán de encontrar un sentido concreto a la existencia

personal.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 Neurosis: Viene de las palabras griegas , que significa “estado nervioso

patológico”. Es una forma de alteración de la conducta, distinta a la psicosis. Incluye

diferentes tipos casos de inadaptación, fobias, histerias y obsesiones. Neurosis y psicosis

poseen rasgos idénticos en cuanto a su evolución y a sus defensas dinámicas. Sin embargo, se

diferencian cualitativamente en sus sistemas dinámicos respectivos. El Neurótico no deforma

los hechos de su contorno; trata primero de elaborar sus conflictos dentro de él mismo y sólo 71

luego, secundariamente, los exterioriza. La neurosis producto de la frustración existencial se le

conoce como: neurosis noógena.

 Neurosis noógena: La palabra griega “”, significa mente. Las neurosis noógenas no

surgen por conflictos entre impulsos e instintos, surgen por problemas existenciales o

espirituales. La frustración de la voluntad de sentido juega un papel fundamental y primordial.

Resulta obvio que la terapia apropiada para las neurosis noógenas no es la psicoterapia

tradicional, sino la logoterapia: psicoterapia que se atreve a penetrar en la dimensión

espiritual, que es la dimensión genuina del ser humano.

 Si un médico no acierta a distinguir la dimensión espiritual, como opuesta a la dimensión

instintiva, generará una tremenda confusión para explicar el comportamiento humano.

 La logoterapia se diferencia del psicoanálisis porque concibe al hombre como un ser, cuyos

intereses primordiales se inscriben en la órbita de asumir un sentido a la existencia y realizar

un conjunto de valores y no en la mera gratificación y satisfacción de sus impulsos e instintos,

o en el mero ajuste del conflicto interior generado por exigencias del ello, del yo y del súper

yo o luchas de adaptación y ajuste al entorno circundante y sociedad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 Noodinámica: La búsqueda humana de sentido y valores puede crear una tensión interior en

lugar de un equilibrio interno. Esta tensión es un requisito indispensable de salud mental. “El
14
que tiene un por qué para vivir, puede soportar casi cualquier como” (Nietzsche).

Palabras que son un motor de cualquier psicoterapia. En los campos de concentración, los

prisioneros más aptos para la supervivencia, resultaron ser los que esperaban a alguien afuera

o los que tenían una tarea o misión por concluir. Se debe luchar por las metas, a pesar de que 72

existan tensiones. Las tensiones son necesarias y, sin ellas, se crea un vació existencial.

 El vacío existencial: Fenómeno muy extendido, desde el siglo

XX, que se ha originado a partir de que el hombre se convirtió

en un ser humanamente civilizado, perdió las tradiciones y se

vio forzado a elegir; con lo que se crea un vacío existencial. El

hombre se ha vuelto conformista (hace lo que otras personas

hacen), o totalitarista (hace lo que otras personas quieren que

haga).El vació existencial se manifiesta en un estado de tedio (aburrimiento). Schopenhauer

afirmaba que la humanidad está condenada a oscilar eternamente entre los extremos de la

tensión y el aburrimiento. Se puede observar el tedio en tiempos de ocio, en retirados,

pensionados, en las denominadas neurosis dominicales (cuando las personas se encuentran el

fin de semana, a solas con su intimidad vacía de sentido y dirección). Muchos suicidios se dan

por éste vació existencial. A veces el vacío existencial tiene máscaras de poder, dinero, placer,

pero el vacío sigue.

14
http://thejazzandblues.wordpress.com/2013/02/13/el-que-tiene-un-por-que-puede-soportar-casi-cualquier-como-
friedrich-nietzsche/

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 El sentido de la vida: El sentido de vida difiere de un hombre a otro, de un día a otro y de una

hora a otra hora. Por lo tanto, lo que importa no es el sentido de vida en formulaciones

abstractas, sino el sentido concreto de la vida de un individuo en un momento determinado.

A cada persona le está reservado una precisa misión, un cometido a

cumplir. No puede ser reemplazado en su función, ni su vida puede


73
repetirse, su tarea es única, como única es la oportunidad de consumarla.

La noción del sentido de la vida también se entiende desde el ángulo inverso: “cualquier

situación plantea y reclama del hombre un reto o una respuesta a la que sólo él está en

condiciones de responder. El hombre no debe cuestionarse sobre el sentido de vida, sino

debe comprender que le interroga la vida a él. La vida pregunta por el hombre, cuestiona al

hombre, y éste contesta de una única manera: respondiendo de su propia vida y con su propia

vida. Únicamente desde la responsabilidad personal se puede contestar a la vida.

 La esencia de la existencia: consiste en la capacidad del ser humano para responder,

responsablemente, las demandas que la vida le plantea en cada situación. El énfasis en la

fuerza de la responsabilidad humana se refleja en el imperativo categórico de la logoterapia.

“Obra así, como si vivieras por segunda vez y la primera vez lo hubieras hecho

tan desacertadamente, como estás a punto de hacerlo ahora”

Esta máxima estimula el sentido de la responsabilidad del hombre, invita a imaginar, en

primer lugar, que el presente ya es pasado, y en segundo lugar, que el pasado es posible de

enmendarse. Este precepto enfrenta al hombre con la finitud de la vida y La finalidad personal

y existencial.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 La verdad se impone por si misma: Al paciente le corresponde decidir su existencia como

responsabilidad social, ante su consciencia, ante Dios. La Logoterapia, no es una labor

docente, ni misionera; su labor es hacer ver al paciente su espectro de valor, su horizonte

existencial. No impone al paciente juicios de valor.

 Auto trascendencia de la existencia: Ser hombre implica dirigirse hacia algo o alguien
74
distinto de uno mismo, bien sea realizar un valor, alcanzar un sentido, encontrar a otro ser

humano. Cuanto más se olvida uno de sí mismo, más

perfecciona sus capacidades; cuanto más se afana el

hombre en su autorrealización más se le escapa de sus

manos. En otras palabras, la autorrealización no es un fin

sino el fruto legítimo de la propia trascendencia. El sentido

de la vida cambia continuamente, pero no cesa nunca de existir.

 Tres modelos diferentes: De acuerdo con la logoterapia, podemos descubrir o realizar el

sentido de la vida según tres modelos diferentes:

o Realizando una acción.

o Acogiendo las donaciones de la existencia

o Por el sufrimiento.

 El sentido del amor: El amor es el único camino para arribar a lo más profundo de la

personalidad de un hombre. Nadie es conocedor de la esencia de otro ser humano si no lo ama.

Mediante el amor, la persona que ama posibilita al amado la actualización de sus

potencialidades ocultas. El que ama ve más allá y le urge al otro a consumar sus inadvertidas

capacidades personales. El sexo está justificado, incluso santificado, en la medida en que es

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

vehículo del amor y sólo en esa medida. El sexo es sólo un medio de la fusión absoluta y

definitiva que es el amor.

 El sentido del sufrimiento: El tercer cauce para encontrar un sentido a la vida es a través del

sufrimiento. Cuando uno se enfrenta con un destino ineludible, inapelable e irrevocable,

entonces la vida ofrece una oportunidad de realizar el valor supremo, de cumplir el sentido
75
más profundo: “aceptar el sufrimiento”

El valor no reside en el sufrimiento en sí, sino en la actitud frente al sufrimiento, en nuestra

actitud para soportar ese sufrimiento. Uno de los axiomas básicos de la logoterapia mantiene

que:

“La preocupación primordial del hombre no es gozar del placer, o evitar el

dolor, sino buscar un sentido a la vida”.

El sufrimiento no es en absoluto necesario para otorgarle un sentido a la vida. El sentido es

posible sin el sufrimiento o a pesar del sufrimiento. Para que el sufrimiento confiera un

sentido ha de ser un sufrimiento inevitable, absolutamente necesario.

El sufrimiento evitable debe combatirse con los remedios oportunos; el no hacerlo así sería

síntoma de masoquismo, no de heroísmo.

La psicoterapia tradicional tiende a restaurar en la persona la capacidad para el trabajo y para

disfrutar de la vida. Esos objetivos también son compartidos por la logoterapia, aunque avanza

un paso más al pretender que el paciente recupere su capacidad de sufrir. La logoterapia busca

que la persona encuentre un sentido siempre, aún en las peores circunstancias.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ACTIVIDADES

Actividad 1: Foro sobre el tema de la libertad.

Consigna de la actividad: 76
Después de leer lo que dice el autor Alejandro Llano sobre la libertad y ver el siguiente
video: https://www.youtube.com/watch?v=GQUXzxggN6I
Responda el cuestionamiento:
“¿En qué consiste la verdadera libertad? ¿Qué tiene que ver el amor con la libertad?
Insumos de la actividad:
Texto de Alejandro Llano y video: “La verdadera libertad del ser”.
Formato de entrega: Foro en plataforma.
Criterio de evaluación: Cumplimiento de las especificaciones solicitadas.

Actividad 2: Cuestionario

Consigna de la actividad:
Luego de leer el material de estudio y ver el siguiente video:
https://www.youtube.com/watch?v=uc-75Ry_ZZk
Responda el siguiente cuestionario:
1. ¿Por qué el miedo a la libertad es la manifestación de una crisis profunda?
2. ¿Cuál es el problema del hombre cuando gana libertad?
3. Históricamente ¿cómo se enfrentó el hombre a este problema: en la Edad Media,
en el Renacimiento, en la Reforma, en la Modernidad y especialmente cómo
evade el hombre en la Postmodernidad esta situación?
4. Ponga un ejemplo de alguno de los tres mecanismos.
5. ¿Cómo plantea Fromm la solución a esta situación?
Insumos de la actividad:
El material de lectura y el video de resumen.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Formato de entrega:
El trabajo deberán realizarlo en formato Word, con letra Arial tamaño 11, con la portada
respectiva y 3 cm de margen por cada lado.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

Actividad 3: Ensayo de síntesis del tema.


77

Consigna de la actividad:
Luego de leer la ponencia y ver el video indicado, elabore un ensayo de 500 palabras
con el siguiente tema:
“Si Jesucristo volviera hoy, ¿qué me diría sobre lo que está sucediendo en el mundo y
cómo estoy viviendo mi vida? Y ¿qué le diría yo al respecto de todo esto?
Insumos de la actividad:
El estudio de este tema se basa en el material citado y en el video
Formato de entrega:
Documento de Word con las especificaciones descritas en la anterior actividad.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

Actividad 4: Elaboración de una presentación de Power Point

Consigna de la actividad:
Elabore una presentación de Power Point con las ideas más importantes de cada una
de las fases que presenta Viktor Frankl en su obra y con los conceptos principales de la
Logoterapia.
Insumos de la actividad:
La obra citada, junto con el resumen de la misma y el video de complemento.
Formato de entrega:
Presentación de Power Point con las siguientes especificaciones:
 Un máximo de 5 (cinco) diapositivas por cada fase.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 De todos los conceptos principales de la Logoterapia, explicados en el apunto,


extraer los 10 (diez) que considere de mayor relevancia para su propia vida y
elaborará una diapositiva por cada uno, con una breve aplicación a algún
aspecto de su vida diaria.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

78

RESUMEN

El filósofo Alejandro Llano presenta el tema de la libertad postmoderna, desde una triple
perspectiva, señalando que cada una de ellas es un paso que el ser humano va dando
en su búsqueda de superación. Para nosotros es lo que llamaríamos “personalización”,
ya que existe un crecimiento o progreso del ser humano que lo va convirtiendo cada
vez más en persona, siendo la libertad, una de las características más importantes de
ésta.
Fromm plantea la situación del ser humano en la actualidad, buscando una libertad de
la sociedad tradicional, lo cual lo lleva a caer prisionero de otras “trampas”, tales como
el consumo, la sociedad, etc. La solución ante este problema es el amor y el trabajo
productivo, para evitar caer en la opresión irracional, ejercida por personas, partidos
políticos, ideologías, etc. Pero hay que estar muy pendiente, porque esto puede llevarlo
al aislamiento y a la soledad existencial.
Para entender mejor el tema de la libertad, acudimos a la obra de Dostoievski, en la
cual se relata una historia en la que nos hace reflexionar sobre lo que sucedería si
Jesucristo volviera nuevamente a la Tierra. En este caso, lo ubica en una época y en un
lugar distinto al nuestro, pero el tema nos sirve para aplicarlo a nuestra propia vida.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Finalmente Víctor Frankl nos sirve como punto de partida para la reflexión acerca del
sentido de nuestra vida, enfocándolo desde una perspectiva nueva e interesante que es
la logoterapia.

79

MAPA CONCEPTUAL
Libertad de… Libertas a coactione

LIBERTAD Libertad para… Libertad positiva


POSTMODERNA

Libertad de sí Carpe Diem


mismo…

La libertad postmoderna puede entenderse como “libertad de…” o


libertad innata, sin coacción, “libertad para…” o libertad positiva y
finalmente “libertad de sí mismo…”, que es el último estadio de
desarrollo de la libertad, el óptimo y más perfecto, que es vivir
intensamente, pero enmarcado en una comunidad y al servicio de
los demás.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Liberación El hombre
moderno busca su

Autoridades PERSONA
tradicionales

AMOR
Ser aislado e Y
SOLUCIÓN TRABAJO
impotente
PRODUCTIVO
80

El hombre moderno busca su liberación de las autoridades


tradicionales y lo logra, pero esto puede convertirlo en un ser aislado
e impotente, cuando cae en manos de los totalitarismo u otras
trampas de la modernidad. La única alternativa de solución es el
AMOR Y EL TRABAJO PRODUCTIVO.
Lo cual lo vuelve cada vez más persona.

La gente calla, como la


La gente lo
Jesucristo El Señor
primera vez y sigue su vida
reconoce tiene algo
regresa que decirle a
como si nada hubiese pasado
cada uno
El Gran
Inquisidor lo Le reprocha varios
cuestiona puntos que a su parecer
los hizo mal.

JESÙS SE
MARCHA EN
SILENCIO

Jesucristo regresa, la gente lo reconoce, pero luego de verlo y


escucharlo continúa su vida como si nada. El Gran Inquisidor lo
apresa, habla con él y le reprocha varios puntos con la crudeza y
crueldad propia del mundo actual. Finalmente Jesús se marcha en
silencio… no hay nada que hacer

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Internamiento en
Síntoma del shock
el campo

LA PERSONA
La vida en el campo Apatía
EN BUSCA DE
SENTIDO
81
Después de la
Desahogo
liberación

La persona en busca de sentido, vive un periplo similar al que vivió el autor


en el campo de concentración: una primera fase, que fue el internamiento en
el campo, que produjo el síntoma del shock, una segunda que es la vida
misma en el campo, la cual puede derivar en apatía y finalmente el después
de la liberación, que es el momento de la síntesis final, que parte del
desahogo, para llegar hasta la iluminación y el compromiso

BIBLIOGRAFIA
 http://humanitas.cl/html/biblioteca/articulos/d0055.html

 http://cedum.umanizales.edu.co/contenidos/mae_diversidad/filosofia2_pasto_ch2/criterios_co

nceptuales/recursos_estudio/pdf/el_miedo_a_la_libertad.pdf

 http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/ponencias/la-leyenda-de-el-gran-inquisidor.pdf

 http://markeythink.files.wordpress.com/2011/04/el_hombre_en_busca_de_sentido_viktor_fran

kl.pdf

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

UNIDAD 3: LA COMUNIDAD SOCIOPOLÍTICA

INTRODUCCIÓN
La persona humana debe ser entendida desde un aspecto

comunitario, para poder comprender la totalidad y complejidad 82

de la misma. En esta unidad vamos a trabajar el tema de la

Comunidad Sociopolítica, en la cual se desarrolla la persona.

Todos estamos inmersos en un contexto social, político,

económico, histórico, temporal. Somos hijos de nuestro tiempo

y del medio en el cual hemos nacido. Somos influenciados muy fuertemente por todo esto, sin

embargo es fundamental que lleguemos a descubrir la importancia de ser protagonistas de nuestro

propio desarrollo y perfeccionamiento.

El estudio de este tema se basará en el gran libro escrito por el filósofo y sociólogo

contemporáneo francés Gilles Lipovetsky, La Era del Vacío. Pero más exactamente en un

resumen elaborado por Diana Lacal.

El autor, busca plantear, en diferentes niveles, la gran transformación que aqueja hoy a la

sociedad, en cuanto a sus costumbres, al individuo en sí mismo, al consumo masificado y la

emergencia de un modo de socialización e individualización inédito.

En nuestra sociedad postmoderna, se actúa con una lógica individualista, reina la

indiferencia de masa, la autonomía privada, la innovación superficial, etc. Se quiere vivir el aquí

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

y el ahora. No hay ídolos ni tabúes, sino simplemente un vacío. Se han anulado los puntos de

referencia, los valores superiores, las mismas raíces. Nos encontramos ante una cultura

despersonalizada o “hecha a medida”. En consecuencia aparecen otros “valores”, como por el

ejemplo el narcisismo. Vivimos una cultura donde se desliza todo en una indiferencia relajada

que, por otra parte, está obsesionada con la información y la expresión, aunque sea expresarse

para sí mismo y comunicar por comunicar… es decir una lógica del vacío. 83

TEMA 8: El Individualismo Contemporáneo (La era del vacío) 15

8.1 Narciso o la estrategia del vacío:16


El narcisismo se ha convertido en uno de los temas centrales de

la cultura, es el nuevo estadio del individuo, en el cual se relaciona

consigo mismo y nada más, desprovisto de valores sociales y morales.

En el narcisismo se pasa del individualismo limitado al individualismo

total. Es un vivir sin ideales, sin objetivos trascendentes. El ser humano

se ha convertido en el homo psicologicus, que vive al acecho de su ser y

bienestar, movido por el placer, bienestar y el individualismo puro (el yo como preocupación

central).

En esta nueva situación, el yo se convierte en un espacio flotante, donde prima el miedo a

envejecer y morir y un desinterés por las generaciones futuras. No hay trascendencia ya que el

interés por el cuerpo responde a imperativos sociales: intimismo confortable, diminución del

sentido de pertenencia, acentuación del fenómeno de la exclusión.

15
http://www.youtube.com/watch?v=2jv7-sJkdNM
16
http://www.altillo.com/examenes/uces/publicidad/sociologia/socio2005resumenf.asp

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Existe en la actualidad un gran miedo a envejecer y morir, acompañado por el desinterés

por las generaciones futuras. Porque se está enfrentando nuestra condición mortal sin ningún

apoyo trascendente, aunque se pretende reconquistar la interioridad del cuerpo, el cual se ha

convertido en sujeto que debe ser liberado, ya que obedece a imperativos sociales como la línea y

la forma. 84

Las relaciones humanas son cada vez más fratricidas y asociales, promoviéndose el

intimismo, como sinónimo de incivismo, que se presenta con una disminución del sentimiento de

pertenencia a un grupo y correlativamente la acentuación de los fenómenos de exclusión y la

consideración de la autenticidad como valor social. Esto es expresarse “libremente”.

En este ambiente, el “éxito” pasa a significar la búsqueda de la riqueza, con el fin de

excitar la admiración o la envidia y las relaciones humanas se han convertido en relaciones de

dominio, conflictivas, frías e intimidatorias. Aparentemente los individuos se vuelven más

sociables y cooperativos, pero en realidad hay una explotación cínica de los sentimientos de los

otros y una búsqueda del propio interés, sin la menor preocupación por las generaciones futuras.

Lo que importa es ser uno mismo absolutamente, en consecuencia el Otro pasa a ser indiferente.

Hoy día no cuenta tanto la devoción por el Otro, como la realización y transformación de uno

mismo.

El Súper-Yo se presenta como una celebridad, de éxito que, de no realizarse, se

desencadena una crítica implacable contra el Yo. Esto es intensificado por los mass media, que

hacen que sea cada vez más difícil aceptar la “insignificancia” de la existencia cotidiana.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Los desórdenes de tipo narcisista se presentan como trastornos de carácter, derivados de un

malestar difuso, un sentimiento de vacío interior y de absurdidad de la vida, una incapacidad para

sentir las cosas y los seres. Las relaciones personales sufren una inestabilidad, lo cual nos hace

huir del sentimiento y levantar barreras contra las emociones, dejando de lado la afectividad

(huida ante los signos de sentimentalidad). Se hace cada vez más rara la posibilidad de encontrar 85

una relación intensa. En todas partes hay soledad, vacío, dificultad para sentir, para ser

transportado fuera de sí, etc.

8.2 La moda y el imperio de lo efímero:

La moda lo invade todo. Es como una salida del

mundo tradicional, como una negación del pasado y una

celebración del presente. En esta era de la moda, los

valores realzan lo nuevo y la individualidad humana. La

seducción y lo efímero son los principios que organizan la

vida colectiva, dominada por la frivolidad, la cual ha

aniquilado la cultura en una espiral individualista con desmotivación por lo social y público.

Nuestra era funciona con la información, con la seducción de lo nuevo, con la tolerancia y la

movilidad de opiniones, como el asunto de la doble opinión sobre nuestro destino: pesimismo del

presente y optimismo del futuro. La cultura mediática se ha convertido en una máquina

destructora de la razón y pensamiento. Se instaura el reino de la moda, en el cual el consumismo

lo domina todo, organiza la vida. Este consumo es superficial y vuelve infantiles a las masas, el

rock es violente, no verbal, acaba con la razón; las industrias culturales están estereotipadas, la

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TV embrutece a los individuos y fabrica gente “descerebrada”. Lo superficial pasa a ser la

verdad histórica. De esta situación brotan algunas paradojas, tales como: más información, pero

menos estructura; más adultos, pero más inestables; menos ideología y más tributo a la moda;

personas más abiertas, pero más influenciables.

8.3 La seducción de las cosas:


La sociedad de consumo se caracteriza por una elevación del 86

nivel de vida, la abundancia de artículos y servicios que están a

nuestra disposición, además del culto a los objetos y diversiones, una

moral hedonista y materialista y una generalización del proceso de la

moda. Se impone la lógica de una renovación precipitada y en el

orden estético-burocrático domina la economía de consumo,

organizada por la seducción y la extinción acelerada.

La norma de la producción y consumo es lo efímero, mientras que la innovación es el

imperativo de la producción y marketing. Se establece un nuevo culto: el culto al confort y

habitabilidad. La moda produce a la persona un sentimiento de liberación subjetivo. De aquí que

el éxito de los productos esté en su presentación elegante y seductora, ya que el valor estético es

inseparable de su función. El consumismo produce la estructura social y es el instrumento de

estratificación y jerarquización de la sociedad, lo cual crea distancias y excluye a las mayorías.

De manera paradójica, en esta era de individualismo, es la sociedad la que domina al individuo,

ya no hay oposición entre vida privada y pública, entre las necesidades sociales y las

individuales. Se socializa a los seres en el cambio y se los prepara para un reciclaje permanente.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En consecuencia surgen conflictos sociales cada vez más complejos, predominando los egoísmos

sociales sobre la búsqueda de un progreso social conjunto.

8.4 La tiranía de la publicidad.

La publicidad nos ha invadido totalmente, se ha


87
instalado en nuestro entorno cotidiano y lo ha hecho sin

ningún límite. Con el agravante de que con ella, la

comunicación queda atrapada en las redes de la moda. Sus

armas son la sorpresa y lo inesperado; y sus principios: la

originalidad a cualquier precio, el cambio permanente y el dominio de lo efímero.

Su eficacia radica en la lúdica superficialidad que ofrece, sin preocuparse por los límites

de la realidad o lo serio de la verdad. Es así que la espiral de lo imaginario responde a la

individualidad, adaptada a la oferta, incluso poniendo trampas al consumidor. Está vinculada a la

lógica del poder burocrático, guiando desde afuera los comportamientos e introduciéndose hasta

el último repliegue de la sociedad. Alimenta la sed de consumismo, produciendo necesidades

estrictamente adaptadas a la oferta que ya existe y uniformiza a las personas, provocando

masificación en lo inmediato, de manera visible e invisible.

8.5 El crepúsculo del deber


Ante estas situaciones descritas, el término “deber”

tiende a no ser utilizado sino en circunstancias excepcionales, ya

que se lo ha miniaturizado, siendo más importante el hechizo de

la felicidad y el estímulo de los sentidos. Al deber se lo ha

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

reemplazado por las solicitaciones del deseo, ahora la moral es “a la carta”. La cultura del

sacrificio del deber ha muerto, abriéndose el período posmodernista de las democracias.

Se exige reglas justas y equilibradas, pero no hay consagración a la vida del prójimo,

familia, nación. En la actualidad el deber está edulcorado y anémico, la moral ya no exige

consagrarse a un fin superior que el de uno mismo, la moral se basa en un “vivir mejor”. El 88

bienestar pasa a estar por encima del bien. Ha triunfado la moral indolora. Se quiere respeto de la

ética, pero sin espíritu de responsabilidad. Los Mass Media están más allá del bien y del mal:

muestran todo y dejan al público “libre”, para optar, pero multiplicando y acelerando imágenes e

información. Ésta también es mercancía, caracterizada por el sensacionalismo y la

espectacularidad.

8.6 La felicidad light.

Se ha dado paso a una nueva civilización, que ya no busca


vencer el deseo, sino desculpabilizarlo; se trata de “la felicidad
si yo quiero”. En esta cultura del bienestar el deber se expresa
en tono menor. Los valores caritativos y humanitarios pueden
despertar simpatía, pero quedan muy atrás en relación al
espacio que ocupa el ego y los estímulos del consumo. El bienestar ha pasado a estar por sobre el
bien, se glorifica la cultura higiénica, estética y dietética. La ética es consumista, activista,
constructivista y de valoración del cuerpo.

En realidad hay como dos tendencias: la una que excita los placeres inmediatos: consumismo,
hedonismo, individualismo, desestructuración y marginación, en donde el placer es masivamente
valorado, normalizado y promocionado. Se trata de un hedonismo “light”. Y por otro lado se
privilegia la gestión racional del tiempo y del cuerpo, el profesionalismo en todo, obsesión por la
excelencia y la calidad de la salud y de la higiene.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Esta cultura de la felicidad disuelve la culpabilidad moral, haciéndola más temporal, de tal
manera que la emoción suscitada, por ejemplo, ante el espectáculo de los niños deformados, es
rápidamente reemplazada por el hecho de asistir a un concierto de solidaridad o entregar algo de
dinero en donación.

Estamos en la época de eliminación y no de fijación, de sensibilización fluida y no de


intensificación. Aunque no se trata de una moral de “todo está permitido”, sino de una moral sin
obligaciones ni sanciones. 89

8.7 La moral individual.

La autonomía moderna de la ética ha elevado a la persona a categoría de valor central,

cada individuo tiene la obligación incondicional de respetar a la humanidad en sí mismo, de no

actuar contra el fin de su naturaleza, de no despojarse de su dignidad innata. En consecuencia, el

hombre no puede disponer de sí mismo, como de un simple medio: la pereza o el suicidio son

intrínsecamente inmorales.

8.8 Conclusión:

Un ejemplo extremo de Individualismo fue lo

vivido en Inglaterra en el paso del S.XIX al XX o en la

época paradigmática del capitalismo salvaje.

Su tesis principal plantea que el hombre debe estar fundamentalmente al servicio de sí

mismo y de sus intereses y no de la sociedad; ésta no debe ser más que un instrumento del cual

debe aprovecharse en su propio beneficio.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Entre sus características más importantes tenemos que: se basa en la autonomía,

independencia, capacidad y valor del sujeto individual; estimula a la persona a la laboriosidad e

iniciativa, a solventar sus dificultades de manera autónoma y a desarrollar al máximo sus

capacidades para alcanzar el máximo bienestar; y finalmente tiende a separar de forma abrupta la

esfera privada y la esfera pública, evitando las interferencias que coarten la libertad o la

autonomía individual. 90

Frente al colectivismo, el individualismo presenta aspectos positivos tales como: el hecho

de valorar a la persona por encima de la sociedad e impulsarle a desarrollar sus cualidades, para

que se reviertan en su propio beneficio. También el sostener que el hombre no es una parte

informe de la colectividad, sino al contrario un ser independiente y autónomo. Sin embargo su

falla está en que tiende a la insolidaridad y al egoísmo; es decir que no se dialoga, ni se acepta

ayuda, porque se considera a la persona autosuficiente y que no necesita de los demás; en

consecuencia, cada quien se arregla por sí mismo. Esto produce la desarticulación social, ya que

al considerar a la sociedad sólo como un medio del cual es posible valerse para alcanzar

beneficios propios, deja de ser un medio en el que se puede habitar y convivir con los demás.

Las sociedades occidentales actuales tienen rasgos individualistas acusados, aunque

también presentan actitudes solidarias, ya que junto a la búsqueda intensa del beneficio personal,

hay controles sociales y personales que contrarrestan esta tendencia y buscan la difusión social

del bienestar, tales como la Seguridad Social, las ONG, etc.

En la actualidad somos testigos de una afluencia caritativa sin precedentes, organizada por

los mass media. Sin embargo, se trata de una solidaridad epidérmica. Como que la moralidad va

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

a depender de golpes mediáticos, volviéndonos incluso más sensibles a la miseria expuesta en la

pantalla que a la inmediatamente tangible. Una moral sentimental-mediática, en la que prevalece

la emoción sobre la ley; una moral del sentimiento que deriva en que los individuos se sienten

cada vez menos orientados a cumplir deberes obligatorios, pero cada vez se sienten más

conmovidos por el espectáculo de la desdicha del prójimo.

91

De esto se trata el individualismo moderno, en el cual se pueden detectar como dos

tendencias contradictorias: la una que reorienta al individuo hacia la actividad profesional y la

otra que lo aparta de ella. La una lo motiva para el trabajo, la otra lo desmotiva. Se podría decir

que se trata de un “individualismo responsable” y organizador, versus un “individualismo

autosuficiente”, sin reglas, desorganizador, es decir “irresponsable”. Porque el sentido de

responsabilidad se ha reconstruido conforme a la realización del ego. Pero en los dos casos se

trata de individualismo.

Algunas de las consecuencias que se derivan de esta situación serían: la distancia entre

ricos y pobres, los sistemas de protección social en retroceso, mayor población marginal,

sistemas educativos que se degradan, aumento de criminalidad, focalización cada vez más intensa

de los beneficios inmediatos y el predominio de la economía especulativa sobre la industria.

Luego de conocer de manera directa y clara lo que nos presenta esta tendencia

postmoderna, es tarea nuestra hacernos conscientes de su vigencia. No cerrar los ojos ante esta

situación, hacernos cargo de lo que esto implica para nuestro futuro como personas y como

profesionales, profundizar en esta temática y principalmente asumir una actitud frontal y directa,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

construyendo los escenarios que nos permitan vislumbrar con claridad aquello que nos

corresponde hacer aquí y ahora.

TEMA 9: El Colectivismo

INTRODUCCIÓN

El estudio de este tema tomará como base el libro 92

“Antropología: una guía para la existencia” (Burgos,

Antropología: una guía para la existencia., 2008, págs. 323-330).

Se va a indagar la relación e influencia que la sociedad tiene sobre la persona. Se lo hará

desde tres modos concretos: el colectivismo, el individualismo y el personalismo. Se parte de la

afirmación de que el hombre es naturalmente social, lo cual se ha puesto de manifiesto desde la

antigüedad y no se va a insistir mucho en ello, sino que se buscará determinar cuál es la relación

adecuada entre persona y sociedad y la influencia de ésta sobre aquella; o sea el modo

antropológico y social correcto mediante el cual el hombre da y recibe de la sociedad

exactamente lo que debe dar y recibir. Este fue uno de los grandes modelos que imperó en la

Europa reciente, con funestos resultados.

Su tesis principal es la primacía de la sociedad sobre el individuo, el cual debe estar a su

servicio, porque ésta es la entidad realmente importante y trascendente frente a la precariedad del

individuo.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Entre sus características más importantes tenemos el hecho de que propone valores

ideales a los individuos que componen la sociedad. Ej.: primacía de la raza, revolución del

proletariado, etc.; apela al altruismo y al sacrificio para la consecución y realización de esos

valores y finalmente se propone a la persona que sustituya su pequeñez individual por la

identificación con un proyecto colectivo.

93

A partir de estas propuestas, el colectivismo fue capaz de movilizar enormes masas

humanas, pero los importantísimos errores antropológicos que lo caracterizan acabaron

transformando esas energías en una masa informe de tragedia y dolor: guerra mundial, dictadura

marxista, etc.

El problema básico que plantea es el siguiente: la entrega radical de la persona con el

valor colectivo que se le propone implica que, si este es inmoral, se pervierte y degrada

automáticamente, desperdiciando sus energías vitales en un objetivo injusto. Esto acaba

convirtiendo al sujeto en un mero instrumento que se puede utilizar según convenga a los

intereses de la colectividad.

TEMA 10: El Personalismo

INTRODUCCIÓN
Este tema lo hemos Tomado del libro: “Antropología: una guía para la existencia”

(Burgos, Antropología: una guía para la existencia., 2008, págs. 323-330).

Comenzamos por la pregunta sobre el hombre y la mujer, porque hay que comenzar por

una definición del objeto de estudio, para no desviarnos. No hacerlo puede llevar a perder la

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

unidad. No es correcto pensar que son sinónimos términos como: hombre, persona y sujeto. El

término “persona” tiene una connotación filosófica, que vamos a estudiar más adelante.

El Personalismo Comunitario surge como una alternativa a los dos anteriores,

(fundamentalmente en el período entreguerras con Maritain y Mounier), buscando ofrecer una

opción práctica que permitiera evitar sus errores y quedarse con los elementos positivos de ellas.
94

Sus premisas fundamentales son: primeramente la primacía social de la persona, ya que

sostiene que la persona es el ser digno y valioso por excelencia, por lo tanto la sociedad debe

estar a su servicio y no viceversa. La sociedad alcanza su sentido en la medida en que sirve al

bien de la persona. Esto también significa que la persona tiene unos derechos inviolables que no

pueden ser traspasados ni por el Estado. Y por otra parte, enuncia el deber de solidaridad por

parte de la persona, esto significa que la plenitud personal se logra solo en la medida en que se

produzca la entrega a los demás. Esto implica que todos debemos esforzarnos por aportar con

nuestra contribución a la sociedad, en pro del bien común.

A continuación un breve esquema de valoración, comparando el Personalismo

Comunitario (PC) con el Colectivismo y el Individualismo:

El PC RECOGE… EL PC RECHAZA…
La primacía del individuo sobre la Su dimensión insolidaria, cercana al
sociedad y la intuición de que las egoísmo. La persona no puede enroscarse
DEL estructuras sociales deben revertir, sobre en su habilidad e independencia para
INDIVIDUALISMO todo, a favor de las personas concretas e olvidarse de los débiles, de los
individuales necesitados, de los infelices o,
simplemente, de las personas que nos
rodean y con las que convivimos
Los elementos altruistas y las ideas Su visión reductiva de la persona al
colectivas sirven para aunar y compactar afirmar que ésta prevalece siempre sobre
DEL a la sociedad. cualquier idea abstracta
COLECTIVISMO Es nuestro deber construir la sociedad y
dedicar a esta tarea buena parte de las
ilusiones, recursos y esfuerzos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

10.1. Noción de persona a lo largo de la historia:


Sus orígenes: Grecia y Roma.
Etimológicamente hay dos tradiciones:

1. Viene del latín personare (“Sonar a través de”) y del griego

prosopon (“lo que se pone delante de los ojos”). Equivalía a

“máscara”, pero luego se extendió al papel que el actor


95
representaba, para finalmente denominarse así al mismo actor en cuanto tal.

2. Del Derecho Romano. Viene del latín per-se-sonans: el que habla por sí mismo o tiene voz

propia. Es el que tiene derechos, es libre y podía votar. No todos lo eran: esclavos, bárbaros,

mujeres, etc.

Salta a la vista que el término persona es un entramado de HOMBRE+DIGNIDAD.

CRISTIANISMO: la invención de la persona.


El cristianismo utilizó esta base para desarrollar su propio

concepto de persona. Esta influencia se ejercitó en dos frentes:

tanto en el orden social, como en el humano y consistió en el

rechazo sistemático de cualquier posible discriminación. San

Pablo dice: “Todos somos uno solo en Cristo”. Por lo cual el

cristianismo se vio obligado a definir su doctrina, también de

manera sistemática; es decir, saber en profundidad qué significa

ser cristiano. Este proceso es muy largo y complicado. Sus pasos

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

iniciales fueron los concilios de Nicea (325), Constantinopla (381), Éfeso (431) y Calcedonia

(451). Concluyó con la formulación de los dos principales misterios del cristianismo: Cristo y la

Trinidad.

o En Dios técnicamente hay tres personas distintas (P, H y ES) y una sola sustancia o naturaleza:

la divina.

o En Cristo, que es Dios a la vez, hay dos naturalezas (humana y divina), pero una sola persona: 96

el Verbo, Cristo es una sola persona, porque tiene una sola identidad, mientras que en Dios

habría tres, porque cada una tiene sus propios rasgos específicos y personalidad.

Como se puede concluir de esto, el término persona hace referencia a la realidad

sustancial (substancia, ousia): aquello que subsiste por sí mismo y no en referencia a otros;

mientras que naturaleza sería lo que es común.

ESCOLÁSTICA
La escolástica aceptó la definición boeciana pero no la desarrolló, sino que se centró en el

concepto de substancia. La persona sería un tipo de substancia, pero de naturaleza racional, por

ende más perfecta dentro del mundo si se trata de los hombres y la sustancia perfecta en absoluto

si se trata de Dios.

No obstante, este concepto suscita algunos problemas, tales como el hecho de que existe

una dependencia excesiva de la filosofía griega: el hombre como un ser de la naturaleza, aunque

especial. Para describirlo se podría usar las nociones generales de ente y aplicarlas

específicamente al hombre. Pero esto no siempre resulta conveniente, porque el “bien” del

hombre (moral, libertad) no equivale al “bien” (instinto, naturaleza) de las otras criaturas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

También existe cierta dificultad en cuanto a su antropología, ya que no resulta tan fácil

captar lo específicamente humano en este concepto. Tampoco es posible ver claramente las

dimensiones interior y subjetiva del hombre. Esto se evidencia claramente en la Filosofía

Moderna, que es antisubstancialista e idealista.

10.2. Los nombres de la modernidad: conciencia, sujeto, yo


97

Con Descartes la filosofía moderna tomó el mando de la evolución filosófica, el hombre

fue identificado con elementos que esa filosofía fue descubriendo, tales como: “Conciencia” (ser

interior consciente de sí mismo), “Sujeto” (ser que se pone ante el mundo externo con una

interioridad), “Yo” (Autoconciencia de sí mismo).

Estos conceptos parten de una filosofía con perspectiva idealista. Transforman el

“subjectum” en un sujeto kantiano alejado del hombre concreto, es decir abstracto y supra

individual. El yo hegeliano se irá más allá aún, porque cada uno de los “yo” individuales no

serían sino manifestaciones de la autoconciencia del Espíritu absoluto. El resultado es que se

descubren nuevas claves antropológicas, pero al precio de la desaparición de la persona concreta,

hombre y mujer que viven su vida de manera autónoma y limitada pero real.

10.3. Noción contemporánea de persona

A inicios del S.XX se produce la dicotomía filosófica entre la Filosofía realista (neo

escolástica), en la cual la persona era substancia y la Filosofía moderna (idealista), en la cual el

sujeto equivale a conciencia. También se produce una dicotomía por la situación social, entre

Colectivismo e Individualismo. Estas dos ideologías no permanecieron en el terreno de la teoría,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

sino que generaron poderosos movimientos políticos y sociales que influyeron en las dos guerras

mundiales.

Volvamos brevemente a ver cada uno de ellos:

 Los Colectivismos:(Comunismo, nazismo, fascismo) despreciaban a los individuos y

promovían los valores generales de la sociedad con desprecio de los individuos, los cuales

sirven en la medida en que sean importantes en el todo. 98

 Individualismo: Por el contrario, se exalta al individuo en contraposición a la sociedad, pero

un individuo insolidario que busca su propio bien; se promueve la ley del más fuerte.

Estas experiencias fueron las que condujeron a muchos filósofos a la recuperación y

reelaboración filosófica de la noción de persona, que se realizó fundamentalmente a través de

tres vías:

 El Personalismo, con Emanuel Mounier, el cual sostiene que el individuo tiene valor por sí

mismo, pero esto no le da derecho a ser egoísta sino que debe estar al servicio de los demás.

Lo importante es la persona, cada persona concreta e individual y no las abstracciones. “la

persona es un ser digno en sí mismo pero necesita entregarse a los demás para lograr su

perfección, es dinámico y activo, capaz de transformar al mundo y de alcanzar la verdad, es

espiritual y corporal, poseedor de una libertad que le permite auto determinarse y decidir en

parte no solo su futuro sino su modo de ser, está enraizado en el mundo de la afectividad y es

portador y está destinado a un fin trascendente”.17

 La neo escolástica y las filosofías realistas más clásicas, que iniciaron un trabajo de

recuperación y desarrollo de la noción de persona.

17
BURGOS J.M., El personalismo, pgs. 33-63

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 La fenomenología, que hace una refundación realista de la noción de persona, mediante un

acercamiento a la realidad, es decir la observación de lo que existe de manera abierta, sin

prejuicios, pero sin con presupuestos.

10.4. ¿Qué significa ser persona? 99

Usando la lógica y señalando el género (substancia) y una diferencia específica

(racionalidad), Boecio la define así:

“SUSTANCIA INDIVIDUAL DE NATURALEZA RACIONAL” (Boecio, págs. PL 64, 1343 D)18

Subsiste, conciencia, Realidad única, determinada Clase específica (inteligencia).


densidad óntica y diferenciada Comprende el mundo.

Aunque esta es una buena definición, tiene sus límites y deficiencias, que son

fundamentalmente de dos tipos: de esta definición:

1. La caracterización del hombre como sustancia.

2. La falta de una mención expresa a características esenciales de la persona, tales

como la libertad, la conciencia, las relaciones interpersonales o el yo.

En conclusión, es una brillante descripción del ser personal, pero no es una definición.

DEFINICIONES-DESCRIPCIONES

No existe una definición completa. De hecho, el mismo personalismo la rechaza

porque:

18
BOECIO, Liber de persona et dua bus naturis contra Eutychen et Nestorium, PL 64, 1343 D

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

1. Es una realidad muy compleja.

2. Al tratar de definir algo se lo encierra y esto termina deformando lo que se quiere

definir.

3. Es inútil definir algo que es tan complejo y que requeriría una mayor explicación.

4. Se rechazan las definiciones formales, porque hacerlo es bajar lo definido a algo 100

inferior (razón instrumental).

5. Sería limitar el análisis de lo humano, ya que no aparece en la definición no se

estudia, porque parecería de poca importancia.

Otras definiciones-descripciones complementarias:

MOUNIER: “Una persona es un ser espiritual constituido como

tal por su forma de subsistencia y de independencia en su

ser”.

LACROIX: “La persona es la dueña de sí y el don de sí”.

MARITAIN: Sostiene que cuando decimos que un hombre

es persona, no queremos decir sólo que es un individuo como

lo son un átomo, una mosca o un elefante. El hombre es un

individuo que se rige con la inteligencia y con la voluntad: no

existe solamente en modo físico, sino que sobre existe

espiritualmente en conocimiento y en amor, de tal forma que,

en algún sentido, es un universo por sí, un microcosmos en el

cual el gran universo todo entero puede quedar comprendido con el conocimiento, y

con el amor puede darse todo entero a seres que están ante él como otros tantos él

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mismo, relación de la que es imposible encontrar el equivalente en el mundo físico”.

(Maritain)

10.5. Principales notas fenomenológicas:

Las principales notas fenomenológicas que caracterizan a la persona son las siguientes:

1. Sustancialidad-subsistencia: La persona es un ser con una densidad existencial tan fuerte 101

que permanece en sí misma a través de los cambios. La persona es siempre la misma, aunque

cambie el mundo a su alrededor y ella mismo cambie. La persona no es un mero flujo de

vivencias ni una agrupación temporal de fenómenos que se disuelven y transforman, sino un ser

consistente que resiste el paso de los años y de los días y aunque a la filosofía le resulte ya más

difícil confirmarlo, posee una dimensión eterna. A esta realidad se la denomina subsistencia del

ser personal (permanece más allá).

2. Intimidad-subjetividad: Lo que permanece en los cambios de la persona no es otra cosa

sino un quien un alguien una realidad muy profunda con una gran riqueza interior que se

manifiesta y se ejercita a través de cualidades específicas: la sensibilidad, los afectos y

sentimientos, la conciencia de sí. Todas estas características conforman la subjetividad: lo propio

y específico de cada persona, su mundo interior, intimo distinto de cualquier otro hombre o

mujer. Este mundo se puede, en parte, manifestar al exterior a través de los sentimientos y de las

acciones de la persona, que es intransferible. Además la persona se concibe como un ser

autónomo, consciente de sí e independiente, un “yo” capaz de decidir sobre sí mismo y ponerse

frente al mundo. Persona, como dice Karol Wojtyla, es quien “se posee a sí mismo”.

3. Ser corporal, espacial y temporal: La persona posee una dimensión material y corporal: es

subjetividad e intimidad, pero en un cuerpo concreto, físico y determinado, es “alguien corporal”,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

como dice Julián Marías. La persona no es puramente espiritual, sino localizado y herido en el

tiempo.

 El espacio: Se mueve la persona en un espacio físico, geográfico y humano necesario para

vivir y le condiciona: la casa, la ciudad, el país.

 El tiempo: La persona no es un ser estático, sino en constante evolución; tiene un tiempo

de vida. La persona se sitúa siempre frente al tiempo del que disponen una lucha 102

constante. La persona guarda sus recuerdos, y busca anticipar el futuro para poder decidir

su destino. La muerte llega y el tiempo siempre vence aunque el anhelo de la inmortalidad

presente en todo hombre, exige una respuesta.

4. Apertura y definición: Cada persona tiene una vida propia, personal e intransferible, no es un

ser cerrado en sí mismo, sino abierto, que necesita trascenderse y salir de sí mismo, para

desarrollarse con plenitud. Esto lo hace a través de sus capacidades y facultades más elevadas y

espirituales: la afectividad, la inteligencia y la libertad.

El hombre se relaciona con la realidad en tres niveles: las cosas, las relaciones interpersonales

y Dios, y esa relación se establece a la vez en dos direcciones: recepción e influencia. El hombre

es afectado por el mundo que le rodea, pero a su vez, sus acciones pueden modificar ese mundo y

transformarlo de acuerdo con sus deseos y necesidades. Pareyson habla de que somos seres

abiertos (el presente se abre al futuro) y cerrados (inmanencia del pasado).

5. Hombre y mujer: Existen dos modalidades diversas de persona humana: el hombre y la

mujer. Pero esto no quiere decir que son dos seres distintos, ambos son esencialmente iguales,

aunque diferentes en sus manifestaciones concretas: corporeidad, sensibilidad, psicología,

inteligencia, afectividad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

10.6. La dignidad de la persona


El ser humano es especialísimo por la perfección intrínseca que posee y que lo coloca en otro

plano, por encima del resto de los seres de la naturaleza.

103

Según Santo Tomas: “Persona significat id quod est perfectissimun in tota natura”. En nuestra

época, esa perfección tiene un nombre específico: dignidad

A continuación se anotarán algunos desarrollos del concepto de dignidad:

- La dignidad de la persona es una perfección intrínseca y constitutiva: todos somos dignos por

el solo hecho de ser humanos.

- La dignidad de la persona hace que sea un valor en sí misma y no pueda ser

instrumentalizada: nadie puede servirse de la persona como medio para sus intereses. Según

Kant todo ser racional existe como fin en sí mismo, no meramente como medio.

- El valor de la persona es absoluto: la persona es un valor absoluto en sí misma

- La dignidad de la persona es el fundamento de los derechos humanos: desde el punto de vista

subjetivo: libertad social y el Estado no debe inmiscuirse; y objetivo: le corresponde al Estado

promover las condiciones adecuadas para que el persona pueda ejercitar sus derechos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

- La dignidad de la persona hace que cada hombre y cada mujer sean irrepetibles e

insustituible: la persona no está al servicio de la especie humana ni los hombres somos

intercambiables.

- La afirmación de la dignidad de la persona esta históricamente ligada al cristianismo: la

Iglesia es la que insistió en la dignidad de toda persona.

104
10.7. La naturaleza humana.

Aunque la persona posee un carácter único e irrepetible y no forma parte de la especie

humana al modo en que los animales forman parte de su especie, sin embargo poseemos unos

rasgos comunes que permiten que se nos identifique como personas y no como leones, rocas o

monos. La noción que refleja del modo más adecuado esta semejanza es la de naturaleza.

a) Noción de naturaleza humana.

a. Definición y origen histórico: Aristóteles afirma que todos los seres tienen un modo de ser al

que se denomina esencia. Esta no es estática sino que tiene un dinamismo interno que

impulsa a obrar para alcanzar el fin (telos) adecuado a las características de la esencia. Ese

dinamismo interno o en otras palabras la esencia, desde el punto de vista operativo, es lo que

se llama naturaleza. Los seres naturales obran espontáneamente de acuerdo con su naturaleza

y de esta manera logran su plenitud propia y aquello que le conviene. En el caso del ser

humano existe una diferencia fundamental: la libertad, que le permite inventar nuevas formas

de comportamiento.

Aplicaciones culturales: Esta noción permite fundamentar tanto la igualdad esencial de todos

los hombres como una ética universal, válida para todos, ya que si la naturaleza es común,

los principios éticos también tienen que serlo. Por otra parte permite fundar la existencia de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

imperativos morales absolutos, que son acciones que nunca se pueden cometer, ya que

nunca podrán ser buenas. Se trata de aquellas acciones que contrarían gravemente a la

naturaleza humana. En definitiva, permite una fundamentación trascendente de la persona.

b) Las críticas a la noción de la naturaleza humana. Se han dado dos tipos de críticas a esta

noción: 105

 Aquellos que consideran que el hombre no tiene naturaleza sino que es la libertad quien

hace radicalmente al hombre un ser en continua evolución. Ante esto se puede decir que la

experiencia humana nos señala que aunque hayamos cambiado profundamente, seguimos

siendo humanos con las mismas aspiraciones y problemas de nuestros ancestros en culturas

remotas.

 Los que afirman la esencialidad y permanencia del hecho humano, cuestionando la validez

de la noción de naturaleza. Ante esto hay que señalar que existe una ambigüedad

terminológica del concepto de naturaleza, ya que éste no es tan preciso y se puede emplear

con varios sentidos y niveles de profundidad. En el lenguaje actual, por ejemplo, por

natural o por naturaleza se entiende habitualmente lo que procede del mundo físico y

biológico y se desconoce el significado filosófico.

La crítica que tiene más peso es la que rechaza la visión racionalista del concepto de naturaleza.

Esta objeción se basa en que existen dos posibles concepciones del término naturaleza:

1) Un núcleo genérico común de cualidades y características comunes a todos los hombres

2) Un núcleo abstracto impersonal y perfectamente definido que existiría dentro del hombre y

que permanece inalterado con el tiempo y el paso de las culturas y personas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

c) Las nociones de persona y naturaleza: Las nociones de naturaleza y persona se necesitan

mutuamente para reflejar de modo integro al hombre. La noción de PERSONA, hace

referencia principalmente al individuo concreto, irrepetible y existente, al hombre o mujer

que, con un nombre propio y único, se diferencia de manera profunda de los demás hombres

y mujeres. En tanto que la noción de NATURALEZA, hace referencia lo común. Al hecho

de que ese hombre o mujer, sea diferente de cualquier otro de los que pueblan el planeta, a 106

pesar de ser esencialmente iguales. Ferrer considera que “tanto la naturaleza como la persona

son coprincipios constitutivos de un único ser, interactuantes en todas las etapas de su

crecimiento y no fenómenos observables.

En conclusión: cada hombre y cada mujer es un ser único irrepetible (persona), pero

también un hombre es esencialmente igual a los demás (naturaleza).

La naturaleza humana establece los límites definicionales y operacionales del poder ser

humano, mientras que la persona singulariza la naturaleza, apropiándosela a una realidad

efectiva, en crecimiento ilimitado. Por lo tanto las dos tienen un papel irremplazable y reciproco

en la dignidad humana.

El concepto de persona debe ser necesariamente último y fundante porque se identifica

con todo el hombre mientras que el concepto de naturaleza refleja sólo un hecho específico

aunque esencial: la existencia de cualidades universalmente compartidas por todos los seres

humanos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ACTIVIDADES

Actividad 1: Elaboración de un escenario basado en la vida de cada uno

107
Consigna de la actividad:

CONSTRUYAMOS NUESTRO ESCENARIO DEL INDIVIDUALISMO


Para construir este escenario vamos a usar la metodología del VER, JUZGAR, ACTUAR y
COMUNICAR.
El tema de este escenario es el Individualismo contemporáneo y los insumos y ejemplos con los
que se deberá trabajar deben brotar de nuestra propia experiencia, de tal manera que debemos
tratar de que lo aprendido de manera teórica, lo “aterricemos” a la práctica concreta y cercana de
nuestras vidas.
VER: En este primer paso vamos a constatar una situación o hecho, en nuestra propia vida, sea
en el hogar, en el barrio, en el trabajo, etc. en el que se vea alguna manifestación de
Individualismo, de acuerdo a lo que consta en su texto de trabajo. La idea es que describamos
detalladamente la situación de Individualismo que hemos detectado en nosotros. Y la idea es que
sea usted mismo quien se haga un autoanálisis honesto de este aspecto. La descripción de este
primer momento puede hacerlo de forma puntual o a manera de una redacción. Usted elija la que
le parezca más conveniente para su caso. Lo importante es que consten los puntos más
importantes y característicos, relacionándolos con lo que hemos visto en la teoría, por ejemplo el
narcisismo, la moda, el materialismo, el consumismo, el crepúsculo del deber, felicidad light,
moral individual. No tienen que ir todos, pero sí dos o más. A todo esto usted puede agregar
aquello que le ayude a visualizar mejor lo que quiere describir y que facilite la comprensión de su
escrito. Si utiliza nombres, me permito recomendarle que sean nombres ficticios, para
salvaguardar la integridad de las personas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

JUZGAR: Una vez que se ha pintado el panorama inicial, vamos a proceder a realizar la segunda
parte. Esta consiste básicamente en encontrarle una perspectiva humanista al caso para hacerlo,
vamos a utilizar lo que se encuentra en el libro de texto, cuando habla de Personalismo.
Usted deberá elegir aquellos que le resulten más iluminadores para la situación inicial, es decir,
aquellos que le permitan cambiarla radicalmente y deberá hacer un análisis de la situación inicial,
pero con esta perspectiva nueva. dicho de otra manera: ¿cómo debería pensar, sentir y actuar un
ser humano que pretende ser cada vez más persona en el caso que se ha planteado? ó ¿qué
108
debería hacer para transformar algo negativo en una oportunidad de ser más feliz? en todo esto es
importante que no pierda de vista el tema de la dignidad de la persona. Es decir su propia
dignidad.
ACTUAR: Una vez que ha logrado visualizar la situación ideal a la que quiere llegar, deberá
buscar la manera de hacerlo realidad. Esto significa plantear estrategias, proyectos, planes, etc.
Que le ayudarán a concretarlo. Dichas acciones pueden ser sencillas o complejas, dependiendo
del tipo de caso que esté manejando y pueden implicar muchas acciones que deberá realizar para
lograrlo. La idea es que usted trate de organizar algo que contrarreste la situación inicial que
detectó en usted y que le permita tener un horizonte más positivo que redunde en beneficio suyo
y de todos.
COMUNICAR: Finalmente deberá realizar una evaluación de la o las acciones que se ha
planteado, para valorar la factibilidad de las mismas y deberá concretar la forma en la que este
plan o proyecto será realizado y socializado. El alcance de su escenario lo dejo a su libre criterio
y creatividad.
En esta actividad lo que importa es hacer vida lo que hemos aprendido y de esta manera poner
nuestro granito de arena en la transformación de este mundo en algo mejor para todos. Por eso le
sugiero que sea honesto consigo mismo, no se “autoproteja”, sino trate de mirarse con valentía y
claridad. Recuerde que el primer paso que hay que dar para cambiar algo es reconocerlo y
aceptarlo.
¡Adelante y disfrute de esta oportunidad!
Insumos de la actividad:
Texto guía y experiencias vitales.
Formato de entrega:

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La tarea se entregará en Word, la cual se subirá a la Plataforma ene l plazo señalado y no deberá
exceder las 1000 palabras, en letra tamaño 10 en la fuente de su preferencia
El trabajo deberá tener la portada respectiva y la bibliografía utilizada.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

109
Actividad 2: Elaboración de una síntesis del documento.

Consigna de la actividad:
Elabore una síntesis del documento, resaltando las ideas más importantes de cada uno de los
subtítulos.
Insumos de la actividad:
E-Book de la materia.
Formato de entrega:
Documento de Word con las especificaciones de costumbre. El trabajo deberán realizarlo en
formato Word, con letra Arial tamaño 11, con la portada respectiva y 3 cm de margen por cada
lado.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

Actividad 3: Elaboración de una presentación de Power Point.

Consigna de la actividad:
Elabore una síntesis del documento en una presentación de Power Point.
Insumos de la actividad:
E-Book de la materia.
Formato de entrega:
Presentación de Power Point con las siguientes especificaciones:
 Diapositiva 1: Portada, con el nombre de la UCSG, Modalidad A Distancia, Humanismo
Integral, Carrera, Ciclo, Nombre del estudiante, Nombre del Tutor, Fecha de entrega.
 Diapositivas 2 a 7: Noción de persona a lo largo de la historia.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 Diapositiva 8: ¿Qué significa ser persona? Definición de Boecio. Breve crítica.


 Diapositivas 9 a 11: Otras definiciones de persona.
 Diapositivas 12 a 16: Notas fenomenológicas.
 Diapositiva 17: La dignidad de la persona.
 Diapositiva 18 a 20: La naturaleza humana.
Criterio de evaluación:
Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.
110

RESUMEN
Nuestro mundo actual se encuentra sumergido en una situación extrema de individualismo, al
cual se ha llegado por varios caminos y existen muchas manifestaciones del mismo, comos e
menciona en el texto, estas son básicamente el narcisismo, la moda, el materialismo, el
consumismo, el crepúsculo del deber, felicidad light y lamoral individual, principalmente.
Por otra parte, el Colectivismo sostiene que existe una primacía de la sociedad sobre el individuo,
el cual debe estar a su servicio. En este tema también se ha dado un repaso a lo que sostiene el
Individualismo y se ha presentado de manera general la doctrina del Personalismo, que va a ser
más ampliamente desarrollada en el siguiente tema.
Finalmente nos detenemos en el estudio de la persona. En realidad resulta extremadamente
complicado definir lo que se entiende por persona, sin embargo es posible realizar un recorrido
histórico para ver la evolución de este término y de aquí sacar nuestras propias conclusiones,
basadas en lo que se ha dicho sobre la persona. Nuestra cátedra se enmarca dentro del
Personalismo Contemporáneo y como resulta limitante tratar de definir persona en pocas
palabras, se ha optado por elaborar definiciones-descripciones de la misma, complementándolo
con la descripción de sus principales notas fenomenológicas. Finalmente se resalta el valor de la
dignidad que conlleva el ser persona, desarrollando brevemente todo lo que esto implica,
especialmente en cuanto a la naturaleza humana.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

MAPA CONCEPTUAL
Narcisismo

La moda y el imperio
de lo efímero

La seducción de las
cosas. No cerrar los ojos ante esta situación,
hacernos cargo de lo que esto implica para
nuestro futuro como personas y como
INDIVIDUALISMO profesionales, profundizar en esta temática y 111
CONTEMPORANEO La tiranía de la principalmente asumir una actitud frontal y
publicidad. directa, construyendo los escenarios que nos
permitan vislumbrar con claridad aquello que
nos corresponde hacer aquí y ahora, que es
básicamente la RESIGNIFICACIÓN DE LA
El crepúsculo del PERSONA.
deber.

La felicidad light.

El moral individual

El individualismo contemporáneo tiene al menos las siete


manifestaciones que aparecen en el esquema, pero esto nos debe
mover a buscar una superación de la situación, no cerrar los ojos
ante ella y comprometerse para alcanzar el cambio o re significación
de la persona.

COLECTIVISMO Primacía de la sociedad sobre el individuo


Sus orígenes: Grecia y Roma

Noción de persona a lo largo de la historia Cristianismo

PERSONA Escolástica

¿Qué significa ser persona? Modernidad

Sustancialidad-subsistencia Noción Contemporánea

Intimidad-subjetividad

Principales notas Ser corporal: espacio-tiempo


fenomenológicas

Apertura y definición

Hombre-Mujer

La dignidad de la persona La naturaleza humana

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La noción de persona ha ido cambiando a lo largo de la historia, dependiendo de


diversas circunstancias. La Cátedra de Humanismo Integral se alinea con la
Noción Contemporánea, la cual debe ser entendida desde las principales notas
fenomenológicas, para finalmente enfatizar en la importancia que tiene la
dignidad de la persona, dada por su misma naturaleza humana.

BIBLIOGRAFIA 112
 http://www.altillo.com/examenes/uces/publicidad/sociologia/socio2005resumenf.asp
 Burgos, Juan Manuel, Antropología: una guía para la existencia, Editorial Palabra, España,
2008,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

UNIDAD 4: UN NUEVO ROSTRO DEL AMOR

INTRODUCCIÓN
113
El material con el que se va a trabajar en esta última unidad está tomado íntegramente de

la Sección 2 del libro: “La nueva psicología del amor”, cuyo autor es Scott Peck. (Peck) La

subdivisión por temas no es del autor, se ha agrupado el contenido, según criterio del autor del

presente E-book y con una finalidad puramente didáctica.

A lo largo de este tema vamos a poder apreciar un nueva perspectiva del amor, no sólo

desde un punto de vista psicológico novedoso, sino principalmente desde una óptica humanística,

en la cual se le confiere a la persona su grado de dignidad que nos marca y nos diferencia de todo

lo que nos rodea y al mismo tiempo nos impulsa a buscar concretar una opción en la cual se

ponga de manifiesto lo que se ha podido descubrir con este modo tan interesante de mostrarnos

un nuevo rostro del amor.

TEMA 11: Definir el amor y el enamoramiento (El mito del amor


romántico).

11.1 Definir el amor

Hemos indicado que la disciplina es el medio de la evolución espiritual del hombre. En

esta sección examinaremos lo que hay detrás de la disciplina, lo que suministra el motivo, la

energía para ejercer la disciplina. Creo que esta fuerza es el amor. Tengo plena conciencia de que

cuando intentamos examinar el amor comenzamos a juguetear con el misterio. En un sentido muy

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

real procuraremos examinar lo inexaminable y conocer lo incognoscible. El amor es algo

demasiado grande, demasiado profundo para que verdaderamente se lo pueda comprender o

medir o limitar dentro del marco de las palabras. No habría escrito esto si no creyera que el

intento tenga algún valor, aunque no sé hasta qué punto es valioso; por eso comienzo por declarar

que el intento será en algunos aspectos inadecuado.

114

Una consecuencia de la naturaleza misteriosa del amor es la de que hasta ahora nadie, que

yo sepa, llegó a dar una definición verdaderamente satisfactoria del amor. Los esfuerzos para

explicar lo condujeron a dividir el amor en varias categorías: eros, filia, ágape, amor perfecto,

amor imperfecto, etc. Yo me propongo empero dar una sola definición de amor aunque sin dejar

de tener conciencia de que es probable que de una manera u otra sea inadecuada.

Yo defino el amor del modo siguiente: la voluntad de extender el sí mismo de uno con el

fin de promover el crecimiento espiritual propio o de otra persona. Quisiera hacer un breve

comentario sobre esta definición antes de considerar una formulación más elaborada. Primero,

habrá de advertirse que se trata de una definición teleológica; la conducta se define aquí

atendiendo a la meta o finalidad a la que parece servir, en este caso el crecimiento espiritual. Los

hombres de ciencia tienden a considerar sospechosas las definiciones teleológicas y tal vez

mirarán también ésta como sospechosa. Sin embargo, no llegué a ella en virtud de un proceso

claramente teleológico de pensamiento. Por el contrario, llegué a ella por la observación en

mi práctica clínica de la psiquiatría (que incluye la auto observación), en la cual la definición del

amor es una cuestión de considerable importancia. En efecto, los pacientes generalmente están

muy confundidos en cuanto a la naturaleza del amor. Por ejemplo, un joven tímido me decía: “Mi

madre me amaba tanto que no me dejó ir a la escuela en el ómnibus colegial hasta mi último año

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

del colegio secundario. Y aun en ese momento tuve que rogarle que me dejara ir solo.

Comprendo que estaba temerosa de que pudiera sufrir algún accidente, por eso ella misma me

conducía a la escuela y me iba a buscar todos los días, lo cual era una pesada tarea para ella.

Me amaba verdaderamente”. Al tratar la timidez de este individuo fue necesario, lo mismo que en

muchos otros casos, hacerle ver que su madre podría haber estado motivada por otra cosa que no

era amor y que lo que parece amor no es con frecuencia en modo alguno amor. Mi experiencia 115

me permitió acumular un conjunto de ejemplos de lo que parecían actos de amor y de lo que no

parecía amor.

Uno de los principales rasgos que distinguían a estas dos categorías parecía ser la

finalidad consciente o inconsciente de lo que profesaba amor o no lo profesaba.

Segundo, se advertirá que según mi definición el amor es un

proceso extrañamente circular pues el proceso de extender el propio

ser de uno es un proceso de evolución. Cuando uno ha logrado

extender sus propios límites, ha crecido y se encuentra en un estado

mayor de ser. De manera que el acto de amar es un acto de auto

evolución aun cuando la finalidad del acto sea el crecimiento de

alguna otra persona. Evolucionamos en virtud de que tendemos hacia la evolución.

Tercero, esta definición unitaria del amor incluye el amor por uno mismo y el amor por otro.

Como todos somos humanos, amar a los seres humanos significa amarme a mí

mismo. Consagrarse al desarrollo espiritual humano es consagrarse al género del que uno forma

parte, y por eso significa consagrarse al desarrollo de uno mismo así al de los demás. En verdad,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

según ya lo señalamos, somos incapaces de amar a otra persona si no nos amamos a nosotros

mismos, así como somos incapaces de enseñar autodisciplina a nuestros hijos si nosotros mismos

no somos disciplinados. En verdad, es imposible dejar de lado nuestro propio desarrollo espiritual

en favor del desarrollo de alguna otra persona. No podemos dejar de lado la autodisciplina y al

mismo tiempo ser disciplinados cuando nos ocupamos de otro. No podemos ser una fuente de

fuerza si no promovemos nuestra propia fuerza. A medida que avancemos en nuestro examen de 116

la naturaleza del amor creo que llegará a ser evidente que no sólo el amor de uno mismo y el

amor a los demás van acompañados sino que, en última instancia, no se los puede distinguir.

Cuarto, el acto de extender los límites de uno mismo implica esfuerzos. Uno extiende sus límites

sólo superándolos y esa superación requiere esfuerzos. Cuando amamos a alguien, nuestro amor

se demuestra sólo a través de nuestras obras, por el hecho de que por ejemplo por esa persona(o

por nosotros mismos) somos capaces de caminar una milla más o de dar un paso más. El amor no

está exento de esfuerzos, por el contrario supone esfuerzos.

Por fin, al emplear la palabra “voluntad” procuro trascender la distinción entre deseo y

acción. El deseo no se traduce necesariamente en acción. La voluntad es un deseo de intensidad

suficiente para traducirse en acción. La diferencia entre ambas cosas es igual a la diferencia que

hay entre decir “Me gustaría ir a nadar esta noche” e “Iré a nadar esta noche”. En nuestra cultura

todos deseamos en cierta medida amar, pero muchos realmente no aman. Por eso llego a la

conclusión de que el deseo de amar no es en sí mismo amor. El amor es un acto de voluntad, es

intención y acción. La voluntad también implica elección. No tenemos que amar, sino que

elegimos, decidimos amar. Por más que podamos pensar que queremos amar, si en realidad no

amamos ello se debe a que hemos decidido no amar y, por lo tanto, no amamos a pesar de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

nuestras buenas intenciones. Por otro lado si realmente nos esforzamos en la causa del

crecimiento espiritual ello se debe a que hemos decidido hacerlo así. Hemos elegido el amor.

Como ya lo indiqué, los pacientes que recurren a la psicoterapia invariablemente están

más o menos confundidos acerca de la naturaleza del amor. Lo que ocurre es que frente al

misterio del amor abundan las falsas concepciones. Si bien este libro no hará que el amor deje de 117

ser un misterio, espero que pueda clarificar suficientemente la cuestión para contribuir a desechar

esas falsas concepciones que provocan sufrimientos no só1o a los pacientes sino a todas las

personas cuando intentan encontrar sentido a sus experiencias amorosas. Algunos de esos

sufrimientos me parecen innecesarios, puesto que esas erróneas concepciones populares podrían

llegar a ser menos populares por obra de una definición más precisa del amor. Por eso decidí

comenzar por escrutar la naturaleza del amor examinando aquello que no es amor.

11.2 Enamorarse

De todas las falsas concepciones del amor, la más vigorosa y

difundida es la creencia de que “enamorarse” es amar o por lo menos

que ésta es una de las manifestaciones del amor. Esta es una

concepción falsa poderosa, porque se experimenta

subjetivamente de modo muy vigoroso o como una experiencia de

amor. Cuando una persona se enamora expresa ciertamente lo que

siente diciendo “lo amo” o “la amo”. Pero aquí inmediatamente se ponen de manifiesto

dos problemas. El primero es el de que la experiencia de enamorarse tiene relación específica con

una experiencia erótica vinculada con el sexo. No nos enamoramos de nuestros hijos aun cuando

los amemos profundamente. No nos enamoramos de nuestros amigos del mismo sexo -a menos

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

queseamos homosexuales- aun cuando los estimemos enormemente. Nos enamoramos sólo

cuando consciente o inconscientemente estamos sexualmente motivados. El segundo problema es

el de que la experiencia del enamoramiento es invariablemente transitoria. Cualquiera sea la

persona de la que nos hayamos enamorado, tarde o temprano dejaremos de estar enamorados si

la relación continúa el tiempo suficiente. Esto no quiere decir que invariablemente dejemos de

amar a la persona de la que nos hemos enamorado. Quiere decir que la sensación de éxtasis que 118

caracteriza la experiencia de enamorarse siempre pasa. La luna de miel siempre termina. La

lozanía del idilio siempre se marchita.

Para comprender la naturaleza del fenómeno de enamorarse y su fin inevitable, es

necesario examinar la naturaleza de lo que los psiquiatras llaman las fronteras del yo. Según lo

que podemos determinar por testimonios indirectos, durante los primeros meses de vida el recién

nacido no distingue entre sí mismo y el resto del universo. Cuando mueve sus brazos y piernas el

mundo se está moviendo. Cuando tiene hambre el mundo tiene hambre. Cuando ve que su madre

se mueve escomo si él mismo se estuviera moviendo. Cuando su madre canta, el bebé no sabe si

él mismo no está emitiendo aquellos sonidos. No puede distinguirse de la cuna, de la habitación,

ni de sus padres. Lo animado y lo inanimado son lo mismo. Todavía no hay distinción entre yo y

tú. El bebé y el mundo son una sola cosa. No hay fronteras, no hay separaciones. No hay

identidad.

Pero con el tiempo el niño comienza a experimentarse él mismo, es decir, como una

entidad separada del mundo. Cuando siente hambre, la madre no siempre aparece para

alimentarlo. Cuando quiere jugar, no siempre la madre quiere jugar. Entonces el niño tiene la

experiencia de que sus deseos no son una orden para su madre. La voluntad del bebé es

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

experimentada como algo separado de la conducta de su madre. Comienza a desarrollarse cierto

sentido del “yo”. Esta interacción entre el pequeño y la madre se considera el terreno del cual

comienza a brotar el sentido de identidad del niño. Se ha observado que cuando la interacción de

madre hijo está muy perturbada -por ejemplo, cuando falta la madre o cuando no hay una madre

sustituta satisfactoria, o cuando la propia enfermedad mental de la madre hace que ella esté

totalmente desinteresada y no prodigue ningún cuidado al hijo- el pequeño crece hasta llegar a ser 119

un niño o un adulto cuyo sentido de la identidades muy deficiente.

Cuando el pequeño reconoce su voluntad como suya propia y no como la del universo,

comienza a hacer distinciones entre él mismo y el mundo. Cuando quiere movimiento agita

los brazos ante sus ojos, ni la cuna ni el cielo raso se mueven. Así el niño aprende que su brazo y

su voluntad están conectados y que por eso su brazo es suyo y no de ningún otro. De esta manera

durante el primer año de vida aprendemos los elementos fundamentales de quiénes somos y quién

es no somos, de lo que somos y de lo que no somos. Hacia finales del primer año sabemos que

éste es mi brazo, mi pie, mi cabeza, mi lengua, mis ojos, mi voz, mis pensamientos, mi dolor de

estómago y hasta mis sensaciones. Conocemos nuestro tamaño y nuestros límites físicos. Esos

límites son nuestras fronteras. El conocimiento de estos límites dentro de nuestra mente es lo que

se entiende por fronteras del yo.

El desarrollo de las fronteras del yo es un proceso que continúa durante toda la niñez y

alcanza a la adolescencia y hasta la edad adulta, pero las fronteras establecidas posteriormente

son más psíquicas que físicas. Por ejemplo, la edad que va de los dos a los tres años es

típicamente un momento en el que el niño llega a un arreglo con los límites de su poder. Sí bien

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

antes de ese momento el niño aprendió que su deseo no es necesariamente una orden para su

madre, todavía se aferra a la posibilidad de que su deseo pueda ser una orden para su madre.

A causa de esta esperanza y de esta sensación el niño de dos años

generalmente intenta obrar como un tirano, como un autócrata que

da órdenes a sus padres, hermanos y animales domésticos de la

familia, como si fueran elementos subalternos de su propio ejército 120

privado, y que responde con regia furia cuando no ve cumplidas las

órdenes. Los padres suelen referirse a esta edad llamándola “los

terribles dos años”. Alrededor de los tres años el niño generalmente

se ha hecho más tratable y suave por haber aceptado la realidad de la relativa impotencia en que

ciertamente está. Sin embargo, la posibilidad de la omnipotencia es un sueño dulce, tan dulce que

el niño no puede desecharlo por completo ni siquiera después de varios años de afrontar muy

dolorosamente su real impotencia. Aunque el niño de tres años llegó a aceptar las fronteras de su

poder, continuará todavía durante algunos años escapándose a un mundo de fantasías en el que

todavía existe la posibilidad de la omnipotencia (particularmente la suya). Ése es el mundo de

Superman y del Capitán Maravilla. Pero poco a poco hasta los superhéroes se dejan de lado y a

mediados de la adolescencia los jóvenes saben que son individuos confinados dentro de las

fronteras de su carne y de los límites de su poder, que son organismos relativamente frágiles e

impotentes, que existen sólo por la cooperación en el seno de un grupo de organismos semejantes

llamado la sociedad. Dentro de ese grupo no se distinguen particularmente aunque estén

separados de los demás por identidades, fronteras y límites individuales.

Dentro de esas fronteras está solo. Algunas personas -especialmente aquellas a quienes

los psiquiatras llaman esquizoides-, debido a experiencias desagradables y traumatizantes de la

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

niñez, perciben el mundo exterior como un lugar irremisiblemente peligroso, hostil, confuso y

nada estimulante.

Esas personas sienten que sus propias fronteras lo protegen y encuentran cierta sensación

de seguridad en su soledad. Pero casi todos nosotros sentimos la soledad como algo penoso y

anhelamos escapar de ella, salir de detrás de los muros de nuestras identidades individuales para 121

encontrar una situación en la que nos sintamos más unificados con el mundo exterior. La

experiencia de enamorarse nos permite esa evasión… transitoriamente. La esencia del fenómeno

de enamorarse es un repentino desmoronamiento de una parte de las fronteras del yo, lo cual

permite que uno funda su identidad con la de otra persona. Ese súbito movimiento que nos hace

salir de nosotros mismos, que nos hace derramamos de manera explosiva en la persona amada y

la dramática cesación de la soledad que se produce al desmoronarse las fronteras del yo, es

experimentada por la mayoría de nosotros como un estado de éxtasis. ¡Nosotros y la persona

amada somos uno! ¡Ya no existe la soledad!

En algunos aspectos (aunque ciertamente no en todos) el acto de enamorarse es un acto de

regresión. La experiencia de fundirse con la persona amada reconoce ecos de la época en que

estábamos fundidos con nuestra madre en la infancia.

Junto con esa fusión volvemos a experimentar también la sensación de omnipotencia que

tuvimos que hacer a un lado en nuestra peregrinación por la niñez. ¡Ahora todo parece posible!

Unidos con la persona que amamos sentimos que podemos vencer todos los obstáculos. Creemos

que la fuerza de nuestro amor hará que las fuerzas que se nos oponen se dobleguen sumisamente,

se aparten y desaparezcan en las tinieblas. Todos los problemas serán superados.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

El futuro será todo luminoso. La irrealidad de estos sentimientos cuando nos enamoramos

es esencialmente la misma irrealidad del niño de dos años que se siente el rey de la familia y del

mundo con poderes ilimitados. Así como la realidad irrumpe en las fantasías de omnipotencia del

niño de dos años, la realidad irrumpe en la fantasía de unidad de la pareja enamorada. Tarde o

temprano, en respuesta a los problemas de la vida diaria, la voluntad individual volverá a 122

afirmarse. Él desea relaciones sexuales, ella no las desea. Ella desea ir al cinematógrafo, él no. El

desea colocar dinero en el Banco, ella desea una máquina de lavar platos. Ella desea hablar de su

trabajo, él desea hablar del suyo. A ella no le gustan los amigos que él tiene, a él no le gustan los

de ella. Y así los dos en la intimidad de sus corazones comienzan a comprender penosamente que

no son uno con la persona amada, que ésta tiene y continuará teniendo sus propios deseos, gustos

y prejuicios diferentes de los de la otra persona.

Una a una, poco a poco o súbitamente, las fronteras del yo vuelven a erigirse en su

lugar; poco a poco o súbitamente los miembros de la pareja dejan de estar enamorados. De nuevo

son dos individuos separados. En este punto comienzan a disolverse los lazos de su relación o

bien se inicia la obra del verdadero amor.

Al emplear la palabra “verdadero” o “real”, digo implícitamente que la percepción que

tenemos cuanto estamos enamorados es una percepción falsa, que nuestro sentido subjetivo de

amar es una ilusión. En una parte posterior de esta sección discutiremos plenamente lo que

entendemos por amor verdadero o real. Sin embargo, al declarar que cuando una pareja deja de

estar enamorada puede comenzar el verdadero amor también digo implícitamente que el amor

real o verdadero no tiene sus raíces en un sentimiento de amor. Por el contrario, el verdadero

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

amor a menudo se da en un contexto en el que el sentimiento de amor falta, cuando obramos con

amor a pesar de que no sentimos amor. Partiendo de la definición de amor que hemos dado, la

experiencia de “enamorarse” no es verdadero amor por las varias razones siguientes.

Enamorarse no es un acto de voluntad, no es una decisión consciente. Por más ansiosos

que estemos de enamoramos esa experiencia puede eludirnos. En cambio puede sobrecogemos en 123

momentos en que decididamente no la buscamos, cuando resulta inconveniente e indeseable. Y

es probable que nos enamoremos de alguien que no esté ciertamente a nuestra altura y también de

alguien más conveniente. En verdad, podemos no admirar al objeto de nuestra pasión que

hasta puede no gustarnos; no somos capaces de enamorarnos tan sólo de una persona a la que

respetemos profundamente y con la cual sería deseable mantener una buena relación. Esto no

quiere decir que la experiencia de enamorarse sea inmune a la disciplina. Los psiquiatras, por

ejemplo, frecuentemente se enamoran de sus pacientes y viceversa, sin embargo conociendo los

deberes que tienen con sus pacientes generalmente logran remediar el desmoronamiento de las

fronteras de su yo y hacen a un lado a la paciente que consideran como un objeto romántico. La

lucha interior y los sufrimientos propios de la disciplina pueden ser enormes. Pero la disciplina y

la voluntad sólo pueden controlar la experiencia, no pueden crearla. Podemos decidir sobre la

manera de responder a la experiencia de enamorarnos, pero

no podemos elegir la experiencia misma.

Enamorarse no supone una extensión de las fronteras de uno

mismo, sino que es un derrumbe parcial y transitorio de esas

fronteras. La ampliación de nuestros límites exige esfuerzos;

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

enamorar seno supone ningún esfuerzo. Individuos perezosos e indisciplinados pueden

enamorarse lo mismo que los enérgicos y ordenados. Una vez pasado el precioso momento del

enamoramiento y cuando las fronteras del yo han vuelto a su lugar, el individuo podrá quedar

desilusionado, pero la experiencia por lo común no lo habrá desarrollado más. En cambio, cuando

nuestros límites se extienden o amplían tienden a permanecer ampliados. El verdadero amor es

una experiencia de permanente extensión de la personalidad. 124

Enamorarse tiene poco que ver con la finalidad de promover el desarrollo espiritual. Si

tenemos alguna finalidad cuando nos enamoramos es la de poner término a nuestra soledad y

acaso asegurar ese resultado mediante el matrimonio. Ciertamente no pensamos en nuestro

desarrollo espiritual. En verdad, al enamoramos y antes de que cese ese estado sentimos que

hemos llegado a las alturas máximas y que no es necesario ni posible subir más arriba. No

sentimos ninguna necesidad de desarrollo; estamos perfectamente contentos con el estado en que

nos hallamos. Nuestro espíritu está en paz. Tampoco nos damos cuenta de si nuestro objeto de

pasión necesita desarrollo espiritual. Por el contrario, lo percibimos como un ser perfecto. Si

advertimos algunos defectos, nos parecen insignificantes, pequeños caprichos o encantadoras

excentricidades que sólo le agregan color y gracia.

Si enamorarse no es amar, ¿qué otra cosa puede ser entonces además de un derrumbe

transitorio y parcial de las fronteras del yo? No lo sé. Pero el carácter sexual del fenómeno me

hace sospechar que es un componente espiritual, genéticamente determinado de la conducta del

apareamiento.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En otras palabras, el colapso transitorio de las fronteras del yo, que es enamorarse,

constituye una respuesta estereotípica de los seres humanos a una configuración de pulsiones

sexuales internas y de estímulos sexuales exteriores, configuración que sirve para aumentar

las probabilidades de apareamiento sexual y afianzar así la supervivencia de la especie. O para

expresarlo de una manera más cruda, el enamorarse es un ardid que nuestros genes usan con

nosotros para nublar nuestro espíritu, que de otra manera sería perceptivo, y engatusarnos y 125

hacernos caer en la trampa del matrimonio. Frecuentemente la artimaña se desquicia de una u

otra manera, como cuando las pulsiones y los estímulos sexuales son homosexuales o cuando

otras fuerzas-interferencia parental, enfermedad mental, responsabilidades en conflicto o madura

disciplina-intervienen para impedir la unión. Por otro lado, sin ese ardid, semejante regresión

ilusoria e inevitablemente pasajera (no sería práctica si no fuera pasajera) al estado infantil de

fusión y omnipotencia, muchos de nosotros, que estamos feliz o infelizmente casados hoy, nos

habríamos arredrado ante el realismo de los votos matrimoniales.

11.3 El mito del amor romántico

Para servir tan efectivamente como señuelo que

nos apresa en el matrimonio, la experiencia de

enamorarse probablemente tenga como característica la

ilusión de que esa experiencia habrá de durar para

siempre. En nuestra cultura semejante ilusión se ve

fomentada por el mito tan difundido del amor romántico

que tiene su origen en nuestros cuentos de hadas favoritos de la niñez, cuentos en los que el

príncipe y la princesa una vez unidos viven siempre felices. El mito del amor romántico nos dice,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

en efecto, que para cada joven del mundo hay una joven que le está destinada y viceversa.

Además el mito implica que hay sólo un hombre destinado a una mujer y sólo una mujer a un

hombre, lo cual está predeterminado por los astros. Cuando encontramos a la persona a la cual

estamos destinados, la reconocemos al enamorarnos de ella. Nos hemos encontrado con la

persona señalada por el cielo y como la unión es perfecta estaremos en condiciones de satisfacer

siempre y para siempre todas las necesidades de esa otra persona y luego viviremos felices en una 126

unión perfecta y en armonía. Pero ocurre que no satisfacemos todas las necesidades de la otra

persona, sino que surgen fricciones y dejamos de estar enamorados; entonces vemos con claridad

que cometimos un terrible error, que interpretamos equivocadamente los astros, que no nos

entregamos a la única y perfecta persona que nos estaba destinada, que lo que pensamos que era

amor no era amor “verdadero” o “real”; en esta situación nada se puede hacer, como no sea

continuar viviendo en la infelicidad o divorciarse.

Si bien en general compruebo que los grandes mitos son grandes precisamente porque

representan verdades universales que en ellos cobran cuerpo (más adelante hemos de

examinar varios de estos mitos), el mito del amor romántico es una tremenda mentira. Quizá sea

una mentira necesaria por cuanto asegura la supervivencia de la especie al alentar y

aparentemente validar la experiencia de enamorarnos que nos atrapa en el matrimonio. Pero

como psiquiatra debo lamentar en lo profundo de mi corazón casi todos los días la enorme

confusión y los profundos sufrimientos que engendra este mito. Millones de personas malgastan

grandes cantidades de energía en un intento fútil y desesperado de hacer que la realidad de sus

vidas se ajuste a la irrealidad del mito. La señora A. se somete absurdamente al marido movida

por un sentimiento de culpa. “Realmente no amaba a mi marido cuando me case”, dice. “Fingí

que lo amaba. Supongo que lo engatusé, de modo que ahora no tengo derecho a quejarme y debo

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

hacer todo cuanto él desea.” El señor B. se lamenta: “De ploro no haberme casado con la señorita

C. Creo que habríamos hecho un buen matrimonio. Pero no me sentía locamente enamorado de

ella y entonces pensé que tal vez no fuera la persona conveniente para mí”.

La señora D., casada dos años atrás, se siente profundamente deprimida sin causa aparente

e inicia la terapia declarando: “No sé qué marcha mal. Obtuve todo lo que necesitaba, incluso un 127

matrimonio perfecto”. Sólo unos meses después la paciente es capaz de aceptar que ya no está

enamorada de su marido y que esto no significa que haya cometido un horrible error. El señor E.,

también casado dos años atrás, comienza a sufrir intensos dolores de cabeza por las noches y

no puede creer que esos dolores sean psicosomáticos. “Mi vida conyugal es excelente. Amo a

mi mujer tanto como el día en que me casé con ella. Es todo lo que puedo desear”, pero dice, que

los dolores de cabeza no lo dejan tranquilo hasta un año después cuando llega a admitir: “Me

enloquece con su manera de estar siempre pidiéndome y pidiéndome cosas sin considerar mi

sueldo”; sólo entonces el hombre es capaz de reprocharle sus extravagancias. El señor y la señora

F. reconocen mutuamente que han dejado de estar enamorados y entonces se entregan a bajas

infidelidades en su afán por encontrar un “amor verdadero”, sin advertir que ese reconocimiento

mismo podría marcar el comienzo de su matrimonio en lugar de marcar su fin. Aun cuando las

parejas hayan reconocido que la Luna de Miel terminó, que ya no están románticamente

enamorados, continúan aferrándose al mito al cual intentan ajustar sus vidas. “Si bien ya no

estamos enamorados, si obramos mediante la fuerza de voluntad como si todavía lo estuviéramos,

tal vez el amor romántico vuelva a nuestra vida”, piensan. Esas parejas valoran en alto grado la

unión. Cuando entran en terapia grupal de parejas (que es el marco en el cual mi mujer, yo y

nuestros colegas allegados llevamos a cabo nuestro asesoramiento conyugal más serio), sus

miembros suelen sentarse juntos, uno habla por el otro, uno sale en defensa de los defectos del

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

otro y tratan ambos de presentar al resto del grupo un frente unido, en la creencia de que

semejante unidad es un signo del relativo bienestar del matrimonio y un requisito para su

mejoramiento. Tarde o temprano, generalmente temprano, tenemos que decirles a las parejas

demasiado íntimamente unidas que necesitan establecer cierta distancia psicológica entre sí antes

de poder trabajar constructivamente en sus problemas. A veces hasta es necesario separar a los

miembros de una pareja físicamente, hacerlos sentar apartados el uno del otro en el círculo del 128

grupo. Siempre es necesario pedirles que se abstengan de hablar el uno por el otro o de defender

el uno al otro contra el grupo. Una y otra vez debemos decir “Deje que Mary hable por sí misma,

John” y “John puede defenderse por sí mismo, Mary, es bastante fuerte”. Por fin, si continúan en

la terapia, todas las parejas aprenden que aceptar verdaderamente la individualidad de cada

cual y su separación es la única base sobre la cual puede fundarse un matrimonio maduro y puede

crecer un verdadero amor.19

TEMA 12: Las fronteras del yo y la dependencia (La catexia).

Después de haber declarado que la experiencia de “enamorarse” es una especie de ilusión

que en modo alguno constituye el amor verdadero, habré de concluir modificando algún tanto

la perspectiva para señalar que enamorarse es algo que en verdad está muy cerca del amor

verdadero.

En realidad, la falsa concepción de que enamorarse es un tipo de amor, está tan difundida

precisamente porque contiene algo de verdad. La experiencia del amor verdadero tiene también

que ver con las fronteras del yo puesto que supone una extensión de los límites de uno. Los

19
Éste es el principio básico del matrimonio abierto a diferencia del matrimonio cerrado. Mi trabajo con parejas me ha llevado a la
firme conclusión de que el matrimonio abierto es la única clase de matrimonio maduro realmente saludable y no seriamente
destructivo de la salud y crecimiento espirituales de los miembros de la pareja.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

límites de uno son las fronteras del propio yo. Cuando ampliamos nuestros propios límites por

obra del amor lo hacemos extendiéndolos, por así decirlo, hacia el objeto amado cuyo

crecimiento deseamos promover. Para que podamos hacerlo, el objeto amado debe primero

sernos amado; en otras palabras un objeto exterior a nosotros que está más allá de las fronteras de

nuestro yo debe atraernos, debe ser susceptible de que nos

entreguemos a él y nos comprometamos con él. Los 129

psiquiatras llaman a este proceso de atracción, entrega y

compromiso, “catexia” y dicen que “catectizamos” el

objeto amado. Pero cuando “catectizamos” un objeto

exterior a nosotros también incorporamos

psicológicamente en nosotros una representación de ese

objeto. Por ejemplo, consideramos el caso de un hombre que tiene por hobby la jardinería. Este

hombre “ama” la jardinería. Su jardín significa mucho para él. Ha “catectizado” su jardín. Lo

encuentra atrayente, está entregado al jardín, está comprometido con él, tanto que es capaz de

levantarse muy temprano un domingo por la mañana para cuidarlo; ese hombre puede negarse a

viajar para no alejarse del jardín y hasta puede descuidar a su mujer. En esa catexia y a fin de

cultivar sus flores y arbustos ese hombre aprende muchísimas cosas, llega a ser un experto

en jardinería, en suelos y fertilizantes, en la poda conveniente. Y conoce su jardín en todos sus

detalles, su historia, las clases de flores y plantas que hay en él, su disposición general,

sus problemas y hasta su futuro. A pesar de que su jardín existe fuera de él, por obra de la catexia

el jardín ha llegado a existir también en el interior de ese hombre. El conocimiento que tiene de

él y todo cuanto significa para el jardinero forma parte de él mismo, parte de su identidad, parte

de su historia, parte de su saber. Al amar y catectizar el jardín, ese hombre lo incorporó dentro

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

de sí de una manera completamente real y en virtud de esa incorporación su persona y las

fronteras, de su yo se han extendido.

Lo que ocurre pues en el curso de muchos años de amor, de extender nuestros límites por

obra de nuestras catexias, es una gradual y progresiva ampliación de la persona, una

incorporación en ella del mundo exterior y un crecimiento, en tanto que se opera un 130

debilitamiento de las fronteras de nuestro yo. De esta manera cuanto más nos extendemos, más

amamos y menos nítida se hace la distinción entre uno mismo y el mundo. Llegamos

a identificamos con el mundo. Y a medida que se atenúan y debilitan las fronteras de nuestro yo,

experimentamos cada vez más intensamente ese mismo éxtasis que habíamos experimentado

cuando se derrumbaron parcialmente las fronteras de nuestro yo y nos “enamoramos. Sólo que en

lugar de habernos fundido transitoriamente e ilusoriamente con un objeto amado, nos fundimos

de manera más permanente y realista con gran parte del mundo. Así puede establecerse una

“unión mística” con todo el mundo. La sensación de éxtasis o bienaventuranza que acompaña a

esta unión, si bien puede ser más suave y menos dramática que la sensación que acompaña al

enamoramiento, es sin embargo mucho más estable, duradera y satisfactoria. Esa es la diferencia

que hay entre la experiencia de la cumbre, tipificada por el enamoramiento, y lo que Abraham

Maslow caracterizó como la “experiencia de la meseta”. Aquí las alturas no brillan

repentinamente para luego perderse; se las alcanza para siempre.

Es obvio que la actividad sexual y el amor, si bien pueden darse simultáneamente, con

frecuencia están disociados porque son fenómenos fundamentalmente separados. En sí mismo, el

acto de hacer el amor no es un acto de amor. Sin embargo, la experiencia del acto sexual y

especialmente del orgasmo (aun en la masturbación), es una experiencia asociada también con un

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

grado mayor o menor de derrumbe de las fronteras del yo y del éxtasis correspondiente. A causa

de este colapso de las fronteras del yo podemos exclamar en el momento culminante “¡Te amo!”,

y decírselo a una prostituta por la cual unos instantes después (cuando las fronteras del yo

recuperan su lugar) no sintamos ni pizca de afecto. Esto no quiere decir que el éxtasis del

orgasmo no pueda acrecentarse si se lo comparte con una persona amada; en efecto puede

acrecentarse. Pero aun sin tratarse de una persona amada el colapso de las fronteras del yo que se 131

da conjuntamente con el orgasmo puede ser total; durante un segundo podemos olvidamos por

completo de quienes somos, perdernos en el tiempo y el espacio, sentirnos fuera de nosotros

mismos, transportados. Podemos fundirnos con el universo... pero sólo durante un segundo.

Usé la expresión “unión mística” para designar la prolongada “unidad con el universo”

que se experimenta en el verdadero amor a diferencia de la momentánea unidad propia del

orgasmo. El misticismo es esencialmente una creencia según la cual la realidad es unidad. El

místico más profundo cree que nuestra percepción común del universo que ve en él multitud de

objetos diferentes-astros, planetas, árboles, pájaros, casas, nosotros mismos- todos separados por

fronteras es una percepción falsa, una ilusión.

Los hindúes y budistas usan la palabra “Maya” para

designar esta general percepción falsa, este mundo de ilusión que

nosotros erróneamente creemos que es real. Ellos y otros

místicos sostienen que la verdadera realidad sólo puede

conocerse experimentando la unidad, lo cual se logra eliminando las fronteras del yo. Es

imposible captar realmente la unidad del universo mientras uno continúe considerándose como

un objeto separado y distinto del resto del universo de alguna manera. Por eso, frecuentemente

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

los hindúes y budistas afirman que el niño antes de desarrollar las fronteras del yo conoce la

realidad, en tanto que los adultos no la conocen. Y hasta sugieren que la senda que conduce a la

iluminación o conocimiento de la unidad de la realidad es que suframos un proceso de regresión

para hacernos como niños. Ésta puede ser una doctrina peligrosamente tentadora para ciertos

adolescentes y jóvenes que no están preparados para asumir las responsabilidades del adulto, las

cuales les parecen abrumadoras y más allá de su alcance. Tales personas pueden pensar “No 132

tengo que pasar por todas esas cosas; puedo tratar de renunciar a ser un adulto y retirarme a la

santidad sin asumir las responsabilidades del adulto”. Pero, al obrar de conformidad con esta

suposición, lo que se da es la esquizofrenia antes que la santidad.

Casi todos los místicos comprenden la verdad que expusimos al terminar nuestra

discusión sobre la disciplina: que debemos poseer algo o haber alcanzado algo antes de poder

renunciar a ello y conservar sin embargo nuestra capacidad y competencia. El pequeño que no

tiene todavía fronteras de su yo puede estar en contacto más íntimo con la realidad que sus

padres, pero es incapaz de sobrevivir sin el cuidado de los padres e incapaz de comunicar su

saber. El camino que conduce a la santidad pasa a través de la edad adulta. Aquí no hay atajos

rápidos ni fáciles. Las fronteras del yo deben consolidarse y endurecerse primero. Es menester

que se establezca una identidad antes de que se la pueda trascender. Uno debe encontrar su propio

yo antes de poder perderlo. La transitoria eliminación de las fronteras del yo que se produce al

enamorarnos, al practicar el acto sexual o al usar ciertas drogas psicoactivas puede darnos un

atisbo del nirvana, pero no el nirvana mismo. Una de las tesis de este libro es la de que el nirvana

o la iluminación duradera o el verdadero crecimiento espiritual pueden alcanzarse sólo en virtud

del persistente ejercicio del amor real.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

En resumen, pues, la pérdida temporaria de las fronteras del yo cuando nos enamoramos o

cuando practicamos el acto sexual no sólo nos lleva a comprometemos con otra persona, sino que

además nos da un pregusto (y por lo tanto un incentivo) del éxtasis místico al que podemos llegar

en una vida de amor. Por eso, aunque enamorarse no es en sí mismo amar, esa experiencia forma

parte del esquema grande y misterioso del amor.

133

12.1. La dependencia

La segunda concepción falsa, sumamente común, del

amor es la idea de que la dependencia es amor. Es ésta una

concepción errónea que los psicoterapeutas deben afrontar casi

diariamente. Sus efectos más dramáticos se ven en el individuo

que intenta suicidarse o amenaza con suicidarse o es presa de

profunda depresión porque el cónyuge o amante lo rechazó o se

separó de él. Esa persona dirá “No deseo vivir, no puedo vivir sin mi marido (mujer, amiga,

amigo) lo amo tanto” y cuando yo respondo, como frecuentemente hago “Está usted en un error,

usted no ama a su marido (mujer, amiga, amigo)”, me dirigen la airada pregunta “¿Qué quiere

usted decir? Dije que no puedo vivir sin él (o ella)”. Entonces trato de explicar: “Lo que usted,

está describiendo es parasitismo, no amor. Cuando usted necesita a otro individuo para vivir

usted es un parásito de ese individuo. En esa relación no hay ninguna libertad, ninguna elección.

Es una cuestión de necesidades antes que de amor. El amor es el libre ejercicio de la facultad de

elegir. Dos personas se aman únicamente cuando son capaces de vivir la una sin la otra, pero

deciden vivir juntas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Defino la dependencia como la incapacidad de experimentar la totalidad de la persona o de

funcionar adecuadamente sin la certeza de que uno sea objeto de los activos cuidados de otro.

La dependencia en adultos físicamente sanos es patológica, es siempre enfermiza, es

siempre manifestación en adultos físicamente sanos es patológica, es siempre enfermiza, es

siempre manifestación de enfermedad o deficiencia mental. Hay que distinguirla de lo que 134

comúnmente llamamos necesidades de dependencia. Todos nosotros, aun cuando tratemos de

ocultarlo a los demás y a nosotros mismos, tenemos necesidades y sentimientos de dependencia.

Todos tenemos deseos de que nos mimen, de que nos prodiguen cuidados sin esfuerzo de nuestra

parte personas más fuertes que nosotros que toman realmente en serio nuestro bienestar. Por

fuertes que seamos, por adultos y responsables que seamos, si nos observamos atentamente,

encontraremos el deseo de que alguien se haga un poco cargo de nosotros, siquiera para variar.

Cada uno de nosotros, por anciano y maduro que sea, quisiera tener en su vida una figura materna

y una figura paterna satisfactorias. Pero en la mayoría de los casos estos deseos o sentimientos de

dependencia no rigen nuestras vidas, no son el tema predominante de nuestra existencia. Cuando

rigen nuestras vidas y dictan la calidad de nuestra existencia, entonces se trata de algo más que

de necesidades o sentimientos de dependencia. Alguien cuya vida está regida por las necesidades

de dependencia está padeciendo un trastorno psiquiátrico que nosotros diagnosticamos con la

expresión de “trastorno de la personalidad dependiente pasiva”. Tal vez sea éste el más común de

todos los trastornos psiquiátricos.

Las personas dependientes pasivas están tan atareadas tratando de que se las ame, que no

les queda energía alguna para amar. Son como hambrientos que devoran todo alimento que

puedan obtener y que nada tienen que dar a los demás. Es como si tuvieran un vacío interior, un

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pozo sin fondo que hay que llenar, pero que nunca puede llenarse. Nunca se sienten plenamente

colmados ni tienen el sentido de ser personas completas. Sienten siempre que “algo les falta”.

Toleran muy mal la soledad. No tienen verdadero sentido de la identidad propia y se definen tan

sólo por sus relaciones. Un operario de imprenta de unos treinta años, extremadamente

deprimido, vino a verme tres días después de haberlo abandonado su mujer que se había llevado a

los dos hijos. Ya antes por tres veces la mujer había amenazado abandonarlo pues se quejaba de 135

la falta total e atención para con ella y con los hijos. En cada ocasión él le había rogado que no

se marchara y le había prometido cambiar, pero el cambio no había durado más de un día; esta

vez la mujer había cumplido su amenaza. Hacía dos noches que el hombre no dormía; se presentó

todo tembloroso derramando lágrimas de angustia y contemplaba seriamente la posibilidad de

suicidarse.

-No puedo vivir sin mi familia, la amo tanto- dijo sollozando.

-Me deja usted perplejo- le repliqué. Me dijo que las quejas de su mujer eran legítimas, que usted

nunca hizo nada por ella, que regresaba a su casa sólo cuando se le antojaba, que no estaba

interesado por ella ni sexual ni emocionalmente, que pasaba meses sin que usted hablara siquiera

con sus hijos, que nunca jugaba con ellos ni los llevaba a un paseo. Usted no tiene ninguna

relación con su familia, por eso no comprendo por qué está tan deprimido por la pérdida de una

relación que nunca existió.

-Pero, ¿no lo ve usted?- replicó. Ahora no soy nada ¡nada! No tengo mujer, no tengo hijos, no sé

quién soy. Puedo no haberme preocupado por ellos, pero los amo. Sin ellos no soy nada.

Como estaba gravemente deprimido -pues había perdido la identidad que su familia le procuraba-

lo cité para que me viera dos días después. No esperaba yo gran mejoría. Pero cuando regresó se

precipitó en el consultorio con una alegre sonrisa y me anunció:

-Ahora todo está bien.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

-¿Volvió a reunirse con su familia?- le pregunté.

-¡Oh, no!- replicó con aire feliz, -nada supe de ellos desde que lo vi a usted. Pero anoche conocí

en mi bar a una chica. Me dijo que realmente le gusto. También ella está separada, lo mismo que

yo. Nos hemos citado para vernos otra vez esta noche. Ahora me siento de nuevo un ser humano.

Supongo que no tengo que volver a verlo a usted.

136

Estos rápidos cambios son característicos de los individuos dependientes pasivos. Es

como si no tuviera importancia la persona de quien dependen siempre que haya alguien de quien

dependan. No les importa cuál sea su identidad, siempre que alguien les procure una identidad.

En consecuencia, sus relaciones, aunque aparentemente dramáticas por su intensidad, son

en realidad muy superficiales. A causa de la intensidad de su sensación de vacío y a causa del

ansia de llenarlo, as personas dependientes pasivas no soportan ninguna dilación en cuanto a

gratificar su necesidad de otros. Una hermosa joven, brillante y en algunos aspectos muy

saludables, se había pasado desde los diecisiete años a los veintiuno manteniendo una serie casi

ininterrumpida de relaciones sexuales con hombres inferiores a ella en cuanto a inteligencia y

capacidad. Pasaba de un amante a otro. El problema, como hube de establecerlo, consistía en

que la joven no era capaz de esperar lo suficiente para encontrar a un hombre adecuado a ella. A

las veinticuatro horas de haber puesto término a una relación se agarraba del primer hombre que

conocía en un bar y en la siguiente sesión terapéutica venía a contarme sus alabanzas:

-Sé que por ahora no trabaja y que bebe demasiado, pero es fundamentalmente talentoso y

realmente le importo. Sé que esta relación marchará bien.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Pero nunca marchaban bien esas relaciones, no solo porque la joven no había elegido bien, sino

además porque se apegaba excesivamente al hombre de turno, a quien le exigía cada vez más y

más pruebas de afecto y con quien trataba de estar constantemente. “Porque te amo tanto no

puedo estar separada de ti”, le decía. Pero tarde o temprano el hombre se sentía completamente

asfixiado y atrapado por su “amor”, sin espacio para moverse. Inevitablemente estallaba un

violento altercado, la relación terminaba y el ciclo recomenzaba al día siguiente. 137

Aquella mujer logró romper el ciclo sólo después de tres años de terapia durante los

cuales llegó a apreciar su propia inteligencia y capacidad, a identificar su vacío interior y su ansia

de llenarlo; se dio cuenta de que sus ansias no eran genuino amor y de que la empujaban a iniciar

relaciones a las que ella luego se aferraba en detrimento propio; por fin advirtió la necesidad de

ejercer cierta disciplina sobre sus ansias si pretendía capitalizar sus capacidades. En el

diagnóstico se emplea la palabra “pasivo” en conjunción con la palabra “dependiente” porque a

esos individuos les interesa lo que otras personas pueden hacer por ellos sin considerar lo que

ellos mismos puedan hacer. Una vez, trabajando con un grupo de cinco pacientes, todos

dependientes pasivos, les pedí que expresaran sus deseos sobre las situaciones en que quisiera n

encontrarse al cabo de cinco años. De un modo u otro, cada uno de ellos respondió “Deseo

casarme con alguien a quien le importe y realmente me cuide”. Ninguno dijo que deseaba obtener

un trabajo excitante, o crear una obra de arte, o hacer una contribución a la comunidad o

encontrarse en una situación de amor en la cual pudiera tener hijos.

La idea del esfuerzo no entraba en sus ensoñación es; sólo contemplaban la posibilidad de

un estado pasivo que no requiriera esfuerzos y en el que fueran objeto de cuidados. Les dije, lo

mismo que a muchos otros: “Si lo que pretenden es ser amados, nunca alcanzarán esa meta. La

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

única manera de asegurarse de que uno será amado es ser una persona digna de amor y ustedes no

pueden ser personas dignas de amor cuando la meta primaria que consideran es la de ser amados

pasivamente”. Esto no quiere decir que las personas dependientes pasivas no hagan nunca cosas

por otros. Pero, el motivo que las mueve a hacerlas es consolidar el apego de las otras personas

para asegurarse sus cuidados. Y cuando no interviene esa posibilidad de recibir cuidados de otros,

semejantes pacientes experimentan grandes dificultades para hacer cosas. Todos los miembros 138

del grupo mencionado consideraban terriblemente difícil comprar por su cuenta una casa,

separarse de sus padres, conseguir un trabajo, abandonar un trabajo insatisfactorio o dedicarse a

un hobby.

En los matrimonios hay normalmente una diferenciación de los roles de los dos cónyuges,

una división del trabajo normalmente eficiente. La mujer generalmente se ocupa de cocinar, de la

limpieza de la casa, de hacer las compras y de cuidar a los hijos; el hombre por lo común

desempeña un empleo, maneja las finanzas del hogar, corta el césped y hace reparaciones. Las

parejas saludables instintivamente intercambian sus

papeles de vez en cuando. El hombre puede preparar una

comida alguna vez, pasarse un día por semana con los

niños, limpiar la casa para sorprender a su esposa; la

mujer puede obtener algún trabajo de pocas horas, cortar

el césped el día del cumpleaños del marido o hacerse

cargo de las cuentas y facturas domésticas. Frecuentemente la pareja ve en este cambio

de papeles una especie de juego que agrega sabor y variedad al matrimonio.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Éste es un importante proceso (aunque se desarrolle inconscientemente) que disminuye la

mutua dependencia de los cónyuges. En cierto modo, cada uno de ellos se está ejercitando para

sobrevivir en el caso de la pérdida del otro. Pero para la persona dependiente pasiva, la

posibilidad de perder a su pareja es una perspectiva tan horrenda que no concibe prepararse para

semejante evento o tolerar un proceso que pudiera disminuir la dependencia. Por consiguiente,

una de las señales claves de las personas dependientes pasivas en el matrimonio es la rígida 139

diferenciación de papeles; buscan aumentar en lugar de disminuir la dependencia recíproca, con

lo cual convierten el matrimonio en algo así como una trampa. Al obrar de esa suerte, en nombre

de lo que llaman amor pero que en realidad es dependencia, reducen su libertad propia y la del

cónyuge. Ocasionalmente y como parte de este proceso, las personas dependientes pasivas

cuando se casan olvidan habilidades que tenían antes del matrimonio. Un ejemplo es el síntoma

bastante común de la mujer que “no puede” conducir el automóvil. En estas situaciones la mitad

de las veces la mujer no había aprendido a hacerlo pero en los casos restantes y, según alegan, a

causa de un accidente menor, la mujer presenta una “fobia” de conducir una vez casada y

efectivamente deja de hacerlo. El efecto de esa “fobia” en zonas rurales y suburbanas es hacerla

casi totalmente dependiente del marido y encadenar al marido a causa de la impotencia de ella.

Ahora es él quien debe hacer las compras para toda la familia o debe conducir a su mujer en las

expediciones de compras.

Como esta conducta generalmente gratifica las necesidades de dependencia de ambos

cónyuges casi nunca se la considera enfermiza o como un problema que conviene resolver.

Cuando le sugerí a un banquero extremadamente inteligente que su mujer (la cual había dejado de

manejar súbitamente automóviles a los cuarenta y siete años a causa de una “fobia”) podría tener

un problema que merecía atención psiquiátrica, el hombre exclamó “Oh, no, el médico le dijo que

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

eso se debía a la menopausia y que en esto nada se puede hacer”. La mujer estaba segura de que

el marido no tendría ninguna aventura amorosa porque estaba demasiado ocupado después de las

horas de trabajo en las compras y en llevar a los hijos a una y otra parte. Él, por su parte, estaba

seguro de que su esposa no tendría una aventura amorosa porque no disponía de la movilidad

para encontrarse con otro hombre cuando él no estaba en la casa. Por obra de esa conducta los

matrimonios dependientes pasivos pueden llegar a ser seguros y duraderos, sólo que no puede 140

considerárselos ni saludables ni resultado del amor, porque la seguridad es adquirida al precio de

la libertad, de manera que la relación tiende a retrasar o impedir el crecimiento espiritual de los

miembros de la pareja. Una y otra vez les decimos a las parejas que “un buen matrimonio sólo

existe entre dos personas fuertes e independientes.

La dependencia pasiva tiene su origen en la falta de amor. La sensación de vacío interno

que experimenta el dependiente pasivo es el resultado directo de una falla de sus padres que no

satisficieron las necesidades de afecto, de atención y de cuidados durante la niñez del individuo.

En la primera sección de este libro dijimos que los niños amados y cuidados con relativa

coherencia durante la niñez entran en la vida adulta con un bien afianzado sentimiento de que son

amados y valiosos y de que, por lo tanto, serán amados y objeto de cuidados mientras ellos

continúen siendo fieles a sí mismos. Los niños que crecen en una atmósfera en la que faltan el

amor y los cuidados parentales entran en la vida adulta con una sensación de inseguridad interior

y con una sensación de “no tengo lo suficiente”; el mundo les parece impredecible y mezquino.

También dudan de que sean personas valiosas y dignas de ser amadas. No ha de asombrar pues

que experimenten la necesidad de precipitarse sobre el amor, los cuidados y las atenciones donde

puedan encontrarlos y una vez que los encontraron se aferren con tal desesperación que los lleva

a una conducta maquiavélica, manipulativa, desagradable que destruye las relaciones mismas que

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ellos tratan de preservar. Como también indicamos en la sección anterior, el amor y la disciplina

van juntos, de manera que padres despreocupados y sin amor son personas a las que también les

falta disciplina y cuando no infunden en sus hijos la sensación de ser amados tampoco les dan la

capacidad de la autodisciplina. De manera que la dependencia excesiva de los individuos

dependientes pasivos es sólo la manifestación principal del desorden de su personalidad. A los

dependientes pasivos les falta autodisciplina. Son incapaces de dilatar la gratificación de su sed 141

de atención y amor.

En su desesperación por formar y conservar vínculos afectivos prescinden de toda

honestidad. Se aferran a relaciones ya desgastadas cuando deberían renunciar a ellas. Y, lo que es

sumamente importante, les falta el sentido de la responsabilidad. Pasivamente miran a los demás,

con frecuencia hasta a sus propios hijos, como la fuente de su felicidad y plena realización, de

suerte que cuando no se sienten felices ni realiza dos consideran a los demás culpables de ello. En

consecuencia, están permanentemente airados porque permanentemente se sienten dejados en la

estacada por los otros, que en realidad nunca pueden satisfacer todas sus necesidades ni hacerlos

felices. Tengo un colega que suele decir a sus pacientes “Mire usted, si se permite depender de

otra persona, ése es el mayor mal que puede infligirse. Sería mejor hacerse dependiente de la

heroína. Mientras tenga usted heroína estará ahí y siempre lo hará feliz, pero si usted espera que

otra persona lo haga feliz quedará continuamente decepcionado.

”Evidentemente, no se debe a accidente alguno el hecho de que las personas dependientes

pasivas, además de ser dependientes de sus relaciones con otros, sean dependientes del alcohol y

de las drogas. Son “personalidades adictas”. Son personas que chupan y engullen y cuando no

tienen a nadie a quien chupar y engullir a menudo recurren a la botella o a la aguja o a la píldora

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

como sustitutos de personas. En suma, la dependencia puede parecer amor porque es una fuerza

que hace que alguien se apegue violentamente a otro. Pero en realidad no es amor, es una forma

de “anti amor”. Tiene su origen en una falla parental que se perpetúa. El dependiente pasivo trata

de recibir en lugar de dar. La dependencia fomenta el infantilismo, no el crecimiento espiritual.

Atrapa y oprime en lugar de liberar. En definitiva, destruye las relaciones en lugar de

construirlas, así como destruye a las personas. 142

12.2. Catexia sin amor

Un aspecto característico de la dependencia es el hecho de que ella nada tiene que ver con

el crecimiento espiritual. Las personas dependientes están interesadas en su propio bienestar y

nada más; desean llenar su vacío interior, desean ser felices; pero no desean desarrollarse ni

crecer, ni están dispuestas a tolerar el sufrimiento y la soledad que supone el crecimiento. Las

personas dependientes tampoco se preocupan por el crecimiento espiritual del otro, del objeto de

su dependencia; sólo les importa que el otro esté presente para satisfacerlas. La dependencia no

es más que una de las formas de conducta a las que incorrectamente aplicamos la palabra “amor”

cuando está ausente la preocupación por el crecimiento espiritual.

Ahora consideraremos otras formas y esperamos demostrar nuevamente que el amor

nunca es promoción o catexia sin miras al crecimiento espiritual.

Con frecuencia hablamos de personas que aman objetos inanimados

o actividades. Decimos, por ejemplo “Juan ama el dinero” o “Ama el

poder” o “Ama su jardín” o “Ama el golf”. Ciertamente un individuo

puede extenderse mucho más allá de los límites personales corrientes, si trabaja sesenta o setenta

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

u ochenta horas por semana para amasar una fortuna o acumular poder. Sin embargo, a pesar del

acrecentamiento de la fortuna o la influencia, todo ese trabajo puede no ampliar en modo alguno

la personalidad.

En verdad, hasta podemos decir de un magnate industrial: “Es una persona vil, mezquina,

despreciable”. Y si decimos que una determinada persona ama el dinero o el 143

poder frecuentemente no la percibimos como alguien capaz de amor. ¿Por qué? Porque la riqueza

o el poder se ha convertido para esa persona en un fin en sí mismo y no es un medio para llegar a

una meta espiritual. El único fin verdadero del amor es el crecimiento o evolución espiritual del

hombre.

Los hobbies son actividades que fomentan el desarrollo de la personalidad. Al amarnos –

es decir, al fomentar nuestro desarrollo con miras al crecimiento espiritual- necesitamos

proveemos de toda clase de cosas que no son directamente espirituales. Para nutrir el espíritu es

menester nutrir también el cuerpo. Necesitamos alimento y abrigo. Por dedicados que estemos a

nuestro desarrollo espiritual, también necesitamos descanso, ejercicio y distracción. Los santos

deben dormir y hasta os profetas deben jugar. De manera que los hobbies pueden ser medios a

través de los cuales nos amamos. Pero si un hobby se convierte en un fin en sí mismo, entonces

viene a ser un sustituto del autodesarrollo en lugar de ser un medio de desarrollo. A veces

precisamente porque son sustitutos del autodesarrollo los hobbies son tan populares. En la

actividad del golf, por ejemplo, podemos encontrar a hombres y mujeres de edad madura cuya

principal meta en la vida es hacer hoyos con unos cuantos golpes menos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Este esfuerzo por mejorar su destreza sirve para darles una sensación de progreso en la

vida y los ayuda así a ignorar la realidad de que han dejado de progresar, de que han renunciado a

todo esfuerzo para mejorarse como seres humanos. Si se amaran más no perseguirían una meta

tan superficial y un futuro tan estrecho. Por otro lado, el poder y el dinero pueden ser medios para

alcanzar una meta de amor. Por ejemplo, una persona puede abrazar la carrera política con el

principal propósito de utilizar el poder político para mejorar el género humano. O una persona 144

puede anhelar riquezas, no por el dinero mismo, sino para poder enviar a sus hijos a la

universidad o para procurarse ella misma la libertad y el tiempo de estudiar o reflexionar con

miras a promover su crecimiento espiritual. Lo que aman esas personas no es el poder ni el

dinero, aman a la humanidad. Entre otras cosas que digo aquí y que diré en esta sección del libro,

hago notar que la acepción que damos a la palabra “amor” está tan generalizada y es tan vaga que

constituye un obstáculo a nuestra comprensión del amor. No tengo grandes esperanzas de que el

lenguaje vaya a cambiar en este sentido. Pero mientras continuemos usando la palabra “amor”

para designar nuestra relación con algo que es importante para nosotros, con algo que

catectizamos, sin considerar la calidad de esa relación, continuaremos teniendo dificultades para

distinguir la diferencia que hay entre lo sabio y lo necio, lo bueno y lo malo, lo noble y lo

innoble. Si aplicamos nuestra definición, más específica, es evidente que sólo podemos amar a

seres humanos; en efecto, sólo los seres humanos poseen un espíritu capaz de un crecimiento

sustancial.

Consideremos la cuestión de los animales domésticos.

“Amamos” al perro de la familia. Lo alimentamos y lo bañamos, lo

mimamos y acariciamos, lo adiestramos y jugamos con él. Cuando

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

enferma abandonamos lo que estamos haciendo y nos precipitamos en busca del veterinario.

Cuando se escapa o muere nos afligimos profundamente. En verdad, para muchas personas

solitarias que no tienen hijos sus animalitos pueden llegar a ser la única razón de su existencia. Si

esto no es amor, ¿qué es entonces? Pero consideremos las diferencias que hay entre nuestra

relación con un animal doméstico y con otro ser humano. En primer lugar, el grado de nuestra

comunicación con nuestros queridos animales es extremadamente limitado en comparación con el 145

grado en que podemos comunicarnos con otros seres humanos. No sabemos lo que está pensando

el animal. Esta falta de conocimiento nos permite proyectar en él nuestros pensamientos y

sentimientos y, por lo tanto, sentir una afinidad emocional con el animal querido que puede no

corresponder en modo alguno a la realidad.

En segundo lugar, consideramos satisfactorios a los animales domésticos sólo en la

medida en que su voluntad coincida con la nuestra. Generalmente ésta es la base sobre la que

elegimos nuestros animales domésticos y si su voluntad comienza a apartarse significativamente

de la nuestra nos desembarazamos de ellos. No conservamos mucho tiempo a los animales

domésticos cuando protestan o no son dóciles. La única escuela a la que enviamos a nuestros

animalitos para el desarrollo de su vida psíquica o espiritual es la escuela de la obediencia. Pero

es posible que deseemos que otros seres humanos desarrollen una “voluntad propia”; y,

en verdad, es este deseo de diferenciación lo que constituye una de las características del genuino

amor. Por último, en nuestra relación con los animalitos procuramos fomentar su dependencia.

No deseamos que se desarrollen independientemente y abandonen nuestra casa. Queremos que

permanezcan en ella, dependientes y junto al fogón. Lo que valoramos en ellos es más su apego

a nosotros que su independencia respecto a nosotros.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Esta cuestión del “amor” a los animales domésticos tiene enorme importancia porque

muchas, muchas, personas son capaces de “amar” sólo a animales e incapaces de amar

genuinamente a otros seres humanos. Muchos soldados norteamericanos contrajeron idílicos

matrimonios con “novias de guerra” alemanas, italianas o japonesas, con las cuales no podían

comunicarse verbalmente. Pero cuando esas mujeres aprendieron inglés, los matrimonios

comenzaron a disolverse. Los soldados ya no podían proyectar en sus mujeres sus pensamientos, 146

sentimientos, deseos e ideales ni sentir la misma clase de afinidad que uno siente con un

animalito querido. Por el contrario, cuando sus mujeres aprendieron inglés, los hombres

comenzaron a darse cuenta de que aquellas mujeres tenían ideas, opiniones y sentimientos

diferentes de los suyos propios. En algunos casos, allí comenzó a desarrollarse verdaderamente el

amor; pero quizás en la mayor parte de ellos el “amor” se acabó. La mujer liberada tiene razón al

desconfiar del hombre que con afecto la llama su “gatita”. Ciertamente puede tratarse de un

hombre cuyo afecto depende de que ella sea un animalito mimado, un hombre a quien le falta la

capacidad de respetar su fuerza, su independencia y su individualidad.

Probablemente el ejemplo más entristecedor de este

fenómeno es el de las innumerables mujeres que son capaces de

“amar” a sus hijos sólo cuando éstos son pequeños. Estas mujeres

abundan en todos los medios. Son madres ideales hasta que los hijos

llegan a los dos años, infinitamente tiernas, los amamantan

gozosamente, los miman y juegan con sus bebés, están llenas de afecto, totalmente dedicadas a su

crianza y se sienten bienaventuradas y dichosas en su maternidad. Luego, casi de la noche a la

mañana, este cuadro cambia. Apenas el pequeño comienza a afirmar su voluntad, a desobedecer,

a lloriquear, a negarse a jugar, a rechazar ocasionalmente los mimos de que es objeto, a

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

aficionarse a otra persona, es decir, a moverse en el mundo con un poco de independencia, el

amor de la madre cesa. La mujer pierde interés en el hijo, le retira su catexia y lo percibe sólo

como un fastidio. Al mismo tiempo, siente con frecuencia una necesidad abrumadora de quedar

de nuevo embarazada, de tener otro bebé, otro animalito mimado. Generalmente lo logra y el

ciclo torna a repetirse. Si no ocurre esto, la mujer suele buscar ávidamente la oportunidad de

cuidar a pequeños bebés de las vecinas mientras ignora casi por completo las necesidades de su 147

propio hijo. Para los niños que llegan a los “terribles dos años” éste es no sólo el final de su

infancia, sino el final de la experiencia de ser amado por la madre. El dolor y la privación que

experimentan estos niños son evidentes para todos menos para la madre, ocupada con su nuevo

bebé. Los efectos de esta experiencia generalmente se ponen de manifiesto cuando esos

individuos llegan a la edad adulta en la cual presentan un tipo de personalidad dependiente,

pasiva o depresiva.

Esto indica que el “amor” a los bebés, a los animalitos domésticos y hasta a los cónyuges

obedientes y dependientes es un esquema instintivo de conducta al que propiamente se aplica la

expresión de “instinto materno” o más generalmente “instinto parental”. Podemos compararlo

con la conducta instintiva de “enamorarse”: no se trata de una forma genuina de amor, por cuanto

no requiere relativamente esfuerzos, ni es enteramente un acto de voluntad o de decisión; ese

instinto favorece la supervivencia de la especie, pero no apunta a su mejoramiento o crecimiento

espiritual; está cerca del amor pues se trata de un tender uno hacia otro y sirve para iniciar

vínculos interpersonales de los cuales podría nacer el verdadero amor; pero se necesita mucho

más para desarrollar un matrimonio saludable y creativo, para criar hijos sanos, capaces de

crecimiento espiritual o para contribuir a la evolución de la humanidad.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La crianza puede ser y debería ser mucho más que la simple alimentación, y promover el

crecimiento espiritual es un proceso infinitamente más complicado que el que puede dirigir el

instinto. Aquella madre que mencionamos al comienzo de esta sección y que no permitía que

su hijo fuera solo en ómnibus a la escuela es un ejemplo. Al llevarlo ella misma a la escuela y al

ir a buscarlo estaba cuidándolo en cierto sentido, pero se trataba de cuidados que el hijo no

necesitaba y que claramente retrasaban su crecimiento espiritual en lugar de fomentarlo. Los 148

ejemplos abundan: madres que atiborran de alimentos a sus hijos ya excedidos de peso; padres

que compran a sus hijos cuartos enteros de juguetes y a sus hijas guardarropas completos de

vestidos; padres que no ponen límites a los deseos de sus hijos y nada les niegan. El amor no es

sencillamente dar, es dar atinadamente juiciosamente y también negar juiciosamente. Amar

significa alabar juiciosamente y criticar juiciosamente; significa discutir, luchar, exhortar, apretar

y aflojar juiciosamente además de reconfortar. Amar es guiar. La palabra “juiciosamente” indica

que se requiere juicio, y el juicio es algo más que el instinto pues requiere tomar decisiones

reflexivas y a menudo penosas.

12.3. El “auto sacrificio”

Los motivos que hay detrás de los actos de dar sin cordura

y de prodigar cuidadosdesordenadamente son muchos, pero esos

casos invariablemente tienen un rasgo en común: el queda, a guisa

de amor, está satisfaciendo sus propias necesidades sin atender a

las necesidades espirituales del receptor. Vino a yerme una vez a regañadientes un ministro

porque su mujer sufría de depresión crónica y sus hijos habían abandonado los estudios y,

viviendo en la casa paterna, eran tratados psiquiátricamente. A pesar de la circunstancia de que

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

toda la familia estaba “enferma”, el hombre al principio se mostró completamente incapaz de

comprender que él mismo podría estar desempeñando un papel en la enfermedad familiar. “Hago

todo cuanto puedo por cuidarlos y resolver sus problemas”, decía. “No hay momento en que no

me preocupe por ellos”. El análisis dela situación revelaba que aquel hombre se esforzaba

extremadamente para satisfacer las exigencias de su mujer y sus hijos. Había regalado a sus hijos

nuevos automóviles y pagaba el seguro de los coches aun cuando se daba cuenta de que los 149

muchachos deberían hacer algún esfuerzo para bastarse a sí mismos. Todas las semanas llevaba a

su mujer a la ópera o al teatro aun cuando le disgustaba enormemente trasladarse a la ciudad y la

ópera lo aburría al extremo. Por más ocupado que estuviera, pasaba la mayor parte de su tiempo

libre atendiendo a su mujer. y a los hijos, que eran muy desordenados en las cuestiones

domésticas. “¿No se cansa usted de estar siempre detrás de ellos?” le pregunté. “Por supuesto,

pero ¿qué otra cosa puedo hacer? Los quiero y no puedo dejar de cuidarlos. Mi preocupación por

ellos es tan grande que nunca me permitiré permanecer indiferente mientras ellos tengan alguna

necesidad. Puedo no ser un hombre brillante, pero por lo menos tengo amor y dedicación.”

Fue interesante saber luego que su propio padre había la sido un brillante estudioso, de

considerable renombre, pero también un alcohólico y un galanteador que no mostraba la

menor preocupación por la familia a la que descuidaba en general. Poco a poco mi paciente llegó

a darse cuenta de que cuando era niño había jurado ser lo más diferente posible de su padre, ser

cariñoso y preocuparse por la familia en oposición a la frialdad y despreocupación de su padre.

También después de un tiempo llegó a comprender que asignaba enorme importancia a mantener

una imagen de sí mismo como padre cariñoso y amante y que buena parte de su conducta, incluso

de su carrera en el ministerio, estaba dedicada a apuntalar esa imagen. Lo que no comprendía tan

fácilmente era el grado en que estaba infantilizando a su familia. Continuamente se refería a su

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mujer llamándola “mi gatita” y cuando hablaba de sus hijos ya adultos y robustos decía mis

“pequeños”. “¿De qué otra manera puedo comportarme? Por reacción a mi padre tal vez sea

cariñoso, pero eso no significa que pueda llegar a convertirme en un hombre frío o duro.” Lo que

literalmente había que enseñarle era que amar es una actividad bastante complicada que requiere

la participación de todo el ser, la cabeza y el corazón. A causa de esa necesidad de ser lo más

diferente posible de su padre no había logrado desarrollar un sistema flexible de respuesta para 150

expresar su amor en el momento oportuno, revelaba más cariño de esta manera, dándola en el

momento inoportuno y descubrió que fomentar la independencia de los demás era más señal de

amor que cuidar a personas que por otro lado podían cuidarse ellas mismas. Debía aprender que

expresar sus propias necesidades, su enojo y sus esperanzas era tan necesario para la salud mental

de su familia como su propio auto sacrificio y que por lo tanto el amor debe manifestarse no sólo

en una beatífica aceptación sino también en el enfrentamiento.

Como poco a poco llegó a comprender que infantilizaba a su familia, el hombre comenzó

a hacer algunos cambios. Dejó de andar detrás de cada cual y manifestó abiertamente su enojo

cuando los hijos no ponían cuidado en el mantenimiento del buen orden del hogar. Se negó a

continuar pagando el seguro de los automóviles de sus hijos y les dijo que si querían conducir los

autos debían pagarlo ellos mismos. Sugirió que su mujer fuera sola a la Ópera de Nueva York. Al

hacer estos cambios corrió el riesgo de parecer “malo” y debió renunciar a la omnipotencia de su

anterior papel como proveedor de todas las necesidades de la familia. Pero aun cuando su anterior

conducta había sido motivada principalmente por la necesidad de mantener una imagen de

sí mismo que lo mostrara como persona cariñosa, el paciente poseía la capacidad de genuino

amor y a causa de esa capacidad logró realizar estas modificaciones en sí mismo. Al principio la

mujer y los hijos reaccionaron con enojo a estos cambios. Pero pronto uno de los hijos retornó a

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

sus estudios y el otro encontró un trabajo que le permitió instalarse por sí mismo en

un departamento. La mujer comenzó a gozar de su nueva independencia y desarrollo modos de

ser propios. En cuanto el hombre comprobó que su actividad de ministro era más efectiva y al

mismo tiempo que su vida se hacía más agradable.

El mal guiado amor de aquel ministro rayaba en la más 151

seria perversión del amor que es el masoquismo. Los legos suelen

asociar el sadismo y el masoquismo con actividades puramente

sexuales y piensan que se trata del goce sexual procurado por el

hecho de infligir dolor físico o recibirlo. En realidad, el verdadero sadomasoquismo sexual es una

forma relativamente rara de psicopatología. Mucho más común y en última instancia, más grave

es el fenómeno de sadomasoquismo social en el cual las personas desean inconscientemente herir

y ser heridas por obra de sus relaciones interpersonales. Es típico que una mujer busque atención

psiquiátrica para su depresión en respuesta al abandono por parte de su marido. Entonces confiará

al psiquiatra un interminable cuento de malos tratos que le hacía sufrir el marido: no le prestaba

atención, tenía una infinidad de amantes, se jugaba el dinero necesario para el mantenimiento del

hogar, desaparecía durante días cuando se le antojaba, regresaba a la casa borracho y la golpeaba

y ahora, por último, la había abandonado a ella y a los hijos en vísperas de Navidad... ¡antes de

Nochebuena! El terapeuta neófito tiende a pensar “pobre mujer” y acoge el relato con instantánea

simpatía, pero esa simpatía no tarda mucho en evaporarse a la luz de ulteriores conocimientos.

Primero, el terapeuta descubre que aquellos malos tratos se prolongaron durante veinte años y si

bien la pobre mujer se divorció dos veces del bruto de su marido, también se había vuelto a

casar dos veces con él y que a innumerables separaciones siguieron innumerables

reconciliaciones.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Luego, después de trabajar con la paciente durante un mes o dos para ayudarla a cobrar

independencia y cuando aparentemente todo parece marchar bien y la mujer manifiesta que goza

de la tranquilidad de la vida separada del marido, el terapeuta ve que el ciclo comienza de nuevo.

Un día la mujer se precipita en el consultorio y anuncia: “Bueno, Henry ha vuelto. La otra noche

me llamó por teléfono para decirme que deseaba verme y entonces lo vi. Me rogó que volviera a

él y realmente parece cambiado. Por eso volvimos a reunirnos”. Cuando el terapeuta le hace notar 152

que todo aquello no parece sino una repetición de un esquema de conducta que ambos habían

convenido en considerar destructivo, la mujer declara: “Pero lo amo. Uno no puede negar el

amor.” Si el terapeuta intenta examinar ese amor con alguna tenacidad y energía, entonces la

paciente abandona la terapia.

¿De qué se trata aquí? Al tratar de comprender lo ocurrido el terapeuta recuerda la

evidente fruición con que aquella mujer tornaba a contarle la larga historia de brutalidades y

malos tratos. De pronto vislumbra una extraña idea: tal vez esa mujer soporta los malos tratos del

marido y hasta los busca por el placer de poder hablar de ello. Pero ¿de qué naturaleza es ese

placer? El terapeuta recuerda el fariseísmo de aquella mujer. ¿No será que lo más importante en

su vida es tener una sensación de superioridad moral y que para conservarla necesita ser

maltratada? Ahora se aclara la naturaleza de ese placer. Al permitir que se la trate vilmente puede

sentirse superior. En última instancia, hasta puede experimentar el sádico placer de ver cómo

su marido le ruega que vuelva a él y que momentáneamente reconoce la superioridad de la mujer

desde su humilde posición, en tanto que ella decide si será o no magnánima y si accederá a

recibirlo de nuevo. En ese momento la mujer logra su venganza. Cuando se examinan mujeres de

esta clase cuando eran niñas sufrieron humillaciones. En consecuencia, buscan desquitarse

valiéndose de su sensación de superioridad moral, que exige repetidas humillaciones y malos

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

tratos. Si el mundo nos trata bien no tenemos necesidad de vengarnos de él. Si vengarnos es la

meta que tenemos en la vida, tendremos que procurar que el mundo nos trate mal a fin de

justificar nuestra meta. Los masoquistas consideran su sometimiento a los malos tratos como

prueba de amor cuando en realidad es la necesidad que sienten de vengarse permanentemente,

necesidad motivada sobre todo por el odio.

153

La cuestión del masoquismo arroja luz también sobre otra concepción terriblemente

errónea del amor, la concepción de que el amor es auto sacrificio. En virtud de esa creencia

aquella masoquista prototípica podía considerar su tolerancia a los malos tratos como auto

sacrificio y en consecuencia como amor; así no tenía que reconocer su odio. El ministro también

veía como amor su conducta de auto sacrificio, aunque ésta estaba en verdad motivada, no por las

necesidades de su familia, sino por su propia necesidad de conservar cierta imagen de sí mismo.

Ya al comienzo del tratamiento hablaba continuamente sobre las cosas que hacía por su mujer

y sus hijos y hasta que se podía creer que él mismo no obtenía provecho alguno de sus actos. Pero

esto no era así. Cuando pensamos que estamos haciendo algo por alguien, en cierto modo

estamos negando nuestra propia responsabilidad. Lo que hacemos lo hacemos porque lo hemos

decidido y hemos decidido algo porque es lo que nos satisface más. Lo que hacemos por otro lo

hacemos porque así satisfacemos una necesidad nuestra. Los padres que dicen a su hijo “Deberías

estar agradecido por todo lo que hemos hecho por ti” son padres que invariablemente no sienten

amor en un grado significativo.

Quien ama genuinamente conoce el placer de amar.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Cuando amamos genuinamente lo hacemos porque deseamos amar. Tenemos hijos porque

deseamos tener hijos, y si somos padres amorosos, eso se debe a que deseamos serlo. Es verdad

que el amor supone un cambio en la persona, pero ese cambio es una extensión del yo antes que

su sacrificio.

Como hemos de considerarlo luego nuevamente, el genuino amor es una actividad que se 154

colma a sí misma. En realidad, es algo más pues amplía en lugar de reducir la persona; colma

la persona, en lugar de vaciarla. En un sentido real, el amor es tan egoísta como el no amor. Aquí

tenemos de nuevo una paradoja en el hecho de que el amor es tanto egoísta como altruista al

propio tiempo. No es el egoísmo ni el altruismo lo que distingue el amor del no amor; es su meta.

En el caso del genuino amor la meta es siempre el crecimiento espiritual. En el c aso del no amor,

la meta es siempre otra cosa.

12.4. El amor no es un sentimiento

Ya dije que el amor es una acción, una actividad. Esto nos

lleva a considerar la principal falsa concepción del amor que es

menester corregir. El amor no es un sentimiento. Muchas personas

tienen un sentimiento amoroso y, aun obrando en respuesta a ese

sentimiento actúan de maneras destructivas y nada amorosas. Por

otro lado, un individuo que ama genuinamente a menudo obra de manera constructiva respecto de

una persona que conscientemente le disgusta, por la que en ese momento no siente ningún amor y

a la que encuentra tal vez hasta repugnante de alguna manera.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

El sentimiento amoroso es la emoción que acompaña la experiencia de catectizar. Como

se recordará, catectizar es el proceso por el cual un objeto llega a ser importante para nosotros.

Una vez catectizado el objeto (comúnmente llamado “objeto de amor”) es cargado con nuestra

energía como si fuera parte de nosotros mismos y esa relación entre nosotros y el objeto

catectizado se llama catexia. Como podemos tener muchas de esas relaciones al mismo tiempo,

hablamos de nuestras catexias. El proceso de retirar nuestra energía de un objeto de amor, de 155

suerte que éste pierde su sentido de importancia para nosotros, se conoce como descatectizar. La

errónea concepción de que el amor es un sentimiento se debe a que confundimos catectizar con

amar. La confusión es comprensible puesto que se trata de procesos semejantes, aunque presentan

notables diferencias. Ante todo, como ya lo señalamos, podemos catectizar cualquier objeto,

animado o inanimado, con espíritu o carente de espíritu. Por ejemplo, una persona puede

catectizar acciones de una compañía o una joya y puede sentir amor por esas cosas. Segundo, el

hecho de que hayamos catectizado a otro ser humano no significa que nos importe el desarrollo

espiritual de su persona.

La persona independiente, en efecto, generalm

ente teme el desarrollo espiritual de un cónyuge

catectizado. Aquella madre que insistía en llevar a su

hijo adolescente a la escuela e ir a buscarlo allí

evidentemente catectizaba al muchacho; éste era

importante para ella, pero no lo era su crecimiento espiritual. Tercero, la intensidad de nuestras

catexias frecuentemente no tiene nada que ver con la sabiduría o la dedicación. Un hombre y una

mujer pueden concluir de manera tal que en ese momento no hay nada -ni citas anteriormente

concertadas ni promesas hechas ni estabilidad familiar- más importante que la consumación de su

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

acto sexual. Por último, nuestras catexias pueden ser momentáneas y fugaces. Inmediatamente

después de haber consumado el acto sexual, los miembros de la pareja a que acabamos de

referimos pueden experimentarse el uno al otro como indeseables y poco atractivos. Podemos

descatectizar algo casi tan rápidamente como lo hemos catectizado.

Por otro lado, el genuino amor implica dedicación y ejercicio de sabiduría. Cuando 156

estamos interesados en promover el crecimiento espiritual de alguien sabemos que una falta de

dedicación puede resultar dañosa y que probablemente la otra persona sienta la necesidad de que

nosotros manifestemos efectivamente nuestro interés. Por esta razón la dedicación es la piedra

angular de la relación psicoterapéutica. A un paciente le resulta casi imposible llevar a cabo un

significativo crecimiento de su personalidad sin una “alianza terapéutica” con el terapeuta. En

otras palabras, antes de que el paciente pueda experimentar un cambio debe sentir la seguridad y

la fuerza que le vienen de creer que el terapeuta es su aliado constante y estable. Para que se

produzca esa alianza el terapeuta debe mostrar al paciente, generalmente después de transcurrido

bastante tiempo, su permanente y coherente interés, y esto sólo puede manifestarse en virtud de

su capacidad de dedicación. Eso no significa que al terapeuta le guste siempre escuchar al

paciente. La dedicación significa que el terapeuta escucha al paciente, le guste o no le guste. Y en

un matrimonio las cosas no son diferentes.

En un matrimonio constructivo, así como en una terapia constructiva, los participantes

deben, de un modo rutinario y programado, prestarse atención el uno al otro y prestar atención a

su relación. Como ya dijimos, las parejas tarde o temprano siempre dejan de estar enamoradas y

es en ese momento cuando comienza a surgir la oportunidad de un genuino amor. Su amor

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

comienza a ser puesto a prueba y podrá establecerse si existe o no cuando los cónyuges ya no

sientan la necesidad de estar siempre juntos, cuando pasan algún tiempo en otra parte.

Esto no quiere decir que los miembros de una relación estable, constructiva, como elmatri

monio o la psicoterapia intensiva no se catecticen y no se catectice la relación misma de varias

maneras. Lo que quiero decir es que el genuino amor trasciende la cuestión de las catexias. 157

Cuando existe amor, existe con catexia o sin ella y con sentimientos amorosos o sin ellos. Es

mejor –y ciertamente más placentero- amar con catexia y con sentimientos amorosos.

Pero es posible amar sin catexia y sin sentimientos de amor, y en la realización de esta

posibilidad es donde el amor genuino y trascendente se distingue de la simple catexia. Aquí la

palabra clave es “voluntad”. He definido al amor como la voluntad de extender nuestra persona

con el fin de promover nuestro propio crecimiento espiritual o el de otra persona. El genuino

amor es volitivo antes que emocional. La persona que realmente ama, ama a causa de una

decisión de amar. Esa persona se ha comprometido a amar, experimente o no sentimientos

amorosos. Si los experimenta tanto mejor; pero si no los experimenta, el compromiso de amar y

la voluntad de amar aún permanecen y son aplicados.

Inversamente, es no sólo posible, sino necesario que una persona que ame, evite obrar por

sentimientos de amor. Puedo conocer a una mujer que me atrae fuertemente y a la que me

gustaría amar, pero como tener una aventura amorosa en este momento destruiría mi matrimonio,

diré en mi fuero interno y en el silencio de mi corazón “Me gustaría amarte, pero no lo haré”.

Análogamente puedo negarme a aceptar a una nueva paciente sumamente atractiva y con

probabilidades de alcanzar éxito en la terapia porque mi tiempo ya está comprometido con otras

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pacientes, algunas de las cuales pueden ser mucho menos atractivas y más difíciles de tratar. Mis

sentimientos amorosos pueden ser ilimitados, pero mi capacidad de amar es limitada. Por lo

tanto, debo elegir a la persona en quien concentre mi capacidad de amar, hacia quien dirija mi

voluntad de amar. El verdadero amor no es un sentimiento que nos sobrecoja. Es una decisión

reflexiva, de dedicación.

158

La común tendencia a confundir el amor con el sentimiento de amor permite a la gente

engañarse de múltiples maneras. Un alcohólico cuya mujer e hijos necesitan desesperadamente de

su atención en ese mismo momento, puede estar sentado en un bar diciéndole al barman con

lágrimas en los ojos “Realmente amo a mi familia”. Las personas que descuidan a sus hijos de

maneras tan groseras generalmente se consideran padres amorosísimos. Claro está que puede

haber un interés personal en esta tendencia a confundir el amor con el sentimiento de amor; es

fácil y no del todo desagradable encontrar la prueba del amor en los sentimientos que uno

experimenta. Puede ser difícil y doloroso buscar la prueba del amor en las propias acciones. Pero,

como el verdadero amor es un acto de voluntad que trasciende con frecuencia los efímeros es

correcto afirmar “Amores proceder con amor”. Amor y no amor, como bien y mal son fenómenos

objetivos y no puramente subjetivos.

12.5. El trabajo de atender

Hemos considerado algunas de las cosas

que no son amor; examinemos ahora algunas que

son amor. En la introducción a esta sección

dijimos que el amor suponía esfuerzo. Cuando nos extendemos, cuando damos un paso adicional

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

o caminamos una milla más, lo hacemos en oposición a la inercia de la pereza o en oposición al

temor. La extensión de nosotros mismos o el movimiento contra la inercia de la pereza es lo que

llamamos trabajo. Cuando vencemos el miedo decimos que hemos tenido coraje. El amor es pues

una forma de trabajo o una forma de coraje. Es trabajo o coraje enderezado a promover nuestro

propio crecimiento espiritual o el de otra persona. Podemos trabajar o ejercitar nuestro coraje en

direcciones que no sean las que llevan al crecimiento espiritual y persono todo trabajo ni todo 159

coraje es amor. Pero, como el amor exige la extensión de nosotros mismos, es siempre trabajo o

coraje. Si un acto no es acto de amor o de coraje, entonces no es un acto de amor. Aquí no hay

excepciones. La forma principal que asume el trabajo de amor es la atención. Cuando amamos a

alguien le dedicamos nuestra atención; atendemos al crecimiento de esa persona. Cuando nos

amamos a nosotros mismos atendemos a nuestro propio crecimiento. Cuando prestamos atención

a alguien ello quiere decir que ese alguien nos importa. El acto de prestar atención requiere que

realicemos el esfuerzo de hacer a un lado nuestras preocupaciones del momento (según dijimos al

describir la disciplina de poner ciertas cosas entre paréntesis) y que activemos nuestra conciencia.

La atención es un acto de voluntad, de trabajo contra la inercia de nuestra mente. Como dice

Rollo May:

“Cuando analizamos la voluntad con todos los instrumentos modernos que nos
ofrece el psicoanálisis, comprobamos que el nivel de la atención o la intención
es el asiento de la voluntad. El esfuerzo que requiere el ejercicio de la
voluntad es en realidad esfuerzo de atención; la tensión volitiva es el esfuerzo
de mantener clara la conciencia, es decir, el esfuerzo de mantener concentrada
la atención.”20

De lejos el modo más corriente e importante en que podemos ejercitar nuestra atención es

el acto de escuchar. Pasamos una enorme cantidad de tiempo escuchando y malgastamos la

20
Interesante entrevista al Dr. May, sobre el tema en cuestión. http://www.youtube.com/watch?v=Hud04mV8Xt0

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mayor parte de ese tiempo porque en general escuchamos prestando muy poca atención.

Un psicólogo industrial me señaló una vez que la cantidad que dedicamos a enseñar ciertas

materias a nuestros chicos en la escuela es inversamente proporcional a la frecuencia con que

esos chicos harán uso de tales conocimientos cuando lleguen a adultos. Por ejemplo, el ejecutivo

de una empresa se pasara una hora de su tiempo leyendo, dos horas hablando y ocho horas

escuchando. Pero en las escuelas dedicamos mucho tiempo a enseñar a leer a los niños, muy poco 160

tiempo a enseñarles a hablar y generalmente no destinamos tiempo alguno a enseñarles a

escuchar. No creo que sería bueno que se enseñara en la escuela aquello exactamente

proporcional a lo que se hace después de la escuela, pero pienso que sería sensato dar a nuestros

hijos alguna instrucción sobre el proceso de escuchar, no para que les resulte fácil escuchar, sino

más bien para que comprendan hasta qué punto es difícil escuchar bien. Escuchar bien es un

ejercicio de atención y, por lo tanto, un trabajo duro. La mayor parte de la gente no escucha bien

porque no comprende esto que acabo de decir o porque no está dispuesta a llevar a cabo ese

trabajo.

No hace mucho tiempo asistí a la conferencia que daba un

hombre famoso sobre un aspecto de la relación que hay entre

psicología y religión, aspecto que me interesaba desde hacía

mucho tiempo. A causa de ese interés tenía bastantes

conocimientos sobre el tema e inmediatamente me di cuenta de que el conferenciante era un gran

sabio. También sentí amor en el tremendo esfuerzo que el hombre realizaba para comunicar con

toda suerte de ejemplos, conceptos en alto grado abstractos que nos resultaban difíciles de

comprender a quienes lo escuchábamos. Por eso lo escuché con toda la intensidad de la atención

de que era capaz. Al cabo de una hora y media de conferencia el sudor manaba literalmente de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mi rostro a pesar del aire acondicionado de la sala. Experimentaba un agudo dolor de cabeza; los

músculos del cuello estaban rígidos por mi esfuerzo de concentración y yo mismo me sentía

completamente vacío y agotado. Aunque consideraba que sólo había comprendido la mitad de

lo que había dicho aquel grande hombre esa tarde, quedé deslumbrado por la cantidad

de brillantes intuiciones que me había procurado. Después de la conferencia con los miembros de

medios culturales, me puse a escuchar los comentarios del público mientras tomábamos café. En 161

general, todos estaban decepcionados. Sabedores de su reputación, habían esperado más de aquel

hombre. Les había resultado difícil seguirlo y la exposición les parecía confusa. No era

un orador competente como el que habían esperado oír. Una mujer proclamó en medio de

movimientos de asentimiento por parte de los demás: “Realmente no nos dijo nada”.

A diferencia de los demás, yo logré captar mucho de lo que dijo aquel hombre

precisamente porque estaba dispuesto a realizar el trabajo de escucharlo. Y estaba dispuesto a

realizar ese trabajo por dos razones: primero, porque reconocía su grandeza y sabía que lo que

diría probablemente tendría gran valor; segundo, a causa de mi interés por ese tema, deseaba

enormemente absorber lo que el conferenciante dijera a fin de acrecentar mi comprensión y

crecimiento espiritual. Mi manera de escucharlo era un acto de amor. Yo lo amaba porque me

daba cuenta de que era una persona de gran valor, digna de que se le prestara atención y me

amaba a mí mismo porque estaba dispuesto a realizar un trabajo en procura de mi crecimiento.

Como él era el maestro y yo el alumno, como él era el que daba y yo el que recibía, mi amor

estaba primariamente dirigido a mi propia persona, motivado por lo que podría obtener yo de

nuestra relación y no por lo que yo podría darle a él. Ello no obstante, es muy posible que el

conferenciante sintiera en medio de su público la intensidad de mi concentración, de mi atención,

de mi amor, y que esa sensación haya representado para él una recompensa. El amor, como

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

veremos una y otra vez, es invariablemente un fenómeno en dos direcciones, un fenómeno de

reciprocidad en el cual quien recibe también da y quien da también recibe.

De este ejemplo de escuchar en el papel de quien recibe, pasemos a considerar ahora

nuestra más corriente oportunidad en el papel de quien da: la oportunidad de escuchar a nuestros

hijos. El proceso de escuchar a los niños es diferente y depende de la edad del niño. 162

Consideremos por ahora el caso de un niño de seis años que está en primer grado. Si se le da

ocasión, ese niño hablará casi incesantemente. ¿Cómo deberán afrontar los padres esa

interminable charla? Tal vez la manera más fácil sea prohibiría. Crease o no, hay familias en las

que los niños tienen la virtual prohibición de hablar y en las cuales se aplica durante las

veinticuatro horas del día el dicho: “A los niños habría que verlos y no oírlos”. Esos niños nunca

están en interacción con los demás, miran silenciosamente a los adultos desde los rincones como

mudos espectadores desde la sombra. Otra manera consiste en permitir la charla, pero

sencillamente sin escucharla; así el niño no estará en interacción con uno, sino que literalmente

estará hablando al aire o consigo mismo, lo cual crea un fondo de ruido que puede resultar

molesto o no. Una tercera manera es fingir escuchar mientras uno prosigue con lo que está

haciendo o continuar enfrascado en sus propios pensamientos con la apariencia de

prestar atención al niño mientras exclama ocasionalmente “Oh, Oh”, o “Eso está bien”, ruidos

más o menos oportunos en respuesta al monólogo del niño. Una cuarta manera es escuchar

selectivamente, que constituye una forma particularmente atenta de fingir escuchar; aquí los

padres podrán aguzar el oídos i el hijo parece estar diciendo algo de importancia y esperan poder

separar el grano de la paja común mínimo esfuerzo. El problema de este modo de obrar estriba en

que la capacidad de la mente humana para filtrar selectivamente no es muy competente ni

eficiente y por lo tanto puede quedar una gran cantidad de paja mientras se pierde una gran

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

cantidad de trigo. La quinta y última manera es, desde luego, escuchar realmente al niño

prestándole completa atención, sopesando cada una de sus palabras y comprendiendo cada una de

sus afirmaciones.

Estos cinco modos de responder a la charla de los niños fueron presentados en orden

ascendente de esfuerzo; el quinto modo, el de escuchar verdaderamente, exige de los padres una 163

considerable energía en comparación con los otros modos, que requieren menos esfuerzo. El

lector puede suponer ingenuamente que recomendaré a los padres que sigan siempre el quinto

modo y que siempre escuchen verdaderamente a sus hijos. ¡De ninguna manera! Ante todo, la

propensión a hablar que tiene el niño de seis años es tan grande que un padre que lo escuchara

siempre verdaderamente, no tendría tiempo para hacer ninguna otra cosa. Segundo, el esfuerzo

que exige escuchar verdaderamente es tan grande que el padre quedaría agotado para realizar

cualquier otra cosa. Por último, seria enormemente aburrido porque lo cierto es que la charla de

un niño de seis años es generalmente aburrida. Por eso lo que se necesita aquí es un equilibrio de

los cinco modos de escuchar. A veces es necesario decirles a los niños sencillamente que

se callen, cuando por ejemplo, su charla puede distraer al adulto en situaciones que requieren

seriamente su atención o cuando esa charla puede representar una ruda interrupción de lo que

otros dicen y un intento de lograr hostil dominio sobre los demás.

Frecuentemente los chicos de seis años acuden a charlar y nada se gana prestándoles

atención cuando ellos ni siquiera la piden y están ciertamente felices charlando con ellos mismos.

Otras veces el niño no se contenta con hablar consigo mismo sino que desea la interacción con

los padres; aquí esa necesidad puede quedar adecuadamente satisfecha cuando los padres fingen

escuchar. En esos momentos, lo que el niño desea de la interacción no es comunicarse sino

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

simplemente sentir intimidad, de modo que si uno finge escucharlo eso bastará para satisfacer su

sentido de “estar con los padres”, que es lo que desea. Además los mismos niños a menudo

establecen una comunicación que luego interrumpen, de modo que comprenden el hecho de que

sus padres los escuchen selectivamente, pues ellos están comunicándose también sólo

selectivamente. Comprenden que ésta es la regla del juego. De manera que únicamente durante

una proporción relativamente pequeña del tiempo en que hablan, los niños de seis años necesitan 164

o desean que sus padres los escuchen de manera total y verdadera. Una de las muchas tareas

extremadamente complejas de los padres es tratar de acercarse lo más posible al equilibrio ideal

de los diferentes estilos de escuchar y de no escuchar a fin de responder con el estilo apropiado a

las variables necesidades del hijo. Con frecuencia los padres no alcanzan ese equilibrio pues

muchos no están dispuestos (o no son capaces de) a dedicar la energía necesaria a escuchar

verdaderamente. Tal vez la mayor parte de los padres. Los padres podrán acaso pensar que están

escuchando cuando lo que hacen es fingir escuchar, pero este es un engaño destinado a ocultarse

su propia pereza. En efecto, escuchar verdaderamente, por breve que sea el momento en que se lo

haga, requiere un tremendo esfuerzo .Ante todo, exige una concentración total. Uno no puede

escuchar realmente a alguien y hacer al mismo tiempo otra cosa. Si un padre desea realmente

escuchar a su hijo deberá hacer a un lado cualquier otra cosa. El tiempo destinado a escuchar

verdaderamente debe dedicarse tan sólo al hijo; tiene que ser tiempo del hijo. Si uno no está

dispuesto a hacer a un lado todo lo demás, incluso sus preocupaciones por un tiempo, entonces no

está realmente dispuesto a escuchar al hijo.

Segundo, el esfuerzo que exige una concentración total en las

palabras del niño de seis años es considerablemente mayor que

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

el que exige escuchar a un gran conferenciante. Los esquemas del discurso del niño son

desiguales -ocasionales borbotones de palabras interrumpidas por pausas y luego repeticiones-, lo

cual hace difícil la concentración. Además, el niño hablará de cosas que no tienen ningún interés

para el adulto, mientras que quien escucha a un gran conferenciante tiene interés especial en el

tema de la disertación. En otras palabras, resulta molesto escuchar a un niño de seis años, lo que

hace doblemente difícil mantener la concentración. En consecuencia, escuchar verdaderamente a 165

un niño de esta edad es ciertamente una obra de amor. Sin el amor que lo motive el padre no

podría hacerlo. Pero, ¿por qué incomodarse? ¿Por qué hacer todo ese esfuerzo para concentrarse

por entero en la aburrida cháchara de un niño de seis años?

Primero, la decisión de hacerlo es la mejor prueba concreta que pueda darse a un niño de que uno

lo estima. Si uno es capaz de estimar a su hijo, así como estima a un gran conferenciante, el

hijo sabrá que es valorado y por lo tanto se sentirá valioso. Valorar a los niños es la mejor manera

de enseñarles que son personas valiosas.

Segundo, cuanto más valiosos se sienten los hijos, con más frecuencia comenzarán a decir cosas

de valor. Se elevarán a lo que uno espera de ellos.

Tercero cuanto más escucha uno a su hijo tanto más comprenderá que, en medio de las pausas y

los tartamudeos de la charla aparentemente inocente, el niño tiene realmente cosas valiosas que

decir. El dicho de que la gran sabiduría procede de “la boca de los niños” es reconocido como un

hecho absoluto por todo aquel que realmente escucha a sus hijos. Si uno escucha suficientemente

a su hijo llegará a darse cuenta de que es un individuo en verdad extraordinario. Y cuanto más

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

extraordinario considere uno a su hijo, tanto más dispuesto estará uno a escucharlo y tanto más

aprenderá de él.

Cuarto, cuanto más conozca uno de su hijo, tanto más capaz será de enseñarle. Si uno sabe poco

sobre sus hijos generalmente les enseñará cosas que no están prontos para aprender o que

ya saben y acaso comprenden mejor que uno mismo. 166

Por último, cuanto más sepa el niño que uno lo valora, que uno lo considera una persona

extraordinaria, más predispuesto estará a escuchar lo que uno le diga y a depararle la misma

estima. Y cuanto más apropiada sea nuestra enseñanza basada en el conocimiento que tenemos de

ellos, más ávidos estarán nuestros hijos de aprender de nosotros y cuanto más aprendan más

extraordinarios se harán. Si el lector repara en el carácter cíclico de este proceso apreciará la

verdad de la reciprocidad del amor. En lugar de ser un círculo vicioso hacia abajo es un ciclo

creativo hacia arriba, un ciclo de evolución y crecimiento. Los valores crean valores, el amor

engendra amor. Y así padres e hijos miran juntos hacia adelante cada vez más rápidamente en el

la búsqueda del amor.

Hemos estado discurriendo teniendo en cuenta a un niño de seis años. Con niños menores

o mayores el equilibrio apropiado de escuchar y no escuchar es diferente, pero el proceso es

fundamentalmente el mismo. Con niños menores la comunicación es principalmente no verbal

pero idealmente exige también períodos de concentración total. Uno puede jugar muy bien a las

tortitas de manteca mientras piensa en cualquier otra cosa. Y si uno sólo puede jugar a las tortitas

de manteca fría e indiferentemente corre el riesgo de que su hijo sea frío e indiferente. Los

adolescentes requieren menos tiempo total de que se les escuche que el tiempo que exige el niño

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

de seis años, pero necesitan más tiempo de que se los escuche realmente. Los adolescentes

generalmente no charlan sin una finalidad y cuando se ponen a hablar desean que sus padres les

presten completa atención. Y la necesidad de ser escuchado por los padres nunca pasa con la

edad. Un profesional talentoso de treinta años, sometido a tratamiento por una ansiedad

experimentada en relación con su poca autoestima, recordaba numerosos casos en los que sus

padres, también profesionales, no habían estado dispuestos a escucharlo o habían considerado 167

escasamente interesante y sin importancia lo que él tenía que decir. Pero de todos esos recuerdos

el más vivo y penoso era uno que se remontaba a los veintidós años, cuando redactó una extensa

y audaz tesis que le valió su título de graduado con honores.

Como los padres abrigaban ambiciones para él se mostraron encantados a causa de los

honores obtenidos por el hijo. Pero a pesar de que éste dejó durante todo el año una copia de la

tesis en el salón a la vista de la familia y a pesar de haber hecho frecuentes insinuaciones a los

padres para que “le echaran un vistazo al trabajo”, ninguno de ellos encontró el tiempo necesario

para leerlo. “Supongo que deberían haberlo leído”, me dijo hacia el final de la terapia. “Me figuro

que debería complacerles que yo les dijera ‘¿No les gustaría leer mi tesis? Deseo que conozcan la

clase de cosas que yo pienso’. Pero, ¿qué significaba eso de andar rogando que me prestaran

atención? ¡De ninguna manera a los veintidós años yo habría mendigado su atención! Si

lo hubiera hecho me habría sentido insignificante, sin valor. “El escuchar verdaderamente y el

concentrarse por entero en la otra persona es siempre una manifestación de amor. Una parte

esencial de este proceso es la disciplina de poner cosas entre paréntesis, el abandono transitorio

de nuestros propios prejuicios, marcos de referencia y deseos para poder experimentar lo más

posible el mundo del que nos habla, desde el interior, colocándonos dentro de él. Esta unificación

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

de hablante y oyente es en verdad una extensión y ampliación de nosotros mismos que siempre

cobramos nuevos conocimientos en tal situación.

Además, como escuchar verdaderamente implica poner cosas entre paréntesis y hacer a un

lado la propia persona, esto supone también transitoriamente una aceptación total de la otra

persona. Al advertir esa aceptación el hablante se sentirá cada vez menos vulnerable y más 168

inclinado a abrir las partes más recónditas de su espíritu al oyente. Cuando ocurre esto, hablante

y oyente comienzan a apreciarse de manera creciente y la danza del dúo de amor torna a

comenzar de nuevo. La energía necesaria para ejercitar la disciplina de poner entre paréntesis y

de concentrar la atención es tan grande que sólo puede alcanzarla el amor, la voluntad de

extenderse uno con miras a un mutuo crecimiento. Las más veces nos falta esa energía. Aun

cuando nos parezca que en nuestros tratos profesionales o en nuestras relaciones sociales estamos

escuchando con gran atención, lo que realmente hacemos es escuchar selectivamente, con ciertos

designios en la cabeza; y mientras escuchamos nos preguntamos cómo podremos alcanzar ciertos

resultados deseados y finalizar la conversación lo más pronto posible o re orientarla de maneras

más satisfactorias para nosotros. Como el escuchar verdaderamente es amor en acción, en

ninguna parte resulta más apropiado que en el matrimonio. Sin

embargo, la mayoría de las parejas nunca se escuchan

verdaderamente. En consecuencia, cuando acuden a nosotros

en busca de asesoramiento o de terapia, una de las principales

misiones que debemos cumplir para que el proceso tenga éxito

es enseñarles a escucharse.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

No pocas veces fracasamos pues la energía y la disciplina que se necesitan aquí son más

de lo que los miembros de una pareja están dispuestos a dedicar. A menudo las parejas se

sorprenden y hasta se horrorizan cuando les sugerimos que, entre otras cosas, deberían conversar

según un programa fijo. Esto les parece rígido, poco romántico y nada espontáneo. Sin embargo,

escuchar verdaderamente es algo que se puede hacer sólo cuando se le destina el tiempo

conveniente y cuando las condiciones les prestan apoyo. No es algo que pueda hacer cuando 169

una persona está conduciendo un automóvil o cocinando o cuando está cansada y desea dormir o

cuando tiene prisa. El “amor” romántico no requiere esfuerzos y las parejas con frecuencia se

muestran reacias a realizar el esfuerzo y someterse a la disciplina del amor verdadero y es sólo en

ese momento en que los resultados son enormemente gratificantes. Una y otra vez hemos tenido

la experiencia de oír cómo un cónyuge decía al otro con verdadera alegría una vez comenzado el

proceso de escuchar verdaderamente: “Hemos estado casados durante veintinueve años y sólo

ahora vengo a darme cuenta de este aspecto tuyo”. Cuando ocurre esto sabemos que ha

comenzado un proceso de crecimiento en ese matrimonio. Si bien es cierto que la capacidad de

escuchar verdaderamente puede mejorar gradualmente con la práctica, nunca se trata de un

proceso sin esfuerzo. Quizás el requisito primero de un buen psiquiatra sea la capacidad de

escuchar verdaderamente; sin embargo media docena de veces durante la “hora de cincuenta

minutos” me sorprendo no prestando verdadera atención a lo que el paciente me dice. A veces

pierdo el hilo de las asociaciones del paciente y entonces debo decir “Lo siento, pero me distraje

por un instante y realmente no escuché lo que decía. ¿Puede volver a repetirme sus últimas

frases?” Es interesante comprobar que en general los pacientes no se enfadan cuando ocurre esto.

Por el contrario, parecen comprender intuitivamente que un elemento vital de la capacidad de

escuchar verdaderamente está alerta en esos breves períodos en que uno no escucha con atención,

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

y el hecho de que yo reconozca que me distraje por unos instantes les da la seguridad de que la

mayor parte del tiempo los estoy escuchando verdaderamente.

Ese conocimiento de que uno está escuchando verdaderamente tiene con frecuencia un

notable efecto terapéutico. En aproximadamente una cuarta parte de nuestros casos,

independientemente de que los pacientes sean adultos o niños, se registran considerables y hasta 170

espectaculares mejorías durante los primeros meses de psicoterapia, aun antes de que hayamos

llegado a las raíces ocultas de los problemas o hayamos dado interpretaciones significativas. Hay

varias razones que explican este fenómeno, pero creo que la principal de ellas es la de que el

paciente siente que es verdaderamente escuchado, a menudo por primera vez durante años y

acaso por primera vez en toda su vida. Si bien el escuchar es con mucho la forma más importante

de atender, también otras formas son necesarias en casi todas las relaciones de amor,

especialmente con los niños. Es grande la variedad de esas formas posibles. Una son los juegos.

Mientras que con el pequeño se jugará a las tortitas de manteca y a hacer aparecer y desaparecer

cosas, con el chico de seis años se harán tretas de magia y prestidigitación, se irá a pescar o se

jugará al escondite; con chicos de doce años se jugarán partidas con raquetas y se jugará a los

naipes, etc. Leer cuentos a los pequeños es prestarles atención, así como lo es ayudar a

los mayores en sus tareas escolares. Las actividades familiares son importantes: el cinematógrafo,

los picnics, las excursiones, los viajes, las ferias, las fiestas de carnaval. Algunas formas

de atención se hacen puramente en servicio del niño; por ejemplo, cuando uno está sentado en la

playa vigilando a un niño de cuatro años o cuando el adolescente necesita que se le enseñe a

conducir un automóvil. Pero lo que todas estas formas de atención tienen en común –y lo tienen

en común también con el acto de escuchar- es el hecho de que suponen tiempo pasado con el

niño. Fundamentalmente, atender a alguien es dedicarle tiempo y la calidad de la atención

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

es proporcional a la intensidad de concentración durante ese tiempo. El tiempo pasado con los

niños en esas actividades, si se lo emplea bien, da a los padres incontables oportunidades de

observar a sus hijos y conocerlos mejor. Sabrán si los hijos son malos o buenos perdedores, cómo

realizan sus trabajos escolares, cómo aprenden y estudian, qué los atrae y qué no los atrae,

cuándo son valientes y cuándo se muestran temerosos en ciertas actividades... Todas estas son

informaciones valiosas para los padres amantes. Ese tiempo pasado con el hijo en actividades 171

varias ofrece también a los padres innumerables oportunidades para enseñarles habilidades de

destreza física y los principios básicos dela disciplina.

La utilidad de tales actividades en lo tocante a observar y enseñar al hijo es, desde luego,

el principio básico de la terapia de juegos, de manera que los terapeutas de niños experimentados

pueden ser muy partidarios de pasar con sus pequeños pacientes el tiempo asignado jugando con

ellos para realizar significativas observaciones e intervenciones terapéuticas. Vigilar con un ojo al

pequeño de cuatro años en la playa, concentrarse en la incoherente e interminable historia que

cuenta un niño de seis años, enseñar a un adolescente a conducir un automóvil, escuchar

verdaderamente lo que dice un cónyuge sobre el día que pasó en la oficina o en la lavandería y

comprender sus problemas desde su interior, tratando de ser pacientes y poniéndose entre

paréntesis lo más posible… todas éstas son cosas a menudo aburridas, frecuentemente

inconvenientes y siempre consumidoras de energía; significan trabajo. Si fuéramos más

perezosos no podríamos realizarlas en modo alguno. Si fuéramos menos perezosos las

realizaríamos mejor y más a menudo. Como el amor es trabajo, la esencia del no amor es la

pereza. El tema de la pereza es extremadamente importante. Se trata de un tema que recorre

de sección dedicada a la disciplina y ésta dedicada al amor. Habremos de enfocarlo

específicamente en la sección final cuando hayamos cobrado una perspectiva más clara.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 13: Los riesgos del amor.

13.1 Los riesgos de la pérdida


El acto de amor -la extensión de uno mismo- exige, según ya

dije, obrar contra la inercia de la pereza (trabajo) o contra la

resistencia engendrada por el temor (coraje). Dejemos ahora de lado


172
el trabajo de amar y consideremos el coraje de amar. Cuando nos

extendemos, nuestro yo entra, por así decirlo, en territorios nuevos, desconocidos. Nuestra

persona se convierte en una persona nueva y diferente. Hacemos cosas que no estamos

acostumbrados a hacer. Cambiamos. La experiencia del cambio, de una actividad

inacostumbrada, la experiencia de encontrarse en un terreno no familiar, de hacer cosas de

manera diferente, suscita temores. Siempre fue así y siempre lo será. La gente afronta su temor

al cambio de diferentes maneras, pero el temor es ineludible si la persona en efecto cambia. El

coraje no es la ausencia del temor; significa llevar a cabo una acción a pesar del miedo,

obrar contra la resistencia engendrada por el temor y adentrarse en lo desconocido y en el futuro.

En cierto nivel, el crecimiento espiritual y por lo tanto, el amor requiere coraje y supone

riesgos.

Hemos de considerar ahora los riesgos de amar. Si el lector acude regularmente a la

iglesia, tal vez pueda advertir a una mujer que todavía no ha llegado a los cincuenta años y que

todos los domingos exactamente cinco minutos antes de que comience el servicio religioso ocupa

el mismo banco sin llamar la atención en una nave lateral y en el fondo mismo de la iglesia.

Cuando termina la ceremonia, la mujer silenciosa pero rápidamente se dirige a la puerta y se

marcha antes que ningún otro de los fieles y aun antes de que el ministro pueda salir a la

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

escalinata para reunirse con ellos. Si se consigue abordarla -lo cual es improbable- y se la invita

a la hora del café social que sigue al servicio religioso, la mujer agradecerá cortésmente, apartará

nerviosamente la mirada y dirá que tiene un compromiso urgente; luego se marchará presurosa.

Si el lector la siguiera hacia aquel compromiso urgente comprobará que la mujer regresa

directamente a su casa, un pequeño departamento con las persianas siempre cerradas, que abre

la puerta, entra, la cierra inmediatamente con llave, y ya no se la ve hasta el próximo domingo. Si 173

uno pudiera continuar observándola comprobaría que trabaja como simple dactilógrafa en una

gran oficina en la cual toma las hojas que se le destinan sin decir una palabra, las copia a máquina

sin cometer faltas y devuelve el trabajo terminado sin ningún comentario. Almuerza en su mismo

escritorio y no tiene amigos. Regresa a pie a su casa, se detiene siempre en el mismo

supermercado impersonal para comprar unas pocas provisiones y luego desaparece detrás de su

puerta hasta el día siguiente en que sale a trabajar. Los sábados por la tarde va sola a un

cinematógrafo local que cambia semanalmente de programa.

La mujer tiene un aparato de televisión. No tiene teléfono. Casi nunca recibe cartas. Si de

alguna manera lograra uno decirle que su vida parece solitaria, ella replicaría que, antes bien,

goza de su soledad. Si le preguntara uno si no tuvo nunca animalitos domésticos, ella contestaría

que tuvo una vez un perro al que quería mucho, pero que había muerto ocho años atrás y que

ningún otro perro podría ocupar su lugar. ¿Quién es esa mujer? No conocemos los secretos de su

corazón. Lo que sabemos es que toda su vida está dedicada a evitar riesgos y que en semejante

empeño, lejos de ampliar su yo, lo ha encogido y estrechado casi hasta el punto de no existir. La

mujer no catectiza ninguna cosa viva. Ahora bien, hemos dicho que la simple catexia no es amor

y que el amor trasciende la catexia. Eso es cierto, pero el amor exige catexia para comenzar. Sólo

podemos amar aquello y le de una manera u otra tiene importancia para nosotros. Pero con la

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

catexia siempre existe el riesgo de perder el objeto catectizado o de que éste nos rechace. Si uno

pretende acercarse a otro ser humano, siempre corra el riesgo de que la persona en cuestión se

aparte de uno y lo deje más penosamente solo de lo que estaba. Ama cualquier cosa que viva -una

persona, un animal, una planta- y esa cosa perecerá. Confía en alguien y puedes ser herido por

ese alguien. Depende de alguien y ese alguien puede dejarte en la estacada. El precio de la catexia

es el dolor. Si alguien está determinado a no correr el riesgo del dolor, luego esa persona debe 174

vivir prescindiendo de muchas cosas: de tener hijos, de casarse, del éxtasis del sexo, de la

esperanza, de la ambición, de la amistad... cosas todas que hacen de la vida algo intenso e

importante. El crecimiento en cualquier dimensión supone tanto dolor como alegría. Una vida

plena estará colmada de dolor. Pero la única alternativa es no vivir plenamente o no vivir en

modo alguno.

La esencia de la vida es el cambio. Un proceso de crecimiento y decadencia. Si uno

escoge en la vida el crecimiento, escoge el cambio y las perspectivas de la muerte. Un factor

probablemente determinante de la vida aislada y estrecha de la mujer que acabo de describir fue

sin duda una experiencia de la muerte o una serie de experiencias de la muerte que le resultaron

tan penosas que la mujer resolvió no volver nunca más a experimentarlas aun al precio de

sacrificar la vida. Al evitar la experiencia de la muerte debía sacrificar el crecimiento y el

cambio. La mujer eligió una vida monótona, libre de todo lo nuevo, de todo lo inesperado, una

muerte en vida sin riesgos ni desafíos. Ya dije que el intento de evitar el legítimo sufrimiento está

en la raíz de toda enfermedad emocional. No sorprende que la mayor parte de los pacientes

psicoterapéuticos (y probablemente la mayor parte de las personas no pacientes, puesto que la

neurosis es la norma antes que la excepción), jóvenes o ancianos, tengan el problema de afrontar

clara y derechamente la realidad de la muerte. Lo que sorprende es el hecho de que la bibliografía

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

psiquiátrica sólo ahora esté comenzando a examinar la significación de este fenómeno. Si

logramos vivir con el conocimiento de que la muerte es nuestra constante compañera que marcha

con nosotros “hombro con hombro”, la muerte puede convertirse, según las palabras de don Juan,

en nuestra “aliada”, espantosa, pero así y todo una continua fuente de sabio consejo. Si tenemos a

la muerte como nuestra constante consejera, que nos señala el límite del tiempo en que hemos de

vivir y amar, nos veremos siempre guiados a hacer el mejor uso de nuestro tiempo y a vivir la 175

vida en su plenitud. Pero si nos resistimos a afrontar plenamente la espantosa presencia de la

muerte junto a nuestros hombros nos privaremos de sus consejos y posiblemente no podremos

vivir ni amar con claridad. Cuando nos arredramos ante la muerte, ante la naturaleza siempre

cambiante de las cosas, inevitablemente nos arredramos ante la vida.

13.2 Los riesgos de la independencia

La vida misma representa un riesgo y cuanto más

amemos en la vida más riesgos correremos. De los millares y

acaso millones de riesgos que podemos correr en la vida, el

mayor de todos es el decrecer. Crecer es el acto de pasar de

la niñez a la edad adulta. En realidad, se trata más de un temido

salto que de mi paso y éste es un salto que muchas personas

nunca llegan a dar realmente en su vida. Aunque exteriormente parezcan adultos y aun adultos

con éxito, quizá la mayoría de las personas “mayores” permanecen hasta su muerte siendo

psicológicamente niños que nunca se separaron totalmente de sus padres y que continuaron

sufriendo el poder que sus padres tenían sobre ellos. Para mí fue una experiencia punzante el paso

gigante que di para entrar en la edad adulta poco antes de los dieciséis años, por fortuna en

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

un estadio muy temprano de mi vida. Mi caso puede ilustrar bien la esencia del crecimiento y la

enormidad del riesgo que éste supone.

Aunque ese paso fue una decisión consciente, en aquel momento yo no me daba cuenta de

que lo que hacía era crecer. Sólo sabía que estaba dando un salto hacia lo desconocido. A los

trece años salí de mi casa para ingresar en la Phillips Exeter Academy, una escuela preparatoria 176

de varones que gozaba de excelente reputación y a la cual mi hermano había asistido antes. Sabía

que tenía suerte por ir a aquel establecimiento porque ser alumno de Exeter era parte de una bien

definida estructura que luego me llevaría a las mejores facultades de la Ivy League y de

allí pasaría a ocupar las gradas más altas del orden social cuyas puertas se me abrirían de par en

par a causa de mi formación y mis antecedentes educacionales. Me sentía muy feliz por ser el

hijo de padres acomodados que podían permitirse dar a su hijo “la mejor educación que puede

procurar el dinero” y experimentaba una sensación de gran seguridad por el hecho de formar

parte de lo que evidentemente era una estructura apropiada. El único problema fue el de que casi

inmediatamente después de comenzar mi vida en Exeter me sentí profundamente desdichado. Las

razones de mi infelicidad me eran totalmente desconocidas en aquel momento y aún hoy me

resultan profundamente misteriosas. Sencillamente no me adaptaba al ambiente. No podía

adaptarme a la facultad, a los estudiantes, a los cursos, a la arquitectura, a la vida social, al

ambiente en su conjunto. Sin embargo, no cabía hacer otra cosa que tratar en lo posible de

ajustarme a todo eso y de corregir mis imperfecciones, para poder sentirme más cómodamente

dentro de esa estructura que se me había destinado y que evidentemente era la estructura correcta.

Y, en efecto, traté de adaptarme durante dos años y medio. Sin embargo cada día mi vida me

parecía más carente de sentido y eso me hacía desgraciado. El último año no hice casi nada sino

dormir, porque me encontraba a mis anchas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Ahora pienso retrospectivamente que al dormir yo reposaba e inconscientemente me

estaba preparando para dar el salto decisivo. Lo di cuando regresé a casa en las vacaciones de

primavera de mi tercer año de estudios y anuncié que no volvería al colegio. Mi padre dijo:

-Pero no puedes abandonar así los estudios… es la mejor educación que puede obtenerse. ¿Te das 177

cuenta de lo que estás desdeñando?

-Sé que es un buen colegio- contesté, -pero no regresaré allí.

-¿Por qué no puedes adaptarte? ¿Por qué no haces otro esfuerzo?- me preguntaron mis padres.

-No lo sé- respondí. -Ni siquiera sé por qué lo odio tanto, pero lo cierto es que odio ese colegio y

no volveré a él.

-Muy bien. ¿Qué harás entonces? Puesto que parece que deseas jugar con tanta ligereza tu futuro,

¿cuáles son tus planes?

-No lo sé. Lo que sé es que no volveré de nuevo allí.

Mis padres estaban comprensiblemente alarmados e inmediatamente me enviaron a un

psiquiatra quien declaró que yo estaba deprimido y recomendó un mes de hospitalización; me

dio un día para que decidiera si deseaba o no internarme en el hospital. Aquella fue la única

vez de mi vida en que consideré la posibilidad del suicidio. Me parecía natural que me internaran

en un hospital psiquiátrico. Como el psiquiatra había dicho, estaba deprimido. Mi hermano se

había adaptado a la vida del Exeter; ¿por qué no podía adaptarme yo? Sabía que el hecho de no

poder adaptarme era culpa mía, de suerte que me sentía enteramente incapaz, incompetente e

insignificante. Y lo peor es que creía que posiblemente estuviera loco. ¿No había dicho acaso mi

padre? “¿Debes de estar loco para desdeñar una educación tan buena como ésa”? ¿Si volvía a

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Exeter me encontraría otra vez con todo lo que era seguro, correcto, apropiado, constructivo,

conocido y probado? Pero eso no era para mí; en las profundidades de mi ser sabía que aquél no

era mi camino. Pero ¿cuál era mi camino? Sino regresaba al colegio, todo lo que se extendía ante

mí era desconocido, incierto, inseguro, impredecible. Quien eligiera semejante camino debía de

estar loco. Me asusté. Pero luego, en el momento de mi mayor desesperación, desde mi

inconsciente afloraron ciertas palabras cual un extraño oráculo pronunciado por una voz que no 178

era la mía: “La única seguridad verdadera en la vida está en saborear la inseguridad de la vida”.

Aunque esto significara estar loco y romper con todo lo que parecía sagrado, decidí ser yo

mismo. Decidí no volver al colegio. Por la mañana fui a ver al psiquiatra y le comuniqué que

nunca volvería a Exeter pero que estaba decidido a internarme en su hospital. Así di el gran salto

hacia lo desconocido. Había tomado mi destino en mis manos. El proceso de crecimiento se

desarrolla por lo general muy gradualmente, con múltiples saltitos a lo desconocido, como

cuando un chico de ocho años se arriesga por primera vez a lanzarse cuesta abajo en su bicicleta

o cuando un adolescente de quince años concierta su primera cita con una chica. Si el lector duda

de que estos hechos entrañen verdaderos riesgos, sin duda no recuerda la ansiedad que sintió en

circunstancias semejantes. Si observamos al más sano de los niños, vemos no sólo su avidez por

arriesgarse a nuevas actividades propias del adulto sino también junto a esa avidez una cierta

vacilación, un movimiento de retroceso que lo mantiene aferrado a lo seguro y familiar, a la

dependencia y a la niñez. Además, en niveles más o menos sutiles, puede uno encontrar esa

misma en un adulto, en uno mismo, esa tendencia particular a aferrarse a lo viejo, a lo conocido y

a lo familiar. Casi diariamente a los cuarenta años se me presentan oportunidades de obrar de

maneras diferentes de las habituales, oportunidades de crecimiento. Todavía estoy en proceso de

crecimiento, aunque no tan rápidamente como podría estarlo. Además de todos los pequeños

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

saltos que podríamos dar hay también algunos que son enormes, como cuando al abandonar el

colegio yo rechazaba también toda una estructura de vida y de valores, de conformidad con los

cuales había sido educado. Muchos nunca dan ninguno de estos saltos potencialmente enormes y,

en consecuencia, no crecen realmente en modo alguno.

A pesar de sus apariencias exteriores muchas personas continúan siendo psicológicamente 179

los hijos de sus padres, viviendo según los valores que ellos les inculcaron, motivados

primariamente por la aprobación o la desaprobación de los padres (aun cuando esos padres hayan

muerto hace mucho tiempo), sin atreverse nunca a tomar su destino en sus propias manos Si bien

los grandes saltos se dan comúnmente durante la adolescencia, pueden darse empero a cualquier

edad. Una mujer de treinta y cinco años, madre de tres hijos y casada con un marido dominante,

inflexible, chauvinista, llega poco a poco a comprender que depende absolutamente de ese

marido y que su matrimonio es una muerte en vida El hombre anula todos los intentos que ella

hace para modificar la naturaleza de sus relaciones. Con increíble valentía, la mujer se divorcia,

soporta las recriminaciones del marido y las críticas de los vecinos y se arriesga a afrontar un

futuro desconocido sola con sus hijos, pero por primera vez en su vida es libre para ser ella

misma.

Deprimido después de un ataque cardíaco, un hombre de negocios de cincuenta y dos

años considera retrospectivamente su vida de frenética ambición, consagrada exclusivamente a

ganar cada vez más dinero y a elevarse cada vez más alto en la jerarquía de su compañía… y

comprueba que esa vida carece de sentido. Después de larga reflexión se da cuenta de que ha sido

empujado por la necesidad de obtener la aprobación de una madre dominante que constantemente

lo criticaba; se había matado trabajando para poder mostrar sus méritos ante la madre.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Arriesgándose a la desaprobación de ésta por primera vez en su vida y desafiando la cólera de su

mujer y de sus hijos acostumbrados a un gran tren de vida, el hombre se traslada a un lugar del

campo y abre un pequeño taller donde repara muebles antiguos.

Esos cambios importantes, esos saltos dados hacia la in

dependencia y laautodeterminación, son enormemente 180

dolorosos a cualquier edad y requieren supremo coraje

no pocas veces son el resultado de la psicoterapia. A decir

verdad y a causa de los riesgos que se corren, esos saltos a menudo necesitan de la psicoterapia

para darse, no porque, la terapia disminuya los riesgos sino porque presta apoyo y coraje al

individuo. Pero ¿qué tiene que ver esta cuestión del crecimiento con el amor, independientemente

del hecho de que la extensión del yo que implica amar es una ampliación del yo en nuevas

dimensiones? Ante todo, los ejemplos de cambio descritos y otros cambios mayores de índole

parecida son actos de amor a sí mismos. Precisamente porque me valoraba no estaba dispuesto a

seguir sintiéndome desdichado en el colegio y en todo ese ambiente social que no satisfacía mis

necesidades. Porque aquella ama de casa había pensado en sí misma se negó a continuar

tolerando un matrimonio que limitaba tanto su libertad y reprimía su personalidad. Porque aquel

hombre de negocios se amaba a sí mismo ya no quiso continuar matándose trabajando para

satisfacer las exigencias de su madre.

En segundo lugar, el amor no sólo suministra el motivo de cambios tan importantes; el

amor no sólo suministra el motivo de los cambios sino que es también la base del coraje

necesario para arriesgarse a tales cambios. Sólo porque mis padres me habían amado y valorado

cuando era niño me sentí suficientemente seguro de mí mismo para desafiar sus expectativas y

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

apartarme radicalmente del esquema de vida que habían preparado para mí. Aunque me sentía

incapaz, insignificante y posiblemente loco al obrar como lo hice, logré soportar estos

sentimientos porque al mismo tiempo, en un nivel más profundo sabía que yo era una buena

persona, por más que fuera diferente de los demás. Al arriesgarme a ser diferente, aun cuando

esto significara estar loco, yo estaba respondiendo a anteriores mensajes amorosos de mis padres,

a centenares de esos mensajes que me decían: “Eres un individuo bello y amado. Te amaremos 181

sin importarnos lo que hagas, siempre que seas tú” Sin esa seguridad del amor de mis padres

reflejado en mi propio amor por mí mismo, seguramente habría elegido lo conocido en lugar de

lo desconocido y habría seguido el esquema preferido por mis padre sal subido precio de

sacrificar el carácter único de mi yo. Por último, sólo cuando uno da el salto a lo desconocido de

la personalidad total, de la independencia psicológica y de la individualidad única, tiene la

libertad de avanzar por sendas aún más elevadas de crecimiento espiritual y la libertad de

manifestar amor en sus máximas dimensiones. Cuando uno se casa o abraza una carrera o tiene

hijos para satisfacer a sus padres o a cualquier otra persona o a la sociedad en general, la

dedicación y el compromiso son por su naturaleza superficiales. Cuando uno ama a sus hijos

primariamente porque se espera que uno se comporte de manera amorosa con los hijos, el padre

será insensible a las necesidades más sutiles de sus hijos e incapaz de expresar amor de las

maneras más delicadas pero a menudo más importantes. Las formas más elevadas de amor son

inevitablemente elecciones enteramente libres y no actos de conformidad.

13.3 Los riesgos de asumir compromisos

Sea superficial o no lo sea, el compromiso es el fundamento, la firme roca, de toda

relación genuina de amor. Comprometerse profundamente no garantiza más que cualquier otro

factor a asegurarla. Compromisos al principio superficiales pueden llegar a ahondarse con el

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

tiempo; si esto no ocurre la relación probablemente se deshaga o se torne inevitablemente

enfermiza o sea crónicamente endeble. Frecuentemente no nos damos cuenta de la inmensidad

del riesgo que supone asumir un compromiso profundo. Ya sugerí que una de las funciones que

cumple el fenómeno institual es que enamorarse consiste en suministrar a los participantes una

capa mágica de omnipotencia que los enceguece a los riesgos de lo que están haciendo cuando

deciden casarse. Por mi parte yo estaba razonablemente tranquilo hasta el momento mismo en 182

que mi mujer se unió ante el altar; entonces todo mi cuerpo comenzó a temblar. Me sentía tan

espantado que casi no recuerdo nada de la ceremonia o de la recepción que siguió. En todo caso,

es nuestro sentido de obligación y compromiso después de las bodas lo que hace posible el

paso de estar enamorado a amar genuinamente.

Y después de la concepción de los hijos, es nuestro sentido del compromiso lo que nos

transforma de padres biológicos en padres psicológicos.

Asumir compromisos es algo inherente a la genuina

relación de amor. Quien está verdaderamente interesado en el

crecimiento espiritual de otro, sabe consciente o instintivamente,

que puede fomentar ese crecimiento sólo en virtud de una

relación constante. Los niños no pueden alcanzar madurez

psicológica en una atmósfera insegura, impredecible, amenazada por el espectro del abandono.

Las parejas no pueden resolver serenamente las cuestiones universales del matrimonio –

dependencia e independencia, dominio y sumisión, libertad y fidelidad, por ejemplo- si no tienen

la seguridad de saber que el hecho de debatirse con esas cuestiones no habrá de destruir la

relación misma. Problemas relacionados con el hecho de asumir compromisos son una parte

inherente a la mayoría de los trastornos psiquiátricos y las cuestiones de compromiso y

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

obligación son cruciales en el curso de la psicoterapia. Individuos con trastornos de carácter

tienden a asumir sólo compromisos leves y, cuando sus trastornos son graves, parece que a esos

individuos les falta por entero la capacidad de asumir compromiso alguno. No es tanto que teman

el riesgo de comprometerse, sino que no comprenden de ninguna manera lo que es

fundamentalmente un compromiso. Como sus padres no se sintieron seriamente obligados ni

comprometidos con ellos cuando eran niños, crecieron sin la experiencia de lo que es la 183

obligación. Para ellos, un compromiso es algo abstracto que está más allá de su alcance, un

fenómeno que no pueden concebir.

Por otro lado, los neuróticos en general tienen conciencia de la naturaleza del compromiso

pero frecuentemente los paraliza el temor a comprometerse. Por lo común, en la niñez tuvieron la

experiencia de que sus padres se sentían suficientemente obligados para con ellos, de suerte que a

su vez pudieron sentirse obligados y comprometidos con sus padres. Pero posteriormente una

cesación del amor parental a causa de la muerte o el abandono, determinó que el niño

experimentará el compromiso como un dolor intolerable.

Naturalmente, luego el niño teme asumir nuevos compromisos. Esos daños sólo pueden

curarse si la persona en cuestión tiene en un período posterior una experiencia más satisfactoria al

asumir compromisos. Por esta razón, entre otras, la cuestión del compromiso es la piedra angular

de la relación psicoterapéutica. A veces me estremezco por la enormidad de lo que estoy

haciendo cuando acepto a otro paciente para llevar a cabo una terapia de largo plazo. Para que se

produzca realmente la cura es necesario que el psicoterapeuta aporte a su relación con un nuevo

paciente, el mismo sentido y grado de compromiso que relaciona a los padres genuinamente

amorosos con sus hijos. El sentido de obligación y de interés constante del terapeuta se revelará

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

inevitablemente al paciente de mil maneras durante los meses o años de terapia. Rachel, una

mujer de veintisiete años, fría y de disposición distante, vino a verme al término de un breve

matrimonio. El marido, Mark, la había abandonado a causa de su frigidez.

-Sé que soy frígida- reconoció Rachel. -Pensé que con el tiempo me haría más cálida con

Mark pero eso nunca ocurrió. No creo que Mark tenga la culpa. Nunca experimenté goce sexual 184

con nadie y, para decirle la verdad, no estoy segura de que lo desee. Una parte de mí misma lo

desea porque me gustaría tener alguna vez un matrimonio feliz y porque me gustaría ser normal;

parece que las personas normales encuentran algo maravilloso en la sexualidad. Pero otra parte de

mí misma está perfectamente contenta con permanecer como soy. Mark siempre me

decía “Relájate y abandónate”; tal vez no desee relajarme ni abandonarme aun cuando pudiera.

Al tercer mes de nuestro trabajo conjunto le hice notar a Rachel que siempre me decía por

lo menos dos veces, aun antes de que comenzara la sesión: “Muchas gracias”, palabras que

también dijo en el momento en que fui a buscarla a la sala de espera y luego cuando entró en el

consultorio.

-¿Hay algo de malo en ser atenta?- me preguntó.

- Nada en sí mismo -le repliqué, pero en este caso particular parece completamente innecesario.

Usted procede como si fuera una visita y como si ni siquiera estuviera segura de ser bien recibida.

-Pero si aquí soy una visita. Ésta es su casa.

-Es verdad. Pero también es cierto que usted me paga cuarenta dólares la hora mientras está aquí.

Usted ha adquirido este tiempo y este espacio de mi consultorio, y como lo ha adquirido tiene

derecho a ellos. Usted no es una visita. Usted tiene derecho a este consultorio, a esta sala de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

espera y al tiempo que pasamos juntos. Son suyos. Usted me paga por ese derecho. ¿Por qué

agradecerme entonces lo que es suyo?

-No puedo creer que usted piense realmente eso- exclamó Rachel.

-Entonces debe de creer que yo puedo echarla a puntapiés de aquí en cualquier momento que se

me antoje- le repliqué. Usted debe pensar que sería posible que alguna mañana llegara aquí y que

yo le dijera “Rachel, trabajar con usted se me ha hecho muy aburrido; he decidido no volver a 185

verla Adiós y buena suerte.”

-Eso es exactamente lo que pienso- convino Rachel. Nunca se me ocurrió que se tratara de mi

derecho, por lo menos no en relación con otra persona. ¿Quiere usted decirme que podría

echarme?

-Supongo que podría, pero no lo haré. Ni siquiera lo deseo. Entre otras cosas, no sería ético. Mire

Rachel, cuando acepto un caso como el suyo e inicio una terapia de largo plazo asumo un

compromiso con ese caso, con esa persona. De modo que tengo una obligación con usted.

Trabajaré con usted mientras sea necesario, aunque tarde un año o cinco años o diez años o lo que

sea. No sé si usted abandonará nuestro trabajo conjunto cuando se sienta bien o antes de sentirse

bien. Pero de cualquier manera será usted la que ponga término a nuestra relación. Salvo en el

caso de que me muera, mis servicios le serán siempre accesibles mientras usted los desee.

No me resultó difícil comprender el problema de Rachel. Al comienzo mismo de la terapia el ex

marido, Mark, me había dicho:

-Creo que la madre de Rachel tiene mucho que ver con todo esto. Es una mujer bastante notable.

Sería una excelente presidente del directorio de la General Motors, pero no estoy seguro de que

sea una muy buena madre.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Y efectivamente eso era cierto. Rachel había sido

criada o, mejor dicho, gobernada con la sensación de que en

cualquier momento podría ser expulsada de la casa si no se

ajustaba a lo que se le prescribía. La madre de Rachel en lugar

de hacerla sentir una niña segura en su casa –sensación que

sólo pueden procurar los padres que se sienten obligados con los hijos- le había hecho sentir todo 186

lo contrario, como si fuera una empleada a la que se podía despedir; la posición de Rachel en el

hogar estaba garantizada sólo en la medida en que ella se comportara de acuerdo con las normas

impuestas. Puesto que su lugar en el hogar no era seguro, ¿cómo podía sentir que su lugar en su

relación conmigo era segura? Esos daños causados por la falta de dedicación y compromiso

parentales no se curan con unas pocas palabras tranquilizadoras. Hay que ahondar en niveles cada

vez más profundos una y otra vez para trabajar un caso semejante. Uno de los resultados se

manifestó más de un año después. Habíamos estado considerando el hecho de que Rachel nunca

lloraba en mi presencia; ésa era otra manera en que ella no se permitía “abandonarse”. Un día

cuando me describía la terrible sensación de soledad que experimentaba por tener que estar

constantemente en guardia, advertí que Rachel se encontraba al borde del llanto pero que

necesitaba un ligero empujón de mi parte para romper a llorar; hice pues algo que salía de lo

corriente: me acerque al diván en que ella estaba acostada y suavemente le di unos golpecitos en

la cabeza al tiempo que murmuraba:-¡Pobre Rachel! ¡Pobre Rachel!

Aquel movimiento fracasó. Rachel inmediatamente se puso rígida y se sentó con los ojos secos.

-No puedo hacerlo- dijo. -No puedo abandonarme.

Esto ocurría hacia el final de la sesión. En la sesión siguiente Rachel entró en el consultorio y fue

a sentarse en el diván en lugar de acostarse en él.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

-Bueno, ahora le toca a usted hablar- anunció.

-¿Qué quiere usted decir?

-Va usted a decirme todo lo que marcha mal en mí.

Me quedé desconcertado y le conteste

-Continúo sin comprender lo que quiere decir, Rachel.

-Esta es nuestra última sesión. Va usted a resumirme todas las cosas que andan mal en mí, todas 187

las razones por las que usted ya no puede continuar tratándome.

- No tengo la menor idea de lo que le está ocurriendo.

Esta vez fue Rachel la que se quedó desconcertada. Luego dijo:

-Pues bien, en la última sesión usted deseaba que yo llorara. Hace tiempo que desea usted que

llore. En la última sesión hizo todo lo posible para ayudarme a llorar y así y todo no pude

hacerlo. Usted quiere ahora abandonar mi tratamiento. No puedo hacer lo que usted quiere que

haga. Por eso hoy será nuestra última sesión.

-¿Cree realmente que me dispongo a rechazarla, Rachel?

-Sí. Cualquiera lo creería.

-No, Rachel, cualquiera no. Su madre tal vez, pero yo no soy su madre. Y nadie en este mundo es

como su madre. Usted no es mi empleada. Usted no está aquí para hacer lo que yo quiera. Usted

está aquí para hacer lo que quiera usted y cuando usted quiera hacerlo. Puedo darle un pequeño

empujón pero no tengo ningún poder sobre usted. Nunca la echaré y usted continuará aquí

mientras lo desee.

Uno de los problemas que la gente suele tener en la edad adulta y en sus relaciones si no

ha recibido de sus padres la firme seguridad de su compromiso respecto del hijo es el síndrome

“Te abandonaré antes de que tú me abandones”. Este síndrome puede asumir muchas formas, y

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

una de ellas era la frigidez de Rachel. Aunque esto nunca se daba en un plano consciente, lo que

expresaba la frigidez de Rachel a su marido y a sus anteriores amigos era “No voy a entregarme a

ti cuando sé muy bien que habrás de dejarme uno de estos días”. Para Rachel “abandonarse”,

sexualmente o de otra manera, representaba adquirir un compromiso y no estaba dispuesta a

comprometerse cuando el mapa de su pasada experiencia le mostraba como cosa segura que los

demás no asumirían ningún compromiso con ella. El síndrome “Te abandonaré antes de que tú 188

me abandones” se agudiza cuanto más estrecha se haga la relación de una persona como Rachel.

Al cabo de un año de terapia desarrollada en dos sesiones semanales, Rachel me anunció que ya

no podía permitirse gastar ochenta dólares semanales en la terapia. Dijo que desde su divorcio

había tenido dificultades para llegar hasta fin de mes y que simplemente dejaría de verme o

reduciría el tratamiento a una sesión por semana. Desde un punto de vista realista, esto resultaba

ridículo. Sabía yo que Rachel tenía una herencia propia de cincuenta mil dólares además del

modesto sueldo que ganaba con su trabajo; en general, era conocida como miembro de una

antigua y acaudalada familia. Normalmente la habría reprendido con vigor y le habría hecho

notar que podía permitirse mis servicios con más facilidad que muchos otros pacientes y que

evidentemente estaba usando la cuestión del dinero de manera espuria para huir de la creciente

intimidad conmigo. Pero, por otro lado, también sabía que aquella herencia representaba

para Rachel algo más que el dinero. Era algo suyo, algo que no la abandonaría, era como una

especie de baluarte seguro en un mundo que no se comprometía con ella. Aunque hubiera sido

perfectamente razonable que yo le sugiriera que recurriera a esa herencia para pagar mis

honorarios, supuse que la sugestión sería arriesgada pues Rachel no estaba todavía pronta a correr

ese riesgo y que si yo insistía real-mente abandonaría la terapia. Considerando sus ingresos había

dicho antes que podía permitirse pagar cincuenta dólares por semana y me ofreció esa suma por

una sesión semanal. Le repliqué que reduciría mis honorarios a veinticinco dólares por sesión y

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

que continuaría viéndola dos veces por semana. Se quedó mirándome con una mezcla de temor,

incredulidad.

-¿Realmente haría eso?- preguntó.

Yo asentí. Siguió un largo momento de silencio; por fin, al borde de las lágrimas como nunca

había estado antes, Rachel declaró:

-Como pertenezco a una familia rica los comerciantes de la ciudad siempre me cobran los precios 189

más altos que pueden. Y usted me está ofreciendo una rebaja. Nunca antes nadie me ofreció una

rebaja.

En realidad, Rachel interrumpió la terapia varias veces durante el año siguiente;

debatiéndose con la cuestión de si le permitiría que aumentara nuestro mutuo compromiso.

Mediante una combinación de cartas y llamadas telefónicas logré cada vez persuadirla para que

retomara al tratamiento. Por fin, al terminar el segundo año de terapia conseguimos tratar

de manera más directa los problemas del caso. Me enteré de que Rachel escribía poesía y le pedí

que me mostrara algún poema. Al principio se negó. Luego estuvo de acuerdo pero, semana tras

semana, “se olvidaba” de llevarme las poesías. Le hice notar que negarme sus poesías tenía la

misma significación que negar su sexualidad a Mark y a otros hombres. ¿Por qué pensaba que

mostrarme sus poemas significaba comprometerse enormemente? ¿Por qué pensaba que

compartir su sexualidad representaba también un compromiso total? ¿Acaso si no me gustaban

los poemas significaría eso que yo la rechazaba a ella? ¿Pondría yo término a nuestra relación

porque ella no era una gran poeta? Tal vez el hecho demostrarme sus poesías ahondaría nuestras

relaciones. ¿Por qué temía ese ahondamiento? Etcétera. Etcétera. Etcétera. Por último, habiendo

llegado a aceptar que tenía un compromiso conmigo, en el tercer año de terapia Rachel comenzó

a “abandonarse”. Por fin, corrió el riesgo de mostrarme sus poemas, luego logró llorar cuando

estaba triste, pero también se hizo capaz de reír y hacer bromas.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Nuestra relación, que antes había sido rígida y formal, se hizo cálida, espontánea y a menudo

alegre y jovial.-Nunca supe con otra persona lo que era estar relajada- me dijo. -Éste es el lugar

en que por primera vez en mi vida me siento segura. Partiendo de la seguridad que le infundían

el consultorio y el tiempo que pasábamos juntos, rápidamente se aventuró a entablar otras

relaciones. Se dio cuenta de que el sexo no era una cuestión de compromiso sino que era

autoexpresión, juego, exploración y gozoso abandono. Sabiendo que si quedaba magullada 190

siempre podía contar conmigo, como la buena madre que nunca tuvo, se sintió libre para permitir

que toda su sexualidad hiciera explosión. Desapareció la frigidez y, en el momento de terminar la

terapia en el cuarto año, Rachel se había convertido en una persona vivaz y apasionada que

gozaba con todo lo que pueden ofrecer las relaciones humanas. Tuve la suerte de poder ofrecer

a Rachel el grado de dedicación y compromiso suficientes para vencer los malos efectos que su

falta durante la niñez había determinado. No siempre tuve tanta suerte. Aquel técnico de

computadoras al que me referí en la primera sección del libro para ilustrar la transferencia fue

uno de esos casos. Su necesidad de que yo le comprometiera mi dedicación era tan grande que no

pude (o no quise) satisfacerla. Si el compromiso asumido por el terapeuta es insuficiente y no

logra prevalecer frente a las vicisitudes de la relación terapéutica no se producirá una cura

efectiva. Pero cuando ese compromiso del terapeuta es suficientemente profundo, en general -

aunque no inevitablemente- el paciente responderá tarde o temprano, asumiendo a su vez un

compromiso con el terapeuta y con la terapia misma.

El momento en que el paciente comienza a mostrar señales de ese compromiso es el punto

decisivo de la terapia. Creo, que en el caso de Rachel ese momento fue aquel en el que por fin me

dio a leer sus poesías. Es extraño que muchos pacientes no lleguen nunca a ese punto, por más

que hayan acudido asiduamente a las sesiones dos o tres veces por semana durante años. Otros

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pueden alcanzarlo en los primeros meses de tratamiento. Pero es necesario llegar a ese momento

decisivo para que se dé la curación. Para el terapeuta es un momento maravilloso de alivio y

júbilo pues sabe que el paciente ha asumido realmente el compromiso de curarse y que por lo

tanto la terapia tendrá éxito. El riesgo de comprometerse con la terapia no es sólo el riesgo del

compromiso mismo, sino también el riesgo del enfrentamiento consigo mismo y con el cambio.

En la sección anterior, cuando tratamos la disciplina de la dedicación a la verdad, nos referimos a 191

las dificultades que supone cambiar el mapa de la realidad que uno se ha trazado, su concepción

del mundo y sus transferencias. Pero el cambio debe verificarse si aspira uno a una vida de amor

con frecuentes extensiones a nuevas dimensiones y territorios. En el proceso de crecimiento

espiritual (se desarrolle éste sin ayuda terapéutica o se desarrolle con la ayuda de un terapeuta)

hay muchos momentos en que uno debe emprender acciones nuevas y no familiares de

conformidad con su nueva visión del mundo. Emprender esas nuevas líneas de acción -como

portarse de manera siempre se ha comportado antes- puede representar un extraordinario riesgo

personal: el joven homosexual pasivo que por primera vez toma la iniciativa de pedir una cita a

una chica; la persona que nunca confió en nadie y está tendida ahora por primera vez en el diván

del analista que permanece oculto a su vista; el ama de casa antes dependiente que anuncia a su

dominante marido que, le guste o no le guste, buscará un trabajo y vivirá su propia vida; el

cincuentón “nene de mamá”, que le dice a la madre que deje de llamarlo con un

sobrenombre infantil; el hombre “fuerte”, aparentemente frío y autosuficiente, que por primera

vez se permite llorar en público; o Rachel que se “abandona” y llora por primera vez en mi

consultorio. Estos actos y muchos otros suponen un riesgo personal y, por lo tanto, con

frecuencia más temible que el que corre cualquier soldado al entrar en la batalla. El soldado no

puede huir porque las armas apuntan a su espalda, así como lo apuntan desde el frente. Pero el

individuo que trata de crecer siempre puede retirarse a los es que más fáciles y familiares de un

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

pasado más limitado. Se ha dicho que el psicoterapeuta que obtiene éxito debe aportar a la

relación psicoterapéutica el mismo coraje y el mismo sentido de compromiso del paciente. El

terapeuta debe también arriesgarse al cambio. De todas las buenas y útiles reglas de psicoterapia

que me enseñaron, hay muy pocas que yo no haya decidido transgredir en un momento u otro, no

por pereza o por falta de disciplina, sino más bien porque la terapia de mi paciente parecía exigir

que de una manera u otra me apartara de las prescripciones del analista y apelara a medios 192

diferentes y no convencionales. Cuando considero retrospectivamente aquellos casos en que

obtuve éxito, compruebo que en algún momento y en cada caso tuve que sufrir yo también. Que

el terapeuta esté dispuesto a sufrir en esos momentos es quizá la esencia de la terapia y cuando el

paciente lo percibe, como generalmente ocurre, los efectos son siempre terapéuticos. Y los

propios terapeutas crecen y cambian precisamente por estar dispuestos a sufrir con sus pacientes.

Cuando torno a examinar los casos en que obtuve éxito veo que todos ellos determinaron

cambios muy significativos, a menudo radicales, en mis actitudes y perspectivas. Y eso debe ser

así. Es imposible comprender realmente a otra persona sin dar le cabida dentro de uno mismo.

Este proceso, que supone ejercitar la disciplina de poner entre paréntesis las propias

preocupaciones, requiere una extensión del yo y por lo tanto un cambio de este. Esto se verifica

tanto en los buenos padres como en los buenos psicoterapeutas. Ese poner entre paréntesis y esa

extensión de nosotros mismos está implícito en el acto de escuchar a nuestros hijos. Para

responder a sus sanas necesidades debemos cambiar nosotros mismos. Sólo cuando estamos

dispuestos a sufrir el cambio podemos llegar a ser los padres que nuestros hijos necesitan. Y

como los niños están en constante crecimiento y sus necesidades son cambiantes, estamos

obligados a cambiar y a crecer con ellos. Todo el mundo conoce, por ejemplo, a padres que obran

eficazmente con sus hijos hasta que éstos se hacen adolescentes, pero luego resultan padres

enteramente ineficaces porque no son capaces de cambiar ni ajustarse a sus hijos, ahora mayores

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

y diferentes. Y sería incorrecto (como en otros casos de amor) considerar el sufrimiento y el

cambio que exige una buena paternidad como una especie de auto sacrificio o martirio; por el

contrario, los padres tienen que ganar más que sus hijos de este proceso. Los padres que no

quieren correr el riesgo de sufrir en virtud del cambio, el crecimiento .y la enseñanza que pueden

obtener de sus hijos, echan a andar por la senda de la senilidad -lo sepan o no lo sepan-, y sus

hijos y el mundo los dejarán muy atrás. Aprender de los hijos es la mejor oportunidad que la 193

gente tiene para asegurarse una edad madura con sentido. Es una lástima que la mayor parte de

las personas no aproveche esta oportunidad.

13.4 Los riesgos del enfrentamiento

El último riesgo de amar, y posiblemente el mayor

de todos, es el riesgo de ejercer poder con humildad. El

caso más común es el acto del enfrentamiento con amor.

Cuando enfrentamos a alguien, esencialmente le decimos a esa persona “Tú estás equivocado; yo

tengo razón”. Cuando un padre enfrenta a su hijo y le reprocha “Eres hipócrita”, ese padre está en

verdad diciéndole “Tu hipocresía es mala, tengo el derecho de criticarla porque yo no soy

hipócrita”. Cuando un marido reprocha a su mujer su frigidez le está diciendo: “Eres frígida y es

malo que no me respondas sexualmente con más ardor, pues yo en ese aspecto y en otros soy

normal y estoy bien; tú tienes un problema sexual, yo no lo tengo”. Cuando una mujer enfrenta a

su marido para darle su opinión de que no pasa suficiente tiempo con ella y los hijos, le está

diciendo en realidad: “El interés que pones en tu trabajo es excesivo y malo. Aunque yo no tengo

tu trabajo sé muy bien que sería mejor que pusieras tu interés en otras cosas”.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La capacidad de enfrentar a otro y decir “Yo tengo razón, tú estás equivocado y deberías

ser diferente”, es una facultad que mucha gente no tiene dificu1tad en ejercitar. Padres, cónyuges

y personas en otros varios papeles lo hacen rutinaria y superficialmente y lanzan críticas a diestra

y siniestra. Las más de esas críticas y censuras, dichas por lo general impulsivamente en estados

de cólera o impaciencia, no hacen sino aumentar 1a confusión en este mundo en lugar de arrojar

luz sobre él. En el caso de la persona que realmente ama, el acto de criticar o censurar no es fácil, 194

pues comprende que ese acto entraña potencialmente gran arrogancia. Reprender a la persona

amada significa asumir una posición de superioridad moral e intelectual sobre ella, por lo menos

en lo tocante a la cuestión tratada. Pero el amor genuino reconoce y respeta la individualidad

única y la identidad diferente de la otra persona. La persona que verdaderamente ama, que valora

el carácter único y diferente de la persona amada, se resistirá ciertamente a suponer “Yo tengo

razón, tú estás equivocado; sé mejor que tú lo que te conviene”. Pero la realidad de la vida es de

tal condición que a veces una persona sabe mejor que la otra lo que le conviene a esta última y

realmente se halla en una posición de conocimiento o saber superiores en lo que se refiere a la

cuestión tratada. En esas circunstancias, el más sabio de los dos tiene en verdad la obligación

(movido por el interés amoroso de promover el crecimiento espiritual del otro) de enfrentarlo con

el problema. Por eso la persona que ama frecuentemente se encuentra en el dilema de decidir

entre el respeto amoroso por el estilo de vida de la persona amada y su responsabilidad de guiarla

con amor cuando la persona amada parece necesitar esa guía. El dilema sólo puede resolverse

mediante un escrupuloso examen de uno mismo en el cual el que ama analiza rigurosamente su

“sabiduría” y los motivos reales que le hacen sentir esa necesidad de guiar al otro. “¿Realmente

veo las cosas con claridad o estoy obrando por oscuros motivos? ¿Comprendo realmente al ser

que amo? ¿No sería posible que la senda que él tomó sea sensata y que mi manera de percibirla

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

como insensata sea el resultado de una visión limitada de mi parte? ¿Tengo mis motivos

personales para creer que el ser que amo necesita una reorientación?”

Estas son preguntas que debe hacerse de continuo el que realmente ama. Este auto

examen, lo más objetivo posible, es la esencia de la humildad o mansedumbre. Para decirlo con

las palabras de un anónimo monje y maestro espiritual británico del siglo XIV, “La mansedumbre 195

en sí misma no es otra cosa que conocerse y sentirse un hombre tal como él es. Todo hombre que

realmente se ve y se siente como es, seguramente será manso”. Hay pues dos maneras de

enfrentar y criticar a otro ser humano: con la certeza instintiva y espontánea de que uno tiene

razón o con la creencia de que uno probablemente tiene razón después de haberlo dudado

escrupulosamente y de haberse examinado con todo rigor. El primero es el modo de la

arrogancia; es el modo más común de padres, cónyuges, maestros y de la gente en general en sus

tratos cotidianos; por lo común es un modo que no da resultado positivo, pues produce enojo y

otros efectos que eran no esperados.

El segundo es el modo de la humildad; no es común y su ejercicio exige una genuina

extensión de la personalidad; es probable que dé resultados positivos y, según mi experiencia,

nunca es destructivo .Hay un número considerable de individuos que por una razón u otra

aprendieron a contener su instintiva tendencia a criticar o reprender con arrogancia espontánea,

pero que se queda en esa fase y se oculta en la seguridad moral de la mansedumbre, sin atreverse

nunca a ejercer poder. Una de esas personas era un pastor protestante, padre de una paciente de

edad mediana, que sufría de una neurosis depresiva que le duraba toda la vida. La madre de mi

paciente era una mujer colérica, violenta, que dominaba la casa con sus arrebatos iracundos y sus

maniobras y que no pocas veces castigaba físicamente al marido en presencia de la hija. El pastor

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

nunca replicaba ni devolvía los golpes y aconsejaba a su hija que también ella respondiera a la

madre presentando la otra mejilla; en nombre de la caridad cristiana, era un ser infinitamente

sumiso y respetuoso. Cuando mi paciente comenzó a tratarse, reverenciaba a su padre por su

suavidad y ternura. Pero, no pasó mucho tiempo sin que viniera a darse cuenta de que aquella

mansedumbre del padre era debilidad y que, con su pasividad, la había privado de adecuados

cuidados parentales, en tanto que la madre habla impuesto su mezquino egocentrismo. Por 196

último, la paciente comprendió que el padre nada había hecho para protegerla de los malos

manejos de la madre ni los había censurado, de manera que no le quedaba otra alternativa que la

de tomar como modelo a la madre con sus egocentrismos o tomar como modelo la seudo-

humildad del padre.

No reprender cuando es necesaria la censura a fin de promover el crecimiento espiritual es

una falta de amor, así como lo son la crítica y la condena absolutas y otras formas de no brindar

activos cuidados. Si aman a sus hijos, los padres deben (quizá moderada y cuidadosamente, pero

activamente) enfrentarlos y criticarlos de cuando en cuando, así como deben permitir también a

sus hijos que a su vez los censuren y critiquen. Análogamente los cónyuges que se aman deben

enfrentarse una y otra vez si la relación conyugal pretende tener la función de promover el

crecimiento espiritual de los miembros de la pareja. Ningún matrimonio puede juzgarse

verdaderamente feliz si marido y mujer no son cada uno los mejor escriticos del otro. Lo mismo

cabe decir de la amistad. Hay un concepto tradicional según el cual la amistad es una relación

libre de conflictos, un esquema que responde a “Si me rascas la espalda yo te rasco la tuya” y que

se basta tan sólo en un mutuo intercambio de favores y cumplimientos como lo establecen las

buenas maneras. Semejantes relaciones son superficiales, faltas de intimidad y no merecen el

nombre de amistad que comúnmente se les aplica. Afortunadamente, hay señales de que nuestro

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

concepto de amistad comienza a profundizarse. El mutuo enfrentamiento con amor es una parte

importante de todas las relaciones humanas que tienen éxito y sentido. Sin ese enfrentamiento la

relación fracasa o es superficial. Censurar o criticar es una forma de ejercer poder o liderazgo. El

ejercicio del poder es nada más y nada menos que el intento de influir en el curso de los hechos,

humanos o no humanos, por obra de las acciones de uno de manera consciente o

inconscientemente determinada. 197

Cuando reprendemos o criticamos a alguien lo hacemos porque deseamos modificar

el curso de la vida de la persona en cuestión. Es evidente que existen muchos otros modos a

menudo superiores, de influir en el curso de los acontecimientos; por el ejemplo, la sugestión, por

la parábola, por la recompensa y el castigo, por el cuestionamiento, por la prohibición o el

permiso, por la creación de experiencias, etcétera. Se pueden escribir volúmenes enteros sobre el

arte de ejercer poder: Pero para nuestros fines basta decir que los individuos que aman, deben

preocuparse por ese arte, pues si uno desea promover el crecimiento espiritual de alguien debe

conocer el modo más eficaz de lograrlo en cualquier circunstancia dada. Los padres amorosos,

por ejemplo, deben primero examinarse ellos mismos y examinar sus valores rigurosamente antes

de determinar que saben lo que más le conviene a su hijo. Luego, una vez hecha esta

determinación, deben también prestar gran atención al carácter y las facultades del hijo antes de

decidir si éste habrá de responder más favorablemente al reproche que a la alabanza.

Censurar a alguien por algo que ese alguien no puede dominar será una pérdida de tiempo

en el mejor de los casos y probablemente tendrá efectos nocivos. Si deseamos que se nos escuche

debemos hablar un lenguaje que pueda comprender quien nos oye y hacerlo en un nivel en que

éste sea capaz de moverse. Si amamos debemos extender nuestra persona y ajustar nuestra

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

comunicación a las facultades de aquel a quien amamos. Ciertamente ejercer poder con amor

exige gran trabajo, pero ¿qué decir del riesgo que esto supone? El problema está en que cuanto

más ama uno, más humilde es; pero cuanto más humilde es uno más se espanta de la potencial

arrogancia que supone ejercer poder. ¿Quién soy yo para influir en el curso de los

acontecimientos humanos? ¿En virtud de qué autoridad decido sobre lo que le conviene a mi hijo,

a mi cónyuge, a mi país o al género humano? ¿Quién me da el derecho de atreverme a creer en 198

mi propio entendimiento y luego pretender ejercer mi voluntad sobre el mundo? ¿Quién soy yo

para hacer de Dios?

Ése es el riesgo. En cualquier caso en que ejercemos poder estamos intentando influir en

el curso del mundo, de la humanidad y por lo tanto desempeñando el papel de Dios. La mayor

parte de los padres, maestros, dirigentes políticos -la mayor parte de quienes ejercemos algún

poder- no nos damos cuenta de esto. En la arrogancia de ejercitar poder sin la total

autoconciencia exigida por el amor, ignoramos ciegamente pero destructivamente el hecho de que

estamos desempeñando el papel de Dios. Pero aquellos que aman verdaderamente, y que por lo

tanto obran a la luz de la sabiduría que exige el amor, saben que obrar es hacer de Dios. Sin

embargo también saben que la alternativa es la inacción y la impotencia. El amor nos empuja a

desempeñar el papel de Dios con plena conciencia de la enormidad de lo que estamos haciendo.

Con esa plena conciencia, la persona que ama asume la responsabilidad de intentar ser Dios y no

de hacer negligentemente el papel de Dios, realizar la voluntad de Dios sin equivocarse.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 14: Amor y disciplina

14.1 El amor es disciplinado

Ya indiqué que la energía para realizar el trabajo de la

autodisciplina deriva del amor, que es una forma de voluntad.

199
Se sigue, pues de ello que la autodisciplina es

generalmente amor traducido en acción y que quien ama

genuinamente se comporta con autodisciplina; además, toda

relación de genuino amor es una relación discip1inada. Si

verdaderamente amo a otra persona, ordenaré mi conducta de

manera que ella contribuya lo más posible a fomentar su crecimiento espiritual. Una pareja joven,

inteligente, artística y “bohemia” con la que traté de trabajar una vez, llevaba cuatro años de

unión caracterizados casi diariamente por riñas violentas en las que se lanzaban platos, se

gritaban y se rasguñaban la cara; casi no pasaba semana sin que se registrara alguna infidelidad y

casi todos los meses sobrevenía alguna separación. Poco después de haber comenzado a

trabajar conmigo, los dos miembros de la pareja se dieron cuenta de que la terapia los llevaría a

un aumento de autodisciplina y por consiguiente a una relación menos desordenada.

-Pero usted quiere eliminar la pasión en nuestras relaciones- decían. -La idea que usted tiene del

amor y el matrimonio no deja ningún lugar para la pasión.

Casi inmediatamente abandonaron la terapia, y yo vine a enterarme de que a los tres años,

después de haber visto a otros terapeutas, continuaban riñendo diariamente según aquel caótico

esquema de su matrimonio. No hay duda de que la unión de aquellos jóvenes es en cierto sentido

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

muy colorida. Pero los colores de su relación son como los colores primarios de las pinturas de

los niños que, distribuidos descuidadamente sobre el papel, generalmente carecen de encanto y

exhiben siempre esa uniformidad y monotonía que caracteriza el arte de los niños. En los matices

bien controlados de un Rembrandt encuentra uno el color, pero infinitamente más rico, de una

calidad única y significativa. La pasión es un sentimiento de gran profundidad. El hecho de que

un sentimiento sea incontrolado no indica que sea más profundo que un sentimiento disciplinado. 200

Por el contrario, los psiquiatras conocen muy bien la verdad de los antiguos dichos “Los arroyos

de poca agua son ruidosos” y “Las aguas mansas corren en lo profundo“. No debemos suponer

que no es una persona apasionada aquella cuyos sentimientos están modulados o controlados.

Si bien uno no debe ser esclavo de sus sentimientos, la autodisciplina no significa que

debamos ahogar los hasta el punto de anularlos. Frecuentemente digo a mis pacientes que sus

sentimientos son sus esclavos y que el arte de la autodisciplina es como el arte de manejar a los

esclavos. Ante todo, los sentimientos son la fuente de nuestra energía; nos suministran la fuerza o

la energía de los esclavos que nos hace posible realizar las tareas de la vida. Puesto que ellos

trabajan para nosotros, deberíamos tratarlos con respeto. Hay dos errores comunes en que pueden

incurrir los amos de esclavos y que representan dos formas extremas y opuestas de tratarlos. Una

clase de amo de esclavos no les impone disciplina, no les da ninguna estructura, no les fija

límites, no les marca direcciones y no les hace ver claramente quién es el amo. Lo que ocurre en

este caso, desde luego, es que siempre llega el momento en que los esclavos dejan de trabajar y se

ponen a recorrer la casa para saquear la bodega de las bebidas y forzar los muebles; pronto el

amo comprueba que es el esclavo de sus esclavos y que vive en el mismo caos en que vivía

aquella pareja “bohemia” tan desordenada.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Pero el estilo contrario de control, que el neurótico con frecuencia ejerce sobre sus

sentimientos, es igualmente destructivo. En este estilo el amo de esclavos está tan obsesionado

por el temor de que ellos (los sentimientos) puedan escaparse al control y está tan resuelto a que

no le causen ninguna molestia que los azota rutinariamente para reducirlos a la sumisión y los

castiga severamente ante la primera señal de rebeldía. Este estilo determina que en un tiempo

relativamente breve, los esclavos se hagan cada vez menos productivos a medida que su voluntad 201

de trabajo se ve minada por el duro trabajo de que son objeto; o bien su voluntad los llevará cada

vez más a una decisión de rebelarse. Si este proceso continúa el tiempo suficiente, los temores del

amo terminarían por ser verdaderos y los esclavos se sublevarían y quemarían la casa con el amo

dentro de ella. As íes la génesis de ciertas psicosis y neurosis graves. El manejo apropiado de

nuestros sentimientos es el de un camino intermedio, equilibrado y complejo (y por lo tanto ni

sencillo ni fácil) que exige constante reflexión y constantes ajustes. Según este estilo el amo trata

a sus sentimientos (los esclavos) con respeto, los alimenta con buena comida, les da abrigo y les

procura cuidados médicos, los escucha y responde a sus voces, los alienta, les pregunta sobre su

salud, pero también los organiza, les fija límites, los reorienta y les enseña, no sin hacerles ver

claramente quién es el amo. Ése es el modo de la autodisciplina saludable.

El sentimiento amoroso es uno de los sentimientos que hay que someter a disciplina.

Como ya dije, este sentimiento no es en sí mismo amor genuino, sino que es el sentimiento que

tiene que ver con la catexia. Hay que respetarlo a causa de la energía creadora que aporta, pero si

se le da rienda suelta el resultado será, no el amor genuino, sino la confusión y la esterilidad.

Como el amor genuino supone una extensión de uno mismo, se necesitan grandes cantidades de

energía y, gústenos o no, el depósito de nuestras energías es tan limitado como las horas de

nuestros días. Sencillamente no podemos amar a todo el mundo. Verdad es que podemos tener un

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

sentimiento de amor por la humanidad y ese sentimiento puede ser también útil al proveernos de

la energía suficiente para manifestar genuino amor por unos pocos individuos determinados. Pero

el genuino amor por relativamente pocos individuos es todo lo que está a mi alcance. Intentar ir

más allá de los límites de nuestra energía significa ofrecer más de lo que podemos dar y hay un

punto más allá del cual, el intento de amar a todo el mundo se hace fraudulento y dañoso para

aquellos mismos a quienes deseamos ayudar. En consecuencia, si tenemos la suerte de 202

encontrarnos en una situación en la cual muchas personas demandan nuestra atención, debemos

elegir a aquellos a quienes hemos de amar verdaderamente. La elección no es fácil; puede ser

enormemente dolorosa, como lo es asumir un poder semejante al de Dios.

Pero es menester elegir. Aquí deben tenerse en cuenta múltiples factores, en primer

término, la capacidad del presunto objeto de nuestro amor para responder a ese amor con

crecimiento espiritual. Esta capacidad es diferente según las personas, hecho del que luego nos

ocuparemos más extensamente. Sin embargo es incuestionable que muchas personas tienen el

espíritu tan cerrado detrás de una impenetrable armadura, que hasta los mayores esfuerzos para su

crecimiento están condenados seguramente al fracaso. Procurar amar a alguien que no puede

beneficiarse con nuestro amor desarrollándose espiritualmente es malgastar energías, sembrar en

tierra árida. El genuino amor es algo precioso y quienes son capaces de amar genuinamente saben

que su amor debe ser lo más productivo y fértil posible por obra de la autodisciplina.

También debemos examinar el problema inverso de amar a demasiadas personas. A

algunas personas por lo menos les es posible amar más de una persona al mismo tiempo y

mantener simultáneamente una serie de relaciones de genuino amor. Éste es un problema por

varias razones, una de ellas es el mito occidental del amor romántico, según el cual ciertas

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

personas están destinadas a otras, de suerte que, por extrapolación, no pueden estar destinadas a

ninguna otra. Por eso, el mito prescribe la exclusividad en las relaciones amorosas, muy

particularmente la exclusividad sexual. Probablemente el mito resulte útil en cuanto a contribuir a

la estabilidad de las relaciones humanas, puesto que la gran mayoría de los seres humanos se ven

así exigidos al límite de su capacidad para extenderse y desarrollar relaciones de genuino amor

solamente con sus cónyuges y sus hijos. En verdad, si uno puede afirmar que ha construido 203

relaciones de genuino amor con su cónyuge y sus hijos, ha logrado realizar más de lo que

consigue realizar la mayor parte de la gente. Frecuentemente hay algo patético en el individuo

que no logró constituir su familia en una unidad de amor y que incansablemente busca relaciones

amorosas fuera de la familia. La primera obligación de una persona que ama genuinamente será

siempre su relación conyugal y su relación parental. Ello no obstante, hay algunas personas cuya

capacidad de amar es suficientemente grande como para establecer relaciones de amor felices en

el seno de la familia y aún les quedan energías para otras relaciones. Para esas personas el mito

de la exclusividad es no sólo palmariamente falso, sino que también representa una limitación

innecesaria a su capacidad de darse a otros fuera de la familia. Es posible superar esta limitación,

pero se necesita gran autodisciplina a fin de no “derramarse uno de manera demasiado diluida”.

A esta cuestión extraordinariamente compleja (que aquí sólo rozamos) se refería Joseph

Fletcher, el teólogo episcopal autor de The New Morality, cuando le dijo a un amigo mío: “El

amor libre es un ideal. Desgraciadamente es un ideal del cual muy pocos de nosotros somos

capaces”. Lo que quería significar era que muy pocos tenemos una capacidad de autodisciplina

suficientemente grande, como para mantener constructivas relaciones de amor tanto en el seno de

la familia como fuera de ella. Libertad y disciplina son criadas que están a nuestro servicio; sin la

disciplina del genuino amor, la libertad es invariablemente destructiva.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Al llegar a este punto algunos lectores podrán sentirse saturados por este concepto de la

disciplina y llegar a la conclusión de que estoy abogando por un estilo de vida de sequedad

calvinista. ¡Constante autodisciplina! ¡Constante auto examen! ¡Deber! ¡Responsabilidad! Podrán

llamarlo neo puritanismo, llámeselo como se quiera, el genuino amor con toda la disciplina que

requiere es la única senda de esta vida que lleva a una alegría sustancial. Échese a andar por otro

camino y se encontrarán raros momentos de extática alegría, pero serán momentos fugaces, cada 204

vez más engañosos. Cuando amo genuinamente estoy extendiendo mi persona y al extenderme

estoy creciendo. Cuanto más amo, más amplio me hago. El genuino amor se alimenta a sí mismo.

Cuanto más promuevo el crecimiento espiritual de otros, tanto más promuevo mi propio

crecimiento espiritual. Soy un ser humano enteramente egoísta. Nunca hago nada por otro, sino

que lo hago por mí mismo. Y a medida que crezco por obra del amor, crece mi júbilo cada vez

más presente. Tal vez yo sea un neo puritano, pero soy también un alegre extravagante.

14.2 El amor respeta la individualidad

Si bien el acto de fomentar el crecimiento espiritual de otro

tiene el efecto de fomentar el nuestro, una característica importante del

genuino amor es la de mantener y preservar la distinción entre uno

mismo y el otro. El que ama genuinamente siempre percibe a la

persona amada como alguien que posee una identidad enteramente

separada. Además, el que ama genuinamente siempre respeta y hasta alienta ese carácter separado

y esa individualidad única de la personalidad. No percibir ni respetar esa individualidad es sin

embargo algo muy común y es causa de enfermedad mental y de innecesarios sufrimientos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

La forma más extrema de no percibir el carácter separado y la individualidad de los demás

se llama narcisismo. Los individuos francamente narcisistas son ciertamente incapaces de

percibir a sus hijos, a sus cónyuges o amigos como seres separados de ellos mismos en el plano

emocional. La primera vez que llegué a comprender cabalmente lo que significaba el narcisismo

fue durante la entrevista que tuve con los padres de una paciente esquizofrénica a quien llamaré 205

Susan X. En aquel momento Susan tenía treinta y un años. Desde los dieciocho había hecho

varios serios intentos de suicidarse y durante los trece años anteriores había estado casi

continuamente internada en diversos hospitales y sanatorios. Sin embargo, debido en gran medida

a los excelentes cuidados psiquiátricos que recibió de otros psiquiatras durante esos años,

comenzaba por fin a mejorar. Durante algunos meses de nuestro trabajo, Susan había demostrado

creciente capacidad de confiar en personas dignas de confianza, de distinguir entre personas

dignas de confianza y personas que no lo eran, de aceptar el hecho de que padecía una

enfermedad esquizofrénica y que debía ejercer una buena dosis de autodisciplina durante el resto

de su vida, para afrontar esa enfermedad, para respetarse a sí misma y para hacer todo cuanto

fuera necesario sin tener que contar con otros que la sostuvieran continuamente. A causa de ese

gran progreso me pareció que pronto llegaría el momento en que Susan podría salir del hospital y

que por primera vez en su vida podría llevar una existencia independiente y normal. Fue en ese

momento cuando me reuní con sus padres, una pareja de personas atractivas de alrededor de

cincuenta y cinco años. Me sentía muy contento por poder informarlos sobre los enormes

progresos que había hecho Susan y explicarles en detalle las razones de mi optimismo. Pero con

gran sorpresa de mi parte, poco después de haber comenzado a hablar comprobé que la madre de

Susan lloraba silenciosamente y continuó llorando a medida que yo les exponía mi esperanzado

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mensaje. Al principio pensé que eran lágrimas de alegría pero por la expresión de su cara me di

cuenta de que estaba muy triste. Por fin dije:

-Me deja usted perplejo, señora X. Le he estado contando cosas que hacen abrigar grandes

esperanzas y sin embargo usted parece triste.

-Desde luego que estoy triste- replicó la señora. -No puedo sino llorar cuando pienso en todo lo

que debe sufrir la pobre Susan. 206

Me lancé entonces a una prolongada explicación, en la que establecía que, si bien Susan

había sufrido mucho en el curso de esa enfermedad, también era cierto que había aprendido

muchas cosas de ese sufrimiento, que lo había superado y que a mi juicio, era improbable que en

el futuro sufriera más que cualquier otro adulto. En realidad, hasta podría sufrir

considerablemente menos que cualquiera de los que allí estábamos, a causa del saber que había

cobrado en su lucha contra la esquizofrenia. Pero la señora X continuaba llorando

silenciosamente.

- Francamente, sigo estando perplejo señora X- le dije.

-En los pasados trece años usted tiene que haber participado por lo menos en una docena de

entrevistas como ésta con los psiquiatras de Susan y, por lo que sé, ninguna de esas entrevistas

fue tan optimista como ésta.

- ¿No siente cierta alegría, además de tristeza?

-Sólo puedo pensar en lo difícil que es la vida para Susan- replicó la señora X en medio de sus

lágrimas.

-¿No puedo decirle nada sobre Susan que la aliente a usted y la haga sentir más contenta?

-La vida de la pobre Susan está cargada de dolores- sollozó la señora X.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

De pronto me di cuenta de que la señora X no estaba llorando por Susan sino que lo hacía

por ella misma. Lloraba por su propio dolor y sufrimiento. Sin embargo, la entrevista era sobre

Susan, no sobre la señora X, que lloraba en nombre de Susan. Me pregunté cómo podría hacer

semejante cosa. Y luego comprendí que la señora no era en verdad capaz de distinguir entre

Susan y ella misma. Lo que sentía ella debía sentirlo Susan. Usaba a Susan como un vehículo

para expresar sus propias necesidades. No lo hacía conscientemente ni maliciosamente; en 207

realidad, en el plano emocional no podía percibir a Susan como una persona de identidad

separada de la suya. Susan era ella misma. En su pensamiento, Susan sencillamente no existía

como un individuo único y diferente con una vida única y diferente… y probablemente ninguna

otra persona existía para ella. Intelectualmente la señora X podía reconocer a otras personas como

seres diferentes a ella misma. Pero en un nivel más profundo, los demás no existían para ella. En

las profundidades de su mente la totalidad del mundo era ella, la señora X, ella sola.

En ulteriores experiencias hube de comprobar frecuentemente que las madres de hijos

esquizofrénicos son personas extraordinariamente narcisistas, como la señora X. Esto no quiere

decir que tales madres sean siempre narcisistas o que las madres narcisistas no puedan criar hijos

no esquizofrénicos. La esquizofrenia es un trastorno extremadamente complejo que reconoce

evidentes factores genéticos así como evidentes factores ambientales. Pero puede uno imaginar la

profunda confusión producida en la niñez de Susan por el narcisismo de su madre y apreciar

objetivamente esa confusión cuando observa la interacción de las madres narcisistas con sus

hijos. Una tarde, cuando la señora X estuviera quizá apesadumbrada por alguna razón, Susan

podría haber llegado a la casa después de la escuela llevando algunas pinturas que había hecho y

que la maestra había premiado con una buena nota. Si Susan le hubiera hablado orgullosamente a

su madre sobre los progresos que estaba haciendo en el arte, la señora X podría haberle

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

respondido: “Susan, vete a dormir una siesta. Te cansa demasiado tu trabajo escolar. De todos

modos el sistema escolar no es bueno. En las escuelas ya no se cuida a los niños”. Y, por otro

lado, en una tarde en que la señora X se encontrara de muy buen humor Susan podría haber

llegado a la casa llorando porque varios chicos la habían molestado en el ómnibus escolar y la

señora X podría haberle dicho: “¿No es una suerte de que el señor Jones sea tan buen chofer del

ómnibus escolar? Es tan paciente con los chicos y con sus peloteras. Deberías hacerle un lindo 208

regalito para Navidad”. Puesto que no perciben a los demás como otras personas sino que los ven

sólo como extensiones de ellos mismos, a los individuos narcisistas les falta la capacidad de la

empatía, que es la capacidad de sentir lo que otro están entiendo. Faltos de empatía los padres

narcisistas por lo común responden de manera inapropiada a sus hijos en el plano emocional y no

reconocen ni verifican los sentimientos de sus hijos. No debe asombrar pues que esos niños

crezcan con graves dificultades para reconocer sus propios sentimientos, aceptarlos y habérselas

con ellos.

Aunque no tan narcisistas como la señora X, la gran mayoría de los padres no logra

reconocer adecuadamente o apreciar plenamente la individualidad única de sus hijos

adecuadamente o apreciar plenamente la individualidad única de sus hijos. Los ejemplos son

abundantes. Los padres suelen decir de un hijo “es una astilla del viejo tronco” o decirle al hijo

“eres el vivo retrato de tu tío Jim”, como si los hijos fueran una copia genética de los padres o de

los miembros de la familia, cuando en realidad los hechos de las combinaciones genéticas son de

tal condición que todos los niños son extremadamente diferentes tanto de sus padres como de

todos sus antepasados. Padres atléticos empujan a sus hijos estudiosos para que jueguen al fútbol

y padres estudiosos empujan a sus atléticos hijos hacia los libros, con lo cual determinan

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

innecesarios sentimientos de culpa e intranquilidad en los muchachos. La mujer de un general se

queja de su hija de diecisiete años:

-Cuando está en casa, Sally se encierra en su cuarto y pasa todo el tiempo escribiendo

tristes poesías. Eso es morboso, doctor. Y siempre se niega a salir e ir a fiestas. Temo que esté

seriamente enferma.

209

Después de entrevistar a Sally, una joven encantadora y vivaz que figura en el cuadro de

honor de la escuela y que tiene muchos amigos, les digo a los padres que me parece que Sally

está perfectamente sana y sugiero que aflojen un poco la presión que ejercen sobre ella, para que

sea una copia en papel carbónico de ellos mismos. Los padres salen del consultorio para buscar a

otro psiquiatra que esté dispuesto a diagnosticar extravíos en Sally.

Los adolescentes frecuentemente se quejan de que se los reprende, no por genuino interés

delos padres sino porque éstos temen que los hijos ofrezcan una mala imagen parental.

-Mis padres están insistiendo continuamente en que me corte el pelo- solían decir los muchachos

adolescentes hace unos años. No pueden explicarme por qué los cabellos largos son algo malo,

que no me conviene. Sencillamente no quieren que otra gente vea que tienen muchachos con

cabellos largos. Realmente no les importa nada de mí. Lo que en verdad les preocupa es su propia

imagen.

En general el enojo de estos adolescentes está justificado. Los padres, por lo común, no

aprecian la individualidad única de sus hijos sino que los miran como extensiones de sí mismos.

Más o menos como miran sus finas ropas y sus bien cuidados céspedes y brillantes automóviles

que consideran como extensiones de sí mismos y que representan su status en el mundo.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

A estas formas suaves pero así y todo destructivo del narcisismo parental se refiere Kahlil

Gibran con las palabras quizá más agudas que se hayan escrito sobre educación de los niños:

Tus hijos no son tus hijos


Tus hijos no son tus hijos.
Son hijos e hijas del anhelo mismo de la Vida.
No vienen de ti, sino a través de ti.
Y aunque están contigo no te pertenecen. 210
Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos,
Pues, ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas,
Porque ellas, viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti.
Porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos como flechas vivas son
lanzados.
El arquero ve en el infinito el blanco y os doblega con su poder
para que sus flechas vuelen veloces y lejos.
Deja que la inclinación en tu mano de arquero sea para la
felicidad.
Pues así como Él ama la flecha que vuela,
ama también el arco que está fijo.

La dificultad que generalmente parecen tener las personas en cuanto a apreciar el

carácter individual y separado de quienes están cerca de ellas pone trabas no sólo a sus funciones

parentales sino también a todas las relaciones íntimas, incluso la del matrimonio. No hace mucho

tiempo en un grupo de parejas oí a uno de los miembros declarar que la “finalidad y función” de

su mujer era mantener la casa en orden y a él bien alimentado. Me quedé estupefacto ante lo que

me pareció un terrible “machismo”. Pensé que podría demostrárselo pidiendo a los demás

miembros del grupo que de aclararan cómo concebían la finalidad y función de sus cónyuges.

Para horror mío los otros seis, hombres y mujeres por igual, dieron respuestas análogas. Todos

ellos definían la finalidad y funciones de sus maridos o mujeres con referencia a sí mismos;

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ninguno de ellos se daba cuenta de que su consorte podría tener una existencia fundamentalmente

separada de la suya propia o un destino aparte del de su matrimonio.

-¡Por Dios!- exclamé. -No me sorprende que todos ustedes tengan dificultades en sus

matrimonios; y continuarán teniéndolas hasta que lleguen a reconocer que cada uno de los

miembros de la pareja tiene un destino diferente que cumplir.

211

Los miembros del grupo se sintieron no sólo maltratados sino profundamente confundidos

por mi declaración. Con un tono algún tanto belicoso me pidieron que definiera la finalidad y

funciones de mi mujer.

-La función y finalidad de Lily- respondí -es desarrollarse y crecer lo más que pueda, no

para provecho mío, sino para el de ella misma y para gloria de Dios. Sin embargo, estas ideas

permanecieron extrañas para ellos durante algún tiempo.

El problema de la individualidad y su carácter separado en relaciones íntimas atormentó a

la humanidad en todas las edades. Sin embargo se le ha prestado mayor atención desde un punto

de vista político que desde un punto de vista conyugal. El comunismo puro, por ejemplo,

manifiesta una filosofía no muy diferente de la de las parejas a que acabo de referirme; el

comunismo postula que la finalidad y función del individuo es servir al grupo, a la colectividad, a

la sociedad. Aquí sólo se considera el destino del estado y se piensa que el destino del individuo

no tiene importancia. El capitalismo puro, por otro lado, aboga por el destino del individuo aun a

expensas del grupo, de la colectividad, de la sociedad. Viudas y huérfanos pueden morirse de

hambre, pero esto no impide que individuos emprendedores gocen de los frutos de su iniciativa

individual.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Para un espíritu equilibrado es evidente que ninguna de estas soluciones al problema de la

individualidad en el seno de las relaciones será fructífera. La salud del individuo depende de la

salud de la sociedad y la salud de la sociedad depende de la salud de sus individuos. Cuando

tratamos a parejas, mi mujer y yo recurrimos a la analogía que hay entre el matrimonio y un

campamento (una tienda, o una rústica cabaña) usado como base para escalar montes. Si uno

desea escalar montañas debe disponer de un buen campamento como base de operaciones, un 212

lugar en el que haya abrigo y provisiones, en el que uno pueda alimentarse y descansar antes de

aventurarse de nuevo a otro pico. Los buenos escaladores saben que deben pasar por lo menos

tanto tiempo (si no más) en preparar su campamento como el que destinan a escalar las montañas,

pues su supervivencia depende de que su base de operaciones esté s sólidamente construida y

bien provista.

Un problema conyugal masculino común y tradicional es el que crea el marido que una

vez casado dedica todas sus energías a escalar montañas y no dedica ninguna a atender a su

matrimonio(o campamento) esperando que allí todo esté en orden cuando se le ocurra regresar a

él para descansar y recrearse sin asumir ninguna responsabilidad por su mantenimiento. Tarde o

temprano este enfoque “capitalista” del problema fracasa y el hombre regresa para comprobar

que su descuidada base de operaciones está en ruinas, que su mujer ha tenido que ser

hospitalizada a causa de un colapso nervioso o que huyó con otro hombre o que de algún otro

modo renunció a su carácter de cuidadora del campamento. Un problema conyugal también muy

común y tradicionalmente femenino es el que crea la mujer que una vez casada piensa que ya ha

llegado a la meta de su vida. Para ella, el campamento es el pico. No puede comprender las

necesidades del marido, ni simpatizar con ellas; el marido desea realizaciones y experiencias más

allá del matrimonio; entonces la mujer reacciona con celos y exigencias interminables para que el

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

marido dedique cada vez más energía al hogar. Lo mismo que otras soluciones “comunistas” del

problema, ésta crea una relación que es sofocante y frustrante pues el marido sintiéndose

atrapado y asfixiado probablemente huya del hogar en ese momento de la “crisis de la edad

mediana”. El movimiento de liberación de la mujer resultó útil en señalar la única solución

evidentemente ideal: el matrimonio es una institución cooperativa que exige contribuciones y

cuidados mutuos, tiempo y energía, pero que existe con la finalidad primaria de promover el 213

progreso de cada uno de los participantes en su persona, hacia las cimas individuales de

crecimiento espiritual. El hombre y la mujer deben ambos atender el hogar y aventurarse ambos

en el futuro.

Cuando era muchacho me solían emocionar las palabras de amor que la poetisa

norteamericana Ann Bradstreet dirigió a su marido: “Si alguna vez dos fueron uno, esos fuimos

nosotros” Pero cuando crecí me di cuenta de que lo que enriquece la unión es la individualidad

separada de los miembros de la pareja. Individuos que están asustados de su fundamental soledad

y buscan fundirse con alguien en el matrimonio no pueden construir grandes matrimonios. El

genuino amor no sólo respeta la individualidad del otro, sino que tiende a cultivarla, aun

corriendo el riesgo de la separación o de la pérdida. La meta última de la vida es siempre el

crecimiento espiritual del individuo, esa peregrinación solitaria hacia los picos a los que

únicamente se puede llegar si uno está solo. No pueden llevarse a cabo jornadas significativas sin

el alimento suministrado por un matrimonio feliz o una sociedad feliz. Matrimonio y sociedad

existen con la finalidad fundamental de promover esas peregrinaciones individuales. Pero, como

ocurre con todo genuino amor, los “sacrificios” hechos para fomentar el crecimiento del otro

redundan en igual o mayor crecimiento de uno mismo. Es el retomo del individuo al matrimonio

o a la sociedad que lo nutrieron, retomo desde las cimas alcanzadas por el individuo lo que eleva

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ese matrimonio o esa sociedad a nuevas alturas. De suerte que el crecimiento del individuo y el

crecimiento de la sociedad son interdependientes aunque siempre e inevitablemente hay una fase

solitaria en el proceso de crecimiento. Al referirse al matrimonio, el profeta Kahlil Gibran nos

habla desde la soledad de su sabiduría: (Gibran)

Pero dejad que haya espacios en vuestra unión. 214


Dejad que los vientos de los cielos dancen entre vosotros.
Amaos el uno al otro, pero no hagáis una atadura del amor.
Permitid más bien que un mar en movimiento,
se agite entre las costas de vuestras almas.
Llenaos uno a otro la copa, pero no bebáis de una copa;
Daos el pan, pero no comáis de la misma hogaza.
Bailad y cantad juntos y sed alegres,
pero cada cual permanezca solo,
así como las cuerdas de un laúd están solas aunque vibren con
la misma música.
Daos vuestros corazones, pero no conservéis el de uno en el
otro, pues sólo la mano de la vida puede contener vuestros
corazones.
Permaneced juntos, pero no excesivamente;
Pues las columnas del templo se yerguen separadas
y el roble y el ciprés no crecen cada uno a la sombra del otro.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

TEMA 15: La familia, luz de la sociedad.

INTRODUCCIÓN
Hemos reservado este último tema al estudio de lo que hemos llamado “Luz de la

sociedad”: la familia. Luego de todo lo que hemos aprendido y reflexionado, es posible

considerar que se tienen suficientes elementos, para poder asimilar de mejor manera todo lo que
215
implica esta realidad de tanta importancia para todos y que tiene como piedra fundamental el

amor.

Es nuestra responsabilidad hacer que las familias de mañana sean mejores y más felices

que las de hoy y las de ayer. Y esto sólo es posible lograrlo, asumiendo el desafío que implica

poner en juego las herramientas que hemos recibido en Humanismo Integral.

Nuestro estudio se basará en el pensamiento del antropólogo y filósofo contemporáneo

español, Juan Manuel Burgos, (Burgos, Antropología: una guía para la existencia., 2008). A

continuación un breve resumen con los puntos más importantes sobre este tema.

15.1 La fundación de la familia: noviazgo y matrimonio.

a) El noviazgo:

Cuando un hombre y una mujer son conscientes de que

se encuentran enamorados de manera plena y radical, se

abre ante ellos el interrogante sobre su futuro y buscan

concretar las características internas del enamoramiento:

 Compartir la vida.

 Tendencia a la permanencia.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

 Complementariedad sexual.

 Necesidad vital de la otra persona.

 Posibilidad de tener hijos y formar una familia.

 Búsqueda y concretización de un proyecto de vida en común. Como un camino largo,

duradero y no siempre sencillo.


216
Este es el período en el que la pareja debe valorar y madurar la posibilidad y

conveniencia de tomar la decisión de transformar su amor en un proyecto de vida en común, es

decir pasar de una fase cognoscitivo-afectiva a un momento en el que mediante su libertad

dispondrán de sí mutuamente para el futuro: “hasta que la muerte los separe”.

Lo importante en esta etapa es constatar la realidad de su amor, es decir que se quieren tal

como son, son sus virtudes y cualidades, pero también con sus limitaciones, evitando el grave

error de amar, en vez de a una persona real y concreta, un sentimiento o una persona inexistente

producto de una imaginación inmadura. Esto evidentemente requiere tiempo y conocimiento

mutuo, porque no se van a compartir unas horas, sino la vida. Es necesario, pues, un

conocimiento suficiente del otro: su carácter, aficiones, historia, convicciones morales y

religiosas, familia, aspiraciones, etc. Este conocimiento también implica la convicción de que la

otra persona es capaz de asumir los compromisos que conlleva una vida en común: tener hijos y

educarlos, altura moral, convicciones profundas, etc. Esto es importante, porque pueden estar

muy enamorados, pero si una de las dos personas (por su carácter, mentalidad u otras razones) es

incapaz de asumir compromisos y obligaciones, lo que se viene es una verdadera tragedia.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

b) El matrimonio:

Una vez concretado el proceso de maduración viene el siguiente paso, que está cargado de

contenido antropológico y que vamos a analizar desde las siguientes dimensiones: interpersonal,

social y religiosa.

b.1) Dimensión interpersonal: El matrimonio es ante todo el compromiso personal de un hombre


217
y una mujer de formar una comunidad de vida que reúna las siguientes características:

 Es un compromiso de por vida.

 Implica una entrega plena de todo el ser.

 Es excluyente, es decir que sólo puede realizarse con una persona, puesto que no se puede

compartir la vida plenamente con varios hombres y mujeres a la vez.

 Exclusividad de la relación sexual plena, porque en esta entrega se desarrolla las

potencialidades de maternidad y paternidad y no puede generalizarse sin romper la

intimidad personal en la que se funda. Además esta exclusividad sólo tiene sentido en el

marco de una unión personal plena, ya que el cuerpo no es un mero instrumento de la

persona, sino la persona misma en su dimensión corpórea. Sustraer la sexualidad de la

relación matrimonial y ejercerla con otras personas supone una traición a la relación

personal que se vive entre el hombre y la mujer.

b.2) Dimensión social: El matrimonio no es una sólo una institución privada y sin relevancia

social. En cuanto que es un acto en el que dos personas se casan y surge de aquí una comunidad de

vida, es una realidad social fundamentalmente por dos razones.

1. Los novios provienen de un determinado entorno social y van a vivir posteriormente en

otro entorno social, que va a influir de una manera importante en su vida. Aunque el amor

inicial, pueda durante un determinado período aislarlos del resto del mundo, la vida en

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

común inevitablemente los va a confrontar con el contexto social del que provienen y en el

que deben vivir.

2. Supone la creación del elemento clave de la sociedad: LA FAMILIA. El matrimonio es

la semilla de la familia y la familia es la estructura esencial de la sociedad. Por eso se realiza

normalmente en presencia de los padres, de los amigos y del conjunto de la sociedad. Es un

acto público, conocido y regulado jurídicamente, porque tanto los que se casan, como la 218

sociedad quieren poner de relieve la formación de un nuevo núcleo social que se desarrollará

más tarde como familia con la aparición de los hijos, que son nuevos miembros de la

sociedad.

b.3) Dimensión religiosa: Esta dimensión estará presente

necesariamente si los novios son creyentes ya que están tomando

probablemente la decisión más trascendental de su vida. Por lo

tanto no podrá faltar en el momento en el que la sociedad asiste

al nacimiento de un nuevo núcleo de vida.

La boda aúna, desde una vertiente festiva, estas tres dimensiones. Porque es la fiesta del

amor y de la alegría entre el hombre y la mujer, el misterio de la masculinidad y la feminidad que

se entrelazan una vez más. También es la fiesta social, porque de esta unión surgirán los hijos

que trabajarán en ella. Por eso, para un hecho tan trascendental, se requiere la bendición de Dios,

pues no tiene sentido emprender una empresa tan importante en su ausencia o en su contra.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

c) El fracaso del proyecto matrimonial:

Lastimosamente, no siempre este proyecto se consolida. En ocasiones esta relación se

deteriora tanto que se hace muy difícil y hasta imposible no sólo la consecución de objetivos

comunes, sino la misma vida en común. Esto suele afectar al sujeto en sus mismas raíces, porque

el matrimonio puede ser la fuente de felicidad más importante pero, precisamente por eso, su

desaparición o fractura conlleva sufrimientos terribles. 219

Ante esta situación puede haber varias salidas. La más simple es la separación. En

principio temporal y si no surte efecto, definitiva. Los cónyuges toman distancia, hasta que las

tensiones se calmen y puedan reflexionar al respecto, buscando posturas que puedan ayudar a

reconstruir la relación. Esta situación lleva implícita la decisión de no construir un proyecto de

vida similar con otra pareja, porque la decisión primera fue tomada de manera irrevocable. Esta

es una decisión coherente con la realidad del matrimonio, pero suele ser difícil de mantener sin el

apoyo de fuertes motivaciones morales y religiosas.

Otra posible salida es el divorcio, que

significa la ruptura total con el vínculo anterior y por

tanto la posibilidad explícita de construir un proyecto

nuevo, en otras circunstancias. Esta parece ser la

posibilidad más razonable y lógica, pero es muy importante darse cuenta de que ésta cambia de

manera profunda la realidad intrínseca del matrimonio; porque tenerla como posible opción “en

caso de que esto no funcione”, significa que implícitamente se está pensando que el proyecto

común que se comenzó en el matrimonio se deberá mantener, siempre que la relación de pareja

sea la correcta y durante el tiempo que lo sea. Es decir que la entrega al proyecto inicial fue

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

parcial y por ende su estabilidad será mucho más frágil, ya que se dejó abierta una “puerta de

salida”, por si surgen dificultades, lo cual a menudo termina convirtiéndose en un verdadero

boquete, que se utiliza con increíble frivolidad.

Aunque el divorcio suponga una salida a un grave problema, en sí mismo es un mal: la

constatación de un fracaso y habitualmente la inauguración de una tragedia, especialmente si hay 220

hijos de por medio. Porque estos tendrán asegurada (en la mayoría de casos) una tensión

continua, ya que en el interior de sus seres permanecen unidos vitalmente dos mundos que se han

separado, a veces, luego de una etapa de agresividad. Pero también lo es porque es imposible

separar de manera indolora el tejido que se ha ido tramando a lo largo de un tiempo de vida en

común. Las “separaciones amistosas” suelen ser más de película que de la realidad.

De aquí la importancia de esforzarse por promover la estabilidad familiar y,

consecuentemente, el matrimonio, ya que esto garantiza de manera más clara tanto el bien de las

personas como de la sociedad.

15.2 La comunidad humana esencial

La familia nace en el matrimonio como proyecto, pero se constituye con plenitud con la

aparición del hijo. Esto marca el paso de “pareja” a familia, creando una realidad nueva que

modifica para siempre esta primera relación de hombre-mujer.

a. La familia se constituye en plenitud con los hijos.

El nacimiento del hijo supone la culminación del proyecto de amor,

porque éste se ha hecho vida, se ha encarnado para siempre en una persona. El entramado de

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

relaciones interpersonales llegará a su plenitud, ya que hombre y mujer pasan de ser

simplemente esposo y esposa, a ser padre y madre. Estas nuevas relaciones de paternidad,

maternidad y filiación suponen cambios radicales en sus vidas, mediante la adquisición de una

nueva identidad. Socialmente se ha constituido un nuevo núcleo social, una nueva comunidad,

célula esencial de la sociedad.

221

b. Características esenciales de la familia.

1. Es el lugar del origen de la vida y, por tanto, de perpetuación de la sociedad.

2. Es la primera comunidad interpersonal para el hijo, ya que a través de ella, todo ser

humano establece su primera relación con el mundo e inclusive forma su propia identidad.

3. Es la primera comunidad intersexual. En ella se interrelacionan los dos sexos entre sí:

entre esposos y entre padres e hijos.

4. Es también la primera comunidad intergeneracional. En ella interactúan varias

generaciones.

5. Es el centro afectivo de la persona, ya que es el lugar en el que se establecen y habitan

las relaciones humanas más esenciales: amor de pareja, paternidad, maternidad, filiación,

fraternidad. Las cuales son un fin en sí mismas, no un simple medio, como podría suceder

en otras comunidades.

6. En ella se desarrollan otras funciones sociales: económicas, educativas, socialización

primaria y secundaria, ayuda para discapacidades, etc.

15.3 La formación del sujeto

Vamos a analizar la relación familia-persona, desde dos perspectivas: la fase inicial (el

sujeto nace y se forja como persona) y la relación familia-persona adulta.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

a. Constitución biológica.

La familia interviene proporcionando al sujeto lo necesario para que satisfaga sus

necesidades vitales: alimentación, vestido, cuidados en caso de enfermedad, un lugar para

habitar, etc. Pero esto no se produce del modo similar al de otros animales, ya que en el caso

de la persona, prácticamente nada es puramente biológico. Lo que los padres ofrecen a sus 222

hijos tiene siempre una mediación cultural. Siempre hay una mediación social, intelectual y

cultural.

b. Socialización primaria.

Este proceso consiste en proporcionar a la persona las claves básicas para que pueda

integrarse en una determinada sociedad. Estas habilidades primarias son: andar, comer,

desplazarse, orientarse, etc.; conocimientos básicos de lugares, personas, objetos, etc.; el

lenguaje; las normas básicas de relación social (educación importancia de compartir, respeto

al otro, agradecimiento, etc.). Esto es básico para la sobrevivencia del individuo, porque

configura la estructura del a persona de un modo casi físico, ya que en esta época de la vida,

la persona es absolutamente moldeable (de manera especial su cerebro, cuyas neuronas están

creciendo y ramificándose en el proceso de arborización) y tomará una forma u otra según lo

que encuentre a su alrededor.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

223

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

c. Formación de la identidad.

Se entiende por identidad no sólo la personalidad (el carácter), sino una estructura más

profunda del sujeto que significa lo que es, cómo se ve y cómo ve el mundo. La familia

influye sobre el sujeto al menos desde dos perspectivas:

c.1) Actitud general ante el mundo: el niño ve el mundo a través de la familia, porque en 224

sus primeros años identifica mundo y familia. Más tarde accederá al exterior a través de

su entorno familiar. Por eso, si está rodeado de amor, considerará el mundo un lugar

positivo y acogedor y adoptará ante él una actitud abierta y constructiva que irá calando

en su personalidad y será decisivo para su futuro. Esto no se transmite al niño de

manera nocional, sino a través de actitudes, sensaciones y vivencias que el niño percibe

a su alrededor: caricias, atención, amor, tranquilidad, cariño, orden, etc.

En esta actitud juega un papel significativo el sentimiento religioso de sus padres,

porque a través de él pueden llegar al niño nociones importantes que refuercen o

debiliten su actitud abierta ante el mundo. Por ejemplo, si se le enseña al niño que hay

un Dios que lo ha creado por amor, que lo quiere y lo protege, él concluirá que el mundo

es esencialmente amigo, pues está dirigido y gobernado por ese ser amable y fuerte.

c.2) Estructura personal: El niño forja en sus primeros años las bases de su personalidad.

De aquí la importancia de su familia, que orienta y forma al niño, corrigiendo sus

defectos, ayudándole a superar sus problemas y fortaleciendo sus cualidades. La idea es

que al final de la adolescencia posea una personalidad estable, segura, con criterios

propios de actuación, comprensiva y con un nivel adecuado de autoestima. Esta tarea

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

requiere de una dedicación diaria y constante, tanto del padre como de la madre, ya que

ambos juegan papeles distintos en la educación de los hijos.

La madre es el principio de la seguridad. Es quien nos protege física y afectivamente,

nos da lo que necesitamos y nos hace ver de manera especial que el mundo es amigo. Es

la representante por excelencia del amor incondicionado. En ella vamos a encontrar 225

refugio y afecto. Es el punto de referencia existencial por antonomasia de la persona.

Su persistencia afectiva nos arraiga en el mundo y da sentido emocional a nuestra

existencia.

La misión del padre es diversa. Consiste en hacer presente el principio de la realidad. El

padre enseña al hijo que el mundo tiene sus leyes y que los demás tienen sus derechos y

su subjetividad, es decir que no todo está disponible, que el mundo puede requiere de

esfuerzo para transformarse, que debe tener en cuenta a los demás y no actuar como si

todo le perteneciese desde el principio, caso contrario podría cometer las mayores

injusticias, sin darse cuenta ni siquiera de que las comete. El padre debe adentrar al hijo

en ese mundo y sus riquezas, aunque esto suponga afrontar riesgos.

No obstante estos roles son exclusivos ni excluyentes. Por ejemplo el padre también

tiene una importante capacidad protectora y la madre puede impulsar al hijo a

enfrentarse al mundo. Tampoco implica que uno de los dos ame más a sus hijos; es

simplemente que este amor es igualmente radical, pero con una orientación distinta.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Un ejemplo gráfico: cuando un niño sube a un tobogán en un parque, la madre puede

empezar a grita “bájate inmediatamente de ahí” porque su sensibilidad ante el peligro le

lleva a activar su instinto de protección. El padre, por el contrario, puede animar al niño

a deslizarse por el tobogán llegando incluso a enseñarle (con escándalo de la madre)

modalidades más arriesgadas de lo convencional, pero también con un objetivo amoroso,

aunque distinto: que desarrolle sus músculos y su personalidad y sea fuerte y ágil. Es el 226

mismo amor que se manifiesta en dos modalidades distintas y complementarias.

Finalmente, hay que señalar que el sentimiento religioso de los padres puede ser

especialmente importante cuando el niño alcanza la fase de su evolución en la que

reivindica su independencia. Que en este momento los padres no constituyan el centro

último de la existencia sino que exista un Ser por encima de ellos que gobierne a todos,

puede ayudar al hijo a asimilar el difícil proceso que supone descubrir los límites de los

padres y determinar la actitud que se debe adoptar en esa nueva situación. Cuando el

adolescente descubre las limitaciones y fragilidad de sus padres, puede llegar a la

conclusión de que no existe un sentido último, sino una feliz vivencia infantil que

desaparece cuando alcanza la madurez. Pero si éste sabe que tanto él como sus padres

están sometidos a un sentido más alto, el descubrimiento de estas limitaciones no va a

suponer un trauma irreparable.

15.4 El lugar de la existencia

La gran importancia de la familia en la vida adulta de las personas se manifiesta al menos

en los siguientes ámbitos:

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

a) El lugar de las raíces. La familia es el lugar de las raíces

personales. Gracias a ella sabemos quiénes somos, de dónde

venimos y cuáles nuestra conexión con el resto de la

humanidad. Esta se reflejan en nuestro nombre y nuestro

apellido, que indican nuestro origen y nuestra procedencia: las 227

raíces del yo. La familia nos arraiga, generalmente, no sólo a nivel personal, sino también

territorial y cultural. A través de ella nos asentamos en un territorio y en una cultura

determinada que será para siempre nuestra tierra o nuestro país. Por eso la familia es

también el lugar al que pertenecemos y al que siempre podemos volver.

b) El centro afectivo. Todos sabemos lo importante que es querer y ser querido. Esto sucede

de manera radical en la familia, ya que en ella somos queridos de manera incondicional. Se

nos quiere por ser quienes somos, independientemente de la edad, condiciones, salud o

cualidades. Es en la familia donde todo hombre se revela en su unicidad e irrepetibilidad.

Es en ella donde desarrollamos al máximo nuestra capacidad de amor entrega, donación y

donde están los seres que dan sentido a nuestra vida.

c) Familia y trabajo. Esta profunda relación ha evolucionado. En la familia europea

tradicional, llegaron a coincidir familia y trabajo profesional. Los artesanos, agricultores,

comerciantes, etc. trabajaban en el lugar en el que vivían y enseñaban a sus hijos el mismo

oficio. Con el proceso social de la urbanización e industrialización, esta relación se

fracturó y debilitó. Hoy persiste lo que podríamos denominar “trabajo de construcción del

hogar”, el cual implica, por un lado todo un conjunto de tareas instrumentales, tales como

orden y decoración de la casa, alimentación, vestuario, etc. Pero también tareas más

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

personales, como son el cuidado mutuo en la pareja y entre todos. Este trabajo debería ser

más valorado en la actualidad.

No hay que olvidar el papel de la familia como motor del trabajo profesional. En muchos

casos, la necesidad de conseguir medios económicos para que el sistema-familia funcione

adecuadamente es a veces el impulso más fuerte para alcanzar determinadas metas.

d) El lugar de la muerte. Finalmente, la familia es en 228

cierto sentido el “lugar” de la muerte, es decir el

espacio afectivo en el que todo hombre debe morir.

Ya que toda la vida estuvieron cerca, lo más lógico

es que lo acompañen en el momento más decisivo

de la existencia. En este momento, en el que el hombre atraviesa solo el umbral, es muy

importante que se encuentre rodeado de sus seres queridos, para que le ayuden a pasar ese

trance siempre amargo y le atiendan en esos momentos especialmente difíciles. Además

porque lo que lo rodea al final de su vida es un signo de lo que ha sido ella. Si al final se

encuentra en soledad, su sensación puede ser de un triste fracaso y desolación, mientras que

si encuentra amor, su sensación será de plenitud. Aunque no siempre es posible morir en su

propia casa, siempre es importante que lo haga “en familia”, es decir, rodeado y querido por

los suyos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

ACTIVIDADES

Actividad 1: Construcción de un escenario de la Comunidad familiar

Consigna de la actividad:

CONSTRUYAMOS NUESTRO ESCENARIO DE LA COMUNIDAD FAMILIAR 229


Para construir este escenario vamos a usar la misma metodología que usamos para

construir el escenario del Individualismo, esto es VER, JUZGAR, ACTUAR y COMUNICAR.

El tema de este escenario es LA COMUNIDAD FAMILIAR. Es decir EL AMOR. Los

insumos para esta construcción se deberán obtener de la lectura y reflexión del material

consignado en este trabajo, tanto de lo que nos ha enseñado Scott Peck, como Juan Manuel

Burgos. Los ejemplos con los que se deberá trabajar deben brotar de nuestra propia experiencia,

iluminada por todo el material que le hemos facilitado en esta última Unidad, de tal manera que

debemos tratar de que lo aprendido de manera teórica, lo “aterricemos” a la práctica concreta y

cercana de nuestras vidas.

1. VER: En este primer paso vamos a constatar una situación o hecho, en nuestra vida familiar

concreta, en la que se vea alguna manifestación negativa, que podríamos asumirla, para tratar

de superarla. La idea es que describamos detalladamente la o las personas que están

implicadas en este caso. Puede ser usted mismo o cualquier otra persona. La descripción de

este primer momento puede hacerlo de forma puntual o a manera de una redacción. Usted elija

la que le parezca más conveniente para su caso. Lo importante es que consten los puntos más

importantes y característicos, relacionándolos con lo que hemos visto en la teoría, por

ejemplo: aspectos que no son verdadero amor (catexia, enamoramiento, etc.), manifestaciones

de los riesgos de amar, etc. A todo esto usted puede agregar aquello que le ayude a visualizar

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

mejor lo que quiere describir y que facilite la comprensión de su escrito. Si utiliza nombres,

me permito recomendarle que sean nombres ficticios, para salvaguardar la integridad de las

personas.

2. JUZGAR: Una vez que se ha pintado el panorama inicial, vamos a proceder a realizar la

segunda parte. Esta consiste básicamente en encontrarle una perspectiva humanista al caso.

Para hacerlo, vamos a utilizar lo que nos dicen los autores que hemos estudiado en este 230

capítulo: Scott Peck y de manera especial Juan Manuel Burgos, los cuales se han pronunciado

sobre lo que realmente es amor y las implicaciones que esto tiene.

De todo lo que se dice en esta unidad, usted deberá elegir aquello que le resulte más

iluminador para la situación inicial planteada, es decir, aquellos que le permita cambiarla

radicalmente y deberá hacer un análisis de la situación inicial, pero con esta perspectiva

nueva. Dicho de otra manera y como lo mencionamos en el anterior escenario: ¿Cómo debería

pensar, sentir y actuar un ser humano que pretende ser cada vez más persona en el caso que se

ha planteado? o ¿Qué debería hacer para transformar algo negativo en una oportunidad de ser

más feliz? En todo esto es importante que no pierda de vista el tema de la dignidad de la

persona.

3. ACTUAR: Una vez que ha logrado visualizar la situación ideal a la que quiere llegar, deberá

buscar la manera de hacerlo realidad. Esto significa plantear estrategias, proyectos, planes, etc.

Que le ayudarán a concretarlo. Dichas acciones pueden ser sencillas o complejas, dependiendo

del tipo de caso que esté manejando y pueden implicar muchas acciones que deberá realizar

para lograrlo. La idea es que usted trate de organizar algo que contrarreste la situación inicial

y que le permita tener un horizonte más positivo que redunde en beneficio de todos.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

4. COMUNICAR: Finalmente deberá realizar una evaluación de la o las acciones que se ha

planteado, para valorar la factibilidad de las mismas y deberá concretar la forma en la que este

plan o proyecto será realizado y socializado. El alcance de su escenario lo dejo a su libre

criterio y creatividad.

Al igual que en el anterior escenario, lo que importa en esta actividad es hacer vida lo que 231

hemos aprendido y de esta manera poner nuestro granito de arena en la transformación de este

mundo en algo mejor para todos.

Por eso le sugiero que deje volar su imaginación y sueñe muy alto, elevando sus estándares de

exigencia personal al máximo. Este es el primer paso para alcanzar grandes objetivos.

¡Adelante y disfrute de esta oportunidad!

Insumos de la actividad:

La nueva psicología del amor (Scott Peck). La Familia de Juan Manuel Burgos y la experiencia

personal de cada estudiante.

Formato de entrega:

 La tarea deberá tener un máximo de las 3.000 palabras, en letra tamaño 12 en Times New

Roman.

 Deberá tener una carátula con los datos generales.

 La bibliografía utilizada.

 Es recomendable, para mejorar la presentación, poner algunas imágenes que ilustren el

contenido.

Criterio de evaluación:

Cumplimiento de las especificaciones solicitadas en el tiempo señalado.

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

RESUMEN

El autor presenta a lo largo de este capítulo de su libro, una nueva e interesante


manera de plantear el tema del amor, mostrándonos que en muchos casos hemos
estado equivocados al considerar como amor manifestaciones que no lo son. Se nos
presenta las exigencias que trae consigo el hecho de amar y finalmente nos muestra los
resultados que se pueden obtener cuando se entiende y practica el verdadero amor. 232
Por otro lado J.M.Burgos nos hace una presentación muy completa de los distintos
aspectos que conforman una familia y que deben ser considerados de manera muy
especial, para fomentar la felicidad y realización personales.

MAPA CONCEPTUAL

EL AMOR LA FAMILIA

CONCEPCIONES VERDADERO
ERRONEAS AMOR NOVIAZGO FRACASO DEL
PROYECTO

Enamorarse Atender al otro Separación


MATRIMONIO

Asumir el riesgo
Catexia Hijos
de la pérdida
Divorcio

Dependencia Asumir el riesgo de


la independencia Formación del El lugar de la
sujeto existencia
“Amor “a las cosas
o a los animales Asumir Constitución
Raíces
compromisos biológica
Auto sacrificio
Asumir el riesgo del Socialización Afecto
Sentimiento enfrentamiento primaria

Trabajo
Disciplina Formación de
la identidad
Muerte
Respeto a la
individualidad

Humanismo Integral
Humanismo Integral MSc. Patricio Hinojosa Muñoz

Existen varias concepciones erróneas de lo que es amor. Entre ellas, el enamoramiento, la


catexia, la dependencia, el “amor” a las cosas o animales, en general el sentimiento. Pero el
amor verdadero tiene ciertas características que hay que conocer y tener en cuenta para
poder afirmar con certeza que es verdadero: la atención al otro yla capacidad de asumir
ciertos riesgos, tales como la pérdida, la independencia, el compromiso y el
enfrentamiento. Pero además el amor implica disciplina y un respeto a la individualidad. 233
Por otra parte, el amor se concreta en la relación que se establece entre dos personas que se
unen en matrimonio y forman una familia, siguiendo los pasos normales. Estos son el
noviazgo y el compromiso del matrimonio, que culmina con la venida de los hijos. El
fracaso de este proyecto puede proyectarse de dos maneras: como una separación y como
un divorcio. Para que esto no suceda, hay que tener en cuenta algunos puntos importantes
que constituye la familia.
En ella se forma el sujeto, a nivel biológico, social y psicológico y por otra parte es el lugar
de la existencia de las personas, ya que en ella se adquieren las raíces y el afecto
necesarios, para concretar el trabajo y dar ese paso definitivo para todas las personas, que
es la muerte.

BIBLIOGRAFIA
 http://es.scribd.com/doc/15775656/Peck-Scott-La-Nueva-Psicologia-Del-Amor
 Burgos, Juan Manuel, Antropología: una guía para la existencia, Editorial Palabra, España,
3ª Edición,

Humanismo Integral

Похожие интересы