Вы находитесь на странице: 1из 5

Fundamentos del Juego de Posición - Dr. Max Euwe - Prof. José Luis Matamoros

I

INTRODUCCIÓN GENERAL

Los escritores de ajedrez a menudo se refieren a “juego de combinación” y “juego de posición”. ¿Qué significan al estudioso estos términos técnicos? Yo daré mi respuesta a esta cuestión iniciando esta serie de artículos con- cernientes con la lucha por la obten- ción de una buena posición y su utili- zación cuando ella es lograda; en otras apalabras, con el juego de posición. Es necesario mencionar que ninguna subdivisión de esta rama del ajedrez (juego posicional) puede conseguirse claramente sin la ayuda de una cons- tante comparación con la otra (juego combinativo). En la combinación el combate se concentra en un definido tema, limita- do por un número restringido de mo- vidas. Es común una sucesión de ju- gadas forzadas, es decir, movidas que obligan al adversario a efectuar deter- minadas réplicas. Tomemos el ejemplo Nº 1, donde juega el blanco.

EJEMPLO Nº 1

el ejemplo Nº 1, donde juega el blanco. EJEMPLO Nº 1 Combinación (Piezas débiles) La dama

Combinación (Piezas débiles)

La dama blanca está atacada por una torre negra, pero esta pieza, a su vez, está colocada desfavorablemente con respecto a su propio rey y dama, lo que invita a una clavada con el al- fil blanco jugándolo a g4 o c4. ¿Cómo puede el blanco obtener ventaja de esta circunstancia? 1.¥g4 de inmediato no da resul-

tado, pues seguiría 1

2.¥xd7

¦e1, T8R mate. No sería mejor 1.¥c4,

pues el negro replica

¦xe3; ganando. Una tranquila movida

¦xe3

£d1+ 2.¥f1

-5-

Fundamentos del Juego de Posición - Dr. Max Euwe - Prof. José Luis Matamoros

de la dama blanca saliendo de la línea

de fuego permitiría a la torre negra za- farse de su incómoda posición. Pero una combinación resuelve el problema:

¢xe6 2.¥g4+)

2.¥c4 ganando la dama y quedando, en ambos casos, con la calidad de ven- taja. Así, una momentánea ventaja, la desfavorable ubicación de las piezas negras más valiosas sobre diagonales de cuadres blancos que permiten al alfil blanco operar con efectividad, ha sido transformada, con dos movidas forzadas, en una ganadora ventaja ma-

terial.

se mueva el negro puede seguir con

¥xf2+; capturando más tarde la torre. Pero el blanco observa que las piezas

negras se hallan (momentáneamente) en una situación desfavorable: la dama

y la torre están colocadas de manera

que, eventualmente, un caballo pueda atacarlas simultáneamente. Sobre esto se realiza una combinación de cuatro jugadas. 1.¦xe6! fxe6 2.£xf8+ ¢xf8 3.¤xe6+ y 4.¤xc7 quedando con una pieza y un peón de más. Sin embargo, antes de embarcarse en esta combinación, el blanco deberá hacerse importantes preguntas. Imagi- nemos que nosotros estamos jugando la partida y hemos concebido la com- binación. Sería un error presumir que, después de 1.¦xe6, nuestro adversario

capturará la torre sin titubear. ¿Si él

replica 1

Nosotros continua-

remos con 2.¤xd4 amenazando se-

fxe6 3.£xf8+.

guir como antes, si

¿Pero, si él rehúsa tomar la torre y mue-

ve la dama atacando nuestro caballo? En este caso no debemos preocupar-

nos, pues, para empezar, tenemos una pieza de más, y nos toca jugar. Así, por ejemplo: 1.¦xe6 ¥xd4 2.¤xd4 £d8 3.¦e4 f5 4.¦f4 g5 5.¦xf5 y ahora, si

él toma el caballo capturaremos su to-

rre y si él toma nuestra torre, nosotros retomaremos con el caballo y hemos asegurado la pieza de ventaja.

Hay todavía una posibilidad más, para ser examinada. ¿Puede el negro dar un jaque intermedio en algún mo- mento? Esta es una cuestión de extre-

1.£xe6+ £xe6

EJEMPLO Nº 2

Esta es una cuestión de extre- 1.£xe6+ £xe6 EJEMPLO Nº 2 Combinación (Piezas débiles) El ejemplo

Combinación (Piezas débiles)

El ejemplo Nº 2 ilustra una com- binación con varias ramificaciones. Es evidente que el negro acaba de ju- gar ¤e6 calculando que, después de 1.¤xe6 fxe6, el blanco no podrá res- ponder, 2.¦xe6 puesto que su dama está atacada, y después de que la dama

¥xd4?

-6-

Fundamentos del Juego de Posición - Dr. Max Euwe - Prof. José Luis Matamoros

mada importancia, puesto que toda nuestra combinación depende de una peculiar disposición de las piezas ene- migas, y si nuestro adversario puede alterar la posición de una sola de ellas. por medio de un jaque, nuestra com- binación puede ser desbaratada. Afor- tunadamente aquí no hay tal jaque. Los ejemplos l y 2 han sido expues- tos, simplemente, para damos, al pa- sar, una clara explicación de la idea de una “combinación”; ahora reanudare- mos la prosecución de nuestro tema original. Las combinaciones ocurren prin- cipalmente en posiciones contenien- do muchas líneas abiertas y pocos (o ninguno) peones bloqueados. Ellas sirven, y esto debe ser claramente comprendido, para aprovechar opor- tunidades “transitorias”. Por contraste, en el juego de posición, tenemos que encarar la creación y aprovechamiento de debilidades “permanentes”. Hemos mencionado “debilidades transitorias” y “debilidades permanentes”. Las debilidades transitorias con- sisten, usualmente, en una desfavo- rable (atacable) disposición de una o más piezas. Cuanto más valiosas son estas piezas más peligrosas es la de- bilidad. Las debilidades permanentes son materia exclusiva de la situación de los peones. El ejemplo Nº 3 muestra la diferen- cia entre ambos tipos de debilidades.

EJEMPLO Nº 3

diferen- cia entre ambos tipos de debilidades. EJEMPLO Nº 3 El blanco juega: Peón débil negro.

El blanco juega: Peón débil negro. El negro juega: Pieza débil blanca.

Los peones negros doblados en la columna “c” son una debilidad perma- nente. Tales debilidades son iguales a las enfermedades incurables, las cuales causan interminables molestias; per otra parte, no debe olvidarse que al- gunas personas, con males incurables, viven hasta edades avanzadas, después de ver que sus amigos, más vigorosos y llenos de salud, han desaparecido por algún accidente. Así, en ajedrez, debe observarse que originar al adversario una permanente debilidad es sola- mente un paso hacia el triunfo; se debe trabajar mucho para utilizar esta debi- lidad y, sobre todo, vigilar muy aten- tamente evitar combinaciones sorpre- sivas que pueden perder la partida en pocas movidas. Si se desea aprovechar una debi- lidad “permanente o duradera” en la posición de peones del adversario, pri- meramente, deberá tenerse la certeza

-7-

Fundamentos del Juego de Posición - Dr. Max Euwe - Prof. José Luis Matamoros

de que realmente es duradera. En el ejemplo Nº3 el blanco debe evitar que el negro se desembarace de su debilidad con c5. Por esto, la movi- da del blanco será 1.¥a3 y luego éste tratará de atacar a su adversario en otro punto, como puede ser, en el ala del rey o el centro. tratando, per ejem- plo, de obtener un peón pasado o una columna abierta para su torre; de aquí pronto deduciremos que el daño cau- sado per el peón doblado es indirec- to, pues el negro no podrá mover su torre hasta que el blanco abandone el ataque al peón débil. Entonces existe el peligro de que el blanco, súbitamente, (después de una debida preparación naturalmente) dirija su torre hacia otro punto de ataque y la torre negra se halle impedida para actuar a tiempo para evitar el desastre. Más adelante examinaremos este proceso con más detalles. Los hechos serían muy diferentes si en el ejemplo Nº3 le tocara jugar al ne- gro, en lugar del blanco. En este caso la posición muestra una debilidad transi-

toria en las piezas blancas, que el negro puede aprovechar para obtener mejor partida por medio de una simple com-

avance que se

binación; juega 1

ha hecho posible sólo por la momen- táneamente desfavorable ubicación del alfil blanco, pues éste no puede

capturar el peón con la torre o su peón ya que, en ambos casos, perdería una

En consecuencia,

pieza con 2

si el blanco opta por 2.¥a3 el negro

con

c4; cambia su anterior “de-

bilidad permanente” por una “ventaja duradera”, es decir, un peón pasado y protegido en c4. Puesto que ahora sabemos distin- guir entre debilidades “transitorias y permanentes” podemos emplear los términos estrictos “peón-débil” y “pie- za-débil”; hemos visto que lo primero es permanente y lo segundo transito- rio. Además, hemos notado que la con- secuencia directa de un peón-débil es de naturaleza más leve que la de una pieza débil; esto último puede hacer practicable una combinación, como se muestra en los ejemplos 1 y 2, que conduce casi directamente a la pérdida de la partida. Las debilidades de los peones son la clave del juego de posición, pues, ga- nar una partida con juego posicional, debe podérselas descubrir y explotar. Descubrir una debilidad de peones que está creándose, es estrategia, ex- plotar dicha debilidad es técnica. Para lo primero se requiere talento, para lo segundo tenacidad. A través de una partida jugada po- sicionalmente, debe revisarse incesan- temente la posición en busca de indi- cio de piezas débiles en ambos bandos; de otro modo nunca estará ausente el peligro de una desagradable combina- ción sorpresiva del adversario y, por otra parte, puede pasarse por alto una posibilidad de rematar la partida de inmediato. Un buen jugador posicio- nal debe ser un buen táctico. Táctica es la búsqueda, descubrimiento y realiza-

c5!,

¦xb2.

-8-

Fundamentos del Juego de Posición - Dr. Max Euwe - Prof. José Luis Matamoros

ción de las combinaciones.

El juego de combinación no es la

antítesis del juego posicional, sino su

aliado. El juego posicional es el prima- rio, el combinativo el secundario.

Y ahora, para aclarar los funda-

mentos del juego de posición, en el siguiente articulo comenzaremos a estudiar algunos ejemplos de buenas

y malas posiciones de peones. Este lo

terminaré, como preparación el que sigue, indicando las reglas más impor- tantes que deberá observarse en el ma- nejo de los peones.

1º — El valor de un peón varía; en

la apertura son más valiosos los peo- nes que ejercen influencia en el cen- tro. Este centro consiste en los cuadros d4 – d5 - e4 – e5.

Un peón ejerce influencia en el cen- tro cuando:

a) permanece en uno de los cuatro cuadros centrales.

b) puede llevarse a una de estas ca- sillas.

c) domina uno de estos cuadros.

d) se halla en condiciones de llegar a dominar uno de estos cuadros.

No debe olvidarse que el peón no domina la casilla que ocupa.

2º — El peón solamente domina,

a tiempo, casillas blancas o negras. Si

dos peones se hallan en una línea, en

e4 y d4, ambos extienden su control

sobre cuatro casillas adyacentes, dos blancas y dos negras. Ambos peones están situados en la mejor forma con- cebible y ejercen su efecto máximo.

Es por esta razón que un peón que ha perdido sus compañeros inmedia- tos (un peón aislado) es generalmente más débil que estando rodeado por sus hermanos en una familia unida. Por la misma razón, todos los peones que han perdido la pasibilidad de adoptar a voluntad un grupo horizontal del tipo d4 - e4 (por ejemplo, peones dobla- dos) pueden ser considerados como débiles.

3º — Hay que ser muy económico y cauteloso con los avances de peones. Debe considerarse que cada movida de peón provoca una irrevocable alte- ración de la posición. Una movida de peón es un compromiso a largo plazo.

de peón provoca una irrevocable alte- ración de la posición. Una movida de peón es un

-9-