Вы находитесь на странице: 1из 18

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE DERECHO

MATERIA: TEORÍA DEL DERECHO

PROFESOR: ISRAEL SANDOVAL JIMÉNEZ

TRABAJO: JÜRGEN HABERMAS.

INTEGRANTES DEL EQUIPO 3:

DELGADO HERNÁNDEZ DIANA LAURA


GARCÍA CRUZ MAGALI CATALINA
GÓMEZ SANTIAGO LUIS WALTER
GONZÁLEZ PEÑA ERIKA JAZMÍN
MANJARREZ ROA MARIO ISRAEL
INTRODUCCIÓN
Jürgen Habermas nació en Alemania en junio de 1929, fue un sociólogo y un filósofo
destacado, gracias a sus aportaciones el derecho, desde Hegel nadie se había
dedicado a ver al derecho de manera filosófica, su teoría también está ligada a
sistemas jurídicos espaciales e históricamente determinados, esto fue gracias a que
perteneció a la segunda generación en la escuela de Frankfurt, de la cual heredó un
fuerte sentido de optimismo y humanidad.

Al romper con las ideas de estudiar al derecho desde una sola perspectiva, dio
paso a encontrar distintos puntos de vista metodológicos para su estudio, a partir
de diversos puntos teóricos encuentra como cubrir las lagunas que han sido un
problema para el sistema normativo, esto se desarrollara mediante el uso del deber
ser y el ser en la Facticidad y validez, además que de ahí deviene la teoría de la
acción comunicativa, teoría del discurso, teoría discursiva, teoría argumentativa
sobre las cuales se retoma las cualidades morales de toda sociedad tanto para la
comunicación como para un acuerdo justo en sociedad.

Historia de la teoría política

La escuela de Frankfurt surgió en 1923, en el seno de la república de Weimar, con


pilares ideológicos de Max Horkheimer y Theodor Wiesengrund Adorno, tras la
muerte de estos y pasada la emigración norteamericana por la segunda guerra
mundial, Habermas represento por completo los ideales que tiene como fundamento
a pesar de su heterogeneidad idealista, la construcción de una teoría analítica y
critica de la sociedad para lograr su superación concurriendo “para la superación
ideológica humana a la filosofía y a las distintas ciencias sociales en un deliberado
propósito interdisciplinario”, en relación con el psicoanálisis y en contradicción con el
dogmatismo positivista-normativista.
Bajo la bandera de la ilustración en la dialéctica los Frankfurtianos exponían sus
ideas. Claro que debido a su facilidad con que se exponían estas en un plano óntico
como progreso aplastante e inversamente proporcional al crecimiento moral de los
pueblos, en apreciación real estética y técnica de las cosas, incluso de las personas
como bienes rentables, al ir en contracorriente a esta tendencia y darle importancia

2
al valor humano olvidado en el pasado, la escuela se vuelve de unas ideas
pesimistas y cínicas hacia la época post-bélica, sin las manifestaciones deseadas
de generar un cambio posible y utópico-marxista, como si fuese algo ajeno a la
realidad, Habermas en esta línea fuerte de la teoría critica de aspectos
multifactoriales y legitimadores, ya no desde una perspectiva negativa como sus
antecesores, sino englobando en aspectos trascendentales como la idea educativa
y la del discurso moral derivando de estructuras racionales, herramientas del
proyecto político, democrático, confrontando intereses en un canal común de
comunicaciones (propaganda) y publicidad otorgando justificación del proceso
socio-político.
La racionalidad manejando en recubrimiento de un proceso comunicativo es la
percepción moderna del Telos en los hombres que se da en búsqueda
individualizada apuntando a ciertos principios de pluralización en un fin común
contraponen al desencanto social de la realidad y su individualización teleológica, u
es esta la matriz ideológica de la que también se lleva a la posición apreciativa
técnica histórica-social de Weber y la epistémica psicológica de Freud, hacen de
Habermas un Frankfurtiano de la vieja escuela tecnificando a los tiempos actuales y
dedicado a su propia rama filosófica en la jurisprudencia y en la socio-política, todos
estos supuestos devendrán en el fundamento racional mismo de otras teorías, como
la del discurso, la discursiva y de la acción comunicativa en un marco jurídico.

FACTICIDAD Y VALIDEZ

Introducción
La consideración que existe con base en la tensión entre “Facticidad” y “Validez” es
una consecuencia necesaria de la filosofía de Habermas, Es necesario recalcar que
aquí la validez no es el significado usual que le dan los juristas, por ejemplo, Kelsen
entendía a la validez como fuerza obligatoria del derecho; Hart hablaba de validez
como una regla que satisface a todos los requisitos de la regla de reconocimiento y
que por lo tanto, es una regla del sistema; Robert Alexy distingue entre el concepto
jurídico de validez, el concepto sociológico de validez y el concepto ético de validez
-ésta coincide con el concepto de validez de Habermas-.

3
Varía considerablemente su percepción entre Derecho y moral, pensaba que,
mientras la moral se encargaba de regular las conexiones de interacciones en
general, el Derecho es un medio organizativo de comunidades jurídicas en
condiciones históricas. En facticidad y validez, Habermas trató de correlacionar
intereses de clases específicas de materias legislativas, pero posteriormente
renunció a este punto de vista.
Finalmente se descubre que el Derecho complementa a la moral porque la deshace
de sus defectos en cuestiones organizativas, motivacionales y cognitivas. Es sobre
todo el aspecto fáctico del Derecho el que aquí juega un papel fundamental para
quitarle peso a todos los problemas determinados por las normas morales.

Desarrollo de facticidad y validez.

La razón práctica:

- Habermas parte con la razón práctica por medio de principios aristotélicos a


priori que fueron acuñados en la época moderna y que todavía prevalece: el
principio de identidad y el principio de no contradicción, el principio de tercero
excluido y el principio de razón suficiente.
En este sentido la razón quedaba dividida en formas culturales, instituciones y
órdenes políticos.

“Según Hegel y Aristóteles, la sociedad como unidad se encuentra centrada en el


estado y compuesta de individuos. Dentro de una sociedad compuesta de individuos
la razón práctica queda inserta dentro de esta mediante la administración
democrática que ella misma se implantaba, junto con la economía capitalista,
disolviendo el poder burocrático del Estado. En cuanto al Estado en un sentido
normativo busca borrar la razón práctica de sus individuos, es decir busca la manera
de que sus individuos sigan las reglas normativas que deben cumplir como los
ciudadanos y evitar una acción práctica proveniente de su razón.”1

1
Vidal Reyes Juan Luis, “El Derecho como la categoría de la mediación social entre facticidad y
validez: Jürgen Habermas”, en Mariátegui, Universidad José Carlos, Revista telemática de la filosofía
del Derecho, Perú (2002), p. 1-6

4
Dentro de los contextos de ética y política, la razón práctica era expresada al igual
que en el derecho natural o racional y la teoría moral, la filosofía de historia y la
teoría de la sociedad.

La razón comunicativa (lenguaje):

- Es así como la razón comunicativa entra por medio de una teoría


comunicativa; la razón comunicativa es una interacción por medio del
lenguaje. Ahora la razón práctica antes constituida por medio de si acción
práctica queda reducida a un campo de interacción y estructura de la razón
comunicativa. Por lo tanto, es como entra la facticidad y la validez que son
pretensiones de la razón comunicativa.

Pretensiones de validez;

- “La teoría del consenso se basa en la conciliación entre la dualidad de las


pretensiones de validez discursivas, una se fundamenta en el entendimiento
del lenguaje y por el cual las personas pueden reflexionar sobre su contenido
y valorar los aspectos morales y justificables del discurso, esta habilidad de
ponderación se le llama presuposición de argumentación”.2

Sobre esto Habermas dice que no hay presuposiciones de la argumentación


fácticamente razonables. Estas son las condiciones de posibilidad del
entendimiento, donde esta facultad se piensa como la tarea ineludible de la
existencia humana.

En general la vida de una sociedad se lleva a cabo de una forma compartida, sin
embargo, hay asuntos o cuestiones en las cuales no es posible que todos los
sujetos que conforman esta sociedad estén de acuerdo, por lo tanto Habermas
afirma que solamente por medio de un diálogo en donde todos sean interlocutores

2 Rojas Amandi, V. La ética discursiva en las teorías del derecho de Habermas y Alexy”, México:
Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2012. Pag.3

5
válidos es posible llegar a un consenso, es decir sólo un consenso con
interlocutores válidos y debidamente argumentado permite decidir si un dilema
moral o una cuestión moral es bueno o no lo es.
De esta manera Habermas afirma que cuando se presentan cuestiones o dilemas
morales y se quiere llegar a un consenso es inmoral la imposición, la manipulación y
la fuerza, entonces lo moral o correcto es llegar a un acuerdo mediante la
racionalidad comunicativa. Para que haya una óptima racionalidad comunicativa
tiene que existir una situación ideal de habla (lenguaje) también utilizando el término
según Habermas de condiciones de simetría, sin esto se afirma que es imposible
llegar a acuerdos.

La facticidad y Validez en tiempo y espacio:


El discurso de argumentación para la facticidad y validez va a depender del tiempo y
del espacio en que se encuentra la comunidad. El lenguaje ayuda a la Facticidad y
Validez del mantenimiento y producción de los órdenes sociales, es decir lograr una
integración de individuos socializados.

Comportamiento de la validez jurídica con:


- La validez social a “(...) las normas jurídicas se determinan por el grado de
imposición, es decir por la aceptación que cabe esperar en el círculo de los
miembros de la comunicación jurídico que se trate”.

- La validez convencional: “(...) de los usos y costumbres, el derecho positivo


establecido o puesto, no se apoya en la facticidad cuasi natural de vida
transmitidas y a las que estamos habituados, sino en la facticidad
artificialmente producida de la amenaza que representan sanciones
jurídicamente definidas cuya imposición puede reclamarse atribuciones”3

La validez del derecho es legítimo y posible que se sustente con la validez


jurídica.

3 Ibid., p. 4

6
Concepción del derecho objetivo:
Habermas habla sobre la facticidad en referencia a la realización efectiva de
preceptos según lo ubicado en su teoría de la acción comunicativa para obtener un
consenso con los perceptores, esto hace que el autor reduzca otros preceptos
inculcados en la validez de la norma, a la cual objetivamente no le atribuye dicha
cualidad, traduce la sistematización del derecho en creación de normas acorde a las
reglamentaciones del sistema comunicativo jurídico.

Derecho y moral:
Debido al manejo concreto que tiene el autor respecto de la moral, considerando su
postura sociológica y la manera en la que ésta da preceptos para acciones de
comunicación, la imbuye en el derecho, creyendo que debe formar parte inmaterial
de éste para que la positivización de sus normas haye fundamento, pero también se
encuentran separadas materialmente debido a la alta tecnificación procedimental a
la cual apunta la creación de normas, no solo eso, también habla sobre la constante
del cambio en las normas morales debido a su falibilidad, su existencia es un fin en
sí, y las normas jurídicas se entienden como medios que busca con
reglamentaciones ese balance entre reglas morales cambiantes pero en acuerdo
con mayoría como lo plantea en su teoría ya citada. También observa distinciones
en la dirección espacial de los distintos ordenamientos, tales como el espacio, la
moral tiene carácter tendiente a la universalidad, y el derecho refiriéndose a
aspectos prácticos y éticos determinados busca organizar y reglamentar patrones
de relación en un espacio determinado por lo cual tiende a formar parte de un
proceso más cerrado al cambio y a la discusión, contrario a la abertura que se
plantea la moral, claro que aun así no niega la existencia de moral en el derecho o
en la formación normativa de éste, debe dar correspondencia con la moral y que
sirva para su fin, el derecho actúa pues como un complemento de la moral.

Génesis del derecho subjetivo:


La búsqueda del derecho subjetivo de Habermas no se da como antes se creía
como una obtención intrínseca en nosotros con la cual le damos cabida al
descubrimiento propio de nuestro proceder jurídico, como si fueran inherentes a la
característica humana, él habla sobre el derecho subjetivo como una búsqueda
intrínseca a la cual si estamos todos implicados pero donde el surgimiento de estos

7
derechos en nuestro ser existe por la toma de conciencia a priori que toma de Kant
como un proceso existente en la civilización humana fragmentado en la acepción
individual que luego se podrá proyectar al entorno público en concientización de las
cualidades de cada uno y en ponderación consensual entre libertades (algo muy
similar a lo que dice Rousseau en el contrato social o a los postulados kantianos)
para generar un derecho subjetivo público, esto exigido según el interés y la
necesidad de la comunidad para la formulación de principios válidos, en este sentido
Habermas le atribuye mayores interconexiones al derecho subjetivo con los
preceptos morales.

Interconexión entre derechos subjetivos y soberanía popular: derivado de la


reflexión anterior, Habermas concibe a los derechos subjetivos como parte
fundamental de las reglamentaciones normativas válidas, debido a su postura de la
acción comunicativa sigue entendiendo la relación de conciliación y entendimiento
que hay en las normas, gracias a direcciones racionales argumentativas que ésta
toma para que los intereses individuales puedan recibir mediación entre sí para
determinar la preponderancia de unos sobre otros, de esta forma idealiza el valor
fáctico a una forma en que obtiene su propia justificación en la conciliación de
intereses y necesidades, de esta manera logra acabar con la tensión existente entre
facticidad y validez, logra idealizar éste aspecto, aunque a su vez esto es un patrón
de debilidad que le es criticado por otros filósofos, por su intento fallido de fusionar
la esfera óntica de la deóntica, por más racional que se puedan plantear argumentos
a la búsqueda de consenso sigue sin ser factible, y por lo tanto ambas esferas (la
del ser y del deber ser) inevitablemente se separan.

Estado de derecho y los derechos fundamentales:

- Sentido normativo del Estado:


Habermas explica en este punto como se da el funcionamiento de un Estado, el cual
cubre sus necesidades y funciones por medio de organismos parlamentarios y el
gobierno y también funciones que ejercen instituciones públicas.

8
- Normativa natural:
Habermas reconoce una normativa natural que va acorde a la vida cotidiana, es
decir, la familia, la escuela, entre otras. Es la relación de los individuos en su forma
natural de socialización.
Críticas de otros autores a la facticidad y validez propuestas por Habermas

La facticidad y validez como ya se ha visto a lo largo de los párrafos anteriores ha


sido una de las propuestas de Habermas con mayor recepción, es por eso que ha
sido objeto de diversas críticas por filósofos y juristas del Derecho.
Estas han atacado cuestiones muy generales de su planteamiento:
Onora O’Neill: Ha cuestionado que la razón comunicativa del autor tiene mucha
divergencia en la razón práctica kantiana.
Ota Weinberger: Ha criticado la razón comunicativa ya que no la puede considerar
racionalidad debido a que los buenos argumentos deben basarse en algo más allá
de la mera persuasión, o la teoría del consenso de Habermas, es decir, los
presupuestos básicos del planteamiento habermasiano.
Otros autores han criticado cuestiones más específicas sobre la facticidad y validez:
William Fortbath: Afirma que la comprensión de Habermas es considerablemente
limitada a la economía.
Bernhard Shlink: Sostiene que la teoría del Derecho de Habermas carece de validez
para ser empleada o aplicada en alguna Corte Constitucional Federal, en este caso
la alemana.

LA TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA


La Teoría de la acción comunicativa es una obra del filósofo y sociólogo alemán J.
Habermas, que aborda la teoría de la acción y su fundamento racional, a partir de
tres pretensiones fundamentales: desarrollar un concepto de racionalidad más allá
de los postulados subjetivistas e individualistas de la filosofía y teoría social
moderna.
Por otra parte, se elaborar una nueva concepción de la sociedad en dos niveles
integrando los paradigmas de sistemas y mundo de la vida, su paradoja le da el
contrapunto idóneo a su idea de la racionalidad orientada al entendimiento de las
personas mediante acuerdos y el modo de integración denominado social en
oposición al sistémico

9
Aunque por otro lado Habermas la reformula de la siguiente manera: “La
racionalización del mundo de la vida hace posible un tipo de integración sistémica
que entra en competencia con el principio de integración que es el entendimiento y
que, bajo determinadas condiciones, puede incluso reobrar, con efectos
desintegradores, sobre el mundo de la vida”. 4
Con lo anterior Habermas intenta demostrar la necesidad creciente de los sistemas
de procurarse un anclaje en el mundo de la vida mediante estructuras normativas.

El mundo de la vida es una concepción similar a la de Parsons y a la de Luhmann,


está constituido por la cultura, la sociedad y la personalidad. La racionalización de
tal mundo implica una creciente diferenciación entre sus tres componentes.

Habermas destaca que el mundo de la vida representa “el horizonte en que los
agentes comunicativos se mueven, proporcionándoles un marco o trasfondo común
de saber a problemático previo a todo disentimiento posible” 5. Desde él los sujetos
buscan el entendimiento, que se comprende como la “obtención de un acuerdo
entre los participantes de una comunicación acerca de validez de una emisión”;
mientras el acuerdo es definido como el “reconocimiento intersubjetivo de la
pretensión de validez que el hablante vincula a ella” 6

Y es que Habermas distingue en la sociedad dos niveles: el sistema y el mundo de


la vida. La preocupación por el mundo de la vida es una extensión de la teoría de la
acción comunicativa que relaciona a Habermas con Herbert Medad y, de manera
principal, con Durkheim (la conciencia colectiva), Husserl, Schutz y Luckmann. La
acción comunicativa sucede siempre en el mundo de la vida.

En el primer aspecto el mundo de la vida, esta representa el punto de vista de los


sujetos que actúan sobre la sociedad, esto a base de tres componentes
estructurales y fundamentales tales como la cultura en donde Habermas define la
cultura como “un acervo de saber en que los participantes en la comunicación se
abastecen de interpretaciones para entenderse sobre algo en el mundo. La
4
Cfr. Jürgen Habermas, Teoría de la acción comunicativa, 1. Racionalidad de la acción y
racionalización social, Madrid, Taurus, 1999, p.437
5
Cfr. Jürgen Habermas, Teoría de la acción comunicativa, 2, op. cit. p. 187.
6
Ibid., p. 171

10
reproducción cultural del mundo de la vida se encarga de que, en su dimensión
semántica, las nuevas situaciones que se presenten queden puestas en relación
con los estados del mundo ya existentes”. 7
El segundo aspecto es La sociedad la cual se caracteriza por darnos a entender lo
que se debe o no se debe hacer, en tanto que las normas constituyan ordenaciones
legítimas, a través de las cuales los participantes en la interacción regulan sus
pertenencias a determinados grupos sociales.
Y el tercer aspecto es la personalidad definido como “el conjunto de competencias
que convierten a un sujeto en capaz de lenguaje y de acción, esto es, en capaz de
tomar parte en procesos de entendimiento. Se distingue de los anteriores en que
aquí se trata de asegurar la novedad con lo ya existente a partir del tiempo
histórico”. 8

Mientras que por otra parte el “sistema” implica una perspectiva externa que
contempla la sociedad "desde la perspectiva del observador, de alguien no
implicado". En el análisis de los sistemas es preciso toma en cuenta la interconexión
de las acciones, así como su significado funcional y su contribución al
mantenimiento del sistema. Cada uno de los principales componentes del mundo de
la vida ya mencionados (la cultura, la sociedad y la personalidad) tienen sus
elementos correspondientes en el sistema. La producción cultural, la integración
social y la formación de la personalidad tiene lugar en el nivel del sistema

El origen y el funcionamiento de los sistemas, trae consigo un proceso de


racionalización que desemboca en nuevas posibilidades de problematización. Es
por ello por lo que el mundo de la vida se vuelve cada vez menos independiente,
debiendo someterse a la clasificación conceptual y compleja que determinan los
sistemas.
“los imperativos de los subsistemas automatizados penetran en el mundo de la vida
e imponen, por vía de monetización y de burocratización, una asimilación de la

7
"La acción educativa desempeña aquí un papel básico", agrega Joan-Carles Mêlich,
citado, Pág. 49. J. Habermas II, Pág. 200.
8
Joan-Carles Mêlich, citado, Pág. 50, destaca en este punto "Cómo los tres procesos de
reproducción simbólica del mundo de la vida están íntimamente relacionados con la educación,
aunque Habermas no lo explicite. ... los tres procesos son educativos. La educación es, desde esta
perspectiva, el conjunto de procesos de reproducción simbólica en sus tres momentos: cultura,
sociedad y personalidad"

11
acción comunicativa a los ámbitos de acción formalmente organizados, y ello aún en
los casos en que el entendimiento sigue siendo funcionalmente necesario como
mecanismo de coordinación de la acción” 9

TEORÍA DEL DISCURSO

Un punto para su teoría es el uso del lenguaje, para eso utiliza el Consenso,
anteriormente mencionado. Para esto el lenguaje debe ser universal, todos los
participantes o interlocutores tengan noción de los conceptos hablados, con ello no
solo se puede elaborar la teoría, sino además se pueden asignar los roles sociales y
como ostentar el derecho.

Habermas para tu teoría comienza por la utilización de un concepto que es la razón,


de esta manera puede sostener la tesis de que las cuestiones prácticas se pueden
decidir de forma racional, Para Kant, la razón teórica se ocupa de conocer cómo son
las cosas en este caso el Estado, y la razón práctica es el conocimiento de la
conducta humana.

Por lo tanto, existe una suposición en que la diferencia más grande entre la lógica
de la argumentación teórica y la práctica no son tan grandes como para dejar a un
lado lo práctico, se puede decidir las cuestiones prácticas-morales mediante razón,
dándose la mejor argumentación. entonces el resultado del discurso práctico llega a
ser resultado de la voluntad racional, es decir un consenso.
En la interacción ordinaria, las pretensiones de validez que se vinculan con cada
acto de habla se aceptan sin conocer realmente el significado, esto puede provocar
problemas, y cuando estos problemas son las pretensiones de verdad o de
corrección se produce el discurso. visto de otra manera, una persona debe dar
razones para fundamentar su información es verdadera, a eso le llama el discurso
teórico, y cuando habla acerca de la realización de una acción o norma y que esta
sea correcta ante el discurso práctica.

Esta teoría tiene la finalidad de la comprensión del Estado de Derecho Democrático,

9
[1] Habermas, Jürgen. “Teoría de la acción comunicativa, II”. Madrid: Taurus Ediciones, 1981, Pp.
572.

12
en la institucionalización de los presupuestos de los procesos de la comunicación
para la formación discursiva de la voluntad popular.
La práctica supone un acercamiento ante las situaciones de la comunicación, con
carácter de interés para obtener un mejor razonamiento para ejercerse en las
institucionalizaciones como competencia no coercitiva pero regulada para el
mejoramiento de los argumentos. Esta praxis sirve en este principio para
fundamentación de normas y decisiones valorativas, de esta forma se asienta el
razonamiento universal donde se aclara el uso del lenguaje, ya mencionado.
En esta teoría, también existe una lógica para la división de poderes del Estado: el
poder ejecutivo, a quien se le impide el poder disponer a voluntad de las razones
normativas del poder legislativo y de la justicia, se manifiestan procesos de control
judicial en donde hay una supervisión para los otros dos poderes por parte del poder
ejecutivo. En donde el discurso a derechos, no estén ligados a decisiones de
producción legislativa, pero aquí se encuentra un problema por que Habermas
expone que hace falta el factor de la argumentación jurídico-profesional, una ley
simple para su mayoría de los casos.

TEORÍA DISCURSIVA

Explica la legitimidad del Derecho con la ayuda de los procedimientos y


presupuestos comunicativos, que dan como resultado de los procesos de inducción
del derecho y la aplicación de este bajo resultados racionales.
esta pretensión de legitimidad en el orden jurídico exige un entendimiento del
pasado para casos que sirvan en el sistema jurídico vigente y no solo eso, deberían
estar fundamentadas racionalmente para una aceptación de la comunidad jurídica.

Por lo tanto, las leyes así como las decisiones que se tomen de forma judicial deben
tener justificación interna y externa para su correcta aplicación y con ello, se le da
legitimidad a la norma.

13
TEORÍA DE LA ARGUMENTACIÓN JURÍDICA

El Derecho, ante todo, es un ejercicio argumentativo, pues su constitución implica la


elaboración de fundamentos, razones y criterios de manera estructurada desde que
se crea hasta su aplicación e interpretación. 10
Habermas es uno de los creadores de los modelos argumentativos en el que aplica
su teoría de la acción comunicativa. Esta teoría se basa en el estudio de las
condiciones y estructuras centrales de la argumentación y en ella el pensamiento de
Habermas adopta una dimensión compleja, pues el objetivo de esta teoría es que se
haga a su vez una teoría de la sociedad donde sea importante una forma de
racionalidad orientada a sugerir explicaciones y justificaciones.
Habermas hace referencia en su obra Facticidad y validez lo importante del lenguaje
en tejido vertebral de la argumentación y el autor sugiere que cada hablante debe
construir sus argumentos pensando en un acto de idealización de la acción
comunicativa para generar una racionalidad más pertinente.
La argumentación toma como base los principios generales del Derecho en la
construcción de sus actos, pues ellos son los principios más generales de ética
social, ética jurídica, axiología jurídica o derecho en general los cuales están
constituidos por criterios que expresan un juicio específico en relación al quehacer o
la conducta humana.
Las corrientes que explican la argumentación jurídica afirman que toda decisión
jurídica de la índole que sea debe venir respaldada por un aparato discursivo, en el
que estén presente el diálogo intersubjetivo y el consenso alcanzado bajo ciertas
reglas de procedimiento. Es decir, los sujetos van a ser interlocutores del diálogo y
partícipes del discurso que debe verificarse previo a toda la decisión jurídica.

Es importante aclarar que argumentar “es una actividad que consiste en dar razones
a favor o en contra de una determinada tesis que se trata de sostener o de refutar”.
11 Por lo tanto en el terreno del Derecho toda decisión jurídica, ya sea en forma de
norma general o particular, debe estar apoyada en razones que en todo caso la
justifiquen, de lo contrario podría tal decisión ser tachada de inválida. Es decir, en el

10
Vid ATIENZA, M., El derecho como argumentación, Ariel, Barcelona, 2007, pp. 11-15.
11
García Amado, J. and Zuluaga Gil, R.. Interpretar y argumentar Nuevas perspectivas para el
derecho. Medellín (Antioquia, Colombia): librería jurídica Sánchez, 2004. p.73.

14
campo normativo jurídico las decisiones ya sean de tipo legislativo o jurisdiccional,
deben venir acompañadas de un discurso argumentativo, en donde se expresan los
razonamientos que validen la decisión respectiva.

En un proceso argumentativo la justificación de una determinada decisión puede


venir respaldada por un discurso meramente persuasivo o bien por un discurso de
convencimiento o debidamente fundamentado. En el campo del Derecho se debe
buscar una decisión que venga respaldada por un discurso de convencimiento, a
través del cual por medios estrictamente racionales se logre la adhesión y el
consenso del argumento válido, lo cual será posible alcanzar invocando los
fundamentos jurídicos que fortalezcan la decisión, es decir, la decisión jurídica
deberá estar debidamente fundamentada en un discurso argumentativo
estrictamente racional, en donde el criterio interpretativo esté basado en las reglas,
principios y valores contenidos en las normas que componen un determinado
ordenamiento jurídico.

CONCLUSIONES
Habermas, fue uno de los más importantes personajes para el pensamiento del
derecho, gran parte de sus teorías ayudaron al entendimiento necesario para
impartir derecho, como lo es el uso del consenso, y que gracias a esto se puede
entender al sistema normativo, tanto de su esfera privada así como de su esfera
pública, es decir abarca de las personas quienes nos gobiernan, como deben de
ser, ya sean los gobernantes o bien con los legisladores y como deben de hacer la
norma a través de nuestras voluntades expresadas mediante ellos.
Como ya hemos visto, sus teorías no son ajenas, todas pertenecen a una sola, la
cual se ve desde los factores importantes para su correcto entendimiento, desde el
punto del derecho, siento algo concreto, en un punto filosófico viendo al derecho
como parte de un orden jurídico concreto del mundo real y por el sociológico, el
llevar a cuestionar las normas mediante el razonamiento del deber ser, y como se
hace válida la norma, todo este conjunto de valores, justicia y morales son los que
conforman el Derecho.

Indudablemente de los puntos más importantes que Habermas planteó fue acerca
de su forma de ver al Estado y al Derecho, dejando una visión completa sobre los

15
poderes fácticos que actúan sobre el Estado para que éste pueda tener validez y ser
legítimo y asimismo tener los funcionamientos acerca de la economía y la
burocracia que nosotros ya conocemos. Así también, debemos tomar en cuenta que
para Habermas hubo múltiples críticas por usar la razón práctica como presupuesto
a su teoría de la acción comunicativa para que de ello se derive una interacción del
lenguaje óptima.
Habermas tuvo conceptos más éticos y sociológicos en sus razonamientos jurídicos,
asimismo su uso de la razón práctica como antes fue mencionado provocó que sus
argumentos cayeran en fundamentos débiles o difusos, según muchos autores que
dieron consideraciones generales sobre la obra “Facticidad y validez”. Pero
asimismo ha de reconocerse que Habermas hace afirmaciones que se pueden
consideran válidas, pero también de mucho trasfondo para algunos críticos de su
autodeterminación normativa, esto es que inspira al Derecho moderno con una idea
de autonomía, considerando a los hombres libres de obedecer las leyes que ellos
mismos se han dado basadas en convicciones comunes o acordadas obtenidas en
la comunicación y en el libre discurso.
Por otro lado, Habermas ve a la sociedad humana constituyéndose a partir de
unidades mínimas de acción, como Mead y Parsons, pero esta acción no es la del
individuo aislado, sino la de individuos en comunicación, los que definen acciones
mínimas y significativas, simbólicamente estructuradas.
Para Jürgen Habermas plantea una teoría para la comunicación, basándose en el
lenguaje y entendimiento del ser. Es una teoría en la que permite identificar grados
de acuerdo, según el reconocimiento intersubjetivo de validez de una emisión
susceptible de crítica. Es una teoría que muestra cómo debe estar estructurada la
comunicación, no solamente para poder alcanzar un mejor convencimiento con
otros, sino para que sepamos convivir como una sociedad justa y civilizada sobre la
que él y sus maestros siempre anhelaron, la teoría de la acción comunicativa es
importante para saber cómo podemos convenir en algo, pero está en nosotros, el
usarla, creo que como reflexión final podríamos afirmar que Habermas tiene una
ideología realista del derecho, solo con algunos matices de iusnaturalismo por la
forma en que concibe una convivencia ideal entre pares, sus ideas tienen un
fundamento en el plano real, aunque es muy complicado poder llevarlas totalmente
a cabo, se siente en al autor un deseo por mejorar su entorno y la sociedad, pero
involucrando ideas no tan factibles a fin de cuentas.

16
Índice

Introducción_______________________________________________________2

Facticidad y Validez ________________________________________________3

Teoría de la acción comunicativa______________________________________9

Teoría del discurso ________________________________________________12

Teoría discursiva__________________________________________________13

Teoría de la argumentación jurídica___________________________________14

Conclusiones_____________________________________________________15

Aparato Crítico____________________________________________________18

17
- Fritz Loos, Gotinga, “Habermas, facticidad y validez”, Zeitschrift fur
internationale Strafrechtsdogmatik: ZIS, Gießen : T. Rotsch Vol. 4, No. 5
(2009).
- García Amado, J. and Zuluaga Gil, R. Interpretar y argumentar Nuevas
́ (Antioquia, Colombia): librería jurídica
perspectivas para el derecho. Medellin
Sánchez (2004).
- Gómez Sánchez, Carlos, “La escuela de Frankfurt: J. Habermas”, en F.
Vallespín, Historia de la teoría política, Madrid, Alianza 1995.
- Jürgen Habermas, “Facticidad y validez: sobre el Derecho y el Estado
democrático”, Editorial Trotta, Madrid España, 5° edición (2010).
- Jürgen Habermas, “Teoría de la acción comunicativa”, I. Racionalidad de la
acción y racionalización social, Madrid, Taurus, 1999.
- Rodríguez. Atienza, M., El derecho como argumentación, Ariel, Barcelona,
2007,
- Rojas Amandi, Víctor, “La ética discursiva en las teorías del derecho de
Habermas y Alexy” México: Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2012.
- Rojas Amandi, Víctor, “Facticidad y Validez, sobre el derecho y el Estado
democrático de derecho en términos de teoría del discurso”, en Revistas
Jurídicas, Número 34. Disponible en: https://revistas-
colaboracion.juridicas.unam.mx/index.php/juridica/article/view/11583
[Consulta: 05/05/2018]
- Sobrevilla David, “La concepción habermasiana del Derecho”, en Lima,
Universidad de San Marcos, Perú, DOXA (2007).
- Vidal Reyes Juan Luis, “El Derecho como la categoría de la mediación social
entre facticidad y validez: Jürgen Habermas”, en Mariátegui, Universidad
José Carlos, Revista telemática de la filosofía del Derecho, Perú (2002),

18