Вы находитесь на странице: 1из 15

COLECCION PERU- PROBLEMA 5 ENSAYOS

Preparada en colaboración con el


INSTITUTO DE ESTUDIOS PERUANOS

Serie dirigida por


JOSE MATOS MAR

jose matos mar


augusto salazar bondy
PE U P LEMA
alberto escobar
jorge bravo bresani
julio cotler

(e) FRANCISCO MONCLOA EDITORES S. A;


Nicolás de Piérola 995 (Plaza San Martín)
Lima-Perú FRANCISCO MONCLOA EDITORES S. A.
Primera edición: primer a segundo millar. Lima, 1968
LA CULTURA DE LA DOMINACION
- 1

Augusto Sala::c;,?' JJondy

En las siguientes pagmas propongo algunos temas


para la discusión y sugiero una interpretación de la cul-
tura y la vida nacionales que puede llamarse filosófica
1
en la medida en que, más que describir hechos, busca
iluminar el conjunto de la existencia peruana y tiene
como objetivo último, por encin1a de las constataciones
y explicaciones empíricas, la crítica racional de una ma-
nera de ser y de actuar. No pretendo, pues, formular
una teoría científica strictu sensu de la sociedad perua-
na, ni una interpretación exclusiva y absoluta. Tampoco
reclamo originalidad en las ideas que expongo: son fruto
de observaciones, lecturas y meditaciones personales que
· se enlazan con enfoques y conceptos surgidos en con-
versaciones y debates con varios estudiosos de la reali-
dad nacional, de los que he aprendido enormemente. Lo
cual no impide advertir que aquí vuelven a aparecer, am-
pliados y rectificados, plantees análogos a los que he
expuesto en diversos trabajos relacionados con el Perú.
Ello da fe de la permanencia básica de ciertas convic-
ciones que .una vez se me impusieron como verdaderas. 1
1
Los trabajós a los· que me refiero son, principal-
mente, La ~ducadÓn peruana en e!. mundo contemporáneo~·
<1959) y otros estudios sobre temas educacionales recogi-
dos en el libro En torno 'a la educación (1965); los ar-
tículos "La quiebra del capitalismo" <1961) e "Imagen del
Perú de hoy" C1962), que enjuician el sistema económico
y social del Perú: y "Las tendencias filosóficas en el Perú"
(1962) e Historia de las ideas en el Perú contemporáneo.
El proceso del pensamiento filosófico (1965), que propo-
nen una· interpretación de la filosofía peruana.
Una primera versión de la tesis principal defendida
en el presente ensayo fue comunicada a la mesa redonda
58 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 59
I. Exo1·dio tenninológico uso de los términos permitido -por la antropología es
Conviene definir de antemano algunos términos prin· cosa que nos interesa ·particularmente, porque, como
cipales empleados en nuestro trabajo, los cuales no dijimos, nuestro propósito es criticar e interpretar, no
siempre tienen un uso uniforme en el lenguaje filosófico, meramente describir, la cultura peruana de hoy.
científico o cotidiano. 2. Entiendo por · 'mistificación' esa peculiar situa-
l. Entiendo la palabra 'cultura' en el sentido neu- ción que. se da cuando se aceptan y oficializan como va-
tral de la antropología, como el nombre de un sistema liosos o reales hechos, personas e instituciones, por ra-
de valores, símbolos y actitudes con que un grupo hu- zones extrañas a su entidad. En este caso lo valioso
mano responde a las solicitaciones y conflictos que pro- o lo verdadero pierde su substancia y es estimado como
vienen del mundo y la existencia. Correlativamente, apli- algo distinto a lo que es.
co el término 'culto' al individuo que ha asimilado, en Intimamente ligado con el concepto anterior está .
mayor o menor medida, dicho sistema y actúa confor- el de inautenticidad. Una manera de ser humana o una··
me a él. Puesta así en relación con el sujeto individual, conducta individual o · colectiva es inauténtica cuando
la cultura señala a la vez el grado de adaptación de éste la acción no corresponde al principio reconocido y va·
a la comunidad y el grado de aceptación y estiinación lidado por el sujeto. Hay en la inautenticidad la con-
de él por la comunidad. ciencia de que ciertos valores o realidades están misti·
El hecho de que la palabra 'culto' y frecuentemente ficados o P.e que lo real o lo valioso no se ha cumplido
también la palabra 'cultura' comunique una valoración y, al mismo tiempo, la aceptación de aquello cuya va-
pone un límite ·a la neutralidad del uso antropológico ciedad o negatividad se reconoce. Una forma muy co-
de ambos términos. Otra limitación es la siguiente: el mún de la inautenticidad es la imitación.
que se pueda hablar de cultura con respecto a cualquier 3. Puede definirse la palabra 'relación', aplicada a
grupo humano y, por ende, de sujetos cultos de todo naciones o países, en términos de intercomunicación en·
tipo, no impide diferenciar las condiciones que -ofrece tre sus pobladores. Diremos que dos países se hallan en
la cultura en cada caso y juzgar el modo y la eficiencia relación mutua o que están relacionados cuando hay
de su función práctica. El elemento de crítica y eva- comunicación regular, de algún tipo, entre sus naciona-
luación que se introduce así es cosa no siempre compa· les; en caso contrario, se dirá que no poseen relaciones
tibie con la neutralidad pura, aunque. no afecte la vali- o que no están relacionados.
dez científica de los asertos que se formulen. Que sea Los dos siguientes términos poseen especial impor-
aceptable este elemento estimativo sin mengua del vasto tancia para nuestro estudio, en lo que toca a las re·
9 laciones entre naciones: 'dependencia' y 'dominación'.
de intelectuales peruanos, convocada en Tacna, en 1966; La relación de· dependencia entre naciones puede
por el Centro de Estudiantes Universitarios Tacneños de definirse en términos de la necesidad que una tiene de
Arequipa. Más tarde fue discutida como ponencia en el la otra para .subsistir o desenvolverse en algún respecto
Instituto de Estudios Peruanos y publicada por éste con el
título de La cultura de la dependencia <1966) . Los fe- importante. Un país B es, según esto, dependiente de
cundos intercambios y precisiones de ideas logrados en esas otro país A si necesita de él para subsistir o desenvol-
oportunidades, así como en el coloquio sobre los mitos en verse, como qued? indicado. Y dos países A y B están
el Perú, . convocado el mismo año por el Instituto de Pro- entre sí en relación de dependencia mutua cuando A
moción Humana, y en conferencias pronunciadas luego
en la Facultad de Educación de San Marcos y en el Cen- depende de B, en uñ respecto, y B de A, en otro. Una
tro de Altos Estudios Militares me han permitido perfec- nación será independiente, en mayor o menor grado, se-
cionar grandemente, en la forma y en el fondo, la con- gún que necesite más o menos de otras. En lo anterior
cepción inicial. está implícito el que puede haber grados . o tipos dife·
60 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DóMINAéiON 61
rentes de dependencia, en función de la mayor o menor Términos opuestos a los de 'alienación', 'alienado' o
necesidad que una nación tiene de otra y de los diversos 'enajenado' son los de 'cumplimiento', 'realización'. y ·ser
respectos en que tal necesidad se da (vg., económica, clh-nplido o realizado'. Como se colige fácilmente, su
política, militar, etc.). de!1nición implica las notas contrarias a las comprendi-
Defino la relación de dominación entre naciones en das en los conceptos mencionados en primer lugar.
términos del poder de decisión sobre la existencia y el 5. _ Defino 'desarrollo', aplicado a una nación, en tér-
desenvolvimiento nacionales. Dos países A y B se hallan minos de la capacidad: a) de usar sus recursos en pro-
en esta relación mutua cuando el uno posee poder de vecho propio, y b) de alcanzar mediante efectivos pro-
decisión respecto a los asuntos del otro. Si dicho poder cesos de cambio los más altos estatutos humanos, según
está en B, se dirá que A es dominado por B y, correla- · los criterios sociales del momento. De acuerdo con esto,
. tivamente, que B es deminante o dominador. El término se dirá que una nación es desarrollada si posee a) y b),
de 'libertad' (y sus afines como 'libre', 'liberación', etc.) y. en la medida en que posea ambas capacidades. Por
se usarán con 'sentido contrario a 'dominado'. Si el oposición, llamaremos subdesarrollada a la nación que
poder de decisión de los asuntos de A no estuviera en no posee o tiene grave defecto de a) y de b). Al lado
otra nación, se dirá que es libre. En el mismo sentido de estos. dos conceptos, conviene definir un tercero,. el
usaremos el término 'soberano'. de nación no-desarrollada, aplicable a aquellos países que
De acuerdo con lo anterior, el grado en que una poseen a), pero no b), como es el caso de ciertos pueblos
nación posee poder de decisión respecto a los asuntos o nacionE:)s de diversas épocas de la historia, desconec-
de otra da la medida de la dominación que ejerce sobre tadas del . resto del mundo coetáneo.
ella; en consecuencia, hay también grados de dominación. En fm, cabe hablar de grados del desarrollo de un
Por otra parte, ya que puede hablarse de un poder de país. Estos .alcances se medirán de acuerdo a las men-
decisión en varios aspectos de la vida de una ·nación cionadas· capacidades, teniendo en cuenta, además, el
(vg., económicos, políticos, militares, etc.), cabe hablar modo como afectan a los varios sectores de la vida co-
de diversos tipos de dominación. Pero si existe un factor lectiva.
o elemento fundamental de. poder, entonces éste deter-
minará la dominación sobre el resto de la vida. ·II. Algunos msgos característicos
4. Defino 'alienación', en cuanto categoría filosófico-
antropológica, como la condición de tui individuo o grupo l. Señalemos, en primer lugar, con respecto a la
humano que ha perdido su ser propio o lo ha degradado población que habita dentro de nuestras actuales fron-
por vivir según modos y formas de existencia inferiores teras políticas a la cual nos referiremos todo el tiempo
o ajenas a su plena realización. Al estar alienado, el ser cuando mencionemos al Perú o los pE:Jruanos, que difí-
'humano se convierte en otro y, en tanto que tal, en un cilmente puede hablarse de la sociedad peruana y la
ser. defectivo, extraño a su esencia. No debe confundirse cÚltura peruana en singular. Existe más bien una multi-
esta categoría con la médica, aunque ella es la fuente plicación de culturas separadas y dispares, con marca-
y la condición de posibilidad de la alteración patológica das diferencias de nivel y de amplitud de difusión, que
del siquismo humano." corresponden a los diversos grupos humanos que con-
viven en el terrÜ;orio nacional. Piénsese a este propósito,
" Es evidente que convendría definir también 'ser por ejemplo, en las comunidades hispanohablantes, en
propio', 'esencia', 'ser defectivo' y otros términos filosó- las comunidades quechuahablantes y en las comunidades
ficos. Puesto que no cabe entrar aqui en este análisis,
asumimos como dado un uso filosófico-antropológico . su- de otras lenguas opuestas por la tradición del lenguaje,
ficientemente general. ·en el modo de pensar y sentir; en la accidentalidad cos-
62 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 63

teña, la indianidad serrana y el regionalismo selvático; linarias. En el conjunto, la sociedad y la cultura carecen
en el indio, el blanco, el cholo, el negro, el asiático y pues de una norma fundamental, de un principio integra-
el europeo, -como grupos contrastados· y en mucho recí- dor gracias al cual los particularismos se resuelvan po-
. procamente excluyentes; en el hombre del campo y el tenciándose hacia la unidad. Hibridismo y desintegración
holl.J.bre urbano; el primitivo de la selva o el rústico de son, así, otros dos rasgos de nuestra personalidad cul-
las más apartadas zonas del país y el refinado intelectual tural.
de Lima, a los cuales se vienen a agregar, como otros 3. Quiero llamar la atención ahora sobre un grupo de
tantos sectores diferenciados, el artesano, el proletario, caracteres, a mi juicio, notorios y muy importantes. Si
el pequeño burgués, el profesional y el rentista de clase asumimos la pluralidad y la desintegración de nuestra
media, el campesino, el latifundista provinciano y el cultura no es difícil reconocerlos, aunque resulte penoso
industrial moderno, para no hablar de las diferencias aceptarlos. Pienso en 13: mistificación de los valores, la
religiosas y politicas que, entrecruzándose con las ante- inautenticidad y el sentido imitativo de las actitudes, la·
riores, contribuyen a la polarización de la colectividad superficialidad de las ideas y la improvisación de los
nacional. Este pluralismo cultural, que en un esfuerzo propósitos. Como vimos, hay mistificación cuando se
de simplificación algunos buscan reducir a una duali- aceptan y oficializan verdaderas o valiosas instancias
dad, es pues un rasgo característico de nuestra vida · que no corresponden en la realidad a los modelos pos-
actual. · tulados o que han perdido su eficacia o su sentido. Un
2. Los grupos diversos, sin articular sus esfuerzos y caso ejemplar de mistificación en el Perú es el de las
sus creaciones en un proyecto .común de existencia, ac- creencias .católicas, especialmente en las comunidades
túan no obstante unos sobre otros. De resultas de esta campesinas de la sierra. Es bien sabido que los llamados
interacción, la cultura de unos es afectada por la de indígenas piensan y actúan de modo muy distinto al
\ otros, pero siempre parcial y episódicamente o de modo prescrito por el credo oficial católico y que, incluso como
cinorgánico, es decir, sin un marco de referencia común practicantes religiosos, tienen motivaciones y metas di-
'y sin que, por tanto, se constituya una unidad cultural ferentes a los católicos que podemos llamar regulares.
nacional bien entregada. No es sólo pi.:q.toresco sino muy Entre los pobladores de otras regiones, aún de ciudades
significativo el que las mujeres elegantes de Lima y evolucionadas como Lima, no son tampoco raros los
otras ciudades usen hoy poncho y bailen huaino, mien- fenómenos aberrantes, como ocurre con ocasión de fes-
tras las de los víllorrios perdidos, iristruidas por los tividades en honor de determinadas imágenes o santos
radios transistorizados, adopten las últimas modas cos- patrones. De alli que pueda decirse sin exagerar que en
mopolitas y bailen twist, pues tanto unas como otra"s no la inmensa mayoría de los peruanos los valores católicos
se reconocen en un ideal colectivo común. El camionero, están alterados o han perdido su substancia original.
poseedor de una cultura hibrida y dislocada, aporta a Otro caso digno de mención es el del capitalismo:
los pueblos retazos de ideas, valores y formas de acción en cuanto sistema impuesto funciona en el Perú en
cuya significación cardinal desconoce, así como en el forma anómala, produciendo efectos contrarios a los que
cuartel el conscripto, al mismo tiempo que reconoce la se observan en aquellos países en los cuales se originó
bandera, aprende precariamente a leer y ·escribir un es- y que hoy dia so.n potencias industriales. 3 Sin embargo,
pañol que luego, en pocos meses, pierde, mientras, a su aquí es oficialmente sancionado como el régimen natu-
turno, el oficial pasa por la provincia remota sin enten-
3 como lo reconocen los propios teóricos marxistas,
der a sus gentes, despreciándolas o guardando sus dis-
tancias, aunque él .y su familia asimilen algunos usos hay una justüicación histórica del capitalismo en los P8;Í-
ses · occidentales, que es cosa distinta de su postulacion
locales, giros del lenguaje o técnicas terapéuticas y cu- como ·sistema universal.
- !
64 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 65

ral, umco posible e indiscutiblemente beneficioso para ra y el arte, en las ciudades avanzadas y en las comu-
nuestro país. Los valores y las realidades del capitalismo nidades incipientes, en la legislación y en la moral, en
en el Perú son por consiguiente valores y realidades ·el lenguaje y en la imaginación colectiva, en el modo
mistificadas. Lo mismo ocurre' con principios como los de vivir y en el modo de tratar a los muertos y a la
de la democracia, los de la ciencia e, inclusive, los de muerte, estudio que daría una cifra muy significativa
la naturaleza, como cualquier observador de la política, de nuestra personalidad cultural.
la universidad y la geografía peruanas puede fácilmente La superficialidad de las ideas y la in1provisación
:verificar. . _ de lospropósitos completan la figura que estamos dibu-
Orientadas por conceptos y valores mistificados, las jando. Ellas -son norma en el Perú por falta de arraigo
·actitudes sucumben en la inautenticidad. Reconocer un en una larga y sólida tradición nacional, por defecto
imperativo de acciÓn y propiciar o ejecutar otra con- de . vertebración, por el entrecruzamiento de influencias
ducta; buscar un objeto y pretender realizar otro, son fugaces y dispares, por la urgencia o el azar de vivir a
íormas típicas de la acción inauténtica generalizadas en la vez en varios círculos o planos de existencia. En el
nuestras instituciones públicas y privadas, en· los hábitos Perú el alfabeto lo- es apenas, el cientifico, el militar o
y usos regionales y locales, así como en el comportamien- el abogado no resisten la crítica, el artesano ignora su
to de las clases medias, altas y proletarias. Dentro de oficio tanto como el escritor el suyo, mientras que el polí-
este esquema caen otras formas de acción que no es tico improvisa soluciones por defecto y no por método
difícil encontrar a nuestro alrededor: por ejemplo, se o por necesidad de la realidad con que trabaja, y del
encomian los productos fabricadós en el país pero se mismo modo, defectuoso e incipiente, actúan el médico,
prefieren los extranjeros en el momento de decidir una el profesor o ~1 sacerdote.
compra; se defienden las escuelas y planteles oficiales, De todo lo anterior resulta que el grado de confia-
pero se opta por los privados; se declara la majestad de bilidad es míriimo en las relacione¡;; hunianas y la duda
la ley, pero se dan leyes sólo para satisfacer intereses i" el recelo. se imponen entre nosotros como actitud
personales y de grupo o se las viola sin escrúpulos. No generalizada, lo cual es otro poderoso factor de dislo-
puede dejarse de mencionar aquí la frecuencia, la casi camiento social y cultural que debe ser tenido en cuenta
normalidad de la mentira y de la promesa en falso, pues al juzgar a los peruanos. ·
ilustra perfectamente la vigencia de la apariencia que 4. Los factores enumerados explican la aceptación
es típica de la conducta que describimos. Estos son tan extendida de representaciones ilusorias de nuestro
algunos de tantos casos de inautenticidad en nuestra propio ser, de mitos enmascaradores, para emplear la
vida nacional. expresión-de Jorge Bravo Bresani, que ocultan la reali-
Con ella se ligan también los múltiples fenómenos dad al tiempo que tranquilizan la conciencia de sí nacio-
imitativos que marcan con el sello del artificio la exis- nal. Hay, por ejemplo, un mito de la naturaleza peruana,
tencia pública y privada de todas las capas sociales. En- según el cual ésta es inmensamente rica y abundante,
tre éstos, por su amplitud, su complejidad y su directa cuando en verdad nuestra geografía es una de las más
· vinculación con modos de actuar que todos reconocen ásperas y difíciles del globo. Hay un mito de la grandeza
_como peruanos, la huachafería es quizá el más repre- pasada, que mistifica la idea del Perú y aparta al pobla-
sentativo de la inautenticidad y del carácter imitativo dor d.e-·las- empresas inmediatas, modestas y prosaicas,
_de nuestra conducta. En efecto; puede hacerse un es- pero indispensables para el progreso y la liberación del
tudio de la penetración de lo que cabe llamar el espíritu país. Hay un mito de la república, del orden democrático
huachafo en las instituciones del Estado y los partidos y constitucional, que adormece las rebeldías y quiere
políticos, en el periodismo, en el deporte, en la literatu- ignorar la existencia efectiva de varios regimenes legales,
66 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 67
. \
de varios órdenes de derechos y obligaciones, fundados ¡ clase termina resultando extraño, excesivo, como so-
en intereses dispares de individuos y grupos particulares. brante, en el país y tiene que emigrar tarde o temprano,
Y hay un mito de la hispanidad, otro de la indianidad, · . si no renuncia a su vocación. Divorciarse de los miem-
otro de la occidentalidad o latinidad del Perú, así como bros del grupo, extrañarse de la sociedad parece ser
hay un mito de nuestra catolicidad (opuesta a temidas entonces la condición indispensable de la elevación del
desviaciones doctrinarias o a la incredulidad perniciosa nivel de la actividad intelectual y del logro de la auten-
de otras naciones) y de nuestra "espiritualidad" (con- ticidad en el pensamiento y la acción, lo cual quiere
traria al supuesto "materialismo" de pueblos cuya cul- decir que, dentro de nuestra sociedad· y según los patro-
tura casi siempre ignoramos y cuya. fortaleza envidiamos nes de nuestra cultura, no pueden alcanzarse tales rea-
y recelamos). Por la vigencia de tales mitos, que mistifi- lizaciones.
can la realidad del país, los peruanos, en cuanto tienen
una· conciencia positiva de· sí, viven de espaldas a su III. La alienación pemana
mundo efectivo, adormecidos por la ilusión ds un ser
normal o valioso y por la satisfacción de apetitos efí- l. Vemos que existe un grupo de peruanos que nó
meros y excluyentes. pueden o sienten que no pueden vivir plenamente sino
5. Quien juzgue extremas mis afirmaciones medite fuera de su nación. Es el fenómeno bien conocido de
sobre la coincidencia en la intención y en el sentido la distancia que separa -física y espiritualmente-, del
de frases con que escritores muy diversos han descrito país a los intelectuales, a los profesionales distinguidos,
la situación peruana. Llamo también su atención sobre a los hombres que disponen de considerables recursos
nuestra afición por ciertos slogans encubridores y sobre económicos, fenómeno que tiene un hondo significado
un hecho especialmente significativo, la frustración del antropológico, el de· la alienación de un sector de la
especialista, al que me referiré luego. Por ejemplo, para comunidad nacional. Pero este sector no es, desgracia-
Manuel Lorenzo Vidaurre, en el Perú no se puede usar damente, el único alienado. En formas diversas, las
la palabra 'imposible'; Mariano H. Cornejo decía que clases medias, los grupos que forman la mayoría de la
entre nosotros lo único permanente es lo provisional; población urbana, los pequeños burgueses y los obreros
Julio Chiriboga daba este consejo irónico: "Si tiene un calíficados sufren de alienación por la mistíficación y la
enemigo, apliquele la ley", y Víctor Li Carrillo observaba inautenticidad. Ellos son, en efecto, los grandes consu-
alguna vez que lo '1.Í.nico vigente en el Perú es lo clandes- midores de mitos, los grandes engañados con las ilusio-
tino. De otro lado está la aceptación común y la difusión nes sobre el país y sobre su propia existencia; los deno-
oficial de alegorías como la del mendigo sentado en un dados defensores de lo "genuinamente peruano", de la
banco de oro y de exclamaciones como "¡Vale un Perú!", "tradición", del "criollismo", es decir, de todas las for-
que divorcian de la realidad al habitante peruano al mas de la vida vacía de substancia. Ignoran lo que son
darle una imagen ilusoria del pa~s. Y la frustración a y no tienen conciencia de lo que pueden ser, sufren la
que aludí es ésta: difícilmente puede nadie dedicarse alienación de su verdadera posibilidad de ser como un
plenamente en el Perú a un quehacer o a una actividád, pueblo creador, vigoroso, libre. En tercer lugar está la
como la de artista, médico, obrero especializado o- cien- masa del bajo proletariado urbano, del campesinado sier-
tífico, no sólo porque el sistema de la vida en torno vo, de todos los grupos discriminados y deprimidos, que
lo obliga a desempeñar varias funciones én perjuicio de sufren la alienación más radical y penosa, la exclusión
la autenticidad de cada una, sino, además, porque corre de los niveles básicos de la humanidad y la privación de
el riesgo de apartarse del resto de la comunidad. Un la libre determinación de sus propias individualidades o
artista, un científico, un técnico o un obrero de primera de la conciencia de su valor como personas.
68 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 69

2. Unos porque lo rechazan, otros porque lo ignoran vidad y del sentido imitativo que prevalecen en la cul-
y otros porque no tienen la más mínima posibilidad de tura peruana.
alcanzarlo, todos estos sectores y grupos se hallan alie- El recurso al arte popular, a las producciones del
nados con respecto al ser nacional, que es su propia criollismo, a las instituciones locales, cuando no se trate
entidad. Semejante suma de alienaciones no puede dar de juzgar potencialidades con vistas al futuro, que no
sino un ser enajenado total: he allí la fuente de la alie- es aqui el asunto en discusión, significa en verdad rele-
nación peruana. gar la originalidad y la fuerza creadora del país a sec-
Así, sin postular ninguna entidad abstracta, supra- tores limitados y poco resonantes de la cultura, juzgada
empírica, podemos hablar de la alienación peruana para en térmi1'10S modernos. Significa conceder, expresa o tá-
significar esta condición propia de la comunidad humana citamente, que la invención en la ciencia, el ·arte, la lite-
que vive dentro de nuestras fronteras. Es una comunidad ratura, la técnica, la industria, la· política, la economia
separada de su realidad y de sus propias posibilidades y la religión nos están vedados o no pertenecen a nues-
de cumplimiento y plenitud. No vive afirmando, inven- tras preocupaciones espirituales. Lo cual coincide signi·
tando y perfeccionando una cultura propia, en la cual ficativamente con nuestra condición de hombres que
se em·aícen formas cada vez más altas de humanidad, viven rodeados de productos ideológicos y materiales,
sino ignorando y enmascarando su verdad, menosprecian- valores e instrumentos que no han producido y no pue-
do inevitablemente esas realizaciones precarias de sí den menos de emplear, pues la existencia moderna se
mismas que se descubren como tales o, en fin, soportando les impone como exigencia ineludible a riesgo de pe-
el despojo y la exclusión de los bienes más elementales recer. Al reto del siglo XX respondemos, pues, imita-
de la vida. tivamente, sin originalidad, sin vigor, sin nervio, como
Decir que el peruano es un ser alienado equivale a menores de edad del mundo contemporáneo, una minoría
decir que piensa, siente, actúa de acuerdo' a normas, de edad que refrendan, no sé si a sabiendas, quienes
patrones y valores que le son ajenos o que carecen de nos ponen delante de los ojos las bellezas y variedades
la substancia histórica de la cual dependen· su plenitud del folklore, las peculiaridades del genio criollo, el legado
y su prosperidad como pueblo, cuando no se halla casi de una tradición india o española, o quienes nos recuer-
en el nivel de un pensar, un sentir y un actuar comple- dan, como un hecho decisivo, la supuesta juventud del
tamente controlado por otros, es decir, cuando no está país, olvidando los muchos sintomas de cansancio y de
prácticamente cosificado, convertido en algo que se uti- esclerosis que él presenta.
liza y se maneja sin tener en cuenta sus fines intrínsecos, 2. Con todo lo anterior se hacen patentes los defectos
como ocurre con el hombre esclavizado. de una cultura nacional, que no es un conjunto orgánico,
capaz de producir, en el nivel de la alta cultura de nuestro
IV. Objeciones a nuestro planteamiento tiempo, la ciencia, la técnica, el arte, las ideas y las creen-
cias susceptibles de darle al país una significación mun-
l. Se podría replicar a esto que en el arte popular, dial. En algunos casos, sin embargo, se objeta este propó-
en el criollismo,. en las viejas instituciones campesinas sito y se acaricia la idea de una cultura distinta, con valo-
hay fenómenos de cultura que no se pueden clasificar de res y principios ajenos al mundo de hoy, impregnado de
ácuerdo a los criterios expuestos. No soy ajeno a la - ciencia y de técnica. Intervienen en esto vagas influencias
simpatía y a la estimación por estos fenómenos, pero orientales, mezcladas con inflamadas especulaciones so-
creo que el recurrir a ellos, en lugar de refutar la validez bre el alma americana. Su resultado final es un pensa-
de mis afirmaciones, más bien las prueba. Además, nos miento ciego o retrógrado que llevaría a nuestro país más
revela otros aspectos negativos de la ausencia de creati- rápida y fl:j.cilmente a una pérdida total de substancia.
LA CULTURA DE LA DOMINACION 71
70 AUGUSTO SALAZAR BONDY
¡-
En nuestro tiempo, ningún camino aceptable para una de natalidad y de mortalidad; insuficiente producto na-
cultura puede alejar de las realizaciones y del espíritu de cional y baja tasa de crecimiento económico, predominio
la civilización cuya base es la racionalidad aportada por d~ las actividades extractivas y parasitarias sobre las in-
el Occidente, pues ella garantiza la comprensión rigurosa dustriales, vasta desocupación disfrazada y bajos niveles
deJ mundo y el control de las fuerzas reales. técnicos y administrativos.
La ausencia de la cultura capaz de darnos unidad y El subdesarrollo peruano es un hecho evidente, que
poder es sentida vivamente en nuestro país. Por eso es no puede ser ocultado ni paliado con meras frases, como
que una y otra vez se hán propuesto ·modelos, ideales o se pretende hacer cuando se usan expresiones como "país
representaciones del ser nacional, que son otros tantos en vías de desarrollo", que se .ha propuesto últimamente
ensayos de ofrecerle al alma colectiva el contenido unita- para calificar a naciones como la nuestra. Ahora bien, la
rio, la integración. y la potencia que le faltan. El indigenis- situación que hemos descrito suele presentarse en con-
mo, el hispanismo, el criollismo, el cholismo, él naciona- junción con el tipo de cultura semejante al de la peruana.
lismo geográfico, el occidentalismo y otras corrientes y De hecho hay una cierta cultura del subdesarrollo que se
doctrinas similares son propuestas para lleñar espiritual- da la mano con la alienación del ser nacional, cultura que
mente una realidad que se sabe vacía y para unificar una . es común a los países gel Tercer Mundo. La personalidad
comunidad que se siente dividida. Ahor·a bien, en lo esen- histórica .del Perú coincide así con la de estas naciones,
cial son todos, a mi juicio, intentos fallidos de constitu- con los países llamados de segunda zona o países prole-
ción de la nacionalidad y de la· cultura, en la medida en tarios, que viven una existencia marginal al lado de las
que ignoran justamente las causas de la situación en que grandes potencias industriales,
vivimos. Prescriben paliativos o proponen modelos que Acabo de aludir a una circunstancia que no debe ser
hoy día no pueden menos que perennizar la división o el olvidada. Hay una relación entre países .incluida en el
estancamiento de nuestra comunidad. · concepto· de subdesarrollo; si se analiza, esta relación se
hace patente que no es la falta de desarrollo como tal la
V. El diagnóstico de nuest1·o mal última causa del fenómeno, sino que el subdesarrollo es
efecto de una situación más honda y decisiva, a saber, la
dependencia entre naciones y las relaciones de domina-
l. ¿Cuál es, pues, la verdadera causa de nuestro mal?
¿Cómo se ha producido esta situación nacional? ¿Qué es
¡' ción. 1¿.- : ·1~;-~

lo que tiene hasta hoy despotenciada y dividida a nuestra Pues bien, el caso de países como el nuestro no es el
cultura? Sin olvidar el problema implícito en el hablar de de los países que pueden ser llamados nó desarrollados,
nosotros o nuestra cultura (que, obviamente, no debe en- por no poseer un nivel de vida comparable al de las na-
tenderse en el sentido de una unidad espiritual o de una ciones _más avanzadas, si bien están separados de todo el
comunidad integrada), teniéndolo presente todo el tiem- resto, pues éstos tienen en sus manos la disposición de
po, cabe señalar el subdesarrollo como causa fundamen- los recursos de su territorio. Nuestro caso es el de un
tal y descartar la acéión determinante de la raza la tra- país que depende de otros, que necesita de ellos para
dición, la lengua o la religión. Hemos visto ya q~e 'sub- vivir y desenvolverse. Pero no sólo eso. Su dependencia
desarrollo' puede entenderse como el estado de un país no es simple sino que está acompañada de dominación.
que no acierta a alcanzar los más altus niveles de vida He aqui lo típico del subdesarrollo, la dominación del
Y que es incapaz de usar en su provecho los recursos país por otra nación, lo cual significa, de acuerdo a las
existentes en su territorio. Socioeconómicamente esto definiciones que :Pernos propuesto al comenzar, que en
significa: bajos niveles de salubridad, habitación, vestido· última instancia el poder de decisión sobre los asuntos
Y educación; grandes masas pauperizadas con alto índice concernientes al país, por ejemplo el uso de sus recursos
72 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 73
estratégicos, no se encuentra en él sino en otro país, en el Cuando decíamos que los ideales de acción naciona1
dominante. La estrechez ·de la actividad espiritual, los ba- del tipo del indigenismo, el hispanismo, el cholismo o el
jos niveles de vida y los magros resultados del proceso occidentalismo eran incapaces de producir su efecto, par-
económico no son indiferentes a este control extraño en tíamos de la convicción de que no por definirnos como
la medida en que se ejerce sobre el conjunto del país. indios, españoles, cholos u occidentales y por obrar según
Es mi firme convicción que nuestra situación es re- patrones indígenas, españoles, cholos u occidentales, al-
sultado de la implantación de sistemas de poder, de rela- canzaremoR la realización de nuestro ser y la libertad de
ciones internacionales de dependencia que conllevan la nuestro actuar, porque el origen y el fundamento de nues-
sujeción de la vida nacional a otros países o grupos na- tra condición negativa, la dependencia con dominación,
cionales. La comunidad, los grupos de pobladores que quedarían en ese caso intocados y se agravarían más bien
habitan dentro de nuestras fronteras, ellos mismos en- los factores de división y estancamiento. Hemos sido un
frentados y subordinados unos a otros, están en conjunto grupo humano o una conjunción de grupos dominados,
controlados por fuerzas extrañas, como les ocurre a otras primero por el poder español, luego por Inglaterra, ahora
naciones y, en buena cuenta, a todas las del Tercer Mun- por los Estados Unidos. Esto tiene efectos decisivos en
do, que por efecto de esta sujeción, han sido desterradas nuestra condición. Por eso el único diagnóstico certero
de la lLTridad y la fecundidad de la cultura. No se trata de _esta condición es el que resalta dichos lazos de domi-
sin embargo, primariamente, de una sujeción cultural y nación y pone en relación con ellos el subdesarrollo y la
tampoco originariamente militar, política o social. La alienación. ·
dominación en estos sectores resulta, a mi juicio, deriva- 3. Nuestra personalidad como país, nuestra sociedad
da; la primaria y fundamental es la económica, o sea, la Y nuestra 'historia están marcados por la dominación. Así
domi.11ación de los recursos y los medios de producción. como se habla de una cultura de la pobreza o una cultura
El reverso económico y social de esta condición de de la prosperidad, así es preciso tipificar el conjunto de
domh!ado en que se encuentra el Perú es pues el subde- valores, actitudes y estructuras de comportamiento de
sarrollo, la falta de desenvolvimiento y aprovechamiento los países como el nuestro mediante el concepto de cul-
de nuestros recursos capaz de fundar el estatuto humano tm·a de la dominación. Lo propio y característico del caso
de toda la población. Es efecto y no causa. Los lazos de peruano no son determinadas realizaciones originales,
dependencia y de dominación desempeñan el papel fun- que precisamente están neutralizadas hasta hoy por la
damental porque condicionan la imposibilidad de dispo- condición que padecemos, sino el grado, alcance y pecu-
ner de nuestra naturaleza para superar las limitaciones liaridades de nuestra sujeción a los países que controlan
de la educación, la sanidad, la libertad social en el país, el proceso mundial. Tenemos la personalidad que r¡.os
de donde se deriva la imposibilidad de alcanzar los pla- imprime el mal que padécemos, una personalidad hecha
nos más altos de la actividad creadora, científica, artísti- de imitaciones y carencias, y no tendremos otra, la nues-
ca, industrial, etc. Y esto es cierto no sólo para tm sector tra propia, como manifestación de un ser cumplido y
reducido y por ende alienado, sino, como hemos visto, libre, hasta que no cancelemos nuestra situación. Nuestra
para la población en conjunto, con cada uno de sus di- cultura es, pues, una cultUra de la dominación.
versos sectores. Lo que aquí existe en lugar de una socie- Tal como lo usamos·aquí, el concepto de cultura debe
dad -integrada es tm sistema de obstáculos y factores ser puesto en estrecha relación con el de orden institu-
inerciales, en gran parte remanentes de las estructuras cional y sistema de organización y empleo del poder, lo
tradicionales desarticuladas, que conspiran contra el de- que es, en esencia, el Estado. No puede haber una cultura
senvolvimiento del país pero facilitan la labor de pene- tipificada por la dominación sin que toda la estructura
tración y sujeción de los poderes extranjeros. de· la sociedad resulte comprometida. El Estado y los
/

74 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 75

sistemas econormcos y sociales de poder están en este internacional. Aducen cada cifra favorable de crecimiento
caso conformados de tal modo que coadyuvan a la do- cada estadistica parcial de producción, cada nuevo ele:
minación y la aseguran. En verdad son a la vez ef~cto Y mento de civilización y de técnica introducido en nues-
causa de ella. Rastreando sus orígenes y sus medios de tro país, como prueba de que la nación va hacia adelante.
defensa no es difícil encontrar como motivación Y como No se detienen, por cierto, a deteríninar el peso relativo
idea di;ectriz de su constitución y su mantenimiento in- de las grandes masas pauperizadas, a contemplar el país
tereses ligados directa e indirectamente con ~qu~l~as ins: en total, en contraste con las demás naciones del globo.
tancias favorecidas por el status de la dormnacwn. As1 Si lo hicieran, cambiaría completamente el sentido de los
como hay una enajenación por las ideas y por los valores números en que apoyan su optimismo, porque la situa-
vígentes en los países dominados, así tam~ién 1~ a~ena­ ción, no sólo ·aqui y ahora, sino en todas partes y desde
ción pasa por el Estado. El hombre del pars esta aliena- hace tiempo se agrava cada vez más para los países del
do del Estado, porque el Estado se ha hecho extraño a él Tercer Mundo.
_y se ha convertido en instrumento de su sujeción. Ha" El subdesarrollo es un concepto correlativo del de
blar, por tanto, de la cultura de la dominación es ha~lar dominación, de tal manera que puede decirse que los
no sólo de las ideas, las actitudes y los valores que onen- países dominadores segregan subdesarrollo, ya que po-
tan la vída de los pueblos sino también de los sistemas nen inevítablemente en es~a condición a las naciones que
que encuadran su vída y no la dejan expandirse Y dar tienen dominadas. Pero no es éste uri concepto estático,
frutos cabales. sino dinámico; implica aumentos y disminuciones. En la
Este punto de vísta se precisa y se afirma cuando se realidad, dentro de un sistema constante, ocurre de he-
descubre la existencia de aspectos y factores claves de cho un empeoramiento gradual y permanente de la si-
dominación, de los cuales se siguen efectos de control tuación de los países dominados con respecto a los do-
que cubren de modo más o menos acelerado y uniforme minantes y un aumento acelerado de la sujeción y la
el conjunto de la vída nacional. Ahora bien, la d~penden­ dominación. No sólo sociólogos, economistas y teóricos de
cia económica es fundamental; una vez produClda, ase- la política, sino también psicólogos y biólogos han apun-
gura el control de toda la sociedad y termina afectando tado con alarma el hecho de que el agrandamiento ince-
por entero los modos y manifestaciones de la cultura Y sante de la distancia entre los países desarrollados y los
la vida. subdesarrollados está produciendo una separación mar-
cada de dos grupos humanos, la cual implica la aparición
VI. El ?'esto de la historia contempo1·ánea a corto plazo de una verdadera diferenciación antropoló-
gica. Esta brecha que se abre entre los pueblos y las cul-
1. Si queremos ser veraces con nosotros mismos nos turas de ambos grupos de países causa un grave perjui-
es preciso reconocernos como dependientes Y domina~os, cio a las naciones del Tercer Mundo. En efecto, a cada
poner al descubierto el sistema de nuestra dependenCla Y nivel de progreso y en cada estación de desarrollo, los
de nuestra dominación y proceder sobre la b~se de esta países industriales hacen avances y acumulan energías
premisa real. que les permiten alcanzar nuevas metas colectivas en una
Ahora bien, hay quienes tienen conciencia de todo cantidad y en un grado muy superiores a los que pueden
esto y creen sin embargo en la posibilidad de una_ pros- lograr los países subdesarrollados. Unos crecen en una
peridad nacional dentro del cuadro actual. Son apostoles proporción que podemos comparar a la geométrica, mien-
del progreso en términos del capitalismo y del ré~en tras los otros o no avanzan o lo hacen sólo en proporción
republicano tradicional, en lo interno, y del panamenca- aritmética. Lo cual quiere decir que las riquezas, los co-
nismo y los pactos continentales indiscriminados en lo nocimientos, los vehículos de cambio y los vehículos de
76 AUGUSTO SALAZAR BONDY
LA CULTURA DE LA DOWN~CION 77
poder acumulados son enormemente superiore,s en los ·
primeros y que, además, determinan un auménto cada que hemos usado antes, lo.eual no debe extrañarnos, por-
vez mayor de bienes y realizaciones en beneficio de sus que de realización y alienación se trata en el fondo. La
pueblos. Si sólo pensamos en la ciencia y la técnica se polémica de las naciones de hoy, como siempre en la his-
hará claro que en las grandes potencias actuales se con- toria, se conecta en su base con la definición del hombre
centra cada vez más la novedad del conocimiento huma- Y con el' logro o la frustración de su ser. La historia de
no -de esto son sólo casos notorios, pero no únicos, los nuestros días revela la vigencia de una suerte de ley his-
secretos atómicos y astronáuticos- con exclusión de los tórica de acumulación de potencia y de expansión de la
demás países, y que tales medios de conocimiento se humanidad en los países desarrollados, frente a la cons-
reproducen aceleradamente y se convierten en factores tante depre~ión del ser de los países pobres.
de ampliación de riqueza y poder. En este banquete de . Esta ley, como todas las históricas, tiene vigencia
la prosperidad y del poderío están ausentes los países del rmentras las fuerzas naturales y sociales no sean reorien-
Tercer Mundo y se les mantendrá siempre ausentes, pese tadas por decisiones radicales de la humanidad, por deci-
a las declaraciones líricas en contrario. Sólo quien no siones revolucionarias'. En la segunda mitad del sialo XX
entienda así estas declaraciones pensará que el progreso el reto histórico dirigido a los países dominado; es 1~
se expande oportuna y adecuadamente y que la riqueza revolución internacional, la subversión del orden vigente
tiende a repartirse, y aludirá a las campañas de difusión de la dependencia y la dominación. La revolución de las
de la ciencia y a los programas de crédito auspiciados naciones del·Tercer Mundo, que no debe confundirse con
por las grandes naciones. Mas como, al mismo tiempo, el proceso que lleva a la obtención de la independencia
dichos países, a través de sus medios de control inter- política, muchas veces forma disfrazada de su sujeción a
nacional, sustraen de los países pobres un producto igual pot~ncias extrañas, es la puesta en marcha de un proceso
o mayor al que le transfieren por dichos programas, y radical de transformación del cuadro mundial del poder
como las ciencias y las técnicas más altas no pueden ser capaz de liquidar, en el exterior y en el interior de lo;
utilizadas sin una superestructura muy desarrollada de países, según las condiciones especiales de cada uno de
orden administrativo y tecnológico, de la cual están des- ellos, el sistema que mantiene alienados a sus poblacio-
provistas y son incapaces de construir al ritmo requerido nes y mistificada su vida y su cultura.
las naciones del Tercer Mundo en su estado actual, per- 2. Como hemos dicho, a este cuadro real corresponde
manece el efecto depresivo pese a toda la buena voluntad la situación del Perú. No otro es también el reto que la
contraria que pudiera llegar a concederse.
Las naciones pobres, las naciones proletarias están
entonces cada vez más lejos, en términos relativos, de . '. Tocamos !3-qui. un tema cardinal de todo enfoque fi-
loso~I~o de la h1stona, que no es posible desarrollar en esta
los niveles de cultura de los países industriales. Son cada ocaswn: el tema del determinismo y la libertad históricas.
vez más pobres y deoiles en relación con ellos y, por en- Nuestro ~laz:t~o supone una con~epción del hombre y del
de, se hallan cada vez más sujetas a .su dominación. Si proces~ histonco tal, que en la VIda social y en la cultural
en este punto las cosas no cambian drásticamente, a un es POsible la emergencia de formas inéditas de conducta
.Y de ser. Es una concepción que, frente al determinismo
plazo no muy largo, como se ha dicho, habrá dos géne- postula la apertura de la historia a la novedad y que sir{
ros de humanidad, una desenvuelta, en proceso de expan- negar la vigencia de factores inerciales y de estructuras
sión constante, y otra aherrojada y frustraua por la de- nece.sa~ios en ~a acción humana, admite la presencia de
pendencia. moVImientos libres, que trascienden los complejos socio-
~aturales Preestablecidos. Esta es la condición de posibi-
Se advierte que aquí encontramos un terreno pro- lidad de una conducta humana con sentido y a la vez
picio para aplicar los términos de realización y alienación el punto de inserción en la realidad de las decisiones qu~
cambian la historia.
78 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION 79

historia contemporánea lanza a nuestro pueblo. Esto las modernas armas nucleares. 5 La distancia de la fuerza _
quiere decir que nos es indispensable reconocernos de- es ·aqui cada vez más grande; con ella decrece la posibi·
pendientes, poner al descubierto el sistema de la domi- lidad de la emancipación. Así ocurre en prácticamente
nación que tiene sujeta a nuestra nación, pero, además, todos los casos.
que debemos denunciar y combatir el sistema de la do- Pero todavía hoy la unión internacional, la conjun-
minación. A la existencia dominada y a la cultura de la ción de esfuerzos de los países oprimidos, puede compen-
dependencia se las puede cancelar y superar sólo por un sar este desbalance. Resulta ser ésta la vía obligada de la
movimiento de independencia, generador de una cultura superación de nuestra alienación nacional y del problema
integrada, unitaria, original, libre. Ahora bien, si las· con- de cultura que ella condiciona. Lo cual quiere decir que
diciones de nuestra dependencia son las del régimen so- las propias revoluciones nacionales, los movimientos de
cial y económico capitalista nacional y su vinculación con transformación del sistema social y económico de países
los sistemas internacionales de poder, no puede haber como el nuestro, que son una necesidad histórica primac
una renovación de la vida y de la cultura sin cancelación ria, no pueden concebirse ya sin el proceso paralelo de
de tal régimen, es decir, sin un proceso revolucionario la emancipación internacional. De otro modo serán fácil-
que supere el capitalismo en el Perú en cuanto vehículo mente sofocadas, se desvirtuarán o colocarán a los países
de nuestra dependencia. Pero siendo la nuestra una de- oprimidos en el trance de aceptar condiciones económi-
pendencia inserta en la red mundial del poder económico cas, políticas ó militares de otras naciones poderosas, que
y político, el objetivo mayor que perseguimos no podrá inevitablemente persiguen sus propios objetivos de poder.
cumplirse sin una acción combinada a escala supranacio- Tendrán que soportar, entonces, con la ilusión de su pro-
nal. De alli la importancia de la toma de conciencia de visionalidad, nuevos lazos de dependencia igualmente con-
las naciones subdesarrolladas o del Tercer Mundo, que trarios a la soberanía nacional.
comparten con el Perú la situación de dominadas y que,
-como él, necesita soluciones radicales. De alli, además, la VII. Resumen y conclusiones
importancia de una toma de conciencia en el Perú de la
comunidad de problemas y soluciones que nos une a los Recapitulando lo expuesto podemos enumerar, como
países subdesarrollados y, en especial, los latinoameri- elementos centrales de la tesis que defendemos, los si-
canos. Así como los grupos oprimidos de una nación han guientes:
logrado emanciparse uniendo sus esfuerzos en una acción 1. La cultura del conjunto de la población que habita
revolucionaria concertada, así en nuestro tiempo es ne- dentro de las fronteras del Perú actual es plural,
cesaria una acción del mismo tipo, a escala de las nacio- hibrida, carente de integración. No hay, en verdad,
nes proletarias, que son las del Tercer Mundo. una cultura orgánica peruana.
Vivimos seguramente los años decisivos de la eman- 2. Prevalecen en nuestra vida la mistificación de los
cipación de los países dominados. No es seguro que siem- valores y de las realidades, la inautenticidad en las
pre esté abierta la posibilidad de la libertad, porque hay actitudes, el sentido imitativo, la superficialidad
determinados umbrales de poder que, una vez sobrepa- en las ideas y la improvisación de los propósitos.
sados, harían impracticable cualquier intento de sacudir-
5 La guerra del Vietnam parece ser una excepción.
se la dominación. Piénsese, por ejemplo, en la diferencia
de posibilidades de enfrentamiento de los ejércitos de las Pero, sin negar la importancia de la estrategia revolucio-
naria en su desenvolvimiento, no puede olvidarse que las
grandes naciones industriales y los de las naciones pe- fuerzas del norte reciben un enorme respaldo bélico de
queñas y pobres hace cien años, hace cincuenta y hoy las grandes potencias comunistas, lo que les permite so-
día, con los tremendos poderes destructivos que poseen portar el peso de la maquinaria militar norteamericana.
80 AUGUSTO SALAZAR BONDY LA CULTURA DE LA DOMINACION · 81.

3. Nuestra conciencia está dominada por mitos en- Sin tal transformación internacional, los esfuer-
mascaradores que la alejan de la comprensión de zos de liberación locales, que· por cierto están su:
su propia realidad y adormecen su inquietud. jetos a particulares condiciones geográficas e his-
4. Los grupos que se definen como peruanos se ha- · tóricas, corren el riesgo de frustrarse o de ser
llan, por una u otra razón, alienados de su ser desvirtuados.
propio y no pueden menos de generar el ser de 11. La cultura peruana puede ser tipificada como una
una comunidad alienada. cultura de dominación. Sin perjuicio de reconocer
5. Las soluciones y modelos localistas o partícularis- rasgos peculiares, resultado de su caso singular
tas como el indigenismo, el hispanismo, el latinis- histórico, es posible interpretar adecuadamente
mo o el cholismo, son insatisfactorias en cuanto sus principales notas a base de este concepto.
olvidan la causa del mal nacional y peligrosos en 12. El Perú comparte con los demás países del Ter-
cuanto pueden contribuir a acentuar nuestro des- cer Mundo la condición de dominado, con su se-
quiciamiento. cuela de alienación y de pérdida creciente de hf
6. El diagnóstico correcto del Perú supone el reco- libertad. A él está dirigido también el reto de la
nocimiento de su condición de país subdesarro- revolución de las naciones subdesarrolladas, reto
llado, con los caracteres sociales, económicos y cuyo tiempo propicio ha llegado, aunque quizá sea
culturales propios de esta condición. el último, pues las condiciones que pueden permi-
7. Pero el concepto de subdesarrollo debe ser debi- tir a los países del Tercer Mundo cambiar el curso
damente analizado a fin de que no encubra sino de la historia tienden a ser cada vez más impro-
haga patente la estructura de relaciones interna- bables.
cionales que implica. Estas relaciones son las de 13. Los peruanos que sienten la necesidad de ser au-
dependencia y dominación que hacen a los países ténticos, lo cual es, a la vez, lli"1a necesidad
subdesarrollados, términos dominados de países de bienestar y una necesidad de cultura integrada
dominadores, que son los desarrollados. y vigorosa, no de una espiritualidad simplemente
8. La situación de los países subdesarrollados no pue- original en cuanto ejemplar folklórico, sino de
de mejorar dentro del esquema de la domirÍación. una espiritualidad capaz de contribuir a las gran-
Tiende más bien a empeorar, p~es se ahonda cada des empresas del hombre de hoy, tienen ante sí el
vez más la distancia entre el poder y la prosperi- imperativo de liberar a su país de toda depen-
dad de las naciones desarrolladas y la pobreza y dencia que conlleve sujeción a poderes extranje-
sujeción de las naciones subdesarrolladas. ros y, por tanto, alienación de su ser.
9. Es condición sine qua non de la liberación y la 14. Esta liberación significa, en nuestro caso, cance-
realización de los pueblos sojuzgados de hoy, que
lación del sistema económico social capitalista que
forman el Tercer Mundo, romper los lazos de de-
pendencia que los atan a los países dominadores es el vehiculo a través del cual, hasta hoy, se ha
y cancelar los sistemas de dominación mundial. ejercido la dominación extranjera y que contribu-
Semejante éambio de orden internacional es el ye a afirmarla sin haber podido sacar a nuestro
reto revolucionario de nuestro tiempo. pueblo de la miseria y la depresión.
10. Esta transformación implica un cambio paralelo 15. Nuestro planteo quiere estar más alla de la crítica
de la situación interna y externa de las naciones, moral y del prurito pesimista, así como ostensi-
que hace posible la instauración de nuevos sistemas blemente se sitúa lejos de todas las ilusiones sobre
sociales nacionales y un nuevo orden internacional. el ser nacional. No me parecen aqeptables las ob-
82 AUGUSTO. SALAZAR BONDY

jeciones que claman contra el derrotismo que pue-


de producir la crítica veraz, porque la veracidad
debe ser el punto de partida de todo diagnóstico
válido y de todo pronóstico eficaz de la vida so-
cial. Pero, además, porque creo que, privados co-
mo estamos de una base positiva y plena de ser,
podemos apoya,rnos en la negatividad, en la alie-
nación y en la carencia, como realidades efectivas
de la humanidad peruana. Lo único auténtico que
tenemos todos los peruanos hoy es seguramente
sólo la conciencia de nuestra condición defectiva.
Podemos ser por lo pronto una unidad por la ne-
gación, puesto que las afirmaciones nos separan,
y alcanzar con la negación la profundidad ,, - la
vida, puesto que las afirmaciones nos retlt - -· en ·
la ilusión y en la inautenticidad. Y podemu., ser,
además, a partir de esta conciencia, un esfuerzo
....
~
.··~.

de liberación compartido, una rebeldia que poten-


cia y aglutina todas las fuerzas sociales. Este es
también un poderoso principio de universalidad
capaz de unirnos a otros pueblos del mundo en
la empresa de construir una humanidad libre.