You are on page 1of 3

Foro 1.

El administrador financiero tiene a su cargo las decisiones relacionadas con la

maximización de las ganancias de una empresa. Esta función conlleva el análisis de la información

financiera contenida en los estados financieros para fundamentar las decisiones que se tomen

relacionadas a adelantar los objetivos económicos de la empresa. Para esto también tiene que

monitorear que el presupuesto sea seguido de la manera que fue planificado para el cumplimiento

de las actividades y de los objetivos de la empresa. Otra función importante del administrador

financiero es procurar que la empresa tenga disponible los fondos que necesita para llevar a cabo

sus proyectos y continuar con sus operaciones. Por tanto, evalúa que se tenga los recursos

disponibles para estas actividades, y de no ser de esta manera, el administrador financiero debe

analizar si es necesario que la empresa tome dinero prestado o emita más acciones si es una

compañía que emite acciones. Como se dijo anteriormente el administrador financiero se encarga

de procurar que la empresa pueda maximizar sus ganancias, no obstante, esta no es su única

función. En cierta medida se puede decir que, tomando en conjunto todas las funciones del

administrador financiero, sus acciones van encaminadas a maximizar las ganancias de la empresa

y seleccionar las alternativas o tomar las decisiones que le devenguen los mayores rendimientos.

Basados en este análisis podemos decir que el administrado financiero juega un rol importante en

la maximización de las ganancias de una empresa.

En segundo lugar, desde que se desarrolló el tipo hacer negocio llamada empresa, se

entendía que su función principal es generar ganancias. Esto se debe a que las personas que

invierten en ellas, accionistas, éstos tienen una expectativa de que su inversión devengará algún

retorno y esto en parte se logra cuando la empresa obtiene una ganancia. Relacionado con esto,

cuando las empresas llevan a cabo sus operaciones lo hacen con el fin de que sus actividades,
procesos y aportaciones al mercado sean consideradas como competitivas, eficientes y adecuadas.

Esta imagen que se crea de la empresa tiene un efecto positivo en el valor de las acciones de la

empresa, lo que también puede entenderse que es una manera de aumentar su rentabilidad.

La misión de las empresas desde su surgimiento a principios de siglo XX era una

puramente económica. Su rol dentro de la sociedad en donde realizaba negocios era el de

conducirse como un ente generador de riquezas (Correa, 2006). No cabe duda que las

empresas existen para obtenerse algún beneficio, no importa si la empresa es lucrativa o de

beneficio social siempre va a crear algún tipo de valor. No obstante, con el surgimiento de

los grupos sociales que reclamaban la interacción de las empresas en la sociedad, esta misión

fue cambiando paulatinamente incrementándose su participación en la sociedad. Hoy en día

las empresas son analizadas, tanto por su riqueza económica, como por su capacidad de crear

riqueza social.

Al ser las empresas parte de la sociedad, su desarrollo ocurre no como entes apartados

de ella, sino como elementos integrales de ésta y el impacto de sus actuaciones tiene efecto

en los distintos grupos sociales. Para que sus actuaciones y decisiones no tengan efectos

negativos, las empresas han desarrollado políticas formales y programas de gestión dirigidos

a incorporar la ética y la moral en sus funciones diarias, así como crear sistemas de monito reo

para medir los resultados de estas prácticas empresariales.

Por tanto, podemos clasificar los propósitos de la empresa en tres áreas importantes:

económica, social y técnica. En el área económica, las empresas se crean con el propósito de

obtener beneficios económicos, cumplir con los intereses de los inversionistas al retornarle

parte de su inversión a través de dividendos y cumplir con sus obligaciones con los

acreedores en los términos estipulados. En cuanto al área social, hemos dicho que las
empresas deben satisfacer las necesidades de la sociedad en donde lleva a cabo los negocios.

Esto se hace mediante el incremento del bienestar social, el consumo de materia prima y la

creación de empleos. También la empresa contribuye al sostenimiento de los ser vicios

públicos a través del pago de impuestos, ayuda a mejorar o conservar la ecología del lugar y

produce bienes o servicios que no le hacen daño a la sociedad. Finalmente, en el área técnica,

las empresas utilizan el conocimiento y la tecnología para contribuir al logro de sus objetivos,

además de que fomenta la investigación y desarrollo de tecnología que mejores los procesos

actuales o cree nueva tecnología para ponerla a la disposición de los demás.

Referencias

Chiavenato, I. (1993). Iniciación a la organización técnica y comercial. México: McGraw

Hill.

Correa, E. (2006). Breve biografía de Peter Drucker. Teoría y Pensamiento Administrativo.

http://www.sigweb.cl/biblioteca/BiografiaPeterDrucker.pdf

Fernández Baptista, A. y Martín V. (2012). Gestión ética para el bien común en las

organizaciones. Recuperado de http://diarioresponsable.com/portada/opinion/15948-

gestion-etica-para-el-bien-comun-comunicdes-rse.html

García, A y Taboada, E. (2012). Teoría de la empresa: las propuestas de Coase, Alchian y

Demsetz, Williamson, Penrose y Nooteboom. Economía, Teoría y Práctica. 36: 9-42.

Núñez Gamas, J.A. (2014). Importancia del administrador financiero en la empresa. Recuperado

de https://www.gestiopolis.com/importancia-del-administrador-financiero-en-la-empresa/