Вы находитесь на странице: 1из 28

Diseño de Muros Estructurales Según Diferentes Códigos

Ricardo E. Barbosa C., Ph.D. – Presidente EngSolutions, Inc. y Profesor, Florida Atlantic University
Jornadas Geotécnicas y Estructurales, SCI, 2018

Introducción

El diseño sísmico de muros estructurales particularmente en lo que respecta a los requerimientos para el
diseño de elementos especiales de borde, ha despertado un renovado interés recientemente como
resultado de cambios hechos al ACI 318 en la edición 2014, y los cambios hechos a la NSR-10 mediante la
resolución 0017 del 4 de diciembre de 2017.

En este artículo se presentan los fundamentos de los requisitos para el diseño sísmico de muros reforzados
con elementos especiales de borde. Se hace una derivación detallada del origen de las provisiones vigentes,
se describe su evolución a través de diversos reglamentos y se señalan aspectos que se pasaron por alto en
la adaptación de algunos de estos requisitos a los sistemas estructurales usados en Colombia. Por otra
parte se identifican algunas deficiencias en las provisiones actuales del ACI 318 y se proponen ajustes. Se
evalúan los cambios recientes al ACI 318, originados en observaciones del comportamiento de edificios de
muros delgados durante los sismos de Chile de 2010 y de Nueva Zelanda en 2011. Con base en la revisión
de los requerimientos de diseño de sistemas de muros delgados como los usados en Chile y en la geometría
de las fallas frágiles observadas, se concluye que esas realmente no son fallas controladas por compresión,
como se afirma en estudios previos. Se postula un mecanismo que explica mejor el comportamiento
observado. Con base en las conclusiones del artículo, se recomienda re-evaluar algunos de los
requerimientos de la resolución 0017 de Diciembre 2017.

Refuerzo Transversal de Elementos Especiales de Borde

Los estribos de confinamiento en elementos especiales de borde de muros estructurales, juegan un papel
importante en prevenir fallas frágiles de compresión de estos elementos durante sismos severos. Los
requisitos de confinamiento de los elementos de borde son tomados de los requerimientos para columnas.
El refuerzo transversal cumple dos propósitos importantes: (a) prevenir el pandeo del refuerzo longitudinal
y (b) proveer confinamiento al núcleo de concreto para aumentar su resistencia y ductilidad.

Espaciamiento de estribos para prevenir el pandeo del refuerzo longitudinal


Considerando una barra longitudinal articulada entre estribos adyacentes separados una distancia S, la
carga critica de pandeo (Euler) es

𝜋2 𝐸𝐼
𝑃𝑐𝑟 = 𝑆2
(1a)

El esfuerzo critico cr= Pcr/A es

𝜋2 𝐸
𝜎𝑐𝑟 = 𝑆 2 (1b)
16( )
𝑑𝑏

Donde db es el diámetro de la varilla. Para la condición de que la barra no se pandee antes de llegar a la
fluencia, igualando el esfuerzo crítico al esfuerzo de fluencia fy, resolviendo el espaciamiento se obtiene,
para fy = 4200 kg/cm2

S = 17 db (1c)
Abril 9, 2018 - 1
El ACI-318-11. Art7.10.5.2 (NSR-10. C7.10.5.2) requiere que para miembros a compresión, el espaciamiento
vertical de estribos no exceda 16 db, 48 veces el diámetro del estribo o la menor dimensión del elemento.

Para una columna previamente sometida a una tracción significativa, capaz de producir agrietamiento del
concreto y fluencia del refuerzo, al ser sometida luego a compresión, el refuerzo debe momentáneamente
soportar la totalidad de la carga axial, sin contribución del concreto, hasta que las grietas se cierren. La
sobrecarga momentánea en el refuerzo acelera el mecanismo de pandeo. Por esta razón, para diseño
sismo-resistente de columnas especiales las normas requieren menores espaciamientos, que incluyen el
límite de 6db para las zonas de confinamiento (ej. ACI-318-11.Art 21.6.4.3).

Confinamiento del concreto con refuerzo transversal


Los requisitos de confinamiento para elementos especiales de borde se derivan de la ecuación para
columnas reforzadas con espirales propuesta por Richart y otros (1928, 1929). Con base en los resultados
de un extenso programa experimental desarrollado en la Universidad de Illinois, consistente en pruebas de
compresión triaxal, en las que se determinó la resistencia a la compresión de cilindros de concreto de 15
cm x 30 cm sometidos a presión radial de confinamiento, y en pruebas de verificación en columnas con
espirales, se estableció que el aumento de resistencia por confinamiento es

fcc = 0.85 f’c + 4.1 f1 (2)

Donde fcc es la resistencia del concreto confinado, f’c es la resistencia del núcleo de concreto no confinado y
f1 es la presión de confinamiento.

Fig. 1 Comportamiento de columnas con refuerzo transversal de confinamiento

El criterio de diseño adoptado en ACI 318 para confinamiento de columnas reforzadas con espirales se basa
en la premisa de que una vez la columna alcance su resistencia nominal y el recubrimiento se descascare, el
refuerzo transversal aporte confinamiento, de tal manera que la columna confinada mantenga su capacidad
de carga axial.

La resistencia nominal de la columna, correspondiente a la condición antes del descascaramiento y la


resistencia después del descascaramiento del recubrimiento, respectivamente, son

Antes del descascaramiento: Pn = As fy + 0.85 f’c (Ag – As)


Después del descascaramiento: Pm = As fy + (Ach-As)(0.85 f’c + 4.1 f1)
Abril 9, 2018 - 2
Donde As es el área del refuerzo longitudinal, Ag es el área total de la columna, Ach es el área del núcleo de
concreto confinado por la espiral y fy es el refuerzo de fluencia del refuerzo longitudinal.

Igualando Pn y Pm se obtiene:

0.85 f’c (Ag – Ach) = 4.1 f1 (Ach – As) (3)

El primer término de la ecuación 3 representa la resistencia del recubrimiento y el segundo la ganancia de


resistencia del núcleo confinado. La ecuación 3 es válida siempre y cuando la deformación unitaria máxima
cm sea menor de la deformación para la cual ocurre el pandeo del refuerzo longitudinal (Fig. 1). Cuando la
fluencia del refuerzo transversal es excesiva, se reduce la restricción lateral provista al refuerzo vertical, lo
cual resulta en su pandeo. Con el pandeo del refuerzo longitudinal se pierde el confinamiento, ocasionando
la falla por aplastamiento del núcleo de concreto.

Fig. 2 Presión de confinamiento provista por espiral

La presión de confinamiento para una columna circular reforzada con espiral en fluencia está dada por

2𝐴𝑠𝑝 𝑓𝑦𝑡
𝑓1 = 𝑆𝑏𝑐
(4)

Donde Asp es el área del refuerzo en espiral, fyt es la resistencia a la fluencia del refuerzo transversal, bc es el
diámetro del núcleo confinado y S es el espaciamiento o paso entre espiras.

Substituyendo f1 en la ecuación 3 y dividiendo ambos lados por 2.05 fyt Ach,

𝑓′ 𝐴 4𝐴𝑠𝑝 4𝐴𝑠𝑝 𝐴𝑠
0.415 𝑓𝑐 [𝐴 𝑔 − 1] = 𝑆𝑏𝑐

𝑆𝑏𝑐 𝐴𝑐ℎ
(5a)
𝑦𝑡 𝑐ℎ

Denotando [4Asp/Sbc)] como st, la cuantía volumétrica del refuerzo transversal (volumen de
espiral/volumen de concreto), ignorando el segundo término del lado derecho, que siempre es pequeño, y
conservativamente cambiando el coeficiente 0.415 a 0.45 se obtiene la ecuación adoptada por el ACI desde
1936, como

𝑓′ 𝐴
𝜌𝑠𝑡 = 0.45 𝑓𝑐 [𝐴 𝑔 − 1] (6a)
𝑦𝑡 𝑐ℎ

Para columnas grandes, la relación entre al área total y al área del núcleo (Ag/Ach) se aproxima a la unidad, y
la ecuación arriba resulta en valores pequeños de st. Se establece un límite inferior de la cuantía de
refuerzo transversal tomando un límite inferior de la relación (Ag/Ach) del orden de 1.25, resultando en

Abril 9, 2018 - 3
𝑓′
𝜌𝑠𝑡 = 0.12 𝑓𝑐 (6b)
𝑦𝑡

Los requerimientos de confinamiento para columnas cuadradas y rectangulares fueron derivados como una
extensión arbitraria de las formulas anteriores, reconociendo que la efectividad de los estribos
rectangulares es diferente a la de los estribos circulares o espirales. Las constantes de las ecuaciones 6a y
6b se afectaron por un factor de 0.75, resultando en las siguientes ecuaciones para la cuantía volumétrica
del refuerzo transversal:
𝐴𝑠ℎ 𝑓𝑐′ 𝐴𝑔
𝜌𝑠𝑡 = = 0.30 [ − 1] (7a)
𝑠𝑏𝑐 𝑓𝑦𝑡 𝐴𝑐ℎ

𝐴 𝑓′
𝜌𝑠𝑡 = 𝑠𝑏𝑠ℎ = 0.09 𝑓𝑐 (7b)
𝑐 𝑦𝑡

Los requerimientos de confinamiento para columnas de ductilidad especial se comenzaron a aplicar a


elementos de borde de muros especiales a partir del ATC 3-06 (1978), provisiones que adoptó el ACI 318.
Las ecuaciones 6b y 7b gobiernan para elementos de sección grande y su propósito es asegurar capacidad
de curvatura a flexión apropiada, en regiones donde se forman articulaciones plásticas.

Muros con Elementos Especiales de Borde


La diferencia entre el comportamiento bajo carga lateral de muros estructurales sin confinamiento en los
extremos y el comportamiento esperado de muros reforzados con elementos especiales de borde,
confinados según ACI 318 se ilustra en la Fig. 3. Si los bordes no están confinados, al alcanzar el
desplazamiento n, correspondiente a la resistencia nominal, Mn, para la cual la deformación unitaria en la
fibra exterior es 0.003, el recubrimiento se comienza a descascarar, la capacidad de momento se reduce y
se produce la falla del elemento por aplastamiento del concreto no confinado, resultando en un
comportamiento frágil.

Fig. 3 Momento en el Muro Vs Desplazamiento en el tope del muro

Por el contrario, si los extremos están reforzados con elementos especiales de borde confinados, después
de alcanzar el desplazamiento lateral correspondiente a la resistencia nominal, el elemento está en
capacidad de seguir deformándose inelásticamente. En el extremo a compresión el núcleo confinado del
elemento de borde se puede deformar inelásticamente sin perder resistencia, a pesar del
descascaramiento de su recubrimiento, mientras que en el otro extremo, el refuerzo fluye plásticamente a
Abril 9, 2018 - 4
tracción. Lo anterior resulta en un comportamiento dúctil. Para un diseño seguro, la deformación unitaria
de compresión en la fibra exterior cm, requerida para alcanzar el desplazamiento máximo de diseño m,
debe ser menor de la deformación, para la cual se produce el pandeo del refuerzo longitudinal del
elemento de borde (Figs. 1 y 3), la cual depende del confinamiento provisto.

La ecuación 7a para el confinamiento de elementos especiales de borde se eliminó en la edición ACI 318-99
debido a que para los muros gruesos usados en California, el confinamiento resulta gobernado por la
ecuación 7b. Sin embargo, en la adaptación del ACI 318 a Colombia, Chile y demás países latinoamericanos
donde se utilizan muros delgados, este cambio no debió haberse hecho, pues para estos sistemas el
recubrimiento corresponde a una fracción importante del espesor del muro. El descascaramiento del
recubrimiento resulta en una pérdida significativa de resistencia por lo cual el refuerzo transversal de
confinamiento resulta gobernado por la ecuación 7a.

Con base en las recomendaciones para diseño sísmico de muros propuestas por el NIST (2014), basadas en
los estudios del sismo de Chile del 2010, el ACI 318-14 volvió a requerir el cumplimiento de la ecuación 7a.
El propósito de este cambio es aumentar el área requerida de refuerzo de confinamiento en casos de
muros delgados en los que el recubrimiento es relativamente grande.

Comportamiento de Elementos Rectangulares Confinados Simulando Elementos de Borde

Varios autores han presentado resultados de pruebas axiales en secciones de concreto para investigar el
efecto del confinamiento en la respuesta a compresión y con base en estos han propuesto modelos para
concreto confinado. En este artículo solo se considera el modelo de Richart, que fue el primero, es el más
simple y sigue siendo la base de los requerimientos de confinamiento de la mayoría de los códigos.
Modelos conocidos como el de Mander y otros (1988) deben ser usados con cautela pues están basados en
ensayos en columnas con cuantías de refuerzo transversal enormes (3 a 6%) que no son representativas de
las cuantías reales usadas en elementos de borde y por tanto sobre-estiman el efecto del confinamiento.

La respuesta a la compresión de columnas representando elementos de borde, fue estudiada


recientemente por Welt en la Universidad de Illinois (2015). En la Fig. 4 se presentan los resultados para
tres casos representativos. (a) Columna que cumple los requisitos de confinamiento del ACI-318-14 para
elementos especiales de borde (ecuaciones 7a y 7b); (b) Columna que cumple los requerimientos para
elementos de borde ordinarios (Art. 18.10.6.5 o NSR-10, Art. C.21.9.6.5) y (c) Columna no confinada. La
sección de las columnas es 20 cm x 38 cm, el refuerzo longitudinal son 10 barras # 5 (l = 2.6%). En las
columnas confinadas el refuerzo transversal consiste en estribos cerrados y ramas adicionales #3
restringiendo barras verticales alternas, con espaciamiento 6.5 cm y 13 cm para los casos especial y
ordinario respectivamente. En los resultados presentados se sustrajo de la carga axial aplicada la
contribución del refuerzo vertical de tal manera que solo se presenta la contribución del concreto Pc.

Los resultados muestran una distinción clara en el modo de falla en cada caso. La muestra no confinada
falló por una combinación de aplastamiento del concreto y pandeo del refuerzo vertical a una deformación
axial del orden de 0.5%. El elemento con confinamiento ordinario alcanzó una resistencia un poco mayor y
también falló por pandeo del refuerzo, para una deformación del orden del 0.5%, seguido por pandeo del
elemento fuera del plano. El elemento especial alcanzó una resistencia mayor y mantuvo una resistencia
residual hasta cuando el refuerzo vertical falló por pandeo a una deformación aproximada del 2%.

En su programa experimental, Welt investigó el efecto de una deformación de tracción inicial (pre-tracción)
antes de someter los elementos a compresión, encontrando lo que ya varios investigadores han reportado

Abril 9, 2018 - 5
(Pauly y Priestley, 1993, Chai y Elayer, 1999, Acevedo, 2010). Deformaciones de tracción grandes tienen un
impacto negativo en la respuesta a compresión. Tanto para columnas con confinamiento especial como
columnas con confinamiento ordinario, deformaciones de pre-tracción de aproximadamente 0.5%
producen reducciones en la resistencia confinada de al menos 5%, mientras que pre-tracciones del 2 al 5%
producen reducciones en la resistencia confinada entre 20% y 50% respectivamente.

Fig. 4 Respuesta a la compresión de columnas representando elementos de borde (Datos y fotos tomados
de Welt (2015) y Welt y otros (2016)

Diseño a Flexión y Carga Axial de Muros Estructurales - Elementos de Borde

Método de esfuerzos
En las provisiones tentativas del ATC 3-06 (1978) para diseño sísmico, que fueron la base de la mayoría de
las normas sísmicas internacionales, se propuso la necesidad de reforzar con elementos de borde los muros
cuando el esfuerzo máximo de compresión correspondiente a las fuerzas ultimas incluyendo sismo, exceda
0.2 f’c. El elemento de borde se debe extender hasta donde el esfuerzo de compresión es menor de 0.15
f’c. Los esfuerzos se calculan suponiendo un modelo elástico y la sección gruesa del elemento.
Adicionalmente, se propuso dimensionar los elementos de borde como columnas cortas, capaces de
soportar la totalidad de las cargas de gravedad en el muro, así como la fuerza vertical requerida para resistir
el momento de volcamiento debido al sismo. Los requisitos de confinamiento son los de columnas
especiales, correspondientes a las ecuaciones 7a y 7b.

La propuesta anterior fue adoptada por el UBC usado en California, en las ediciones de 1979 hasta 1991, así
como por el ACI 318 usado en el resto de Estados Unidos, en las ediciones de 1983 hasta 1995. Esta
propuesta también fue adoptada por el CCCSR-84 y por NSR-98. En sistemas de muros estructurales en los
que la densidad de muros (relación entre área de muros y área de la planta) es baja, como es el caso típico
en Estados Unidos, este método de diseño resulta en ensanchamientos significativos en los extremos de los
muros.

Método empírico

Abril 9, 2018 - 6
El UBC-94 eliminó el método de esfuerzos y propuso dos métodos alternos para definir la necesidad de
proveer elementos de borde y para dimensionarlos. Un método empírico y un método de deformaciones.

De acuerdo al método empírico no se requiere proveer elementos especiales de borde si Pu/Ag.f’c <0.1 (0.1
para secciones simétricas y 0.05 para secciones no simétricas) y bien Mu/Vu.lw < 1.0 ó si Vu < 1.5 Vc. Donde
Pu, Mu y Vu son las solicitaciones últimas del muro estructural, Vc es la resistencia nominal al corte del
concreto y lw es la longitud del muro. Las relaciones anteriores determinan la viabilidad de la formación de
una articulación plástica en el muro. La carga axial última del muro para poderlo considerar parte del
sistema de resistencia sísmica se limita a Pu < 0.35 Po. Po es la resistencia nominal del elemento a carga axial
y el término 0.35Po es un estimado de la carga axial correspondiente al punto de balance en el diagrama de
interacción (punto para el cual el refuerzo en la fibra extrema a tracción alcanza la deformación de fluencia
y simultáneamente cuando el concreto alcanza la deformación unitaria de compresión última cu=0.003).
La longitud del elemento de borde varía entre 0.25 lw y 0.15 lw para Pu variando entre 0.35 Po y 0.15 Po. La
longitud mínima del elemento de borde, si este es requerido, es el mayor entre 0.15 lw y 45 cm.

Método de deformaciones
El método de deformaciones del UBC-94 presume la formación de articulaciones plásticas en secciones
críticas del muro. Se requiere confinamiento en los bordes cuando la máxima deformación unitaria de
compresión, que se genera cuando el muro es desplazado lateralmente hasta el máximo desplazamiento
inelástico, que produce el sismo de diseño, excede 0.003. La longitud horizontal del elemento de borde
corresponde a la zona en la que la deformación unitaria del concreto excede 0.003. La longitud mínima del
elemento de borde debe ser 45 cm. La máxima deformación unitaria de compresión del concreto se limitó a
cm ≤ 0.015 (para prevenir pandeo del refuerzo, ver Fig. 4). Para la determinación de las deformaciones
unitarias en la sección crítica se propuso considerar una altura de la articulación plástica igual a 0.5 lw. La
máxima carga axial última del muro para poderlo considerar como parte del sistema de resistencia sísmica
se limita a 0.35 Po.

La extensión vertical del elemento de borde en el UBC-94 se determina aplicando en cada nivel, partiendo
de la base y hacia arriba, el método empírico o el método de deformaciones, hasta determinar la sección a
partir de la cual, ya no se requiere elemento de borde. En casos de irregularidades en altura, para un muro
dado puede haber múltiples articulaciones plásticas a lo largo de su altura.

Cada sección del muro estructural se diseña a flexo-compresión, considerando la acción integrada del alma
y los elementos de borde. La práctica de dimensionar los elementos de borde para tomar la totalidad de las
cargas de gravedad y momentos se eliminó en el UBC-94. Lo anterior resultó en una disminución
significativa del tamaño de los elementos de borde, al punto que aun en las estructuraciones usuales en
Estados Unidos, típicamente dejaron de requerirse ensanchamientos en los extremos, pues los elementos
de borde podían tener el mismo espesor del muro. En cuanto al confinamiento, dado que esas
estructuraciones usuales corresponden a sistemas con baja densidad de muros, dispuestos en puntos fijos,
aun para edificios de poca altura, se trata de muros gruesos, en los que el confinamiento lateral resulta
controlado por la ecuación 7b. Por esta razón, se eliminó la ecuación 7a. Además, se fijó un espesor
mínimo para los elementos de borde igual a un décimo de la altura libre del entrepiso, hu/10.

La edición 1997 del UBC, que fue la última y se utilizó en California y demás zonas sísmicas de los Estados
Unidos hasta el año 2007, mantuvo esencialmente los mismos requisitos para el diseño de elementos de
borde del UBC-94. Por recomendación del SEAOC 1999 se prohibió en California la práctica de dimensionar
los elementos de borde para soportar la totalidad de las fuerzas de gravedad y momentos de sismo, por
resultar en un diseño inseguro. La razón es que el ignorar la contribución a flexión del alma del muro y

Abril 9, 2018 - 7
proveer elementos de borde de gran tamaño resulta en muros estructurales con una desproporcionada
capacidad a flexión que hace más viable la posibilidad de una falla frágil por cortante. Adicionalmente, en el
UBC-97 se redujo el límite de espesor mínimo de los elementos de borde a hu/16. El resultado de estos
cambios fue que en general los elementos de borde resultan del mismo espesor del muro.

Método de desplazamientos
En la edición 1999 el ACI 318 se mantuvo como opción alterna el método de esfuerzos para determinar la
necesidad de elementos especiales de borde y se incluyó, como opción principal, un método de
desplazamientos, para determinar la necesidad de elementos especiales de borde y para dimensionarlos.
Este segundo método, es una versión simplificada y práctica del método de deformaciones del UBC. Estas
provisiones se mantuvieron sin cambio en las ediciones 2002, 2005, 2008 y 2011 del ACI 318, y son las
adoptadas en la norma NSR-10. Este método también es la base de las provisiones de otros códigos
internacionales incluyendo el Eurocódigo 8 y la mayoría de los códigos del continente americano (Canadá
A23-3-04/14, México RCDF-2004, Perú E030-16, Ecuador NEC-15, Rep. Dominicana R-001-11, Panamá REP-
2014, Costa Rica CSCR-2010, Guatemala AGIES NSE 10).

En la edición ACI 318-14 se realizaron cambios importantes, justificados en observaciones del


comportamiento de edificios de muros delgados, en los sismos de Chile de 2010 y de Nueva Zelanda en
2011. Estos cambios al ACI 318 posiblemente motivaron los cambios hechos a la NSR-10 mediante la
resolución 0017. Se describen a continuación las bases del método de desplazamientos y los cambios
recientes en los requerimientos de diseño.

Fig. 5 Hipótesis del método de desplazamientos para dimensionar elementos de borde de muros especiales

El método de desplazamientos supone que la respuesta inelástica del muro está dominada por la flexión de
una zona crítica de fluencia, en la que se han provisto elementos de borde especiales para que esta actúe
como una rótula plástica. Bajo la acción del sismo, en el extremo a compresión el núcleo de concreto del
elemento de borde se deforma inelásticamente sin perder resistencia gracias al confinamiento, mientras
que en el otro extremo el refuerzo fluye plásticamente a tracción. La longitud horizontal del elemento de
borde se extiende en toda la zona en la que la deformación unitaria de compresión cuando se alcanza el
desplazamiento de diseño u, excede 0.003. La altura del elemento de borde especial se basa en un
estimado de la altura de la articulación plástica y se extiende más allá para prevenir aplastamiento del

Abril 9, 2018 - 8
concreto. La altura de la rótula lp, a lo largo de la cual distribuyen las deformaciones inelásticas, se estima
como un medio de la longitud del muro lp = 0.5 lw.

La curvatura plástica en la sección critica del muro, p, requerida para movilizar el desplazamiento de
diseño u, se puede estimar aproximando la rotación en la base del muro, p como igual a u/hw, como sigue

𝜃𝑝 2 2 𝛿𝑢
∅p = 𝑙𝑝
= 𝑙 . 𝜃𝑝 = 𝑙 (8)
𝑤 𝑤 ℎ𝑤

Ignorando la componente elástica, la deformación unitaria de compresión en la fibra exterior cm, requerida
para alcanzar el desplazamiento máximo de diseño u, se puede determinar como el producto de la
profundidad de eje neutro C y la curvatura plástica, cm = c p. Usando la ecuación 8, se obtiene las siguiente
relación entre el desplazamiento de diseño y la deformación máxima de compresión

2 𝐶 𝛿𝑢
εcm = (9)
𝑙𝑤 ℎ𝑤

Resolviendo c, y remplazando para el límite a partir del cual se requiere elementos de borde, cm = 0.003, se
obtiene
𝑙𝑤
𝑐= 𝛿𝑢 (10a)
660 ( )
ℎ𝑤

Cambiando el coeficiente 660 a 600 se obtiene el límite adoptado por el ACI 318, a partir del cual se debe
reforzar la zona de compresión con elementos especiales de borde

𝑙𝑤
𝑐≥ 𝛿 (10b)
600 ( 𝑢 )
ℎ𝑤

En el uso de la ecuación 10b, se aproxima la profundidad del eje neutro cuando se alcanza el
desplazamiento de diseño, como igual a la correspondiente a la resistencia nominal Mn, calculada para la
carga axial última Pu. Esta misma aproximación se hacía en el método de deformaciones del UBC. Por otra
parte, se requiere que en esta ecuación, la relación u/hw no se tome menor de 0.007. El propósito de este
límite inferior es proveer una capacidad de deformación moderada a muros de edificios muy rígidos.

En el ACI 318-14 se insertó un factor de 1.5 en el denominador de la ecuación anterior resultando en

𝑙𝑤
𝑐≥ 𝛿 (10c)
600 (1,5 𝑢 )
ℎ𝑤

La razón del factor es que los objetivos del ASCE7 incluyen prevención de colapso bajo el máximo sismo
esperado y no solo bajo el sismo de diseño. El máximo sismo esperado es 150% más fuerte que el sismo de
diseño. El límite inferior de u/hw = 0.007 en la ecuación 10b se redujo a 0.007/1.5 = 0.0047 (0.005) para ser
consistente con este cambio. El resultado de este factor es que más muros requieren elementos especiales
de borde bajo ACI 318-14 que bajo ACI 318-11.

Longitud horizontal de elemento de borde


La longitud a confinar lb, corresponde a la extensión en la que la deformación unitaria excede el valor límite
0.003. Esta longitud se puede determinar a partir del diagrama de deformaciones unitarias, en términos de
la profundidad del eje neutro y de la deformación unitaria máxima, determinada con la ecuación 9, así
Abril 9, 2018 - 9
𝐶 (εcm −0.003)
𝑙𝑏 = (11)
εcm
El anterior es el procedimiento usado en UBC-94, UBC-97 y varios códigos internacionales. El ACI 318 sin
embargo, impone requerimientos adicionales. Por una parte se requiere que la extensión del elemento de
borde sea suficiente para permitir una deformación máxima de compresión, que sea al menos igual a dos
veces la deformación unitaria límite. Substituyendo cm = 0.006 en la ecuación 11, se obtiene lb = c/2. Por
otra parte se requiere que se provea una zona de confinamiento suficientemente extensa, que permita
alcanzar en la sección crítica, una deriva inelástica igual a 0.015. Haciendo u/hw = 0.015, en la ecuación 9, y
substituyendo el valor obtenido de cm en la ecuación 11, se obtiene lb = c – 0.1 lw. Con base en estos dos
límites, ACI 318, requiere que el elemento de borde se extienda horizontalmente desde la fibra extrema en
compresión hasta una distancia no mayor que el mayor valor entre c – 0.1 lw y c/2.

El valor límite u/hw = 0.015 usado en ACI 318 corresponde al límite de deriva de ASCE 7 para edificaciones
del grupo de uso III. En la adaptación del ACI 318 a Colombia se hubiera podido adoptar el valor 0.01
correspondiente al límite de deriva de NSR-10. Lo anterior conduce a una extensión del elemento de borde
lb = c – 0.15 lw.

Tanto en el Eurocodigo 8 como en el código canadiense CSA-A23.3-14, la longitud del elemento de borde se
calcula como la extensión en la cual la deformación unitaria de compresión, excede un valor límite igual a
0.0035 (vs 0.003) usando una ecuación similar a 11. En Eurocodigo 8, la longitud mínima del elemento de
borde se limita al mayor valor entre 2 veces su espesor (2 be) y 0.2 veces la longitud del muro (0.2 lw) para
muros de ductilidad alta (DES) y al mayor entre 1.5 be y 0.15 lw para muros de ductilidad intermedia.

Espesor del elemento de borde


Ninguna de las ediciones del ACI 318 de 1999 a 2011, ni la norma NSR-10, basada en estas, impone límites
en el espesor de los elementos de borde. Como resultado de dos modos de falla observados en edificios de
muros delgados, durante los sismos de Maule, Chile 2010 y de Christchurch en Nueva Zelanda 2011, el ACI
318-14 impuso por primera vez dos límites en el espesor de los elementos de borde.

Pandeo lateral del borde del muro


En la figura 6 se presentan ejemplos de falla por pandeo lateral del borde de muros estructurales delgados
observados en los sismos de Chile y Nueva Zelanda. Este tipo de falla no fue generalizado. En ambos
eventos, solo se observó en algunos edificios de más de 15 pisos de altura, sin elementos de borde
apropiadamente confinados. En algunos de los casos observados, el daño iniciado por el pandeo del borde
se extendió hacia el centro del muro. Como resultado, el ACI 318-14, re-estableció el límite existente en
UBC-97, de hu/16, donde hu es la altura libre del entrepiso. Para una altura libre típica de 2.40 m, este
nuevo requisito resulta en elementos de borde de 15 cm de espesor.

Otros códigos internacionales incluyen límites un poco más estrictos. El Eurocodigo 8 requiere para
extremos de muros que no terminan en aleta, un espesor mínimo del elemento de borde igual a hu/10, para
muros de ductilidad alta y hu/15 para muros de ductilidad media. Sin embargo, si el extremo del muro
termina en una aleta de un espesor igual o mayor que hu/15 y longitud mayor que hu/5, el espesor de la
zona confinada se puede reducir al espesor del alma, bw. El espesor mínimo requerido para el alma es el
mayor entre 15 cm y hu/20. El código canadiense CSA-A23.3-14 incluye provisiones similares.

Otro cambio en el ACI 318-14, resultado de la observación de casos de pandeo lateral en muros delgados,
es requerir dos cortinas de refuerzo en el alma para muros con relación de aspecto mayor de 2 (altura
total/longitud: hw/lw ≥ 2), aun en casos de cortantes bajos, que en ediciones previas de ACI 318 podían
Abril 9, 2018 - 10
armarse con una sola cortina. Pauly y Priestley (1993) sugieren que la inestabilidad lateral de muros es
afectada por la deformación a tracción previa a la etapa de compresión (pre-tracción). Específicamente,
ellos sugieren que la fluencia no uniforme del refuerzo a tracción resulta en un posterior cerramiento no
uniforme de grietas a lo largo del espesor del muro, que ocasiona la inestabilidad lateral. El uso de una sola
cortina de refuerzo hace al muro más vulnerable a falla por pandeo, debido a que luego de la fluencia del
refuerzo longitudinal en tracción, una cortina sola no provee un mecanismo para restaurar estabilidad.

Fig. 6 Ejemplos de falla de muros delgados por pandeo lateral del borde (a) y (b) Sismo de Maule, Chile
2010 y (c) sismo de Christchurch, Nueva Zelanda 2011. (Fotos tomadas de NIST GCR 14-917-25 (2014))

Falla frágil ‘controlada por compresión’


El cambio más significante en el ACI 318-14 respecto a las dimensiones de elementos de borde, que
seguramente originó los cambios hechos a la NSR-10 mediante la resolución 0017, es requerir un espesor
mínimo de elementos de borde especiales de 30 cm, que corresponde a la dimensión mínima de columnas
especiales (DES). El ACI 318-14 impone este requerimiento cuando se cumple la relación, c/lw ≥3/8. Este
cambio significativo se justificó con la observación de múltiples casos de fallas frágiles observadas en
edificios de muros delgados durante el sismo de Chile de 2010 (NIST, 2014).

Fig. 7 Ejemplos de fallas frágiles ‘Compresión horizontal’ con pandeo del refuerzo vertical observadas en el
sismo de Chile 2010. (Fotos tomadas de Welt, 2015)

En la figura 7 se muestran ejemplos de los casos de fallas frágiles típicas que se observaron en los niveles
inferiores de edificios de muros delgados (15 a 20 cm de espesor) durante el sismo de Chile 2010. Estas

Abril 9, 2018 - 11
fallas incluyen pandeo del refuerzo vertical junto con desprendimiento del concreto. En la gran mayoría de
los casos, el daño se concentró en una franja horizontal de muy poca altura que se extiende en la longitud
completa del muro. De acuerdo a NIST (2014), en la mayoría de los casos observados no existían estribos de
confinamiento y si existían, su espaciamiento era grande (20 cm) y su cuantía muy baja, lejos de los
requerimientos del ACI 318. El espaciamiento del refuerzo horizontal típico era de 20 cm terminando en
ganchos de 90 grados. Estas fallas se identificaron como fallas controladas por compresión. Como se explica
adelante, en opinión del autor, estas realmente no son fallas controladas por compresión y un
ensanchamiento de los extremos no mejora su comportamiento.

En el diseño a flexión de secciones de concreto reforzado, idealmente se trata de lograr un diseño


controlado por tracción, que resulta en un comportamiento dúctil. El diseño no es controlado por tracción
cuando la deformación unitaria en la fibra extrema del refuerzo a tracción es menor de 0.005, en el
momento en el que el concreto en compresión alcanza la deformación última de 0.003. En términos de la
profundidad del eje neutro, el diseño no es controlado por tracción cuando

𝑐⁄ ≥ 0.003 3
𝑙𝑤 (0.005+0.003) = ⁄8 (12)

El anterior es el límite adoptado por ACI 318-14 para requerir un espesor del elemento de borde igual a la
dimensión mínima de columnas. Los muros estructurales cuyo diseño es controlado por compresión
presentan un comportamiento frágil ante cargas laterales, pero como se muestra adelante el cumplimiento
de un espesor mínimo de sus elementos de borde no es una manera efectiva de asegurar un buen
comportamiento. Mucho más efectivas son las provisiones del UBC-97, que han sido adoptadas por
numerosos códigos pero lamentablemente no por ACI 318.

El UBC-97 incluye dos provisiones para garantizar un comportamiento dúctil. La primera es limitar la
máxima carga axial del muro a una fracción de la resistencia nominal axial, Pu ≤ 0.35 Po. Si la carga axial es
mayor de este límite, el muro no se puede considerar parte del sistema de resistencia sísmica. Una
provisión equivalente del Eurocodigo es limitar la carga axial última, de tal manera que la relación axial ra=
Pu/(Ag f’c,) no exceda 0.35 para muros de ductilidad alta y 0.40 para muros de ductilidad media. La segunda
provisión del UBC consiste en limitar la máxima deformación unitaria de compresión en la fibra exterior,
requerida para alcanzar el desplazamiento máximo de diseño u, a cm ≤0.015. Como se observa en la Fig. 3,
este valor es menor que la deformación unitaria para la cual, en elementos confinados según ACI, se
produce el pandeo del refuerzo vertical y subsecuente aplastamiento del concreto (ver Fig 3). Similarmente
el código canadiense CSA-A23.3-14 impone el límite cm ≤0.014. La norma chilena Nch430 adoptó
recientemente provisiones similares, limitando la relación axial (ra ≤0.35) y la deformación máxima cm
≤0.008.

Mientras que en el diseño a flexión de vigas, la cuantía de refuerzo determina la diferencia entre diseño
controlado por tracción y diseño controlado por compresión, y es muy fácil visualizar la diferencia en
comportamiento, en el caso de muros reforzados con elementos de borde confinados, es la magnitud de la
carga axial el principal parámetro que determina esta diferencia y la diferencia en comportamiento no es
tan obvia. El diseño a flexo-compresión de un muro es controlado por compresión cuando las cargas axiales
son altas, por encima de la carga balanceada Pb, del diagrama de interacción. Para esta condición la
profundidad del eje neutro es grande. El diseño es controlado por tracción cuando las cargas axiales son
bajas. Para esta condición la profundidad del eje neutro es pequeña. En la figura 7a se compara la
deformación unitaria de compresión en la fibra exterior cm, requerida para alcanzar el mismo
desplazamiento lateral m, en un muro con carga axial alta y en un muro con carga axial baja. En cada caso,
los diagramas incluyen las deformaciones correspondientes a la resistencia nominal y las correspondientes
Abril 9, 2018 - 12
a alcanzar inelásticamente el desplazamiento lateral m. La deformación unitaria máxima de compresión cm
se calcula usando la ecuación 9. Cuando la carga axial es alta, la deformación unitaria en la fibra exterior
puede ser muy grande y puede fácilmente exceder la deformación unitaria para la cual se produce el
pandeo del refuerzo y posterior aplastamiento del núcleo de concreto. Por el contrario, cuando la carga
axial es baja, la deformación unitaria en la fibra exterior es pequeña. En la Fig. 7b se comparan las curvas
Momento Vs Desplazamiento lateral. Cuando la carga axial en el muro es alta y el diseño es controlado por
compresión, su comportamiento es frágil. Si el diseño es controlado por tracción, el confinamiento
adecuado de los elementos de borde garantiza un comportamiento dúctil.

Fig. 7 Efecto de cargas axiales altas y/o de diseños controlados por compresión Vs tracción

En edificios altos, particularmente en casos de sistemas estructurales combinados, la relación axial ra =


Pu/(Ag . f’c) de algunos muros puede ser alta, resultando en un diseño controlado por compresión. Dado
que en estos casos no se trata de muros delgados y que el cambio de un diseño controlado por compresión
a un diseño controlado por tracción normalmente requiere ambos, un incremento importante en el espesor
del muro completo y un aumento de su resistencia, la imposición de un espesor mínimo de 30 cm no
controla el dimensionamiento del muro.

Por el contrario, en caso de estructuraciones con muros delgados (menores de 20 cm) como las usadas en
Chile, o en sistemas industrializados como los usados en Europa, Colombia y otros países latinoamericanos,
dada la alta densidad de muros dw = Área muro/ Área piso, típicamente mayor del 3% en cada dirección
(densidad total usualmente mayor de 6%), la relación axial es baja (ra< 0.35), aún en casos de edificios de
hasta 20 pisos. Por esta razón, el diseño resulta controlado por tracción, y la imposición del ACI 318 es
innecesaria pues no tiene efecto en el comportamiento del muro.

Para sistemas industrializados la relación axial promedio de los muros se puede estimar como

𝑝𝑢 𝑁 𝑤𝑢
ra = 𝐴 =𝑑 (9)
𝑔 𝑓′𝑐 𝑤 𝑓′𝑐

Donde N= Número de pisos, dw = densidad total de muros y wu = carga ultima por unidad de área para
1.2DL + 1LL. (Nota: la combinación 1.2DL + 1LL + EQ generalmente controla el diseño a flexo-compresión
mientras que 0.9DL – EQ controla flexo-tracción). Para un caso típico dw = 0.05, losas de 15 cm de espesor,

Abril 9, 2018 - 13
carga muerta adicional super-impuesta DLs = 180 Kg/m2, carga viva LL = 180 Kg/m2, altura entrepiso 2.5 m,
se obtiene wu = 1.2 t/m2. Para N = 20 pisos, y f’c = 280 Kg/cm2, se obtiene una relación axial promedio ra =
0.17. Este valor bajo de la relación sugiere que el diseño no es controlado por compresión.

Un aspecto característico de los sistemas de muros delgados, el cual no se identificó en el reporte de NIST,
que originó los cambios al ACI 318, ni en otros múltiples estudios sobre el comportamiento de muros
durante el sismo de Chile, es que en sistemas con alta densidad de muros, el refuerzo vertical requerido,
generalmente resulta determinado por condiciones de flexo-tracción (combinación 0.9DL – EQ) y no de
flexo-compresión (combinación 1.2 DL + LL + EQ).

Fig. 8ª – Refuerzo vertical requerido en edificio de muros delgados de 14 pisos

Para ilustrar este aspecto se considera el detalle del resultado del diseño de un muro delgado típico de un
sistema industrializado. En la Fig. 8ª se presenta la planta típica de un edifico de 14 pisos. El espesor de los
muros en los niveles inferiores es 15 cm y la densidad total de muros es 7.3%. El edificio está localizado en
una zona de amenaza sísmica alta. Se muestra el refuerzo vertical requerido para los muros del primer
nivel.

Por otra parte, en la Fig. 8b se presenta el detalle del resultado del diseño de uno de los muros. Se
presentan las solicitaciones (Mu, Pu) para todas las combinaciones de carga de diseño y el diagrama de
interacción para el refuerzo vertical requerido. Se ilustran las combinaciones que controlaron el diseño a
cortante, el diseño de los elementos de borde y el refuerzo vertical del muro. Aunque el diseño de los
elementos de borde resulta controlado por flexo-compresión, el refuerzo vertical generalmente resulta
controlado por flexo-tracción. Este resultado es representativo de los resultados obtenidos para
prácticamente la totalidad de los muros del primer nivel.

El anterior resultado es típico para muros delgados independientemente de su longitud. Para la hipótesis
usual de base fija, el refuerzo vertical en el primer nivel generalmente resulta controlado por flexo-tracción.
Como se nuestra adelante, el anterior comportamiento explica características de las fallas frágiles en muros
delgados observadas en Chile.

Abril 9, 2018 - 14
Fig. 8b Resultado diseño de un muro delgado DES

En la Fig. 9 se muestra la falla típica por flexión de muros con poco confinamiento para el caso (a) de un
muro grueso y el caso (b) de un muro delgado. En el caso del muro grueso se observa la falla por
compresión del concreto, reflejada en grietas verticales en los extremos poco confinados del muro. El daño
se extiende en una altura considerable. En el caso del muro delgado el daño se concentra en una franja
horizontal de muy poca altura que no es característica de una falla por compresión del concreto.

Fig. 9. Falla por flexión de muros con bordes poco confinados: (a) muro grueso (b) muro delgado
Abril 9, 2018 - 15
En este artículo se postula que como se ilustra en Fig. 10, la falla frágil observada en muros delgados se
inicia en un extremo, en una etapa de flexo-tracción, que resulta en la apertura de una o muy pocas grietas
en el concreto y en la fluencia significativa del refuerzo vertical. En la subsiguiente etapa de flexo-
compresión, en la que el refuerzo en ese extremo debe momentáneamente soportar la totalidad de la
carga axial, sin contribución del concreto hasta que la grieta se cierre, se produce el pandeo del refuerzo
vertical, que produce el desprendimiento del concreto. La repetición de este ciclo de carga resulta en el
deterioro progresivo de la sección de concreto.

Fig. 10 Falla frágil de muros delgados por deficiencia en la distribución del refuerzo vertical y falta de
confinamiento.

El mecanismo propuesto es similar al descrito por Pauly y Priestley (1993) para explicar la inestabilidad
lateral, solo que en este caso se trata de un mecanismo en el plano del muro, y concentrado en una o en
muy pocas grietas.

Por otra parte se postula que este mecanismo de falla frágil se puede controlar con una adecuada
distribución y cuantía del refuerzo vertical, que resulte en una distribución uniforma de múltiples grietas,
y confinamiento apropiado de los bordes, que restrinja el pandeo del refuerzo vertical, y su acción
destructiva en el concreto. A este respecto se destaca que en casos de cortantes Vu bajos, que es frecuente
en sistemas con alta densidad de muros, el ACI 318 permite cuantías de refuerzo vertical muy bajas (hasta
0.0012). Estas cuantías son incluso menores de la cuantía de retracción y temperatura y ciertamente no
parece razonable esperar que resulten en una distribución uniforme del agrietamiento por flexo-tracción.
Por otra parte, los espaciamientos horizontales del refuerzo vertical permitidos por el ACI 318, de 35 cm en
el elemento de borde y 45 cm en el alma, para casos de muros delgados son muy grandes para controlar
efectivamente el desarrollo de las grietas por flexo-tracción, que inician la falla frágil.

En la Fig. 10 se ilustra el comportamiento esperado de muros con una apropiada cuantía y distribución de
refuerzo vertical, reforzados con elementos de borde confinados. La distribución uniforme del
agrietamiento producido por flexo-tensión, limita la posibilidad del pandeo del refuerzo vertical en la etapa
de flexo-compresión, permitiendo la formación de una articulación plástica de una altura suficiente para
permitir un comportamiento inelástico dúctil, sin requerir una curvatura plástica desproporcionada, para
alcanzar el desplazamiento máximo de diseño.
Abril 9, 2018 - 16
Fig. 10 Agrietamiento distribuido cuando cuantía y distribución de refuerzo vertical

Evaluando los cambios recientes en la edición ACI 318-14 en su efectividad para evitar las fallas frágiles
observadas en el sismo de Chile se destacan dos puntos. Por una parte, un cambio efectivo fue limitar el
espaciamiento del refuerzo vertical en el elemento de borde a 2/3 de su espesor. Ese cambio claramente
ayuda a que el agrietamiento por flexo-tracción se distribuya en múltiples grietas en lugar de concentrarse
en una sola, lo cual reduce la posibilidad del pandeo del refuerzo vertical y desprendimiento del concreto.

Por otra parte, dado que es un proceso generado por flexo-tracción, contrario a lo propuesto en ACI 318,
un aumento en la sección del elemento de borde no ayuda a prevenir este tipo de falla. La razón es la
misma por la cual en el caso de flexión de vigas no es viable evitar el agrietamiento del concreto en la zona
de tracción aumentando la sección de concreto en esa zona. El control del agrietamiento en la etapa de
flexo-tracción se logra con una distribución y cuantía adecuada del refuerzo vertical. La reducción de la
abertura máxima de las grietas reduce la posibilidad de pandeo del refuerzo vertical en la etapa de flexo-
compresión, la cual se puede reducir aún más con una adecuada separación de estribos de confinamiento.

Se destaca que la imposición de requerir un espesor mínimo de los elementos especiales de borde igual a la
dimensión mínima de columnas, que resultó de la interpretación equivocada de las fallas frágiles
observadas en los muros de Chile, como fallas controladas por compresión, no tiene efecto en la
construcción prevalente en las regiones sísmicas los Estados Unidos, caracterizada por muros gruesos. Por
el contrario esa imposición si tiene efectos importantes en los sistemas de muros delgados industrializados
usados ampliamente en Latinoamérica. Esa imposición innecesaria afecta adversamente la arquitectura y
la construcción de esos sistemas.

La revisión detallada del diseño de esos elementos y del registro fotográfico de esas fallas frágiles, que
muestra claramente la concentración del daño en una delgada franja horizontal del muro (Figs.7 y 9b),
muestra que contrario al mecanismo asumido de aplastamiento de concreto produciendo el pandeo del
refuerzo vertical, se trata de agrietamiento concentrado del concreto en la etapa de tracción, que origina el
pandeo del refuerzo vertical durante la compresión, resultando en el desprendimiento progresivo del
concreto.

Abril 9, 2018 - 17
Extensión vertical del elemento de borde
En el método de desplazamientos del ACI 318 se requiere extender verticalmente el refuerzo del elemento
especial de borde, desde la sección crítica, hasta una distancia no menor que la mayor entre lw y Mu/4Vu.
Por encima de esa zona no se requieren provisiones de ductilidad, excepto si hay una zona en la que la
cuantía de refuerzo longitudinal excede 400/fy (psi), en la cual se requieren elementos de borde ordinarios.

Como en ediciones previas, el ACI 318-14 mantiene el método de esfuerzos para establecer la necesidad de
proveer elementos especiales de borde y establecer su extensión vertical. Para edificios de poca altura los
dos procedimientos producen resultados similares. Sin embargo, para edificios altos, los dos
procedimientos resultan en resultados totalmente diferentes. Como se ilustra adelante, para un caso típico
de un edificio de 31 pisos con sistema combinado, con el método de deformaciones se obtiene que es
necesario proveer elementos de borde solamente en los 2 pisos inferiores mientras que con el método de
esfuerzos se obtiene que se deben proveer elementos de borde en los primeros 27 pisos, es decir casi en la
totalidad de la altura del muro.

Estudios recientes muestran que en el caso de edificios altos, el método de desplazamientos tal como está
planteado en ACI-318, frecuentemente resulta en un diseño inseguro de muros especiales y se requieren
provisiones adicionales para garantizar su buen comportamiento. Estas provisiones adicionales ya han sido
implementadas en algunos reglamentos incluyendo CSA A23.3-04 y CSA A23.3-14 de Canadá.

Las razones por las cuales este método no provee suficiente protección en el caso de muros esbeltos de
edificios altos son las siguientes: (1) la altura de la zona plástica es mayor del valor considerado en ACI-318,
(2) se requieren provisiones adicionales para garantizar que los muros tengan adecuada ductilidad para
tolerar alguna fluencia en su altura media, debida a momentos de flexión asociados a modos superiores,
(3) se requieren provisiones de ductilidad adicionales por encima de la zona plástica, para prevenir que una
falla frágil por compresión debida a flexión, preceda la fluencia en la región plástica (4) además de la
articulación plástica en la base se pueden formar múltiples articulaciones a diferentes elevaciones, aun si el
muro es continuo desde la base, debido a irregularidades en altura.

El método de deformaciones se basa en la consideración de un muro esbelto individual, que bajo carga
lateral se comporta de manera similar a un voladizo a flexión. En un edificio alto sin embargo, los muros no
trabajan de manera individual, puesto que estos elementos están integrados por diafragmas de piso. La
altura de la región plástica de los muros resulta controlada por la longitud del muro más largo en la
dirección bajo consideración y no por la longitud de cada muro individual. En el CSA-A23.3-04,(Art. 21.6.2.2
a), los muros se detallan para articulaciones plásticas en una altura igual a 1.5 veces la longitud del muro
más largo en la dirección considerada, por encima de la sección critica de diseño (1.5 Lwmax).

En adición, estudios recientes (Bohl, 2011) muestran que en muros estructurales de edificios altos, la
longitud de la zona plástica está influenciada por otros parámetros en adición a la longitud del muro,
incluyendo su altura. Para una misma longitud de muro, entre mayor sea la altura total de la edificación,
mayor es la longitud de la zona plástica. Con base en estos estudios, en el CSA-A23.3-14, (Art. 21.5.2.1.2), se
requiere verificar que la altura de la zona plástica en la cual se debe proveer confinamiento especial, para
asegurar que el muro pueda tolerar suficiente rotación inelástica, no sea menor de 0.5 veces la longitud del
muro más largo en la dirección considerada más 0.1 veces la altura total del muro (0.5Lwmax+ 0.1 hw). En
edificios altos en los que la relación altura/longitud es mayor de 10, este nuevo criterio resulta en una
mayor longitud de la zona plástica.

Abril 9, 2018 - 18
Por otra parte evidencia experimental y analítica (Abedar, 2013, 2014) muestra que en el caso de muros
esbeltos en edificios altos, el hecho de estar adecuadamente detallados para la formación de una
articulación plástica en la base, no provee protección al muro por demandas inelásticas por encima de la
zona plástica. Después de la formación de la articulación plástica en la base, se producen momentos de
flexión importantes a media altura del muro, debido a efectos inelásticos de modos superiores de
vibración. Por esta razón, el reglamento CSA-A23.3-14 incluye nuevos requerimientos para asegurar que los
muros tengan adecuada ductilidad para tolerar alguna fluencia a nivel de la altura media, debida a
momentos asociados a modos diferentes al fundamental.

En adición, en edificios altos con limitada densidad de muros (sistemas combinados), se producen esfuerzos
de compresión importantes en los muros, muy por encima de la zona plástica (Barbosa 2016, 2017). Estos
esfuerzos altos son debidos a la carga axial de gravedad y a la flexión producida por las fuerzas sísmicas.
Aún si la demanda de curvatura inelástica no es significante por encima de la rótula plástica, esfuerzos de
compresión altos en esa zona pueden producir el aplastamiento del concreto y/o pandeo del refuerzo
vertical, si los extremos del muro no se confinan adecuadamente. Adicionalmente, en edificios altos, en
los que con frecuencia se reduce la resistencia especificada del concreto, f’c, con la altura, se da la
posibilidad de una falla por compresión o la formación de una rotula plástica en un nivel intermedio. Así el
muro sea geométricamente continuo desde la base, un adecuado confinamiento en la base, no previene la
posible generación de otra articulación plástica en un nivel intermedio más débil, debido justamente a la
reducción en la resistencia del concreto.

Fig. 11 Relación Esfuerzo vertical/Resistencia del concreto, fv/f’c y determinación de extensión de


elementos de borde para los muros de un eje exterior de un sistema combinado (Barbosa, 2016)

Abril 9, 2018 - 19
Para ilustrar algunas de las limitaciones de las provisiones del ACI 318, se presentan en la Fig. 11 resultados
del análisis de un edificio de 31 pisos, con un sistema de resistencia sísmica combinado, localizado en una
zona de amenaza sísmica intermedia. Los parámetros sísmicos son: ASCE7-10: Ss = 0.56, S1 = 0.36, Sitio=D,
SDC = D (especial), NSR-10: Aa = 0.15, Av = 0.2, Suelo = D, capacidad de disipación de energía especial DES
(requerida por la altura). Se presenta para dos muros del eje exterior la relación entre el esfuerzo vertical y
la resistencia del concreto fv/f’c, para las dos combinaciones de carga que controlan el diseño de los muros
del primer piso. Para los dos muros, el desplazamiento lateral en el nivel superior u es menor de
0.007Hw. La longitud de cada muro es Lw = 4 m, su espesor bw = 30 cm y la altura total hw = 92 m. En esta
figura también se presenta para los dos muros en la base el valor de las fuerzas internas (Pu, Mu,
Vu) para las combinaciones de carga críticas, junto con el valor de la profundidad del eje neutro C,
calculada para la carga axial ultima Pu, y la resistencia nominal a momento, Mn.

De acuerdo a los dos métodos del ACI se deben proveer elementos de borde especiales en los extremos de
los muros. Según el método de deformaciones, el valor límite Lw/600(u/hw) es 400/(600 x 0.007) = 95 cm,
que es menor de las profundidades del eje neutro calculadas C= 186 cm y C = 173 cm, para los muros C-D y
E-G respectivamente. La extensión horizontal del elemento de borde, calculada como el mayor valor entre
C-0.1Lw y C/2 es 146 cm para el muro C-D y 133 cm para el muro E-G. Los elementos de borde se deben
extender verticalmente a partir de la sección crítica una distancia calculada como la mayor entre Lw y
Mu/4Vu, que para el ejemplo resulta en 5.3 m para el muro C-D y 5.1 m para el muro E-G.

Aplicando el método de esfuerzos, se tiene que el esfuerzo máximo en la fibra exterior de los
muros en la base es 0.56 f’c, que excede el límite de 0.2 f’c, luego se requiere elemento de borde.
Como se observa en la figura 2, el esfuerzo se reduce a 0.15 f’c en el piso 28 en el caso del muro C-
D y en el piso 27 en el caso del muro E-G.

Por otra parte, como ilustra la figura 11, por encima de los dos pisos inferiores en los que según el método
de deformaciones del ACI-318 se requiere elementos de borde especiales, se presentan esfuerzos de
compresión importantes, mayores de 0.5f’c. Aún en el quinto piso, que hace parte del primer tramo con el
concreto de mayor resistencia, se presentan esfuerzos de compresión mayores de 0.45 f’c. En el séptimo
piso, que es el primer piso del segundo tramo con resistencia del concreto reducida, el esfuerzo de
compresión es mayor de 0.48 f’c.

La ocurrencia de estos esfuerzos de compresión altos, por encima de la zona protegida con elementos de
borde especiales, pone en duda que estos muros se comporten adecuadamente durante el sismo de
diseño. Como referencia, en el caso de la norma NSR-10, para el caso de columnas con estribos, el máximo
esfuerzo de compresión de diseño en el concreto, con que se puede contar es 0.75 . 0.85 f’c = 0.41 f’c. En
el caso del ACI-318 este valor es 0.8 .. 0.85 f’c = 0.44 f’c. Esto es para columnas cortas confinadas con
estribos sometidas a carga axial solamente. Si los extremos de los muros van a estar sometidos a esfuerzos
de compresión altos, del orden de 0.5 f’c, en niveles en los que no se provee refuerzo lateral para confinar
los bordes se va a producir en estos niveles una falla frágil por pandeo del refuerzo vertical y aplastamiento
del concreto, antes de que se forme la articulación plástica en la base.

El ACI 318 incluye provisiones de confinamiento para zonas por encima de la articulación plástica en la
base, en casos en que la cuantía de refuerzo vertical es mayor de 400/fy (psi) (Art. 18.10.6.5 o NSR-10, Art.
C.21.9.6.5). Sin embargo, esta provisión no provee protección en los muros del ejemplo ya que la cuantía
real requerida por flexo-compresión es menor que ese valor. Contrario al caso de sistemas estructurales de

Abril 9, 2018 - 20
muros como los que fallaron en Chile o los usados en sistemas industrializados en Latinoamérica y Europa,
en los que la densidad de muros es alta, en el caso de edificios altos con sistemas combinados, en los que la
densidad de muros es baja, las fuerzas axiales son significantes y el diseño de los muros resulta controlado
por compresión, aún por encima de la supuesta rotula plástica y aún en casos de cuantías de refuerzo
longitudinal bajas. Para los muros del ejemplo debido a la reducción en la calidad del concreto, el valor de
la relación axial ra (=Pu/(Ag . f’c) en el piso 7 es similar al correspondiente en la base (ra = 0.3).

Para tener en cuenta los estos factores y prevenir que fallas frágiles por compresión puedan preceder la
formación de la rótula plástica en la base, el autor propuso (Barbosa, 2017) dos versiones modificadas del
método de deformaciones de ACI 318. La primera versión (Desplazamientos 1), basada en las provisiones
del CSA-A23.3-14 es extender los elementos de borde por encima de la longitud requerida por el ACI 318,
hasta la elevación en la que c/Lw < 0.4 para muros DMO y c/Lw < 0.3 para muros DES. La segunda versión
(Desplazamientos 2), en términos de la relación entre el esfuerzo vertical máximo en la fibra exterior y la
resistencia del concreto, es extender los elementos de borde hasta donde fmax/f’c <0.4 para muros DMO y
fmax/f’c <0.3 para muros DES.

Fig. 12 Extensión vertical y horizontal de elementos de borde especiales (DES) según diferentes métodos

Abril 9, 2018 - 21
En la Fig. 12 se presenta la extensión vertical y horizontal de los elementos de borde obtenidos para el los
dos muros del ejemplo considerado. Se presentan los resultados para el método de esfuerzos y para tres
versiones del método de desplazamientos, con diferentes opciones para prevenir falla por compresión por
encima de la rótula plástica. Aunque la propuesta incluye la opción de calcular la altura de la rótula plástica
a partir de la longitud del muro más largo en la dirección considerada, en este caso se consideró la longitud
de cada muro. En todos los casos la extensión horizontal del elemento de borde se definió a partir de la
máxima profundidad del eje neutro según ACI. En el método Desplazamientos 1, el elemento de borde se
extendió hasta donde c/lw < 0.3. En el método Desplazamiento 2, el elemento de borde se extendió hasta
donde fmax/f’c <0.3. En el método Desplazamiento ACI, el elemento de borde se extendió hasta el límite del
ACI 318, sin considerar provisiones de confinamiento por encima de la rótula plástica.

Finalmente, la presencia de irregularidades verticales puede resultar en demandas de curvatura inelástica


en diferentes niveles por encima de la base. De acuerdo al reporte del NIST (2014) en varios de las fallas
observadas durante el sismo de Chile 2010, se encontraron daños concentrados en localizaciones en donde
había algún tipo de discontinuidad en los muros o irregularidades estructurales. El código canadiense CSA
A23.3-14 requiere que en edificios con irregularidad vertical tipo 1 (piso flexible) y tipo 3 (geométrica) en
cualquier localización en su altura, los muros estructurales se detallen para articulaciones plásticas en la
base y en el nivel de cada irregularidad. La región plástica se debe extender la misma distancia calculada
para la base tanto arriba como abajo debajo del nivel con irregularidad. En adición cada muro que presente
alguna irregularidad estructural significante debe ser diseñado para que no haya discontinuidad en la
capacidad a flexión, o debe ser detallado considerando la formación de una articulación plástica en el nivel
de la irregularidad.

Ala Efectiva
Cuando un muro con alas es desplazado lateralmente, las aletas participan en resistir la fuerza axial y los
momentos. Sin embargo los esfuerzos normales en las alas se reducen conforme aumenta la distancia al
muro, por tanto solo una porción del alma cercana al muro resulta efectiva.

Fig. 13 Esfuerzos y deformaciones debidas a sismo en cada tramo de un muro con alas
Abril 9, 2018 - 22
Para el muro de la Fig. 13, las fuerzas inerciales debidas al sismo son transmitidas por el diafragma de piso
al alma del muro. El acoplamiento de las alas (que puede hacer que una esté en compresión y la otra en
tracción) es generado por el flujo de cortante que el alma le transmite a cada aleta en su intersección. La
losa misma no produce acoplamiento pues solo actúa como un diafragma rígido en su plano. El flujo de
cortante actuando en el extremo conectado de cada aleta, produce compresión en el extremo de una aleta
y extensión en el extremo conectado de la otra aleta. Mientras que por compatibilidad de deformaciones,
la deformación vertical de cada aleta, en el extremo conectado al alma, es igual a la deformación del alma,
la deformación en el extremo libre de cada aleta es mínima. Consistentemente, los esfuerzos verticales
debidos al sismo en las aletas, son iguales a los esfuerzos en el alma en el extremo conectado al alma, y
mínimos en el extremo libre. El ancho del ala efectiva aumenta con la altura dese la parte superior del
muro hasta la sección considerada. Para una sección dada, el ancho del ala efectiva aumenta con niveles
crecientes del desplazamiento lateral.

Es importante tener presente que el artículo 21.9.5.2 –ACI-318-99/11 (C.21.9.5.2 –NSR-10) es derivado del
UBC-97 y éste no establece el ancho efectivo real de las aletas, sino el valor máximo del ancho efectivo de
las aletas que se puede suponer en el diseño. El art. 1921.6.6.2 UBC-97 dice textualmente “El ancho
efectivo de aletas a ser usado en el diseño de secciones de muro con formas I, L, C, o T, no se debe suponer
que se extienda más allá de la cara del alma que: 1°) la mitad de la distancia al alma adyacente; 2°) 15% de
la altura del muro para la aleta en compresión y 30% de la altura del muro para la aleta en tracción”. Por
simplicidad ACI 318 usa un valor único de ala efectiva en compresión y tracción.

Mientras que la consideración del ala no tiene un efecto significativo en la cuantía de refuerzo vertical del
muro, si puede tener un efecto importante en el tamaño de los elementos de borde. En la Fig. 14 se
presenta para un muro en forma de I, de 3 m de longitud, la longitud requerida del elemento de borde,
calculado para varios valores de aleta efectiva. El cálculo está hecho para un nivel de esfuerzos últimos alto,
correspondientes a una relación axial ra = 0.28. Los esfuerzos son los correspondientes a una de las
combinaciones que controla el dimensionamiento de elementos de borde, que como ya se indicó,
generalmente no es la combinación que determina la cuantía de refuerzo del muro.

Fig. 14 Longitud de elemento de borde requerida en función del ala efectiva a cada lado del alma

Abril 9, 2018 - 23
Mientras que sin considerar las alas se requiere un elemento de borde de 106 cm, considerando una aleta
efectiva, la longitud del elemento de borde se reduce con el ancho del ala efectiva, hasta llegar a 73 cm
para una aleta efectiva ligeramente menor de 38 cm (Punto A, Fig. 14). Para una aleta efectiva de 38 cm a
cada lado del alma, ya no se requiere elemento de borde (Punto B).

El autor considera que en este caso, aunque no se requiere elemento de borde cuando se considera una
aleta efectiva de 38 cm, es recomendable proveer confinamiento en ese ancho efectivo y en la longitud de
73 cm del alma (Punto A, Fig. 14), debido a que (1) en esa área los esfuerzos de compresión son altos y (2)
la participación del ala presupone que la intersección ala-alma está en capacidad de resistir el flujo de
cortante que el alma le transmite al ala, lo cual las normas no evalúan. El armado para este muro de 20 cm
presenta en Fig. 17a.

En la Fig. 15a se presenta el ancho efectivo del ala, a cada lado del alma, para no requerir elemento de
borde, bfeo, en función de la longitud del muro. En el cálculo se consideró que el espesor de la aleta es igual
al espesor del alma del muro. Los resultados son válidos para espesores en el rango 15 cm a 30 cm y para
f’c = 210 k/cm2. Para resistencias mayores los anchos de aleta se reducen ligeramente. En el caso de muros
en forma de C, se debe duplicar el valor del ancho efectivo. En la Fig. 15b se presenta la longitud del
elemento de borde si no se considera la influencia del ala y la longitud del elemento de borde, para un ala
efectiva ligeramente menor de bfeo.,, (equivalente al punto A de la Fig. 14) .

Fig. 15. Ala efectiva para no requerir EB, bfeo y longitud EB en función de longitud del muro

Diseño Biaxial
Mientras que las alas pueden tener una influencia significante en el tamaño de los elementos de borde, la
resistencia del muro generalmente resulta controlada por la resistencia de cada sección plana individual.
Normalmente los muros estructurales se modelan usando elementos finitos tipo Cascarón (Shell), que
poseen rigidez en el plano y fuera del plano (lateral). La rigidez de muros en su plano es mucho mayor que
la rigidez lateral, por tanto, en estructuraciones usuales, los momentos fuera del plano son pequeños y
pueden ser ignorados. Sin embargo en casos de muros delgados o en estructuraciones muy desfavorables
consistentes en muros orientados en su mayoría en una misma dirección, el diseño resulta controlado por
flexo-compresión lateral. Un error frecuente es realizar un diseño uniaxial del muro, ignorando los

Abril 9, 2018 - 24
momentos laterales y la estabilidad lateral del muro. Lo anterior es aún más grave cuando en adición se
comete el error de modelar las losas como elementos Shell y no como diafragmas (Barbosa y Álvarez,
2018). Mediante la asignación de factores de agrietamiento para la componente lateral, el diseñador puede
limitar la contribución estructural de algunos muros fuera de su plano para evitar que su diseño resulte
controlado por flexión lateral. Sin embargo siempre que se esté considerando la rigidez lateral de los muros
su diseño debe ser biaxial y debe considerar los efectos de esbeltez lateral.

Pandeo lateral del alma del muro


El esfuerzo crítico de pandeo de cada porción plana de muro se determina a partir de la teoría clásica de
pandeo elástico de placas planas (Bryan, 1891), considerando la restricción lateral proporcionada por
aletas. A partir de las soluciones mostradas en Fig. 16a, para (a) no soporte vertical, (b) soporte vertical en
un borde y (c) soporte vertical en los dos bordes, se determina el esfuerzo crítico correspondiente al
pandeo local de cada tramo, de los casos mostrados en la Fig. 16b.

Fig. 16a Esfuerzo critico de pandeo

Fig. 16b Restricción lateral: (a) no apoyo lateral, (b), (c) y (d) un apoyo lateral y (e), (f), (g) y (h) dos apoyos
laterales

Conclusiones
En este artículo se describe el origen de los requerimientos de confinamiento de elementos de borde
especiales de muros estructurales. Se presentan los fundamentos del reforzamiento de muros con
elementos de borde y se describen los diferentes métodos que se han usado para el diseño a flexión y carga
axial de muros reforzados con elementos de borde, junto con la evolución de estos métodos a través de
Abril 9, 2018 - 25
diferentes códigos. Para el método de desplazamientos, se presenta una derivación de cada una de las
provisiones incluidas en ACI 318. Se evalúan los cambios hechos en ACI 318-14 en relación a los
requerimientos de confinamiento y tamaño de elementos de borde.

Se muestra que en sistemas de muros delgados la imposición de un ensanchamiento en el borde no tiene


justificación. Por una parte el nuevo requerimiento del ACI 318-14 de limitar el espesor de los elementos de
borde especiales a 30 cm, aplica solamente a casos en que el diseño no es controlado por tracción. En
sistemas de muros delgados, en los que la densidad de muros es alta, el diseño de los muros usualmente es
controlado por tracción.

Por otra parte, este nuevo requerimiento del ACI surgió precisamente de clasificar las fallas frágiles
observadas durante el sismo de Chile, en muros sin confinamiento en los bordes, como fallas controladas
por compresión. Una revisión detallada de los requerimientos de diseño de estos elementos y del registro
fotográfico de las fallas, que muestran consistentemente el daño concentrado en una delgada franja
horizontal, sugieren una falla iniciada por tracción. Contrario al mecanismo asumido, de aplastamiento de
concreto produciendo el pandeo del refuerzo vertical, se trata de un mecanismo que se inicia con la
apertura de una o pocas grietas en el concreto y fluencia del refuerzo vertical, en la etapa de flexo-tracción.
En la subsecuente etapa de flexo-compresión, el refuerzo vertical debe soportar la totalidad de la carga
axial, sin contribución del concreto, hasta que la grieta se cierre, originando el pandeo del refuerzo, que
produce desprendimiento del concreto. La repetición cíclica de este mecanismo resulta en el deterioro
progresivo de la sección horizontal del muro. La imposición de un ensanchamiento en el borde no es una
manera eficiente de controlar este mecanismo.

Finalmente, se muestra que en casos de edificios altos con sistemas combinados el método de
desplazamiento tal como está planteado en el ACI 318 resulta en un diseño inseguro al no incluir
provisiones de confinamiento por encima de la rótula plástica, para prevenir que fallas frágiles por
compresión puedan preceder la formación de la zona plástica en la base.

Recomendaciones
 Se recomienda re-evaluar los requerimientos de la resolución 0017 de Diciembre 2017 en cuanto a la
exigencia de que los elementos de borde cumplan con las dimensiones mínimas de columnas. En el
caso de sistemas industrializados, este nuevo requerimiento además de ser una imposición
innecesaria, afecta adversamente la arquitectura y construcción de estos sistemas.
 Para evitar ensanchamientos y todavía cumplir con los requisitos de la Resolución 0017, se recomienda
en el caso de muros con alas, determinar el ancho efectivo del ala a partir del cual no se requiere
elementos de borde bfeo y la longitud del elemento de borde correspondiente a un ancho de ala
ligeramente menor. Para pre dimensionamiento se recomienda usar Fig. 15. Aunque el elemento de
borde no es requerido, se recomienda confinar esa porción de ala y alma del muro. Una propuesta de
armado para muros de 15 y 20 cm de espesor, con 2 cm de recubrimiento, que cumple con las
provisiones especiales de confinamiento del ACI 318-14, se presenta en la Fig. 17.
 Para muros rectangulares se recomienda sugerir cambios en arquitectura tratando siempre de
acomodar alas.
 En casos de edificios altos con sistemas combinados, se recomienda adoptar las provisiones descritas
para prevenir que una falla frágil por compresión preceda la fluencia en la región plástica. Aunque no
es requerido por la NSR-10, se recomienda considerar regiones de articulaciones plásticas en todos los
niveles en donde haya irregularidades en altura.
 Con base en la experiencia de otros países que usan sistemas de muros delgados, se recomienda
adoptar un espesor mínimo de muros igual hu/20. También se recomienda ajustar el espesor de los

Abril 9, 2018 - 26
muros, según la altura del edifico de tal manera que la relación axial ra = Pu/(Ag . f’c), de todos los muros
sea baja (<< 0.3). Para los elementos de borde se recomienda adoptar un espesor mínimo igual a hu/16.
 Se recomienda aplicar las provisiones de confinamiento del ACI 318-14, incluyendo la ecuación 7a y el
límite del espaciamiento horizontal de grapas de confinamiento y refuerzo vertical igual a 2/3 del
espesor del muro.
 En cuanto al refuerzo vertical se recomienda para los elementos de borde una cuantía mínima de 0.005.
Para el alma se recomienda una cuantía mínima de 0.002 aún en casos de cortantes bajos.
 Evidencia experimental prueba que estribos cerrados se comportan mucho mejor que ramas con
ganchos a 135 grados. (Segura, 2017). Se recomienda reemplazar ramas por estribos cerrados.

Fig. 17 Detalle refuerzo elemento de borde, cumple requisitos de Resolución 007 sin necesidad del
ensanchamiento (EB provisto aunque no requerido)
Referencias:
 A23.3-04 (2004) “Design of Concrete Structures”, Canadian Standards Association, Mississauga,
Ontario, Canada
 A23.3-14 (2014) “Design of Concrete Structures”, Canadian Standards Association, Mississauga,
Ontario, Canada
 Adebar, P (2013) “Recent UBC Research on the Seismic Design of Concrete Shear Wall Buildings:
towards the 2014 Canadian Code”, Proceedings UBC-Tongji-CSRN Symposium-Modern Solutions to
Seismic Risk Mitigation, Vancouver, BC, Canada
 Acevedo, C. (2010) “Seismic vulnerability of non-special boundary elements of shear walls under axial
load reversals” Florida International University, Miami
 ACI 318-14, (2014). “Building Code Requirements for Structural Concrete”, American Concrete
Institute, Farmington Hills, MI
 ACI 318-99, (1999). “Building Code Requirements for Reinforced Concrete”, American Concrete
Institute, Farmington Hills, MI
 Alarcon, C.N. (2013) “Influence of Axial Load in the Seismic Behavior of Reinforced Concrete Walls with
Nonseismic Detailing”, MS. Thesis, Pontificia Universidad Catolica de Chile, Santiago, Chile
Abril 9, 2018 - 27
 ATC 3-06 (1978) “Tentative Provisions for the Development of Seismic Regulations for Buildings.”
Applied Technology Council
 Adebar, P., Mutrie J.G. y Mitchell D. (2014) “Seismic Design of Concrete Buildings: The 2015 Canadian
Building Code”, Proc. 10 U.S. National Conference on Earthquale Engineering, EERI,Anchorage, Alaska
 Barbosa R.E. y Alvarez J.J. (2018) ”Modeling Slabs for Seismic Design of Buildings,” Proceedings 11th
National Conference in Earthquake Engineering, EERI, Los Angeles, CA
 Barbosa, R. (2016) “EngSolutions RCB v8.6 Nuevas Características”, EngSolutions, Inc., Ft. Lauderdale,
FL: https://app.box.com/s/kkz81valvr84nypq0hgjo1sjbu9uaatn
 Barbosa, R. (2017) “EngSolutions RCB v8.7 Nuevas Características”, EngSolutions, Inc., Ft. Lauderdale,
FL: https://app.box.com/s/wu2igl9sbyna8evgfdlsc3ribr519z9h
 Bohl, A. y Adebar, P. (2011) Plastic Hinge Lengths in High-Rise Concrete Shear Walls,” ACI Struct. J. 108
(2): 148-157.
 Bryan, G.H. (1891) “On the Stability of a Plane Plate Under Thrust in Its Own Plane with Applications to
the Buckling of the Sides of a Ship,” Proc. London Mathematical Society, Vol 22.
 Chai, Y.H. y Elayer D.T. (1999). “Lateral Stability of Reinforced Concrete Columns under Axial Reversed
Cyclic Tension and Compression,” ACI Structural Journal, American Concrete Institute, V 96, No. 5
 Committee 105. (1933) “Reinforced Concrete Column Investigation – Tentative Final Report of
Committee 105,” ACI Structural Journal, V.29, No. 5
 Mander, J.B., Priestly, M.J. y Park, R. (1988) “Observed stress-strain behavior of confined concrete.”
Journal of Structural Engineering, ASCE
 Mander, J.B., Priestly, M.J. y Park, R. (1988) “Theoretical stress-strain model of confined concrete.”
Journal of Structural Engineering, ASCE
 NIST GCR 14-917-25 (2014) “Recommendations for the Seismic Design of Reinforced Concrete Wall
Buildings based on Studies of the 2010 Maule, Chile Earthquake”, National Institute of Standards and
Technology
 NSR-10. “Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente.” Asociación Colombiana de
Ingenieria Sismica, AIS, 2010.
 Pauly, T., and Priestly, M.J. (1993) “Stability of ductile structural walls.” ACI Structural Journal, V90, No.
4, 1993
 Richart, F.E. Brandtzaeg, A. y Brown R.L. (1928) “A Study of the Failure of Concrete Under Combined
Compressive Stress.” Bulletin No. 185, Engineering Experiment Station, Univ. of Illinois, Urbana, IL
 Richart, F.E. Brandtzaeg, A. y Brown R.L. (1929) “The Failure of Plain and Spirally Reinforced Concrete in
Compression.” Bulletin No. 190, Engineering Experiment Station, Univ. of Illinois, Urbana, IL
 Sakai K. y Sheikh S. (1989) “What Do We Know about Confinement in Reinforced Concrete Columns? –
A Critical Review of Previous Work and Code Provisions” ACI Structural Journal, V.86, No2
 Sanchez J. y Arteta C. (2017) “Caracterización Estadística de Edificios de Muros Delgados en Concreto
Reforzado para Zonas de Amenaza Sísmica Alta”, Memorias VIII Congreso Nacionl de Ingenieria Sismica,
Barranquilla, Colombia
 SEAOC (1999) “Recommended Lateral Force Requirements and Commentary”, 7th Ed. Structural
Engineers Association of California
 Segura, C.L. (2017) “Seismic Performance Limitations of Slender RC Structural Walls,” Ph.D. Thesis,UCLA
 Welt, T.S., L. Massone, J. LaFave, D. Lehman, S. McCabe y Polanco P. (2016) “Confinement Behavior of
Rectangular Reinforced Concrete Prisms Simulating Wall Boundary Elements.” Journal of Structural
Engineering, ASCE
 Welt, T.S. (2015) “Detailing for Compression in Reinforced Concrete Wall Boundary Elements:
Experiments, Simulations, and Design Recommendations.” Ph.D. Thesis, Univ. of Illinois, Urbana-
Champaign, IL

Abril 9, 2018 - 28