Вы находитесь на странице: 1из 4

Fallos.

1) Describa los hechos del caso.


2) Con qué temas se vincula y por qué.
3) Cuál fue la doctrina de la CSJN sobre el tema.

Fernandez Arias.
El Congreso sancionó las leyes 13.246, 13.897 y 14.451, que ordenaban al Poder Ejecutivo a
organizar en el Ministerio de Agricultura las Cámaras Regionales Paritarias de Conciliación y
Arbitraje obligatorio, y una Cámara Central. Estas cámaras estaban integradas por
representantes de los propietarios de terrenos rurales y de los arrendatarios y aparceros.
Creados los organismos, se organizaron de la siguiente manera, las Cámaras Regionales tenían
competencia exclusiva en la decisión de todas las cuestiones suscitadas entre arrendadores y
arrendatarios o aparceros, con motivo de los respectivos contratos de arrendamiento o
aparcerías rurales, las decisiones de esta Cámara debían apelarse ante la Cámara Central cuyas
decisiones eran susceptibles del recurso extraordinario ante la Corte Suprema.
El caso se origina por un conflicto entre Fernández Arias y Poggio en el cual la Cámara Regional
de Trenque Lauquen, condenó a Poggio a entregar el predio en cuestión; contra dicho
pronunciamiento, el condenado dedujo recurso extraordinario, que al ser denegado motivó una
queja ante la Corte Suprema, donde impugnó la constitucionalidad de las leyes 13.246, 13.897 y
14.451, ya que por éstas se crearon órganos administrativos dotados de facultades
jurisdiccionales lo que contraria al Art. 95 de la Constitución Nacional, que impide al Poder
Ejecutivo el ejercicio de funciones judiciales, resulta violatorio el Art. 67 inc. 11 de la
Constitución toda vez que se faculta a las Cámaras Paritarias para resolver sobre materias
propias de autoridades judiciales de las provincias, e incumple el Art. 18 de la Constitución, en
cuanto se reconoce a toda persona el derecho de defensa en juicio ante el Poder Judicial. Las
leyes cuestionadas extraen de la esfera judicial ciertos conflictos para que sean resueltos
exclusivamente por tribunales administrativos.

Se revoca la sentencia apelada y la corte declara la inconstitucionalidad de las normas


impugnadas. Dejando sentando que, resulta compatible con la Constitución Nacional la creación
de órganos administrativos con facultades jurisdiccionales, teniendo en cuenta que se han
ampliado las funciones de la administración, como medida necesaria para la ágil tutela de los
intereses públicos. Si bien nuestra Constitución recepta la doctrina de separación de poderes,
por lo que la función de juzgar le correspondería sólo al Poder Judicial, este precepto debe
interpretarse dinámicamente según las cambiantes necesidades sociales.
Las decisiones de los órganos en discusión deben quedar sujetas a revisión judicial, de lo
contrario se violaría el Art. 18 de la Constitución Nacional, que reconoce a todos los habitantes
del país el derecho a acudir a un órgano judicial. Hay que diferenciar la adecuación del principio
de división de poderes en la vida contemporánea, y la violación de su esencia, lo que sucedería si
se privara totalmente al Poder Judicial de sus atribuciones.
La instancia judicial obligatoria no se satisface con la posibilidad de interponer recurso
extraordinario ante la Corte Suprema, ya que no es un proceso de amplio conocimiento, por lo
tanto no es suficiente para garantizar el derecho a una instancia jurisdiccional profunda y
completa.

Angel Estrada
Caso “Estrada A. y Cía S.A c/ Resol 71/96 Sec. Ener. y Puertos ”(Resuelto el 5/04/2005).
En el caso "Estrada" la Corte afirmó la responsabilidad de las empresas de servicios públicos y
aseguró el derecho de los usuarios a exigir una reparación de los daños sufridos por la falta de
servicio.

Hechos:
A fines de 1993 y comienzos de 1994, la empresa EDESUR interrumpió el servicio eléctrico
durante un mes y medio. El ENRE (organismo de contralor de las empresas que prestan el
servicio público de electricidad) sancionó a EDESUR por este incumplimiento y le impuso una
multa de casi 4 millones de pesos.La sociedad comercial “Estrada y Cia, S.A” demandó a
EDESUR ya que el incumplimiento del servicio durante ese tiempo había impedido que
funcionara su planta industrial. Por ello exigió que le indemnizara los dañados causados por un
total de $ 163.770 pesos.

El caso llegó a la Corte Suprema para que determinara si a EDESUR se le podía exigir que
pagara esta indemnización o, bien, si la ley y el contrato de servicio público limitaba la
responsabilidad de esta empresa al pago de la multa. La segunda cuestión que debía resolver
la Corte era si el reclamo por esta indemnización podía ser resuelto por el ENRE o si sólo
podía ser decidido por la justicia.

Decisión de la Corte:
La Corte Suprema resolvió que EDESUR podía ser demandada por los daños y perjuicios
causados por no haber prestado el servicio de provisión de energía eléctrica en las condiciones
previstas en el contrato (Voto de los jueces Petracchi, Boggiano, Maqueda, Highton de
Nolasco, Belluscio, Zaffaroni y Lorenzetti. Fayt votó en disidencia, rechazando el recurso por
cuestiones formales. Argibay consideró innecesario resolver esta cuestión).Los jueces basaron
su decisión en que el contrato de servicio público con EDESUR expresamente establecía esta
obligación. Además, señalaron que la limitación a la responsabilidad civil sólo podría surgir de
una ley dictada por el Congreso que justificara, debidamente, la razón de ser de esa medida.

Los jueces Petracchi, Boggiano, Maqueda, Highton de Nolasco y Lorenzetti rechazaron el


argumento de que por reconocerse esta responsabilidad civil se causaría el aumento de las
tarifas lo que al final perjudicaría a todos los usuarios. Para estos jueces, esto no sería una
consecuencia posible porque la ley no autoriza aumentar las tarifas para amortizar los costos
causados por el propio incumplimiento del servicio.

Zaffaroni fue el único juez que argumentó que esta posición encontraba justificativo en
el artículo 42 de la Constitución Nacional que asegura la protección económica de los usuarios
de los servicios públicos.

En segundo lugar, la Corte resolvió que este reclamo no podía ser resuelto por el ENRE sino
que correspondía que fuera analizado y decidido por la justicia (Voto de los jueces Petracchi,
Boggiano, Maqueda, Highton de Nolasco, Lorenzetti, Belluscio y Argibay).

Zaffaroni votó en disidencia. Para este juez, la ley que regula la actuación del ENRE le otorga
competencia para resolver este tipo de reclamos y que ello no era violatorio de la división de
poderes porque existía la posibilidad de que la justicia revisara esa decisión. Fayt votó en
disidencia, rechazando el recurso por cuestiones formales. Argibay consideró innecesario
resolver esta cuestión.

Fallo Consumidores Argentinos 2010

Hechos : Consumidores Argentinos (ONG cuyo objetivo es educafra a los


consumidores) presenta una acción de amparo contra un decreto de Duhalde del 2002
sobre un decreto que afectaba a la Ley de Seguros, que beneficiaba a las aseguradoras
sobre los consumidores. El decreto limitaba los derechos de los consumidores y por eso
cuestionan su constitucionabilidad.
Resolución : no hubo necesidad y urgencia, decreto inválido.

Holding : Los jueces pueden controlar la existencia del estado de necesidad y urgencia,
la que no es igual a la mera conveniencia politica. Es decir que es facultad de la corte
analizar si hay necesidad y urgencia, es decir controlar la excepcionabilidad de la
norma

La facultades para dictar un DNU son admitidas en condiciones de rigurosa


excepcionalidad para limitar y no para ampliar el sistema presidencialista

No hay necesidad ni urgencia que justifiquen el dictado del decreto impugnado : el


decreto modificó permanentemente una ley y dijo que fue de necesidad y urgencia.

Colegio público de abogados

Hechos: Abogados del Estado estaban eximidos de pagar la matrícula del Colegio
Público de Abogados. Se siente agraviados al contar con menos recursos. Sí hubo
delegación legislativa

Resolución: La delegación legislativa fue inválida. Se declaró la inconstitucionalidad


de dos artículos del Decreto 1204/01 que eximían a los abogados del Estado de
matricularse en colegios públicos y pagar tasas por dicha matriculación.

Holding: La Corte recordó que el artículo 76 de la Constitución Nacional prohíbe que


el Congreso delegue facultades en el Poder Ejecutivo, pero también estableció
excepciones específicas. La delegación sin bases está prohibida, es incostitucional. La
idea fundamental de esta prohibición radica en que el Congreso no puede delegar
el poder de hacer las leyes.

A mayor imprecisión menor alcance tendrá la delegación. Se marcan los límites al


Ejecutivo.

Voto de la disidencia: Highton de Nolasco. Para ella el Presidente ejerció una


competencia que se encuentra dentro de la zona de reserva de la Administración.

Verrochi
El Poder Ejecutivo dictó los decretos de necesidad y urgencia Nº. 770/96 y 771/96 mediante los
cuáles suprimió las asignaciones familiares a los trabajadores cuyas remuneraciones superaran
los $1.000. Afectado por la medida Verrochi presentó una acción de amparo aduciendo de
inconstitucionalidad los mencionados decretos por resultar violatorios de la garantía de
protección integral de la familia, reconocida en el Art. 14 bis de la Constitución Nacional.
El actor alegó además que el decreto no estaba fundado en una situación de necesidad y
urgencia. El amparo resultó procedente tanto en primera como en segunda instancia, por lo que
el fisco interpuso recurso extraordinario federal.

La Corte Suprema confirmó la inconstitucionalidad de los decretos impugnados, disponiendo


que el Poder Ejecutivo no estaba facultado para dictar disposiciones de carácter legislativo.
Agregó que para que fuera procedente la emisión de los decretos de necesidad y urgencia debían
concurrir algunas de las circunstancias excepcionales a saber: que el Congreso no puediera
reunirse por razones de fuerza mayor o que la situación que requiriera solución legislativa fuera
de tal urgencia que no permitiera aguardar el dictado de una ley por el Congreso, causales que
no se encontraban en el presente caso.
Además alegó que el Poder Judicial estaba facultado para controlar que en el caso concreto
existieran las circunstancias excepcionales alegadas por el Poder Ejecutivo.