Вы находитесь на странице: 1из 36

Aproximación exegética al voto

de Jefté en .Tueces 11:29-40

Carlos Alberto López


Profesor de Teología
Seminario Teológico Centroamericano

Un análisis exegéíico d e J u e 11 2 9 -40 conduce a las siguientes conclusiones,


entre otras E l p a sa je exhibe una estructura de tipo ABA'B', y su cuarta
p a rte (vv 34-40) es un quiasm o El relato está p reñ ado de ironía E l voto
de Jefté es congruente con sus negociaciones en los vv 5-28 L a victoria de
Jefté sobre ¡os am onitas no resultó de su voto, sino d el am or de Yahvé p o r
su pu eb lo D ios usó a un líder im perfecto p a ra liberar a Israel, p e ro no lo
salvó de su error Jefté sacrificó a su hija en holocausto E lla se com portó
más valerosam ente que el héroe m ilitar a l acep ta r m orir p a ra cum plir el
voto L loró p o r su virgin idad porqu e m oriría sin descendencia, sentenciada
a l olvido, p e ro fue inm ortalizada p o r las hijas de Isra el L a fid e lid a d de Jefté
y su hija a Yahvé com binada con su Ignorancia trágicam ente los condujo a
hacer lo que a él le repugnaba
P alab ras clave Jueces 11 29-40, Jefté, hija, voto, holocausto, exégesis, 1ro-
nía

An exegetical analysis o fJ u d g 11 29 -4 0 leads to the follow in g conclusions,


am ong others The p a ssa g e exhibits an ABA B ' structure, a n d Its fourth p a r t
(vv 34-40) IS a chiasm The sto ry IS sa tu ra ted w ith irony Jephthah's vow IS
consistent w ith his negotiations in vv 5-28 H is victory o v er the A m m onites
w as not a result o fh is vow, but ofY ahw eh s lo v e fo r his p e o p le G o d u sed an
im perfect leader to liberate Israel, but he d id not save him from his £٢٢٠٢
Jephthah sacrificed his daugh ter as a burnt offering She a c te d m ore cou-
rageously than the m ilitary hero, acceptin g her death to fu lfill his vow She
bew ailed her virginity because she w ou ld die childless, sen ten ced to oblivi-
on, but she w as im m ortalized by the daughters o f ls r a e l J e p h th a h ’s a n d his
daughter s faithfulness to Yahweh com bin ed w ith their Ignorance tragically
led them to do w hat w as repugnant to him
K ey w ords Judges 11 29-40, Jephthah, daughter, vow, burnt offering, ex-
emesis, irony
40 KAIROS N0.51 /julio-diciem bre 2012

INTRODUCCIÓN

El elemento clave por el cual Jefté es recordado es su voto a


Yahvé. Sin embargo, con el afán de aplicar rápidamente enseñan-
zas extraídas del relato se puede pasar por alto asuntos relevantes
en el texto, corriendo el riesgo de perder el punto de vista del
narrador.
En este artículo, entonces, mediante una aproximación exe-
gética pomrenorizada a Jue 11:29-40, se pretende dilucidar con
mayor precisión qué fue lo que Jefté prometió entregar en ho-
locausto a Yahvé y cómo fue que cumplió el voto, ?ersiguiendo
este objetivo, se limitará el análisis particularmente a estas dos
cosas, sin prestar tanta atención a la narración de la victoria de los
israelitas sobre los amonitas en los vv. 32-33. Primero se analiza-
rá cómo se formuló el voto en medio de un contexto de guerra y
ansiada victoria por parte de Jefté (vv. 29-33), y luego se explicará
el cumplimiento del voto (vv. 34-40). Jefté es el protagonista de la
primera parte, pero en la segunda parte la atención estará enfoca-
da sobre su hija, víctima del voto de su padre.
Previo al análisis exegético, se dedica espacio a una traduc-
ción de equivalencia formal del texto hebreo y a una explicación
de la relación del pasaje con el contexto global del libro de Jueces.

TI^DUCCIÓN

29Vino sobre Jefté el espíritu de Yahvé, y aquel cruzó por Ga-


laad y por Manasés, y cruzó por Mizpa de Galaad, y desde Mizpa
de Galaad cruzó a los hijos de Amón. 30 E hizo Jefté un voto a
Yahvé y dijo: “Si entregas a los hijos de Amón en mi mano, 31
sucederá que quien saliere de las puertas de mi casa para encon-
trarme en mi retomar en paz de los hijos de Amón será para Yahvé
y 10 ofreceré en holocausto”. 32Y cmzó Jefté a los hijos de Amón
para pelear contra ellos, y Yahvé los entregó en su mano, 33y los
golpeó desde Aroer hasta tu entrar en Minit, veinte ciudades, y
hasta Abel Keramim con golpiza muy grande, y fueron sometidos
los hijos de Amón delante de los hijos de Israel. 34 Y vino Jefté
a Mizpa, a su casa, y he aquí su hija salía a su encuentro con
panderos y con danzas, y solo ella había, una única hija; no tenía
Aproximación exegética al voto de Jefté en Jueces 11:29-40 41

él fuera de ella hijo ni h ija .35 Y sucedió que al verla él rasgó sus
ropas y dijo: “¡Ay, hija mía! En verdad me has abatido y tú misma
has llegado a ser quien me aflige en gran manera, y yo he abierto
mi boca a Yahvé y no puedo volverme”. 36 Y ella dijo a él: “?adre
mío, puesto que has abierto tu boca a Yahvé, haz a mí según 10
que ha salido de tu boca, después que Yahvé te ha hecho venganza
de tus enemigos, de los hijos de Amón”. 37 Y ella dijo a su padre:
“Que sea hecha a mí esta palabra: Déjame durante dos meses que
vaya y descienda sobre los montes y que llore por mi virginidad,
yo y mis compañeras”. 38 Y él dijo: “Ye”. Y la dejó ir por dos me-
ses, y fúe ella y sus compañeras y lloró por su virginidad sobre los
m ontes.39 Y sucedió que al final de dos meses volvió a su padre,
y él hizo a ella según el voto que había prometido, y ella no había
conocido varón. Y llegó a ser tradición en Israel *٠que de año en
año fueran las hijas de Israel a llorar a la hija de Jefté el galaadita
cuatro días al año.

RELACIÓN DEL?ASAJE C «N EL CONTEXTO

En el marco general del libro

El libro de Jueces cuenta con una introducción y un epílogo,


ambas {^rfectamente divisibles en dos partes. En la extensa in-
troducción (l:l-3 :6 ), el primer movimiento (l:l-2 :5 ), al relatar
la conquista parcial, establece un trasfondo histórico para los
eventos del libro, y el segundo movimiento (2:6-3:6) anticipa el
ciclo repetido de apostasía, opresión, clamor y liberación que da
estructura a la sección central del libro (3:6-16:31). El epílogo
(17:1-21:25), por su parte, relata en su primera sección el origen
del santuario de Dan (17:1-18:31) y en la segunda la guerra civil
contra Benjamín (19:1-21:25).
La narrativa acerca de Jefté (10:6-12:7) forma parte de la see-
ción central del libro. Es el quinto relato que hace explícito el
ciclo ya mencionado, y en él puede verse el clímax de la degra-
dación y la canaanización de Israel en el período de los jueces.1

Daniel I. Block, Judges, Ruth, New American Comm enta^ 6 (Nashville:


Broadman ‫ ه‬Holman, 1999), 344.
42 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

٢ ٨ Jueces 10-12

Si bien Jefté no se introduce hasta 11:1, el ciclo en el cual él


figura como protagonista abarca 10:6-12:7. Este bloque narrativo
interrumpe la serie de comentarios escuetos sobre cinco jueces
menores. Así, las dos listas de estos jueces —de Tola y Jair en
10:1-5, y de Ibzán, Elón y Abdón en 12:8-15— enmarcan el ciclo
entero de Jefté. La historia de Jefté contrasta en varios aspectos
con 10 dicho acerca de estos jueces, especialmente el último que
antecede dicha historia y el primero que la sigue. Mientras que
Jefté tenía solamente una hija y posteriormente quedó sin des-
cendiente alguno, el narrador registra que Jair, también galaadita,
tuvo treinta hijos (10:3-4), e Ibzán, además de treinta hijos, tam-
bién tuvo treinta hijas y obtuvo otras treinta “hijas” como nueras
(12:9). El contraste con 12:9 se destaca especialmente, ya que,
si bien Jueces menciona a hijas en 1:12; 3 : 6 1 8 ,7 ,21:1 ;19:2
ellas normalmente no se mencionan en contextos como 12:8-10.
Además, la referencia a que los hijos de Jair cabalgaban sobre
asnos sugiere un período de tranquilidad (10:4), y el que Ibzán
casó a su prole con forasteros (12:9) indica su prestigio, pues así
logró que más clanes se unieran a su familia. En contraste, Jefté
es presentado como marginado de su familia (11:1), desheredado
debido a su procedencia de madre prostituta (11:2), desterrado por
amenazas de sus hermanos (11:3) y sin hijos para formar alianzas
estratégicas con otros clanes (11:34b, 39).2

En el eielo de Jefté (Jue 10:6-12:7)

Aquí el ciclo de apostasía, opresión, clamor y liberación C0-


mienza con la descripción más elaborada en el libro de la primera
fase, enumerando siete grupos de divinidades a las que Israel ha-
bía servido: los Baales, las Astarot, los dioses de Siria, los dioses
de Sidón, los dioses de Moab, los dioses de los amonitas y los
dioses de los filisteos (10:6; cp. 3:7, 12; 4:1; 6:1; 13:1). Así se su-
braya la intensidad de la degradación religiosa a que Israel había

2 Miguel Álvarez Barrede, “Enfoques literarios de Jue 10,1-12,15”, Car-


thaginensia 18/33-34 (enero-dieiembre 2002): 2-3.
Aproximación cxegética ‫ اه‬voto de Jefté en Jueces ‫ اا‬29-40: 43

llegado,3 y, como si eso fuera poco, el V. 6 concluye acotando que


a Yahvé 10 habían abandonado, dejando de servirlo.
En 10:7-9 aparece la opresión, la segunda parte del ciclo. En
este caso se especifica que eran dos las naciones en cuyas manos
Dios entregó a Israel: los filisteos y los amonitas (v. 7). Esto in-
dica que los ٧٧. 6-7 forman parte no solamente del ciclo de Jefté,
sino también del ciclo de Sansón (13 ‫ات‬- 16:31(.‫ ه‬A continuación
el narrador, siguiendo un orden quiástico, deja a un lado (tempo-
raímente) a los filisteos para hablar primero de la opresión de los
amonitas. Cuenta que durante dieciocho* años hostigaron a los
israelitas que vivían al este del Jordán, específicamente en Galaad
(10:8) y, además, cruzaron el Jordán para atacar a las tribus de
Judá, Benjamín y Efraín (٧. 9).
La tercera parte del ciclo, el clamor de Israel, comienza en
el ٧. 10 y, juntamente con la respuesta divina, se extiende hasta
el ٧. 16. Aquí por primera vez en el libro aparece e^lícitam ente
confesión de pecado (٧. 10). Anteriormente el autor ha contado el
llanto (2:4) y el clamor (3:9, 156:7 ‫ ؛‬4:3‫)؛‬, pero la confesión ha
estado en el relato sólo implícitamente (cp. 1 s 12:9-11). Ahora
Israel expresa su confesión, repitiendo los verbos empleados por
el narrador en el ٧. 6 para describir la apostasía: ‫“ עזב‬abandonar”
y ‫“ إلآل‬servir, dar culto”.
Al igual que en 2:1-3 y 6:8-10, la respuesta de Dios al clamor
de su pueblo no fue alentadora (10:11-14). Primero les recordó
sus favores pasados, enumerando siete liberaciones que les había
hecho en respuesta a sus clamores anteriores (٧٧. 11-12). Luego,
trajo a colación su deslealtad ingrata de ab^donarlo y rendir cul-
to a otros dioses (٧. 13a‫ ؛‬cp. la lista en el V. 6 y la repetición de
‫ עזב‬y ‫ עבד‬en los ٧٧. 6, 10 y aquí). Irinalmente concluyó con una
negación aparentemente tajante, “Por tanto, no os libraré más”
(٧. 13b), y con ironía mordaz les animó a dirigir su clamor a los
3 Block, Judges, 344.
4 Ibid., 345.
5 La construcción ‫“ בשנה ההיא שמנה עשרה שנה‬en aquel año, dieciocho años”,
es difícil de entender. Lo mejor es tomar “en aquel año” como referencia al inicio
de la opresión simultánea de los filisteos desde el oeste y de los amonitas desde
el este, y “dieciocho años” como referencia a la duración de la opresión amonita.
Ibíd.
44 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

dioses por quienes habían optado en lugar de él (٧. 14). Con todo,
parece que luego reconsideraba el clamor de su pueblo debido a
su aparerte conversión (vv. 15‫ ل ־‬6( ‫ر‬
Entre tanto, los amonitas volvieron a invadir Galaad (v. 17).
?arece que Israel como nación no reaccionó debido a su pérdi-
da de unidad. Así, los galaaditas buscaban entre sí un líder que
pudiera dirigirlos en la corárontación (v. 18). La pregunta que se
hací an, ‫¿“ מ י האיש אשר ؛חל להלחם בבני إلم‬quién será el hombre
que comience a pelear contra los hijos de Amón?”, hace eco de
1:1, ‫¿“ מי _יעלה־לנו אל־הכנעני בתחלה להלחם בו‬quién de nosotros
subirá primero contra los cananeos para pelear contra ellos?”. Sin
embargo, hay diferencias de fondo: en 1:1 el pueblo en conjunto
recurría a Yahvé en busca del consejo o^rtuno, pero ahora no
aparece tal unidad nacional, y mucho menos la pregunta se dirige
a Yahvé.7
Después de dieciocho ahos de periódicas invasiones ( 1 8: 9‫) ه ־‬,
los amonitas habían repetido su agresión contra Galaad (v. 17). A
la luz de 11:13, Galaad aquí sería la región delimitada por el río
Jaboc en el norte, el Jordán al oeste, el Amón en el sur y Amón en
el oriente.® La milicia israelita salió al encuentro de los invasores,
pero se hallaba acéfalo (10:17-18). ? ٠٢ 10 tanto, los jefes de Ga-
laad ofrecieron que quien les librara del trance sería gobernador
sobre toda su región (v. 18).
En esa coyuntura, el narrador introduce en la historia a Jefté,
describiéndolo como galaadita y guerrero valiente (11:1 NVI).9
Así, él contaba con las cualidades para librar a Galaad de su apu-
ro, pero vivía exiliado en la tierra de Tob, al oriente de Manasés y
al norte de Amón (v. 3). Los ancianos de Galaad 10 buscaron allí
para reclutarlo como su jefe militar (v. 6), y él regresó con ellos
a Mizpa, pero habiendo negociado que sería su mandatario no

6 Álva!‫־‬ez Ba 1‫־‬redo, “Enfo‫ ؟‬ues literarios”, 9-10. Para un análisis detallado


de Jue 10:11-16, véase Carlos R. Sosa, “Cuando la pacieneia del Señor se colma:
Análisis exegético de Jueees 10:11-16, Kairos 45 ^'ulio-diciembre 2009): 9-39.
Cp. también idem, “Forma y fanc!ón de Jueces 2:1-5; ‫ة‬: 71‫ م־‬y 10:11-16: Una
comparación bterana y estruemral, Kairos 46 (enero-junio 2010): 37-66.
7 Block, Judges, 351.
8 Gary Williams, Dios perm anece fiel: Jueces y Rut, Estudio Bíblico EEA
(Puebla: Ediciones L a^ m értcas, 1995), 57-58.
‫ و‬Ibid., 58.
Aproximación exegé،1ca al voto de Jefté en Jueces 45 40 -29‫ا‬ 1

solamente para la batalla, sino también después (٧. 9). Debido a la


erisis por la que atra¥esaba Galaad, los aneianos no tuvieron otra
alternativa más que aceptar sus términos (v. 10). Ni bien había
ocupado Jefté el puesto de máximo jefe (v. 11) cuando procuró
por la misma vía de negociación convencer al rey amonita acerca
de los derechos de Israel sobre el territorio invadido (vv. 12, 14‫־‬
2?). Esta vez las palabras de Jefté no le consiguieron los resulta-
dos deseados, pues el rey no prestó atención a ellas (vv. 13, 28).
La sección siguiente, que es el enfoque de este artículo, ٠€‫־‬
rresponde a la cuarta parte del ciclo, la liberación (vv. 2 ‫و‬- 4 ‫ م ( ه‬Si
bien no se anahzará exhaustivamente el relato de ‫ ظ‬victoria sobre
los amonitas (vv. 32-33), es preciso destacar que su punto de par-
tida fije la dotación del Espíritu de Yahvé sobre Jefté (v. 29). La
victoria es conectada causalmente con ‫ ظ‬investidura del Espíritu
pero sólo incidentalmente con el voto.10 Esta obsecración desliga
a Yahvé de toda complicidad con el aberrante suceso del voto y
sacrificio de la hija de Jefté, el cual se analizará en el resto de este
artículo. Yahvé dio la victoria sobre los amonitas no por el voto
temerario del hbertador, sino a causa de su amor por su pueblo
( c ? . ‫ﻫﺎ‬:‫ ل‬6 (. ‫اا‬

ASPECTOS ESTRUCTURALES DEL PASAJE

Jueces 11:29-40 manifiesta una estructura de tipo ABA'B':

A Jefté cruzó por su tem torio antes de cru zar a los amonitas (v. 29).
B Jefté hizo voto a ¥ah vé para que le entregara los amonitas (vv. 30-31).
A' Jefté cruzó eontra los amonitas y Yahvé se los entregó (٧٧. 32-33)
B‫׳‬ Jefté eumplió su voto a Yahvé, saerificando a su hija (٧٧. 34-40)

A su vez la última parte tiene un arreglo quiástico interno.


Abre y cierra con discurso del narrador (vv. 34-35a, 38b-40), que
enmarca un diálogo entre el padre (w. 35b, 38a) y la hija (vv. 36,
37).12
10 BarryG Webb, TheB ookoftheJudges A nIntegratedR ead 1ng(Shefñe\á:
JSOT Press, 198?), 63
11 Williams, Dios perm anece fiel, 62
12 Phyllis Trible, Texts ‫ رم‬Terror Literary-Femimst Readings ٠/ Biblical
Narratives (Piladelfia Portress, 1984), 98-99.
46 KAIROS N0.51 /julio-diciem bre 2012

A Discurso del narrador.· Jefté prende a su hija como víctima del voto
(34-35a).
B Discurso directo: El padre habla a su hija (35b).
c Discurso directo: La hija responde a su padre (36).
C' Discurso directo: La hija habla a su padre (37).
B ‫ ׳‬Discurso directo: El padre responde a su hija (38a).
A‫׳‬ Discurso del narrador: Jefté entrega su hija a la muerte (38b-40a).13

EXPOSICIÓN EXEGÉTICA DEL PASAJE

Antesala al voto (11:2 ‫) و‬

La narrativa de la vietoria de Jefté sobre los amonitas contiene


una secuencia de acciones similar a la del relato de la victoria de
Otoniel sobre Cusán-risataim, rey de Aram-N^araim. Webb 10
dia§rama de la siguiente manera:‫*؛‬

Otoniel Jefté
(3:10) 1)‫ ا‬2:‫ و‬32(,

El Espíritu de Yahvé vino El Espíritu de ٧٢^vino ،


‫ )ותהי وﻳﻢ‬sobre él. ‫ (דהדזי وﻳﻢ‬sobre Jefté.

Y él salió (‫)ויצא‬ Y él cruzó ( ‫ا?وﺗﻴﻢ‬


a la batalla (‫)למלחמה‬. ‫ ه‬los amonitas para pelear
(‫ )לחלחה وه‬contra ellos.

Y Yahvé entregó (‫ )ריחן‬a c Y Yahvé dio a ellos (٠^ ٠!)


Cusán-risataim rey de Aram en su mano,
en su mano.

13 En este último discurso del narrador, Trible deja firera 11:39c (“y ella no
había conocido varón”) y la mayor parte de 11:40, desde “que de año en año fire-
ran las hijas de Israel” en adelante. Ella analiza estas dos oraciones aparte (para
los detalles de su análisis, véase ibid., 98-99,106-07). Sin embargo, en el presente
ensayo estas oraciones se consideran como parte integral de la perícopa.
١* Webb, The Book o fth e Judges, 61. Nótese que la acción de Yahvé en A
establece la sanción divina para los eventos B y €٠
Aproximación excgótica al voto de Jefté en Jueees 47 40-29 1 ‫ا‬

Como indica el diagrama, el nareador destaca en orden crono-


lógico tres pasos clave en la victoria de Jefté: (1) la llegada del
Espíritu de ¥ahvé sobre Jefté (v. 29a), (2) la cuarta acción de ‫עבר‬
“cruzar” (v. 32a‫ ؛‬cp. V. 29), y (3) la entrega divina de los amonitas
en la mano de Jefté (v. 32b).
Ea oración ‫“ } תחי על־יפתח רוח יהרה‬y vino sobre Jefté el Es-
píritu de Yahvé” (v. 29a) es casi idéntica a ‫“ ותהי עליו רודדיהוה‬y
vino sobre él [Otoniel] el Espíritu de Yahvé” en 3:10, y es similar
a ‫“ ורוח יהוה לבשה את־גדעון‬y el Espíritu de Yahvé vistió a Ge-
deón” (6:34).‫ ﻗﺎ‬El cuarto juez de quien se menciona que recibió la
dotación del Espíritu de Yahvé es Sansón. En su caso se menciona
no una vez, como en los casos ya citados, sino cuatro veces, pero
los verbos usados son peculiares. Ea primera vez, aparentemente
en un sumario de cómo el Espíritu comenzó a manifestarse en
Sansón cuando estaba con su familia en Mahaneh-Dan (13:25),‫ةا‬
el verbo utilizado es □‫“ وو‬mover”‫ ^؛‬indica una acción conmo-
vedora del Espíritu sobre Sansón.*® Las otras tres veces se usa
el verbo ‫צלח‬, con la idea de “venir sobre alguien con ímpetu y
fherza” (14:6, 1915: 14 ‫)؛‬. En cuanto a los demás jueces, de Aod
se dice que Yahvé 10 levantó como libertador (3:15), y de Barac,
que Yahvé 10 llamó a pelear mediante la profecía de Débora (4:6),
pero en sus casos no se menciona ningún tipo de dotación divina.
Así, la mención de la venida del Espíritu sobre Jefté es equivalen-
te en los términos usados únicamente a 10 dicho acerca de Gtoniel,
y quizá se asemeje conceptualmente al caso de Gedeón, aunque
los términos d if ie r e n .
En el V. 29 por primera vez Yahvé deja de ser testigo pasivo
ante la amenaza de los amonitas (cp. 1 1 : 2 8 -‫ ) ل‬y se transforma en

15 En 6:34 el verbo podría ser transitivo, indieando que el Espíritu vistió a


Gedeón, ٠ intransitivo, señalando que el Espirita se vistió de Gedeón.
16 Algunos traducen ‫ במחנה־דן‬como “en el eampamento de Dan” (RVR,
RVA), pero otros la toman eomo nombre propio: “en Mahaneh Dan” (NVI,
LBLA). Sobre este asunto, véase Block, Judges, 423; y John Gray, Joshua, Jud-
ges, and Ruth, New Century Bible (Greenwood: Attie, 1977), 347.
*7 El verbo ‫ פעם‬en co^ugaeión qal aparece sólo aquí. En nifal, con el signifi-
cado de “estar perturbado”, apareee en Gn 41:8‫ ؛‬Sal 77*5‫ ؛‬y Dn 2:3‫ ؛‬y en hithpael
se utiliza en Dn 2:1, con el significado de “file perturbado”. Block, Judges, 424.
١® Ibid., 423-24.
48 KAIROS No. 51 / julio ‫ ־‬diciembre 2012

un agente aetivo que envuelve la vida de Jefté.19 Aquí se enlaza


la dotación del Espíritu con la serie de “cruces” que el libertador
llevó a cabo. La secuencia de los verbos en tiempo pretérito con
waw consecutiva ‫ ותהי‬y ‫ ומגבר‬indica sucesión temporal: “(prime-
ro) vino sobre Jefté espíritu de Yahvé” y “(luego) cruzó” (tres
veces en V. 29, y una vez en V. 32). La secuencia también sugiere
una relación de causa y efecto: Jefté hizo los cruces impelido,
aunque tal vez inconscientemente, por el Espíritu que había veni-
do sobre él. Finalmente, las cuatro repeticiones del verbo “cruzó”
constituyen eslabones que vinculan la dotación del Espíritu de
Yahvé sobre Jefté (v. 29) con la victoria dada por Yahvé sobre los
amonitas (v. 32).
Webb señala que la movilización de Jefté con sus respectivos
cruces podría tener dos aspectos, uno de orden religioso —un lia-
mado a Israel a retomar a ser leales a Yahvé (cp. 1 s 7:5-6)— y el
otro de orden militar —una convocación de las faerzas del pueblo
para pelear contra los amonitas.^ A la luz de 6:34-35, que relata
cómo Gedeón convocó voluntarios de Manasés, Aser, Zebulón y
Neftalí, la i^ i^ re ta ció n en términos militares parece ser la más
apropiada aquí también. Según el V. 29, Jefté cmzó (‫ )ויעבר‬prime-
ro por Galaad‫ ؛‬segundo, por Manasés; y tercero, volviendo sobre
sus pasos, por Mizpa de Galaad (cp. V. 11). Finalmente, en su
cuarto “cruce”, avanzó contra los amonitas (vv. 29, 32). La triple
repetición del pretérito con waw consecutiva ‫( ומגבר‬literalmente
“y cmzó”) indica la sucesión cronológica entre los primeros dos
emees (v. 29) y entre el tercero y el cuarto (v. 32),21 y la sucesión
cronológica entre el segundo emee y el tercero se expresa explí-
citamente en el V. 29. Así, después de cmzar por los territorios
de Galaad y Manasés convocando a voluntarios milicianos, Jefté
regresó a Mizpa de Galaad, donde estaba el campamento de Israel

20 Webb, The Book o f the Judges, 62.


21 Joüon señala que la waw de las formas wayyiqtol y weqataltí expresa
de una manera ligera la idea de sueesión. Paul Joüon, Grammaire de l'hébreu
biblique (Roma: Institut Biblique Pontifical, 1923), § 118‫ﻣﺢ‬. Por su parte, Samuel
Driver nota que la relaeión más obvia y frecuente de la forma w ayyiqtol es la de
sucesión simple cronológica, según Bruce K. Waltke y M. O ’Connor, An Intro-
duction to Biblical Hebrew Syntax (Winona Lake: Eisenbrauns, 1990), § 33.2.1a.
^roxim ación exegética al voto de Jefté en Jueces 11:29-40 49

(cp. 10:17b), y de allí él cruzó finalmente bacía dcnde se encon-


traban los hijos de Amón, también, cabe recordar, en teiTÍtorio
galaadita (10:17a).
De las tres veces que el verbo “cruzar” se repite en el V. 29,
el último se encuentra en tiempo perfecto, ‫עבר‬, mientras que los
primeros dos, en tiempo pretérito con waw consecutiva, ‫ ומגבר‬.
Según Joüon, la idea de sucesión en el pretérito con waw es tan
importante que enlista cuatro posibles circunstancias en las que
no se usaría esta forma si se quisiera evitar la idea de sucesión
en tiempo pasado:^ (1) cuando la segunda acción es anterior a la
primera y, entonces, el segundo verbo es un pluscuamperfecto (cp.
1 R 22:23); (2) si la segunda acción, aunque realmente posterior a
la primera, no se representa como tal (cp. 1 R 2:8 “me maldijo...
y descendió a recibirme”)3) ‫ )؛‬si la segunda acción es simultánea
a la primera o se representa como tal (cp. Gn 1:5a); y (4) si la
segunda acción no se representa como posterior a la primera en
el caso de una repetición (cp. 2 s 3:23). Ahora bien, en Jue 11:29
las primeras dos veces que aparece el verbo “cruzar” está en
pretérito con waw consecutiva, 10 cual indica sucesión temporal
(cp. Gn 4:1; Rt 1:2, 3) y, en consecuencia, lógica (cp. Gn 39:2;
Rt 1:1),23 mientras que la tercera vez está en tiempo perfecto,
rompiendo la cadena de verbos en pretérito con waw consecutiva.
Este sintagma verbal (‫ ) וממצפה גלעד עבר‬iniciado por la waw
disyuntiva y la frase preposicional ‫“ ממצפה‬y de Mizpa” con el
verbo en tiempo perfecto en posición posterior sirve en primer
lugar para dar énfasis a la frase “de Mizpa de Galaad” (nótese
que las dos palabras anteriores también son “Mizpa de Galaad”).
De esta manera Mizpa de Galaad se establece como el lugar de
donde partió Jefté al cruzar para pelear contra los amonitas (v.
32a). Seguramente en este mismo lugar se pronunciará el voto (v.
30), y allí también se llevará a cabo (v. 34a). En segundo lugar,
el sintagma sirve para indicar clausura, es decir, para señalar la
conclusión de la narración de los cruces en el V. 29 (nótese que la
oración siguiente, en el V. 30, inicia el relato del voto).
22 Joüon, Grammaire, § 118d-g.
23 En algunas ocasiones se usa wayyiqtol para indicar sucesión lógica aun
cuando no hay sucesión temporal (cp. Gn 2:1, 32:31,45:6-7‫ ؛‬Jue 1:35). Waltke y
O ’Connor, An Introduction, § 33.2.Id.
50 KAIROS No. 51 /julio ‫ ־‬diciembre 2012

Después de un paréntesis donde cuenta et voto de Jefté (٧٧.


30-31), el narrador retoma el cruce hacia los amonitas con el mis-
mo ٧erbo y en el mismo tiempo de los dos primeros casos en el ٧.
29, pretérito con waw consecutiva 32 .‫) ו_יעבר‬٧a). Aquí el pretérito
también podría ser usado en el sentido de conclusión de los cru-
ces mencionados anterioimente^ ٠, más bien, retomando el hilo
dejado al final del ٧. 29: “(Ahora bien, como se dijo anteriormen-
te) cruzó Jefté hacia los hijos de Amón para pelear contra ellos”.
Entonces, ‫ ط‬estructura presentada por el narrador quedaría de la
siguiente manera.^

Y vine sobre Jefté el espíritu de Yahvé y em zó ٢٠٢ Galaad y por Manasés


y eiu zó ٢٠٢ M izpa de Galaad y desde M izpa de Galaad cruzó a los hijos
de A m ón (٧. 29).

[N arración acerca del voto ٠ ٧٧. 30 - 31 ]

(A h w a bien, com o se dijo anteriormente) Jefté crazó hacia los hijos de


Am ón para pelear contra ellos y Yahvé los entregó en su mano. Y los
golpeó desde Aroer hasta la entrada de M init veinte ciudades y hasta
Abel Keramim con golpiza m uy grande, y fheron som etidos los hijos de
Am ón delante de los hijos de Israel (٧٧■32 - 33 ).

Aunque en el presente trabajo no se analizan los ٧٧٠ 32-33, el


relato de la victoria sobre los amonitas, es preciso destacar aquí
que la mención de la ٧enida del Espíritu de Yahvé sobre Jefté en
el ٧. 29 es ya una confirmación de dicha victoria.

Declaración del voto (11:30-31)

La oración ‫ לידזוה‬٦٦^ ‫“ וידר יפתח‬e hizo Jefté un voto a Yahvé”


(٧. 30a) forma una inclusión con ‫“ ו؛עש לה את־נדרו‬y él hizo a ella
según el voto” (٧. 39b).26 A su vez, este tema del voto de Jefté en
tomo a la victoria sobre los amonitas pasa a ser el eje central de la
narrativa. Es más, pareciera que este ámbito de hostilidad con los
amonitas sirve mayormente para proporcionar el telón de fondo

24 Joüon, Grammaire, § 118/. Cp. Rt 1:22; 1 s 1 7 : 5 0 31:6


30:3
2 ‫؛؛؛‬ s 24:8.
25 ?ara casos similares véanse Gn 23:17-20‫ ؛‬lo s 10:40-41.
26 Webb, The Book o fth e Judges, 62-63.
Aproximación exegética ‫ اه‬voto de Jefïé en Jueces ‫اا‬ 40- 5 ‫ا‬
29:

del voto.27 Nótese la brevedad de la narración de la batalla y la


victoria (vv. 32-33) en contraste con los relatos de las negociacio-
nes anteriores (vv. 12-28) y de la formulación y el cumplimiento
del voto (vv. 30-31, 34-40). Como señala Schneider, “claramente
el libro de Jueces no está tan interesado en los detalles de la bata-
lia como en la historia acema de su lider”.^
Desde la introducción del voto en el V. 30a queda claro que
Jefté es el sujeto y Dios el complemento: ‫“ וידר יפתח נדר ליהוה‬e
hizo Jefté voto a Yahvé”.29 La estructura del voto se conforma en
general a la de los otros cuatro votos en el AT, de Jacob (Gn 28:20-
22), Israel (Nm 21:2), Ana (1 s 1:7-12) y Absalón (2 s 15:7-8).3°
Cada uno tiene cuatro elementos formales: presentación de la si-
toación, introducción narrativa, prótasis y apódosis.^ En el voto
de Jefté la presentación de la situación se da en los vv. 28-30, la
introducción narrativa en el V. 30a, la prótasis en el V. 30b, y la
apódosis en el V. 31.32
La construcción de la prótasis aquí es virtualmente idéntica a
la de la prótasis del voto de Israel:33

Jue ‫ ا‬1:30 : ‫ את־בני עמון בידי‬٦٨٨ ‫אם־ ^ון‬


Nm 21:2: ‫ א ת־؟؟ □ הזה ב;די‬٦٨٨ ‫א ם־ ^ן‬

Jue 11:30: Si entregas a les hijes de Amón en mi mano


Nm 21:2: Si entregas a este pueblo en mi mano

La apódosis, en cuanto a su contenido, sigue la linea del voto de


Ana (1 S 1:11): ambas apódosis prometen entregar a Dios una
persona que es único descendiente de quien hace el voto.34

27 Álvarez Barredo, “Enfo‫ ؟‬ues literarios”, 19. ٠


28 Tammi j. Sehneider, Judges , Berit Olam: Studies in Hebrew Narrative ‫ه‬
?0etry(C011egeville: Litorgical, 2000), 1?6.
29 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 19.
30 Block, Judges , 366.
31 David Marcus, Jephthah and His Vow (Lubbock: Texas Tech, 1986), 19‫־‬
21.
32 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 19.
33 Block, Judges, 366.
34 Marcus, Jephthah and His Vow, 19.
52 KAIROS Ho. 51 / julio ‫ ־‬diciembre 2012

La prótasis está introducida por la partícula condicional ‫אם‬


seguida del infinitivo absoluto ‫ נתון‬y el imperfecto ‫( תתן‬v. 30),35
construcción gramatical que se da también en las prótasis de tres
de los otros votos (Nm 2 1 : 2 1 ‫ ؛‬s 1:11; 2 s 15:8). Por su parte, la
apódosis, así como en los otros cuatro votos, comienza con un
verbo en tiempo perfecto con waw consecutiva, en este caso ‫והיה‬
“entonces sucederá‫( ״‬v. 31 LBLA). Así, el voto de Jefté es similar
a los otros en su estructura gramatical y, de ciertas maneras, en
sus contenidos.
Sin embargo, hay una diferencia importante en los contenidos.
En los otros cuatro votos hay un paralelismo entre los contenidos
de la condición (la prótasis) y de la promesa (la apódosis): (1) Ja-
cob promete devoción a Dios si Dios fuere con él (Gn 28:20-22)‫؛‬
(2) Israel promete destruir las ciudades de los cananitas si Dios le
da victoria sobre ellos (Nm 2 1 : 2 ) 3 ) ‫ )؛‬Ana promete que si Yahvé
le da hijo, ella se 10 entregará a é l ( l S l : l l ) 4 ) ‫ )؛‬Absalón promete
servir a Yahvé si él le permite volver a Jerusalén desde su exilio
en Gesur (2 s 15:8). Solamente en el voto de Jefté no se encuentra
una relación directa entre la condición y la promesa:^ “si entre-
gares a los hijos de Amón en mi mano”, entonces “el que saliere
de las puertas de mi casa para e n c o n tra re ... será para Yahvé y 10
ofreceré en holocausto”. El objeto de su promesa (“el que saliere
de las puertas de mi casa para e n te r a r m e ”) revela que Jefté está
dispuesto a entregar 10 que sea con tal de obtener la victoria sobre
los amonitas. Así, la diferencia de este voto con los anteriores ra-
dica en que la promesa de Jefté es azarosa y altamente peligrosa:
puede ser que a Jefté le toque sacrificar poco ٠ hasta 10 más gran-
de, su única hija (cp. 2 R 3:26, 27‫ ؛‬Mi 6:6-7).37
Una pregunte fundamental que discuten los intérpretes es cuál
fue la intención de Jefté cuando hizo el voto, ¿?ensó ofrecer un

35 Una posible tr^ucción es “si en verdad entregas” (LBLA; RVA y NVI


traducen easi igual).
36 Marcus, Jephthah and His Vow, ‫ ول‬.
37 Gary Williams y Cristóbal Doña, “Jueces”, en Josué, Jueces y Rut, tomo
4 de Comentario Bíblico Mundo Hispano: Josué, Jueces y Rut, ed. Daniel Carro
et. al. (El Paso: Mundo Hispano, 2001), 28?.
Aproximación exegética al voto de Jefté en Jueces 53 ‫ اا‬:
40 -29

animal, ٠ un ser humann?^ £1 lenguaje del voto es muy ambiguo,


pero también muy atrevido.^ ? o d r í a tratarse del ofrecimiento de
una persona o de un animal.*° Como el ganado se albergaba en
las casas, no sería imposible que un animal saliera de las puertas
de la casa al encuentro de Jefté, pero él sabía que podría salir un
siervo o ‫ س‬familiar, ?recisamente este elemento de riesgo es el
que, de acuerdo a la mentalidad de Jefté, daría peso a su voto.*‫؛‬
Si bien la expresión ‫“ לקראתי‬para encontrarme” se utiliza en 14:5
con referencia a un animal, no aparece allí el verbo ‫“ ;צא‬salir”. La
frase ‫“ יצא לק^א^י‬salga a encontrarme” no se utilizaría para un
animal,^ sino que se ajustaría más a una persona.^ Entonces, se
espera que quien salga a recibir al victorioso libertador de Galaad
sea un ser dotado de razón, intelecto y voluntad.^ Como señala
Moore, el lenguaje es inaplicable a los animales, y un voto que
ofreciera el primer camero que saliera a recibir a Jefté después
de su victoria contra los amonitas sería trivial y hasta absurdo.*‫؟‬
De todos modos, es preciso reconocer la ambigüedad, ?arece
que el narrador está empeñado en mantenerla hasta que él traiga
a la luz el personaje que ocupará el centro de la narrativa a partir
de 11 34 .46‫ت‬Ahora bien, la gravedad de la situación, el anhelo por
la victoria y la duda de conseguirla sin intervención divina hacen
suponer que Jefté tuvo la intención de presentar ‫ س‬voto especial.
Seguramente aun sin un voto él habría ofrecido en sacrificio a
Yahvé por la victoria conseguida no solamente un animal, sino
varios, pero, según su pensamiento, un sacrificio humano sería

3‫ و‬Marcus, Jephthah and His Vow, 13.

40 Webb, The Book ofth e Judges, 64.


*١ Williams, “Jueces , 287.
42 Marcus, Jephthah and His Vow, 14.
43 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 33.
44 Marcus, Jephthah and his Vow, 15.
45 Gecrge F. Moore, A Critical and Exegetical Commentary on Judges,
The Intematicnal Critical Commentary 7 (Nueva York: Charles Scribner’s Sons,
1895), 299.
46 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 33.
54 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

mejor contemplado por cualquier divinidad.^ Así, no se trata de


un voto impulsivo, como algunos 10 califican, sino de uno bien
calculado, enteramente de acuerdo con el carácter negociador de
Jefté (cp. sus negociaciones con los ancianos en los vv. 5-11 y con
su homólogo amonita en los vv. 12-28).
Jefté concluyó su voto prometiendo ‫“ והעליתהו עלה‬y 10 ofie-
ceré en holocausto”. Cuando el verbo ‫ עלה‬en hifil se usa sin otras
indicaciones, generalmente tiene el significado genérico de “ofre-
cer sacrificio”, pero cuando va acompafiado del sustantivo ‫עלה‬,
como aquí, el sacrificio queda especificado como un holocausto,
es decir, una ofrenda quemada totalmente sobre el altará
Los argumentos en contra de que Jefté pensara en un sacrificio
humano se basan mayoimente en que esta práctica era de pueblos
paganos y completamente prohibida en Israel (Lv 18:21; 20:2-5;
Dt 12:31, 18:10; Mi 6:7). Se espera tratar esta cuestión en un artí-
culo en el próximo número de esta revista.
La literatura griega clásica presenta algunos paralelos al relato
del voto de Jefté. Tal es el caso de Idomeneo, rey de Creta casi
contemporáneo con Jefté. Debido a una fuerte tormenta que 10
amenazaba cuando regresaba del saqueo de Troya, Idomeneo re-
solvió ofrecer a Neptuno la primera persona que saliera a recibirlo
en tierra filme. Dicho voto, al igual que en el caso de Jefté, resultó
en el sacrificio de su hijo.49 Así mismo, en algunas versiones de
la mitología griega Ifigenia, hija mayor de Agamenón y la reina
Clitemnestra, resultó siendo sacrificada a Artemisa por causa de
un voto ofrecido en medio de una situación crítica.**
47 Webb, The Book ofth e Judges, 64. Véanse también, en Marcus, Jephthah
and His Vow, 13-16, los argumentos esgrimidos a partir no solo del lenguaje
bíblieo del voto, sino también del testimonio de la ?eshita y la Vulgata, y otros
argumentos auxiliares.
48 G. Wehmeier, “‫עלה‬, subir”, Diccionario teológico manual del Antiguo
Testamento, ed. E. Jenni y C. Westermann (Madrid: Cristiandad, 1971), 2:358.
49 John Walton, Victor 11. Matthews y Mark w . Chavalas, Comentario del
contexto cultural de la Biblia: Antiguo Testamento, trad. Juan Carlos Cevallos et
al. (El Paso: Mundo Hispano, 2004), 284.
50 Bloek, Judges, 376; Trible, Texts o f Terror, 114. S egú n ‫ ﺀا‬mayoría de las
versiones de esta leyenda en la mitología griega, Agamenón sacrificó un macho
cabrío en lugar de Ifigenia, y ella fue llevada a Crimea a preparar otros sacrificios
Aproximación exegética al voto de Jcftc en Jueces 11:29-40 55

Además de ios detalles del voto que ya se han enmentad©, es


necesario resaltar el énfasis en la primera persona: ‫“ ב؛הי‬en mi
mano”, ‫“ ביתי‬de mi casa”, ‫“ לקראת י‬a mi encuentro”, ‫“ בשובי‬en mi
retomar” y ‫“ והעליתהו‬yo 10 ofreceré”.

Cumplimiento del voto (11:34-40)

En esta segunda sección de la narración sobre el voto de Jefté,


las luces del escenario girarán sobre un nuevo personaje, la hija
de Jefté. A la vez, esta sección revelará más del carácter oscuro
del libertador y proporcionará más insumos para entender todo el
relato de los vv. 29-40.
En los vv. 34-40 el narrador cuenta 10 que sucedió después de
la victoria de Jefté sobre los amonitas. Crea el suspenso con la pri-
mera oración, “y vino Jefté a Mizpa, a su casa” (v. 34a),51 la cual
evoca en ‫ ظ‬mente del lector el voto de Jefté en el V. 31: “el que
saliere de las puertas de mi casa para encontrarme en mi retomar
en paz de los hijos de Amón...”. Luego, por medio de la partícula
‫ה‬:‫“ וה‬he aquí”, el namador transporta al lector a ‫ ظ‬nueva escena
en progreso. El efecto, entonces, del ‫“( והנה‬he aquí”) seguido por
el participio ‫“( יצאת‬saliendo”) es similar al efecto logrado en la
cinematografía moderna a través de ‫ ظ‬filmación a cámara lenta.
A partir de aquí el relato se carga de ironía^ con la aparición
de un nuevo personaje, matizado con los más simpáticos y
atractivos colores.” Si bien el autor mantiene a la joven en el

para Artemisa, ?ara otro paralelo griego, cp. Aeschylus, “Oresteia”, eu The Com-
píete Greek Tragedies, ed. David Grene y Riehmond Lattimore (Chicago: Uni-
versity o f Chicago Press, 1953), 1:35-1?3. Según Moore, “a presencia de estos
elementos míticos primitivos en la historia de la hija de Jefté no excluye estric-
tamente la posibilidad de que Jefté mismo y su victoria sobre los amonitas, y por
tauto el saerifieio de su hija, sean históricos”. Moore, A Critical and Exegetical
Commentary, 305.
51 La mención de Mizpa hace suponer que la base de operaciones del líder
victorioso había sido trasladada a dicha ciudad. Se recordará que los ancianos de
Galaad buscaron a Jefté en la tierra de Tob para traerlo a Mizpa, para que desde
allí él gobernara'a todos los que moraban en Galaad (w . 3-11). Como ya se ha
visto, el campamento de Israel estaba allí (10:1?).
” Webb, The Book ofth e Judges, 66.
53 Block, 370·
56 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

anonimato,54 identificándola solamente por su parentesco con


Jefté, su narrativa la pinta con destellos de un carácter muy
especial que marca ‫ س‬perfecto contraste con su padre ambicioso
y calculador (cp. w . 1, ? 3 0 - 3 1 ,11‫)־‬. De personalidad vivaz (vv.
34, 36) y con una voluntad sumisa al destino conferido por Jefté
(vv. 36, 39), ella pasará a ser parte de la memoria de las hijas de
Israel (y 40)

11:34. Cuando la hija ve a su padre acercarse, con una exube-


rancia propia de nifia sale a su encuentro con panderos y danzas
(v. 34).55 En las Escrituras esta práctica está ligada a victorias,
como en los casos de Miriam después que Yahvé triunfó sobre los
egipcios en el Mar Rojo (Éx 15:19-21) y de las mujeres israelitas
cuando David retomaba de haber derrotado a los filisteos (1 s
18:6-7).56 Sin embargo, en contraste con estos casos llama la aten-
ción en nuestra perícopa que únicamente la hija de Jefté aparece
en escena. Ante esta aparente incongmencia se han propuesto por
10 menos dos interpretaciones. (1) El relato no precisa que la hija
fuera la única persona que salió a celebrar el retomo triunfante de
Jefté, sino solamente que ella fue la primera en salir de la casa de
él.^ (2) El nairador ha preferido señalar únicamente la presencia
de la hija para conferirle mayor intensidad, como dice Block: “si
bien la victoria sobre los amonitas ha hecho de Jefté un héroe mi­

54 La literatura judía pusbíblica presenta informaeión suplementaria acerca


de la vida de Jefté y especialmente este suceso. Tal es el caso de Pseudo-Filón,
quien atestigua que el nombre de la bija era Seila. ?hyllis Silverman Kramer,
“Jephthah’s Daughter: ٨ Thematic Approaeh to the Narrative As Seen in Selected
Rabbinic Exegesis and in Artwork”, en Judges: A Feminist Companion ‫؛‬٠ the
Bible, Second Series, ed. Athalya Brenner (Sheffield: Sheffield Academic ?ress,
1999), 69. ?or supuesto, no existe en el texto bíblico evidencia alguna de dicho
nombre. Tal como ocurre con otras mujeres, la Escritura mantiene silencio con
respecto a su identidad. Este fenómeno ha llevado a algunos intérpretes a reco-
nocer cierto patricentrism o en los autores bffilicos. Para más información, véase
Bl ock, 370 ,‫ س‬£ ‫كﺀ‬, n. 111.

56 lb!d., 371. Williams agrega Sal 68:25. Williams; “Jueces”; 288. Álvarez
concuerda con la idea de costambre en esta acción de la hija de Jefté. Alvarez
Barredo, “Enfoques literarios”, 34.
57 Silverman Kramer, “Jephthah’s Daughter”, 69.
Aproximación excgética al voto de Jefte en Jueces 11 29-40 57

litar en las tierras israelitas de Trans^rdania, para su hija él es un


héroe simplemente porque es su padre” 58
Lo que es incuestionable es que el interés del narrador no se
centra en los festers de bienvenida por la victoria, sino en el voto
‫ ﻣﺮ‬su cumplimiento 59 Por 10 tanto, SI bien es posible que más don-
celias hubieran participado en la celebración de bienvenida por el
triunfo (cp Sal 68 25), él habla exclusivamente de la hija de Jefté
Como armonizar 10 que pasó en su casa con el recibimiento que
el pueblo debería haberle hecho sencillamente no es una cuestión
que el autor trata Quizá ‫ ظ‬hija participó en el festejo público pero
llegó a casa antes que su papá para prepararle un banquete de
victoria, y ahora sale a festejarlo de manera más personal, ٠ quizá
ella no fue al festejo público sino se quedó esperando recibir a
Jefté con alegría en casa, ٠ tal vez él llegó a casa primero porque
el recibimiento público estaba planificado para después Al fin y
al cabo estas armonizaciones son totalmente especulativas y no
contribuyen nada para entender el asunto que se tiene en manos
en este artículo
La última parte del ٧ 34 recalca que Jefté no tenía más hijos.*‫*؛‬
El hebreo ‫בן או־בת‬ ‫ ^ היא יחידה איךלו‬٦, literalmente tradu-
cido, seria “y solo había ella única, él no tenía aparte de él hijo
m hija” Esta traducción no tiene mucho sentido, especialmente
por el sufijo pronominal masculino singular con la preposición
‫מן‬, “desde él” ٠ “aparte de él” *١ Sin embargo, hay casos donde el
sufijo masculino se refiero a un sustantivo femenino 62Además, la
58 Block, Judges, 371
59 Los ٧٧ 34-40 están dedicados completamente a detalles acerca del cum-
plimiento del voto Mencionan la victoria sobre los amonitas solamente una vez,

60 Williams, “Jueces”; 288


61 Vease el uso comparativo de la preposición ‫“ מן‬mas que” en Ex 1 9, Nm
1331, 14 1 2 , D t l 2 8 , J u e 3 9 , ! 8 2 6
62 E Kautzsch, Gesenius Hebrew Grammar , trad A E Cowley (Oxford
Clarendon, 1910), § 135‫ م‬Entre los casos que Gesenius señala se encuentran Ex
11 6, 25 19, y Jue 11 34 con sufijo singular, y Gn 31 9, 32 16, 41 23, Ex 1 21,
2 17, y Nm 27 7 con sufijo plural BHS nota que en nuestro texto las versiones
antiguas tienen el femenino, pero esto no ayuda mucho para resolver el problema
de cual file la lección original ?٠٢supuesto que las versiones antiguas, asi como
58 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

palabra “única” puede entenderse como “hija única”, por la ex-


presión “su hija” en la oración anterior (cp. también el uso de la
forma masculina del mismo adjetivo con referencia a Isaac, hijo
único, en Gn 22:2). Entonces, la primera oración se puede traducir
como “y solamente había ella, hija única”, afirmación que se acia-
ra en ‫ ظ‬oración siguiente: “No tenía él firera de ella hijo ni hija”.
Esta triple mención del carácter único de la hija —“solamente
había ella”, “hija única” y “no tenía fuera de ella hijo ni hija”-
confiere mucho énfasis al detalle.^ Así el horror de la situación se
revela al lector en toda su plenitud, pues ofrecer a su hija en holo-
causto significará para Jefté la pérdida desgarradora no solamente
de ella, sino también de la posibilidad de tener descendencia (a
no ser que ella ya tenga hijos, eventualidad que se eliminará en
elv.3?).

11:35. Entonces, la reacción de Jefté cuando ve a su hija venir


a su encuentro es completamente comprensible.^ Rasgar las ropas
era una forma común de expresar profundo lamento ٠ pesar en
Israel y en el antiguo Griente en general (Gn 37:29; 2 s 13:19,
31‫ ؛‬Job 1:20), por ejemplo, por la muerte de un pariente, amigo o
personaje notable (2 s 3:31) o, como aquí, ante la ruina inminente
(cp. Nm 14:6).65 El regreso en paz esperado por Jefté (v. 31) y la

las modernas, traducen “ella‫״‬, pues traducir “él” no tendría sentido, pero eso no
neeesariamente significa que su Vorlage no tenía “él”. Ante esto Gesenius conclu-
ye que el texto hebreo aquí probablemente sea corrupto (ibid., n. 3).
63 Aquí hay ecos, aparentemente intencionales por parte del autor, del man-
dato divino a Abraham de sacrificar a Isaac (Gn 22:2), identificado por Dios como
“tu hijo (‫)ב נך‬, tu único (‫)יךזיךך‬, a quien amas (‫”)؟ש ו־ י־אהבת‬. Juntamente con las
similitudes entre los dos relatos, hay marcados contrastes, desplegados en Block,
Judges, 371-72. Cuando el lector israelita llega al final de Jue 11:34, el lenguaje
trae a su mente el acontecimiento del padre Abraham, 10 que le permite dejar
abierta la posibilidad de que la hija de Jefté no muera, sino que un sustituto sea
provisto. Sin embargo, a diferencia del caso de Abraham, Yahvé no resuelve el
dilema de Jefté. Esto a su vez pone al lector a pensar en por qué Yahvé actuó de
una manera con Abraham, y de otra con Jefté. Tomando en cuenta la situación de
Israel en el libro de Jueces, cabria esperar que el lector interpretara el silencio de
Yahvé como producto de la constante idolatría del pueblo.
64 Webb, The Book o f the Judges, 66.
65 Walton, Matthews y Chavalas, Comentario del contexto cultural, 284-85.
Aproximación exegética al voto de Jefté en Jueces 11 29-40 59

celebración de la hija por la victoria de su padre (v. 34) culminan


en este acto sombrío de profunda tristeza (٧. 35a).
Las primeras palabras dirigidas por Jefté a su hija, ‫אהה בתי‬
“ay hija mía”, armonizan con su muestra extema de aflicción. Sin
embargo, su uso constante de la primera persona, el pronombre
enfático ‫“ את‬tú”, y el juego de las raíces ‫“ כרע‬abatir” (lit., “do-
blegar” o “doblar”) y ‫“ עכר‬perturbar” (las dos raíces tienen las
mismas consonantes, pero en orden diferente)‫ *؛‬subrayan que él
está absorto en sus palabras y preocupado más que nada por sí
No se observa pesar por 10 que su hija tendrá que sufrir,
sino por su propia pérdida.68
En ‫ הכרע הכרעתני ואת היית בעכ^י‬, hay una doble acusación:
“verdaderamente me has abatido” y “tú has llegado a ser quien
me aflige”.6‫ ؟‬En la primera acusación Jefté usa el verbo en hifil
‫ הכרעתני‬con sentido causativo, cargando sobre su hija la causa
de su pérdida, e intensifica la acusación con el inflnitivo absoluto
‫הכרע‬. En ? 6 -5‫ ؛‬el mismo verbo se utiliza en qal con el significado
de “arrodillarse”. Aquí, con el sentido causativo del hifil, podría
tomarse como “me has inclinado” o, dando la idea de que la hija
le ha propinado un golpe duro que le ha hecho caer a sus rodillas,
“me has abatido”.70
La segunda acusación es más enfática aún, por la presencia
del pronombre ‫“ את‬tú”. La combinación del verbo ‫“ היית‬eres,
estás, has llegado a ser o estar”, la preposición ‫ ב‬y el participio
plural ‫“ עכ^י‬quienes me afligen”, ocasiona problemas para los
traductores. Algunos prefieren una fraducción literal del participio
plural y el uso no!mal de la preposición: “estás entre los que me
afligen” (LBLA, RVA). O ros toman el participio plural como un
sustantivo abstracto, “aflicción, desgracia, dolor” (cp. NV1, “eres
la causa de mi desgracia”; RVR, “has venido a ser causa de mi

66 Block, Judges, 373


67 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 34-35.
68 Williams, “Jueces”, 289
69 Block, Judges, 373.
70 Ibid
60 KAIROS No. 51 / julio ‫ ־‬diciembre 2012

dolor”) . p o s i b i l i d a d es que l‫ ^؛‬e p o sic ió n sea 1‫ وه‬de eseneia^


y el participio un plural de intensidad.72 Estos dos elementos
más la presencia del pronombre personal “tú”, rara en oraciones
nominales con el verbo ‫“ היה‬ser”, hacen que la acusación sea bien
enfática. Se podría traducir como “tú misma has llegado a ser mi
aflicción”, tomando el participio como un sustantivo abstracto, ٠
“tú misma has llegado a ser quien me aflige en grado máximo”,
tomando el participio con sentido participial y como plural de
intensidad. Así, la oración de solamente tres palabras comunica un
fuerte sentido de condenación hacia la hija.^ Jefté la llama “hija
mía”, pero no da consuelo sino, por el contrario, condenación.™
En sus palabras a su hija, ante quien debe dar explicaciones,
Jefté nunca menciona su voto directamente, sino solo en la ora-
ción ambigua ‫“ ואנכי פציתי־פי ؟؛ל־יהוה‬y yo he abierto mi boca
a Yahvé”.™ Ea ausencia de una conjunción explícitamente cau-
sativa (“puesto que”, “porque”) al principio de esta oración es
otro detalle en que Jefté pretende soslayar su responsabilidad. La
expresión “abrir la boca” es inusual para referirse a un voto. Se
usa en el AT (1) en sentido metafórico con “la tierra” como sujeto
(Gn 4:11; Nm 16:30‫ ؛‬Dt 11:6), (2) con referencia a palabras vanas
(Job 35:16) y (3) respecto a la burla de enemigos (Lm 3:46), pero
aparece relacionada con un voto solamente aquí en los w . 35‫־‬
36.76A la vez, la frase es irónicamente apta aquí, puesto que Jefté
se caracteriza por haber abierto la boca bastante desde 11:? en
adelante. En esta ocasión, muy bien le hubiera caído aquel adagio
que dice: “por la boca muere el pez”.

71 Joüon, Grammaire, § 133c. En algunos casos, la ‫ ב‬de esencia también


sirve para marcar el predicado, distinguiéndolo del sujeto en una oraeión nominal
(cp. Ex 18:4). Esto no es el caso aquí, pues el verbo ‫ היית‬en segunda persona
femenino singular claramente muestra que el pronombre ‫( את‬segunda persona
femenino singular) que le antecede es el sujeto.
72 Ibid., § 1 3 6 /
73 Trible, Texts o f Terror, 102.
74 Webb, The Book o f the Judges , 67.
75 Ibid.
76 Eilian R. Klein, The Triumph oflrony in the Book ofJudges (Nueva York:
Almond, 1989), 94.
Aproximación exegótica al 0 ‫ س‬de Jefté en Jueces 11:29-40 61

El pronombre ‫“ אנכי‬yo” es enfático aquí en el reconocimiento


de su responsabilidad por su acción pasada, pero la oración si-
guíente niega su responsabilidad en el cumplimiento ftjturo del
voto: ‫“ أألم או؟ל לשוב‬y no puedo volver”.^ Además, el pronom-
bre “yo” se contrasta con el anterior ‫“ את‬tú”, haciendo más evi-
dente el descargo de responsabilidades que hace Jefté sobre su
hija: “yo he abierto mi boca”, pero “tú has llegado a ser quien me
aflige en gran manera”.
El verbo ‫“ שוב‬volver” al final del V. 35 subraya la ironía en la
protesta de Jefté: “no puedo volver”. El permitió a los ancianos de
Galaad “hacerlo volver” (‫משיבים‬, V. 9) del exilio en tierca de Tob a
Mizpa y expresó su anhelo de “volver” (‫בשובי‬, V. 31) de la batalla
como vencedor de los amonitas, y su hija posteriormente volverá
(11: 39 ,‫ ) ותשב‬para que su padre cumpla el terrible voto, pero ahora
él no puede “volverse” (‫ )לשוב‬de las palabras que han salido de
su boca.™ Así, en el relato acontecen distintos retornos, y para la
mentalidad de Jefté solo sus palabras no admiten retomo.
Jefté dijo no poder retractarse de su voto porque desconocía
las leyes de rescate plasmadas en Lv 27:1-8 o creía que no se
aplicaban a su caso, ٠ bien porque temía que, si no cumpliera
su promesa, Yahvé le quitaría el puesto de gobernante que había
ganado mediante ella (cp. w . 9-10 y 30-31).79 El carácter de Je-
fté demostrado hasta aquí sugiere que la última opción es la más
acertada. Es claro que no entendía que el sacriflcio humanp era
abominación para Yahvé, pues 10 último que él quería hacer en
esta ocasión era ofender a Yahvé.80

11:36. La hija responde al padre con determinación y coraje.


Aunque es tan solo una joven, su actitud de sensibilidad y sumí-
sión contrasta con el despreciable comportamiento del héroe de
Israel.‫ “؛‬Si bien no muestra contentamiento por ser víctima del

77 Ibíd.
78 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 34.
79 Williams, “Jueees”, 289.
80 Ibíd.
81 Block, Judges, 373.
62 KAIROS No. 51 / julio ‫ ־‬diciembre 2012

voto, ella tampoeo se opone, se enoja, entra en depresión ٠ se abs-


trae en un sentimiento de a^ocompasión. Lejos de eso, insta a su
padre a llevar a cabo 10 que ha dicho a Yahvé.^ Trágicamente ella
tampoco entiende que Yahvé aborrece el sacrificio humano.^ Su
actitud sumisa y sensible se muestra en la siguiente oración, “?a-
dre mío” (84,(‫(“ אבי‬puesto que) has abierto tu boca a Yahvé, haz a
mí según 10 que ha salido de to boca”. Así ella repite la expresión
que su padre usó para referirse indirectamente al voto (“he abierto
mi boca a Yahvé”, V. 35).
En la siguiente parte de su respuesta, “después que Yahvé te ha
hecho venganza de tus enemigos, de los hijos de Amón”, la hija
interpreta la victoria sobre los amonitas como una venganza per-
sonal de Jefté.^ Concibe ‫ ظ‬batalla como un pleito entre su padre
y los amonitas, no como una liberación de Israel de sus opresores.
Esto concuerda con el lenguaje adoptado por Jefté al inicio y al
final del diálogo diplomático con el rey amonita (vv. 12, 27a).
Hasta se podría conjeturar si Jefté no aceptó la tarea de dirigir
a Israel en la batalla contra Amón motivado en parte por alguna
venganza personal pendiente, ٠ toda una serie de venganzas pen‫־‬
dientes (cp. el plural ‫ מות‬،‫“ נר‬venganzas”), tal vez desde sus días de
jefe de una banda de mercenarios (vv. 1-3). Esto también podría
explicar por qué el texto menciona que él no quedó satisfecho con
expulsar a los invasores, sino también los persiguió, matándolos y
destruyendo veinte de sus ciudades (vv. 32-33). Algo similar ocu-
rrió con Gedeón, quien persiguió a los madianitas ya expulsados
para luego matar gran número de ellos, motivado por una vengan-
za personal (8:18-21). Nótese además, los casos de Sansón, quien
peleó contra los filisteos motivado puramente por venganzas per-
sonales (15:1-17; 16:28-30), y de los israelitas, que cometieron un
etnocidio para vengarse de los benjamitas (20:1-48).

82 Trible, Texts o f Terror, 102.


83 Williams, “Jueces”, 289.
84 La expresión es otro eco de la historia del sacrificio de Isaac (cp. Gn
22:7). Su uso refleja intimidad. Trible, Texts o f Terror, 102.
85 Block, Judges, 373. ‫נהןמו־ת‬, literalmente “venganzas”, probablemente se
debe tomar como un plural de generalización y traducirse en singular, “vengan-
za”. Joüon, Grammaire, § 136‫'ر‬.
Aproximación exegética al voto de Jcfté en Jueces 63 40-29 1 ‫ا‬

11:37. En vista de 10 inevitable del cumplimiento del voto


de su padre, la hija se somete obedientemente, pero solicita una
concesión previa, ‫“ יעשה לי הדבר הזה‬que sea hecho a mi favor
esto” (aquí ‫לי‬, literalmente “a mí”, es un dativo de ventaja, “a
mi favor”). Es la única petición que la hija hace pensando en su
propio beneficio. Seguidamente ella define “esto”, comenzando
con ‫“ הרפה ממני‬déjame”86 y completando su petición precisando
por cuánto tiempo (“dos meses”) y para qué actividades suplica
que su padre la deje: para que ella vaya (‫ו א ל؟ ה‬, cohortativo),
descienda (‫ררדתי‬, perfecto con waw consecutiva, que se traduce
como volitivo porque da continuación al modo expresado en el
cohortativo ‫ )אלכה‬y llore (‫ואבכה‬, otro cohortativo). Así su petición
fue: “déjame durante dos meses que vaya y descienda sobre los
montes y llore por mi virginidad, yo y mis compafieras”.
El significado de los dos meses no ha sido explicado satisfac-
toriamente, aunque este detalle en la petición ha sido utilizado
para apoyar las distintas posturas acerca del cumplimento del voto
de Jefté. Los que sostienen que la hija fue sacrificada en holocaus-
to argumentan que si ella fuera a seguir viviendo, como sostienen
quienes no aceptan la idea de un sacrificio literal, no tendría sen-
tido que lamentara por dos meses su virginidad cuando podría ha-
cerlo sin límite de tiempo. Por su parte, los que niegan el sacrificio
literal y apoyan la idea de una consagración perpetua al servicio
en el santuario argumentan que no es posible que una hija devota
se aleje de su padre por dos meses sabiendo que a su regreso será
entregada a la m uerte^ Ninguno de los dos argumentos es lo sufi-
cientemente sólido como para fortalecer uno u otro punto de vista.
El segundo argumento peca por ser anacrónico, ya que piensa en
cómo actuaría una hija devota de tiempos actuales. Poco se sabe
cuál hubiera sido la actitud de una hija de los tiempos de los jue-
ces. El primer argumento peca por ser simplista, pues la hija bien
podría haber dedicado dos meses de luto por su virginidad para
luego consagrarse al servicio en el santuario con toda alegría. Si

86 Una frase easi idéntica, ‫ הרף ממני‬, con otra forma del imperativo, ocurre
al principio de 14 9 ‫ ئ‬, donde Yahvé dirige la petición a Moisés. Block, Judges,

87 MarcuS; Jephthah and His Vow, 30.


64 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

bien estos argumentos no ayudan mucho para optar por una u otra
itáer^etación, sirven para introducir el asunto que se tiene entre
manos. Más adelante en el ٧. 39 el mismo narrador dará el vere-
dicto sobre este asunto.
El término ‫ בתולי‬es un plural de hstracción que se refiere al
estado de virginidad (cp. Εν 2 ‫ ﻟﺘﻞ‬3(.*‫ ﺀ‬Este sustantivo, que pro-
bablemente proceda de la raíz ‫“ בחל‬separar”, es traducido por la
mayoría de léxicos y versiones modernas como “virginidad”. Si
bien se usa en varios pasajes con sentido metafórico (cp. Is 23:4,
12,37:22; Jer 14:17,18:13, 31:4; 46:11), también suele emplearse
para describir el estado de la joven que no ha tenido unión sexual
(cp. Lv 21:3, 13; Dt 22:19; Ez 44:22 )‫ وم‬Si hubiera alguna duda
sobre su significado aquí en los vv. 37 y 38, la acotación al final
del V. 39 la despejaría: “ y ella no tuvo relaciones con ningún hom-
bre” (LBEA; cp. Gn 24:16). Fue acompañada por sus compañeras
a las montañas a llorar por su virginidad porque moriría sin dejar
descendencia, cortando toda posibilidad de que su línea familiar
sobreviviera.^

11:38. Finalmente, aparece el discurso más corto de los cuatro


que contiene 11:34-40. Jefté accede al último deseo de su hija
pronunciando una sola palabra:‫“ לכי‬ve”. Su respuesta abrupta se
hace más enfática aún por ser la última palabra en el episodio ha-
blada por los personajes. De aquí en adelante, solamente el narra-
dor habla, y se limita a transmitir los hechos,‫ *؟‬sin enjuiciarlos.^
Los vv. 38-40 marcan el final de este triste y horrendo epi-
sodio. Así como comenzó con discurso del virtuoso narrador (v.
34), así concluirá también. Después del permiso conferido escue-
tamente por Jefté a su hija, el narrador relata: “y la envió por dos
meses, y ella fúe con sus compañeras y lloró por su virginidad

** Joüon, Grammaire, § \2>6h.


89 Tsevat,“‫”בתולים בתולה‬, Theological Dictionary ofthe O ld Testament, ed.
G. Johannes Botteiweck y Helmer Ringgren (Grand Rapids: Rerdmans, 1975),

90 Block, Judges, 374.


91 Webb, The Book ofthe Judges, 67.
92 Álvarez Barred©, “Enfoques literarios”, 35.
Aproximación cxcgética al voto de Jeftó en Jueces 11:29-40 65

sobre los montes”. El uso del pronombre ‫ היא‬en la eonstrucción


‫ ותלך היא ורעותיה‬no es pleonástico, sino que, juntamente con los
verbos en singular ‫“ ותלך‬y fue” y ‫“ }תבך‬y lloró”, sirve para repre-
sentar a la hija como el actor principal entre otros actores. De ahí
la traducción ‘،ella fue con sus compañeras”.^
El período de dos meses posiblemente se relacione con una de
las estaciones de Israel. El calendario de Gezer, del siglo X a.c.,
dividía el año en ocho períodos: cuatro de dos meses y cuatro de
un mes.^ En el segundo período de dos meses, cuando se hacía
siembra de granos, había un interés especial por la fertilidad‫؛‬
Hay interpretaciones judías rabínicas que, apelando a Mi 6:2
y Zac 6:1, sostienen que la hija de Jefté foe a los ancianos ٠ al
Sanedrín de la montaña durante los dos meses, para mostrar su
estado de pureza y virginidad y a su vez clamar por una solución
diferente ante la promesa de su padre‫ ؛‬Son ejemplos típicos de
midrash rabínico que no ayudan para una interpretación gramá-
tico-histórica del pasaje bíblico, puesto que sus presunciones se
salen completamente de los límites que el pasaje mismo confiere
para su correcta interpretación. ? ٠٢ su parte. Mi 6:2 y Zac 6:1 no
mencionan la existencia ٠ presencia de un Sanedrín o un Consejo
de ancianos de la montaña.
En la literatura del antiguo mundo hay paralelos a los vv.
37-39. En el mito de la lucha entra Baal y Mot hallado entre las
inscripciones de Ugarit (ca. 1400 a.c.), la diosa Anat recorre
93 Waltke y O’Connor, An Introduction, § 16.3.2 C.
94 La clasificac،ón de los meses (con equivalentes modernos aproximados)
se da de la siguiente manera: dos meses para la cosecha (agosto-septiembre); dos
meses para la siembra temprana (octubre-noviembre); dos meses para la siembra
tardía (diciembre-enero); un mes para la cosecha de lino (febrero); un mes para
la cosecha de cebada (marzo); un mes para la cosecha y el banquete (abril); dos
meses para la poda de la vid (mayo-junio); un mes para la fruta de verano (julio),
w . F. Albnght, trad., “Falestinian Inscriptions”, en Ancient N ear Eastern Texts
Relating to the O ld Testament, ed. James B. Fritchard (Frinceton: Princeton Uni-
versity Fress, 1969), 320.
95 Walton, Matthews y Chavalas, Comentario del contexto cultural, 285.
96 Silverman Kramer, en “Jephthah’s Daughter”, 70-71, cita el Midrash Tan-
huma, Sefer Vayikra (Williamsburg: Me‘ein Ha-Torah, 1963), 139‫ ؛‬y el Exodus
Rabbah 15.5 (sin datos de publicación).
66 KAIROS bio. 51 /julio ‫ ־‬diciembre 2012

y rastrea todo monte hasta las entrañas de la tierra, toda altura


hasta el seno de los eampos, lamentando la muerte de Baal.^ Su
lamento se debía en parte a que Baal no tenía deseendeneia; tras
su muerte la tierra carecería de su presencia fecundante.98 Estos
paralelos sugieren que vagar por los montes se consideraba un
contexto culturalmente apropiado para lamentos relacionados con
la muerte ٠ la fertilidad perdida.99 Otro paralelo en el mito es el
rol femenino en los ritos de lamentación, costumbre atestiguada
también en Ez 8:14 y Zac 12:11 14‫־‬. ‫ﻣﻬﻞ‬ En la tragedia griega
Antígona de Sófocles (441 a.c.) hay un paralelo llamativo al
lamento de la hija de Jefté por su virginidad. Antígona, condenada
a morir, llora por 10 mismo, lamentando que nunca será esposa ni
madre: “Y ahora, con las manos atadas, me arrastran al suplicio sin
haber conocido el himeneo, sin haber gustado de las felicidades
del matrimonio ni de las de criar hijos”.101

11:39. ^anscurridos los dos meses, la joven vuelve a Jefté. El


texto aquí revela una vez más su sumisión frente al elevado costo
del voto de su padre. Finalmente, con solo cinco palabras hebreas
se cuenta el abominable suceso10^ que ha servido como eje de toda
esta escena: ‫“ ף؛עש לה את־נדרו אשר נדר‬y él hizo a ella (según)
el voto que prometió”. Hay cierta controversia acerca del tipo de
ofrenda que hizo Jefté con su hija. Muchos especialistas piensan
que en efecto la sacriftcó en una ofrenda del todo quemada,10^
mientras que algunos sostienen que más bien la dedicó al servicio

" G. Del Olmo Lete, Mitos y leyendas de Canaán según la tradición de


Ugarit, Fuentes de la Ciencia Bíblica 1 (Madrid: Cristiandad, 1981), 135, 223.

" Cp. Williams, “Jueces”; 290■


100 Gray, Joshua, Judges and Ruth, 256.
101 Sófocles, Antígona (Fehuén, 2001), 22, h tt^ //^ ¥ .o lo m b i^ p ren d e.
edu.co/html/mediateca/1607/art1cles-65465_arch1vo.pdf.
102 Álvarez Barredo, “E nfades lite1‫־‬arios”, 35.
103 Entre ellos se encuentran Williams, “Jueces”, 290; Álvarez Barredo, “En-
fo،^ues literarios”, 35; Webb, The Book o fth e Judges, 68‫ ؛‬Block, Judges, 375‫؛‬
Klein, The Triumph o flro n y , 92‫ ؛‬Trible, Texts o f Terror, 106-07‫ ؛‬Moore, ‫ م‬Criti-
cal andExegetical Commentary , 305.
Aproximación exegética al voto de Jefté en Jueces 11 29-40 67

de ¥ahvé en la puerta del tabernáculo, incluyendo un perpetuo


celibato.***
Este último punto de vista es apoyado básicamente desde cua-
tro ángulos. (1) La ley de Yahvé prohibía terminantemente los
sacrificios humanos (Lv 1 8 : 2 1 5 -20: 2 ‫؛‬, Dt 12:3118:10 ‫)؛‬. No hay
evidencia de que algún israelita ofreciera sacrificios humanos an-
tes de los días de Acaz (?43-?28 a.c.). ?©٢ 10 tanto, es inconcebi-
ble que un hombre temeroso de Dios como 10 era Jefté supusiera
que agradaría a Dios ejecutando semejante crimen y dom inación.
(2) Según Jue 11:37-38 10 que Jefté concedió a su hija lamentar no
fije la inmediata pérdida de su vida, sino su virginidad. (3) Según
el V. 39, después que Jefté cumplió su voto, “ella nunca conoció
varón”. Dicho comentario queda sin sentido si él la mató. (4) Hay
referencias en el AL a mujeres que servían a la puerta del taberná-
culo (Ex 38 : 8 1 ‫ ؛‬s 2:22). Por 10 tanto, no es descabellado pensar
que la hija de Jefté haya hecho 10 mismo como resultado del voto
de su padre.****
Sin embargo, estas cuatro bases son endebles frente a la inter-
pretación natural del pasaje. (1) Si bien la ley de Yahvé prohibía
sacrificios humanos, no queda claro si Jefté y su hija conocían
esa prohibición. €omo ya se hizo notar, no parecían estar al tanto
de la ley de rescate en Lv 27:1-8.‫ة*؛ا‬La ignorancia de la ley no es
de extrañar en el sombrío período de los jueces, como muestra
el relato sobre Micaía y su madre en Jue 17.107 (3) El lamento

*** Incluyen Gleason L Archer Reseña crítica de una introducción a l An-


tiguo ?estamento, trad Francisco Liévano y Edwin Sipowicz (Grand Rapids:
?ortavoz, 1987), 308-09, y C F Keil y F. Delitzsch, Joshua, Judges, Ruth, / &
2 Samuel, tomo 2 de Commentary on the c i d Testament (Grand Rapids: Eerd-
mans, 1973), 393 A la misma conclusión llega Silverman Kramer, “Jephthah’s
Daughter”, 75, influenciada por los escritos ^ díos xtrabíblicos. Esta postura es
seguida también por la mayoría de coméntanos evangélicos a nivel popular.
105 Archer, Reseña crítica , 308-09. Wood agrega a esta lista tres factores que,
aunque en menor medida, pueden apoyar esta postura. (1) Jefté muestra respeto
por Dios y su voluntad, (2) Jefté es emocionalmente balanceado, (3) el sacerdocio
y la opinión pública se hubieran opuesto a la acción de Jefté. Eeon Wood, Distres-
sin gD ays o f the Judges (Grand Rapids* Zondervan, 1975), 288-90.
106 Williams, “Jueces”, 289.
7‫ ل؛ا‬Cp ibid, 319-23
68 KAIROS N©. 51 / julio - diciembre 2012

de la hija de Jefté ٢٠٢su virginidad, como ya se ha explicado en


el análisis de los ٧٧. 37-38, se debe a su inminente muerte. Ella
llora por su virginidad porque morirá sin dejar descendencia.‫*®؛‬
(3) La frase “y ella no había conocido varón” (٧. 39) subraya im-
plicaciones importantes de su muerte: tanto Jefté como su hija
quedarían sin descendencia y, por tanto, sentenciados al olvido.‫®®؛‬
(4) ¥er referencia al celibato en Éx 38:8 y i s 2;22, los pasajes
que mencionan a mujeres que servían en el tabernáculo, es pura
(^njetura.‫®؛؛‬El término utilizado para describirlas es el participio
‫הצ'؟אות‬. En género masculino se emplea con sentido militar, como
“combatientes” (Nm 31:45; Is 29:7, 8), y en sentido frgurado el
verbo denota trabajar en la milicia sagrada compuesta por los le-
vitas (Nm 4:23). Ahora bien, el servicio de los levitas no involu-
eraba el celibato. Así, en la palabra ‫“ הצ؟אות‬las servidoras” no
se halla indicación alguna sobre la castidad o la virginidad de las
mujeres.‫ ؛؛؛‬Según Éx 38:8, ellas ofrendaron sus espejos (de bron-
ce) como material para hacer la pila y servían, tal vez mediante
la oración, en la puerta de la tienda de reunión (según los LXX
ayunaban ‫ ﻟﺦ‬1‫( إ‬. ‫ﺗال‬
Tampoco en ningún otro pasaje de la Biblia hebrea hay evi-
dencia de mujeres que eligieran permanecer célibes para servir en
el santuario, y la probabilidad del celibato como un rasgo regular
en la sociedad israelita es remota, si no inconcebible.‫ ^؛؛‬Por otra
parte, en el antiguo ©riente generalmente la dedicación de muje-
res al santuario no envolvía el celibato, sino la prostitución. Por
cierto, en el periodo babilónico antiguo ( ‫ل‬ 800
160‫ ه־‬a.c.) había
una clase de mujeres llamadas naditu, “quienes estaban relacio-
nadas con el templo como las ‘novias del dios’ y se les prohibía el
matrimonio, aunque no eran necesariamente célibes”.*‫؛؛‬

‫؛‬٥* Ibid., 289-90.


١٠® Ibid., 290.
١١® Marcus, Jephthah and His Vow, 44-45.
١١‫ ؛‬Ibid., 45.
112 Ibid.
‫ ت؛ل‬Ibid.

‫ *؛؛‬Walton, Matthews y €havalas. Comentario del contexto cultural, 285‫ ؛‬cp.


209-210.
Apro^ma^ón excgctica al ٧٠٤٠de Jefté en Jueces 11 •29-40 69

Finalmente,1‫ م‬que presenta mayor problema para el punto de


vista de una eonsagración perpetua de la hija de Jefté al celibato y
al servicio en el tabernáculo es la conexión entre los w . 31 y 39.
£1 V. 39 afirma que Jefté hizo lo que había prometido en su voto,
y el V. 31 deja establecido que el voto se trataba de un holocausto,
es decir, una ofrenda del todo quemada. Un voto de virginidad
perpetua no tendría sentido en el V. 31, porque Jefté no sabía toda-
vía que quien primero saliera de su casa cuando él regresara de la
batalla sería una virgen.
Así, ante las evidencias expuestas, cabe reconocer que el texto
bíblico mismo presenta ‫ ظ‬interpretación correcta: “Jefté cumplió
con ella (su única hija) el voto que había hecho, ye l v. 31 no deja
duda que eso significaba sacrificarla en holocausto”."* Sin duda,
el narrador empleó el circunloquio en el V. 39 por pudor, debido a
lo delicado del asunto tratado.’^

11:40. Una vez logrado el clímax de 11:29-40, el narrador ٠ ٠ ‫־‬


mienza a caminar hacia la conclusión.117 Amarra la perícopa con
un relato etiológico11®que explica el inicio de una celebración
que se había convertido en costumbre en Israel. Dicho relato se
introduce al final del V. 39 con la construcción ‫} תהי־חק בישראל‬
“y llegó a ser costumbre en Israel”. Generalmente se interpreta
que el sujeto del verbo ‫“ ותהי‬llegó a ser” es la oración siguiente,
“(que) de año en año fueran las hijas de Israel a llorar a la hija de
Jefté el galaadita cuatro días al año”. 1'‫ و‬Sin embargo, Trible pro-
pone que la hija de Jefté es el sujeto del verbo y que, por 10 tanto,
debería traducirse: “ella llegó a ser tradición en Israel”.1*®Trible
apoya la propuesta con cuatro argumentos: (1) la oración anterior
(‫ ) והיא לא־^ד؟ה איש‬tiene como sujeto el pronombre ‫“ היא‬ella”; (2)

"* Williams, “Jueces”, 290.


116 Ibíd El circunloquio es “un rodeo de palabras para dar a entender algo que
hubiera podido expresarse más brevemente”. Real Academia Española, D1CC10-
nano ¿fe la lengua española, 22a. ed., htt^//lemsrae.es/drae/?vS=c 1rcunloqu10 .
117 Álvarez Barredo, “Enfoques literarios”, 36.
١١* Block, Judges, 375.
119 Waltke y O’Connor, An Introduction, § 16.3.5c, η. 41.
120 Tnble, Texts of Terror, 106.
?٠ KAIROS No. 51 / julio ‫ ־‬diciembre 2012

este pronombre acentúa et sujeto femenino3) ‫ )؛‬en la perícopa los


verbos de género femenino mayormente tienen por sujeto a la hija
de Jefté; (4) el término ph, usualmente interpretado aquí como
“costumbre”, también puede ser traducido como “tradición”.‫ص‬
Esta inter^etación tiene relación con el contexto del pasaje y
especialmente con el sentido irónico que ha caracterizado el de-
sarrollo de la trama. Al final del episodio se resalta el brillo de la
reputación de la joven que soporta valerosamente el sufrimiento,
mientras que el esplendor de quien en algún momento fue el hé-
roe de la escena es reducido a nada (cp. el cambio de personaje
exaltado entre el V. 34 y el V. 40). No se erige un memorial al con-
quistador Jefté, pero la memoria de su única hija es inmortalizada
en ‫ س‬festival anual celebrado en su honor.*^
Sin embargo, la propuesta de Trible no encuentra paralelo en
las Escrituras, pues esta sería la única vez que una persona se
constituye en un ‫“ דזק‬costumbre” ٠ “tradición”. En cuanto a su
segundo argumento, el pronombre ‫ ו־רא‬se usa en el V. 39 no para
indicar que el sujeto de ‫ ותהי‬es una mujer, sino para marcar con
mayor claridad el cambio de sujeto de Jefté en la oración anterior
(‫ ) أ؛إلئ לה את־נךרו אשר נדר‬a su hija.
Si bien no se cuenta con información precisa sobre la
celebración, el V. 40 aporta algunos datos. La observaban las hijas
de Israel, y 10 hacían cuatro días al año. El tiempo imperfecto
del verbo ‫“ תלכנה‬ftreran” implica una acción repetida^ y la frase
‫“ כדמים ימימה‬de año en año”, dando la idea de progresión de
tiempo (cp. Ex 13:10),124 indica que llegó a ser una celebración
tradicional, aunque llama la atención la ausencia de la frase “hasta
estos días” empleada en casos similares (cp. Gn 26:33‫ ؛‬Jos 5:9‫ ؛‬Jue
1:26). La falta de evidencias de la observancia de esta celebración
a nivel nacional deja abierta la posibilidad de atribuirle un carácter
regional, específicamente entre las tribus de Transjordania.^

122 Block, Judges, 375.


123 Joüon, Grammaire, § 113‫ ;ﺀ‬Kautzsch, Gesenius' Hebrew Grammar,
‫ ﻣﺎﺀ‬7‫ﺀ‬
24‫ ا‬Waltke y O’Connor, An Introduction, § 10.5c.
125 Block, Judges, 375.
Aproximación excgética al voto de Jefté en Jueces 11:29-40 ?١

En el V. 40 el narrador identifica a Jefté como “el galaadita”,


retomando su ¿elim inación al comienzo de su historia (٧. 1). Esta
mención cumple dos propósitos. (1) Enmarca todo el capítulo
como una unidad literaria. Como no se usaban títulos, ni sangría
ni capítulos, se empleaba la inclusión para señalar los límites de
unidades literarias. (2) ?repara al lector para los próximos acón-
tecimientos (12:1-6).126 En la siguiente y última perícopa sobre ‫ط‬
vida de Jefté, él dirigirá a los galaaditas en un combate contra una
tribu de Israel. Así se muestra más galaadita que israelita.^

CONCLUSIÓN

El ciclo de Jefté es por demás interesante. Lo que se destaca


en este libertador es su capacidad de negociador. Habiendo ne-
gociado con los ancianos de Galaad (w . 5-11) y con el rey de
los amonitas ( ٧٧. 12-28), luego mediante un voto atravido pero
calculado procuró negociar el respaldo de Yjhvé para ٧ encer a los
amonitas ( ٧. 31).
Sin embargo, no es posible atribuir la victoria de Jefté sobre
los amonitas al voto que ofreció a Yahvé. Desde antes del voto el
Espíritu de Yahvé había venido sobre Jefté, haciéndolo un instru-
mentó para efectuar la liberación de Israel, aunque parece que él
no se daba cuenta de esta dotación. Así el libertador escogido bus-
có el apoyo divino que ya se le había otorgado, y 10 hizo mediante
una negociación astuta según él pero en realidad ignorante, que lo
llevaría a una pérdida irremediable.
El pasaje revela a un Dios que no es condescendiente a los
trueques interesados; más bien, mantiene su libertad no mediando
palabra con su negociador. Sin embargo, obra a favor de su pue-
blo, utilizando a un hombre imperfecto, cuando Israel clama a él
por liberación de sus enemigos (cp. 10:10 con 10:16). No obstan-
te, no salva a Jefté de su terrible error (11:39; cp. en contraste Gn
22:10
14-(. ‫ ا‬28

126 Williams, “Jueces”, 290; Álvarez Barred©, “Enfoques literari©s”, 36.


27‫ ا‬Williams, “Jueces”, 290.
128 Ibíd.
?2 KAIROS No. 51 / julio - diciembre 2012

Frente a las distintas i^er^etaciones del cumplimiento del


voto de Jefté, es necesario ser justos con 10 que revela la exégesis
del texto hebreo. La víctima del voto resultó siendo la hija de
Jefté (11:34). El, al darse cuenta de esto, expresó su lamento pero
la culpó a ella de ser ‫ ظ‬causa de su gran aflicción (v. 35). For su
parte, la hija se comportó más valerosamente que el libertador
al aceptar sumisamente ser destinada a la muerte por causa del
voto de su padre (v. 36). El narrador, ante la absorta presencia
de sus lectores, concluye el relato dando por cierto que la hija de
Jefté fue sacrificada en holocausto, es decir, como una ofrenda del
todo quemada, tal como había prometido su padre al pronunciar
el voto (v. 39). Claro está que ella, aunque ni siquiera sabemos su
nombre, pasaría a ser inmortalizada en la memoria de las hijas de
Jsrael.
Las interpretaciones que rechazan que Jefté haya cumplido su
voto literalmente se basan mayormente en factores fuera del texto.
Buscan evitar el problema de ‫ س‬sacrificio humano cometido por
un héroe de Israel. Sin embargo, como se ha explicado, la exége-
sis del texto hebreo conduce a concluir que Jefté literalmente ofre-
ció a su hija en holocausto. Decir 10 contrario sería no solamente
una injustica contra el texto sino también una injusticia más en
contra de aquella que fue sacrificada por su padre.^
Claro, el relato de un sacrificio humano a Yahvé despierta con-
fusión para el lector de Jueces, especialmente cuando se conecta
el voto con la victoria obtenida por Jefté sobre los amonitas. Sin
embargo, “la victoria se liga causalmente a la dotación del Es-
píritu (11:29), pero sólo incidentalmente se liga al voto”.*30 La
victoria que Jefté procuraba mediante el voto ya había sido con-
templada por la gracia y misericordia de Dios hacia su pueblo.*3‫؛‬
Como argumenta Block, “[Yahvé] está más determinado de salvar
esta nación canaanizada, que ella de salvarse a sí misma”.*3*
El relato está preñado de ironía. Jefté había calculado que con
su voto aseguraría su presente, pero no tomó en cuenta cómo su

129 Silverman Kramer, “Jephthah’s Daughter”, 67-89.


130 Webb, The Book o f the Judges, 63.
*3* Block, Judges, 388.
132 Ibid.
Apro^mación ^ g ó tic a al voto de Jefté en Jueces 11:29-40 ?‫و‬

fijturo estaría marcado por su sacrificio.‫ ”؛‬Su gobierno, por el cual


sacrificó a su hija, duró seis cortos años (12:7). En todo el libro de
Jueces, solo el malvado rey Abimelec estuvo en el poder menos
tiempo (9:22).‫ ”؛‬Además, el narrador muestra en Jefté una per-
sonificación de Israel. Su actitud al no aceptar la responsabilidad
por sus errores, desplazándola sobre la víctima, es un comentario
sutil acerca de la condición de Israel. 1‫ةالر‬ ”‫؛‬ ironía más es que,
en medio de un Israel infiel, Jefté y su hija son los ejemplos más
llamativos de fidelidad a Yahvé en el libro de Jueces, pero su fide-
lidad resultó trágica, por ser ignorantemente encaminada a hacer
precisamente lo que Yahvé rechazaba.
Se concluye este artículo con una a^ rtación para el lide-
razgo contemporáneo. En la sociedad altamente competitiva de
hoy, existe el constante riesgo de poner en peligro la estabilidad
emocional y hasta física de los seres queridos. La ambición de
poder, el deseo de sobresalir, el anhelo de mejores capacidades
adquisitivas y la fiebre por alcanzar títulos pueden conducir a se-
rios conflictos familiares como consecuencia del descuido de res-
ponsabilidades en el hogar. Frente a las presiones cotidianas todo
líder cristiano necesita desarrollar un carácter de salud emocional
estable y valores morales y familiares a la talla de las Escrituras.
Tiene que tener sumo cuidado, incluso a expensas de ‫ ظ‬habitual
excusa de la agitada agenda ministerial, de no estar sacrificando
a su familia sobre el altar del anhelado éxito ministerial o secular.

١” Ibid., 374.
‫ ”؛‬Williams, Dios permanece fiel, 62.
١” Klein, The Triumph o f Irony, 95-96.
‫آلﻣﺂورلم؛‬

Copyright and Use:

As an ATLAS user, you may priut, dow nload, or send artieles for individual use
according to fair use as defined by U.S. and international eopyright law and as
otherwise authorized under your resp ective ATT,AS subscriber agreem ent.

No eontent may be copied or emailed to multiple sites or publicly posted without the
copyright holder(s)’ express written permission. Any use, decompiling,
reproduction, or distribution of this journal in excess of fair use provisions may be a
violation of copyright law.

This journal is made available to you through the ATLAS eollection with permission
from the eopyright holder(s). The eopyright holder for an entire issue ٥ ۴ ajourna!
typieally is the journal owner, who also may own the copyright in each article. However,
for certain articles, tbe author o fth e article may maintain the copyright in the article.
Please contact the copyright holder(s) to request permission to use an article or specific
work for any use ‫ آس‬covered by the fair use provisions o f tbe copyright laws or covered
by your respective ATLAS subscriber agreement. For information regarding the
copyright hoider(s), please refer to the copyright iaformatioa in the journal, if available,
or contact ATLA to request contact information for the copyright holder(s).

About ATLAS:

The ATLA Serials (ATLAS®) collection contains electronic versions of previously


published religion and theology journals reproduced with permission. The ATLAS
collection is owned and managed by the American Theological Library Association
(ATLA) and received initia‫ ؛‬funding from Liiiy Endowment !)٦٥.

The design and final form ofthis electronic document is the property o fthe American
Theological Library Association.

Похожие интересы