You are on page 1of 5

Nombre del alumno: Juan Flores Gazca

Materia Cursada: Epistemología y construcción del conocimiento.

Nombre del asesor: Dr. José Ángel Pejenaute Pejenaute.

Unidad IV: Racionalidad comunicativa y crítica.

Garrido, L. (2011). “Habermas y la teoría de la acción comunicativa”. Libros


Básicos en la Historia del Campo Iberoamericano de estudios en comunicación.
Número 75 febrero – abril 2011. Recuperado de:
http://www.razonypalabra.org.mx/N/N75/ultimas/38_Garrido_M75.pdf.

Tema central:

El autor aborda la teoría de la acción y su fundamento racional, y desarrolla un


concepto de racionalidad más allá de postulados subjetivistas e individualista, así
mismo elabora una nueva concepción de la sociedad bajo el paradigma de
sistemas y mundo de la vida.

Título: “Habermas y la teoría de la acción comunicativa”.

Introducción.

Habermas hace aportes en la teoría sociológica moderna, presentando


planteamientos sobre la Democracia Deliberativa y la Acción Comunicativa. En su
obra explica y supera las contradicciones entre los métodos materialistas y
trascendentales en torno a la teoría crítica de la sociedad.

El autor consolida la relación entre el análisis fenomenológico y trascendental


dentro de una teoría materialista de la evolución social entendida como una parte
de una teoría reflexiva trascendental a partir de la evolución cultural.

Habermas analiza las condiciones de la racionalidad de la acción social tomando


en consideración la interacción humana basada en el uso del lenguaje, basada en
la razón subyacente en la acción de los sujetos. Critica la sociedad capitalista
moderna, pues debilita la autonomía y la racionalidad del individuo operando a
través de la racionalidad tecnológica.

1.- Habermas y la teoría de la acción comunicativa.

La teoría de la acción comunicativa analiza el contexto a partir de la noción de


“praxis”, la cual se define como la acción o práctica fundamental por el cual el ser
humano accede o se realiza en el mundo. El Trabajo tiene un sesgo asociado a la
racionalidad instrumental, la acción fundamental de la “praxis” humana es la
acción comunicativa y sus efectos simbólicos. De ahí emana la filosofía del
lenguaje con la explicación pragmática las expresiones lingüísticas.

Habermas sostiene que la interacción social medida por el lenguaje es una


dimensión constitutiva de la “praxis” humana, de la cual emerge un cambio social.
Este tipo de cambio debería darse en un ámbito simbólico, en un ámbito
comunicativo de interacción social y entendimiento entre los sujetos. Explica su
concepción de conocimiento del sujeto y sus dinámicas de interacción a partir de
la noción de “mundo de la vida”.

2.- La racionalidad comunicativa y la crítica al funcionalismo.

a) Racionalidad de la acción y racionalidad social.

La dimensión social en torno al fenómeno de la comunicación en la interacción


humana requiere de la sociología como una disciplina capaz de explicar las
modalidades estructurales que determinan el comportamiento del sujeto sobre
todo a nivel simbólico como determinante de la acción. Y la antropología para
manifestar la producción y permanencia de estos planos simbólicos; entre ellas se
establece una “correspondencia” entre las ciencias sociales y los subsistemas
sociales.

El “mundo de la vida” se compone de tres aspectos: la cultura, la sociedad y la


personalidad, cada una hace pautas interpretativas o suposiciones sobre cómo la
cultura ejerce una influencia sobre la acción, sobre cómo se establecen las
interacciones sociales de los sujetos y cómo se estructura el modo de ser de los
individuos.

Habermas concibe que la relación entre saber y racionalidad esté expresada en la


acción comunicativa. Y mediante la filosofía del lenguaje se realiza un análisis
sobre las consecuencias y posibilidades que se desprenden del intercambio de
códigos simbólicos en torno a la realización del “mundo de la vida”.

El autor sugiere la necesidad de alcanzar una “pragmática universal”, es decir, un


conocimiento sobre la lingüística capaz de integrar las estructuras universales y
validadas en la ciencia del lenguaje, basadas en estructuras universalizadas y
válidas en cualquier contexto comunicativo como el horizonte de los sujetos. Por
ello, recurre a una tipología de la acción social: la acción estratégica o teleológica,
la acción regulada por normas, la acción dramatúrgica y la acción comunicativa.

“Los elementos pragmáticos formales” son: un locucionario (cuando alguien


expresa una idea), ilocucionario (cuando una persona expresa una idea con el
afán de ser comprendido) y el perlocucionario (cuando una persona expresa una
idea con el afán de lograr un fin determinado).

En fin, el devenir de la modernidad se ha tendido a su racionalización, lo cual


implica una diferenciación entre cultura, sociedad y personalidad. Habermas critica
la razón instrumental, la cosificación que subyace en este tipo de sociedad, lo cual
limita la objetivación del sujeto y sus consecuencias para la integración social.

b) Crítica de la razón funcionalista.

Habermas critica la razón funcionalista y la teoría de la sociedad de Talcott


Parsons la cual se basa en una concepción normativista de la acción social, y
concibe un cambio de paradigma en la sociología, en este sentido explica la
relación entre “los sistemas” y “el mundo de la vida”, como un concepto capaz de
hacer avanzar a alas Ciencias Sociales hacia un sentido comprensivo de la acción
social.
Habermas propone una teoría comprensiva para analizar a la sociedad en torno a
dos formas de racionalidad que están de manera simultánea: la racionalidad
“sustantiva” del mundo de la vida y la racionalidad formal del sistema, en donde el
primero expresa una dimensión del sujeto (cultura, sociedad y personalidad) y el
segundo una perspectiva externa expresada en la estructura sistémica.

3.- Fundamentos de la acción comunicativa.

“En el lenguaje, la dimensión del significado y de la validez está internamente


unida la una de la otra”. Es decir, se requiere, de una teoría que permita identificar
los grados de acuerdo según el reconocimiento intersubjetivo de validez de una
emisión susceptible de crítica.

La teoría del significado es saber qué es lo que se quiere decir, cómo entender el
significado de una expresión y en cuáles contextos esa expresión puede ser
aceptada como válida. Por ende, es relevante entender el significado de una
expresión lingüística en términos de su uso. (Pragmática).

La teoría problemática de la validez se sitúa en la relación del lenguaje con el


mundo como totalidad de hechos. La conexión entre significado y validez de las
exposiciones lingüísticas sólo se establece en el habla “constatadora” de los
hechos.

La teoría de la comunicación parte de tres dimensiones del significado: la


semántica intencionalista, la semántica formal y la pragmática.

Consideraciones personales.

La filosofía del lenguaje y la pragmática universal son dos conceptos presentados


por Habermas que me parecen interesantes con base en el protocolo de
investigación que realizo. Por un lado, la parte “simbólica” del lenguaje estaría
vinculado con los diferentes tipos de textos con los cuales el estudiante está
vinculado. Por otra parte, la habilidad de la compresión lectora por parte de los
estudiantes debería estar más vinculada con la parte útil y teleológica de sujeto
que lee y no con los estándares de calidad de la lectura.
Conclusión.

La acción comunicativa es parte de las interacciones del sujeto (quien posee una
cultura, sociedad y personalidad), las cuales se efectúan en una praxis humana,
mediatizada por el lenguaje simbólico de la sociedad; en dónde el uso del lenguaje
y el significado, no deben depender de una racionalidad instrumental sino de una
razón comprensiva que contemple dos forma de racionalidad: sustantiva y formal.

Referencias.

Garrido, L. (2011). “Habermas y la teoría de la acción comunicativa”. Libros


Básicos en la Historia del Campo Iberoamericano de estudios en comunicación.
Número 75 febrero – abril 2011. Recuperado de:
http://www.razonypalabra.org.mx/N/N75/ultimas/38_Garrido_M75.pdf.