Вы находитесь на странице: 1из 9

DRENAJE TORÁCICO

Definicion: Drenaje torácico es aquel sistema que, mediante uno ó


varios tubos colocados en pleura o mediastino, facilita la eliminación
del contenido líquido o gaseoso.

Casos Que Se Coloca Equipo Que Se Utiliza : La toracostomía es


un procedimiento de invasión mínima en el que un tubo fino de
plástico es insertado dentro del espacio pleural — el área entre la
pared del tórax y los pulmones — y puede estar adosado a un aparato de succión para remover el exceso de fluido
o aire. El tubo toráxico también puede ser usado para administrar medicamentos dentro del espacio pleural.

Técnicas de generación de imágenes tales como la tomografía computada (TAC), la


fluoroscopia y el ultrasonido (US) pueden ser usadas para ayudar a guiar los
instrumentos del radiólogo de intervención mientras se coloca el tubo torácico.

Dos membranas finas revisten el espacio pleural — una contornea los pulmones y la
otra reviste la pared interna del tórax. El espacio entre estas dos membranas esta
usualmente lleno con una cantidad pequeña de fluido lubricante que ayuda a los
pulmones a moverse dentro de la cavidad torácica durante la respiración.

Algunas condiciones y enfermedades pueden causar el acumulamiento de aire en


exceso, sangre, o fluido extra en el espacio pleural. Esto puede comprimir o colapsar
el pulmón, dificultando la respiración. Un tubo torácico ayuda a remover el exceso de
fluido o aire, y permite que el pulmón se expanda, haciendo más fácil la respiración.

Cuidados de enfermería:

Objetivos
SABER VALORAR EL ESTADO DEL PACIENTE CON DRENAJE TORÁCICO
CONTROLAR Y MANTENER LA PERMEABILIDAD DEL DRENAJE
TORÁCICO.
PREVENIR POSIBLES COMPLICACIONES

Valoración Del Paciente


Evaluación periódica de signos vitales tensión arterial, temperatura,
frecuencia cardiaca y frecuencia respiratoria.
Color de la piel y mucosas
Sudoración ó signos de perfusión
Nauseas
Ansiedad ó imsomio
Síntomas como dolor torácico, disnea, fiebre, tiraje , etc..

Cuidados diarios:

ASEO DEL PACIENTE se realizara como cualquier paciente encamado entre la enfermera y auxiliar responsable y,
con la ayuda del celador, se tendrá cuidado con los tubos para que no se desconecten y nunca se pinzaran.
APOSITO se cambiara diariamente (turno de mañana), se utilizaran guantes estériles se limpiara con suero
fisiológico y luego Butadieno, a la vez se inspeccionara la zona por si hubiera edema, inflamación, exudado,
crepitaciones, etc...La herida quirúrgica se tapara con apósito quirúrgico, si no hay complicaciones a los tres días
se retirara el apósito.

EQUIPO DE DRENAJE comprobar diariamente niveles de las cámaras.


Cuandos se tenga que rellenar la cámara de aspiración se cerrara la
aspiración para realizarlo ,luego de rellenara y se volverá abrir..

MEDICIONES todos los días a las 9 horas se marcara en el equipo de


drenaje la cantidad de liquido que ha salido ( para ello se cerrara la
aspiración momentáneamente ).

También se anotara en el libro de enfermería en la casilla de otros


cuidados tanto la cantidad como el aspecto, presencia o ausencia de
burbujeo y fluctuaciones.

DIETA se recomienda dieta rica en fibra, aumento de ingesta de líquidos y si precisa laxantes para evitar
estreñimiento y mantener la función intestinal.

MOVILIDAD se intentara levantar al sillón lo antes posible para evitar complicaciones posteriores. Cuando se
realice un traslado a otro servicio nunca se pinzaran los tubos.

EL PINZAMIENTO DE LOS TUBOS DEBE QUEDAR LIMITADO A:


Cuando se cambie el equipo
Para intentar localizar una fuga aérea
Para valorar la retirada del tubo torácico (en caso de neumotorax )

Cuando Se Debe Retirar: Los tubos de drenaje torácico se deben retirar cuando el drenado disminuye hasta una
cantidad mínima o nula y las fluctuaciones en la cámaras de sello de agua cesan, el paciente respira fácilmente y la
RX muestra que se ha re expandido el pulmón (siempre por indicación médica).

Generalmente tiene una sutura en bolsa de tabaco para ser fraccionada a la vez que se retira el tubo. En su
defecto se valorara el poner algún punto de seda. En cualquier caso debe colocarse una gasa con vaselina ó
Furacin pomada sobre el punto de inserción al retirar el catéter. Mientras se retira el paciente debe mantenerse
en inspiración completa ó ejecutar la maniobra de Valsalva (espiración forzada con la glotis cerrada).

REANIMACION CARDIOPULMUNAR.
Las situaciones de emergencia que requieren de soporte vital básico son cualquiera en las
que la persona afectada esté inconsciente y hayamos verificado que no respira, como un
atragantamiento con pérdida de consciencia, una sobredosis, un accidente…

Para llevar a cabo de manera efectiva la reanimación cardiopulmonar, hay unos pasos que
debemos seguir con un orden concreto. Si se realizan correctamente las probabilidades de
supervivencia de la víctima subirán de manera espectacular. Por todo ello conviene que
cualquier ciudadano sepa realizarla:
1º) Verifica el estado de la víctima El primer paso es estimular a la víctima para comprobar si está
inconsciente. Para ello se le colocará boca arriba, y podemos darle unos golpes en los hombros y hablarle al oído
para ver si con ello se mueve, abre los ojos o emite algún sonido que nos indique que recupera la consciencia. Si
no responde es posible que esté en parada cardiorrespiratoria, pero antes de confirmarlo deberemos pedir ayuda.

2º) Pide ayuda Una persona inconsciente es motivo de alarma, por lo que buscaremos en los alrededores alguien
que nos pueda ayudar. Puede ser gritando o llamando a una casa si estamos en la calle. Eso sí, no hay que
abandonar nunca a la víctima. Una vez confirmemos la ausencia de respiración se llamará a los servicios sanitarios.

3º) Liberar la vía aérea (maniobra frente-mentón): La víctima durante una parada tiene todos los músculos
relajados, lo que provoca que la lengua caiga hacia atrás tapando la tráquea e impidiendo que entre o salga el aire.
Por ello, el tercer paso es asegurar la vía aérea, es decir, que la garganta quede libre para que pueda entrar y salir
el aire fácilmente de los pulmones. Para ello se tomará a la persona con una mano en la frente y la otra en el
mentón, y se le moverá la cabeza completamente hacia atrás de manera que el mentón suba. Con esta maniobra
conseguiremos despejar la garganta.

4º) Buscar respiración (ver, oír y sentir) Con la maniobra frente mentón, el reanimador debe acercar el oído a
la boca de la víctima. De esta manera se involucran tres sentidos (vista, oído y tacto) para comprobar si respira:

1. Se observa si el pecho de la víctima sube y baja al respirar.


2. Se escucha en busca de sonidos respiratorios, el aire al entrar y salir.
3. Se siente el calor del aire al ser expulsado por la boca de la víctima.

No hace falta comprobar el pulso, si el fallo está en el corazón no tendrá latido, y esa habrá
sido la causa de la ausencia de respiración. Si el fallo ha sido respiratorio y la persona no
ventila, al cabo de unos minutos se le parará el pulso. Desde el principio, si no hay
respiraciones, actuaremos como si tampoco tuviera latidos.

5º) Llamar a emergencias: Por lo tanto, si la persona está inconsciente y sin respiración, automáticamente se ha
de llamar a los servicios de emergencia (112) y comunicar la situación de manera clara y simple, explicar la
ubicación de forma que puedan encontraros fácilmente. Ahora es cuando realmente se comienza la reanimación
cardiopulmonar: el re animador debe iniciar la reanimación con 30 compresiones torácicas externas seguidas de
dos ventilaciones artificiales.

6º) Realizar compresiones torácicas: Para llevarlas a cabo colocamos las manos de la
siguiente manera: la mano dominante (sea la zurda o diestra) abierta y la otra encima, con
los dedos entrelazados, y se colocan en el pecho aproximadamente entre los pezones (en
el centro del tórax). A continuación el re animador, con los codos completamente
extendidos, deja caer todo su peso sobre las manos en un movimiento intenso y rápido.

Si las compresiones se hacen correctamente, una pequeña cantidad de oxígeno llega al


cerebro y al corazón, lo suficiente para mantener el cuerpo hasta la intervención del
equipo sanitario. Para que sean efectivas, las compresiones deben cumplir ciertos requisitos:

1. Que la frecuencia sea superior a 100 pulsaciones por minuto.


2. Que el pecho de la víctima se hunda entre 4 y 5 centímetros.
3. Una vez terminada una compresión hay que dejar al tórax volver a expandirse antes de la siguiente
compresión.
4. No parar la reanimación, excepto que la víctima se recupere, los servicios sanitarios se hagan cargo, o el re
animador (si se encuentra solo) quede totalmente agotado y le sea imposible continuar.

Después de las 30 compresiones torácicas, se dan dos ventilaciones artificiales. Siempre es esa proporción: 30
compresiones – 2 ventilaciones, independientemente de los reanimadores que haya. Si son más de uno lo ideal es
que se turnen.

7º) Ventilación boca a boca: Las ventilaciones artificiales se realizan con la maniobra frente mentón para abrir
la vía aérea, y tapando la nariz para que el aire que se insufle no escape. El reanimador hace una inspiración
normal y coloca su boca en la de la víctima, cuidando de sellarla completamente, y expulsa el aire para que le
llegue a los pulmones. A la vez que realiza la ventilación, observa si el pecho de la víctima se eleva. Si el pecho se
hincha, las insuflaciones son efectivas. Se hacen dos ventilaciones por cada 30 compresiones torácicas.

Qué no hacer: No interrumpir la técnica. Lo recomendable si hay más de un re animador es que cambien cada
dos minutos para evitar la fatiga.

Nunca abandonar a la víctima.

Es posible que la víctima haya vomitado, o se observe poca higiene bucal. En estos casos se continúa únicamente
con las compresiones torácicas, aunque siempre que se pueda se deben realizar las ventilaciones.

Si al realizar el boca a boca no entra todo el aire (puede ser que los labios no estén completamente sellados), no
volver a realizarlo, seguir con el ritmo 30 compresiones – 2 ventilaciones.

Equipo humano: El propósito es describir los lineamientos actuales de atención inmediata, organizada y
coordinada por parte de un equipo humano (proveedores de la salud, médicos, enfermeras, auxiliares de
enfermería, etc.) en los campos de práctica y laboratorio de simulación de la SCARE relacionados con el manejo
integral durante un evento de reanimación cardiocerebropulmonar, desde su inicio hasta el acompañamiento a la
víctima por parte de un profesional de la salud a una unidad de cuidado intensivo.

A partir de los manuales de reanimación , que se encuentran vigentes en la actualidad, se elabora este documento
que corresponde a recomendaciones sobre la atención inicial, organizada y coordinada por parte de un equipo
humano (proveedores de la salud, médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, etc.), encargado de brindar el
soporte vital básico y avanzado, en los campos de práctica clínica y en el laboratorio de simulación de la SCARE.

Medicamento usado: Tratamiento farmacológico:


•Dosis IV/IO de epinefrina: 1 mg cada 3 - 5 minutos.

•Dosis IV/IO de vasopresina: 40 unidades pueden reemplazar a la primera o


segunda dosis de epinefrina.

•Dosis IV/IO de amiodarona: Primera dosis: bolo de 300 mg. Segunda dosis:
150 mg.

•No se recomienda usar atropina de manera habitual para el tratamiento de


la AESP/asistolia, y se ha eliminado del algoritmo de SVCA/ACLS del paro cardíaco.

•Se recomienda el uso de adenosina para el diagnóstico y


tratamiento inicial de la taquicardia estable regular
monomórfica de complejo ancho no diferenciada. Es importante
señalar que la adenosina no debe utilizarse para la taquicardia
irregular de complejo ancho, ya que puede causar un deterioro
del ritmo y provocar una FV. Para el tratamiento de un adulto
con bradicardia sintomática e inestable, se recomienda la
infusión de fármacoscronotrópicos como alternativa al
marcapasos

Caso que se aplica: La RCP debe aplicarse siempre que se diagnostique una PCR, ya que en esta
situación de emergencia extrema se considera implícito el consentimiento del afectado y, generalmente,
no hay tiempo ni datos para conocer cual era la situación clínica previa. No obstante, esta regla tiene
importantes excepciones, de forma que la RCP no debe aplicarse si:

El paciente presenta signos indiscutibles de muerte biológica: rigidez, livideces etc. La midriasis pupilar
no debe ser un criterio que contraindique la RCP.

El representante legal del afectado o sus familiares más próximos, comuniquen de forma fehaciente el
deseo que la víctima (cuando estaba plenamente consciente) les manifestó de no recibir estas técnicas,
ya que el paciente tiene derecho a rehusar el tratamiento.

El tratamiento es inútil y por tanto desproporcionado, como en los casos en que: Sea evidente que la
parada cardíaca es consecuencia de la evolución terminal e indiscutible de una enfermedad irreversible.
La parada cardíaca lleve más de 10 minutos de evolución, sin haber sido aplicada la RCP ya que por
encima de 5 minutos son muy escasas las posibilidades de recuperar las funciones cerebrales superiores.
En ausencia de seguridad absoluta, se concederá a la víctima el beneficio de la duda y se iniciarán las
maniobras de RCP. En la práctica, es muy difícil saber la duración exacta de la PCR no presenciada. La
resistencia cerebral a la anoxia puede oscilar ampliamente, según las circunstancias, siendo mayor en
algunas de ellas como: ahogamiento, hipotermia accidental o intoxicación barbitúrica.

Si existen riegos graves para el re animador o que se perjudique a otros afectados con más posibilidades
de supervivencia (en una situación con múltiples víctimas).

Cuidado de enfermería:
La reanimación cardiopulmonar (RCP) básica en la
edad pediátrica desarrolla un conjunto de pautas
estandarizadas para el tratamiento de la parada
cardiorrespiratoria en los lactantes y niños. Estas
pautas son diferentes en diversos aspectos a las
establecidas en los adultos. Las técnicas de RCP
deben ser realizadas de forma correcta y rápida,
además de ser extendidas mediante la enseñanza.

En este trabajo se analizan:

1) las causas en el lactante y en el niño que conllevan a una


parada cardiorrespiratoria;
2) se elaboran una serie de objetivos a llevar a cabo;
3) una valoración en cada uno de los casos, y una revisión
bibliográfica, y
4) describiendo una serie de pautas estandarizadas para la
reanimación cardio-pulmonar pediátrica:
1. restauración de la función cardiaca.
2. restauración de la función respiratoria.
3. valoración.

otros cuidados:

1. infante.
2. lactantes.
3. niño.
4. paro cardiaco.
5. pediatría.
6. preescolar.
7. reanimación cardiopulmonar.
8. recuperación de la función.

¿Cuándo se suspende?: Deberemos suspender la reanimación cuando:

1. Obtengamos la confirmación de que el paciente tiene una enfermedad terminal e incurable.


2. Cuando haya una parada cardíaca irreversible, es decir, ausencia de actividad cardíaca durante 30
minutos.
3. Si existen otras víctimas que tengan mayor posibilidad de supervivencia y la reanimación Cardiopulmonar
demore nuestra atención.
4. Cuando el lugar donde se ha producido el parada sea un sitio alejado, aislado o a mucha distancia de los
lugares de asistencia médica de emergencia.
5. Cuando el tiempo transcurrido desde que se inició laR.C.P. básica pasando a la segunda
fase,R.C.P.avanzada, sea superior a 30 minutos.
6. Cuando el que está realizando la Reanimación Cardio-Pulmonar, el reanimador, esté exhausto (en el caso
de la RCP básica).
7. Cuando haya una confirmación de instauración de la Reanimación Cardio Pulmonar con más de 10
minutos de retraso menos cuando, exista cualquier tipo de duda o la causa de la parada haya sido:
 Hipotermia
 Intoxicación barbitúrica
 Ahogamiento
 Electrocución
DESFIBRILACIÓN: Tanto la desfibrilación (DF) como la cardioversión (CV) consisten
en una descarga eléctrica de alto voltaje, mayor en la DF ( dosis de 2-4 J / Kg. ) que en la
CV ( dosis de 0.5-1 J / Kg. ), que causa una despolarización simultánea y momentánea de
la mayoría de células cardíacas, rompiendo así el mecanismo de reentrada de la vía
anómala de conducción de la mayoría de taquiarritmias, permitiendo al nodo sinusal
auricular asumir de nuevo la actividad normal como marcapasos cardíaco (recuperar el
ritmo sinusal).
En el caso de la desfibrilación esta descarga será brusca ó asincrónica, mientras que en el
caso de la cardioversión la descarga debe ser sincronizada con el inicio del complejo QRS.
Hay 2 tipos de desfibriladores:

Desfibriladores externos: usados para la desfibrilación y para cardioversión eléctrica urgentes y que serán el
objetivo de nuestro capítulo. Y dentro de éste apartado haremos mención especial a los desfibriladores
semiautomáticos.
Desfibriladores internos: pueden ser implantables / permanentes en casos de pacientes con episodios previos de
FV ó temporales en la cardioversión interna indicada en pacientes con FA que no responden a CV externa.
Precisan anticoagulación previa. Comentaremos de forma resumida la técnica: Se insertan tres catéteres
temporales guiados por escopia ( dos para descarga eléctrica, el primero distal al seno coronario y el otro en ápex
de aurícula derecha y uno para sincronización con QRS) que se conectan a un desfibrilador bifásico los dos
primeros y a un marcapasos el tercero. El
desfibrilador y el marcapasos serán subcutáneos en
el caso de ser permanentes y externos en los
temporales. Tras ello se produce la descarga siendo
habitualmente suficiente una dosis de 5.6+/-4.7J.

En cuanto al tipo de onda de corriente eléctrica encontramos:


Desfibriladores Monofásicos: son la mayoría de los desfibriladores clásicos externos. Al utilizar una onda
monofásica precisan altas dosis de descarga.
Desfibriladores bifásicos: usados en los nuevos desfibriladores, en los implantables y en los desfibriladores
semiautomáticos y cuya característica fundamental es que consiguen la desfibrilación con menor dosis de energía
y consecuentemente con menor daño miocárdico. Los estudios más recientes revelan que dosis inferiores a las
que se utilizan hasta ahora son igual de efectivas y más seguras.

Cuidado De Enfermería: La cardioversión eléctrica de Urgencias se


realizará en estas dos situaciones:

Enfermos con taquiarritmias con signos y síntomas de INESTABILIDAD


HEMODINÁMICA. Si además la frecuencia ventricular que acompaña a la
arritmia a cardiovertir es superior a 150 latidos por minuto, la “American
Heart Association” recomienda la cardioversión inmediata. Los signos y
síntomas para detectar la condición de inestabilidad hemodinámica son:
hipotensión, disminución del estado de alerta, dolor torácico, angor hemodinámico, edema agudo de pulmón e
infarto agudo de miocardio.
Enfermos con taquiarritmias y frecuencia ventricular por debajo de 150 latidos por minuto, que presenten
tolerancia a la taquiarritmia, se aplicará la cardioversión eléctrica como alternativa al tratamiento farmacológico
antiarrítmico. La cardioversión eléctrica se utiliza como alternativa a la terapia farmacológica en arritmias tales
como:
Fibrilación Auricular (FA): Ritmo auricular rápido, desordenado y desincronizado, incapaz de originar
contracciones auriculares efectivas.
Aleteo auricular o Flutter auricular: Ritmo auricular organizado, regular y rápido que en la mayoría de las
ocasiones se origina por un impulso del nodo auricular.
Taquicardia supraventricular: Ritmo auricular organizado, regular y rápido que en la mayoría de las ocasiones se
origina por un impulso de un grupo de células a nivel auricular y que no proceden del nodo auricular.
Taquicardia ventricular: Taquicardia de QRS ancho, rítmica, con frecuencias ventriculares entre 130-200 lpm, cuyo
origen es un grupo de células del ventrículo.

FÁRMACO UTILIZADOS DURANTE LA CARDIOVERSIÓN:


SEDANTES: Benzodiacepinas: Midazolam (acción ultra corta, vida media<5horas, dosis: 0.1 mg/kg iv). Diacepam
(acción larga, vida media>40 horas, dosis:2-0.5 mg/kg iv). Flumazenilo (antagonista competitivo de las
benzodiacepinas, dosis:0.3 mg iv c/30 seg., hasta un máximo de 2 mg).
Etomidato: Dosis 0.3 mg/Kg IV. Propofol: Dosis 0.5-1 mg/Kg en inyección lenta.
ANALGÉSICOS OPIACEOS: Morfina (dosis:0.1-0.15 mg/kg iv).Fentanilo( Dosis: 0.05-0.1 mg IV (1-2 ml)
Naloxone(antagonista puro, dosis:0.2-4 mg Iv c/2-3 min según respuesta).

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN DE ENFERMERIA.:Explicar al paciente en qué consiste la técnica, solicitar su


autorización, extraer las prótesis dentales y retirar los parches de nitroglicerina debido al peligro de explosión.
Comprobar el equipo, preparar una fuente de oxígeno (preoxigenar al paciente), preparar el aspirador (succión de
secreciones orofaríngeas) y preparar el equipo de intubación y carro de paradas. Preparar 1mg de Atropina® y
1mg de Adrenalina ® y un relajante muscular (rigidez torácica tras la administración del mórfico, que haria
necesaria una intubación orotraqueal (IOT) de urgencia).

PROCEDIMIENTO:Paciente en decúbito supino, canalizar una vía intravenosa de grueso calibre, administrar
oxígeno en mascarilla antes de la cardioversión (evitar la hipoxemia que podría favorecer las arritmias tras el
choque), evaluar signos vitales (tensión arterial, frecuencia cardiaca, pulsioximetría), y registrar en hoja de
Enfermería.:

1. Conectar el paciente al monitor de ECG, activar la sincronización en el desfibrilador. El sincronizador


determina que la corriente eléctrica sea administrada solamente sobre la onda R del paciente. En la
pantalla se visualiza “S” y una línea vertical de puntos discontinuos.
2. Sedar al paciente, ventilar al enfermo mediante cánula de guedel y ambú.
3. Preparar las palas con el gel conductor o parches de desfibrilación, seleccionar la intensidad de descarga
aumentando progresivamente si no hay respuesta efectiva. Cargar la energía seleccionada pulsando el
botón situado en la pala ápex.
4. Colocar de las palas, una debajo de la clavícula derecha 2º-3º espacio intercostal, y la otra en el lado
izquierdo del tórax 5º espacio intercostal. Las palas quedarán colocadas firmemente contra el tórax
ejerciendo una presión de unos 10 Kg.
5. Controlar el ritmo ECG en el monitor, retirar la ventilación momentáneamente, asegurarnos que el
enfermo está totalmente sedado, que nadie está en contacto y avisar en voz alta de la descarga.
6. Presionar los botones de descarga simultáneamente en ambas palas sin variar la posición de éstas. La
descarga se retrasará unos instantes debido a que debe coincidir con la onda “R” del ECG momento en el
cual toda la masa ventricular se encuentra repolarizada.
7. Evaluar el ritmo en el monitor tras la descarga, volver a ventilar y controlar la tensión arterial. Si el choque
no ha sido efectivo, se podrá repetir el proceso aumentando la intensidad de energía.
8. Comprobar el estado del paciente, limpiar la zona de aplicación y observar el estado de la piel. Aplicar
crema hidratante si existen quemaduras y colocar mascarilla venturi a flujo medio. Reorientar y apoyar al
paciente. Anotar en la hoja de Registro de Enfermería; se reflejará hora, número de choques, intensidad,
medicación administrada, control de constantes y las observaciones que sean precisas.