Вы находитесь на странице: 1из 21

Mitología Griega - Las historias y leyendas detrás de

los Signos del Zodíaco


“Para conocer una ciencia es necesario conocer su historia.”
Auguste Comte.

Todos hemos escuchado sobre los Signos del Zodíaco (del griego
ζῳδιακός: zodion, “pequeña imagen de animal”; -ikos, “relativo a”) y de
sus referencias a leyendas de la mitología griega. Pero, ¿conoces
realmente las historias de las que se desprenden estos signos y sus
significados?

Mitología griega de Aries, el Carnero Dorado


La primera constelación del zodíaco es Aries, el Carnero.
En la Mitología Griega de Aries, simboliza la bestia de lana dorada que
protegió los hijos de Néfele y Atamante.
Atamante, el Rey de Coronea, tuvo con su primera esposa Néfele
(Nube) dos hijos: un niño a quien llamó Frixo y una niña, Hele.
Luego de separarse de Néfele, se junta con su segunda esposa Ino,
hija de Cadmo rey de Tebas, con quien tuvo otros dos hijos: Learco
y Melicertes.
Ino sentía una extrema envidia de los primeros hijos, sobretodo de
Frixo, y planea matarlos para asegurar los derechos sucesorios de sus
propios hijos.
Así, arruina la cosecha de maíz y logra que el rey Atamante, en vistas
de esta catástrofe y sin sospechar el plan de Ino, envíe mensajeros
al Oráculo de Delfos para lograr hacer las paces con los dioses.
El mensajero, bajo órdenes de la reina, dice al rey que era deseo de los
dioses que sacrifique al príncipe Frixo en un ritual y Atamante, dolido y
desesperado, accede.
Según la leyenda, Néfele, luego de que el rey se negase a salvar a sus
hijos, decide protegerlos asignándoles un guardián: un Carnero cuya
lana era de dorada que había sido presentado ante ella por Hermes.

Huyendo del sacrificio


Según la mitología griega, este carnero devoto de la reina Néfele y sus
hijos, monta a los herederos en su espalda y comienza a viajar por los
cielos lejos de las garras de Ino.
Lamentablemente, sobrevolando un manto de agua, Hele resbala y cae
al agua, donde muere. El lugar fue conocido antiguamente como
Helesponto en honor a ella, actualmente Estrecho de los Dardanelos
ubicado entre Europa y Asia.
Frixo, por el contrario, llega a refugiarse en las costas al este del Mar
Negro, y posteriormente se casará con Calcíope, hija del Rey Aetes.
Dice la leyenda que el príncipe, en señal de agradecimiento, sacrifica al
carnero en honor a Zeus y le obsequia la lana dorada al rey, quien la
coloca en un lugar sagrado custodiado celosamente por un horrible
dragón que nunca duerme (de donde Jasón y los argonautas deberán
rescatarlo en la leyenda del vellocino de oro).
Es así que Zeus inmortaliza al carnero por su coraje ordenando las
estrellas en la constelación de Aries.
Tanto en esta cultura como en la babilónica, egipcia, persa y romana,
Aries es simbolizado con un carnero.
Mitología griega de Tauro, el Toro
En la Grecia antigua, la mitología de Tauro nos recuerda la historia de
amor entre Zeus y Europa, la hija favorita del rey Agenor de Tiro,
Fenicia.
Zeus, consciente de que su aparición asustaría a la hermosa Europa,
se disfrazó como un toro blanco de pelo plateado como la luna. La
princesa, paseando entre las reses de su padre, se sintió fascinada por
este hermoso animal y se acercó a él, que se arrodilló ante ella para
dejar que lo monte.
Con la princesa en su lomo, el toro caminó hasta la costa del mar
y comenzó a nadar mar adentro, donde ella no podía escapar. Así, se
trasladó hasta la isla de Creta, donde volvió a su forma original.

Zeus y Europa
Seduciendo a la doncella, dice la leyenda que Zeus le dijo que toda la
esa tierra que se extendía ante sus ojos ahora le pertenecía. Ese gran
país sería luego conocido como el gran continente de Europa.
Ella tuvo con Zeus tres hijos. El primero es Minos, que sería el futuro
Rey de Creta, quien construiría un laberinto para albergar a un toro
diferente: El Minotauro, eventualmente asesinado por Teseo; El
segundo es Radamantis, uno de los 3 Jueces de la Muerte; el tercero
es Sarpedón, fundador de Mileto en Asia Menor.
En el antiguo Egipto, Taurus fue asociado con Apis, un dios toro
encarnación del dios Osiris, idolatrado en la región de Menfis.
Lo curioso es que esa constelación fue asociada a un toro desde la
cultura de Babilonia.
Mitología griega de Géminis, los mellizos
En esta leyenda griega de Géminis, Zeus nuevamente hizo de las
suyas. Enamorado de Leda, la reina de Esparta, se transforma en
cisne para acercarse y logra estar con ella la misma noche que su
marido, el rey Tindáreo.
Según la mitología, influenciada por la cópula con Zeus en forma de
cisne, la reina puso dos huevos. De uno de ellos nace Cástor y
Clitemnestra (futura reina de Micenas), mortales hijos del rey, y del
otro Polideuco y Helena (quien sería la causa de la guerra de Troya),
inmortales hijos de Zeus.
Cástor y Polideuco, los mellizos varones, crecieron para ser
inseparables. Audaces y aventureros, fueron médicos y defensores de
la humanidad. Formaron parte, a su vez, del equipo de héroes
conocidos como los Argonautas (dentro de los cuales se encontraba
también Hércules) que comandados por Jasón buscarían el vellocino
de oro, y según la leyenda, los mellizos darían el final de una violenta y
peligrosa tormenta que les impedía cumplir con este objetivo.
También fueron destacados en los deportes: Cástor era jinete y
Polideuco, boxeador.

Origen de la constelación
Según la mitología griega, los hermanos se enamoraron de dos
hermosas hermanas que ya estaban comprometidas con sus primos
Idas y Linceo, hijos de Poseidón, dios de los océanos. Ellos los
desafían a un combate, en el cual Cástor recibe un lanzazo de Idas y
muere.
Sobrepasado por la pena, Polideuco sabía que suicidarse no era una
opción por su condición de inmortal. Entonces, le pide a Zeus que lo
deje morir con su hermano.
Dice la leyenda que el dios, conmovido por el amor que Polideuco le
tenía a su hermano, le permitió que juntos pudieran que morar un día
en el inframundo de Hades como mortales y un día en el Olimpo como
inmortales, pasando de la luz a la oscuridad por el resto de la eternidad
(lo que quizás explique los cambios temperamentales de los
geminianos).
Luego Zeus, sabiendo que habían sido completamente caballerosos y
honrados en su vida en la tierra, posicionó sus almas divinas juntos en
los cielos lado a lado.
Se han reconocido símbolos de la constelación de Géminis en las
monedas griegas y romanas, así también como en piedras babilónicas.
Estas son algunas de las referencias de los primeros tres Signos del
Zodíaco.

“Los mitos y los credos son luchas heroicas para comprender la verdad
en el mundo.”
Ansel Adams
Mitología griega de Cáncer
En la mitología griega, Cáncer tiene una participación en las
legendarias 12 tareas de Hércules, y le debe su vida y su destrucción a
él.
Cuenta la leyenda que Hera, reina del Olimpo, celosa de Hércules por
ser hijo de Zeus y Alcmena, hace que el héroe en un ataque de locura
mate a su mujer, hijos y dos de sus sobrinos con sus propias manos. Y
profundamente arrepentido se aísla del mundo y va a vivir sólo en
tierras salvajes donde es encontrado por su hermano Ificles.
Hércules, convencido por este, decide visitar el oráculo de Delfos para
redimirse de este acto. En penitencia por sus acciones, la sibila délfica
le ordena realizar las tareas que sean encomendadas por Euristeo,
quien había usurpado su lugar en el trono.
Este es el comienzo de las famosas 12 tareas de Hércules.
Pues bien, su segunda labor fue la de combatir y vencer a una horrible
serpiente monstruosa de nueve cabezas (el número de cabezas varía
según la versión) conocida como La Hidra de Lerna, hija
de Tifón y Equidna (una monstruosa ninfa), quien guardaba una de las
entradas al inframundo.

Carcinos, el Coloso
Es sabido que Hera, esposa de Zeus, odiaba y quería ver muerto al
héroe, y dice la leyenda que envió a Carcinos, un cangrejo coloso a
importunar a Hércules mientras combatía con la Hidra.
Mientras la batalla se llevaba a cabo, Carcinos comenzó a picar los
pies de Hércules con sus pinzas, distrayéndolo, y casi le ocasiona la
derrota. Sin embargo, logra matar al cangrejo y luego encargarse de la
Hidra con ayuda de su sobrino Yolao.
Hera, si bien no quedó feliz con el resultado, no se olvidó del sirviente
que había sacrificado su vida a su servicio y elevó en los cielos su
imagen.
Existe la teoría de que el origen de Cáncer sea mucho anterior a los
griegos, probablemente por influencia mesopotámica. Pues esta
constelación aparece bajo en nombre de Al·lul, “cangrejo” en sumerio.
Mitología griega de Leo, el León de Nemea
Leo es otro signo que le debe su significado y su muerte al hijo de Zeus
y Alcmena, Hércules, y a la primera de las 12 labores encomendadas
por el Rey.
En esta oportunidad, el héroe es ordenado a vencer y matar al gigante
León de Nemea. Y para probar su victoria, debía llevarle la piel de ese
invencible monstruo al rey.
Según la mitología griega, el León de Nemea era, al igual que la Hidra,
descendiente del monstruo Tifón y la ninfa Equidna. Sus garras eran
más filosas que cualquier espada mortal y su piel dorada era una
impenetrable armadura. Además era poseedor de una gran fuerza.
Este monstruo moraba las tierras de Argólida, aterrorizando a todo
aquel que se atreva a acercarse demasiado a las colinas de Nemea.
Cuenta la leyenda que secuestraba a las mujeres indefensas y las
llevaba a su cueva, atrayendo a los caballeros que osen querer
rescatarlas. Se dice que cuando estos llegaban a su cueva, veían una
mujer lastimada, y al acercarse, esta se transformaba en el león, quien
los mataba y ofrecía sus huesos al Hades.
De cualquier manera, esta primera tarea de Hércules comienza en un
pueblo llamado Cleonas, donde se hospeda en la casa de un hombre
pobre llamado Molorco.

Enfrentando al Monstruo
Luego de buscar al León durante un tiempo por las colinas, Hércules lo
encuentra y comienza a intentar herirlo con sus flechas. El héroe griego
sabía que el León no solamente era más grande, sino más vehemente
y potente que las demás bestias. Pero desconocía su principal ventaja,
y era que no existía madera, metal o piedra que fuera capaz de
perforar su piel.
Sin embargo logra con sus flechas espantarlo y guiarlo hacia su cueva,
donde Hércules deja sus armas y lo enfrenta con sus propias manos.
Luego de una ardua batalla, logra llevar al León al piso y estrangularlo.
Una vez vencido el León, Hércules usa las garras de una de sus patas
para extraerle la piel, y la viste como una capa impenetrable.
Se dice que esa armadura le dio la protección y el carácter de un León,
sin los cuales no hubiera podido terminar con el resto de sus tareas.
Zeus, admirado por la proeza de su hijo, ubicó la imagen del León de
Nemea en los cielos bajo el nombre de Leo.

Mitología de Virgo
La leyenda de Virgo es difícil de especificar, pues hay muchos
personajes femeninos a lo largo de la mitología. Virgo ha sido asociado
con casi cada diosa importante.
Si bien hay demasiadas historias que pueden ser contadas aquí, sólo
he incluido aquellas que son más reconocidas.
La imagen de Virgo ha sido adjudicada al mito de Isis, Ceres, Astrea,
Deméter, Ishtar y hasta María (la madre de Jesús).
En la mitología babilónica, la constelación de Virgo era conocida como
AB.SIN, “surco de semillas”. Esta representaba la espiga de maíz de la
diosa Shala.
En la antigua Babilonia también se la relacionaba con Ishtar, la Diosa
de la Procreación, que bajó al Hades a recuperar a su esposo Tammuz
el pastor, que había sido secuestrado.
Para la mitología egipcia, Virgo es Isis, la encargada de introducir en la
humanidad la práctica del matrimonio, la medicina, maternidad y
brujería.
En la mitología Romana, esta constelación se relaciona con Ceres, la
diosa del trigo equivalente a la diosa Deméter griega.
También en la antigua Roma, Virgo ha sido relacionada con Prosepina,
la equivalente de la griega Perséfone. Esta diosa era conocida como la
Doncella Portadora del Trigo, y era la hermosa hija de Ceres y Júpiter.
Hay quien relaciona a Virgo con la inmaculada concepción. Su símbolo
parecería estar marcado con las letras MV (por María Virgo, o Virgen
María). Es por eso que hay quien la relaciona con la Santa Madre.
Si hay algo que es seguro, es que esta constelación está relacionada a
la fertilidad.

Mitología Griega de Virgo


La imagen más reconocida de la constelación de Virgo es la de la diosa
Astraea.
Astraea, la Doncella de las Estrellas, era la hija de Zeus y Themis. Ella
fue la última de los dioses en convivir con los seres humanos en los
años del Alción, que es un nombre con el que se conoció a los tiempos
de paz. Tanto ella como su madre fueron la encarnación misma de la
justicia.
Ella se elevó a los cielos para convertirse en la constelación de Virgo, y
la balanza de la justicia que ella sostenía fue reconocida luego como la
constelación vecina de Libra.
La mitología griega quizás sea una de las más complejas e
interesantes de todos los tiempos. Pues también varían las historias
que la componen, como varían las interpretaciones del cosmos.

Podrán observar la cantidad de versiones y profundidad de las


leyendas de uno y otro signo, lo cual no implica, obviamente, la
importancia de cada uno.
Mitología de Libra
En lo que respecta al Zodíaco, Libra es uno de sus signos más joven.
Su constelación yace entre Virgo al oeste y Escorpio al este, y es el
único signo que es simbolizado por un objeto inanimado. Todos los
demás son personas o animales.
Antiguamente, las garras de Escorpio fueron lo que simbolizó a Libra,
no una balanza.
Según el Zodíaco creado por los antiguos babilonios, los signos eran
once en total.
En la antigua Mesopotamia, la balanza estaba representada por un
brazo y las dos bandejas, sin ninguna base. Sin embargo, colgaba de
una cuerda desde el centro de una extremidad y esa imagen se
asemejaba también a un escorpión colgado de la cola con sus dos
pinzas hacia abajo.
Y aparentemente podría haber tenido lugar una confusión con las
traducciones, puesto que la palabra arábiga “zubana” y la acadiana
“zibanu” significan respectivamente “escorpión” y “balanza”.
Al principio los griegos la llamaban Chelae Scorpionis. Luego, con el
correr del tiempo, empezaron a interpretar que se trataba de una
balanza sostenida por Astrea (Virgo), la Doncella de las Estrellas. Se
dice que desde allí ella pesaba las obras de los hombres antes de
presentarlos ante Zeus.
Leyenda mitológica de Escorpio
La leyenda de Escorpio posee una gran variedad de historias. Sin
embargo, la constelación de Orión figura en todas ellas.
Orión el cazador fue un héroe griego, hijo de Poseidón y Euríale (hija
de Minos, rey de Creta), y se destacó tanto por su gran tamaño como
por ser atractivo y encantador para las mujeres. En muchas de las
traducciones, Apolo sentía celos por la atracción que el héroe ejercía
sobre su hermana, la diosa Artemisa. Entonces le envía un escorpión
para que lo envenene y mate.
De esa manera, Orión muere a causa de este animal, y Apolo, lleno de
arrepentimiento y culpa, coloca a Orión en los cielos junto con la ayuda
de su hermana. Y luego, coloca a Escorpio como recordatorio de su
pecado.
Se dice que cuando Escorpio se ve en la noche, Orión comienza a
desaparecer por el otro lado del cielo, huyendo de su picadura mortal.
En otra leyenda sobre este signo, Artemisa mata a Orión por error.
Eos, la diosa griega de la Aurora, gustaba de conquistar jóvenes
apuestos y llevarlos a la cama. Así, invita a Orión, quien accede.
Estando ambos juntos, el héroe comienza a jactarse de ser capaz
de asesinar a cualquier criatura salvaje existente en la tierra.
Apolo, que defendía a los animales, fue convencido por Gaia, diosa de
la Tierra (o Hera, según la versión) a enviar un gigantesco escorpión de
fuerte coraza a picar y así matar al héroe.
Huyendo del escorpión, Orión se mete al océano y Artemisa, que
estaba profundamente enamorada de él, comienza a disparar flechas
contra el animal que lo perseguía. Estando ambos bajo el agua, la
excelente tiradora le descarga su arco contra una mancha negra que
burbujeaba.
Irónicamente, la piel del animal no podía ser penetrada por las flechas,
pero Orión que en ese frenesí es alcanzado por una de ellas muere
trágicamente.
Así, Artemisa eleva a su amado a los cielos donde hasta el día de hoy
es perseguido por el gran Escorpio.

Artemisa y el escorpión
Otra versión de la leyenda de este signo cuenta que Artemisa envía al
escorpión a lidiar con Orión. Algunas dicen que por envidia pues el
héroe era mejor cazador que ella, otras porque él gustaba de cazar
animales por diversión.
Sin embargo, la más renombrada de estas leyendas es que Orión
había ido a Creta a cazar y pasar tiempo con Artemisa y su madre
Leto. Estando allí, comienza a jactarse de matar a todas las criaturas
que caminasen y las diosas, enojadas, le envían el escorpión.
Según esta leyenda, ambos mueren, pero la batalla fue tal que incluso
Zeus la notó, y puso a ambos entre las estrellas.
Orión, de esa manera, es una representación y a la vez una amenaza
de lo que puede suceder si los humanos no aprendemos a moderar
nuestros instintos de orgullo.
Otra leyenda dice que luego de un encuentro casual con las Pléyades,
Orión se enamora apasionadamente de su elegancia y empieza a
perseguirlas. Ellas eran las siete hijas del titán Atlas y la ninfa
Pléyone,
llamadas Maya, Electra, Alcíone, Táigete, Estérope, Celeno y Mérope,
y el héroe las busca por toda la tierra.
Artemisa, gran amiga de las hermanas, envía el escorpión para
defenderlas del acosador, y porque se sentía herida por la incansable
persistencia con que Orión perseguía a estas mujeres. Bueno, él era un
cazador a fin de cuentas.
En otra versión, Orión logra dar con las hermanas y Artemisa,
desesperada, le ruega a Zeus que la ayude a alejarlo. Así, el dios
convierte a las Pléyades en las estrellas que vemos hoy y las aleja de
la tierra.
Irónicamente, Artemisa se queda sin sus amigas y explota en furia,
desquitándose con Orión y convenciendo a su hermano Apolo de
enviar el escorpión.
En representación de esto, Zeus coloca a Orión en el cielo en una
persecución eterna con las Pléyades, y cerca de Artemisa, la diosa
Luna.
Sin importar qué versión del signo te guste, la vida y muerte de Orión y
la persecución con Escorpio se repite constantemente. Orión es el
opuesto de Escorpio en el cielo, localizados a 180° el uno del otro, y el
héroe “muere” desapareciendo de vista cuando la constelación de este
signo aparece entre las estrellas. Sus historias están unidas para
siempre.
Escorpio es, de hecho, uno de los primeros signos en la cultura
mesopotámica, pues anunciaba el comienzo del otoño.

De esta manera damos por finalizada la tercera entrega de este ciclo.


Es muy interesante ver cómo a lo largo de la historia y las distintas
culturas, las leyendas de cada constelación adquieren nuevos colores y
detalles. Sin embargo, todas cuentan una historia que está escrita en
nuestros cielos.
Una historia de amores, de guerras, de honor y traiciones.
La historia misma del hombre y su deambular en el mundo.

Mitología Griega de Sagitario


En la mitología griega, Sagitario es representado por El Centauro
(mitad caballo, mitad hombre).
Estos eran considerados como bebedores, salvajes, adúlteros,
engañosos y no dignos de confianza por parte de los hombres. Sin
embargo, cuenta la leyenda que uno de ellos se diferenciaba del resto
por ser dócil, sensible y de gran corazón. Su nombre era Quirón, hijo
de Fílira y Cronos, y debía su forma al hecho de que su padre había
tomado la forma de un caballo para poder evadir a su esposa Rea y así
poder estar con Fílira.
Quirón había sido entrenado por Apolo y su hermana Artemisa, y creció
con un gran desarrollo de la diplomacia, la aventura y el coraje,
además de un increíble manejo del arco.
Es en todas las leyendas que Quirón es reconocido como la figura de la
constelación del Centauro o Sagitario. De hecho, se dice que su arco
apunta al corazón de Escorpio, defendiendo a Orión de un nuevo
ataque.
Como está establecido en la mitología griega, Quirón el Centaura era
indomable y tempestuoso, pero muy sensible. Por esto fue amado por
todos los dioses griegos.
Tanto es la estima que los dioses le tenían que le enviaron a sus hijos
a ser discípulos de él.
Quirón no era solamente un instructor, también fue filósofo y un gran
médico. Entre sus estudiantes se encontraban Hércules, Aquiles,
Jasón, Cástor, Polideuco y Asclepio, quienes aprendieron de él sus
dotes medicinales.
En uno de los mitos de Sagitario, Hércules, luego de un largo viaje,
para en una taberna a tomar una copa de vino. Según esta leyenda, el
vino que le fue servido era de primera clase, pues pertenecía a los
centauros. Estos, al oler el aroma de la botella abierta, entraron en
cólera y galoparon a su encuentro. Hércules, enojado, comienza a
pelear contra los centauros y luego de vencer a varios, espanta con
flechas envenenadas a los demás. Quirón, que no había participado en
la lucha, había permanecido a distancia observando toda la situación.
Sin embargo, Hércules compenetrado en toda la acción y no pudiendo
distinguir a su maestro a la lejanía, lo hirió con una flecha.
El padecimiento de Quirón
Si bien esta herida era fatal, Quirón no podía morir por ser hijo de
Cronos. Pero eso no le impedía el dolor y la agonía que el veneno de
la Hidra de Lerna le provocaba.
No existía meditación ni práctica médica que lo alivianara, así que
Quirón utilizó su padecimiento para librar a otro que también padecía.
Prometeo era un titán, hijo de Jápeto y la oceánida Asia (o Clímene),
que había hecho enojar a Zeus robando el fuego del Olimpo y
entregándolo a los humanos que lo tenían prohibido.
Fue por eso que Zeus envió a Pandora a abrir la caja donde estaban
todos los males para castigar a la humanidad, y a Prometeo lo castigó
encadenándolo a una roca gigante y enviando a un águila a devorar su
hígado todas los días, pues siendo este inmortal, el órgano le crecía
todas las noches.
Según una versión de la historia, Quirón ofrece su inmortalidad para
reemplazar a Prometeo en su castigo, y de esta manera los hombres
pudieran tener el fuego y el titán, su libertad.
Zeus, que había atestiguado todo lo que sucedía, sabía de la angustia
que sentía su hijo Hércules por haber herido a su maestro.
Entonces decide darle a Quirón un lugar de descanso en el cielo como
la constelación de Sagitario, el arquero, en reconocimiento a su
benevolencia.
Según la Mitología Babilónica, se cree que la constelación de Sagitario
hace referencia a Enkidu (creación de Enki), un hombre de gran fiereza
criado por bestias. Este fue íntimo amigo y compañero de aventuras
de Gilgamesh de Uruk (quien se cree que personifica a Orión) y
representación de la vida silvestre.

Mitología Griega de Capricornio


Es interesante que la representación original de este signo se dé por
un animal mitad cabra, mitad pez. Aunque es común verlo
representado en la actualidad como una cabra. Y hay varias leyendas
que explican esta figura. Sin embargo, una de las que hallé más
interesantes y de las que encontré menos información en español es la
leyenda de Pricus, el inmortal padre de las cabras de mar.
De hecho, los griegos en su mitología hablan de estas criaturas
híbridas. Siendo Pricus hijo de Cronos, compartía con él su capacidad
para manipular el tiempo. Él y sus hijos vivían en el mar, eran capaces
de hablar y poseían una gran inteligencia. Sin embargo, sentían una
gran atracción por la costa.
Cuenta la leyenda que cuando las cabras de mar, ayudadas por sus
patas delanteras, salían de agua, quedaban fascinadas por el sol y se
echaban a descansar. Y de esa manera iban perdiendo su inteligencia
y sus colas de pez, transformándose en una cabra como las que
conocemos hoy.

Aceptación de Pricus
Pricus, desesperado por estar perdiendo a sus hijos, volvía el tiempo
atrás para advertirles, impedirles y hasta prohibirles que se acerquen a
la costa. Sin embargo, una y otra vez las cabras de mar no lo
escuchaban y salían a encontrarse con su destino.
Eventualmente, y después de haberlo intentado todo, decide rendirse.
Observando angustiado mientras perdía a toda su descendencia, le
pide a su padre que lo ayude. No quería ser la única cabra de mar en el
mundo, así que le pide que lo deje morir. Aunque siendo él inmortal,
eso no estaba entre las posibilidades.
Cronos, apiadándose de él, lo extrae del mar y lo eleva hacia la noche
estrellada, donde quedaría por siempre observando a sus hijos desde
arriba como la constelación de Capricornio.
Quizás estuvo fuera del agua tanto tiempo que eventualmente él mismo
se transformó en una cabra, por lo que su representación antigua
difiere de la actual.
Capricornio en la antigua Sumeria fue asociado al planeta Saturno y al
dios de la Mesopotamia, Enki, representado por esta figura de cabra-
pez que se conoce de sus monumentos, quien reinaba la metrópolis
de Eridu. Luego este dios fue Ea en las leyendas babilónicas.
Enki fue el dios de la creación, la artesanía (gašam), el agua, el
intelecto (gestú) y la creatividad (Nudimmud).

“El mito cuenta una historia sagrada; relata un acontecimiento que ha


tenido lugar en el tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los
comienzos.”
Mircea Eliade

Leyenda mitológica de Acuario


Acuario es uno de los Signos del Zodíaco más antiguos, el Portador
de Agua. De hecho es más antiguo que el imperio babilónico, quienes
lo tallaron en sus piedras.
Una de las versiones sobre la leyenda mitológica de Acuario nos
habla de la historia de Ganimedes. Este era un apuesto héroe troyano,
hijo del rey Tros (algunos dicen que era hijo de Dardanus), con quien
Zeus queda fascinado.
Entonces, el dios se convierte en un pájaro (simbolizado por la
constelación Águila), toma a Ganimedes y lo lleva hacia el Monte
Olimpo a ser el copero de los dioses. En algunas versiones, se dice
que el águila enviada en realidad era la mascota de Zeus y no él en
persona.
De cualquier manera, el héroe llega a Monte Olimpo traído por el dios y
se encuentra con la ira de la esposa de Zeus, Hera. Ella estaba
enojada y celosa por dos cuestiones: primero, Zeus estaba
prácticamente enamorado del joven, y segundo, este recibía todos los
mismos privilegios que su hija Hebe, la diosa de la juventud, tenía
como copera.
De más está decir que a Zeus le importaba muy poco lo que Hera tenía
que decir al respecto. A menudo trepaba a Ganimedes al águila y se lo
llevaba, siempre con su copa en la mano, a sus excursiones.

Acuario, el dios de la lluvia


Cuenta esta leyenda mitológica que la tierra estaba pasando por una
increíble sequía por esos tiempos. Ganimedes, observando el lugar
que alguna vez había sido su hogar, rogó a Zeus que le deje servir a la
humanidad provocando una lluvia, obteniendo su permiso.
En ese momento, comenzó a ser reverenciado como Acuario, el dios
de la lluvia, y Zeus lo ubicó en los cielos.
Pues bien, él fue de esa manera el primer mortal en alcanzar la deidad.
En otra antigua adaptación helénica antigua del mito de este signo, el
dios Acuario es el responsable de inundar el mundo en el Diluvio
Universal.
Los babilonios representaban a este signo con una urna que se
derramaba, y lo identificaban con la terrible lluvia que caía el onceavo
mes del año. Relacionaban ese mes en que el sol estaba en Acuario
con el período de “la maldición de la lluvia”.
Para los egipcios, habitantes de tierra seca, Acuario era el caritativo
dios que les daba la lluvia que necesitaban para sus cultivos y era el
encargado de devolver el río Nilo a su cauce en la época del año en
que se desbordaba.
Algunas curiosidades sobre esta constelación tienen que ver con que
está rodeada de otras constelaciones de agua, como Piscis, el Río
Erídano y Ceto el monstruo marino.
Además, entre las primeras menciones de este signo figura La Ilíada de
Homero, lo que data de su antigüedad.

Leyenda mitológica de Piscis


Piscis es una de las cuarenta y ocho constelaciones registradas
por Ptolomeo.
En la leyenda mitológica de este signo, nos conectamos con la historia
de la huida de Afrodita y su hijo Eros del ataque del monstruo Tifón.
Para ubicar esto hay que entender un poco el contexto.
Luego de una guerra conocida como la Titanomaquia, Zeus y los
olímpicos derrocan el reinado de los titanes y los encierra en el Tártaro,
una prisión para el sufrimiento ubicada debajo del inframundo. Sin
embargo, una vez encerrados los titanes, la madre de estos, Gea, dio a
luz a su hijo menor: Tifón (Tifeo, Tifoeo, Tifaón).
Este monstruo fue el más grande de la mitología. Se dice que de los
muslos para abajo no era más que un manojo serpientes enroscadas,
sus brazos abiertos se extendían millares de leguas para cada lado
y su cabeza tocaba las estrellas. Además, sus alas abiertas oscurecían
el día, de sus ojos escupía fuego y podía expulsar rocas inflamadas de
su boca. Suena bastante intimidante, ¿no?
Pues bien, Tifón, su esposa Equidna y sus hijos, entre los que se
encontraban la Hidra de Lerna, el León de Nemea, Esfinge, Cerbero y
Gorgona, atacaron a los olímpicos para liberar a los titanes.
Los dioses al oír que se acercaba al monte, huyeron despavoridos.
Zeus se transformó en toro, Dionisos en una cabra, Apolo en un
cuervo, Artemisa en una gata, Ares en un oso y cada uno de ellos tomó
la forma de un animal para escapar.
Mito de Ictios
Afrodita, por su parte, tomó a su hijo Eros y ambos se transformaron en
peces para huir de aquel espantoso escenario, uniendo sus aletas para
no separarse en la travesía.
De acuerdo con una versión de esta leyenda mitológica, los Ictios, un
par de peces de río de Siria, socorrieron a estos dioses en su huida,
ayudándolos a atravesar las aguas turbulentas. Se dice que estos dos
peces fueron también quienes asistieron a Afrodita llevándola a tierra
en su nacimiento, que se dio en el mar luego de que Cronos fuera
castrado y su miembro arrojado al agua.
Como recordatorio por sus servicios, la diosa forjó sus imágenes en los
cielos.

Eventualmente, Zeus y Tifón se enfrentaron en una batalla cataclísmica


en la que el monstruo llega a desmembrar a Zeus. Pero gracias a la
ayuda de Pan y Hermes, y a sus poderosos rayos, el dios termina
ganando la batalla y sepultando al monstruo bajo el Monte Etna.

De esa manera damos por finalizada esta serie de artículos referidos a


las leyendas de los doce Signos del Zodíaco. Podremos encontrar en
cada una referencias a las personalidades que describen, y las
poderosas historias de las que son parte.
Espero que lo hayan disfrutado tanto como yo disfruté el investigarlas y
escribirlas.
Y que encuentren en la historia quizá algo que nos identifique también
como descendientes de esas leyendas, pues todo mito tiene su base
en algo manifiesto de la realidad.
Fuentes:
 http://www.serendipity-astrolovers.com/
 http://etimologias.dechile.net/?zodi.aco
 https://es.wikipedia.org/wiki/Atamante
 https://es.wikipedia.org/wiki/Dardanelos
 https://es.wikipedia.org/wiki/Europa_(mitolog%C3%ADa)
 https://es.wikipedia.org/wiki/Apis_(mitolog%C3%ADa)
 https://es.wikipedia.org/wiki/Gemini_(constelaci%C3%B3n)#Mitolog%C3%ADa

Оценить