You are on page 1of 6

TEJIDO OSEO

FUNDAMENTO TEORICO

El tejido óseo es una variedad de tejido conjuntivo que se


caracteriza por su rigidez y su gran resistencia tanto a la tracción
como a la compresión

Está formado por la matriz ósea, que es un material intercelular


calcificado y por células, que pueden corresponder a:

 osteoblastos: encargados de sintetizar y secretar la parte orgánica


de la matriz ósea durante su formación. Se ubican siempre en la
superficie del tejido óseo ya que este sólo puede crecer por
aposición.
 osteocitos, responsables de la mantención de la mátriz ósea, que
se ubican en cavidades o lagunas rodeadas por el material
intercelular calcificado. La nutrición de los osteocitos depende de
canalículos que penetran la matriz ósea y conectan a los osteocitos
vecinos entre sí y con canales vasculares que penetran al hueso o
que se ubican en las membranas conjuntivas que revisten las
superficies del hueso (periostio y endostio). De hecho ningún
osteocito se encuentra a más de una fracción de mm de un capilar
sanguíneo.
 osteoclastos, células responsables de la reabsorción del tejido
óseo, que participan en los procesos de remodelación de los huesos
y pueden encontrarse en depresiones superficiales de la matriz
ósea llamadas lagunas de Howship
La matriz intercelular ósea está formada por:

Matriz orgánica u osteoide que corresponde al 50% del peso seco


del hueso.

Más del 90% de ella corresponde a fibrillas de colágeno I


organizadas en laminillas de unos 5 um de grosor.

En cada laminilla ósea, las fibrillas colágenas están paralelas entre


si, pero las laminillas sucesivas alternan ordenadamente la
orientación de sus fibrillas en ángulos rectos.. Esta disposición
alternada de las fibrillas colágenas en laminillas sucesivas destaca
particularmente al observar cortes de hueso con microscopía de luz
polarizada.

El resto de los componentes orgánicos son principalmente


glicoproteínas como la osteonectina, proteínas ricas en ácido g-
carboxiglutámico como la osteocalcina, y proteoglicanos de
condroitín y queratán-sulfato. Son moléculas ricas en grupos ácidos
con gran tendencia a asociarse entre sí, capaces de unirse a calcio
y que juegan un rol importante en el proceso de mineralización de
la matriz ósea.

Sales minerales inorgánicas depositadas en el osteoide, que


confieren al tejido su rigidez y dureza y actúan como una reserva de
sales minerales, sensible a estímulos endocrinos.

Las más abundantes son fosfato de calcio amorfo y cristales de


hidróxidos de calcio y de fosfato llamados hidroxiapatita (Ca10
(PO4)6(OH)2). Los cristales de hidroxiapatita son aplanados (30nm
por 3 nm) y se adosan a lo largo de las fibrillas colágenas, a
intervalos de unos 67 nm.

La superficie del cristal está hidratada y existe una vaina de agua e


iones rodeándolo, lo que facilita el intercambio de iones entre el
cristal y el líquido intersticial.

El tejido óseo es un tipo especializado de tejido conectivo


constituyente principal de los huesos en los vertebrados. El tejido
óseo está compuesto por células y componentes extracelulares
calcificados que forman la matriz ósea. Se caracteriza por su
rigidez y su gran resistencia tanto a la tracción como a la
compresión.

Matriz ósea

La matriz ósea representa el conjunto de la sustancia intersticial


intercelular que compone el tejido óseo. Para su estudio, esta
matriz se puede dividir en:

 La matriz orgánica (35%), compuesta por fibras de colágeno


incluidas en una sustancia fundamental de naturaleza glicoproteica
que proporcionan flexibilidad y resistencia al tejido; y
 Los componentes minerales inorgánicos (65% del peso seco del
hueso) que se depositan entre la matriz orgánica,
fundamentalmente fosfato cálcico que confieren la solidez
característica.

La dureza del hueso depende de sus componentes inorgánicos,


mientras que su resistencia y elasticidad son función de la matriz
orgánica, particularmente del colágeno.

La matriz ósea está recorrida por un sistema de cavidades que se


comunican entre sí; las células óseas se disponen en el interior o
en las orillas de dichas cavidades, desde donde desempeñan su
función de renovación y reabsorción de la propia matriz.

Estos componentes, en asociación con las células del hueso,


están altamente organizados con una histoarquitectura muy
particular: la osteona o sistema de Havers.

Sustancia fundamental

Representa una pequeña fracción de la matriz orgánica del hueso.

Comportamiento tintorial acidófilo.

Presencia de glucosaminoglucanos: reacción positiva con el ácido


peryódico de Schiff (PAS +), débil metacromasia, e incorporación
de isótopos de azufre (25S)

Hasta ahora 3 GAG´s identificados en extractos de hueso:


condroitín-sulfato + queratán-sulfato + ácido hialurónico.

Proteoglucanos de pequeño tamaño (menor al del tejido


cartilaginoso)

Tres proteínas (no colágenas) dependientes de vitamina D y


exclusivas del hueso:

 Osteocalcina (2% de la matriz orgánica)


 Osteopontina
 Sialoproteína ósea (BSP).
Este tejido se renueva y se reabsorbe continuamente, gracias a la
actividad de sus células específicas. Éstas son los osteoblastos,
responsables de la formación de tejido óseo nuevo; los osteocitos,
que son los osteoblastos maduros y desarrollan una actividad
menor; y los osteoclastos, que se encargan de reabsorber o
eliminar la materia ósea.

Funciones

Es un tejido muy consistente, resistente a los golpes, presiones y


tracciones pero también elástico, protege órganos vitales como el
corazón, pulmones, cerebro, etc., asimismo permite el movimiento
en partes del cuerpo para la realización de trabajo o actividades
estableciendo el desplazamiento del individuo. Forma el aparato
locomotor originando la estructura ósea o esqueleto y está
revestido por músculos dependiendo de su ubicación. Es también
un depósito de calcio movilizable, órgano hematopoyetico (alberga
a la médula: formador de los componentes formes de la sangre).
Almacenamiento como reserva de calcio y fósforo del cuerpo.

Células osteoprogenitoras

 el tejido óseo se origina a partir de células de origen mesenquimal


(como todos los tejidos conectivos).
 a partir de las células mesenquimales que se comprometen hacia
una diferenciación en células formadoras de hueso se forma una
colonia celular con potencial más limitado para proliferar y
diferenciarse, estas son las células osteoprogenitoras.
 las células osteoprogenitoras cuentan con potencial para
diferenciarse hacia condroblastos u osteoblastos.
 las células osteoprogenitoras persisten hasta la vida postnatal y se
hallan en casi todas las superficies libres de los huesos (endostio,
capa interna del periostio, trabéculas de cartílago calcificado)
 durante la fase de crecimiento de los huesos, las células
osteoprogenitoras son más activas; aunque también aumenta su
actividad ante el fenómeno de reparación de lesiones óseas.
 como se supone que los osteoblastos y los osteocitos carecen de
capacidad mitótica, parece evidente que a medida que disminuye la
población de osteoblastos durante los procesos de remodelación
contínua del hueso, las células osteoprogenitoras que proliferan y
se diferencian proveen de nuevos osteoblastos para el tejido.

Osteoblastos

 células osteoformadoras.
 osteosíntesis
 realiza desarrolo , crecimiento , mantenimiento y reparación del
hueso

Osteocitos

 las células del hueso maduro y ya formado.

Osteoclastos

 células encargadas de la resorción ósea.

Tipos de tejido óseo

Macroscópicamente se distinguen dos zonas óseas con


características diferentes y sin un límite neto, éstas representan
dos formas diferentes de estructuración del tejido óseo:

-el hueso esponjoso: está formado por espacios vacíos o tabiques.


Es un tejido reticular, tiene forma de red y entre las cavidades se
encuentra la médula ósea y está recubierta por un tejido compacto.

-el hueso compacto: Sus componentes están muy fusionados y es


lo que le da el aspecto duro y uniforme al hueso, son abundantes
en huesos largos como el fémur y el húmero.