Вы находитесь на странице: 1из 32

Protección de distancia no piloto

De líneas de transmisión

5.1 Introducción

Los relés de distancia se utilizan normalmente para proteger las líneas de transmisión [1].
Responden a la impedancia entre la ubicación del relé y la ubicación del fallo. Como la impedancia
por milla de una línea de transmisión es bastante constante, estos relés responden a la distancia a
una falla en la línea de transmisión - y de ahí su nombre. Como se verá en breve, bajo ciertas
condiciones puede ser deseable hacer que los relés de distancia respondan a algún parámetro
distinto de la impedancia, tal como la admitancia o la reactancia, hasta la localización de avería.
Cualquiera de los tipos de relés descritos en el capítulo 2 puede hacerse funcionar como un relé de
distancia haciendo una selección apropiada de sus parámetros de diseño. El diagrama R-X es una
herramienta indispensable para describir y analizar una característica de relé de distancia, y lo
examinaremos inicialmente con referencia a una línea de transmisión monofásica. Se aplican
principios similares en el caso de una línea de transmisión trifásica, siempre que se elijan tensiones
y corrientes apropiadas para energizar el relé de distancia. Esta cuestión de energizar voltajes y
corrientes en sistemas trifásicos se considerará en detalle más adelante.

5.2 Protección de distancia escalonada

Antes de describir la aplicación específica de la protección a distancia escalonada, las definiciones


de sub-alcance y exceso deben ser abordadas. La protección de "subalcance" es una forma de
protección en la que los relés en un terminal dado no funcionan para averías en lugares remotos
en el equipo protegido [2]. Esta definición establece que el relé está configurado para que no vea
un fallo más allá de una distancia determinada (por ejemplo, un relé instantáneo no debería ver el
bus remoto, como se describe en la Sección 4.4). El relé de distancia está ajustado para alcanzar el
terminal remoto. El corolario de esta definición, por supuesto, es que el relé verá fallos menores
que el ajuste. La protección "Overreaching" es una forma de protección en la que los relés en un
terminal funcionan por fallas más allá del siguiente terminal. Pueden ser obligados a disparar hasta
que una señal entrante de un terminal remoto indique si el fallo está más allá de la sección de
línea protegida [2]. Tenga en cuenta la restricción añadida que se le asigna a la protección contra
la sobrecarga para evitar la pérdida de coordinación.

La zona de los relés de distancia está abierta en el extremo opuesto. En otras palabras, el punto de
alcance remoto de un relé de distancia no se puede determinar con precisión, y debe aceptarse
cierta incertidumbre sobre su alcance exacto. Esta incertidumbre de alcance es típicamente
alrededor del 5% del ajuste. Haciendo referencia a la figura 5.1a, se muestra la zona de protección
deseada con una línea de puntos.
La situación ideal sería que todos los fallos dentro de la zona punteada viaje instantáneamente.

Sin embargo, debido a la incertidumbre en el extremo lejano, para asegurarnos de que no se


sobrepase el final de la sección de línea, debemos aceptar una zona de subalcance (zona 1). Se
acostumbra a fijar la zona 1 entre el 85% y el 90% de la longitud de línea y ser operada
instantáneamente. Debe quedar claro que la zona 1 por sí sola no protege la totalidad de la línea
de transmisión: la zona entre el extremo de la zona 1 y el bus B no está protegida. En
consecuencia, el relé de distancia está equipado con otra zona, que sobresale deliberadamente
más allá del terminal remoto de la línea de transmisión.

Esto se conoce como zona 2 del relé de distancia, y debe ser ralentizado de modo que para las
fallas en la sección de línea siguiente (F2 en la Figura 5.1a), se permita que la zona 1 de la línea
siguiente funcione antes de la zona 2 de la distancia Relé en A. Este retraso de coordinación para
la zona 2 suele ser del orden de 0,3 s, por las razones explicadas en el capítulo 4.

El alcance de la segunda zona se fija generalmente en 120-150% de la longitud de línea AB. Debe
tenerse en cuenta que la zona 2 del relé Rab no debe alcanzar más allá de la zona 1 del relé Rbc,
de lo contrario pueden existir fallas simultáneas en las segundas zonas de Rab y Rbc y puede
provocar un disparo innecesario de ambas líneas. Este concepto, de coordinación tanto por
distancia como por tiempo, conduce a una anidación de las zonas de protección, y se ilustra en la
Figura 5.1b.

Debe tenerse en cuenta que la segunda zona de un relé de distancia también respalda el relé de
distancia de la línea vecina. Sin embargo, esto es cierto sólo para una parte de la línea vecina,
dependiendo de cuán lejos alcance la segunda zona. A fin de que

Proporcionan una función de respaldo para toda la línea, se acostumbra proporcionar otra zona de
protección para el relé en A. Esto se conoce como la tercera zona de protección, y normalmente se
extiende a 120-180% de la sección de línea siguiente. La tercera zona debe coordinar en tiempo y
distancia con la segunda zona del circuito vecino, y usualmente el tiempo de funcionamiento de la
tercera zona es del orden de 1 s. Las tres zonas de protección de las dos secciones de línea AB y BC
se muestran en la Figura 5.1b.

También debe mencionarse que no siempre es posible tener configuraciones aceptables para las
dos zonas de sobrecarga de los relés de distancia. Muchas de estas cuestiones se analizarán con
mayor detalle en las secciones posteriores. Sin embargo, vale la pena señalar algunas de las causas
limitantes en este momento. En primer lugar, una complicación es causada por longitudes
diferentes de líneas adyacentes. Si la longitud de una línea descendente es inferior al 20% de la
línea que está siendo protegida, su zona 2 superará ciertamente la primera zona de la línea más
corta. De manera similar, la zona 3 de la primera línea puede sobrepasar la zona 2 de la línea
siguiente. Las directrices para establecer el alcance de las zonas mencionadas anteriormente
deben considerarse aproximadas y deben ajustarse para ajustarse a una situación específica. La
zona 3 se aplicó originalmente como copia de seguridad remota a las zonas 1 y 2 de una línea
adyacente en el caso de que un fallo del relé o del disyuntor impedía borrar el fallo localmente [3].
Sin embargo, el alcance es un problema complejo y es objeto de muchos estudios y sugerencias en
curso que se discutirán en detalle en los capítulos 5, 10 y 11. Sin embargo, brevemente, la
característica de la zona 3 debe proporcionar protección contra fallos, pero debe No funcionan
para condiciones normales, aunque inusuales, tales como cargas pesadas o oscilaciones de
estabilidad. La retransmisión por computadora proporciona la posibilidad de identificar cargas
pesadas o oscilaciones de estabilidad a través de su característica de invasión de carga que se
discute más adelante en el Capítulo 11. Otra consideración es el efecto de las contribuciones de
corriente de falla de las líneas en los buses intermedios. Éste es el problema de la penetración, y
será discutido en mayor detalle más adelante.

Ejemplo 5.1

Considere el sistema de transmisión mostrado en la Figura 5.2. El relé Rab debe ajustarse para
proteger la línea AB y respaldar las dos líneas BC y BD. Las impedancias de las tres líneas son como
se muestra en la Figura 5.2. (Obsérvese que estas impedancias están en ohmios primarios, es
decir, ohmios reales de las líneas de transmisión.) Normalmente, los ajustes se expresan en
ohmios secundarios, como se explicará en la Sección 5.3.) El ajuste de la Zona 1 para Rab es 0.85 ×
(4 + j 30) o (3,4 + j 25,5) \ delta.

La zona 2 se establece en 1,2 × (4 + j 30) o (4,8 + j 36) \ beta. Dado que el relé Rab debe respaldar
los relés Rb y Rbd, debe alcanzar más allá de la más larga de las dos líneas. Por lo tanto, la zona 3
se establece en [(4 + j 30) + 1,5 × (7 + j 60)] o en (14,5 + j 120) \ beta. Los retornos de tiempo
asociados con la segunda y tercera zonas deben fijarse en aproximadamente 0,3 y 1,0 s,
respectivamente.

Debe observarse que si una de las líneas vecinas, tal como la línea BD, es demasiado corta,
entonces el ajuste de zona 2 del relé Rab puede llegar más allá de su extremo lejano. Para el caso
presente, esto ocurriría si la impedancia de la línea BD es menor que [(4,8 + j 36) - (4,0 + j 30)] =
(0,8 + j 6)?. En tal caso, se debe fijar la zona 2 para que sea un poco más corta para asegurarse de
que no sobrepase la zona 1 de Rbd, o, si esto no es posible, la zona 2 del relé Rab se puede
configurar más larga que la zona 2 de Relé Rbd o se puede dispensar completamente y sólo la zona
3 se puede emplear como una función de respaldo para las dos líneas vecinas.

Las conexiones del circuito de control para implementar el esquema de retransmisión de distancia
de tres zonas se muestran en la Figura 5.3. El contacto de la unidad de sellado mostrado es típico
para las tres fases, y la bobina de sellado puede combinarse con las bobinas de destino en algunos
diseños. Los tres elementos distanciadores Z1, Z2 y Z3 cierran sus contactos si la impedancia vista
por el relé está dentro de sus respectivas zonas. El contacto de zona 1 activa inmediatamente la
bobina de disparo del disyuntor (es decir, sin temporización intencional), mientras que las zonas 2
y 3 activan los dos dispositivos de temporización T2 y T3, respectivamente. Una vez energizados,
estos dispositivos de temporización cierran sus contactos después de que hayan transcurrido los
ajustes del temporizador. Estos contactos del temporizador también energizan la (s) bobina (s) de
disparo del interruptor. Si se borra la falla antes de que los temporizadores se agoten, Z2, Z3, T2 y
T3 se restablecerán según sea apropiado en un tiempo relativamente corto (aproximadamente 1-4
ms).

Debemos recordar que los ajustes de zona para las zonas 2 y 3 se ven afectados por las
contribuciones a la corriente de fallo realizadas por cualquier línea conectada a los buses
intervinientes, es decir, los buses B y C de la figura 5.1. Esta cuestión se ha tratado en la discusión
de la alimentación y la salida en la Sección 4.3, y consideraciones similares se aplican aquí
también. El problema es causado por las diferentes corrientes vistas por los relés como resultado
de la configuración del sistema.

Como se muestra en el Ejemplo 4.6, las corrientes de funcionamiento en los relés de corriente
ascendente cambian significativamente si las líneas paralelas están dentro o fuera de servicio.

5.3 Diagrama de R-X

En general, todos los relés electromecánicos responden a una o más de las magnitudes de entrada
de producción de par convencionales: (i) voltaje, (ii) corriente, (iii) producto de voltaje, corriente y
el ángulo θ entre ellos, y (iv) O fuerza de diseño tal como un muelle de control [4].
Consideraciones similares también son válidas para relés de estado sólido. Para el relé de tipo
producto, como el relé de distancia, es difícil analizar la respuesta del relé para todas las
condiciones, ya que la tensión varía para cada falla o varía para el mismo fallo pero con
condiciones de sistema diferentes.

Para resolver esta dificultad, es común utilizar un diagrama de R-X para analizar y visualizar la
respuesta del relé. Usando sólo dos cantidades, R y X (o Z y θ), evitamos la confusión introducida
usando las tres cantidades E, I y θ. Hay una ventaja adicional significativa, en que el diagrama R-X
nos permite representar tanto el relé como el sistema en el mismo diagrama.

Considere un cortocircuito ideal (resistencia cero) en la posición F en el sistema monofásico


mostrado en la Figura 5.4. El relé de distancia considerado se encuentra en el terminal de línea A.

El voltaje primario y la corriente en la ubicación del relé están relacionados por:

Donde el subíndice "p" representa las cantidades primarias. En términos de las cantidades
secundarias de transformadores de tensión y corriente (CTs), el relé ve la impedancia primaria Zf,
p como Zf, s, donde
Donde ni y ne son las relaciones CT y transformador de tensión (VT). Es costumbre suprimir el
subíndice "s", con el entendimiento de que las cantidades secundarias están siempre implícitas.
Así, nos referiremos a Zf, s cuando usamos Zf.

Ejemplo 5.2

Consideremos un sistema de retransmisión de distancia que utiliza un TC con una relación de


vueltas de 500: 5 y un VT con una relación de vueltas de 20.000: 69.3. Por lo tanto, la relación de
CT ni es 100, mientras que la relación VT es de 288,6. El factor de conversión de impedancia ni / ne
para este caso es (100 / 288,6), o 0,3465.

Todas las impedancias primarias deben multiplicarse por este factor para obtener sus valores
secundarios. Por lo tanto, la línea en el ejemplo 5.1 con una impedancia de (4 + j 30)? Primaria
parece ser (1.386 + j 10.395)? secundario.

El ajuste de zona 1 para esta línea sería el 85% de esta impedancia o (1.17 + j 8.84)? secundario.
Por supuesto, el ajuste real utilizado dependería del valor más cercano que esté disponible en un
relé dado.

Aunque hemos definido Zf en condiciones de fallo, debe tenerse en cuenta que la relación de E e I
en la posición del relé es una impedancia en todas las circunstancias, y cuando se produce un fallo,
esta impedancia asume el valor Zf. En general, la relación E / I se conoce como la impedancia
aparente "vista" por el relé. Esta impedancia puede representarse gráficamente como un punto en
el plano R-X complejo. Este es el plano de los ohmios secundarios (aparentes). Se podría ver la
impedancia como el fasor de voltaje, siempre que se asuma que la corriente es el fasor de
referencia, y de magnitud unitaria. Esta manera de ver la impedancia aparente vista por un relé
como el fasor de voltaje en la ubicación del relé es a menudo muy útil cuando se deben
determinar las respuestas de los relés a las condiciones cambiantes del sistema. Por ejemplo,
considere la impedancia aparente vista por el relé cuando hay flujo de potencia normal en la línea
de transmisión. Si la corriente de carga es de magnitud constante y el voltaje final de emisión en la
posición del relé es constante, el fasor de voltaje correspondiente, y por lo tanto la impedancia,
describirá un círculo en el plano R-X. Cargas más ligeras - lo que significa una menor magnitud de
la corriente - producir círculos de diámetros más grandes. De manera similar, cuando el factor de
potencia de la carga es constante, el locus correspondiente de la impedancia es una línea recta a
través del origen.

La figura 5.5 muestra estos contornos para diferentes magnitudes de corriente de carga y factores
de potencia.

Tenga en cuenta que cuando la potencia real fluye en la línea, las impedancias aparentes
correspondientes se encuentran en la mitad derecha del plano, mientras que un flujo de potencia
invertida se correlaciona en el semiplano izquierdo.
Parcelas de carga de factor de potencia de retraso iguales en el semiplano superior, mientras que
una carga de factor de potencia líder se dibuja en el semiplano inferior. La transferencia de
potencia cero corresponde a puntos en el infinito. Una línea abierta en el extremo remoto tendrá
corriente reactiva principal, y por lo tanto la impedancia aparente se mapeará a una gran distancia
a lo largo del eje X negativo.

Ahora considere el fallo en la posición F como se muestra en la Figura 5.4. La impedancia aparente
correspondiente se muestra en F en la figura 5.5. A medida que se mueve la localización de la falla
a lo largo de la línea de transmisión, el punto F se mueve a lo largo de la línea recta AB en la figura
5.5. Por lo tanto, la línea de transmisión vista por el relé se mapea en la línea AB en el plano R-X.
La línea AB forma un ángulo θ con el eje R, donde θ es el ángulo de impedancia de la línea de
transmisión.

(Para una línea de transmisión aérea, θ se encuentra entre 70◦ y 88◦, dependiendo de la tensión
del sistema, estando asociados ángulos mayores con voltajes de transmisión más altos.) Cuando el
fallo está en la línea de transmisión, las parcelas de impedancia aparente en la línea AB , Para
todos los demás defectos o condiciones de carga, la impedancia se separa de la línea AB. A
menudo es conveniente trazar la impedancia de la fuente Zs también en el diagrama R-X, como se
muestra en la Figura 5.5.

Ejemplo 5.3

Deje que la carga nominal para la línea de transmisión mostrada en la Figura 5.4 sea 8MVA. Esto
corresponde a 400 A a la tensión nominal de 20 000 V. La impedancia aparente correspondiente a
esta carga es (20 000/400) = 50? primario. En términos de ohmios secundarios, esta impedancia se
convierte en 50 × 0,3465 = 17,32 ?. Por lo tanto, una carga de 8MVA a 0.8 pf rezagado es 17.32 ×
(0.8 + j 0.6) = (13.86 + j 10.4)? secundario. Esto se muestra como L1 en la Figura 5.6. Una carga de
8MVA con un factor de potencia líder de 0.8 es (13.86 - j 10.4)? Secundaria, que se representa
como punto L2.

De manera similar, 8MVA que fluye de B a A se convierten en L3 y L4 para factores de potencia de


avance y retraso, respectivamente.

La impedancia de línea de (1.39 + j 10.4)? Secundario en el punto B, mientras que el ajuste de la


zona 1 de (1.17 + j 8.84)? Mapas en el punto Z1a. Un relé similar situado en B tendría su zona
1map en Z1b. Si asumimos las impedancias de fuente equivalentes como se ve en los buses A y B
para ser j10 y j8? Primaria, respectivamente, serán j3.46 y j2.77? Respectivamente, como se
muestra en los puntos S1 y S2 de la figura 5.6. Si la corriente de carga de la línea es 15 A, la
impedancia aparente vista por el relé en A cuando el interruptor en el terminal B está abierto es -j
(20 000/15) = -j 1333? Primaria, o -j 461,9? secundario. Esto se muestra como el punto C, en un eje
y telescópico en la Figura 5.6. Las zonas de protección de un relé se definen en términos de su
impedancia, por lo que es necesario que cubran áreas en la vecindad inmediata de la línea AB. A
medida que aumenta la carga en el sistema, la posibilidad de que se infiltre en las zonas de
protección se hace mayor. En última instancia, en algunos valores de la carga, el relé está en
peligro de tropezar. El diagrama R-X ofrece un método conveniente para analizar si este es el caso.
Una consideración más completa de la capacidad de carga de un relé de distancia se considera en
la Sección 5.11.

5.4 Relés de distancia trifásicos

En un sistema de potencia trifásico, existen 10 tipos distintos de fallos posibles: un fallo trifásico,
tres fallos fase a fase, tres fallos fase-tierra y tres fallos doble fase-tierra. Las ecuaciones que rigen
la relación entre tensiones y corrientes en la ubicación del relé son diferentes para cada una de
estas fallas. Por lo tanto, debemos esperar que tomará varios relés de distancia, cada uno de ellos
energizado por un par diferente de entradas de voltaje y corriente para medir la distancia al fallo
correctamente. Es un principio fundamental de la retransmisión de distancia que,
independientemente del tipo de fallo implicado, la tensión y la corriente utilizadas para energizar
el relé apropiado son tales que el relé medirá la impedancia de secuencia positiva al fallo [5]. Una
vez logrado esto, los ajustes de zona de todos los relés pueden basarse en la impedancia total de
secuencia positiva de la línea, independientemente del tipo de fallo.

Ahora consideraremos varios tipos de fallas y determinaremos las entradas de tensión y corriente
apropiadas que se utilizarán para los relés de distancia responsables de cada uno de estos tipos de
fallas.

5.4.1 Fallas de fase a fase

Considere una falla entre las fases b y c de una línea de transmisión trifásica. Podemos considerar
esto como el fallo en la posición F en la figura 5.4, siempre que veamos esa figura como un
diagrama de una línea del sistema trifásico. La representación simétrica del componente para este
fallo se muestra en la figura 5.7. Las tensiones de secuencia positiva y negativa en el bus de fallo
son iguales y están dadas por

Donde E1, E2, I1 e I2 son las componentes simétricas de voltajes y corrientes en la ubicación del
relé y las impedancias de secuencia positiva y negativa de la línea de transmisión son iguales. De la
ecuación 5.3 se deduce que
De este modo, un relé de distancia, al cual está conectada la tensión de línea a línea entre las fases
b y c, y que es suministrado por la diferencia entre las corrientes en las dos fases, medirá la
impedancia de secuencia positiva al fallo, cuando Se produce un fallo entre las fases b y c.

Un análisis similar demostrará que, para los otros dos tipos de fallo de fase a fase, cuando se
utilizan las diferencias de tensión y corriente correspondientes para activar los relés, se medirá la
impedancia de posición positiva del fallo.

El diagrama de componentes simétricos para un fallo de fase b a c a tierra se muestra en la figura


5.8. De esta figura debe quedar claro que para esta falla también, las ecuaciones de rendimiento
para las partes de secuencia positiva y negativa del circuito equivalente son exactamente las
mismas que para la falla de b a c. Finalmente, para un fallo trifásico en F, el diagrama de
componentes simétrico es como se muestra en la Figura 5.9. Para este caso

Las diferencias de tensiones de fase y corrientes usadas en la ecuación 5.9 se conocen como
tensiones y corrientes "delta", y vemos que los relés energizados por las tensiones delta y las
corrientes responden a la impedancia de secuencia positiva a un fallo multifásico. Un
complemento de los relés de distancia en tres fases cubre las siete fallas multifase entre ellas. Para
los fallos bifásicos o bifásicos a tierra, uno de los tres relés mide la impedancia de secuencia
positiva al fallo, mientras que para un fallo trifásico, los tres relés miden la impedancia correcta.
Las conexiones para los relés de fase se muestran esquemáticamente en la Figura 5.10.

5.4.2 Fallos a tierra

Para un fallo entre la fase a y la tierra, el diagrama de conexión del componente simétrico es como
se muestra en la figura 5.11. Los voltajes y corrientes en la ubicación del relé para este caso son
Donde, en la ecuación 5.13, Z0 y Z1 son las impedancias de secuencia cero y positiva de toda la
línea. El factor m se conoce como un factor de compensación, que compensa la corriente de fase
para el acoplamiento mutuo entre la fase con fallo y las otras dos fases no imputadas. De la
ecuación 5.12 se deduce que para un fallo de fase a tierra

Por lo tanto, si el relé de distancia está activado con la fase a de voltaje y la fase compensada una
corriente, también mide la impedancia de secuencia positiva al fallo. El factor m para la mayoría
de las líneas aéreas de transmisión es un número real, y varía entre 1,5 y 2,5.

Un buen valor medio para m es 2,0, que corresponde a Z0 de una línea de transmisión que es igual
a 3Z1. Como en el caso de los relés de fase, se necesitan tres relés de distancia a tierra para cubrir
los tres fallos monofásicos a tierra. Debe tenerse en cuenta que para un fallo trifásico, la corriente
de fase compensada se convierte en Ia, ya que no existe corriente de secuencia cero para este
fallo.

Para este caso, la ecuación 5.14 es idéntica a la ecuación 5.18 y, por lo tanto, los tres relés de
distancia a tierra miden también la distancia correcta al fallo en el caso de un fallo trifásico. En la
figura 5.12 se muestra un diagrama de conexión esquemático para los tres relés de distancia a
tierra.
Un conjunto completo de relés de distancia de fase y tierra requerirá seis elementos de medición
de distancia conectados como se muestra en las Figuras 5.10 y 5.12.

Ejemplo 5.4

Consideremos el sistema simple representado por el diagrama de una línea en la figura 5.13. El
voltaje nominal del sistema es de 13,8 kV, y las impedancias de secuencia positiva y cero de los
dos elementos son como se muestra en la figura. Las impedancias de secuencia cero se indican
entre paréntesis.

Verificamos las ecuaciones de cálculo de distancia 5,9 y 5,14 para las fallas trifásicas, fase-fase y
tierra-fase.
5.4.3 Relés en fases no imputadas

Aunque existen tres distancias de fase y tres relés de distancia a tierra para protección contra los
10 tipos de fallo en un sistema trifásico, sólo uno de estos relés mide la distancia correcta al fallo
para un tipo de falla específico y es interesante Para ver lo que miden los relés restantes. En
general, miden impedancias que son mayores que la impedancia a la falla. Sin embargo, bajo
ciertas condiciones -como por fallas de cierre- la distancia medida por los otros relés puede ser tal
que pueda resultar un funcionamiento erróneo de algunos de los otros relés. Por supuesto, si el
sistema de protección está diseñado para disparar las tres fases para cada falla, el hecho de que
uno o más relés puedan funcionar para una falla no tiene importancia práctica, aunque los blancos
erróneos producidos por algunos de los relés pueden conducir a una confusión innecesaria En el
análisis postmortem de la falla, y debe ser evitado si es posible. Sólo cuando se utiliza un disparo
monofásico para fallo de fase a tierra, se convierte en motivo de preocupación si un relé de
distancia de fase responde (erróneamente) a un fallo a tierra y provoca un disparo trifásico. Por lo
tanto, consideraremos el funcionamiento de los relés de distancia de fase para un fallo en la fase
a. Análisis similar puede realizarse para todos los relés de distancia en las fases no defectuosas
para cada uno de los tipos de falla [6].

Considere el diagrama fasorial para una falla fase-a-tierra en un sistema radial como se muestra en
la Figura 5.14. Las tensiones y corrientes de pre-falla están representadas por las magnitudes no
imprimadas, mientras que las magnitudes con fallo se muestran con números primos. Dado que es
un sistema radial sin carga, no existe corriente de pre-defecto. La tensión de la fase a en la
posición del relé cae a un valor pequeño durante el fallo, mientras que la corriente en la fase a
retarda la fase una tensión por el ángulo de impedancia de la combinación (Z1 + Z2 + Z0). Los
voltajes de las fases no defectuosas cambiarán en magnitud y ángulo como se muestra en el
diagrama fasorial. La corriente de fase compensada definida por la ecuación 5.13 para este caso
(puesto que Ia = 3I0) está dada por Ia = (1 + m / 3) Ia. Los relés de distancia de fase utilizan
corrientes delta y, dado que Ib = Ic = 0, las tres corrientes delta para este fallo son (Ia- Ib) = Ia, (Ic-
Ia) = -Ia y (Ib-Ic) = 0. Estas corrientes delta y tensiones también se muestran en la Figura 5.14.
Recuerde que la impedancia vista por cualquier relé es igual a su voltaje cuando la corriente
correspondiente se toma como un fasor de referencia de magnitud unitaria. Dado que la corriente
delta para el relé b-c es cero para este fallo, ve una impedancia infinita y no funcionará mal.

Como las corrientes delta para los relés a-b y c-a son Ia y -Ia, respectivamente, podemos visualizar
su respuesta a este fallo redibujando las tensiones delta Eab y Eca con Ia y -Ia como los fasores de
la unidad de referencia y ajustando (Aumentar) la magnitud de los dos fasores de tensión por el
factor (1 + m / 3), en relación con la fase a de voltaje. Este último ajuste es necesario porque la
tensión de fase a se ve como la impedancia de fallo con Ia' = (1 + m / 3) Ia como unidad de medida,
mientras que Eab y Eca son las impedancias de falla observadas por estos dos relés con ± Ia [= ± I'a
/ (1 + m / 3)] como las unidades de medida. Por lo tanto, las impedancias vistas por los relés a-g, a-
b y c-a para el fallo a-g se ven como AB, AB 'y AB' ', respectivamente, como se muestra en la Figura
5.14. Debe quedar claro que para un fallo de tierra cerca de la ubicación del relé, los relés a-b y c-a
pueden funcionar mal, si la zona de protección abarca AB 'y AB' 'para valores pequeños de AB.

El análisis presentado anteriormente debe modificarse para incluir el efecto de la carga de


preamplificación. La corriente de carga cambiará los fasores de corriente y por lo tanto las
impedancias vistas por los relés.

Tales efectos son menos importantes en una discusión cualitativa, y el lector se refiere a la
referencia citada [6] para un tratamiento más detallado del sujeto.

5.4.4 Resistencia a fallos

En el desarrollo de las ecuaciones de relé de distancia, supusimos que el fallo en consideración era
un cortocircuito ideal (es decir, resistencia cero). En realidad, en el caso de fallas de fase múltiple,
el arco de fallo será entre dos conductores de alta tensión, mientras que para fallos de tierra, el
recorrido de falla puede consistir en un arco eléctrico entre el conductor de alto voltaje y un
objeto conectado a tierra, O la propia torre.

En cualquier caso, la trayectoria de fallo tendrá una resistencia en ella, que puede consistir en una
resistencia de arco o una resistencia de arco en serie con la resistencia de pie de torre en el caso
de un fallo a tierra. La resistencia del pie de torre es prácticamente constante durante el fallo (y
oscila entre 5 y 50?), Mientras que la resistencia del arco cambia con el tiempo a medida que la
corriente de falla continúa fluyendo. Durante el primer período del arco, digamos en los primeros
milisegundos, la resistencia del arco es despreciable, ya medida que el canal de arco se alarga en el
tiempo, la resistencia del arco aumenta. Para las consideraciones de retransmisión, se supone
generalmente que la resistencia del arco es una constante, dada por una fórmula empírica [7, 8]

Donde V es la tensión del sistema en kilovoltios y Ssc es el kilovatio-amperio de cortocircuito en la


localización de avería. Por ejemplo, la resistencia de arco de falla para un fallo de línea de
transmisión de 345 kV en un lugar con capacidad de cortocircuito de 1500MVA es (76 × 3452/1500
× 103) ~ = 50 Ohm. La resistencia de falla introduce un error en la estimación de distancia de falla
y, por lo tanto, puede crear un funcionamiento no fiable de un relé de distancia. Considere el
sistema de transmisión monofásico mostrado en la Figura 5.15a, y asuma que la resistencia de
falla es igual a Rf. Si la contribución al fallo desde el extremo remoto es Ir, la corriente de fallo If = I
+ Ir, y la tensión en la posición del relé viene dada por
Debido a que Ir no puede estar en fase con I, la resistencia de falla puede contribuir a un error en
la resistencia así como en la reactancia del segmento de línea defectuoso. Esto se ilustra en el
diagrama R-X de la figura 5.15b. Para acomodar la resistencia en la trayectoria de fallo, es
necesario conformar la zona de disparo de un relé de distancia de tal manera que la región que
rodea la impedancia aparente esté incluida dentro de la zona. Se verá en la Sección 5.11 que
diferentes tipos de relés de distancia tienen diferentes capacidades de acomodar la resistencia de
falla. Debe recordarse que un área mayor para la zona de protección en el plano R-X acomoda una
mayor resistencia a la trayectoria de falla, mientras que también afecta a la capacidad de carga del
relé.

Ejemplo 5.5

Suponga un circuito monofásico como se muestra en la figura 5.15a, y permita que la impedancia
de línea al punto de fallo sea (4 + j 40) ?, mientras que la resistencia de falla es 10 ?. Deje que la
corriente a la falla en la línea en cuestión sea de 400 ∠ - 85 ◦ A, mientras que la contribución actual
al fallo desde el extremo remoto es 600 ∠ - 90 ◦ A. Entonces, la impedancia aparente vista por el
relé, tal como se da Por la ecuación 5.17, es

Si la contribución de corriente de extremo receptor está en fase con la corriente final de envío, el
error en Za estará en la parte real solamente. Ése no es el caso aquí, y por lo tanto la reactancia
también está en error.

5.5 Tipos de relés de distancia

Los relés de distancia pueden clasificarse según la forma de sus zonas de operación.
Tradicionalmente, todas las formas de las zonas han sido circulares, ya que un relé
electromecánico, con la Ecuación de par 2.15, produce un límite circular para las zonas de
operación. Parte de la terminología usada para describir las zonas (por ejemplo, "la línea de par
máximo") se remonta a los orígenes electromecánicos de los relés de distancia. Sin embargo, se
pueden conseguir formas de zonas mucho más complejas con modernos relés de estado sólido y
de ordenador, aunque todavía se utiliza una parte de la terminología antigua para describir los
últimos relés. Se reconocen cuatro tipos generales de relés según las formas de sus zonas de
operación: (i) relés de impedancia, (ii) relés de admitancia o mho, (iii) relés de reactancia, y (iv)
relés cuadrangulares. Estas cuatro formas características del relé se ilustran en la Figura 5.16.

El relé de impedancia tiene una forma circular centrada en el origen del diagrama R-X. El relé de
admitancia (o mho) tiene una forma circular que pasa por el origen. El relé de reactancia tiene un
límite de zona definido por una línea paralela al eje R. La zona se extiende hasta el infinito en tres
direcciones como se muestra en la Figura 5.16c. El cuadrilátero característico, como su nombre lo
indica, está definido por cuatro líneas rectas. Esta última característica sólo está disponible en
relés de estado sólido o de ordenador. Se pueden obtener formas más complejas usando uno o
más de los tipos de relé anteriores, en una combinación lógica para proporcionar un límite de zona
de disparo compuesto.

5.6 Funcionamiento del relé con voltaje cero

Se recordará que la ecuación de par generalizado para un relé electromecánico, tal como se da en
la Ecuación 2.15, se adapta a un relé direccional oa un relé mho mediante opciones apropiadas de
varias constantes que aparecen en esa ecuación. Así, la ecuación de punto de equilibrio para un
relé direccional es equivalente a *VI sin (θ + φ) = 0+, mientras que para un relé mho la ecuación
correspondiente es *V = IZr sin (θ + φ)+. En V = 0, ambas ecuaciones llevan a incertidumbres de
operación. La ecuación de relé direccional es satisfecha por cualquier valor de I y θ para V = 0,
mientras que para la ecuación de relé mho, si V es cero, no se puede determinar el ángulo entre V
e IZr y el funcionamiento del relé se vuelve incierto. La región alrededor del origen en ambas
características está mal definida en cuanto al desempeño del relé (ver Figura 2.13). En
consecuencia, es probable que un fallo de voltaje cero sea mal juzgado en cuanto a su dirección
por ambos relés.

Es posible diseñar relés que superen el problema de fallas de voltaje cero. Una técnica común es
proporcionar un circuito de acción de memoria en la bobina de tensión que, debido a un
transitorio de hundimiento, mantendrá la tensión de pre-falla en el circuito de polarización
durante unos cuantos ciclos después de la aparición del fallo de voltaje cero. El ángulo de fase de
la tensión impresa por el circuito de memoria en la bobina de tensión es muy próximo al de la
tensión antes de la aparición de la falla. Dado que la acción de memoria es proporcionada por un
transitorio que puede durar sólo unos cuantos ciclos, esta característica sólo se puede utilizar en
funciones de retransmisión de alta velocidad.

La acción de la memoria requiere que la tensión de pre-falla vista por el relé sea normal o cercana
a la normal. Si no hay tensión de pre-falla en el circuito primario (como sería el caso si la línea de
transmisión está siendo energizada después de haber sido desenergizada durante algún tiempo, y
el potencial de línea se está utilizando para la retransmisión), no hay acción de memoria
disponible . Esta es una situación común cuando se utilizan disyuntores de tanque vivo (Sección
1.5). Debe recordarse que un verdadero fallo de voltaje cero es algo raro y sólo puede ser causado
si las cadenas de conexión a tierra o los interruptores son dejados conectados por equipos de
mantenimiento en aparatos eléctricos no energizados. Para proporcionar una protección
adecuada contra un fallo de voltaje cero, se puede utilizar un relé instantáneo de sobrecorriente
para alcanzar un punto más allá de la ubicación del relé. La impedancia para un fallo justo fuera
del alcance del relé instantáneo proporcionará suficiente caída de tensión para proporcionar un
funcionamiento fiable de la unidad de impedancia. Existe, por supuesto, un problema de ajuste
con un relé instantáneo. Dado que es no direccional, debe haber una discriminación inherente
entre las fallas hacia delante y hacia atrás.

Dado que el relé instantáneo no es direccional, puede que no sea posible establecerlo para
discriminar entre fallos en la zona protegida y fallos detrás del relé. Una solución común es utilizar
un relé instantáneo de sobrecorriente que normalmente no funciona, pero se hace operativo tan
pronto como el interruptor se cierra. El relé permanece en el circuito durante 10-15 ciclos,
permitiendo que el interruptor dispare en tiempo de fallo primario o de ruptura, después de lo
cual el relé es retirado de servicio. Se supone, por supuesto, que existe poca probabilidad de que
se produzca una falla hacia atrás durante el corto tiempo que el relé instantáneo está en el
circuito.

En el caso de los relés de distancia basados en ordenador, es una cuestión sencilla proporcionar
una acción de memoria almacenando datos de pre-falla durante la duración que se desee. Por lo
tanto, puede ser posible proporcionar una acción de memoria para las funciones de cierre
también, cuando la tensión de pre-falla puede no existir durante varios segundos antes de la
acción de volver a cerrar. De

Por supuesto, no se pueden usar funciones de voltaje de memoria durante periodos de tiempo
muy largos, ya que el ángulo de fase de la tensión de memoria puede no ser válido debido a
pequeñas desviaciones y desviaciones en la frecuencia del sistema de potencia.

5.7 Relés polifásicos

Los relés de distancia discutidos hasta el momento han sido esencialmente dispositivos
monofásicos, es decir, cada falla resultará en el funcionamiento de uno o más relés dependiendo
de las entradas de tensión y corriente utilizadas para energizar el relé. Parecería que un relé
polifásico sería más apropiado que una colección de relés monofásicos para proteger un sistema
trifásico. Relés polifásicos electromecánicos han sido descritos en la literatura [8], y han estado en
uso en sistemas de tres fases durante muchos años. También se han desarrollado relés polifásicos
basados en computador [9]. Los relés polifásicos electromecánicos utilizan todas las tensiones y
corrientes trifásicas para desarrollar un par que cambia de dirección en el punto de equilibrio
(límite de zona) del relé. Debe elegirse una combinación adecuada de tensiones y corrientes, de
modo que esta inversión de par se produzca para todos los tipos de fallas que puedan producirse
en un sistema trifásico. La referencia citada anteriormente describe el funcionamiento de un relé
electromecánico polifásico con mayor detalle. Una ventaja de un relé polifásico es que para la
mayoría de las fallas de voltaje cero, al menos algunas de las tensiones no son cero y una
direccionalidad correcta es
Mantenido por el relé.

Por supuesto, para un fallo trifásico de voltaje cero, todavía es necesario incluir una acción de
memoria o una función de sobrecorriente no direccional como se ha descrito en la sección
anterior. Normalmente, se necesitan dos relés polifásicos para protegerse contra fallas de fase y
de tierra. En el caso de los relés polifásicos basados en ordenador [9], es posible utilizar una
ecuación de rendimiento único para cubrir todos los tipos de fallos.

5.7.1 Embalaje de fase versus fase

Hemos examinado los elementos individuales de un esquema de protección de relé de distancia


trifásica sin tener en cuenta la forma en que cada uno de los elementos se combina en uno o más
casos de relé. Aunque el embalaje no tiene ningún efecto sobre la protección de la línea per se, sí
tiene un impacto en el costo de la instalación y la complejidad asociada con la prueba y el
mantenimiento de los relés. Un paquete completo de protección de fase consta de un elemento
para cada par de fases, es decir, las fases a-b, b-c y c-a, y elementos separados para las zonas 1, 2 y
3, más los temporizadores e interfaces requeridos Al equipo de comunicación. Los temporizadores
y el equipo de comunicación se montan por separado, cada uno en su propia caja de relé, muy a
menudo en paneles o gabinetes separados. Las conexiones de fase y de zona se pueden combinar
de diversas maneras. Todas las zonas para un par de fases dado se pueden montar en un caso de
relé, denominado "zona empaquetada" o todos los pares de fases para una zona dada se pueden
montar en un caso y se denominan "empaquetado en fase". Las ventajas y desventajas de los dos
esquemas se refieren a la práctica común de probar y calibrar relés sin tomar la línea asociada
fuera de servicio. Esto significa que durante la prueba se debe dejar una protección adecuada en
servicio. Con el empaquetamiento de fase, se eliminan todas las zonas del par de fases que se
están probando, es decir, la zona instantánea 1 y las zonas de reserva 2 y 3. Las restantes fases, y
sus zonas, permanecen en servicio. Con el empaquetado de zona, cada una de las zonas se
elimina, una por vez, por ejemplo, la zona 1 de todos los pares de fases está fuera de servicio,
luego la zona 2 y luego la zona 3. A menos que el número de zonas no sea igual 3, no hay
diferencia en el número de casos de relé entre los dos esquemas de empaquetado, pero la
disposición de panel puede diferir y, en asociación con los interruptores de control y las
instalaciones de prueba, el cableado será diferente. La protección de tierra siempre es provista por
relés independientes (ya sea de distancia a tierra o de sobrecorriente direccional), y se montan por
separado para que estén en servicio cuando se pruebe cualquiera de los relés de fase y todos los
relés de fase estén en servicio cuando el relé de tierra Se prueba. Además, las instalaciones de
prueba generalmente tienen provisión para restaurar algunos de los elementos internos de la caja
de relé para el servicio mientras se eliminan otros elementos. La elección entre los dos esquemas
de envasado no está clara, pero por lo general depende de las prácticas anteriores y las
preferencias personales de la ingeniería de la utilidad y el personal de pruebas.

La discusión anterior se refiere al empaque de relés electromecánicos. No es un problema con


relés de estado sólido o digitales. Los relés de estado sólido tienen varias funciones de protección
en la misma tarjeta o están conectados al mismo plano posterior dentro de un caso común. Las
instalaciones de prueba normalmente permiten que cada elemento sea probado o calibrado por
separado sin quitar las otras funciones del servicio. Los relés digitales, por supuesto, son probados
y calibrados a través del algoritmo, y el empaquetado no es un problema.

5.8 Relés para líneas multiterminales

Ocasionalmente, las líneas de transmisión pueden ser derivadas para proporcionar conexiones
intermedias a cargas o para reforzar la red de tensión inferior subyacente a través de un
transformador. Tal configuración se conoce como una línea multiterminal, y se construye a
menudo como una medida temporal, barata para consolidar el sistema de energía. Aunque la
configuración del sistema de potencia resultante es barata, plantea algunos problemas especiales
para el ingeniero de protección.

Cuando las líneas multiterminales tienen fuentes de generación detrás de los puntos de
derivación, o si hay transformadores de potencia wye-delta neutro conectados a tierra en más de
dos terminales, el diseño del sistema de protección requiere un estudio cuidadoso. Consideremos
la transmisión de tres terminales

Línea mostrada en la Figura 5.17. Para una falla en F, hay una contribución a la corriente de falla
de cada uno de los tres terminales. Considere la corriente de relé y la tensión en el relé R1. (Para
simplificar, asumiremos que se trata de un sistema monofásico, aunque debe entenderse que
estamos interesados en sistemas trifásicos, y debemos considerar las evaluaciones de distancia
reales para cada tipo de falla. De la protección de línea multiterminal no es diferente de las
consideraciones habituales de fallas en un sistema trifásico.) La tensión en el bus 1 está
relacionada con la corriente en el bus 1 mediante la ecuación
La corriente I2, la contribución al fallo del grifo, se conoce como corriente de entrada cuando está
aproximadamente en fase con I1 y como salida cuando su fase es opuesta a la de I1. Por supuesto,
también son posibles relaciones de fase completamente arbitrarias, pero en la mayoría de los
casos la relación de fase es tal que la corriente I2 es una corriente de entrada. La ecuación 5.19
muestra que la impedancia aparente vista por el relé R1 es diferente de la impedancia real al fallo:
(Z1 + Zf). Cuando la corriente de derivación es una entrada, la impedancia aparente es mayor que
el valor correcto. Por lo tanto, si fijamos el ajuste de zona 1 del relé R1 en aproximadamente el
85% de las longitudes de línea 1-2, muchos de los fallos dentro de la zona de protección
aparecerán fuera de la zona y el relé no funcionará. Debemos aceptar esta condición, ya que,
cuando el grifo está fuera de servicio, se restablece el funcionamiento correcto del relé. Sería
inseguro ajustar la zona 1 del relé a un valor alto, para que las impedancias aparentes para todos
los fallos dentro del punto del 85% se encuentren dentro del ajuste de la zona. Para, con tal ajuste,
si la fuente del grifo fuera de servicio por alguna razón, las averías más allá del punto del 85%
causarán la operación de la zona 1.

Por otra parte, las zonas 2 y 3 del relé R1 deben alcanzar más allá de los buses 2 y 3,

Respectivamente, bajo todas las configuraciones posibles del grifo. Por lo tanto, para estos ajustes
de zona (de superación), debemos establecer las zonas con todas las entradas en servicio.
Entonces, si algunas de las entradas Deben estar fuera de servicio, la impedancia vista por el relé
será menor, y estará definitivamente dentro de las zonas correspondientes. Podemos resumir
sencillamente el principio de protección de una línea multiterminal de la siguiente manera: se
establecen zonas de poca profundidad con las entradas eliminadas de consideración y se
establecen zonas de sobrecarga con las entradas restauradas. Estas ideas se ilustran en el
siguiente ejemplo.

Ejemplo 5.6

Considere el sistema mostrado en la Figura 5.18. Podemos asumir que las magnitudes relativas de
I1, I2 e I3 permanecen sin cambios para cualquier falla en el sistema entre los buses A a G. Esto es
claramente una aproximación, y en un estudio real, debemos usar cálculos de cortocircuito
apropiados para cada uno de Las fallas. Tenemos que configurar las tres zonas del relé Rb. Se
supone (como determinado por el estudio de cortocircuito) que I2 / I1 = 0.5.
5.9 Protección de líneas paralelas

Las líneas de transmisión que están en la misma torre, o paralelas a lo largo del mismo derecho de
vía, presentan problemas únicos a los relés de línea asociados. La dificultad se deriva del hecho de
que las líneas están mutuamente acopladas en sus circuitos de secuencia cero. La pequeña
cantidad de acoplamientos mutuos negativos y de secuencias positivas puede usualmente ser
despreciada. El acoplamiento de secuencia cero causa un error en la impedancia aparente
calculado por la ecuación 5.14.

Considere la falla en F en una de las dos líneas mutuamente acopladas como se muestra en la
Figura 5.19.
Para un fallo de fase a tierra, las tensiones de componente simétricas en la posición de relé R1
están dadas por (Ecuaciones 5.10-5.14)

Donde I01 e I02 son las corrientes de secuencia cero en las líneas 1 y 2, respectivamente, y Z0mf
es la impedancia mutua de secuencia cero en la parte averiada de la línea de transmisión. Como
antes, el voltaje de la fase a en el punto de falla se puede establecer igual a cero:

Y finalmente, en términos de esta corriente de fase compensada modificada, la impedancia al


punto de falla viene dada por

Debe tenerse en cuenta que la corriente de un circuito paralelo debe ponerse a disposición del
relé para que funcione correctamente para un fallo a tierra. Esto puede lograrse si las líneas
mutuamente acopladas están conectadas al mismo bus en la subestación. Si las dos líneas
terminan en diferentes buses, esto no sería posible, y en ese caso se debe aceptar el error en el
funcionamiento de la función de distancia a tierra.

Ejemplo 5.7

Deje que el sistema mostrado en la Figura 5.19 represente dos líneas de transmisión mutuamente
acopladas, con datos de impedancia como se muestra en la figura. Las impedancias de secuencia
cero se indican entre paréntesis y la impedancia mutua en los circuitos de secuencia cero de las
dos líneas de transmisión es (3 + j 30)?. El resto de los datos del sistema son similares a los del
Ejemplo 5.4. Para una falla fase-a-tierra en F, la impedancia de la línea de transmisión se divide por
2 debido al circuito paralelo de igual impedancia. Por lo tanto, la impedancia de secuencia positiva
y negativa debida a las líneas de transmisión en el circuito de fallo es (2 + j 20) ?, mientras que la
impedancia de secuencia cero es de 0,5 × (9 + j 90 + 3 + j 30) = ( 6 + j60). Los componentes
simétricos de la corriente de falla están dados por
Además del efecto del acoplamiento mutuo en el rendimiento del relé de distancia a tierra,
algunas otras operaciones de relé también pueden verse afectadas en el caso de líneas de
transmisión paralelas.

Considere los dos ejemplos que se dan a continuación.

5.9.1 Funcionamiento de relé de tierra direccional incorrecto

Considere el sistema mostrado en la Figura 5.20. Un fallo a tierra en la línea 2 induce una corriente
de secuencia cero I01 en la línea 1. Esta corriente, a su vez, circula a través de los neutros
conectados a tierra en los dos extremos de la línea de transmisión. La corriente en la terminal A de
esta línea está fuera de la línea y en el bus. Sin embargo, si se utiliza la corriente de neutro del
transformador para la polarización del relé de tierra direccional, las corrientes de funcionamiento
y de polarización estarán en la misma dirección. Esta condición es idéntica a la correspondiente a
un fallo en la línea. De manera similar, la condición en el extremo B de la línea, con la corriente en
el neutro del transformador y la corriente de la línea una vez más en fase entre sí, es indistinguible
de la que es debido a un fallo interno. Los relés direccionales de tierra en ambos extremos pueden
ser engañados para ver esta condición como un fallo interno. La misma tendencia operativa falsa
existiría si se usara polarización potencial. En otras palabras, la fase de la cantidad de polarización
no es independiente de la dirección del flujo de corriente, como ocurre cuando se produce un
cortocircuito [6].

5.9.2 Funcionamiento incorrecto del relé de distancia de fase Este problema se encuentra cuando
se utilizan relés de fase y de distancia a tierra para proteger líneas de transmisión paralelas que
están conectadas a buses comunes en ambos extremos [11]. Consideremos el caso de una falla
simultánea entre la fase a y la tierra en la línea 1, y entre la fase b y la tierra en la línea 2, como se
muestra en la figura 5.21. Esto se conoce como un fallo entre países, y es generalmente causado
por el arco de falla desde el primer fallo a tierra que se expande con el tiempo, e involucra a la
otra línea de transmisión en el fallo. Este fallo produce contribuciones de corriente de falla en
ambas fases a y b de ambos circuitos, y puede detectarse como una falla de fase a-b-g en ambas
líneas.
Un fallo multifásico causará un disparo trifásico de ambos circuitos. Este problema es
particularmente grave cuando se utilizan disparos monofásicos y reenganche. En este caso, la
operación correcta y deseable sería, por supuesto, un disparo monofásico en cada uno de los
circuitos, manteniendo una unión trifásica entre los dos extremos de las líneas, aunque las
impedancias estarían desequilibradas. La referencia [11] examina los cálculos implicados y
propone una solución que implica un relé digital que utiliza corrientes y tensiones de las seis fases.
En el capítulo 1 se analizó el disparo y la reenganche de una sola fase. La posibilidad de fallo de los
relés de distancia para tales fallos ha sido bien reconocida en Europa, donde son comunes las
torres de doble circuito y las de disparo monofásico.

5.10 Efecto de los dispositivos de compensación de la línea de transmisión

Hemos asumido, hasta ahora, que el sistema de transmisión es relativamente sencillo, y que los
relés de sobreintensidad, de distancia o direccionales pueden aplicarse de manera directa para
proporcionar una protección fiable. Hay elementos de transmisión primaria, sin embargo, que
alteran esta disposición. En particular, los condensadores en serie que se instalan para aumentar
los márgenes de carga o de estabilidad, o los reactores en serie que se utilizan para limitar las
corrientes de cortocircuito, pueden afectar significativamente la protección de la línea de
transmisión. Nuestra preocupación aquí no es la protección de los dispositivos mismos: que será el
tema de los capítulos posteriores. Nuestra preocupación aquí es cómo estos dispositivos afectan a
la protección de línea de transmisión en sí.
5.10.1 Condensadores de la serie

Un condensador en serie puede alterar la premisa básica sobre la cual se fundan los principios de
la distancia y la retransmisión direccional. Por lo tanto, normalmente suponemos que las
corrientes de fallo invierten su dirección sólo para fallas en dos lados de un relé y que la relación
de voltaje a corriente en una ubicación de relé es una medida de la distancia a un fallo. Un
condensador en serie introduce una discontinuidad en el componente reactivo de la impedancia
aparente a medida que el fallo es movido desde el relé hacia, y más allá, al condensador (Figura
5.22). Dependiendo del tamaño y ubicación del condensador, los ajustes del relé de distancia
pueden o no ser posibles. Considere una

Falla en F1 en la figura 5.22. La corriente de falla ahora conduce el voltaje, y es indistinguible de las
condiciones que resultan de un fallo en la dirección inversa. A medida que el fallo se desplaza
hacia F2, que está en el límite de la zona 1, la impedancia aparente sigue la trayectoria mostrada
en el diagrama R-X. En esta situación, el relé de distancia en Rac no funcionará para F1. Debe
tenerse en cuenta que la mayoría de los condensadores de serie están equipados con dispositivos
de protección a través de sus terminales, tales como separadores de protección, supresores de
sobretensión o disyuntores. El efecto de estos dispositivos de protección es el cortocircuito, o
bypass, los condensadores en presencia de fallas.

De este modo, los relés de distancia pueden hacerse lo suficientemente lentos para que los
condensadores sean retirados por primera vez de servicio por los dispositivos de protección y se
restaure el correcto funcionamiento de los relés de distancia. Un esquema alternativo para
proteger las líneas de transmisión con condensadores en serie es utilizar la retransmisión de
comparación de fase, que se tratará en el Capítulo 6.

5.10.2 Reactores en serie


Los reactores serie introducen impedancia en la línea, pero como el ángulo del reactor es casi 90 °,
al igual que la línea de transmisión, hay muy poca discontinuidad en el diagrama R-X. Esto se
ilustra en la Figura 5.23. Si el reactor se puede conectar o desconectar, la impedancia de la línea
cambiará y se debe tener en cuenta cambiando los ajustes de la zona de relé.

Los reactores en serie también afectarán a los ajustes de los relés de sobrecorriente, ya que las
corrientes de cortocircuito son afectadas por el reactor en serie. Sin embargo, como los reactores
en serie son usualmente requeridos para alcanzar niveles de corriente de cortocircuito seguros,
rara vez se ponen fuera de servicio sin tomar la línea fuera de servicio también. En consecuencia,
se puede considerar que el reactor está presente, y los relés de línea se ajustan en consecuencia.
Sin embargo, en el caso improbable de que el reactor se retire del servicio, la impedancia de la
línea se reducirá. Suponiendo que no hay cambios en el ajuste del relé, el relé verá ahora más allá
de su zona de protección original, es decir, ahora superará su zona de protección deseada. Por
ejemplo, si el reactor mostrado en la figura 5.23 tiene una impedancia de Zab = 10 \ Y la sección de
línea BC tiene una impedancia de j40 (ignorando la resistencia), la zona 1 en ambos extremos se
establecería en 0,85 × (40 + 10) = 42,5. Si el reactor se retira del servicio, la impedancia de la línea
sería de 40 Ohm. Con los relés configurados para 42,5 Ohmios, verían fallas más allá de la zona de
protección original. Esto puede ser aceptable si la extensión de la zona 1 no se extiende a la
siguiente sección de línea.

5.10.3 Dispositivos de derivación


Condensadores de derivación y reactores se instalan por razones completamente diferentes, e
incluso si están atados a la propia línea por lo general no tienen un impacto significativo en los
relés de línea de transmisión.

Existe una corriente de carga en estado estacionario asociada a los dispositivos de derivación, que
es vista por los relés de línea, pero los márgenes utilizados para diferenciar entre la carga y las
corrientes de cortocircuito suelen ser suficientes para evitar cualquier problema. Si existe un
problema, no es demasiado difícil conectar los TC de los dispositivos de derivación, de modo que
la corriente de carga se elimina de la medición del relé de línea (Figura 5.24).

5.11 Capacidad de carga de los relés

Recuerde la discusión en la Sección 5.3 de la impedancia aparente vista por un relé cuando la
carga en la línea cambia. A medida que aumenta la carga en una línea de transmisión, el locus de
impedancia aparente se aproxima al origen del diagrama R-X. Para algún valor de carga de línea, la
impedancia aparente se cruzará en una zona de protección de un relé, y el relé disparará. El valor
de la carga MVA en la que el relé está al borde de la operación se conoce como límite de carga del
relé. Considere las características de un relé de impedancia direccional, y un relé mho, con un
ajuste de zona de ohmios secundarios Zr como se muestra en la figura 5.25.

Si se supone que el ángulo del factor de potencia de carga es φ y se supone que el ángulo de par
máximo es θ, el valor de la impedancia aparente a la que se alcanzará el límite de carga es Zr para
el relé de impedancia direccional y Zr cos (θ + Φ) para el relé mho (tenga en cuenta que un ángulo
del factor de potencia retardado se considera negativo). Si el voltaje primario de la línea es E
kilovoltios (fase a neutro), y las relaciones VT y CT son nv y ni, respectivamente, el límite de
loadability para el relé de distancia direccional es (en MVA)
Está claro que la capacidad de carga de un relé mho es significativamente mayor que la de un relé
de impedancia direccional. La capacidad de carga de un relé puede aumentarse adicionalmente
usando una característica de ocho (mho offset), o una característica cuadrilateral, como se
muestra en la Figura 5.25. Esta última característica es alcanzable con relés de estado sólido o
basados en computadoras.

Con el uso creciente de relés informáticos, la aplicación de relés con configuración de tipo mho ha
cambiado drásticamente. El número posible de zonas ha aumentado a cuatro o cinco zonas con la
característica circular aumentada que, a su vez, aumenta la susceptibilidad de los relevos a la
invasión de la carga. Esto, a su vez, ha producido soluciones dirigidas por los diferentes fabricantes
de relés.

Ejemplo 5.8

Consideraremos la capacidad de carga del ajuste de la zona 1 del relé del ejemplo 5.2. (Esto
ilustrará el principio de verificación de la capacidad de carga, aunque hay que darse cuenta de que
la capacidad de carga crítica, que proporciona el límite más pequeño, es la asociada con la tercera
zona.) Las relaciones CT VT para el relé se determinaron que eran ni = 100 y Nv = 288,6. El ajuste
de la zona 1 es 1.17 + j 8.84 = 8.917∠82.46◦. A partir de la ecuación 5.25, la capacidad de carga de
un relé de impedancia viene dada por (la tensión de fase a neutro es de 20 kV)

En el caso de un relé mho, debemos calcular la capacidad de carga a un factor de potencia


específico. Supongamos un factor de potencia de 0.8. Esto corresponde a φ = -36,870. El ángulo de
la impedancia de línea es 82.46◦. Así, (θ + φ) = (82.46◦ - 36.87◦) = 45.59◦. Usando la ecuación 5.26,
la capacidad de carga de un relé mho para una carga de retraso de 0.8 pf es

Por supuesto, se debe comprobar la capacidad de carga de todas las zonas, pero la capacidad de
carga de la zona 3, que es la más pequeña, será usualmente el criterio decisivo.

5.12 Resumen

En este capítulo, hemos examinado la protección de una línea de transmisión


Relés de distancia. Los relés de distancia, tanto monofásicos como polifásicos, se utilizan cuando
los cambios en la configuración del sistema o el patrón de generación proporcionan una variación
demasiado amplia en la corriente de falla para permitir ajustes fiables utilizando sólo la corriente
como factor determinante. Los relés de distancia son relativamente insensibles a estos efectos.
Hemos revisado una serie de características que están disponibles dependiendo de la protección
requerida. También hemos discutido varios problemas comunes asociados con la protección de
línea no-piloto, incluyendo el problema de carga excesiva o inusual, protección de líneas
multiterminales, líneas de transmisión paralelas y líneas con compensación de serie o de
derivación.