Вы находитесь на странице: 1из 4

Reporte de lectura de Aparatos ideológicos de Estado por Louis Althusser

Magaña Ballesteros Diego

 Acerca de la reproducción de las condiciones de producción.


La producción tiene lugar en cuanto se utilizan «fuerzas de producción»
disponiéndolas de formas específicas a través de determinadas «relaciones de
producción» que determinan la posición y ocupación de cada uno de los elementos
que componen las fuerzas de producción.
 Reproducción de los medios de producción.
La primera condición que debe cumplirse para la reproducción de los medios de
producción es el aseguramiento de las condiciones materiales necesarias para el
proceso. Es necesario tener planes de reposición de los recursos gastados de modo
que no se agoten y ello no pueda detener el proceso de producción.
 Reproducción de la fuerza de trabajo.
El salario es la forma de asegurar la reproducción de la fuerza de trabajo, que
mediante el mismo logrará subsistir y seguir entregando su fuerza productiva al
proceso por el cual se le retribuye económicamente.
Por otro lado es necesaria una reproducción de la sumisión a las reglas de
producción. Es en ese momento que entran en escena las instancias institucionales
como la escuela, que se encargan de sembrar en los niños la ideología capitalista que
permita perpetuar los procesos de producción a que, generación tras generación, están
siendo predispuestos los hombres de una sociedad.
 Infraestructura y superestructura.
Según Marx, toda sociedad está conformada por instancias y niveles que subyace a
todas las relaciones humanas dentro de dicha sociedad, sin que ella logre dar cuenta
de tal condición: la economía es el principal determinante de las relaciones sociales
a nivel de infraestructura.
En segundo lugar encontramos las instancias que conforman la
superestructura. Hablamos de instancias consolidadas a nivel institucional y cuya
aceptación por el común de la sociedad es unánime y no se cuestiona. La primera de
dichas instancias es la jurídico-política y la otra es la ideológica, donde la primera se
compone de todos los mecanismos que aplica el estado para la regulación a gran
escala de las formas de relacionarse de los miembros de una sociedad a través de la
vigilancia y el castigo, mientras que la ideológica refiere a las formas de dominio que
son inculcadas de forma cultural, como la moral, la religión, etc.
 El Estado.
El Estado, desde Marx, es considerado como un aparato represivo, que, a su vez,
cuenta con diversos dispositivos y herramientas para ejercer dicha represión, por lo
que se constituye a través de ellas.
 De la teoría descriptiva a la teoría a secas.
La concepción marxista del Estado se presenta como una «teoría descriptica», lo que
quiere decir que se compone a través de una contradicción que, sin embargo, debe ser
asumida como una parte esencial de la conformación de la teoría aunque, a la vez,
transitoria, lo que significa que debe ser superada.
 Lo esencial de la teoría marxista del estado.
El estado sólo tiene vigencia mientras es «poder de Estado». Asimismo, toda lucha
de clases se hace en referencia al Estado. Debemos también ser capaces de distinguir
entre el poder de Estado y el aparato de Estado, dado que el segundo logra funcionar
retrotrayéndose luego de una crisis del poder de Estado y desplegándose nuevamente
en cuanto tenga la posibilidad adecuándose a las nuevas condiciones que una
revolución puede generar.
 ¿Qué son los aparatos ideológicos del Estado (AIE)?
Se denominan como aparatos ideológicos del estado las herramientas que se operan
con el fin de que el Estado cuente con una capacidad de presencia simultánea en cada
ámbito de la vida humana. Dichos aparatos se presentan como instituciones
especializadas, avaladas y reconocidas por la misma sociedad, entre los cuales se
cuentan: la religión, la escuela, la familia, el ámbito jurídico, el político, el sindical y
el informativo.
 Sobre la reproducción de las condiciones de producción.
Las condiciones materiales e ideológicas se han presentado como las instancias
necesarias para la reproducción de las condiciones de producción, sin embargo, esas
consideraciones se cuentan aún entre las del ámbito descriptivo, por lo que es
necesario decir ahora que las condiciones de producción se pueden reproducir
mediante el ejercicio del poder.
El ejercicio del poder por parte del Estado se resume en tres aspectos:
1. Todos los aparatos mediante los cuales el Estado se constituye son de índole
represiva.
2. Los aparatos constituyen una unidad dinámica y panorámica de acción
simultánea y coordinada, regida bajo la ley de Estado capitalista.
3. La ideología garantiza la unidad de los aparatos represivos del Estado, así
como su correcto funcionamiento y entrelazamiento.
Los aparatos represivos del Estado tienen la tarea de asegurar las
condiciones políticas e ideológicas para la perpetuación de las condiciones de
producción. Se trata siempre de un movimiento violento, tanto física como
ideológicamente hablando, dado que siempre existe una imposición de caracteres
específicos de índole cultural y moral que se han de difundir tanto desde el Estado
hacia el pueblo como del pueblo al mismo pueblo.
Existe un aparato de represión del Estado que no ha sido atendido de la
manera correcta a lo largo de la historia del tratamiento teórico y práctico del
capitalismo, y se trata del Sistema de Educación Escolarizado o Escuela. La tesis
es que la escuela no sólo constituye uno entre otros varios aparatos de represión
de igual o mayor importancia, sino que el capitalismo ha sabido convertir a la
escuela en el núcleo de todo su aparato operativo, y esto es entendible desde que
consideramos que es más fácil y, en apariencia, menos violento, inculcar las
condiciones ideológicas y políticas en el pueblo desde la propia infancia.
 Acerca de la ideología.
A partir de los años 50, el concepto ideología comienza a tener el sentido que hoy le
atribuimos, enteramente marxista, como el conjunto de ideas que dominan a un
individuo o a un determinado grupo social y que han sido impuestas de forma exterior
y en forma violenta.
 La ideología no tiene historia.
Es necesario, ahora bien, que formulemos una «teoría general de la ideología», que
se presente como base para las «teorías de las ideologías», lo cual representa una
paradoja que se puede presentar bajo la proposición la ideología no tiene historia.
Esta es, además una tesis de carácter negativo toda vez que:
1. La ideología se presenta como un mero sueño, una ilusión, una proposición
vacía de contenido.
2. Lo que significa que no sea posible rastrear una historia de las distintas
ideologías que ha introducido el Estado y las formas en que han operado en
una sociedad, sino que la ideología no tiene una historia propia en tanto que
no tiene un contenido propio.
 La ideología interpela a los individuos como sujetos.
La ideología, ahora bien, opera de manera individual, esto es, existe en el individuo
y por el individuo; la ideología sólo cumple su función en tanto que ha sido insertada
dentro de la forma de pensar de cada hombre en el terreno delo individual y en tanto
que éste la toma por una posición verdadera sin criticarla.
El siguiente momento de la operación ideológica dentro de los individuos se
presenta de manera más radical, puesto que tenemos que considerar que la ideología
conforma al individuo, al sujeto, en tanto tal. Esto significa que las condiciones que
impone la violencia ideológica son las condiciones a través de las cuales acepta la
sociedad que se han de configurar los individuos.