Вы находитесь на странице: 1из 4

Exactitud y precisión

La exactitud indica qué tan cerca se encuentra del resultado correcto. Mientras que, la precisión es que tan
consistentemente se obtiene el resultado con el mismo método.

Por lo tanto, la diferencia entre la precisión y la exactitud es crucial en muchos empeños científicos.

Como se inventó el metro


A lo largo de toda la historia se llevaron a cabo intentos de unificación de las distintas medidas con el
objetivo de simplificar los intercambios, facilitar el comercio y el cobro justo de impuestos. En la Revolución
francesa de 1789, junto a otros desafíos considerados necesarios para los nuevos tiempos, se nombraron
Comisiones de Científicos para uniformar los pesos y medidas, entre ellos está la longitud. La tarea fue ardua
y complicada; se barajó como patrón la longitud del péndulo en un segundo a la latitud de 45°, pero acabaría
descartándose por no ser un modelo completamente objetivo.3 Se acordaría, por fin, medir un arco de
meridiano para establecer, sobre él y por tanto sobre la propia Tierra, el patrón del metro. Los encargados
de dicha medida fueron Jean Baptiste Joseph Delambre y Pierre Méchain, quienes entre 1791 y 1798 y
mediante un sistema de triangulación desde Dunkerque a Barcelona establecieron la medida de dicho arco
de meridiano sobre la que se estableció el metro.

Definición de 1795

Inicialmente esta unidad de longitud fue creada por la Academia de Ciencias de Francia en 1792 y definida
como la diezmillonésima parte de la distancia que separa el polo de la línea del ecuador terrestre, a través
de la superficie terrestre. Si este valor se expresara de manera análoga a como se define la milla náutica, se
correspondería con la longitud de meridiano terrestre que forma un arco de 1/10 de segundo de grado
centesimal.

Nuevo patrón de 1889

El 28 de septiembre de 1889 la Comisión Internacional de Pesos y Medidas adoptó nuevos prototipos para el
metro y, después, para el kilogramo,4 los cuales se materializaron en un metro patrón de platino e iridio
depositados en cofres situados en los subterráneos del pabellón de Breteuil en Sèvres, Oficina de Pesos y
Medidas, en las afueras de París.1

Definición de 1960

La 11.ª Conferencia de Pesos y Medidas adoptó una nueva definición del metro: 1 650 763,73 veces la
longitud de onda en el vacío de la radiación naranja del átomo del criptón 86. La precisión era cincuenta
veces superior a la del patrón de 1889.1 (Equivalencias: una braza = 2,09 m; un palmo = 20,89 cm).
Como se inventó el metro, pulgada y yarda

En tiempos pretéritos, las unidades de medidas se basaban en partes del cuerpo humano, así es como
surgieron medidas como <<pulgada, pie y yarda>>. Lo que ocurría es que no todas las personas tienen una
medida estándar en cualquier parte del cuerpo, por ello se elegía la medida de alguien relevante, como era el
rey.

La pulgada. En el siglo X se estableció como la distancia que había entre el nudillo y el dedo pulgar del rey
Edgardo, es decir, la longitud del pulgar. Esta medida se estableció con un valor equivalente a 2,54 cm.

1 pulgada = 2,54 cm.

El pie. Decretado por Carlomagno como la longitud de su propio pie, más menos 32,26 cm. Sin embargo, el
pie anglosajón se normalizó a una longitud equivalente a 30,48 cm. Su uso principal se empleó para la
medición de alturas.

1 pie = 30,48 cm.

La yarda. Su origen según se cuenta se remonta al rey Enrique I. Quien estableció su medida como la distancia
de su <<nariz>> hasta <<la punta de sus dedos de la mano>>. Su valor equivale a 91,44 cm.

1 yarda = 91,44 cm.

Aunque en la actualidad todavía es usada estas medidas en sectores industriales y específicos, en el Siglo XX
fue reemplazado por el Sistema Internacional de Unidades, ya que se basa en un sistema decimal, mucho
más sencillo de manejar que estas medidas medievales.
Historia del calibrador vernier

El primer instrumento de características similares fue encontrado en un naufragio en la isla de Giglio, cerca de
la costa italiana, datado en el siglo VI a.C. Aunque considerado raro, fue usado por griegos y romanos. Durante
la Dinastía Han (202 a.C. - 220 d.C.), también se utilizó un instrumento similar en China, hecho de bronce,
hallado con una inscripción del día, mes y año en que se realizó.

Se atribuye al cosmógrafo y matemático portugués Pedro Núñez (1492-1577) –que inventó el nonio o nonius–
, el origen del pie de rey. También se ha llamado pie de rey al vernier, porque hay quien atribuye su invento
al geómetra Pedro Vernier (1580-1637), aunque lo que verdaderamente inventó fue la regla de cálculo
vernier, que ha sido confundida con el nonio inventado por Pedro Núñez. En castellano, se utiliza con
frecuencia la voz nonio para definir esa escala.

El calibre moderno con nonio y lectura de milésimas de pulgada, fue inventado por el americano Joseph R.
Brown en 1851. Fue el primer instrumento práctico para efectuar mediciones de precisión que pudo ser
vendido a un precio asequible.

El calibrador vernier es uno de los instrumentos mecánicos para medición lineal de exteriores, medición de
interiores y de profundidades más ampliamente utilizados. Se creé que la escala vernier fue inventado por un
portugués llamado Petrus Nonius. El calibrador vernier actual fue desarrollado después, en 1631 por Pierre
Vernier.

El vernier o nonio que poseen los calibradores actuales permiten realizar fáciles lecturas hasta 0.05 o 0.02 mm
y de 0.001" o 1/128" dependiendo del sistema de graduación a utilizar (métrico o inglés).