Вы находитесь на странице: 1из 215

INTRODUCCIÓN A LA INTERPRETACIÓN DE PERFILES DE POZO ABIERTO

JORGE ARTURO CAMARGO PUERTO ING. GEÓLOGO

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA

PROGRAMA DE INGENIERÍA DE PETRÓLEOS

NEIVA, 2005

TABLA DE CONTENIDO

1.

EVALUACIÓN DE FORMACIONES MEDIANTE PERFILAJE DE POZOS

1.1

INTRODUCCIÓN

1.2

OBJETIVOS DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE FORMACIONES

1.3

IMPORTANCIA DEL PERFILAJE

1.4

TIPOS DE HERRAMIENTAS DE PERFILAJE

1.4.1 Perfiles MWD

1.5 LIMITACIÓN DE LOS PERFILES

1.6 PRESENTACIÓN DE LOS PERFILES

1.6.1 Encabezado

1.6.2 Grillas

1.6.3 Escalas de profundidad

2.

FUNDAMENTOS DE LA INTERPRETACIÓN DE PERFILES

2.1

INTRODUCCIÓN

2.2

PROPIEDADES PETROFÍSICAS DE LOS RESERVORIOS

2.2.1 Porosidad

2.2.2 Permeabilidad

2.2.3 Saturación de agua

2.2.4 Resistividad de formación

2.3 CONDUCTIVIDAD DE MINERALES Y ROCAS

2.4 EFECTO DE LA SALINIDAD Y LA TEMPERATURA SOBRE LA RESISTIVIDAD

2.5 DETERMINACIÓN DE LA RESISTIVIDAD DEL AGUA DE FORMACIÓN

2.6 FACTORES QUE AFECTAN LA RESISTIVIDAD DE FORMACIÓN

2.6.1 Efecto de la porosidad

2.6.2 Efecto de la resistividad del agua de formación

2.6.3 Efecto de la estructura interna de la roca

2.6.4 Efecto del contenido de shale

2.6.5 Efecto de la presencia de hidrocarburo

2.6.6 Efecto de la saturación de agua

2.7

PROPIEDADES DEL LODO

2.7.1

Resistividad del lodo

2.7.2

Perfil de temperatura

2.7.3

Gradiente geotérmico

2.7.4

Invasión del filtrado del lodo

2.7.5

Profundidad de invasión

2.7.6

Factores que afectan la profundidad de invasión

2.7.7

Efecto de la segregación gravitacional

2.8

INVASIÓN Y PERFILES DE RESISTIVIDAD

2.8.1

Perfil neto de invasión

2.8.2

Perfil de invasión de transición

2.8.3

Perfil de invasión con anulo

2.9.1

Reservorios acuíferos perforados con lodo dulce

2.9.2

Reservorios acuíferos perforados con lodo salado

2.10

PERFILES DE RESISTIVIDAD EN RESERVORIOS PETROLÍFEROS

2.10.1 Reservorios petrolíferos perforados con lodo dulce

2.10.2 Reservorios petrolíferos perforados con lodo salado

3.

POTENCIAL ESPONTÁNEO

3.1

INTRODUCCIÓN

3.2

USOS DEL POTENCIAL ESPONTÁNEO SP

3.3

MEDICIÓN DEL POTENCIAL ESPONTÁNEO SP

3.4

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

3.4.1

Potencial electroquímico (E c )

3.4.2

Potencial electrocinético (E k )

3.5 FACTORES QUE AFECTAN EL SP

3.6 DISTRIBUCIÓN DE LA CORRIENTE DEL SP

3.7 AMPLITUD DE LA DEFLEXIÓN DEL SP

3.7.1 Relación Rmf/Rw

3.7.2 Espesor capa h

3.7.3 Reservorios arcillosos

3.7.4 Reservorios con hidrocarburos

3.7.5 Diámetro del pozo

3.7.6 Profundidad de invasión

3.8 INTERPRETACIÓN DEL PERFIL SP

3.9 INDICADOR DEL VOLUMEN DE SHALE

3.10 AMBIENTE DEPOSICIONAL DEL SP

3.11 CONTROL DE CALIDAD DEL SP

3.12 DETERMINACIÓN DEL Rw A PARTIR DEL SP

4

PERFIL DE RAYOS GAMMA

4.1

INTRODUCCIÓN

4.2

USOS DEL PERFIL DE RAYOS GAMMA

4.3

FUNDAMENTO TEÓRICO

4.4

PROPIEDADES DE LOS RAYOS GAMMA

4.5

INTERACCIONES DE LOS RAYOS GAMMA

4.6

EQUIPO DE MEDICIÓN DE RAYOS GAMMA

4.6.1 Contadores de Centelleo

4.6.2 Constante de Tiempo

4.7 CALIBRACIÓN DE LAS HERRAMIENTAS

4.8 FACTORES QUE AFECTAN EL PERFIL DE RAYOS GAMMA

4.9 INTERPRETACIÓN DEL PERFIL DE RAYOS GAMMA

4.10 ESTIMACIÓN DEL VOLUMEN DE SHALE (V SH )

4.11 LIMITACIÓN DEL PERFIL DE RAYOS GAMMA

4.12 ESPECTROSCOPIA DE RAYOS GAMMA.

5. PERFILES DE RESISTIVIDAD

5.1 INTRODUCCIÓN

5.2 USO DE LOS PERFILES ELÉCTRICOS

5.3 CONCEPTO BÁSICO

5.5

PERFILES ELÉCTRICOS CONVENCIONALES

5.5.1 Sonda Normal

5.5.2 Sonda Lateral o Inversa

5.5.3 Correcciones ambientales a los perfiles

5.5.4 Limitaciones de los perfiles eléctricos convencionales

5.6

PERFILES ELÉCTRICOS DE ENFOCAMIENTO

5.6.1

Lateroperfil 7

5.6.2

Lateroperfil 3

5.6.3

Perfil de Enfoque Esférico

5.6.4

Doble Lateroperfil

5.7 PERFILES DE MICRORESISTIVIDAD

5.7.1 Microperfil

5.7.2 Perfil Microesférico Enfocado

6. PERFILES DE INDUCCIÓN ELECTROMAGNÉTICA

6.1 INTRODUCCIÓN

6.2 USOS

6.3 PRINCIPIO DE FUNCIONAMIENTO

6.4 EQUIPO DE INDUCCIÓN

6.5 VENTAJAS DE LA HERRAMIENTA DE INDUCCIÓN

6.6 FACTOR GEOMÉTRICO

6.7 EFECTO “SKIN”

6.8 EFECTO AMBIENTALES

6.9 EFECTO DE INVASIÓN

6.10 PERFIL DE DOBLE INDUCCIÓN DIL

6.10.1 Ventajas

6.10.2 Limitaciones

6.11 PRESENTACIÓN DE L PERFIL DE INDUCCIÓN

7 PERFIL SÓNICO

7.1INTRODUCCIÓN

7.2USOS DEL PERFIL SONICO

7.3 FUNDAMENTO TEÓRICO

7.4 PROPAGACIÓN DE ONDAS EN UN POZO LLENO CON LODO

7.5 PRINCIPIO DE OPERACIÓN

7.6 SALTO DE CICLO

7.7 DETERMINACIÓN DE POROSIDAD

7.7.1 Ecuación de Wyllie (WTA)

7.7.2 Ecuación de Raymer-Hunt-Gardener (RHG)

7.8

ROCAS CALCÁREAS. POROSIDAD SECUNDARIA

7.9

FACTORES QUE AFECTAN EL PERFIL SONICO

7.9.1

Efecto de baja consolidación

7.9.2

Efecto de la presencia de hidrocarburo

7.9.3

Efecto de la arcillocidad

7.9.4

Efectos ambientales

7.10

CONTROL DE CALIDAD Y CALIBRACIÓN.

7.11

PRESENTACIÓN DEL PERFIL SONICO

7.12.1

Sonico de onda completa

7.12.2

Sonico de espaciamiento largo

7.12.4

Símica de pozo

7.13 CONCLUSIONES SOBRE LA HERRAMIENTA SONICA COMPENSADA

8 PERFIL DE DENSIDAD

8.1 INTRODUCCIÓN.

8.2 USOS

8.3 FUNDAMENTO TEÓRICO

8.4 FUENTES DE RAYOS GAMA

8.5 INTERACCIONES DE LOS RAYOS GAMMA

8.5.1

Producción de par

8.5.2

Efecto Compton de Dispersión

8.5.2

Efecto Fotoeléctrico

8.6 PRINCIPIOS DE OPERACIÓN

8.7 EQUIPO DE MEDICIÓN

8.8 CALIBRACIÓN

8.9 FACTORES QUE AFECTAN LA MEDICIÓN

8.10 DETERMINACIÓN DE LA POROSIDAD

8.11 EFECTO DE LOS HIDROCARBUROS

8.12 EFECTO DEL SHALE

8.13 EFECTO DEL GAS

8.14 PRESENTACIÓN DEL PERFIL DE DENSIDAD

9. PERFIL NEUTRÓNICO

9.1 INTRODUCCIÓN

9.2 USOS DEL PERFIL NEUTRÓNICO

9.3 FUNDAMENTO TEÓRICO

9.4 PRINCIPIOS DE OPERACIÓN

9.5 EQUIPO DE MEDICIÓN

9-6 CALIBRACIÓN DE LA HERRAMIENTA

9.7 EFECTOS AMBIENTALES

9.8 EFECTO DE LA LITOLOGÍA

9.9 EFECTO DE LOS HIDROCARBUROS

9.10 EFECTO DEL SHALE

10 MÉTODOS DE EVALUACIÓN DE FORMACIONES LIMPIAS

10.1 INTRODUCCIÓN

10.2 MÉTODOS RÁPIDOS

10.2.1 Método del Perfil Rxo/Rt

10.2.2 Método del Perfil Ro

10.2.3 Método del Perfil Rwa

10.3 MÉTODOS CONVENCIONALES DE EVALUACIÓN

10.3.1

Método de Archie

10.3.2

Método de la Razón

10.3.3

Índice de Aceite Máximo Producible

10.4

MÉTODOS DE INTERRELACIÓN

10.4.1

Método Hingle

ANEXO 1. RESPUESTA DE LOS MINERALES COMUNES A LAS SONDAS DE PERFILAJE ANEXO 2. TÉRMINOS Y ABREVIATURAS USADAS EN PERFILAJE Referencias bibliográficas

1

EVALUACION DE FORMACIONES MEDIANTE PERFILAJE DE POZOS

1.1 INTRODUCCIÓN

De los diferentes métodos que se utilizan en el proceso de evaluación de formaciones petrolíferas, la evaluación mediante perfilaje de pozos, es el único método que provee un registro continuo versus profundidad, de diferentes las propiedades de las formaciones atravesadas por un pozo.

Cuando termina la perforación de un pozo, se recurre al perfilaje para cumplir con el objetivo de la perforación, cual es verificar la existencia y cuantificar la cantidad de hidrocarburo presente en los poros de las rocas reservorio.

El perfilaje de pozos consiste en bajar una serie de herramientas al fondo del pozo suspendidas de un cable conductor, que las mantiene conectadas a un equipo de cómputo en superficie, el cual procesa la información registrada por los sensores de las herramientas y genera en tiempo real el perfil de las propiedades medidas a lo largo del pozo (Figura 1.1).

Roldana Equipo de superficie Herramienta Figura 1.1 Esquema del perfilaje de un pozo
Roldana
Equipo de
superficie
Herramienta
Figura 1.1 Esquema del perfilaje de un pozo

Las herramientas registran la información desplazándose del fondo del pozo hacia superficie, a velocidades promedio de 0.5 pies/seg. y frecuencias de muestreo que van desde 3 hasta 13 muestras por pie en función del diseño de las herramientas y en función de las propiedades de las formaciones y del parámetro medido.

En la actualidad, mediante el perfilaje de pozos se mide una apreciable cantidad de parámetros físicos relacionados con las propiedades geológicas y petrofísicas de los reservorios, que convierten al perfilaje en el método más útil e importante con que cuentan geólogos, geofísicos e ingenieros de petróleos en la tarea de evaluar formaciones, gracias al desarrollo de herramientas de alta precisión y de métodos confiables de interpretación de perfiles.

La evaluación de formaciones mediante el perfilaje de pozos tiene dos aspectos, uno cualitativo y otro cuantitativo:

La evaluación cualitativa consiste en correlacionar al detalle los niveles estratigráficos de una secuencia sedimentaria, entre pozos de un mismo campo o entre pozos de campos o incluso cuencas diferentes e interpretar la información de los perfiles en términos de ambientes deposicionales y estratigrafía de secuencias. Toda esta información se plasma en mapas de litofacies del subsuelo y en modelos geológicos que sirven para optimizar la localización de nuevos pozos exploratorios y de nuevos pozos de desarrollo.

La evaluación cuantitativa consiste en definir las características físicas de las rocas reservorio, tales como resistividad, porosidad, permeabilidad, saturación de agua y litología. Esta información permite distinguir los reservorios saturados con hidrocarburos, determinar su espesor y estimar las reservas de aceite y/o gas que contienen.

1.2 OBJETIVOS DE LA EVALUACIÓN CUANTITATIVA DE FORMACIONES

La evaluación cuantitativa de formaciones mediante perfiles de pozo abierto tiene dos objetivos básicos: evaluar las reservas de hidrocarburos y pronosticar producción de los pozos.

Para estimar las reservas de hidrocarburos in situ es necesario determinar los siguientes parámetros: porosidad efectiva, volumen total de roca saturada y saturación de agua.

Para pronosticar producción en un pozo, además de la porosidad efectiva φ e y de la

saturación de agua S w es necesario estimar el índice de movilidad de los hidrocarburos IM, dividiendo la saturación de agua de la zona virgen Sw por la saturación de agua de la zona lavada Sxo. Cuando el IM es igual a 1 significa que no hubo invasión del filtrado y en consecuencia, los hidrocarburos no son móviles y por tanto no habrá producción.

IM =

Sw

Sxo

Ec. 1.1

Se considera que los hidrocarburos tienen buena movilidad cuando el índice de movilidad IM < 0,6 - 0.7.

1-2

1.3 IMPORTANCIA DEL PERFILAJE

La importancia de los perfiles de pozo abierto radica en que la información que se obtiene de su analisis e interpretación, responde a muchas preguntas que se plantean especialistas de diferentes disciplinas que participan en la prospección y desarrollo de los yacimientos de petróleo y gas.

Tabla 1.1 Algunas preguntas a responder por diferentes especialistas

ESPECIALISTA

TEMAS DE INTERES

 

Profundidad de los topes de las formaciones

Geofísico / Geólogo

Topes de las rocas reservorio

Tipo y volumen de hidrocarburo en la trampa

 

Comercialidad de las reservas

 

Espesor de la zona productora

Ingeniero de Yacimientos

Homogeneidad de la zona productora

Porosidad y permeabilidad de la zona productora

 

Volumen del hueco a cementar

Ingeniero de Perforación

Estabilidad de las paredes del pozo

Sitio para iniciar desviación

 

Sitios para sentar empaques de pruebas

 

Profundidad de la zona a completar

Rata de producción esperada

Ingeniero de Producción

Tipo de fluidos a producir

Volumen de agua a producir

Aislamiento hidráulico de la zona de producción

En la evaluación de formaciones la información geológica superficial debe ser complementada con la información del subsuelo, mediante el estudio de las muestras de núcleos se sección completa y de pared y de los ripios o cortes de perforación.

La perforación con recobro de núcleos o corazones de roca de sección completa, permite evaluar en el laboratorio las propiedades petrofísicas de las rocas reservorios tales como porosidad, permeabilidad y saturación de fluidos, pero debido al alto costo de este procedimiento, solo se obtienen núcleos de sección completa en raras ocasiones, principalmente durante la perforación de pozos exploratorios, cuando las propiedades petrofísicas de las rocas reservorio no son aún bien conocidas.

La obtención de núcleos de pared que es un sistema alternativo de muestreo, menos costoso que el sistema anterior, no lo sustituye porque aunque proporciona los mismos parámetros petrofísicos que los núcleos de sección completa, tiene la desventaja que se su información es puntual y discontinua.

Los ripios son de lejos la principal fuente de información litológica del subsuelo, pero debido a que llegan mezclados e incompletos a superficie, no es posible reconstruir con exactitud la columna estratigráfica de un pozo, en términos de la composición litológica y profundidad de los topes de las diferentes unidades.

1-3

En contraste con lo anterior, los perfiles de pozo abierto determinan con precisión topes y bases y registran de forma continua a lo largo del pozo valores aproximados de diferentes parámetros petrofísicos.

Desde 1927, cuando los hermanos Marcelo y Conrad Schlumberger registraron en Pechelbronn (Francia) los primeros perfiles eléctricos, el perfilaje se convirtió en una técnica de uso generalizado en la industria del petróleo de todo el mundo.

1.4 TIPOS DE HERRAMIENTAS DE PERFILAJE

Treinta años atrás un arreglo completo de perfilaje para estudiar en detalle un pozo podía consistir a lo sumo de cinco herramientas: resistividad, porosidad de densidad, porosidad neutrónica, porosidad sónica y medidor de buzamientos. En la actualidad, además de las citadas se puede correr las siguientes herramientas; dieléctrica, rayos gama espectral, sónica dipolar, sónica de onda completa, resonancia magnética, sísmica de pozo, imágenes de microresistividad e imágenes de ultrasonido.

La información que se obtiene con las herramientas de perfilaje es muy amplia: desde tipo de fluidos porales, propiedades petrofísicas hasta posición estructural de las capas. En la tabla 1.2 se incluye un listado de algunas herramientas de pozo abierto, con su respectiva abreviatura y tipo de información que proporcionan.

Tabla 1.2 Información que proporcionan algunas de las herramientas de cable

INFORMACIÓN

TIPO DE HERRAMIENTAS

 

SCHLUMBERGER

HALLIBURTON

 

Inducción

 

IES, ISF, DIL, DIT-E

ISF, HRI, DISF

Doble lateroperfil

 

DLL, LL3, LL7, LL8

DLT

Indicación sobre fluidos porales

Microresistividad

 

ML, SFL, MSFL

ML, MSFL

Dieléctrica

 

HFD, LFD EPT, DPT

HFD, LFD

 

Relación carbono/oxigeno

RST

C/0

Resonancia magnética

 

MRIL

NMR

 

Sónica

CSL, LSS, FWS, BHC

BCS, LSS, FWS

Indicación sobre porosidad y litología

Densidad

 

FDC

CDL, SDL

Litodensidad

 

LTD

SDLT

Neutrónica

 

SNP, CNL, DSN, CNS, TDT

DSN, DSNT, CNT-K, DSNT-X

 

Rayos Gamma

 

GR, SGR

GR, CSNG

Indicación sobre posición de las capas

Medidor de buzamiento

 

DIP, HDD, SED

DIP, SED, HDD

Sísmica de pozo

 

VSP

VSP

Toma de muestras de núcleos y de fluidos de formación

Cañón

tomamuestras

de

SWC

SWC

pared

Cañon tomamuestras de pared por rotación

RSTC

RSCT

Probador de formaciones

MTD, RFT

FT, SFT

Imágenes de pared del pozo

Imágenes micro resistivas Imágenes ultrasónicas Imágenes de lodo OBM

FMU

EMIT

UBI

CAST-V

 

OBNI

OMI

1-4

1.4.1

Perfiles MWD

A este grupo pertenecen todos de perfiles adquiridos mediante la nueva técnica de

perfilaje conocida por el acrónimo de MWD. Esta técnica consiste en medir en tiempo real las propiedades petrofísicas de las rocas, simultáneamente con la perforación de un pozo,

utilizando herramientas que van dispuestas en los collares de la sarta de perforación.

En la última década, la técnica MWD se ha desarrollado mucho gracias a la utilización de sofisticados sensores y a la incorporación de tecnologías de guía aeroespacial para aumentar la precisión de los pozos direccionales. Además de controlar el direccionamiento de las perforaciones, las mediciones con herramientas MWD dan indicación respecto a los

fluidos porales y a las propiedades petrofísicas de los reservorios. En la actualidad esta técnica mide un número considerable de parámetros con suficiente precisión, comparable

a la precisión obtenida con herramientas bajadas al pozo con la ayuda de cable.

La tendencia a futuro es adquirir con alta precisión, mediante la técnica MWD, todos los diferentes tipos de perfiles que en la actualidad se registran en hueco abierto con cable, para evitar el efecto de la invasión del filtrado sobre las mediciones de las herramientas y para reducir costos y tiempo de taladro de perforación.

1.5 FORTALEZAS Y LIMITACIONES DE LOS PERFILES

Entre las fortalezas que poseen los perfiles, se destacan las siguientes:

Representan la mayor fuente de información de los yacimientos

Suministran valores aproximados de las propiedades geológicas y petrofísicas del yacimiento

Permiten evaluar cambios laterales y verticales de las propiedades geológicas y petrofísicas de los yacimientos

Presentan mediciones estandarizadas

Aunque el perfilaje de pozos es la herramienta más valiosa en la investigación del subsuelo, no es la única disponible y se debe utilizar conjuntamente con los otros métodos

de evaluación para realizar evaluaciones integrales de formaciones.

Entre las limitaciones de los perfiles, se debe mencionar que las mediciones de las

propiedades petrofísicas que se obtienen con las herramientas de perfilaje son indirectas y aproximadas, porque están afectadas por la invasión del filtrado de lodo y por factores ambientales del entorno que rodean a las herramientas y que influyen en las mediciones. Las mediciones obtenidas dentro del pozo requieren ser corregidas e interpretadas convenientemente, teniendo en cuenta el principio de funcionamiento de las herramientas

y los factores ambientales.

1.6 MEDICIONES REGISTRADAS EN POZO ABIERTO

De acuerdo al principio físico de operación, las herramientas de perfilaje se pueden dividir en dos grupos:

1-5

Herramientas pasivas: son aquellas que miden alguna propiedad de las rocas aledañas a la pared del pozo, que se manifiesta de manera natural, sin introducir en ellas algún tipo de energía. A este grupo pertenecen la herramienta de radioactividad de rayos gamma natural y el dispositivo utilizado para medir potencial espontáneo.

Herramientas activas: son aquellas que introducen algún forma de energía a las rocas aledañas a la pared del pozo y miden algún parámetro relacionado con la respuesta de la roca al estimulo aplicado. A este grupo pertenecen las siguientes herramientas: sónica, eléctrica, de densidad, neutrónica, resonancia magnética, etc.

1.7 CALIBRACIÓN DE LAS HERRAMIENTAS

La calibración de las herramientas garantiza que las mediciones que con ellas se realicen proporcionen resultados confiables. Existen 3 formas de calibraciones:

Calibración en el taller de la compañía de perfilaje

Calibración en campo previa al servicio

Calibración en campo posterior al servicio

Las herramientas neutrónicas y de densidad deben ser calibradas en el taller con la ayuda de un tanque de agua y de un bloque de aluminio respectivamente. Además, ambas herramientas deben ser calibradas en campo con calibradores portátiles y los resultados deben ser muy similares a los obtenidos en las calibraciones del taller.

La herramienta sónica debe ser calibrada en el taller en un tanque de agua y a diferencia de las anteriores herramientas, no resulta practico calibrarla en campo. La herramienta de inducción tampoco se calibra en campo, porque requiere de un ambiente no conductivo, que se consigue en el taller, colocando la herramienta sobre un andamio de madera para alejarla de cualquier objeto metálico. Luego se utiliza un aro de material no conductivo de resistividad conocida y se activa la herramienta para leer la resistividad.

La herramienta de rayos gamma debe ser calibrada en campo mediante el uso de una fuente radioactiva portátil de intensidad conocida (en unidades API) que se coloca a una determinada distancia y se toma la lectura de la herramienta. La lectura debe coincidir con la intensidad de la fuente. Después se retira la fuente lejos del sensor de la herramienta y se mide la radiación rayos gama de fondo.

La forma más efectiva de verificar la calibración de todo el equipo de registro consiste en comparar una sección de 200 pies, denominada sección repetida, con la sección principal del registro.

1.8 CONTROL DE CALIDAD DE LOS PERFILES

El resultado final del analisis de los perfiles será bueno, en la medida que la calidad de la información analizada sea buena. De la anterior consideración se desprende que es muy importante controlar la calidad de los perfiles desde su adquisición.

1-6

COSTOS DE LOS PERFILES

ARREGLOS

Tipo de pozo Tipo de medida Tiempo, localización, procedimientos Otros factores En la actualidad, en promedio, el costo de los perfiles representa entre 5% y el 8% del costo total de un pozo.

1.9 PRESENTACIÓN DE LOS PERFILES

1.9.1

Encabezado

El Instituto Americano del Petróleo ha estandarizado un formato de encabezado aplicable

a todos los perfiles de pozo abierto (API RP 31A). El formato prevé espacio para la

siguiente información: compañía de servicio, identificación del pozo, localización del pozo, referencias de profundidad, fecha de registro, profundidad del pozo, profundidad del revestimiento, diámetro y tipo del revestimiento, diámetro de la broca, intervalo registrado, información del lodo (tipo, propiedades, resistividades), temperatura máxima en el pozo e información sobre otros herramientas corridas en el mismo pozo. (Figura 1.2)

1.9.2

Pistas

Las pistas de los registros se distinguen de izquierda a derecha de la siguiente forma: la pista 1 es la del borde izquierdo del registro, después sigue la pista de profundidad, luego,

a la derecha de la pista de profundidades, siguen las pistas 2 y 3. Eventualmente se grafica la pista 4 que combina a las pistas 2 y 3 en una sola.

La anchura del registro tiene 8 pulgadas distribuidas así: las pistas 1, 2 y 3 tienen de 2,5 pulgadas cada una y la pista de profundidad tiene 0,5 pulgadas.

1-7

Figura 1.2 Información del encabezado de un perfil USIT. 1.9.3 Grillas
Figura 1.2
Información del encabezado de un perfil USIT.
1.9.3
Grillas

Se utilizan tres tipos de grillas para mostrar las escalas de las pistas de los perfiles: grilla lineal, grilla logarítmica y grilla mixta o hibrida (Figura 1.3).

La pista 1 siempre se divide con grilla lineal de 10 de divisiones; las pistas 2 y 3 se dividen con grilla ya sea logarítmica de 4 ciclos o grilla mixta, en cuyo caso la pista 2 se divide en grilla logarítmica y la pista 3 en grilla lineal.

1-8

Figura 1.3 Tipos de grillas usadas en lo s perfiles (Tomado de Schlumberger, 198 1.9.4

Figura 1.3 Tipos de grillas usadas en los perfiles (Tomado de Schlumberger, 198

1.9.4 Escalas de profundidad

Usualmente un mismo perfil de un pozo se presenta en dos escalas de profundidad diferentes, para ser utilizado en estudios de correlación y en estudios de interpretación detallada. En Norte América, en estudios de correlación, lo más común es representar en 1 ó 2 pulgadas de perfil 100 pies de pozo, que corresponde a escalas de 1:1200 y de 1:600 respectivamente. En estudios de detalle, la escala más usada es 5 pulgadas de perfil por cada 100 pies de pozo, que corresponde a escala 1:240.

En la mayoría de los países se usan escalas decimales expresadas en pies o en metros, entre las cuales las más utilizadas son: 1:1000, 1:500, 1:200, 1:40 y 1:20.

1-9

2. FUNDAMENTOS DE LA INTERPRETACIÓN DE PERFILES

2.1 INTRODUCCIÓN

Un pozo en perforación es un sistema dinámico, en el sentido que el lodo de perforación utilizado en la perforación de un pozo, invade las rocas porosas permeables en las inmediaciones de las paredes del hueco y en consecuencia afecta en algún grado las mediciones de todas las herramientas que se bajan al pozo, y a su vez, las propiedades de las rocas interceptadas afectan el movimiento y las propiedades del lodo de perforación dentro del pozo.

2.2 PROPIEDADES PETROFÍSICAS DE LOS RESERVORIOS

Las propiedades petrofísicas que se relacionan directa o indirectamente con las mediciones realizadas con las herramientas de perfilaje son las siguientes:

Porosidad

Permeabilidad

Saturación de agua

Resistividad

2.2.1 Porosidad

La porosidad Φ se define como la capacidad de una roca reservorio de contener fluidos y se expresa mediante la siguiente relación:

φ (%) =

Volumen de poros

Volumen total de

roca

(100)

Ec. 2.1

En las rocas sedimentarias la porosidad depende de la textura de la roca, la cual a su vez, es función de varios factores como forma, orientación, grado de selección y tipo de empaque de los granos. La porosidad es controlada además por el grado de compactación y el tipo de distribución del cemento de la roca.

Desde el punto de vista genético se distinguen dos tipos de porosidad:

Porosidad primaria o singenética constituida por los espacios vacíos que quedan entre los granos durante la depositación de los sedimentos; ejemplo típico es la porosidad intergranular de los reservorios arenosos.

Porosidad secundaria o epigenética formada después de la depositación, como consecuencia de fracturación y disolución calcárea; ejemplo típico es la porosidad vugular de las rocas calcáreas. La fracturación es otro factor que genera porosidad por si mismo o que aumenta la porosidad interganular de las areniscas y vugular de las calizas y dolomías.

Desde el punto de vista de la contribución de la porosidad a la producción de fluidos, en reservorios arenosos con contenido de shale mayor al 10%, es necesario diferenciar la porosidad efectiva de la porosidad total del reservorio:

Porosidad Efectiva φ e : incluye sólo los poros intergranulares comunicados entre sí, que

garantizan permeabilidad y se excluyen los poros del shale, que debido a su tamaño subcapilar, mantienen inmóvil agua connata y no ofrecen permeabilidad alguna.

Porosidad Total φ T : incluye tanto los poros intergranulares de la arenisca como los poros subcapilares del shale.

En términos cualitativos la porosidad en reservorios detríticos se clasifica de la siguiente manera:

Tabla 2.1 Porosidad en reservorios detríticos según Levorsen (1956)

Ф(%)

CLASIFICACION

0 – 5

Despreciable a baja Regular Buena Muy buena Excelente

5 – 10

10

– 15

15

– 20

> 20

La práctica mundial ha demostrado que para que un reservorio arenoso tenga producción comercial, su porosidad debe ser mayor o igual a 9%. No obstante, existen areniscas con producción comercial, por debajo de este límite, debido a que están fracturadas, es decir, que poseen porosidad secundaria adicional a la porosidad primaria. De otro lado, existen reservorios carbonatados con buena producción comercial con porosidad de tan solo 6%.

2.2.2 Permeabilidad

La permeabilidad K es la habilidad de una roca reservorio de permitir el paso de fluidos; la permeabilidad es controlada por la distribución espacial y el tamaño de los poros. En 1965 Henry D’Arcy propuso la siguiente ecuación para estimar la permeabilidad:

K

=

Q μ

A( P/L)

Δ

Donde:

Q= flujo por unidad de tiempo (seg) μ = viscosidad del fluido (centiposie) A= área seccional del medio poroso (cm 2 ) L= longitud del medio poroso (cm) ΔP= presión diferencial (atmósfera)

Ec.2.2

La unidad de la permeabilidad es el Darci (D) que es igual a 1.000 milidarcis (mD). La permeabilidad de las rocas petroliferas varía en un amplio rango, desde unos cuantos milidarcis hasta unos 3-4 darcis.

Cualitativamente la permeabilidad de los reservorios de petróleo y gas se clasifica de la siguiente forma:

Tabla 2.2 Permeabilidad en reservorios de petróleo y gas (Dresser Atlas, 1982)

2 -2

K(mD)

CLASIFICACION

1 – 15 15 – 50 50 – 250 250 – 1.000

Mala a regular Moderada Buena Muy buena Excelente

>1.000

Comúnmente la permeabilidad aumenta con la porosidad, sin embargo, existen rocas poco porosas con alta permeabilidad y viceversa rocas de alta porosidad, como es el caso de las rocas arcillosas, que son impermeables. Algunas rocas reservorio de composición calcárea, poseen alta permeabilidad, hasta 3-4 darcys, debido a que adicional a permeabilidad de la matriz, poseen fracturas naturales o cavernas y canales originados por fenómenos de disolución calcárea.

En un reservorio las fracturas incrementan la porosidad primaria en tan sólo 0.5-1.5%, pero incrementan la permeabilidad al punto que pueden controlar completamente el flujo de fluidos en cercanía de las fracturas; por ejemplo, una fractura de 0.01” de ancho (0.25 mm) controla el 90% del flujo de un pozo a lo largo de la misma.

Se distinguen tres tipos de permeabilidad: permeabilidad absoluta K a , permeabilidad efectiva K e y permeabilidad relativa K r ,

Permeabilidad Absoluta K a : se define como la habilidad de transmitir un fluido cuando la roca está 100% saturada de ese fluido; esta es una propiedad de la roca independiente del fluido que fluye a través de ella.

Permeabilidad Efectiva K e : se define como la habilidad de una roca de transmitir un fluido cuando la roca esta saturada por dos o más fluidos no miscibles como son el agua y el aceite. La permeabilidad efectiva K e siempre es menor que la permeabilidad absoluta K a porque el agua de formación adsorbida a la superficie de los granos reduce el espacio libre de los poros, hecho que dificulta la transmisión del segundo fluido, el aceite.

Permeabilidad Relativa K r : se define como la razón entre la permeabilidad efectiva de un fluido a saturación parcial K e y la permeabilidad absoluta de dicho fluido K a :

Kr =

Kr =

Ke

Ka

Ec. 2.3

Cuando la permeabilidad relativa del agua de un reservorio es cero K rw =0, un pozo produce gas o aceite secos, es decir, hidrocarburos libres de agua; esto equivale a decir que en este caso, la permeabilidad relativa del aceite es igual al ciento por ciento K ro =100%.

En la medida que aumenta la permeabilidad relativa del agua K rw aumenta la cantidad de agua que produce un reservorio y consecuentemente disminuye la producción de aceite K ro . La figura 2.1 ilustra la variación de las permeabilidades relativas K rw y K ro en función de las saturaciones de los fluidos porales, aceite y agua.

2 -3

1.0 1.0 Permeabilidad total A B 0 0 0% 50% 100%
1.0
1.0
Permeabilidad total
A
B
0
0
0%
50%
100%

Saturación de fluido mojante

A B 0 0 0% 50% 100% Saturación de fluido mojante Figura 2.1 Curvas típicas de

Figura 2.1 Curvas típicas de permeabilidades relativas

2.2.3 Saturación de Agua

La saturación de agua S w se define como el porcentaje del volumen poral ocupado por agua.

Sw (%)

=

Volumen

del agua

en los poros

Volumen

total

de los poros

(100 )

Ec 2.4

Cuando solamente hay agua en los poros, es decir cuando S w =100%, sólo existe permeabilidad absoluta del agua K a .

La S w es uno de los parámetros más importantes en la interpretación de registros, porque permite estimar las reservas de hidrocarburo en las rocas reservorio. Un caso especial de saturación de agua es la saturación irreducible S wirr , que no es otra cosa, que el agua adsorbida por la superficie de los granos o mantenida fija en las gargantas capilares, por

2 -4

efecto de la tensión superficial y presión capilar respectivamente. En condición de S wirr el agua poral permanece estática, es decir, la permeabilidad relativa del agua es cero y por tanto un reservorio producirá sólo aceite.

En areniscas, cuando la saturación de agua es igual a 60%, se considera que la saturación de agua ha alcanzado el límite crítico de saturación, es decir, que por encima de este límite, la cantidad de agua que produce un reservorio hace antieconómica la explotación.

En rocas carbonatadas, la saturación de agua igual a 50% es considerada el límite crítico, sin embargo, algunas calizas producen aceite incluso con S w =70% y otras producen agua con tan sólo 30% de saturación de agua.

Cuando una arenisca tiene contenido de shale mayor a 10%, distribuido en forma dispersa entre los granos de la matriz, los cálculos de porosidad y de saturación de agua, deben ser corregidos por contenido de shale.

2.2.4 Resistividad de Formación

La resistividad R es la resistencia que ofrece un material al flujo de la corriente eléctrica, la cual es una propiedad inherente a todos los materiales, independientemente de su forma y tamaño.

En un conductor eléctrico la resistencia r es proporcional a la longitud del mismo e inversamente proporcional a su área seccional porque las líneas de corriente se distribuyen de forma homogénea en toda su sección. (Figura 2.2). La anterior relación se

L ⎡ m expresa matemáticamente así: r = 2 A ⎢ ⎣ m ⎥ ⎤
L ⎡
m
expresa matemáticamente así:
r =
2
A ⎢
m
⎥ ⎤ = Ω ohmios
I
I
i
A
L

Ec. 2.5

Figura 2.2 Distribución de las líneas de corriente en un conductor metálico

Según la Ley de Ohm, el producto de la resistencia por la intensidad de la corriente es igual a la caída de potencial; esto significa que conociendo el voltaje y la corriente se puede calcular la resistencia

r

=

V

[

Voltios

]

[

I Amperios

]

= ohm (Ω)

Ec. 2.6

Debido a que la resistencia de un material depende de las dimensiones del conductor,

como se ilustra en la figura práctica.

tiene poca utilidad en la

2.3,

el concepto de resistencia

2 -5

DC

DC

V I r 1 A
V
I
r 1
A
V I r 2 A
V
I
r 2
A

DC

V I r 3 A
V
I
r 3
A

r

1

r 1 < r 2

r 3 < r 1 y r 3 < r 2

Figura 2.3 Influencia de la longitud y el área seccional de un conductor en la resistencia (el material de las resistencias r 1 , r 2 y r 3 es el mismo)

Con el propósito de eliminar la influencia del tamaño del conductor sobre la resistencia, se utiliza la resistencia específica ó resistividad R, que es la resistencia que ofrece un volumen unitario del conductor. En perfilaje, se mide la resistividad que ofrece un cubo de roca de 1 metro de lado al paso de la corriente, cuando la corriente fluye en dirección perpendicular a una de las caras. Si el cubo de roca tiene un metro de lado, la resistividad es igual a un ohmio.metro (1 Ω.m), si el cubo de roca tiene un pie de lado, entonces la resistividad es igual a un ohmio.pie (1 Ω.pie).

La resistividad R es una propiedad análoga al peso específico, en el sentido, que ambas reflejan una propiedad que es referida por conveniencia a la unidad volumétrica del material.

La resistividad R es una constante para cada material, que se relaciona con la resistencia mediante la siguiente ecuación:

r

=

R ·

L

( m )

 

A

[

·

Ω m

2

]

 

=

A

( m

2

)

R

r

L

[m

]

Ec. 2.7

En perfilaje, la resistividad R es el parámetro que se pretende medir con las herramientas o dispositivos que se corren en pozo abierto.

La resistividad de las rocas reservorio es la propiedad petrofísica más importante, sobre la cual esta basada la interpretación de perfiles, debido fundamentalmente a dos razones:

Las herramientas o sondas que miden resistividad, tienen suficiente profundidad de investigación, para medir la resistividad más allá de la zona afectada por la invasión del

2 -6

filtrado del lodo en los reservorios. Las herramientas sónicas y nucleares, por el contrario, tienen una profundidad de investigación muy somera, no mayor a un pie.

La alta resistividad de los hidrocarburos hace que las sondas eléctricas sean muy sensibles a su presencia, incluso ante bajas saturaciones de hidrocarburos.

La resistividad de las materiales de la corteza terrestre varía en un amplio rango: desde milésimas de ohmio en los metales nativos (Au, Ag y Pt) hasta millones de ohmios en los materiales aislantes como cuarzo, feldespato y micas.

Cuando la resistividad es menor a 1 Ω.m, es más fácil pensar en términos de conductividad C, la propiedad reciproca de la resistividad.

C =

1

mhos

metro

R

Ec. 2.8

En la práctica del perfilaje de pozos, para evitar expresar C en fracción de mhos/metro, se acostumbra expresar C en milimhos/metro o milisiemens/metro:

C =

milisiemen s ms

1000

=

milimhos

mmhos

⎟ =

R

metro

m

metro

m

Ec 2.9

De acuerdo a la anterior igualdad, una resistividad de 1 Ω.m corresponde una conductividad de 1.000 mmhos/m, una resistividad de 100 Ω.m corresponde una conductividad de 10 mmhos/m y una resistividad de 1.000 Ω.m corresponde una conductividad de 1 mmhos/m.

2.3 CONDUCTIVIDAD DE MINERALES Y ROCAS

La conductividad de las rocas sedimentarias se diferencia de la conductividad de los metales y de ciertas menas metálicas (sulfuros y óxidos) por el hecho, que en las rocas sedimentarias la conductividad se debe a movimiento de iones, mientras que en los metales se debe al movimiento de electrones. En el primer caso la conductividad es electrolítica mientras que en el segundo es electrónica. La conductividad de los mejores conductores electrolíticos es una millonésima parte de la conductividad de un buen conductor metálico.

La resistividad R de las formaciones sedimentarias varía normalmente entre 0.5 y 1.000 Ω.m, aunque algunas evaporitas alcanzan resistividades de varios miles de ohmios.metro. La matriz de las rocas sedimentarias está constituida por materiales no conductivos de la electricidad en estado seco (cuarzo, silicatos, micas, arcillas). En las rocas sedimentarias la corriente fluye a través del agua poral o intersticial, a condición de que esta contenga sales disueltas, las cuales se disocian en cationes y aniones cuando son sometidas a un potencial eléctrico. Lo anterior explica por qué el agua químicamente pura, libre de iones, no es conductiva y el agua salada sÍ.

La tabla 2.2 muestra valores de resistividad de distintos materiales: petróleo, gas y aire, diferentes tipos de agua, algunos sedimentos consolidados y no consolidados y algunos minerales.

2 -7

Tabla 2.3 Resistividad de algunos fluidos, rocas y minerales

MATERIALES

RESISTIVIDAD (Ω·m)

Petróleo, gas y aire Hielo Agua destilada Agua lluvia Agua del mar

10 5 – 10 8

2·10 5

30-1000

0.2

mar ∝ 10 5 – 10 8 2·10 5 30-1000 0.2 SEDIMENTOS NO CONSOLIDADOS Arcillas Arenas

SEDIMENTOS NO CONSOLIDADOS Arcillas

Arenas (varía con la composición)

2 – 30

100 – 5000

SEDIMENTOS CONSOLIDADOS
SEDIMENTOS CONSOLIDADOS

Shale Areniscas Calizas

Rocas ígneas y metamórficas

200 – 500 50 – 1000 100 – 50000 10 – 10000

-5
-5

MINERALES CONDUCTIVOS Metales nativos: Au, Ag, Pt Sulfuros: galenita, pirita, calcopirita, arsenopirita Óxidos: casiterita, bornita, magnetita y grafito

Otros: anhidrita y bauxita

10

10

10

-5 - 1

-5 - 1

1 - 10 5

y bauxita 10 10 10 - 5 - 1 - 5 - 1 1 - 10

MINERALES NO CONDUCTORES Cuarzo, feldespato, micas, sal gema, petróleo

10 5 10 12

En perfilaje de pozos se utilizan diferentes símbolos y términos para designar la resistividad de las diferentes zonas que se forman alrededor de un pozo (Figura 2.4).

2 -8

Resistividad de la zona Resistividad del agua Saturación de agua Lodo R m Capa adyacente
Resistividad de la zona
Resistividad del agua
Saturación de agua
Lodo
R m
Capa adyacente
R s
Zona virgen
h mc
Zona de
Zona
transición
lavada
R t
R mc
d h
R w
Torta
R xo
S w
h
Espesor de capa
R mf
S xo
R s
d i
d j
Capa adyacente
(Diámetros de invasión)
Dr j
d h
Diámetro
de hueco
' Schlumberger

Figura 2.4 Diferentes símbolos y términos utilizados para designar la resistividad de las diferentes zonas de invasión en un pozo (Tomado de Schlumberger, 2000)

Rt = resistividad de la zona no invadida por los fluidos de perforación. Ro= resistividad de la zona virgen 100% saturada de agua de formación Rs= resistividad de la capa adyacente Rw= resistividad del agua de formación. Rm= resistividad del lodo de perforación Rxo= resistividad de la zona lavada Rmf= resistividad del filtrado del lodo Rmc= resistividad de la torta de lodo

2.4 EFECTO DE LA SALINIDAD Y LA TEMPERATURA SOBRE LA RESISTIVIDAD

Los iones resultantes de la disociación de sales en agua, bajo el efecto de un potencial

2 -9

eléctrico, conducen la electricidad; cada ión es capaz de transportar sólo una cantidad determinada de carga eléctrica y en consecuencia, a mayor concentración de iones y mayor velocidad de desplazamiento, resulta mayor la cantidad de carga que pueden transportar los iones y por tanto, mayor conductividad del agua de formación. De la anterior observación se sacan dos conclusiones:

La

conductividad electrolítica es proporcional a la concentración de iones en solución; a

mayor concentración de iones mayor conductividad.

La conductividad electrolítica aumenta con el incremento de la temperatura, toda vez que con el aumento de temperatura disminuye la viscosidad del agua y en consecuencia, los iones, que pueden ser considerados pequeñas esferas metálicas cargadas eléctricamente, se desplazan a mayor velocidad.

En resumen, a mayor concentración de iones y a mayor temperatura, aumenta la

conductividad

del

agua

de

formación,

lo

que

equivale

a

decir

que

disminuye

su

resistividad.

2.5 DETERMINACIÓN DE LA RESISTIVIDAD DEL AGUA DE FORMACIÓN

La resistividad del agua de formación Rw puede ser determinada de diferentes maneras:

Medición directa sobre una muestra de agua representativa. Esta medición realiza directamente en el laboratorio a una temperatura estándar de 68º F (20º C) mediante una pila de inmersión que mide simultáneamente resistividad y temperatura.

Determinación de la resistividad por catálogo de muestras de agua o por interpolación

a partir de mapas de isosalinidad, construidos para una formación y cuenca determinada.

Calculo de la resistividad mediante análisis químico. Cuando no se pueden realizar mediciones directas de resistividad sobre muestras representativas, se recurre a los análisis químicos disponibles de muestras de agua, porque conociendo la concentración de los iones presentes en una muestra se determina su resistividad con alta precisión. Si la salinidad del agua de formación es causada por NaCl, la resistividad puede ser determinada utilizando nomogramas como el de la figura 2.5.

2 -10

Figura 2.5 Nomograma para determinar re sistividades de soluciones de NaCl. Este nomograma permite convertir
Figura 2.5 Nomograma para determinar re sistividades de soluciones de NaCl. Este nomograma permite convertir
Figura 2.5 Nomograma para determinar re sistividades de soluciones de NaCl. Este nomograma permite convertir
Figura 2.5 Nomograma para determinar re sistividades de soluciones de NaCl. Este nomograma permite convertir

Figura 2.5 Nomograma para determinar resistividades de soluciones de NaCl.

Este nomograma permite convertir la resistividad de una solución de una temperatura t 1 a otra temperatura t 2 . Esta conversión se realiza mediante la formula de Arps. Además permite conocer la concentración de NaCl para una determinada resistividad y viceversa.

2 -11

Rw

2

Rw

=

2

t

1

+ 6.77

+

Rw ·

1

t

2

6.77

=

t

1

21.5

21.5

Rw ·

+

1

t

2

+

t 1 y t 2 en °F

t 1 y t 2 en °C

Donde:

Rw 1 = resistividad a la temperatura t 1 . Rw 2 = resistividad a la temperatura t 2 .

Ec. 2.10

Ec. 2.11

El nomograma anterior no es aplicable cuando las aguas de formación contienen iones diferentes a Na + y Cl - , especialmente si se trata de iones de bicarbonato, carbonato, sulfato y magnesio, porque estos iones poseen diferente capacidad de transporte de carga eléctrica y diferente movilidad que las de los iones de Na + y Cl - ,

En este caso, la composición química de la muestra analizada se debe convertir a una composición química equivalente de cloruro de sodio, multiplicando la concentración de cada ión (en ppm) por el respectivo factor de conversión de Dunlap y luego sumando los productos así obtenidos. Con la salinidad total equivalente, se ingresa al nomograma de la figura 2.5 y se determina la resistividad del agua de formación a una temperatura dada, como si se tratará de salinidad causada por presencia iones de Na + y Cl

Tabla 2.4 Factores de corrección de Dunlap

ION

FACTOR

Na +

1.0

K

+

1.0

Ca

+2

0.95

Mg

+2

2.0

SO 4 -2 -

Cl

 

0.5

1.0

HCO 3

-

0.27

CO 3 -2

1.26

Un método más exacto que el anterior utiliza el nomograma de la figura 2.6, en el cual los valores de los factores de conversión no son constantes sino que disminuyen con el aumento de la concentración total de iones en el electrolito, debido a que con el incremento de la concentración estos pierden movilidad a través del electrolito. En la figura anterior se observa que el factor de conversión de los iones de Ca y Mg por encima de 70.000 ppm disminuye hasta -0.5. De manera excepcional, el ión K incrementa su valor sensiblemente en concentraciones superiores a 40.000 ppm.

Después de leer del nomograma los factores de conversión y de determinar la concentración equivalente en ppm de NaCl se ingresa a la carta Gen-9 (Figura 2.5) y se continúa el procedimiento como si se tratara de soluciones de cloruro de sodio

2 -12

Li (2.5) OH (5.5) 2.0 2.0 NH 4 (1.9) 1.0 Na & Cl (1.0) 1.0
Li (2.5)
OH (5.5)
2.0
2.0
NH 4 (1.9)
1.0
Na & Cl (1.0)
1.0
NO 3 (0.55)
Br (0.44)
I (0.28)
0
0
-1.0
10
20
50
100
200
500
1k
2k
5k
10k
20k
50k
100k
300k -1.0

Concentración total de sólidos, ppm o mg/kg

Los multiplicadores que no varían de manera apreciable para bajas concentraciones (menores a 10000 ppm) se muestran en el margen izquierdo de la carta.

Figura 2.6. Nomograma para convertir concentraciones de soluciones iónicas a salinidad equivalente de NaCl

2.6 FACTORES QUE AFECTAN LA RESISTIVIDAD DE FORMACIÓN

Los factores que afectan el valor de la resistividad de formación son los siguientes:

Porosidad de la formación

Resistividad del agua de formación

Estructura interna de la roca

Contenido de shale

Presencia de hidrocarburos (petróleo y/o gas) :

Saturación de agua

2.6.1 Efecto de la Porosidad

El efecto de la porosidad sobre la resistividad de un reservorio, es evidente

2 -13

si se tiene en

cuenta, como se señaló en el numeral 2.3, que en las rocas sedimentarias la corriente eléctrica fluye a través del agua poral o intersticial, a condición de que el agua contenga sales disueltas y no a través de la parte sólida o matriz de la roca, que está constituida por materiales no conductivos. Se deduce que la resistividad Rt es inversamente proporcional

a la porosidad de la roca reservorio, de donde se concluye que de dos muestras de rocas de diferente porosidad que contengan idénticas soluciones salinas a la misma temperatura, la roca de menor porosidad será la más resistiva. Cuando la porosidad desaparece la resistividad de la roca se hace infinita.

2.6.2 Efecto de la Resistividad del Agua de Formación

De la anterior observación se deduce también que la resistividad Rt de una roca reservorio es directamente proporcional a la resistividad Rw del agua connata que contenga en sus poros, lo que significa que de dos muestras de roca de idéntica porosidad, una saturada con agua dulce, resistiva (pocos iones en solución) y otra saturada con agua salada, conductiva (muchos iones en solución), la muestra saturada con agua dulce tendrá mayor resistividad.

2.6.3 Efecto de la Estructura Interna de la Roca

Con el propósito de entender el efecto de la estructura interna de la roca sobre la resistividad, es indispensable introducir el concepto de factor de resistividad de formación

o simplemente factor de formación, que se designa como F ó F R .

El factor de formación F relaciona la resistividad de una roca almacén saturada 100% de agua con la resistividad del agua de formación que satura a la roca.

F =

Ro

Ec. 2.12

Rw

Donde:

Ro = resistividad de la roca almacén 100% saturada de agua de formación.

Rw = resistividad del agua de formación.

El factor F es una constante para una roca dada, no importa cual sea la resistividad del fluido que satura la roca (agua potable, filtrado de lodo dulce o salado, etc.), es decir, que no depende de Rw. Este hecho permite calcular el factor F comparando también la resistividad de la zona lavada y la resistividad del filtrado del lodo:

F =

Rxo

Ec. 2.13

Rmf

Donde:

Rxo = resistividad de la zona lavada. Rmf = resistividad del filtrado del lodo.

En términos generales, para reservorios acuíferos, el factor F se puede expresar así:

F =

Ro

=

Rxo

=

Ri

Rw

Rw

Rz

Donde:

R i = resistividad de la zona de transición

2 -14

Ec. 2.14

R z = resistividad de la mezcla filtrado y agua de formación.

En realidad, F es un factor de proporcionalidad adimensional, establecido de forma

empírica por Gustavo E Archie en 1942. Su valor varía en un amplio rango, de 1 a 10.000

y eventualmente puede ser incluso menor a 1. El valor de F para una formación en

particular depende de la estructura interna de la roca, la cual a su vez depende de los siguientes factores:

Porosidad de la formación

Tamaño de poros y de las gargantas entre los poros

Distribución espacial de poros (empaque)

Tortuosidad

Litología

Si se mide la resistividad que ofrece un cubo de roca de 1 metro de lado, que contiene poros idealmente constituidos por tubos capilares rectos y paralelos a la dirección de flujo de la corriente, entonces la longitud recorrida por los iones es de 1 metro (Figura 2.7) En las rocas reales, los capilares no son rectos, sino que los iones se desplazan a lo largo de poros comunicados de manera tortuosa y en consecuencia la longitud recorrida por los iones resulta mayor que la distancia entre las caras del cubo (Figura 2.6). La tortuosidad se expresa mediante la relación:

Donde:

a

=

Le

L

Ec. 2.15

Le = longitud real recorrida por los iones a lo largo de poros tortuosos

L

= longitud recorrida por los iones a lo largo de un capilar recto.

El

factor F es una expresión numérica de la tortuosidad de una roca reservorio. Se puede

dar el caso que dos rocas con igual valor de porosidad tengan diferente factor de

formación, porque su tortuosidad es diferente.

La relación entre factor F y la porosidad Φ de un reservorio se aprecia con facilidad si se considera un cubo de agua salada de 1 metro de lado. La resistencia del cubo de agua y

la resistividad del agua salada están relacionadas mediante la siguiente ecuación:

r = R·

L

A

Donde:

r = resistencia del cubo de agua salada

Ec.2.16

R

= resistividad del agua salada

L

= longitud del cubo (recorrido iónico)

A

= área del cubo expuesta a la corriente eléctrica

Si la resistividad del agua salada es de 0.05 Ω.m, entonces sustituyendo en la ecuación 2.15 se obtiene:

r =

0.05

Ω m

1

m

1

2

m

= 0.05 Ω; entonces

2 -15

r

=

R

Ec. 2.17

Área porosa conductiva: 0.5 m 2

Área porosa conductiva: 0.5 m 2 Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05
Área porosa conductiva: 0.5 m 2 Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05
Área porosa conductiva: 0.5 m 2 Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05

Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05 Ω.m

Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05 Ω .m Figura 2.7 Efecto de
Capilares rectos llenos de agua con R w = 0.05 Ω .m Figura 2.7 Efecto de

Figura 2.7 Efecto de la estructura interna de la roca sobre el factor de formación F.

El resultado anterior confirma que para cualquier material, la resistencia r de un volumen unitario es igual a la resistividad o resistencia específica R de dicho material.

Si se sustituye el cubo de agua salada por un cubo de roca, con poros compuestos “idealmente” por tubos capilares rectos y horizontales, entonces el recorrido iónico L del cubo no cambiaría y se mantendría igual a 1 m. Como la matriz de la roca es aislante, el

2 -16

área conductiva de la corriente depende del área porosa total o acumulada de todos los capilares; suponiendo que el área conductiva fuera 0.5 m 2 y sustituyendo este valor en la ecuación 2.15 se obtiene:

m

1

r

=

0.05

Ω

m

0.5

2

m

= 0.1Ω

Se observa que al reducirse el área conductiva, la resistencia del conjunto aumentó de 0.05 a 0.1 Ω, hecho que confirma que la resistencia es inversamente proporcional a la sección transversal (Figura 2.6). Como el área conductiva es proporcional a la porosidad, entonces se puede escribir:

r = R

L

φ

Ec. 2.18

Debido a que las rocas reales no poseen tubos capilares rectos, sino capilares sinuosos y tortuosos de manera que el recorrido iónico Le es mayor que la longitud del cubo L, entonces resulta correcto escribir:

r = R

Le

φ

Ec 2.19

De la anterior ecuación es evidente que existe una relación entre resistividad y porosidad, es decir, que se puede expresar la resistividad en términos de la porosidad y viceversa y por tanto, es posible introducir un factor de conversión que permita hacer esto y este factor es precisamente el factor de formación F.

Factor F =

resistivid ad de la roca saturada 100% con agua

=

Ro

Rw

Donde:

Ro = resistividad de la roca saturada con agua. Rw = resistividad del agua que satura, que equivale al cubo de agua

resistivid ad del agua saturante

Ec. 2.20

Le La resistividad Ro equivale a la resistividad del cubo de roca r = R
Le
La resistividad Ro equivale a la resistividad del cubo de roca
r = R
y la resistividad
φ
Rw equivale a la resistividad del cubo de agua
r = R
L . Reemplazando las anteriores
A
resistividades en la ecuación 2.20 se obtiene:
Le
R
φ A · Le
Le
Le
2
F
=
=
;
si el área A
=
1
m entonces
F
=
y
si
a
=
L
φ
· L
L ·
φ
L
R
A
a
F =
Entonces:
Ec. 2.21
m
φ

Donde:

a = constante que refleja la tortuosidad de una roca reservorio m = constante que refleja el grado de cementación de una roca reservorio

La ecuación 2.21 que relaciona de forma empírica el factor de formación F con la porosidad de formaciones limpias, fue propuesta en 1942 y se conoce como la primera ecuación de Archie, la cual pronto se convirtió en una de las ecuaciones más importantes

2 -17

en la interpretación de perfiles eléctricos.

De la ecuación 2.21 se sacan dos conclusiones:

F relaciona la porosidad y la estructura de la roca mediante el cociente

una expresión de la tortuosidad.

Le

L

=

a

que es

F no depende del fluido saturante, ya que en la expresión final la resistividad R del fluido se cancela. De esta conclusión se desprende que para reservorios acuíferos, donde no existe otro fluido que agua, en términos más generales el factor F se puede expresar así:

F =

Ro

=

Rxo

=

Ri

Rw

Rmf

Rz

Ec. 2.22

Donde:

Ro= resistividad zona virgen saturada con agua Rw= resistividad del agua de formación Rxo= resistividad de la zona lavada Rmf= resistividad del filtrado de lodo en zona lavada Ri= resistividad de la zona de transición Rz= resistividad de la mezcla filtrado y agua de formación

El

Factor de formación F tiene tres aplicaciones:

Determinar Ro cuando se conoce F y Rw; en este caso Ro puede ser comparado con Rt para detectar la presencia de hidrocarburos.

Determinar F cuando se conoce Ro y Rw; en este caso F se pude utilizar para determinar porosidad.

Determinar Rw cuando se conoce F y Ro; en este caso Rw se puede utilizar para determinar la salinidad del agua de formación.

En la primera ecuación de Archie a y m son constantes que caracterizan la estructura

interna de la roca y que dependen de la litología y del grado de consolidación. La tabla 2.4 muestra diferentes valores de a y m utilizados para calcular F, establecidos mediante numerosas pruebas de laboratorio realizadas sobre núcleos de rocas de diferente litología

y grado de consolidación, procedentes de distintas cuencas. Aunque los valores

distinguidos con asterisco dan buenos resultados y de hecho son los más utilizados, en el estudio de un reservorio en particular, se recomienda determinar estos parámetros en laboratorio.

Tabla 2.5 Constantes a y m para diferentes litologías (Asquith, 1982)

LITOLOGÍA EXPRESIÓN MATEMÁTICA Calizas y dolomitas (para rocas duras) 1 * F = 2 φ
LITOLOGÍA
EXPRESIÓN MATEMÁTICA
Calizas y dolomitas (para rocas duras)
1
*
F =
2
φ

2-18

Areniscas no consolidadas (rocas blandas) Formula de Humble Oil Cia. 0.62 * F = 2.15
Areniscas no consolidadas (rocas blandas)
Formula de Humble Oil Cia.
0.62
*
F =
2.15
φ
Areniscas consolidadas
*
0.81
F =
2
φ
Areniscas en general (Carothers 1958)
1.45
F
=
1.54
φ
Areniscas arcillosas (Carothers 1958)
1.65
F
=
1.33
φ
Carbonatos (Carothers 1958)
0.85
F
=
2.15
φ
Areniscas del Plioceno del sur de California.
(Carothers 1958)
2.45
F
=
1.08
φ
Areniscas del Mioceno de Texas, Louisiana
y Costa del Golfo (Carothers y Porter 1970)
1.97
F
=
1.29
φ
Rocas detríticas limpias (Sethi 1979)
1
F =
φ (2.05
− φ
)

2.6.4 Efecto del Contenido de Shale sobre la Resistividad

El efecto del contenido de shale sobre la resistividad de una roca reservorio depende de la cantidad y forma de distribución del shale. Como se ilustra en la figura 2.6, se distinguen 3 formas de distribución del shale: laminar, dispersa y estructural.

El shale laminar reduce la resistividad de una roca reservorio, si esta propiedad se mide en dirección paralela a las láminas de shale. La presencia de shale estructural prácticamente no altera la resistividad de los reservorios, independientemente de la dirección en que se mida la resistividad. En contraste, el shale disperso altera la resistividad de una roca reservorio porque actúa como un conductor independiente y su efecto se suma a la conductividad electrolítica del fluido poral de la roca.

El shale disperso, además de afectar la resistividad, es el único de los tres tipos de shale, que reduce el espacio poral (Figura 2.8) y en consecuencia disminuye sensiblemente tanto la porosidad efectiva como la permeabilidad de las rocas reservorio.

La conductividad de una shale disperso se puede considerar constante, porque la salinidad de su agua poral no es afectada por la invasión del filtrado. Es necesario subrayar, que el efecto neto del shale disperso sobre una roca, es poco importante cuando la roca contiene agua de alta salinidad, porque su aporte a la conductividad pasa desapercibido, pero es muy importante cuando la roca contiene agua de baja salinidad.

En consecuencia con lo anterior, para areniscas sucias (Vsh>10%) se utiliza el concepto

de factor de formación aparente F

a

:

2 -19

F a =

Resistividad arenisca sucia

100%

saturada con agua

Resistividad del agua

saturante

=

Ro

Rw

Ec.

2.23

En una arenisca sucia, el factor de formación aparente puede llegar a ser menor a 1, porque el agua de formación puede ser dulce y su resistividad puede exceder la resistividad Ro, debido a la presencia de shale conductivo en la arenisca.

Formas de distribución

A. Arena limpia

en la arenisca. Formas de distribución A. Arena limpia B. Shale laminar C. Shale Estructural D.

B. Shale laminar

Formas de distribución A. Arena limpia B. Shale laminar C. Shale Estructural D. Shale disperso Modelos

C. Shale Estructural

A. Arena limpia B. Shale laminar C. Shale Estructural D. Shale disperso Modelos de afectación φ

D. Shale disperso

B. Shale laminar C. Shale Estructural D. Shale disperso Modelos de afectación φ e Matriz φ

Modelos de afectación

φ

e

Matriz

Matriz

φ T = φ e φ e Matriz
φ T = φ e
φ e
Matriz
φ T = φ e + V sh .φ sh φ e Matriz
φ T = φ e
+ V sh .φ sh
φ
e
Matriz

φ T = φ e

φ e Matriz φ T = φ e + V sh
φ e
Matriz
φ T = φ e
+ V sh

Figura 2.8 Formas de distribución del shale en reservorios arenosos. (Tomado de Halliburton, 1991)

2 -20

2.6.5

Efecto de la Presencia de Hidrocarburo

En las trampas, el aceite y el gas desplazan al agua, pero por fenómenos de tensión superficial, una pequeña parte del agua connata, que es el fluido mojante en la gran mayoría de los reservorios, no es desplazada y permanece adsorbida a la fase sólida o matriz constituida por sustancias aislantes.

En perfilaje de pozos, el término matriz incluye los granos más el cemento, pero excluye el shale disperso que envuelve a los granos o rellena los poros y que por si mismo puede conducir electricidad.

Como el aceite y el gas son sustancias infinitamente resistivas, queda claro que la resistividad de una roca, parcialmente saturada con hidrocarburo es proporcional a la saturación de hidrocarburo.

El agua salina no desplazada por el hidrocarburo produce relativa conductividad aún en

yacimientos con alta saturación de hidrocarburo y por tanto, se puede concluir que el efecto sobre la resistividad de la saturación de hidrocarburo es relativo; es decir, la presencia de aceite y/o gas en un reservorio aumentan la resistividad Rt del reservorio, en comparación con la resistividad Ro que tenía esa misma roca reservorio cuando estaba saturada sólo con agua.

La presencia de hidrocarburo en un reservorio se establece por comparación utilizando el Índice de resistividad IR, el cual se expresa de la siguiente manera:

IR =

Rt

Resistividad de la roca que contiene petróleo y/o gas

=

Ro

Resistividad de la misma roca que contiene solo agua (Sw

=

100%)

Ec. 2.24

A mayor índice de resistividad, mayor saturación de hidrocarburo y en consecuencia

menor saturación de agua. Para que la saturación de agua en los reservorios sea menor a

la saturación crítica, el índice de resistividad debe ser mayor a 2,7 en reservorios de

arenisca y mayor a 3.3 en reservorios de caliza.

Sw =

Ro Rt
Ro
Rt

Ec. 2.25

Existen herramientas de resistividad diseñadas para medir Rt con precisión, más allá de la zona de invasión para reconocer la presencia de hidrocarburos. Sin embargo estas herramientas no pueden diferenciar entre aceite y gas.

2.6.6 Efecto de la Saturación de Agua

La resistividad de una formación que contiene aceite o gas (ambos aislantes eléctricos) es una función que depende no solamente de F y Rw sino también de la saturación de agua Sw. Archie en 1942 determinó experimentalmente que la saturación de agua Sw de una roca reservorio limpia (Vsh=0), puede ser expresada en términos de su resistividad verdadera Rt, mediante la siguiente ecuación:

2 -21

Sw n =

Ro

Rt

Ec. 2.26

Donde:

n= exponente de saturación de agua, el cual para rocas humectadas por agua usualmente es igual a 2.

Despejando el valor de Ro de la ecuación 2.12 y reemplazándolo en la ecuación 2.26 se obtiene:

Sw n

F . Rw

=

Rt

Ec. 2.27

Ahora, reemplazando el valor del factor de formación F de la ecuación 2.21 en la ecuación anterior, se obtiene la ecuación de la saturación de agua para la zona virgen, conocida como la segunda ecuación de Archie:

Sw

n

=

(

a . Rw

)

(

φ

m

. Rt )

Ec. 2.28

De manera análoga se llega a la ecuación de la saturación de agua para zona lavada:

Sxo

n

=

(

a

. Rmf

)

(

φ

m

. Rxo )

Ec. 2.29.

En estudios petrofísicos detallados, los valores de a, m y n deben ser determinados de manera precisa a partir de mediciones realizadas en laboratorio sobre núcleos de roca.

La ecuación de Archie para la zona lavada tiene cuatro aplicaciones:

Calcular Sw cuando se conoce: el factor F y las resistividades Rw y Rt.

Calcular Φ frente a zonas acuíferas (Sw=100%); cuando se conoce: Rt, Rw y la litología de la zona de interés (constantes a y m).

Calcular Rw frente a zonas acuíferas (Sw=100%), conociendo Ro y la litología de la zona de interés (constantes a y m)

2.1

PROPIEDADES DEL LODO

Los principales factores que influyen en las mediciones realizadas en un pozo con las herramientas de resistividad son:

Resistividad del lodo

Invasión del filtrado frente a zonas porosas

2.1.1 Resistividad del Lodo

Desde el punto de vista de la resistividad del lodo Rm, los lodos se dividen en dos grupos:

Lodos conductivos base agua WBM.

Lodos no conductivos base aceite OBM.

2 -22

Los lodos base agua son los más comunes y con ellos se utilizan herramientas eléctricas que miden resistividad. La conductividad de estos lodos depende de la salinidad del agua; usualmente se preparan lodos poco conductivos en agua dulce de baja salinidad y con densidad cercana a 1 g/cc, lodos salados muy conductivos con salinidad de 30.000 ppm y densidad de 1.02 g/cc y ocasionalmente se preparan lodos en agua saturada en sal, con salinidad de 250.000 ppm y densidad de 1.2 g/cc.

Los lodos base aceite OBM se utilizan para minimizar el daño a la formación y con ellos se corren herramientas de inducción electromagnética que miden conductividad; a este grupo de lodos no conductivos pertenecen también los lodos sintéticos SBM y los lodos base aire.

La resistividad de los lodos varía en forma inversa con la temperatura, a mayor temperatura menor resistividad. Para convertir la resistividad de un lodo de una temperatura t a otra temperatura t 2 ., se utiliza la formula de Arps o el nomograma de la figura 2.5. Esto significa que se asume que el lodo se comporta como una solución de NaCl, hecho que conlleva a un pequeño error, ya que no todos los lodos son soluciones de NaCl; algunos lodos contienen iones de Ca, Mg, K, bicarbonato, carbonato, sulfato, etc.

1

La resistividad del lodo se mide sobre muestra de lodo tomada de la línea de retorno o de la piscina de lodo, con la ayuda de una celda de resistividad de 4 electrodos, la cual mide simultáneamente la resistividad y la temperatura del lodo.

En el encabezado de cualquier perfil de pozo abierto, además del tipo, densidad, viscosidad y ph del lodo se incluye la temperatura máxima registrada en el fondo del pozo BHT, la resistividad del lodo Rm , la resistividad del filtrado Rmf y la resistividad del revoque o torta del lodo Rmc.

La Resistividad del filtrado Rmf y de la torta Rmc se mide sobre muestras de filtrado y de torta, obtenidos en el sitio del pozo mediante una filtroprensa. Puede ocurrir que la muestra de lodo tomada en la línea de retorno no sea representativa del lodo que había en el pozo frente a una formación en particular. Estas anomalías se advierten si diariamente se mide la resistividad del filtrado y la de la torta del lodo.

Cuando en el encabezado no aparece la resistividad del filtrado o la resistividad de la torta, estos parámetros se pueden estimar con la ayuda del nomograma de la figura 2.8, si se conoce el peso del lodo.

2 -23

4 DENSIDAD DEL LODO (kg/m 3 ) (lb/gal) 2037 17 1678 14 2 1588 13
4
DENSIDAD DEL LODO
(kg/m 3 )
(lb/gal)
2037
17
1678
14
2
1588
13
1438
12
1318
11
1.0
1198
10
0.8
0.6
0.4
0.2
0.1
DENSIDAD DEL LODO
0.08
(kg/m 3 )
(lb/gal)
10
1198
0.06
11
1318
12
1438
0.04
13
1588
14
1678
17
2037
0.02
R
mc
R
mf
0.01 .04
.06
.08
0.1
0.2
0.4
0.6
0.8
1.0
2
4
6

Figura 2.9 Nomograma para estimar Rmf y Rmc a partir de Rm

Cuando no se dispone del peso del lodo, Rmf y Rmc se pueden estimar con base en la siguiente aproximación estadística para lodos con salinidad ocasionada principalmente por NaCl:

Rmc = 1.5Rm y

Rmf = 0.75 Rm

2.7.2 Perfil de Temperatura

Ec. 2.30

La temperatura en un pozo se registra de dos formas diferentes:

Registro puntual de temperatura: usualmente cada herramienta o dispositivo que se baja al pozo lleva anexo un termómetro que registra la temperatura máxima, que se asume corresponde a la del fondo del pozo (BHT).

Registro continúo de temperatura: mediante sonda provista de un termómetro hecho de un metal resistivo cuya resistividad cambia con la temperatura, se mide la temperatura descendiendo y con la circulación suspendida.

2 -24

En el fondo de un pozo en perforación, la temperatura de fondo (BHT) esta disminuida por el efecto refrigerante del lodo y por el contrario, hacia la boca del pozo, la temperatura Ts esta aumentada por el lodo caliente que sube del fondo del pozo (Figura 2.10)

Temperatura en el pozo

Efecto de calentamiento por el lodo GG: Gradiente Geotérmico de la formación Perfil continuo de
Efecto de calentamiento por el lodo
GG: Gradiente Geotérmico de
la formación
Perfil continuo de temperatura
del pozo
Efecto refrigerante del lodo
TD

ΔT = 50 - 68°F

Figura 2.10 Efecto refrigerante del lodo en el fondo y de calentamiento en la boca del pozo.

Después de 72 horas a una semana de detenida la circulación, la temperatura del lodo se aproxima a la temperatura de la roca, es decir, se aproxima al gradiente geotérmico.

2.7.3 Gradiente Geotérmico

El gradiente geotérmico G.G varía de acuerdo con la localización geográfica y la conductividad termal de las rocas; el G.G generalmente es bajo en rocas de alta conductividad termal como la sal y anhidrita y es alto en cuencas que contienen gruesas secuencias de shale, debido a que estos tienen baja conductividad térmica.

En el encabezado de los perfiles de pozo abierto se indican los siguientes parámetros:

FT

Temperatura de la línea de flujo

BHT

Temperatura de fondo del pozo

TD

Profundidad total del pozo

Ts

Temperatura media de superficie

Con estos datos se calcula el gradiente geotérmico G.G del pozo en ºF/100’

GG ( ° F / 100 ' )

=

(

BHT

Ts

)

TD

100 '

Ec. 2.31

Conociendo el gradiente geotérmico se puede calcular la temperatura de formación a

2 -25

cualquier profundidad de interés en un pozo, mediante la siguiente ecuación:

Tf ( ° F)

=

Ts

+

(

BHT

Ts

) (Pr ofun.

TD

100 '

)

Ec. 2.32

Para convertir temperaturas dadas en grados Fahrenheit a grados centígrados y viceversa se utilizan los siguientes factores de conversión:

1ºF =

ºC

1.823

100'

100m

1ºC

ºF

= 0.5486

100 m

100'

Ec. 2.33

Ec. 2.34

La temperatura de formación se puede estimar gráficamente utilizando un nomograma como el de la figura 2.11, si se conoce el gradiente geotérmico y la temperatura media de superficie Ts.

Temperatura media de superficie Temperatura (°C) 27° 50 75 100 125 150 175 16° 25
Temperatura media
de superficie
Temperatura (°C)
27°
50
75
100
125
150
175
16°
25
50
75
100
125
150
175
1
5
2
B
0.6
0.8
1.0
1.2
1.4
1.6°F/100ft
Gradiente
Geotérmico
10
3
A
4
1.09
1.46
1.82
2.19
2.55
2.92°C/100m
15
5
6
20
7
25
8
80
100
150
200
250
300
350
60°
100
150
200
250
300
350
Temperatura (°F)
Temperatura media
de superficie

Figura 2.11 Nomograma para estimar la temperatura de formación a partir del gradiente geotérmico.

2 -26

La temperatura media de superficie Ts se mide en un pozo aproximadamente a unos 70- 100 pies por debajo de la superficie del terreno, con el fin de eliminar las variaciones estaciónales. En la tabla 2.5 se citan las temperaturas medias de superficie de algunas regiones petrolíferas del mundo.

Tabla 2.6 Temperatura media de superficie de algunas regiones (Halliburton, 1991)

REGIÓN TEMPERATURA Ts (ºF) Alaska Norte, EEUU Alaska Sur, EEUU Ankara, Turquía Asuan, Egipto Aberdeen,
REGIÓN
TEMPERATURA
Ts (ºF)
Alaska Norte, EEUU
Alaska Sur, EEUU
Ankara, Turquía
Asuan, Egipto
Aberdeen, Escocia
10
35
44
80
48
Bogotá, Colombia
58
Calgary, Alberta
California, EEUU
Caracas, Venezuela
Colorado, EEUU
Costa del Golfo, EEUU
Changai, China
Gabón, África
Golfo de México,
Lima, Perú
Mendoza, Argentina
Montañas Rocosas, EEUU
41
60
70
40
70
65
80
60
68
60
60
Natal, Brasil
73
Oklahoma, EEUU
Río de Janeiro, Brasil
Santa Cruz, Bolivia
Siberia Occidental, Rusia
Texas Occidental, EEUU
Yakarta, Indonesia
Wyoming, EEUU
50
73
60
25
60
80
60

2.7.4 Invasión del Filtrado de Lodo

La pérdida de filtrado del lodo por invasión del espacio poroso frente a las formaciones permeables, representa el principal problema en la interpretación de registros eléctricos, por cuanto el filtrado que invade la formación cambia la resistividad de la misma en las inmediaciones del pozo.

Como resultado de la invasión del filtrado en las formaciones permeables, se forman 4 zonas de forma cilíndrica (Figura 2. 4), que se describen a continuación, en dirección de la pared del pozo hacia la formación:

Revoque o torta: zona de relativa alta resistividad y baja permeabilidad (5-10 milidarcis), cuyo espesor varia entre 1/8” – 3/4". La resistividad de esta zona se designa Rmc.

2 -27

Zona lavada: zona que contiene filtrado del lodo Rmf) y en algunos casos hidrocarburo residual que no fue desplazado por le filtrado. El espesor de esta zona varia entre 3” - 4”. La resistividad de esta zona se designa Rxo y la saturación de agua Sxo.

Zona de transición: zona en la cual el fluido saturante es una mezcla de filtrado y de agua de formación. El espesor de esta zona es muy variable, incluso puede no existir; la resistividad de esta zona se designa Ri.

Zona Virgen: zona no invadida por el filtrado del lodo y en consecuencia su resistividad corresponde a la resistividad verdadera del conjunto roca fluido original. La resistividad y la saturación de agua de esta zona se designan Rt y Sw respectivamente.

2.7.5 Profundidad de Invasión

La zona de invasión incluye la zona lavada y la zona de transición cuando esta existe. El diámetro de invasión d j se mide desde la pared del pozo hasta la interfase con la zona virgen. La profundidad de invasión con el tiempo tiende a disminuir bien porque los fluidos de la formación tienden a reinvadir la zona lavada o porque el filtrado desaparece por difusión. Usualmente el diámetro de invasión se expresa en pulgadas o por medio de la razón d /d , donde d es el diámetro del pozo.

j

h

h

El diámetro de invasión es función de la porosidad o capacidad de almacenamiento de las formaciones permeables para almacenar el filtrado que ingresa; a mayor porosidad menor profundidad de invasión. La combinación de perfiles de resistividad de diferente profundidad de investigación es posible permite establecer de forma aproximada la profundidad de invasión. En ha estimado que la profundidad de invasión expresada en diámetros de pozo, en función de la porosidad es la siguiente:

d = 2d

j

d j = 5d

d j = 5d

h

invasión somera para rocas con porosidad alta.

h invasión media para rocas con porosidad mediana.

h invasión profunda para rocas con porosidad baja.

2.7.6 Factores que afectan la profundidad de invasión

Presión diferencial entre la columna de lodo y la formación: la cantidad de filtrado de lodo que ingresa a la formación es proporcional al diferencial de presión, el cual normalmente es de 100 psi.

Composición del lodo: la cantidad de filtrado de lodo que se infiltra es función del tiempo que tarda en formarse el revoque, el cual a su vez depende de la composición del lodo y de los aditivos que contiene. Una vez formado el revoque, cesa la invasión porque el revoque es prácticamente impermeable (5-10 milidarcis)

Porosidad: este factor es determinante porque antes que se forme el revoque, se infiltran iguales volúmenes de filtrado frente a capas de baja y de alta porosidad. La profundidad de invasión es mayor frente a rocas de baja porosidad porque poseen menor capacidad

2 -28

de almacenamiento.

Permeabilidad: para que haya invasión es necesario que la formación sea porosa y a la vez permeable; sin embargo, la magnitud de la permeabilidad no influye en la profundidad de la invasión, sino en el tiempo que tomará el filtrado para desplazarse por efecto de segregación gravitacional dentro de la formación.

2.7.7 Efecto de la segregación gravitacional

Debido al efecto de la gravedad, después de unas horas el filtrado del lodo almacenado en la zona invadida tiende a ser segregado y a ascender, alterando con el tiempo la forma de la zona de invasión. Esta segregación ocurre cuando el filtrado es menos denso (menos salino) que el agua de formación. Como resultado de esta segregación puede ocurrir que:

El filtrado se acumule hacia le tope de una formación acuífera y hace más profunda la invasión en el tope, causando asimetría en las curvas de resistividad.

En el caso de una formación saturada de petróleo en el tope y de agua salada en la base, el efecto de segregación se manifiesta por invasión profunda en la zona del contacto agua-petróleo.

El tiempo que tarda en producirse este fenómeno depende del contraste de densidades entre el filtrado del lodo y los fluidos porales y la permeabilidad vertical de la roca reservorio.

2.8 INVASIÓN Y PERFILES DE RESISTIVIDAD

La distribución del filtrado dentro de la formación da lugar a tres perfiles de resistividad que difieren en la distribución radial de la resistividad a partir de la cara del pozo hacia la zona no invadida. Para identificar estos modelos de invasión en un pozo se requiere disponer de herramientas de resistividad provistas de dispositivos de lectura somera, intermedia y profunda para medir las correspondientes resistividades Rxo, Ri y Rt, En la actualidad existen en el mercado dos combinaciones de herramientas que miden simultáneamente estas tres resistividades:

Herramienta de Doble Inducción DIL combinada con el Laterolog-8 o con la sonda Esférica Enfocada SFL.

Herramienta Doble Lateroperfil DLL combinada con la sonda Micro esférica Enfocada MSFL.

2.8.1 Perfil neto de invasión.

En este perfil de invasión, la zona lavada Rxo está en contacto directo con la zona virgen Rt, es decir, que no existe zona de transición y por consiguiente el diámetro de invasión es igual a d i (Figura 2.4). En el caso hipotético de la figura 2.12, la resistividad Rxo es alta porque se utilizó lodo dulce y Ro es baja porque la invasión ocurre frente a una zona 100% saturada de agua salada de baja resistividad. Se asume que el perfil de resistividad fue registrado poco después de terminada la perforación.

2 -29

Resistivity

Resis tivity

Resistivity Resis tivity Borehole Wall Rxo Ro* dj D istance Figura 2.12 Perfil neto de inva

Borehole

Wall

Resistivity Resis tivity Borehole Wall Rxo Ro* dj D istance Figura 2.12 Perfil neto de inva

Rxo

Ro*

Resistivity Resis tivity Borehole Wall Rxo Ro* dj D istance Figura 2.12 Perfil neto de inva

dj

Resistivity Resis tivity Borehole Wall Rxo Ro* dj D istance Figura 2.12 Perfil neto de inva

D istance

Figura 2.12 Perfil neto de invasión

frente a zona acuífera.

2.8.2 Perfil de invasión con zona de transición

El perfil de transición es más realístico que el anterior y consiste de una zona lavada Rxo y de una zona de transición Ri en contacto con la zona virgen Rt; la invasión del filtrado disminuye gradualmente hacia la zona virgen. En este caso el diámetro de invasión es igual a d j (Figura 2.4). El ancho de la zona de transición depende principalmente del tipo de formación y de la rata de invasión. Como en el caso anterior la invasión ocurre frente a zona 100% saturada de agua salada de baja resistividad. (Figura 2.13).

.

de agua salada de baj a resistividad. (Figura 2.13). . Borehole Wall Rxo Ri Ro* dj

Borehole

Wallagua salada de baj a resistividad. (Figura 2.13). . Borehole Rxo Ri Ro* dj D istance

Rxo

Ri
Ri

Ro*

a resistividad. (Figura 2.13). . Borehole Wall Rxo Ri Ro* dj D istance Figura 2.13 Perfil

dj

a resistividad. (Figura 2.13). . Borehole Wall Rxo Ri Ro* dj D istance Figura 2.13 Perfil

D istance

Figura 2.13 Perfil de invasión con zona de transición

frente a zona acuífera

2.8.3 Perfil de invasión con anulo.

Este perfil se detecta ocasionalmente, porque el efecto que lo genera desaparece con el tiempo (Figura 2.14) y para detectarlo es necesario correr las herramientas eléctricas tan pronto como se detiene la perforación. Desde el punto de vista del análisis de perfiles, es muy importante porque sólo ocurre en formaciones petrolíferas, debido a que el filtrado primero desplaza a los hidrocarburos y después