Вы находитесь на странице: 1из 6

segundo LASTOCYSTIS HOMINIS EN IBS

Blastocystis hominis La infección en intestino irritable


los pacientes con síndrome

Anchalee Tungtrongchitr 1, Sathaporn Manatsathit 2, Chomsri Kositchaiwat 3, Jeerawan Ongrotchanakun 1,


Nantiya Munkong 1, Pisith Chinabutr 1, Somchai Leelakusolvong 2 y Wanpen Chaicumpa 4

1 Departamento de Parasitología de la Facultad de Medicina en el Hospital Siriraj, Universidad Mahidol;


2 Departamento de Medicina de la Facultad de Medicina en el Hospital Siriraj, Universidad Mahidol;
3 Departamento de Medicina, Facultad de Medicina en el Hospital Ramathibodi, Universidad de Mahidol, Bangkok; 4 Facultad de

Ciencias de la Salud, Universidad de Thammasat, Pathum Thani, Tailandia

Abstracto. síndrome del intestino irritable (IBS) es un trastorno funcional del intestino en que el dolor abdominal está asociado con un defecto o un
cambio en los hábitos intestinales. inflamación sutil, sobre todo después de la enteritis infecciosa, se ha sospechado a veces como uno de los
mecanismos de patogénesis. Esta investigación se llevó a cabo (1) para evaluar la prevalencia de infecciones parasitarias y (2) la posible
asociación de IBS y las infecciones parasitarias. Cincuenta y nueve pacientes con SII fueron reclutados usando criterios basados ​en los síntomas
(Roma Criterios II) con una ausencia de infección parasitaria intestinal por el método de frotis directo. Las muestras de heces de los pacientes
individuales se examinaron usando 7 métodos, es decir examen de las heces de sangre oculta, el método de frotis de solución salina simple,
técnica de formalina-éter, la cultura de Blastocystis hominis, mancha modificado tricrómico, modificado método de Ziehl-Neelsen, y tinción
tricrómica de infecciones parasitarias y bacterianas. De los 59 pacientes, las muestras de heces de 13 pacientes (22,1%) fueron positivos para
parásitos. Éstas eran B. hominis

(13,6%), Strongyloides stercoralis larvas (1,7%), Giardia lamblia quistes (1,7%), y protozoos no patógena, es decir Endolimax nana quistes
(5,1%). La tasa de prevalencia de infecciones parasitarias en el grupo control (20%) no fue estadísticamente diferente de los
pacientes. No hubo diferencia estadística entre B. hominis infección en IBS pacientes y de control se encontró en este estudio (p =
0,87). En el grupo de IBS, B. hominis infección predominó (13,6%), mientras que otras infecciones parasitarias se encontraron en

8,5%. El método de cultivo para B. hominis es más sensible que el método directo (simple) taburete frotis, que es el método de diagnóstico de rutina
en la mayoría de los laboratorios. Estos resultados también se encontraron en el grupo control.

INTRODUCCIÓN impacto económico en el uso del cuidado de la salud, y los costos


indirectos, principalmente a través de absentismo. IBS es un
síndrome del intestino irritable (IBS) se define como 'un
trastorno biopsicosocial en el que interactúan tres mecanismos
trastorno funcional del intestino en que el dolor abdominal está
principales: factores psicosociales, la motilidad alterada, y / o de la
asociado con defecación o un cambio en los hábitos intestinales
sensibilidad aumentada de la función intestinal (Thompson et al, 1989,
con características de defecación desordenada y distensión'
1999; Camilleri y Prather, 1992; Drossman et al,
(Drossman et al, 1999). La definición de consenso y los criterios
para el SII se han formalizado en los criterios de Roma 'que se
1997; Camilleri y Choi, 1997). sutiles cambios inflamatorios
basan en los criterios de Manning (Manning et al,
sugieren un papel de la inflamación, especialmente después de
la enteritis infecciosa. Un origen infeccioso se ha sospechado,
1978). La tasa de prevalencia global es similar (aproximadamente
pero no se ha demostrado. Las bacterias, protozoos y helmintos
10%) en la mayoría de los países industrializados (Camilleri, 2001).
han sido objeto de escrutinio, y recientemente la atención se ha
La enfermedad tiene una gran
centrado en la alteración del ecosistema intestinal como un
posible cofactor patogénico (McKendrick y Read, 1994; Agreus et
Correspondencia: Dr. Anchalee Tungtrongchitr, Departamento de
al, 1995; Lembo et al,
Parasitología de la Facultad de Medicina en el Hospital Siriraj,
Universidad Mahidol, 2 Prannok Road, Bangkok Noi, Bangkok
10700, Tailandia. Tel: 66 (0) 2419 7000 ext 6468; Fax: 66 (0) 2411 1996; Bárbara et al, 1997; Sinha et al, 1997). Los estudios han
2084 E-mail: siatc@mahidol.ac.th estado en curso durante muchos años para determinar si la
llamada 'no patógena'

Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil 705


S OUTHEAST UN SIAN JT ROP METRO ED PAG ÚBLICA H ALUD

protozoos intestinales, tales como Entamoeba spp (Sinha pital, de la Universidad de Mahidol B. hominis determinación. La
et al, 1997), Giardia lamblia ( D'Anchino et al, muestra se unta sobre una membrana fecal semitransparente en
2002), y Blastocystis hominis ( Giacometti et al, la superficie de un portaobjetos de vidrio. Los frotis se evaluaron
1999) podría tener un papel en algunas condiciones patológicas que bajo un microscopio con solución salina normal fresca y solución
involucran el tracto gastrointestinal (Boreham de yodo para la presencia de parásitos. Tricrómico, tricrómico
et al, 1996; Morgan et al, 1996; Hussain et al, modificado y tinción ácido-rápido se realiza después de los frotis
1997). La distribución geográfica de Blastocystis hominis parece ser se habían secado. Los frotis teñidos fueron examinadas bajo un
global, con infecciones comunes en las regiones tropicales, microscopio. La forma y tamaño de B. hominis, incluyendo otras
subtropicales, y los países en desarrollo (Tan et al, 2002). En infecciones parasitarias, se observaron. Las alícuotas de todas las
general, los estudios de los países desarrollados informan muestras de heces se inocularon individualmente en un medio
aproximadamente una prevalencia global del 1,5-10% B. hominis ( Guignard monofásico para el cultivo de B. hominis. Si un caso fue positivo
et al, para B. hominis, los pacientes y los controles de IBS fueron
2000; Jensen et al, 2000; Tasova et al, 2000; Herwaldt et al, 2001; tratados con 1200 mg de metronidazol al día durante 7 días, y sus
Kaneda et al, 2001). Los informes de prevalencia y la heces fueron re-investigados por B. hominis.
importancia del protozoo B. hominis, como un patógeno
intestinal en el SII, han sido escasos, especialmente en
Tailandia. Este estudio se realizó para evaluar la posible
asociación entre infecciones parasitarias, especialmente B. El protocolo de estudio fue aprobado por el Comité de
hominis infección, y los pacientes con SII, y su prevalencia Ética de la Facultad de Medicina en el Hospital Siriraj,
entre los individuos con síntomas gastrointestinales del SII. Universidad Mahidol, Bangkok, No.216 / 2002, y el
consentimiento informado se obtuvo de cada participante.

MATERIALES Y MÉTODOS
RESULTADOS

El estudio se realizó con una cohorte de 59 pacientes (27


La prevalencia de B. hominis en ambos sujetos IBS y de
varones; 32 mujeres), con 25 sujetos normales que sirve como
control se muestra en la Tabla 1. Ocho de 59 sujetos (13,6%) se
controles. voluntarios tailandeses que asistieron a las secciones del
encontraron positivas para B. hominis entre los pacientes con SII,
Departamento de Práctica General de asistencia ambulatoria de Siriraj
mientras que en el grupo de control 12,0% (2 de 25) fueron
y el Hospital Ramathibodi, Bangkok, para un examen físico, se
positivos. Examen de las heces de los pacientes con SII encontró
investigaron. Todos ellos visitaron la clínica de manera voluntaria, y se
5.1,
diagnosticaron mediante exámenes físicos y bioquímicos de laboratorio
1,7, y 1,7% de los protozoos no patógena
para los criterios de inclusión Criterios de Roma II. Los criterios de
Endolimax nana, Strongyloides stercoralis, y
exclusión fueron los siguientes: pacientes con SII con banderas rojas,
Giardia lamblia, respectivamente. El uso de diferentes métodos
edad superior a 50 años y la presencia de enfermedades crónicas,
para determinar B. hominis y otros parásitos, se encontró que el
como diabetes mellitus, enfermedades coronarias del corazón, etc. Se
método de cultivo a ser más sensibles que los otros métodos
obtuvieron datos clínicos y epidemiológicos sobre cada sujeto usando
(Tabla 2).
cuestionarios estandarizados. Las preguntas cubiertos estado de salud,
Para examinar si B. hominis infecciones en pacientes y
la presencia de síntomas gastrointestinales, infecciones parasitarias
controles de IBS fueron diferentes, tanto de IBS y de control de
anteriores, la higiene personal, el consumo de drogas, pérdida de peso,
casos positivos para B. hominis fueron tratados con 1.200 mg de
y el contacto con los animales. Sobre la base de los datos clínicos, de
metronidazol durante 7 días y las heces fue re-investigado por B.
acuerdo con los criterios de diagnóstico Rome II, los pacientes fueron
hominis.
diagnosticados con IBS. Se pidió a todos los individuos para
Los resultados mostraron que B. hominis la infección en pacientes con
proporcionar una muestra de heces en una caja de heces desechable
SII no podía curarse completamente mediante tratamiento estándar
para el análisis. Las muestras fueron enviadas al Departamento de
(1.200 mg de metronidazol al día durante 7 días).
Parasitología de la Facultad de Medicina de la Siriraj hos-

DISCUSIÓN Los resultados de este estudio

muestran que B. hominis

706 Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil


segundo LASTOCYSTIS HOMINIS EN IBS

infección en pacientes con SII fue alta, pero no estadísticamente ción en el SII y sujetos de control. Una de las razones podría ser que
significativamente diferente de B. hominis infección en sujetos de el número de pacientes con SII en nuestro estudio era demasiado
control (Tabla 1). Este resultado fue consistente con el informe de bajo para mostrar la diferencia. Estos resultados fueron los mismos
Giacometti et al ( 1999), quien encontró que B. hominis infección en que los de Giacometti et al ( 1999), quien informó que no hubo
IBS era 11,1%, comparado con 6,1% en pacientes no IBS diferencia significativa en B. hominis prevalencia, entre IBS paciente
(Giacometti et al, 1999). Se ha informado de que las tasas positivas y controles. Su conclusión sugiere que B. hominis
para B. hominis la infección en las heces tomadas de pacientes con
diarrea de estar en zonas urbanas y en las zonas rurales eran la infección puede ser un indicador de la disfunción intestinal o
7,5% (17 / trastorno flora intestinal residente y un tracto intestinal que es
anormal por cualquier razón puede proporcionar condiciones
226) y 3,95% (7/177), respectivamente, en contraste con la tasa adecuadas para la proliferación de B. hominis ( Udkow y Markell,
positiva para B. hominis la infección en las heces de las personas 1993; Neal et al, 1997). Por lo tanto, la interpretación de un
sanas, que sólo fue del 0,67% (2/300) (Wang et al, 2002). Estos estudio de prevalencia entre la asociación de IBS y B. hominis, requiere
datos apoyan la hipótesis de que B. hominis la infección se asoció precaución.
con diarrea. Las infecciones parasitarias en pacientes con SII
parecía ser significativamente más probable que en los sujetos Se encontró que el método de cultivo a ser más sensible
control. que los otros métodos, es decir, frotis directo, el método de
formalina-éter y tinción tricrómica. Aunque el método de cultivo
Nuestros resultados no mostraron ninguna diferencia para B. hominis es más costoso y requiere mucho tiempo, es más
estadísticamente significativa entre B. hominis infectividad fiable que

tabla 1
La prevalencia de infecciones parasitarias en el síndrome del intestino irritable (IBS) y sujetos de control.

Parásito IBS (n = 59) Los controles (n = 25) p-valor

B. hominis ( vacuolado forma) 13,6% (8/59) 12,0% (3/25) 0.87


protozoos no patógena ( Endolimax nana quiste) 5,1% (3/59) - -
Strongyloides stercoralis 1,7% (1/59) - -
huevo larva rabditiforme
anquilostoma - 8,0% (2/25)
Giardia lamblia quiste 1,7% (1/59) - -

Tabla 2
La prevalencia de infecciones parasitarias en el síndrome del intestino irritable (IBS) utilizando examen diferente
métodos.

Hematest directa con formalina Cultura TrichromeModified Modificado total


frotis éter para manchar tricrómico acidorresistentes

método B. hominis manchar manchar

IBS
B. hominis ( vacuolado forma) - 5 3 8 4 - - 8
protozoos no patógena, quiste ( Endolimax
nana) - - - 3 - - 3
Strongyloides stercoralis - 1 - - - - - 1
larva rabditiformes
Giardia lamblia quiste - 1 1 - - - - 1
controles
B. hominis ( vacuolado forma) - 2 - 3 - - - 3
El anquilostoma huevo - 1 2 - - - - 2

Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil 707


S OUTHEAST UN SIAN JT ROP METRO ED PAG ÚBLICA H ALUD

La microscopía (Zaman y Khan, 1994). se trata de pacientes con diarrea. B. hominis


Los individuos cuyas muestras de heces contenida durante mucho tiempo ha sido descrito como un parásito protozoo

B. hominis Se investigaron más y dado el tratamiento estándar no patogénico, hasta hace poco, cuando se han realizado las

de metronidazol (1,200 mg / día durante 7 días). Hasta un reivindicaciones que puede dar lugar a condiciones patógenas

10% de los casos de SII no podían ser tratados con éxito; y B. (Cirioni et al, 1999; Koutsavlis et al, 2001; Waring y Reed, 2001). Por

hominis infección permaneció (Fig 1). Puede ser que B. otro lado, es posible que un subgrupo de B. hominis podría ser

hominis patógenos en algunos pacientes. Estudios recientes han

infección en el SII puede desarrollar resistencia. Se ha identificado dos variantes de este organismo, sobre la base de

informado de que el SII puede disminuir la respuesta inmune diferentes patrones de polipéptido y secuencias de nucleótidos de

humoral (Chen et al, 1987) y la función inmune celular en B. ADN (Kukoschke y Muller, 1991; Keystone, 1995). La investigación

hominis infección (Kaneda adicional en B. hominis infección, especialmente en el SII, debe

et al, 2000; Largo et al, 2001; Nasirudeen et al, llevarse a cabo para dilucidar esta cuestión.

2001; Tan et al, 2001). El nivel del CD 3+ contar, CD 4+ contar y CD 4 + / discos


compactos 8+ proporción se redujo en B. hominis- los individuos
infectados, pero el CD 8+

contar era normal (Wang et al, 2002). En comparación con el B. EXPRESIONES DE GRATITUD
hominis- grupo negativo, la diferencia fue significativa (p
<0,05). Los recientes avances en B. hominis investigación Los autores desean agradecer a todos los voluntarios de las

encontró que, en sujetos que padecen inmunodepresión, B. secciones de práctica general de asistencia ambulatoria de Siriraj y

hominis el Hospital Ramathibodi, y para el personal del Departamento de

mostró una asociación significativa con síntomas Parasitología de la Facultad de Medicina en el Hospital Siriraj,

gastrointestinales (Germani et al, 1998; Ghosh et al, 1998; Departamento de Medicina del Hospital Ramathibodi, Universidad

Mathewson et al, 1998; Amenta et al, de Mahidol, por su colaboración en esta investigación. Gracias

1999; Cimerman et al, 1999; Menon et al, 1999; también al Sr. Paul Adams para la edición del manuscrito. Este

Li, 2000; Prasad et al, 2000; Wilcox, 2000; Lebbad et al, 2001), y B. trabajo fue apoyado por el Fondo de Investigación de Tailandia

hominis infección estaba relacionado con el anfitrión de la función (TRF) y el Fondo de Investigación de la Universidad de Mahidol.

inmune celular. Esta puede ser la razón de la resistencia a los


medicamentos de B. hominis
en el SII. En conclusión, B. hominis debe ser tenido en cuenta por
los parasitólogos y los médicos cuando Referencias

Agreus L, Engstrand L, Svardsudd K, Nyren O, Tibblin


GRAMO. Helicobacter pylori seropositividad entre los adultos
suecos con y sin síntomas abdominales. Un estudio
epidemiológico basado en la población. Scan J Gastroenterol 1995;
Controles de
30: 752-7. Amenta M, Dalle Nogare ER, et al. protozoos
IBS
16 intestinales
en pacientes infectados por el VIH: efecto de la rifaximina en
14
Cryptosporidium parvum y Blastocystis hominis infecciones.
12 J Chemother 1999; 11: 391-
5.
10
Barbara G, Vallance BA, Collins SM. intes- persistente
68
disfunción neuromuscular Tinal después de la infección por nematodos
24 aguda en ratones. Gastroenterología 1997; 113: 1224-1232.

0
antes del tratamiento Después del tratamiento Boreham RE, Benson S, Stenzel DJ, Boreham PF.
Blastocystis hominis infección. Lanceta 1996; 348: 272-3.

Fig 1-Prevalencia de B. hominis en el SII y controles BE-


proa y después de tratamiento con metronidazol (1,200 mg / día Camilleri M. Gestión de la sin- intestino irritable
durante 7 días). drome. Gastroenterología 2001; 120: 652-68.

708 Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil


segundo LASTOCYSTIS HOMINIS EN IBS

Camilleri M, Choi MG. Artículo de revisión: colon irritable Estudio prospectivo de parasitismo intestinal en una cohorte de
síndrome. Aliment Pharmacol Ther 1997; 11: 3- voluntarios del Cuerpo de Paz en Guatemala.
15. J Clin Microbiol 2001; 39: 34-42. Hussain R, Jaferi W, Zuberi

Camilleri M, Prather CM. El sin- intestino irritable S, et al. significativamente in-


drome: mecanismos y un enfoque práctico para la gestión. Ann arrugada IgG 2 los niveles de anticuerpos de subclases a

Intern Med 1992; 116: 1001-8. Chen J, Vaudry WL, Kowalewska Blastocystis hominis en pacientes con síndrome de intestino

K, W. La falta Wenman irritable. Am J Trop Med Hyg 1997; 56: 301-6. Jensen B, Kepley

de la respuesta inmune de suero a Blastocystis hominis. Lanceta W, Guarner J, et al. Comparación de


1987; 2: 1021.

Cimerman S, Cimerman B, Lewi DS. Prevalencia de polivinilo fijador alcohol con tres fijadores menos peligrosos

infecciones parasitarias intestinales en pacientes con síndrome de para la detección e identificación de parásitos intestinales. J

inmunodeficiencia adquirida en Brasil. Int J Infect Dis 1999; 3: Clin Microbiol 2000; 38: 1592-8.

203-6.

Cirioni O, Giacometti A, Drenaggi D, Ancarani F, Kaneda Y, Horiki N, Cheng X, Tachibana H, Tsutsumi

Scalise G. Prevalencia y relevancia clínica de respuesta serológica a Y. Blastocystis hominis infección en

Blastocystis hominis en diversos cohortes de pacientes. individuos asintomáticos. Tokai J Exp Clin Med 2000; 25: 51-6.

Eur J Epidemiol 1999; 15: 389-93. D'Anchino M, Kaneda Y, Horiki N, Cheng XJ, Fujita Y, Maruyama H,

Orlando D, L. De Feudis Giardia


Tachibana H. Ribodemes de Blastocystis hominis
lamblia infecciones se hacen clínicamente evidente mediante la
obtención de los síntomas del síndrome del intestino irritable.
aislado en Japón. Am J Trop Med Hyg 2001; 65: 393-6.

J Infect 2002 Oct; 45: 169-72. Keystone JS. Blastocystis hominis y diarreica del viajero

Drossman DA, Corazziari E, Talley NJ, Thompson


WG, Whitehead WE. Roma II: un documento de consenso
ñandú. Clin Infect Dis 1995; 21: 102-3. Koutsavlis AT,

multinacional en trastornos gastrointestinales funcionales. Intestino Valiquette L, Allard R, Soto J.


1999; 45 (suppl 2): ​1-81. Drossman DA, Whitehead WE, Camilleri Blastocystis hominis: un nuevo patógeno en las guarderías? Puede

M. Irritable Commun Dis Rep 2001; 27: 76-84. Kukoschke KG, Muller HE.

El síndrome del intestino: una revisión técnica para el desarrollo de SDS-PAGE y inmuno
guías de práctica. Gastroenterología 1997; 112: 2120-37. análisis lógico de diferente axénicos Blastocystis hominis son.
J Med Microbiol 1991; 35: 35-9. Lebbad M, Norrgren H,

Germani Y, Minssart P, Vohito M, et al. etiologías de Naucler A, Dias F, Andersson


diarreas agudas, persistente y disentería en adultos en Bangui, S, parásitos Linder E. intestinales en VIH-2 casos de SIDA
República Centroafricana, en relación con el estado serológico asociados con diarrea crónica en Guinea Bissau. Acta Trop 2001;
del virus de la inmunodeficiencia humana. Am J Trop Med Hyg 1998; 80: 45-9. Lembo T, Fullerton S, Diehl D, et al. síntoma dura-
59: 1008-
14. ción en pacientes con síndrome de intestino irritable. Am J

Ghosh K, Ayyaril M, NirmalaV. involv- EICH aguda Gastroenterol 1996; 91: 898-905. Li MD. La diarrea en el SIDA. Shijie
ing el tracto gastrointestinal y la infestación con Hauren Xiaohua Zazhi
Blastocystis hominis en un paciente con leucemia mieloide 2000; 8: 937-8.
crónica después del trasplante alogénico de médula ósea. Transplante
HY larga, Handschack A, W Konig, Ambrosch A.
de médula osea Blastocystis hominis modula la respuesta inmune y la liberación
1998; 22: 1115-7.
de citoquinas en las células epiteliales del colon. parasitol Res 2001;
Giacometti A, Cirioni O, Fiorentini A, Fortuna M, 87: 1029-1030. Manning AP, Thompson WG, Heaton KW, Morris
síndrome del intestino irritable Scalise G. en pacientes con Blastocystis AF.
hominis infección. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1999; 18: Hacia diagnóstico positivo del intestino irritable.
436-9. Guignard S, Arienti H, Freyre L, Lujan H, Rubinstein Br Med J 1978; 2: 653-4. Mathewson JJ, Salmeh BM,
Dupont HL, et al. HEp-2
H. especies parasitarias en una residencia para niños en la adherente celular Escherichia coli y la respuesta inmune secretora
provincia de Córdoba, Argentina. Eur J Epidemiol 2000; 16: intestinal al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en
287-93. pacientes ambulatorios con diarrea asociada al VIH. Clin Diagn
Herwaldt BL, De Arroyave KR, Wahlquist SP, de Lab Immunol 1998; 5: 87-90.
Mérida AM, López AS, Juranek DD. de varios años

Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil 709


S OUTHEAST UN SIAN JT ROP METRO ED PAG ÚBLICA H ALUD

McKendrick MW, Read NW. Síndrome del intestino irritable- incognita. Int J Parasitol 2002; 32: 789-804. Tasova Y, Sahin
enviar Salmonela infección. J Infect 1994; 29: 1-3. Menon BS, B, Koltas S, Paydaş S. signifi- Clinical
MS Abdullah, Mahamud M, Singh B. Intes- cación y la frecuencia de Blastocystis hominis en
TINAL parásitos en los niños de Malasia con cáncer. pacientes con cáncer hematológico turcos.
J Trop Pediatr 1999; 45: 241-2. Acta Med Okayama 2000; 54: 133-6. Thompson WG,

Morgan D, Whitworth J, Eotu H, Omoding N, Moore Longstreth GF, Drossman DA, Heaton
M. gastrointestinales infecciones parasitarias. Lanceta KW, Irvine EJ, Muller-Lissner SA. trastornos funcionales del
1996; 348: 965-6. intestino y dolor abdominal funcional.

Nasirudeen AM, Tan KS, Singh M, Yap EH. Pro- Intestino 1999; 45 (suppl 2): ​1143-7. Thompson WG, Longstreth

la muerte celular programada en un parásito intestinal humano, GF, Drossman DA, Heaton
Blastocystis hominis. parasitología 2001; 123: 235-46. KW, Kruis W. síndrome del intestino irritable: guías para el
diagnóstico. Gastroenterol Int 1989; 2: 92-5. Udkow MP,
Neal KR, Hebden J, Spiller R. Prevalencia de gas Markell EK. Blastocystis hominis: preva-
síntomas trointestinal seis meses después de la gastroenteritis
bacterianas y de riesgo factores para el desarrollo del síndrome de lencia en asintomática frente hosts sintomáticos.
intestino irritable: encuesta postal de los pacientes. Br Med J 1997; J Infect Dis 1993; 168: 242-4. Wang KX, Li CP, Wang J,
314: 779-82. Prasad KN, Nag VL, Dhole TN, Ayyagari A. identifi- Cui YB. Epidemiológico
Encuesta de Blastocystis hominis en la ciudad de Huainan, provincia
cación de patógenos entéricos en pacientes VIH-positivos con de Anhui, China. Mundial J Gastroenterol
diarrea en el norte de la India. J Nutr Salud Popul 2000; 18: 2002; 8: 928-32. Waring L, Reed C. Blastocystis hominis. Causante
23-6.

Sinha P, Ghoshal UC, Choudhuri G, Naik S, Ayyagari organismo o comensal inocuo? Médico Aust Fam 2001;
A, SR Naik. Hace Entamoeba histolytica causar el síndrome 30: 374-8. Wilcox CM. Etiología y evaluación de la diarrea
irritable? Indian J Gastroenterol 1997; 16: 130-3. en
SIDA: una perspectiva global en el milenio.
Tan KS, Ibrahim M, Ng GC, et al. La exposición de las Mundial J Gastroenterol 2000; 6: 177-86. Zaman V, Khan MKZ. Una
Blastocystis especie a un anticuerpo monoclonal citotóxico. parasitol comparación de microscopia directa
Res 2001; 87: 534-8. Tan KS, Singh M, Yap EH. Los recientes copiar con la cultura para el diagnóstico de Blastocystis hominis. Sureste
avances en de Asia J Trop Med Hyg Salud Pública 1994; 25: 792-3.
Blastocystis hominis investigación: los puntos calientes en terra

710 Vol 35 No. 3 Septiembre 2.004 mil