Вы находитесь на странице: 1из 14

TEMA Nº O1

UNIDAD I

FUNDAMENTOS TEÓRICOS DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE (D.A)

1. CONCEPTO
Todavía no existe un criterio uniforme con respecto al concepto de Dificultades de
Aprendizaje (D. A.) entre los diversos profesionales que laboran en el área Educacional,
ello es debido a una serie de razones, entre las cuales destaca la discrepancia existente
entre la inadecuada traducción del concepto inicial “learning disabilities”,
semánticamente inapropiado por su amplitud y ambigüedad, y los objetivos que se tenían
al momento de definirlas, los mismos que iban desde la obtención de un perfil
homogéneo con fines de investigación, a la delimitación de criterios precisos para el
diagnóstico diferencial; otra de las razones de la situación actual radica en la variada
formación académica de los profesionales implicados en este quehacer, ya sean estos
médicos, psicólogos o docentes, e incluso, entre los estudiosos de la misma área, puesto
que sus apreciaciones se regirán en función a la perspectiva teórica en la cual se formen.
(Molina, 1997:27).
Y aunque existen diversas maneras de establecer la definición de esta entidad, Sánchez y
Torres (1998:20) proponen tres criterios para delimitar conceptualmente esta expresión.

1. Criterio de Normalidad
Según este primer criterio, las dificultades en el aprendizaje no se explican a partir
de un trastorno intelectual, de la comunicación, sensorial, físico o perceptivo. Todo
lo contrario, se trata de estudiantes normales cuyas dificultades se originan en los
déficit de su contexto educativo, la escuela, o las estrategias ineficaces de sus
profesores, y en ocasiones por las propias dificultades de estos alumnos en tareas
específicas objeto de aprendizaje.
2. Criterio del rendimiento discrepante
El segundo criterio se basa en las expectativas y el nivel de desarrollo del sujeto. Es
decir, que las dificultades pueden ser de dos tipos: por una parte, centrada en la
disparidad entre el rendimiento escolar real y el esperado; por otra, las diferencias
que el niño presenta entre las diversas áreas de desarrollo. En este sentido, un alumno
presenta dificultades en el aprendizaje cuando tiene un funcionamiento intelectual
normal, pero demuestra un considerable retraso en uno o varios de los aprendizajes
escolares, por ejemplo, en matemáticas, lengua, etc.; o cuando muestra un desnivel
entre las diferentes esferas de su desarrollo, de tal forma que su evolución en algunas
áreas es normal, pero en otras evidencia un cierto retraso o falta de madurez en
relación a su grupo de iguales.
3. Criterio de exclusión
El tercer criterio excluye a los niños “excepcionales” (retraso mental, deficiencias
visuales, deficiencias auditivas o alteraciones emocionales graves). No obstante,
pese a que este criterio es el más consensuado, presenta dificultades de aprendizaje
de aceptación ya que las dificultades pueden manifestarse como una realidad no
necesariamente independiente de las deficiencias sensoriales.
Por otro lado, García (2001:11) hace una exposición reflexiva acerca de las
conceptualizaciones brindadas por diferentes autores, con respecto a las D. A. asumiendo
la definición que rige actualmente en E.E. U.U y Canadá, señalando que las D. A.
“ son algo heterogéneo, que suponen problemas significativos en la conquista de las
habilidades de la lectura, escritura, y/ o cálculo, las cuales se creen son intrínsecas al
individuo, suponiendo la posibilidad de encontrar solapamiento con otros problemas y no
por influencias extrínsecas.”
Bravo (1996:27) respecto a la definición y delimitación de las D. A., resalta que el
factor “contexto escolar” es indispensable al momento de intentar su comprensión,
independientemente de que el origen de las mismas se encuentre en las alteraciones del
desarrollo neuropsicológico.
Siguiendo esta perspectiva, se entiende que las D. A. presentadas por el niño, se
producen dentro de un contexto social, es decir, bajo el currículum escolar, donde el
factor sociocultural y económico, según Kavale; Keogh (Bravo, 1996:28) ayudan a
determinar la clasificación de las D. A. No obstante, debe recordarse que paralelamente a
esta variable, coexiste las denominadas alteraciones neuropsicológicas del desarrollo, las
cuales perturban directamente el aprendizaje. Con respecto a lo expuesto, el autor
considera importante para el discernimiento del concepto de D. A., que las variables
antes mencionadas sean expuestas en un modelo integrador, teniendo en cuenta que la
interacción de ambas permitirá efectuar un diagnóstico e investigaciones desde una
perspectiva menos sesgada que la existente hasta este momento.
Es en esta última línea, que Bravo (1996:30) plantea que las D. A. deben ser entendidas
como entidades, ya no sólo originadas por el factor neuropsicológico,
sino también por la variable sociocultural o escolar, y con este fin propone la necesidad
de distinguir entre los Trastornos Específicos de Aprendizaje (T. E. A.) y los Problemas
Generales para aprender (PGA).
En resumen, y considerando todo lo anteriormente señalado con respecto a las D. A., y
en oposición a lo propuesto por García, y mas bien coincidiendo con Bravo, se puede
plantear que D. A. es un término genérico referido a un grupo heterogéneo de trastornos
que se evidencian en dificultades significativas en la adquisición y uso de la lectura,
escritura, razonamiento o habilidades matemáticas, las cuales pueden ser intrínsecos al
individuo, presumiéndose que son debidos a la disfunción del sistema nervioso central.
Sin embargo, también podrían originarse en otras condiciones como por ejemplo déficit
de atención, déficit sensorial (baja visión o hipoacusia), bajo nivel intelectual, trastornos
emocional o social; e influencias socio-ambientales tales como diferencias culturales o
instrucción inapropiada.

2. CLASIFICACIÓN DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE


. Dockrell y McShane (1997: 15) clasifican las D.A. agrupadas en función a diversos
criterios, prioritariamente etiológicos y funcionales. Con respecto, al primero, el
propósito es establecer las causas específicas que originan las D. A., encontrándose
además que dentro de esta clasificación, existe dos sistemas de organización, por un
lado, el sistema causal específico, por ejemplo las causas son un déficit auditivo o visual
evidente, etc., y por otro, el sistema hipotético, en el cual se asume la posibilidad de una
alteración sensorial, que en muchos casos pasa de inadvertida.
En el caso de las clasificaciones funcionales se busca establecer el nivel de actuación
actual, distinguiéndose dos grupos de niños, en función a las medidas de su inteligencia.
El primer grupo denominado “aprendices lentos” y en casos más graves “deficientes
mentales”, esta conformado por los niños cuyo nivel de desarrollo intelectual esta por
debajo de la media y por lo cual, su actuación en una serie de tareas será menos eficiente
en relación a sus compañeros. El segundo grupo, esta conformado por los niños cuyo
nivel de desarrollo intelectual es normal, pero no obstante, presentan una dificultad
específica en alguna tarea concreta, por ejemplo, la escritura. De otra parte, se observa
que en estos niños existe una discrepancia entre logro y aptitud en el área de la
dificultad.
Así, las D. A. son una entidad enmarcada por un amplio abanico de síntomas que pueden
ir desde un problema ligero a dificultades muy severas, las cuales dependerán de una
compleja red de factores que interactúan en muchos casos, a lo largo tiempo. En este
sentido, se considera conveniente presentar algunas de las clasificaciones de las D. A.
con el propósito de comprender los criterios categóricos utilizados por los diferentes
autores, que a continuación se presentarán:
1. Clasificación Funcional
1.1 Problemas Generales de Aprendizaje
Siguiendo lo planteado por Bravo (1981), se señalará que los Problemas
Generales de Aprendizaje (PGA), pueden manifestarse de diversas maneras,
pero en todos los casos afectan el rendimiento global del niño, es decir,
perjudican varias áreas del desempeño escolar, apreciándose además, lentitud y
desinterés para el aprendizaje, deficiencia en la atención a estímulos escolares y
dificultad para concentrarse en la realización de determinadas tareas.

Pero de otra parte, se estima que los PGA, también son marcadamente
dependientes de las características que posee el sistema escolar, entre éstas,
metas y objetivos del programa académico y nivel de exigencia de la escuela.
Por ello, se pueden producir PGA, tanto en niños que no tienen una
estimulación cultural que les permita responder a las exigencias de la escuela,
como en aquellos cuya maduración neurológica no les permite adquirir los
aprendizajes programados.
Cuadro 1: Problemas Generales de Aprendizaje

- Son globales a la mayor parte de las materias.


- Pueden tener origen variado.

Del niño De las familias


 Déficit atencional, impulsividad.  Manejo inadecuado de la situación
 Insuficiencia intelectual, retardo. escolar (tareas, estudio, etc.).
 Inmadurez escolar.  Clima familiar.
 Actitud pasiva para el aprendizaje,  Deficiencias socio culturales
carencia de motivación. (analfabetismo).
 Alteraciones emocionales (depresivas,
angustiados)
 Aprendizaje lento.
 Diferencias sociocultural.
De las escuelas
 Métodos de enseñanza.
 Deficiencias de los maestros (aptitudes pedagógicas).
 Programas y exigencias inadecuadas a la realidad de los niños.
 Malas relaciones profesor – alumno.
 Deficiencias organizacionales de las escuelas.

Tomado de Bravo, 1996:34

1.2 Trastornos Específicos de Aprendizaje


La U.S. Office of Education (USOE), en 1977 señala que el término Trastorno
Específico de aprendizaje (TEA) o “Dificultad de Aprendizaje Específica”, está
referido a un trastorno en uno o más procesos psicológicos básicos en la
comprensión o en el uso del lenguaje, hablado o escrito, que se puede
manifestar en una habilidad imperfecta para escuchar, hablar, leer, escribir,
deletrear, o hacer cálculos matemáticos. El término incluye condiciones tales
como hándicaps perceptivos, lesión cerebral, disfunción cerebral mínima,
dislexia y afasia del desarrollo. El término no incluye a los niños que presentan
problemas de aprendizaje que son primariamente el resultado de déficit visuales,
auditivos o motores o retraso mental, o alteraciones emocionales, o desventajas
ambientales, culturales o económicas”. (Nicasio García, 1997: 15 – 22)

Esta misma dependencia oficial de los Estados Unidos de Norteamérica, agrega


que en este trastorno, el “niño tiene una discrepancia severa entre el logro y la
habilidad intelectual en una o más de las diversas áreas: expresión oral,
expresión escrita, comprensión oral o comprensión escrita, habilidades de
lectura básicas, cálculo matemático, razonamiento matemático o deletreo”,
precisando que para que la diferencia entre el rendimiento y el potencial
intelectual del alumno sea considerado como una “discrepancia severa” se
deberá tener en cuenta la edad y las experiencias educativas previas del
estudiante.
Complementariamente a todo lo señalado, en el año 1986, la Association of
Children with Learning Disabilities - ACLD (Nicasio García, 1997: 15 – 22),
indica que “las dificultades específicas de aprendizaje son una condición crónica
de supuesto origen neurológico que interfiere selectivamente con el desarrollo,
integración, y/o demostración de habilidades verbales y/o no verbales”, estas
“dificultades de aprendizaje específicas existen como una condición
incapacitante y varían en sus manifestaciones y en el grado de severidad. A lo
largo de la vida, la condición puede afectar la autoestima, la educación, la
vocación, la socialización, y/o las actividades de la vida diaria”.
En esta perspectiva, Bravo (1994) indica que los TEA, generalmente son un
cuadro multifactorial o pluricausal en el cual es muy frecuente detectar la
interacción de procesos biológicos, procesos psicológicos, procesos escolares y
procesos socioculturales, de allí que plantea la organización de todos ellos en
cinco grupos de factores: etiológicos, psicológicos, concomitantes,
intervinientes y consecuentes.

Cuadro 2: Áreas de diagnóstico de los trastornos específicos

- Genéticos familiares
Factores Etiológicos
- Disfunción cerebral
(Alteran el S.N.C.)
- Maduración cerebral atípica

Factores Psicológicos - Desarrollo cognitivo.


(Alteran el procesamiento de - Desarrollo psicolingüístico.
la información) - Desarrollo del pensamiento.

Factores Concomitantes o
- Psicomotores (sobre actividad)
Correlativos
- Intelectuales (lentitud, disparidad)
(Acompañan, los TEA pero no
- Emociones y/o conductuales
los originan)

- Deprivación, pobreza.
Factores Intervinientes
- Problemas de salud crónicos
(Afectan el pronóstico)
- Deficiencias en la escuela o familiares.

- Reacciones emocionales y conductuales.


- Alteraciones familiares.
Factores Consecuentes
- Rechazo al estudio.
- Segregación “invisible” de su curso.

Tomado de Bravo, 1996:37


2. Clasificación de acuerdo a la especificidad de las D. A.
2.1 Clasificaciones basadas en el dominio afectado.
Estas clasificaciones enfatizan el área donde se manifiestan los problemas del
individuo. Las principales, son la propuesta por la APA en el DSM -IV y la de
la OMS descrita en el ICD -10.
- Clasificación propuesta por el DSM – IV- V

Cuadro 3: Clasificación de las D. A. según el DSM IV-V

Trastorno de la lectura 315.00

a. El rendimiento en lectura, es inferior a lo esperado para su edad cronológica, en tanto


que su coeficiente intelectual y escolaridad esperada para su edad. Estos datos son
obtenidos mediante pruebas de precisión y comprensión normalizadas y administradas
individualmente.
b. Esta alteración del rendimiento interfiere en su desempeño académico o en sus
actividades diarias que requieren estas habilidades.
c. La presencia de un déficit sensorial aumentan las dificultades para la lectura.

Trastorno del cálculo 315.1

a. La capacidad para el cálculo se evalúa mediante pruebas normalizadas y administradas


individualmente, su rendimiento es inferior para su edad cronológica, coeficiente
intelectual y escolaridad esperada para su edad.
b. Este trastorno interfiere en su rendimiento escolar y en sus actividades cotidianas que
requieren esta habilidad.
c. El rendimiento para el cálculo se incrementa si hay un déficit sensorial.

Trastorno de la expresión escrita 315.2


a. La habilidad para escribir es evaluada mediante pruebas normalizadas y administradas
individualmente o mediante evaluaciones funcionales de dichas habilidades, su
rendimiento es inferior para su edad cronológica, coeficiente intelectual y escolaridad
esperada para su edad.
b. Este trastorno interfiere en su desempeño académico y en sus actividades diarias que
exijan la ejecución de textos escritos.
El rendimiento para el cálculo se incrementa si hay un déficit sensorial.

Trastorno del aprendizaje no especificado 315.9

Se incluyen los trastornos de aprendizaje que no cumplen los criterios de cualquier trastorno
específico.
Clasificación basada en procesos cognoscitivos (CIE 10)

Cuadro 4: Clasificación de las D. A. según el CIE 10

- Retraso específico de la lectura.


Incluye - Dislexia del desarrollo.
Trastorno
- Disortografía asociada a trastornos
específico de la
de la lectura.
Lectura
- Alexia y dislexia adquirida. R 48.0
- Dificultades adquiridas de lectura
F 81.0 Excluye
secundarias a trastornos de las F 93
emociones.
- Retaso específico de la ortografía
Incluye (sin desorden de la lectura).

Trastorno - Dificultades de la ortografía:


específico de la  Debidas a una enseñanza Z 55.8
Ortografía inadecuada.
 Trastorno adquirido de la R 48.8
Excluye
F 81.1 ortografía.
 Dificultades de la ortografía F 81.0
asociados de la lectura.

- Trastorno del aprendizaje de la


Incluye aritmética.
- Síndrome del desarrollo de
Gerstmann.
- Acalculia y discalculia del desarrollo.
Trastorno
- Dificultades aritméticas asociadas a F 81.1
específico del
trastornos de la lectura o de la
cálculo
ortografía.
F 81.2
- Dificultades del cálculo
Excluye principalmente atribuibles a una Z 55. 8
enseñanza inadecuada.
- Trastorno adquirido de la capacidad R48.8
del cálculo (acalculia).

Otros - Trastorno del desarrollo de la


trastornos del Incluye escritura expresiva.
desarrollo del
aprendizaje
escolar
F 81.8
Excluye - Retraso mental.
- Problemas de agudeza visual.
Trastorno del - Escolaridad inadecuada.
desarrollo del
aprendizaje - Dificultades de aprendizaje sin
escolar sin Incluye especificación.
especificación - Alteración del aprendizaje sin
F81.9 especificación.
- Trastorno del aprendizaje sin
especificación.
En relación a lo tratado, se presenta a continuación un cuadro comparativo sobre
la nomenclatura de los trastornos específicos de aprendizaje según la CIE 10 y
el DSM – IV- V.
Cuadro 5: Equivalencia de categorías diagnósticas del DSM – IV-V y CIE 10

Denominación Códigos

DSM – IV-V Trastornos del aprendizaje ---


TEA
Trastornos específicos del desarrollo del
CIE 10 F81
aprendizaje escolar
DSM – IV-V Trastorno de la lectura 315.00
Lectura
CIE 10 Trastorno específico de la lectura F 81.0

DSM – IV-V Trastorno del cálculo 315.1


Cálculo
CIE 10 Trastorno específico del cálculo F81.2

DSM – IV-V Trastorno de la expresión escrita 315.2


Escritura
Otros trastornos del desarrollo del aprendizaje
CIE 10 F81.8
escolar

DSM – IV-V --- ---

Trastorno mixto del desarrollo del aprendizaje


CIE 10
escolar

DSM – IV-V Trastorno del aprendizaje no especificado 315.9

Trastorno del desarrollo del aprendizaje sin


CIE 10 F81.9
especificación

Dioses; Quiroz (2004)

2.2 Clasificación basadas en procesos subyacente

2.3.1 La propuesta del Grupo de Windsor.


Esta propuesta se remonta a las clásicas distinciones que realizan
Border y otros (Santiago; González, 2001:96), en cuanto a los
problemas que afectan específicamente a la lectura; y que Miranda, en
1994, las denomina síndromes específicos. Siguiendo esta línea un
grupo de la Universidad de Windsor, encabezado por Rourke, plantea
la existencia de eventuales subtipos de DA atendiendo exclusivamente
a la presencia de “patrones específicos de habilidades y déficit
neuropsicológicos, que se piensa, son responsables de patrones
particulares de aptitudes de aprendizaje y déficit exhibidos por los
niños en el subtipo” (Rourke y Del Dotto, 1992).
Utilizando esos “patrones específicos” como referente, Rourke y sus
colaboradores describen cada subtipo de trastorno atendiendo a 4
variables básicas: las habilidades neuropsicológicas, su déficit
neuropsicológico, su pronóstico académico y su pronóstico psicosocial,
proponiendo de este modo la siguiente clasificación:

a. Trastornos por desórdenes en el funcionamiento lingüístico. Se


incluyen en esta categoría el trastorno del procesamiento fonológico
básico, el trastorno del emparejamiento fonema-grafema y el trastorno
del acceso a la palabra.

b. Trastorno por desórdenes del funcionamiento no verbal (síndrome


NVLD). Este se diferencia de los otros debido a que hay un desarrollo
lingüístico normal, pero se encuentran afectadas las funciones de tipo
perceptivo-motor.

c. Trastorno por desórdenes del output en todas las modalidades. Este es


similar al trastorno de acceso a la palabra en lo que respecta a las
habilidades y déficit neuropsicológicos. Sin embargo, en el campo
académico, hay problemas añadidos de output deficiente en la escritura
de palabras y la aritmética escrita.

2.3.2 El modelo de la teoría PASS


Aunque no se elaboró con la finalidad de llevar a cabo una clasificación
de las DA, esta teoría parte de los estudios de Luria sobre los sistemas
funcionales del SNC y considera que el procesamiento humano de la
información puede explicarse en términos de la acción interrelacionada
de tres sistemas funcionales independientes: el sistema de
planificación, el sistema de codificación y el sistema de estimulación-
atención. A estos sistemas se tendría que añadir, como un elemento
también central, la base de conocimientos acumulados por el individuo
en su memoria a largo plazo.

Desde estos presupuestos, Kirby y Williams (1991), citados por García


y González (2001) analizan las dificultades de la lectura, la escritura y
las matemáticas, relacionando los diferentes problemas que se pueden
observar en el proceso de aprendizaje, con las tareas propias de los
sistemas mencionados, de modo que se podría considerar su propuesta
como una clasificación funcional en la que, en lugar de visualizar las
DA globalmente, se relacionan DA concretas con problemas concretos
de funcionamiento cognitivo.
3. Clasificación de acuerdo al criterio etiológico
Existen tres grandes grupos de D. A., considerando el criterio clasificador de la
etiología: por un lado, las que poseen un origen ambiental (perspectiva extrínseca), el
otro grupo, conformado por variables que se encuentran en el propio niño
(perspectiva intrínseca) y aquellas otras cuya etiología participa de ambas
perspectivas (perspectiva interactiva).

Esquema 1: Modelo Diferenciador de las D. A.

Modelo diferenciador de las


dificultades de aprendizaje

Perspectiva Perspectiva Perspectiva


extrínseca intrínseca interactiva

Etiología Etiología que Considera las dos


ambiental radica en el propio perspectivas
niño anteriores

Dioses, Quiróz, (2005)

Esquema 2: Perspectivas en el origen de las D. A.

- Culturales
Causas ambientales - Socio - familiares
- Pedagógicas

PERSPECTIVA
EXTRÍNSECA
Fracaso en el aprendizaje pedagógico

Síntomas - Desinterés
Inadaptación escolar - Hiperactividad
- Hipoactividad
- Culturales
Causas ambientales - Socio - familiares
- Pedagógicas

PERSPECTIVA
EXTRÍNSECA
Fracaso en el aprendizaje pedagógico

Síntomas - Desinterés
Inadaptación escolar - Hiperactividad
- Hipoactividad

Daño cerebral inespecífico

Alteraciones en los procesos madurativos


Causas
Inhabilidades psicolingüísticas
- atención selectiva
Inhabilidades en el procesamiento - estrategias cognitivas
de la información - y/o de aprendizaje

De tipo Retrasos perceptivo - motrices


inespecífico Retrasos en el aprendizaje fisiológicos
Psicolingüísticas
Síntomas Dificultades globales en el aprendizaje pedagógico
- Desinterés
Inadaptación escolar - Hiperactividad
- Hipoactividad
PERSPECTIVA
INTRÍNSECA - Gnósico
- Fásico
Daño cerebral específico - Práxico
- Lateralización
Causas Déficits psicolingüísticos

- Labilidad en la atención sostenida


Déficits de procesamiento - Planificación
de información - Procesamiento simultáneo
De tipo - Procesamiento sucesivo
Específico

Dificultades en los procesos perceptivo - motrices


Alteraciones en los procesos de codificación y
Decodificación psicolingüística: disfasias Dislexias
Disgrafías
Síntomas Dificultades selectivas en el aprendizaje pedagógico
Disortografía
Discalculia
- Desinterés
Inadaptación escolar - Hiperactividad
- Hipoactividad
Causas: Todas o una buena parte de las dos perspectivas anteriores
PERSPECTIVA
INTERACTIVA
Síntomas: Todos o una buena parte de las dos perspectivas anteriores

- Deficiencia mental
Causas excluyentes - Sordera
en las tres perspectivas - Ceguera
- Parálisis cerebral y déficits motores asociados
- Psicosis y déficits asociados

Tomado de Molina (1997)

3.1 D. A. desde una perspectiva extrínseca

Siguiendo el criterio extrínseco, las causas de las D. A. son generalmente externas al


niño, observándose que la base de estas pueden estar en el ambiente sociofamiliar o
en el contexto pedagógico.
Así estos factores son los que determinan la variedad del comportamiento
sintomático en el alumno, como consecuencia de enfrentar las exigencias presentes
de la cultura escolar predominante, siendo lo más común observar:
a. El fracaso escolar global, surge como consecuencia de la incongruencia entre las
expectativas desmedidas por el docente sobre los patrones comportamentales que
consideran un ideal de alumno, y las expectativas del niño sobre la cultura
escolar dominante, observándose además un proceso de incomunicación entre
ambos agentes educativos. Como consecuencia de todo ello, el alumno interioriza
este fracaso como suyo, presentando mecanismos de defensa para proteger su
estima, observándose finalmente, un desinterés, problemas de atención selectiva
o conductas hiperactivas.
b. Se observa que los mecanismos de defensa también se presenta en el docente,
debido a la incomprensión por parte de este, ante la falta de una explicación
razonable de porque alumnos con un rendimiento intelectual promedio fracasan
en el aprendizaje.
c. Otro de los síntomas presentados por los alumnos, discurre entre las relaciones
ineficaces por parte de este grupo con sus pares de mejor rendimiento y el equipo
docente, siendo las conductas más saltantes de estos niños, los de tipo disruptivos
o inhibitorias.
3.2 D. A. desde una perspectiva intrínseca

El análisis desde esta perspectiva permite determinar que las causas de las D. A.
radican en el propio niño, agrupándose estas en dificultades inespecíficas o
específicas, asimismo es importante tener en cuenta que base es de tipo
neuropsicológico. En este sentido, se observa que este tipo de sintomatología es
determinada siempre por su función o estructura.
La sintomatología presentada por estos alumnos se deriva de síntomas evolutivos
relacionados con el aprendizaje fisiológico, el procesamiento de la información y los
aprendizajes psicopedagógicas.
a. Síntomas de las D. A. de tipo inespecífico
- El daño cerebral inespecífico de tipo funcional genera una serie de retrasos
perceptivo – motrices, las cuales se relacionan con los patrones de adquisición
en el aprendizaje fisiológico, como con las habilidades básicas para lograr un
aprendizaje exitoso
- Las inhabilidades psicolingüísticas, directamente relacionadas con este daño
cerebral inespecífico, originan un serie retraso en la adquisición de estas
mismas habilidades psicolingüísticas, que en el futuro generan un fracaso en el
aprendizaje del lenguaje escrito.
- Ponen en juego sus estrategias cognitivas y de aprendizaje que en general son
inadecuadas para el tipo de tarea que le exigen.
- Todo ello conlleva a que el niño presente sus mecanismos de defensa
(desamparo psico - social) como consecuencia de una inadaptación escolar.
b. Síntomas de las D. A. de tipo específico
- El daño cerebral específico genera dificultades en la mayoría de procesos
perceptivo – motrices, como desconocimiento y escaso dominio del esquema
corporal, problemas de lateralidad, retrasos simples de lenguaje, escasa
coordinación óculo – motriz o rítmico – temporal. Todo lo mencionado,
probablemente genere dificultades para mantener la atención fija, así también
se observa que las habilidades metacognitivas de planificación y de toma de
decisiones se ven afectadas.
- Las dificultades con los procesos de codificación simultánea y sucesiva, genera
la desestructuración psicolingüística, ya sea en el componente fonológico o
lexical.
- Estas alteraciones generan dificultades en la codificación de la información
simultánea y sucesiva o de mantenimiento de la alerta cerebral, estas
dificultades generadas determinarán no solo el ámbito escolar sino la vida
cotidiana del niño.
- Estos niños se caracterizan por presentar dificultades en áreas específicas del
currículo, sin embargo en otras su performance se encuentra dentro de lo
esperado.
- Se observa un comportamiento patológico, disruptivo o inhibitorio reflejadas
en la inadaptación escolar por parte del niño.

3.3 D. A. desde una perspectiva interactiva

Desde esta perspectiva, las D. A. son evaluadas como un fenómeno complejo en el


que interfieren diferentes variables (tanto de tipo extrínseco como intrínseco) que
influyen en el aprendizaje.
El análisis de las variables etiológicas deben ser observadas en paralelo con las
variables biológicas y psicológicas del niño, así como las compensaciones positivas o
negativas que pueda producir el medio ambiente en la cual se desempeña el alumno.
Este enfoque analiza el fracaso del aprendizaje escolar, como una “impotencia
social”, cuyo resorte psicológico más profundo es una inhibición para aprender, en
este sentido la importancia de analizar dos aspectos tan diferentes como son: la
intimidad y la representación social, los cuales permiten entrever la complejidad del
problema, así como la diversidad de soluciones propuestas.
De otra parte, es importante señalar que los niños que pertenecen a este grupo
presentan un pronóstico incierto, desde el punto de vista teórico, pues su etiología es
más compleja y grave.

BIBLIOGRAFÍA
BRAVO, L. (1996). Psicología de las dificultades del aprendizaje escolar: Introducción
a la educación especial. Ed. Universitaria. Santiago de Chile
DIOSES ALEJANDRO (2006) Curso Diagnóstico, Tratamiento y Prevención de los
Problemas de Aprendizaje, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de
Psicología. Unidad de post Grado Lima Perú
DOCKRELL; McSHANE. (1997). Dificultades de aprendizaje en la infancia. Un enfoque
cognitivo. Paidós. Buenos Aires.
GARCÍA; GONZÁLES (2001). Dificultades de aprendizaje e intervención
psicopedagógica: Concepto, evaluación y tratamiento (Vol. I). Ed. EOS. Madrid.
MOLINA, S. (1997). El fracaso en el aprendizaje escolar. Dificultades globales de tipo
adaptativo. Ediciones ALJIBE. Málaga.
SÁNCHEZ; TORRES. (1998). Educación especial II. Ámbitos específicos de
intervención. Ed. Pirámide. Madrid.

TAREA ACADÉMICA / ACTIVIDADES PARA EL ALUMNO Nº 01


1.- Cuál es la definición que ud. construye de Dificultades de Aprendizaje ( D.A.)?
2. Esquematice los criterios de Sánchez y Torres para delimitar las D.A.
3. Que ideas plantea el concepto D.A. para Torres?
4. Como define Bravo las D.A.?
5. Elabore en un cuadro las principales diferencias entre problemas generales de
aprendizaje y trastornos específicos de aprendizaje.
6. Haga una lista de las áreas de Diagnóstico de los trastornos específicos de
Aprendizaje.
7. Clasifique resumidamente las D.A. según la DSM IV-V
8. Clasifique resumidamente las D.A. según la CIE 10
9. Resuma las ideas del grupo Windsor acerca de las D.A.
10. Diferencie algunos rasgos de la D.A. desde perspectiva intrínseca y extrínseca.