Вы находитесь на странице: 1из 12

Logotipos: Características y realización para que tengan éxito

1. ¿Qué es un logotipo y para qué sirve?


Un logotipo (logo) es un elemento gráfico que identifica a una entidad pública o
privada. Es una composición visual que permite a las personas identificarla y asociarla
con la empresa, marca o producto para distinguirlos del resto. Es la equivalencia a una
firma.
2. Características y realización de un logotipo
Podemos encontrar logotipos confeccionados de diversas formas; con tipografía, con
imágenes o con una combinación de ambas. En el caso de que haya texto será muy
sintético e icónico, con el nombre o iniciales de la empresa, producto o campaña. Si hay
elementos gráficos serán formas, colores o tipografías para dar personalidad al diseño.
¿Cómo debe ser un logotipo para que tenga éxito y sea funcional?
• Legible: Un logotipo, aparte de ser personalizado, tiene que ser claro y muy fácil de
leer.
• Reproducible: El logotipo debe poder imprimirse en cualquier tipo de soporte para así
poder adaptarlo a toda nuestra papelería (sobres, tarjetas, sellos, cartas, carpetas,
posters…)
• Escalable: Debe de ser entendido y legible en todos los tamaños, especialmente en los
reducidos.
• Distinguible: Claro, sencillo y descriptivo, de fácil interpretación para no dar lugar a
ambigüedades con las actividades que lleva a cabo la empresa.
• Memorable: Si crea un fuerte impacto en el consumidor seguro que será fácil de
recordar. Simplificar al máximo y trabajar los colores.
• Equilibrado: Aunque tengas un logotipo compuesto por diversos elementos, al mirarlo
debes ver solo uno. Las proporciones son fundamentales para crear una imagen
sólida.
• Color: Los colores transmiten tanto que elegir el adecuado para tu logotipo es muy
importante. Además debes crear el manual corporativo con las posibles versiones
del logotipo según su soporte.
• Original: Mientras más original sea tu logotipo más destacará por encima de los otros y
más recordable será para los consumidores.
• Vigente: Por mucho que nos gusten las nuevas tendencias debemos intentar crear un
logotipo que no quede obsoleto con el paso del tiempo. A ser posible que sea
atemporal.
• Veraz: Un logotipo debe transmitir lo que realmente es la empresa o servicio o al menos
sus partes positivas pero nunca, jamás debe engañar transmitiendo una imagen y
unos conceptos que no son reales.
3. Tipos de logotipo
Según diversas características que tienen los logotipos podemos clasificarlos de la
siguiente manera:
• Logotipos con sólo nombre: Suelen utilizarse con nombres cortos, fáciles de recordar
y adaptables. Muchas veces compuestos por iniciales de varias palabras.

• Logotipos con nombre y símbolo: Utilizan una forma visual simple; redonda, cuadrado
, ovalo, triangulo… acompañado del nombre utilizando una tipografía con más
personalidad.

• Logotipos con iniciales: Puede llegar a ser un trabajo muy difícil o hasta imposible
dotar de personalidad a las iniciales de un nombre. Pueden ser poco
comprensibles para el consumidor, se puede confundir su significado y muchas
iniciales varían de un país a otro. Así que hay que plantearse bien si realmente
queremos sólo las iniciales en nuestro logotipo.

• Logotipos en versión pictórica: Se trata de logotipos donde el nombre es muy


importante pero que tiene una personalidad tan distintiva que si lo cambiamos
seguiremos conociendo a qué producto, empresa o servicio pertenece su original.

• Logotipos asociativos: Normalmente son logotipos que no incluyen el nombre pero


que juegan con una forma visual simple y directa, fácil de recordar, para que el
consumidor asocie la imagen con el producto, actividad…
• Logotipos alusivos: Hacer referencia a personas o cosas sin nombrarlas puede ser útil
pero hay que tener en cuenta que no todo el mundo interpreta de la misma forma y
para algunas personas puede ser incomprensible.

• Logotipos abstractos: Suelen ser utilizados por grandes empresas ya consolidadas y


de gran reconocimiento (Ej. Rockwell). Se trata de formas o ilusiones ópticas
variadas. Al no tener un núcleo de significado son desaconsejables para empresas
pequeñas que intentan abrirse hueco en el mercado.

4. Logotipos para inspirarte


Si estás dispuesto a realizar un logotipo pero te falta inspiración, echa un vistazo a estos
artículos donde encontrarás diversos logotipos de diferentes estilos y formas. Además son
muy bonitos y originales.
Isotipos

Es la representación de una marca cuando está formada únicamente por una imagen,
careciendo de tipografía o texto. Podríamos llamarle también símbolo o icono.

Ejemplo: Adidas

Dentro de este concepto de isotipo, podemos descubrir 6 categorías diferentes, que


citamos a continuación:

 Monograma: unión de dos o más letras que de forma general utilizan las iniciales
de las palabras que forman la marca dando lugar a un símbolo conjunto
(ejemplo: LG)
 Anagrama: unión de dos o más sílabas, se utiliza sobre todo cuando el nombre de
la marca tiene una longitud considerable (ejemplo: OFTEX, Oficina Técnica de
Exportación)

 Sigla: unión de dos o más letras del nombre de la marca, se diferencia del
monograma en que en este caso las iniciales de cada palabra conservan su
independencia y no dan lugar a una fusión en una unidad (ejemplo: CNN)

 Inicial: solo la primera letra de la marca, representando una síntesis de su propio


nombre (ejemplo: Adobe)

 Firma: podríamos considerar esta categoría como una variante del logotipo, su
aplicación es sobre todo en productos o servicios de alta calidad o con matices de
exclusividad, podríamos decir que serían productos o servicios de autor
(ejemplos: Walt Disney)

 Pictograma: se trata de una marca que ha sido diseñada de forma iconográfica,


siendo una forma de escritura que utiliza figuras o símbolos que sintetizan
perfectamente una palabra. Los pictogramas pueden ser de dos tipos.
Los figurativos buscan plasmar una representación reconocible de la realidad
(ejemplo: Apple), mientras que los abstractos son los que no muestran de forma
inmediata una relación clara con algún elemento de la realidad (ejemplo: Renault).
15. La marca

Es una de las variables estratégicas más importantes de una empresa ya que día a día
adquiere un mayor protagonismo. No hay que olvidar que vivimos actualmente una etapa
bajo el prisma del marketing de percepciones y por tanto resalta la marca frente al
producto. Para estar bien posicionados en la mente del consumidor y en los líderes de
opinión, la marca de nuestra compañía debe disfrutar del mayor y mejor reconocimiento y
posicionamiento en su mercado y sector.

Según la Asociación Americana de Marketing,marca es un nombre, un término, una señal,


un símbolo, un diseño, o una combinación de alguno de ellos que identifica productos y
servicios de una empresa y los diferencia de los competidores. Pero, la marca no es un
mero nombre y un símbolo, ya que, como comentaba anteriormente, se ha convertido en
una herramienta estratégica dentro del entorno económico actual. Esto se debe, en gran
medida, a que se ha pasado de comercializar productos a vender sensaciones y
soluciones, lo que pasa inevitablemente por vender no solo los atributos finales del
producto, sino los intangibles y emocionales del mismo.

Cada vez los productos se parecen más entre sí y es más difícil para los consumidores
distinguir sus atributos. La marca es, además del principal identificador del producto, un
aval que lo garantiza situándolo en un plano superior, al construir una verdadera identidad
y relación emocional con los consumidores. Podríamos decir que la marca se forma por la
unión de dos factores:

15.1. La identidad corporativa y la imagen corporativa

La diferencia entre una y otra es que la primera se sitúa en el plano del emisor y la
segunda en el del receptor. El diseño de la identidad corporativa queda recogido en un
manual tras un proceso meditado de análisis, desarrollo y estudio del conjunto de valores y
creencias que conforman la personalidad de la empresa. Todo ello plasmado en un logo-
símbolo, es decir, en una tipografía determinada (logotipo) y en la imagen o recursos
gráficos que la acompañan (anagrama).

Para la elaboración del manual de identidad corporativa conviene plantearse:

 ¿Qué se quiere transmitir? Lo primero, hay que determinar cuáles son los valores
con los que se desea que se identifique a la empresa. Para ello, hay que analizar
factores como el sector en el que actúa, la competencia, los puntos fuertes que
valoran los clientes, etc.
 ¿Cómo se va a transmitir? Esto implica elegir el nombre y los símbolos que
acompañarán a la marca. Teniendo en cuenta que esta representará a la empresa
a lo largo de su vida, su atractivo deberá perdurar a lo largo del tiempo.

El logotipo o nombre es quizá lo más importante porque, al final, es por lo que la empresa
va a ser reconocida y diferenciada. Este debe ser breve, sencillo, fácil de pronunciar y con
buena sonoridad. Además, tiene que aportar grandes dosis de asociación y evocación.

Por lo que se refiere a la imagen de marca, es el valor que percibe el mercado de ella y se
forma como resultado acumulativo de todos los mensajes que emite la empresa. Para
conseguir un buen posicionamiento y una imagen positiva es fundamental que todos los
mensajes emitidos a través de la empresa y sus productos estén controlados, sean
coherentes entre sí, y comuniquen una idea de empresa previamente formulada en función
de sus objetivos estratégicos.

De una correcta gestión de ambos elementos depende en gran medida conseguir la


notoriedad y la diferenciación que se pretende. Es decir, evitar que seamos uno más, y
situarnos dentro de las marcas reconocidas y preferidas por el consumidor. Actualmente
Google es, según el informe Millward Brown, año 2014, la marca más reconocida y
valorada en el mercado con un valor superior a los 158.843 millones de dólares. La marca
española Zara es, en principio, la primera de nuestro país que se encuentra dentro
del ranking de las 100 primeras con un valor de 23.140 millones dólares.

Para construir una marca poderosa, no solo hay que tener un buen producto y capacidad
creativa, sino que habrá que:

 Crear un nombre fácil de memorizar, aunque a veces la realidad nos demuestre lo


contrario.
 Alcanzar un alto nivel de identidad visual.
 Emitir emociones y sensaciones que simbolicen lo que el mercado espera de la
marca.
 Tener adaptabilidad a todos los elementos de la empresa y diferentes mercados.
 Destacar una sola idea del producto o la empresa en todas las áreas de
comunicación.
 No desarrollar una campaña publicitaria complicada que dificulte al consumidor
memorizar la marca.
 Organizar un sistema comercial eficaz y un efectivo departamento de atención al
cliente.
 Alcanzar buen posicionamiento en las redes sociales e internet.

Ventajas de crear una marca fuerte y consolidada:

 Diferenciación frente a la competencia.


 Los costes de marketing se reducen puesto que la marca ya es conocida.
 Mayor facilidad en la venta de los productos a la distribución porque los
consumidores esperan encontrar esa marca.
 Permite subir los precios por encima de la competencia porque los consumidores
perciben la marca de mayor calidad.
 La empresa puede crecer más fácilmente porque el nombre de la marca encierra
gran credibilidad.
 La marca ofrece una defensa frente a la competencia de precios.

15.2. Claves para conseguir el éxito sostenido de la marca

 Aportación de valores acordes a las expectativas del consumidor.Tradicionalmente


la calidad del producto se asociaba a los procesos técnicos, a la ingeniería o a las
mejores materias primas. Sin embargo, hoy, las expectativas de los consumidores
van mucho más allá de la calidad del producto. El diseño, por ejemplo, se ha
convertido en algo fundamental, no solo desde el punto de vista funcional, sino por
su valor estético y original.
 Seguir siendo relevante para cada audiencia en cada momento. Las compañías
deben continuar trabajando en la segmentación de sus productos y marcas.
Ofrecer uno solo, dirigido a un target muy amplio, u orientarse a distintos públicos
de la misma manera, son cosas obsoletas. Crece el número de compañías con una
amplia variedad de productos y que trabaja en su segmentación para que la oferta
sea customizable, más a medida.
 Maximizar la percepción del valor. El precio captura la percepción del valor. Por
defecto, entre dos marcas aparentemente iguales, una reacción frecuente en el
mercado es pensar que la de mayor precio es mejor, justificando de alguna manera
la diferencia del importe. Pero existen otras formas para que el cliente perciba un
producto mejor que el de la competencia.
 Insistir en diferenciarse: ser únicos y creíbles. Un posicionamiento estratégico y
creativo es fundamental para el éxito de la marca. Además, se debe estar siempre
alerta para lograr que ese posicionamiento se consolide, esto supone el
cumplimiento con el consumidor: promesa hecha, promesa cumplida. En una
sociedad repleta de publicidades engañosas, el valor de la honestidad es
realmente apreciado y agradecido por el consumidor. Apple, a pesar de haberse
situado en el segundo lugar del ranking, es un ejemplo claro, ya que tiene fans en
vez de clientes fidelizados.
 Equilibrar el binomio consistencia/flexibilidad. Trabajar supone ser consciente pero
flexible al mismo tiempo. En un momento de cambios y avalancha de nuevas
ofertas permanentes, es imprescindible mostrar la consistencia de la marca. Por
supuesto, hay que estar al día con las tendencias, pero sin dejar de ser fiel a uno
mismo.
 Optimización de la arquitectura de marca. Las compañías revisan constantemente
su arquitectura de marca. Supone una forma de optimizar las marcas que
pertenecen a una misma compañía o de asegurarse de que existen sinergias entre
marcas distintas vinculadas por fusión, adquisición, creación o división. Las
sinergias entre marcas o productos pueden disminuir considerablemente los costes
y ayudar a lanzar un mensaje común al consumidor. Desde la perspectiva de
utilización de elementos en común para la fabricación, distribución, venta,
promoción e incluso publicidad, también puede suponer un ahorro de costes.
 La estrategia de la marca debe ser entendida y asumida por los trabajadores. Cada
integrante de la empresa representa a la marca, y esta tiene que ser el eje central
de la organización, su principio. De ahí se deriva la intensa vinculación que debe
existir entre los valores de la marca y los miembros de la empresa, que tienen que
sentirse partícipes e implicados. Para esto, es fundamental un plan de
comunicación interno constante, informativo y bidireccional, capaz de recibir ideas
y propuestas.
 Gestionar las marcas como valor seguro a largo plazo. La gestión de la marca a
largo plazo implica analizar los direccionadores de valor y medirlos, supone estar
siempre al día sobre las nuevas tecnologías, mercados, formas y tendencias;
consiste en medir y manejar.
 Integrar al consumidor en el desarrollo de las marcas. Preguntar al consumidor
sobre sus necesidades es otra de las tendencias del marketing actual. La
integración del consumidor adquiere cada vez un papel más importante. Las
necesidades cambian y también las preferencias de la gente. Por eso, los
empleados de Zara prestan tanta atención a qué valora o echa en falta su público
al ver y probarse su ropa. Consideran esa información muy valiosa y la utilizan
para diseñar productos acordes con las necesidades del consumidor.
 Apoyar inquietudes sociales compatibles con la marca le añade valor
(responsabilidad
social corporativa, RSC). Las compañías deben ser más inteligentes a la hora de
responder a los valores éticos: convertirse en mecenas de inquietudes sociales es,
sin duda, un valor añadido y una categoría para la marca.

15.3. ¿Por qué valoramos positivamente las marcas?

Las marcas que nos importan son aquellas que a cambio de un valor económico nos
aportan un valor social o personal relevante. Las marcas nacieron hace muchísimos años.
La Iglesia dice que fue la primera, otros los fenicios que ya marcaban sus tinajas de vino,
otros el Far West para identificar las reses, y otros el desarrollo de la era industrial. Las
marcas contribuyen al bienestar de la sociedad y a la calidad de vida de las personas.
España es menos feliz que una parte importante del mundo. Los españoles puntúan su
estado de bienestar con un 6,4 justo por debajo de la media mundial (6,5). ¿Qué es lo más
importante para sentirnos felices? «Poder disfrutar de las pequeñas cosas de la vida». Si
preguntamos: ¿A qué nos gustaría destinar más tiempo? A «aprender cosas, ampliar
conocimientos y habilidades», «adoptar una vida más saludable» o «poder organizar mejor
mi día a día», la respuesta es muy sencilla ya que, lo que más ha crecido es la importancia
de la «familia», seguida de «la necesidad económica y poder ahorrar» y en tercer lugar,
«la solidaridad con los otros».

Por tanto, valoramos una marca sí:

 Nos sirve de manera funcional, es decir, si el producto o servicio en sí responde a


lo esperado.
 Afecta de manera positiva a nuestro bienestar personal.
 Si a nivel social o colectivo contribuye favorablemente.

Pero, ¿quién tiene el privilegio de cumplir esos requisitos? La primera de los más de
130.000 entrevistados en el mundo en el estudio es… ¡Google! Por tanto, hay marcas
focalizadas en el producto y en su valor económico, pero también las hay que aportan
valor real a las personas y a la sociedad. Creemos que el futuro es de las compañías y
marcas que entiendan la situación actual como una manera de hacer un nuevo marketing
y aportar una nueva generación de valor. Un valor real y transparente, cercano a las
necesidades de la sociedad y los individuos más allá de un retorno económico y de
negocio a corto plazo.

¿Quiere decir que nuestras marcas relevantes no pueden ganar dinero? Al contrario,
hemos demostrado económicamente que aquellas marcas que generan valor relevante
para las personas también generan valor para sus accionistas, mucho más que la media.
El mercado hoy está entendiendo que estar al lado de la sociedad y las personas de
manera real genera valor, genera también negocio.

Decir que es el fin de las marcas, ya no tiene sentido. Creemos que todo lo contrario, que
su papel en el momento actual es más importante que nunca. Ahora bien, no vale seguir
haciendo lo mismo, no vale girar la cabeza y hacer como si nada hubiese pasado, no sirve
no aceptar que la mayoría de ellas son irrelevantes. No olvidemos que no vivimos en una
etapa de cambios, sino en un cambio de etapa.

15.4. La marca del distribuidor

Este fenómeno del consumo y del distribuidor inició su andadura en los años ochenta del
pasado siglo con la denominación de marca blanca, pero es actualmente cuando ha
adquirido un gran protagonismo, acentuado por el fenómeno de Mercadona y sus marcas
Hacendado y Delyplus. La evolución positiva de las marcas de distribución es una de las
claves de la competencia vertical entre fabricantes y grandes superficies, ya que
comercializado el producto con el nombre del establecimiento, ofrece por lo general una
relación calidad-precio altamente competitiva
Cuál Es La Historia De La Cámara Fotográfica

A lo largo de los años una de las herramientas más importantes de la humanidad al menos
para retratar o captar los hechos o más importantes fueron tomadas con una cámara, pues
en la actualidad es el aparato que más usa la gente en su diario vivir, si bien es cierto este
aparato tuvo que pasar por una serie de episodios en los cuales, la fuente principal siempre
fue la luz y que ahora lo sigue siendo, pero sabemos cuál es la historia en sí, pues te haga
una invitación formal a quedarte en este espacio y descubrir juntos la verdadera historia de
la cámara fotográfica, así que, no te lo pierdas que hora mismo comenzamos.

A lo largo de los años el afán del hombre por retratarse siempre fue el eslabón dentro de la
humanidad, de allí aquello grandes cuadros con figuras de la historia que aún permanecen
en la actualidad y que son exhibidos en los grandes museos, quizás con la llegada de la
cámara, que al principio fue una suerte de evento e invento poco profesional, pero dio paso
para que se creara lo que es la cámara hoy en día, esos grandes pensadores y creadores se
obsesionaron por plasmar la figura de una persona en algo sólido y sobre todo que sea
permanente, fue todo un reto pero digamos que se logró, pero conozcamos más sobre la
historia de este maravilloso aparato.
Breve historia sobre la cámara fotográfica
Para considerar a entrar en la historia de la cámara, primero conozcamos al primer
fotógrafo, que fue Joseph Nicéphore Niépce en 1826, la primera cámara que uso fue hecho
de un material que produce la naturaleza, que es la madera, y que se sabe que fue fabricada
por Charles y Vincent Chevalier en la ciudad de la Luz, París. Quizás para muchos
historiadores este es el nacimiento oficial de la fotografía, pero al hablar de la cámara en sí,
fue mucho tiempo atrás, sin embargo se considera la invención de manera oficial desde que
se pudieron fijar de manera permanente las imágenes; y anteriormente se tenía que dibujar
cada uno de los retratos.

La primera que se considera para muchos historiadores, tenía la ventaja de ser pequeña y
sobre todo que fue portátil, y su creación se debe gracia a Johann Zahn en el año de 1865.
Cuando se crearon las primera cámaras, no era nada diferente a la creadas por Zahn, sin
embargo, tenían un enfoque mucho mejor. Después de cada exposición, se le insertaba una
placa muy sensible. De Louis Daguerre se conoce el daguerrotipo, este concepto se dio a
conocer 1839 que generalmente utilizaba alguna placas de cobre calotipo, que fue inventado
por William Fox Talbot y de hecho que se formaban algunas imágenes negativas sobre
algunos soportes de papel.
Más sobre la historia de la fotografía
La fecha inicial que da que da paso a la fotografía es el 3 de Julio de 1839, este fue el día en
que se inventó una de las sociedades que habían formado Niépce y Daguerre, esto fue
declarado por toda la cámara de los disputados en una Francia plagada de mucho
efervescencia en cuanto al arte. La palabra fotografía, también fue usada en ese mismo año
por el diario Vossiche Zeitung en Berlín, que traducido la palabra fotografía es dibujo de
luz.

Para el siglo XIX se crearon una gran cantidad de diseños de cámaras fotográficas, uno de
los ejemplos muy conocidos son aquellas cámaras para poder obtener algunas fotografías
estereoscópicas; esta herramienta permitía que se pueda ver con un visor muchos más
apropiado y de hecho que se puede visualizar todos aquellos efectos tridimensionales o
incluso tenía el efecto de relieve.

A pesar que era una cámara no muy reconocida, sin embargo con esos dos objetivos se
podía obtener al mismo tiempo dos mismas imágenes idénticas, pero no iguales, esto
permitía observar las dos imágenes desde dos perspectivas diferentes, esta fusión fue
tomada de la visión binocular humana.
Otras diferentes cámaras fueron especialmente para estudio de aquellos tiempos y de hecho
que dichos aparatos fueron muy populares ya que tomaban muchos retratos que también
fueron tendencia en ese momento, el tamaño de dichas fotos eran del de una tarjeta de
visita, durante los años de 1860 y 1880.

A diferencia de las anteriores cámaras, estas podían tener entre cuatro y más objetivos y
esto permitían obtener entre cuatro retratos o más negativos en una placa de vidrio, gracias
a esto el positivo de las fotografías, es decir que solo se podía obtener en una sola hoja de
papel todos aquellos retrataos realizados, luego solo debía cortarse y se montados a manera
de diseños en las tarjetas individuales.

Sin duda las cámaras fotográficas son una de las herramientas que ha revolucionado el
mundo en la actualidad, todos por lo general cuanta con una cámara sea cual sea y la usan
para todo momento.
Bueno mis amigos, espero que este artículo te haya gustado mucho, pues te invito a que
compartas dicha información y sobre todo seguirnos en nuestras redes sociales, además
debes estar al tanto de cada artículo que subimos.

Referencia bibliográfica

https://www.mediaclick.es/blog/logotipos-caracteristicas-y-realizacion-para-que-
tengan-exito/
https://franciscotorreblanca.es/logotipo-imagotipo-isotipo-e-isologo/

https://www.marketing-xxi.com/la-marca-46.htm

https://creacionliteraria.net/2018/04/cual-es-la-historia-de-la-camara-fotografica/