Вы находитесь на странице: 1из 7

LA ACCIÓN PAULIANA Y SU DEFICIENCIA EN EL CODIGO CIVIL

El presente trabajo, nos ubica en la institución de la acción pauliana, la cual protege al


acreedor contra aquellos actos de enajenación, o aquellos por los cuales el deudor disminuye
su patrimonio al extremo de quedar insolvente pudiendo asi poder perjudicar el cobro de la
deuda de dicho acreedor.

Cabe mencionar que el acto de enajenación por parte del deudor no comprende sólo
desprenderse de los bienes inmuebles adquiridos por el deudor, sino también, desprenderse
de los bienes muebles, otorgándolos asi en garantía, o sencillamente transfiriéndolos, asi
también pudiendo negarse a recibir alguna contraprestación otorgada, etc. Pudiendo asi
entonces, representar un menoscabo que pone en riesgo el cobro del crédito.

Esta institución consta de dos requisitos generales, un elemento objetivo y un elemento


subjetivo. Siendo así en el presente trabajo se busca resaltar las fallas respecto al elemento
subjetivo de la acción pauliana, pudiendo también al mismo tiempo proponer alguna
solución respecto de dicho elemento ubicado en el artículo 195 de la acción pauliana,
específicamente en la parte que versa sobre actos a título oneroso, primer inciso. (Libro II
del Código Civil- Acto Jurídico)

Estamos refiriéndonos entonces a; la mala fe, resaltando sobre todo las dificultades que
impone, respecto del acreedor al momento de judicializar la acción pauliana, pues al ser un
elemento tan subjetivo resulta muy dificultoso de acreditar, y siendo que lo que exige la
norma es solo que el tercero haya estado en razonable situación de conocer o de no
ignorar, el perjuicio eventual, genera asi un resultado no deseado y en consecuencia la
inutilidad de dicha institución, tratándose de actos a título oneroso realizados con
posterioridad al crédito.

Debe mencionarse que en esta institución se hace una distinción entre los actos a título
gratuito y los actos a título oneroso. Presumiéndose en los actos a título gratuito, la mala fe,
ello debido a que no hay una equivalencia en cuanto a las prestaciones realizadas por las
personas, siendo que, lo único que habría es un desbalance, es decir la perdida de patrimonio
por una de las partes, notándose asi evidentemente que la persona que pierde sus bienes, el
deudor, tendría la intención de perjudicar a su acreedor. Efecto distinto se produce en el
segundo caso, los actos a título oneroso, pues no existiría ningún desbalance patrimonial,

1
sino un intercambio de patrimonio, no pudiéndose presumir que actúan de mala fe,
haciéndose necesaria la probanza de dicha mala fe entre las partes.

Por lo anterior indicado esperamos que sea de significativa implicancia el trabajo elaborado.

2
Por la acción pauliana, el acreedor persigue que se declare respecto de él la ineficacia de los
actos realizados por su deudor con los cuales renuncie a derechos, o desaparezca o disminuya
su patrimonio conocido, perjudicando el cobro del crédito actual o futuro1.

Los requisitos para el ejercicio de la acción pauliana, son dos: i) perjuicio económico para
el acreedor y ii) mala fe, fraude o preordenación dolosa del deudor y terceros –en los
negocios onerosos-.2 Es decir la acción pauliana contiene un elemento objetivo denominado
también “eventus damni”, y por otro lado encontramos al elemento subjetivo denominado
también “consilium fraudis” / “scientia fraudis.

Se entiende por elemento objetivo cuando “existe perjuicio en contra de los acreedores desde
el momento en que a raíz del acto de disposición se genera un daño en su esfera jurídica,
producido por la disminución patrimonial que afecta al deudor y por ende perjudica la
posibilidad de realización y satisfacción de su derecho de crédito”.3

Entendamos al elemento subjetivo como intención o volición fraudulenta de perjudicar


(consilium fraudis) a la manera francesa o más modernamente como conocimiento o
posibilidad de conocimiento del perjuicio o posibilidad del mismo respecto de la garantía
patrimonial (scientia fraudis) a la manera italiana, este requisito es clave para configurar un
verdadero supuesto de fraude a los acreedores.4

Debe tenerse muy en cuenta entonces que, la acreditación del elemento subjetivo en la
estructura de la institución denominada acción pauliana es imprescindible, considerándolo
según el caso en concreto.

En el Derecho Civil encontramos la figura de la acción pauliana en el artículo 195 del Código
Civil:

“El acreedor, aunque el crédito esté sujeto a condición o a plazo, puede pedir que
se declaren ineficaces respecto de él los actos gratuitos del deudor por los que
renuncie a derechos o con los que disminuya su patrimonio conocido y perjudiquen
el cobro del crédito. Se presume la existencia de perjuicio cuando del acto del

1
A. Torres, Acto jurídico, 3ra edición, Lima, Editorial IDEMSA,2007, p. 657
2
C. Polanco, La Ineficacia del Negocio Jurídico, Ed. Marzo 2014, Lima-Perú, pág. 125.
3
En que consiste la acción pauliana. Disponible en :<https://legis.pe/opera-fraude-acreedores/>.
Consultado :13/06/18
4
Ibid.

3
deudor resulta la imposibilidad de pagar íntegramente la prestación debida, o se
dificulta la posibilidad de cobro.

Tratándose de actos a título oneroso deben concurrir, además, los siguientes


requisitos:

1.- Si el crédito es anterior al acto de disminución patrimonial, que el tercero haya


tenido conocimiento del perjuicio a los derechos del acreedor o que, según las
circunstancias, haya estado en razonable situación de conocer o de no ignorarlos y
el perjuicio eventual de los mismos.

2.- Si el acto cuya ineficacia se solicita fuera anterior al surgimiento del crédito, que
el deudor y el tercero lo hubiesen celebrado con el propósito de perjudicar la
satisfacción del crédito del futuro acreedor. Se presume dicha intención en el deudor
cuando ha dispuesto de bienes de cuya existencia había informado por escrito al
futuro acreedor. Se presume la intención del tercero cuando conocía o estaba en
aptitud de conocer el futuro crédito y que el deudor carece de otros bienes
registrados.

Incumbe al acreedor la prueba sobre la existencia del crédito y, en su caso, la


concurrencia de los requisitos indicados en los incisos 1 y 2 de este artículo.
Corresponde al deudor y al tercero la carga de la prueba sobre la inexistencia del
perjuicio, o sobre la existencia de bienes libres suficientes para garantizar la
satisfacción del crédito”.5

Se puede verificar de la norma antes citada que en el primer requisito para actos a título
oneroso ( el subrayado es mío), se exige que el tercero haya tenido conocimiento del
perjuicio a los derechos del acreedor o que haya estado en razonable situación de conocer o
de no ignorar el perjuicio eventual, sin embargo en la práctica esta mala fe, esto es, el
conocimiento; al ser un elemento subjetivo resulta difícil de acreditar, al extremo que son
pocos los acreedores los que se sumergen en el tedioso y riesgoso proceso de la acción
pauliana

5
Código Civil Peruano, Ed. Junio 2017 Lima - Perú. JURISTA EDITORES

4
Para probar la mala fe del tercero, no es suficiente el hecho de que dicho tercero tuviera
conocimiento que el bien que adquirió era el único patrimonio del deudor, o que dicho bien
estuviese inscrito en registros públicos sin ninguna carga o gravamen.

Pues bien consideramos incorporar en dicho artículo la exigibilidad de recurrir ante una
entidad financiera o bancaria con el propósito de tomar conocimiento de las créditos
de dicho deudor, siendo que si a pesar de tomar conocimiento que dicho deudor tiene
créditos altísimos, y observando también que decide continuar con la transferencia,
tendríamos un indicio más sólido de que el tercero actuó de mala fe.

Por el cual la mala fe, tal como está regulada constituye no la solución, sino el obstáculo
para que se configure la acción pauliana, haciéndose necesario tener algún indicio de que
dicho tercero tuviera conocimiento que el deudor tenía acreedores.

Debe tenerse presente que el fraude a los acreedores es un caso de lesión del derecho de
crédito imputable al deudor en el que colabora un tercero.6 Para lo cual, con dicha
modificación estaríamos colaborando con los acreedores imposibilitados de cobro, y así
también evitando otro tipo de fraudes. Siendo esto así, el acreedor puede tener campo libre
para impedir todos los actos de disposición, salvo que el deudor muestre objetivamente que
tiene garantizado el crédito.7

Quizá algunos cuestionen nuestra opinión pues consideren que estaríamos violando la
privacidad, pues no lo consideramos así, siendo que en nuestro país es fácil obtener
información sobre los bienes de una persona, por qué debería ser privado sus deudas, y más
aun siendo que las entidades financieras sí tienen acceso a esa información, porqué una
persona común no podría verificar dicha información.

Por último, no es necesario modificar reglamentos para recibir dicha información crediticia,
bastaría con recurrir acompañados del titular de los créditos, para tomar conocimiento de
dichos créditos.

6
V. PERALTA REYES, “Fraude a la ley y fraude a los acreedores, la acción revocatoria ordinaria o pauliana”.
En: La Ley. Revista de Derecho, Tomo 2006-D, Año LXX, N° 121.

7
O. Roca Mendoza, para optar el título de abogado por la UNMS Marcos. Lima 2011. p. 48.

5
CONCLUSIONES

La institución denominada acción pauliana, busca proteger a los acreedores de deudores que
buscan su insolvencia para no cumplir el pago de dicha obligación. Siendo esto así se está
protegiendo los créditos que son necesarios para el desarrollo de nuestro país. Es así que se
debe complementar dicho artículo resultando así ser más eficaz, colaborándose con acreditar
la mala fe de una persona, y al mismo tiempo proteger a los acreedores y terceros.

Siendo que los créditos son necesarios para el desarrollo es que se debe proteger a los
otorgantes de dichos créditos.

Algunas podrían alegar que dicha modificación sería un perjuicio en el tráfico de bienes, por
lo tedioso que resultaría averiguar el historial creditico de una persona, mas, sin embargo,
debemos de considerar que dicha institución busca proteger al acreedor y en consecuencia
proteger los créditos que son relevantes para el desarrollo del país.

6
BIBLIOGRAFÍA:

 A. Torres, Acto jurídico, 3ra edición, Lima, Editorial IDEMSA, 2007, p. 657
 C. Polanco, La Ineficacia del Negocio Jurídico, Ed. Marzo 2014, Lima-Perú, pág. 125.
 Código Civil, Ed. junio 2017 Lima - Perú. JURISTA EDITORES
 En que consiste la acción pauliana. Disponible en :<https://legis.pe/opera-fraude-acreedores/>.
Consultado :13/06/18
 O. Roca Mendoza, para optar el título de abogado por la UNMS Marcos. Lima 2011. p. 48.
 V. PERALTA REYES, “Fraude a la ley y fraude a los acreedores, la acción revocatoria ordinaria o
pauliana”. En: La Ley. Revista de Derecho, Tomo 2006-D, Año LXX, N° 121.