You are on page 1of 4

Liceo Juan Ramón Jiménez

Énfasis “Estética y política” – 10B


Sarita Santamaría Gutiérrez
5 de abril de 2017

Para iniciar me gustaría preguntarme ¿Qué es la política?, podríamos responder que la


política es todo aquello que se componga de temas políticos, tales como las leyes, los
presidentes o temas polémicos comunes dentro de la sociedad. Sin embargo desde el punto
de vista de Jacques Rancière, filósofo francés, esto sería erróneo, dado que según su
pensamiento no es necesario que se traten temas como los que nosotros denominaríamos
“políticos” para que una situación, objeto o acción sea política.
Rancière afirma entonces que para que haya política, tiene que existir una irrupción del
orden común, es decir, un cambio dentro de la configuración de lo sensible, en la forma en
la que percibimos las partes que conforman nuestra sociedad y la forma en la que les
designamos un sentido.
La política es, en todos los casos, necesariamente estética debido a que cambia mi
percepción. Esta estética no debería entenderse en el contexto cotidiano de lo qué
consideramos bello y lo que no, sino como todo aquello que tiene que ver con lo sensible.
Ahora, es a partir de ella que podemos hablar de las “prácticas estéticas”, comprendiendo
estas como: “las formas de visibilidad de las prácticas del arte, del lugar que ellas ocupan,
de lo que ellas “hacen” respecto de lo común. Las prácticas artísticas son “maneras de
hacer” que intervienen en la distribución general de las formas de hacer y en sus relaciones
con las maneras de ser y las formas de visibilidad” (Rancière 2009: 20). Dentro de estas
prácticas estéticas Rancière reconoce tres formas de arte, los signos mudos (pintados), el
movimiento de los simulacros de la escena (teatro) y el auténtico movimiento (la
coreografía de varios cuerpos como una unidad), siendo esta última la mejor forma de arte.
Cada una de ellas tiene una especificidad estética diferente por lo que no producen en el
espectador una misma reacción o una misma experiencia frente a ella, sin embargo todas
sí son políticas ya que son formas de experiencia totalmente diferentes de lo que es real.
Ya habiendo dado el contexto necesario para entender al arte como arte político según
Rancière voy a mirar como esto se aplica en tres piezas realizadas por Gabriel De la Mora
en 2011. La serie no tiene nombre sino que cada una de las piezas tiene el suyo propio, se
nombran “A.Q 17”, 2Eva Goneaga, 24 de abril de 1924” y “Diciembre 23, 1917”.
Estas obras consisten en