Вы находитесь на странице: 1из 1

https://es.aleteia.

org/2017/02/24/veni-creator-
spiritus-el-himno-mas-celebre-al-espiritu-santo/

Para rezar todas


las mañanas
El Veni Creator Spiritus es uno
de los más inspirados y sublimes Enciende con tu luz nuestros
himnos católicos de honra al sentidos;
Espíritu Santo, compuesto en el infunde tu amor en nuestros
siglo IX y ya nunca dejado de corazones;
lado en grandes momentos de la y con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra débil carne.
vida de la Iglesia, especialmente
en la fiesta de Pentecostés. Fue Aleja de nosotros al enemigo,
con esta oración extraordinaria, danos pronto la paz,
en latín, con la que el papa León sé Tú mismo nuestro guía,
y puestos bajo tu dirección,
XIII consagró el siglo XX al evitaremos todo lo nocivo.
Espíritu Santo.
Por Ti conozcamos al Padre,
Es una tradición que dura ya y también al Hijo;
muchos siglos en la Iglesia y que en Ti, Espíritu de entrambos,
católica la de rezar este himno creamos en todo tiempo.
todos los días, por la mañana,
invocando al Divino Espíritu Esta es la versión en latín:
Santo: “¡Ven, Espíritu Santo!”.
En muchas órdenes y Véni, Creátor Spíritus,
congregaciones religiosas se mentes tuórum visita,
canta en comunidad, en la imple supérna grátia,
capilla, preparando el alma para quae tu creásti péctora.
el momento diario de oración y Qui díceris Paráclitus,
meditación personal silenciosa altíssimi donum Dei,
anterior a la celebración de la fons vivus, ignis, cáritas,
misa. et spiritális únctio.
San Juan Pablo II la rezaba a Tu septifórmis múnere,
diario, como tantos católicos dígitus paternae déxterae,
alrededor del mundo. tu rite promíssum Patris,
sermóne ditans gúttura.
Ven, Espíritu Creador, Accénde lumen sénsibus;
visita las almas de tus fieles
infunde amórem córdibus,
y llena de la divina gracia los
corazones que Tú mismo creaste. (has infírma nostri córporis
creado) virtúte firmans pérpeti.
Tú eres nuestro Consolador, (nuestro Hostem repéllas lóngius,
consuelo) pacémque dones prótinus;
don de Dios Altísimo, ductóre sic te praevio
fuente viva, fuego, caridad
vitemus omne noxium.
y espiritual unción.
Tú derramas sobre nosotros los siete Per te sciámus da Patrem,
dones; noscamus atque Filium;
Tú, el dedo de la mano de Dios; teque utriúsque Spíritum
Tú, el prometido del Padre; credamus omni témpore.
(Tú, que) pones en nuestros labios
los tesoros de tu palabra.