You are on page 1of 9

¿Qué es el hombre?

Conociendo, disertando, elevándose en su sueño;

ví yo a tan bella criatura, crecida en curiosidad.

Se impresionaba al mirar todo enorme, y él pequeño.

Su natura le impulsaba a entender la inmensidad.

¿Por qué hay algo, en vez de nada? cuestionaba con empeño.

La ilusión de comprender el mundo a profundidad

lo movió a experimentar. De la ciencia se hizo dueño;

motivado por su asombro se aproximó a la verdad.

¿Qué es el hombre? preguntó. Se inclinó y frunció su ceño.

Observó el gran firmamento, y notó que en realidad

lo más sabio era pensar que todo este gran diseño

no podía ser por la suerte o mera casualidad.

De inmediato formuló pronósticos halagüeños;

con teorías hipotéticas ganó gran autoridad.

Se posicionó en la cúspide, y vio el porvenir risueño,

ya que con sus postulados discernía con acuidad.

Mi tan admirado ser, que en mis versos les reseño,

fue confrontado en su ego por crecer en vanidad.

Y es que de tanto saber, su mente, que no desdeño,

se le nubló y terminó sin comprender la verdad.


Que el universo por grande, tiene un colosal Dueño,

que no comparte Su gloria; que en su esencia de aseidad

creó todo cuanto existe, sea grande esto o pequeño;

incluido en el paquete, "la tan regia humanidad".

El universo que vemos anuncia datos de ensueño:

¡Que fue creado! No es producto espontáneo, o un "Big Bang".

La Mente Maestra de Dios le construyó con empeño,

para hacerlo un lugar donde vivamos en libertad.


Promesa a mis niñas
Las caricias de mis niñas derriten mi corazón

Día tras día disfrutaré sin atajos de su amor.

Formar parte de sus vidas ahora, y también después.

Estar allí si cansadas sienten desmayar sus pies.

Formar parte de su infancia, no perderme ni un segundo.

Porque los días se pasan y se hace más pequeño el mundo.

Disfrutar de sus historias favoritas y enseñarles:

"que la vida es más que un cuento". Mis consejos he de darle.

Princesas, sí. Más en reinas guerreras de sus destinos

se convertirán mis niñas; las guiaré a conseguirlo.

Aprenderemos el arte de la música y galletas,

He de verlas convertidas en mujeres bien completas.

Les enseñaré la fe en mi Señor, dulce Jesús.

Cuando puedan decidir caminarán en su luz.

Si discuto con su papi, haré que vean que hay perdón.

Deben aprender lo bello de la reconciliación.

Hablaremos, niñas mías, de todos sus intereses...

de barbie, y las princesas. De todo mientras que crecen.


Luego, tocaremos temas sobre qué serán de grandes.

Y podrán ser las mejores en lo que elijan. ¿Lo saben?

De mi cuenta correrá que sonrían aun en las pruebas.

La vida no siempre es rosas. Pero el dolor se supera.

La belleza es más que un rostro colmado de maquillaje.

La piedad es joya hermosa que suple cualquier ropaje.

¡Mis niñas! gracias por darme en mi juventud el gozo

de ser madre y su amiga. Este es el don más hermoso.

Va a ustedes mi promesa de cuidarlas siempre, siempre.

Y estaré allí para hablarles cuando necesiten verme.


Mis Fantasmas
En esta fregada vida se sufre harto, hermano, y aunque se aprende, lo resiente uno rete macizo a
la larga, y por más que le hago para hacerme la fuerte, hay veces que quisiera aventar el arpa

¡Vivir no es suave, compadre!

para mí nunca lo ha sido.

Todo el tiempo redimido,

entre pinturas y dichos;

y aun viviendo en este nicho,

no se me ha tornado fácil.

Mi estructura, ¡cuerpo frágil!

me pasó tantas facturas,

que hoy anhelo con locura

poder solo volar alto.

¡Lo intentaré, eso haré!

¡Volaré!

Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?

II

Si los pies no me respaldan,

elijo extender mis alas,

no hay vivencia que sea mala

de la cual no haya aprendido.

Por eso es que he sabido

aprovechar cada espacio,

procuro, más sin cansancio

que mis penas no me turben,

si soy agria no me juzguen,

así me ha hecho la vida.


¡Viva la vida!

¡Viva la vida, carajo!

III

Y me matabas de a poco,

a propósito o inocente.

Bien lo sabía la gente

que en silencio me engañaste,

ni siquiera te esforzaste

por buscar lejos tu amante

más en mi mismo cuadrante

a Cristina te entregabas.

Y yo solita me ahogaba

con mis penas en tequila.

¡Más no sirvió, salí peor!

¡Pinche tequila!

IV

Me acostumbró mi existencia

que sufrir es lo normal.

Y veo como con afán,

muchas quieren igualarme.

¡Vean! y antes de imitarme,

mídanse mi gran tehuana,

y sepan que hasta mi hermana

a quien amé en mis entrañas

fraguó con toda la saña

mi traición. ¡Me mató en vida!

¡Oh, qué vida que viví!

"Esta soy", ¡Frida!


Frágil
“Como a una copa frágil;

Así con ternura trátese”.

Fue el tópico, en la clase

de ser hombres, obligado;

y dejar como un legado

a nuevas generaciones

que a las damas más que flores

se les debe dar cariño.

Es materia para un niño

que la mujer es sagrada.

De hecho, a Dios le agrada

que ella sea reconocida,

mientras que se encuentre en vida,

agradezcan sus favores.

La mujer, en tantos roles

ante el mundo es bien vista.

Sea científica o artista,

Madre, hija, o esposa;

Ella de virtudes goza

en todas sus expresiones.

Por eso,no hay razones

para desdeñar su imagen.

El hombre con gran coraje

debe ser un protector


de la mujer ¡Sí, señor!

Menos que eso es cobardía.

Soñando la mente mía

ve que la mujer se plante

con ideas grandes, sonantes

que hagan vibrar a este mundo.

No con feminismo absurdo

que en detrimento golpea

su lucha, su panacea.

“Ser mujer es más que eso”.

Nosotras, de carne, hueso,

e intelecto somos hechas.

Con dulzura, sin endechas,

forjamos casas enteras:

creamos mundos sin fronteras

en los seres que cuidamos.

Con ternura los amamos,

Al punto de dar la vida.

No existe alguna medida

para saber cuánto vale

la mujer. Sí tú lo sabes

no escatimes en decirlo

y mil veces repetirlo

para que todos comprendan,

que ella es más que una prenda

que elaborara un artífice.


Su valor sale del límite

de la aritmética y ciencia.

La mujer, en obediencia

cuida a sus hijos con temple.

Por eso, en estima tenle,

si naciste de una de ellas.

Regálale las estrellas

dándole honra y tributo;

defiéndela del insulto

que este mundo le genera.

¡Oh, mujer, hermosa, espera!

Tu premio viene llegando.

No lo retrases buscando

disfrutes contra natura.

Tu naturaleza pura

de ser sabia y primorosa

¡Presérvala! que no hay cosa

por la cual valga la pena

cambiar tu esencia amena

por una triste y tortuosa.