Вы находитесь на странице: 1из 3

La Globalización

“Opera hoy en día en todos los órdenes y a todos los niveles. Se traduce en una
permanente interrelación entre los países y se manifiesta prácticamente en todo
(unificación de los mercados, adelantos tecnológicos, rapidez de las
comunicaciones, el Internet, acercamiento virtual e intercambio …” (Jesús Ángel
Linares Vesga)

“La Globalización es un proceso en el que los Estados, las empresas, las


instituciones y las personas se entremezclan, pierden parte de su antigua identidad,
adquiriendo una nueva manera insensible e inconsciente y en donde va surgiendo
una concepción cosmopolita del mundo que nos rodea en todas sus facetas”
(Gerardo José Ravassa)

“…, Domingo Osle R, entiende por Derecho Global un orden jurídico mundial que,
partiendo de la noción de persona como origen del derecho, rige las relaciones de
justicia en la medida en que afectan a la humanidad en su conjunto. Se trata más
bien de un sistema de sistemas, de un iuris ordorum ordo que ha de erigirse en ordo
orbis en la medida en que sea paulatinamente aceptado por todas las comunidades
y ciudadanos del mundo. Y es que la globalización exige una reformulación del
derecho, una respuesta jurídica adecuada a los nuevos tiempos, “para que estos no
queden aprisionados por normas caducas y pasajeras” – nos dice el autor”. (Paulino
Rueda Romero)

“Aunado a lo anterior se ha reconocido la tendencia al surgimiento de un derecho


estándar, “globalizado”, como es el caso del derecho comercial, de los derechos
humanos y el derecho ambiental, por cuanto hace a otros espacios del derecho no
sólo se observa la propensión a cada vez más importante incorporación de criterios
internacionales a los del derecho interno de los estados, sino también el surgimiento
de importantes movimientos de integración, como es el caso del esfuerzo europeo
en la creación de una constitución aplicable a todos los países miembros de dicha
comunidad”. (Paulino Rueda Romero)
“En lo referente al impacto que han tenido los avances científicos y tecnológicos en
el derecho, puede decirse que también éstos, al modificar significativamente las
formas posibles de vida, interrelación y comunicación de los seres humanos, están
generando importantes discusiones; así temas como el comercio electrónico, la
contratación electrónica, la defensa del consumidor, el derecho a la intimidad, la
protección de datos personales y los delitos informáticos en general, entre muchas
otras temáticas, se encuentran sin duda en las agendas de trabajo de instituciones
de investigación y facultades de derecho en todo el mundo, en los trabajos o
proyectos de muchos cuerpos legislativos o bien en asuntos que requieren de una
solución jurisdiccional”. (Paulino Rueda Romero)

“La estrecha interconexión de las áreas económicas nacionales suele ser definida en
el debate público con el concepto de moda “globalización de la economía”. En
primer plano aparece la ya muy adelantada integración de los mercados financieros
y del tráfico de mercancías. … La globalización de las relaciones económicas se
remonta, en sus orígenes, hasta la época de los grandes imperios coloniales, y han
experimentado un alza debido a la evolución de los diversos medios de
comunicación y transporte. … Faceta importante de la globalización es que la
comunidad internacional ha alcanzado la unanimidad respecto de intereses
colectivos que merecen protección (global commons/global public goods). Entre
ellos, destacan la protección del clima, la limpieza del agua o del aire, y también la
preservación de los bienes culturales de importancia mundial. Además, valores
fundamentales reconocidos por el Derecho internacional público, como los derechos
humanos esenciales, actúan en calidad de parámetros regulativos, especialmente
en cooperación al desarrollo”. (Matthias Herdegen)

“… La globalización sólo empezará a ser un fenómeno cultural positivo, cuando


incluya la unidad de conciencia y opinión, pública mundial. Cuando los gobernantes
y empresarios de países ricos sean juzgados por la opinión pública de sus mismos
países, como culpables de dejar sufrir y morir de hambre a otros seres humanos,
aunque se hallen lejos de sus fronteras. Pero aún estamos lejos de ello”. (Vicent
Chuliá)