Вы находитесь на странице: 1из 7

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES – IZTACALA


SISTEMA DE UNIVERSIDAD ABIERTA Y A DISTANCIA

MÓDULO 303 EL CAMPO APLICADO A LAS NEUROCIENCIAS


DEL COMPORTAMIENTO

UNIDAD 1: FUNDAMENTOS TEÓRICOS EN INVESTIGACIÓN EN LA


ATENCIÓN

ACTIVIDAD 1: PODCAST

TUTORA: HELENA ROMERO ROMERO


ALUMNA: LILIANA ALVARADO GRECCO
GRUPO: 9328

https://drive.google.com/open?
id=1Rm6JF2oLGGmMF0Xpgl73aa4RTSILA_QB
ATENCIÓN
Atención: La atención es una habilidad y un proceso que permite seleccionar y procesar la
información proveniente de diferentes estímulos para generar una respuesta acorde con la
memoria y experiencias y que puede generar acciones motoras, dicho proceso es jerárquico y
ocurre en respuesta a la capacidad de procesamiento de la información de cada persona. La
atención es también un complejo sistema de subprocesos especializados que proporcionan
precisión, velocidad y continuidad a la conducta (Lubrini, Periáñez, y Ríos-Lago 2009). Este
proceso ocurre en respuesta a la capacidad de procesamiento de la información y posee diferentes
niveles: orientación, atención enfocada, atención sostenida, atención selectiva, atención alternada,
atención dividida. (Ardila, y Ostrosky 2012).
Es importante señalar que la atención es necesaria para realizar cualquier actividad en la vida
diaria y es un prerrequisito para el adecuado funcionamiento de procesos tales como el
aprendizaje, la memoria, etc.

COMPONENTES O CARACTERÍSTICAS DE LA ATENCIÓN


Como se mencionó anteriormente, existen diversas características o niveles de la atención que
son:
Orientación:
Es la conciencia de sí mismo con relación a sus alrededores. Requiere de una confiable integración
de la atención, percepción y memoria. En el caso de la atención se refiere al direccionamiento de la
atención, en la mayoría de los casos es controlada de manera consciente por los individuos, sin
embargo esta orientación puede redirigirse del punto focal a otro en presencia de otro estímulo
novedoso.
La dirección de la atención implica un cambio efectuado intencionalmente una vez que ya se ha
concluido una actividad, que se ha determinado dejarla pendiente o que se considera otra
información como más importante o interesante. La distracción es una alteración de la actividad
que se realiza. En la atención dirigida hay un sistema de control sobre los sistemas perceptúales
propiciado por la selección oportuna de la información relevante (Romero R. H., inédito).
Este componente implica, por un lado, la habilidad de seleccionar información específica de entre
múltiples estímulos o características atendidas y, por el otro, la orientación de la atención hacia
localizaciones particulares en el espacio en detrimento de otras.
Un ejemplo de lo anterior es cuando un estudiante lee un texto y al mismo tiempo escucha música,
aunque recibe el estímulo auditivo enfoca su atención al estímulo visual de manera consciente y
controlada.
Estabilidad: Se refiere al tiempo en el que una persona mantiene su atención hacia una actividad
o contenido determinado, es considerada como una condición indispensable para cualquier tipo de
actividad que realizan los seres humanos. La estabilidad de la atención se va desarrollando junto
con la maduración y a su vez el desarrollo de esta característica de la atención está determinada
por las demandas del medio social en el que se desenvuelven los individuos.
Retomando el ejemplo anterior podríamos referirnos a la estabilidad de la atención del estudiante
en cuanto al tiempo que puede permanecer leyendo el mismo texto sin distraerse, si se trata de un
estudiante de nivel básico (primaria) el tiempo de atención a la lectura será menor que para un
estudiante de nivel licenciatura, por lo tanto su atención será menos estable.
Oscilamiento: Se trata de periodos involuntarios de segundos de falta de atención que pueden ser
causados por el cansancio dicho, cambio proviene del carácter de los objetos que intervienen. De
esta forma siempre es más difícil cambiar la atención de un objeto a otro cuando la actividad
precedente es más interesante que la actividad posterior. La atención cambia u oscila de forma
continua, ya sea porque se tiene que procesar dos o más fuentes de información o porque se tiene
que llevar a cabo dos tareas y se dirige alternativamente de una a otra.
De acuerdo con el ejemplo anterior, supongamos que además de leer el texto y escuchar música el
estudiante debe realizar un informe escrito y decide ir tomando notas al tiempo que lee el texto, de
esta manera el estudiante oscilará su atención entre la lectura del texto y la redacción coherente de
las notas.
CLASIFICACIÓN DE LA ATENCIÓN:
La atención puede ser clasificada de la siguiente forma.
Atención Sostenida. Romero (inédito) las define como el conjunto de procesos involucrados en
mantener la atención a través de períodos prolongados de tiempo que tiene lugar cuando un
individuo debe mantenerse consciente de los requerimientos de una tarea y debe ocuparse de ella
por cierto tiempo. Por su lado Lubrini, Periáñez, y Ríos-Lago (2009) la definen como la capacidad
de mantener una respuesta de forma consistente durante un periodo de tiempo prolongado. Se
divide en dos subcomponentes:
1)Se habla de vigilancia cuando la tarea es de detección y de concentración, cuando se refiere a
otras tareas cognitivas.
2)La noción de control mental o memoria operativa se aplica en tareas que implican el
mantenimiento y la manipulación de información de forma activa en la mente.
La atención sostenida puede ser demandante por razones diferentes a las tareas de corta duración
que requieren la detección de un estímulo entre una multitud de distractores. Algunos tipos de
atención sostenida requieren niveles altos de vigilancia, pero pocas respuestas.
Un ejemplo de ello ocurre cuando un conductor de autobuses maneja por la carretera y debe
prestar atención por un tiempo prolongado al camino, sobre todo si este es rural y hay presencia de
personas, ganado y otros vehículos.
Atención Selectiva: Se refiere a la capacidad, así como los procesos involucrados, en enfocarse a
ciertos estímulos de interés o relevantes por sobre otros, esto implica inhibir la atención a unos
estímulos mientras se atiende a otros y depende de los eventos del ambiente y las metas o
asuntos que nos resultan de interés. Un ejemplo de ello ocurre cuando una persona busca un
cortaúñas metálico en un cajón donde guarda tijeras, pinzas, navajas, y otros objetos, su objetivo
es encontrar un objeto específico, por lo que su atención se centrará en la imagen mental que tiene
de éste ignorando los demás objetos presentes en el cajón.
Atención Dividida: Es la habilidad para responder simultáneamente a tareas múltiples o a
demandas múltiples de una tarea. También se refiere al proceso que permite distribuir los recursos
atencionales en diferentes tareas o requisitos de una misma tarea. Puede requerir el cambio rápido
entre tareas o la ejecución de forma automática de alguna de ellas.
Por ejemplo, se le solicita a un alumno de la clase de matemáticas resolver un problema que
requiere determinar el valor de una incógnita en una ecuación, para lo cual debe plantear una
ecuación, despejar la incónita y realizar las operaciones correspondientes atendiendo a las reglas
de los signos. Aunque la meta es obtener el valor de “X” tienen que prestar atención a otros
procesos que le permitan llegar al resultado sin desatender las reglas aritméticas.

Atención Alternada: Capacidad que permite cambiar el foco de atención entre tareas que
implican requerimientos cognitivos diferentes y que controla qué información es procesada en cada
momento. Las alteraciones de este nivel impiden al paciente cambiar rápidamente y de forma fluida
entre tareas. Este tipo de atención requiere de flexibilidad para moverse entre tareas con distintos
requisitos cognitivos.
Ejemplo: La gerente de un hotel en un sábado por la tarde debe realizar un informe de ocupación
hotelera para una dependencia gubernamental, el cual debe entregar esa misma tarde antes las
6:30 pm, mientras lo realiza el chef le informa que un ingrediente de la cena de esa noche se ha
agotado, por lo que ella debe llamar al proveedor y aprovecha que debe llamar al servicio de
lavandería para solicitar que realice la entrega de los blancos y recuerda que debe facturar los
servicios y las compras ese mismo día pues es fin de mes. Una vez que realiza las tareas
anteriores regresa a continuar el informe donde lo había dejado.

MODELOS DE ATENCIÓN:
Existen tres modelos cognitivos y neuroanatómicos de la atención que han logrado explicarla
apoyándose en la neuropsicología y neurociencia cognitiva. Esto modelos se han construido
mediante el análisis de sujetos neurotípicos y con lesiones cerebrales.
Modelo de Posner y Petersen
Propone la existencia de tres redes neurales, anatómica y funcionalmente independientes, que son
responsables de los procesos atencionales. Dichas redes interactuarían durante la respuesta a los
estímulos y se ubican distribuidas en el córtex cerebral anterior (red de vigilancia y red ejecutiva),
se encontrarían anatómicamente distribuidas y en las regiones posteriores del córtex (red de
orientación)
La red de orientación. Se encarga de la selección de la información sensorial y le da sustento a la
atención visoespacial. Implica la búsqueda de un estímulo particular en una escena con
distractores. Las áreas cerebrales involucradas en esta red son el córtex parietal, el giro precentral,
la corteza oculomotora
frontal, los colículos superiores y el tálamo.
La red de vigilancia: Genera y mantiene el estado de alerta de los individuos. Las tareas que
demandan vigilancia y las tareas de ejecución continua incrementan la activación de una red
pronto-parietal derecha, por lo que una lesión en esta región cefálica se traducen en la alteración
de la habilidad para mantener de forma voluntaria la atención, así como de las funciones de alerta
y orientación-
La red ejecutiva: Es relevante en tareas de cambio, control inhibitorio, resolución de conflictos,
detección de errores y localización de recursos atencionales. Participa en la planificación,
procesamiento de estímulos novedosos y en la ejecución de nuevas conductas. En esta red
participan el cíngulo anterior y el área motora suplementaria, el córtex orbitofrontal, el córtex
prefrontal dorsolateral y ciertas porciones de los ganglios basales y el tálamo.
Modelo de control de la atención de Corbetta y Shulman: Este modelo incorpora resultados de
la neurofisiología animal y de la neuroimagen funcional en humanos a la noción de redes
atencionales distribuidas pero en interacción. Corbetta y Shulman sostienen que existen dos redes
cerebrales parcialmente independientes cuyas funciones son diferentes pero complementarias,
estos sistemas son:
• Uno que integra partes de la corteza intraparietal y del surco frontal superior, involucrado en los
mecanismos de selección de estímulos y respuestas en virtud de las metas del individuo y de
manera voluntaria. Su función es generar sets atencionales y aplicarlos durante el procesamiento
de los estímulos. Este sistema sería el responsable del establecimiento de conexiones entre la
información sensorial relevante y las representaciones motoras adecuadas.
• El otro sistema, que incluye el córtex témporo-parietal y la corteza frontal inferior, está lateralizado
en el hemisferio derecho y estaría especializado en la detección de estímulos conductualmente
relevantes y, en particular, en aquellos salientes, inesperados o novedosos. Este sistema ventral
fronto-parietal interactuaría con la red dorsal fronto-parietal a modo de "cortocircuito" para redirigir
la atención a los actos novedosos. Mientras la interacción entre el surco intraparietal y la unión
témporo-parietal sería responsable de la generación de la interrupción del procesamiento, el
componente prefrontal ventral sería responsable de la evaluación de la novedad de los estímulos.
Modelo de atención para la acción (ATA) de Norman y Shallice: Este modelo trata de dar
cuenta de la conducta dirigida a metas, el control de la acción y el afrontamiento de situaciones
novedosas. Parte de la hipótesis de unidad de control de esquema o de representaciones de las
respuestas que consiste en que existen unidades que controlan acciones sobreaprendidas
específicas y que pueden corresponder tanto a movimientos explícitos como a la activación de
representaciones a largo plazo que guían la conducta voluntaria. Las unidades de control de
esquema reciben entradas procedentes de fuentes tanto internas como externas al organismo. Los
esquemas pueden ser activados simultáneamente, por lo que es necesario un proceso de control
que asegure que se selecciona la unidad apropiada.
De acuerdo con Lubrini, Periáñez, y Ríos-Lago (2009) Norman y Shallice postularon dos tipos de
procesos de selección o de control:
• Primero se lleva a cabo un tipo de proceso de selección denominado dirimidor de conflictos que
actúa de modo pasivo y que activa el conjunto de esquemas que satisface de modo más eficaz las
demandas de tareas familiares o sencillas. Los esquemas activados podrían competir entre sí o
con algún otro esquema, especialmente cuando dos unidades de control son incompatibles,
puesto que el modelo propone que sólo puede llevarse a cabo uno de los esquemas (o bien varios
esquemas compatibles entre sí). • Posteriormente cuando la competencia de esquemas no
resuelve el conflicto se pondrá en marcha un segundo mecanismo de selección denominado
sistema atencional supervisor (SAS), el cual asegura la flexibilidad de la conducta, pues su función
consiste en responder ante situaciones novedosas o altamente complejas donde la selección de
esquemas no es suficiente para satisfacer las demandas de la tarea. Este proceso trabaja de forma
más lenta y de manera consciente, alterando la probabilidad de que ciertos esquemas sean
seleccionados (a través de procesos de activación/inhibición) en función de las demandas de la
situación o priorizando unos objetivos sobre otros. Cabe señalar que el SAS tiene acceso tiene
acceso a las representaciones del ambiente y a las metas de la persona.

ESTRUCTURAS NEUROANATÓMICAS IMPLICADAS EN EL PROCESO DE ATENCIÓN:


Estructuras subcorticales:
 Sistema reticular ascendente. En el tallo cerebral mesencefálico se encuentra una red
celular que posee conexiones difusas con la mayoría de las regiones de la corteza y que
es responsable de mantener el nivel de alerta al ejercer una influencia excitadora en el
cerebro por medio del Sistema Activador Reticular Ascendente (ARAS). El ARAS juega un
papel decisivo en la activación de la corteza y la regulación del estado de su actividad ya
que mantiene al cerebro en un estado de atención constante y se cree que contribuye a la
atención sostenida. El ARAS consiste de la formación reticular y de las aferencias no
específicas que ascienden desde ella a través del núcleo intralaminar del tálamo y después
se distribuye a varias partes del cerebro, particularmente a la corteza.
 Colículos superiores: Los colículos superiores son una estructura del cerebro medio que
ha sido (está) implicada en este proceso de dirección y orientación de la atención. Ayudan
en el cambio de atención a nuevos lugares u objetos controlando los movimientos oculares
responsables de llevar los estímulos periféricos hacia el área visual de la fóvea.
 Ganglios basales: Son una colección de núcleos subcorticales rodeando al tálamo, estos
núcleos son CONFORMADOS POR el núcleo caudado, el putamen y el globo pálido y se
sitúan entre el tálamo y la ínsula. Por otro lado los ganglios basales pueden dividirse en un
grupo aferente y un grupo eferente. El núcleo caudado y el putamen, llamados
colectivamente el cuerpo estriado, son la parte aferente o receptiva. El estriado recibe una
entrada excitadora del núcleo intralaminar del tálamo y se considera que esta parte de los
ganglios basales está integrada en la vía tálamo-cortical no específica. Por lo tanto, el
núcleo caudado y el putamen están funcionalmente relacionados con la formación reticular,
y regulan la información sensorial que hace un relevo en el tálamo antes de llegar a la
corteza, jugando un papel importante en la atención selectiva. Cada región cortical recibe
dos tipos de impulsos durante la percepción, uno que llega a través de la proyección
tálamo-cortical de las diferentes vías sensoriales y el otro del circuito no específico a través
de los ganglios basales. Este segundo tipo de impulso determina el grado de alerta.
Mientras que el núcleo intralaminar del tálamo tiene un efecto excitador en el cuerpo
estriado, la corteza frontal tiene conexiones inhibitorias importantes con los ganglios
basales. Se ha sugerido, por lo tanto, que la selección de la estimulación sensorial se
realiza por un sistema fronto-estriado integrado.
El globo pálido parece ser la parte eferente de los ganglios basales y tiene efectos
excitadores a través del tálamo ventral en las áreas premotoras anteriores a la corteza
motora primaria. El globo pálido es esencial para la orientación motora hacia la
estimulación que llega fuera de nuestro actual foco de atención y su actividad puede
suprimirse por proyecciones inhibitorias del putamen.

Corteza frontal: Distintas áreas del neocórtex participan en el proceso de atención, entre ellos
están:
 Áreas posteriores de la corteza. Analizar la información sensorial monitoreando la
estimulación continua, aún cuando un sujeto se haya habituado a ella y no la esté
atendiendo conscientemente. Este monitoreo es preatentivo y se apoya de áreas de
proyección de los sentidos como visión y oído jueguen para realizar un análisis continuo de
la estimulación sensorial, esto favorecer la detección de cambios.
 Sistema activador reticular descendente. La neocorteza cerebral sirve como fuente de
entrada a la formación reticular del tallo cerebral regulando el nivel de activación. El papel
de la corteza como activador depende de conexiones que forman el sistema activador
reticular descendente. Estas fibras descendentes van de la corteza frontal medial y orbital
al tálamo y al tallo cerebral. Estas fibras forman un sistema que permite a los niveles más
altos de la corteza, que participan directamente en la formación de planes e intenciones,
reclutar a los sistemas inferiores y modular su actividad.
Corteza del cíngulo anterior: Una vez que se alcanza el estado de alerta, que la atención es
orientada y la información es filtrada, el Cíngulo integrar toda esta información con la emoción y
ayudar a seleccionar una respuesta. Esta región puede ser concebida interface entre las regiones
subcorticales y las regiones corticales.
Corteza parietal: Es relevante en aspectos espaciales de la atención y la asignación de los
recursos de la atención a un estímulo particular o tarea. Está involucrada en la atención selectiva
visual. La tasa de disparo de estas células aumenta cuando la atención se dirige un objeto visual.
Este incremento no puede ser atribuido a acciones motoras porque es independiente de los
movimientos oculares hacia el estímulo.

CONCLUSIONES:

La atención es una habilidad necesaria para la realización de cualquier tarea y permite la


supervivencia de los individuos. Se trata de un proceso que permite seleccionar y organizar la
información que parte desde la puesta en marcha de la alerta, la orientación, selección y filtración
de la información, integración con emociones y que puede llevar a una respuesta motora.
Además de requerir orientación, la atención requiere estabilidad, sin embargo puede oscilar entre
diversos focos de atención, para lo cual requiere de flexibilidad.
La atención puede clasificarse en sostenida, selectiva, dividida, y alternada. Estos niveles de
atención se ponen en marcha dependiendo del tipo de tarea que se lleve a cabo y la meta a
alcanzar.
Existen tres modelos para explicar la atención. El Modelo de Posner y Petersen que propone la
existencia de tres redes neurales, anatómica y funcionalmente independientes, que son
responsables de los procesos atencionales, estas redes son la red de orientación, la red de
vigilancia y red ejecutiva; el modelo de control de la atención de Corbetta y Shulman que sostiene
que existen dos redes cerebrales, uno que comprende la región intraparietal y del surco frontal
superior, involucrado en la selección de estímulos y respuestas en virtud de las metas del individuo
y de manera voluntaria. El otro incluye el córtex témporo-parietal y la corteza frontal inferior y
estaría especializado en la detección de estímulos conductualmente relevantes, inesperados o
novedosos; el tercer modelo de atención para la acción (ATA) de Norman y Shallice parte de la
existencia de unidades que controlan acciones sobreaprendidas específicas y que pueden
corresponder tanto a movimientos explícitos como a la activación de representaciones a largo
plazo que guían la conducta voluntaria.
Las estructuras neuroanatómicas relacionadas con la atención son, la corteza frontal, la corteza del
cíngulo anterior, el área motora suplementaria, la corteza parietal y las estructuras subcorticales,
todas ellas intervienen en los distintos tipos de atención, ya sea en la selección de la información,
mantenimiento, oscilamiento, división y alternamiento de la atención.
Entender el proceso d e atención es necesario para el diagnóstico correcto de lesiones o trastornos
de atención y el consiguiente diseño de planes de intervención que permitan subsanar en la mayor
medida las deficiencias que los pacientes puedan presentar y con ellos mejorar su calidad de vida.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Lubrini, G., Morales, J. A. P., & Ríos-Lago, M. (2009). Estimulación cognitiva y rehabilitación
neuropsicológica de la atención. España. Universidad Oberta de Catalunya 7-27

Ardila, A., & Ostrosky, F.. (2012). Capítulo 4. Funciones Cognoscitivas básicas. En Guía para el
diagnóstico neuropsicológico(7-27). Florida: American Board of Professional Neuropsychology.

Romero R. H. (inedito). Atención