Вы находитесь на странице: 1из 34

SENTENCIA

Juicio de Amparo 186/2016 Página 1


Materia Laboral

SENTENCIA

Vistos para resolver los autos del juicio de amparo

indirecto número 186/2016, promovido por **, por conducto de su

apoderado legal licenciado **; contra actos del Junta Especial

Número Uno de la Local de Conciliación y Arbitraje del Estado,

con asiento en esta ciudad y otras autoridades; y,

A N T E C E D E N T E S:

PRIMERO.- (Presentación y requisitos de la demanda

de garantías). Mediante escrito recibido el veintinueve de enero

del año dos mil dieciséis, ante la Oficina de Correspondencia

Común a los Juzgados de Distrito en el Estado de Tamaulipas, con

sede en Ciudad Victoria y turnado a este Juzgado al día siguiente

hábil, compareció *, por conducto de su apoderado legal licenciado

*, demandando el amparo y protección de la Justicia Federal contra

las autoridades y por los actos siguientes:

“III.- AUTORIDAD RESPONSABLE; Tiene tal carácter;


1.- La H. Junta Especial No. Uno de la Local de Conciliación y
Arbitraje en el Estado; 2.- El C. Secretario de Acuerdos de lo
Civil, en funciones de actuario adscrito al Juzgado Mixto de
Primera Instancia del Octavo Distrito Judicial con cabecera en
Xicotencatl, Tamaulipas 3.- El C. Presidente de la Junta
Especial Número Uno de la Local de Conciliación y Arbitraje.
IV.- ACTO RECLAMADO: 1.- Lo constituye en términos
de la fracción III del art. 107 de la Ley de Amparo, la última
resolución efectuada por la Junta responsable consistente en
el laudo de fecha 30 de Octubre del 2015 en el que se condenó
a mi representada al pago de diversos conceptos reclamados
por el hoy tercero interesado, a pesar de que existen
violaciones a las reglas del emplazamiento; 2.- Del C.
Secretario de Acuerdos del ramo civil en funciones de Actuario
adscrito al Juzgado Mixto de Primera Instancia del Octavo
Distrito Judicial con cabecera en Xicoténcatl, Tamaulipas, se
reclaman las supuestas diligencias de emplazamiento
efectuadas el día 08 de Junio del 2015 a las 17:40 y 09 del
mismo mes y año a las 16:40 horas lo que constituye el ilegal
emplazamiento que fue practicado en donde no observó las

1
disposiciones legales establecidas para ello; y 3.- Del C.
Presidente de la H. Junta Especial Número Uno de la Local de
Conciliación y Arbitraje se reclama su pretendida intensión de
despachar ejecución del laudo.
De todas y cada una de las autoridades mencionadas
como responsables, se redaman todas las demás violaciones
cometidas durante el procedimiento ordinario y de' ejecución”.

La parte quejosa narró los antecedentes del caso; precisó

como violados los artículos 14 y 16 de la Constitución Política de los

Estados Unidos Mexicanos; formuló conceptos de violación; señaló

como tercera interesada a **; y, señaló como autorizados en

términos amplios del artículo 12 de la Ley de Amparo, a los

licenciados **(foja 2).

SEGUNDO.- (Admisión de la demanda). Mediante

proveído de tres de febrero de dos mil quince, este Juzgado

Primero de Distrito en el Estado de Tamaulipas, al que por razón de

turno correspondió el conocimiento del asunto, admitió a trámite la

demanda de garantías y la registró con el número de expediente

186/2016; solicitó de las autoridades responsables sus informes

justificados; se ordenó emplazar a la tercera interesada y al Agente

del Ministerio Público de la Federación adscrito; y, fijó fecha y hora

para la celebración de la audiencia constitucional (foja 199).

TERCERO.- (Celebración de la audiencia

constitucional). La audiencia constitucional se llevó a cabo en sus

etapas de pruebas y alegatos el veintinueve de marzo de dos mil

dieciséis, al tenor del acta que antecede (foja 382); y,

C O N S I D E R A N D O:

PRIMERO.- (Competencia del juzgado de Distrito). Este

juzgado de Distrito es legalmente competente para conocer del

presente juicio de amparo, de conformidad con lo dispuesto por los


2
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 3
Materia Laboral

artículos 107, fracción III, inciso c), de la Constitución General de la

República; 35, 37 y 107, fracción VI, de la Ley de Amparo en vigor;

48 y 55, fracción IV, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la

Federación; así como en términos del Acuerdo General número

3/2013 del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, relativo a la

determinación del número y límites territoriales de los Circuitos en

que se divide la República Mexicana, y al número, a la Jurisdicción

Territorial y especialización por materia de los Tribunales

Colegiados y Unitarios de Circuito y de los Juzgados de Distrito,

publicado en el Diario Oficial de la Federación el quince de febrero

de dos mil trece, porque se reclaman actos de autoridades que se

ubican entre otras dentro de la circunscripción territorial de este

Juzgado.

SEGUNDO.- (Aplicación de la norma vigente). Antes de

iniciar el estudio de este juicio de garantías, es necesario destacar

que como para la presente fecha se encuentra vigente la nueva Ley

de Amparo, tiene que ser resuelto mediante la aplicación de la

misma.

En efecto, el martes dos de abril de dos mil trece se

publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley de

Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución

Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual entró en vigor al

día siguiente de su publicación, miércoles tres de abril de ese

mismo año, en cuyo artículo segundo transitorio se abrogó la ley

anterior.

3
En esa medida, la cita de tesis aisladas y de tesis de

jurisprudencia que se hace en la presente resolución, es en

términos de lo dispuesto en el artículo sexto transitorio de la Ley de

Amparo vigente, debido a que si bien se trata de criterios integrados

conforme a la ley anterior, no se advierte que se opongan a la ley

nueva y por ello mantienen su vigencia.

Es igualmente necesario establecer que la estructura

jurídica de la presente sentencia implica el armazón construido para

ensamblar y soportar toda la resolución, la cual está integrada con

un conjunto de elementos fuertemente unidos y dispuestos en un

orden regido por el principio de necesidad, en donde el punto inicial

debe servir de cimiento, justificación, explicación y base racional del

siguiente, y así sucesivamente. Esto es en el entendido de que su

constitución se realiza de conformidad con las características

propias de cada caso concreto. Todo lo antes dicho rige en aras de

respetar el contenido del artículo 74 de la Ley de Amparo en vigor.

Así, de conformidad con lo ordenado en ese precepto

legal, se pasa al estudio y análisis del presente asunto, observando

para ello los diversos requisitos que en el mismo se prevén; lo cual

se hace en los términos siguientes:

TERCERO.- (Precisión de las autoridades

responsables y actos reclamados). Previo a establecer la certeza

o inexistencia de los actos reclamados, debe observarse que los

artículos 74, fracción I, y 75 de la Ley de Amparo imponen la

obligación de precisarlos, para lo cual se estima necesario

mencionar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha

sostenido que la demanda de garantías debe interpretarse como un


4
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 5
Materia Laboral

todo, con un sentido de liberalidad y no restrictivo, para determinar

con exactitud la intención del promovente y de esta forma armonizar

los datos y los elementos que lo conforman, pero sin cambiar su

alcance y contenido.

De esta manera, al analizar el libelo constitucional los

juzgadores de amparo deben armonizar los datos que emanen del

escrito inicial, en un sentido que resulte congruente con todos sus

elementos, con atención preferente al pensamiento e

intencionalidad de su autor, descartando las expresiones que

generen oscuridad o confusión. Es decir, al fijar los actos

reclamados se deberá atender a lo que la parte quejosa quiso decir

y no únicamente a lo que en apariencia dijo, pues sólo de esta

manera se logra congruencia entre lo pretendido y lo que habrá de

resolverse.

Sustentan lo considerado, en lo conducente, la

jurisprudencia P./J. 40/2000 del Pleno de la Suprema Corte de

Justicia de la Nación, publicada en la página 32, tomo XI,

correspondiente al mes de abril de dos mil, Novena Época, del

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, del rubro y texto

siguientes:

“DEMANDA DE AMPARO. DEBE SER INTERPRETADA


EN SU INTEGRIDAD. Este Alto Tribunal, ha sustentado
reiteradamente el criterio de que el juzgador debe interpretar el
escrito de demanda en su integridad, con un sentido de
liberalidad y no restrictivo, para determinar con exactitud la
intención del promovente y, de esta forma, armonizar los datos
y los elementos que lo conforman, sin cambiar su alcance y
contenido, a fin de impartir una recta administración de justicia
al dictar una sentencia que contenga la fijación clara y precisa
del acto o actos reclamados, conforme a lo dispuesto en el
artículo 77, fracción I, de la Ley de Amparo.”

5
Sirve Igualmente de apoyo la diversa tesis P. VI/2004 del

Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, publicada en la

página 255, tomo XIX, correspondiente al mes de abril de dos mil

cuatro, Novena Época, del Semanario Judicial de la Federación y su

Gaceta, del título y sumario siguientes:

“ACTOS RECLAMADOS. REGLAS PARA SU FIJACIÓN


CLARA Y PRECISA EN LA SENTENCIA DE AMPARO. El artículo
77, fracción I, de la Ley de Amparo establece que las
sentencias que se dicten en el juicio de garantías deberán
contener la fijación clara y precisa de los actos reclamados, así
como la apreciación de las pruebas conducentes para tenerlos
o no por demostrados; asimismo, la Suprema Corte de Justicia
de la Nación ha sostenido el criterio de que para lograr tal
fijación debe acudirse a la lectura íntegra de la demanda sin
atender a los calificativos que en su enunciación se hagan
sobre su constitucionalidad o inconstitucionalidad. Sin
embargo, en algunos casos ello resulta insuficiente, por lo que
los juzgadores de amparo deberán armonizar, además, los
datos que emanen del escrito inicial de demanda, en un sentido
que resulte congruente con todos sus elementos, e incluso con
la totalidad de la información del expediente del juicio,
atendiendo preferentemente al pensamiento e intencionalidad
de su autor, descartando las precisiones que generen
oscuridad o confusión. Esto es, el juzgador de amparo, al fijar
los actos reclamados, deberá atender a lo que quiso decir el
quejoso y no únicamente a lo que en apariencia dijo, pues sólo
de esta manera se logra congruencia entre lo pretendido y lo
resuelto.”

Con base en estas premisas, de la lectura integral de la

demanda de amparo se advierte que en el caso concreto, los actos

reclamados se hacen consistir en:

A).- De la Junta Especial Número Uno de la Local de

Conciliación y Arbitraje del Estado, con asiento en esta ciudad,

con sede en esta ciudad, reclama:

1.- La orden de emplazamiento en el expediente

administrativo laboral número ** y sus consecuencias jurídicas,

incluyendo el laudo dictado en el juicio citado.

6
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 7
Materia Laboral

B).- Del Secretario de Acuerdos del Ramo Civil en

Funciones de Actuario adscrito al Juzgado de Primera

Instancia Mixto del Octavo Distrito Judicial en el Estado, con

residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, reclama:

1.- La ejecución de la orden de emplazamiento emitido

dentro del expediente administrativo laboral número *.

C).- Del Presidente de la Junta Especial Número Uno

de la Local de Conciliación y Arbitraje del Estado, con asiento

en esta ciudad, reclama:

1.- Las consecuencias jurídicas con motivo de la

sustanciación del juicio laboral número **, así como la pretendida

ejecución del laudo condenatorio.

CUARTO.- (Certeza de los actos reclamados). Al rendir

sus respectivos informes con justificación el Presidente por sí y en

representación de la Junta Especial Numero Uno de la Local de

Conciliación y Arbitraje del Estado, con sede en esta ciudad y

Secretario de Acuerdos del Ramo Civil en Funciones de

Actuario adscrito al Juzgado de Primera Instancia Mixto del

Octavo Distrito Judicial del Estado, con residencia en

Xicoténcatl, Tamaulipas, aceptó la existencia del acto reclamado,

de allí que se tengan por probados los mismos (foja 207).

Sirve de apoyo a lo anterior, la jurisprudencia número 305,

visible en el Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-

1995, Tomo VI, Novena Época, Página 206, que dice:

“INFORME JUSTIFICADO AFIRMATIVO.- Si en el


confiesa la autoridad responsable que es cierto el acto que se
reclama, debe tenerse éste como plenamente probado, y

7
entrarse a examinar la constitucionalidad o
inconstitucionalidad de ese acto.”

Además, la certeza de los actos reclamados se

demuestran con las constancias del expediente laboral número **,

que fueron exhibidas por la Junta Especial Número Uno de la

Local de Conciliación y Arbitraje del Estado, con asiento en

esta ciudad, de las que se advierte la existencia de las diligencias

realizadas con motivo del emplazamiento de ocho y nueve de

junio del año dos mil quince, por el Secretario de Acuerdos del

Ramo Civil en Funciones de Actuario adscrito al Juzgado de

Primera Instancia Mixto del Octavo Distrito Judicial en el

Estado, con residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, en

cumplimiento al exhorto contenido en el auto de dieciocho de mayo

de dos mil quince, dictado por la Junta Especial Número Uno de la

Local de Conciliación y Arbitraje del Estado, con sede en esta

ciudad (fojas 241, 251 y 264).

Los documentos públicos aludidos cuentan con eficacia

demostrativa plena de conformidad con lo establecido en los

artículos 129, 197 y 202 del Código Federal de Procedimientos

Civiles, de aplicación supletoria a la Ley de Amparo, en términos de

lo dispuesto en su numeral 2°. Esto más aún si se tiene en cuenta

que fue expedida por autoridad competente en ejercicio de sus

funciones, además de que no se advierte que hayan sido

impugnados ni desestimados en su contenido con medio de prueba

alguna.

Es aplicable a la anterior consideración la jurisprudencia

226 del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Quinta

8
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 9
Materia Laboral

Época, consultable en el Apéndice de mil novecientos noventa y

cinco, tomo VI, página 153, de título y texto:

“DOCUMENTOS PÚBLICOS, CONCEPTO DE, Y VALOR


PROBATORIO. Tienen ese carácter los testimonios y
certificaciones expedidos por funcionarios públicos, en el
ejercicio de sus funciones, y, por consiguiente, hacen prueba
plena”.

Con la valoración de pruebas verificada en la forma

indicada, se satisface el requisito previsto en la fracción III del

artículo 74 de la Ley de Amparo, en que precisamente se establece

que la sentencia de amparo debe contener la valoración de las

pruebas admitidas y desahogadas.

QUINTO.- (Causales de improcedencia). Las

causales de improcedencia del juicio de amparo, es un presupuesto

procesal que deben estudiarse por el juzgador aun de oficio, antes

de examinar las cuestiones de fondo de la controversia

constitucional, lo aleguen o no las partes, de conformidad con lo

que establece el artículo 62, de la Ley de Amparo, y atento a lo

sustentado por la jurisprudencia número 814, visible en el Apéndice

del Semanario Judicial de la Federación, mil novecientos diecisiete-

mil novecientos noventa y cinco, Tomo VI, Materia Común, página

número 553, que literalmente dice:

"IMPROCEDENCIA, CAUSALES DE. EN EL JUICIO DE


AMPARO.- Las causales de improcedencia del juicio de
amparo, por ser de orden público deben estudiarse
previamente, lo aleguen o no las partes, cualquiera que sea la
instancia."

Sin embargo, en el presente juicio no se advierte algún

motivo de improcedencia que debiera hacerse valer de oficio, o que

9
haya sido invocado por las partes; por tanto, procede abordar el

estudio de fondo del asunto.

Máxime que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la

Nación a través de la jurisprudencia, ha establecido que el amparo

indirecto es procedente contra actos reclamados consistentes en

todo lo actuado en un juicio, en el que el quejoso asegura que no

fue emplazado, por equiparse a una persona extraña al juicio.

El criterio de que se habla, se identifica con el número P./J.

18/94, publicada en la Gaceta del Semanario Judicial de la

Federación, Número 78, Junio de 1994, Octava Época, Materia

Común, Página 16, que en su literalidad dispone:

“EMPLAZAMIENTO, IRREGULARIDADES EN EL. SON


RECLAMABLES EN AMPARO INDIRECTO CUANDO EL
QUEJOSO SE OSTENTA COMO PERSONA EXTRAÑA AL
JUICIO POR EQUIPARACIÓN. Cuando el quejoso no fue
emplazado al juicio o fue citado en forma distinta de la
prevenida por la ley, lo que le ocasionó el desconocimiento
total del juicio, se le equiparará a una persona extraña a juicio,
por lo que el conocimiento del amparo en estos supuestos,
compete a un Juez de Distrito y no a los Tribunales Colegiados,
de conformidad con la disposición expresa contenida en la
fracción VII del artículo 107 constitucional, y el artículo 114,
fracción V, de la Ley de Amparo; pero, además de que el texto
de las disposiciones constitucional y legal indicadas, bastaría
para sostener lo anterior, dada la primacía que establece el
artículo 133 de la propia Constitución, existen otras razones
accesorias, pero no por ello menos importantes, que fundan la
misma conclusión, y que son las que enseguida se citan: El
quejoso, por medio del amparo indirecto, tiene la posibilidad de
aportar ante el Juez de Distrito, en la audiencia constitucional,
las pruebas necesarias para demostrar la falta de
emplazamiento o que el llamamiento que se le hizo al juicio, se
realizó en forma distinta de la prevenida por la ley. En cambio,
en el amparo directo, el quejoso se encontraría en la
imposibilidad de rendir tales pruebas, pues le estaría vedado,
por disposición expresa del artículo 190 de la Ley de Amparo
que establece que las sentencias sólo comprenderán las
cuestiones legales propuestas en la demanda de garantías, lo
que significa que, dada la naturaleza del juicio de amparo
directo, las pruebas que se rindan en el mismo, únicamente
pueden consistir en las constancias del expediente formado
por la autoridad responsable, por lo que si la cuestión
10
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 11
Materia Laboral

planteada se tramitara a través del expresado juicio de amparo


directo, el quejoso no tendría oportunidad de aportar pruebas
para acreditar la irregularidad del emplazamiento. Si bien es
cierto que en la fracción I del artículo 159 de la Ley de Amparo
establece como violación reclamable en amparo directo, el
hecho de que al quejoso no se le cite a juicio o se le cite en
forma distinta a la prevista por la ley, también es verdad que tal
disposición no es posible aplicarla cuando el quejoso es
persona extraña a juicio, por equiparación, ya que de aplicarse
ese dispositivo legal se dejaría al peticionario de garantías en
estado de indefensión porque no se le daría oportunidad de
comprobar la violación alegada. Además, cuando el quejoso
ocurre como persona extraña al juicio, a pesar de que él sea el
demandado, se da la procedencia del juicio de amparo
indirecto, supuesto que la violación principal cometida en su
contra, la constituye precisamente esa falta de citación que lo
hace desconocedor y, por ende, extraño al juicio seguido en su
contra, y de prosperar la acción constitucional se invalidarían
todas las actuaciones posteriores. A mayor abundamiento, si lo
reclamado es la falta de emplazamiento, ya sea porque
materialmente no existió esa actuación o porque la efectuada
presente defectos tales que impidieron a la parte demandada el
conocimiento del juicio seguido en su contra, hace suponer
que en estos casos no se llegó a formar la relación procesal y,
por ende, no se ataca intrínsecamente la sentencia o el laudo,
sino el no haber sido oído y vencido en juicio.
Consecuentemente, de conformidad con lo antes expuesto es
el amparo indirecto el procedente contra actos reclamados
consistentes en todo lo actuado en un juicio, en el que el
quejoso asegura que no fue emplazado, por equiparse a una
persona extraña al juicio, y prevenirlo así los artículos 107,
fracción VII, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos y 114, fracción V, de la Ley de Amparo”.

SEXTO.- (Conceptos de violación). No existe obligación

de reproducir los conceptos de violación, por lo que sin necesidad

de transcribirlos procede examinarlos.

Al respecto se cita la tesis de jurisprudencia de la Segunda

Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, publicada en la

página 830, tomo XXXI, mayo de 2010, materia común, novena

época, del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, del

siguiente tenor:

11
“CONCEPTOS DE VIOLACIÓN O AGRAVIOS. PARA
CUMPLIR CON LOS PRINCIPIOS DE CONGRUENCIA Y
EXHAUSTIVIDAD EN LAS SENTENCIAS DE AMPARO ES
INNECESARIA SU TRANSCRIPCIÓN. De los preceptos
integrantes del capítulo X "De las sentencias", del título
primero "Reglas generales", del libro primero "Del amparo en
general", de la Ley de Amparo, no se advierte como obligación
para el juzgador que transcriba los conceptos de violación o,
en su caso, los agravios, para cumplir con los principios de
congruencia y exhaustividad en las sentencias, pues tales
principios se satisfacen cuando precisa los puntos sujetos a
debate, derivados de la demanda de amparo o del escrito de
expresión de agravios, los estudia y les da respuesta, la cual
debe estar vinculada y corresponder a los planteamientos de
legalidad o constitucionalidad efectivamente planteados en el
pliego correspondiente, sin introducir aspectos distintos a los
que conforman la litis. Sin embargo, no existe prohibición para
hacer tal transcripción, quedando al prudente arbitrio del
juzgador realizarla o no, atendiendo a las características
especiales del caso, sin demérito de que para satisfacer los
principios de exhaustividad y congruencia se estudien los
planteamientos de legalidad o inconstitucionalidad que
efectivamente se hayan hecho valer.”

En el caso se tiene que la impetrante *, acude a esta

instancia constitucional en su carácter de tercero extraño por

equiparación, al expediente laboral número *, del índice de la Junta

Especial Número Uno de la Local de Conciliación y Arbitraje del

Estado, con asiento en esta ciudad, por lo que reclama de

manera toral el ilegal emplazamiento y el laudo en la que se le

condena al pago de las prestaciones reclamadas, promovido por la

actora aquí tercera interesada **, en contra de la empresa *, entre

otros.

Es fundado el concepto de violación hechos valer,

consistente en que el diligenciario no se cercioró de que la persona

buscada en el domicilio señalado en autos, habitara, trabajara o

tuviera su domicilio en el mismo; y tampoco se aseguró que la

persona con quien entendió la diligencia sea el representante legal

de la persona moral demandada.


12
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 13
Materia Laboral

Previamente al análisis de los conceptos de violación, se

hace necesario para una mejor comprensión del asunto, hacer una

relación de los antecedentes del acto reclamado, que se

desprenden de la copia certificada de las actuaciones del juicio

natural que remitió la Junta Especial Número Uno de la Local de

Conciliación y Arbitraje del Estado, con asiento en esta ciudad,

al rendir su informe justificado, de tal modo que dichos antecedentes

son los siguientes:

1.- La trabajadora aquí tercera interesada **, mediante

escrito presentado el veintitrés de enero de dos mil quince, ocurrió a

demandar del **, y señaló como domicilio para que fueran

emplazadas, en la ***** **** (foja 209).

2.- Por auto de veintisiete de enero de dos mil quince,

la Junta Especial Número Uno de la Local de Conciliación y

Arbitraje del Estado, con asiento en esta ciudad, admitió a

trámite la demanda laboral de referencia, registrándola con el

número *, y fijó hora y fecha para la celebración de la audiencia de

ley, asimismo ordenó girar exhorto al Juez de Primera Instancia

Mixto del Octavo Distrito Judicial del Estado, con sede en

Xicoténcatl, Tamaulipas, para que en auxilio de las labores se

sirva emplazar a los demandados, circunstancia que se ordenó de

nueva cuenta en proveído de dieciocho de mayo siguiente (fojas

211 y 241).

3.- En auto de veintiséis de mayo de dos mil quince, el

Juez de Primera Instancia Mixto del Octavo Distrito Judicial en

el Estado, con residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, determinó

13
autorizar y habilitar al licenciado *, Secretario de Acuerdos Civil

adscrito, para que en funciones de Actuario habilitado, realice la

diligencia de notificación ordenada en el exhorto (foja 248).

4.- El ocho de junio de dos mil quince (foja 251), el

diligenciario se constituyó en el domicilio señalado a efecto de

emplazar, entre otros, a la empresa quejosa *, y dejó citatorio en

poder de quien dijo llamarse **.

El citatorio es del tenor literal siguiente:

“…CITATORIO DE ESPERA
NOMBRE: **
*
PARA LA PRACTICA DE UNA DILIGENCIA DE
CARÁCTER JUDICIAL, SÍRVASE USTED ESPERAR AL
LICENCIADO *, SECRETARIO DE ACUERDOS CIVIL, ADSCRITO
AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA MIXTO DEL OCTAVO
DISTRITO JUDICIAL DEL ESTADO, CON RESIDENCIA EN
XICOTÉNCATL, TAMAULIPAS, EL DÍA 09 DEL MES DE JUNIO
DEL AÑO EN CURSO, A LAS 16:40 HORAS CON --- MINUTOS,
EN LA INTELIGENCIA DE QUE SI NO ESPERA SE PRACTICARA
LA MISMA, DE ACUERDO CON LA LEY.
CITA QUE DEJO EN PODER DE * SIENDO LAS 17:40
HORAS CON ---- MINUTOS DEL DÍA 08 DEL MES DE JUNIO DEL
AÑO 2015.- DOY FE.
EL SECRETARIO DE ACUERDOS CIVIL
LIC. **
FIRMA DE RECIBIDO NO FIRMA” (foja 251).

La razón actuarial de esa misma fecha dice lo siguiente:

“En Xicoténcatl Tamaulipas, siendo las diecisiete


horas con cuarenta minutos del día ocho de junio del dos mil
quince, el suscrito Licenciado **, Secretario de Acuerdos
adscrito al Juzgado de Primera Instancia Mixto, con residencia
en Xicoténcatl, Tamaulipas, me constituyo en el domicilio de la
parte demandada *, ** y una vez cerciorado del aludido
domicilio, por el dicho de quien me atiende, quien dijo llamarse
*, y quien dijo ser empleado de la Empresa Moral BANCO
AZTECA o MERCADOTECNIA TEZONTLE S. A. DE C. V.,
manifestándome que el Representante legal por el momento no
se encuentra, razón por la cual procedo a entender la diligencia
con la persona que me atiende *, quien se identifica con
credencial de trabajo con numero de empleado *, el puesto de
Captación, misma que contiene fotografía y la cual coincide
con los rasgos físicos de su presentante, la cual le devuelvo
por ser de su uso personal, acto seguido, procedo a dejarle cita
14
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 15
Materia Laboral

de espera, la cual fije a las 16:40 del día nueve (9) del mes de
junio del año en curso, con la finalidad de practicar una
diligencia de carácter Laboral, apercibiéndole que en caso de
no encontrarse en la fecha y hora señalada, se le notificará a la
persona que se encuentre en ese domicilio, corriéndoles
traslado con copia autorizada del acuerdo dictado por la
autoridad exhortada JUNTA NUMERO UNO DE LA LOCAL DE
CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE PARA LOS TRABAJADORES AL
SERVICIO DEL ESTADO, así como de los anexos, y si estuviere
cerrado la casa o local, se fijará la copia autorizada de la fecha
y documentos antes señalados en la puerta de entrada, lo
anterior con fundamento en lo establecido por los artículos 743
y 751 de la Ley Federal del Trabajo de aplicación supletoria al
procedimiento, misma que dejo en poder de *, quien manifiesta
que la recibe de conformidad y NO FIRMA DE RECIBIDO.- Lo
que se asiente para constancia legal.
SECRETARIO DE ACUERDOS CIVIL Y FAMILIAR DEL
JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA MIXTO DEL OCTAVO
DISTRITO JUDICIAL.
LIC. **” (foja 252).

A su vez, la diligencia de emplazamiento de nueve de junio

del año dos mil quince, hecha a **, es el tenor siguiente:

“En Xicoténcatl Tamaulipas, siendo las dieciséis horas


con cuarenta minutos del día nueve de junio del año dos mil
quince, el suscrito Licenciado *, Secretario de Acuerdos en
funciones de Actuario Adscrito al Juzgado de Primera Instancia
Mixto, con residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, en funciones
de Actuario, me constituyo en el domicilio de la parte
demandada *, * y una vez cerciorado del aludido domicilio, en
virtud de que el día de ayer se dejó citatorio de espera, por el
dicho de quien me atiende, quien dijo llamarse **, y quien dijo
ser empleado de la Empresa Moral * o ****., manifestándome
que el representante legal que busco por el momento no se
encuentra, acto seguido procedo a entender la diligencia con *,
quien se identifica con credencial de trabajo con numero de
empleado *, el puesto de Captación, misma que contiene
fotografía y la cual coincide con los rasgos físicos de su
presentante, la cual le devuelvo por ser de su uso personal,
haciéndole saber el motivo de mi visita por lectura integra del
auto de fecha dieciocho de mayo del dos mil quince, dictado
dentro del Exhorto número *, derivado del Expediente Laboral
número *, promovido por ***, en contra del ***** ****, ante la
Junta Especial Numero Uno de la Local de Conciliación y
arbitraje del estado, con residencia en Ciudad Victoria,
Tamaulipas, a quien le deberá correr traslado con la copia del
escrito inicial de demanda y que le haga saber que en un
término que no exceda de los diez días hábiles conteste la
demanda, oponga excepciones y defensas, apercibiéndosele al

15
demandado que de no hacerlo se les tendrá por contestada la
demanda en sentido afirmativo salvo pruebas en contrario; por
otra parte se le requiere al demandado para que señale persona
y domicilio para que oír y recibir notificaciones en Ciudad
Victoria que en la inteligencia que de no hacerlo las
subsecuentes y notificaciones de carácter personal, se hará
por conducto de los Estrados del Tribunal exhortante, de
conformidad con el artículo 739 de la Ley Federal del Trabajo
de aplicación supletoria y al respecto dijo, que el le (sic) hará
entrega de la cedula de notificación copias de traslado a su jefe
y que no firma de recibido, por lo anterior se da por concluida
la presente diligencia. Lo cual se asienta para constancia legal.
DOY FE:
SECRETARIO DE ACUERDOS EN FUNCIONES DE
ACTUARIO DEL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA MIXTO
DEL OCTAVO DISTRITO JUDICIAL EN EL ESTADO”.
LIC. *******” (foja 264).

5.- El treinta de junio de dos mil quince, se llevó a cabo

la audiencia trifásica, con la comparecencia de la parte actora y la

incomparecencia de los demandados *********, por lo que se les hizo

efectivo el apercibimiento correspondiente (foja 279).

6.- Seguido por sus trámites se dictó laudo el treinta de

octubre de dos mil quince, en la que se condenó en forma

conjunta y solidaria al pago de diversas prestaciones a los

demandados * (fojas 315 a la 316).

Enseguida, cabe señalar que el artículo 14, párrafo

segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos

Mexicanos, establece la garantía de respeto a las formalidades

esenciales del procedimiento, también conocida como de debido

proceso legal, la cual se refiere al cumplimiento de las condiciones

fundamentales que deben satisfacerse en el procedimiento

jurisdiccional, como es que todo acto de autoridad se apegue a lo

que establece la ley aplicable para el mismo.

Asimismo, el citado precepto legal consagra la garantía de

audiencia, pues impone la ineludible obligación a cargo de las


16
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 17
Materia Laboral

autoridades para que, de manera previa al dictado de un acto de

privación, cumplan con una serie de formalidades esenciales,

necesarias para oír en defensa a los afectados.

Por otra parte, el artículo 16, párrafo primero, de la Carta

Magna, establece la garantía de legalidad, que constituye como

elementos fundamentales útiles para demostrar a los afectados por

un acto de autoridad, que la resolución que los agravia no se dicta

de un modo arbitrario y anárquico, sino por el contrario, en estricta

observancia del marco jurídico que la rige.

Así, por imperativo constitucional, todo procedimiento o

juicio debe estar supeditado a que en su desarrollo se observen,

ineludiblemente, distintas etapas que configuran la garantía formal

de audiencia a favor de los gobernados, a saber:

I. El afectado tenga conocimiento de la iniciación del

procedimiento, así como de la cuestión que habrá de ser objeto de

debate y de las consecuencias que se producirán con el resultado

de dicho trámite.

II. Se le otorgue la posibilidad de presentar sus defensas a

través de la organización de un sistema de comprobación tal, que

quien sostenga una cosa tenga oportunidad de demostrarla, y quien

estime lo contrario cuente a su vez con el derecho de acreditar sus

excepciones;

III. Cuando se agote dicha etapa probatoria se le dé

oportunidad de formular las alegaciones correspondientes; y,

17
IV. Finalmente, que el procedimiento iniciado concluya con

una resolución que decida sobre las cuestiones debatidas, fijando

con claridad el tiempo y forma de ser cumplidas.

Funge como fundamento de lo anterior, la Jurisprudencia

P./J. 47/95 sustentada por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia

de la Nación, visible en la página 260, tomo I, Materia

Constitucional, del Apéndice al Semanario Judicial de la Federación,

correspondientes a los años 1917-2000, que establece:

“FORMALIDADES ESENCIALES DEL PROCEDIMIENTO.


SON LAS QUE GARANTIZAN UNA ADECUADA Y OPORTUNA
DEFENSA PREVIA AL ACTO PRIVATIVO. La garantía de
audiencia establecida por el artículo 14 constitucional consiste
en otorgar al gobernado la oportunidad de defensa previamente
al acto privativo de la vida, libertad, propiedad, posesiones o
derechos, y su debido respeto impone a las autoridades, entre
otras obligaciones, la de que en el juicio que se siga "se
cumplan las formalidades esenciales del procedimiento". Estas
son las que resultan necesarias para garantizar la defensa
adecuada antes del acto de privación y que, de manera
genérica, se traducen en los siguientes requisitos: 1) La
notificación del inicio del procedimiento y sus consecuencias;
2) La oportunidad de ofrecer y desahogar las pruebas en que se
finque la defensa; 3) La oportunidad de alegar; y 4) El dictado
de una resolución que dirima las cuestiones debatidas. De no
respetarse estos requisitos, se dejaría de cumplir con el fin de
la garantía de audiencia, que es evitar la indefensión del
afectado.”

Luego, tratándose de emplazamiento, es necesaria la

satisfacción estricta de todas las formalidades previstas por la ley

aplicable a cada caso, por ser el acto procesal más trascendente,

pues interesa el derecho fundamental de audiencia prevista en el

artículo 14 constitucional, en el sentido de que el gobernado debe

ser oído y vencido en juicio, según lo ha sostenido en forma

reiterada el más alto Tribunal del País, por ende, la autoridad

ordenadora del mismo está facultada para verificar si su realización

se llevó a cabo conforme a derecho o no, dado que ello implica que
18
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 19
Materia Laboral

de no haberse realizado en la forma establecida por la ley aplicable,

se traduce en una violación de garantías en perjuicio de la parte

demandada, de hecho y de derecho, la más trascendental del

procedimiento.

Así, la empresa quejosa al combatir lo actuado dentro del

procedimiento laboral **, se duele en síntesis de que el

emplazamiento efectuado en dicho juicio es ilegal, porque al

practicarlo, el actuario omitió cerciorarse de que en el domicilio en

que se constituyó, efectivamente habita, trabaja o tiene su domicilio

el demandado y tampoco requirió la presencia del representante

legal de la persona moral demandada, lo que contraviene lo

dispuesto por el artículo 743 fracciones I y II de la Ley Federal del

Trabajo.

Es fundado, como se dijo, el anterior motivo de

disconformidad.

Cabe precisar que el procedimiento de donde derivan los

actos que en esta vía impugna la parte quejosa es de orden laboral

y se rige conforme a los artículos 742 y 743 de la Ley Federal del

Trabajo, por lo que es indispensable conocer los preceptos que

regulan las formalidades que deben seguirse en esa diligencia, a

saber:

“Artículo 742.- Se harán personalmente las


notificaciones siguientes:
I. El emplazamiento a juicio y cuando se trate del
primer proveído que se dicte en el mismo;
[…]”.
“Artículo 743. La primera notificación personal se hará
de conformidad con las normas siguientes:

19
I. El actuario se cerciorará de que la persona que deba
ser notificada habita, trabaja o tiene su domicilio en la casa o
local, señalado en autos para hacer la notificación;
II. Si está presente el interesado o su representante, el
actuario notificará la resolución, entregando copia de la misma;
si se trata de persona moral, el actuario se asegurará de que la
persona con quien entiende la diligencia es representante o
apoderado legal de aquélla;
III. Si no está presente el interesado o su
representante, se le dejará citatorio para que lo espere al día
siguiente, a una hora determinada;
IV. Si no obstante el citatorio, no está presente el
interesado o su representante, la notificación se hará a
cualquier persona mayor de edad que se encuentre en la casa o
local; y si estuvieren estos cerrados, se fijará una copia de la
resolución en la puerta de entrada;
V. Si en la casa o local designado para hacer la
notificación se negare el interesado, su representante o la
persona con quien se entienda la diligencia, a recibir la
notificación, ésta se hará por instructivo que se fijará en la
puerta de la misma, adjuntando una copia de la resolución; y
VI. En el caso del artículo 712 de esta Ley, el actuario
se cerciorará de que el local designado en autos, es aquel en
que se prestan o se prestaron los servicios.
En todos los casos a que se refiere este artículo, el
actuario asentará razón en autos, señalando con claridad los
elementos de convicción en que se apoye”.
La apropiada intelección del precepto jurídico transcrito,

permite afirmar que en la primera notificación del juicio, tratándose

del emplazamiento a la parte demandada, el Actuario debe

asegurarse de que la persona que debe de notificar, habita, trabaja

o tiene su domicilio en la casa o local señalado en autos para hacer

la notificación; y si está presente el interesado o su representante, el

actuario notificará el auto de radicación, entregando copia del

mismo; y si se trata de persona moral, el actuario se asegurará de

que la persona con quien entiende la diligencia es representante o

apoderado de aquélla.

Asimismo, en el caso de que no esté presente el

interesado o su representante, se le dejará citatorio para que lo

espere al día siguiente, a una hora determinada; y si aun así no está

20
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 21
Materia Laboral

presente el interesado o su representante, la notificación se hará a

cualquier persona mayor de edad que se encuentre en la casa o

local, y si estuvieren éstos cerrados, se fijará una copia de la

resolución en la puerta de entrada; además, si en el lugar designado

para hacer la notificación se negare el interesado, su representante

o la persona con quien se entienda la diligencia, a recibir la

notificación, ésta se hará por instructivo que se fijará en la puerta de

la misma, adjuntando una copia de la resolución.

Si el trabajador ignora el nombre del patrón o la razón

social o denominación del lugar donde labora y habiendo precisado

el domicilio del establecimiento donde prestó sus servicios, el

actuario se cerciorará de que el local designado en autos, es aquél

en que se prestan o prestaron los servicios.

Adicionalmente, se impone al fedatario, la obligación de

que en todos los casos, asentará razón en el expediente, refiriendo

claramente los elementos de convicción en que se apoya.

A mayor abundamiento, debe decirse que la obligación

impuesta al Actuario para cerciorarse de que la persona que va a

ser notificada habita el domicilio señalado en autos para llevar a

cabo la diligencia respectiva, tiene por objeto la plena certeza de

que en él pueda encontrársele, o sea, el funcionario judicial debe

comprobar que en el lugar en que va a emplazar al demandado,

éste puede ser localizado ahí; dicho en otras palabras, el término

cerciorarse se entiende como asegurarse de la verdad de algo. De

manera que si la ley obrera, establece que el Actuario que realice el

emplazamiento debe cerciorarse de que la persona que busca

21
habita en el domicilio señalado en autos para practicar la diligencia,

ello debe entenderse en el sentido de que tal funcionario debe

asegurarse de que verdaderamente la persona por notificar

habita o vive en el lugar donde se constituye.

Puntualizado lo anterior, de las constancias remitidas se

advierte que el ocho de junio de dos mil quince, a las diecisiete

horas con cuarenta minutos, por primera ocasión el Secretario de

Acuerdos del Ramo Civil en Funciones de Actuario adscrito al

Juzgado de Primera Instancia Mixto del Octavo Distrito Judicial

en el Estado, con residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, se

constituyó en el domicilio ubicado en ************, señalado a efecto

de emplazar al demandado **, para ello previamente se cercioró de

encontrarse en el aludido domicilio por el dicho de quien lo atendió,

quien dijo ser **, el que identificó con la credencial de trabajo

número **, quien le manifestó ser empleado de la empresa moral * o

*, y que el representante legal por el momento no se encontraba, por

lo que procedió a dejar cita de espera, para las *, con la finalidad de

practicar una diligencia de carácter laboral.

Al día siguiente, el diligenciario al constituirse de nueva

cuenta en la hora y fecha fijada (dieciséis horas con cuarenta

minutos del nueve de junio de dos mil quince), en el domicilio

ubicado en la **, señalado como del demandado **, cerciorándose

previamente de encontrarse en el domicilio aludido, en virtud de que

un día antes dejó citatorio de espera, por el dicho de quien lo

atiende, quien dijo llamarse ** quien dijo que trabajaba allí, el que se

identificó con credencial de trabajo número **, que contiene una

fotografía que coincide con sus rasgos físicos, y que el


22
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 23
Materia Laboral

representante legal que busca por el momento no se encuentra, por

lo que procedió a hacerle saber a la persona que lo atendió el

contenido íntegro del auto de dieciocho de mayo de dos mil quince,

dictado en el exhorto número **, derivado del expediente laboral

número *, promovido por *, en contra de Mercadotecnia Tezontle, **,

ante la Junta Especial Número Uno de la Local de Conciliación y

Arbitraje del Estado, con residencia en Ciudad Victoria,

Tamaulipas, por tanto le corrió traslado con copia del escrito inicial

de demanda y le hizo saber que en un término que no exceda de los

diez días hábiles conteste la demanda, oponga excepciones y

defensas, apercibiéndole que de no hacerlo se le tendrá por

contestada la demanda en sentido afirmativo salvo prueba en

contrario, señalando la persona con quien se entendió la diligencia

que hará la entrega de la cédula de notificación, copias de traslado a

su jefe y que no firmaba de recibido.

De lo anteriormente descrito, se evidencia que el fedatario

público responsable no atendió a lo estrictamente establecido por

las fracciones I y II, del artículo 743 de la Ley Federal del Trabajo,

ya que si bien es cierto que el funcionario responsable se cercioró

de que el domicilio donde estaba practicando la diligencia era el

mismo que había señalado la parte actora en su escrito inicial de

demanda, también es verdad que omitió referir si en tal inmueble

habita, trabaja o tiene su domicilio el representante de la ahora

inconforme, por tratarse dicha inconforme aquí quejosa de una

persona moral, los cuales, constituyen un requisito sine qua non

para que dicha actuación cumpla con los requisitos de validez que el

23
artículo mencionado impone al citado actuario, sin que sea

suficiente haber asentado que por el momento no se encontraba.

Lo anterior es así, ya que tratándose de personas morales

que explotan establecimientos mercantiles, se busca a su

representante en una de sus sucursales, donde pueden conocerlo y

manifestar que “no se encuentra por el momento” pero donde no

necesariamente tiene su domicilio legal la persona moral que se

intenta notificar.

De ahí que la expresión “por el momento no se encuentra”

la persona que se busca, no implica inequívocamente que tal

persona ahí habita, trabaja o tiene su domicilio, sino que puede

llevar a cometer errores.

Luego, si como se expuso con anterioridad, la finalidad

legal del artículo 743 de la Ley Federal del Trabajo, es señalar

pormenorizadamente las reglas básicas de la primera notificación

personal, que consisten en asegurar procesalmente que la

notificación se haga a la persona directamente interesada, en el

domicilio señalado en autos para tal efecto, para que con pleno

conocimiento del asunto de que se trata, tenga oportunidad de salir

a juicio y ser oído en defensa de sus derechos; es decir, para

permitir que el demandado en el juicio tenga conocimiento del

mismo y oponga las excepciones y defensas a su alcance, ofrezca

las pruebas que acrediten sus medidas defensivas, objete las de su

contraria e intervenga en su recepción, formule los alegatos que a

sus intereses competa, etcétera, y de la diligencia de

emplazamiento practicada a la empresa aquí quejosa como persona

moral, se evidencia que el actuario al constituirse en la primera


24
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 25
Materia Laboral

búsqueda en el domicilio que refiere en dicha acta, asentó que se

cercioró de encontrarse en el domicilio para llevar a cabo la

diligencia de emplazamiento encomendado, la cual llevó a cabo con

**, quien manifestó ser empleado del demandado, el que se

identificó con credencial de trabajo número *, que contiene una

fotografía que concuerda con sus rasgos físicos, por lo que le dejó

en su poder cita de espera, a su vez al constituirse de nueva cuenta

en el domicilio, le entregó copia de la cédula de notificación, la

documentación correspondiente al juicio laboral radicado bajo el

número de expediente señalado en el mismo, ello para que tenga

verificativo la diligencia o actuación indicada en el mencionado

acuerdo.

Sin embargo, en ambas actuaciones omitió asentar los

medios de convicción en los que se apoyó para cerciorarse de que

efectivamente en ese lugar habita, trabaja o tiene su domicilio el

representante del demandado, al tratarse de una persona moral.

Lo anterior sobre todo porque la fracción I, del numeral en

cita, se insiste, establece que el actuario debe cerciorarse de que la

persona que deba ser notificada habita, trabaja o tiene su domicilio

en el local señalado para hacer la notificación, inclusive la fracción

II, refiere que deberá asegurarse de que la persona con quien

entiende la diligencia sea el representante legal o apoderado de la

persona moral; pues no basta, como en el caso, que por un lado

simplemente manifieste el diligenciario, que se ha cerciorado de

haberse constituido en el domicilio señalado para llevar a cabo la

diligencia de emplazamiento encomendado y que por otro lado,

25
únicamente señale haber llevado a cabo el emplazamiento a una

persona que dijo ser empleado de la demandada.

Sino conforme a lo ordenado en el párrafo final del aludido

artículo 743, debe asentar razones en autos "señalando con

claridad los elementos de convicción en que se apoye", ya que

en este asunto, si bien asentó el actuario que entendió la diligencia

con una persona que encontró en el lugar, no precisó si tal persona

le expuso si el representante de la demandada, tenía su domicilio en

dicho lugar, si lo habitaba o si ahí trabajaba, mucho menos expuso

las razones que lo llevaron a la convicción de que se encontraba en

el domicilio de la persona moral demandada, a fin de garantizar que

la notificación llegara al interesado y de que la exactitud de la

diligencia fuera comprobable.

En efecto, se estima lo anterior pues el cercioramiento

omitido por la fedatario responsable, contenidos en la fracción I y II

del artículo 743 de la Ley Federal del Trabajo, constituye uno de los

requisitos para llevar a cabo la diligencia de emplazamiento, y ello

es precisamente con la intención de que el funcionario en comento

llegue al convencimiento de que el lugar en donde va a practicar tal

actuación, necesariamente sea el mismo donde habita, trabaja o

tiene su domicilio el representante del demandado, circunstancias

todas ellas que debe asentar razón en autos pues así lo exige la

primera parte de la fracción I y de la fracción II, del artículo 743 de la

Ley Federal del Trabajo; de lo que se colige, por vía de

consecuencia, que su omisión provoca la anulación de la misma en

términos de lo dispuesto por el artículo 752 de la mencionada

codificación.
26
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 27
Materia Laboral

En ese sentido, el suscrito considera que no puede estar

cubierto los requisitos legales de que se ha dado noticia en líneas

precedentes, bajo la circunstancia de que el fedatario en cuestión

haga constar haberse cerciorado de que el domicilio en que se

constituyó era el señalado en autos por la parte actora como del

demandado, pues lo que se le reprocha a la citada responsable es

precisamente no haber justificado que en ese domicilio habita,

trabaja o tiene su domicilio el representante peticionario de amparo,

al tratarse de una persona moral, no que si dicho inmueble era el

señalado en autos o no.

Sirve de apoyo, la jurisprudencia número J/11, del

Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del tercer

Circuito, visible en el Semanario Judicial de la Federación y su

Gaceta, Tomo XXVI, Diciembre de 2007, Novena Época, Materia

Laboral, Página 1452, del rubro y texto siguiente:

“EMPLAZAMIENTO EN MATERIA LABORAL. ES NULO


EL REALIZADO POR EL ACTUARIO SI SOLAMENTE SE
CERCIORA DE QUE EL LUGAR EN EL QUE ACTÚA ES LA
CASA O LOCAL SEÑALADO EN AUTOS PARA PRACTICAR LA
DILIGENCIA, PERO OMITE CORROBORAR QUE AHÍ HABITA,
TRABAJA O TIENE SU DOMICILIO LA PERSONA A QUIEN
DEBE NOTIFICAR. La fracción I del artículo 743 de la Ley
Federal del Trabajo prevé, como requisito de validez para la
primera notificación personal, que el actuario se cerciore que la
persona que deba ser notificada, habita, trabaja o tiene su
domicilio en la casa o local señalado en autos para hacer la
notificación. En tal virtud, si de las actas del citatorio y del
emplazamiento se aprecia que el funcionario referido solamente
se cercioró de que el lugar en que se constituyó era la casa o
local señalado en autos para practicar la diligencia, pero omitió
corroborar que éste fuera donde habitaba, trabajaba o tenía su
domicilio la persona que debía notificar, dicho emplazamiento
es ilegal y, consecuentemente, nulo, toda vez que de esto
último debe asegurarse de manera independiente respecto de
la mera ubicación espacial; y, por ende, su aseveración de que
se constituyó en el domicilio del demandado resulta, por una

27
parte, insuficiente para tener por cumplido el requisito en
comento; y, por otra, dogmática al no apoyarse en
cercioramiento fehaciente de que así fuera; consecuentemente,
tales actuaciones son nulas de conformidad con el artículo 752
de la aludida legislación, puesto que el citatorio y el
emplazamiento no se practicaron conforme al artículo
primeramente referido”.
Asimismo, la jurisprudencia número 9/99, de la Segunda

Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, publicada en el

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo IX, Febrero

de 1999, Novena Época, Materia Laboral, Página 121, del rubro y

texto siguiente:

“EMPLAZAMIENTO A JUICIO LABORAL. NO BASTA


QUE ALGUIEN INFORME QUE "POR EL MOMENTO NO SE
ENCUENTRA LA PERSONA QUE BUSCA" PARA CONSIDERAR
QUE EL ACTUARIO SE CERCIORÓ QUE EN ESE LUGAR
HABITA, TRABAJA O TIENE SU DOMICILIO EL DEMANDADO. El
emplazamiento a juicio laboral es un acto procesal que reviste
gran importancia, por permitir el cumplimiento de la garantía de
audiencia establecida en el artículo 14 constitucional y, por eso,
el artículo 743, fracción I, de la Ley Federal del Trabajo,
establece que al realizarlo el actuario debe cerciorarse que en
el lugar señalado en autos habita, trabaja o tiene su domicilio la
persona que busca; por lo que cuando alguien le informa que
"por el momento no se encuentra" la persona que busca, ese
funcionario debe recabar otros datos objetivos que le permitan
asegurarse de que verdaderamente ahí habita, trabaja o tiene
su domicilio el destinatario de la notificación, puesto que
aquella afirmación no conduce inequívocamente al estado de
certeza que exige el precepto legal en cuestión, sino que puede
llevar a cometer errores que no permitirían o impedirían al
particular conocer el inicio del procedimiento”.
Además, la tesis I.13º.T. 309 L, registro 161855,

sustentada por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo

del Primer Circuito, visible en la página 1369 del Semanario Judicial

de la Federación y su Gaceta Tomo XXXIII, Junio de 2011, Novena

Época, del rubro y texto que dice:

“EMPLAZAMIENTO EN MATERIA LABORAL. CUANDO


SE REALIZA CON UNA PERSONA MORAL, PREVIO CITATORIO,
EL ACTUARIO DEBE REQUERIR LA PRESENCIA DEL
REPRESENTANTE LEGAL, ANTES DE HACERLO CON QUIEN
LO ATIENDE, SI ÉSTE CARECE DE FACULTADES DE
REPRESENTACIÓN (SUPUESTOS ESTABLECIDOS EN LAS
28
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 29
Materia Laboral

FRACCIONES II Y IV DEL ARTÍCULO 743 DE LA LEY FEDERAL


DEL TRABAJO). Conforme a lo establecido en las fracciones I a
IV del artículo 743 de la Ley Federal del Trabajo -precepto que
establece las reglas básicas de la primera notificación
personal-, el actuario debe cumplir, entre otras, con las
siguientes formalidades: I) cerciorarse de que la persona que
deba ser notificada habita, trabaja o tiene su domicilio en la
casa o local señalado para hacer la notificación; II) tratándose
de persona moral, asegurarse de que entiende la diligencia con
el representante legal de aquélla; III) en los casos en que no se
encuentre presente el interesado o su representante, dejar el
citatorio para que éste lo espere al día siguiente a hora
determinada; y IV) si no obstante el citatorio, no se encuentra
presente el representante, hacer la notificación con cualquier
persona que se encuentre en la casa o local. En congruencia
con lo anterior, tratándose de personas morales, es obligación
del fedatario requerir la presencia del representante legal de
quien se pretende emplazar, tanto al realizar esa diligencia en la
primera búsqueda, como cuando se realiza previo citatorio,
pues según las fracciones II y IV del ordenamiento legal
invocado el emplazamiento siempre debe entenderse con
persona facultada para representar a la parte demandada, lo
que de manera imbíbita lleva la obligación de requerir la
presencia del referido representante, cuando el actuario se
constituye nuevamente en el domicilio respectivo a la hora que
fijó en el citatorio, y sólo cuando dicho apoderado no lo espere,
podrá practicar el emplazamiento con quien no tenga la calidad
apuntada”.
En esas condiciones, es claro que el llamamiento a juicio

es irregular y no satisface la garantía de audiencia y legalidad,

establecidas en los artículos 14 y 16 constitucional, y por ende, la

diligencia de mérito no puede surtir sus efectos, pues la actuación

reclamada es tan importante que debe apreciarse formalmente; esto

es, se debe vigilar que se cumplan todos los requisitos legales, y la

falta de alguno, por mínimo que sea, trae como consecuencia la

invalidez del emplazamiento.

Por consiguiente, al estar demostradas las violaciones

alegadas, lo que procede es conceder la protección constitucional

solicitada por la persona moral quejosa *, a efecto de que la Junta

29
Especial Número Uno de la Local de Conciliación y Arbitraje del

Estado, con asiento en esta ciudad:

a).- Deje insubsistente la diligencia de emplazamiento

practicado a la persona moral *, como demandado en el juicio

laboral *-aquí quejosa-, así como todo lo actuado con posterioridad

a dichas diligencias, incluyendo el laudo emitido en el mismo; y,

b).- Ordene efectuar nuevamente el llamado a juicio de la

persona moral demandada *, para lo cual deberá observar las

normas que rigen esas diligencias.

c).- Resuelva lo que en derecho proceda.

En el entendido que, corresponde a la junta laboral del

conocimiento establecer si en el juicio laboral de origen se actualizó

la figura jurídica del litisconsorcio pasivo, de conformidad con la

jurisprudencia 103/2011, registro 161569, sustentada por la

Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible

en la página 690, Tomo XXXIV, del mes de julio de dos mil once,

Novena Época del Semanario Judicial de la Federación, del rubro y

contenido siguiente:

“LITISCONSORCIO PASIVO NECESARIO EN MATERIA


DE TRABAJO. CORRESPONDE A LA AUTORIDAD LABORAL
DETERMINAR SU EXISTENCIA. Para estimar existente un
litisconsorcio pasivo necesario en materia de trabajo, no puede
atenderse únicamente a las manifestaciones del trabajador en
su demanda, pues éste puede narrar que tiene varios patrones
con obligaciones solidarias o mancomunadas entre ellos; sin
embargo, no puede tenerse establecido el litisconsorcio pasivo
necesario sólo con esas afirmaciones, ya que el trabajador no
está obligado legalmente a conocer quién es su patrón. En
efecto, en ocasiones recibe órdenes de distintas personas, su
salario de otras y puede que haya sido contratado físicamente
por otras, por lo que cuando presenta una demanda ante la
autoridad laboral puede verse en la necesidad de demandar a
más de una persona, al no tener conocimiento cabal de quién
resulta responsable de atender a su reclamo. Por tanto, como el
30
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 31
Materia Laboral

litisconsorcio pasivo necesario surge por una relación jurídica


previa entre los demandados y además esa relación es
indivisible, porque constituyen una unidad procesal,
corresponde a la autoridad que conoce del juicio determinar su
existencia o inexistencia sin que baste la afirmación del actor
en el sentido de que todos los demandados son responsables
de la relación de trabajo origen del reclamo de su demanda. En
esa virtud, con frecuencia tal existencia se descubrirá en la
contestación de la demanda o en otra etapa del juicio, incluso
hasta el desahogo de las pruebas o en la valoración que de
ellas se haga en el laudo. De adoptarse una postura contraria el
litisconsorcio pasivo necesario quedaría sujeto a la voluntad de
la actora o, inclusive, al error en que ésta incurra al llamar a un
conjunto de personas atribuyéndoles iguales hechos y
reclamándoles las mismas prestaciones, como si fueran uno
sin serlo”.
Además, la ejecutoria aprobada en sesión de dieciséis de

octubre de dos mil quince, por el Segundo Tribunal Colegiado de

Circuito del Centro Auxiliar de la Décima Región, quien en auxilio de

las laborares del Primer Tribunal Colegiado en Materias Penal y de

Trabajo del Decimonoveno Circuito, resolvió el amparo en revisión

número 185/2015, derivado del juicio de amparo número 2309/2014,

del índice de este propio juzgado, promovido por *.

Por otra parte, la concesión del amparo se hace extensiva

respecto de los actos de ejecución atribuidos a las restantes

autoridades, al reclamarse por la inconstitucionalidad del

emplazamiento ordenado por la Junta responsable.

Al haber resultado fundado el concepto de violación antes

analizado, resulta innecesario el estudio de los restantes, dado que

su estudio no cambiaría el sentido del presente fallo.

Adquiere puntual aplicación al respecto, la Jurisprudencia

II.3o. J/5, emitida por el Tercer Tribunal Colegiado del Segundo

Circuito, visible en la página 89, del Tomo IX, Marzo de 1992,

31
Octava Época del Semanario Judicial de la Federación. bajo el rubro

y texto siguientes:

“CONCEPTOS DE VIOLACIÓN. ESTUDIO


INNECESARIO DE LOS. Habiendo resultado fundado y
suficiente para otorgar el amparo solicitado, uno de los
conceptos de violación, resulta innecesario el estudio de los
demás conceptos de violación vertidos en la demanda de
amparo.”
Por lo expuesto, fundado y con apoyo además en lo

dispuesto por los artículos 73, 74, 75, 77 y 217 de la Ley de Amparo,

se resuelve:

ÚNICO. La Justicia de la Unión ampara y protege al **,

contra los actos reclamados a la Junta Especial Número Uno de la

Local de Conciliación y Arbitraje del Estado y su Presidente,

con asiento en esta ciudad y Secretario de Acuerdos del Ramo

Civil en Funciones de Actuario adscrito al Juzgado de Primera

Instancia Mixto del Octavo Distrito Judicial en el Estado, con

residencia en Xicoténcatl, Tamaulipas, en los términos precisados

en el último considerando de este fallo.

Notifíquese; y como en derecho corresponda.

Así lo resolvió y firma el licenciado Rodrigo Allen Ortiz

Orozco, Juez Primero de Distrito en el Estado de Tamaulipas,

con residencia en Ciudad Victoria, ante el licenciado Pablo

Hernández Montiel, Secretario que autoriza y da fe, hasta hoy

veinticinco de abril de dos mil dieciséis, en que las labores del

juzgado permitieron su engrose. Doy fe.

32
SENTENCIA
Juicio de Amparo 186/2016 Página 33
Materia Laboral

Con esta fecha se libran los oficios correspondientes, al


tenor de la minuta que se agrega. Conste.

33
El licenciado(a) Pablo Hernández Montiel, hago constar y certifico que en
términos de lo previsto en los artículos 8, 13, 14, 18 y demás conducentes en lo
relativo de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública
Gubernamental, en esta versión pública se suprime la información considerada
legalmente como reservada o confidencial que encuadra en el ordenamiento
mencionado. Conste.

34