Вы находитесь на странице: 1из 36

FORMACIÓN DE DEPÓSITOS MINERALES DE SULFUROS MAGMÁTICOS

DE NIQUEL Y PROCESOS QUE AFECTAN LOS CONTENIDOS DEL GRUPO


DE ELEMENTOS DE COBRE Y PLATINO

Sarah Jane Barnes Ciencias de la Tierra, Universidad de Quebec, Chicoutimi,


Canadá G7H 2B1.
Peter C. Lightfoot Exploración Inco, Autopista 17 Oeste, Cliff Copper, Ontario,
Canadá P0M 1 N0

Resumen

Los depósitos minerales de sulfuro de Niquel y Cobre son encontrados en la base de cuerpos máficos y ultramáficos.
Todas sus rocas hospedantes (host rocks), excepto el Complejo Igneo de Sudbury, son pensadas derivadas de la
fusión parcial del manto. El Complejo Igneo de Sudbury es pensado como el producto de la fusión completa de la
corteza continental.
En el caso de los magmas derivados del manto, el alto grado de fusión parcial del manto sirve para enriquecer el
magma silicático en Niquel y PGE (Grupo de elementos platinoides). Este magma debe ser transportado a la corteza
por procesos eficientes a fin de reducir la posibilidad de que el Niquel sea removido del magma por la cristalización del
olivino. Una vez que el magma se introduce dentro de la corteza, el azufre (proveniente) de alguna fuente debe
añadirse para provocar la saturación del líquido de sulfuro metal base. Un sitio ideal para todos estos procesos es
donde plumas de manto insertan en un rift continental. La pluma provee un gran volumen de magma, producido por un
alto grado de fusión parcial. Las fallas normales del rift provocan un fácil acceso a la corteza, de manera que el magma
es transportado eficientemente. En muchos casos los rifts contienen rocas sedimentarias ricas en azufre,
proporcionando así una fuente ideal de azufre para la sulfuro saturación (sulfide saturation). El calor de la pluma puede
conducir a la fusión de un gran volumen de rifts sedimentarios y la liberación de azufre de los sedimentos al magma
primario rico en Niquel-PGE. En el caso del Complejo Igneo de Sudbury, un gran volumen de magma fue
sobrecalentado formado por fusión instantánea de la corteza. Este evento de fusión fue el resultado del impacto de las
ondas de choque de la explosión de un gran meteoro en la atmósfera.
En ambos, el caso del magma derivado del manto y el caso del Complejo Igneo de Sudbury, una vez que el líquido
sulfuro se forma como gotas suspendidas en el magma silicático debe haber interacción con el gran volumen de
magma máfico para enriquecerse en sulfuros de Niquel, Cobre y PGE. Este enriquecimiento ocurre cuando las gotitas
son transportadas o cuando son suspendidas en remolinos. El magma de donde proviene el Complejo Igneo de
Sudbury formado, fue sobrecalentado y formó el líquido de sulfuro de metal base aproximadamente a 200 °C por
encima del líquido del magma. Así el líquido de sulfuro de Sudbury tiene más tiempo para equilibrarse con el magma
silicático que una gota de azufre en el magma derivado del manto. Este tiempo extra y el gran volumen de magma
silicático en la lámina de fusión permitió que el líquido de sulfuro se maximice en concentración de niquel, cobre y PGE.
La eficiencia del paso de colección de metal en el caso del Complejo Igneo de Sudbury contrabalanceo el hecho de
que el magma derivado de la corteza tiene menos contenido de niquel y PGE que más del que tienen los magmas
derivados del manto.
Las gotitas de sulfuro son recogidas de la base de las intrusiones y flujos de lava porque son más densas que le
magma silicático. Las grandes concentraciones son típicamente encontradas en lugares donde hay cambios en la
geometría de los contactos entre intrusiones o flujos y la roca de caja. En algunos casos, el líquido de sulfuro
acumulado es fraccionado para formar un cumulo de solución-solida monosulfuro (mss) rica en hierro y un líquido de
sulfuro rico en cobre que luego cristaliza en una solución solida intermedia (iss). Como resultado del fraccionamiento
del cristal de mss muchos yacimientos de sulfuros de niquel muestran una zonación fuerte respecto a los de cobre y
PGE. Durante en fraccionamiento mss Os, Ir, Ru y Rh son concentrados en los cúmulos de mms y el Cu, Pt, Pd y Au
son concentrados en el líquido de sulfuro rico en cobre. El coeficiente de partición del niquel en el mss está cerca de 1;
así, el fraccionamiento mss no habría causado grandes variaciones en la concentración de niquel. El magma silicático
se solidifico a un temperatura por encima de 1000°C mientras que el líquido de sulfuro rico en cobre solidifico a
aproximadamente 900° C. De esta manera, en muchas localidades el líquido de sulfuro rico en cobre parece haber
migrado a espacios dilatantes en el muro- labio hundido- de falla/ yacente/ placa inferior (footwall) o en la pared
colgante/pendiente (hanging Wall) para formar las venas que se extienden en la roca del país hasta 2 kilómetros.
A temperaturas subsolidas un número de procesos modifica los yacimientos. Ambos, el mss y el iss no son estables
por debajo de los 600° C. A medida que los sulfuros mss son enfriados se desmezclan para formar pirrotina y
pentlandita (+ o – pirita), y los sulfuros iss se desmezclan para formar calcopirita y pirrotina ( + o – cubanita, pirita). La
mayoría de los PGE y los elementos calcófilos (tiende a dar sulfuros) que originalmente se particionaron en mss o iss
no son fácilmente acomodados en la estructura de la pirrotina, pentlandita y la calcopirita; por lo tanto, son
desmezclados del mss y iss a bajas temperaturas y de una amplia variedad de minerales del grupo de platinoides
(PGM).
Durante el esfuerzo de deformación puede enfocarse en las unidades de sulfuros masivos incompetentes
estructuralmente, las cuales generalmente están localizadas en el contacto inferior de rocas hospedantes máficas y
ultramáficas. Finalmente, durante el metamorfismo de anfibolita a esquisto verde, olivino es inestable y niquel es
liberado del olivino y se particionará en sulfuros diseminados, de ese modo mejoran los sulfuros.
INTRODUCCION
Aproximadamente el 60 porciento del niquel del mundo es producido de los sulfuros de cobre-nique-hierro encontrados
en asociación con intrusivos o flujos máficos y ultramáficos (Naldrett,2004). Esto incluye los sulfuros de cobre-niquel-
hierro encontrados en los márgenes del Complejo Igneo de Sudbury. Ontario, Canadá. La mayoría del resto de la
producción del niquel viene de depósitos lateríticos, saprolíticos y limolíticos, los cuales se forman por meteorización de
rocas ultramáficas (Freyssinet et al., 2005). Una pequeña cantidad del niquel es producido como un producto
secundario de depósitos de elementos del grupo platinoides (PGE) asociados con las intrusiones estratificadas
(Cawthorn et al., 2005). Así, rocas máficas y ultramáficas representan en última instancia la fuente de casi todos los
recursos de niquel del mundo. Este papel se enfoca en la formación de depósitos de sulfuros de niquel y cobre.
Hay muchos depósitos de sulfuros de niquel y cobre (i.e., minerales de sulfuros de cobre y niquel: Bates y Jackson,
1987) porque son demasiado pequeños o el grado es demasiado bajo, o otros factores evitan la exploración económica
del depósito. En este trabajo, los depósitos minerales de sulfuros de niquel y cobre harán referencia a yacimientos de
sulfuros de niquel, depósitos de sulfuros de niquel-cobre no económicos así como ocurrencias de sulfuros de niquel, y
cuando tanto los minerales como los sucesos incluyen el término de depósitos de sulfuros de niquel. La mayoría de los
depósitos de minerales de sulfuros de niquel ocurren como un grupo de depósitos conocido como un campo minero.
Típicamente el grado del yacimiento es mayor que 0,5 por ciento de niquel y el campo minero generalmente cuenta de
más de 100,00 toneladas (t) de niquel (tabla 1). Cada depósito mineral individual generalmente cuenta con más de
10,000 toneladas de niquel.
Los depósitos de sulfuros de niquel han sido estudiados extensivamente desde los pasados 25 años, no solamente por
su importancia con respecto al niquel, sino que también porque muchos de estos sulfuros contienen oro y PGE a
niveles de galones/toneladas, cobre en un rango de 0,1 porciento, y el cobalto en un nivel de entre 0,1 y 0,3 porciento,
haciendo estos elementos secundarios valiosos de producción de niquel.
Naldrett (2004) resume mucha de la literatura de sulfuros magmáticos, y Arndt et al. (2005) discute la petrogénesis de
rocas ultramáficas-máficas. Recientemente resúmenes detallan que sulfuros de niquel y cobre son asociados con las
komatitas y picritas incluidas según Lesher y Keays (2002), Arndt et al. (2005) y Barnes (2004, impreso). El complejo
Igneo de Sudbury fue recientemente el tema del especial problema de La Geología Económica ( Lesher and Thurston,
2002), y también hay numerosos trabajos en un reciente volumen de simposio editado por Lightfood y Naldrett et al.
(1996ª), Tnag (1993), y De Waal et al. (2004). Hay dos problemas especiales recientes editados a Bar de Voisey
(Lambert y Ripley, 1999: Naldrett y li, 2000). Estos trabajos proveen descripciones detalladas en los depósitos
individuales que están más allá del alcance y el objetivo de este documento. El objetivo del trabajo es primero
documentar las características que tienen en común con la mayoría de los depósitos de sulfuros de niquel y luego
revisar el rango y la importancia relativa de los procesos que son responsables de la generación de la concentración
económicamente viable de niquel, cobre y PGE en sulfuros magmáticos.

CLASIFICACION DE LOS DEPOSITOS DE SULFUROS DE NIQUEL


Los depósitos de sulfuros de niquel pueden dividirse en dos amplias clases en base a su composición y en particular en
base a la composición de sus proporciones de niquel/cobre. Como se explicará más adelante, esto refleja la
composición del magma silicático del cual el líquido de sulfuro segrega. Todos los depósitos de clase 1 tienen
proporciones de niquel/cobre en un rango de 0,8 y 2,5 (Tabla 1). Además, la concentración de niquel en las rocas que
consiste en rangos de sulfuros de 100 porciento desde 1 a 6 porciento; así, la proporción de azufre/niquel en las rocas
ronda desde 6 a 36 porciento (tabla 2). Con la notable excepción de Jinchuan, Provincia Gansu, China, las rocas
hospedantes de la clase 1 los depósitos de sulfuro de niquel son gabronorita o troctolita. Depósitos de la clase 2 tienen
proporciones de ni/cu mayores de 3 (tabla 1). En general, la concentración de niquel en las rocas consistiendo de
sulfuros 100 porciento es de rangos de 6 a 8 porciento, y así la proporción de S/Ni en las rocas es entre 2 y 6 (tabla 2).
Las rocas hospedantes de la clase 2 son ultramáficas. La clase 1 contiene la mayor parte de los recursos del mundo en
solo tres campos mineros : Sudbury, Noril´sk- Talnakh, Russia, y Jinchuan (tabla 1, figura 1). La clase 2 consiste en
muchos de tamaño mediano a depósitos pequeños. (tabla1).
Nosotros promovemos dividir los depósitos de sulfuros de niquel basados en su asociación geológica y el tipo de roca
(tabla 3). Subclase 1(i) contiene solamente un campo minero, la cuenca Sudbury. Esta es la más grande productora
histórica de niquel del mundo y sus reservas de producción son aproximadamente el 34 porciento de recursos del
mundo. (tabla 1). La configuración geológica de minerales de sulfuros de niquel son de los márgenes de complejos
ígneos formados por una fusión por impacto (fig 2a). Subclase 1 (ii) consiste en minerales de sulfuros de niquel de
Jinchuan y Noril´sk-Talnnakh. Este subgrupo también contiene un gran número de toneladas, pero de bajo grado de
ocurrencia de sulfuro de Ni como aquellas intrusiones de Duluth, Minnesota. Estos depósitos de sulfuros de niquel son
típicamente encontrados en la base de sills y márgenes de diques que son en gran parte gabríticos en composición.
Los sills y los diques se piensa que se localizan en los rifts continentales y que representan los conductos
alimentadores de intrusiones de grandes niveles o basaltos de inundación continental (fig. 2b). En el caso de Jinchuan,
la roca hospedante es una peridotita argumentando que los sulfuros fueron emplazados a lo largo con una pasta de
cristal olivínico. (De Waal et al., 2004). La tercer subclase 1 (iii), es también encontrada en conductores en un rift, pero
en este caso el rift es de intra arco antes que el continente. No se conocen minerales de sulfuros de niquel sin
embargo son recurrentes por lo que tiene un grado de importancia de niquel, por ejemplo, depósitos de Bruvann en las
intrusiones de Råna, Norway (S-J.Banes et al.,1988) y algunas ocurrencias pequeñas de sulfuros de niquel en la faja o
cinturón de Barby-Belleerre, Quebec, Canadá (Barnes et al., 1993). La cuarta subclase 1 (iv) contiene minerales de
sulfuro de niquel en Voisey´s Bay de Labradpr, Canadá. Estos sulfuros están asociados con las intrusiones y diques
troctolíticos (Fig 2c). La intrusión se emplazó en la zona de sutura entre las provincias de Nain y Churchill de algunos
500 millones de años luego de la colisión de dos provincias (Ryan et al., 1995). Subclase 1 (v) no se encuentran
minerales de sulfuros de niquel. Esta consiste en intrusiones pequeñas que aparecen emplazándose dentro de la
delgada corteza (Fig 2d). Hay muchos ejemplos de estas en el terreno Sveconorwegian en Scandinavia (por ejemplo,
Flåt, Erterlien; S-J. Barnes et al., 1988) y el terreno de Grenville de Canadá (por ejemplo, Lac Kenogami,Vaillancourt,
2001; Lac Volant, Nabil et al., 2004). Algunos tienen un razonable grado de niquel pero ninguno tiene un gran tonelaje.
La ultima subclase 1 (vi) consiste en depósitos de sulfuros de niquel asociados con gabronoritas que son muy
deformadas o es muy poca la información que ha sido publicada para promover una clasificación que se refiera a la
configuración geológica. Los dos yacimientos de sulfuro de niquel en la clase son Selebi-Pikwe, Botswana y Vammala,
Finlandia. Historicamente, muchos de los pequeños depósitos de este tipo fueron extraídos en Scandinavia y Finlandia
(Papunen, 1989).
Depósitos de clase 2, asociada con rocas ultramáficas, debe subdividirse en aquellos depósitos asociados con
komatitas [2(i)] y aquellos asociados con picritas [2(ii)]. Existen dos diferencias entre las picritas y las komatitas
hospedantes. Primero, por la definición, las picritas contienen una gran cantidad de fenocristales de olivino mientras
que las komatitas no necesariamente contienen fenocristales de olivino. Segundo, los magmas picríticos son
enriquecidos en elementos incompatibles, como el alkalis y elementos de tierras raras ligeros (LREE).Importantemente,
las picritas que hospedan yacimientos de sulfuros de niquel no son alcalinos. La mayoría de los yacimientos de sulfuros
de niquel komatíticos se piensa que se formaron en base a los flujos. En este grupo se encuentran los cinturones de
esquistos verdes Cross-Forrestania del sur y Wiluma-Norsemen del Oeste de Australia, depósitos de cinturón de niquel
de Thompson en Manitoba, y los depósitos de Cape Smith en el norte de Quebec (Fig.1). Los cuerpos hospedantes de
algunos de los depósitos que contienen un porcentaje menor al 1 porciento de niquel del Oeste de Australia (por
ejemplo, Mt. Keith) pueden ser intrusiones (Rosengren et al., 2005). En la clase de picritas están incluidos los depósitos
de Pechenga de la península de Kola, Rusia, y los depósitos de Kabanga de Tanzania. La configuración geológica de
estos tipos de depósitos es probablemente una zona de rift que tiene coincidencia con una pluma (Barnes et al., 1997b,
2001b).

Es notable que todos los depósitos minerales de sulfuros de niquel son conocidos, excepto Sudbury, son asociados
con rocas de linajes picríticos/toleíticos/komatíticos. No se conocen depósitos minerales asociados con basaltos de
dorsal meso-oceánica, ofiolitas, y rocas alcalinas o calcoalcalinas. Hay ocurrencias de niquel que han sido extraídos en
el pasado, como en Acoje en ofiolitas de Zambales, Filipinas (Yumul, 2001). Además, Peltonen (2004) establece que
muchos de las ocurrencias de sulfuros de niquel en el terreno Svecoffennian de Finlandia se formaron por encima de
una zona de subducción y son derivados de magmas calcoalcalinos, a pesar de que ninguno es actualmente
económico. Típicamente, la configuración geológica del yacimiento de sulfuro de niquel es una región donde el gran
volumen de magma máfico ha tenido acceso a la corteza continental, como un rift o a lo largo de una zona de fallas
penetrando la corteza.

CARACTERISTICAS GENERALES DE DEPOSITOS MAGMATICOS DE SULFUROS DE NIQUEL Y COBRE

Los minerales que hospedan el cobre y el niquel en depósitos magmáticos son los sulfuros de metal base. En la
mayoría de los casos la colección mineral consiste en un intercrecimiento de pirrotina (Fe7S8), pentlandita ([FeNi]9S8),
y calcopirita (FeCuS2; Fig. 3a). En pocos casos tanto como Noril´sk-Talnalk, los minerales de cobre producidos son
más variados, incluyendo cubanita (Fe2CuS3), mooihoekita (Cu9Fe9S16), y talnakita (Cu9[Fe,Ni8]S16). Asociados con
estos sulfuros, en la mayoría de los casos es de 1 a 15 porciento de magnetita (Fig 3b). Cobalto, PGE y oro son
extraídos de la mayoría de los yacimientos magmáticos de cobre y niquel como secundarios, con un impacto
significante económico en algunos depósitos (por ejemplo, depósitos de Noril´s-Talnakh que producen la mayoría del
paladio del mundo). El cobalto se encuentra en la pentlandita y sustitutos de niquel por encima del nivel de porcentaje.
Los PGE se presentan generalmente como minerales del grupo de platinoides (PGM), en forma de pequeños granos
de sulfuros, arseniuros, antimonidos, bosmituros (bismithides) y teluluros que contienen PGE, los cuales se
desmezclan de la base metal de sulfuros y ocurren en o cerca de los límites de granos (Cabri, 2002; Makovicky, 2002).
En muchos casos, una gran proporción del Pd está contenido en solución sólida en pentlandita (Paktunc et al., 1990,
Distler, 1994).

La mineralogía primaria de sulfuros puede ser modificada por alteración y / o metamorfismo. En los terrenos
profundamente erosionados, los minerales de sulfuro supergénico pueden haber perdido S o metales básicos. La
mineralogía puede consistir en bravoíta (Fig. 3b), violarita y, en algunos casos, óxidos de Cu o Cu nativos. En
ambientes metamorfizados, los sulfuros de Fe pueden oxidarse y la magnetita sustituye a la pirrotita (por ejemplo,
Cawthorn y Meyer, 1993; Maier y Barnes, 1996).

Los sulfuros tienden a concentrarse en las porciones inferiores de las intrusiones o flujos en las que se producen y en
muchos casos están asociados con depresiones físicas o cambios en la geometría de la topografía de la “pared del pie
(footwall en referencia a bloque debajo de plano de falla)” (por ejemplo, los depósitos de Talnakh, Figura 4b). Las
concentraciones más altas de sulfuros tienden a ocurrir ya sea en la base del cuerpo huésped o en la pared del pie
inmediata. En la mayor parte de los depósitos de sulfuro de Ni, el sulfuro puede dividirse en sulfuro diseminado, matriz
o neto y masivo, basado en una combinación del contenido de sulfuro de la roca y la textura de silicato (Figura 5).
Cuando los sulfuros no están interconectados se describen como diseminados. La cantidad de sulfuro presente está
entre 1 y 33 por ciento modal (figura 6a). Cuando los sulfuros están interconectados y forman una matriz con los
silicatos, se describen como matriz o con textura neta (figura 6b). El sulfuro es generalmente del 33 al 66 por ciento,
aunque puede ser menor en algunos casos. Cuando el contenido de sulfuro excede el 66 por ciento, se describen
como sulfuros semimasivos a masivos (Figura 6c). Debido a la diferencia de densidad entre los minerales de silicato y
de sulfuro hay una diferencia entre el porcentaje modal y el porcentaje en peso de una fase. Suponiendo que el
contenido S promedio de los sulfuros es del 38 por ciento, estas divisiones modales corresponden a aproximadamente
0,6 a 17 por ciento en peso en las rocas que contienen sulfuro diseminado, 17 a 28 por ciento en peso en las rocas que
contienen sulfuro de matriz (o líquido) y 28 a 38% en peso de S en rocas que contienen sulfuro masivo.

Los sulfuros diseminados pueden dividirse adicionalmente. En la mayoría de los casos ocurren como parches
irregulares de 1 mm a 1 cm intersticiales a los minerales de silicato y óxido. En algunas localidades, notablemente
Noril'sk-Talnakh, Pechenga, e Insizwa, Suráfrica, aparecen como glóbulos del tamaño de 1 a 10 cm. En algunos casos,
estos glóbulos están divididos en zonas con una base rica en pirrotita y rica en calcopirita (Fig. 6a). Esta zonación se
refleja en una escala mucho más grande en los minerales masivos (massive ores hace referencia a roca de la que se
puede extraer metal), que puede formar una base o un margen rico en pirrotita y una parte superior o centro rico en
calcopirita (por ejemplo, el depósito de mineral Oktyabr'sky en Noril'sk-Talnakh). Los minerales masivos tienden a
ocurrir a lo largo del contacto entre la roca del país (country rock que hacer referencia a roca nativa de un area) y las
rocas hospedante. Sin embargo, el sulfuro masivo también puede ocurrir en las vetas de la pared del pie (véase
footwall) (Figuras 5, 6d) que en algunos casos se extienden lejos del contacto en la roca del país hasta 2 km (por
ejemplo, Sudbury).

En los casos en que el magma ha sido emplazado en o sobre una roca sedimentaria sulfurada (por ejemplo, Duluth,
Pechenga, Thompson y Kambalda, Australia Occidental) hay una quinta categoría de sulfuros (figura 6e). Lejos de las
intrusiones en su forma no metamorfizada, el sulfuro es pirita (por ejemplo, Duluth y Pechenga, Theriault y Barnes,
1998, Barnes et al., 2001b, Ripley y Li, 2003). Sin embargo, cerca del contacto de intrusión, la pirita se convierte en
pirrotita y gradúa localmente en sulfuros ricos en Ni, por ejemplo, Thompson (Bleeker, 1990).

La deformación también puede complicar la relación entre el sulfuro y los minerales de silicato. Los sulfuros masivos
intercalados entre la roca del país (recordar country rock) y una roca huésped máfica o ultramáfica representan una
capa incompetente que tenderá a enfocar la deformación y en muchos casos se convertirá en una matriz de las rocas
silicatadas brechadas (figura 6f). Esta textura también se ha referido como "durchbewegung" (Vokes, 1969) y es una
característica especialmente común en los depósitos de Thompson y de Pechenga.
DESCRIPCIÓN DE LOS YACIMIENTOS MINEROS REPRESENTATIVOS

En la mayoría de los casos, los campos mineros consisten en una serie de depósitos de mineral de sulfuro de Ni. Cinco
de estos campos se describirán ahora con más detalle.

Noril'sk-Talnakh

Los minerales de sulfuro de Ni de Noril'sk-Talnakh de Rusia se encuentran en la base de los sill (tipo filon capa, dique
concordante) diferenciados, que datan de 248 ± 4 Ma (Campbell et al., 1992) y se asocian con los derrames de basalto
continental de Siberia. Tres de estas intrusiones (Noril'sk I, Talnakh y Kharaelakh, Fig. 4a) contienen depósitos de
mineral (Zientek et al., 1994). Muchas otras intrusiones en la zona también contienen sulfuros diseminados, pero sólo
estos tres contienen suficientes sulfuros de grado suficiente para ser explotable. Las tres intrusiones de minerales se
producen a lo largo de una falla importante de penetración de la corteza, que es de aproximadamente 100 km de largo
y conocida como la falla de Noril'sk-Talnakh (Figura 4a). Las rocas del país incluyen evaporitas, carbonatos y
sedimentos terrígenos que contienen carbón que varían en edad de Devónico a Carbonífero. Se ha interpretado que la
geología de todo el área se ha formado en una depresión asociada con una estructura de rift relacionada con rastros de
fallas profundas (Duzhikov et al., 1992). Las intrusiones de mineral son de 50 a 300 m de espesor, de 500 a 2.000 m de
ancho y más de 15 km de largo (Fig. 4b). Una sección transversal típica (figura 7) de la intrusión de Talnakh tiene de 3
a 10 m de sulfuro masivo en la base. Esto está cubierto por un gabro de olivina de textura variable que contiene
sulfuros diseminados.
Esta roca de textura variable se caracteriza por cambios irregulares en la textura, el modo y el tamaño de grano en la
escala del espécimen de mano al afloramiento, y en muchos casos la unidad contiene inclusiones de rocas máficas. El
término local para esta textura es taxítico (Zientek et al., 1994). El gabro de olivina con textura variable está recubierto
por un melagabro de olivina con sulfuros diseminados. Los geólogos rusos se refieren a esto como gabbrodolerita
picrítica (Zientek et al., 1994). Las inclusiones del gabbro de olivina de textura variable se producen dentro del
melagabro de olivina, lo que sugiere que el magma de melagabbro de olivina fue inyectado en el gabbro de olivina de
textura variable, parcialmente solidificado Por encima del melagabro olivino la concentración de olivina en el gabro
disminuye y la unidad consiste en gabbro de olivina que lleva biotita a gabro ((Above the olivine melagabbro the olivine
concentration in the gabbro decreases and the unit consists of biotite-bearing olivine gabbro to gabbro, por si no se
entiende.)). Las rocas cercanas a los contactos superiores de las intrusiones tienen un tamaño de cristal variable y
contienen dominios locales de pegmatita y leucogabro. Estas rocas se refieren también como taxiticos (taxitic) por los
geólogos rusos, debido a sus texturas variables.

La proporción de sulfuro a silicatos presentes en los sills (1: 10) es demasiado alta para que los sulfuros tengan
segregación de sólo el material en los sills (Likhachev, 1973; Naldrett et al., 1996a). Dos modelos pueden ser
avanzados para explicar la cantidad desproporcionada de sulfuros presentes. En el primer modelo se supone que los
sills son sistemas abiertos y que una gran cantidad de magma de silicato que lleva fenocristales de olivina y plagioclasa
más gotitas de sulfuro pasó a través de los sills. Las gotitas de sulfuros se asentaron en el magma de silicato y se
acumularon en los bajos topográficos de la pared del pie (footwall)(Zen'ko y Czamanske, 1994). Sin embargo, en
muchos casos los sulfuros masivos no muestran contactos concordantes con la intrusión y no gradan en sulfuros de
matriz y diseminados del sill. Además, en algunas localidades el sulfuro masivo cruza el contacto entre las rocas
sedimentarias y la intrusión. Además, en algunas localidades el sulfuro masivo corta el contacto entre las rocas
sedimentarias y la intrusión. En otras localidades existe una delgada capa de hornfels o gabbro de grano fino entre la
intrusión y los sulfuros masivos. Esto ha conducido a un modelo alternativo, que sugiere que el sulfuro líquido segregó
del magma silicatico en otra parte y que este sulfuro líquido fue inyectado más adelante entre los sills consolidados y
las rocas sedimentarias.

Sin embargo, Zen'ko y Czamanske (1994) señalan los sulfuros diseminados dentro de una intrusión particular y los
sulfuros masivos asociados con ella tienen las mismas firmas isotópicas (Re-Os, Pb-Pb) y las diferentes intrusiones
tienen signaturas ligeramente diferentes. Esto nos sugiere que los sulfuros masivos se segregaron del magma que
formó la intrusión asociada. Las relaciones de campo pueden explicarse como sigue. Un líquido de sulfuro rico en Cu
no se solidifica hasta ~ 900 ° C, mientras que el magma silicatico podría solidificarse por ~ 1.000 ° C. Por lo tanto, las
gotitas de sulfuro podrían haberse segregado del magma silicatico a medida que fluía sobre el “embayments”(area en
sinclinal tumbado) de tal manera que las gotitas formaban un charco de líquido. El magma de silicato podría haberse
solidificado, seguido de pequeños movimientos en la corteza asociados con el emplazamiento del enorme volumen del
flujo de basaltos, haciendo que el líquido de sulfuro no consolidado migre distancias cortas, haciendo que el líquido de
sulfuro no consolidado migre distancias cortas en cualquier dilatancia (deformación, aumento de volumen por una
carga) que se formó.
Voisey’s Bay

Los depósitos de mineral de sulfuro de Ni de la Bahía de Voisey en Labrador están asociados con una intrusión de
troctolita colocada en la sutura entre las provincias de Procleozoic Churchill y Archean Nain (Figura 8a). La troctolita es
mucho más joven (1332.7 ± 1 Ma, Amelin et al., 1999) que la sutura (1860-1840 Ma, Ryan et al., 1995) y es parte de la
Suite Plutónica Nain. La suite consta de troctolita, anorthosita, diorita y granito, e invadió la sutura entre 1350 y 1290
Ma (Ryan et al., 1995). El extremo occidental de la troctolita de la bahía de Voisey se coloca en un paragneiss
proterozoico (el gneis Tasiuyak) y el extremo oriental en ortogénesis y granito (figura 8b).

Hay dos ambientes generales donde los sulfuros se han acumulado en el troctolito de la Bahía de Voisey. Uno se
encuentra dentro del dique de 5 a 120 m de ancho en la parte occidental de la intrusión, donde se han encontrado
cuatro zonas mineralizadas, los arroyos Reid Brook, Discovery Hill, Mini Ovoid y Ovoid (Figura 8b). La otra se
encuentra en los márgenes de la intrusión de las profundidades orientales, donde el dique alimentador entra en la
intrusión. La figura 8c muestra una sección transversal de la profundas intrusiones orientales. El conducto alimentador
contiene una trocitolita de textura variable en la que el tamaño del cristal varía desde pegmatitico (hasta 50 mm) hasta
medio. Los parches de sulfuros están presentes en gran parte del trocitoide de textura variable. El sulfuro masivo y el
sulfuro de matriz ocurren donde el dique entra en la cámara. El sulfuro masivo está rodeado por una brecha consistente
en fragmentos de gneis, troctolita no mineralizada y peridotita en una matriz de troctolita que contiene sulfuro (Naldrett
et al., 1996b). La mayor parte de la intrusión profunda del Este está ocupado por un troctolita de textura uniforme,
denominada troctolita normal.

Cape Smith

La capa plegada y corrida, Capa Smith, del norte de Quebec (Fig.9a) fue formada en el Paleoproterozoico (1900-1960
Ma; Parish, 1989). La porción sur del cinturón consiste en rocas sedimentarias del Grupo Lamarche, cubierto por
basaltos de inundación continentales, basaltos alcalinos, y un banco (shelf) de rocas sedimentarias del Grupo
Povungnituk (Francis et al., 1983; Picard et al., 1990). El Grupo Povungnituk es a su vez cubierto por el Grupo Chukotat
el cual consiste en basaltos komatiticos en la base y basaltos de las dorsales medio oceánicas (MORB) hacia la parte
superior (Francis et al., 1983; Picard et al., 1990). Depósitos de sulfuro de níquel fueron encontrados en dos diferentes
grupos en el cinturón conocidos como los horizontes Raglan y Delta (Giovenazzo et al., 1989). El horizonte Raglan
consiste en los depósitos de sulfuro de níquel Donaldson, Katinniq, 2-3, Cross Lake y ocurren en la base de flujos de
lava de basaltos komatiticos (Lesher et al., 1999). El horizonte Delta consiste en ocurrencias de sulfuros de níquel
Mequillon y Expo, Bravo y Delta. El horizonte Delta se encuentra sin el Grupo Povungnituk, en la base de sills y diques
de composición de basaltos komatiticos. Estos sills y diques son interpretados como alimentadores de los basaltos
komatiticos del Grupo Chukotat (Francis et al., 1983; Giovenazzo et al., 1989, Barnes et al., 1992). En ambos grupos
los depósitos están asociados a limolita (siltstones) y esquistos del Grupo Povungituk., el cual consiste
predominantemente en limolita (siltstones) y esquisto.
La figura 9b muestra una sección cruzada del depósito Katinniq. Sulfuros masivos y sulfuros de matriz ocurren en la
base de mesocumulatos de olivino generalmente en embajadas (embayments) en la base de un flujo. Las zonas ricas
en sulfuros son de 10 a 50 m de espesor, aproximadamente circular, y mayor a 200 m de diámetro. Los
mesocumulatos de olivino son de 100 a 200 m de espesor y son pensados para representar la acumulación de olivino
de los flujos de basaltos komatiticos. La zona inferior fría consiste en piroxeno, mientras que el margen superior frio
consiste en brechas de flujo en algunos lugares y microspinifex en otros lugares. Lesher et al. (1999) interpreto los
mesocumulatos de Katinniq como acumulaciones de olivino de un número de interrupciones las cuales siguieron
canales de lava con grandes cantidades de magma. Un modelo muy similar fue usado en muchos depósitos
komatiticos del oeste de Australia (e.g. Lesher et al., 1984: S.J. Barnes, en prensa). Green y Dupras (1999) tomaron
este modelo y sugirieron que todos los depósitos del horizonte Raglan se formaron como parte de un solo canal de lava
de 60 km de longitud.
FIG. 9. a. Geologia regional del cinturón plegado, Capa Smith, mostrando la ubicación de depósitos y ocurrencias de
sulfuros (modificado Lamothe, 1986). b. Seccion cruzada a través del deposito Katinniq (modificado Gillies, 1993).

Pechenga

El cinturón dioritico Pechenga es parte del mayor, cinturón dioritico Transfennoscandian del Paleoproterozoico
desarrollado discontunuamente, el cual se extiende una distancia de 1000 km dentro de la península Kola de Rusia. La
parte norte del cinturón consiste en rocas sedimentarias clásticas, basaltos alcalinos, y basaltos de inundación
(Formacion Kolasjoki; Fig. 10ª). Estos están cubiertos por esquitos negros, ahora esquisto grafitico pirita soporte
(pyrite-bearing), de la Formacion Pilguarvi. Intruyo y eurupciono en esquistos negros que son flujos e intrusiones
ultramaficas. Depósitos de sulfuro de níquel se encuentran en la base de algunas intrusiones y flujos (Fig 10a).
Cubriendo los esquistos negros hay basaltos de composición MORB.
Mas de 226 cuerpos ultramaficos-maficos diferenciados han sido contados sin sedimentos de pirita soporte grafítica
de la Formacion Pilgujarvi. Veinticinco de estos cuerpos ultramaficos contienen menas de sulfuro de niquel y 68
contienen ocurrencias de sulfuro de niquel, mientras que 113 son descritos como “esteriles” (“barren”) (Zak et al.,
1982).
Los cuerpos ultramaficos han sido datados en 1997 ± 52 Ma (Sm-Nd y Pb/Pb en minerales separados; Hanski, 1992).
Los cuerpos ultramaficos del extremo oeste del cinturón son interpretados como extrusivos y estos en el extremo este
como intrusivos (Hanski y Smolkin, 1989; Melezhik, et al., 1994). Las intrusiones están referidas como gabro-wehrlitas
(e.g., Smolkin, 1977*), y los flujos fueron denominados ferropicritas (Hanski y Smolkin, 1989). Los flujos de ferropicrita
están débilmente diferenciados, mientras que las intrusiones son cuerpos de gabro-wehrlita bien diferenciados. Ambos
ocurren en discordancia y subdiscordancia en los sedimentos grafiticos de sulfuros soporte de la Formacion Pilgujarvi.
En la mayoría de los casos el rango de los espesores de cuerpos ultramaficos es de 5 a 250 m. Una excepción a esto
es la intrusión Pilgujarvi de 466 m de espesor. Longitud de los cuerpos ultramaficos es de un rango de 100 m a 6,5 km
(Zak et al., 1982).
La figura 10b muestra el deposito Kaula, el cual ilustra las características comunes observadas en las menas de
Pechenga. Un lente masivo de sulfuro de 1 a 10 m de espesor ocurre en la base del flujo. Los sulfuros masivos también
han sido movilizados por deformación cataclastica en unidades sedimentarias de rocas de campo (country-rock), aquí
los sulfuros ocurren como sulfuros de brecha de matriz (Fig. 6f). Cubriendo los sulfuros masivos hay un cumulato de
olivino de 1 a 3 m de espesor con matriz de sulfuros y cubriendo esto a su vez hay una zona mas fina (30-100 m) de
cumulato de olivino conteniendo sulfuro diseminado. Finalmente, hay una zona de ferropicrita de 30 a 100 m de
espesor hacia la parte superior.

FIG. 10. a. Geologia del campo minero Pechenga (modificado Barnes et al., 2001b). b. Deposito de mena de kaula en
planta (modificado Gorbunov et al., 1985).

Sudbury

El Complejo Igneo Sudbury de 1.85 Ga (U/Pb; Krogh et al., 1984; Corfu y Lightfoot, 1996) se extiende por el contacto
Arqueano-Grenville en Ontario (Card et al., 1984; Fig 11a). Depositos de mena de niquel-cobre se encuentran en la
base de la intrusión y están asociados a diques dioriticos radiales y circulares que se presentan alrededor de la
intrusión (Fig. 11b).
Ahora existe un amplio acuerdo que la formación del Complejo Igneo Sudbury y muchas de las estructuras encontradas
en el área Sudbury, es el resultado de ondas de choque de la explosión de un gran meteorito en la atmosfera (Dietz,
1964). El meteorito tiene un diámetro estimado de 10 km y las ondas de choque produjeron un cráter transitorio de 200
km de diámetro (Grieve, 1994). La evidencia para este modelo es la presencia de brechas de caída en el centro de la
estructura (la Formacion Onaping), la forma de la cuenca de la estructura y las rocas levantadas del Huroniano
alrededor de los márgenes (Dressler, 1984a, b), “shatter cones” y laminas de choque en cuarzo y feldespato (Dressler,
1984a, b; Pattison, 1979), abundante brechas en la pared de pie (footwall breccia) y una pseudotaquilita (brecha de
Sudbury; French, 1967; Spray, 1995).
Se piensa que las ondas de choque de la explosión del meteorito fundieron la corteza produciendo una gran lamina de
fundido con una composición promedio cercana a la corteza superior. Esta lamina de fundido luego se diferencio en
granophyre (creo que es textura porfirica), la cual forma aproximadamente el 60% del complejo, leuconorita a norita, la
cual forma la mayoría del 40 % de remanente del complejo (la norita hace referencia a norita mafica, y la leuconorita a
norita félsica en algunas publicaciones). Alrededor de la edad del complejo existe un numero de embajadas
(embayments) que están llenas con inclusiones ricas en noritas las cuales hacen referencia a la subcapa (Fig. 11b).
Las inclusiones consisten en xenolitos del mismo origen (cognate xenoliths; cognado es como del mismo origen) que la
intrusión (Lightfood, 1997a), clastos ultramaficos exóticos (Rae, 1975), y rocas locales de campo. En muchos casos la
roca de campo adyacente a embajadas esta brechada por brechas de pared de pie (footwall breccia). Los clastos son
angulares a subredondeados en un amplio rango de tamaños. Dressler (1984a) reporto deformación metamórfica de
choque en los clastos y texturas granoblástica y granofirica en la matriz.
El 50 % de los recursos minerales en Sudbury ocurren en la subcapa de norita o en la footwall breccia que es el
contacto con la subcapa. La subcapa de norita contiene sulfuros diseminados, e.g, la zona de la pared colgada de
Strathcona (Fig. 11b). Sulfuros masivos de Ni-Cu ocurren hacia la base de la subcapa y en la brecha de pared de pie
(Fig. 11b). Los sulfuros masivos también ocurren en fracturas inmediatamente debajo de la pared de pie de brecha
(Zona de cobre profunda; Fig. 11b).
El componente final del Complejo Igneo Sudbury es diques dioriticos cuarciticos, conocidos como diques
compensadores (Grant y Bire, 1984; Lightfoot et al., 1997a, b). Estos diques tienen una composición similar a las
noritas del complejo y son pensadas para representar inyecciones del fundido del impacto diferenciado hacia el interior
de las rocas de campo.

FIG. 11. a. Geologia regional del Complejo Igneo Sudbury (modificado Souch et al., 1969) b. Seccion cruzada
de la mina Strathcona (modificado Li et al., 1983).

Tratamiento de datos de toda la roca de los depósitos de sulfuro de niquel


Obviamente las concentraciones de Ni, Cu y PGE son importantes en la determinación de la viabilidad de un deposito
de sulfuro de Ni. Pero, además, para las concentraciones absolutas de las porciones de los elementos relacionados a
cada uno y relacionados a sulfuros son ambos útiles para determinar la petrogenesis de las rocas asi como también
para ayudar en exploración. Dos métodos usados para interpretar datos de Ni, Cu y PGE; normalización al manto y
normalización al 100% de los sulfuros, se presentan a continuación. Un tercer método consiste en parcelas de
interelementos que es presentado después de la sección de petrogenesis.

Normalizacion al manto

La mayoría de los autores presentan datos de calcopirita en un grafico de línea donde los metales son divididos por
el manto o valores de condrita. El orden de los elementos en la Figura 12 es de comportamiento compatible en el lado
izquierdo (Ni, Os, Ir) a incompatible en el lado derecho (Pd, Au, Cu). El propósito de estos diagramas es comparar la
distribución de estos elementos relacionados entre si. La opción si se normaliza a valores de condrita o a valores de
manto depende en la aplicación especifica del diagrama. Como se explica en otra parte (S-J. Barnes et al., 1988),
durante la separación del nucleo de la Tierra del manto, PGE se repartió prefencialmente hacia el nucleo de Fe-Ni,
dejando el manto agotado en PGE en relación al Ni y Cu. Por lo tanto, los magmas derivados del manto de los cuales
depósitos de niquel se forman, tienden a ser agotados en PGE en relación con Ni y Cu. Consecuentemente, la
normalización de datos a valores condrita siempre produce un patrón en forma de canal en la parcela normalizada. La
historia de la separación del nucleo no es útil en un programa exploración, y entonces se recomienda normalizar al
manto mas bien que a la condrita.
Se piensa que los depositos de niquel se forman cuando un sulfuro liquido de metal de base segrega de un magma
silicatado (e.g., Naldrett, 2004). Los PGE tienen coeficientes de partición mas altos, entre silicatos y sulfuro liquido, que
Ni o Cu (Table 4). Por lo tanto, el primer sulfuro liquido que segrega del manto será rico en PGE y si se normaliza a
valores de manto, normalizara valores de Ni aproximadamente en línea con Os e Ir y normalizara valores de Pd en
linea con Cu (e.g., Noril’sk; Fig.12a). El liquido de silicato del cual este sulfuro liquido segregó será agotado en PGE y
cualquier sulfuro liquido que se forme subsecuentemente de él, será también agotado en PGE (e.g., Voisey’s Bay;
Fig,12b). A fin de evitar confusión entre agotamiento debido a la separación y agotamiento debido a la segregación de
sulfuro, se normalizan los datos a valores del manto (Table 5).

Recalculo al 100% de sulfuros

En los diagramas de manto normalizado, los valores de metales pueden ser trazados como valores de toda la roca,
pero porque la mayoría de los metales son asumidos por estar presente en la fracción de sulfuros, la comparacion de
rocas con diferentes contenidos de sulfuros requiere el recalculo de la abundancia de metal al 100 % de sulfuro (i.e., la
tendencia del metal del sulfuro). Este procedimiento realiza dos suposiciones: metales de calcopirita son
predominantemente alojados por sulfuros, y S no ha sido añadido o removido de las muestras por metamorfismo o
alteración. Para Ni y Co en rocas ultramaficas que contienen bajo porcentaje modal de sulfuros, la primera suposición
no es justificable porque una cantidad sustancial de Ni y Co esta presente en olivino, e.g., en una dunita conteniendo 1
porciento de sulfuro y 90 porciento de olivno, solo una pequeña franccion de Ni en toda la roca presentara en sulfuro.
Ademas, rocas con bajo contenido de sulfuro son mas vulnerable a la redistribución de S durante meteorización o
metamorfismo porque la relación área superficial/ volumen de los sulfuros es alta. Un ejemplo de esto puede ser los
sulfuros diseminados de Mt. Keith los cuales consisten en millerita y pentlandita (Barnes and Hill, 2000). Por lo tanto, la
composición de los sulfuros no debe ser recalculada para rocas conteniendo < 1 porciento modal de sulfuros. Se debe
asegurar que los datos sean precisos, especialmente donde los recalculos son hechos para rocas con abundacia de S
relativamente bajo.
La lógica atrás del recalculo es que los sulfuros representan productos cristalizados de un sulfuro liquido de metal de
base que se separa del magma silicatado a tempetaturas magmáticas (1000º-1199ºC; Naldrett, 2004). El trabajo
experimental fue mostrado en la primer fase a cristalizar de un sulfuro liquido; es una solución solida de monosulfuro
rico en Fe (mss) y el sulfuro liquido remanente es Ni y Cu (Kullerud et al., 1969; Ebel and Naldrett, 1997; Fig. 13a, b).
Cuando la temperatura baja lo suficiente (<900ºC), el liquido rico en Cu cristaliza como una solución solida intermedia
(iss). El coeficiente de partición de Ni en mss depende de la temperatura y fs 2 del sistema (Li et al., 1996; Barnes et al.,
1997ª; Makovicky, 2002) pero en la mayoría de los casos esta en un rango de 0,5 a 1,5 (Tabla 4).
Por lo tanto, el primer sulfuro líquido segregado del magma va a ser rico en PGE y, si se normalizan los valores del
manto, se han normalizado los valores de Ni aproximadamente en línea con el Os y el Ir y valores de Pd se han
normalizados en línea con el Cu (e.g., Noril’sk; Fig.12a).
El líquido silicatado del cual es segregado el líquido sulfurado será pobre en PGE y cualquier sulfuro líquido que
después forme a los mismos también será pobre en PGE (e.g., Voisey’s Bay; Fig.12b).
Con el fin de evitar confusiones entre el agotamiento debido a la separación del núcleo y el agotamiento debido a la
segregación de sulfuros los datos son normalizamos con los valores del manto (Tabla 5).
Normalización de los sulfuros al 100%:
En los diagramas normalizados por el manto, los valores de los metales se pueden representar como valores de roca
total, porque se supone que la mayoría de los metales están presentes en la fracción del sulfuro, la comparación de las
rocas con diferentes contenidos de sulfuros requieren un recalculo de la abundancia del metal al 100% de los sulfuros.
Este procedimiento hace dos suposiciones:
Los metales chalcófilos se hospedan predominantemente en los sulfuros y que el S (azufre) no se añadió ni elimino de
las muestras por metamorfismo o alteración. El Ni y Co en rocas ultramáficas contienen un bajo porcentaje modal de
sulfuro. La primera suposición no es justificable porque las olivinas presentan una cantidad sustancial de Ni y Co, por
ejemplo, en una dunita que contiene 1% de sulfuro y 90% de olivina, sólo una pequeña fracción del Ni en la roca entera
estará presente en el sulfuro. Además, las rocas con bajo contenido de sulfuros son más vulnerables a la redistribución
de S durante la intemperie o el metamorfismo porque la relación área / volumen de los sulfuros es alta. Un ejemplo de
esto pueden ser los sulfuros diseminados de Mt. Keith, que consisten de Millerita y Pentlandita (Barnes and Hill, 2000).
Por lo tanto, la composición de los sulfuros no debe ser recalculada para rocas que contienen menos de 1% de
sulfuros. También debemos tener cuidado y garantizar que los datos sean precisos, especialmente cuando se están
haciendo nuevos cálculos para las rocas con una abundancia relativamente baja de S (azufre).
La lógica del nuevo cálculo es que los sulfuros representan los productos cristalizados de una base líquida de sulfuro
metálico que fue separado del magma silicatado a temperaturas magmáticas (1,000°–1,199°C; Naldrett, 2004).
El trabajo experimental ha demostrado que la primera fase para cristalizar un líquido sulfurado es una solución sólida
de monosulfuro ( mss- monosulfide solid solution) rico en Fe y el líquido de sulfuro restante es rico en Ni y Cu (Kullerud
et al., 1969; Ebel and Naldrett, 1997; Fig. 13a, b).
Cuando la temperatura disminuye lo suficiente (<900 ° C), el líquido rico en Cu cristaliza como una solución sólida
intermedia ( iss- intermediate solid solution). El coeficiente de partición del Ni en mss depende de la temperatura y de
la fugacidad de S2 del sistema (Li et al., 1996; Barnes et al., 1997a; Makovicky,2002) pero en la mayoría de los casos
está en el intervalo de 0,5 a 1,5 (Tabla 4).
Fig.12. Parcelas normalizadas por manto para sulfuros promedios y masivos (a) Noril’sk-Talnakh, (b) Voisey’s Bay, (c)
Cape Smith, (d) Pechenga, (e) Perseverance, and (f) Sudbury. Fuentes de datos en la Tabla 1, y los valores de
normalización del manto en la Tabla 5. Tengan en cuenta que los sulfuros alojados en gabronorita tienen patrones más
pronunciados que los sulfuros alojados en komatiticos o picríticos. También tengan en cuenta que en general los
sulfuros diseminados (líneas discontinuas) contienen más PGE que sulfuros masivos y que los sulfuros masivos (líneas
continuas) generalmente tienen patrones más planos que los sulfuros diseminados.

Así, el Ni se encuentra tanto en minerales ricos en Fe como en minerales ricos en Cu. A temperaturas <600 ° C, mss y
iss ya no son estables (Fig. 13c-f).
Del lado rico en S, el mss expone pirita y S ricos en mss, y del lado pobre en S, el mss expone pentlandite y S pobres
en mss. A medida que la temperatura disminuye a <250 ° C, el mss ya no es más estable, por ende la pirrotita y la
pentlandita sustituyen al mss. La solución sólida intermedia (iss - Intermediate solid solution) se expone para formar
calcopirita y pirrotita (± pirita, cubanita, mooihookita, talnakhita; Fig. 13d, f). Durante estos procesos de exsolución, los
elementos traza tales como PGE, As, Sb y Bi, que estaban originalmente presentes en los mss y iss, son exsolvidos y
migran hacia los límites del grano; estos elementos forman PGM dentro y entre los granos de sulfuro. Así, la
mineralogía observada en un Sulfuro magmático bajo las condiciones de la corteza es Pirrotita, pentlandita y calcopirita
(± pirita menor o Cubanita) y diversos antimonidos portadores de PGE, bismitidos, arseniuros y telururos.
TABLA 4: Coeficiente de partición para los metales

En las rocas donde la mayor parte de Sulfuros son la pirrotita, la pentlandita y la calcopirita, la concentración de un
elemento en el sulfuro puede calcularse utilizando la fórmula:

C(100% sul) = Cwrx100/(2.527*S + 0.3408*Cu + 0.4715*Ni)


Dónde:

C (100% sul) es la concentración de un elemento al 100% de sulfuros.


Cwr es la concentración del elemento en el conjunto de roca.
S, Cu y Ni son la concentración de estos elementos en la roca entera, en porcentaje en peso.
La validez de este cálculo depende en gran medida de la mineralogía de los sulfuros.
La presencia abundante de millerita, nicolita, bornita y violarita sugieren que el conjunto ha sido alterado y no debe ser
recalculado a 100% de sulfuro. Sin embargo, para los ensamblajes de sulfuro que contienen pirrotita, calcopirita y
pentlandita, la fiabilidad de este cálculo se puede demostrar comparando el cálculo de las concentraciones de los
metales de los minerales de sulfuro con la composición de los sulfuros por separado. Por ejemplo, la composición del
sulfuro observado se separa de los depósitos de Pechenga la composición de los sulfuros recalculados a partir de los
valores de la masa total usando la ecuación (1) (véase la Tabla 2).
La Tabla 2 también muestra la composición promedio de los sulfuros para varios campos y depósitos mineros de Ni.
Cuando está disponible, presenta composiciones de diferentes tipos texturales de sulfuros. Sin embargo, en la mayoría
de las localidades habían muy pocas muestras de sulfuro de matriz y la composición de la matriz y de los sulfuros
masivos tendían a superponerse; Por lo tanto, los promedios se reportan como sulfuros masivos más los sulfuros de
matriz combinados. Cuando los datos están disponibles, los sulfuros masivos y de matriz pueden subdividirse aún más
en aquellos sulfuros con relaciones Pd / Ir inferiores a los sulfuros diseminados y aquellos con relaciones Pd / Ir
superiores a los sulfuros diseminados. Los sulfuros con relaciones Pd / Ir inferiores a los sulfuros diseminados son
generalmente ricos en Fe y pobres en Cu (Tabla 2). Los sulfuros con relaciones Pd / Ir superiores a los sulfuros
diseminados son generalmente pobres en Fe y ricos en Cu (Tabla 2).
Los sulfuros asociados con las gabronoritas son mucho más ricos en Cu (3-30% en peso) y más pobre en Ni (2-10% en
peso) que los sulfuros asociado con komatiitos y picritas (0,1-2% en peso de Cu; 8-12 en peso de Ni). Dentro de un
depósito particular de minerales, el Ni muestra menor variación en la concentración que el Cu.
Cobalto y también presentan pequeñas variaciones en la composición, siendo valores comunes de aproximadamente
0,2% en peso y 100 ppm, respectivamente, tanto en sulfuros alojados en gabronorita como en komatita.
Hay menos datos de As y Sb, aunque muestran una amplia gama de concentraciones (0,1-100 ppm), depósitos
individuales tienden a exhibir rangos más limitados; por ejemplo, Noril'sk tiene valores más bajos que otros depósitos.
En los metales preciosos (PGE, Au y Ag) las concentraciones de Pd son extremadamente variables, por ejemplo,
varían en tres órdenes de magnitud. Sin embargo, los metales preciosos no muestran preferencia por los sulfuros
alojados en un tipo de roca en particular, y tanto los valores altos como los bajos se encuentran en los sulfuros alojados
en gabronorita y komatita. La diferencia entre los sulfuros alojados en gabbronorita y los sulfuros alojados en komatita
es que los sulfuros alojados en komatita son más ricos en el grupo Ir (Os, Ir, Ru, Rh) y PGE (IPGE) que los sulfuros
alojados en gabbronorita. Por consiguiente, en las parcelas normalizadas por el manto, los sulfuros alojados en
gabronorita tienden a tener patrones metálicos normalizados más escarpados (Fig. 12a, b, f), mientras que los sulfuros
komatiíticos tienden a tener patrones más planos (Fig. 12c-e). La mayoría de los yacimientos de sulfuros diseminados
tienden a tener contenidos de metal elevados en comparación con los sulfuros masivos. En particular, los sulfuros
diseminados tienden a ser más ricos en Pt,Pd y Au que los sulfuros masivos y de matriz (Tabla 2, Figuras 12a-f). Los
sulfuros de brecha se asemejan a las composiciones de los sulfuros masivos y de matriz (Tabla 2, Fig. 14e, f). Por el
contrario, los sulfuros de las venas tienden a ser ricos en Cu, Pd y Pt (Tabla 2, Fig. 14a, b).
Como se mencionó anteriormente, los sulfuros masivos y de matriz varían en su composición, con una porción rica en
Fe enriquecida en Os, Ir, Ruy, Rh y una porción rica en Cu enriquecida en Pt, Pd, Au y Ag.
Como resultado, los sulfuros ricos en Fe tienden a tener patrones metálicos normalizados más planos que los sulfuros
diseminados, mientras que los sulfuros ricos en Cu tienen patrones más pronunciados (Fig. 14a-d). Las
concentraciones de níquel y Co son similares, pero las concentraciones de Ni y Co son un poco más altas en los
sulfuros ricos en Fe que en los sulfuros ricos en Cu.
En muchos casos los datos de S (azufre) no están disponibles, y en algunos casos la roca también ha sufrido movilidad
de S, por lo que la normalización al 100% de sulfuros no es apropiado. En tales casos, la proporción del metal puede
relacionarse con los valores de la roca total para investigar y comprender las relaciones genéticas entre los diferentes
tipos de mineralizaciones de sulfuro y sus rocas huésped. Esto se discutirá luego de la sección sobre los procesos que
conducen a la formación de minerales de sulfuro de Ni.

Procesos que conducen a concentraciones económicas de Ni-Cu-PGE


Fusión
En general, la generación de magmas máficos y ultramáficos usualmente tiene lugar en la región del manto
astenosférico o litosférico, pero las contribuciones de fundiciones parciales o de la corteza también pueden modificar la
composición de estos magmas derivados del manto. La concentración de Ni, Cu y PGE en corteza e incluso en las
rocas del manto es muy baja en comparación con la masa de tierra (Tabla 5) porque estos elementos son siderófilos
(es decir, prefieren formar metales en lugar de óxidos) y por lo tanto se concentraron en el núcleo durante la historia
temprana de la tierra. Los depósitos de níquel son 5 a 10 veces más ricos en Ni y Co que el manto y 100 a 200 veces
más ricos que en la corteza (Tabla 5). El factor de enriquecimiento para los metales preciosos en los depósitos de
mineral es típicamente mucho más grande, aproximadamente 1.000 veces. Así, desde el punto de vista de la formación
de un depósito de mineral de Ni, el manto parece ser un punto de partida más razonable que la corteza.

La concentración de un elemento en el magma durante la fusión parcial del equilibrio (CL) se puede calcular a partir de
la ecuación (2):

CL = Cs / [F + DB (1 - F)], (2)

Donde Cs = concentración del elemento en la fuente,


F = grado de fusión parcial, y DB = coeficiente de reparto masivo en el residuo, ΣDiXi + DjXj, Di = coeficiente de
partición del elemento en mineral i, y X = fracción en peso de mineral i en el residuo. Uso de los contenidos metálicos
establecidos Para los magmas primarios (Tabla 6) y el grado de fusión parcial comúnmente estimado para estos tipos
de magmas, el volumen D requerido para que cada metal se aproxime a los niveles de abundancia en magmas
naturales puede ser calculado (Tabla 7).
Fig. 13: Diagramas de fases para el sistema S-Fe-Ni y S-Fe-Cu de Kullerud et al. (1969), Naldrett (2004) y Cabri et al
Alabama. (1973), mostrando cómo la mineralogía del sistema cambia a medida que disminuye la temperatura.
FIG14: Parcelas normalizadas de manto de diferentes tipos de sulfuros. Los sulfuros masivos y de matriz de (a)
Noril'sk-Talnalk, (b) Cape Smith, (c) Sudbury, y (d) Pechenga muestran variaciones en la composición. Aquellos con
una relación Pd / Ir mayor que los minerales diseminados (líneas discontinuas) se enriquecen en Cu, Au y Pt. Aquellos
con relación Pd / Ir menor que los minerales diseminados (línea continua) se enriquecen en Os, Ir, Ru y Rh. Los
sulfuros que se encuentran en las venas (líneas discontinuas con triángulos) tienden a parecerse a los sulfuros ricos en
Cu ilustrados en (a) y (b). Los sulfuros de Breccia de Perseverance y Pechenga (líneas de trazos en (e) y (f)) se
parecen a los sulfuros masivos promedio.

La fase con el mayor coeficiente de partición para Ni es Sulfuro líquido. Sin embargo, la cantidad de sulfuro en el manto
es muy bajo (típicamente entre 10-400 ppm con una moda de 200 Ppm S, que es equivalente a 0,054% en peso de
sulfuro; Lorand, 1993), de modo que incluso si todo el sulfuro permaneciera en el manto durante la fusión parcial, la
contribución del sulfuro al coeficiente de partición de Ni sería muy pequeña (~ 0,1) cuando se compara con la influencia
del olivino. El níquel tiene un Coeficiente de partición en olivino (1,5-13, Tabla 4), pero el olivino representa alrededor
del 70% en peso del manto, por lo que es el principal controlador de fase del Ni. Por lo tanto, para que el magma
adquiera la una cantidad máxima de Ni, el grado de fusión debe ser muy alto y es necesario una gran contribución de
fusión de olivino. Los altos grados de fusión parcial dan como resultado un Ni alto contenido en el magma. Podemos
ilustrar esto empíricamente observando el contenido de Ni en las masas fundidas primarias (Tabla 6). Por ejemplo, se
cree que las Komatitas tienen el grado más alto de fusión parcial de todos los magmas primarios y también tienen
mayor contenido de Ni. Al modelar el contenido de Ni, se puede demostrar que la masa D para Ni en el residuo debe
disminuir de un 10% en aproximadamente 1% de fusión parcial hasta 2ºC al 30% de fusión parcial (Tabla 7). El Olivino
es la fase que controla la masa D y la fracción en peso de Olivino en el residuo no está disminuye. Esto implica que la
D para Ni en olivino disminuye a medida que el grado de parcialidad de la fusión aumenta. Esto es razonable ya que el
trabajo experimental muestra que DNi/Ol disminuye a medida que aumenta la temperatura y el MgO contenido del
líquido aumenta (Hart y Davis, 1978). En contraste con Ni, Cu y Pd no se dividen o no se van al olivino, y por lo tanto su
abundancia en fundidos es controlada predominantemente por los Sulfuros (Tabla 4). La cantidad de sulfuro que
permanece en el manto durante la fusión parcial está controlado por la cantidad de S que la masa fundida puede
disolver. El trabajo experimental (Wendlandt,mil novecientos ochenta y dos; Mavrogenes y O'Neil, 1999) indica que a
altas presiones, las masas o rocas máficas a ultramáficas disuelven 500 a 1.000 Ppm S. Suponiendo que el manto
contiene aproximadamente 200 ppm S (Lorand, 1993), se requeriría un mínimo de 20 a 40% de fusión parcial para
absorber todos los sulfuros en el manto (Por ejemplo, MacLean, 1969, Barnes et al., 1985, Keays, 1995). Si el sulfuro
que permanece en el manto a grados más bajos de fusión parcial fuera sulfuro líquido, entonces todos los basaltos
primarios tendrían bajos contenidos de Cu (30-60 ppm) y contenido de Pd insignificante (<0,3 ppb), porque el líquido
sulfurado retendría todo el Pd y gran parte del Cu. Como puede verse en la Tabla 6, la mayoría de las rocas que se
funden en el manto contienen concentraciones mucho más altas de Cu y Pd que estos valores (véase también Arndt et
al., 2005).

TABLA 6. Concentraciones de los metales en fusión de manto primario.

Hay otra razón por la cual el sulfuro líquido no puede ser la única fase que controla el comportamiento de PGE en el
manto. Los coeficientes de partición para PGE entre sulfuro líquido y silicato en el magma son similares (Tabla 4). Por
lo tanto, si el sulfuro líquido era la única fase que controla las concentraciones de PGE, entonces la relación de PGE en
fundidos primarios debe ser la misma que la relación en el manto, es decir, cerca del condrítico. Sin embargo, la
mayoría de los fundidos tienen Pd / Pt, Pd / Ir, Pd / Rh, Pd / Ru y Pd / Os mayores que el manto (Tabla 6). En general,
el coeficiente de partición en el manto disminuye en el orden Os ~ Ir> Ru>Rh> Pt> Pd (Barnes y Picard, 1993, Philipp
et al., 2001; Momme et al., 2002; Maier et al., 2003a, b).

Barnes et al. (2001a), Brockrath et al. (2004), y Peregoedova et al. (2004) propusieron un modelo para explicar esto, el
modelo se basa en trabajos experimentales sobre la partición de PGE Sulfuros a baja presión y en estudios de textura
de nodulos del manto (Lorand y Alard, 2001), que muestran que hay dos tipos de sulfuros en el manto, uno rico en Cu
que es recubre los límites de grano y los mss ricos en Fe como granos o inclusiones en óxidos y silicatos. El mss se
enriquece en el IPGE y el iss rico en Cu es rico en Pd. El Pt no está presente ni en el sulfuro ni en aleaciones Fe-Pt. El
modelo sugiere que el mss que contiene Ni-Cu en el manto experimenta una fusión incongruente para formar mss rico
en Fe, líquido de sulfuro de Cu-Pd y aleaciones de Fe-Pt. La aleación Pt y los mss ricos en Fe retienen algunos IPGE y
Pt en el manto. Las gotitas de sulfuro de Cu-Pd son arrastradas en la masa fundida de silicato y son transportadas por
el silicato en el magma en la corteza. Estas gotitas de sulfuro se disolverán en la masa fundida de silicato como gotas
de presión (Mavrogenes y O'Neill, 1999), haciendo que las PGE que estaban en las gotitas de sulfuro sean liberadas.
El paladio y el Au son suficientemente solubles para disolverse en la fusión de silicato, pero según los cálculos de
Borisov y Palme (2000), el Pt, Ru e Ir no se disolverán y estos elementos se eliminan del magma como aleaciones Fe-
PGE, con lo que disminuye del magma el IPGE y Pt. La debilidad del modelo es que asume que mss se funden
incoherentemente bajo condiciones del manto y las gotitas de ese sulfuro podrían ser transportadas del manto.
Independientemente, no todo el mundo está convencido de que los sulfuros son los controladores del fraccionamiento
de PGE. Dos fases comunes que se encuentran en el manto, olivino y espinela, puede ser importantes. Brenan et al.
(2003) ha demostrado la partición en olivino Rh y Ru, mientras que Pd no. Capobianco y Drake (1990), Capobianco et
al. (1994), y más recientemente Righter et al. (2004) mostraron que Ru y Rh se incorporan en la espinela pero no Pd
(Tabla 4). En ambos casos, por analogía se podría argumentar que Os e Ir también deberían ser acomodados en
olivino o espinela y por lo tanto Os, Ir, Ru y Rh pueden ser compatibles durante la fusión parcial. El Platino se espera
que se comporte de manera similar a Pd por lo que estos minerales no se separarán del Pt y Pd. Por lo tanto, para
retener Pt en el manto con preferencia a Pd, se requeriría una aleación Fe-Pt. Se debe ejercer cierta reserva al aplicar
estos experimentos a las condiciones del manto. Los experimentos sobre la partición de PGE en espinela y olivinO,
llevada a cabo en un fO2 que SEe aproxima a las condiciones naturales (FMQ ± 1), con las que fueron invadidas y/o
afectadas con "efectos de pepita". Se obtuvieron resultados reproducibles, con mayor fO2, pero en este caso los
estados de oxidación de los metales pueden ser mayor que la observada en sistemas naturales. Sin embargo, un
modelo que utiliza una aleación de Pt-Fe y olivino o espinela para retener el IPGE y Pt durante la fusión parcial sigue
siendo posible.

Continuando con el modelado hemos asumido (como se discutió anteriormente) que el residuo contiene una pequeña
cantidad de Mss hasta que todo el S se disuelva en el magma silicatado (Tabla 7; Fig. 15). Las concentraciones de Cu
en el fundido aumentan hasta 15% de fusión parcial y luego disminuyen (Fig. 15). Las concentraciones de Paladio
también aumentan de 0,5 ppb en las rocas, formado en el grado más bajo de fusión parcial a 15 ppb a 20% de fusión
parcial, en cuyo punto no hay sulfuros en el manto (Tabla 7, Fig. 15). Los concentrados de mss, concentrados en Fe,
Os, Ir, Ru y Rh. Con <20% de fusión parcial, estos metales sólo están presentes en fundidos primarios a muy bajas
concentraciones (Tabla 6). Estas concentraciones pueden ser modeladas suponiendo que mss es una fase residual. Si
ninguna otra fase acepta estos elementos, una vez que todos no está presente ni en el sulfuro ni en aleaciones Fe-Pt.
El modelo sugiere que el mss que contiene Ni-Cu en el manto experimenta una fusión incongruente para formar mss
rico en Fe, líquido de sulfuro de Cu-Pd y aleaciones de Fe-Pt. La aleación Pt y los mss ricos en Fe retienen algunos
IPGE y Pt en el manto. Las gotitas de sulfuro de Cu-Pd son arrastradas en la masa fundida de silicato y son
transportadas por el silicato en el magma en la corteza. Estas gotitas de sulfuro se disolverán en la masa fundida de
silicato como gotas de presión (Mavrogenes y O'Neill, 1999), haciendo que las PGE que estaban en las gotitas de
sulfuro sean liberadas. El paladio y el Au son suficientemente solubles para disolverse en la fusión de silicato, pero
según los cálculos de Borisov y Palme (2000), el Pt, Ru e Ir no se disolverán y estos elementos se eliminan del magma
como aleaciones Fe-PGE, con lo que disminuye del magma el IPGE y Pt. La debilidad del modelo es que asume que
mss se funden incoherentemente bajo condiciones del manto y las gotitas de ese sulfuro podrían ser transportadas del
manto. Independientemente, no todo el mundo está convencido de que los sulfuros son los controladores del
fraccionamiento de PGE. Dos fases comunes que se encuentran en el manto, olivino y espinela, puede ser
importantes. Brenan et al. (2003) ha demostrado la partición en olivino Rh y Ru, mientras que Pd no. Capobianco y
Drake (1990), Capobianco et al. (1994), y más recientemente Righter et al. (2004) mostraron que Ru y Rh se
incorporan en la espinela pero no Pd (Tabla 4). En ambos casos, por analogía se podría argumentar que Os e Ir
también deberían ser acomodados en olivino o espinela y por lo tanto Os, Ir, Ru y Rh pueden ser compatibles durante
la fusión parcial. El Platino se espera que se comporte de manera similar a Pd por lo que estos minerales no se
separarán del Pt y Pd. Por lo tanto, para retener Pt en el manto con preferencia a Pd, se requeriría una aleación Fe-Pt.
Se debe ejercer cierta reserva al aplicar estos experimentos a las condiciones del manto. Los experimentos sobre la
partición de PGE en espinela y olivinO, llevada a cabo en un fO2 que SEe aproxima a las condiciones naturales (FMQ
± 1), con las que fueron invadidas y/o afectadas con "efectos de pepita". Se obtuvieron resultados reproducibles, con
mayor fO2, pero en este caso los estados de oxidación de los metales pueden ser mayor que la observada en sistemas
naturales. Sin embargo, un modelo que utiliza una aleación de Pt-Fe y olivino o espinela para retener el IPGE y Pt
durante la fusión parcial sigue siendo posible.

Continuando con el modelado hemos asumido (como se discutió anteriormente) que el residuo contiene una pequeña
cantidad de Mss hasta que todo el S se disuelva en el magma silicatado (Tabla 7; Fig. 15). Las concentraciones de Cu
en el fundido aumentan hasta 15% de fusión parcial y luego disminuyen (Fig. 15). Las concentraciones de Paladio
también aumentan de 0,5 ppb en las rocas, formado en el grado más bajo de fusión parcial a 15 ppb a 20% de fusión
parcial, en cuyo punto no hay sulfuros en el manto (Tabla 7, Fig. 15). Los concentrados de mss, concentrados en Fe,
Os, Ir, Ru y Rh. Con <20% de fusión parcial, estos metales sólo están presentes en fundidos primarios a muy bajas
concentraciones (Tabla 6). Estas concentraciones pueden ser modeladas suponiendo que mss es una fase residual. Si
ninguna otra fase acepta estos elementos, una vez que todos los sulfuros se consumen en un 20% de la fusión parcial,
las concentraciones deberían alcanzar un pico a aproximadamente 5 veces los valores del manto primitivo, seguido de
una disminución de una manera similar a Pd. Sin embargo, a aproximadamente 20% de fusión parcial (por ejemplo, el
grado de fusión apropiada para los basaltos picríticos), las concentraciones de Ir son sólo una quinta parte del manto
primitivo, y las concentraciones de Pt son sólo 1,5 veces el manto. Para modelar esto hemos permitido una pequeña
cantidad de aleación de Fe en el residuo. Suponiendo pequeña la cantidad de aleación está presente por encima del
20% de fusión parcial, la composición de basaltos primarios y komatitis puede ser (Tabla 7, Fig. 15).
Fig 15. Modelo de cambios en (a) las concentraciones de metales y (b) las proporciones de metales en el
magma frente al grado de fusión parcial, suponiendo que las concentraciones de PGE se controlan mediante
una combinación de solución sólida de monosulfuro (Mss) y aleaciones de PGE. Los detalles del modelado se
muestran en la Tabla 7.

Como se ha indicado anteriormente, las fases que controlan la PGE permanecen abiertas al debate. El modelo
presentado anteriormente utilizó una combinación de olivino, mss, sulfuro líquido y aleación. Puede ser que el Mss no
es una fase relevante y que la distribución de PGE está controlada por una combinación de espinela o olivina y
aleación, pero esto no cambiará la masa D indicada en la Tabla 7, requerida para obtener las concentraciones de metal
observadas.

El punto significativo de esta discusión es que un alto grado de fusión parcial del manto es favorable para obtener un
silicato líquido que es rico en Ni y PGE. Este líquido podría segregar posteriormente sulfuros que son ricos en estos
metales. Un punto adicional es que se podría formar un gran depósito, una gran cantidad de manto debe someterse a
este alto grado de fusion. Las condiciones tectomagmáticas que favorecen este tipo de fusión se asocian típicamente a
los acontecimientos de una pluma del manto donde se generan grandes volúmenes de magma. El tallo de la Pluma
puede ser el lugar por encima del cual se extruye magmas o son emplazados de los dominios que han sufrido los
grados más altos de fusión parcial (Fig. 16b).

Volviendo al caso de los minerales de Ni de Sudbury, las rocas del Complejo Igneo Sudbury tienen una gran cantidad
de elementos traza, además de las relaciones isotópicas, que indica que se formaron a partir de la corteza superior (por
ejemplo, Lightfoot et al., 2001). Aunque una contribución de magma derivado del manto puede no se descartada, no
hay evidencia geológica que indique que tal contribución es necesaria (Lightfoot et al., 1997a). Por lo tanto, un
problema importante en Sudbury es explicar la asociación de las mayores concentraciones conocidas de depósitos de
mineral de Ni en el mundo con grandes volúmenes de masa córnea. La corteza continental masiva tiene la composición
de una andesita (Taylor y McLennan, 1985), de composición similar a la diorita de cuarzo que se encontraron en diques
de Sudbury. Muchos autores (por ejemplo, Golightly, 1994) sugieren que los sulfuros de Ni fueron segregados de un
líquido de esta composición. Suponiendo que la masa fundida era similar a esta masa, habría contenido de ~ 105 ppm
de Ni y ~ 75 ppm de Cu (Tabla 5). Como se indicará en la sección sobre la saturación de sulfuros, siempre que haya
suficiente magma silicatado disponible, los metales se enriquecerian en la fracción de sulfuro por un factor igual al
coeficiente de particion. Para Ni en la diorita de Sudbury (un magma intermedio) el factor de enriquecimiento oscila de
300 a 500 (Cuadro 4), y por lo tanto el contenido de Ni del líquido sulfurado podría ser de 3 a 5%, que es similar a los
sulfuros diseminados en Sudbury (Tabla 2). Los puntos importantes en la etapa de fusión son que produjeron gran
cantidad de masa fundida que liberaron una gran cantidad de Ni a partir de silicatos, aunque la concentración de Ni en
la masa fundida fue relativamente baja; y aunque la temperatura de la masa fundida era muy alta, la saturación de
sulfuro poco después de la generación de la lámina de masa fundida, y hubo mucho tiempo para que los sulfuros
recogieran Ni de la masa fundida (Keays y Lightfoot, 2004, Li y Ripley, en prensa).

Transporte de la masa fundida

Un requisito clave para formar el mineral de sulfuro de Ni típico, en oposición a los minerales de Sudbury, es que las
masas fundidas formadas en el manto deben transportarse eficazmente en la corteza con un mínimo grado de
fraccionamiento de olivino y segregación de sulfuro. Si el Olivino de la masa fundida, el contenido de Ni disminuiría. Por
ejemplo, suponiendo el fraccionamiento de Rayleigh, la concentración de un elemento en el fraccion líquida (Cf) se
puede calcular usando la siguiente ecuación.

Donde Ci = concentración del elemento en el líquido inicial, F = la fracción de peso líquido restante, y DB = el
coeficiente de partición de masa como se define para la ecuación (2). Si olivino fuera la única fase en el liquidus, y
suponiendo un coeficiente de reparto para Ni entre olivino y silicato fundido de 4, después de 5 (F = 0,95) la
concentración de Ni en el magma se reduciría en un factor de 0,85 (Fig. 17). Si el magma se saturó con líquido de
sulfuro de metal base y este líquido fuera para asentar el magma, entonces otros metales además de Ni se agotarían
en el magma. Para magma picrítico, si el olivino y los sulfuros se eliminan en proporciones cócriticas, entonces se
eliminarán aproximadamente 99,1% olivino y 0,9% de sulfuro líquido. El factor de agotamiento para el Ni subiría de
0,85 (para el fraccionamiento solo de olivino) a 0,77 (para olivino más sulfuro) al fraccionamiento del 5%, pero más
importante, los factores de agotamiento de la PGE serían mucho mayor debido a sus coeficientes de partición muy
altos en sulfuros. Para el PGE, el factor de agotamiento estaría entre 0,0062, suponiendo un coeficiente de particion
relativamente bajo para PGE entre el sulfuro y el líquido de silicato de 10.000, y 10-9, suponiendo un DPGE / sul liq
relativamente alto de 40.000. Los PGE son extremadamente sensibles a la eliminación de sulfuros y tan poco como 2%
de cristalización con sulfuro en proporciones cotecticas reduciría el contenido de PGE en un factor de 0,003 a 0,13
(Figura 17). Esto se piensa que es la razón de las abundancias excepcionalmente bajas de PGE en los magmas
basálticos que cubren el Cape Smith y Noril'sk (Maier et al., 1998, Barnes Y Maier, 1999; Lightfoot y Keays, 2005) y el
pronunciado agotamiento en las rocas noríticas superiores de Complejo ígneo Sudbury (Keays y Lightfoot, 2004). El
agotamiento de la PGE es importante porque esto proporciona una fuerte indicación de que las rocas que están
genéticamente vinculadas a los minerales de sulfuro de Ni evidencian récord de agotamiento de metales debido a la
formación de sulfuros. Una pequeña cantidad de cristalización de olivino o sulfuros no disminuye apreciablemente el
contenido de Ni del magma, y el depósito de Ni viable puede formarse a partir de este magma. Sin embargo, la
eliminación de sulfuros se reducirá fuertemente el magma en PGE y suavemente se agotan en Cu (Fig. 17). Cualquier
sulfuro líquido se agotará posteriormente en PGE con respecto a Ni y Cu. La eliminación previa de sulfuros puede ser
una de las principales razones por las que algunos depósitos de sulfuro de Ni tienen contenidos bajos de PGE en
comparación con otros. Comparar, por ejemplo, las de Sulfuro en Noril'sk y Voisey's Bay (Tabla 3; 12a, b). En ambos
casos los minerales de sulfuro de Ni están alojados en las rocas y sus sulfuros tienen contenidos similares de Ni. Sin
embargo, los sulfuros de Noril'sk contienen dos órdenes de magnitud más de Pd que los sulfuros de Voisey's Bay
(Tabla 3, Fig. 12a, b). Igualmente, tanto el cabo Smith y sulfuros Pechenga son favorecidos por flujos ultramáficos y, sin
embargo, los sulfuros de cabo Smith son mucho más ricos en Pd que los sulfuros de Pechenga (Tabla 3, Fig. 12d, e).
No es sólo el contenido de PGE que es diferente. Las proporciones Ni / Ir y Cu / Pd son mayores que el manto para el
Pechenga, y los depósitos de la bahía de Voisey , por consiguiente, sus patrones normalizados por el manto tienen
formas de cubeta (figura 12b, e).

A) Fusión parcial del manto, alto grado de fusión parcial necesaria para liberar Ni de olivino

B) Transporte de magma en la corteza


C) Contaminación del magma que trae sobre la saturación de sulfuro

D) Recogida de los metales por líquido sulfurado, la convección vigorosa eleva el silicato al líquido
sulfurado, proporción que resulta en minerales ricos en Ni y PGE

E) Recogida de los sulfuros en alguna trampa estructural

F) Cristalización del líquido sulfurado

G) Intrusión de un nuevo magma

H) Deformación de sulfuros para formar sulfuros brechas


Fig. 16. Dibujo que describe los procesos que conducen a la formación de un depósito de mineral de sulfuro de
Ni. a. El manto se funde para liberar Ni de olivino y PGE de sulfuros 2do. El magma es transferido a la corteza a
lo largo de las fallas penetrantes de la corteza 3ro. El Azufre es añadido al magma de los sedimentos para
producir la saturación de un líquido sulfurado. 4to. Las gotitas de sulfuro asimilan los metales calcófilos. 5to.
Las gotitas son transportadas por el magma hasta que el flujo de magma se ralentiza de tal forma que se
acumulan en la base de la intrusión o flujo 6to. El líquido de sulfuro se somete a fraccionamiento de cristales
para producir un acumulado de mss y un líquido rico en Cu que se puede inyectar en la pared del pie. En
algunos casos puede haber una nueva inyección de magma y el líquido de sulfuro de Cu pueden ser
arrastrados y trasladados a un nuevo sitio de recolección de sitios. La deformación se concentra en los
sulfuros incompetentes, dando lugar a que los sulfuros se desplacen de su cuerpo parental, posiblemente
como brechas.

Condiciones que favorecen el transporte directo de la masa fundida al sitio de emplazamiento asegurará que el magma
llegue con un mínimo de cristalización de olivino y segregación de sulfuros. Una pluma que cruza una grieta es un sitio
ideal para el emplazamiento desde la corteza continental, es delgada en la grieta, y el magma puede viajar
eficientemente a lo largo de conductos bien definidos que siguen las principales estructuras de la corteza. Este es el
tipo de ajuste propuesto en Noril'sk-Talnakh, Cabo Smith, Pechenga y Duluth (Fig. 16c). En el caso de la bahía de
Voisey, el magma se colocó cerca de la sutura entre las provincias de Churchill y Nain. Las suturas probablemente no
proporcionaron un acceso tan fácil para el, como las fallas normales de una zona de rift, y por lo tanto el magma pudo
hacer hecho una pausa en la ruta a la superficie y segregaron sulfuros ricos en PGE a profundidad (Lightfoot y Naldrett,
1999). El mal acceso de magmas a través de la corteza puede explicar la presencia de pequeñas emisiones de Ni en
las pequeñas intrusiones del Niño Grenville, Sveconorwegian y Svecofennian (SJ.Barnes et al., 1988, Papunen, 1989).

Factores que conducen a la saturación de los sulfuros metálicos básicos

Una vez que el magma ha sido emplazado en la corteza debe estar saturado en líquido de sulfuro metálico de base
(predominantemente FeS) para que tenga el potencial de formar un sulfuro de Ni (deposito). Es este sulfuro líquido el
que recoge los metales. Li y Ripley (en prensa) revisó recientemente los trabajos publicados sobre factores que
conducen a la saturación de magmas en un sulfuro de Fe líquido. En resumen, los factores que afectan la saturación
del magma de silicatos en sulfuro de Fe líquido son los siguientes: (1) Aumento de la presión, (2) una caída de la
temperatura, (3) un cambio en la composición de magma (en particular una caída en el contenido de Aumento de SiO2,
Na2O + K2O o MgO), (4) un aumento en fO2, y (5) una disminución en fS2. Li y Ripley (en prensa) desarrollaron una
ecuación empírica para estimar la concentración de S de magma saturado en líquido sulfurado,

Donde X = la fracción molar de un elemento, T = temperatura en Kelvin, P = presión en kbar. Li y Ripley (en prensa) no
consideraron necesario incluir términos para fO2 y fS2 porque en magmas máficos terrestres, fO2 controla el fS2, y fO2
es a su vez controlada por FeO y temperatura. Así, mediante la inclusión de FeO y temperatura en la ecuación (4) los
efectos de cambios en fO2 y fS2 se tienen en cuenta.

Un punto importante es que la solubilidad del S disminuye con el aumento de la presión (Mavrogenes y O'Neil, 1999).
Así, aunque un magma primario podría estar saturado en una base metalica de Sulfuro líquido cuando se formó en el
manto, como el magma aumenta y la presión disminuye, el líquido sulfurado tenderá a disolver. Por ejemplo, usando la
ecuación (4) la cantidad de S en los basaltos komatiíticos de Smith Smith podrían disolverse a 30 kbars, 1.300 ppm
(suponiendo una temperatura de liquidus de ~ 1.500 ° C a 30 kbars), mientras que a 1 kbar el mismo magma podría
disolver ~ 1.800 ppm S (suponiendo una temperatura liquidus de 1.370 ° C). Por lo tanto, en un sistema cerrado
aproximadamente un 40% de fraccionamiento de cristales en los magmas se saturarían en líquido sulfurado. El
fraccionamiento de 40% en peso de olivina reduciría el contenido de Ni de el magma por ~ 0.2 (es decir, desde ~ 500-
100 ppm) y por lo tanto muy poco Ni estaría disponible para formar un sulfuro de Ni. Así, con el fin de lograr la
saturación de sulfuro en magmas, se requiere algún proceso, como el enfriamiento del magma o cambio en la
composición del magma. En un magma, durante su cristalización, la solubilidad de S debería disminuir a medida que la
temperatura disminuye. Sin embargo, en las primeras etapas de cristalización de un magma ultramafico, esta
disminución en la solubilidad S puede ser compensado por cambios en la composición del magma. Sí hay un aumento
en el contenido de FeO del líquido de silicato, la solubilidad de S del magma puede aumentar. En cambio, en el último,
los silicatos y óxidos ricos en Fe se cristalizan y el contenido de Fe del magma disminuirá, resultando en una
disminución de solubilidad del S; en este caso un líquido sulfurado se puede formar en asociación con un óxido. Esto
no conducirá a un depósito de sulfuro de Ni porque el magma se agotaría en Ni cuando se satura en sulfuro.

Un mecanismo comúnmente propuesto para lograr la saturación es la asimilación de rocas corticales por el magma
primario (por ejemplo, Grinenko, 1985, Theriault y Barnes, 1998, Lesher y Burnham, 2001, Ripley y Li, 2003). La
asociación común de las rocas corticales S-portadoras, con depósitos de sulfuro de Ni sugieren que los primeros son
importantes para la formación de los depósitos. Esto es apoyado además por la composición de isótopos S de los
minerales que indican que el S se derivó en gran parte de la roca del campo (por ejemplo, Noril'sk y Pechenga, Fig.
18). La asimilación de estos tipos de rocas corticales disminuirá la temperatura del magma y aumentará las
concentraciones de S, provocando así la saturación de S. En el complejo de Duluth hay ejemplos convincentes de la
asimilación in situ de Pizzarra negra, lo que conduce a la saturación local de sulfuro (Ripley y Al-Jassar, 1987; Theriault
y Barnes, 1998). El mecanismo para esta asimilación parece haber implicado la detención de la roca del reservorio y/o
roca madre para convertirse en xenolitos en la cámara magmática (figura 16c). Estos Xenolitos son calentados
posteriormente por magma, causando fusión, formación de masa fundida granítica y liberación de S al fundir la roca
mafica. Además de bajar la temperatura del magma y añadiendo S, mezclando la masa fundida granítica en el magma
basáltico bajaría el FeO y elevaría el SiO2, Na2O y K2O de la masa fundida, ayudando así a la saturación de sulfuro
(véase la ecuación 4).

También se ha sugerido que en algunos casos que el S podría ser transportado al magma desde la roca hasta el
magma como gas (Barnes et al., 1997b, Ripley, 1981, Grinenko, 1985). Baker et al. (2001) han demostrado
experimentalmente que S migra a través de grafito a un basalto S-poco saturado. En la actualidad no está claro si esto
ocurre en los sistemas naturales; sin embargo, Grinenko (1985) favoreció fuertemente la transferencia de S por una
fase gaseosa durante la formación de los minerales de Noril'sk-Talakh.

Las rocas sedimentarias ricas en azufre no siempre están presentes en la rocas madre y/o reservorio de un depósito de
sulfuro de Ni. Por ejemplo, los orificios orientales y los minerales sulfurosos de óxido ovoide en la bahía de Voisey
ocurren en ortogneiss y granito. Ripley et al. (2002b) utilizó O y los datos de isótopos S para sugerir que el S en los
depósitos se derivó de ambos, la paragneiss que se encuentra en el extremo oeste del depósito y el ortogneiss en el
extremo oriental de la depósito (figura 8b).

Recogida de metales mediante sulfuros

Campbell y Naldrett (1979) mostraron que en un sistema cerrado la concentración de un metal en un sulfuro líquido
(CS) es controlada por la concentración del metal en el líquido del silicato (CL), el coeficiente de particion entre los
líquidos de sulfuro y silicato (D), y el volumen de magma de silicatado que el sulfuro recoge al metal, expresado como
R (relación de silicato a sulfuro líquido).

Brügmann et al. (1993) sugirieron que en muchos casos, donde las gotas de sulfuro se hunden a través de una
columna de magma o donde el magma silicatado es reabastecido, una variación de la ecuación de refinamiento de
zonas sería más apropiada para la composición de sulfuro,

Donde N = número de volúmenes de magma con los que interactuó el líquido sulfurado.

Los resultados cualitativos son similares usando la ecuación (5) o (6). Como se señaló originalmente por Campbell y
Barnes (1984), cuando R o N es superior a 10 veces D, el factor de enriquecimiento (CS/CL) en los sulfuros se
aproxima a D y cuando R es menor que 10 veces D, el factor de enriquecimiento es aproximadamente R (Fig. 19). El
coeficiente de partición del Ni entre el silicato y el sulfuro líquido varia de 100 para los líquidos komatiiticos a 300 para
los líquidos basálticos. Por lo tanto, en las komatiitas se requiere un factor R o N de 1.000 para lograr el
enriquecimiento máximo y se necesita un factor R o N de 3.000 para lograr el máximo enriquecimiento de Ni en
sistemas basálticos.

La diferencia en el coeficiente de partición del Pd y Cu en un sulfuro líquido puede utilizarse para deducir el volumen de
magma a partir del cual se segrega un sulfuro (Barnes et al., 1993). Asumiendo un coeficiente de partición para el Cu
de 1.000 y para el Pd de 30.000, para R<100, el Cu y el Pd se enriquecerán en el líquido por igual y la relación Cu/Pd
será la misma en el silicato y en el sulfuro líquido (Fig. 19). Para R>100, el Pd se enriquecerá más que el Cu y los
patrones metálicos normalizados para el manto mostraran un enriquecimiento en Pd relativo a Cu (e.g., Noril’sk;
Fig.12a).

Con el fin de producir sulfuros ricos en PGE, el sulfuro líquido debe interactuar con un volumen muy grande de magma
silicatico. Como se mencionó anteriormente, el enriquecimiento máximo de Ni se logra en factores R de 1.000 a 3.000,
en contraste con los enriquecimientos máximos de PGE que requieren factores R>10.000. Para lograr el grado de
enriquecimiento observado en los sulfuros diseminados de Noril’sk, se requeriría un factor R de 1.000 a 10.000 (Fig.
20). Esto implica un sistema extremadamente dinámico.
FIG 19. Modelo de enriquecimiento metálico (CS/CL) durante la recolección de sulfuro vs el factor R (la relación
de silicato a sulfuro líquido). Curvas mostradas para un rango de coeficiente de partición (ver texto para
discusión).

FIG 20. Modelo de elementos finitos de la suspensión de una gotita de sulfuro por encima de una embayment
(balsa?), permitiendo que la gota de sulfuro se enriquezca en metales (basado en Rice y Moore, 2001).

En el caso de Noril’sk-Talnakh, las intrusiones que contienen los sulfuros pueden considerarse como conductos a
través de los cuales muchos pulsos de magma pudieron haberse transportado. En el caso de los minerales de
komatiita como Kambalda, se ha argumentado que las gotitas de sulfuro fueron transportadas por el flujo komatiitico y
durante el transporte las gotitas de sulfuro suspendidas interactuaron con un gran volumen de magma silicatico para
enriquecerse los sulfuros en Ni y PGE (e.g., Lesher and Keays, 2002, y sus referencias). Rice y Moore (2001)
presentaron un modelo elegante para mostrar como las gotas de sulfuro podrían mantenerse en suspensión por
encima de un embayment (empotramiento?) en el bloque debajo del plano de falla por la turbulencia creada en el
magma komatiitico, debido a una topografía irregular del bloque debajo del plano de falla (Fig. 21). Para los depósitos
de la Bahía de Voisey, Li y Naldrett (1999) y Lightfoot y Naldrett (1999), argumentaron que después de que se formaron
los sulfuros a un nivel más profundo, las gotitas de sulfuro fueron transportadas a través del dique a Orillas del Este, y
en los procesos los sulfuros interactuaron con un gran volumen de magma.

Recolección de sulfuros: Trampas estructurales en las que se acumulan los sulfuros.

Para formar una concentración razonable de sulfuros, se requiere un proceso mediante el cual las gotitas de sulfuro se
juntan y acumulan para formar sulfuros masivos o de matriz. Si no se acumulan, puede formarse un gran volumen de
roca que contiene sulfuros diseminados, pero el grado puede no ser suficiente para formar un deposito mineral. Un
ejemplo en el que esto puede haber ocurrido esta en los márgenes del Complejo Duluth, donde muchas rocas alojan
sulfuros diseminados que contienen de 1 a 10% de peso en Ni, con un grado subeconomico consecuente de <0,5% en
peso de Ni.

FIG 21. Cu/Pd frente a Cu para Noril’sk (modificado de Barnes and Maier, 1999). Círculos= rocas silicaticas
dentro de intrusiones, cruces= lavas por encima de las intrusiones, triángulos= minerales diseminados y de
matriz. Las líneas continuas representan líneas de unión entre la composición del silicato líquido (representada
por las lavas) y los sulfuros formados en equilibrio con las lavas en factores R de 100, 1.000 y 10.000. Los
puntos solidos representan la composición de la roca que contiene una mezcla de 1, 10 o 100 por ciento de
sulfuros. La mayoría de los sulfuros de Noril’sk se encuentran aproximadamente en factores R de 1.000 a
10.000. Las líneas discontinuas representan los modelos de composición del silicato líquido a medida que el
sulfuro líquido se elimina en proporciones cotectic (cotecticas?). Muchas de las rocas silicaticas que recubren
los minerales de sulfuro se encuentran en este campo reducido.

En el caso de la mayoría de los depósitos de sulfuro de Ni, los sulfuros masivos y de matriz se producen hacia la base
de los flujos o intrusiones o en las venas en el inmediato bloque debajo del plano de falla. Por otra parte, en muchos
casos los minerales masivos se encuentran en asociación con embayments (balsas?) en el bloque debajo del plano de
falla (por ejemplo, sulfuros masivos de las intrusiones de Talnalk, Figura 4b). Esto puede explicarse si el magma
silicatico que transporta las gotitas de sulfuro se eleva en la parte inferior del embayment (balsa?), se ralentiza y, por lo
tanto, ya no es capaz de transportar las gotitas de sulfuro, que luego se acumulan en el lado izquierdo del
embayment(¿?) (Fig. 16e). En Sudbury, los minerales de contacto de sulfuro de Ni más grandes ocurren en
embayments (bajadas?) en donde los norites (¿?) superpuestos del complejo son más gruesos (Lightfoot et al., 2001).
Se cree que las embayments (bóvedas?) representan los mínimos topográficos en el suelo del cráter (Golightly, 1994).
La acumulación de sulfuros se relaciona con la migración hacia abajo del sulfuro líquido denso a lo largo del eje de la
embayment (inundación?) y por las paredes flanquantes (Lightfoot et al., 2001).

Otro lugar donde se puede recoger el sulfuro líquido en donde el conducto alimentador entra en una intrusión. Cuando
el magma entra en la cámara a través de un conducto alimentador, se ralentiza a medida que se propaga hacia la
cámara y, por lo tanto, puede no ser capaz de transportar las gotitas de sulfuro. El depósito de Orillas del Este y
posiblemente el depósito Ovoide en la Bahía de Voisey (Fig. 8b, c) son ejemplos de este proceso (Naldrett et al.,
1996b). Otros ejemplos son los diques de desplazamiento en Sudbury, donde la ubicación de los cuerpos minerales en
los diques se correlaciona con las partes más amplias del dique, por ejemplo, los diques de desplazamiento de
Worthington (Lightfoot and Farrow, 2002). Todos estos ejemplos sirven para ilustrar el punto importante de que las
trampas estructurales, donde la velocidad de flujo del magma se reduce, son sitios importantes para la recolección de
sulfuros.

Fraccionamiento del sulfuro liquido

Muchos sulfuros masivos y de matriz tienen tenores de metal más bajos que los minerales de sulfuro diseminado
asociados (por ejemplo, Cape Smith, Bahía de Voisey, Sudbury; Table 3, Fig. 12b, c, f). Esto se puede explicar si los
sulfuros diseminados representan gotitas de sulfuro que no se asentaron fuera del magma y por lo tanto fueron
capaces de interactuar con el magma durante un tiempo más largo, es decir, interactuaron con un mayor volumen de
magma que los minerales masivos y de matriz. Por lo tanto, los sulfuros diseminados tenían un mayor factor R o N y se
enriquecieron más en Ni y PGE. Suponiendo un contenido de Pd del magma silicatico de ~10 ppb en Cape Smith
(Barnes and Picard, 1993) y aplicando la ecuación (5), los sulfuros diseminados requerirían de un factor R de 1.000,
mientras que los sulfuros masivos y de matriz requerirían de un factor R de 330.

Además de la abundancia de metales, la proporción de metales también varía con el tipo de sulfuro. En general, los
minerales masivos promedios tienen bajas relaciones Pd/Ir que los sulfuros diseminados (Tabla 3, Fig. 12) y los
sulfuros masivos y de matriz muestran un rango más amplio de relaciones Ni/Cu y Pd/Ir que los sulfuros diseminados.
Se cree que esto es el resultado del fraccionamiento de cristales ricos en Fe a partir del sulfuro líquido (Fig. 16f; Barnes
et al., 1997a). La primera fase para cristalizar a partir de un sulfuro líquido de metal base a ~1.199°C es más rico en Fe
mss (¿?) (Kullerud et al., 1969). El Niquel es moderadamente incompatible con mss (¿?) a temperaturas superiores a
1.150°C (D Ni mss = 0.4–0.6), y el Cu es fuertemente incompatible (D Ni mss ~0.23; Tabla 4). El Paladio y el Pt son
también incompatibles con el mss (¿?), mientras que el Os, Ir, Ru y Rh son fuertemente compatibles (Tabla 4). Así, los
sulfuros que se forman a partir de las komatiitas que cristalizan en mss (¿?) ricos en Fe enriquecidos en IPGE y el
sulfuro liquido fraccionado se enriquece en Ni, Cu, Pt y Pd. Un ejemplo de esto son los sulfuros alojados en las
komatiitas de Alexo, Ontario, donde los sulfuros masivos (mss acumulado) son ricos en IPGE y pobres en Ni que los
sulfuros de matriz (sulfuro líquido fraccionado; Barnes et al., 1997b). A <1.000°C, el Ni es moderadamente compatible
con mss (D Ni mss = 1–1.5), y, por lo tanto, en sulfuros alojados en gabro, el sulfuro líquido forma una acumulación
mss (¿?) rica en IPGE y un líquido rico en Cu, Pt y Pd, como se observa en el deposito Oktabr’sky en Noril’sk (Barnes
et al., 1997a).

Para los casos en los que se dispone de datos, los minerales masivos y de matriz se han dividido en aquellos con
relaciones Pd/Ir inferiores que los sulfuros diseminados y aquellos con relaciones Pd/Ir mayores que los sulfuros
diseminados (Tabla 3, Fig. 14a-d). La comparación de los dos, muestra que el IPGE se enriquece en mss (¿?) rico en
Fe, mientras que el Cu, Au, Pt y Ag son fuertemente empobrecidos, lo que implica unos coeficientes de partición muy
bajos en mss (¿?) ricos en Fe. El Selenio es ligeramente inferior en los sulfuros mss (¿?) ricos en Fe, lo que implica
que es ligeramente incompatible. El Cobalto muestra un comportamiento similar al Ni, estando ligeramente enriquecido
en sulfuros mss (¿?) ricos en Fe alojados en gabro y ligeramente empobrecido en los sulfuros alojados en komatiitas (o
picritas). El coeficiente de partición para el Co en mss (¿?) puede ser controlado por la temperatura. Zientek et al.
(1994) mostraron que en Noril’sk-Talnakh, el As, Bi Cd, Pb, Sb, Te y Tl tienden a concentrarse en los sulfuros ricos en
Cu. Theriault and Barnes (1998) hicieron una observación similar para el As y el Sb en el Complejo Duluth, lo que
sugiere que el As y el Sb no están incluidos en mss (¿?). En los depósitos de Cape Smith y Pechenga, que han sufrido
metamorfismo, los valores de As y Sb son erráticos, por lo que suponemos que estos elementos se han movilizado.

Inyección en vetas

Los sulfuros ricos en Cu son económicamente significativos porque contienen altas concentraciones de metales
preciosos, Pt, Pd, Ag y Au. Un líquido rico en Cu no se solidifica completamente hasta que la temperatura disminuye a
menos de 900°C. Tanto en el caso de una komatiita como en el de un gabro hospedante, se espera que las rocas
silicaticas alcancen su solidus por encima de esta temperatura. Por lo tanto, el sulfuro líquido rico en Cu podría haber
migrado a lo largo del contacto entre la roca de campo y las intrusiones komatiiticas o maficas actualmente sólidas.
Además, si se produce deformación antes de que el sulfuro liquido rico en Cu se solidifique, el líquido podría migrar
hacia estructuras diletantes en el bloque debajo del plano de falla (Fig.16g). En estos casos, las vetas deben contener
material que represente el sulfuro liquido fraccionado. El material de la veta en Noril’sk y Cape Smith, el cual es rico en
elementos incompatibles en mss (¿?) (Cu, Pd, Pt, Ag, As, Sb) y empobrecido en elementos compatibles con mss (¿?)
(IPGE) probablemente representa liquido fraccionado rico en Cu.

En el caso de Sudbury, las vetas ricas en Cu son particularmente importantes, ya que el impacto del meteorito habría
producido grandes fracturas en la corteza en las que el sulfuro liquido rico en Cu podría haber migrado a largas
distancias (por ejemplo, Li et al., 1983; Naldrett et al., 1999). Sin embargo, no todos los autores concuerdan en que las
vetas ricas en Cu de Sudbury representas sulfuro liquido rico en Cu. Se ha sugerido que en un contraste en
temperatura y composición entre el Complejo Igneo de Sudbury y las rocas de campo desencadeno el establecimiento
de grandes celdas hidrotermales en el bloque debajo del plano de falla del complejo que dio lugar a la deposición de
vetas de sulfuros de Cu-PGE (e.g., Molnar et al., 1997; Farrow and Watkinson, 1999). Se han encontrado inclusiones
fluidas de álcalis y halogenuros en los sulfuros (Jago et al., 1994) y en lo minerales asociados con las vetas (Molnar et
al., 1997). Jago et al. (1994) sugirieron que el sulfuro liquido magmático contenía una pequeña cantidad de halógenos y
agua que se originó en el magma silicatico. Durante el fraccionamiento de mss (¿?), los halógenos y el agua se
concentraron el sulfuro líquido y eventualmente se exsolvieron para formar las inclusiones fluidas ricas en halógenos
ahora encontradas en los sulfuros. Esta interpretación es apoyada por el trabajo experimental de Mungall y Brenan
(2003), quienes demostraron que el Cl, Br y I son incompatibles con mss (¿?) y se concentran en el sulfuro liquido rico
en Cu. Sin embargo, Farrow y Watkinson (1999) sugirieron que los fluidos han removilizado actualmente los metales.

Disturbios estructurarles y metamorfismo

La presencia de sulfuros masivos en la base de los flujos komatiiticos o un filón de gabro, representa una zona con
rocas silicaticas competentes a cada lado de ellas. Cuando etse material se deforma, la deformación tenderá a
concentrarse en los sulfuros masivos. Así, los sulfuros se deformarán y fluirán plásticamente, pero las rocas silicaticas
no pueden fluir y en los bordes de los sulfuros masivos las rocas silicaticas se romperán para formar clastos de brecha
(Figs. 11h, 16h). Estos clastos podrían provenir de la roca de campo subyacente o superpuesta. En Pechenga (Barnes
et al., 2001b), los sulfuros en la matriz de la brecha tienen concentraciones ligeramente más bajas de la mayoría de los
metales que el mineral masivo, pero un contenido ligeramente superior de As. Se cree que la razón de esto es la
presencia de ~20 por ciento de sulfuro derivado de fragmentos sedimentarios en la brecha. Los sulfuros sedimentarios
contienen contenidos metálicos muy bajos y, por lo tanto, diluyen las concentraciones de metales. El único elemento
calcofilo que está presente en las rocas sedimentarias en altas concentraciones es el As.

El metamorfismo puede ser importante para mejorar el contenido de Ni de los sulfuros. Es particularmente relevante en
el caso de los depósitos alojados de komatiita de Australia Occidental (Barnes and Hill, 2000).

Parcelas: Aplicación a la exploración

Las parcelas que muestran las proporciones de los metales en los minerales y las rocas ofrecen un enfoque útil para no
solo comprender las relaciones petrogenéticas, sino también proporcionar una indicación del potencial para el
descubrimiento de cuerpos de mineral ocultos. En muchos programas de exploración solo se dispone de datos de Ni,
Cu, Pd y Pt, por lo que los datos no pueden recalcularse y expresarse como tenores de sulfuros metálicos. Incluso con
un conjunto de datos limitados, sin embargo, se puede decir mucho sobre el origen de los sulfuros sobre la base de las
variaciones en Cu/Pd frente a Pd. Este enfoque se ilustra para los datos de Noril’sk (Fig. 20). El magma silicatico inicial,
representado por los basaltos (mas símbolos, Fig. 20) tenía relaciones de manto aproximadas para Cu/Pd y contiene
aproximadamente 10 ppb de Pd, indicando que el magma era fértil con respecto a Cu y PGE. Cuando un sulfuro liquido
segrega a partir de un silicato liquido de esta composición, la relación Cu/Pd de los sulfuros líquidos dependerá del
factor R, con sulfuros de factor R bajos con relaciones Cu/Pd similares al silicato líquido, y sulfuros con factores R
>1.000 con relaciones Cu/Pd inferiores a los valores del manto. Se han dibujado líneas de unión entre la composición
del sulfuro liquido en R= 100, 1.000, 10.000 y el basalto (Fig. 20). Las muestras de sulfuros diseminados de las
intrusiones de Talnakh y Kharaelakh (triángulos abiertos; Fig. 20) se encuentran cerca de la línea R=1.000 y pueden
modelarse con una mezcla de basaltos y de 1 a 30 por ciento de sulfuros líquidos formados aproximadamente con este
factor R (Fig. 20). Las muestras de la intrusión de Noril’sk I (triángulos solidos) tienen relaciones Cu/Pd más bajas y se
representan a lo largo de la línea de mezcla R=10.000, indicando un ajuste más dinámico. También se pueden trazar
sulfuros masivos en este diagrama. El fraccionamiento de mss (¿?) no cambia significativamente las relaciones Cu/Pd
(debido a que el Cu y el Pd tienen coeficientes de partición similares en mss (¿?)), y así es posible deducir si las
muestras de sulfuros masivos se formaron a partir de magma agotado o fértil y estimar el factor R. Sin embargo, la
cantidad de sulfuros presentes no se puede estimar fácilmente a partir de las líneas de unión porque el contenido de Pd
de la fracción del sulfuro puede haberse cambiado por fraccionamiento de mss (¿?), con el contenido de Pd del mss
(¿?) acumulado diluido y el contenido de Pd del líquido rico en Cu aumentado.

Curiosamente, muchas de las rocas de las porciones superiores de las intrusiones tienen relaciones Cu/Pd mayores
que el manto (círculos abiertos) y trazan a lo largo de curvas que indican que los sulfuros han sido eliminados del
líquido (Figs. 7, 20). En un programa de exploración este tipo de signatura es útil ya que indica la presencia de sulfuros
estratigráficamente por debajo del horizonte agotado o por encima de él, y esta observación debe alentar la exploración
para enfocarse en objetivos en estas direcciones. Detalles más específicos sobre la aplicación de los gráficos de Cu/Pd
se dan en Barnes et al. (1993) y Barnes and Maier (1999).

Las gráficas de Ni/Cu vs Pd/Ir y Ni/Pd vs Cu/Ir también pueden ser muy útiles para interpretar la relación entre los
sulfuros y la roca hospedante. Este punto es ilustrado por el flujo asociado a basaltos de Oktyabr’sky de Noril’sk-
Talnakh, los depósitos asociados a komatiita de Perseverance, Australia Occidental y los depósitos de Orillas del Este,
asociados con los troctolitos de Bahía de Voisey. En el gráfico de Ni/Cu vs Pd/Ir (Fig. 22a) los promedios de las rocas
que contienen sulfuros diseminados se representan en el campo del tipo roca huésped (triangulo abierto= flujo de
basalto de Noril’sk, cuadrado abierto= gran basalto de Mg de Bahía Voisey, circulo abierto= komatiita de
Perseverance).

La composición media de los sulfuros masivos se observa con menores relaciones Pd/Ir y relaciones Ni/Cu más altas
que los sulfuros diseminados de Bahía Voisey y Perseverence (cuadrado solido vs cuadrado abierto y circulo solido vs
circulo abierto, respectivamente), posiblemente debido a que los sulfuros masivos consisten en gran parte en los
acumulados de Ferich mss (¿?). La inspección de los datos de la Tabla 2, más datos de la literatura, indican que este
es generalmente el caso; la media de los sulfuros masivos tiene una relación Ni/Cu más alta y una relación Pd/Ir más
baja que la composición media de los sulfuros diseminados. Una excepción a esta observación, es el depósito de
Oktabr’sky en Noril’sk, donde los sulfuros masivos promedios tienen composiciones muy similares al sulfuro
diseminado (Tabla 2) pero tienen relaciones Ni/Cu menores y relaciones Pd/Ir ligeramente más altas que los sulfuros
diseminados (triangulo solido vs triangulo abierto, Fig. 22a). Esto es probablemente debido a que el sulfuro masivo de
Oktabr’sky cristalizó in situ y el líquido fraccionado rico en Cu sigue siendo parte del depósito.

Los sulfuros masivos y de matriz se han dividido en aquellos con Pd/Ir > sulfuros diseminados y aquellos con Pd/Ir <
sulfuros diseminados (Tabla 2). Los sulfuros masivos y de matriz con Pd/Ir < sulfuros diseminados son ricos en Fe y se
representan gráficamente a lo largo del vector de acumulación mss (¿?) (triangulo solido invertido, Fig. 22a). En el
grafico Ni/Cu vs Pd/Ir (Fig. 22a) el efecto de la segregación de sulfuro líquido se silencia por que el sulfuro líquido no
fracciona el Pd a partir del Ir y solo fracciona ligeramente el Ni a partir del Cu.

Para entender el efecto de la separación de sulfuro líquido, las variaciones Ni/Pd vs Cu/Ir deben ser examinadas (Fig.
22b). La eliminación del sulfuro líquido del magma silicatico agotará el magma en PGE más que en Cu y Ni (Fig. 12).
Cualquier sulfuro que se forma posteriormente a partir de este magma silicatico agotado tendrá relaciones Ni/Pd y Cu/Ir
muy altas. Los sulfuros de Bahía Voisey, parecen ser de este tipo ya que representan mucho más que el campo de los
magmas primarios (cuadrados, Fig. 22b). La naturaleza agotada de los sulfuros de Bahía Voisey sugiere o bien que
hay algunos sulfuros más ricos en PGE en profundidad o que el magma se produjo a un grado suficientemente bajo de
fusión parcial para que algunos sulfuros permanecieran en el manto. Los sulfuros de Perseverance y Oktabr’sky
(círculos y triángulos, respectivamente) trazan en el campo de komatiitas y flujos de basaltos, respectivamente,
indicando que el magma del cual se formaron no fue agotado en PGE.

FIG 22. Gráficos de relación de (a) Ni/Cu frente a Pd/Ir y (b) Ni/Pd frente a Cu/Ir (modificado de S.J. Barnes et al.,
1988) para tipos de rocas comunes. a. Los sulfuros de Perseverance alojados en komatiitas (círculos) traza en
el campo de la komatiita, los sulfuros de Bahía Voisey (cuadrados) traza en el amplio campo de los basaltos de
Mg, los sulfuros diseminados y masivos de Noril’sk (triángulos) traza en el campo de los flujos de basalto. Los
sulfuros ricos en Cu de Noril’sk (triangulo invertido abierto) y las vetas (+) trazan en el campo de la veta. En
general, los sulfuros masivos (símbolos solidos) tienen mayores relaciones Ni/Cu y menores relaciones Pd/Ir
que los sulfuros diseminados, debido a la acumulación de mss (¿?). b. El efecto de la segregación de sulfuros
es visible. Los sulfuros en equilibrio con magmas que han segregado anteriormente los sulfuros (como los
sulfuros de Bahía Voisey, cuadrados) tienen mayores relaciones Ni/Pd y Cu/Ir que los magmas primarios. Por
el contrario, los sulfuros como los de Noril’sk se formaron con factores R altos y tienen relaciones Ni/Pd y Cu/Ir
similares a las de los magmas primarios.

Resumen e implicaciones para la exploración

El valor de un descubrimiento significativo de Ni-Cu-PGE puede superar varios miles de millones de dólares. Por lo
tanto, hay un enorme ímpetu para refinar los modelos de exploración y desarrollar métodos que se puedan agregar a la
caja de herramientas de los geólogos de exploración. De importancia clave en un entorno de base son los criterios que
pueden utilizarse eficazmente para distinguir los terrenos con el potencial de albergar depósitos significativos frente a
aquellos que no merecen una consideración seria. Sin embargo, existe un grave peligro al excluir los terrenos. Antes
del descubrimiento de Bahía Voisey, la idea de un importante depósito de mineral de sulfuro de níquel asociado a una
suite de anortosita habría parecido improbable. Además, si imaginamos que Sudbury no había sido descubierto, la idea
de buscar grandes cráteres de impacto de meteoros para encontrar el depósito de mineral de sulfuro de Ni más grande
del mundo no parecería racional. Esto quiere decir que la formación de cada campo minero de Ni parece tener
características únicas. Sin embargo, la mayoría de los campos mineros de sulfuro de níquel y depósitos de mineral
muestran algunas características comunes que pueden usarse como líneas guía para la exploración, como se resume
a continuación.

Los grandes volúmenes de rocas máficas o ultramáficas están presentes. Éstos son normalmente de composición
tohelitica, picritica y komatiitica, y se piensa que derivaron de una pluma del manto. El Complejo Ígneo Sudbury es una
excepción en cuanto a su composición, ya que se derivó de la corteza y por lo tanto tiene una composición calco-
álcalina.

Los depósitos están cerca de estructuras que penetran la corteza. Estos defectos permiten un transporte eficiente del
magma a través de la corteza. El magma debe ser transferido a la corteza con un fraccionamiento mínimo de olivino o
segregación de sulfuro líquido. Los rifts y los límites de la provincia contienen estructuras de este tipo. La coincidencia
clave de estas estructuras con los acontecimientos de plumas del mantoparece ser importante en el transporte de
magmas primitivos.

Los sedimentos sulfurosos, en forma de esquistos negras, paragneiss, o evaporites están presentes en la vecindad de
la mayoría de los depósitos. La asimilación de estos sedimentos parece provocar la saturación de sulfuro de los
magmas. Los ambientes de rift comúnmente contienen rocas sedimentarias y ofrecen una fuente de S cortical que se
digiere fácilmente a lo largo de horizontes estratigráficos bien poblados que son invadidos por el magma máfico.

En los márgenes de muchos depósitos está presente una zona de rocas de textura variable que produce sulfuros o de
brechas magmáticas. Estos se interpretan como evidencia de múltiples inyecciones de magma y del transporte y
redeposición de los sulfuros. Durante el transporte, las gotitas de sulfuro podrían equilibrarse con un gran volumen de
magma turbulento, enriqueciendo así el sulfuro líquido en metales.

Los magmas que han tenido sulfuro líquido segregado de ellos se agotan en PGE en relación con Ni y Cu. Por lo tanto,
las rocas que recubren depósitos de sulfuro de Ni son empobrecidas en PGE y tienen relaciones Cu / Pd y Ni / Ir
menores que los valores de manto. La misma observación debe aplicarse a las rocas debajo de un depósito de sulfuro
de Ni formado en un flujo de magma.

Los sulfuros masivos y de matriz se encuentran en la base de intrusiones y flujos. En algunos casos se encuentran en
ambientes debajo del plano de falla, en otros casos se localizan donde el dique alimentador entra en la cámara o donde
un dique se ensancha. Todos estos sitios representan lugares donde el flujo de magma se ralentiza y por lo tanto no
puede continuar llevando las gotitas de sulfuro denso.

En la mayoría de los casos, el mineral de sulfuro de Ni masivo y de matriz está zonificado con respecto a las
concentraciones de Cu, Au y PGE. Las zonas ricas en Cu están enriquecidas en Au, Pd y Pt, las zonas pobres en Cu
se enriquecen en Os, Ir, Ru y Rh. Las concentraciones de níquel y Co son aproximadamente las mismas en ambos
tipos de mineral. Las zonas ricas en Cu se encuentran en diques y vetas del bloque debajo del plano de falla o sobre
las zonas pobres en Cu. Las vetas y diques ricos en Cu están presentes a > 2 km de distancia de algunas intrusiones.
Se piensa que la zonación composicional es el producto del fraccionamiento mss (¿?) del sulfuro líquido.

Los sulfuros masivos son incompetentes y concentran el estrés en sus localizaciones durante la deformación. Por lo
tanto, los sulfuros masivos pueden desplazarse lejos de sus huéspedes a más de 1 km. Por lo tanto, en los terrenos
deformados, la roca de campo alrededor de los cuerpos ultramáficos o máficos que producen sulfuros también se debe
investigar para el mineral masivo y de la brecha.

El tenor de los sulfuros diseminados se puede mejorar significativamente durante el metamorfismo si se destruye el
olivino, liberando así el Ni a los sulfuros. Así, los sulfuros diseminados en las rocas metamorfizadas pueden ser
explotables, mientras que pocos sulfuros diseminados en las rocas frescas son suficientemente ricos en Ni para
justificar la minería.

Todos estos procesos han contribuido a diferentes extensiones en diferentes depósitos de sulfuro de Ni. Lo que sigue
siendo notable a escala global es la observación de que los depósitos de sulfuro de Ni-Cu-PGE gigantes pueden ser
producidos por mecanismos tan variados como el impacto de meteoritos, el magmatismo de anortosita, el flujo de
komatiita y el emplazamiento de intrusiones ligadas a grandes provincias ígneas. Este documento ha examinado
algunas de las relaciones que son comunes a todos estos tipos de depósitos, y esperamos que los estudios futuros
ayuden a avanzar en nuestra comprensión de cómo se forman estos depósitos y qué se puede hacer para ayudar a
localizar el próximo gran descubrimiento.
Fig. 18. Composiciones de isótopos S para Noril'sk-Talnakh (Grinenko, 1985) y Pechenga (Barnes et al., 2001b)
Minerales de sulfuro de Ni. Los minerales de Noril'sk-Talnakh se enriquecen en 34S con respecto a las rocas
derivadas del manto, que tienen valores δ34S cerca de cero por mil. Se cree que el 34S ha contribuido al
magma de anhidrita en las rocas del reservorio, con valores de δ34S de 20 por mil. Los sulfuros asociados con
las intrusiones de Pechenga también se enriquecen en 34S, con la mayoría de los valores de δ34S en el rango
de 3 a 6 por mil. Se cree que el 34S ha derivado de los sulfuros diagenéticos en las lutitas negras de la roca
madre y/o reservorio. Los sulfuros de los flujos que erupcionaron sobre las pizarras negros no consolidados
en Pechenga tienen bajos valores δ34S, similares a los valores del manto. Los sulfuros sin-sedimentarios de
los esquistos negros tienen valores δ34S cercanos a cero por mil, y por lo tanto los sulfuros de Ni no tienen
una firma de corteza distintiva.