Вы находитесь на странице: 1из 5

INTRODUCCIÓN

Frecuentemente se identifica el término paisaje con un elemento de carácter meramente estético o visual. Sin embargo la ciencia cada vez muestra una mayor preocupación por abordar y analizar sistemáticamente el paisaje. En principio depurándolo de condicionantes estéticas para recuperar después el interés por las impresiones emocionales que éste suscita, lo que no deja de ser problemático para la metodología científica.

Este acercamiento está muy relacionado con el interés creciente por desarrollar estudios integrales de las áreas naturales, cuya expresión exterior es el paisaje, o al menos los elementos más evidentes y fácilmente .El estudio del paisaje va, por lo tanto, muy ligado al de las áreas naturales, y por supuesto al de su evolución y transformación, bien como consecuencia de procesos naturales o como resultado de la intervención humana sobre ellos.

Sin embargo, el concepto de paisaje como recurso natural no debe limitarse exclusivamente a estos dos tipos de espacios, que por supuesto cuentan con una serie de valores naturales y paisajísticos muy especial, sino que debe aplicarse también a los espacios más humanizados, incluso a aquellos que lo están en su grado máximo (las ciudades), pues además de que en todos ellos es posible encontrar elementos naturales en mayor o menor medida, la percepción del entorno tiene un importante papel en el bienestar humano y en la calidad de vida.

INTRODUCCIÓN Frecuentemente se identifica el término paisaje con un elemento de carácter meramente estético o visual.
Paisaje Natural
Paisaje Natural

El paisaje natural hace honor a su nombre, se conserva en su estado natural sin la mano del hombre, salvo por algunos detalles. Son sectores que no están poblados, como las zonas polares, las cimas de las montañas, selvas que solo son transitadas por cazadores que no utilizan fuego.

Se trata de espacios que cuentan con baja población en especial recolectores, pastores, cazadores y pescadores que suelen conocer el medio bastante bien. Estas zonas son las que proveen de los recursos a estas personas, por eso se debe el amplio conocimiento.

Paisaje Natural El paisaje natural hace honor a su nombre, se conserva en su estado

El concepto de ver y tratar el medio se ha modificado. Antes se veía al paisaje como el marco estético de la actividad de la humanidad ahora se lo considera como un recurso. El paisaje como recurso, patrimonio de la humanidad adquiere fuerza en estos últimos tiempos.

Existes dos tipos diferentes de paisajes, el costero y el de interior. El primero como el nombre lo indica es un paisaje que está cerca del mar, y el segundo es que está más alejado de la costa. Bajo este paisaje están los de montaña, la llanura, y el del valle.

Estos paisajes son producto de la interacción activa del clima, la vegetación, el suelo, su relieve, son aquellos ecosistemas que no se encuentran modificados por el hombre y su actividad. Hoy se conoce que la mano del hombre ha modificado

casi todos los ecosistemas aptos para ser habitados, y los que no habitó se deben a que sus condiciones no son adecuadas, siendo estos los menos alterados y aún considerados paisajes naturales.

Las áreas polares, las selvas y los desiertos son esas zonas, inhabitables por sus lejanías y condiciones cuestión que las convierten en las menos pobladas. Los fríos intensos, la humedad y la fauna autóctona de las selvas, y la aridez de los desiertos hacen que el hombre no pueda manipular el territorio.

Caso contrario ocurre con las zonas templadas, estas brindan condiciones óptimas para la población humana, habitan más del 70 % de las poblaciones mundiales, convirtiéndolas en las más pobladas de la tierra. Esto es gracias a las moderadas y las lluvias abundantes generan un lugar propicio para el ser humano y sus actividades de sustento. Por eso estos paisajes se ven alterados por la función del hombre y los que quedan suelen ser protegidos como tales y son de pequeña proporción. Podemos conocer algunos parques nacionales, reservas ecológicas, parque recreativos, entre otras.

Las poblaciones en su mayoría se ven concentradas en uno 500 metros de alto, por lo que deja a las zonas montañosas relegadas de esta ocupación. A esto se le suma que el clima no es muy adecuado, debido al frio constante y los vientos habituales y la forma del piso hacen que no se vea en las zonas más recomendadas. Tampoco se pueden usar como sustento, ya que no se puede practicar la agricultura y las comunicaciones se tornan difíciles. Estas áreas también suelen ser reservadas como paisajes naturales.

Pero en los últimos años se arrimó una gran cantidad de gente a las zonas costeras haciendo generando una escasez de los paisajes naturales en estás zonas.

CONCLUSION

El paisaje ha de ser considerado como un recurso natural que ha sufrido una fuerte transformación como consecuencia de los cambios en los usos del suelo. Es un recurso natural escaso, fácilmente depreciable y difícilmente renovable. Su deterioro supone una pérdida de calidad del medio perceptual, y por lo tanto incide negativamente en el grado de bienestar humano y la calidad de vida, al romper la relación del individuo con su entorno.

Por ello, el paisaje ha de ser considerado un bien digno de ser protegido. Llevar a efecto esta protección tiene una serie de dificultades, algunas derivadas del propio carácter dinámico del paisaje. La protección del paisaje no es una congelación de sus formas, sino que supone el entendimiento de las relaciones geográficas de causa - efecto, la comprensión de los procesos de cambio, de las demandas de usos, de las posibilidades de mantenimiento espontáneo de las formas, etc. Es necesario, por lo tanto, establecer fórmulas posibles y viables para su funcionalidad, pues si los paisajes no están vivos, difícilmente pueden mantenerse.

Paisajes vivos y con unas poblaciones asentadas en íntima y estrecha relación con ellos que no tienen que renunciar a un legítimo desarrollo y bienestar, y para conseguirlo no han de ver en la conservación de su entorno un obstáculo, sino un aliado. Esta conservación debe fundamentarse tanto en los valores naturales de algunos territorios, como en los estéticos, dos criterios que pueden coincidir pero no tienen por qué hacerlo.

El reto futuro de desarrollo de ciertas poblaciones, especialmente aquellas establecidas en entornos paisajísticos singulares, puede ser conseguir su desarrollo a partir de la conservación de sus paisajes.

Оценить